0

24 semanas cuantos meses son

El embarazo semana a semana está avanzando por el ecuador de su desarrollo. A partir de la semana 24 de embarazo, la futura mamá notará importantes cambios en su cuerpo. La formación del bebé está a punto de completarse. La ciática, la diabetes y la anemia en el embarazo son los tres puntos claves a tratar en materia de salud en la semana 24 del embarazo.

Con los controles periódicos de salud y una alimentación adecuada podrás sentirte bien hasta el final del embarazo y disfrutar del crecimiento del bebé en tu interior que acaba de cumplir 24 semanas de embarazo.

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

En la semana 24 de embarazo se valorará si tienes anemia. La anemia en el embarazo se mide analizando los niveles de hierro en sangre y es normal que a partir de la semana 24 de embarazo, desciendan los niveles de hierro porque las demandas de hierro de tu hijo son cada vez mayores. El hierro ayuda en la formación de sangre, es necesario para la formación de glóbulos rojos y cuando no se obtiene a través de la alimentación utiliza las reservas de tu organismo. En consecuencia, la falta de hierro te dejará por los suelos, te encontrarás más cansada, pálida e incluso mareada.

En los análisis sanguíneos, la anemia se cuantifica midiendo el porcentaje de hematocrito o de glóbulos rojos en la sangre; y por la cantidad de hemoglobina, que es la proteína de los glóbulos rojos encargada de transportar el oxígeno. Cuando el hematocrito está por debajo de 37 y la hemoglobina es menor de 12 hay anemia. Estos resultados se complementan con un metabolismo del hierro, la prueba será más exacta. El metabolismo del hierro nos dará los niveles de ferritina y de hierro. Los análisis de sangre de rutina o regulares que te harán a lo largo de tres trimestres mantendrán controlada tu anemia.

Desarrollo y crecimiento del bebé en el embarazo

En la semana 24 de embarazo, el bebé mide 29-30 centímetros y pesa entre 630-680 gramos aproximadamente. Su contorno es cada vez más redondeado y todavía dispone de suficiente espacio en el útero para moverse con facilidad y cambiar de postura varias veces al día. Es probable que percibas sus movimientos con mayor intensidad. Poco a poco, el progresivo aumento de tamaño le impedirá moverse con tanta facilidad. Tu bebé está rodeado de unos 500 ml de líquido amniótico.

A partir de las 24 semanas de embarazo, si tuviera lugar un parto prematuro, tendría probabilidades de sobrevivir con cuidados intensivos. El oído interno continúa su desarrollo y ya es capaz de controlar el equilibrio. En cuanto a su desarrollo, en la semana 24 de gestación destaca el desarrollo de los pulmones y crecimiento del tejido subcutáneo en la piel, que da lugar a la formación de las huellas dactilares definitivas. Los órganos de los sentidos están casi maduros.

La salud y las emociones durante el embarazo

El control de los niveles de hierro y de la glucosa en sangre marcarán tus controles de salud en la semana 24 del embarazo. La analítica de sangre valora el grado de anemia (a través de la hemoglobina y el hematocrito) y la cantidad de glóbulos rojos de la sangre, el número de glóbulos blancos y de plaquetas. Cuando los glóbulos blancos están muy aumentados puede indicar que hay o ha habido una infección y si las plaquetas están muy bajas existe un mayor riesgo de sangrado durante el parto y el posparto.

El test de la glucosa, también conocido como test de O’Sullivan, sirve para detectar a las mujeres embarazadas con más riesgo de desarrollar diabetes durante el embarazo. ¿Cómo te realizar el test de glucosa? Irás al laboratorio en ayunas, te sacarán sangre y cuantificarán los niveles basales de la glucosa en sangre. Luego te darán a beber un zumo muy azucarado con 50 gramos de glucosa, que puede tener sabor a limón o naranja. Tendrás que esperar una hora sentada, sin pasear, ni beber nada, y posteriormente te volverán a sacar sangre para volver a cuantificar los niveles de azúcar en sangre. Si estos valores son mayores de 140 gr/dl., significará que tienes más posibilidades de ser diabética y habrá que confirmarlo mediante la sobrecarga oral de glucosa de 100 gramos.

Esta segunda prueba también se realiza en el laboratorio. Esta vez te sacarán sangre en ayunas, te darán un zumo muy azucarado con el doble de glucosa que la vez anterior: 100 gramos. Te volverán a sacar sangre a la hora, a las 2 horas y a las 3 horas. Si se obtienen dos valores alterados, por encima de los parámetros de referencia, indicará que tienes diabetes gestacional y deberás controlarte el embarazo.

Dieta y alimentación para la embarazada

Los requerimientos de hierro son tan elevados en el embarazo, que a parte de llevar una dieta rica en hierro, las autoridades sanitarias recomiendan la prescripción de hierro durante la gestación. Recuerda que la función del hierro en el organismo consiste en combinarse con el oxígeno en los pulmones y transportarlo a través del torrente sanguíneo, a todos los órganos vitales. Y es que un déficit nutricional en el bebé puede afectar su crecimiento y desarrollo psicomotriz, a y su capacidad para explorar y desarrollar las capacidades cognitivas.

En la madre, la falta hierro tiene como consecuencia una deficiente oxigenación y un acusado cansancio que puede prolongar el período expulsivo del bebé durante el parto, porque la mujer tiene menor fuerza y un mayor riesgo de pérdida sangre. Entre los factores que aumentan la predisposición a padecer anemia, figura el tener hijos con intervalos inferiores a dos años entre un embarazo y el siguiente. También influyen las menstruaciones abundantes, el embarazo adolescente, una dieta habitual con poco hierro y padecer alguna parasitosis.

Los alimentos que tienen más hierro son las carnes, las legumbres, la leche y las harinas fortificadas. El hierro que procede de la carne animal se absorbe mejor que el de procedencia vegetal. No obstante, mejora su absorción al combinarlo en la misma digestión con algún zumo o fruta rica en vitamina C.

Curiosidades de la semana 24 de embarazo

El dolor en la espalda a nivel lumbar y en la pelvis (parte baja del abdomen) debido al crecimiento del útero o a la posición que adopta el bebé pueden comprimir el nervio ciático en algún momento. La compresión del nervio ciático provoca debilidad, hormigueo y dolor que se irradia a los glúteos, piernas y pies. En algunos casos, el dolor es tan severo que dificulta el movimiento de la pierna. La ciática suele desaparecer después del nacimiento del bebé. No obstante, para aliviar las molestias durante el embarazo conviene aplicar frío/ calor en el área afectada, primero hielo en las primeras 48 horas y posteriormente calor, no permanecer demasiado tiempo en la misma posición, ya sea sentada o de pie, acudir al fisioterapeuta para realizar fisioterapia y ejercicios de estiramiento, caminar regularmente, nadar o practicar yoga también son actividades recomendables. Y como calmante puedes usar paracetamol siempre que tu médico lo permita.

Alrededor de la semana 24 de embarazo, los cambios hormonales pueden modificar la piel con la aparición del cloasma, que es un aumento de la pigmentación en la cara y el cuello y que se manifiesta en forma de manchas. El aumento de la pigmentación también se puede hacer visible en la mama, en el pezón y la areola, y en la línea alba que une el ombligo y el pubis. En general, los cambios en la pigmentación suelen desaparecer después del parto, pero para evitar que dejen huella en tu piel indefinidamente es preciso que uses cremas fotoprotectoras durante todo el embarazo, ya sea invierno o verano.

6 meses de embarazo: características y síntomas

El sexto mes de embarazo comprende las semanas 21 a 24 de gestación. En este momento, el desarrollo del feto se encuentra en un estado muy avanzado, ya que se ha superado la mitad de todo el proceso.

A los 6 meses llegamos al final del segundo trimestre, que suele ser el más cómodo para la embarazada. Los cambios se siguen sucediendo tanto para la madre como para el bebé, que ya adquiere una posición fetal en el útero.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Síntomas en la futura mamá

Los síntomas sufridos en meses anteriores se agudizan en el sexto mes de embarazo. A continuación comentamos algunos de ellos:

  • Estrías: la piel se estira de una forma mucho más evidente por el crecimiento del bebé, lo cual puede producir picores y estrías.
  • Manchas en la piel: pueden aparecer manchas debido al aumento de estrógenos. Estas hormonas activan a los melanocitos: las células que producen la melanina. Estas zonas más oscuras, especialmente en el rostro, son conocidas como cloasma o máscara del embarazo.
  • Mayor frecuencia de micción: los movimientos del bebé son mucho más marcados que en el anterior mes dado que cada vez va teniendo menos espacio. Ello, a su vez, provoca que ejerza cada vez más presión sobre la vejiga, por lo que la necesidad de micción aumenta.
  • Problemas de espalda: el peso del líquido amniótico, la placenta y el propio feto pueden provocar en la embarazada problemas de espalda.
  • Aparición del calostro: este líquido es el precursor de la leche materna y es producido por las glándulas mamarias unos meses antes y unos días después del parto. Las pérdidas de calostro pueden darse en cualquier momento del día y son normales. Pueden emplearse discos protectores sobre los pezones para evitar marchar la ropa.
  • Estos síntomas pueden ser más o menos molestos, todo depende de las características de la mujer y de cómo se desarrolle el propio embarazo. En cualquier caso, frente a una situación fuera de lo normal, se aconseja contactar con el médico que lleva el control de la gestación.

    Cambios en el bebé

    A pesar de que el bebé ya posee un tamaño considerable, todavía tiene cierta libertad de movimiento en el útero. Esto le permite tener mucha actividad.

    Los cambios más evidentes en este momento del embarazo son el aumento en peso y longitud del bebé. De media, a los 6 meses de embarazo, puede pesar en torno a los 750 g y medir hasta 35 cm.

    Su cuerpo está cada vez más proporcionado y va adquiriendo una forma más humana, especialmente en los rasgos faciales, pues ya empiezan a formarse pestañas y cejas. Es más o menos en este mes cuando el bebé puede llegar a abrir los ojos y es capaz de responder a ciertos estímulos visuales.

    Su piel sigue siendo fina aunque empieza a arrugarse. Aún así, ya no es traslúcida, pues ha adquirido un color rojizo debido a que los capilares se transparentan. Sin embargo, aún faltan por acumularse algunas capas de grasa debajo de la piel.

    El oído, que ya había comenzado a desarrollarse el mes anterior, se perfecciona durante estas semanas y ya puede distinguir la voz de otras personas además de la de su madre.

    Otro sentido que sigue evolucionando es el del gusto. Al final de este mes ya se han formado las papilas gustativas, lo cual permite al bebé comenzar a distinguir sabores, dado que ya puede tragar e ingerir el líquido amniótico.

    Sus pulmones todavía son muy inmaduros. De hecho, al no ser imprescindibles hasta el momento del nacimiento, son prácticamente los últimos órganos en formarse. Por ahora, están llenos de líquido amniótico y los alveolos aún no se han desarrollado por completo.

    El sexto mes semana a semana

    Los principales acontecimientos que tiene lugar durante este mes de gestación son:

    Semana 21

    La actividad del bebé empieza a ser frenética en esta semana. De hecho, según informes de estudios médicos, el feto puede llegar a moverse hasta 50 veces en una hora durante esta etapa. Todos estos movimientos favorecen su correcto desarrollo físico y mental.

    Si el futuro bebé es una niña, en esta semana sus ovarios alcanzarán a poseer hasta 6 millones de folículos (las estructuras que contienen los óvulos). A partir de aquí, esta cantidad se irá reduciendo hasta el momento del nacimiento, en el cual poseerá entre 1 y 2 millones.

    Otro cambio crucial en el desarrollo del bebé producido en la semana 21 es que la médula ósea ya está suficientemente desarrollada y ahora es la que se ocupa de producir los glóbulos rojos. Hasta ese momento, eran el bazo y el hígado los que desempeñaban esa función.

    Semana 22

    En esta semana el bebé ya pesa cerca de medio kilo y la presencia del vérnix caseoso, una capa de grasa que protege su piel, es más que evidente.

    El sistema límbico del bebé, formado por el tálamo, el hipotálamo y las amígdalas cerebrales, se encuentra en pleno desarrollo. Esta parte del sistema nervioso es responsable de las emociones, la memoria o el hambre, lo cual permitirá al bebé, aunque parezca increíble, comenzar a sufrir cambios en su estado de ánimo.

    La reproducción asistida, como cualquier tratamiento médico, requiere que confíes en la profesionalidad de los médicos y la clínica que elijas. Lógicamente, no todos son iguales.

    Esta «herramienta» te enviará un informe totalmente personalizado, con la información detallada del tratamiento que necesitas, las clínicas de tu zona que cumplen nuestros criterios de calidad y sus presupuestos. Además, incluye consejos que te serán de gran utilidad a la hora de hacer las primeras visitas a las clínicas.

    Semana 23

    En la semana 23, la fina piel del feto, que hasta entonces era muy rojiza, comienza a adquirir un color más pálido. El bebé nacerá con cierta pigmentación en su piel pero no alcanzará su color definitivo hasta casi su primer año de vida. Por su parte, el iris aún no está pigmentado, por lo que todavía no se sabe qué color tendrán los ojos del futuro bebé.

    El lanugo, la fina capa de vello que recubre su cuerpo, se va oscureciendo y poco a poco le va saliendo pelo en la cabeza.

    Su esqueleto continúa desarrollándose: el tejido cartilaginoso que forma su esqueleto inicial continúa transformándose en tejido óseo mediante un proceso denominado calcificación. Este proceso durará hasta varios años después del nacimiento.

    El sistema respiratorio comienza a ensayar pequeños movimientos de respiración, aunque de momento el oxígeno que necesita es aportado por la madre a través del cordón umbilical.

    Semana 24

    Casi todos sus órganos sensoriales han alcanzado un alto grado de madurez a excepción de la vista, la cual tardará varios meses después de su nacimiento en estar completamente desarrollada. No obstante, sí que es capaz de percibir ciertos brillos y cambios de luz a través de la piel de la madre.

    En esta semana, el bebé aprende a abrir y cerrar los ojos. Este movimiento es precursor del reflejo del parpadeo.

    Consultas médicas en el 6.º mes de embarazo

    Normalmente, la ecografía del 2.º trimestre ya se ha realizado antes de que se cumpla el sexto mes de embarazo, por lo que no es necesario que durante estas semanas se practique ninguna otra prueba de imagen.

    Sin embargo, todo depende de cómo evolucione cada gestación, pues si el embarazo es más delicado o si la madre o el feto presentan algún problema, seguramente sea necesario llevar un control más exhaustivo.

    Durante el sexto mes de gestación es muy habitual la práctica del llamado test de O’Sullivan o prueba del azúcar. Esta prueba se lleva a cabo a partir de la semana 24 de gestación y sirve para detectar la diabetes gestacional.

    La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo surge durante el embarazo.

    Se desconoce la causa exacta por la que aparece esta patología, aunque se cree que puede ser debido a los grandes cambios hormonales que provoca la gestación en la mujer. Entre ellos, una mayor ineficacia de las células para captar la glucosa.

    En la mayoría de embarazadas, el páncreas detecta que la insulina secretada no es suficiente para capturar la glucosa y segrega más cantidades de esta hormona. De esta forma, se resuelve el problema.

    Sin embargo, si la producción de insulina no aumenta, el nivel de glucosa en sangre no desciende y se produce la diabetes gestacional.

    Esta situación suele desaparecer después del embarazo, una vez los niveles hormonales ya han vuelto a la normalidad.

    Te contamos más sobre esta patología obstétrica en el siguiente artículo: ¿Qué es la diabetes gestacional?

    El test de O’Sullivan

    Esta prueba médica consiste en realizar un primer análisis de sangre, medir el nivel de glucosa y anotarlo. Tras ello, la embarazada ingiere una solución azucarada (normalmente agua con 50 g de glucosa). A continuación, se deja pasar una hora para volver a proceder a la realización de un análisis de sangre y medir el nivel de glucosa de nuevo.

    La mayoría de médicos suelen tomar una concentración de glucosa en sangre de 140 mg/dl como punto de corte para el diagnóstico de esta prueba. Teniendo en cuenta este dato, el resultado puede ser:

    Test de O’Sullivan negativo el nivel de glucosa en sangre en ambas analíticas es menor a 140 mg/dl. Esto indica que la embarazada no tiene problemas relacionados con la asimilación de la glucosa. Test de O’Sullivan positivo el nivel de glucosa en sangre en cualquiera de las dos analíticas sobrepasa los 140 mg/dl. Cuando se da esta situación, es necesario realizar una segunda prueba médica denominada test de tolerancia oral a la glucosa para diagnosticar de forma más certera una posible diabetes gestacional. Diabetes gestacional cuando el nivel de glucosa en sangre es mayor a 200 mg/dl, se puede diagnosticar esta patología sin necesidad de proceder a otra prueba que verifique el resultado.

    Recomendaciones en el 6.º mes de embarazo

    Cada embarazo y cada mujer son diferentes, por lo que las recomendaciones médicas suelen individualizarse en función de cada caso. No obstante, existen una serie de patrones, como las náuseas o los dolores de espalda, que suelen ser muy comunes en esta época del embarazo.

    Algunos consejos habituales para esta época de embarazo son:

    • Aumentar el aporte de zinc en la dieta.
    • Procurar no ingerir líquidos nada más levantarse.
    • Evitar las comidas muy grasas o en conserva, así como las bebidas dulces.
    • Intentar airear los espacios cerrados, ya que la percepción de la concentración de olores se potencia cuando se está embarazada y esto no ayuda para aliviar las náuseas.
    • Practicar técnicas de relajación y ejercicios respiratorios.

    La mayoría de médicos recomiendan comenzar a buscar centros donde impartan sesiones y clases de preparación para el parto a partir de este mes. Es importante que la embarazada se prepare con varios meses de antelación para el momento del nacimiento de su futuro hijo.

    Preguntas de los usuarios

    ¿En el sexto mes de embarazo puedo empezar a sentir contracciones?

    Por Victoria Moliner (embrióloga).

    Sí, es posible que sientas ciertas contracciones llamadas contracciones de Braxton-Hicks, incluso en el mes anterior. Estas contracciones son muy ligeras. De hecho muchas embarazadas prácticamente no las notan. Su función es comenzar a preparar el cuerpo de la mujer para el momento del parto.

    He oído hablar de la ecografía 4D. ¿Se puede realizar con 6 meses de embarazo?

    Por Victoria Moliner (embrióloga).

    Precisamente, el sexto mes de gestación es un buen momento para realizar esta prueba, pues como hemos comentado antes, el bebé ya comienza a adquirir una apariencia más humana.

    Tengo 6 meses de embarazo, ¿puedo mantener relaciones sexuales?

    Por Victoria Moliner (embrióloga).

    En principio, no existe ningún impedimento para la práctica de sexo durante la gestación. De hecho, muchos estudios científicos reportan que las relaciones sexuales en el embarazo generan grandes beneficios para el bienestar físico y mental de la pareja. Sin embargo, es un tema extremadamente personal que va a depender, en gran parte, del estado tanto físico como psicológico de la futura madre.

    ¿Cuánto debo pesar a los 6 meses de gestación?

    Por Victoria Moliner (embrióloga).

    No existe un rango de peso establecido para esta edad gestacional, pues cada mujer, por su propia fisionomía, tiene un peso característico. Sin embargo, según los expertos, lo habitual es que para esta época de embarazo la mujer haya ganado entre 6 y 8 kg de peso.

    Esta cifra es orientativa, pues cada cuerpo y cada embarazo son completamente diferentes y no tienen por qué seguir una evolución exacta.

    Lectura recomendada

    Llegar a la semana 21 de gestación supone pasar el ecuador del embarazo. Es una etapa muy importante, pues el feto comienza a desarrollar sus sentidos y ejercer movimientos y acciones cada vez más humanas. Puedes conocer con mucho más detalle los cambios que se producen en esta etapa del embarazo en el siguiente enlace: 21 semanas de embarazo.

    Sabemos que desde el primer mes de embarazo todas las futuras madres comienzan a hacerse preguntas sobre qué deben o no deben comer, qué actividades son recomendables y cuándo deben visitar a su ginecólogo. En el siguiente artículo te aportamos información sobre los cuidados básicos del embarazo: Salud materna en el embarazo.

    Por último, sabemos que el sexo en el embarazo entraña muchas dudas en la mayoría de futuros padres. En general, no provoca ningún daño ni a la madre ni al bebé, aunque hay que prestar especial cuidado sobre todo en las últimas semanas de gestación. En este artículo resolvemos las posibles cuestiones que puedan surgir en torno a este tema: El sexo en el embarazo.

24 semanas de embarazo: El sexto mes

Esta semana deberías hacerte la prueba de la tolerancia oral a la glucosa, que sirve para detectar diabetes gestacional.

Llegadas las 24 semanas de embarazo deberías hacerte la prueba de la tolerancia oral a la glucosa, que sirve para detectar diabetes gestacional. Esta enfermedad es un trastorno en el metabolismo de la glucosa propio del embarazo.
Pone mayor riesgo sobre tu embarazo y el parto. Si bien los chequeos médicos del embarazo incluyen pruebas de glucosa en sangre, la prueba de la tolerancia oral a la glucosa es necesaria para detectar trastornos más sutiles.
El tratamiento de la diabetes gestacional en las 24 semanas de embarazo
El objetivo del tratamiento para la diabetes gestacional es mantener los niveles de glucosa en la sangre igual al de las mujeres embarazadas que no la tienen. Siempre incluye un plan especial de alimentación y un programa de actividad física moderado. Por otra parte, tu médico te pedirá que realices pruebas diarias de la glucosa en la sangre e inyecciones de insulina en algunos casos.
Tu cuerpo en las 24 semanas de embarazo
En general, te sientes bien y sigues trabajando. Si estás de pie mientras trabajas deberías usar zapatos bajos y confortables. Al final del día, si levantas tus piernas sobre unas cuantas almohadas, te vas a sentir muy bien.
Es recomendable siempre que puedas, darte un baño tranquila y aprovechar para ver cómo se mueve tu panza con cada uno de los movimientos de tu bebé. Continúa con tu rutina de ejercicios. Practicando una pequeña caminata te sentirás mucho mejor.
Tu bebé en las 24 semanas de embarazo

  • En la semana 24 tu bebé mide ahora casi 24 centímetros y pesa más de 700 gramos y continúa creciendo a ritmo sostenido.
  • El movimiento ocular rápido ya empezó: abre y cierra los ojos con frecuencia. Ya tiene pestañas y cejas.
  • A partir de este punto tu bebé es capaz de sobrevivir si se produjera el parto, mediante los adelantos tecnológicos en la medicina.
  • No obstante, esta situación no es deseable ya que lo expondría a demasiadas complicaciones, y lo ideal es que permanezca creciendo y madurando en el útero, que es la mejor incubadora para el feto.
  • El tubo digestivo continúa desarrollándose y algunos órganos como el páncreas, comienzan a producir sustancias importantes para su vida futura, como la insulina que permite que sus células puedan incorporar la glucosa del alimento.
  • Ya puede abrir sus ojos y diferenciar perfectamente la luz de la oscuridad.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *