0

Aceite johnson como lubricante

Es uno de los problemas frecuentes que menoscaban las relaciones sexuales: la sequedad de las mucosas genitales o anales. La lubricación natural mengua, pero para contrarrestar este efecto del paso de los años nada como un lubricante a tiempo que garantice un momento placentero. Además de su carácter lúdico en el encuentro sexual, es un recurso imprescindible cuando se emplea preservativo, para evitar su rotura y prevenir enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados. La oferta es innumerable: de silicona, oleosos, de base acuosa, de efecto frío o calor, sabor a fresa, limón o chocolate… por lo que más de uno se hace un lío a la hora de elegir cuál es el que más le conviene.

Que dure y no dañe el preservativo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala los lubricantes, junto a condones, como un artículo de vital importancia en la prevención de embarazos no deseados, el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS). «Debido a la magnitud de la recomendación, se han establecido unos criterios sobre las características que deben cumplir estos productos, que son principalmente dos: no debe afectar a la integridad del preservativo y deben proporcionar un efecto duradero», advierten las doctoras Mridvika Narda, responsable de desarrollo preclínico y toxicología del departamento de Innovación y Desarrollo, y Aurora Garre, responsable de Marketing médico, ambas de ISDIN, firma vinculada a la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQC).

El lubricante que se usa no de forma lúdica, explica, «debe ser lo más parecido posible a la lubricación fisiológica, con texturas filantes, un poco líquidas, que son las que gustan más, sobre todo que no se sequen demasiado pronto y que mantenga el grado de humedad. Algunas marcas empiezan a incluir la duración de la humedad desde su aplicación: se dan cuenta de que es un elemento importante, porque si se seca enseguida o se compacta puede tener un efecto contrario al buscado».

Un lubricante para cada momento

El lubricante adecuado debe siempre ir acorde al uso que se le desea dar. «Los de base acuosa o silicona se aconsejan para relaciones sexuales con preservativo, ya que estos compuestos no deterioran el látex, a diferencia de los de base oleosa», apunta Marián García, doctora en Farmacia y profesora de la Universidad a distancia Isabel I.

La silicona, añade la experta, «es inerte, segura y con mínimo efecto sobre las propiedades del preservativo, algo que también la hace más conveniente para el sexo en el agua o para el sexo anal debido a su densidad. Los de aceite o los de silicona responden ante los casos como la menopausia, el ardor o la sequedad al durar más, los de agua deben reaplicarse porque se evaporan».

Los de base acuosa, indica la sexóloga clínica Francisca Molero, tienen la virtud de ser respetuosos con los espermatozoides. «Muchas veces el problema de la sequedad se da cuando se busca embarazo, cuando la pareja se siente angustiada o está pendiente de estudios de esterilidad o de inseminaciones artificiales, de ahí la importancia de usar un lubricante que no dañe los espermatozoides. En estos casos, hay que descartar el de silicona o el oleoso. Además, los de silicona tienen una textura muy agradable pero no son aconsejables para los juguetes eróticos, que son también de silicona».

¿Aceite de cocina en la zona genital? Pero, por favor

Cuando la oferta es abundante, como en el caso de los lubricantes íntimos, la orientación más útil reside en identificar qué excluir de nuestra elección. Como en el Último tango en París, todavía son muchos los que recurren a métodos caseros como el aceite de bebé, la mantequilla de leche, el aceite de palma o coco, el aceite de cocina, aceites de pescado, minerales, bronceadores, vaselina o cremas hidratantes para cuerpo o manos: todods ellos van en contra de las recomendaciones de la OMS, que descarta este tipo de soluciones.

Uno de los principales errores apunta a confundir los lubricantes con productos hidratantes, advierte Molero: «Tienen dos papeles distintos, aunque a veces van juntos, como en el caso del síndrome genito-urinario de la menopausia, que coincide con una disminución de los estrógenos y hay atrofia vulvo-vaginal y otros síntomas asociados como las infecciones de repetición y los cambios en el suelo pélvico. Se suele utilizar el hidratante vulvar o vaginal con el aplicador dos veces a la semana, y cuando se tienen relaciones se recurre al lubricante».

Cada persona necesita uno diferente

Dos elementos en los que debe fijarse a la hora de escoger lubricante íntimo corresponden a dos características fisicoquímicas como el pH y la osmolaridad .

«El pH de la vagina sana se sitúa normalmente entre 3,8 y 4,5, y el del recto en torno a 7. Un pH vaginal alto puede conducir a aumento de riesgo de vaginosis bacteriana, y en el recto puede aumentar la supervivencia del VIH; por tanto, se recomienda utilizar un lubricante con un pH en torno a 4,5 si es para uso vaginal y en torno a 5,5 a 7 para su uso anal», indica la farmacéutica García.

En cuanto a la osmolaridad, la OMS recomienda que se sitúe en torno a 380 mOsm/Kg para minimizar el riesgo de irritación de la mucosa vaginal o rectal y ser una posible vía de entrada para microorganismos, como el virus de la inmunodeficiencia humana y otros causantes de enfermedades de trasmisión sexual.

«El componente que determina un mayor cambio en la osmolaridad es la cantidad de glicoles, una sustancia química que se emplea como humectante y en los cosméticos para humedecer y suavizar la piel. Los utilizados de forma más habitual corresponden al glicerol y el propilenglicol (frecuente en los lubricantes que se calientan), presentes ambos en los lubricantes adecuados para el uso con preservativos», anotan las doctoras Narda y Garre.

A pesar de que los lubricantes que hay en el mercado estén testados, cada usuario responde de una manera individual al producto, recuerda Molero. «Antes de la actividad sexual, primero se aconseja probar el lubricante para ver la reacción de la piel, como se aconseja en otro tipo de cosméticos».

Lea la etiqueta y evite esto

Esto es lo que debe descartar según la farmacéutica García:

– Los lubricantes que tengan un pH por encima de 7

– Los tengan niveles elevados de propilenglicol (una sustancia humectante a la que algunas personas han reportado alergia)

– Las formulaciones de lubricantes que contengan polyquaternium 15 específicamente, y compuestos policuaternarios en general, pues se trata de un compuesto cuya seguridad está cuestionada. Las doctoras Narda y Garre aportan más detalles sobre esto: «En algunos lubricantes que tienen como ingrediente común el polyquaternium-15 se ha visto que disminuye la replicación del virus HIV-1, mientras que se ha sugerido que el MADQUAT la aumenta»

– Los que tengan un contenido total de glicol por encima de un 8,3% (así se limita la osmolaridad, siguiendo las recomendaciones de la OMS)

– En poblaciones de riesgo (VIH/ITS) se debe poner especial cuidado en que la osmolaridad no exceda de 1200 mOsm / kg.

A estas recomendaciones, las doctoras Narda y Garre añaden:

– Con condones de látex: no utilizar lubricantes con base de aceites

– Evitar los lubricantes que contengan espermicidas tipo nonoxinol-9: estudios recientes sugieren que aumenta el riesgo de irritación

– Los que contienen otros aditivos para aportar un efecto adicional, por ejemplo un anestésico local como la benzocaína, que se considera un medicamento y requiere prescripción médica

– En poblaciones de riesgo: evitar aquellos lubricantes que lleven determinados extractos de plantas con el objetivo de obtener beneficios específicos —estimulación, calentamiento, hormigueo—, según recomienda la OMS, ya que su seguridad no está estudiada en esos grupos

¿Y las sustancias químicas?

Destinados a la conservación y la estabilidad del producto, compuestos químicos como el bisfenol A (BPA), los parabenos, los ftalatos, el glicol y el petrolatum pueblan las etiquetas de los ingredientes utilizados en los lubricantes íntimos. ¿Hay motivo para preocuparse? ¿Son seguros?

«El BPA es un compuesto orgánico que cuando se ingiere vía oral se sospecha que puede tener efectos sobre el sistema endocrino. Los productos farmacéuticos que contienen plásticos tipos 1 (PET), 2 (HDPE), 4 (LDPE) y 5 (Polipropileno) no contienen bisfenol A durante su polimerización o formación del embalaje, por lo que no debe preocuparle al consumidor de productos farmacéuticos», aseguran las doctoras Narda y Garre.

Los parabenos autorizados en Europa para su uso en cosméticos y que se consideran ingredientes seguros corresponden al methylparaben y ethylparaben, «que se absorben muy poco por la piel y en cambio aseguran que el producto no se contamine por microorganismos, muy importante en productos de base acuosa como los lubricantes íntimos debido a su zona de aplicación», explican estas expertas.

Aunque no se añaden a los productos como ingredientes, los fthalatos pueden contenerse en el plástico de embalaje. Sin embargo, sostienen Narda y Garre, «la calidad de plástico utilizado en Europa está regulada para no superar los límites de fthalatos y otros sustancias de preocupación alta (SVHC). Esta información no está en la etiqueta de producto, pero si cumple con la normativa vigente el consumidor no tiene que preocuparse».

En cuanto al petrolatum y los glicoles, «es mucho más respetuoso para la vagina utilizar producto basado en agua con polímeros como la goma xantana y algún ingrediente que aporte hidratación como la glicerina», concluyen.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

El aceite de bebé no es muy efectivo para el acto sexual

El aceite para bebé o la vaselina es 100 veces menos sexi que un lubricante 2 en 1

Hola, Rosa. ¿Por qué a algunas mujeres no les gusta que les estimulen los senos?

Los zonas erógenas de las mujeres son muchas, pero los gustos varían de una chica a otra. Lo erógeno tiene que ver con la sensibilidad en el cuerpo, pero también con predisposición mental. Puede que simple y sencillamente no le guste ahí y ya. Incluso, puede que simplemente no le guste como usted lo hace ahí y ya. Además, hay momentos del ciclo femenino en que los senos pueden estar muy sensibles, así que una estimulación en ese momento puede resultar dolorosa. Descubrir las zonas erógenas que excitan a su pareja es un proceso de exploración delicado, que debe tomarse con calma y excelente comunicación.

A falta de lubricante, ¿el aceite para bebé también funciona?

Efectivamente, el aceite de bebé o la vaselina reduce la fricción y puede facilitar la penetración. Sin embargo, puede generar reacciones alérgicas en algunas personas (principalmente por los perfumes que contienen). Si va a usar estos productos, prefiéralos sin aromas artificiales y asegúrese de no dejar a su bebé sin loción contra la pañalitis. Eso sí, el aceite para bebé o la vaselina es 100 veces menos sexi que un lubricante 2 en 1, o uno con sabores (recomendación: sabor fresa morango).

Diez usos del aceite Johnson que no conocías

Para reparar superficies de madera

Tan solo hay que poner aceite Johnson en un pañuelo y aplicarlo directamente en la superficie de madera que se quiere recuperar y luego utilizar una lija para mejorar los daños y repetir la aplicación del aceite. Quedará como nueva.

Te puede interesar: Tips para maquillaje en Navidad.

Desenredar collares

¿Tienes un collar o una cadena que no usas porque está muy enredada y no hallas cómo hacer para que vuelva a estar en su estado normal? Solo debes poner gotas de este aceite en ellas y listo, solo jala un poco y tu cadena estará perfecta.

Desmaquillante de ojos y cejas

Mejor que una crema y más efectivo que hacerlo a secas, el aceite es perfecto para retirar rápidamente la pestañina y cuidar tus cejas. Tan solo debes aplicar unas gotas sobre un algodón y proceder a desmaquillarte. Al terminar lo recomendable es quitar el exceso con un astringente.

Eliminar el sonido de las puertas

¿Tienes de pronto una puerta que suena cuando entras, cuando sales y hasta sola? La solución es poner dos o tres gotas de aceite en las bisagras y listo. Tu puerta no volverá a sonar.

Para quitar marcas de cinta

Si estuviste envolviendo regalos o haciendo una tarea del sobrino o del hijo, seguramente sabrás qué pasa cuando quedan pedacitos de cinta en las superficies. La forma más fácil para eliminar estos restos de cinta o pegante es aplicando unas gotas de aceite para bebés, dejar unos cinco minutos y retirar con un paño, no con papel. Aplica también para retirar fácilmente las curitas.

Para antes y después de afeitarse

Tanto para afeitarse como para después se necesita un lubricante que proteja la piel del daño de la cuchilla. La idea es aplicarlo antes y después de usar la máquina de afeitar. La ventaja es que el vello saldrá mucho más delgado con el uso regular del aceite.

Sacar la pintura de pared
Si has pintado alguna vez tu casa sabrás lo difícil que es quitar la pintura de las manos, del piso y hasta de la ropa que llevamos puesta cuando lo hacemos. El aceite Johnson es la solución en estos casos.

Te aplicas en las manos y comienzas a quitarla con un pañito. Listo, sin complicaciones. Lo mismo ocurre con pisos o vidrios con pintura.

Te puede interesar: Tratamiento facial con hielo y sus beneficios ¡Conócelos!

Para mantener bien zapatos de charol

Los zapatos de charol requieren un cuidado adicional. Y es que cualquier golpe o roce, se nota en los zapatos de este material. Así, para volverlos más resistentes y mantenerlos en su versión original lo ideal es limpiarlos con un pañito húmedo y aceite Johnson.

Protegernos del frío

No solo un abrigo puede causar este efecto. Si vives en un lugar donde hace mucho frío puedes usar aceite en el cuerpo después de bañarte, cuando la piel aún se encuentre húmeda. Esto creará una capa que al contacto con la ropa causa calor, por tanto, no sentirás tanto el frío.

Para mejorar el gel de baño

Si eres de los que usa jabón líquido o baño de espuma, agregar unas gotas de este aceite hará que mantengas la piel muy hidratada y perfectamente limpia. Solo es agregarle unas cuantas gotas al recipiente y mezclar.

Liliana Matos Zaidiza – Colombia.com

En nuestra cocina no puede faltar el aceite de oliva, sin lugar a dudas, el más aconsejable para nuestra salud. Conocido por su presencia en la dieta mediterránea, con el paso de los años se ha ido extendiendo por todo el mundo a consecuencia de sus incontables beneficios. Pero posiblemente desconocieses que el aceite de oliva es un lubricante y afrodisíaco perfecto.

Como afrodisíaco

Para disfrutar de sus propiedades afrodisíacas hay que recurrir a un aceite de oliva de calidad, que sea virgen extra y prensado en frío. Ayudará a mejorar la salud en general al tratarse de un estupendo antioxidante.

Su papel como afrodisíaco se remonta con los griegos, que consideraban que el aceite de oliva convertía a los hombres en más viriles. Consiguen crear un corazón más sano y fuerte, y por lo tanto mejoran la circulación de la sangre, en gran medida debido a su contenido en grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas.

Aceite de oliva como lubricante

Durante muchos siglos este aceite se empleó con este fin, tanto para las relaciones sexuales como para la masturbación. En su formato crudo y natural no presenta inconvenientes ni problemas. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertos aspectos antes de usarlo.

No es soluble en agua, se trata de un producto muy sencillo de obtener y además no resulta demasiado graso. Resulta apto tanto para el sexo oral, vaginal y anal, pero presenta cierta complicaciones para su limpieza y cuenta con un olor bastante fuerte que puede resultar desagradable para algunos a la hora de mantener relaciones sexuales.

Por cierto, el aceite de oliva es incompatible con el uso de preservativos de látez o juguetes eróticos de siliciona, ya que puede llegar a destruir estos productos. Por lo tanto, el aceite como lubricante como originar un mayor riesgo de embarazo si no empleamos otros medios anticonceptivos.

¿Sabías que el aceite de oliva tenía propiedades como lubricante y afrodisíaco?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *