0

6 esposas de famosos que no encajan

Hollywood tiene una pésima reputación en cuanto a las relaciones amorosas. De hecho, pocos creen que las parejas que existen en la industria sean reales pues en su mayoría lucen demasiado perfectos.

Sin embargo, existe un lado completamente diferente donde celebridades se enamoran de personas que no cumplen necesariamente con el arquetipo de “famoso hollywoodense”, con “quienes deberían emparejarse”.

Ejemplos existen muchos, pero basta con conocer algunos para darse cuenta que son justamente estas relaciones las que permanecen en el tiempo.

A continuación en BioBioChile reunimos algunas historias que te harán creer en el amor nuevamente.

1. Pierce Brosnan y Keely Shaye Smith

PIerce Brosnan y su primera esposa | People

En 1980, el ex James Bond, Pierce Brosnan conoció a quien sería su gran amor, la también actriz Cassandra Harris. Juntos iniciaron una familia, donde el actor decidió adoptar a los dos hijos de ella. Más tarde se uniría al clan un tercer niño, fruto del amor de ambos.

Sin embargo, la artista que dio vida a una de las chicas Bond en la cinta For Your Eyes Only con Roger Moore, fue diagnosticada con cáncer de ovarios lo que cambiaría para siempre la vida de Brosnan.

Él estuvo al lado de su esposa durante las ocho operaciones a las que se sometió, sin embargo, nada funcionó y Cassandra murió en 1991 a la edad de 43 años.

El actor quedó devastado, sin embargo, hubo una mujer que logró conquistarlo y hacerle creer nuevamente en el amor, Keely Shaye.

El interprete de James Bond se enamoró profundamente de esta periodista amante del medio ambiente y que se alejaba del estereotipo de las chicas Bond o las estrellas de Hollywood.

La pareja contrajo matrimonio en el año 2001 en Abadía Ballintubber, Irland, y pronto se convirtieron en padres de dos hijos, Paris y Dylan.

Brosnan lleva a su esposa a prácticamente todas las alfombras rojas a las que asiste y se luce con ella del brazo.

A great night out with my darling Keely at MOCA LA to celebrate the art, the work, the life of #JeffKoons and the work, the art, of so many LA artists …right on right now …

A post shared by Pierce Brosnan (@piercebrosnanofficial) on Apr 30, 2017 at 1:31am PDT

2. Hugh Jackman y Deborra-Lee Furness

Hugh y Deborra se conocieron mientras el actor trabajaba en la serie australiana Corelli en 1995, un año después contrajeron matrimonio a pesar de los 12 años de diferencia que los separa.

Para proponerle matrimonio, Jackman diseñó personalmente el anillo de compromiso de su futura esposa y en el de boda agregó la inscripción “Om paramar mainamar”, que significa “dedicamos nuestra unión a un principio mayor”.

Pero no todo ha sido felicidad, la pareja sufrió dos abortos involuntarios, por lo que más tarde decidieron adoptar a un niño llamado Oscar y luego a una niña de nombre Ava.

My wife – smokin’ hot in every photo. And then – there’s me

A post shared by Hugh Jackman (@thehughjackman) on Oct 22, 2016 at 3:29pm PDT

Durante toda la carrera de Jackman, Deborra ha apoyado al actor y lo ha acompañado a los diferentes eventos a los que debe asistir. Por su parte, el artista no ha sido tímido al mostrarse enamorado de su esposa en cada momento que le ha sido posible.

Hace algún tiempo publicó en Instagram una foto para recordar su aniversario. “Este día hace 20 años”, escribió junto a una foto de su matrimonio.

Hugh Jackman y su esposa de vacaciones | Daily Mail

3.Christina Hendricks y Geoffrey Arend

La actriz de Mad Men Christina Hendricks es considerada una de las mujeres más sexys de Hollywood, sin embargo, su vida privada nunca ha sido un tema de gran interés para la prensa de farándula. A diferencia de algunos de sus colegas, la artista mantiene un estable matrimonio con el actor Geoffrey Arend.

En una entrevista con el diario inglés The Sun, Hendricks reveló que se enamoró de su actual esposo desde el minuto en que lo conoció cuando fueron presentados por su colega en Mad Men Vicent Kartheiser, en 2007.

“Había algo muy llamativo en él cuando lo vi por primera vez, y supe de inmediato que no sólo estaba muy intrigada sino que también muy atraída por él”, dijo Hendricks.

“Conseguí su número con un pretexto, lo llamé y comenzamos a vernos semanas después. Al poco tiempo supimos que eramos el uno para el otro”, agregó.

Hasta el día de hoy siguen casados, pero aseguraron en una entrevista que no querían tener hijos.

#frontrow #socool pic.twitter.com/01y24SDUBL

— geoffrey arend (@GeoffreyArend) September 21, 2015

4. Tina Fey y Jeff Richmond

Ella es una reconocida actriz de cine y televisión, mientras que él es un compositor, director y productor de TV. Se conocieron en 1995 en Chicago y “pololearon” durante siete años antes de casarse en una ceremonia griega ortodoxa en 2001.

“Me enamoré de ella muy rápidamente. Ella tiene este ingenio mordaz que sale de vez en cuando, pero realmente tiene una esencia de chica-pequeña-de-los-suburbios. Es una persona tímida”, contó Jeff a la revista People.

Por su parte, ella señaló: “Es difícil ser inteligente y sexy. Tengo que decir, realmente no soy tan atractiva. Hasta que conocí a mi marido, no pude conseguir una cita. Te prometo que es verdad. Mi esposo Jeff Richmond vio un diamante en bruto y me llevó”.

Tina Fey y su esposo | AFP

Al igual que Arend, Richmon le propuso matrimonio a Tina de la manera tradicional, es decir, se puso de rodillas y le pidió que fuera su esposa. Ambos estaban de vacaciones en el lago Michigan. “Si hubiera sabido que tanta gente me preguntaría cómo me propuse, lo habría hecho de una manera más teatral”, bromeó hace algún tiempo.

Tina y Jedd trabajaron juntos por años en Saturday Night Live, luego en 30 Rock y después la película Baby Mama. “Creo que nos complementamos muy bien porque no estamos en la misma habitación todo el día. Hay días enteros en los que estamos en el trabajo y no nos vemos hasta el viaje a casa”, reveló la actriz al portal Readers Digest.

La pareja tiene hoy dos hijas: Alice Zenobia (nacida el 10 de septiembre de 2005) y Penélope Athena (nacida el 10 de agosto de 2011).

Tina Fey y su esposo | AFP

5. Amber Tamblyn y David Cross

Conocida por su trabajo en La hermandad de los pantalones viajeros, House y Two and a half men, Amber Tamblyn es un rostro familar en la pantalla chica. Lo que pocos saben, es que la actriz está casada con el actor y comediante David Cross, 20 años mayor que ella.

La pareja se conoció en 2009 y después de dos años de noviazgo, Cross (53) y Tamblyn (33) se comprometieron en agosto de 2011, a los meses se casaron en una ceremonia privada donde la novia llegó vestida de amarillo.

A la boda asistieron sus amigos más cercanos entre los que se encuentran Blake Lively, America Ferrera y Alexis Bledel.

Amber Tamblyn y David Cross | Twitter

La actriz estadounidense reveló el año pasado que fue víctima de agresión sexual por parte de una expareja. La estrella de la televisión tomó la decisión de compartir el lamentable episodio tras ver el famoso video de Donald Trump, donde se refiere de forma vulgar y despectiva a las mujeres.

“Con el amor y apoyo de mi marido, decidí compartir esta historia públicamente”, relató.

Lee también: El desgarrador relato de Amber Tamblyn sobre agresión sexual de expareja

Pero todo eso es parte del pasado, pues en febrero de este año la pareja se convirtió en padres y lo anunciaron en redes sociales. “David y yo estamos orgullosos de anunciar el nacimiento de nuestra hija, Dauphinoise Petunia Brittany Scheherazade Von Funkinstein Mustard Witch RBG Cross Tamblyn-Bey jr. #ElFuturoesFemenino”, bromeó.

Amber Tamblyn y David Cross | Twitter

Solteros del mundo, tenemos una noticia para vosotros: de acuerdo con un estudio, la razón por la que tu único amante es tu gatito no es porque seas el más picajoso del lugar, o porque tengas algún tipo de tara o vete tú a saber qué. La razón porque la que estás soltero podría ser porque eres muy atractivo.

(tumblr)

Sí, amigos; los guapos sufren la incomprensión del mundo en general… Una vez más. Como si no tuviesen suficiente con ser víctimas de eso que llaman “belleza premium”: Llaman la atención allá donde van, son los favoritos de la oficina o de la clase, y encima suelen cobrar más. Y todo porque la lotería de la genética les dió unos ojos grandes y brillantes, una sonrisa de anuncio o el rostro ese que dicen que tienes que tener si mezclas diferentes rasgos de famosos. O quizá son solo buenos en eso de hacerse selfies, quién sabe.

(tumblr)

Este estudio, dirigido por la psicóloga Christine Ma-Kellams y su equipo de la Universidad de Harvard, encontró que aquellas personas que son más guapas tienen un mayor problema para mantener una relación estable. Vamos, que si eres feo, tienes las de ganar (o si tienes pareja ahora mismo… Ya sabes). Pero todo ésto tiene una explicación, y es que el ser atractivo te da más opciones a la hora de elegir, lo que hace mucho más difícil proteger una relación de amenazas externas”. Los resultados indicaron que **la gente guapa también era la más propensa a divorciarse. Efectivamente, existe una relación entre la belleza y las rupturas. Las pruebas, que se realizaron con sujetos anónimos y observando las tendencias entre personajes famosos, no dejaron lugar a dudas.

(¿Explicaría esto el drama del siglo? – facebook)

“En este sentido, tener demasiadas opciones entre las que escoger puede no ser beneficioso para que una relación dure”, dijo Ma-Kellams en declaraciones a , “Las personas atractivas tienen que estar atentas a cómo mantienen sus propias relaciones. Terminar una relación no es necesariamente algo malo (dependiendo en la perspectiva), pero si buscan tener una relación duradera, a lo mejor la persona atractiva debería **ser consciente de sus propias limitaciones y no depender demasiado en su propio atractivo”

(pinterest)

Vamos, que están describiendo a esa persona que te gustaba hace unos años. Era la típica persona guapa, y que encima lo sabía y lo utilizaba a placer (malditos), dejándote deprimido cada vez que esa persona cambiaba de pareja, pero nunca parecía que llamaras su atención. Si te sirve de consuelo, no habríais durado, lo sentimos.

O a lo mejor eras tú, quién sabe. El caso es que si siempre consideras que “te mereces algo mejor” en cuanto a físico se refiere (porque claro, eres guapo), lo llevas clarinete, así que ¡suerte!

El bello y la bestia: los famosos con las parejas menos agraciadas

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Seguro que en más de una ocasión te has preguntado cómo se las apañó la mujer de Hugh Jackman para cazar al buenorro de Lobezno, o qué vio aquel jovencísimo Antonio Banderas en una Melanie Griffith ya bastante ajada. Bien fuera porque les conquistaron con su personalidad desbordante, con un gran sentido del humor, o cocinando como auténticas Estrellas Michelín, lo cierto es que consiguieron casarse con algunos de los hombres más deseados del planeta. ¿Quieres saber quienes son?

Actor de cine, Presentador de televisión Nacido el 12/10/68 Latest News

© Getty

Cupido hizo de las suyas y estos actores, cantantes y deportistas cayeron rendidos a los pies de mujeres de las que no envidiamos su físico, aunque sí su suerte en el amor. Casos como el de Josh Holloway (el guapérrimo Sawyer en Lost), o el de Tom Hardy y su mujer (que es muy mona pero tiene un estrabismo bastante acusado) prueban que el físico no lo es todo y que aunque no tengamos un rostro angelical ni unas medidas de modelo de pasarela, todas podemos cazar a un hombretón de esos que quitan el hipo.

REDACTORA:@patymad7

El amor es ciego, ¡pero nosotras no!: las parejas más extrañas de las famosas
​Famosos a los que se les acabó el amor en 2016

Álex González y Hiba Abouk son la pareja televisiva de moda. El suplemento ‘Teletodo’ publica sendas entrevistas con los jóvenes actores, protagonistas de la serie de Tele 5 ‘El Príncipe’, en las que explican su trayectoria en una de las ficciones revelación de la temporada.

Otro de los éxitos de los últimos tiempos, el concurso gastronómico ‘Masterchef’, regresa a la programación de TVE-1 el miércoles, 9, y El 33 estrena ‘Cosins germans’ (lunes, 7), serie en la que los escritores Empar Moliner y Ferran Torrent se embarcan en una peculiar ‘road movie’ por tierras catalanas y la Comunidad Valenciana.

En el apartado dedicado a los telespectadores más jóvenes, el suplemento destaca el estreno en Disney Channel (viernes, 11) de la película ‘Cloud 9’, y la serie ‘La magia de Chloe’ en Clan (miércoles, 9).

Carlos Baute

‘Teletodo’ incluye, además una entrevista con el cantante venezolano Carlos Baute, jurado del concurso de Antena 3 ‘A bailar!’, y una relación de estrenos de Canal+, entre los que destaca la cuarta temporada de ‘Juego de tronos’ (lunes, 7).

En el apartado deportivo, el Barça protagoniza la semana futbolística con partidos ante el Betis, en la Liga (sábado, 5), y el Atlético de Madrid, en la Champions (miércoles, 9).

La sección ‘Pasó hace 10 años’ retrocede hasta la Semana Santa del 2004, que vino marcada por la puesta en marcha del Trambaix, la visita de Josep Lluís Carod-Rovira al rey Juan Carlos y el éxito de ‘Los Serrano’ y ‘7 vidas’.

Finalmente, el suplemento incluye un bazar con artículos relacionados con la pequeña pantalla y las programaciones, sinopsis de series y películas de las principales cadenas.

¿Recuerdas a «la novia más fea del mundo»? Sufrió un drástico cambio y luce espectacular (FOTOS)

Las redes sociales se pueden convertir en un sitio donde las críticas y burlas suelen ser destructivas, y un gran ejemplo fue el vivido por la pareja rusa que se volvió viral en el 2011 al considerar a la novia como ‘La más fea del mundo’; sin embargo, ella decidió dar una lección a todos con su sorprendente cambio.

TE PUEDE INTERESAR: GUARDAESPALDAS DE KIM KARDASHIAN LE TOCÓ ZONA ÍNTIMA Y LAS CÁMARAS LO CAPTARON (FOTOS)

Fue hace 6 años cuando una feliz pareja de novios publicaron las fotos del día más feliz de sus vidas en sus redes sociales, sin imaginar que las imágenes serían compartidas en el mundo y los comentarios se convertirían en los más destructivos en contra de la mujer.

«Calva», «fea» y «gorda», son algunos de los insultos que ella recibió por parte de personas que no conocían, pero que buscaban dañar su felicidad, pero el tiempo pasó y ambos tuvieron un hijo y las cosas mejoraron poco a poco, a tal punto que ella también se mostró con una radical transformación.

Según reveló Publinews, la novia se sometió a una serie de tratamientos, dietas y cirugías con la intención de cambiar y mejorar su apariencia para su esposo, pero sobre todo para darle una lección a todas aquellas personas que la juzgaron sin conocerla.

NO TE LO PIERDAS: PESABA 148 KILOS Y SOÑABA CON USAR BIKINI, BAJÓ DE PESO RADICALMENTE E HIZO REALIDAD SU DESEO (FOTOS)

“Tenía años descuidándome y que nunca es tarde para hacer cambios en tu persona porque lo principal es el amor propio“, indicó la mujer en Facebook, donde habría compartido los resultados de su esfuerzo.

Me gustó un video de @YouTube https://t.co/qwk3iA7UtD La novia mas fea del mundo decidió cambiar… ¡Así luce 5 años después!

— Crazy Challenge (@Crazydivertido) 28 de diciembre de 2016

¡Pero qué tenía en la cabeza! Felizmente mi amorsh no es así de celosa

Posted by Aweita on martes, 20 de junio de 2017

Ella perdió 79 kilos y ahora luce un cuerpo de infarto

Posted by Aweita on martes, 20 de junio de 2017

¿Rocky?¿Lionel Messi? ¿Señor Miyagi? Mira a estos 9 famosos que fueron encontrados en el transporte público

Posted by Aweita on martes, 20 de junio de 2017

Video recomendado

Videos recomendados

No hay nada que me ponga más nerviosa que un tío feo juzgando a una mujer por su belleza. También me fastidia bastante oír a un tonto descalificar a un listo, pero bueno, ya se sabe que la inteligencia es algo más opinable (y la falta de ella, más fácil de camuflar), pero un calvo es un calvo (a no ser que seas Yul Brynner).

La miseria, en cambio, es imposible de camuflar. Yo reconozco a un miserable (a un resentido, a un mezquino) a cien metros de distancia, en un frase, o en 140 caracteres (creo que los dueños de Twitter calcularon exactamente cuántas letras necesita un ser humano para mostrar toda su bajeza. El resultado son 140 caracteres exactamente, no hace falta ni uno más, a veces, incluso con menos también es suficiente). No necesito ni dirigirle la palabra, veo unos andares, una mirada (no es cierto que los ojos sean el espejo del alma, la mirada es el espejo de alma, mis amigos y mis hijos son el espejo de mi alma), escucho un tono, y ya lo sé.

Reconozco mucho antes a un miserable que a un feo. Un feo puede ser guapo (me encantan los feos guapos), de la misma manera que un guapo puede ser feo, pero un miserable (que es el que siempre busca su propia fealdad moral en los demás) es un miserable y punto.

No he oído nunca a un hombre guapo quejarse del físico de una mujer, y tampoco he oído a demasiadas mujeres acusando a los tíos de ser bajos, gorditos o calvos (somos tan idiotas que intentamos salvaros siempre).

LA IGUALDAD

Pero como creo absolutamente en la igualdad entre sexos (me hacen mucha gracia las personas que dicen que hombres y mujeres somos iguales y que a continuación añaden: «Pero si el mundo estuviese dirigido por mujeres iría mejor». ¿En qué quedamos? El mundo ya está parcialmente dirigido por mujeres y es la misma mierda de siempre, voy a empezar hoy mismo. Si para nosotras no es suficiente ser buenas en nuestro trabajo, ser inteligentes, ser divertidas y tener talento, si no que además tenemos que ser guapas y eternamente jóvenes, pues lo mismo para vosotros, ¿no? En eso consiste la igualdad.

Así que gordos, bajitos, resentidos, criticones, mal follados, calvos, energúmenos y machistas del mundo entero, la próxima vez que tengáis ganas de decir que una mujer es fea, miraos vosotros a un espejo, con dos minutos será suficiente. Si después de los dos minutos, todavía tenéis ganas de decirle a alguien que es gorda o fea, desnudaos y haced el mismo ejercicio delante de un espejo de cuerpo entero. Dos minutos más, primero de cara y más tarde de espaldas.

Si después de todo eso todavía queréis hablar de nuestro físico, adelante, somos todo oídos (y ojos, claro).

A ellos les gustan las chicas del montón

©Cordonpress

Más sobre:

Hombres

Por Glamourella
Queridas glamourousas mías:

Si le preguntáis al espejito mágico y lo que veis no podría desfilar en una pasarela ni ser portada en una revista ¡vais por buen camino! Está casi científicamente comprobado que a ellos les gustan las chicas del montón. Mientras a las mujeres hermosas les cuesta casarse, las mujeres corrientes se casan con facilidad rezaba el clásico de décadas pasadas Cómo casarse con el hombre de sus sueños de Margaret Kent (Ed.Aguilar) y el refrán castizo: «La suerte de la fea la guapa la desea».
A veces estar tan buena es contraproducente. Los hombres tienen miedo al rechazo: todos. El guaperas que te gusta también. Te lo puedo explicar desde la psicología.

El problema se origina en la adolescencia, con trece o catorce años los chicos son adolescentes desgarbados mientras que las chicas de su edad conocen el esplendor, en esos años ellos interiorizan la vivencia del rechazo no importa lo privilegiado que su físico sea. En ese momento de su vida se mueren por las chicas sólo para ver cómo los chicos más mayores se las arrebatan, en ese periodo están en inferioridad con el sexo femenino.

Recuerda mis palabras: todos somos siempre tan feos o tan guapos como nos sentimos a los quince años. Por desgracia más adelante la sociedad hace que el mercado de la pareja favorezca teóricamente al hombre, ese chico de trece años que sólo recibió calabazas a los veinticinco o treinta es objeto de deseo, pero por dentro sigue siendo el mismo adolescente inseguro que fue. Quizá explica por qué los hombres prefieren a las mujeres que les hacen sentir seguros. Ellos las prefieren rubias… pero se casan con las morenas. O mejor dicho ni rubias ni morenas, ellos quieren a las que los hacen sentir a salvo. No es tan difícil comprenderles, imagínate que conoces a tu actor favorito, por ejemplo a Alberto Amman saliendo del estreno de Invasor una noche en un bar y acaba pidiéndote que salgas con él. Al principio tu felicidad no tendrá limites pero pronto te verás temiendo que cualquier otra chica o alguna de las actrices con las que comparte escenas de amor en las películas te lo arrebate. En ese momento es posible que te entre miedo y sólo te atrevas a estar con él si sientes que hay algo que sólo tú puedes darle.

¿Hay más mujeres feas que hombres guapos en la historia de la literatura? ¿Eso importa?

Desde hace por lo menos dos siglos (y posiblemente más) la crítica literaria se debate entre el texto y el autor, entre analizar las características de personalidad de quien escribe los libros o enfocarse únicamente en estos y sus propiedades intrínsecas. Por citar solo un ejemplo, recordemos que ese fue el error imperdonable que Proust imputó a Saint-Beuve, uno de los críticos más importantes del mundillo literario francés que creía firmemente que para juzgar la obra de un escritor antes había que conocer las amistades de este, asistir a los mismos salones y saber qué círculos sociales lo admitían y cuáles lo rechazaban.

Ahora la polémica se aviva por un ensayo recientemente escrito y publicado por el escritor estadounidense Jonathan Franzen sobre su compatriota Edith Wharton, quien, en palabras de Franzen (y esto ha sido lo que más irritó al respetable), distaba mucho de poder considerarse una beldad: “tenía una desventaja potencialmente redentora: no era bonita”.

Si bien es cierto que el valor estético de una persona es, por decir lo menos, discutible, en el caso de aquellos que deciden entregarse a una labor netamente intelectual como la literatura importa todavía menos. De ahí que las palabras del novelista se hayan tomado como un intento de juzgar y calificar la belleza de una mujer antes de discutir sus méritos.

En este punto, sin embargo, se plantea un dilema interesante, pues por motivos que no es fácil dilucidar, parece ser cierto lo que plantea Laura Miller en la revista electrónica Salon, que el atractivo impacta mucho menos en la reputación de los hombres que en el de las mujeres, incluso sin tomar en cuenta su ocupación cotidiana. Dice Miller, poniendo un ejemplo ingenioso y ya situado de lleno en la literatura y su recepción, que es difícil imaginar a un Lord Byron feo.

En las mujeres la falta de atractivo genera ciertas reacciones que podrían tener su equivalente en la “hombría” de un escritor, en su incapacidad para satisfacer sexualmente a una mujer. Recientemente fueron revelados detalles de este talante sobre la vida de Saul Bellow, quien sostenía un affaire con la esposa de un amigo al tiempo que esta divulgaba historias sobre la poca potencia sexual del escritor.

Y las anécdotas podrían multiplicarse casi hasta el infinito —porque, hay que decirlo, por lo regular el tránsito irregular de los escritores, esos destinos peculiares que no por casualidad terminan llevándolos a las orillas de la vida donde la literatura es uno de los pocos asideros estables, están llenas de detalles curiosos. Al respecto dice Miller:

Los grandes novelistas, hombres y mujeres, frecuentemente tienen cualidades personales que los marginan socialmente pero que también les ofrece una percha tranquila desde donde observan a los otros. La frustración los puede espolear para escribir sobre lo que ven.

¿A qué nos lleva esto? Puede ser a una de esas respuestas manidas según la cual debe existir una separación tajante entre el escritor y su obra, una donde los vasos comunicantes entre la biografía y la letra estén taponados y clausurados irremediablemente. Pero sabemos bien que esto oscila entre lo imposible y lo innecesario.

Quizá habría entender, como Proust lo hizo en cierto momento, que si bien los detalles de la vida de un autor son netamente circunstanciales e importan casi tanto como el lugar y la hora donde adquirimos su libro, es el genio literario lo que convierte todo eso en literatura y, paradójicamente, sin esa supuesta banalidad del mundo y sus trivialidades la literatura carecería de la sustancia que puede llegar a conmovernos. Al respecto dice el narrador de la Recherche a propósito del viejo Bergotte:

Se disculpaba ante sí mismo porque sabía que nunca podía producir tan bien como en la atmósfera de sentirse enamorado. El amor es demasiado decir, el placer un poco enraizado en la carne ayuda al trabajo de las letras porque anula los demás placeres, por ejemplo, los placeres de la sociedad, que son los mismos para todo el mundo. Y aunque este amor produzca desilusiones, al menos agita también la superficie del alma, que sin esto podría llegar a estancarse. El deseo no es, pues, inútil para el escritor, primero porque le aleja de los demás hombres y de adaptarse a ellos, después porque imprime movimiento a una máquina espiritual que, pasada cierta edad, tiende a inmovilizarse. No se llega a ser feliz, pero se hacen observaciones sobre las causas que impiden serlo y que sin esas bruscas punzadas de la decepción permanecerían invisibles.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *