0

4 meses embarazo

Una vez superado el primer trimestre de embarazo en el que se producen una gran cantidad de cambios en el cuerpo de la mujer viene una etapa igual de apasionante pero menos intensa en cuanto a molestias en el embarazo.

Afortunadamente, entrando en el cuarto mes de embarazo algunas de las molestias más típicas como náuseas y vómitos comienzan a disminuir y con suerte, a desaparecer.

El cuarto mes de embarazo comprende entre las semanas 15 a 18 de gestación y con ellas entramos en el segundo trimestre de embarazo. Se dice que es el que la mujer más disfruta pues sufre menos molestias y el tamaño de la tripa todavía no es demasiado acusado como para afectar las tareas cotidianas.

Cambios en el bebé en el cuarto mes de embarazo

El aspecto del bebé en el útero materno es igual al de un bebé recién nacido pero pequeño. Cabe en la palma de una mano y pesa entre 100 y 200 gramos. En el cuarto mes de embarazo mide aproximadamente entre 10 cm y 15 cm desde la coronilla hasta la rabadilla. Su cuerpo empieza a crecer más proporcionado, la cabeza ya no representa el doble de su cuerpo como en las primeras semanas.

Los órganos sexuales externos ya pueden distinguirse con claridad por medio de una ecografía. Siempre que la posición del pequeño lo permita, si es un niño se harán visibles el pene y el escroto, mientras que si es niña podrá verse la vulva.

Los sentidos del bebé están en pleno desarrollo. Reacciona ante la luz, puede comenzar a oir los sonidos provenientes del exterior como voces, música o ruidos muy fuertes. Tu voz es uno de los primeros sonidos que reconoce por lo que puedes empezar a comunicarte con tu bebé hablándole suavemente y estimulándolo con música relajante. También comienza a distinguir diferentes sabores dentro del líquido amniótico que va tragando y reacciona ante estímulos táctiles.

Su esqueleto comienza a endurecerse y el bebé empieza a hacer movimientos amplios dentro de la tripa. Es posible que hacia finales del cuarto mes comiences a vivir la maravillosa experiencia de sentir al pequeño moviéndose dentro tuyo.

Cambios en la madre en el cuarto mes de embarazo

Como nos comentaba Mireia, el tercer mes es un período en el que las emociones son muy intensas pudiendo pasar del llanto a la risa en apenas segundos. En el cuarto mes las emociones parecen estabilizarse dando lugar a unas semanas más tranquilas. El miedo a perder el embarazo comienza a disiparse pues los órganos vitales del pequeño ya están formados disminuyendo notablemente las posibilidades de que se produzca un aborto espontáneo.

Por su parte, las primeras pataditas brindan mayor confianza a la mujer, haciéndole sentir que su bebé se mueve allí dentro. Las primerizas suelen comenzar a sentir los movimientos entre la semana 18 y 20, ya en el quinto mes, pero si has tenido más hijos es probable que los movimientos del bebé dentro del vientre comiencen a sentirse antes, entre las semanas 16 y 18 debido a que las paredes del útero y las paredes abdominales tienen menor tono muscular.

Al principio se siente como una especie de “aleteo” o “burbujeo” que pueden confundirse con gases, pero luego dan lugar a movimientos más notorios.

La tripa de la embarazada va tomando forma y volumen en el cuarto mes. La barriga es cada vez más notoria, especialmente al final del día. Seguramente, la ropa que usabas hasta ahora ya no te quepa y sea casi imposible disimular la incipiente curva que se forma en el bajo vientre.

Si en el primer trimestre casi no has aumentado de peso, es ahora cuando comenzarás a ganar algunos kilos. El promedio de diferencia de peso entre el comienzo del embarazo y al finalizar el cuarto mes es de aproximadamente 4 o 5 kg.

Pruebas médicas en el cuarto mes de embarazo

Alrededor del cuarto mes de embarazo y una vez realizada la ecografía de la semana 12 en la que se mide la traslucencia nucal, se realiza la prueba llamada Triple Screening. Consiste en un análisis de sangre en el que se analizan los valores de tres proteínas que al estar aumentados pueden alertar sobre posibles anomalías cromosómicas en el bebé.

Por su parte, también normalmente es partir de la semana 16 cuando se realiza la amniocentesis, hasta el momento la única prueba que detecta con fiabilidad la existencia de anomalías cromosómicas o metabólicas en el bebé como el Síndrome de Down, el Síndrome de Edwards o de Patau. Es una prueba invasiva que se realiza introduciendo una aguja en el tripa de la madre para extraer una muestra de líquido amniótico y analizar el ADN del bebé.

La amniocentesis se realiza (o se da la opción a realizarla) en embarazos de riesgo: cuando la madre es mayor de 35 años, cuando existen antecedentes de alteraciones genéticas o cuando el triple screening o la ecografía detectan alguna señal de riesgo.

En Bebés y más | Calendario de embarazo: de la semana 13 a la semana 16, Calendario de embarazo: de la semana 17 a la semana 20, ¿Cuándo comienzan a sentirse los movimientos del bebé en la tripa?

El cuarto mes del embarazo marca el inicio del segundo trimestre del embarazo. Está marcado por la tranquilidad, ya que desaparece el miedo a perder el bebé, ya que los abortos espontáneos son más propios del primer trimestre del embarazo. Notar las primeras pataditas del bebé es un signo de su buena salud. Los primeros movimientos fetales o patadas del bebé se suelen notar entre la semana 16 y 18 cuando se trata del segundo embarazo o posteriores y alrededor de la semana 19 o 20 cuando se trata del primer embarazo.

Cómo es el cuarto mes de embarazo

En esta etapa del embarazo, el desarrollo del bebé avanza, y el feto se mueve, patea, traga, y puede oír las voces del exterior. su piel es rosada y transparente. El cordón umbilical continúa creciendo y ampliándose para llevar suficiente alimento de la madre al feto.

La futura mamá sentirá más apetito a medida que las molestias propias del primer trimestre del embarazo, como las náuseas matutinas y los vómitos, van desapareciendo. Durante el segundo trimestre del embarazo, la embarazada podrá disfrutar plenamente de su embarazo ya se sentirá con más energía, podrá lucir su barriguita, pero no se sentirá tan pesada como en el tercer trimestre del embarazo. Gracias a esta agilidad podrá aprovechar para hacer ejercicio suave y llevar una vida llena de bienestar.

Hacia el final del cuarto mes de embarazo, (16-20 semanas), probablemente sentirá, por primera vez, un leve movimiento del bebé. Es recomendable decírselo al médico, ya que es un indicativo de buena salud. La barriga está ahora en pleno crecimiento, prepara tu fondo de armario, ya que a partir del cuarto mes de embarazo probablemente necesitarás ropa premamá y sostenes de una talla más grande.

Cuidado prenatal en el cuarto mes de embarazo

Una vez formado el bebé, a partir del cuarto mes del embarazo empieza el crecimiento del bebé y desarrollo de todas sus estructuras vitales. Por este motivo, la alimentación de la mujer embarazada es fundamental y debe estar provista de todos los nutrientes que necesita el bebé. Los requerimientos de algunos de estos nutrientes, como el hierro, que es necesario para la formación de la hemoglobina de la sangre, son dífciles de obtener solamente con la alimentación.

Por tanto, durante el exámen prenatal del cuarto trimestre del embarazo, tu médico prestará especial atención a tus niveles de hierro, para descartar una posible anemia en el embarazo. Es posible que recomiende la toma de hierro a través de suplementos.

Respecto a tu peso, empezarás a notar un incremento de peso en el embarazo de aproximadamente 200 gramos por semana. Las pruebas prenatales del cuarto mes de embarazo son la prueba de alfa-proteína (AFP) para detectar defectos del tubo neural, que se hará de la semana 16 a la 18. En la ecografía de cuarto mes de embarazo, es posible que se aprecie ya el sexo del bebé, debido a sus órganos genitales están formados.

El desarrollo del bebé durante el cuarto mes de embarazo

El tamaño del bebé es pequeño aún, pues en el cuarto mes de embarazo, el bebé comienza su desarrollo, pero se parece ya a un recién nacido porque su cuerpo empieza a crecer proporcionado y su cabeza ya no representa el doble de su cuerpo como en las primeras semanas. En esta importante etapa del embarazo pesa entre 100 y 200 gramos y mide aproximadamente entre 10 cm y 15 cm.

En esta importante etapa del embarazo, los sentidos del bebé están en pleno desarrollo. Sus ojos empiezan a reaccionar ante la luz, y sus oídos pueden percibir los sonidos externos. La voz materna es uno de los primeros sonidos que reconoce y, por tanto, se puede comenzar a hablar suavemente con el bebé y a estimularle con música relajante. También comienza a distinguir diferentes sabores dentro del líquido amniótico que va tragando y reacciona ante estímulos táctiles.

Su esqueleto comienza a endurecerse y el bebé empieza a hacer movimientos amplios dentro de la tripa, es lo que se conoce como patadas del bebé. Los órganos sexuales externos ya pueden distinguirse con claridad por medio de una ecografía. Siempre que la posición del pequeño lo permita, si es un niño se harán visibles el pene y el escroto, mientras que si es niña podrá verse la vulva.

Las etapas del embarazo y desarrollo del bebé mes a mes

Primer mes

Segundo mes

Tercer mes

Cuarto mes

Quinto mes

Sexto mes

Séptimo mes

Octavo mes

Noveno mes

El desarrollo del feto en el cuarto mes de embarazo: semanas 15 a 18

La bolsa de líquido amniótico mantiene al feto protegido de los golpes y le permite moverse con libertad, girar la cabeza y estirarse. Ya se han formado las cejas y la nariz, y el pelo de la cabeza se hace más grueso.

Los labios, que hasta ahora estaban unidos a las encías, se separan de éstas.

Las piernas son mucho más largas que los brazos. El número de células nerviosas es el mismo que el que tienen los adultos.

Hacia la semana 16 embrionaria el bebé es capaz ya de oír los ruidos que provienen del organismo de la madre. También empieza a percibir la luz a través de las membranas de los ojos, que aún permanecen sellados, y reacciona ante ella cuando se ilumina el vientre materno.

Las huellas dactilares se forman en este mes y empieza a tener sensibilidad en el cuerpo. Comienza a realizar sus primeros gestos como fruncir el ceño y bostezar.

Es posible ver su corazón a través de una ecografía y comprobar que late dos veces más rápido que el de la madre.

Se distingue también, a partir de este mes, el aparato genital del feto. Si es niña, son visibles el clítoris y la vulva, mientras que si es niño puede verse el pene y el escroto.

Seguro que tú y tu pareja ya habéis resuelto vuestras dudas sobre si es niño o niña ¿Ya sabéis cómo le vais a llamar? Te ayudamos a elegir su nombre con nuestro buscador de nombres de bebés.

El bebé puede beber líquido amniótico y orinar. Su intestino se llena de una sustancia verdosa formada por desechos llamada meconio que será lo primero que expulse tras su nacimiento.

Su cuerpo está rodeado completamente de lanugo. Al feto, ahora, sólo le queda crecer.

La placenta, adherida a la pared uterina, sigue creciendo y al final de este mes mide un centímetro de espesor.

En el cuarto mes de embarazo tu bebé empieza a tener contacto con el exterior. Si presionas el abdomen con un dedo, quizás notes cómo se mueve.

El cuarto mes de embarazo semana a semana

Semana 15 de embarazo

En la semana 15 del embarazo el feto puede desplazarse en el líquido amniótico, movimientos que sirven para el desarrollo de su musculatura y que probablemente hagan sentir a la madre ligeros movimientos dentro del vientre. Los cambios físicos son ya evidentes y puede ser el momento de comenzar a utilizar ropa premamá.

Saber más…

Semana 16 de embarazo

En la semana 16 de embarazo la madré comenzará a sentir los movimientos del bebé ya que este empezará a mover sus extremidades dentro del útero. Sin embargo esta sensación puede ser más dificil de identificar en embarazadas primerizas.

Saber más…

Semana 17 de embarazo

Durante la semana 17 de embarazo la futura mamá comienza a prepararse para la producción de leche y los cambios físicos de la embarazada son cada vez más evidentes.

Saber más…

Semana 18 de embarazo

En la semana 18 de embarazo, el bebé ya ha desarrollado lo suficiente los genitales para que puedan distinguirse en una ecografía, y puede conocerse ya el sexo del futuro recién nacido. Además será capaz de oír algunos sonidos como los latidos de su corazón o los de su madre.

Saber más…

¿Quieres saber más curiosidades?

Suscríbete gratis a nuestros boletines y recibirás información personalizada sobre el desarrollo del feto , los cambios que experimentas en el embarazo y cómo vive el embarazo tu pareja.

El 2.º trimestre comienza durante el 4.º mes de embarazo, a partir de la semana 14.

¿Qué sucede durante las semanas 13 y 14?

  • El feto tiene una longitud cráneo-caudal de unas 3 pulgadas (8 cm).
  • A veces, ya se puede ver el sexo biológico del feto mirando los órganos externos en un ultrasonido.
  • Comienza a crecer el cabello.
  • En los fetos de sexo biológico masculino, comienza a desarrollarse la próstata.
  • En los fetos de sexo biológico femenino, los ovarios empiezan a bajar del abdomen al área pélvica.
  • Ya está formado el paladar.

¿Qué sucede durante las semanas 15 y 16?

  • El feto tiene una longitud cráneo-caudal de unas 4.5 pulgadas (12 cm).
  • En los fetos de sexo biológico femenino, se forman cientos de miles de óvulos en los ovarios.

¿Cuáles son los síntomas del embarazo en el cuarto mes?

Algunos de los primeros signos y síntomas del embarazo desaparecen cuando tienes 4 meses de embarazo. Suelen aliviarse las náuseas. Pero otros problemas digestivos, como la acidez y el estreñimiento, pueden causar molestias. Suelen continuar los cambios en los senos, como el crecimiento, la sensibilidad y el oscurecimiento de la aréola. Es común que tengas dificultad para respirar o que respires más rápido. El aumento del flujo sanguíneo puede causar otros síntomas desagradables, como sangrado de las encías y de la nariz o congestión nasal. También puedes sentir mareos o debilidad, debido a los cambios en la sangre y en los vasos sanguíneos.

Síntomas del cuarto mes de embarazo

En el cuarto mes de gestación, el embarazo ya es difícil de ocultar, y por otra parte, el mayor riesgo de aborto ha pasado. Así que ha llegado el momento de disfrutar de este momento tan especial.

La mujer embarazada puede sufrir con frecuencia infecciones bucales y sangrado de encías, denominado gingirravia, por ello es necesario una buena higiene bucodental.

En ocasiones también puede haber mayor facilidad para el sangrado nasal, epistaxis, y el taponamiento, rinitis gravídica.

Se producen visibles cambios en la piel por el incremento de melanina, con un aumento en el número de lunares y aparece la una línea más oscura desde el pubis hasta el ombligo, llamada línea alba.

Cambios físicos

  • Al final de este mes el útero sigue creciendo y ya se encuentra por debajo del ombligo. Esto provoca que aparezcan molestias a nivel abdominal, la compresión de los nervios de la piernas, produciendo con frecuencia calambres nocturnos y la compresión de la vejiga, aumentando la necesidad de orinar.
  • A partir de este mes es probable que aparezcan los conocidos antojos, preferencias, en ocasiones extrañas a la hora de comer.
  • Las probabilidades de aborto a partir de este mes se reducen en gran medida, la placenta completa su formación y algunas embarazadas pueden comenzar a notar los movimientos del feto. Es momento más indicado para comenzar a hacer ejercicio como caminar, natación y el yoga.
  • El aumento de peso hasta este mes es de unos 4 ó 5 kilogramos.

Cambios psiocológicos

  • Durante el segundo trimestre el carácter de la futura madre se volverá más positivo y tranquilo.
  • La marcada inestabilidad emocional de los primeros meses debido a los cambios hormonales, tienden a reducirse paulatinamente.
  • El embarazo ya es evidente, y los meses más críticos para la evolución del embarazo han pasado. La futura maternidad se convertirá en la máxima prioridad para la madre.

¿Es recomendable comer pescado en el embarazo?

Consejos y recomendaciones para tu dieta durante la etapa del embarazo

Cambios en el hijo en el cuarto mes de gestación

  • El cuerpo empieza a hacerse más grande que la cabeza. Al final de este mes el feto mide 12,5 – 14 centímetros y pesa alrededor de 150 gramos.
  • Aparecen los labios en la boca del feto y ya es capaz de bostezar y realizar gestos faciales.
  • Su piel se recubre de una capa fina de pelo llamada lanugo.
  • En los dedos de manos y pies aparecen las uñas.
  • El feto está mucho más activo, ejercita los músculos moviéndose con más frecuencia, fuerza y coordinación. No permanece quieto más de 3 o 4 minutos.

El extraño caso de la bebé colombiana que nació «embarazada» con el feto de su hermano gemelo

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Itzamara nació con su gemelo dentro de ella. (Foto genérica de archivo)

Mónica Vega llevaba siete meses de embarazo cuando el médico vio algo raro en su ecografía.

Aunque las imágenes mostraban dos cordones umbilicales, Mónica no estaba embarazada ni de mellizos ni de gemelos.

Era a su propia bebé, Itzamara, a la que le estaba creciendo un feto en su abdomen.

Este extraño fenómeno tuvo lugar en Barranquilla, Colombia, y los expertos calculan que ocurre en uno de cada 500.000 nacimientos.

  • El extraño caso de los gemelos semiidénticos que sobrevivieron pese a ser «típicamente incompatibles con la vida»

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Una ecografía mostró que Itzamara estaba creciendo un feto en su abdomen. (Imagen genérica de archivo).

Fetus in feto

El cirujano Miguel Parra fue el que descubrió este segundo organismo y explicó a Caracol Radio que este fenómeno se conoce como fetus in feto.

Esto significa que un gemelo se desarrolla dentro de su hermano en vez de en el útero de la madre.

Los embarazos gemelares se generan a partir de un solo cigoto que se forma de un solo óvulo y un espermatozoide.

Cuando esta estructura se divide en la primera semana se forman gemelos idénticos.

Si esta estructura se divide a las dos semanas se forman hermanos siameses, un fenómeno que sucede en uno de cada 200.000 embarazos.

En el caso de Mónica la célula de la que iban a nacer sus hijas se dividió después del día 17.

«Es uno de los casos más extraños que vemos en medicina materno fetal», explicó el doctor Parra.

«Las células que iban a conformar a los dos gemelos no se dividieron en el momento adecuado, por lo que uno pudo desarrollarse mientras que el otro quedó dentro de su hermanito».

Un gemelo»parásito»

Toda estructura viviente necesita nutrientes y oxígeno para sobrevivir.

Según el médico, el gemelo grande (en este caso Itzamara) obtiene los nutrientes y el oxígeno para desarrollarse a través del cordón umbilical y la placenta de su madre.

Pero el gemelo «parásito» obtiene alimento de su hermana: él no tiene placenta así que su hermano tiene que darle su propio oxígeno y nutrientes.

El doctor Parra explica que este gemelito es acárdico: no tiene ni cerebro ni corazón, y para bombear su sangre utiliza el corazón de su hermano.

«Si no se hubiera diagnosticado a tiempo la niña habría podido crecer durante años con este feto parásito creciendo dentro de su abdomen», afirma el doctor.

Normalmente, este raro fenómeno de descubre después del nacimiento, por lo que el caso de Itzamara es una de las pocas veces que se ha detectado prenatalmente.

«Es como tener un parásito grande. Pero una cosa es tener una lombriz y otra tener una estructura que succiona tu comida, tu alimento y que no te da ningún beneficio. Este parásito la iba a debilitar y desnutrir. También podría haberle hecho daño en alguno de sus órganos», dice el doctor Parra.

  • El bebé «más pequeño del mundo»: dan de alta a un recién nacido que pesó solo 268 gramos en Japón

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Itzamara tuvo que someterse a una cesárea a las 24 horas de nacer. (Imagen genérica de archivo).

Cesárea al poco de nacer

Esto significa que la pequeña Itzamara tuvo que someterse a una operación a las pocas horas de nacer.

El doctor Parra explica que decidieron someter a Mónica a una cesárea antes de la semana 40 del embarazo, ya que cada día que Itzamara pasaba en el vientre de su madre era un día más con este parásito que la debilitaba.

Mientras que la mayoría de los recién nacidos son recibidos por sus padres y familiares, a Itzamara la recibió un ecógrafo para identificar dónde se ubicaba el feto.

Una vez localizado el parásito un equipo de cirujanos realizó una cesárea para extirparlo.

El doctor Parra afirma que la operación fue un éxito.

«Ahora es una niña que se desarrolla muy bien. Se ha recuperado muy bien de su cesárea, que tuvo lugar a las 24 horas de su nacimiento», explicó a Caracol Radio.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

  • ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *