0

Almeja en salsa verde

Ameixas en salsa verde es un clásico en muchas de las cocinas de Galicia todo el año, pero en especial por Navidad. Del mismo modo que otra de las recetas con más fama del blog, almejas a la marinera, en este plato tenemos todo el sabor a mar. Es un plato sencillo pero hay que rascarse los bolsillos pues las almejas en estas fechas empiezan a subir de precio como la espuma… pero merece la pena, están de pan y moja.

El amigo Álvaro Cunqueiro en su libro La cocina gallega nos da una lección magistral de los tipos de almejas que podemos encontrar en Galicia, aunque se ha introducido alguna variedad más como la japónica, más barata que la fina o la babosa. Además nos explica las distintas preparaciones, en el blog podéis encontrar ahora estas en salsa verde, la receta italiana con los espaguetis a le vongole, las famosas fabes con almejas o unos fideos caldosos con almejas, todas ellas exquisitas.

“Hay varias clases de almejas en el mar de Galicia, la llamada de caste o fina, su concha coloreada, casi siempre bronceada o leonada; la babosa, la tapes pullastra, algo mayor que la anterior, de valvas más frágiles y convexas, y sus dibujos y colores más variados: es la más apreciada para la cocina, con su carne algo más dura; la babosa cadela o picuda, la pates aurea, qeu debe este nombre al color dorado del interior de sus valvas, y la almeja roiba, rubia, así llamada por su color rojizo. Los ribereños de las rías de Arousa o de Marín disputan sobre la calidad de unas y otras. Se cocinan a la marinera, o con arroz, o se comen vivas, con su gota de limón, como las ostras. Hay quienes les gustan las almejas a la marinera picantes, pero yo no estoy a favor de eso. Cuando más simplemente se cocinen estas cosas de tan delicado sabor o perfume, mejor es. Hay que salvar su sabor natural por encima de todo.”

Dejaos aconsejar por vuestro pescadero y que os venda las más frescas. Os recomiendo comerlas crudas o a la plancha tal como dice Cunqueiro, el sabor a mar es impresionante, pero de vez en cuando acompañarlas con una salsa como esta o al estilo marinero y mojar con un buen trozo de pan… glorioso. Espero que os guste y sorprendáis a los vuestros en las próximas fechas navideñas, aunque es una receta que puede prepararse en cualquier ocasión especial o de diario, recordad que no están en veda y pueden consumirse todo el año.

Antes de cocinar

Esta receta es superfácil de preparar aunque es importante elegir bien el ingrediente principal: las almejas.

  1. Como todos los moluscos, las almejas debe pasar por un centro de expedición o una depuradora antes de ser puesta en el mercado para consumo, pero aún así tenemos que quitar bien la arena que suelen traer para que no sea molesta y no nos estropee la receta. Conviene tenerlas unas tres horas antes de cocinarlas en una cazuela o recipiente grande de plástico. Debemos añadirles agua, un buen puñado de sal gruesa y cambiarles tres o cuatro veces el agua. Las almejas beben y suelen soltar bastante arena, no os asustéis porque es señal de que la almeja es de buena calidad. Se abrirán y sacarán “el sifón” para beber, si las tocamos se cerrarán rápidamente.
  2. Intenta comprar siempre que sea posible almejas vivas y cocinarlas el mismo día que vas a tener la comida o cena de Navidad (si no es posible os doy un consejo al final de la receta). Así aprovechas la buena calidad de la almeja y a la hora de comer estará en su punto.
  3. Para que salgan de rechupete os aconsejo abrirlas al vapor para evitar males mayores. Alguna de ellas no se suelen abrir y las tendremos que tirar, también las que estén rotas. Para hacerlas al vapor lavamos muy bien las almejas en agua fría y quitamos todas las impurezas. Ponemos a calentar medio vaso de agua en la cazuela. Cuando el agua empiece a hervir añadimos una hoja de laurel y a continuación las almejas. Las dejamos cociendo tapadas unos 2 minutillos (no más) y en cuanto estén todas abiertas las retiramos con una espumadera. Dejamos enfriar y reservamos en una fuente. El agua de la cocción no la vamos a tirar, la colamos y dejamos en un vaso, la vamos a reservar para otras recetas (un arroz o una sopa de pescado por ejemplo).

Preparación de las almejas en salsa verde

  1. Pelamos los dientes de ajo y los picamos muy muy finos. Lavamos el perejil, lo sacudimos bien para que se seque un poco y luego lo picamos muy finamente con un cuchillo afilado hasta que nos queden unas tres cucharadas del mismo. Reservamos.
  2. A continuación, ponemos en una cazuela de barro o baja al fuego con el aceite de oliva virgen extra y los ajos muy picados. Cuando estos comiencen a dorarse, vigila que no se quemen, añadimos la harina y cocinamos un poco, medio minuto llega. La conjunción de la harina con el aceite se llama Roux, nos ayudará a ligar y espesar la salsa. Dejamos que se cocine tomando algo de color pero sin que se queme, ya tenemos la base de la salsa verde. Antes de que tome color añadimos el vino blanco y removemos bien con una cuchara de madera, dejamos que se evapore el alcohol, en un minuto estará a punto. Añadimos unas cucharadas del caldo que han soltado las almejas y que tenemos reservado en un vaso y dejamos hervir cinco minutos más hasta que reduzca. Es hora de introducir el perejil picado que tenemos reservado e integrarlo en la salsa.
  3. Probamos de sal, si es necesario añadimos más, aunque normalmente no hace falta.
  4. A continuación añadimos las almejas que ya teníamos seleccionadas y abiertas al vapor. Ligamos la salsa y las almejas un par de minutos removiendo con mucho cuidado, esperamos un par de minutos más con el fuego apagado hasta que se impregnen bien de la salsa.
  5. Servimos inmediatamente en una cazuela de barro o una bandeja grande espolvoreando con más perejil picado (para adornar). Tened preparado el pan que más os guste porque os aseguro que el sabor de esta salsa es espectacular.

Consejos y recomendaciones

  • Esta receta es una de esas rápidas, en 15 minutos está lista. Es una forma perfecta de no liarnos esos días festivos donde queremos tener todo a punto, pues tampoco nos llevará mucho tiempo. Si sobran lo mejor para comerlas al día siguiente es cocerlas al baño maría o bien a fuego muy lento hasta que cojan calor, nada más. Y recordad que la mejor manera de cocinar un marisco, es haciéndolo el menor tiempo posible, si los cocinamos en exceso pierden toda su textura y se quedan gomosos. Como os he dicho en la receta con unos minutos es suficiente.
  • Si te gusta que tengan un puntillo más picante añade una guindilla.
  • Aunque mojes y mojes pan suele sobrar bastante salsa, si la congeláis la podéis emplear para sopas o guisos de pescado. Tenéis alguna receta más por el blog con el aprovechamiento de esta salsa, simplemente de rechupete.
  • También podéis hacer esta salsa para acompañar unos berberechos, mejillones o unas navajas, el resultado será de 10 puntos. Recordad que tenéis que tunear vuestras recetas, con esta base de salsa verde podéis preparar un montón de recetas de pescado y marisco.

No dejéis de disfrutar de todas las recetas de pescado y marisco que tenemos en el blog, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para hacer mucho más felices a los vuestros.

Almejas en salsa verde

Elaboración

Al igual que sucede con otros platos de elaboración sencilla y rápida, la clave en la receta de las almejas en salsa verde está en la calidad de sus ingredientes, sobre todo en el que conforma su nombre: las almejas.

Las almejas son uno de los mariscos más sanos y más nutritivos, además de asequibles para el bolsillo. Tiene un alto contenido en hierro, más elevado que el de algunas carnes rojas como la del buey o la ternera, además de otros minerales esenciales como el fósforo, el potasio, el zinc, cobre, manganeso y calcio. Son una fuente de vitamina B12, esencial para combatir los problemas de memoria y de baja energía. Su bajo contenido en grasas y carbohidratos y su alta concentración de Omega-3 hacen que sean uno de los alimentos predilectos en las dietas de adelgazamiento.

Para los más puristas de la cocina, la mejor forma de disfrutar de un producto como las almejas, es al natural, con un chorrito de limón y un poco de pimienta molida, pero esto no significa que sea la única forma.

Tipos de almejas

En España, solo en la región de Galicia, existen siete variedades diferentes de almejas y cada una de ellas está más recomendada para un guiso o cocinado, por ejemplo para una cena de Navidad, o para disfrutarlas crudas al natural.

La más común, y asequible, es la almeja japónica, que no es autóctona gallega, aunque su fácil crecimiento ha hecho que se expanda muy rápido por esta región que ya las cría para su consumo. Al tener una textura más dura y con menos sabor que otras variedades es la mejor opción para incluirla en guisos o platos de arroz.

La Ameixón es la almeja de mayor tamaño, se distingue por su carne blanca con un trozo de coloro rojo fuerte. Tiene mucha carne, pero también está muy dura, suele consumirse en caldos y guisos, aunque gracias a su potente sabor hay quien la consume al natural.

La almeja fina o de carril es una de las más apreciadas en el mercado por su alto grado de supervivencia fuera del agua. Su carne es blanca, muy suave y con un fuerte sabor a mar. Lo normal es que se coma al natural con un chorrito de limón.

La almeja rubia o roja no se puede cultivar, lo que aumenta su precio en el mercado. Su carne es un poco dura pero su sabor es intenso y algo dulce, resiste muy bien a la cocción por eso, es la mejor opción para los guisos.

La babosa es muy parecida a la almeja fina, por eso es muy común encontrárnosla “a la marinera”. La moelo es una de las variedades menos conocidas, quizá por su gran parecido con el berberecho, pero tiene una carne muy sabrosa con un ligero toque dulzón. La cornicha o chirla también recuerda bastante a la rubia con una carne dura y un sabor suave que se potencia cuando la cocinamos a la plancha en una sartén.

Las almejas se pueden preparar de muchas formas diferentes y con muchos complementos distintos, como el arroz o la pasta que le van muy bien, se pueden cocinar a la plancha con un poco de aceite y limón, pero una de las recetas más conocidas, y más deliciosas, son las almejas en salsa verde, uno de los mejores y más conocidos platos de cuchara.

Cocinado de las almejas en salsa verde

No se tarda más de 15 minutos en cocinar las almejas en salsa verde, pero requieren un tiempo de preparación previo muy necesario para que el plato nos salga de 10. Lo primero, llenaremos un bol grande con agua y un buen puñado de sal y dejaremos las almejas a remojo varias horas, con tres será suficiente, para que vayan soltando la arena que todavía puedan tener. Las almejas es un molusco que vive enterrada en la arena y aunque pasa por un proceso de depuración antes de salir a la venta, siempre puede quedar algún resto de arena que puede ser muy molesto a la hora de disfrutar de las almejas.

Recuerda comprar las almejas el mismo día que quieras cocinarlas pues si se mueren en el tiempo que tardas en ponerlas en la sartén pueden resultar muy peligrosas para la salud.

Muchos cocineros se esperan para abrir las almejas cuando ya las tienen en la olla con la salsa, pero nuestra recomendación es que las hagas previamente al vapor para conseguir que se abran en su gran mayoría. Las que después de la cocción no se hayan abierto o tengan la concha muy rota es mejor tirarlas.

En una cazuela echamos agua, cuando empiece a hervir añadimos una hoja de laurel y las almejas, las tapamos y las dejamos cocer unos 2 minutos, no mucho más porque la carne se quedará correosa. Las retiramos del agua y las dejamos escurrir. El agua de la cocción la conservaremos para la salsa verde.

Para empezar a cocinar la salsa verde, pelamos los ajos y los picamos muy finitos. Los echamos en una cazuela con un chorrito de aceite y el fuego bajo. Cuando empiecen a coger un color dorado, añadimos la cucharada de harina y removemos bien. Esto ayudará a que se ligue la salsa. A continuación, echamos el vino y movemos con una espátula de madera. Dejamos que se evapore poco a poco el alcohol, con dos minutos será bastante. Añadimos parte del agua de la cocción de las almejas y dejamos que hierva durante unos cinco minutos. Es el momento de probar el punto de sal y si está bien, incluir otro poco de perejil picado. Esperamos a que los sabores se integren y echamos las almejas y los guisantes Bonduelle. Removemos bien para que la salsa verde cubra por completo las almejas y las dejamos con fuego suave uno cinco minutos para que cojan el sabor y se calienten, pero no se hagan de más.

Cuando haya pasado este tiempo, las servimos en un plato hondo del que poder disfrutar todos en el centro de la mesa. Las almejas en salsa verde se pueden combinar con diferentes complementos como puede ser el arroz, o pescados como la merluza. Pero si hay algo que nunca puede faltar si tenemos un plato de almejas en salsa verde en la mesa es el pan, pues la salsa es digna de que se rebañe bien.

Receta de Almejas a la marinera

Se trata de una receta tradicional en la que se cocinan las almejas con una salsa marinera a base de cebolleta, ajo, harina, vino blanco y perejil picado. Este plato es sencillo de preparar y es muy común en celebraciones y en Navidad.

Ingredientes (4 personas):

  • 1 kg de almejas
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de harina
  • 1 vaso de vino blanco
  • aceite de oliva virgen extra
  • perejil picado
  • sal

Elaboración de la receta de Almejas a la marinera:

Pon las almejas en un cuenco con agua y sal para que suelten la arenilla.

Pica finamente la cebolleta y los ajos y rehógalos en una sartén con un poco de aceite. Antes de que cojan color, agrega la harina, mezcla bien hasta que se disuelva y cocina durante un par de minutos.

Añade el vino blanco y dale un hervor.

Incorpora las almejas y cocínalas hasta que se abran.

Espolvorea con perejil picado y sirve.

Consejo:

Como el resto de los moluscos, las almejas deben estar vivas en el momento de ser cocinadas, o al comerse. Las valvas tienen que estar muy prietas, o cerrarse rápidamente cuando se tocan con el dedo.

Truco:

Después de picar ajo, si quieres quitarte el olor de las manos, ponlas bajo el chorro de agua fría sin frotarlas y manteniéndolas en contacto con el metal del cuchillo.

Información nutricional de la receta:

Las almejas a la marinera son un plato recomendado para todos, ya que sus ingredientes son sanos y están cocinados de una manera saludable. Esta receta tiene un valor calórico moderado, por lo que si se controla la cantidad de aceite a la hora de prepararla, puede formar parte de un menú para adelgazar.

¿Cómo limpiar las almejas?:

Aunque, por lo general, las almejas se venden ya limpias, lo más probable es que aún tengan algún resto de arena o impurezas. Por ello, es muy importante limpiarlas siempre en casa, antes de cocinarlas.

Que no te de pereza limpiar las almejas, ya que es muy sencillo y no cuesta nada:

  • Antes de nada, revisa el estado de las almejas. Recuerda comprar siempre almejas muy frescas y retira aquellas que estén rotas o abiertas.
  • Llena un recipiente con abundante agua.
  • Añade una o dos cucharadas de sal.
  • Echa las almejas al agua con sal, de forma que queden totalmente sumergidas.

Verás como, poco a poco, van soltando restos de arena e impurezas. El tiempo de remojo recomendado es de dos horas.

¿Cómo abrir las almejas?:

Cómo abrir las almejas, paso a paso:
Os enseñamos cómo abrir las almejas de forma fácil y rápida con esta técnica de nuestro cocinero Karlos Arguiñano.

Lo más normal es que alguna almeja quede sin abrir a la hora de cocinarla. Retira las almejas que no se hayan abierto, ya que probablemente estén en malas condiciones.

Recetas con almejas:

Las almejas pueden cocinarse de muchas formas. Lo mejor es cocerlas ya que, de esta forma, conservan todo su sabor y propiedades nutricionales (vitaminas y minerales).

Una vez cocidas las añadiremos a diferentes platos o incorporaremos otros ingredientes, como una salsa verde casera con un poco de merluza, arroz o unas gambas al ajillo. Aquí tenéis algunas recetas:

Cardo relleno con almejas
Receta de cardo relleno con almejas de Karlos Arguiñano. Un plato muy saludable, nutritivo, fácil de hacer y perfecto para cualquier ocasión.

Arroz con rape y almejas
Descubre cómo preparar esta exquisita receta de arroz con rape y almejas. Un plato espectacular para toda la familia.

Merluza en salsa con guisantes y almejas
Receta de merluza en salsa con guisantes frescos, almejas y espárragos verdes. La merluza esta guisada al estilo salsa verde con vino blanco y perejil.

Más recetas con almejas

Almejas en salsa verde

Garantía Zortziko. Los bonos son vendidos directamente por Zortziko, sin terceros. De esta forma damos la máxima seguridad y confianza.
Pago Seguro. No guardamos información financiera ni de ningún otro tipo de tu tarjeta de crédito, la transacción se realiza en un entorno seguro con todas las garantías para tu seguridad y confidencialidad.


Este menú de venta exclusiva en Internet sólo puede adquirise en el sitio web de Zortziko.
A consumir en nuestro restaurante, en el plazo máximo improrrogable de 12 meses desde el momento de la compra.
El menú está sujeto a cambios dependiendo de la disponibilidad de la materia prima.
Para consumir los menús adquiridos es imprescindible tramitar previamente la reserva en el restaurante con al menos 24 h. de antelación, y si la reserva es para el fin de semana con al menos 48 h. de antelación. En todo caso la reserva estará condicionada por la disponibilidad de plazas en el restaurante en el momento elegido.

Oferta válida en horario de comidas y cenas en los días de apertura habituales del Zortziko (días de descanso: domingo y lunes).
Condiciones para regalar:
La persona que acuda al restaurante a disfrutar del bono regalo en la fecha indicada deberá presentar dicho bono en su móvil o en su defecto impreso.

Cómo hacer salsa verde casera

Identificamos esta salsa con una de las más utilizadas en nuestra cocina, a base de aceite, ajos, harina, perejil, vino y/o caldo de pescado y que suele acompañar a pescados y mariscos, especialmente a la merluza y a las almejas. Pero también hay salsas verdes distintas en gastronomías de otros lugares, en las que usan diferentes hierbas aromáticas, tomates verdes, huevo, mantequilla, etc.

La salsa verde que conocemos nosotros es originaria de la cocina vasca y también se puede utilizar en otros platos como arroces, pastas y verduras. Es muy sencilla de elaborar y el resultado es espectacular, la apliques a la receta que la apliques. Aunque es verdad que la más emblemática es la merluza en salsa verde, que también se conoce como ‘a la vasca’ o ‘koskera’.

A continuación, te ofrecemos la fórmula básica para preparar la salsa verde.

Necesitas: 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen, 1 cucharada sopera de harina, 1 diente de ajo muy picado, 1 ramillete de perejil picado, 1 vaso de caldo de pescado, 1 vaso de vino blanco y sal.

Tienes que empezar salteandoe el ajo picado con el aceite (puedes añadir un poco de guindilla fresca picada si te gusta) y cuando empiece a dorarse, le añades la harina y la rehogas. Ahora echas el vino y el caldo, dejas reducir y añades el perejil y un poco de sal. Dejas que se cocine a fuego vivo sin dejar de remover con una varilla para que no se formen grumos.

Si ves que te queda demasiado espesa, la puedes aligerar con un poco más de caldo. Y ya la tendrías lista.

Te mostramos 3 recetas en las que usamos esta salsa verde. Ya verás qué resultado más delicioso y qué fácil es prepararlas.

Paso a paso: Berberechos con salsa verde

La versión más tradicional de marisco con salsa verde es la almeja, pero con berberechos también se consigue una versión deliciosa, ¡pruébala!

VER RECETA

Paso a paso: Merluza con almejas en salsa verde

Es la receta española más clásica con salsa verde. Nos llega de la cocina vasca y es una auténtica delicia. Podemos usar cualquier otro pescado y guisantes, almejas, gambas…

VER RECETA

Paso a paso: Patatas a la importancia con salsa verde

La salsa verde se usa, sobre todo, con pescados y mariscos, pero os animamos a que la probéis de otras maneras, como arroces, pastas o verduras. Con unas patatas a la importancia ¡está de muerte!

VER RECETA

Los ingredientes que vais a necesitar (para una bandejita pequeña de entrante, como la que os muestro), son los siguientes:

Lo primero que vamos a hacer es poner las almejas en un cuenco con agua, con un chorrito de vinagre. El vinagre hará que las almejas suelten la arenilla que a veces encierran.

A continuación, ponemos un poco de aceite en una sartén, y añadimos la picada de ajo y perejil, y las dos cayenas. Si os gustan más picantes, podéis añadir una más.

Una vez que veáis que el ajo coge un poco de color, añadís las almejas.

Ahora, añadís el vasito de vino blanco (cuanto mejor sea el vino, mejor saldrán). Éste no es especialmente bueno. Lo ideal es abrir una botellita de vino blanco rico, y luego, terminarla con el aperitivo de las almejas.

Las tapamos y las dejamos cocinar unos minutos para que se abran:

Y cuando estén abiertas, ¡ya estarán hechas! Fácil, ¿no?… Pues voilá, ¡aquí las tenéis!

Es una receta que se hace en 15 minutos como mucho. Es un entrante delicioso para cualquier cena o comida un poco especial, o para un domingo, que todos los domingos son especiales, y si no, ahí estáis vosotros, mis queridos «glamcooks» ¡para conseguir que así resulten! Podéis rociarlas con un chorrito de limón, y recordad (aunque yo no haya podido hacerlo, sorry!) acompañadlas con ese vino blanco rico que se hayáis utilizado para cocinarlas.

El estilismo (Mariajo, de nuevo de tu tienda favorita, ja, ja), es el siguiente. El mantelito individual azul es de Sandra Marques, y las copitas son las primera copitas que compré en IKEA de hace años, muchos años, cuando me independicé. Por eso les tengo tanto cariño.

Espero que os haya gustado la receta y que os animéis a cocottear, ésta o cualquier otra. Con imaginación, ganas y cariño, todas salen riquísimas.

Os envío un besote muy fuerte y os deseo una semana feliz, muy feliz.

Cocotte.

Almejas a la marinera. Receta tradicional

Los aperitivos con mariscos y sobre todo con bivalvos (almejas, mejillones, berberechos…) me encantan porque resultan ser de los más sanos y a la vez apetecibles. Además el marisco no es algo que se pueda comer habitualmente debido a su precio (aunque unos mejillones pueden caer cada semana!), por lo que lo solemos reservar para las ocasiones especiales y es por eso que lo disfrutamos con más ganas si cabe.

Estas almejas a la marinera son una receta tradicional gallega pero que ha traspasado fronteras y en muchas casas se elabora así, sobre todo en Navidad aunque están igual de ricas también el resto del año. Es una receta súper sencilla y de ahí su éxito, ya que te complicas poquísimo y estás sirviendo un auténtico manjar con un gran sabor y una salsa que está de auténtico… ¡escándalo! Por eso no olvides servir pan 😛

Si te gusta esta receta seguro que te va a encantar su equivalente en mejillones, los riquísimos mejillones a la marinera, sin menospreciar los clásicos mejillones al vapor, que no pueden ser más sencillos y están listos en pocos minutos, de hecho es uno de mis aperitivos preferidos para los fines de semana. También vas a disfrutar con los berberechos en salsa verde, que resultan muy sabrosos.

Y si lo que vas buscando son más recetas con almejas tanto para el día a día como para ocasiones especiales, no te pierdas nuestra receta de merluza en salsa verde o las deliciosas fabes con almejas, y también la clásica paella de marisco, que incluye almejas y mejillones. Y para momentos más especiales como la Navidad, no dejes de preparar nuestra riquísima sopa de marisco o la crema de marisco.

Ingredientes para preparar almejas a la marinera (aperitivo para 4 personas):

  • 1/2 kg de almejas.
  • 1 cebolleta tierna (o una cebolla pequeña).
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cucharada sopera de harina (rasa, sin rebosar).
  • 1/2 cucharadita de postre de pimentón dulce.
  • 1 guindilla seca (opcional, añádesela si te gusta un toque picantito).
  • 1 hoja de laurel.
  • 2 ramitas de perejil fresco.
  • 100 ml de vino blanco.
  • 1 cucharada de sal gruesa.
  • Aceite de oliva y agua.

Preparación, cómo preparar la receta de almejas a la marinera tradicional:

  1. Para evitar la arena que puedan tener las almejas en su interior, lávalas bajo un chorro de agua fría y déjalas sumergidas en un bol con agua fría y una cucharada sopera de sal gruesa durante al menos 2 horas.

    Así conseguimos que las almejas expulsen la arena de su interior. Por cierto, ¡menuda «lengua»!

  2. Al cabo de ese tiempo, escúrrelas y lávalas de nuevo muy bien para quitar la sal y los posibles restos de arena, y retira las que ya estén abiertas.
  3. Pon las almejas en una olla baja con un poco de agua (suficiente para cubrir el fondo justito) y la hoja de laurel. Ponlas a fuego medio y tapadas, y verás que al cabo de unos pocos minutos se han ido abriendo (¡apenas 2-3 minutos!).

    Cocemos las almejas para que se abran

  4. Retíralas del fuego cuando se hayan abierto todas (o casi todas, si alguna se resiste mucho, tírala). Para ello, ve sacando con unas pinzas a un plato las almejas que ya estén abiertas, y así será sencillo detectar si les falta tiempo a algunas o si ya se han quedado definitivamente cerradas. Y el caldo que han soltado cuélalo porque lo vamos a utilizar. Además enjuaga la olla aunque sea solamente con agua porque también la vamos a volver a utilizar.
  5. Ahora vamos con la salsa marinera. Pela el diente de ajo y pícalo finito, y pela también la cebolleta y pícala lo más pequeña posible.
  6. En un cazo aparte pon el ajo y la cebolleta con un poco de aceite de oliva a fuego medio para que se vayan rehogando durante unos 5 minutos, hasta que la cebolla esté transparentándose pero no se haya dorado.

    Rehogamos la cebolleta y el ajo

  7. Incorpora la harina y el pimentón y revuélvelo todo con unas varillas para conseguir que la harina se tueste un poco y el pimentón desprenda su sabor, con 2 minutos será suficiente y siempre a fuego medio o bajo para evitar que se queme.
  8. Añade también la guindilla picadita si te gusta el toque picante.

    Añadimos el pimentón y la harina para hacer un roux

  9. Incorpora el vino blanco, revuélvelo todo y deja que se evapore su alcohol (tardará unos 2-3 minutos). Echa el agua de cocción de las almejas colada, la cantidad es al gusto, si quieres puedes echar la mitad primero, y después si quieres la salsa más o menos espesa vas ajustando, y si te falta líquido puedes añadir agua sin problemas.
  10. Sigue removiendo la salsa con las varillas a temperatura baja, se irá poniendo espesita y desprenderá su delicioso y característico olor. Pruébala por si tienes que rectificarla de sal, aunque en principio no hará falta ya que el líquido de las almejas la aporta.

    Ya tenemos lista la salsa marinera

  11. Pon las almejas de nuevo en la olla en la que las habías cocido, y vierte encima la salsa. Pica el perejil y añádeselo también.

    Terminamos de preparar las almejas a la marinera

  12. Revuélvelas bien para que queden impregnadas con la salsa y déjalas que se cocinen en ella 5 minutos más con la olla tapada.

    Ya tenemos listas las almejas a la marinera

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Estas almejas están riquísimas recién hechas, aunque es una receta que puedes preparar con unas horas de antelación y simplemente darle unos minutos de calor justo antes de servirla.

El aroma que desprenden es exquisito, y el sabor de las almejas se multiplica gracias a la salsa. Puedes servirlas directamente en la misma olla o en una cazuela o cuenco, y por supuesto colocar otro cuenco en la mesa para echar las conchas, ¡y pan para mojar! Disfruta de esta receta de… ¡escándalo!

Almejas a la marinera. Receta tradicional

Variantes de la receta de almejas a la marinera:

La mejor variante es que la puedes hacer con otros moluscos, como mejillones o berberechos, haciendo exactamente la misma receta.

Si te gusta el toque picante, se lo puedes añadir con la guindilla pero también sustituyendo el pimentón dulce por pimentón picante, o mitad y mitad, a mi la verdad es que me encanta ese puntito picantón en este tipo de recetas.

Consejos:

Si utilizas unas almejas de la mejor calidad como las almejas finas gallegas y un buen vino tipo Albariño o Ribeiro, estarás dándole todo el carácter gallego a esta estupenda receta, desde luego si el bolsillo te lo permite es la opción más deliciosa, aunque con otras opciones más económicas también queda estupenda esta receta.

Puedes preparar estas almejas de un día para otro, simplemente intenta que la salsa no quede demasiado densa para que al calentarla al día siguiente consiga el espesor adecuado. En todo caso, si vas necesitando un poco de líquido puedes añadirle agua sin problemas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *