0

Adiro en el embarazo

Numerosas son las mujeres que ahora están intentando ser madres y que, por distintas circunstancias, no lo consiguen tan fácilmente como les gustaría. Si ese es tu caso, te interesará saber que se ha dado a conocer una importante noticia al respecto. En concreto, se ha publicado que la aspirina puede aumentar las posibilidades de quedarse embarazada.

Sigue leyendo, a continuación, te contamos toda la información a la que hemos podido acceder.

El estudio

Investigadores del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano estadounidense así como científicos de la Universidad de Utah han sido los que han desarrollado un estudio que ha resultado esclarecedor. Se trata de profesionales que han analizado aspectos y elementos que pueden ayudar a que la mujer pueda quedar embarazada, como sería el caso de la aspirina.

Más de 1.200 féminas, con edades comprendidas entre los 18 y los 40 años, son las que les han ayudado a desarrollar este proyecto. Un trabajo que ahora se ha procedido a dar a conocer mediante su publicación en la revista “The Journal of Clinic Endocrinology and Metabolism”.

Aspirina y su aumento de las posibilidades de quedarse embarazada

Como te hemos dado a conocer al principio, la investigación llevada a cabo ha venido a girar en torno a la aspirina, conocida científicamente como ácido acetilsalicílico. En concreto, ha expuesto lo beneficiosa que puede resultar para ciertas mujeres a la hora de conseguir engendrar un hijo gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

En concreto, estos son los resultados que se han obtenido al respecto:

  • Ese fármaco en pequeñas dosis puede incrementar las posibilidades de una mujer de quedarse embarazada. Más exactamente en cualquier fémina que sufra lo que se conoce como inflamación sistémica.

  • El dato que se ha conseguido obtener es que la mujer con dicha patología que, a diario, tome unos 81 miligramos de aspirina incrementa en un 17 % las posibilidades de quedarse en estado.

  • De la misma manera, el estudio ha venido a indicar que la ingesta de esa citada cantidad del medicamento va a aumentar también en un 20 % las opciones de que el periodo de gestación se desarrolle hasta el final y el bebé nazca sin problemas. En este sentido, no hay que olvidar que las mujeres que han participado en el estudio tienen inflamación sistémica y, además, habían sufrido un aborto en el último año.

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto, es importante establecer otra serie de cuestiones importantes en torno al estudio y a los resultados que ha permitido conseguir o a su objeto de estudio:

  • Es necesario saber que la aspirina en esos casos debe tomarse con precaución. En concreto, se ha matizado que es imprescindible pedir opinión al médico, ya que la misma puede traer consigo efectos adversos como úlceras.

  • A pesar de ese incremento de las posibilidades de quedarse en estado, los médicos aconsejan que hay que tener en consideración otros factores. Es decir, exponen que la mejor manera de aumentar ese porcentaje de éxito pasa por llevar una vida saludable, reducir el peso si fuera necesario, dejar hábitos nocivos como el tabaco, practicar deporte…

  • La citada aspirina es recetada en pequeñas dosis a las mujeres que sufren el llamado síndrome de Hughes durante el embarazo. ¿Por qué? Porque les ayuda a evitar que se les formen coágulos que acaben trayendo consigo la pérdida del bebé.

  • Algunos estudiosos de dicho ácido acetilsalicílico también vienen a determinar que el mismo puede ser de gran utilidad a la hora de conseguir que la gestante no sufra preeclampsia.

  • La ingesta de dosis bajas de ese medicamento permite reducir los riesgos de que el pequeño nazca con malformaciones.

  • Eso sí, tomar una cantidad elevada de aspirina puede provocar desde la muerte fetal intrauterina hasta hemorragias de la madre, entre otras consecuencias.

¿Qué es la inflamación sistémica?

Después de descubrir que la investigación presentada sobre la aspirina y embarazo giraba en torno a las féminas con inflamación sistémica, merece la pena hacer puntualizaciones. Es importante, por tanto, determinar qué significa esa dolencia:

  • Viene a ser un grupo de fenómenos de carácter patológico que traen consigo notables alteraciones en varios aspectos. En concreto, puede producir cambios tanto en la frecuencia respiratoria como en la cardíaca o en la temperatura, por ejemplo.

  • Numerosas son las causas que pueden llevar a que aparezca la mencionada inflamación como pueden ser distintos traumatismos, infecciones, enfermedades severas, inflamaciones de ciertos órganos del cuerpo…

  • El aumento considerable del número de leucocitos es otra de las consecuencias más notables que se ven alteradas por esta situación que nos ocupa.

Síguenos en Facebook y estarás al día de todas las noticias que aparezcan sobre el embarazo y los cuidados de las gestantes.

Introducción

No tome Adiro 100 mg

  • si es alérgico al ácido acetilsalicílico o a alguno de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6).
  • si padece o ha padecido asma, con o sin pólipos nasales, después de haber tomado ácido acetilsalicílico.
  • si ha presentado reacciones alérgicas de tipo asmático (dificultad para respirar, ahogo, broncoespasmo y en algunos casos tos o pitidos al respirar) al tomar antiinflamatorios, ácido acetilsalicílico, otros analgésicos así como al colorante tartrazina.
  • si padece o ha padecido úlcera gastroduodenal aguda o molestias gástricas de repetición.
  • si tiene antecedentes de hemorragia o perforación gástrica tras el tratamiento con Adiro 100 mg u otros antiinflamatorios no esteroideos.
  • si padece hemofilia u otros problemas de coagulación sanguínea que le predispone a padecer hemorragias internas.
  • si padece una enfermedad grave del riñón y/o del hígado (insuficiencia renal y/o hepática grave).
  • si está en tratamiento con fármacos para la coagulación (anticoagulantes orales).
  • si padece de una enfermedad grave del corazón.
  • si está en tratamiento con metotrexato.
  • si tiene menos de 16 años, salvo expresa indicación médica, ya que el uso de ácido acetilsalicílico está relacionado con la aparición del Síndrome de Reye, enfermedad poco frecuente pero grave.
  • si se encuentra en su tercer trimestre del embarazo.

Advertencias y precauciones

Avise a su médico antes de tomar Adiro 100 mg si se encuentra en alguna de las situaciones descritas a continuación:

  • se ha sometido recientemente a una intervención quirúrgica, incluyendo cirugía dental.
  • si debe someterse a una intervención quirúrgica, incluyendo cirugía dental en los próximos siete días.
  • si está tomando antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno o naproxeno, u otro tipo de medicamentos ya que ciertos medicamentos pueden interaccionar con Adiro 100 mg y producir efectos indeseados (ver “Uso de Adiro 100 mg con otros medicamentos”).
  • si está en tratamiento con corticoides.
  • si está en tratamiento con antidepresivos.
  • si está en tratamiento con antiagregantes plaquetarios.
  • si padece hipertensión o tiene problemas graves de riñón, corazón o hígado, presenta alteraciones en la coagulación sanguínea o está en tratamiento con anticoagulantes.
  • si es alérgico a otros antiinflamatorios o antirreumáticos.
  • si tiene una deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa.
  • si padece rinitis y/o urticaria.
  • si ha sufrido o sufre ataques de gota.

Adiro 100 mg puede producir broncoespasmo, ataques asmáticos u otras reacciones de hipersensibilidad. Los factores de riesgo son: asma pre-existente, fiebre del heno, pólipos nasales o insuficiencia respiratoria crónica y también en pacientes con otras manifestaciones alérgicas, como por ejemplo, reacciones cutáneas, picor o urticaria.

Uso de Adiro 100 mg con otros medicamentos

Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando, ha utilizado recientemente o podría tener que utilizar cualquier otro medicamento.

Ciertos medicamentos pueden interaccionar con Adiro 100 mg, por lo que no deben usarse sin consultar al médico. Esto es especialmente importante en el caso de:

  • Analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos, como por ejemplo, ibuprofeno o naproxeno, que se utilizan para tratar el dolor y/o inflamación muscular.
  • Corticoides, excepto hidrocortisona utilizada en la enfermedad de Addison, ya que puede potenciar el riesgo de hemorragia digestiva.
  • Diuréticos.
  • Algunos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, ya que aumenta el riesgo de hemorragia.
  • Medicamentos para la coagulación (anticoagulantes orales) ya que aumenta el riesgo de hemorragia.
  • Algunos medicamentos para el control de la hipertensión.
  • Medicamentos para disminuir el nivel de azúcar en sangre.
  • Ciclosporina, utilizada en transplantes.
  • Vancomicina, antibiótico utilizado en algunas infecciones.
  • Interferon alfa.
  • Litio, utilizado en alguna enfermedad psiquiátrica.
  • Metotrexato, utilizado para el tratamiento del cáncer y de la artritis reumatoide.
  • Medicamentos utilizados para el tratamiento de la gota.
  • Antiácidos.
  • Digoxina, utilizado en problemas de corazón.
  • Barbitúricos, medicamentos utilizados como sedantes para problemas del sueño y para tratar las convulsiones.
  • Zidovudina, utilizado en el tratamiento de las infecciones por VIH.
  • Fenitoína y ácido valproico, medicamentos para la epilepsia.
  • Si se administran conjuntamente, el metamizol (sustancia para disminuir el dolor y la fiebre) puede reducir el efecto del ácido acetilsalicílico en la agregación plaquetaria (las células sanguíneas se unen y forman un coágulo sanguíneo). Por lo tanto, esta combinación se debe utilizar con precaución en pacientes que estén tomando dosis bajas de ácido acetilsalicílico como cardioprotector.

Toma de Adiro 100 mg con alimentos, bebidas y alcohol

Tome este medicamento con un vaso de agua, preferentemente en ayunas y al menos 1 hora antes de las comidas.

Si usted consume habitualmente alcohol (tres o más bebidas alcohólicas – cerveza, vino, licor, etc. al día) tomar Adiro100 mg le puede provocar una hemorragia de estómago.

Embarazo y lactancia

Embarazo

Consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar cualquier medicamento.

IMPORTANTE PARA LA MUJER:

Si está usted embarazada o cree que pudiera estarlo, consulte a su médico antes de tomar este medicamento. El consumo de este medicamento durante el primer y segundo trimestre del embarazo puede ser peligroso para el embrión o el feto y debe ser vigilado por su médico. No deberá de tomar este medicamento durante el tercer trimestre de embarazo.

Lactancia

Consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar cualquier medicamento.

Las mujeres en periodo de lactancia deben consultar al médico antes de utilizar este medicamento, ya que el ácido acetilsalicílico pasa a la leche materna.

Conducción y uso de máquinas

No se ha descrito ningún efecto en este sentido.

MIÉRCOLES, 28 de junio de 2017 (HealthDay News) — Algo tan simple como tomar una aspirina de dosis baja cada día podría proteger a las mujeres de una afección conocida como preeclampsia, que puede resultar letal, sugiere una nueva investigación.

«La preeclampsia es una de las complicaciones más graves del embarazo, con un riesgo alto de muerte para madre y bebé», dijo el autor principal del estudio, el Dr. Kypros Nicolaides, profesor de medicina fetal en el Colegio del Rey de Londres.

Pero añadió que «esta afección es, en gran medida, prevenible».

El nuevo estudio observó una dosis de aspirina de 150 miligramos (mg) al día, porque algunos estudios anteriores con una dosis diaria más baja de aspirina han producido resultados contradictorios, según Nicolaides. La aspirina para niños es de 81 miligramos.

En esos estudios que usaron una dosis más baja, la reducción en el riesgo de preeclampsia fue de más o menos un 10 por ciento, dijo, pero la dosis más alta en este último estudio se vinculó con una reducción de un 62 por ciento en el riesgo.

La preeclampsia es un trastorno grave de presión arterial alta. Puede afectar a todos los órganos del cuerpo de una mujer, según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG). La causa exacta del trastorno se desconoce, pero ciertos factores de riesgo aumentan las probabilidades de que ocurra, entre ellos:

  • Los antecedentes de preeclampsia.
  • Estar embarazada de más de un bebé.
  • Tener una hipertensión de larga duración.
  • Sufrir de afecciones crónicas, como la diabetes tipo 1 o 2, una enfermedad autoinmune y problemas en los riñones.

El Dr. Mitchell Kramer, presidente del departamento de obstetricia y ginecología en el Hospital de Huntington Hospital en Nueva York, dijo que añadiría a las mujeres gravemente obesas y a las mujeres que han tenido bebés que tuvieron un crecimiento restringido a la lista de mujeres con un riesgo alto de preeclampsia.

El ACOG ya recomienda que las mujeres que tienen un riesgo alto de preeclampsia tomen una aspirina para niños de dosis baja a partir de entre la semana 12 y la 28 del embarazo.

Unas 1,600 mujeres completaron el estudio doble ciego controlado con placebo. Poco menos de 800 se asignaron al azar al grupo de aspirina diaria, mientras que poco más de 800 se asignaron en el grupo del placebo. Las mujeres provenían de 13 hospitales de maternidad distintos de Europa e Israel.

En lugar de depender exclusivamente de los factores de riesgo estándar, los investigadores combinaron esos factores de riesgo con medidas del flujo sanguíneo materno, la presión arterial y dos hormonas producidas por la placenta. Usaron un algoritmo que diseñaron para combinar todos esos factores para seleccionar a las mujeres que pensaban que tenían un riesgo alto de preeclampsia.

Entre las semanas 11 y la 14, las mujeres comenzaron a tomar una aspirina diaria de 150 mg o un placebo. Siguieron tomando las pastillas hasta la semana 36 del embarazo, o antes si dieron a luz al bebé de forma prematura.

Apenas 13 mujeres del grupo de la aspirina desarrollaron preeclampsia, mientras que 35 mujeres del grupo del placebo desarrollaron la complicación, mostraron los hallazgos.

La reducción en el riesgo fue incluso mayor en los partos prematuros. Las mujeres que dieron a luz antes de las 34 semanas tenían un 82 por ciento menos de probabilidades de sufrir de preeclampsia si tomaban los 150 mg de aspirina, dijo Nicolaides.

Las madres embarazadas no tuvieron efectos secundarios graves, ni los bebés sufrieron efectos adversos relacionados con el uso de la aspirina durante el embarazo, anotaron los investigadores.

Pero, igual que con todos los fármacos, las mujeres deben hablar con el médico sobre el uso de la aspirina en el embarazo antes de adoptar este régimen, porque la aspirina sí aumenta el riesgo de sangrado.

Nicolaides dijo que la aspirina podría ayudar a mejorar el flujo sanguíneo de la madre a la placenta.

Según Kramer, «este estudio aleatorio concluye que el uso no solo es efectivo para reducir la incidencia de la preeclampsia a término completo, sino también en la prematuridad. Esto es importante porque reducirá la necesidad de parto prematuro, que es riesgoso para el bebé».

La aspirina de dosis baja también puede ayudar a reducir las probabilidades de eclampsia, que son convulsiones debidas a la preeclampsia en las mujeres de alto riesgo, anotó Kramer.

El estudio se presentó el miércoles en la reunión de la Fetal Medicine Foundation, en Eslovenia. Los hallazgos también se publicaron de forma simultánea en una edición especial en línea de la revista New England Journal of Medicine.

Para más información sobre la preeclampsia, visite March of Dimes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

Un panel de expertos en EEUU ha recomendado el uso de aspirina a bajas dosis en mujeres embarazadas con alto riesgo de desarrollar preeclampsia, una patología que puede derivar en complicaciones tanto para la madre como para el feto.

Aunque en términos generales el ácido acetilsalicílico está desaconsejado durante la gestación por el riesgo de hemorragias tanto para la mujer como para su bebé, en el caso de mujeres con alto riesgo de desarrollar preeclampsia, una aspirina infantil (81 miligramos) al día a partir de la semana 12 de gestación podría ser beneficiosa.

Así lo ha concluido el US Preventive Task Force, meses después de que la mayor asociación de ginecólogos de EEUU emitiese una recomendación similar el pasado otoño. Esta indicación se aplica exclusivamente a mujeres de alto riesgo que, por ejemplo, hayan padecido esta condición en un embarazo previo.

Como explica a EL MUNDO el doctor Roberto Rodríguez, ginecólogo del Hospital La Paz de Madrid, existe cada vez más consenso en la comunidad científica sobre el beneficio de este fármaco, siempre que se den dos condiciones. Por un lado, que se inicie la terapia en las primeras semanas de embarazo («en torno a las 12-14, porque se ha comprobado que a partir de la 20 no es eficaz») y, por otro, que se realice un cribado previo para seleccionar a las mujeres de riesgo que más se beneficiarían de la terapia.

Entre esos factores, además de haberla padecido en un embarazo anterior, el doctor Rodríguez menciona también la hipertensión, la obesidad, los antecedentes familiares «y determinados niveles de proteínas en sangre que nos indican el grado de desarrollo normal de la placenta». Precisamente en la actualidad, un estudio coordinado desde España trata de identificar marcadores de diagnóstico precoz para detectar a tiempo los casos más graves.

El doctor Josep María Laílla, presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Osbtetricia (SEGO), explica que el origen de la preeclampsia es multifactorial, «y lo que se ha observado por ahora es que aspirina funciona si ese origen tiene que ver con una alteración vascular». Por eso reconoce, es importante identificar el origen del problema porque el ácido acetilsalicílico no parece eficaz en todas las mujeres con preeclampsia. «Sí se ha visto que es útil, pero no para todas».

La preeclampsia afecta a un 5% de las mujeres embarazadas y se caracteriza por hipertensión y altos niveles de proteína en la orina. Es la complicación más habitual en el embarazo (y la segunda causa de mortalidad en esos nueve meses) y puede ocasionar partos prematuros, riesgo de aborto y, en los casos más graves, complicaciones para la vida de la madre, como lesiones renales, hepáticas e incluso hemorragias cerebrales. No obstante, este problema es responsable de unas 50.000 muertes al año en todo el mundo y su única ‘curación’ posible pasa por finalizar el embarazo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *