0

Alimentación bebe 8 meses

No te puedes perder …

¿Qué puede comer un bebé de 7 meses?

Cuando pasan siete meses, el bebé puede combinar la leche materna con alimentos nuevos complementarios que sean semisólidos, como los purés y las papillas. Estas comidas deben incluir cereales, frutas, verdura y carne.

Tu bebé ya ha pasado por varias etapas aunque apenas tenga 8 meses de vida, pero es que así son los pequeños, se desarrollan más rápido de lo que creemos y es por ello que necesitamos estar siempre al pendiente.

Desde que tu hijo llegó a tu vida has tenido que alimentarlo, pues es de lo primero que haces en cuanto está por primera vez en tus brazos, ese es el grado de importancia en la alimentación de un bebé.

La lactancia

El primer paso es la alimentación con el calostro, que es tan vital que lo tome para que obtenga todos los nutrientes necesarios en sus primeros días de vida.

La lactancia es muy importante en el desarrollo del bebé, pues un pequeño sólo debe de consumir la leche de su madre debido a que esta contiene lo que realmente tu hijo necesita durante sus primeros seis meses de vida.

Por ello se recomienda que no comiences a introducir nuevos alimentos hasta que tenga 6 meses, además de que anteriormente no iba a poder digerirlos por la inmadurez de su sistema digestivo, ni tragarlos por la inmadurez de su capacidad psicomotora.

Todo lo anterior es bueno que lo sepas porque hay muchos papás que, por ser primerizos o simplemente por falta de información del tema, tienen dudas sobre cuándo le pueden dar de comer algo sólido al bebé, claro que ningún papá es un experto pero para eso está tu médico.

Alimentación complementaria

La leche de la madre va a ir madurando y transformándose según las necesidades que tenga su hijo, por lo que el calostro ni la segunda toma van a aportar los mismos nutrientes que las tomas del sexto mes.

Debido a lo comentado anteriormente a partir de su segundo semestre de vida se le puede comenzar a introducir la alimentación complementaria, pues el cuerpo del bebé ahora necesita conseguir nutrientes también de otras fuentes.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que a un bebé que se le introduce a la alimentación complementaria se le faciliten dos consumos de comida, además de que lo sigas amamantando.

¿Qué puede comer mi bebé de 8 meses?

Tu bebé se va a encargar de darte señales para que sepas que ya está listo para comer ciertas cosas dentro de su alimentación complementaria, algunas de ellas son las siguientes:

– Tiene la fuerza necesaria para mantener la cabeza erguida.

– Se puede quedar sentado en su sillita.

– Puede tomar cosas con el pulgar y el índice.

– Puede llevar cosas a la boca con sus manos.

– Pone interés a la comida.

– Puede abrir y cerrar la boca teniendo la cuchara adentro.

– Hace movimientos de masticación.

Algunos de los alimentos que le puedes ofrecer a tu bebé de 8 meses son:

– Leche materna. Esta sigue siendo óptima, por ello se la puedes ofrecer de 3 a 5 veces al día.

– Arroz, cebada, avena, trigo o cualquier cereal fortificado con hierro.

– Puré de frutas o verduras.

– Pedazos pequeños de fruta o verdura picada.

– Carne blanca sin grasa mezclada en el puré de verduras.

Te puede interesar:
Muchos padres se preguntan «¿cómo calcular la estatura final de una persona?». De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico tales como radiografías, análisis de hormonas, etc.

Fecha de actualización: 23-02-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Recetas para bebés de 8 a 9 meses: La Progresión de las texturas

Hola! Hoy vamos a ver los alimentos que les di a mis hijas a los 8 meses, también les contaré la anécdota del mes y , además les daré un ejemplo de menú completo para el día.

No se si se han dado cuenta que en el post de 6 a 7 meses cuando comenzamos con la alimentación complementaria les dimos los alimentos tipo purés, en el siguiente post de 7 a 8 meses les dimos algunos alimentos chancaditos y bueno, ahora tocan cortaditos. Si bien es cierto que cada bebé tiene un desarrollo distinto, por ejemplo, no todos los bebés tienen dientes para el octavo mes, pero ya dominan el poder masticar y pasar bien los alimentos. Por esta razón podemos darles algunos alimentos cortaditos.

Infografía para bebés de 8 a 9 meses

Esta es una buena etapa porque nos da un poco más de libertad, ya que ante cualquier situación le podríamos dar de comer a nuestro bebé fuera de casa, sin necesidad de tener una licuadora a la mano Vivimos una vida muy agitada en la que a veces nos toca hacer muchas cosas y salimos a la calle con nuestros bebés para que nos acompañen. Como ya sabemos, los tiempos se acortan y el tráfico no ayuda. Les comparto algunas de las cosas que me sirvieron cuando me tocó darle de comer a mi hija en la calle y cómo las solucioné. Les recomiendo para estas emergencias: llevar un plátano en su bolso (siempre ayuda si están cerca de su casa donde llegarán a comer pronto), tener una lonchera cooler chica con la comida lista para calentar si se van de visita a alguna casa (no se olviden de guardar la comida en el refrigerador una vez que lleguen donde su visita); en un restaurante le podrían pedir un pollo a la plancha o hervido con legumbres cocidas y puré de papa o una dieta de pollo; en una panadería, café o supermercado le pueden dar un pan sin semillas con un queso suave. Créanme que pasaran por esto algunas veces y es mejor estar preparados.

Alimentos permitidos a los 8 meses según la separata de la Pediatra

Media Mañana: Yogur de vainilla, papaya o melón picado, agua de pera, agua de durazno, agua de manzana, agua de membrillo o granadilla.

Medio día:

-Verduras: Todas pero cocidas

-Carbohidratos: Arroces o pastas

-Proteínas: Carne o Menestras; Pavo, lomo de chancho, hígado de pollo, pollo, yema de huevo y todas las menestras

-Fruta: Todas excepto cítricos, piña cruda y fresas

A la hora de la comida: Se repite lo del almuerzo

-Postre casero: cereales , maicena o fruta cocida

*Lácteos: Queso crema, queso fresco, yogurt sin azúcar, leche materna o la que recomiende el pediatra y mantequilla.

Nota: yo opte por darle a mi bebé yogurt natural tipo griego sin azúcar y en algunas ocasiones se lo mezclé con fruta picada o compota para variar sabores.

*Harinas: pan sin semillas ni nueces.

*Complementos: Canela, mantequilla, aceite de oliva o de sacha inchi.

*Salsas: Blanca y de albahaca tipo pesto.

Les cuento que ya que en la separata de alimentos permitidos de este mes dice que les podemos dar de tomar helado de vainilla a nuestros bebés y cómo las cosas frías ayudan con la dentición ; mi bebe estaba super incomoda con este proceso. Muy entusiasmados y con la cámara de video lista para grabar el rostro que pondría nuestra bebé, su papi y yo le dimos su primer helado (de vainilla) en un restaurante. Solo les puedo decir que le fascino, se alocó y cuando digo que se alocó lo digo literal, se abalanzaba hacia la cuchara por más helado. El resultado después de tanta emoción fue un rush de azúcar terrible. Por más que fue una experiencia bonita, al principio, en la que pasamos un buen momento, decidimos continuar siendo cuidadosos con el uso de azúcar refinada. Es por eso que, como les comente unas líneas más arriba, optamos por darle yogurt natural sin azúcar añadida y restringir el uso de azúcar por el momento.

Nota: Un tema que me parece importante tocar, es el uso de sal yodada en las papillas de los bebés. La recomendación de salud, a nivel mundial, es no utilizar sal en las comidas de nuestros bebés. Las mamás siempre me preguntan sobre este tema, ya que en mis recetas dice “una pizca de sal yodada opcional ( preguntar al pediatra del bebé)”. Por eso Me pareció imprescindible aclarar este tema, y le volví a consultar a la Pediatra de mis hijas. Ella me respondió que la sal se utiliza por un tema de salud, en el Perú hay carencia de yodo en algunos suelos, por eso se le agrega yodo a la sal en el Perú. La carencia de yodo conlleva a enfermedades como el bocio endémico y cretinismo (acá más información). Otro dato es que el ministerio de salud lo recomienda a partir de los 6 meses, cuando comienza la alimentación complementaria. Claro que hay que usarla con prudencia y en pocas cantidades para que no conlleve a otros problemas. Por eso, lo mejor es consultar con el doctor de sus bebés, ya que esto dependerá de donde vivan.

Nota:

Menú para un dia completo:

Media mañana: yogurt con fruta picadita

Almuerzo: Pechuga de pavo a la plancha, locro de zapallo con papa, queso fresco rallado y arvejas

Postre: Uvas peladas

Cena: Se repite lo del almuerzo

Postre: Compota de durazno con plátano

Valor nutricional revisado por la nutricionista Pediátrica Analía Benavides (telf directo 4413944 o email [email protected])

Energia Proteina Grasa CHO
256.9 10.88 9.926 34.06

Menú para bebés de 8 a 9 meses.

Recetas

Pechuga de pavo a la plancha:

-30 gr de pechuga de pavo

– ¼ de cucharadita de aceite de oliva o sacha inchi

Preparación: Embadurnar la pechuga de pavo con un poquito de aceite de oliva. En una sartén a fuego medio cocinar por ambos lados por 8 minutos aproximadamente o hasta que esté hecho. Reservar

Locro:

– ½ tz de zapallo

– ½ de papa amarilla

– 1 puñado de arvejas

– ½ tz de agua

– 1 cucharadita de queso fresco rallado

– ½ cucharadita de aceite de oliva

– 1 cucharada de leche materna o formula

Preparación: Pelar y cortar en cubos medianos el zapallo y la papa, colocarlos en una olla con las arvejas y el agua. Cocinar aproximadamente por 18 min a fuego medio. Fuera del fuego agregar la leche, el aceite de oliva y el queso fresco. Porcionar para tarde y noche.

Compota de Durazno con Plátano bizcocho:

– 3 duraznos

– 2 plátanitos bizcocho

– 2 tazas de agua

Preparación: Pelar los duraznos, reservar la pulpa y la cáscara, desechar la pepa. Pelar los plátanos. En una olla colocar los plátanos, la cáscara y la pulpa de durazno. Agregar el agua y cocinar por 15 min aproximadamente. Dejar enfriar la fruta en su agua. Colar y reservar el agua para el jugo de media mañana. Licuar la pulpa sin añadir líquido y desechar la cáscara. Porcionar.

A partir de los 6 meses el paladar el bebé inicia una aventura de nuevos sabores, texturas y alimentos. La introducción de alimentos se debe hacer poco a poco y cada alimento por separado para que tu bebé se acostumbre a los diferentes sabores y texturas. Lo ideal es un alimento nuevo cada semana, para facilitar que se acostumbre y lo asimile y tolere sin problemas. De esta manera, podrás identificar cualquier posible alergia o intolerancia.

Alimentos para bebés de 6 a 9 meses

Estos son los alimentos básicos que deben formar parte del menú semanal del bebé entre los 6 y los 9 meses:

– Las fórmulas infantiles: Leche de continuación.

– Las papillas de cereales con gluten: Se introducen después de los 6 meses.

– Arroz

– Frutas: Generalmente se empieza por la naranja, manzana, la pera o el plátano, evitando dar aquellas frutas que se consideran más alergénicas hasta como mínimo el año de edad, como es el caso de las fresas o melocotones.

– Verduras y hortalizas: Puedes introducir el tomate hervido (sin piel ni semillas) a partir del octavo mes, y las coles, repollo, puerro, apio y nabos a partir del noveno mes.

– Agua

– Pollo y Pavo

– Ternera: 6-7 meses

– Pan y galletas tipo María: séptimo mes

– Pescado blanco: noveno mes. El lenguado, la merluza y el gallo, incluidos en los purés de verdura y en poca cantidad para controlar posibles alergias. Fresco o congelado, el pescado tiene un alto contenido en nutrientes como yodo, proteínas, fósforo, calcio y gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados omega-3.

– Yogur: noveno mes

NOTA: Menú semanal para un bebé de 8 – 9 meses de edad con todos los alimentos de esta etapa ya introducidos.

Menú elaborado por Cristina Abascal, nutricionista.

Alimentación para bebés de 6 a 9 meses

Desayuno Media mañana Comida Merienda Cena
Lunes Desayuno

Leche materna o Leche de continuación + cereales con gluten

Media mañana

Leche materna o Biberón de leche de continuación

Comida

Puré de arroz, patata y puerro

Merienda

Puré de frutas, galleta tipo María y yogur

Cena

Puré de calabacín y ternera

Martes Desayuno

Leche materna o Leche de continuación + cereales con gluten

Media mañana

Leche materna o Biberón de leche de continuación

Comida

Puré de zanahoria, cebolla y pollo

Merienda

Puré de plátano y manzana

Cena

Puré de patata y pavo

Miércoles Desayuno

Leche materna o Leche de continuación + cereales con gluten

Media mañana

Leche materna o Biberón de leche de continuación

Comida

Puré de zanahoria, patata y merluza

Merienda

Puré de pera y naranja

Cena

Puré de zanahoria, puerro con pollo

Jueves Desayuno

Leche materna o Leche de continuación + cereales con gluten

Media mañana

Leche materna o Biberón de leche de continuación

Comida

Puré de zanahoria con pavo

Merienda

Puré de naranja, manzana, plátano y galleta

Cena

Puré de judías verdes con arroz y ternera

Viernes Desayuno

Leche materna o Leche de continuación + cereales con gluten

Media mañana

Leche materna o Biberón de leche de continuación

Comida

Puré de calabacín con pollo

Merienda

Puré de plátano y naranja

Cena

Puré de puerro y patata con pavo

Sábado Desayuno

Leche materna o Leche de continuación + cereales con gluten

Media mañana

Leche materna o Biberón de leche de continuación

Comida

Puré de acelgas y ternera

Merienda

Puré de plátano y yogur

Cena

Puré de zanahoria, puerro y arroz con pollo

Domingo Desayuno

Leche materna o Leche de continuación + cereales con gluten

Media mañana

Leche materna o Biberón de leche de continuación

Comida

Puré de patata, judías verdes y tomate con pavo

Merienda

Puré de pera, manzana, galleta y naranja

Cena

Puré de patata y lenguado

Hasta los seis meses, lo más recomendable es que los bebés tomen leche materna en exclusiva y, a partir de los seis meses, que empiecen a tomar otras cosas, poco a poco, sin prisa, pero sin pausa.

Vamos a centrarnos en esos primeros meses de la alimentación del bebé, de los seis meses a los 12 meses, y ofreceros recursos, herramientas y un poco de teoría para poder elaborar el menú de los niños, lo que deben comer cada día.

Si el niño no toma leche materna lo lógico es seguir la misma recomendación: leche de fórmula hasta los seis meses y a partir de ese momento empezar a ofrecer comida.

Hace unos años esto no se hacía así, pero había una razón de peso para ello. La leche de fórmula de hace unos años carecía de muchas cosas y alimentar exclusivamente a un bebé de esta manera hasta los seis meses podría ser peligroso. De hecho, como hasta el 2001 la OMS no empezó a recomendar la lactancia materna hasta los seis meses, lo raro sería que la leche artificial se hubiera dado hasta ese momento.

Muchas madres actuales, y sobretodo las abuelas, que en su momento lo hicieron diferente, se extrañan cuando les dices que no hace falta dar comida a un niño hasta los seis meses, precisamente porque nuestra generación, cuando éramos niños, estábamos comiendo ya a los tres o cuatro meses.

Recomendaciones para ofrecer la alimentación complementaria a los seis meses

Una vez que el bebé cumple seis meses empieza a necesitar más comida. Se suele decir que es porque en ese momento la leche, materna o no, ya no es suficiente para proveer energía y porque el bebé necesita más nutrientes, sin embargo sólo la segunda parte es cierta.

La leche, materna o no, sigue teniendo más calorías que muchos alimentos y si un niño tomara suficiente leche podría tener energía suficiente para vivir y crecer (de igual modo que un adulto podría hacer una dieta exclusiva con leche logrando las calorías necesarias).

La segunda parte, sin embargo, sí es cierta. A partir de los seis meses muchos niños empiezan a necesitar hierro, básicamente porque en el momento de nacer se les cortó el cordón demasiado rápido. Si en el momento de nacer el cordón latió unos minutitos, lo más probable es que el bebé tenga reservas de hierro suficientes para más tiempo, quizás hasta el año.

También a partir de los seis meses necesitan más cantidad de zinc, pero a esto se le suele hacer menos caso porque se suele desconocer qué produce un déficit de zinc y, de hecho, se suele desconocer qué alimentos contienen zinc (no conozco a ningún adulto que vigile su dieta para que sea rica en zinc).

Entonces, teniendo en cuenta que el bebé tiene ya seis meses y que puede empezar a comer, debemos explicar qué alimentos puede empezar a comer. Como no ha probado bocado hasta ahora lo ideal es que empecemos poco a poco. A esta edad pueden comer prácticamente de todo.

Ofreciendo la comida para evitar sustos inesperados

Lo ideal es ir controlando los nuevos alimentos que se introducen para que, en caso de que aparezca alguna reacción, sepamos con casi total certeza qué alimento es el causante. Para ello lo recomendable es dar los alimentos de uno en uno, esperando al menos uno o dos días para dar el siguiente.

Se empieza por el que se quiera y se le ofrece sólo ese alimento, siempre a mediodía y siempre tratando de que haya más personas en casa que la persona que da de comer al niño. Digo a mediodía porque si lo damos por la noche y el niño sufre una reacción alérgica mientras duerme, igual no nos enteramos, y digo que la madre, o la abuela, o quien de la comida no esté solo con el niño, por si hay que salir corriendo al hospital.

Por qué alimento empezar

El alimento por el que empezar es indiferente. Hay gente que se empecina en decir que lo primero en ofrecer es la fruta, otros que los cereales y otros dirán que la verdura. Repito, es totalmente indiferente.

Los cereales a partir de los seis meses

Los cereales deben darse, al principio, sin gluten. Sé que en los de sin gluten pone “a partir de 4 meses”, pero como los estamos dando a los seis meses, pues lo ideal es ofrecerlos primero sin gluten y pasados unos días con gluten.

Como a los seis meses son capaces de estar sentados y de comer mejor que cuando tienen cuatro meses, puede hacerse una papilla de arroz un poco pasado, o de sémola de arroz, si se quiere, para no tener que comprar cereales industriales (y ahorrar un poco de dinero, que la cosa no está para demasiadas alegrías).

Pasados unos días, deberemos empezar a ofrecer el gluten, momento en el que mezclaremos la papilla de cereales sin gluten con la que lleva gluten.

Si estamos dando arroz, pues lo más fácil suele ser dar al bebé un trozo de pan para que lo chupe y rechupe. Cuando ya no lo quiera por estar demasiado blando y lleno de babas, pues se lo cogemos.

Recomendaciones para dar la fruta a los niños de seis meses

Otro alimento que empiezan a tomar los bebés a los seis meses es la fruta. La más recomendable es la más típica: naranja, manzana, pera y plátano. Normalmente se dice que se empiece por la pera, porque es la más jugosa, pero pueden introducirse poco a poco todas las frutas a partir de los seis meses.

Una vez ha probado todas las frutas se pueden hacer combinaciones con varias, o se puede simplemente ofrecer una fruta cada día. Yo, como he comentado en otras ocasiones, soy más amigo de hacerlo de este modo (hoy plátano, mañana manzana, pasado pera,…), porque así los bebés conocen el sabor concreto de la fruta (y no el sabor multifruta) y porque así no tienes que abrir varias frutas cada día, sobrando luego casi todo.

Recomendaciones para dar la verdura, la carne y el pescado a los niños de seis meses

Como os he dicho antes, la gente suele centrarse en los cereales y la fruta para empezar a ofrecer comida a los bebés, sin embargo, si tenemos en cuenta que lo que más necesita añadir a la dieta un bebé es el hierro, lo más lógico es que no tardemos demasiado tiempo en darle pollo, pescado y huevo (aunque los cereales de hoy en día vienen suplementados con hierro).

Por eso suelo ser más amigo de empezar con patata hervida chafadita o en trozos, con un chorrito de aceite y enseguida añadir pollo a la mezcla, empezando después con algo de cereal para luego añadir el gluten.

Luego hay que ir añadiendo verduras poco a poco: judías, un poco de zanahoria, brócoli, cebolla, tomate, etc., evitando básicamente todas las verduras que sean de hoja como las acelgas y las espinacas como plato único, que no se recomiendan hasta los doce meses.

Con respecto a la carne, la más recomendada para empezar es el pollo, aunque también nos serviría el pavo. La cantidad de verduras que un bebé debe tomar es indiferente, sin embargo la cantidad de carne sí está limitada a 20-30 gramos (tirando más a 20), porque si nos pasamos nuestro hijo tomará demasiadas proteínas, algo que no es recomendable para su salud (ni para la salud de sus riñones, que tendrán que trabajar horas extras, sin estar preparados todavía para ello).

Por eso mismo la cantidad de pescado se limita también a 30-40 gramos diarios (puede ser pescado blanco o azul), y en caso de dar huevo, que también se puede introducir a partir de los seis meses, que sea uno de talla pequeña.

Una vez el bebé haya probado, más o menos, todos estos alimentos, se puede empezar a ofrecer más variedad en cuanto a carnes y pescado. Normalmente se digiere mejor la carne de animales pequeñitos, así que la más recomendable es la de conejo (y pollo y pavo), seguidas de las de cordero y ternera, que mejor si la comen una o dos veces a la semana como mucho.

¿A qué hora le doy cada cosa?

Una vez hemos explicado todos los alimentos que un bebé de seis meses puede empezar a tomar hasta el año de vida sólo queda comentar la organización a la hora de ofrecer la comida. Se suele decir que lo más recomendable es ofrecer el cereal por la mañana, la verdura y la carne para comer (si damos pescado, sustituir carne por pescado un par de veces a la semana) y la fruta para merendar.

Esto sin embargo no es inamovible, ni mucho menos y de hecho no es lo más recomendable, porque como mejor se absorben los alimentos no es ofreciéndolos aislados, sino mezclándolos con otros. Los adultos lo tenemos bastante claro y por eso sabemos que una comida consta de un plato de verdura con algo de patata, o bien legumbres acompañadas de cereal (pan o arroz), para mejorar la absorción de la proteína, sabemos (sin saberlo) que tenemos que tomar algo de fruta antes o después de la comida, que si es rica en vitamina C, como lo es casi toda la fruta, ayuda a absorber mejor el hierro de la comida y así con otras muchas mezclas que hacemos habitualmente que ayudan a equilibrar la dieta.

Con los bebés pasa lo mismo, lo más recomendable sería darles varias cosas cada vez que coman, un poco de verdura, un poco de carne, un poco de pan y un poco de fruta, por ejemplo, y así en cada comida. De este modo comerían más sano, aunque sería más engorroso a la hora de prepararlo, claro, y quizás ese es el motivo de hacer la alimentación de los bebés de manera aislada. Ahora, gracias a que muchos padres hacen Baby-led Weaning, comiendo muy parecido a lo que comen los papás, se puede ahorrar tiempo al cocinar solo una vez.

La leche sigue siendo lo más importante

Para acabar, por si lo comentado fuera poco, decir que la leche, hasta el año de vida, sigue siendo el alimento más importante y que hay que tratar de asegurar que tomen unos 500 ml de leche diarios. Con los bebés que toman leche artificial no suele haber mucho problema, porque les puedes dar un biberón de 250 ml por la mañana (y parte de esa cantidad con cereales) y otro por la noche.

Con los que toman leche materna, sin embargo, suele haber más dificultades, básicamente porque casi nadie explica bien la alimentación complementaria y en vez de decir «siga dando el pecho a demanda y entre medio le va ofreciendo comida», se suele decir «vaya quitándole tomas de leche materna y que coma», consiguiendo que los bebés que toman el pecho puedan llegar a tomar menos leche de la que necesitan.

Las madres no tienen 250 ml de leche materna en sus pechos por la mañana para dar a sus bebés y otros 250 ml por la noche (y si los tuvieran seguro que sufrirían más de una mastitis por pasar tantas horas sin dar leche a sus hijos), así que la única manera de dar 500 ml de leche materna a un bebé es explicando a la madre que tiene que seguir mamando a demanda, haciendo varias tomas al día y que entre medio, digamos cuando nosotros nos sentemos a comer, haya mamado o no, ofrezcamos comida al niño.

Resumiendo

A modo de resumen, para que quede todo claro, decir que es más fácil de lo que parece, porque como hay que ofrecer un alimento cada 1-2 días, tenemos tiempo de ir aprendiendo sobre la marcha con nuestro hijo. Pasados esos días se añade un nuevo alimento a la dieta del bebé y así vamos haciendo hasta que prueba todos los que pueden comer hasta los doce meses.

El horario es indiferente, como lo es para los adultos, que comemos fruta por la mañana, a mediodía, por la tarde y/o por la noche, así como verdura y carne tanto a mediodía como de noche (los bebés deben elegir, o a mediodía o de noche, pero no ambas, porque tomarían demasiadas proteínas).

La preparación queda en manos de cada madre y padre: hay quien lo tritura todo haciendo papillas y hay quien prefiere dejar que los niños experimenten con la comida y la prueben tal y como es. Todo depende del niño y de su capacidad para aceptar los alimentos de uno u otro modo (y de las ganas de los padres de limpiar la cocina después, claro).

En cualquier caso, lo hagáis como lo hagáis tened clara una cosa: por mal que se haga los niños acabarán comiendo sí o sí, como lo hacemos todos los adultos del mundo.

Por cierto, antes de acabar os ofrezco un último consejo: a la fuerza, nunca.

En Bebés y más | Por qué no hay que añadir ni una pizca de sal ni de azúcar a los alimentos de los bebés, Bebidas recomendadas (y no recomendadas) para niños menores de cinco años: expertos en salud y nutrición publican guía actualizada, Calendario de incorporación de alimentos: cuándo debe el bebé empezar a comer cada uno

Ocho alimentos que tu bebé puede empezar a comer con las manos

Hemos hablado varias veces de los beneficios de que el niño, desde que comienza a comer alimentos sólidos a los seis meses, lo haga con sus propias manos.

Los purés no son una buena manera de establecer una primera relación del bebé con la comida. Se cree que porque son fáciles de comer son lo mejor, pero no es así. Se mezclan los sabores de los alimentos, y al dárselos triturados, el bebé no estimula la masticación cuando ya empieza a estar preparado para ello a partir de la salida de los primeros dientes. Además, luego suele resultar difícil que deje de comer puré para pasar a los sólidos.

Por tanto, una de las recomendaciones de esta forma de alimentación conocida como Baby Lead Weaning, es que el niño pase directo de la teta a los macarrones, sin parar en el puré. Es decir, de la leche materna a los sólidos, pero como aún no saben manejar los cubiertos, hacen uso de sus mejores herramientas: sus manos, las cuales además son mucho más estimulantes al entrar en contacto con la temperatura y la textura de los alimentos. Te damos entonces una lista de ocho alimentos que tu bebé puede empezar a comer con las manos.

Verduras

Puedes ofrecerle a tu bebé las verduras cocidas y cortadas para que las cojan con sus manos. Las mismas que utilizas para hacer el puré, ofréceselas de esta forma. Por ejemplo, la patata, la zanahoria, el zapallo, el calabacín, el brócoli y la coliflor, que además le parecerán de los más divertidas por su particular textura. También puedes darle tomate (quitándole la piel), judías verdes, boniato y cebolla.

Publicidad

A partir de los seis meses pueden comer todas las verduras aunque la Agencia Española de Seguridad Alimentaria recomienda, por precaución, no dar espinacas ni las acelgas como plato único a los bebés antes del primer año de vida. por su contenido en nitratos. En caso de incluir estas verduras antes del año, hay que procurar que el contenido de espinacas y/o acelgas no sea mayor del 20% del contenido total de la ración de comida. Entre 1 y 3 años se recomienda no dar más de una ración de estas verduras al día y evitar su consumo en niños que presenten infecciones gastrointestinales.

Pan

Desde que empiezan con la alimentación complementaria, a los seis meses los bebés pueden empezar a comer alimentos con gluten. Se recomienda introducirlo en pequeñas cantidades (por ejemplo, uno o dos cacitos de cereales o una galleta al día) y aumentar su consumo gradualmente. Al principio hay que estar atentos para observar cómo le sienta y si le produce algún tipo de reacción.

A partir de los seis meses puedes empezar a ofrecerle un trozo de pan para que lo chupe y rechupe. Aunque no tenga dientes, al entrar en contacto con la saliva lo irá deshaciendo poco a poco.

Legumbres

Las legumbres también se pueden empezar a ofrecer a los seis meses y constituyen una parte muy importante de la dieta por su aporte nutricional. Lentejas, garbanzos, habas, guisantes… Los pequeños se divertirán intentando cogerlas con sus deditos contribuyendo a la motricidad fina.

Las legumbres combinadas con verduras nos dan un montón de posibilidades para incluir en recetas del día a día, tanto como acompañamiento o como plato principal.

Pasta

Nada más divertido para un bebé que tener enfrente un plato de pasta sin cubiertos.

Hay pasta de formas muy variadas así que puedes ir probando. Lo más recomendable es empezar con los macarrones o espirales, que son más grandes para cogerlos con sus manitas, y cocerlos hasta que estén blandos, no al dente. Haz la prueba. Se lo pasará en grande.

Huevo cocido

A partir de los 6 meses, puedes comenzar a ofrecerle huevo duro o huevo cocido. Ni crudo ni poco hecho para prevenir el riesgo de salmonelosis.

Lo más alérgico es la clara, así que ofrécele primero la yema en pequeñas cantidades y unos días después el huevo entero.

Fruta

La fruta es muy estimulante para el bebé por su colorido y sabor dulce. Prepárale platos atractivos con trocitos de fruta de varios colores cortados de diferentes formas.

Para comenzar, es ideal hacerlo con un plátano que es muy fácil de comer. También con manzana cocida (cruda es demasiado dura) y pera cortadas en trozos s o ralladas, y la fruta de gajo, como la mandarina o la naranja, puedes sujetarla tú y dejar que que el bebé chupe la pulpa.

Pescado

El bebé también puede comer con la mano trocitos de pescado, siempre revisando antes que no tenga ninguna espina.

El pescado es un alimento cuya introducción se recomendaba retrasarse hasta los 9-12 meses debido a que puede causar alergia y a que contiene algunas sustancias tóxicas nocivas para bebés pequeños, pero las nuevas recomendaciones permiten introducirlo a partir de los seis meses cuando se inicia la alimentación complementaria.

Se inicia con el pescado blanco, que tiene menos grasa, o azul, alternándolo con otras carnes.

Carnes

Al igual que el pescado, las carnes no conviene triturarlas dentro del puré pues hace que se entremezclen todos los sabores.

A partir de los seis meses se pueden comenzar a introducir las carnes blancas (pollo, pavo, conejo) por ser más fáciles de digerir y más adelante, el cordero, la ternera y el cerdo. Aquí tienes más información.

Al principio debes quitarle la piel para evitar ahogamientos y cortar la carne en trocitos.

Como veis, hay vida más allá de los purés. Existe todo un mundo de alimentos sólidos que el bebé puede comenzar a comer con sus propias manos a partir de seis meses, siempre complementando la leche, idealmente leche materna, que sigue siendo su principal alimento.

Anímate a ofrecerle a tu bebé los alimentos de esta forma. Es mucho más práctico para todos, ya que no hay que prepararle una comida diferente a la del resto de la familia, y estaréis estableciendo una relación más sólida del bebé con sus primeros alimentos, lo cual repercutirá en una mejor alimentación.

En Bebés y más | Jugar con la comida estimula el desarrollo cognitivo del bebé, ‘El niño ya come solo’, un buen libro sobre baby-led weaning, Dejarlos que coman solos y que elijan los alimentos

Las legumbres pueden empezar a ofrecerse a los seis meses y, de hecho, al ser ricas en hierro, se recomienda hacerlo, siendo interesante acompañarlas de algún alimento rico en vitamina C para que el hierro se absorba mejor: naranja, mandarina, tomate, etc.

Si por la piel de las legumbres el bebé sufre flatulencias es mejor retirarla. Si aún quitando la piel, las legumbres siguen produciendo flatulencias, es mejor esperar un tiempo para volver a ofrecerlas, o darlas con moderación.

Huevo

El huevo es otro de los que no se daban hasta los 12 meses, pero que pasa a poder comerse a partir de los seis meses también.

Leche y derivados

La leche artificial es un derivado de la leche de vaca, pero no entraría a formar parte de este grupo porque, obviamente, en caso de necesidad o de decisión de los padres, un bebé puede ser alimentado con leche artificial desde el primer día de nacido. A partir de los seis meses los bebés pueden tomar leche y derivados, aunque siempre con moderación.

Sigue siendo mejor la leche materna (lo es siempre) y sigue siendo mejor la leche de fórmula, que la leche de vaca, que no se recomienda hasta los 12 meses. En cuanto a yogures, actimeles, petit suisses y todas esas cosas, pueden, pero el consejo es el mismo, con moderación.

La razón es que son alimentos ricos en proteínas y si juntamos el huevo, la carne, el pescado y los lácteos el bebé estará tomando muchas más proteínas de las que necesita. En los tres primeros casos, el aporte de hierro será una buena razón para ofrecerlos, pero los lácteos son muy bajos en hierro. Entonces hay que elegir: no pudiendo darle todos los alimentos ricos en proteínas, vale más darle los que sean ricos en hierro.

Lo ideal es empezar con ellos a partir de los 12 meses y, por entonces, que sean lácteos enteros, pues los desnatados no se recomiendan hasta mínimo los 2 años de edad.

¿Los yogures de bebé? Exactamente la misma recomendación. Tienen tal cantidad de proteínas (prácticamente igual que las de un yogur normal) que no se entiende demasiado que sigan existiendo.

Ya digo, por que le den a un niño un yogur de vez en cuando no va a pasar nada, pero mejor no hacerlo a menudo porque para proteínas ya están las de los alimentos ricos en hierro y porque, para darle un derivado de la leche de vaca sin modificar, pues para eso le damos el pecho o, en su defecto, un biberón de leche artificial, más adaptada al bebé.

Otros alimentos

La sal, como hemos dicho al hablar de los embutidos, no es recomendable. Hace que los niños coman más de lo que necesitan ya que es un sabor que les gusta. Además, se corre el riesgo de que se acostumbren a este sabor y les cueste aceptar otros sabores menos salados. Se recomienda moderación, y cuanto más tarden en empezar a tomarla, mejor.

El azúcar produce el mismo efecto que la sal, haciendo que se coma de más y que se acostumbren a ese sabor, pero con el añadido de que es un alimento desmineralizador y que aporta muchas calorías y pocos nutrientes, cuando un bebé necesita muchas calorías, pero también mucho nutrientes. Se recomienda evitarla también en la medida de lo posible.

La miel es la alternativa natural al azúcar ya que endulza igualmente, pero puede contener esporas de Clostridium Botulinum, que pueden ser absorbidas por el intestino inmaduro del lactante, produciendo botulismo, y por eso se desaconseja su consumo en menores de 1 año.

Los frutos secos no se recomiendan por el riesgo de atragantamiento, al ser pequeños y duros.

El aceite se puede ofrecer a partir de los seis meses para dar sabor y calorías a algunos menús. El mejor, el de oliva.

Los alimentos integrales son más sanos ya que están menos modificados, se recomiendan por encima de los que provienen de harinas refinadas desde los seis meses.

El agua se empieza a ofrecer a los seis meses y, como todo lo demás, se toma a demanda. Si tiene sed beberá más, si no la tiene, beberá menos. No hay que forzar al niño a que se la beba porque muchos alimentos ya llevan agua y quizás no tenga sed.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Decálogo de consejos para iniciar la alimentación complementaria, Para la fruta de tu bebé, mejor la pieza entera, Ocho alimentos que tu bebé puede empezar a comer con las manos

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *