0

Alimentos que dan energia

Tabla de contenidos

5 maneras de aumentar tu energía sin medicamentos

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption La falta de energía no sólo afecta nuestros cuerpos sino nuestra capacidad de concentración.

Pocas personas han estado exentas de experimentar periodos en los que nos sentimos totalmente agotados.

Hagamos lo que hagamos, la sensación es la misma: cansancio.

Si ya descartaste cualquier problema médico con tu doctor, puedes intentar pequeños cambios en tu vida diaria para impulsar tus niveles de energía.

BBC Mundo consultó fuentes especializadas y te presenta cinco recomendaciones.

1. Aprende a frenarte

Sobrecargarte de actividades puede ser tentador y más aún tratar de ejecutarlas todas en el menor tiempo posible, pero eso puede ser contraproducente y, de hecho, reducir tus niveles de energía.

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption El estrés consume mucha de nuestra energía.

El secreto está no sólo en dividir las tareas sino en espaciarlas a lo largo del día y, si se puede, de la semana.

«En cambio de quemar ‘la vida útil de tu batería’ en dos horas, distribúyela en tareas que puedas hacer en la mañana, en la tarde y en la noche, sin olvidar tomar descansos y comer entre ellas».

Ese es uno de los consejos de la publicación especializada en salud de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, Harvard Health Publishing.

De acuerdo con el Servicio de Salud de Reino Unido, NHS (por sus siglas en inglés: National Health Service), «el estrés consume mucha energía».

Por eso recomienda introducir en tu rutina diaria actividades que te relajen: desde oír música y leer hasta pasar tiempo con tus amigos.

«Todo lo que te relaje mejorará tu energía», indica la organización británica.

2. El secreto puede estar en los ejercicios o en una siesta

Aunque pudiesen estar en los extremos del espectro, hacer ejercicios o tomarse una siesta puede tener efectos mágicos en tus niveles de energía.

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption Tomarte un receso en el trabajo o en tus estudios y salir a caminar por la cuadra puede tener un efecto inmediato en cómo te sientes.

No hay nada más reconfortante para el cuerpo y la mente que una siesta corta, de unos 20 o 30 minutos, cuando estás agotado. Sin embargo, la Escuela de Medicina de Harvard hace una advertencia:

«Si estás teniendo problemas para conciliar el sueño de noche, tienes que saber que tomar siestas puede empeorar el insomnio».

«Si ese es el caso, la opción es: moverte. Levántate y camina por la cuadra o simplemente párate y muévete», dice el centro educativo estadounidense.

Quizás estás pensando que lo último que te provoca hacer cuando estás cansado es ejercicios. ¡Claro! Estás agotado.

Pero, como señala el NHS, el ejercicio regular te hará sentir menos cansado a largo plazo y eso te hará tener más energía.

«Incluso una caminata de 15 minutos le dará un impulso a tu energía y los beneficios aumentarán a medida que la actividad física se haga con más frecuencia».

  • La glándula «dormida» que podría explicar por qué siempre estás cansado y tienes frío

Se recomienda empezar con pequeñas sesiones de ejercicios e ir aumentando su duración con el paso de las semanas y los meses «hasta alcanzar el objetivo recomendado de 2,5 horas de ejercicio aérobico de intensidad moderada, como montar bicicleta o caminar a un ritmo rápido, semanalmente», señala la organización británica.

Y si la fatiga está teniendo un impacto en tu capacidad de concentración e incluso crees que está afectando tu rendimiento mental, el ejercicio físico también es parte de la solución porque «tiene efectos inmediatos en el cerebro».

  • ¿Estás cansado todo el tiempo? Un cambio de dieta podría ayudarte

Así lo explica la neurocientífica Wendy Suzuki en la charla TedTalk: «The brain-changing benefits of exercise» («Cambios en el cerebro debido a los beneficios del ejercicio»).

«Un solo ejercicio que uno realiza aumentará inmediatamente los niveles de neurotransmisores, como la dopamina, serotonina, y noradrenalina. Esto incrementa el estado de ánimo justo después del ejercicio (…) Mi equipo (de investigadores) mostró que tan solo un ejercicio puede mejorar tu habilidad de adaptación y concentración, y esa mejora en la concentración durará por lo menos dos horas», indicó la experta.

3. No le apuestes a los suplementos

En el mercado hay una gran variedad de suplementos que prometen elevar tus niveles de energía y hasta se autodenominan suplementos «antienvejecimiento».

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption Antes de tomar un suplemento vitamínico es recomendable que le consultes a tu médico si realmente lo necesitas.

«No hay evidencia de que funcionen», dice la Universidad de Harvard. Y en algunos casos, «los efectos secundarios todavía generan un signo de interrogación».

De acuerdo con Harvard Health Publishing, el hierro, por ejemplo, «sólo te ofrece energía si tienes una clara deficiencia, la cual un médico puede detectar con una prueba de sangre».

De lo contrario, indica, no es necesario que lo tomes y sé consciente de que consumir hierro en exceso puede ser, de hecho, dañino.

Además, recuerda que hay alimentos ricos en hierro como las carnes rojas, los vegetales verdes y los alimentos fortificados como los cereales.

Otro ejemplo son la familia de vitaminas B: B1, B2, B6, B12.

Si bien es cierto que «ayudan al cuerpo a convertir los alimentos en energía que las células pueden quemar, consumir más vitaminas B no recargan las células», señala la universidad.

De acuerdo con el NHS, la mayoría de las personas no necesitan tomar suplementos vitamínicos para mejorar sus niveles de energía.

«Se pueden obtener todas las vitaminas y minerales necesarios en una dieta saludable y balanceada».

Sin embargo, hay personas que podrían experimentar alguna insuficiencia y necesitar un suplemento. De ahí, la importancia de consultar con el médico antes de tomar cualquier suplemento.

4. No caigas en la trampa del dulce

Sé sabio a la hora de decidir qué combustible te suministras.

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption Aunque es tentador, el azúcar no es la mejor solución para subir tus niveles de energía.

«Un pancito azucarado de la pastelería te dará muchas calorías, pero tu cuerpo tenderá a metabolizarlas rápidamente y puedes terminar sumergiendo azúcar en la sangre y con fatiga», señala el centro educativo.

Mejor mira hacia otro lado:

«Mantendrás un nivel de energía más estable si comes proteínas magras y carbohidratos no refinados. Prueba un yogurt con un poco de nueces, pasas y miel. De esa manera, tu cuerpo absorberá la mezcla de carbohidratos y proteínas gradualmente».

La publicación de Harvard también recomienda no saltarte las comidas para que el cuerpo reciba la nutrición que necesita a lo largo del día.

El NHS coincide: «Si comes en horarios regulares, te será más fácil mantener tus niveles de energía».

«Intenta consumir tres comidas al día. Si es necesario, come entre comidas un snack o refrigerio saludable, como una fruta o un yogurt bajo en calorías», añade.

De hecho, de acuerdo con la institución británica, una buena manera de combatir el cansancio es «comer comidas regulares y snacks saludables cada 3 a 4 horas, en lugar de una comida grande con menos frecuencia».

El NHS también advierte que no hay un alimento, incluyendo los categorizados como «superalimentos», que por sí solo compense una dieta que no es saludable.

«No hay evidencia de que un solo alimento pueda proporcionar un aumento de energía», indica.

5. Cuidado con la cafeína

Aunque muchos sentimos su efecto inmediato y no concebimos un día sin él, el café está en la mira de muchos expertos.

De acuerdo con el NHS, el Colegio Real de Psiquiatras (Royal College of Psychiatrists) recomienda que cualquier persona que se sienta cansada elimine la cafeína.

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption Descansar de la cafeína por un tiempo podría tener efectos en cómo te sientes y en tus niveles de energía.

Y dice que «la mejor manera de hacerlo es dejar de tomar, gradualmente, bebidas con cafeína durante un período de 3 semanas».

Recuerda que la cafeína no sólo está en el café y el té, sino en bebidas energizantes y gaseosas.

«Trate de no consumir cafeína por completo durante un mes para ver si se siente menos cansado sin ella», indica el NHS.

La institución de salud británica también recomienda tomar agua.

«A veces te sientes cansado simplemente porque estás ligeramente deshidratado», explica.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

  • ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

16 frutas con más proteína, una opción dulce para obtenerla

Algunas entre sus elementos la contienen y son una alternativa deliciosa, por eso aquí te dejamos las frutas con más proteína que puedes comer en México.

Whitney English es una periodista que se enfocaba en temas de salud y bienestar. Gracias a su curiosidad decidió estudiar nutrición y concluyó que todos los alimentos de origen vegetal contienen por lo menos poca proteína, incluso el café.

Si bien conocemos que la carne es la fuente por excelencia y algunos deportistas la ingieren pura como suplemento, también las frutas la proveen.

También te puede interesar:

-Ocho frutas exóticas que no conocías y puedes encontrar en México.

-Cinco snacks bien cargados de proteína.

Para que un alimento pueda ser considerado una “buena fuente” de proteína debe tener entre 5 y 9.5 gramos de esta. Al comer estas frutas no solo obtienes estos nutrientes, también le das a tu organismo minerales y vitaminas esenciales para la salud.

De acuerdo a la base de datos nacionales de nutrición de la USDA, aquí te dejamos las que más contienen proteína.

Manzana

Siendo honestos la proteína de la manzana es baja, tiene apenas 0.5 gramos por una pieza grande. A pesar de esto, una de las ventajas de esta fruta es que es una de las más populares que existen, además su sabor combina con otros alimentos que pueden completar la porción.

Uvas

Las uvas tienen 0.58 gramos de proteína por taza, por fortuna es muy común encontrarlas en las tablas de quesos que completan la dosis que necesitas. Tienen un sabor dulce y grandes cantidades de carbohidratos y fibra.

Fresas

By Silar – Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=26482503

Las fresas contienen vitamina C, potasio y fibra, además contiene 1.03 gramos en una porción de una taza. Complementa la proteína de esta baya mezclándola con yogurt o tu licuado matutino de desayuno.

Plátano

Lo bueno de esta fruta es que siempre la encontrarás en el mercado o el súper. Su contenido de Forbes por media taza es de 1.29 gramos y la puedes complementar con alguna crema de nuez o de cacahuate.

Aguacate

Tal vez te parezca extraño que esté aquí el aguacate pero en realidad es una fruta, de hecho una de las más populares.

Medio aguacate te proporciona 1.33 gramos de proteína y son además una excelente fuente de grasas buenas.

Melón

Esa fruta grande y dulce tiene 1.34 gramos de proteína por taza. Esta cantidad es cero despreciable cuando hablamos de que el alimento es una fruta.

Durazno

No confundamos el durazno y el chabacano que el segundo aparece en esta misma lista pero con una mayor cantidad de proteína.

Contiene 1.4 gramos por taza y es tan versátil que puedes combinarlo con otros alimentos dulces o salados para complementar la cantidad de proteína.

Frambuesa

Sabemos que las bayas son bajas en carbohidratos, de hecho si sigues la dieta keto es la única “fruta” recomendada.

No solo tiene esa ventaja, la frambuesa también proporciona 1.48 gramos de proteína por taza. También son una gran fuente de fibra.

Jitomate

También puede parecerte raro que aparezca en esta lista pero el jitomate no es una verdura, es una fruta.

Una taza de jitomate te brinda 1.58 gramos de proteína, bastante bien para un alimento que nunca creímos que tuviera proteínas.

Toronja

La toronja es prácticamente una maravilla, además de ser muy refrescante, es baja en azúcar, rica en vitamina C y biotina que ayuda a mejorar la piel. Una taza de toronja proporciona 1.77 gramos de proteína, nada mal.

Moras

Las moras son también una baya y tienen ligeramente más proteínas que las frambuesas con 2 gramos por taza. Esta fruta también es una de las recomendadas en la dieta keto por ser muy baja en azúcar y rica en fibra.

Kiwi

El kiwi contiene 2.05 gramos de proteína en una porción de una taza. Lo convierte en una de las mejores 5 frutas para obtener proteínas. Además se ha comprobado que el kiwi es un excelente ayudante para conciliar el sueño, prácticamente dos en uno.

Chabacano

También están los duraznos pero el chabacano se los lleva de calle hablando de proteínas. Estos los puedes utilizar entre tus comidas por ser una fruta bastante dulce, además es un compañero perfecto para acompañar con quesos y así complementar los 2.31 gramos que tiene de proteína.

Ciruela pasa

La ciruela pasa es incluso una fuente bastante rica de fibra y se encuentra entre las frutas.

Es una de las que cuenta con más contenido de proteína con 2.44 gramos por media taza.

Yaca

Cuántos beneficios se han descubierto de la yaca, tan versátil que se puede comer en combinada con dulce o salado e incluso en forma de nieve. Una taza proporciona 2.84 gramos de proteína.

Guayaba

La guayaba se lleva el primer lugar sobre todas las frutas que hemos mencionado, su contenido de fibra no es nada menor con 4.21 gramos. Además es muy buena fuente de vitamina C.

Ahora que ya sabes que las frutas también contienen proteína no dudes en incluirla en tus comidas.

A las frutas siempre se las asocia con las vitaminas y los minerales que nos brindan y que son necesarios para un buen funcionamiento del organismo. Casi nunca solemos nombrarlas a la hora de hablar de proteínas, aunque sí que contienen algunas cantidades. Es cierto que no son demasiado elevadas, pero por ello no debemos pasarlas por alto. En esta ocasión os vamos a presentar cuatro tipos diferentes de frutas para que adivinéis cuál de ellas es la que contiene más cantidad de proteínas.

En primer lugar vamos a hablar de la manzana, una fruta básica en la dieta de todos nosotros, ya que contiene altas dosis de fibra que nos ayuda a depurar el organismo. Junto a esto hay que tener presente que es un alimento bajo en calorías, por lo que se recomienda su ingesta en toda dieta de adelgazamiento. Frente a esto hay que destacar también su aporte vitamínico, concretamente destaca la vitamina A, la E, la B1 y la B2.

El plátano es otra fruta que está muy vinculada a la dieta de los deportistas, ya que nos aporta grandes y beneficiosas cantidades de hidratos de carbono, pero, ¿tendrá tantas proteínas? Frente a esto hay que destacar que es una fruta que contienen altas cantidades de minerales necesarios para la práctica deportiva y la actividad muscular, como el potasio o el magnesio, que deben mantenerse en un nivel óptimo si queremos evitar desequilibrios que nos produzcan calambres y posibles lesiones.

El aguacate es otra fruta muy recomendable para toda dieta ya que contiene ácidos grasos esenciales en el organismo que nos ayudarán a disminuir los niveles de colesterol. Junto a esto debemos reparar en los niveles de ácido fólico que contiene, y que tan necesario es para el organismo. El aporte energético del aguacate es algo que debemos tener presente, aunque en este caso debemos reparar en las proteínas ¿será la fruta que más nos aporte?

La papaya puede ser otra variedad de fruta rica en proteínas. Se trata de un fruto que contiene altas dosis de vitaminas, entre las que debemos destacar la A y la C, por lo que es muy beneficiosa para proteger los tejidos corporales. Junto a esto hay que destacar su aporte en hierro, que la convierte en un alimento recomendado en dietas bajas en este mineral. La fibra es otro de los componentes presentes en la papaya que no podemos dejar de lado, y es que es un alimento que nos ayuda a mantener el organismo depurado.

Ahora debemos determinar cuál de entre estas cuatro frutas es la que más contenido proteico tiene, y es que es bueno tenerlo en cuenta para saber elegir bien a la hora de unirla a nuestra dieta.

Imagen 1 | mesztre
Imagen 2 | pinkfloyd
Imagen 3 | tpacific
Imagen 4 | straymuse

En Vitonica | Mejorar la asimilación de las proteínas con la papaya
En Vitonica | Frutas y más frutas: conoce todas las opciones
En Vitonica | Reemplazar cena por fruta, ¿ayuda a adelgazar?

6 Frutas y verduras ricas en proteínas, perfectas para vegetarianos

¿Conoces las frutas más ricas en proteínas que existen? Descubre qué variedad es perfecta para ti si realizas una dieta vegetariana.

Cuando pensamos en proteínas, lo primero que se viene a nuestra mente son los productos cárnicos, pues estos son alimentos muy ricos en este nutriente. Sin embargo, cuando decides cambiar tu alimentación y reducir la ingesta de carne o realizar una dieta vegetariana, lo cierto es que tu dieta se puede desequilibrar al faltarte nutrientes básicos como las proteínas. Por ello, en PideSano queremos recomendarte unas cuantas frutas y verduras que destacan por su alto valor proteico. ¡Toma nota!

Las frutas y verduras con un mayor aporte proteico

1 – Col rizada: si estás realizando una dieta vegetariana, en tu alimentación no puede faltar la col rizada, también conocida como Kale, porque es la verdura que contiene una mayor cantidad de proteínas, concretamente 5 gramos por cada 100 gramos de producto. Este producto ha ganado mucha fama durante los últimos años, porque se considera uno de los principales “superalimentos”, por la cantidad de beneficios que aporta su consumo, siendo el más destacado que es uno de los alimentos que más ayuda a prevenir el desarrollo de cáncer. Otra de sus propiedades que debemos destacar es que contiene más calcio que la propia leche, por lo que puede ser una buena opción para desayunos.

2 – Coco: si la col rizada era la verdura con un mayor índice de proteínas, el coco es su equivalente en fruta, pues contiene 3,3 gramos de proteínas por cada 100 gramos de producto. Es cierto que el coco no es la fruta más común, pero si estás cambiando tu alimentación es importante que busques diferentes opciones que te ayuden a suplir las deficiencias que tu dieta pudiese tener, a la vez que haces más variada tu alimentación. Si no sabes cómo tomarlo o su sabor no te gusta mucho, puedes rallarlo y ponerlo como acompañamiento de otros productos como las ensaladas. También es importante que tomes el agua de coco, pues te ayudará a hidratar tu organismo, a la vez que le aportas los minerales básicos que necesitas.

3 – Patatas: aunque la patata suele tener connotaciones negativas porque se cree que es un alimento calórico, esto depende únicamente de la forma en que la cocines. Lo cierto es que una patata está compuesta en un 80% de agua y sus principales componentes son los hidratos de carbono y las proteínas (3 gramos aproximadamente por patata). Además de esto, es un alimento muy completo en micronutrientes básicos como el potasio y también en vitamina B, básica para la obtención de energía que algunas dietas vegetarianas pueden necesitar.

4 – Aguacate: en PideSano queremos destacar esta fruta no solo por su alto contenido en proteínas, al contener 2 gramos por cada 100 gramos de productos, sino porque es uno de los alimentos más versátiles que puedes añadir a tu dieta, al poder ser utilizado tanto en productos dulces como salados. El aguacate cuenta con más de 20 micronutrientes y su consumo permite la prevención de enfermedades cardíacas gracias a sus niveles de ácidos oleicos. Por último, el aguacate es perfecto también para reducir tu ansiedad al ser uno de los alimentos que más sacian, algo que te puede ser muy útil en las primeras etapas de tu dieta.

5 – Alcaparras: este vegetal que se suele tomar encurtido, tiene un tamaño pequeño, pero una gran cantidad de beneficios. Si hacemos referencia a su nivel de proteínas, esta fruta contiene 2,6 gramos por cada 100 gramos de producto, pero ten en cuenta que una cucharada de alcaparras no contiene más de 2 calorías. Al ser un producto tan pequeño y fácil de tomar, lo puedes tomar de muy diversas formas, ya sea como tentempié o acompañando cualquiera de tus platos. Entre sus beneficios, queremos destacar sus propiedades antioxidantes y el control que realiza de los niveles de diabetes.

6 – Bimi: esta verdura procedente de Asia contiene 3 gramos de proteínas, así como unos niveles muy altos de calcio y vitamina C. Aunque este vegetal todavía no es muy conocido en España, tiene una composición muy parecida a la de la col china y el brócoli, por lo que si no lo encuentras, puedes optar por estas otras verduras. No obstante, te aconsejamos el Bimi, porque sus propiedades nutricionales son más fáciles de absorber por nuestro organismo.

Si estás pensando en cambiar tu alimentación y seguir una dieta vegetariana, es importante que busques alimentos que puedan suplir la falta de nutrientes que el cambio puede provocar. En PideSano te facilitamos esta tarea con una gran variedad de frutas, verduras, frutas deshidratas y frutos secos de la mayor calidad posible para que tú no debas preocuparte de nada más.

¿Sabes cuáles son los alimentos energéticos, vitales para el desarrollo de tu pequeño? Los alimentos energéticos son fundamentales para darles la fuerza necesaria para que realicen con ganas sus actividades diarias, como correr, jugar y caminar. Es decir, le dan energía y vitalidad a los niños.

Éstos se clasifican en 2 grupos: carbohidratos y grasas. Los primeros se consumen rápidamente al realizar actividades que requieran un gasto de energía, mientras que los segundos lo hacen poco a poco, acumulando depósitos de grasa como reservas energéticas, para ser utilizada cuando el organismo lo requiera.

Es importante que tus hijos tengan una alimentación balanceada y los alimentos energéticos son parte principal de su día a día, especialmente para tener «combustible» y funcionar correctamente.

Algunos ejemplos de alimentos energéticos son:

  • Carbohidratos: ½ rodaja de pan; 1 porción de fideos o arroz integral; verduras como choclo, arvejas o habas y; cereales.
  • Grasas: aceite de origen vegetal (canola, oliva, soya); frutos secos (nueces, almendras, maní); grasas saludables como aceitunas y aguacates.

Estos alimentos deben estar presentes en la alimentación diaria de los pequeños, siempre en las porciones recomendadas. Son considerados como el combustible del cuerpo y por esto, son parte de la base de la pirámide alimenticia. Incluir cereales infantiles en el menú diario, es una buena medida para complementar la alimentación de los niños, ya que contienen vitaminas y minerales que ayudan a cubrir sus necesidades diarias de micronutrientes y al mismo tiempo son livianos y fáciles de digerir.

Y tú, ¿qué alimentos energéticos le das a tus [email protected]?

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

Una alimentación sana y vigorizante repercute positivamente en la salud, por eso, tras los atracones navideños os traemos la lista de los alimentos más energéticos.

Chocolate

El chocolate es el alimento que se obtiene mezclando azúcar con la pasta de cacao y la manteca de cacao, a pesar de la inmerecida fama de engordar es una de los alimentos con más poder energético y nutricional.

El chocolate estimula la actividad cerebral, es un alimento muy rico en grasas vegetales, con gran valor calórico que además contiene fibra y magnesio, lo que por un lado hace sentir saciedad y por otro ayuda a la conducción de señales y energía a los músculos y al cerebro. Y como también contiene sustancias como la feniletilamina, que genera sensaciones parecidas a las de estar enamorados, nos da un efecto energizante.

Es una fruta rica en carbohidratos de asimilación media, que aporta energía a largo plazo, con vitaminas B, importantes para el metabolismo energético y minerales como el potasio para evitar calambres.

Es habitual su consumo por deportistas por su enorme potencial como recuperador, sin duda una de las frutas más recomendables para una alimentación sana.

Nuez

Beneficia directamente al corazón, reduce los niveles de glucosa y colesterol, agiliza la mente y mejora la circulación. Incluir las nueces en nuestras comidas hará que nos sintamos mejor y con más energía.

Tienen un alto valor calórico por su contenido en grasas vegetales. Se trata de una buena fuente de energía. Destaca por su contenido en minerales como el potasio, fósforo, magnesio y vitaminas B y su porcentaje equilibrado entre los ácidos grasos omega-3 y omega-6.

La uva es una baya, fruto de la vid, contiene un valor medio de azúcares que van desde los 11,3g /100g de la uva blanca hasta los 21,3g/100g de la uva borgoña. Es un gran tonificante para los músculos.

A la hora de buscar energía en los alimentos, debemos contar con la uva. Sentirse lleno de vida no sólo es encontrarse bien físicamente sino estar lúcidos y notar que nuestro cerebro trabaja a la perfección y eso es lo que las uvas pueden conseguir.

Tomate

Si buscamos un aporte extra de energía, recurrir al tomate es una muy buena idea. Además de ser uno de los antioxidantes naturales más efectivos, contiene fibra, minerales y vitaminas que hacen de este alimento todo un revitalizante.

Además de su rico sabor, en el tomate encontramos muy pocas calorías, derivadas en el 74% de los carbohidratos complejos que lo componen. Casi no tiene grasas y tiene un alto contenido acuoso que supera el 90%. Por otro lado, su aporte en vitamina C y su riqueza en carotenos, hacen que el tomate se un excelente antioxidante que ha demostrado tener efectos protectores contra diferentes tipos de cáncer, disminuye los niveles de colesterol, por lo tanto, también protege ante infartos y otras enfermedades cardio-vasculares.

Mango

El mango es rico en vitamina C, se aconseja especialmente a aquellas personas que no digieren bien los cítricos o el pimiento, también facilita la absorción del hierro de los alimentos. El mango es considerado un antioxidante, frena la acción de los radicales libres y protegen tu organismo del envejecimiento celular.

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

Además, combate la anemia, ya que es rico en hierro; mineral importante para la formación de la hemoglobina. Es fuente de vitamina E, ya que aporta esta sustancia con menos calorías que los alimentos que usualmente lo proporcionan como los aceites. Sin embargo, proporciona energía y es un excelente medio para prevenir las enfermedades cardio-vasculares y el cáncer, se considera una fruta ideal a la hora de adelgazar. el mango aporte fibra con lo cual ayuda a combatir el estreñimiento, reduce las tasas de colesterol en sangre y controla los niveles de azúcar con lo cual es aconsejable para personas con diabetes, es óptimo para nuestro sistema inmunológico y, además, si quieres tener una vista de lince también será el mango una buena opción.

Incorporar a nuestro postre el kiwi hará que nuestra salud se vea beneficiada, ya que es uno de los alimentos con energía más efectivos: su vitamina C y antioxidantes harán que podamos poner al mal tiempo buena cara y evitemos los resfriados.

El kiwi es la fruta más completa según el Journal of the American College of Nutritión un estudio destinado a evaluar el valor nutricional. Es rico en sales minerales, sobre todo potasio con 330 mg. casi tanto como el plátano considerado la fruta más rica en este elemento, 24 mg. de magnesio, 30 g. de fósforo y cromo que juega un papel en la diabetes y obesidad, y buena cantidad de ácido fólico muy útil en las mujeres gestantes y para prevenir el cáncer de colon. Además, contiene fibra dietética en forma de pectinas que ayudan en el tránsito intestinal, y a reducir el colesterol. También es muy útil en las dietas infantiles y para personas mayores.

Huevo

El interés nutricional de los huevos reside sobre todo en su aportación de proteínas, que tienen un buen valor biológico; un huevo medio (60 g) aporta alrededor de 7 g de proteínas. Estas proteínas son ricas en aminoácidos esenciales, y el equilibrio entre estos aminoácidos es muy bueno, lo que permite considerar la proteína del huevo como una proteína de referencia. En términos de equivalencia entre alimentos: 2 huevos aportan tantas proteínas como 100 g de carne o 100 g de pescado. El valor energético de un huevo medio (60 g) ronda en torno a las 376 kJ (90 kcal). El contenido de lípidos es de 7 g, los cuales están esencialmente presentes en la yema de huevo. Los 2/3 de ácidos grasos son insaturados. Un huevo contiene también 180 Mg de colesterol. El huevo es rico en vitaminas (A, D, E) y oligoelementos (hierro y zinc).

Si lo que buscamos es un alimento rico en proteínas, el huevo es lo que necesitamos. Sabemos que los alimentos y la salud están directamente relacionados por lo que incorporar el huevo a nuestra dieta será muy beneficioso para sentirnos más vitales, siempre y cuando, no abusemos de este alimento. En la cocina española, además, tenemos infinidad de recetas con huevo para aprender a cocinar este alimento de las más diversas formas.

Avena

Si queremos comer sano, no sólo debemos llevar una alimentación en la que evitemos las grasas saturadas y tomemos fruta y verdura en abundancia: incorporar la avena a nuestros hábitos alimenticios nos ayudará a sentirnos mejor en muchos aspectos, ya que la avena no sólo aporta energía física, también beneficia la memoria, las articulaciones y el sistema nervioso gracias a la gran cantidad de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales que posee.

Los copos de avena fueron pensados inicialmente como cereales de desayuno y, hoy en día, es la forma más habitual de consumo humano de avena. Es conveniente tostarlo pues tiende a ponerse rancio muy rápidamente.

Espinacas

Además de ser energéticas, como bien nos enseñó el famoso Popeye, son uno de los alimentos antioxidantes más beneficiosos para el organismo. Poseen vitaminas, hierro y calcio, por lo que incorporarlas a nuestra dieta hará que nos sintamos más fuertes y en mejor forma.

La espinaca es un excelente recurso natural de vitaminas, fibras y minerales, que en comparación con las carnes, aporta pocas calorías y no contiene grasas. Es también rica en fitonutrientes, especialmente el beta-caroteno y la luteína, convirtiéndola en un vegetal con propiedades antioxidantes que nos protegen del daño celular. Sus tallos son más ricos en fibra que las hojas. La espinaca es rica en vitaminas y minerales.

Grupos de alimentos

Compartir:

Los alimentos se encuentran en la naturaleza y son los que nos proporcionan los nutrientes. Un alimento no nos puede aportar todos los nutrientes esenciales, por eso es necesario hacer una dieta equilibrada. Los alimentos se pueden clasificar de distintas maneras según el criterio de clasificación utilizado.

Según la función que tengan en nuestro organismo se dividen en:

  • Alimentos plásticos o constructores: sus componentes principales son proteínas de origen animal o vegetal y minerales. En este grupo se encuentran:
    • Leche, yogurt y quesos
    • Carnes, pescados y huevos.
    • Legumbres, frutos secos y cereales.
  • Alimentos energéticos: sus principales componentes son hidratos de carbono y grasas que nos proporcionan energía. En este grupo se encuentran:
    • Aceite y grasas.
    • Frutos secos.
    • Cereales (arroz, harinas, pasta, pan).
    • Azúcar, miel, chocolates y dulces.
  • Alimentos reguladores: aportan fundamentalmente vitaminas y minerales. Tienen una acción antioxidante y regulan los procesos metabólicos. En este grupo se encuentran:
    • Verduras y frutas frescas.
    • Hígado, lácteos y huevos.

También podemos agrupar los alimentos en función de los nutrientes y el consumo habitual. Para ello disponemos de la Rueda de los Alimentos que los divide en 7 grupos:

Grupo 1: leche y derivados
Grupo 2: carne, huevos y pescados
Grupo 3: tubérculos, legumbres y frutos secos
Grupo 4: verduras y hortalizas
Grupo 5: frutas
Grupo 6: pan, pasta, cereales y azúcar
Grupo 7: grasas, aceite y mantequillas

Cada alimento no proporciona un único nutriente. Vamos a revisar los distintos grupos de alimentos.

LÁCTEOS (grupo 1):

  • La leche: tiene grandes propiedades en aporte de nutrientes. En los recién nacidos es el alimento básico. Un alto porcentaje de su composición es agua. En cuanto a nutrientes, está compuesto por hidratos de carbono principalmente y, en menor medida, proteínas y grasas (en la misma proporción salvo si la leche es semidesnatada o desnatada). Es rica en vitaminas y minerales, sobre todo, vitamina A y Calcio.
  • El yogur: es un derivado de la leche que se obtiene al añadir fermentos que degradan la lactosa.
  • El queso: se consigue tras coagular la leche con separación de la mayor parte del suero. Para coagular la leche se usa el cuajo (obtenido del estómago de terneros) o de algunas plantas, obteniendo la cuajada y posteriormente se añade la sal, se calienta y se prensa obteniendo el queso. Su valor nutricional es similar al de la leche pero con mayor aporte de calorías por ser más concentrado (aporta más cantidad de grasa). Tiene un alto contenido en proteínas de alto valor biológico, calcio, fósforo y vitaminas. La cantidad de grasa, fundamentalmente saturada, depende de su maduración, es decir, del grado de deshidratación, cuanto más compacto es el queso y menos agua tiene la concentración de nutriente es mayor.
  • La mantequilla: se obtiene al batir la nata de la leche; está compuesta fundamentalmente de materia grasa.
  • Los helados: los ingredientes para hacer helados son leche, azúcar y nata o mantequilla.

CARNES, HUEVOS Y PESCADOS (grupo 2):

  • Carnes: son alimentos plásticos y proporcionan una gran cantidad de proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales. Además en función del tipo de carne consumida nos proporcionará en mayor o en menor medida grasas, cuya proporción dependerá también del tipo de elaboración del alimento. La proporción de proteínas de las carnes oscila entre un 16-22% y son de alto valor biológico; tanto la carne de las aves como las de vacuno y porcino tienen la misma cantidad de proteínas, lo que varía es la proporción de grasas. Las menos grasas son las de vacuno, caballo, pollo (sin piel) y conejo y las más grasas son las de cerdo, cordero y pato. Las vísceras fundamentalmente aportan proteínas pero en el caso del hígado, riñones y corazón son ricas en hierro y vitaminas del grupo B y sin embargo, los sesos y las criadillas tienen gran cantidad de grasa y colesterol.
  • Embutidos: productos elaborados con carne y grasa de distinta procedencia en distintas proporciones y con distintos aderezos, y secados posteriormente. Su composición es variable pero suelen tener un grado variable de grasa y proteínas y menos de hidratos de carbono.
  • Huevos: el huevo es rico en proteínas que se encuentran fundamentalmente en la clara, sin embargo, en la yema predominan la grasa y el colesterol, vitaminas y hierro.
  • Pescados: en este grupo podemos incluir los pescados y los mariscos (crustáceos y moluscos). Tienen un alto porcentaje de proteínas y son muy ricos en fósforo, sodio, yodo, potasio y hierro. El esqueleto de los peces si lo comemos nos aporta una importante cantidad de calcio. Los moluscos tienen más cantidad de proteínas y de colesterol que el pescado y son ricos en cinc, cobre y calcio. Los pescados tienen ácidos grasos omega-3, sobre todo en aquellos pescados azules o grasos. Estos ácidos grasos tienen efecto cardioprotector.

TUBÉRCULOS, LEGUMBRES Y FRUTOS SECOS (grupo 3):

  • Tubérculos: son aquellas partes subterráneas de raíces o tallos engrosados. En este grupo están las patatas, los boniatos, la batata, la mandioca. Son ricos en hidratos de carbono.
  • Legumbres: judías blancas o pintas, garbanzos, lentejas, habas y soja constituyen este grupo. Aportan importantes cantidades de hidratos de carbono y proteínas, aunque éstas son de menor valor biológico que las de origen animal. Si se consumen junto a cereales se forma una proteína de alto valor biológico. También tienen gran cantidad de fibra, sobre todo soluble, vitaminas y minerales.
  • Frutos secos: almendras, avellanas, nueces, cacahuetes, castañas, pistachos y pipas de girasol. Aportan fundamentalmente grasas, y en menor proporción proteínas e hidratos de carbono. Son una fuente rica de minerales

HORTALIZAS Y VERDURAS (grupo 4):.

  • Son plantas cultivadas para ser consumidas crudas o elaboradas. Se caracterizan por contener fibra vegetal y por aportar pocas calorías. Aportan una gran cantidad de minerales y vitaminas. Se han relacionado con este grupo beneficios cardiovasculares y parece que previenen algunos cánceres (mama, tubo digestivo).

FRUTAS (grupo 5)

  • Alimentos comestibles de naturaleza carnosa que se comen sin preparación y que provienen de plantas. También tienen cierto efecto protector frente al cáncer.

PAN, PASTA, AZÚCAR Y DULCES (grupo 6):

  • Son ricos en hidratos de carbono y son la fuente principal de energía junto con las grasas
  • Los cereales son: el trigo, el arroz, el maíz, el mijo, la cebada, el centeno, la avena, el sorgo y el alforfón. Contienen una gran proporción de hidratos de carbono y también son fuente de minerales como el potasio, fósforo y magnesio y en menor medida de otros minerales (calcio, hierro y zinc). Sufre una serie de transformaciones por la que se obtiene la harina.
  • El pan se hace con la harina de moler los cereales. Aparte de agua, aporta sobre todo hidratos de carbono y en menor medida proteínas y grasas.
  • La pasta es un derivado del trigo duro, que al molerlo se consigue una sémola que se emplea para hacer la pasta alimentaria.
  • Los cereales de desayuno están tratados con calor y edulcorados con azúcar o miel. La grasa que contienen algunos de ellos es de aceite vegetal parcialmente hidrogenado y ricos en ácidos grasos TRANS.
  • El azúcar es sacarosa cristalizada, que se obtiene de la remolacha o de la caña de azúcar. Contiene escasos nutrientes y fundamentalmente calorías.
  • Dulces: de valor energético elevado, pero con valor nutritivo muy bajo, y ofrecen muy pocas vitaminas. Las grasas de estos alimentos son grasas saturadas o aceites hidrogenados (margarinas) con efectos perjudiciales a nivel cardiovascular.

LOS ACEITES Y LAS GRASAS (grupo 7):

  • Proporcionan fundamentalmente energía. Enlentecen la digestión produciendo sensación de saciedad tras la comida.
  • Las grasas pueden ser de origen animal o vegetal. La grasa animal es la que aporta su sabor especial a cada carne, tiene un predominio de ácidos grasos saturados, aunque su composición es variable, por ejemplo, la carne de vaca y de cordero son más ricas en ácidos grasos saturados que la de cerdo y la del pescado.
  • La mantequilla se obtiene tras batir la nata de la leche; la margarina se obtiene a través de un proceso químico que transforma el aceite líquido en una grasa sólida, transformando la configuración de los dobles enlaces en posición cis en posición trans, con mayor riesgo cardiovascular.
  • Los aceites son la grasa líquida obtenida por presión de distintas semillas o frutos; entre ellos están: el aceite de semilla (girasol, maíz, soja, cacahuetes, sésamo…) que son ricos en ácidos grasos poliinsaturados, ricos en ácido linoleico; el aceite de oliva que es monoinsaturado con propiedades en la prevención cardiovascular; los aceites tropicales que son ricos en grasa saturadas, poco recomendables porque provocan incremento del colesterol.

A los grupos alimentarios clásicos, en la actualidad, es obligado añadir dos grupos más :

  • El agua y las bebidas no alcohólicas
  • Las aguas minerales y las bebidas acalóricas.

EL AGUA Y LAS BEBIDAS NO ALCOHÓLICAS:

EL AGUA

Ya hemos comentado la importancia del agua como un nutriente esencial. El agua destinada al consumo humano se puede clasificar en agua potable no envasada (agua del grifo) y aguas envasadas. Existen varios tipos de aguas envasadas:

  • Agua mineral natural: presenta ciertos beneficios para la salud por su contenido en minerales y oligoelementos. Podemos encontrar aguas con mineralización débil o fuerte, bicarbonatadas, magnésicas, cálcicas, fluoradas, indicadas para la preparación de alimentos infantiles, para dietas pobres en sodio, con efectos laxantes, diuréticos etc.
  • Agua de manantial: se trata de agua potable sin las cualidades indicadas para las minerales.
  • Agua potable preparadas: son aguas que han tenido que ser tratadas para poder ser consumidas.

LAS BEBIDAS REFRESCANTES (BEBIDAS NO ALCOHÓLICAS CONVENCIONALES)

Las bebidas refrescantes se definen como aquellas bebidas preparadas con agua potable (envasada o no) y demás productos autorizados. Se incluyen en este apartado:

  • Agua carbonatada
  • Agua aromatizada
  • Gaseosas
  • Bebidas refrescantes aromatizadas
  • Bebidas refrescantes de extractos
  • Bebidas refrescantes de zumos de frutas
  • Bebidas refrescantes de disgregados de frutas.
  • Bebidas refrescantes mixtas
  • Bebidas refrescantes para diluir
  • Productos sólidos (polvo o granulado) para la preparación de bebidas refrescantes.

A excepción de la contribución de agua que hacen en sí mismas las bebidas refrescantes no alcohólicas su valor nutricional es prácticamente nulo y suponen un aporte de energía extra innecesario. De hecho el elevado consumo de bebidas refrescantes no alcohólicas es considerado uno de los cambios ambientales que concurre en el desarrollo de la epidemia de obesidad que estamos viviendo.

Las bebidas bajas en calorías o bebidas “light” son productos en los que se ha disminuido el contenido calórico a partir de azúcares que han sido reemplazados por edulcorantes calóricos, que aportan pocas calorías o bien edulcorantes acalóricos (fructosa, sorbitol, xilitol etc.), es decir, que no aportan calorías (aspartamo, ciclamato, sacarina etc..). Éstas podrían ayudar a ahorrar calorías.

LAS AGUAS MINERALES:

El valor de las aguas minerales conocidas como medicinales se conoce desde la antigüedad. La utilización fundamental terapéutica del agua es la reposición de las pérdidas en situación de deshidratación.

Podemos distinguir:

  • Aguas minerales naturales: bacteriológicamente sanas, cuyo origen es un estrato o yacimiento subterráneo y que broten de un manantial en uno o varios puntos de alumbramiento, naturales o perforados.
  • Aguas de manantial: son las potables de origen subterráneo que emergen espontáneamente a la superficie de la tierra o se captan mediante labores dedicadas a tal efecto.
  • Aguas preparadas: son las sometidas a tratamientos autorizados físico-químicos necesarios.
  • Agua de consumo público envasadas.

El valor nutricional de las aguas minerales viene dado por su papel de vehículo de minerales (sodio, potasio, cloro, calcio, magnesio, microlelementos) para el organismo. Precisamente por esto algunas aguas minerales son específicamente recomendadas en algunas situaciones. Por ejemplo: las aguas hiposódicas se recomiendasn en los bebés, en los pacientes con hipertensión arterial o enfermedades cardiacas o renales. De igual manera, las ricas en calcio se recomiendan en los pacientes con osteoporosis y las aguas con flúor se indican como ayuda para prevenir las caries.

BEBIDAS ACALÓRICAS: CAFÉ, TÉ O INFUSIONES:

La práctica de aprovechar las propiedades curativas de las plantas es un arte milenario que se sigue manteniendo vigente. Algunas de las plantas más comunes han entrado a formar parte de la cultura popular para el tratamiento de pequeños trastornos o sencillamente como bebida agradable de consumo generalizado.

Llamamos infusión al producto líquido obtenido de la acción del agua sometida a temperatura de ebullición sobre la especie vegetal con el objeto de extraer las sustancias solubles de la misma.

En el grupo de las infusiones se atribuyen propiedades terapéuticas a la manzanilla (digestivas y diuréticas), tila (sedante e hipotensora), poleo (digestivas), anís (digestivo), escaramujo (rico en vitamina C), eucalipto (beneficiosos en los resfriados); romero (estimulante); salvia (diurética y excelente efecto sobre el aparato circulatorio); tomillo (infecciones, digestivo); zarzaparrilla (enfermedades reumáticas).

Especial mención merecen el café y el té. Al café se le considera un estimulante por su contenido en cafeína, laxante suave y diurético. Algunos estudios han demostrado que quien bebe más de 6 tazas al día tiene más riesgo de padecer insuficiencia cardiaca y con aumentos del colesterol. Es importante recordar que la cafeína interfiere la absorción del calcio por lo que debe ser evitado en los pacientes con osteoporosis.

En cuanto al té, que se consume poco en nuestro país, es necesario recordar que tiene un efecto estimulante ligero. Su contenido en cafeína es el doble de las bebidas de cola y dos tercios de una taza de café. Posee un bioflavonoide llamado quercetina, que actúa como antioxidante, con sus consiguientes efectos beneficiosos en las enfermedades cardiacas y en el cáncer. Reduce la absorción de hierro, puede provocar migraña e irritación gástrica (mejor tomar té con leche).

Los alimentos que dan energía y vitalidad

¿Cuántas veces has sentido que no puedes seguir con tu ritmo habitual? Nuestro cuerpo a veces se resiente y muestra más cansancio, por la estación del año, por una sobrecarga de estrés, porque tienes a los niños en casa de vacaciones, la convalecencia de una enfermedad, porque el trabajo se acumula, un problema familiar que nos quita el sueño… y parece que todo se hace mucho más complicado.

Recupera tu vitalidad y el buen humor con estos consejos para sentirte con más energía y optimismo.

Lo primero que tienes que hacer es tratar de ordenar tu alimentación a lo largo del día, procura no picotear, recuerda que debes hacer tres comidas principales (desayuno, comida y cena) y dos o tres tentempiés a lo largo del día. Tu organismo debe comer cada 4 horas. Asegúrate de tomar todos los nutrientes necesarios, vitaminas, minerales, oligoelementos y fibra para que tu organismo funcione como un reloj suizo.

Una alimentación sana y equilibrada y una buena hidratación te ayudarán a eliminar toxinas, te darán la energía que necesites y estarás de mejor humor. El ejercicio físico es un gran aliado pues activa la serotonina y la dopamina, neurotransmisores que favorecen la felicidad y la concentración.

Incluye en tu alimentación estos alimentos para activar tu vitalidad:

Huevos. Contienen colina que nutre las células nerviosas (neuronas).

Frutos secos. Aportan grasa favorable, mejoran la saciedad, la vitalidad y la memoria. Por su contenido en magnesio activan la serotonina. Tienen múltiples propiedades que puedes ampliar.

Verduras de hoja verde (berros, espinacas..). Son depurativas, contienen triptófano, son antioxidantes y aportan vitaminas y minerales. Los puedes tomar en Green Smoothies y hacer así un batido de Vitalidad.

Repollo, brócoli y colas de bruselas. Su aporte de vitaminas del grupo B, ayudan a convertir los carbohidratos en energía.

Cereales integrales y legumbres. Son una magnífica fuente de magnesio, potasio y zinc.

Germinados. Son brotes tiernos que te aportan energía y juventud ya que sus proteínas son de alto valor biológico con efectos desintoxicantes. Poseen oligoelementos y enzimas que protegen tu organismo.

Chocolate negro. Un caprichito antioxidante que te da un extra de energía.

Naranja, limón, mandarina y frutos rojos. Aportan antioxidantes. El limón diluido en ayunas, regula el pH y es depurativo.

Carnes magras y pescado. Aportan triptófano y ayudan a conservar la masa muscular. El pescado aporta omega-3.

Alimentos termogénicos. Los alimentos termogénicos ctivan tu metabolismo y te dan energía. Prueba a echarle un poco de picante a tus comidas y verás cómo la energía fluye.

Evita los ladrones energéticos

Los «ladrones energéticos» como el azúcar (y edulcorantes), la cafeína y el alcohol, te restan vitalidad y afectan a tus defensas, favoreciendo la ansiedad, la acumulación de grasa corporal, la inflamación y los altibajos de humor.

Otras noticias sobre energía y alimentación

– Cómo desengancharte del azúcar en tres pasos.

– Seis cosas que pasan en tu cuerpo cuando tomas demasiada azúcar.

– ¿Estás agotada? No, lo que necesitas no es vacaciones.

– ¿Y si tu cansancio se debe a un problema de salud?

7 alimentos que dan energía inmediata

Conoce los alimentos que dan energía inmediata. Son perfectos para los días en que tienes mucho trabajo o sin razón alguna te sientes cansado.

Después de una semana complicada, es normal que sientas nervios, ansiedad o una descarga de energía por el desgaste físico y emocional que has padecido, sin embargo dejar de comer es una de las peores decisiones que puedes tomar.

Si tienes poco apetito, te recomendamos comer alguno de estos alimentos que dan energía inmediata. De esa forma podrás sentirte bien durante el día.

Existen tres tipos de nutrientes en los alimentos: carbohidratos, proteínas y grasas. ¿Lo sabías? Los primeros dos aportan 4 kilocalorías por gramo, mientras la grasa aporta 9 kilocalorías por gramo.

Sin embargo, debes tomar en cuenta que los alimentos más recomendables para obtener energía inmediata son los que tienen carbohidratos.

Semillas, cacahuates y nueces

Estos alimentos son ricos en magnesio, un mineral que ayuda a convertir los carbohidratos en energía. Los cacahuates, dan una mayor sensación de saciedad en comparación con otros alimentos y reducen la absorción intestinal de grasa.

Frutos secos

Los frutos secos contienen minerales (magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro, zinc y selenio), superiores al resto de las frutas. Conocidos como los alimentos energéticos por excelencia, contienen una gran cantidad de ácidos grasos esenciales que tu cuerpo puede sintetizar por sí mismo. A esto se suman importantes cantidades de proteína y fibra, que ayudan a regular el tránsito intestinal y mejorar la musculatura. Además tienen un poder antioxidante.

El plátano es muy bueno para obtener energía inmediata gracias a sus altas cantidades de potasio. Este elemento proporciona energía inmediata. Además, el potasio evita sobre todo los calambres y ciertas lesiones musculares, además de que nos ayuda a regular nuestro sistema nervioso. Te recomedamos comer dos plátanos por la mañana para estar alerta y concentrado.

La avena es otro alimento que proporciona mucha energía inmediata a tu organismo, por ello, es bueno comerla en el desayuno. La avena es buena gracias a que contiene mucha fibra y carbohidratos, los cuales aportan energía de manera saludable.

El huevo contiene proteínas, grasas saludables, vitaminas, minerales, antioxidantes y colina. Es decir, contiene propiedades que son indispensables para el buen funcionamiento del cuerpo. Por lo tanto, el huevo nos da mucha energía inmediata, nos mantiene concentrados e incrementa nuestra concentración.

Agua

La deshidratación leve puede disminuir tu energía. Bebe al menos 8 vasos de agua al día.

Es rico en hierro, potasio y magnesio, y también en vitaminas A, E y B1 y B2. También contiene lípidos y proteínas. El chocolate aporta mucha energía y además, ayuda a tener un mejor estado de ánimo. Come un poco de chocolate puro cuando te sientas cansada, notarás la diferencia rápidamente.

Si además va unido a una alimentación deficiente, este estado va a convertirse en algo habitual del día a día. Y es que la dieta ha de cubrir las necesidades energéticas y nutricionales de nuestro organismo para que los procesos vitales puedan realizarse de forma eficaz. Partiendo de esta premisa, es natural pensar que, para optimizar el estado de salud, la dieta debe incluir variedad alimentaria que combine de forma adecuada los diferentes grupos de alimentos. Pero aparte de esto, hay ciertos alimentos que, por su composición nutricional, van a añadir un plus de energía y ayudar a aumentar nuestra vitalidad. Los cereales y legumbres, el cacao, el plátano, los frutos secos y el aguacate son algunos de ellos.

  1. Cereales, patata y legumbres
  2. Cacao
  3. Plátano
  4. Frutos secos
  5. Aguacate

Aporte de vitalidad con cereales, patata y legumbres

Son alimentos muy habituales en nuestra dieta, aún así vale la pena recordar que nos aportan hidratos de carbono complejos cuya función principal es la energética. La proporción adecuada irá en función de las características de cada persona y de su actividad física, pero en mayor o en menor cantidad son necesarios para que nuestro organismo pueda disponer de una fuente de energía efectiva. Las legumbres, en especial, son además una buena fuente de proteína vegetal, fibra, vitaminas del complejo B y minerales (sodio, potasio, calcio, magnesio y fósforo).

Cacao para aportar vitalidad en el día a día

El cacao se puede considerar un alimento energético. Su contenido graso (manteca de cacao) es en gran parte responsable de ello. El cacao puro en sí contiene una cantidad mínima de azúcar, pero el chocolate y el cacao soluble en polvo son productos azucarados, cuyo aporte calórico corresponde en gran medida a su contenido en azúcar. En cualquier caso, el cacao, en cualquiera de sus formas, es un alimento que además de placentero puede resultar de ayuda en situaciones que requieran un aporte extra de energía. Por otro lado, el cacao contiene teobromina, que al igual que la cafeína del café o la teofilina del té, es un alcaloide estimulante del sistema nervioso, y aunque la cantidad presente en el cacao no es muy elevada puede proporcionar el punto justo de energía necesaria para afrontar la jornada diaria. Además, es una fuente mineral, destacando su contenido en potasio, fósforo y magnesio, minerales importantes para una correcta transmisión nerviosa y contracción muscular. Por todo ello, vale la pena incluirlo en los desayunos, para empezar bien el día. Eso sí, cuanta más concentración de cacao y menos azúcar tenga un chocolate o el cacao en polvo, mejor.

Potasio para aumentar la vitalidad gracias al plátano

Dentro del grupo de las frutas, el plátano resulta una de las más calóricas, al aportar 91 Kcal/100 g, en gran parte debido a su contenido en azúcares. Aunque si nos guiamos por el peso de una pieza de plátano con un peso promedio de 80-85 g, la proporción calórica disminuye con respecto a otras frutas. Por su contenido en hidratos de carbono y potasio, y por lo fácil que es consumirla y transportarla, suele ser una fruta muy apropiada para tomar durante la realización de un esfuerzo físico, teniendo en cuenta que el potasio facilita la conducción nerviosa y la contracción del músculo liso y esquelético.

Grasa saludable con los frutos secos que aportan vitalidad

Vale la pena incluir un puñado de frutos secos en nuestra dieta diaria por su riqueza nutricional. En este caso, el aporte calórico viene proporcionado por su contenido graso, en el que predominan los ácidos grasos insaturados, cuyo consumo se relaciona con la disminución de riesgo de enfermedad cardiovascular. Además, tienen una buena combinación mineral, entre la que destaca el magnesio, el potasio, el selenio, el zinc y el calcio, siendo este último especialmente abundante en las almendras. Constituyen un buen tentempié para comer entre horas, y también se pueden incluir para enriquecer platos, como salteados, ensaladas o purés de verduras.

Aguacate: Fruta grasa para aumentar la vitalidad

El aguacate es una fruta grasa, por lo que su aporte calórico es más elevado que el de otras frutas. Se trata mayoritariamente de grasa monoinsaturada, que es la que se aconseja como principal fuente de grasa de la dieta por tener efectos beneficiosos sobre el perfil lipídico y ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares. Esta misma grasa es la vía por la que aporta vitamina E, que tiene acción antioxidante y ejerce un papel protector de las membranas biológicas frente a procesos de oxidación. Tomarlo en el desayuno con pan tostado o incluido en ensaladas puede ser una buena opción para enriquecer nuestra dieta diaria y aportarle un plus energético y saludable.

Artículo de Isabel López

Dietista nutricionista, experta en prevención de la obesidad.

Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética. Postgrado en Nutrición y Obesidad. Actualmente forma parte del equipo de nutrición de Advance-Medical (Teladoc Health).

Más sobre Isabel >

La alimentación es una de las patas fundamentales de una vida saludable. En nuestro blog, contamos con contenidos que te ayudarán a llevar una alimentación sana y equilibrada:

  • Proteína del huevo y deporte
  • Consejos de alimentación para deportistas
  • Receta de granizado de limón sin azúcar

Hábitos para tener más energía todo el día

Parece que ni siquiera bebiendo litros de café podrás tener más energía todo el día. No sabes el motivo, pero te falta ese “combustible” para poder cumplir con todas tus obligaciones.

La buena noticia es que si cambias algunos de tus hábitos podrás sentirte capaz de lograr tus objetivos y tareas.

¿Cómo tener más energía todo el día?

La rutina puede hacer mella en nuestro organismo y si a eso le sumamos el hecho de no dormir ni comer bien, es normal no tener fuerzas suficientes para afrontar la jornada.

Por eso te damos los siguientes consejos para tener más energía todo el día. ¡Comienza hoy mismo!

1. Procura tener un sueño / descanso de calidad

Puede parecer obvio pero es necesario indicarlo como primera recomendación. Un buen descanso por las noches es sinónimo de mayor energía durante el día.

No tiene que ver con cantidad de horas sino con lacalidad del sueño. Trata de estar cómodo en la cama, con la cantidad de abrigo suficiente y con la menor luz posible. Para evitar el insomnio no mires televisión ni uses el móvil 1 hora antes de acostarte.

¿No lo sabías? 4 aromatizantes naturales para recuperar el sueño

2. Haz ejercicio

Aunque parezca todo lo contrario la práctica de actividad físicaantes de las 10 de la mañana es más beneficiosa que a la tarde o noche. Esto se debe a que el ejercicio libera endorfinas que mejoran el ánimo y nos preparan para lo que queda de la jornada.

Otra opción si no te gusta madrugar tanto es mover el cuerpo de manera “informal”. Esto quiere decir que por ejemplo vayas al trabajo en bicicleta, uses las escaleras en lugar del ascensor o dejes el coche aparcado más lejos para tener que caminar hasta la oficina.

3. Medita

Quizás lo tuyo no es el ejercicio intenso y quieres una actividad más relajada y así tener más energía desde temprano. Te recomendamos en ese caso que dediques unos 10 minutos a la meditación.

No necesitas ser un experto monje tibetano ni una técnica específica: se trata simplemente de ponerse en posición de loto (con las piernas cruzadas y la espalda recta), cerrar los ojos y enfocarte en la respiración.

Deja de lado cualquier pensamiento que se relacione con el trabajo, el dinero, la pareja o las tareas domésticas. Concéntrate en tu cuerpo y que nada más importe.

4. Deja una fuente de luz natural

La mejor manera de decirle a la mente que es momento de levantarse es con luz natural. Cuando percibe la luminosidad se activa por ello dormimos por las noches cuando está oscuro.

Abre las cortinas de tu habitación y de toda la casa. Apenas suena el despertador puedes encender la bombilla de la mesa de noche para agilizar el proceso.

5. Desayuna bien

Es fundamental no retrasar ni saltarse esta comida tan importante. En definitiva es la que te aporta todos los nutrientes que tu cuerpo necesita para comenzar la jornada.

Es un hábito muy común salir apresurado de casa y beber un café por el camino, sin embargo no es lo más adecuado. Levántate 10 minutos antes y prepara un desayuno completo el cual debe incluir frutas, cereales y lácteos.

Los desayunos que contengan hidratos de carbono y fibras son los más recomendados para tener más energía todo el día.

Un ejemplo: un pote de yogur griego con avena, una rebanada de pan integral con queso y un plátano.

6. Mantén la postura adecuada

Una vez que llegas al trabajo también puedes cambiar algunos hábitos para sentirte más enérgico o despierto sin necesidad de beber 2 tazas de café.

Como primera medida te aconsejamos que en lo posible coloques tu escritorio cerca de una ventana desde la cual ingrese luz natural así el cerebro está activo.

Por otro lado sería bueno que mantuvieses una buena posturano sólo para evitar contracturas y dolores sino también para que no te “duermas” frente a la pantalla. Para ello la espalda debe quedar lo más derecha posible, los hombros separados de las orejas y el cuello cómodo.

¿Quieres conocer más? 8 dolencias que puedes sufrir por tener una mala postura corporal

7. Muévete

Evita la rigidez por pasarte horas en la misma postura. Puedes levantarte del asiento 5 minutos cada hora y dar un pequeño paseo por la oficina.

Al activar la circulación de la sangre y moverte un poco saldrás del letargo y tendrás más energía.

8. Musicaliza

En ocasiones no hay nada que sirva para despertarnos aunque probemos diferentes técnicas. ¿Qué te parece poner un poco de música movida?

Puedes oírla tu solo o compartirla según te lo permitan en el trabajo. Las melodías agradables activan el cerebro y te permiten aumentar la concentración y el enfoque.

Además reducen el estrés y las tensiones. ¡Y la vida es mucho más divertida!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *