0

Alimentacion bebe 8 meses cantidades

El menú del bebé de 8 meses

A partir de los 8 meses, el bebé habrá tomado bastantes verduras y carnes magras. Se amplia el abanico y aparece la yema de huevo, el pan sin migas para que lo chupe, y más frutas.

Tu pediatra te propondrá una pauta de alimentación que, según su desarrollo, se parecerá a lo siguiente:

Desayuno: una toma de leche si le das lactancia materna o biberón de leche de crecimiento con cereales con gluten si has pasado a la artificial.

Almuerzo: un puré de verduras con carne (pollo, ternera o pavo) o un trocito de tofu o una yema de huevo duro o revuelto. Espera al año para la clara por su poder alergénico. Termina con una compota, un yogur para bebé o algo de leche.

Merienda: Papilla de fruta con una galleta para bebé. Ahora, puedes ofrecerle zumo de naranja (mejor si lo rebajas con agua). Si le das uvas, quita la piel y las pepitas y machácalas. Evita las frutas más alergénicas: melocotón, fresa, albaricoque, frutas tropicales, melón… Ante cualquier duda sobre posibles respuestas alergénicas, elimina el alimento nuevo de su dieta.

Cena: una papilla de cereales con leche o una toma de leche materna.

Cuando el bebé tiene 8 meses de edad se experimenta una etapa de vida que nos da un poco más de libertad en la alimentación, debido a que, frente a cualquier situación, le puedes dar a tu bebé una gran variedad de alimentos, incluso puedes llevarlo a comer fuera de casa sin que sea necesario tener una licuadora en la mano. Todos actualmente tenemos una vida agitada en la cual nos toca hacer diversas cosas al día, salimos a la calle con nuestros bebés y no podemos determinar a qué hora llegamos, las horas pasan y el tráfico no ayuda por lo que estamos obligados a comer por fuera.

Uno de los muchos alimentos de emergencias que te sirven para estas ocasiones es el plátano o cambur, sobre todo en aquellas ocasiones que están cerca de su casa o el lugar a donde vayan a comer pronto, también puedes probar una lonchera cooler con la comida ya lista solo para calentar si van a alguna casa, si te encuentras en un restaurante podrías pedirle a tu bebé pollo a la plancha, o tal vez hervido con legumbres cocidas, al igual que un puré de papa puede ser ideal, si te encuentras en una cafetería también podrías darle a tu bebé pan sin semillas acompañado de un queso suave.

Debes saber que a los 8 meses se inicia una etapa en el desarrollo de tu pequeño realmente importante, por lo cual la alimentación que vas a administrar debe ser la adecuada para que de esta forma crezca fuerte y sano, ha llegado el momento de combinar la leche materna o el biberón con diversos alimentos en estado sólido, con el cual él mismo pueda toquetear y explorar, debes recordar que durante esta nueva etapa de la vida se convertirá en un explorador con mucho interés por todo lo que rodea.

Los bebés muestran algunas señales que te van a indicar que tu pequeño niño se encuentra preparado para dar un paso y evolucionar su dieta, tales como: es capaz de mantener su equilibrio, bien sea con la cabeza erguida o sentado en su silla especial para comer, o tal vez masticar todos sus alimentos, sus ojos ávidos van a empezar a mostrar interés por toda la comida, se niega en rotundo a abrir boca o desea probar muchas cosas nuevas, quizás es capaz de pinzar las cosas con sus propios dedos, para llevárselo o sostenerlas todo a la boca, debes observar con detenimiento a tu hijo y consulta a tu pediatra para que confirmes que ha llegado el momento de cambiar por completo su alimentación.

A su vez a partir de los 8 meses de edad tienes la oportunidad de adicionar nuevos alimentos en la dieta del pequeño, no obstante debes combinar este cambio alimenticio con algunas tomas de leche o complementarlo con biberón, lo que se recomienda es seguir con al menos unas 3 y 5 tomas de leche al día pero todas ellas en pocas cantidades. Para empezar en su alimentación nueva y siempre siguiendo las instrucciones del pediatra, puedes darle a tu bebé trozos pequeños de queso blanco con textura blanda, estos quesitos son ideales y tienen que ser los primeros en ser tomados antes de la leche de vaca, pues al pasar por un proceso de fermentación se vuelve más digeribles.

Por otra parte puedes incluir ciertos cereales, como la cebada, el trigo, la avena o el arroz dentro de la papilla que le das por las mañanas, esto será un alimento perfecto para ellos, al mismo tiempo puedes incluir dentro de su dieta especial como el plátano, melocotón y la pera, al igual que verduras como zanahoria cocida, patata, calabacín o el boniato, por ello triturarlo todo en una papilla para que sea un poco más sencillo de digerir, pues debes recordar que el pequeño todavía no cuenta con sus dientes en absoluto, eso sí tienes que experimentar con los alimentos, los coja y saboree, para ello puedes darle galleta, trozos pequeños de fruta o molla de pan.

Ahora debes incorporar en pequeñas cantidades, purés con carne de ave, carne roja o pescados sin espina. A pesar de que ya puedes cambiar su alimentación debes recordar que todavía está pequeño, por lo que todo debe ir lentamente siempre agregandolo en forma de puré o papilla, también tienes que ser consciente de que las cantidades deben ser pequeñas, pues su estómago no se encuentra desarrollado del todo como para consumir demasiado alimentos.

La alimentación del bebé a los 8 meses

Cuando él bebe tiene ocho meses se experimentan una gran cantidad de cambios en su dieta, ya hay que comenzar a establecer un horario para comenzar a educar al niño a comer a las horas. A esta edad se permite que la dieta sea mucho más variada, pero también que sea equilibrada, para que estos puedan obtener de ahí todos los nutrientes y proteínas que necesita para crecer de forma saludable.

Las carnes y las verduras llegan a los platos de tus bebés abriendo una abanico súper amplio de posibilidades, los huevos también se suman a la fiesta al igual que las frutas y el pan.

Durante el día se le debe hacer tres comidas principales al igual que con los adultos, puedes durante las horas de la tarde hacer al menos una merienda o alternar un biberón o leche materna.

Desayuno

En los pequeños, al igual que en los adultos el desayuno es de suma importancia, debe hacerse con mucha cautela y en un espacio tranquilo, para esta hora es ideal que alimentes a tu niño con leche materna, recuerda que pase lo que pase esta nunca debe ser erradicada de la dieta, pues es la que la dará al pequeño todos los nutrientes que necesita para crecer de forma saludable. Otra opción para el desayuno es un biberón hecho de leche de crecimiento, estos deben tener cereales de gluten para que tengan más valor nutricional.

Es importante que en el desayuno se le dé una buena dosis de fruta, la banana es una buena opción ya que contiene una dosis saludable de azúcar que se equilibra con sus valores proteicos.

Las papillas o compota de fruta siempre pueden tomarse en el desayuno, hará que este comience el día lleno de mucha energía y vitalidad cumpliendo así con sus requerimientos diarios. Recuerda que este es el alimento más importante del día y no se debe pasar por alto, pues de ser así se perderían una gran cantidad de nutrientes importantísimos para el crecimiento saludable de tu pequeño.

Comida

Para esta edad tus mejores amigos serán los purés y las sopas, como el niño aún se encuentra en crecimiento puede que no tenga muchos dientes, por lo que necesita cosas que sean fáciles de digerir, para eso llegan los purés, estos son muy versátiles pueden ser de prácticamente cualquier verdura. Para esta edad te recomendamos las papas, el brócoli, la calabaza, la zanahoria y la batata.

Las proteínas deben volverse protagonistas del almuerzo, para esta edad puedes incluir huevos, te recomendamos que lo hagas revueltos o sancochados, acompañados de un buen puré. El pollo, también es una increíble opción, cocínalo sancochado sin muchos condimentos, igual inclúyelos en las sopas y licúalos. La ternera y el pavo son dos opciones más a considerar. Ten cuidado con la clara del huevo pues puede ser un poderoso alérgico. Después de dar la comida puede incluir como postre un yogur o un poco de leche.

Merienda

Para media tarde es importante darle una merienda, puedes para esto hacer una papilla de

galletas y frutas, suele ser muy delicioso y bueno para su estómago. Cuando ya creas que es el momento indicado agrega jugo de naranja sin demasiada azúcar.

Ten en cuenta que debes darle leche materna a tu pequeño unas 5 veces al día y que debes evitar las frutas como la fresa, el melocotón y el albaricoque, así como frutas tropicales y el melón puedes tienden a ser muy alergénicas.

Cena

Para la cena puedes darle otro puré u optar por una rica papilla de cereales y una toma de leche materna.

Horarios para alimentar a tu bebé de 8 meses

Establecer un horario para tu bebé realmente es una decisión muy personal, pues debes tener en cuenta no solo sus necesidades, sino la de toda la familia, una vez que reconoces y descifrar la señales que te da tu pequeño es muy fácil crear una rutina en la que la alimentación, el sueño y el tiempo de ocio tengan un equilibrio perfecto.

Health Info

La alimentación es importante para que su bebé crezca y se desarrolle de forma saludable. La siguiente información está pensada para responder a las preguntas que usted pueda tener acerca de la alimentación de su bebé.Recuerde: éstas son pautas generales. Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo. Si tiene alguna pregunta sobre la alimentación o nutrición de su hijo, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Nacimiento a 4 meses

Durante los primeros 4-6 meses, el único alimento que necesita su bebé es la leche materna o la leche maternizada (fórmula) fortificada con hierro. El bebé no necesita agua, jugo, cereal, alimentos para bebés ni alimentos de mesa hasta los 4 meses. Aunque mucha gente solía recomendar la alimentación temprana, hoy en día sabemos que no es una buena idea, porque:

  • Los bebés crecen bien y aumentan de peso dándoles sólo leche o fórmula.
  • La leche materna y las leches maternizadas brindan una nutrición muy completa, y contienen todas las proteínas, grasa, vitaminas y minerales que los bebés necesitan.
  • Si se alimenta al bebé con sólidos en esta primera etapa (antes de que los músculos de la cabeza y cuello adquieran coordinación), pueden atragantarse y tener arcadas con las texturas extrañas.
  • Si se alimenta al bebé con sólidos en esta primera etapa, puede desarrollar alergias y asma.
  • Los bebés que toman demasiada agua o jugo en lugar de leche pueden tener problemas para aumentar de peso, y desarrollar un desequilibrio de sodio en sangre.
  • La leche de vaca es demasiado concentrada para los riñones del bebé.

En algunos pocos casos, recomendamos darle al bebé pequeñas cantidades de agua o jugo si está muy estreñido, o espesar las tomas de biberón con cereal de arroz en casos severos de reflujo (regurgitación). Si su bebé necesita estos cambios, nosotros se lo haremos saber. En caso contrario, limítese a la leche materna o maternizada hasta los 4 meses de edad.

Recomendaciones para alimentar a un bebé muy pequeño:

  • Tenga a su bebé en brazos y háblele mientras lo alimenta. Si el momento de la alimentación es placentero, su bebé se sentirá feliz y seguro.
  • Para evitar las caries dentales por biberón y la otitis, no haga dormir al bebé con el biberón en la boca.
  • No hay ningún motivo para forzar a un bebé a terminarse el biberón. Si usted está preocupado porque cree que su hijo no come lo suficiente, consúltenos.

4-6 meses:

El bebé está listos para empezar a alimentarse con cuchara cuando puede:

  • Sentarse con un poco de ayuda y girar la cabeza.
  • Abrir la boca e inclinarse hacia adelante.
  • Inclinarse hacia atrás y voltear la cabeza.
  • Aceptar una pequeña cantidad de alimento de una cuchara sin sacar la lengua.

Algunos bebés estarán listos a los 4 meses, y otros tendrán que esperar hasta los 6 meses. No se apresure; y recuerde que la mejor guía es su propio bebé. Desde el punto de vista nutricional, la leche del bebé sigue cubriendo todas sus necesidades. La alimentación por cuchara sirve sobre todo para practicar las habilidades en desarrollo, y para divertirse. No se estrese, haga que el momento de la alimentación sea tranquilo y disfrute de este período de descubrimientos junto a su bebé.

Recomendaciones para comenzar la alimentación con cuchara:

  • Comience con cereal de arroz para bebés. Aligere el cereal con leche materna o de fórmula. La consistencia debe ser similar a la Cream-of-Wheat. No agregue azúcar ni miel.
  • Luego de que su bebé haya probado el cereal, ofrézcale vegetales de sabor suave hasta los 6 meses de edad. Las mejores opciones al comienzo son las zanahorias, guisantes (chícharos) y la calabaza (zapallo). Puede comprar los alimentos para bebés de la «primera etapa», o pisar sus propios vegetales en casa.
  • Comience con pequeñas cantidades cada vez, 1 o 2 cucharaditas. Utilice una cuchara del tamaño adecuado para el bebé al alimentarlo.
  • Recuerde: tenga paciencia con los alimentos nuevos. Déle a probar de a uno por vez. Deje pasar 3 días antes de darle a probar otro alimento nuevo.
  • Los primeros alimentos deben contener un solo ingrediente; no utilice mezclas ni «cenas preparadas». (Si el bebé es susceptible a alguno de los ingredientes, usted no sabrá a cuál).
  • Esté preparado para que el niño rechace los nuevos sabores y texturas al comienzo. Si su bebé rechaza la comida, deténgase. Pruebe con otro alimento y vuelva a introducir el alimento rechazado en una o dos semanas.
  • No agregue alimentos al biberón. Esto confunde al bebé, pues no sabrá qué sabor y textura esperar del biberón.
  • No utilice los alimentadores (feeders) infantiles. Estos dispositivos en forma de jeringa básicamente fuerzan los alimentos sólidos a los niños. Un bebé normal jamás necesitará esto. O bien es muy pequeño para comer de una cuchara (y, por lo tanto, aún no necesita alimentos sólidos), o puede comer un poco de la cuchara, aún cuando no parezca que come «suficiente». Por favor consúltenos con sus dudas antes de recurrir a este método.

¿Cómo sé si mi bebé es susceptible a un alimento?

Los vómitos o diarrea severos, sarpullidos o respiración sibilante pueden ser síntomas de susceptibilidad a un alimento determinado. Por otro lado, pueden ser sólo una coincidencia. Si observa una reacción de su bebé a un alimento, suspéndalo de la dieta. Vuelva a intentarlo en unas semanas. Si el problema persiste, consúltenos.

Ejemplo de plan de alimentación: Bebés de 5-6 meses de edad

  • Desayuno: 4-6 cucharadas de cereal para bebés, 6-8 onzas de leche
  • Media mañana: 2-4 onzas de leche
  • Almuerzo: 2-4 cucharadas de vegetales bien cocidos, 6-8 onzas de leche
  • Media tarde: 4-6 onzas de leche
  • Cena: 2-4 cucharadas de vegetales bien cocidos, 6-8 onzas de leche

6 meses

Éste es un buen momento para incorporar las frutas. También puede ofrecerle al niño un poco de jugo en una tacita entrenadora (sippy cup). Siga ofreciéndole cereales y vegetales.

  • Introduzca la fruta después de que su bebé haya probado distintos vegetales. (Los bebés que prueban las frutas antes de los vegetales tienden a rechazar estos últimos, ya que no son tan dulces). También en este caso, lo mejor es usar ingredientes únicos al principio.
  • Aproximadamente al mismo tiempo que empieza con las frutas, puede probar el jugo. Ofrézcale jugo en una tacita entrenadora (sippy-cup) y no en biberón; recuerde que el biberón sólo debe contener leche de fórmula o materna. El jugo puede producir caries, así que no le ofrezca jugo a la hora de dormir.
  • Al comienzo, es probable que su bebé necesite mucha ayuda con la taza, pero con algo de práctica aprenderá a usarla solo. Las tazas tienen mayor velocidad de flujo que las tetinas, con las que el bebé tiene que succionar activamente.

7-8 meses

Éste es un buen momento para incorporar las carnes. (Si usted ha decidido criar a su hijo como vegetariano, podemos sugerirle fuentes alternativas de proteínas). Usted puede usar alimentos preparados para bebés con carne, o prepararlos en casa de la siguiente manera:

  • Hierva, cueza, escalfe, guise o cocine la carne a fuego lento hasta que esté tierna. (No la fría).
  • Quite toda la grasa, huesos y piel de la carne después de cocinarla.
  • Procésela en licuadora hasta que no tenga grumos, mezclándola con caldo, leche
  • Otras fuentes de proteína: ricotta, queso cottage pisado y yogur común. Cuando su bebé ya pueda sentarse sin apoyo, coger cosas pequeñas con el pulgar y el índice, y tenga algunos dientes, usted puede empezar a ofrecerle alimentos de mesa:
  • Ofrézcale una cuchara o alimentos para comer con la mano que tengan más textura, como cereales secos sin endulzar, tostadas, granos cocidos, vegetales pisados, frutas blandas, carne o frijoles picados o pisados, y trocitos de queso.
  • Permita a su bebé alimentarse por sí mismo en cuanto empiece a mostrarse interesado en esto. Es cierto que esto es más desprolijo que alimentarlo usted, pero permitirle comer solo es importante para su desarrollo.
  • Ofrézcale alimentos con distintos colores, texturas y sabores. Ofrézcale alimentos sin azúcar ni sal agregada.
  • Las salchichas, nueces, patatas fritas (chips), palomitas de maíz, semillas, muesli (granola) y vegetales duros (como las zanahorias crudas) pueden ser peligrosos para los bebés y niños en edad de caminar, ya que pueden atragantarse.

Ejemplo de plan de alimentación: Niños de 8-12 meses de edad

  • Desayuno: 6-8 cucharadas de cereal para bebés o cereales para adultos enriquecidos con hierro cocidos, 2 cucharadas de fruta blanda, 6-8 onzas de leche
  • Media mañana: 2-4 onzas de jugo sin endulzar (en taza) y 1/2 a 1 tostada
  • Almuerzo: 2-4 cucharadas de vegetales blandos, 1-3 cucharadas de carne pisada o picada, o frijoles pisados, 6-8 onzas de leche
  • Media tarde: 2-4 cucharadas de frutas blandas o tostada, 2-4 onzas de agua
  • Cena: 3-4 cucharadas de vegetales blandos verdes o amarillos, 3-4 cucharadas de fruta o vegetales blandos

12-15 meses

Después del primer año de vida, disminuye la velocidad del crecimiento, y también disminuye el apetito en la mayoría de los niños. Los niños que eran voraces de bebés, pueden volverse más selectivos a la edad de caminar. Esto es muy normal, y no debe preocuparse siempre y cuando la dieta del niño en edad de caminar coma una dieta balanceada. Si usted está preocupado por la ingesta de su niño, consúltenos.

Recomendaciones para alimentar a los niños en edad de caminar:

  • Después del primer año, cuando su bebé ya coma suficiente cantidad de alimentos de los cuatro grupos alimentarios, estará listo para beber leche de vaca entera de una taza.
  • Por lo general, los niños menores de 2 años no deben tomar leche descremada, porque no aporta las calorías y ácidos grasos esenciales que necesitan.
  • Como su niño probablemente coma poco en cada comida, es necesario ofrecerle tentempiés (snacks) para balancear su dieta. Ofrézcale tres comidas regulares y 3 tentempiés pequeños y nutritivos al día.
  • Recuerde que hay que controlar la cantidad de alimentos y bebidas dulces, como galletas, dulces, gelatina, refrescos, jugos de fruta y alimentos muy salados o con mucho aceite, como las patatas fritas (chips). Estos alimentos son agradables, pero si se los ofrece con demasiada frecuencia, pueden hacer que su niño no tenga apetito para los alimentos necesarios.
  • El jugo es delicioso, pero consumido en exceso es sólo calorías vacías, al igual que el exceso de refrescos. Limite el jugo a 6 onzas al día.
  • Si su niño ya está bebiendo de una taza, ¡felicitaciones! De lo contrario, es hora de animarlo a que la use. Los niños deberían dejar el biberón por completo a la edad de 15 meses.
  • Los niños en edad de caminar siguen necesitando algún tipo de rutina. El momento de las comidas debe ser lo más tranquilo y predecible posible.
  • La auto-alimentación es uno de los primeros grandes pasos de su niño hacia la independencia. Puede ser más sucio. Tenga paciencia y aliéntelo. (Le recomendamos cubrir el piso con plástico o periódicos para facilitar la limpieza).

15-24 meses

Llegado este momento, los niños ya deben comer porciones más pequeñas de lo que come el resto de la familia (excepto alimentos potencialmente peligrosos, como palomitas de maíz, maníes, pasas, muesli (granola), etc.; espere a la edad de 4 años para introducir estos alimentos).

Recomendaciones para alimentar a los niños más grandes:

  • Dé un buen ejemplo. Por lo general, su niño comerá lo mismo que usted.
  • Puede parecer que el niño no come casi nada, pero tenga en cuenta que necesita mucho menos alimento que los adulto (que tienden a comer de más, dicho sea de paso). Guía fácil de porciones mínimas: 1/4 a 1/2 taza de cualquier comida.
  • Anime al niño a probar al menos un bocado de las comidas nuevas. Si el niño la rechaza, vuelva a introducirla más adelante.
  • Déle de comer a los niños antes de que lleguen las visitas. Los niños requieren mucha atención a la hora de las comidas, y muchas veces resulta imposible dárselas cuando hay invitados.
  • Recuerde ofrecerle agua al niño para beber. Los niños en edad de caminar no deben beber más de 16 onzas de leche y 8 onzas de jugo al día. Si realmente tienen sed, aceptarán el agua. Si rechazan el agua y sólo quieren leche o jugo, lo que realmente desean es una «dosis de calorías».

Alimentación bebé 8 meses

Hola stomartin. La introducción de la AC debe ser paulatina y depende de cada niño, es decir, tienes que observarle, ver su interés por la comida, e introducir la AC según sus respuestas.

En primer lugar, hasta el año la teta se debe dar siempre antes de las comidas, no de postre. Esto se debe a que hasta el año la introducción de AC no se debe tanto a una exigencia nutricional como educativa, salvo por el aporte de hierro (que si que sería deficitario si no introducimos alimentos ricos en hierro), es decir, en terminos generales la leche sigue siendo mucho mejor alimento para el bebé que las verduras, las frutas y los cereales. Pero el bebé poco a poco se debe acostumbrar a los nuevos sabores, texturas y alimentos, así que entre los 6 meses y el año debemos irle acostumbrando poco a poco a esta nueva dieta.

Por lo tanto hasta el año su alimento principal sigue siendo la leche materna, y si se la damos después de las comidas corremos el riesgo de que tome menos de lo que necesita, mientras que si come menos puré o menos fruta no es demasiado importante porque lo importante es que se vaya acostumbrando a ellos.

Muchas de las madres que estamos aquí no hemos seguido las pautas habituales de las hojas que nos dan en la consulta del pediatra, el asunto es mucho más flexible de lo que parece. Así lo ideal para saber si con 8 meses debes darle o no cena es sentarle con vosotros a cenar y mirar a ver si tiene interés por la comida o no. El mio empezó a pedirme de mi cena y entonces le empecé a preparar lo mismo que comía yo para él en menor cantidad y cenaba a la vez que yo.

Los bebés no tienen por qué tomar purés, de hecho los purés son muy poco educativos, ya que no permiten distinguir sabores, texturas ni acostumbrarse a la dieta de la familia. Eso si, son bastante comodos y todas hemos recurrido más o menos a ellos. Pero pueden resultar un problema porque incorporan una siguiente fase que es «quitarle la costumbre del puré y pasar a solido», cuando realmente pueden comer solidos adaptados desde los 6 meses: por ejemplo arroz cocido algo pasado, pan, galletas, guisantes bien cocidos, carne picada tanto de ternera como de pollo, patata cocida chafada, pasta en forma de fideos (los hay de arroz también), etc. A edad temprana es curioso pero se dan a probar de todo y ademas mastican muy bien con sus encias, llega un momento que si no han probado solidos es como si se les pasase la moda y les cuesta un montón encontrarse tropezones…

Con todo este rollo quiero decir que no tienes que darle papilla de cereales, puedes darle un trozito de pan por ejemplo a ver que pasa, si lo quiere bien y si no también, o una galleta.

A mi personalmente no me gusta lo de las papillas de cerales por la noche, las papillas de cereales son harina, ni mas ni menos, y por la misma razón que no veo muy sano cenar masa de croquetas ni un plato de macarrones no lo veo sano para mi hijo. Pero cada familia es un mundo y cada uno tiene sus costumbres en su casa.

Te dejo las recomendaciones del comite (como verás, no todo coincide con mi opinión, por eso es importante que leas y decidas, solo quería poner de relieve otras formas de hacer las cosas):

Alimentación bebé 9 meses

Te recomiendo te leas estos dos enlaces:

El segundo es un libro, y aunque puede que no te sientas identificada con el titulo te aseguro que viene mucha información buena sobre la alimentación de los niños.

A ver, a tu hijo de 9 meses no le van a faltar nutrientes mientras tome toda la teta del mundo. Le pueden faltar si no toma suficiente teta.

– Que pueda empezar a tomar yogur no quiere decir que tenga que tomar yogur (por cierto, la mayoría lo posponen hasta los 12 meses). Tu hijo está tomando el mejor lacteo que puede tomar: tu leche. No necesita más lacteos mientras haga 4 o 5 tomas diarias de pecho. No es que le vaya a salir ningún sarpullido por tomar yogur, la cuestión es ¿qué utilidad tiene desplazar otros grupos de alimentos para darle algo que ya está tomando? Y ya sustituir yogur por teta sería un desproposito, sería como decir «ah, pues como ya puede comer hamburguesas voy a darle hamburguesas en vez de un solomillo como hasta ahora» (solo que encima en nuestro caso la leche materna resulta ser más barata). El mejor lacteo que puede tomar tu hijo es y seguirá siendo la leche materna. Luego tu haz lo que quieras, pero yo lo veo un poco innecesario.

– Yo el unico problema que le veo a su alimentación es que es monótona y poco educativa, un bebé no tiene por qué tomar papillas, el mio nunca tomó papillas más que cuando estábamos fuera de casa y me resultaba más comodo tirar de potito. Con la edad que tiene puede empezar a tomar carne (de ternera, de pollo, de cordero) picada con puré de patata por ejemplo, otro día si preparas pisto puede tomar pisto con un poco de carne, también puede comer pasta, puede comer arroz, guisantes, calabaza (que cocida queda bien blandita), berengena, calabacin… no se, lo que comais en vuestra casa se puede adaptar en pequeños trozos o bien cocido para que quede blandito y vaya practicando. Tampoco tiene que comer «papilla de frutas», la galleta se la puede comer a muerdos, el platano chafadito, la manzana igual o cortada en pequeñas tiritas, etc. Prueba a ir experimentando cuando esté contigo (en la guarde obviamente es más dificil porque ya tendrán su menu), dejale que coja de tu plato comida, etc.

– Yo es que papilla de cereales no le di nunca, no me gustan, tienen muchos azucares y en definitiva son harina con leche. Si que desayunaba teta y luego pan migado con algo de mi leche que yo me sacaba y más adelante galletas, porque es lo que desayunamos en casa mas o menos. Tampoco le daba cereales de otro tipo para cenar porque en mi casa no tomamos cereales en la cena, salvo en pan que acompañe a la cena, y eso es lo come, lo que comemos nosotros. Puede tomar ya jamón de york si quieres, aunque no abuses porque tiene bastante azucar y sal, igual que el resto de preparados, pero vamos, que por darle a probar trozitos de vez en cuando no le pasa nada, le encantará. Si quieres darle papillas de cereales pues supongo que no habrá ningún problema mientras siga tomando suficiente pecho, aunque yo creo que para tener 9 meses va servido de alimentación complementaria… En eso cada niño es un mundo, ya te digo que mal alimentado solo puede estar si come demasiado de otras cosas y deja el pecho de lado, pero cada niño marca un poco su ritmo.

Un menú para cada edad del niño

En la actualidad no hay ninguna necesidad de precipitarse en diversificar la alimentación de un bebé. Sigue nuestros consejos para ayudar a tu hijo a alimentarse poco a poco como un mayor. Te proponemos varios menús con una alimentación adecuada para niños de 5 meses, 12 meses y 18 meses de edad. A cada etapa le corresponde una dieta que debe ser completa y adecuada a las necesidades de crecimiento del bebé.

Alimentación para niños según su edad

Menú para un bebé de 5 meses

Entre los 5 y los 7 meses el bebé duplica el peso que tenía al nacer. El niño comienza a mantenerse sentado e intenta tocar con las manos todo lo que lo rodea. Ha alcanzado en parte su madurez digestiva: es capaz de descubrir poco a poco nuevas ?sensaciones alimenticias?. Solo hay una regla de oro: no tener prisa.

Proponle nuevas recetas

Durante sus primeros seis meses de vida, al bebé le basta con una alimentación basada en la leche. Para evitar problemas de alergias, que en la actualidad afectan al 15 ó 20% de la población, se desaconseja una diversificación nutritiva demasiado precoz.
Lo ideal sigue siendo la lactancia materna, pero no debes culparte si no quieres o no puedes amamantarle: las leches industriales son un sustituto eficaz. Existe leche maternizada para cada edad de crecimiento del bebé: leche de inicio hasta la diversificación de la alimentación, y leche de continuación hasta el primer año.

La diversificación de la alimentación comienza por la introducción de harinas sin glúten, luego fruta como complemento de la leche, luego hortalizas y prosigue con la incorporación de la carne.

El periodo comprendido entre los 5 y los 7 meses es el de la introducción de las verduras, empezando por las de sabor ligeramente azucarado, como las zanahorias o los puerros. No conviene mezclar diferentes hortalizas a la vez para poder detectar más fácilmente, si se diera el caso, el alimento al que el niño puede ser alérgico. Enseguida se puede comenzar con la carne, más adelante con el pescado y después, con los huevos.

En el caso de niños con padres alérgicos, conviene retrasar la incorporación de alimentos como los huevos, el pescado, las frutas exóticas o los frutos secos (cacahuetes, nueces, etc.) y sus derivados hasta que el bebé cumpla el año y, si es posible, hasta los dos.

Si no tienes suficiente tiempo para cocinar, puedes recurrir a los potitos, irreprochables desde el punto de vista nutricional.

Cómo dárselo

Ha llegado el momento de las primeras cucharadas (es preferible una cucharilla de silicona, ya que es menos irritante para las encías que una de metal), pero a esta edad la cucharilla debe ser, además de un medio para la alimentación, un juego. Conviene empezar utilizándola en una de las cuatro comidas, pero sin forzar al niño. Tiene tiempo de sobra para acostumbrarse.

El menú

· Desayuno: dale el pecho o un biberón de alrededor de 210 ml sin forzarlo para que lo termine.
· Comida: entre 100 y 200 g de puré de verduras mezclado con 10 ó 15 g de carne y un chorrito de aceite. De postre puede tomar compota, frutas en puré o un yogur.
· Merienda: compota y/o yogur. De vez en cuando, un biberón o el pecho. Los lácteos son indispensables si no ha tomado al mediodía.
· Cena: puré de verduras con un chorrito de aceite, seguido de leche.

Consejos
– No añadas sal ni azúcar a los alimentos.
– Comprueba siempre la temperatura de los alimentos antes de dárselos a probar al niño.
– El niño debe tomar al día medio litro de leche (leche, lácteos).

Menú para un bebé de 12 meses de edad

Hacia los 12 meses su peso de nacimiento se ha triplicado. Empieza a masticar tenga o no dientes, aunque a esta edad la mayoría de los niños ya tiene. El bebé está ya preparado para descubrir sabores más consistentes.

Proponle nuevas recetas
Ya no es preciso mezclar todos los alimentos, pero sí machacarlos con un tenedor cuando su consistencia lo permita. El bebé ya puede alimentarse exclusivamente con la cuchara y beber en vaso. Lo que no significa que no tome biberones de leche: debe tomar al menos dos al día.
Al pequeño gourmet le gusta la sémola, los fideos… que espesan sus platos. Es también el momento de añadir legumbres (lentejas, judías, …) en puré y mezcladas con su puré de verduras. Los fabricantes de potitos rivalizan en imaginación en sus propuestas de productos variados y equilibrados en el plano nutricional. No hay que privar al bebé de estos preparados tan prácticos.

Cómo dar la comida al bebé
No descartes los congelados de verduras y de frutas. Muy frescos y sin sal o azúcar añadidas, representan una solución a la vez sana y muy práctica para sus primeras comidas de verdad. Esta etapa en la diversificación de su alimentación es primordial para ir acostumbrando al bebe a ingerir algo más que líquidos, de manera que acabe aceptando todos los alimentos sólidos necesarios para su desarrollo.

El menú para el bebé de 12 meses
· Desayuno: 240 ml de leche de continuación.
· Comida: 200 g de verduras con un chorrito de aceite, 25 g de proteínas (carne o pescado), fruta cruda o compota como postre.
· Merienda: 240 ml de leche o el equivalente (yogur u otros postres lácteos), compota y galletas.
· Cena: un puré de verduras y/o cereales con mantequilla o un chorrito de aceite, leche o postre lácteo, fruta fresca o compota.

Consejos de alimentación
– No dejes nunca que tu bebé coma solo sin vigilancia.
– No le des a tu bebé otra bebida que no sea agua o zumo de fruta.
– Come en su compañía cuantas veces sea posible.

Menú para un niño de 18 meses

El bebé ha crecido. Tiene una decena de dientes, ya anda. Utiliza las manos para comer solo, a veces con éxito. Ya hay alimentos que le gustan y otros que rechaza.

Recetas para unbebé de 18 meses
A esta edad, al pequeño le gusta mezclar alimentos conocidos con otros nuevos. Los crujientes le encantan. Es el momento de proponerle harinas con cacao, que le encantarán. Comienzan también a gustarle los quesos, que empezará a probar en pequeños trozos. También puede empezar a probar la tapioca y otros cereales en la papilla de la cena.

Dar la comida a un niño de 18 meses
A partir de los 15 meses puede empezar a tomar verduras crudas en pequeñas cantidades, con un chorrito de aceite y limón, finamente cortadas. Ya no hace falta servirle la carne mezclada con el puré, sino cortada en pequeños trocitos. Aunque resulte algo impropio al principio, hay que dejarle toquetear su plato porque le encanta comer con los dedos: poco a poco irá utilizando los cubiertos y, mejor o peor, acabará comiendo casi correctamente.

Atención a los rechazos: el niño está entrando en el periodo, normal, del ‘no’. No hay que ceder, ni caer en su juego, sustituyendo los alimentos que rechaza por otros. Está comprobado que cuando a un niño se le pone varias veces delante el mismo alimento, en cada ocasión come un poco más del mismo. Por lo tanto, no conviene desistir demasiado pronto con aquellos que no parecen gustarle. Con paciencia y buen humor, conseguiremos que coma de todo.

El menú para el bebé
· Desayuno: papilla de cacao o de cereales.
· Comida: verduras crudas de temporada con un chorrito de aceite y limón y entre 40 y 50 g de carne o de pescado, o un huevo entero (dos veces a la semana). El almuerzo también puede consistir en jamón y 200 g de verduras en puré y fruta.
· Merienda: un vaso de leche con galletas; o un yogur o un petit suisse o fruta.
· Cena: 200 g de puré: verduras con fideos. Postre: compota o queso o yogur.

Consejos para la comida del niño
– Si el niño juega con su comida, es mejor que le dejes… A su edad es algo completamente normal.
– Impedir que entre comidas tome chucherías.

Preocupaciones de los padres con la alimentación

· Que coma demasiado o muy poco

Como los adultos, los niños pueden tener mucho o poco apetito. ¿Por qué vamos a limitar al tragón o forzar al que come poco• Es mejor que el niño coma lo que le apetezca. Él sabe regular perfectamente su apetito.

· La dieta cuando el niño está enfermo

Con frecuencia los niños pierden el apetito cuando están enfermos… como los adultos. No hay que insistir, pero conviene asegurarse de que bebe lo suficiente, para evitar riesgos de deshidratación. Se le pueden preparar bebidas nutritivas a base de leche o caldos de pollo o verduras. Además, a sus platos preferidos se le puede añadir un plátano machacado.

Mitos y aciertos sobre la alimentación de los niños

El calcio es indispensable para el crecimiento.
VERDADERO. Gracias a este mineral los huesos crecen y se fortalecen.

Las verduras aportan más vitaminas que las frutas.
FALSO. La fruta y las verduras aportan vitaminas diferentes. Algunas son más ricas que otras, eso es todo.

No hace falta comer carne para tomar hierro.
VERDADERO. Sobre todo en el caso de los bebés, que toman gran cantidad de leche de inicio y continuación, en la que encuentran la cantidad de hierro indispensable para su crecimiento. Por el contrario, cuando el consumo de leche de continuación disminuye o es reemplazada por la leche de vaca, la carne se convierte en la principal fuente de hierro.

Dos huevos equivalen a un filete
VERDADERO. En términos de proteínas, un filete de 100g equivale a dos huevos. Esa misma cantidad de carne equivale a 100g. de pescado o a 80g. de jamón.

Sofía Amor.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *