0

29 semanas cuantos meses son

Embarazo semana 29: El bebé parpadea dentro del útero

¿Qué sucede en la semana 29 de embarazo? Tu bebé está cogiendo peso y eso se nota en la piel del abdomen: necesitas mucha hidratación diaria para evitar las temidas estrías, que también pueden afectar a muslos, caderas y pecho.

El ejercicio físico moderado es básico para que te encuentres bien. Puedes notar ya algunas contracciones y cada vez tienes más molestias y dolores en el bajo vientre. Es normal porque tu canal del parto se está preparando para el «gran día».

Semana 29 de embarazo: «¿Cuánto pesa y mide mi bebé?»

  • Tu hijo ya pesa 1.250 gramos y mide unos 37 centímetros de la cabeza a los pies con 29 semanas de embarazo.
  • Se produce un notable desarrollo de la cara del bebé: Ya tiene cejas, pestañas y abre y cierra los ojos.
  • Todavía el diámetro de su cabeza es mayor que el de su abdomen. Por eso, los niños prematuros suelen tener una cabeza desproporcionada con relación al resto del cuerpo. Esta situación se suele invertir hacia la semana 35 de embarazo, momento en que la medida del abdomen del bebé supera el diámetro de la cabeza.

«¿Cuántos meses son 29 semanas de embarazo?»

Con 29 semanas de gestación (que corresponden a siete meses de embarazo) tu bebé no puede nacer todavía. Aún te quedan entre 11 y 12 largas semanas -dependiendo de la fecha de parto- de desarrollo fetal.

29 semanas de embarazo: Jaque a las estrías

De las cremas especiales al truco casero

Pueden aparecer estrías en la piel de la embarazada, sobre todo en el abdomen, los muslos, las caderas y los pechos. Es conveniente que mantengas la piel bien hidratada con cualquier hidratante o con cremas específicas para ello. Lo ideal es prevenir su aparición, porque luego es muy difícil que desaparezcan.

Es importante que la crema que te apliques mantenga la piel flexible, bien hidratada y estimule el crecimiento de tejido conjuntivo. Las cremas con caléndula, la arnica montana o el aceite de almendras pueden ayudarte. Un remedio casero es el zumo de medio limón con una cucharada de aceite de oliva extendido sobre la piel.

Muévete, no te quedes parada

Puedes realizar algún ejercicio físico como Pilates adaptado a gestantes, tai-chi, yoga, matronatación o gimnasia para embarazadas. El paseo diario sigue siendo una excelente opción para las gestantes, especialmente para las que no pueden hacer esfuerzos intensos. Si tienes perro, procura que no sea él quien te lleve a ti. Los animales a veces tiran de vosotras y os podéis caer…

Confirma el latido del bebé con 29 semanas de gestación

En la consulta de Obstetricia oirás el latido cardíaco de tu bebé. La frecuencia cardiaca de un feto oscila entre 120 y 160 latidos por minuto. Si el obstetra dispone de ecógrafo, puede hacerte una ecografía en la semana 29 de embarazo para confirmar que el bebé está bien y la cantidad de líquido amniótico es la adecuada.

Semana 29 de embarazo: Nutrición en embarazos gemelares

¿Sabías que las embarazadas de gemelos o mellizos han de ingerir una media de 300 kilocalorías más del día que las embarazadas de un solo bebé? La nutrición en embarazos mútiples debe cuidarse muy especialmente. Puedes leer toda la información en nuestro Especial sobre Alimentación en gestaciones múltiples.

Vacúnate de la tosferina

La vacuna de la tosferina ya es recomendable ponerla a partir de estas semanas de gestación. Actualmente forma parte del calendario vacunal de toda gestante en España. Acércate a tu centro de salud y allí te la pondrá la enfermera del centro o la matrona. Debes saber que esta vacuna incluye también la del tétanos y la difteria. Puede enrojecerse la zona de la inyección y en escasas ocasiones causar un pseudocatarro con febrícula o congestión nasal.

La vacuna es para proteger a tu bebé, no a ti, porque los recién nacidos no reciben esta vacuna hasta el segundo mes de vida, de tal forma que los dos primeros meses de vida están desprotegidos contra la tosferina. Una tosferina en un bebé es muy peligrosa pues puede complicarse con neumonía o incluso morir. Por eso al vacunarte, generas anticuerpos que luego le pasarás al bebé a través de la placenta y posteriormente de la leche y le proteges. Esta vacuna te la debes poner en cada embarazo.

Empieza el último trimestre de la gestación y en esta etapa vivirás el embarazo semana a semana con mayor intensidad. Estás en la semana 29 de gestación y los cambios en tu cuerpo son ya muy evidentes. El desarrollo de tu bebé entra en la recta final, en la etapa de crecimiento propiamente dicha y tu barriga no parará crecer, lo que te puede ocasionar algunas molestias debido al peso de tu abdomen.

Tan sólo quedan 12 semanas para terminar un recorrido de 40 semanas de embarazo en el que vivirás con emoción la llegada de tu bebé.

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

Debido crecimiento de tu bebé, a partir de las 29 semanas de embarazo, notarás que vas ganando peso día a día y que cada vez tienes más barriga. El aumento de volumen del abdomen puede hacerte sentir más torpe de movimientos y también más cansada y fatigada.

Para sentirte mejor en la recta final del embarazo te conviene llevar una vida más tranquila, disminuyendo tu nivel de actividad diaria (trabajo, tareas domésticas, ejercicio…), evitado realizar esfuerzos excesivos, realizando pausas frecuentes tanto si tienes que permanecer sentada (intenta levantarte cada hora unos 5 minutos para estirar las piernas), como si estás mucho tiempo de pie, (es aconsejable sentarse y descansar con las piernas en alto periódicamente).

Y no te olvides de respetar el descanso, sobre todo el nocturno, durmiendo unas 8 horas al día. Si la necesidad de orinar o las molestias posturales interrumpen tu descanso evita beber líquidos antes de acostarte y acuéstate de lado con una almohada entre las piernas para aliviar la sobrecarga de la espalda.

Es normal que tus pies se hinchen debido a la retención de líquidos y que empieces a engordar aproximadamente medio kilo por semana. Debes prestar especial atención al cuidado a tu piel, hidratándola al menos dos veces al día para prevenir las estrías, que pueden aparecer con más facilidad en la semana 29 de embarazo debido al estiramiento de la piel por el crecimiento del bebé y el aumento de peso.

El desarrollo del bebé en el embarazo

Tu bebé tiene ya 29 semanas de embarazo, mide 35 centímetros y pesa 1.100 gramos. En el interior del útero, el feto sólo se encuentra cómodo con los brazos doblados sobre el pecho y las rodillas hacia arriba: una posición que mantendrá hasta el nacimiento.

El desarrollo del bebé en la semana 29 de gestación se caracteriza por un crecimiento rápido del cerebro y una maduración del sistema nervioso. A partir de este momento, en el bebé comienza a funcionar de manera independiente su sistema de termoregulación, es decir, adquiere el control de su temperatura corporal.

También se producen otros cambios interesantes. Hasta ahora, los glóbulos rojos de la sangre del bebé se formaban en el bazo. A partir de ahora, esta función será una responsabilidad de la médula ósea (como en el adulto). Crece el número de bronquiolos y alveolos en el aparato respiratorio y en el sistema reproductor, los testículos descienden hasta el escroto en el niño, mientras que la niña ya cuenta con 5 millones de ovocitos.

Los huesos están completamente desarrollados, pero permanecen blandos y flexibles. La piel comienza a tornarse rosa y lisa. El vérmix (sustancia blanquecina con función protectora) continúa aumentando. El cabello comienza a alargarse. Y además, los sentidos (vista, oído, olfato, gusto) se encuentran en un avanzado estado de desarrollo. De hecho, los ojos muestran el reflejo pupilar al ser estimulados por la luz. Ya puede abrir y cerrar los ojos, sin embargo, la vista es el único sentido que no podrá experimentar hasta que haya nacido. En el útero materno hay oscuridad, aunque es posible que la luz muy potente entre y le llegue un pequeño reflejo. Tu bebé ya tiene pestañas.

A partir de ahora, los movimientos del bebé en el interior del útero materno pueden reducirse debido a que el espacio es menor, pero notarás sus patadas con mayor intensidad.

La salud y las emociones durante el embarazo

Es el momento de una nueva visita prenatal, estás entrando en el séptimo mes de embarazo. Acude al médico si la hinchazón de los pies pasa a la cara, si no notas los movimientos de tu bebé, y sientes más de cinco contracciones seguidas.

A partir de esta semana, conviene disminuir el riesgo de estar en contacto con productos teratógenos que puedan comprometer tu salud o la de tu bebé en desarrollo. Por este motivo, sigue una dieta sana y variada, no consumas nada de alcohol ni fumes, evita consumir cualquier tipo de droga, ni tomes ningún medicamento sin antes consultarlo con tu médico y evita zonas de radiación, así como la exposición a productos químicos, como insecticidas o productos de jardinería.

Respecto a las emociones, son frecuentes los sueños de embarazada. En esta etapa se sueña con las cosas que más preocupan a la futura mamá: el parto, el nacimiento del bebé, el sexo del bebé, la vida con el bebé… Debes saber que todas estas sensaciones son normales y que lo fundamental es que te asegures un buen descanso.

Dieta y alimentación para la embarazada

Debido al rápido crecimiento del bebé en esta etapa, no olvides incluir alimentos ricos en calcio como la leche y todos sus derivados entre ellos el yogur y el queso, y en hierro en tu alimentación.

Ten en cuenta que el hierro que mejor se asimila es el que procede de la carne y el pescado, El hierro que procede de fuentes vegetales (lentejas o espinacas) se absorbe peor por el organismo.

No obstante, para absorber mejor el hierro de los alimentos no olvides acompañarlo en la misma digestión de vitamina C, que abunda principalemente en los cítricos como las naranjas y las mandarinas, en los kiwis, en los tomates y en el melón.

Al inicio del tercer trimestre, el útero sobrepasa al ombligo en 4 ó 5 cm y, por este motivo, la sensación de pesadez se acentúa. También es importante incluir una importante cantidad de frutas y verduras en tu dieta, aproximadamente el 50 por ciento de tu ingesta total diaria para asegurarte un buen aporte de vitaminas y minerales para de desarrollo de todos los tejidos tu bebé.

Curiosidades de la semana 29 de embarazo

Empieza el interés por conocer cómo será tu bebé, qué color de ojos tendrá, si será rubio o moreno… Todos los rasgos del bebé ya están decididos desde el momento de la fecundación y ya te queda poco para verlos. Ten en cuenta que la mitad del patrimonio genético de tu hijo procede de su padre y la otra mitad de la madre.

Asimismo, es conveniente que vayas informándote sobre tu baja de maternidad. La madre dispone de 6 semanas de baja por maternidad que le pertenecen en exclusiva. Las restantes 10 semanas pueden repartirlas el padre y la madre como mejor les convenga. Tendrás que realizar algunos trámites para cobrar la prestación por maternidad

¿Has elaborado una lista de posibles nombres para tu hijo o hija? ¿Has consensuado el nombre con tu pareja? En nuestra guía de nombres encontrarás información sobre el significado y origen de los nombres y un montón de ideas para elegir el mejor nombre para tu bebé.

Semana 29 de embarazo

A continuación, te damos unos consejos sobre los cuidados en la semana 29 de embarazo:

Cuidados

  • Evitar los tacones muy altos y los zapatos totalmente planos. Se aconseja llevar un calzado con una suela media.
  • Es aconsejable descansar 8 horas y, si puede ser, dormir un poco después de comer.
  • Mantener la piel del abdomen y el pecho bien hidratada, evitará la aparición de estrías.
  • No es recomendable la exposición prolongada al sol, ya que durante el embarazo hay una mayor propensión a la aparición de manchas. Es aconsejable evitar las horas de más calor y usar protección alta.
  • Se recomienda usar ropa cómoda y evitar las medias o calcetines muy ajustados.
  • Durante el embarazo, hay una mayor propensión al sangrado de las encías. Es aconsejable mantener una buena higiene dental, así como visitar al dentista frecuentemente.
  • Los sujetadores es recomendable que estén adaptados a la evolución y crecimiento del pecho. Expertos en lactancia han comprobado que los sujetadores con aro interfieren negativamente con la lactancia materna.

Alimentación

Durante la gestación, es recomendable seguir una dieta saludable y variada. Los alimentos ingeridos deben aportar calcio, vitamina B12, yodo, hierro y omega 3. A continuación, te dejamos unos consejos relacionados con la alimentación durante el embarazo:

  • Evitar comer carnes y pescados crudos o poco hechos.
  • Evitar comer productos sin pasteurizar: quesos, procedentes del huevo, patés, etc.
  • Evitar comer embutidos.
  • Reducir la ingesta de peces grandes con altas cantidades de mercurio: atún, pez espada, etc.
  • Los huevos deben estar bien cocinados, las tortillas no pueden estar crudas. La mayonesa tendrá que ser de bote. La repostería no puede contener huevo crudo.
  • Limitar la ingesta de cafeína (200 mg al día).
  • Las ensaladas, frutas y verduras crudas es recomendable consumirlas en casa. Si no hay una higiene y desinfección óptimas, puede haber riesgo de contagio por toxoplasmosis.

Clases de preparación al parto

En la semana 29 de embarazo, ya se puede empezar con las clases de preparación al parto. El objetivo principal de estas clases es proporcionar seguridad e información a la madre para que llegue lo más preparada posible al momento del parto. En las sesiones de preparación al parto, hay partes teóricas y prácticas.

En las sesiones prácticas, se realizan:

  • Ejercicios para mantenerse en forma durante el embarazo.
  • Prácticas de respiraciones y pujos.
  • Ejercicios de relajación.
  • Posturas para llevar a cabo durante el parto: posturas para que las contracciones sean más llevaderas.

En las sesiones teóricas, se tratan temas sobre:

  • Embarazo.
  • Maternidad y paternidad.
  • Masaje perineal.
  • Parto y postparto
  • Suelo pélvico.
  • Lactancia.
  • Cuidados y curas del recién nacido.
  • Trámites administrativos.
  • Dudas particulares que vayan surgiendo en el grupo.

Pruebas médicas

Si así se desea, se podrá solicitar una ecografía 4D, se trata de una ecografía en movimiento. No es una prueba rutinaria y es de pago (entre 50 y 400€). Si se realiza esta ecografía, es recomendable hacerlo antes de la semana 30 de embarazo, ya que el bebé debe disponer de suficiente espacio para que se vea correctamente.

En el post anterior hemos comentado que el bebé ya tiene la apariencia de un recién nacido pero bastante más delgado. Entramos en el último trimestre de gestación del calendario de embarazo en el que el niño acumulará la grasa necesaria para sobrevivir fuera del vientre materno y poco a poco se pondrá más rellenito.

Estamos en el séptimo mes de embarazo. Sólo quedan ocho semanas en las cuales cada día que el bebé pasa dentro del útero de la madre es esencial para su desarrollo. En estas semanas, por más que el peso de la tripa comience a incomodar, no dejes de lado el ejercicio ni mucho menos una alimentación equilibrada para nutrir al bebé y para evitar ganar demasiado peso pues podría ser perjudicial para el momento del parto.

Como de costumbre, vayamos al repaso de cómo crece el bebé semana a semana a lo largo de este mes.

Semana 29 de embarazo

En la semana 29 de embarazo (27 semanas desde la gestación) el bebé pesa alrededor de 1,200 kg y mide 35 centímetros desde la cabeza hasta las nalgas. Quiero aclarar que las cifras de peso y talla son estimativas pues cada bebé tiene su propio ritmo de crecimiento.

El pequeño ya es capaz de mantener su temperatura corporal debido a la capa de grasa que se va acumulando debajo de la piel, sin embargo todavía necesita el calor del vientre materno.

Su cerebro se sigue desarrollando con rapidez generando nuevas células nerviosas y aumentando el tejido cerebral.

Semana 30 de embarazo

A partir de la semana 30 el bebé comienza a buscar la posición definitiva para nacer, si es que no lo ha hecho antes. La mayoría se coloca boca abajo por lo que es muy posible que sientas las pataditas en la zona del esternón. Sin embargo también hay bebés que se sientan de nalgas, algunos cambian de posición antes de nacer pero otros no.

Con 36 centímetros hasta las nalgas (unos 42 cm de la cabeza a los pies) y un peso de aproximadamente 1,350 gramos, sus pulmones continúan madurando y produciendo surfactante (ver entrada anterior), una sustancia que le permitirá respirar por sí sólo cuando salga del vientre de la madre y corten el cordón umbilical. Por cierto, el cordón umbilical le resulta muy divertido. Además de sus propias manos es su juguete favorito dentro del útero.

Las uñas de los pies y de las manos, así como las pestañas y el pelo ya se han formado y continúan creciendo.

Semana 31 de embarazo

En la semana 31 el volumen del líquido amniótico en el que flota el bebé es de medio litro, pero su cuerpo va creciendo y ocupando poco a poco la capacidad del útero. Mide 37 centímetros hasta las nalgas (43 cm hasta los pies) y su peso es de 1,500 gramos.

Su aparato digestivo está casi maduro, ya puede mover el intestino aunque no es habitual que lo haga. De todas formas, si defecara, la placenta es la encargada de filtrar y renovar el líquido amniótico.

El bebé gira su cabeza de un lado al otro, pero sus movimientos ya no son tan libres como semanas atrás debido a que le cuesta más estirarse y girarse por la falta de espacio. Igualmente, no para de moverse y al tocarte la barriga, podrás sentir sus brazos y sus piernas estirandose. A esta altura puedes comenzar a llevar un control de los movimientos de tu bebé y llevarlo a la consulta médica mensual. Recuerda que si notas cualquier signo de inactividad fuera de lo normal, debes acudir al doctor.

Semana 32 de embarazo

En la semana 32, la última del séptimo mes, el bebé pesa alrededor de los 1700 gramos y mide 38 centímetros (44 cm de la cabeza a los pies). Su cuerpecito se va rellenando y contorneando debido a la grasa que ha ido acumulando en las últimas semanas, aunque todavía lo seguirá haciendo.

Su estructura pulmonar, aparato digestivo y riñón están perfeccionándose para funcionar fuera del útero. Los pulmones practican respirar, el intestino puede digerir y el bebé traga líquido amniótico y orina. A lo largo de las próximas semanas todos los órganos continuarán su proceso de maduración.

Con respecto a la madre, en estas primeras semanas del tercer trimestre comenzarás a notar las molestias típicas de este período como por ejemplo, calambres, acidez, dificultad para respirar, pesadez en las piernas y fatiga generalizada.

A estas alturas del calendario de embarazo es posible que hayas notado unas contracciones uterinas esporádicas llamadas contracciones de Braxton Hicks. Son una preparación para el parto, pero no son contracciones de parto propiamente dichas ya que son irregulares. Como todo músculo, el útero necesita tener cierto entrenamiento para el momento de dar a luz.

Aunque son indoloras sentirás cierta tensión abdominal y que la tripa se endurece. Sin embrago, hay ciertos signos de alarma a tener en cuenta. Debes acudir al médico si tienes más de 4 contracciones por hora con menos de 36 semanas o 5 por hora con más de 36 semanas, si las contracciones van acompañadas de dolor abdominal, pélvico o de espalda, si van acompañadas de flujo vaginal inusual o en caso de antecedentes de parto prematuro.

En Bebés y más | Cómo crece el bebé: de la semana 0 a la semana 4 En Bebés y más | Cómo crece el bebé: de la semana 5 a la semana 8 En Bebés y más | Cómo crece el bebé: de la semana 9 a la semana 12 En Bebés y más | Cómo crece el bebé: de la semana 13 a la semana 16 En Bebés y más | Cómo crece el bebé: de la semana 17 a la semana 20 En Bebés y más | Cómo crece el bebé: de la semana 21 a la semana 24 En Bebés y más | Cómo crece el bebé: de la semana 25 a la semana 28

34 semanas de embarazo- Desarrollo del bebé y cambios en la mujer

El bebé con 34 semanas de gestación u 8 meses y medio de embarazo, ya está bastante desarrollado. En esta fase, si ocurre un parto prematuro, hay más del 90% de posibilidades de que el bebé sobreviva sin grandes problemas de salud.

Esta semana, la mayoría de los bebés ya se han colocado con la cabeza hacia abajo, pero si su bebé todavía está sentado, vea cómo puede ayudarlo a girar: 3 ejercicios para ayudar al bebé a colocarse en la posición para nacer.

Fotos del feto con 34 semanas de embarazo

Desarrollo del feto

En cuanto al desarrollo del feto con 34 semanas, éste posee una capa mayor de grasa pues la necesitará para regular la temperatura del cuerpo fuera del útero, después del nacimiento. Debido a este aumento de peso, la piel del bebé tiene un aspecto más liso.

El sistema nervioso central y el sistema inmunológico todavía están madurando, pero los pulmones ya están prácticamente desarrollados.

La audición está casi 100% desarrollada, así que es una buena época para conversar bastante con el bebé, si aún no lo ha hecho. A él le gustan más los sonidos agudos, principalmente la voz de la madre.

El proceso de pigmentación del iris, en los ojos, aún no está completo. Esto sólo será posible después de una mayor exposición a la luz, varias semanas después del nacimiento. Por eso algunos bebés nacen con ojos claros y luego se oscurecen, teniendo su color definitivo sólo después de algún tiempo.

Esta semana, el bebé se prepara para el parto. Los huesos ya están bien fuertes, pero los del cráneo aún no están completamente conectados, lo que facilitará su paso por el canal vaginal a la hora del parto normal.

Si es un niño, los testículos comienzan a bajar. Puede ocurrir que uno o ambos testículos no desciendan a la posición correcta antes del nacimiento o incluso a lo largo del primer año.

Tamaño del feto

El tamaño del feto con 34 semanas es de aproximadamente 43,7 centímetros de longitud, medidos de la cabeza al talón y pesa alrededor de 1,9 kg.

Cambios en la mujer

La alteración más común en las mujeres con 34 semanas de embarazo es la sensación intensa de dolor o entumecimiento en la cadera al caminar. Esto ocurre debido a la preparación de la región pélvica de la madre para el parto, debido a que las articulaciones se aflojan para permitir el paso del bebé. Si la molestia es muy grande, se debe informar al médico en las consultas, que a partir de ahora serán más frecuentes.

La madre también puede sentir comezón en los senos a medida que crecen, por lo que debe hidratarlos al máximo con cremas a base de vitamina E para evitar las estrías. Además de esto continuará sintiendo las contracciones de entrenamiento que pueden causar algún cólico abdominal, además de la barriga dura.

En esta fase es importante que la madre, si tiene la posibilidad, empiece a pensar en una persona para ayudarla en los trabajos domésticos, ya que cada día que pasa sentirá más cansancio, menos disposición y más dificultad para dormir . El tamaño de la barriga también puede dificultar la realización de muchos esfuerzos físicos.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *