0

500 calorias al dia

¿La última y nos vamos? Las calorías que contiene una copa

¿Sabes cuánto ejercicio tienes que hacer para quemar las calorías de una copa de alcohol? Las bebidas alcohólicas contienen una gran cantidad de calorías vacías y apenas aportan nutrientes de calidad, por lo que provocan un aumento de peso y perjudican la salud. En las celebraciones, en las vacaciones o cualquier ocasión especial, nunca falta esa copa para brindar por el momento y por la felicidad. Y, en ese instante, la mayoría no pensamos en cómo afectan al organismo las bebidas alcohólicas. Sin embargo, contienen una gran cantidad de calorías vacías que son muy difíciles de quemar. Concretamente, aportan siete kilocalorías por gramo de alcohol ingerido, las cuales pasan directamente a nuestro depósito de grasa.

¿Qué bebidas alcohólicas son peores?

De entre todas las bebidas alcohólicas, hay algunas que aportan más calorías que otras. Las de menor aporte calórico son la sidra, la cerveza, el cava y el vino, respectivamente ordenadas de forma ascendente. Por lo que hace a los combinados, la mezcla de alcohol con refrescos azucarados provoca un incremento de las calorías. Teniendo esto en cuenta, sería preferible la ingesta de una copa de alcohol a secas. Y entre las copas de alcohol, será mejor una de ron o whisky antes que una de licor o crema de licor. Teniendo en cuenta siempre que se debe consumir de forma moderada.

Las bebidas alcohólicas aportan, aproximadamente, las siguientes calorías por cada 100 gramos: la sidra 40 kcal, la cerveza 45 kcal, el vino tinto 65 kcal, el cava 72 kcal, el vino blanco 85 kcal, el vodka 120 kcal, la ginebra y el whisky 244 kcal, el tequila 274 kcal y el licor 300 kcal. La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) clasifica las bebidas alcohólicas más comunes de la siguiente manera:

Tabla del aporte calórico de las bebidas alcohólicas más comunes de SEMERGEN

¿Cuánto ejercicio necesitamos para quemarlas?

Quemar las calorías que aporta el alcohol no es fácil. En función de qué y cuánto bebamos, deberemos hacer más o menos ejercicio. Aunque si quieres otra alternativa más divertida… ¡puedes bailar durante toda la noche!

Si nos centramos en las bebidas más consumidas, equivaldría a lo siguiente: un tercio de cerveza podría quemarse caminando 40 minutos o con la mitad de tiempo yendo en bicicleta; al caminar 25 minutos o ir en bici durante 15, aproximadamente, se logra hacer desaparecer las calorías vacías de una copa de vino, de vodka, ron o whisky; para el vermut, los cócteles y los combinados, el tiempo incrementa hasta unos 80 minutos caminando y 40 de ciclismo.

Las calorías vacías y el alcohol: enemigos de tu dieta

En cualquier época del año, nos reunimos alrededor de la mesa para celebrar los acontecimientos. Las vacaciones, la Navidad, los compromisos familiares (bodas, bautizos, funerales), las cenas de empresa… favorecen el consumo de calorías vacías, procedentes del azúcar oculto de los platos especiales y postres como de las bebidas alcohólicas.

Qué son las calorías vacías

Las calorías vacías están en aquellos alimentos que al consumirlos te aportan muchas calorías pero pocos nutrientes de calidad, con lo que favorecen el aumento de peso y empeoran tu salud.
El azúcar oculto en la alimentación es una fuente de calorías vacías muy importante. El azúcar aporta 4 Kcal por gramo, en la siguiente infografía puedes ver el azúcar oculto de alimentos muy consumidos.

Las calorías vacías del alcohol, además son muy difíciles de quemar. Las bebidas alcohólicas aportan 7 Kcal por gramo de alcohol.

Alimentos con calorías vacías

  • La bollería industrial, los helados y los cereales azucarados, además de azúcar, tienen un alto contenido de grasas saturadas o trans, que solo aportan calorías vacías y son contraproducentes para tu salud. Cuidado con las frases «rico en fibra», «rico en hierro», etc.
  • Snacks y aperitivos salados, aportan un montón de calorías vacías, como cualquier postre. No te dejes engañar cuando pone «light», fíjate bien en la etiqueta y verás que no hay tanta diferencia. Cuidado con la cantidad de sal que aportan, suele ser excesiva y contribuye a que aumente la retención de líquidos y no son recomendables para las personas hipertensas.
  • Los refrescos azucarados, una lata equivale a unos seis terrones de azúcar. Cuidado con los más pequeños, ya que según estudios de la Universidad de Yale, la probabilidad de que un niño sea obeso aumenta un 60% si consume cada día una lata de refresco. Procura que tu bebida cotidiana sea el agua, lo mejor es practicar con el ejemplo. El exceso de azúcar que aportan los refrescos se asocia con la diabetes, obesidad y patologías asociadas.
  • Zumos industriales, tienen un montón de azúcar y se ha eliminado casi toda la fibra. Nuestra recomendación es que tomes fruta entera, es más saciante y aporta todos los nutrientes.
  • Bebidas para deportistas, energéticas o isotónicas, cada vez son más consumidas, sin embargo aportan mucho azúcar y pocos minerales, indispensables para recuperarse después de la práctica deportiva.
  • Comidas y salsas precocinadas.
  • Alimentos fritos, es mejor la preparación al horno, a la plancha, cocido, al vapor o a la brasa. Cuando vayas a freír, usa aceite de oliva virgen extra que es el que mejor aguanta la temperatura.
  • El azúcar tanto el refinado como el moreno, la mermelada y la miel.
  • El alcohol. Las calorías vacías del alcohol son fácilmente asimilables y pasan directamente a tus depósitos de grasa.

Calorías vacías de las bebidas alcohólicas

Las calorías vacías y el alcohol están directamente relacionados, pero no todas las bebidas alcohólicas aportan las misma cantidad. Hemos creado una infografía de las calorías del alcohol, para que puedas ver las diferencias entre las más consumidas.

Al tomar bebidas alcohólicas no aportas ningún nutriente, esto quiere decir que no te alimentan pero sí te engordan. Además, la ingesta de alcohol te da hambre ya que desequilibra el azúcar en sangre y refuerza el almacenamiento de grasas y azúcares.
Su aporte de energía es 7 kcal por gramo, si lo comparamos con el de la grasa (9 kcal por gramo), la diferencia no parece mucha, pero su efecto sobre tu organismo es diferente. Las calorías de la grasa son necesarias y se pueden «quemar» para obtener energía, mientras que las de las bebidas alcohólicas son superfluas y dañinas.
Te recomendamos que consumas el alcohol con moderación, sin mezclar distintas bebidas. Para poder metabolizarlo mejor, puedes tomar un suplemento de vitaminas del grupo B. Si bebes combinados es más recomendable que los tomes con agua o hielo, deja los refrescos, incluso los light, ya que los primeros aportan mucho azúcar y los segundos tienen un efecto parecido (por el sabor dulce) en el organismo, activan la insulina y eso va a provocar apetito.

Tabla de calorías en el alcohol

Bailar para quemar las calorías vacías

Te proponemos un truco para quemar estas calorías extra, haciendo ejercicio y cuál mejor que bailar?. Cuánto tiempo crees que debes bailar por cada 100 g de bebida alcohólica?:
Si has consumido ron, whisky, tequila o ginebra has de bailar 58 minutos, mientras que el vodka lo eliminarás con 29 minutos de baile intenso. Los licores de frutas aportan más calorías, por lo que vas a necesitar mover el esqueleto durante 72 minutos. Si has bebido sidra debes bailar 10 minutos, si has tomado cava, 18 minutos.
El vino tinto aporta resveratrol, que de forma moderada reduce el estrés oxidativo. Con bailar a buen ritmo 18 min para el vino tinto y 20 min para el vino blanco, te habrás sacado sus calorías de encima.
La cerveza es la única bebida alcohólica que «alimenta» ya que contiene vitaminas, especialmente ácido fólico, fibra y minerales (silicio, potasio, magnesio, calcio y sodio) de manera natural. Su consumo moderado es incluso beneficioso, un reciente estudio acaba de demostrar que la tripa cervecera no existe. Solo necesitas 11 minutos de baile para eliminar sus calorías (100 g de cerveza).
Si quieres que tu dieta y salud no se vean perjudicadas, elige vino o cerveza, procura no tomar postre, sal a bailar y aquí no ha pasado nada!!
Si tienes alguna duda, DÉJANOS UN COMENTARIO, estamos deseando hablar contigo e intercambiar ideas.
Puedes seguirnos en nuestras RRSS, Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram o nuestro Canal de Youtube para seguir todos nuestros consejos.
No lo pienses más y únete al movimiento Coher!

REFERENCIAS:

Las cañitas de la tarde con los compañeros de trabajo, el vermú del domingo por la mañana después de dar un paseo, las copas del sábado noche en la discoteca, la copa de vino que nos tomamos en la comida… Pero lo que más nos preocupa cuando nos ponemos a dieta es si tenemos que poner 150 o 200 gramos de pechuga de pollo hervida en el plato. ¿Estamos haciendo algo mal?

Y es que a menudo nos preocupamos mucho por cosas que no tienen tanta importancia en el cómputo global, como si es mejor comer pechuga de pollo o de pavo, mientras que dejamos escapar otras cosas más importantes tanto para nuestro peso como para nuestra salud. ¿Cuánto ganamos (y cuánto peso perdemos) al alejar el alcohol de nuestra dieta?

15 kilos menos en 8 meses y medio

La imagen que podéis ver encabezando el post es de BrittSuzanne: una usuaria de Reddit que hace una semana subió estas dos fotografías de su «antes y después». En solo ocho meses y medio había perdido la friolera de 15 kilos. ¿Cómo lo hizo? Alejando de sus manos la botella de vodka (como ella misma dice) e ingresando en rehabilitación, por lo que suponemos que su adicción al alcohol era un tema serio.

Y es que, a pesar de que nosotros no tengamos un problema serio con el alcohol, es muy posible que estemos bebiendo más de lo necesario. A pesar de que el consumo de alcohol ha descendido notablemente en los hogares españoles en los últimos 50 años, sigue siendo una tendencia beber cuando estamos fuera de casa, sobre todo en el caso de los más jóvenes.

Eliminar el alcohol de nuestro día a día (o al menos reservarlo únicamente para ocasiones especiales) no solo nos asegurará unos kilos menos, sino que será beneficioso para nuestra salud.

Alcohol y dieta: dos malos amigos

Una de las primeras cosas que se retiran cuando nos ponemos a dieta (y aún sin estar a dieta debe ser de consumo muy muy moderado) es el alcohol. ¿Por qué? Simplemente porque nos aporta calorías vacías, es decir, que tan solo nos ofrece energía con un aporte de nutrientes puramente anecdótico.

No se trata de que solo nos aporte calorías (7 kcal/gramo, más que las proteínas y carbohidratos, aunque menos que las grasas), sino que además lo hace en grandes cantidades. Veamos cuántas calorías por término medio pueden contener las bebidas alcohólicas más consumidas.

Pero como «100 gramos» no nos dice mucho, vamos a ver cuántas calorías tiene cada una de estas bebidas alcohólicas según las raciones que solemos tomar: una copa de vino (150 ml), un tercio de cerveza (300 ml), una copa de los diferentes tipos de alcohol con mayor graduación (80 ml)… Aquí la cosa cambia un poco.

Parece bastante, ¿verdad? Ni siquiera estamos sumando las calorías de los refrescos que suelen acompañar a las bebidas alcohólicas de mayor graduación cuando pedimos un cubata, ni estamos entrando a valorar la cantidad de azúcar del Baileys (20 gramos por cada 100 ml: eso es un sobre de azúcar por cada copa). Simplemente estamos viendo cuántas calorías ingerimos a través de estas bebidas mientras nos preocupamos por nuestra dieta.

Para seguir informándonos de forma gráfica, pensad que al correr 10 kilómetros podemos gastar, más o menos dependiendo de muchos factores (estado de forma de la persona, masa muscular, masa grasa, recorrido, etc) entre 500 y 600 kcal: eso son 3 copas de ginebra a palo seco, si no contamos el refresco que la acompaña. No soy una gran fan de comparar lo que ingerimos con el ejercicio que hacemos, por un lado porque una mala dieta no se puede resolver mediante ejercicio físico y por otro porque creo que debe haber motivaciones más fuertes que la de perder peso (como la de preservar nuestra salud) a la hora de hacer ejercicio, pero haré un excepción hoy porque creo que es una forma gráfica de darnos cuenta de lo que consumimos.

El efecto del alcohol en nuestro organismo

Aparte del aporte calórico prácticamente vacío de nutrientes que estamos realizando a nuestro cuerpo al beber alcohol, no podemos ignorar los efectos que este tiene en nuestro organismo. Un estudio de la Organización Mundial de la Salud de 2014 relacionaba el consumo de alcohol con un mayor riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. A pesar de que algunas bebidas alcohólicas nos pueden proporcionar beneficios en cantidades moderadas (pero no explican cuál sería exactamente un «consumo moderado»), estos beneficios desaparecen cuando se realiza un consumo abusivo.

No podemos obviar tampoco otros daños que el alcohol puede producir en nuestro cuerpo, sobre todo a largo plazo: daños en células cerebrales y nervios periféricos, diabetes tipo I y tipo II, alteración de los neurotransmisores, trastornos del sueño…

Tampoco favorece el consumo de alcohol a la belleza, ya que reduce los niveles de vitamina A en nuestro cuerpo, lo que puede producir sequedad en la piel y envejecimiento prematuro. El consumo de alcohol, además, propicia la deshidratación, enemiga también de una piel suave y tersa.

Eliminar el consumo de alcohol de nuestra dieta o limitarlo solamente a ocasiones muy especiales no solo nos ahorrará unas calorías extra cada semana, sino que además nos ayudará a mantener nuestro organismo más sano.

Imágenes | Reddit, iStock
En Trendencias Belleza | Estas Navidades no voy a beber alcohol, ¿sobreviviré?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *