0

Alimentos para el cerebro

Tabla de contenidos

6 alimentos que mejoran tu memoria

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si cientos de notas cubren tu escritorio y tu celular está lleno de recordatorios, quizás es el momento de que hagas cambios en tu dieta diaria. Aunque generalmente culpamos a la edad por la falta de memoria, esta habilidad puede mejorarse notablemente con una nutrición adecuada.

“Tener buena memoria depende en el total de células cerebrales, la conexión entre éstas y su salud”, dice Joy Bauer, autor de Food Cures y experto en nutrición de Today Show de la NBC.

El experto sugiere que consumas estos seis alimentos que te ayudarán a evitar la pérdida de memoria:

1. Betabel para regular el ritmo cardiaco

Un buen latido de corazón significa un cerebro sano. “Toda célula en el cuerpo necesita una provisión continua de oxígeno y nutrientes para permanecer viva y funcionar correctamente”, dice Bauer. Mantener los niveles de presión correctos (menor a 120/80), hacer ejercicio regularmente y consumir alimentos como el betabel ayuda a mejorar la circulación de la sangre, asegurando la provisión de nutrientes al cerebro. “Un cerebro lleno de neuronas bien nutridas te permite pensar y recordar más claramente”, afirma Bauer.

2. Pescado para mantener sanas las células cerebrales

“Cuando se trata de comida y memoria, el pescado puede ser la estrella”, dice Bauer. Pescados como el salmón, las sardinas y el arenque contienen buenas cantidades de omega-3 que es importante para mantener la salud de las células cerebrales. Bauer recomienda comer un poco de estos pescados al menos tres veces a la semana.

3. Frutas silvestres para prevenir fallos en las neuronas

Las bayas tienen alto contenido de antoxidantes que ayudan a prevenir la descompostura de las células cerebrales. Un estudio realizado por Harvard encontró que las mujeres que comen al menos una taza de moras y fresas a la semana experimentan un retraso de 2.5 años en deterioro mental a comparación de mujeres que no las consumían.

“En específico, los arándanos han atraído la atención porque facilitan la memoria y el aprendizaje”, dice Bauer. La experta recomienda comer cuatro tazas de moras a la semana. Aunque no sea temporada, las congeladas también son nutritivas.

4. Proteína sin grasa para mejorar las habilidades cognitivas

La pechuga de pollo y de pavo, los huevos y la leche baja en grasa son excelentes fuentes de vitamina B12 que es una proteína importante para mantener las habilidades cognitivas. Un estudio elaborado en 2012 por Tufts University demostró que los adultos mayores que estaban bajos en vitamina B12 presentaban mayores riesgos de deterioro mental.

5. Nueces para mejorar la memoria

Las nueces podrían parecer una versión miniatura del cerebro humano por una razón. Un estudio publicado en el Diario de la Enfermedad de Alzheimer descubrió que el consumo de nueces estaba relacionado con la obtención de mejores notas de memoria y las funciones cognitivas.

6. Café para mejorar el enfoque

La cafeína puede mejorar temporalmente el enfoque y la memoria. Aunque Bauer dice que un par de tazas de café al día está bien, recomienda evitar el consumo de cafeína ocho horas antes de dormir para que no interfiera con el sueño.

Deliciosa forma de cuidar la memoria de los adultos .

Cada vez más la memoria de los adultos se ve afectada por las consecuencias de las enfermedades neurodegenerativas. La memoria está íntimamente relacionada con nuestra personalidad, con la esencia de lo que somos y su pérdida tiene un impacto en nuestra salud y nuestra dignidad humana.

Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Lateral Amiotrófica, son varias de las enfermedades bien conocidas por todos que afectan a la memoria de los mayores y que determinan una realidad de la dependencia con cuidados, vigilancia y supervisión que no tendrían lugar si se conservase la memoria.

Alimentos para la memoria

La alimentación juega un papel muy importante en la conservación de esta memoria, son muchos los estudios que apuntan en esa dirección. Así que se puede decir que estos alimentos para la memoria logran conservar las capacidades cerebrales en el proceso de envejecer. Este es un asunto de vital importancia, lo mejor para la memoria es entender que la alimentación es un arma que podemos y debemos poner a nuestro servicio.

Está muy interiorizado en nuestra sociedad cómo afecta el menú de nuestra dieta a la salud cardiovascular. Por todos son conocidos los beneficios cardioprotectores de la dieta mediterránea. Pues de la misma forma existe un menú para promover la memoria y el funcionamiento cerebral fomentando el buen flujo sanguíneo del cerebro. También en este caso nuestra dieta mediterránea ha demostrado ayudar a mantener el cerebro de los mayores, con un mejor funcionamiento cognitivo y de la memoria.

Dieta saludable en la tercera edad

Una dieta saludable es básica para fortalecer la memoria y mantener el correcto funcionamiento del cerebro. En la tercera edad todavía es más necesaria una buena provisión de nutrientes que permitan mantener el cerebro en forma. Con la ingesta de los alimentos adecuados es posible mejorar el rendimiento del cerebro de los ancianos y las personas mayores, una dieta equilibrada en la tercera edad protege contra las enfermedades físicas, mentales y neurológicas, además, también aumenta la memoria y el funcionamiento óptimo del cerebro.

Una dieta saludable en la tercera edad es muy importante para el cerebro. Los alimentos para ancianos deben proporcionar glucosa, hidratos de carbono, proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales necesarios para estimular el cerebro y fortalecer la memoria. La glucosa es la fuente de energía más importante y se encuentra en los hidratos de carbono. Las proteínas sirven para construir músculo y aportar aminoácidos esenciales para el funcionamiento del cerebro. Las grasas saludables proporcionan nutrición a las células y las vitaminas y minerales estimulan los procesos metabólicos.

Si el cuerpo está provisto de todos estos nutrientes, el cerebro sigue funcionando correctamente y tiene menos probabilidades de sufrir la pérdida de la memoria o algún tipo de demencia. Para alimentar las neuronas y revitalizar la memoria, concentración y aprendizaje debemos seguir una dieta equilibrada.

Y es conveniente añadir a nuestra dieta los siguientes alimentos para mejorar la memoria:

Alimentos memoria

Salmón

Como se aprecia en la ilustración, el salmón es muy rico en Omega 3, uno de los mejores alimentos que podemos consumir si queremos aumentar nuestra memoria. El Omega 3 es uno de los nutrientes que alimentan el cerebro permitiéndole desarrollar sus funciones, sobre todo, la memoria.

Semillas de girasol y arándanos

Para prevenir de forma pasiva podemos servirnos de las semillas de girasol y arándanos que gracias a su concentración de Vitamina E, ponemos freno al deterioro de las capacidad cognitivas gracias a su propiedad antioxidante.

Carne magra

Se asocia la carne magra a la prevención de las diferentes demencias, como el alzheimer, gracias al hierro que posee este alimento.

Está demostrado que es bueno para la memoria

Alimentos buenos para la memoria hay muchos, encontrar una dieta adecuada para adultos es imprescindible, y por supuesto, hay que complementar la buena alimentación con mantener una actividad intelectual activa que mantenga nuestro cerebro trabajando.

¿Qué hay que comer en la tercera edad?

Una alimentación saludable para mayores, sobre todo una dieta para ancianos de 80 años, debe incluir estos alimentos:

Hidratos de carbono, cereales y legumbres, entre los alimentos para ancianos

Los hidratos de carbono son el primer nutriente para el cerebro, entre los productos básicos para mejorar la memoria y la alimentación de los ancianos deben incluirse los hidratos de carbono, los cereales y las legumbres. Las patatas, la pasta y el arroz contienen hidratos de carbono que son buenos para la memoria y están disponibles para el cerebro de inmediato. Además, ayudan a la formación de serotonina (la hormona del placer), contribuyen a mejorar el estado de ánimo en los ancianos y a evitar el estrés. También tienen un efecto positivo en las habilidades cognitivas de las personas mayores y les ayuda a aumentar la memoria y la concentración.

Zanahorias para mejorar la memoria de los ancianos

Las zanahorias son uno de los mejores alimentos para aumentar la memoria, llo es debido a que favorecen la circulación sanguínea en el cerebro. El efecto positivo de las zanahorias en el rendimiento del cerebro se debe a su alto contenido en nitritos, que ayudan a mejorar el flujo sanguíneo, especialmente en las zonas a las que llega poco oxígeno. En los ancianos es frecuente que algunas zonas del cerebro tengan poca oxigenación, aquellos a los que no les gustan las zanahorias las pueden tomar mediante un zumo de zanahoria mezclado con zumo de naranja o también pueden optar por el apio o el repollo, que tienen efectos similares.

Ácidos grasos omega-3, imprescindibles en una dieta equilibrada en la tercera edad

La alimentación sana para ancianos debe incluir los ácidos grasos omega-3, ya que su consumo disminuye el riesgo de sufrir depresión y favorece el funcionamiento del cerebro. Se ha comprobado que los niños que comen habitualmente alimentos que contienen ácidos grasos omega-3 tienen mayor capacidad de aprender y sufren menos problemas de comportamiento. Dentro de la dieta para la tercera edad deben incluirse siempre los ácidos grasos omega-3, que se encuentran incluidos principalmente en los pescados. Los pescados que tienen un elevado contenido en ácidos grasos son el salmón, el atún o la caballa. Las nueces también tienen un elevado contenido de omega-3.

Los frutos rojos y el cacao, necesarios en la alimentación sana para ancianos

Entre los alimentos recomendados para ancianos figuran los frutos rojos, como los arándanos. Los frutos rojos son ricos en flavonoides (antioxidantes) y protegen contra el daño oxidativo (una de las causas de envejecimiento) producido por factores ambientales. El cerebro se mantiene más joven cuando consume suficientes antioxidantes. Diversos estudios clínicos han demostrado que el funcionamiento del cerebro y la memoria en las personas mayores mejora con la ingesta de flavonoides que contienen, especialmente, los frutos rojos y el cacao.

La importancia de las vitaminas y las verduras en la dieta para la tercera edad

Entre los alimentos para la tercera edad hay que incluir las vitaminas, ya que una deficiencia de vitaminas debilita el funcionamiento del cerebro. Entre los alimentos para mejorar la memoria deben incluirse todos aquellos que aporten suficientes vitaminas y minerales, como los que contienen ácido fólico y vitamina B9, que interviene en la construcción de importantes conexiones nerviosas. El ácido fólico se encuentra principalmente en las verduras de hoja verde, especialmente en las espinacas y el brócoli. Por otra parte, el zumo de naranja y la levadura contienen otras vitaminas importantes del grupo B.

Frutas, son esenciales para la alimentación de los mayores

La fruta es uno de los mejores alimentos para la memoria. Una dieta saludable en la tercera edad debe incluir el consumo regular de frutas, como las naranjas, la sandía, la piña, la naranja, el kiwi, la ciruela, las cerezas, las uvas y las manzanas. El aguacate, en particular, favorece el funcionamiento del cerebro debido a su elevado contenido en ácidos grasos que estimulan la circulación sanguínea y protegen las células del cerebro.

Huevos, un alimento básico para fortalecer la memoria de las personas mayores

Los huevos contienen ácidos grasos, que aumentan y fortalecen la memoria en las personas mayores. Además también tienen colina en la yema, que es un ingrediente esencial para las células del cerebro. Una dieta equilibrada en la tercera edad debe contener el consumo regular de huevos.

Carnes rojas e hígado para mejorar la memoria de las personas mayores

Otro de los alimentos para fortalecer la memoria en la tercera edad es la carne roja (por ejemplo, carne de res o jabalí), así como el hígado. La carne roja contiene hierro, que es importante para el cerebro, ya que le aporta oxígeno. El oxígeno es básico para mantener la salud mental. La falta de hierro produce problemas de memoria y falta de concentración.

Alimentos que deben evitarse en la tercera edad

Entre los alimentos perjudiciales para los ancianos y que, por tanto, deben evitarse en la tercera edad figuran los platos precocinados, que contienen excesivos conservantes, grasas, sales y azúcares perjudiciales para la salud. También son perjudiciales las grasas saturadas que llevan los embutidos, la leche entera y las carnes grasas. Se recomienda, igualmente, evitar el consumo excesivo de sal, azúcar y alcohol.

La importancia de beber agua en la tercera edad

Por último, una persona mayor debe beber lo suficiente para mantener el cerebro en forma. En la vejez disminuye la sensación de sed. La sudoración acelera la pérdida de líquidos en el organismo. Por lo tanto, es vital para los ancianos beber. Una cantidad muy baja de líquido reduce el contenido de agua en el cuerpo y favorece el desgaste muscular y el envejecimiento. La falta de hidratación del organismo reduce las funciones cerebrales y produce malestar, confusión y depresión. Al beber agua los nutrientes se transportan de forma óptima a la parte del organismo que los necesita.
El cerebro tiene 3/4 partes de agua. Por eso es necesario tomar agua de forma regular. Cuando una persona mayor no bebe lo suficiente su cerebro se deteriora. También es bueno para las personas mayores tomar infusiones. Se recomienda especialmente el té verde que favorece el flujo sanguíneo, reduce la inflamación y estimula la actividad cerebral. (Salvo en el caso de personas que tengan la presión arterial elevada, que deberán optar por otro tipo de infusión).

Envejecimiento activo

Además de una dieta equilibrada es muy importante realizar algo de ejercicio en la tercera edad para fortalecer la memoria y el funcionamiento del cerebro. Se ha comprobado que las personas mayores que son muy sedentarias tienen un riesgo tres veces mayor de sufrir Alzheimer u otra forma de demencia. Por el contrario, una dieta equilibrada y saludable, junto con la práctica de ejercicio contribuye a mantener el cerebro joven durante más tiempo y a mejorar la memoria.

Productos para mejorar la memoria

La lectura variada, los crucigramas, utilizar cuadernos de ejercicios, la música, aprender un idioma, aprender cosas nuevas, utilizar la tecnología, son buenos productos para mejorar la memoria, en definitiva, todo suma a la hora de mantener nuestras capacidades cerebrales, que son la clave de un envejecimiento activo y exitoso.

7 alimentos que debes conocer para cuidar tu memoria

Índice del Artículo

¿Cuáles son los alimentos buenos para la memoria y la concentración?

Nuestro cerebro es algo así como lo más importante de todo nuestro cuerpo. Al ser el centro de control, se encarga de que tu corazón lata sin pedirlo y que tus pulmones se llenen de aire cada pocos segundos. Te ayuda a pensar y también a sentir.

Por eso es una GRAN idea tomarse la salud de tu mente en serio.

En el blog hemos hablado mucho sobre cómo entrenar la mente mediante juegos, ejercicios y prácticas, pero no hemos tocado a penas la alimentación.

Hoy quiero que conozcas 7 alimentos esenciales para mantener tu cerebro a punto.

1. Café

Buena noticia para los cafeteros: el café, además de ser la alegría de cada mañana, contiene cafeína y antioxidantes que definitivamente son beneficiosos para tu cerebro.

Algunos de los efectos positivos de la cafeína son: mejor concentración, mayor alerta (la cafeína bloquea la adenosina, un químico que te hace sentir somnoliento), mejor humor. Además, beber café a largo plazo está asociado a un menor riesgo de enfermedades neurológicas como el Parkinson o el Alzheimer.

Así que, siéntete libre de comenzar tu día con una buena taza de café.

2. Nueces y frutos secos

Los frutos secos son un alimento con muchas propiedades beneficiosas. Son ricos en grasas saludables, ayudan a regular la digestión y tiene propiedades antioxidantes.

Esto es muy bueno para nuestro corazón y para prevenir problemas cardiovasculares, lo que a su vez ayuda a tener un cerebro saludable.

En 2014 se encontró que las nueces mejoran la cognición y ayudan a prevenir enfermedades neurodegenerativas. Además, comer frutos secos de forma regular a lo largo de los años también agudiza la memoria.

Algunos de los minerales y nutrientes que puedes encontrar en los frutos secos son: grasas saludables, antioxidantes, vitamina E, magnesio, potasio y fósforo.

Además, ¡son muy fáciles de incluir en la dieta en forma de picoteo!

3. Pescado graso

¿Sabías que alrededor de un 60% de tu cerebro está compuesto de grasa, y que la mitad de esa grasa es del tipo omega-3? Interesante, ¿verdad?

Cuando la gente habla sobre el cerebro, normalmente el pescado está bastante arriba en la lista, y la razón es esta. Algunos de estos pescados grasos de los que hablo son el salmón, la trucha o las sardinas, que también son ricos en omega-3.

Sabiendo esto, ahora seguramente te parezca mucho más importante incluir este tipo de pescados en tu dieta.

Para que tengas un poco más de información, el cerebro usa omega-3 para construir células nerviosas, y estas grasas son esenciales para el aprendizaje y la memoria. Además, viene con algunos beneficios adicionales: podrían ayudar a reducir el declive mental de la edad y mantener alejado el Alzheimer. También, no tomar suficiente omega-3 está relacionado con problemas de aprendizaje y depresión.

En general, comer pescado parece tener muchos efectos positivos, y un estudio reciente encontró que la gente que come pescado horneado o cocido de forma regular, tiene más materia gris en el cerebro, lo que es una noticia estupenda ya que a materia gris contienen la mayoría de células que regular la toma de decisiones, la memoria y las emociones.

4. Arándanos

Los arándanos y otro tipo de moras pueden ser muy buenas para ti ya que contienen antocianina, un compuesto de las plantas que es anti-inflamatorio y antioxidante. Estas propiedades pueden prevenir daños en tu cerebro debido al estrés, además de fortalecer la comunicación entre las células cerebrales.

Algunos estudios con animales han mostrado que comer arándanos ayuda a mejorar la memoria y previene la pérdida de memoria a corto plazo. Para que no parezcamos como Dory.

¿Cómo puedes incluirlos en tu dieta? Por ejemplo, como complemento a un yogur, en ensaladas o incluso en los cereales.

5. Huevos

¿Sorprendido? Los huevos no suelen tener una muy buena reputación, y es cierto que hay que comerlos con moderación, pero tienen una serie de beneficios que no podemos pasar por alto.

Los huevos contienen una serie de nutrientes que están muy relacionados con la salud mental, incluyendo vitaminas B6 y B12, folato y colina.

¿Y esas cosas qué son?

Verás, la colina es un importante micronutriente que nuestro cuerpo usa para crear acetocolina, un neurotransmisor que ayuda a regular el estado de ánimo y la memoria. Dos estudios diferentes (1, 2) han encontrado que un alto consumo de colina está altamente asociado a una mejor memoria y procesamiento mental.

Además, la mayoría de la gente no ingiere suficiente coline en su dieta, y deberíamos consumir alrededor de 425mg las mujeres y 550mg los hombres. Con una sola yema de huevo, estarías consumiendo 112mg, aproximadamente.

Pero hay más:

La vitamina B tiene diferentes roles importantes en la salud de tu cerebro. Para empezar, podría reducir el declive mental con la edad, y la deficiencia de vitaminas B — folato y B12 — están asociadas con la depresión, que produce daños severos a largo plazo en los procesos mentales.

Así que ya sabes, merece la pena que incluyas un poco más los huevos en tu dieta.

6. Brócoli

Sí, lo sé… No todo podían ser buenas noticias.

Aunque este alimento no tiene muchos fans y siempre es castigado severamente en las series por los niños, la realidad es que el brócoli contiene muchas propiedades beneficiosas para tu salud (en general).

Para empezar, tiene mucha vitamina K, aportando incluso más del 100% que se recomienda diariamente. Esta vitamina de la que seguro no has oído hablar mucho, es esencial para la formación de esfingolípidos, un tipo de grasa que podemos encontrar en gran volumen en las células cerebrales.

Aunque todavía no hay muchos estudios al respecto, unos pocos estudios han asociado consumir una mayor cantidad de vitamina K a una mejor memoria.

Pero además de vitamina K, el brócoli también contiene componentes antiinflamatorios y antioxidantes, que, como ya hemos mencionado antes, ayudan a proteger tu cerebro.

Si no te gusta el brócoli, hay muchas otras opciones en el mercado, pero merece la pena curiosear algunas recetas adicionales para darle un mejor sabor a este alimento.

7. Chocolate negro

¿Buscabas una excusa para endulzar tu día?

El chocolate negro o el cacao tienen muchos componentes que seguro que quieres conocer, como flavonoides, cafeína y antioxidantes.

Seguramente no sepas qué son los flavonoides (yo tampoco lo sabía): son un grupo de compuestos antioxidantes que se encuentran en las plantas y que se congrega en las áreas del cerebro que tienen que ver con el aprendizaje y la memoria.

Estudios apuntan a que puede incrementar la memoria enormemente y ayudar a ralentizar los problemas de la edad. Numerosos estudios apoyan esta teoría. Aquí te dejo algunos por si los quieres mirar (1, 2, 3).

En el primero participaron más de 900 personas, las cuales comían chocolate con frecuencia, y todas ellas tuvieron mejores resultados en tareas que involucraban la memoria que aquellas que no comían chocolate en absoluto.

Además, el chocolate mejora el ánimo y nos alegra el día (¡de verdad!).

Como todo, una buena alimentación nos mantiene sanos y a punto, pero es bueno saber que quizás estemos descuidando algunas partes muy importantes como nuestro cerebro, que es el capitán de todo el barco.

Otros alimentos que quizás puedas consultar son el té verde, cúrcuma, naranjas, pepitas de calabaza o plátanos, e incluyéndolos en tu dieta de forma salteada, ayudas en la salud de tu cerebro además de mejorar tu alerta, tu memoria y tu estado de ánimo de forma estratégica y sana.

Nuestra dieta ¿afecta a la función cerebral?

Decía Virginia Woolf que uno no podía pensar bien, amar bien, dormir bien, si no había cenado bien.
El cerebro es una intrincada maraña de neuronas o células nerviosas y cables eléctricos interconectados mediante unas sustancias químicas muy simples, cuya misión es transmitir mensajes de una célula nerviosa a otra.

El cerebro representa sólo el 2% de nuestro peso: sin embargo, necesita alrededor del 20% de la energía que ingerimos. Si nosotros “somos lo que comemos”, entonces nuestro cerebro también dependerá de lo que comamos.

Podemos mejorar la salud y las funciones del cerebro a través de la alimentación.

  • La principal energía que necesita el cerebro para funcionar es la glucosa que proviene de comer alimentos ricos en carbohidratos, como cereales, legumbres, frutas y vegetales, así como productos lácteos. Pero, además, necesita otros nutrientes esenciales: vitaminas, minerales, ácidos grasos, proteínas…
  • Un exceso o un defecto del nutriente necesario puede afectar al sistema nervioso. Una alimentación desequilibrada puede producir carencias específicas de algunos de los nutrientes, que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración e incluso depresión.

¿La DIETA AFECTA a la FUNCIÓN CEREBRAL?

Sabemos que la nutrición es importante, pero aún lo es más para la función cerebral.

  • Nuestro cerebro, como cualquier parte de nuestro cuerpo, necesita alimentarse. En función de los nutrientes que reciba, su actividad será diferente.
  • La composición de cada comida tiene un efecto directo en la producción de las señales químicas del cerebro. Estas sustancias, responsables de la transmisión de información a lo largo del sistema nervioso, son los llamados neurotransmisores, y pueden modularse en parte por nuestra alimentación. Por medio de ella podríamos influir sobre nuestro humor y comportamiento, ayudar a aliviar la depresión, la ansiedad, la neurosis y los trastornos del sueño.
  • Cada uno de los neurotransmisores existentes —existen unos 50 diferentes— tiene una misión específica. Para formarlos, se requieren determinados nutrientes que proporcionan los diferentes alimentos. Por ejemplo, los lácteos (quesos, leche), huevos, pescados, carnes, legumbres, frutos secos y frutas (plátano, piña, aguacate) aportan una sustancia denominada triptófano, imprescindible para sintetizar un neurotransmisor denominado serotonina, que está relacionada con las emociones, la depresión, el control de la temperatura, del hambre y del sueño. Así, un déficit de serotonina implica un fallo en los circuitos que requieren esta sustancia.

¿QUÉ CONSEGUIREMOS comiendo correctamente?

  • Mejorará nuestro estado de ánimo,
  • pensaremos más rápido,
  • tendremos más memoria,
  • nos podremos concentrar mejor.

Éstos son sólo unos pequeños ejemplos de lo que los alimentos pueden hacer por nuestro cerebro.

Cuando pensemos en alimentación, no debemos pensar sólo en diabetes, enfermedades cardiovasculares, obesidad, etc.., sino también en el órgano más importante, el cerebro.

¿QUÉ tenemos QUE COMER?

  • Hay que intentar comer más alimentos ricos en carbohidratos con un poco de proteína por la noche; ayudarán a relajarse y a dormir mejor.
  • Deben consumirse ácidos grasos esenciales, ya sea en forma de pescado azul o de suplementos dietéticos.
  • Es deseable incluir alimentos ricos en proteínas en la dieta. Las proteínas son esenciales para fabricar los neurotransmisores que son vitales para los procesos cerebrales. Se debe intentar que la comida del mediodía sea más rica en proteínas, para optimizar la mente y mantenerse más despierto por la tarde.
  • Hay que comer alimentos ricos en vitaminas y minerales; poseen la llave para que muchas reacciones puedan llevarse a cabo.
  • Beber 1,5 o 2 litros de agua al día ayuda a mantener el cerebro bien hidratado.
  • Para oxigenar el cerebro, son convenientes el ejercicio y las comidas ligeras y frecuentes.

CONSEJOS

  • La principal energía que necesita el cerebro para funcionar es la glucosa, que proviene de comer alimentos ricos en carbohidratos.
  • Por medio de la alimentación, podríamos mejorar el humor y el comportamiento, ayudando a aliviar la depresión, la ansiedad, la neurosis y los trastornos del sueño.

¡Cuida tu mente! Los 10 alimentos más beneficiosos para el cerebro

El cerebro es sin duda nuestro órgano más valioso e importante, ya que actúa como el director de nuestro cuerpo. Razonamos, pensamos, hablamos, nos movemos y en definitiva, vivimos gracias a él. Así que si estuviera a tu alcance ayudar a que tu cerebro se mantenga sano, fuerte y lúcido por más tiempo, ¿no lo harías? Aquí te recomendamos una lista con los 10 mejores alimentos para que fortalezcas y cuides tu cerebro. ¡Que no falten en tu lista de la compra!

© iStock

1. Avena

Tomada en el desayuno, la avena ayuda a controlar los niveles de azúcar y colesterol, dos parámetros fundamentales para una buena salud cerebral. La avena también es ansiolítica, aunque de acción lenta, y combate el estrés y otros problemas del sistema nervioso. Tomada con regularidad mejora la concentración y el rendimiento en épocas de especial esfuerzo intelectual. Si estás de exámenes, ¡incorpórala a tu dieta!

2. Arándanos

Los frutos rojos y morados son una importante fuente de polifenoles, unas sustancias que ayudan a combatir el estrés oxidativo. Los arándanos, por tanto, ayudan a evitar o retrasar enfermedades degenerativas del cerebro, como el alzhéimer. La vitamina C presente en estas bayas también tiene la capacidad de disminuir los niveles de lípidos y optimizar el funcionamiento de las neuronas.

3. Pescado azul

El salmón, el atún, la caballa o las sardinas son ricos en ácidos grasos Omega 3, básicos para las funciones neuronales. Estos nutrientes también son eficaces para retrasar la progresión del deterioro cognitivo leve en las primeras fases y puede ayudar a prevenir enfermedades como el alzheimer o el párkinson. También contribuyen a mejorar la función de la vista. ¿Por qué no te empiezas a incluirlo en tu dieta con esta receta de ceviche de salmón?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

4. Yogur

Diversos estudios sugieren que el yogur (siempre natural o griego, sin añadidos) no sólo ayuda a regular la flora intestinal, sino que existe una relación directa entre las bacterias de nuestro intestino y el correcto funcionamiento de nuestro cerebro. Este rico alimento también puede mejorar notablemente el estado de ánimo y a contrarrestrar la ansiedad, el estrés o la depresión.

5. Nueces

Las nueces son ricas en omega 3, omega 6 y vitamina E, tres elementos esenciales para la función neuronal. Estos frutos secos ayudan a desarrollar la memoria y favorecen el aprendizaje a corto plazo. Además, tienen un ligero efecto antidepresivo, ya que favorecen la producción de serotonina, una sustancia relacionada con el bienestar. Toma 3 o 4 nueces al día y notarás una mejoría general en tu estado de ánimo.

6. Brócoli y coles verdes

El brócoli es un alimento recurrente en la lista de productos sanos, ya que está repleto de beneficios. Como la coliflor, el repollo o las coles de Bruselas, aporta sulforafano, un antioxidante con propiedades neuroprotectoras que ayuda a preservar la integridad de la barrera hematoencefálica. En otras palabras: protege al cerebro de las agresiones de los radicales libres.

Descubre: 50 deliciosos alimentos que alargarán tu vida: ¡inclúyelos en tu dieta!

© iStock

7. Chocolate

¡Estamos de suerte! Seguro que has oído alguna vez el famoso dicho de que una onza de chocolate al día mejora la memoria y salud cerebral. El chocolate (siempre negro o con más de un 70% de cacao) aumenta el flujo sanguíneo del cerebro, mejora la función cognitiva y libera endorfinas, las hormonas de la felicidad. Eso explica que nos sintamos tan bien después de comerlo. Eso sí, debido a sus calorías, conviene no abusar de él.

8. Aguacate

Como el chocolate, y a pesar de tener un alto número de calorías, el aguacate ayuda a prevenir problemas neurodegenerativos. Esta fruta (o verdura) es rica en grasas monoinsaturadas saludables, posee un alto contenido de vitamina E y disminuye la presión arterial y la inflamación. Además, también es rico en fibra, como el resto de alimentos que pueden ver en la siguiente lista.

Descubre: 50 alimentos con fibra que deberías comer regularmente

© Getty

9. Huevos

Además de ser una fuente extraordinaria de proteínas, la yema del huevo contiene una alta cantidad (en torno a un 30% de la ingesta recomendada) de colina, una sustancia fundamental en funciones relacionadas con la memoria; el desarrollo del cerebro del feto y en la prevención de enfermedades del corazón o el hígado. Este compuesto también ayuda a eliminar compuestos que podrían causar inflamación.

10. Tomate

El licopeno contenido en este superalimento ha demostrado ser un aliado estupendo para la prevención de muchas enfermedades como el accidente cerebrovascular o el ictus. Fresco, frito, triturado, en salsa… puedes tomar esta hortaliza de cualquier manera, sus propiedades se mantendrán intactas.

​Y además:
¡Quiérete! 15 súper alimentos buenos para el corazón
Comida zen: 10 alimentos para reducir el estrés

Serotonina y función cerebral

El Trp, este aminoácido de la dieta, es también un precursor imprescindible para la síntesis de serotonina. Este neurotransmisor tiene unas funciones muy importantes a nivel neuronal (tabla 5).

La serotonina regula el humor y comportamiento, previene de la depresión, la ansiedad y también resulta útil en los trastornos del sueño. Niveles bajos de serotonina se han asociado a baja tolerancia al dolor, estados agresivos, depresión y ansiedad e incluso a las migrañas, debido a que cuando los niveles de serotonina bajan, los vasos sanguíneos se dilatan.

Los nutrientes que recibe el cerebro van a hacer que su actividad sea distinta, puesto que son necesarios para generar los distintos neurotransmisores.

El triptófano favorece la síntesis de la serotonina, pero además, varios estudios han demostrado que la concentración de este neurotransmisor en el cerebro es directamente proporcional a la concentración de triptófano en el plasma y el cerebro.

La ingesta dietética de triptófano influye en la cantidad de serotonina en el plasma, el cerebro y en general, en todo el cuerpo.

La ingesta dietética de triptófano influye en la cantidad de serotonina en el plasma, el cerebro y en general, en todo el cuerpo. Esta fue la primera demostración, realizada en 1980, de que un neurotransmisor cerebral está controlado por la dieta, concretamente por un simple aminoácido.

El metabolismo del triptófano es complejo y tiene muchos procesos. Requiere de una cantidad adecuada de vitamina B6 y magnesio para desempeñar su función de manera adecuada. La función de la vitamina B6 está ligada a la conversión de triptófano en serotonina.

– Triptófano, serotonina y niacina
Es uno de los aminoácidos esenciales para que el organismo elabore sus propias proteínas. Las neuronas lo utilizan para producir serotonina y melatonina.

Pero, además, con cada 60 mg de triptófano ingerido a través de la alimentación, nuestro organismo puede sintetizar 1 mg de vitamina B3 (niacina).

– Requerimientos de Trp
El Trp es un aminoácido esencial. La OMS declara que un adulto requiere 3,5 mg de triptófano por kg de peso al día. Para calcular la cantidad a ingerir, se acepta que, de promedio, las proteínas de la dieta contienen un mínimo del 1% de triptófano. Así, una dieta con 60 g de proteínas proporcionará 600 mg de triptófano, es decir, casi más del doble de lo recomendado. Con ello deducimos que con un aporte correcto de proteínas los niveles de Trp son habitualmente correctos. Ello nos puede llevar a cuestionarnos la necesidad de un aporte externo de este aminoácido.

– Deficiencia de Trp
A menudo, las deficiencias de niacina (vitamina B3) y triptófano se combinan con la de vitamina B6. Esto es debido a que el Trp se transforma en niacina gracias a la vitamina B6. Con la deficiencia de Trp, es habitual el dolor en la boca y lengua, y dolor y enrojecimiento en las mucosas.

Por otra parte, el sistema serotoninérgico tiene una estrecha relación con la ingesta. La serotonina influye en la ingesta alimentaria por mecanismos neurobioquímicos y, a su vez, la ingesta alimentaria influye en el sistema serotoninérgico, alterando la disponibilidad de triptófano y, en consecuencia, el grado de síntesis de la serotonina. El neurotransmisor actúa sobre los núcleos de control del apetito, disminuyendo el hambre y la ingesta de alimentos.

En las personas que padecen bulimia nerviosa se han realizado algunos estudios administrando un suplemento de Trp, que parece disminuir la apetencia por los alimentos en general y, en especial, por aquellos ricos en hidratos de carbono. En estos casos, así como en otros trastornos de comportamiento alimentario, los suplementos de Trp pueden estar indicados.

– Riesgo de déficit de Trp
Los niños y las personas veganas tienen más riesgo de déficit de este aminoácido. En el primer caso porque durante la infancia, las necesidades de aminoácidos esenciales son mayores, y en el caso de los veganos porque en su dieta no están presentes los huevos ni productos lácteos.

– Mecanismos para aumentar la concentración de serotonina en el organismo
En la tabla 6 se describen distintos mecanismos, tanto dietéticos como comportamentales, para aumentar la concentración de serotonina en el organismo.

8 alimentos para un cerebro saludable


  • Manzanas y cítricos

    Contienen una gran concentración de flavonoides, unas sustancias que tienen un poderoso efecto antioxidante, por lo que puede ser una buena idea incorporarlos a nuestra dieta para colaborar en la mejora de las conexiones neuronales.


  • Cacao

    También es rico en flavonoides el cacao, y un estudio americano realizado en 2014 revelaba que este alimento mejoraba la capacidad cognitiva y la memoria de los sujetos de la investigación. Sin embargo, la opción más saludable y completa sigue siendo la de la fruta, por lo que debería ser la fuente primaria de la que obtenerlos.


  • Aguacate

    Son muchos los beneficios que se le otorgan al aguacate, sobre todo para la salud de nuestro corazón y circulación sanguínea, ya que es una una fruta rica en vitamina E, potasio o antioxidantes, entre otros, pero, sobre todo, en grasas saludables tipo omega 3 que mantienen un buen ritmo sanguíneo, algo que repercute directamente en la capacidad de concentración de nuestro cerebro.


  • Brócoli y coles

    Ambas verduras contienen vitamina K en altas proporciones, un compuesto químico que, según afirmaba un artículo elaborado por el departamento de nutrición de la Universidad de Montreal (Canadá) en 2012, podría ser importante no solo por su valioso papel en la coagulación de la sangre, sino también porque cumple acciones importantes en el sistema nervioso, sobre todo en cuanto a la capacidad cognitiva.


  • Arándanos y fresas

    La inclusión de estas frutas en nuestra dieta puede mejorar nuestra memoria a futuro. Y es que, según revelaba una investigación de la Universidad de Harvard publicada en ‘Annals of Neurology’ en 2012, el aumento del consumo de arándanos y fresas está asociado a una menor tasa de deterioro y pérdida de memoria en mujeres mayores.

  • Pescado

    El pescado es una buena fuente de grasas saludables que contribuyen a un mejor rendimiento intelectual y a una mejor salud del cerebro. Una dieta que aporte niveles más altos de este tipo de grasas se ha relacionado con un menor riesgo de demencia y accidentes cerebrovasculares, así como con un declive mental más lento; además, pueden desempeñar un papel vital en la mejora de la memoria, especialmente a medida que envejecemos. ¿Cuánto pescado? Basta con dos raciones semanales.

  • Frutos secos

    Las nueces o las almendras son buenas fuentes de vitamina E, valiosa por su capacidad antioxidante, y que se ha relacionado en algunos estudios con una disminución importante del riesgo de pérdida cognitiva a medida que se envejece, así como con una mejora del nivel de concentración. Además, contienen proteínas que estimulan a las llamadas neuronas hipocreatinas, encargadas de mantener nuestra atención.

  • Té verde

    Otro de los grandes protagonistas en la salud de nuestro cerebro es el té verde, al que numerosas investigaciones atribuyen la capacidad de reducir las posibilidades de sufrir enfermedades del sistema nervioso y cardiovascular, así como de mantener nuestra memoria en plena forma gracias a su gran capacidad antioxidante.

  • 1

    La dieta no solo afecta al modelaje de nuestro cuerpo, también incide en el buen funcionamiento de todo el organismo. Incluido el del cerebro, el órgano que más energía consume, según explica Lisa Mosconi, neurocientífica y consultora nutricional, en su libro Brain Food: How to Eat Smart and Sharpen your Mind (comida para el cerebro: cómo comer inteligentemente y agudizar tu mente).

    Mientras algunos alimentos ayudan a prevenir la demencia, el estrés, el declive cognitivo o la pérdida de memoria; otros pueden contribuir a detonar ciertos problemas en el cerebro: “La alimentación tiene una importancia vital en el desarrollo de nuestro organismo y en las funciones biológicas. También, por supuesto, en el sistema nervioso central y en el cerebro”, dice Ramón de Cangas, dietista-nutricionista miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética. Con su ayuda, repasamos cuáles son los mejores y peores alimentos para nuestro cerebro.

  • 2Caballa para frenar el deterioro cognitivo

    Los ácidos grasos son esenciales para el buen funcionamiento celular. El omega 3, por ejemplo,»tiene un componente llamado DHA que también se encuentra en las capas externas de las células nerviosas», explicó a BuenaVida Fernando Gómez-Pinilla, neurocientífico y catedrático de la Universidad de California. Esto ayuda a «que proteja al cerebro del deterioro cognitivo, además de revertir el daño que causa el estrés oxidativo a nivel cerebral», indica De Cangas.

    Distintos estudios señalan la importancia de esté ácido graso, muy abundante en la caballa, para el rendimiento intelectual de las personas mayores y otros revelan que la falta de estas moléculas lipídicas está relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

    «Desde el punto de vista del desarrollo del cerebro hay diversos nutrientes muy importantes, especialmente ciertos ácidos grasos cobran especial relevancia», explica De Cangas. El motivo, continúa el experto, es que, «aunque el sistema nervioso y el cerebro sean tejidos muy ricos en, tienen un componente lipídico muy importante. De hecho, más de un 60% de su peso seco está constituido por lípidos».

    Aunque los pescados grasos —como el salmón, la caballa, las anchoas o las sardinas— son una de las mejores fuentes naturales de este tipo de grasa, no son la única. Algunos frutos secos —como las nueces y las almendras— o las semillas —como las de lino y la chía— son algunas de las alternativas vegetales.

  • 3El aceite de oliva para aumentar el oxígeno en el cerebro

    El aceite de oliva es otra de las fuentes vegetales de omega 3, pero no solo nos aporta este ácido graso. También, cuenta Lisa Mosconi en su libro, aporta vitamina E, que es especialmente importante para protegernos contra la demencia y aumenta el suministro de oxígeno al cerebro.

    Estudios realizados tanto en Estados Unidos como en Europa corroboran lo que explica Mosconi en su libro. Los expertos han encontrado que las personas mayores que consumían más de 16 mg al día de vitamina E, presente también en las hortalizas de hojas verdes como las espinacas, tenían un riesgo 67% menor de desarrollar demencia en comparación con aquellos que consumían poco o nada. Y la reducción puede ser aún mayor si también se consumen alimentos que aporten vitamina C, como concluyó un estudio del Vanderbilt University Medical Center (EE UU) en el que se administraban a los pacientes suplementos de ambas vitaminas. Ambas protegen las células cerebrales de los efectos nocivos de las toxinas y de los radicales libres.

  • 4La remolacha como combustible en lugar del azúcar

    Las células cerebrales usan la glucosa como fuente de energía, explica el experto, aunque que no es necesario (ni bueno) empezar a comer cucharadas de azúcar, como contamos en BuenaVida cuando nos preguntamos por qué si el cerebro necesita azúcar para funcionar teníamos que dejar de comerlo. «Con una dieta equilibrada, que incluya legumbres, cereales de grano entero, verduras, hortalizas y frutas obtendremos los hidratos de carbono que necesita nuestro organismo para disponer de la glucosa necesaria».

    La remolacha, el kiwi, los granos integrales, los moniatos, las cebollas y las cebolletas son algunos ejemplos de alimentos que sirven como combustible para que nuestro cerebro funcione. Y no solo nos aportan la glucosa que necesita este órgano: «También contienen fibra, que ayuda a mantener sana la microbiota» y esto, según estudios, nos mantiene protegidos ante enfermedades relacionadas con el deterioro cognitivo.

  • 5Las bayas y frutos rojos para estar más atentos

    Un cerebro saludable necesita un aporte suficiente (que no excesivo) de vitaminas y minerales. La E y la C son —como mencionamos más arriba en este artículo— son potentes antioxidantes que ayudan a reducir el estrés cerebral. Pero hay más: las vitaminas del grupo B, por ejemplo, son necesarias para producir energía, sintetizar y reparar el ADN y el ARN (el ácido ribonucleico, que es el mensajero de la información genética en el cuerpo) y numerosas moléculas neuroquímicas; y la D cataliza la síntesis de neurotransmisores e interviene en el desarrollo del sistema nervioso.

    Entre los minerales, el hierro estimula la actividad cognitiva, participa en la producción de neurotransmisores y mejora la capacidad de concentración. El zinc sostiene el sistema inmunitario y ayuda a controlar los impulsos neuronales y el cobre es necesario para el desarrollo de funciones cerebrales y para la síntesis de determinadas enzimas.

    Las frutas y verduras son la mejor fuente natural de vitaminas y minerales, afirma Mosconi. Las bayas y frutos rojos, por ejemplo, ayudan a mejorar nuestra capacidad de atención y la memoria. También las verduras de hoja verde y el brócoli (a pesar de su lado oscuro) son una fuente de vitamina K, que —como contamos en BuenaVida— puede ayudar a las personas con Alzheimer a retener mejor la información y progresar en su expresión verbal.

  • 6Y los alimentos que lo echan todo a perder

    Esta lista no se queda corta. En su libro, Mosconi menciona la comida rápida, los fritos y, sobre todo, la mayoría de los alimentos procesados. En concreto, los ultraprocesados repletos de grasas trans (un tipo de ácido graso insaturado que se forma cuando un aceite en estado liquido se solidifica por hidrogenación, un proceso que alarga la vida de los alimentos) y de azúcares refinados.

    Varios estudios han evidenciado que las personas que consumen dos gramos al día de grasas trans tienen el doble de riesgo de sufrir mayor deterioro cognitivo y demencia que las que ingieren menos de esta cantidad.

A nadie le causa demasiada gracia basar su dieta en moras, frutos secos, porotos y leche cruda. Pero si queremos llegar a viejos y sentirnos como chiquilines, estos son los diez alimentos que tenemos que comer todos los días. Sabemos que este listado no es del todo divertido. Pero así como el que ríe último ríe mejor, ¡el que come sano también vive más!
1. Ajos y cebollas
Vamos a tener un aliento espantoso si estamos todo el día tragando ajos y cebollas. Pero tanto unos como otros ayudan a prevenir el desarrollo de cáncer en el organismo, según estudios recientes realizados por el prestigioso nutricionista Jony Bowden. Ajos y cebollas son antiinflamatorios y desde tiempos ancestrales son utilizados para combatir las infecciones y la hipertensión. Eso sí: con ese aliento no se nos acerca nadie.
2. Porotos
Una maravilla para el cuerpo humano. Los beneficios de comer porotos y habas están vinculados al tratamiento de enfermedades del corazón, diabetes y cáncer. No hay que quitarles la piel, ya que ésta contiene valiosas sales de fósforo y azufre. Los porotos son ricos en proteínas y fibras y, además, resultan excelentes laxantes naturales.
3. Moras
Y uno que pensaba que sólo servían para decorar el merengue… Las moras son ricas en potasio y azúcares que ayudan a la desintoxicación del cuerpo humano. Al igual que sus compañeras, las fresas y frambuesas, son antioxidantes y -nobleza obliga- mucho más sabrosas que ajos, cebollas y porotos.
4. Frutos secos
Almendras, nueces, castañas y avellanas no sólo sirven para animar el copetín sino también para luchar contra el tan temido patatús del corazón. Diversas investigaciones coincidieron en que el consumo asiduo de frutos secos reduce hasta un 50% el riesgo de sufrir un infarto, además de ser energizantes naturales y fuente de calcio.
5. Salmón
¡Al fin un alimento sano con un poco de glamour! El salmón -sí, lo pueden comer ahumado con alcaparras- previene los efectos del envejecimiento de las células. Al igual que las sardinas o la caballa, contiene ácido Omega-3, que protege el cerebro y el corazón. Estudios realizados en Japón, en donde sus habitantes basan su dieta en el consumo de pescado, demuestran que los nipones tienen menor propensión a enfermedades circulatorias.
6. Leche cruda
Apenas lean estas líneas, tendrán que subir al auto e ir hasta el campo a buscar alguna vaquita voluntariosa para ordeñar. Los defensores de la alimentación sana defienden a capa y espada el consumo de la leche cruda, sin pasteurizar. Juran que hacerlo de manera natural mejora el sistema inmunológico, fortalece los huesos y minimiza los problemas digestivos. Eso sí, los que la probaron cruda aseguran que tiene un gusto espantoso.
7. Huevos
Cuando el año pasado se realizó en la Argentina la Semana Mundial del Huevo, muchos se sorprendieron. Semejante oda al huevo celebró los beneficios de este alimento, que cuenta con más de una docena de vitaminas y minerales distintos que fortalecen músculos, cabello y hormonas. Es además, una de las más importantes fuentes de antioxidantes que existen en la naturaleza.
8. Carne
En este punto nos referimos a la carne, no a las achuras (chorizos, mollejas, chinchulines, etc.), que son impiadosas tapadoras de arterias. Más puntualmente, estamos hablando de la carne de pasturas -cuando los animales comen pasto en vez de alimentos balanceados con elevados niveles de toxicidad-, que contiene menos grasas totales y menor cantidad de colesterol por cada 100 gramos. Los ácidos Omega-3 y Omega-6 que la componen son ideales para la prevención de enfermedades cardíacas y diabetes.
9. Manzanas
Cuando Eva mordió la manzana, no fue sólo porque quería pecar sino también porque quería comer sano. La manzana tiene vitamina C y su alta cantidad de fibra la convierte en un alimento ideal para controlar la obesidad. Además, es muy eficaz para dolencias del sistema digestivo.
10. Coles
Los brócolis, repollitos de Bruselas y coliflores tienen más hierro y calcio que la carne. Contienen vitaminas, minerales y son una gran fuente de antioxidantes. Según consignan numerosos estudios, tienen compuestos azufrados que funcionan como catalizadores para las enzimas del cáncer.
Por José Barki

Alimentos saludables: ranking de los 30 alimentos más importantes para tu cuerpo

La importancia de nuestra salud reside entre otras cosas en la alimentación que llevamos, hoy te hablamos de alimentos saludables: ranking de los 30 alimentos más importantes para tu cuerpo.

Verás que sencillo es incorporarlos en tu dieta. Verás además que son alimentos que están a nuestro alcance, accesibles, económicos en mayor medida y fáciles de usar.

Alimentos saludables que consumidos de forma natural, ya sea en cocciones cortas como introducidos en recetas más elaboradas, nos van a aportar buenas dosis de nutrientes de calidad necesarios para que nuestros cuerpos funcionen a toda máquina.

¿Estás preparado?, pues que empiece el ranking:

En el número 1:

1. El ajo

Que no te cuenten historias. Pese a su “mala fama” por ser un ingrediente fuerte y que nos deja un aliento peculiar, el ajo tiene un gran valor a nivel nutritivo y además estamos ante un alimento que tiene muy pocas calorías, todo esto unido a que tiene mucha vitamina C, vitamina B6 y manganeso. Con tan solo añadirlo en nuestras comidas diarias ya estamos aportando sus nutrientes, pero si además queremos intensificar sus poderes, puedes tomar un diente de ajo pelado en ayunas. Un aliado a la hora de reducir el colesterol malo y cuidar nuestro corazón y depurarnos.

2. La cebolla

Otro de los ingredientes estrella en nuestras cocinas es la cebolla, perfecta para evitar los problemas circulatorios, combatir el colesterol y la hipertensión y si esto fuera poco además es un ingrediente diurético. Consúmela tanto en crudo como añadida a tus pucheros, a la plancha y recuerda que también es el ingrediente estrella de todo buen sofrito.

3. La remolacha

Un alimento que nos ayuda a prevenir enfermedades y gran fuente de hierro, os dejamos el enlace al siguiente artículo en el que os contamos todos los detalles sobre este súper alimento que no podéis dejar de incluir en vuestra cesta de la compra. (Enlace: https://www.huercasa.com/es/blog/remolacha-roja ).
En Huercasa la comercializamos ya lista para comer. (Enlace: https://www.huercasa.com/shop/remolacha/15-remolacha-dados-huerc-flow-250g.html ).

4. La zanahoria

Rica en un montón de nutrientes destaca en especial por su vitamina A y sus carotenoides. Además son fuente de potasio, de fósforo, de magnesio, de yodo de calcio. ¡Que no falten! Incorpóralas a tus ensaladas o úsalas cómo crudité para dipear o como snack en las meriendas de los más pequeños de la casa.
En Huercasa te la ofrecemos ya cocida y en bastones. (Enlace: https://www.huercasa.com/shop/zanahoria/11-zanahoria-bastones-huerc-flow-200g.html ).

5. Los huevos

Ricos en proteínas de alto valor biológico, contiene todos los aminoácidos esenciales. Hasta hace poco se tenía la creencia de que había que moderar su consumo, hoy existen estudios que demuestran que no sólo no son malos sino que el consumo de huevos, todos los días es beneficioso, cocidos, pasados por agua, en tortilla o revueltos son una buena fuente de nutrientes de la que beneficiarnos a diario.

6. Las lentejas

Una estupenda fuente de proteína de origen vegetal, además de su tan nombrado hierro son ricas también en potasio, fósforo y calcio. Tienen fibra y son saciantes al tiempo que bajas en grasa, así que perfectas para dietas de adelgazamiento o de altos requerimientos de energía. Unas buenas lentejas guisadas con verduras abundantes y un puñadito de arroz integral son un plato único perfecto. (Enlace: https://www.huercasa.com/shop/legumbres-sabor-sabor/17-leg-lenteja-cast-05l-doyp.html ).

7. Los garbanzos

Siguiendo con las legumbres, nos encontramos con otro de los ingredientes más tradicionales y usados en nuestras cocinas. Debes incluirlos en tu dieta ya que son fuente de vitaminas del grupo B destacando la B9, el ácido fólico y además de vitamina A y algo de vitamina C. También nos aporta minerales como el calcio, el hierro, el yodo, el magnesio, el potasio, el sodio, el selenio o el zinc. No hay duda, ¿verdad?, otro básico más que justificado. En hummus o en el tradicional cocido son siempre bienvenidos. (Enlace: https://www.huercasa.com/shop/legumbres-sabor-sabor/16-leg-garbanzo-cast-05l-doyp.html ).

8. Las alubias pintas o rojas

Son nuestras preferidas, si bien todas las alubias son bienvenidas, las rojas presentan un alto contenido en zinc, nos ayudan a aumentar las defensas reforzando el sistema inmunológico y además pueden ser beneficiosas para una óptima fertilidad, entre otras muchas propiedades interesantes. ¿Has probado a añadirlas en tus ensaladas?, ¡anímate a probar y nos cuentas! (Enlace: https://www.huercasa.com/shop/legumbres-sabor-sabor/18-leg-alubia-roja-05l-doyp.html ).

9. El arroz integral

Siempre destacamos el que se consuman los cereales en su forma integral, además de ser más saludables aumentamos así sus propiedades nutritivas. En este caso, el arroz integral nos ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre, previniendo la diabetes, también la obesidad, reduciendo la presión arterial y previendo enfermedades cardiovasculares. Teniendo siempre un recipiente en la nevera con arroz u otro cereal integral cocido previamente nos ahorraremos además mucho tiempo a la hora de preparar nuestras comidas o cenas a última hora. (Enlace: https://www.huercasa.com/shop/bio/19-leg-arroz-cast-05l-doyp.html ).

10. El maíz

Otro de nuestros alimentos favoritos, ¿sabes que ayuda a fortalecer el cerebro?, también es perfecto para estimular el ánimo y tranquilizar los nervios. Te contamos siete recetas para sacarle todo el partido a este ingrediente tan versátil y sabroso aquí. (Enlace: https://www.huercasa.com/es/blog/mazorca-de-maiz ).
En Huercasa te ofrecemos las mazorcas de maíz ya listas para comer. (Enlace: https://www.huercasa.com/shop/maiz/8-maiz-dulce-2pz.html ).

11. Los guisantes

Mucha proteína y pocos hidratos de carbono, también poca grasa, además minerales fundamentales, calcio, fósforo… ricos tanto para comer en crudo como cocidos si los incorporas a tus guisos o platos preferidos. ¡A los niños les encantan!

12. El pescado azul

Lo mejor que podemos encontrar en este grupo de pescados es su alto contenido en omega 3, perfecto a la hora de combatir enfermedades cardiovasculares. Además destaca por sus proteínas y sus minerales, entre los que destacamos el fósforo y el magnesio, las vitaminas del grupo B y las vitaminas A y D. Lo más aconsejable es cocinarlo a la plancha y no abusar de las salsas en caso de hacerlo guisado. Anchoas, atún, salmón, ¿cuál es tu preferido?, a nosotros nos gusta mucho la caballa, que en además en ensalada queda genial.

13. Las espinacas

Destacan por su gran contenido en calcio, hierro, potasio, magnesio, manganeso y fósforo. Respecto a las vitaminas, la espinaca tiene alto contenido de vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina K, vitaminas del grupo B sobre todo ácido fólico. Consúmelas preferiblemente en crudo, una buena forma es hacerlas en batido, de ese modo tomamos una gran cantidad en formato bebido muy fácil de asimilar y delicioso, que no te tire para atrás el color, los batidos verdes son estupendos, ya que frente a los zumos, estos conservan toda la fibra y no se convierten en azúcares libres.

14. La naranja

Famosa es su gran cantidad de Vitamina C, además no conviene olvidarnos de que tiene muchas otras propiedades, es genial para prevenir las enfermedades cardiovasculares y un gran alimento antioxidante. Solemos tomarlas como postre de forma dulce, pero, ¿has probado a añadirlas en tus platos salados?, pasada por la plancha es deliciosa como guarnición con unas pasas y unos piñones. Échale imaginación a la cocina y no podrás dejar de disfrutar al tiempo que te aseguras comer rico y sano.

15. La manzana

Contiene pectina, una fibra soluble que nos ayuda a reducir el colesterol en la sangre. También, minerales como el potasio, encargado de controlar la presión arterial reduciendo el riesgo de problemas cardíacos. Una manzana al día mantiene alejado al doctor, ¿será verdad?, nosotros creemos que sí.

16. La calabaza

Rica en agua y con muy pocas calorías además de deliciosa, lo que la hace ser otra de nuestras apuestas seguras. Aporta principalmente hidratos complejos, también gran cantidad de fibra y a destacar: sus carotenos. En Huercasa la comercializamos ya lista para comer. (Enlace: https://www.huercasa.com/shop/calabaza/13-calabaza-dados-huerc-flow-250g.html ).

17. Las uvas

Mejoran el estado de ánimo y ayudan a reponerse del cansancio y el agotamiento. Son una gran fuente de antioxidantes. Además son una fruta “detox” que ayuda a nuestro organismo a limpiarse y depurarse.

18. Las moras

Estos deliciosos frutos son muy ricas en vitamina C, además, tienen una gran cantidad de fibra, son bajas en calorías y tienen, al igual que las uvas una gran cantidad de antioxidantes.

19. Los arándanos

“Los arándanos aportan nutrientes que refuerzan el sistema inmunitario y protegen la salud del corazón, el sistema digestivo y el cerebro”, puedes leer más sobre ellos en el siguiente enlace: https://www.cuerpomente.com/guia-alimentos/arandanos

20. El brócoli

Aunque estemos acostumbrados a pensar que los alimentos con más vitamina C son los naranjas, estamos equivocados, este es el caso de brócoli, que es uno de los alimentos con más vitamina C, de calcio, fibra, ácido fólico… una delicia de lo más nutritiva.

21. La coliflor

La mejor amiga de nuestro cerebro. Que su olor al cocinarla no te eche para atrás, estamos ante un alimento protector en toda regla. Prueba a sustituir los granos de arroz por coliflor rallada para preparar un delicioso plato de ensalada fresca o gratínala con bechamel y bien de queso rallado por encima.

22. Las acelgas

Esta verdura de hoja verde es rica en Vitamina A, de modo que nos ayuda a mantener una piel sana y bonita así como una buena visión y un cabello saludable fuerte y brillante. Al igual que las espinacas crudas, puedes añadirlas a tus batidos verdes y beneficiarte así de sus propiedades de una forma muy sencilla.

23. Las almendras

Dentro del grupo de los frutos secos, nos gustaría compartir en este ranking a las almendras. Las almendras contienen un elevado contenido de grasas saludables monoinsaturadas, una buena dosis de fibra, bastante proteína y otros muchos nutrientes a tener en cuenta. Así que, que no falte tu puñadito de frutos secos cada día. Son un snack de lo más saludable.

24. Las nueces

Si las almendras nos encantan, no menos nos encantan las nueces. Estas son ricas en antioxidantes y vitaminas que favorecen nuestro desarrollo intelectual, ayudan a nuestro cerebro a trabajar y además nos mantienen alerta.

25. Las semillas de sésamo

Estas pequeñas semillas, están cargadas de calcio, recuerda machacarlas antes de consumirlas para de este modo favorecer su asimilación. También contienen proteínas de gran calidad y grasas saludables, que las hacen a su vez muy calóricas. A nosotros nos gusta ponerle unas cuantas a las vinagretas por ejemplo.

26. Las semillas de calabaza

Geniales para la diabetes, además destacamos que son muy buenas para la salud de la próstata de los hombres y también relaja y alivia los síntomas de la menopausia en las mujeres.

27. La carne magra

Es de las más saludables que podemos encontrar si optamos por consumir carne animal. Esta, además de proteínas, tiene minerales y vitaminas que hacen que sea un alimento rico hierro, en zinc, en fósforo y vitaminas variadas, sobre todo del grupo B. Apenas contiene grasa por lo que nos ayuda a combatir la obesidad, evita el colesterol y las enfermedades cardiovasculares. Pollo o pavo a la plancha, también el conejo son carnes bajas en grasa que suelen indicarse en dietas de adelgazamiento.

28. El boniato

Fruto del otoño que no nos puede gustar más, rico en provitamina A, en forma de betacaroteno. Genial para la piel, la salud de los ojos y la belleza en general. Asados son una delicia y ya estamos en plena temporada. ¡Añade los a tu lista de la compra! (Enlace: https://www.huercasa.com/shop/18-boniato ).

29. El tomate

Es rico en vitaminas y minerales, además nos aporta vitamina C y es un gran antioxidante natural. También destaca en vitamina A, vitamina K, en hierro y en potasio.

30. El agua

¿Y el agua alimenta?, pues sí y además es esencial para la vida. Sin un consumo adecuado de agua nuestro organismo no funcionará adecuadamente. Que no falten aproximadamente ocho vasos de agua al día en tu dieta.

Podríamos seguir enumerando alimentos así como sus cualidades y sus aportes nutricionales, seamos conscientes de la importancia de comer saludable, de disfrutar de una dieta rica en verduras y hortalizas, en frutas variadas y en productos reales de calidad.

En lo natural está la clave, en la cocina de nuestras abuelas, ellas sabias maestras nos regalaron pucheros rebosantes de amor, amor que nutre cuerpo y alma a base de cuchara ahora que llega el otoño y los días empiezan a refrescar.

Además recuerda la importancia de hacer ejercicio moderado, bastará con caminar un mínimo de treinta minutos diarios a paso rápido, usar las escaleras en lugar del ascensor o si usas el transporte público bajarte una parada antes de tu destino y aprovechar para caminar esos metros extras, son acciones que pueden parecer insignificantes pero que nos ayudan a tener unos buenos hábitos y llevar un estilo de vida no pasivo.

Los 15 alimentos más saludables

Se tiene la creencia de que para comer bien hay que gastar mucho dinero y que por ello no tomamos los alimentos que más nutrimentos nos aportan, sino los que más baratos nos salen.

No obstante, el doctor Mercola sugiere que hay alimentos baratos y que resultan saludables. Declara: “con el fin de proteger su salud, le aconsejo gastar el 90 por ciento de su presupuesto para alimentos enteros, y sólo el 10 por ciento a alimentos procesados”.

Basado en un artículo publicado por Mercola, te presentamos 15 de los alimentos saludables que puedes consumir.

1. Aguacate
Es rico en grasas monoinsaturadas -saludables- y potasio, que ayuda a mantener constante el ritmo del corazón.

2. Acelga
Contiene vitamina C, que ayuda a la curación del cuerpo; la vitamina E, que interviene en el sistema inmunitario y la vitamina A, que juega un papel importante en las funciones celulares. Además, posee propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

3. Ajo
“El ajo es rico en manganeso, calcio, fósforo, selenio y vitaminas B6 y C, por lo que es benéfico para los huesos, así como su tiroides”. Además, tiene propiedades antiinflamatorias e inmunológicas.

4. Germen
El germen de brócoli, por ejemplo, contiene glucorafanin, el cual “parece tener un efecto protector contra los contaminantes tóxicos, lo que mejora la capacidad del cuerpo para eliminar o excretar los contaminantes”.

5. Hongos
Contienen ergotioneina, un antioxidante que sólo poseen los hongos y que “parece desempeñar un papel muy específico en proteger el ADN del daño oxidativo”.

6. Col rizada
“Ha demostrado reducir el riesgo de al menos cinco tipos de cáncer: de vejiga, mama, colon, ovario y próstata».

7. Espinaca
Es rica en vitaminas y minerales, también contiene flavonoides, una sustancia que protege el cuerpo de los radicales libres y, según el Medline Plus, “han demostrado proteger contra el cáncer”.

8. Col Berza
Posee propiedades similares a las de la col rizada, pero además “ayuda a disminuir el estrés oxidativo en las células”. También contiene fitonutrientes que ayudan a combatir el cáncer de mama.

9. Jitomate
Esta verdura contiene licopeno, el cual se sugiere “puede reducir significativamente el riesgo de derrame cerebral y cáncer”.

10. Coliflor
Es rica en fibra, lo cual beneficia el proceso de la digestión. Por otro lado, también contiene vitamina B, la cual ayuda al proceso de desarrollo cerebral.

11. Cebolla
“Son antialérgicas, antihistamínicas, antiinflamatorias y antioxidantes”. También posee propiedades anti envejecimiento debido al polifenol que contienen.

12. Salmón silvestre de Alaska
Como ya se sabe, el salmón contiene omega 3, el cual beneficia a múltiples sistemas, por ejemplo: el vascular y el digestivo. “Las investigaciones sugieren que el consumo de pescado graso, como el salmón silvestre de Alaska, una vez o dos veces por semana puede aumentar su esperanza de vida en más de dos años”.

13. Huevos orgánicos
El huevo es una fuente de proteínas, las cuales ayudan al “mantenimiento y reparación de los tejidos de su cuerpo, incluyendo su piel, órganos internos y músculos”.

14. Nueces
Contienen grasas monoinsaturadas, las cuales pueden ayudarte “a vivir más tiempo e incluso apoyar la pérdida de peso”.

15. Caldo de huesos
“El caldo de huesos hecho en casa puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación de las articulaciones, promover huesos fuertes, e impulsar el crecimiento del cabello y las uñas”.

Como puedes notar, a veces comer saludable no es cuestión de dinero, sino de decisión.

Artículo

Alimentos que ayudan a regular la presión baja

Menú La hipotensión o presión arterial baja sucede cuando diferentes órganos no reciben suficiente sangre

¿Es posible fortalecer el sistema nervioso?

El sistema nervioso es uno de los más complejos e importantes del organismo. Se encarga de reaccionar, a través de los sentidos, a los estímulos externos e internos, para responder a ellos con diferentes acciones corporales. ¿Sabías que puedes fortalecer tu sistema nervioso?

Considerando que su función interviene de múltiples formas en la salud, es primordial prestarle atención a partir de los hábitos. Si bien es cierto que puede verse afectado por múltiples factores, en general, llevar un estilo de vida sano puede beneficiarlo.

1. Alimentos para fortalecer tu sistema nervioso

Las propiedades nutricionales de algunos alimentos contribuyen a mejorar el funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro. Aunque no son milagrosos para protegerlo ante enfermedades, su ingesta habitual puede optimizar las tareas que desempeña en el cuerpo.

Levadura de cerveza

Gracias a sus aportes de vitamina B, la levadura de cerveza es una gran aliada para fortalecer tu sistema nervioso central. Por eso, tomarla en cantidades moderadas ayuda a disminuir la depresión, estrés, ansiedad y falta de apetito.

  • Se puede consumir en polvo, agregada en zumos o yogur. Sin embargo, si te molesta su sabor amargo, también está disponible en comprimidos y suplementos.

Avena

Rica en aminoácidos esenciales, vitamina B y compuestos antioxidantes, la avena es un gran equilibrador para el sistema nervioso. Se recomienda en casos de irritabilidad, ansiedad leve e insomnio. De hecho, por su valor energético, es ideal para optimizar el rendimiento mental.

  • Se puede consumir en batidos, macedonias de fruta o con leche. También es perfecta para cremas de verduras y sopas.

Polen

Considerado como un superalimento, el polen es un complemento perfecto para fortalecer tu sistema nervioso. Debido a su contenido de vitaminas B y minerales esenciales, controla el nerviosismo y mejora la salud mental.

Según un estudio realizado por J- Huidobro, de la Universidad de Santiago de Compostela, el polen contiene muchas proteínas, incluyendo todos los aminoácidos, más de 20 minerales, gran variedad de vitaminas, ácidos grasos, ácidos orgánicos y flavonoides.

  • Se puede consumir una cucharadita diaria, agregado en agua, zumos o yogur.

Ver también: Técnicas para relajar el sistema nervioso de manera natural

2. Magnesio: el mineral para tu sistema nervioso

Las alteraciones del sistema nervioso como el insomnio, la ansiedad, la hiperactividad, la inquietud o los ataques de pánico pueden ser síntoma de una falta de magnesio en nuestro organismo, aunque se necesitan más estudios como este para determinar concretamente los beneficios que proporciona. Se recomienda, en estos casos, el consumo de alimentos ricos en magnesio diariamente, como son:

  • Cacao: el chocolate negro puro tiene casi 500 miligramos de magnesio en cien gramos
  • Vegetales de hoja verde oscura: acelga, lechuga, espinaca.
  • Frutas: Plátano, albaricoque, aguacate, melocotón, ciruela.
  • Frutos secos: Almendras, anacardos, avellanas, nueces.
  • Legumbres: Guisantes, lentejas
  • Semillas
  • Cereal: Arroz integral, mijo, avena
  • Patata
  • Calabaza

También podemos optar por un suplemento de magnesio. En ese caso tomaremos unos tres gramos cada día, por vía oral, repartidos en tres tomas para que el cuerpo las pueda absorber correctamente. Es decir, un gramo con cada comida.

3. Plantas medicinales

Las siguientes plantas medicinales actúan como relajantes y tonificantes del sistema nervioso. Podemos tomarlas en infusión o extracto, o bien aromatizar nuestro hogar y nuestra piel con sus aceites esenciales.

  • Melisa.
  • Ginkgo biloba.
  • Hipérico.
  • Albahaca.
  • Lavanda.
  • Pasiflora.

4. Luz solar

La luz del sol es un excelente regulador del sistema nervioso y además nos aporta vitamina D. Para disfrutar de sus beneficios podemos tomar el sol unos 10 o 15 minutos al día, preferiblemente al amanecer o al atardecer.

5. Caminar descalzos en un entorno natural

Una sencilla caminata en entornos naturales puede fortalecer tu sistema nervioso en caso de crisis de ansiedad y estrés. Este ejercicio estimula la circulación de la sangre y mejora el proceso de oxigenación celular. Además, se dice que favorece la segregación de las sustancias químicas que equilibran la actividad de este sistema.

  • Intenta caminar sobre tierra húmeda, hierba con rocío, arena de playa y similares.

Te recomendamos leer: Algunas bebidas disminuyen el estrés

6. Terapia con agua

Desde la antigüedad se han empleado las terapias con agua como herramienta para sanar distintas dolencias físicas y mentales. En este caso en particular podemos acceder a distintos métodos con agua para equilibrar el sistema nervioso.

  • Frotaciones frías y húmedas con una toalla bien escurrida, no secada, haciendo el siguiente recorrido: mano-hombro, pie-ingle, tronco. Lo haremos rápidamente y después nos abrigaremos bien para entrar en calor.
  • Baños alternos de brazos: Empezaremos poniendo los brazos en agua caliente, brevemente, e iremos alternando. El último tiene que ser el frío. En total estaremos unos 30 segundos.
  • En general, terminar siempre un baño con una ducha fría de unos segundos es muy beneficioso. Evitaremos la zona de la cabeza.
  • Finalmente, los baños de sulfato de magnesio (cantidad de unos 100 gramos) son muy relajantes y vitalizadores.

¿Temes sufrir alteraciones del sistema nervioso? No dudes en poner en práctica estas maneras de equilibrar sus funciones. Como lo puedes notar, es muy sencillo y 100% natural.

Blog

¿Tienes problemas de ansiedad?

¿Te cuesta conciliar el sueño?

¿Estás cansada una gran parte del día?

¿Te cuesta relajarte?

¿Tienes cambios de humor o tendencia al decaimiento?

¿Sufres frecuentemente contracturas musculares?

¿Tienes tics o calambres con asiduidad?

Si la respuesta a todas o a algunas de estas preguntas es afirmativa, la siguiente información puede interesarte, porque hay mucho que puedes hacer por mejorar tu salud física y emocional.

El sistema nervioso, junto con el sistema endocrino y el sistema hormonal, forman una triada importantísima en nuestro cuerpo, trabajan en constante cooperación y cuando uno de ellos presenta una disfunción, los otros también se ven alterados. No obstante es el sistema nervioso, el que “da órdenes” al resto de sistemas.

Teniendo esto en cuenta, es interesante preguntarse:

¿Qué es lo que necesita el sistema nervioso para funcionar correctamente?

Para su correcto funcionamiento necesita determinados nutrientes esenciales (denominados esenciales porque han de ser aportados desde el exterior, ya que nuestro cuerpo no puede hacerlo por sí solo, al menos de forma permanente).

Y la siguiente pregunta lógica sería:

¿Cuáles son esos nutrientes?

Son los que detallamos a continuación:

GLUCOSA

Es un carbohidrato, que se obtiene de los alimentos y que permite a las células generar ATP (energía), es decir es la molécula que nos permite cumplir todas las funciones corporales.

¡¡¡¡No te confundas Glucosa no es azúcar!!!

Lo ideal es aportar glucosa al cuerpo de fuentes que sean de bajo índice glucémico, es decir, que no disparen los niveles de azúcar en sangre, como por ejemplo los vegetales y los cereales integrales, que al estar compuestos de cadenas de hidratos de carbono, se va liberando poco a poco la glucosa y eso impide generar un estrés al páncreas, que es quien segrega insulina para el paso de glucosa a nivel celular.

OXÍGENO

Es de vital importancia para nuestra supervivencia, podemos estar tan sólo unos minutos sin recibir oxígeno, y la respiración es la herramienta que nos permite suministrarlo y que llegue a todo el organismo.

Hay varios tipos de respiración, que nos permiten además de aportar oxígeno, alcanzar el estado de paz interna que todos deseamos sentir. El yoga o el Qi Qong son de las disciplinas que más atención y dedicación le presta a esta maravillosa herramienta.

TRIPTÓFANO

Es un aminoácido esencial, que produce la serotonina, un neurotransmisor que nos permite tener un buen estado de ánimo, tener ganas de hacer cosas, sentirnos alegres, motivados, dormir bien…

Algunos alimentos ricos en triptófano son:

  • Huevos
  • Lácteos (que yo personalmente no recomiendo, o al menos en exceso),
  • Polen de abejas
  • Plátano.

W3 y W6

¡Los famosos omega-3 y omega-6!

Ambos son ácidos grasos esenciales, que el organismo necesita recibir a través de la dieta. La proporción de la ingesta debería ser 4 partes de W3 por 1 parte de W6. Éste último consumido en grandes cantidades, produce inflamación en el organismo (activa las PG2), por el contrario el W3 activa sustancias antiinflamatorias (PG1 y PG3).

  • Fuentes ricas en W3: pescado azul, semillas de lino, chia, frutos secos.
  • Fuentes ricas en W6: aceite de girasol -ojo no refinado sino el prensado en frío que encontrarás en herbolarios o tiendas especializadas de alimentación-, algunos frutos secos -como almendras, avellanas, nueces…. eso sí crudos y sin sal.

El omega 3 en el cuerpo se transforma, gracias al hígado, en DHA y EPA (eicosanoides) y son beneficiosos para el sistema nervioso y el sistema cardiovascular, respectivamente.

VITAMINAS DEL GRUPO “B”

Son fundamentales para el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Por ejemplo:

  • La vitamina B6 es necesaria para la correcta producción de neurotransmisores.
  • Las vitaminas B9 y B12 son cruciales para la multiplicación celular, para prevenir anemias y para los impulsos nerviosos.

Algunas fuentes ricas en vitaminas del grupo B, son: germen de trigo, levadura de cerveza.

MAGNESIO

Es un mineral fundamental para relajar el sistema nervioso, para el buen estado de la musculatura, para producir neurotransmisores, para metabolismo del calcio.

Algunas fuentes de magnesio, son: frutos y frutas secas, semillas, legumbres y vegetales.

Como idea final, destacar que dependiendo de los alimentos que yo elija en la alimentación diaria, obtendré los nutrientes necesarios para aportar al sistema nervioso (y al resto del organismo) aquello que necesita para cumplir sus funciones…

Por esa razón se torna tan importante saber escoger los alimentos que nutren y evitar o reducir los que no lo hacen. Pero eso ya lo dejamos para el siguiente

artículo.

Unidad de Naturopatía de la Clínica Philippus.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *