0

Acido hialuronico y embarazo

El embarazo provoca cambios en el cuerpo, en la piel… y en la rutina cosmética. Durante los meses de gestación, se deben eliminar muchos alimentos de la dieta, y lo mismo sucede con algunos cosméticos: es preferible encerrarlos bajo llave hasta que llegue el bebé. ¿La razón? La piel (tanto en el cuerpo como en el rostro) los absorbe y los reparte, pudiendo atravesar la placenta y llegar al feto, que podría verse afectado de diferentes maneras. Pero ¿cuáles son estos ingredientes prohibidos, y por qué?

Los expertos consultados coinciden en un enemigo principal: el retinol y sus derivados (ácido retinoico, retinaldehido, tretinoina…). Aliado infalible contra los signos de la edad, se debe huir de él durante todo el embarazo. «Está probado que su consumo por vía oral causa malformaciones en el feto», desvela la ginecóloga Fulvia Mancini, directora médica de Clínicas Eva. «Aunque no está clara cuánta cantidad resulta excesiva por vía tópica, lo idóneo es evitarlo», recomienda.

«Otros activos no recomendados son los alfahidroxiácidos (salicílico, glicólico), betahidroxiácidos y la vitamina C pura», continúan Marta Barrero y Elena Ramos, expertas en dermocosmética y fundadoras de The Secret Lab. «Al ser muy potentes, pueden irritar la piel de la mujer, que suele estar más sensible durante esta etapa», explican. «De muchos de los ácidos, se desconocen sus posibles efectos en el feto, y otros tantos pueden afectar al crecimiento del bebé», añade Paola Gulgiotta, fundadora de Sepai.

La hidroquinina, un despigmentante común en los cosméticos antimanchas, también debe desaparecer del listado de ingredientes. «Es una sustancia teratógena, es decir, puede provocar malformaciones congénitas en el bebé si llega a atravesar la placenta”, asegura la doctora Paula Rosso, del Centro Médico Lajo Plaza.

Muy presente en cremas anticelulíticas y quemagrasas, la cafeína (cuyo consumo también se recomienda reducir por vía oral durante el embarazo) se debe tachar durante la gestación y unos meses después. «Conviene evitarla durante la lactancia», afirma Gulgiotta, y amplía: «Hay evidencias científicas de que penetra vía transdérmica, atravesando la placenta y pudiendo alterar el sistema nervioso del bebé». Junto a ella, en los suplementos reductores también aparece la hormona tiroidea. «Aunque ninguna de las dos son muy agresivas, no se controla cuánto consume tu cuerpo a través de la piel, y pueden alterar la vascularización uterina», incide Mancini. Barrero y Ramos, además, no encuentran sentido a seguir utilizando este tipo de cosmética durante el embarazo. «Se produce un cierto acúmulo graso en determinadas zonas de manera fisiológica y no tiene sentido luchar contra ello».

Seguro que Meghan Markle ha evitado todos estos cosméticos durante su embarazo. Foto: getty images

«A pesar de las clásicas recomendaciones de que los aceites esenciales deben evitarse las 12 primeras semanas de embarazo y nunca aplicarse de manera directa sobre la piel, mi consejo es evitarlos de manera total durante todo el embarazo e incluso durante la lactancia», previene Pedro Catalá, doctor en Farmacia y Cosmetología y fundador de Twelve Beauty. Y desgrana cuáles son los más peligrosos: «Los de romero, ajenjo, o salvia son abortivos; los de manzanilla y apio, por su parte, estimulan las contracciones del útero».

Los desodorantes tampoco se libran de la criba. «Los metales pesados, como las sales de aluminio (muy utilizadas en los productos contra el mal olor), pueden afectar al sistema nervioso del bebé o incluso acarrear malformaciones», dice Mancini.

Y entonces, ¿existen ingredientes o productos especialmente recomendados durante esta etapa? Sí, el principal, el protector solar. «Un factor 50 o superior es fundamental, pues la piel se sensibiliza durante esas semanas y aumenta el riesgo de melanoma», desgrana Mancini. No solo eso: muchas mujeres sufren de cloasma gravídico, manchas de color café con leche que aparecen en frente, mejillas y labio superior. «Uno de los factores que lo posibilitan es la exposición al sol, por eso se debe prevenir con pantallas altas», insiste Mancini. «Para los desequilibrios en la piel, deshidratación, sensibilidad e incluso acné que conllevan los cambios hormonales, el ácido hialurónico se convierte en un activo indispensable», incluyen Barrero y Ramos. Activos que ayuden a mejorar la circulación sanguínea (ruscus, vid roja, y castaño de indias), aceite de coco para el pelo, de almendra para desmaquillar o de rosa mosqueta contra las estrías son otros de los indispensables durante la gestación. Pese a las alternativas, ante tanta prohibición, Mancini tranquiliza: «Durante el embarazado, las mujeres producimos hormonas como la prolactina y estrógenos que hacen la piel más brillante, por lo que estás más guapa de forma natural durante ese periodo».

Medicina estética y embarazo

Tratamientos tales como Botox, mesoterapia, esclerosis de varices, rellenos de arrugas y labios o peelings químico se realizan mediante la inyección o inoculación a distintos niveles dérmicos e incluso intravenosos de químicos que podrían resultar perjudiciales.

Sin embargo, en el caso de los rellenos de ácido hialurónico siempre que no contengan ni se empleen anestésicos en su aplicación, pueden utilizarse sin ninguna tipo de riesgo

¿Puedo depilarme si estoy embarazada?

Ciertas aparatologías como el láser, radiofrecuencias o cavitación deben interrumpirse de inmediato. La depilación láser como tal esta desaconsejada por el desconocimiento de los efectos secundarios que puede producir en el feto ya que no hay estudios científicos que demuestren que pueda perjudicar pero tampoco que no lo hagan, es por ello que a modo de precaución es conveniente abandonar el tratamiento hasta después del parto.

Problemas físicos más comunes que pueden aparecer durante el embarazo.

Es muy común que desde el inicio del embarazo nuestro organismo comience a manifestar cambios tanto a nivel interno como externo, centrándonos en el exterior podemos encontrarnos con los siguientes efectos.

Zonas faciales:

Aparición de Melasma facial o hiperpigmentación (en la región de pómulos, frente y mejillas)

Acné.

Zonas corporales:

Aumento de depósitos de grasa en diferentes zonas del cuerpo como glúteos o cartucheras.

Retención de líquidos que favorece la aparición de celulitis.

Pesadez e hinchazón en las piernas.

Aparición de venas varicosas o empeoramiento de las que ya existían.

¿Qué problemas podemos encontrarnos después del parto y como lo solucionamos?

Una vez pasado el parto nos encontrarnos con numerosos cambios físicos que se van a ir normalizando por si solos con el paso de las semanas, sin embargo, otros necesitaran una pequeña ayuda por parte de nuestro medico estético.

En el caso de melasma o hiperpigmentacion facial, es frecuente que disminuya en intensidad o incluso desaparezca tras el parto, pero no siempre ocurre, es frecuente que aun cuando se atenúe durante las épocas de mayor exposición lumínica y sobre todo si no existe una buena educación solar se intensifiquen de nuevo, por lo que es importante el correcto abordaje y tratamiento para evitar que vuelvan al origen.

Las varices, y arañas vasculares tras el parto suelen mejorar, pero siempre queda un daño vascular residual que puede provocar que con el tiempo vuelvan a aparecer o empeorar, el profesional médico estético será en encargado de decidir el tratamiento más adecuado según el caso, no solo para mantener la estética de las piernas, sino para evitar varices de gran tamaño o molestias futuras como, dolor, pesadez e hinchazón.

Cuando hablamos de retención de líquidos o acumulo de grasa localizada, lo mejor es la combinación de mesoterapia con LPG para conseguir una normalización lo más rápida posible de los contornos, pero en ocasiones estos signos vienen acompañados sobre todo en la región abdominal de una laxitud y flaccidez cutánea que a pesar del paso del tiempo y el ejercicio físico no mejoran y que pueden requerir de tratamientos reafirmantes como radiofrecuencia o hilos tensores corporales que nos ayuden a recolocar en su sitio la piel fláccida.

En cualquiera de los casos lo más aconsejable es ponerse en manos de un profesional médico estético cualificado que será el que junto con una dieta y los tratamientos adecuados adaptados a las patologías y las circunstancias en las que te encuentres hará que vuelvas a sentirte como antes de forma rápida, sana y segura.

Los Do&Don’t de los tratamientos de estética durante el embarazo

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Muchas veces hemos leído o escuchado lo importantes que son los cuidados durante el embarazo. Mimarse durante esta época tan especial para una mujer es clave para el buen transcurso de la gestación, así como para la salud tanto de la mamá como del bebé.
Algunas de las rutinas a las que debemos prestar mayor atención durante el embarazo son: la dieta, la actividad física, la protección solar y las cremas antiestrías y en el último trimestre está específicamente recomendado los masajes drenantes y cremas antiestrías.

​Pero, ¡cuidado! porque no todos los tratamientos estéticos son recomendables durante el embarazo ya que algunos podrían resultar incluso perjudiciales. Existen «algunos productos químicos y aparatología usados habitualmente en estética que no están recomendados ya que pueden provocar efectos negativos en el feto. Aunque en muchos casos la razón es que no está demostrado que sean tratamientos inocuos en mujeres embarazadas (es muy difícil, lógicamente, hacer estudios con ellas) ante la duda, es mejor no usarlos. En general, tanto la cosmética como la medicina estética utiliza químicos muy fuertes y aparatos a altas potencias que no se recomiendan durante la etapa de gestación. Aunque sí se pueden usar muchos productos cosméticos no médicos que son químicamente menos concentrados y con menos efectos secundarios», nos explica la doctora María José Crispín, médico estético de Clínica Menorca.

La evolución del embarazo semana a semana, ¿cuáles son los cambios que experimenta nuestro cuerpo?

Descubre: ¡Sentimientos a flor de piel! Descubre cómo es el embarazo semana a semana

© enfemenino

La rutina de belleza que estamos acostumbradas a llevar a cabo en nuestro día a día se puede ver modificada cuando nos enteramos de que esperamos un bebé y es que no todos los productos son recomendables para el feto. Existen una serie de cosméticos caseros habituales (no médicos) que se pueden seguir utilizando, pero con cuidado. La doctora Crispín hace alusión a productos como «cremas despigmentantes, cremas no retinoides, lacas de uñas de fuera de la Unión Europea (podrían tener sustancias tóxicas no permitidas) y aparatos de depilación láser caseros, que en principio son menos potentes pero sin embargo, no están exentos de riesgos en el embarazo».

Si hay una preocupación que afecta a todas las embarazadas esa es la del cuidado de las estrías, ¿cómo podemos prevenirlas de forma eficaz? «Con una dieta equilibrada y adaptada a las necesidades del embarazo y con hidratación. Las cremas han de ser hidratantes y nutrientes, mejor si son específicas antiestrías. La aplicaremos dos veces al día directamente sobre la piel, mañana y noche», recomienda la doctora.

¿Qué pasa en el caso de los tratamientos médico estéticos?

«En general, desaconsejo a mis pacientes embarazadas que continúen (o empiecen) un tratamiento y recomiendo posponerlo para después del parto y la lactancia», y es que muchos de ellos, como por ejemplo el botox, los productos de relleno, mesoterapia corporal, productos de esclerosis de varices, peelings químicos o aparatología como la cavitación la radiofrecuenta o el láser están contraindicados en el embarazo», afirma la doctora.
Y no se trata de que exista una contraindicación absoluta, ya que en este tipo de tratamientos no está demostrado que produzcan efectos secundarios durante el embarazo pero tampoco existen estudios que demuestren la inocuidad de los mismos. «Esto pasa por ejemplo, con la infiltración de ácido hialurónico o la depilación láser: no existe una contraindicación absoluta, y en ciertos casos, bajo estricto control médico, se puede realizar en embarazadas. Pero hay que tener presente que en aquellos embarazos que sean de alto riesgo, nunca se debe realizar ningún tratamiento estético».

El aumento de pecho, ¿es compatible con la lactancia?

El gran porcentaje de mujeres que hoy en día optan por un aumento de mamás ha desencadenado que una de las mayores dudas que se crean cuando éstas son mamás es su posibilidad de compatibilizar la lactancia materna.
Los expertos recomiendan encarecidamente, así como la OMS (Organización Mundial de la Salud), la lactancia materna durante al menos los 6 primeros meses de vida para el bebé. Por tanto la pregunta que nos planteamos es: ¿puede una mamá que ha sido intervenida por una operación de aumento de mamás dar el pecho a su bebé?
«La lactancia es totalmente recomendable para el bebé aunque estéticamente el pecho de la mujer suele empeorar y por tanto los resultados estéticos que se consiguieron con la cirugía pueden verse afectados por la lactancia. Si estamos pensando en tener un bebé en un corto espacio de tiempo y queremos amamantarlo, es mejor posponer la cirugía para después de la lactancia. De esta manera, podremos corregir no sólo la falta de volumen, sino también los posibles empeoramientos estéticos que haya provocado la lactancia (normalmente se recurre a la elevación de mamas o mastopexia)», explica la doctora Crispín.

Es importante que atendamos a nuestro cuerpo como merece ya que los cambios hormonales son inevitables pero sí podemos evitar consecuencias irreparables en el postparto. Esto no implica volverse obsesiva en algunos aspectos pero sí concienciarnos de la importancia y la constancia en las rutinas de belleza y de los cuidados diarios adaptándolos al nuevo estado, y sobre todo siempre ¡disfrutando de tu embarazo!

Guía de belleza para mamás: ¿cómo cuidarte durante el embarazo?
Lactancia materna: la guía definitiva para primerizas

Tratamientos para embarazadas sin riesgos

Durante el periodo de gestación, toda futura madre debería tener en cuenta los tratamientos para embarazadas que existen en el mercado y que le ayudarán durante este largo proceso a sentirse mejor.

Gestar un bebé en nuestro vientre tiene un gran impacto en nuestro físico, por lo que nunca es demasiado pronto para empezar a cuidarnos.

¿Estás embarazada? Estos tratamientos son 100 % seguros

Es fundamental tener claro qué tratamientos podemos realizar y cuáles no. Pueden afectarnos negativamente a nosotras y, sobre todo, a nuestro hijo.

Para facilitarte la tarea, te contamos cuáles puedes seguir y así podrás empezar a cuidarte desde hoy mismo:

  • Uno de los tratamientos más populares entre las embarazadas son los masajes. No tienen ningún tipo de contraindicación, por lo que son una estupenda forma de desestresarse y sentirse mucho más relajada.
    Siguiendo con los masajes, también está el aquatsu. Se realiza dentro del agua y, además de relajar, fortalece los músculos, mejora la flexibilidad y reduce la presión de los nervios que se produce debido a la rigidez de la columna vertebral.
  • Otro tratamiento muy recomendado por su gran efectividad es el drenaje linfático. Con él podemos combatir uno de los principales problemas de las mujeres embarazadas: la retención de líquidos.
  • La celulitis también afecta mucho a las embarazadas. Puede combatirse con la presoterapia corporal, una técnica que utiliza la presión del aire para mejorar el retorno venoso. Es un método totalmente seguro ya que este aparato no emite ningún tipo de radiación.
  • Para controlar la retención de líquidos y la aparición de la celulitis y estrías en la piel es indispensable realizar actividades físicas suaves. Unas buenas opciones son el yoga o caminar. También es muy importante controlar el peso siguiendo una dieta variada y equilibrada y, por supuesto, mantenerse bien hidratada a lo largo del día.
  • Los tratamientos faciales también pueden ser una buena idea para darte esa dosis de belleza que necesitas. En este caso, debes evitar usar todo tipo de aceites esenciales. Dentro de los tratamientos faciales están las máscaras naturales. Son ideales para mantener la piel firme y tersa gracias a la limpieza, exfoliación e hidratación que proporcionan.

Productos y tratamientos a evitar estando embarazada

Cuando se está embarazada debe prestarse especial atención a los productos cosméticos que te aplicas. Una vez administrados pasan a la sangre y llegan al a través del cordón umbilical, pudiendo provocar alteraciones en su desarrollo. Así, pues, debes evitar el uso de las cremas faciales y corporales, los desodorantes con cloruro de aluminio…Además, las cremas depilatorias y decolorantes, los tintes y los tratamientos para el cabello durante el periodo de gestación.

Además, depilación láser y embarazo son dos términos que nunca deberían ir juntos, ya que a falta de evidencia de estudios que demuestren los efectos sobre el feto de esta técnica, los médicos lo desaconsejan.

Una de las precauciones que también debes tener en cuenta es dejar los tratamientos para el segundo trimestre. Tampoco deberías hacer uso de los tratamientos estéticos en el caso de que padezcas diabetes gestacional, toxemia o preclampsia o si tienes la presión sanguínea alta o sufres problemas en los riñones o la vejiga de la orina.

Como ves, realizar una rutina de tratamientos es esencial para mantener un estado óptimo de salud y una buena apariencia física, pero antes de someterte a cualquier cuidado debes estar segura de que este no afectará negativamente a tu bebé.

TRES TRATAMIENTOS CORPORALES PARA EMBARAZADAS

Un plus: Durante todo el masaje se utilizan los productos de belleza para embarazaradas Mama Mio, ¡los preferidos de las celebrities!

Cuándo puedes hacértelo: Los tratamientos se inician a partir del tercer mes de gestación. Algunas premamás los disfrutan antes, ¡no hay ningún riesgo! Es también perfecto para el post embarazo (después del tercer mes de dar a luz).
Dónde: En centros The Chi Spa. (www.thechispa.com)
Duración: 1 hora.
Precio: 70 euros.

Foto: Thai Spa, en el hotel Asia Gardens.

Un masaje con aires asiáticos

El Thai Spa de Asia Gardens te propone el Nuad Kon Thong, un masaje para embarazadas que actúa sobre las zonas del cuerpo más castigadas durante estos nueve meses. Promueve la circulación y te ayudará a reducir la tensión sobre espalda, piernas, cuello y cabeza. Además, este tratamiento prenatal se realiza con una crema nutritiva que hidratará tu piel y le devolverá su suavidad.

Un plus: ¡Aprovecha el masaje para regalaros una escapada a uno de los hoteles de moda! Además, tu pareja también podrá disfrutar del lujo oriental de este spa.

Cuándo puedes hacértelo: A partir del cuarto mes de embarazo.
Dónde: En el Thai Spa del Hotel Barceló Asia Gardens, Alicante. (www.asiagardens.es)
Duración: 1 hora.
Precio: 95 euros.

Una premamá muy relajada

Si eres una premamá adicta a los masajes, este es tu tratamiento. Concebido para las futuras mamás que no quieren pasar su embarazo sin sentir los beneficios de un tratamiento, combina la relajación suave de los puntos con más sobrecarga, un drenaje para combatir la retención de líquidos y la nutrición con aceite de rosa búlgara para ayudar a prevenir estrías en la piel.

Un plus: Te encantará el aroma a rosas que desprenderá tu piel después del tratamiento.

Cuándo puedes hacértelo: Puedes disfrutarlo en cuanto sientas las primeras molestias.
Dónde: En Le Petit Salón. (www.lepetitsalon.es)
Duración: 45 minutos.
Precio: 47 euros.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *