0

Amor o deseo

Getty Images

Más de:

Relación

Muchas veces tratamos de enmascarar el amor con el deseo, o bien el romance con la atracción física (/tu-vida/articulos/atraccion-fisica-masculina-atributos-deseables-hombres-sensualidad-inspiracion/2830). Hay ciertas diferencias que vale la pena identificar para no perderse en una idea que contradiga lo que realmente queremos o sentimos.

Recordemos las diferencia básica entre amor y deseo : sentimiento desmedido de afecto por una persona donde la atracción es profunda y genuina ; mientras que el deseo tiene que ver con un impulso de índole sexual donde se busca obtener una gratificación física inmediata.

Comprender tus propios sentimientos puede ser un gran desafío, pero al hacerlo te ayudará a descifrar qué es lo que realmente sientes por esa persona y cuál será el posible futuro de su relación.

¿Qué hacen los hombres enamorados en la cama?

Getty Images

Se trata de deseo cuando…

1. Sólo piensas en que ya quieres que sea la hora de besarlo y echas a volar tu imaginación memorizando cada rincón de su cuerpo, pero no puedes recordar detalles de su vida (como su apellido) .

2. No te interesan sus gustos o hobbies, ni sabes a lo que se dedica (y sinceramente, no te interesa conocerlos) .

3. Tienes cero ganas de conocer a sus amigos, y mucho menos a su familia.

4 señales científicas para saber si lo que sientes es amor o sólo deseo

¿Te gusta o en verdad lo quieres?

Si te gusta es porque tu corazón palpita a mayor velocidad cuando pasa cerca de ti, balbuceas cuando te dirige la palabra, dices frases —a veces— sin sentido, sonríes si lo piensas, su presencia te pone de nervios y traerlo a tu mente es tu hobby favorito.

Si lo quieres, omites todo lo anterior y no encuentras lugar más pacífico y seguro que a su lado.

La diferencia entre «cariño» y «deseo» provoca grandes confusiones puesto que en ambos casos hay una necesidad imperante de querer esta juntos, de no dejarse ir los viernes por la noche, de abrazarse por horas y de tener el cuerpo de la pareja entre los brazos por horas… sí, es realmente complicado diferenciarlas.

Pero, afortunadamente para todos, existen cuatro diferencias que podrían ayudarte a entender mejor qué ocurre en tu relación.

La terapeuta Terri Orbuch hizo un estudio entre personas «enamoradas» y halló que cuando alguien tiene un crush, lo sabe y goza de las sensaciones que esto le trae, pero el amor y el deseo suelen confundirse puesto que ambos sentimientos les orilla a tener actitudes muy similares hacia una persona y aunque se da al principio de la relación, es bastante simple detectar qué es lo que en verdad ocurre con cuatro señales simples y concisas:

Señal 1. La conexión entre esa persona y tus seres queridos.

Si lo involucras en tu círculo social y esperas que tu familia y amigos convivan con él, es una clara señal de amor. Es evidente que lo quieres en tu vida, sea cual sea la situación y por lo consiguiente tratas de que conviva con tus personas más allegadas. Te gusta caminar por las calles y pasear de su mano mientras se ríen de cualquier cosa, adoras comer a su lado y en verdad te gusta verlo platicar con tu papá o con tu mejor amiga. Alguien por quien sólo sientes deseo, no ocupa tu mente para llevarlo a la boda de tu primo o para ir de vacaciones juntos, es más, esos momentos los piensas como tu espacio, no más.

Señal 2. Tu lenguaje ha cambiado de un «yo» a un «nosotros».

Esto no es consciente, pero ocurre. Cuando tus amigos te preguntan qué hiciste la semana anterior y respondes con un «fuimos», «comimos», «subimos», entre otros verbos conjugados en plural, es porque ya forma parte de tu vida y cada vez es más normal, por ello no te das cuenta realmente del cambio en tu lenguaje. No obstante, si sólo hablas de él como alguien ajeno o lo mencionas aparte en las conversaciones, quizá sólo exista deseo y tensión sexual.

Señal 3. Te dejas ver tal cual eres en su presencia.

No escondes nada, ni la forma en que te sientas, la cantidad de tacos que comes e incluso hablas abiertamente de tus temores. Es extraño pues te abres ante esa persona, le das tu confianza y haces lo necesario para que no tema mostrar sus miedos, sus metas o planear el futuro juntos. Pero si sólo conoce aquellas características básicas sobre ti como la música que te gusta, tu cantante favorito o tu edad y no intenta en realidad encontrar un poco más allá, sólo hay deseo sexual.

Señal 4. Te dejas influir e influyes en su persona

Es normal que cuando dos seres se enamoran quieran compartir sus gustos y sus aficiones entre sí a cada momento. Por lo general intentan involucrarse en las actividades del otro y tratan de crear pasatiempos juntos. Conocen sus hobbies y se interesan al grado de querer imitarlo o se inspiran directamente de las decisiones del otro. Sin embargo, en aquellos cuyo deseo impera, sólo quieren pasar un rato agradable y jamás intentarán hacer algo juntos, al menos no algo que sea significativo para los dos.

Si en verdad quieres tener una relación bonita con esa persona, pero no puedes dejar de pensar en que sólo hay deseo, trabaja en la relación: salgan, cambien la rutina, hagan cosas distintas, pero siempre en favor de la comodidad y felicidad de ambos.

Test: ¿es amor o deseo?

Las relaciones de pareja son complicadas, no vamos a negarlo. Al principio todo suele ser idílico, pero conforme avanza la relación por las diferentes etapas todo se vuelve diferente. Está claro que se necesita constancia, cariño, respeto y perseverancia para que triunfe el amor… ¿pero qué ocurre cuando no tienes muy claro si de verdad estas enamorada? Cuando surgen ciertas dudas, cuando no sabes distinguir si es amor o deseo…

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Si este es tu caso, hemos preparado un test que podría ayudarte a salir de dudas. Vale, no es un test experto. Y no, tampoco es la solución a tus problemas. Pero oye, es bastante entretenido y si respondes a sus preguntas con sinceridad puede que llegues a alguna conclusión…

¿Amor o deseo?

¿Cuál ha sido el resultado? ¿Estás de acuerdo con él? Puede que no hayas sacado nada en claro, pero… si de verdad has contestado con sinceridad a las preguntas de este test, probablemente haya nacido en ti una idea, una pequeña aclaración sobre si lo que sientes hacia tu pareja es amor o deseo.

Test de celos: ¿eres una persona celosa?
Test: ¿cuánto sabes sobre sexo?
Test: ¿eres compatible con tu pareja?

Mandy Len Catron publicó el 9 de enero un artículo en The New York Times (que hemos traducido en Verne) y en el que narra cómo se enamoró con ayuda de 36 preguntas elaboradas por el psicólogo Arthur Aron.

Aunque la escritora usó las preguntas de Aron para enamorarse y que se enamoraran de ella, Aron las planteó en su estudio como una herramienta para generar intimidad, no necesariamente amorosa, de forma gradual. El objetivo era ayudar a los psicólogos a crear una relación cercana en el contexto de un laboratorio, de modo que se pudieran manipular y estudiar las variables de esta relación.

Cuando Aron probó el cuestionario, distribuyó a algunos de los participantes en parejas de hombres y mujeres. Una de las parejas que participó y se conoció en este estudio acabó casándose seis meses más tarde. Según explicaba Aron a Wired, en 2010, «la última vez que contacté con ellos, aún seguían juntos».

Es decir, es posible que este cuestionario diseñado para abrirnos gradualmente funcione. Por si alguien quiere probarlo (bajo su responsabilidad), lo reproducimos a continuación. El estudio original requiere que se trate de alguien completamente desconocido. Se recomienda emplear 45 minutos: un cuarto de hora para cada set de preguntas, aunque tanto Mandy Len Catron como estos dos voluntarios del Guardian necesitaron más tiempo. Los participantes han de leer en voz alta una pregunta cada uno, aunque ambos han de responderlas todas.

Una vez terminado el cuestionario, los sujetos debían alejarse y responder a las preguntas de los investigadores. En el estudio original no se menciona la necesidad de mirarse a los ojos al terminar durante cuatro minutos, pero no es desaconsejable: a Mandy Len Catron le funcionó.

Set I

1. Si pudieras elegir a cualquier persona en el mundo, ¿a quién invitarías a cenar?

2. ¿Te gustaría ser famoso? ¿De qué forma?

3. Antes de hacer una llamada telefónica, ¿ensayas lo que vas a decir? ¿Por qué?

4. Para ti, ¿cómo sería un día perfecto?

5. ¿Cuándo fue la última vez que cantaste a solas? ¿Y para otra persona?

6. Si pudieras vivir hasta los 90 años y tener el cuerpo o la mente de alguien de 30 durante los últimos 60 años de tu vida, ¿cuál de las dos opciones elegirías?

7. ¿Tienes una corazonada secreta acerca de cómo vas a morir?

8. Di tres cosas que creas tener en común con tu interlocutor.

9. ¿Por qué aspecto de tu vida te sientes más agradecido?

10. Si pudieras cambiar algo en cómo te educaron, ¿qué sería?

11. Tómate cuatro minutos para contar a tu compañero la historia de tu vida con todo el detalle posible.

12. Si mañana te pudieras levantar disfrutando de una habilidad o cualidad nueva, ¿cuál sería?

Set II

13. Si una bola de cristal te pudiera decir la verdad sobre ti mismo, tu vida, el futuro, o cualquier otra cosa, ¿qué le preguntarías?

14. ¿Hay algo que hayas deseado hacer desde hace mucho tiempo? ¿Por qué no lo has hecho todavía?

15. ¿Cuál es el mayor logro que has conseguido en tu vida?

16. ¿Qué es lo que más valoras en un amigo?

17. ¿Cuál es tu recuerdo más valioso?

18. ¿Cuál es tu recuerdo más doloroso?

19. Si supieras que en un año vas a morir de manera repentina, ¿cambiarías algo en tu manera de vivir? ¿Por qué?

20. ¿Qué significa la amistad para ti?

21. ¿Qué importancia tiene el amor y el afecto en tu vida?

22. Compartid de forma alterna cinco características que consideréis positivas de vuestro compañero.

23. ¿Tu familia es cercana y cariñosa? ¿Crees que tu infancia fue más feliz que la de los demás?

24. ¿Cómo te sientes respecto a tu relación con tu madre?

Set III

25. Di tres frases usando el pronombre “nosotros”. Por ejemplo, “nosotros estamos en esta habitación sintiendo…”.

26. Completa esta frase: “Ojalá tuviera alguien con quien compartir…”.

27. Si te fueras a convertir en un amigo íntimo de tu compañero, comparte con él o con ella algo que sería importante que supiera.

28. Dile a tu compañero qué es lo que más te ha gustado de él o ella. Sé muy honesto y dile cosas que no dirías a alguien a quien acabas de conocer.

29. Comparte con tu interlocutor un momento embarazoso de tu vida.

30. ¿Cuándo fue la última vez que lloraste delante de alguien? ¿Y a solas?

31. Cuéntale a tu interlocutor algo que ya te guste de él.

32. ¿Hay algo que te parezca demasiado serio como para hacer broma al respecto?

33. Si fueras a morir esta noche sin posibilidad de hablar con nadie, ¿qué lamentarías no haber dicho a alguien? ¿Por qué no se lo has dicho hasta ahora?

34. Tu casa se incendia con todas tus posesiones dentro. Después de salvar a tus seres queridos y a tus mascotas, tienes tiempo para hacer una ultima incursión y salvar un solo objeto. ¿Cuál escogerías? ¿Por qué?

35. De todas las personas que forman tu familia, ¿qué muerte te parecería más dolorosa? ¿Por qué?

36. Comparte un problema personal y pídele a tu interlocutor que te cuente cómo habría actuado él o ella para solucionarlo. Pregúntale también cómo cree que te sientes respecto al problema que has contado.

*****

«Para enamorarte de cualquiera, haz esto»: este es el artículo en el que Mandy Len Catron narra cómo encontró el amor gracias a estas 36 preguntas. Si prefieres leer una enrevista con Arthur Aaron, autor del experimento y de las preguntas, haz clic aquí.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

Las 36 preguntas para enamorarse

Enamorarse es un proceso en el que influyen múltiples factores. Getty Images

Enamorarse de otra persona es un proceso físico y químico en el que suelen influir múltiples factores y que, desde siempre, ha captado la atención de la comunidad científica. Existen, incluso, métodos para atraer y conquistar a la pareja y uno de ellos es ‘El cuestionario de 36 preguntas para enamorarse’ del psicólogo Arthur Aron.

Un estudio, con base científica, elaborado hace más de una década por el psicólogo Arthur Aron, entre otros, que asegura que, si una pareja sigue las 36 preguntas de su cuestionario y lo terminan mirándose a los ojos fijamente durante 4 minutos, estas personas pueden terminar juntas.

Este estudio, a priori algo disparatado, se basa en la afirmación de que manteniendo una charla íntima y sincera dos personas pueden establecer un vínculo personal y lograr el entendimiento buscado. Es decir, enamorarse.

Este estudio tuvo su fase de experimentación en el que se seleccionaron a varias parejas de personas heterosexuales, que no se conocían de nada, para sentarse uno frente al otro y charlar de manera íntima, respondiendo a las 36 preguntas elaboradas para el estudio. El resultado no pudo salir mejor y una de esas parejas terminó casándose 6 meses después de aquel primer encuentro.

Este estudio ha salido recientemente a la luz de la mano de Mandy Len Catron, una profesora de literatura de la Universidad de Columbia, en Vancouver, que describió su experiencia positiva reciente en un artículo publicado en The New York Times. En él, asegura con firmeza que probando suerte con este cuestionario terminó manteniendo una relación con un viejo compañero de universidad al que invitó para participar.

«Leí por primera vez sobre el estudio cuando estaba en mitad de una ruptura. Cada vez que pensaba en salir, mi corazón invalidaba mi razón. Me sentía atrapada. Así que, como buena académica, me dirigí a la ciencia con la esperanza de que hubiera una manera de amar más inteligente», escribió esta profesora.

Cuestionario

Este es el cuestionario de las 36 preguntas que hay que hacer para lograr enamorarse:

1. Su tuvieras la oportunidad de conocer a cualquier persona del mundo, ¿a quién invitarías a cenar?

2. ¿Te gustaría ser famoso? ¿De qué manera?

3. Antes de hacer una llamada telefónica, ¿alguna vez ensayas lo que vas a decir? ¿Por qué?

4. ¿En qué consiste tu día «perfecto»?

5. ¿Cuándo fue la última vez que cantaste para ti mismo? ¿Y para otra persona?

6. Si fueras capaz de vivir hasta los 90 años y tener el cuerpo o la mente de alguien de 30, durante los últimos 60 años de tu vida, ¿qué te gustaría?

7. ¿Se te ha pasado por la cabeza alguna idea de cómo vas a morir?

8. Nombra tres cosas que tú y tu compañero/a tengáis en común.

9. ¿Por qué cosa en tu vida te sientes más agradecido?

10. Si pudieras cambiar algo de tu infancia, ¿qué sería?

11. Tómate cuatro minutos de tu tiempo y cuéntele a la otra persona la tu historia con la mayor cantidad posible de detalles.

12. Si te levantaras mañana con alguna habilidad o cualidad nueva, ¿cuál sería?

13. Si una bola de cristal pudiera contarte la verdad sobre tu vida, tu futuro o cualquier otra cosa, ¿qué te gustaría saber?

14. ¿Hay algo que hayas soñado hacer desde hace tiempo? ¿Por qué no lo has hecho todavía?

15. ¿Cuál es el mayor logro de tu vida?

16. ¿Qué es lo que más valoras en una amistad?

17. ¿Cuál es tu recuerdo más preciado?

18. ¿Cuál es tu peor recuerdo?

19. Si supieras que en un año vas a morir repentinamente, ¿cambiarías algo de la forma como vives ahora? ¿Por qué?

20. ¿Qué significa la amistad para ti?

21. ¿Qué papel juegan el amor y el afecto en tu vida?

22. Alternativamente, intercambia una serie de cinco características positivas que consideres de tu compañero/a.

23. ¿Cómo de cariñosa y cercana es tu familia? ¿Crees que tu infancia fue más feliz que las de otras personas?

24. ¿Qué tal es tu relación con tu madre?

25. Di tres frases verdaderas sobre los dos usando el pronombre «nosotros». Por ejemplo: «Nosotros estamos en esta habitación sintiendo…».

26. Completa la siguiente frase: «Ojalá tuviera alguien con el que compartir…»

27. Si te convirtieras en el mejor amigo de tu compañero/a, por favor, cuéntale qué es importante que él/ella sepa en estos momentos.

28. Comparte con tu compañero/a lo que te gusta de él/ella. Tienes que ser muy honesto y decir cosas que no le dirías a alguien que acabas de conocer.

29. Comparte con tu compañero/a el momento más vergonzoso de tu vida.

30. ¿Cuándo fue la última vez que lloraste delante de otra persona? ¿Y cuando lloraste sólo/a?

31. Cuéntale a tu compañero/a algo que ya te guste de él/ella.

32. ¿Qué tema es demasiado serio para bromear sobre ello?

33. Si te fueras a morir esta noche sin poder comunicarte con nadie, ¿qué es lo que más lamentarías no haberle dicho a alguien? ¿Por qué no se lo has contado aún?

34. Tu casa ha sufrido un incendio y dentro están todas tus pertenencias. Después de salvar a tus seres queridos y a tus mascotas, tienes tiempo de entrar una última vez para salvar un objeto. ¿Qué sería y por qué?

35. De todas las personas de tu familia, ¿qué muerte crees que te afectaría más y por qué?

36. Comparte con tu compañero un problema personal y pídele que te cuente cómo habría actuado él/ella. Después, pregúntale cómo cree que te debes estar sintiendo sobre el problema que acabas de contarle.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Asimismo, es un comportamiento que se ve mucho en personas que debido a inseguridades propias del ser humano, desean reforzar su ego y vanidad a través de esta obsesión. Por esa razón se proponen un objetivo “llamar la atención y enamorar al otro” haciendo hasta lo imposible por conseguirlo.

“Como existe una exagerada preocupación y atención hacia el otro, llega un momento en que no se percibe una reciprocidad, transformando a la relación en un compromiso vacío carente de metas en conjunto. Señales que quienes están obsesionados con ese amor se niegan a ver y hacen como si todo funcionara de forma normal”, aseveró el profesional.

Al no tolerar el abandono se tornan demandantes. Pero si esto no les funciona, son incluso capaces de acceder a la manipulación para atrapar y conseguir sus propósitos en esta especie de “relación”.

¿Capricho o verdadero amor?

A continuación entregamos una serie de señales que te ayudarán a dar cuenta si lo que sientes por el otro es un sentimiento genuino o es sólo una obsesión pasajera, que más temprano que tarde se desvanecerá.

Capricho

1- Sientes una enorme atracción por su aspecto físico, más que por su personalidad.

2- Generalmente las cualidades de esa persona que te atraen son pocas, pero de una manera intensa.

3- El compromiso siempre se origina de forma rápida; es como si el tiempo se fuera acabar mañana.

4- Son relaciones en que el interés es similar a una montaña rusa; aumenta y disminuye de forma constante.

5- Tal compromiso desorganiza tu personalidad, te hace menos eficiente y hasta un poco irresponsable.

6- Todo tu universo gira alrededor de la otra persona. Por lo que, el resto de las relaciones no parecen ser importantes. Plano en que se comienza a desatender a la familia y amigos cercanos.

7- No se toma en cuenta lo que tus cercanos piensen de tu conquista, pues la ceguera es mayor y sólo ves lo bueno de tu acompañante.

8- La falta de tiempo y la distancia matarán rápidamente la relación.

9- Suelen discutir mucho y las reconciliaciones se tornarán un tanto intensas y pasajeras.

10- Tu interés es egoísta, pues se piensa en su propio bienestar y no en el crecimiento de pareja. Acá el principal objetivo será encontrar a la persona que dedicará su vida a hacerte feliz, pero hay que preguntarse ¿qué puedes obtener de esa relación?.

Amor

1- Te gusta la personalidad total del individuo; es decir, el complemento entre lo físico y lo emocional.

2- Te atraen muchas cualidades de la otra persona.

3- La relación comienza lentamente. Se dan el tiempo necesario para salir, compartir, generando así un sentimiento genuino.

4- Predomina la calidez y ternura por sobre el sexo apasionado.

5- Tú personalidad cambia para bien. Pues el amor hace relucir las mejores cualidades transformándote en una mejor persona.

6- Pese a que la relación es importante para ti, nunca dejas de lado a la familia y amigos.

7- Es probable que tus padres y la mayoría de tus amistades aprueben esa relación.

8- La ausencia hace que el corazón se enamore más y a pesar de estar distanciados, aparecen técnicas que hacen perdurar la relación.

9- Pese a las discusiones propias de todas las parejas, éstas con el tiempo comienzan a mermar debido al compromiso y cariño que existe de por medio.

10- Nunca se piensa en uno mismo, sino en el bienestar y unión de la pareja. Hay un mayor compromiso y una búsqueda constante de la felicidad.

‹ › depsicologia.com

La atracción y amor van ligados. Antes que pueda llegar a desarrollarse un sentimiento de amor se ha de sentir esa atracción o inclinación hacia una determinada persona. En Depsicología hablamos de la atracción y el amor.

La atracción es importante para crear relaciones sociales. El amor se basa en la atracción, pero también la amistad se basa en la atracción y afinidad. Hay personas por las que te sientes atraído y su compañía te es grata y por el contrario personas por las que sientes rechazo y su compañía te desagrada. Las relaciones de amistad se conforman entre personas por las que nos sentimos atraídas, valoramos su personalidad y compañía.

En relación a la atracción y el amor en Psicología social destacamos lo llamados “mecanismos de atracción”:

  • El físico

  • La personalidad

  • El Entorno

  • El momento

  • El misterio

El Físico:

    • El físico es importante en la elección de pareja. Es lo primero que entra por los ojos. Aunque no es lo único ni fundamental, un físico armónico y agradable a la vista aumenta las posibilidades de atraer al sexo opuesto.

    • Es precisamente lo que nos diferencia a cada sexo lo qué más nos atrae. El pelo largo en las mujeres, la cintura estrecha, caderas, el pecho. La fortaleza física en el hombre etc. En general nos gustan las facciones proporcionadas, las caras simétricas. Se suele pensar que una cara simétrica posee mejor material genético lo que nos aseguraría mejores probabilidades de hijos sanos.

      • En las mujeres una proporción física visual ideal es la relación de cintura-con-cadera de 0,7. Esto es que la cintura ha de ser al menos un 70% de la cadera. Los rostros de mujer con rasgos aniñados y el cuerpo bien proporcionado. En contra a la creencia de muchas mujeres a los hombres les atraen más las mujeres con formas y curvas que las mujeres muy delgadas. Es precisamente En los hombres la altura es una variable atractiva, la fortaleza física hombres anchos buena musculatura etc.

El momento:

  • El momento es importante para que pueda surgir una relación de atracción. Si el momento no es adecuado, si existen otros acontecimientos que impiden este acercamiento la atracción no se llevará a cabo. Hay que estar en cierta forma receptivo a nuevas experiencias, conocer a otras personas. Es difícil enamorarse cuando se está centrado en otros asuntos y no se conoce a nadie.

  • La mujer suele tener mayor “memoria” de la situación, los pequeños detalles ocurridos en los encuentros y primeras citas, como las citas rápidas o speed Dating. El hombre suele fijarse más en los detalles físicos, su atracción es más visual. El momento es una característica importante si buscas pareja o deseas encontrar nuevas amistades.

    El Misterio:

  • El misterio es un componente de la seducción. Las personas con misterio nos atraen. El misterio aporta novedad y la novedad es fuente de información para nuestro cerebro. Se activa la dopamina que es el neurotransmisor asociado a las sensaciones placenteras.

La Personalidad:

    • En la atracción la personalidad juega un papel importante. El carisma, la capacidad de expresión, la seguridad en uno mismo. La personalidad diferencia a unas personas de otras, la personalidad puede ser un reclamo para la seducción. Existen grandes seductores y seductoras que no poseían un físico agraciado como Napoleon Bonaparte o Woody Allen que gracias a su carismática han tenido éxito en la atracción del sexo opuesto.

Fuente!Monografias.com

Fotos|Predicalia.wordpresss.com,elcanaldelamor.com,blogs.hola.com, poprosa.com, Babble.com

Atracción y amor 4.98 / 5

Diferencia entre amor y atracción – ¿Cómo saber qué sientes realmente?

Cuando comenzamos a conocer a una persona, es normal que un torrente de emociones casi “indescifrables” inunde nuestro cuerpo y nuestra mente. Los estímulos sensoriales, la conversación, las situaciones vividas junto a esa persona… todo ello influye en nuestra experiencia y, como se suele decir, “no somos de piedra”. Pero, cómo saber cuál es la verdadera diferencia entre amor y atracción física? ¿Existe alguna fórmula para distinguir ambos tipos de sentimientos?

Antes de decidir si quieres compartir el resto de tu vida con esa persona o, simplemente, si te apetece iniciar una relación de pareja, es conveniente que resuelvas este pequeño dilema, pero no es tan fácil como puede parecer a simple vista…

La diferencia entre amor y atracción es más evidente de lo que parece a simple vista

Vamos a darte unos puntos muy sencillos y claros que, si bien no pretenden constituir una verdad irrefutable, sí que pueden ayudarte a diferenciar ambos sentimientos:

  • La atracción es un proceso físico y, como tal, se manifiesta cuando tenemos cerca a esa persona de una manera muy directa. Puede estar basada en la apariencia física, en el trato agradable, en nuestras propias expectativas e ideales acerca de cómo debería ser nuestra pareja ideal… Cada persona es un mundo y los estímulos a los que reaccionará y ante los que experimentará esa atracción pueden ser muy diferentes. Pero lo que sí es universal es la atracción física y sus consecuencias: dilatación de pupilas, cambios hormonales, deseo sexual, etc.
  • Otra diferencia entre amor y atracción es que esta última surge de forma espontánea, incluso como parte del enamoramiento, que podríamos considerar como la etapa intermedia entre la mera atracción física y el amor. Durante el enamoramiento, sentimos que ya no necesitamos buscar más, que esa es la persona que estábamos esperando y comienzan a manifestarse otras características: deseo de intimidad, idealización de la pareja, deseo de reciprocidad, etc. Finalmente,el amor surge habitualmente de forma más lenta, a lo largo del tiempo, cuando la simple atracción se ve acompañada de otros sentimientos como el respeto, el cariño o la necesidad de estar junto a esa persona.
  • Y la principal diferencia entre amor y atracción es que, cuando surge el verdadero sentimiento de amor hacia la otra persona, va mucho más allá del egoísmo individual. Una persona enamorada está dispuesta a hacer sacrificios por estar junto a su ser amado, valora sus cualidades y acepta sus defectos y, sobre todo, desea lo mejor tanto para la otra persona como para sí misma.

Por supuesto, no siempre se darán estas tres etapas (atracción – enamoramiento – amor). Y también es cierto que la velocidad de cambio entre una y otra dependerá de múltiples factores, como el tiempo que pasemos junto a la otra persona, nuestra forma de ser, nuestra situación personal, etc. Pero, teniendo en cuenta estos tres puntos, tal vez la próxima vez que inicies una relación de pareja te resulte más fácil aclarar qué es lo que sientes realmente, para evitar males mayores.

Atracción, deseo, enamoramiento,

Atracción, deseo, enamoramiento
v
.
Una persona madura tiene que saber distinguir entre atracción, deseo, enamoramiento amor.
Una persona siente atracción por personas del sexo contrario. Eso es lo frecuente.
Cuando además de atracción, se desea a la otra persona, ya estamos ante actos más voluntarios, el deseo viene solo, pero yo puedo aceptarlo o rechazarlo.
Ya estamos ante actos humanos, es decir la voluntad tiene algo que decir por tanto, tiene una valoración ética.
El deseo viene sin consulta, el que yo lo alimente o lo rechace ya depende de mi.
El enamoramiento, en cambio, es un acto no voluntario, en el momento en que se produce, pero lo he ido alimentando.
No se da repentinamente, lleva su tiempo y su voluntariedad se puede dar con personas que conozco o con personas que ni siquiera he hablado con ellas.
Las puedo haber visto solo por TV, o incluso, tener solo referencia de ellas por carta o Internet.
Es una situación en la cual, solo se ve lo positivo de las otras personas, incluso los defectos pueden quedar idealizados. Esto ocurre, generalmente, porque el conocimiento del otro es escaso

Es una situación envolvente de la persona en la cual podríamos decir, que se tiene una presencia continuada del otro, sin el esfuerzo que eso llevaría consigo. De ahí, que algunos psicólogos, lleguen a la conclusión que puede ser un defecto de la atención.
El amor es otra cosa. Una persona enamorada, no quiere decir que quiera a la otra, si la quiere o no se vera después.
El amor exige esfuerzo, renuncia, aceptar, conocer, admirar a la otra persona y se demuestra en el terreno de los hechos.
Actualmente mucha gente duda. No saben si son queridos o solo producen en la otra persona atracción y deseo.
Es frecuente que alguien crea que está enamorado, y que haría cualquier cosa por el otro, para después darse cuenta, cuando desaparece ese estado, de que es capaz de hacer muy poco.
No puede confundirse que una persona me guste con que ella sea la idónea para compartir mi vida Eso se verá en el noviazgo.
En realidad, el querer y ser querido, en muchas ocasiones, empiece por alguna de las situaciones expuestas anteriormente.
Realmente sentirse querido por alguien tiene mucho que ver con tener una respuesta a al pregunta ¿Quién es capaz de sufrir por mi?
Una respuesta a esa pregunta, es lo que todos de una manera u otra vamos buscando en la vida.
Lleva tiempo, pero se puede conseguir, todos podemos. ¡Animo!

[email protected]

/www.ivoox.com/consecuencias-del-sexo-vivir-juntos-en-audios-mp3_rf_44015191_1.html

Este es el ultimo post que he colgado en: ivoox José maría contreras Luzón. La vida como es

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *