0

Anafranil efectos secundarios

Tabla de contenidos

No use clomipramina

Si es alérgico (hipersensible) a este principio activo o a cualquiera de los demás componentes de la especialidad farmacéutica que le han recetado. Si cree que puede ser alérgico, consulte a su médico.

Los síntomas de alergia pueden incluir

– Crisis de asma, con dificultad respiratoria, respiración con silbidos audibles o respiración rápida.
– Hinchazón mas o menos brusca de cara, labios, lengua u otro lugar del cuerpo. Es especialmente crítica si afecta a las cuerdas vocales.
– Urticaria, picor, erupción cutánea
– Shock anafiláctico (Pérdida de conocimiento, palidez, sudoración, etc).

Tampoco debe tomar este medicamento

– Si está tomando cualquier otro tipo de medicación para el tratamiento de la depresión. Comuníqueselo a su médico si le ha prescrito clomipramina junto con otro antidepresivo.
– Si ha sufrido recientemente un ataque al corazón o si padece de alguna enfermedad grave de este órgano.

Tenga especial cuidado con clomipramina

– si tiene ideas suicidas,
– si tiene ataques epilépticos,
– si tiene trastornos en el ritmo del corazón,
– si tiene esquizofrenia,
– si tiene glaucoma (presión intraocular elevada),
– si tiene enfermedad de hígado o riñón,
– si tiene cualquier trastorno sanguíneo,
– si tiene dificultad al orinar (ej. como consecuencia de enfermedades de la próstata),
– si tiene hipertiroidismo,
– si sufre estreñimiento frecuente,
– si tiene desmayos.

Su médico lo tendrá en cuenta antes y durante el tratamiento con clomipramina.

Antes de tomar este medicamento consulte a su médico si cualquiera de las circunstancias anteriormente mencionadas le hubieran ocurrido alguna vez.

Información para familias y cuidadores

Debe controlar si el paciente deprimido muestra signos de cambios de comportamiento como ansiedad inusual, agitación, agresividad, trastornos del sueño, irritabilidad, agresividad, sobreexcitación u otros cambios inusuales en el comportamiento, empeoramiento de la depresión o pensamientos suicidas.

Debe informar inmediatamente al médico del paciente de cualquiera de estos síntomas, especialmente si son graves, aparecen bruscamente o no formaban parte de los síntomas previos del paciente. Usted debe evaluar la aparición de estos síntomas día a día, especialmente al principio del tratamiento con antidepresivos y cuando se aumenta o disminuye la dosis, ya que estos cambios pueden ser bruscos.

Síntomas como los descritos pueden estar asociados a un aumento del riesgo de sufrir pensamientos y comportamientos suicidas y pueden indicar la necesidad de un control estricto y de posibles cambios en la medicación.

Información adicional sobre seguridad

Es importante que su médico controle el tratamiento en visitas periódicas y le haga un análisis de sangre, medición de la presión sanguínea y función cardiaca, al principio del tratamiento y de forma regular a lo largo del mismo, para descartar la aparición de alteraciones de la sangre, de la función de su hígado o corazón.

Uso de otros medicamentos

Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando o ha utilizado recientemente otros medicamentos, incluso los productos de plantas medicinales o los adquiridos sin receta.

Antes de tomar cualquier medicamento al mismo tiempo que clomipramina, hable de ello con su médico o farmacéutico, ya que puede ser necesario variar la dosis o interrumpir alguno de los tratamientos.

Esta advertencia es válida para medicamentos adquiridos con y sin receta médica y especialmente en el caso de:

– consumo diario de alcohol o si se cambia el consumo de tabaco
– medicamentos utilizados para tratar trastornos de la tensión arterial y la función cardíaca
– otros antidepresivos, sedantes, tranquilizantes, anticonvulsivantes (p.ej. barbitúricos) y antiepilépticos
– medicamentos para el asma o alergias
– medicamentos para prevenir coágulos sanguíneos (anticoagulantes)
– medicamentos para la enfermedad de parkinson
– medicamentos tiroideos
– cimetidina, metilfenidato, anticonceptivos orales, estrógenos y medicamentos denominados diuréticos (utilizados para ayudar a los riñones a eliminar la sal y el agua, aumentando la producción de orina)

Situaciones fisiológicas especiales

Embarazo y lactancia

Consulte siempre con su médico o farmacéutico antes de tomar un medicamento durante el embarazo o la lactancia.

La clomipramina sólo debe ser administrada a mujeres embarazadas si, a juicio del médico, el beneficio esperado para la madre es mayor que cualquier posible riesgo para el feto.

Las mujeres que potencialmente puedan quedar embarazadas, deben emplear un método anticonceptivo si están recibiendo esta medicina.

Su médico le informará de los beneficios y de los posibles riesgos que conlleva el tratamiento durante el embarazo.

Debido a que el principio activo clomipramina pasa a leche materna, no está recomendado amamantar a su hijo durante el tratamiento con esta medicina.

Uso en niños

No se recomienda el uso de clomipramina en niños ni en adolescentes si no está específicamente prescrito por un médico. Su médico le dará información especial acerca de las precauciones, dosis y seguimiento necesarios.

No se recomienda el uso de clomipramina en ampollas, tanto por vía intramuscular como por vía intravenosa, en niños ni en adolescentes.

Uso en ancianos

Los pacientes de edad avanzada normalmente necesitan dosis más bajas que el resto de los pacientes adultos. Los pacientes de edad avanzada pueden ser más sensibles a los efectos adversos. Su médico le dará información especial acerca de las precauciones, dosis y seguimiento necesarios.

Conducción y uso de máquinas

La clomipramina puede producir mareos, disminución de la atención y visión borrosa. Si esto le sucede a usted no deberá conducir, manejar maquinaria y deberá evitar situaciones que precisen un estado especial de alerta. El consumo de alcohol puede potenciar estos efectos.

Consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar cualquier medicamento.

Anafranil

Generic Name: clomipramine
Brand Name: Anafranil

Medically reviewed by Drugs.com. Last updated on Oct 24, 2019.

  • Overview
  • Side Effects
  • Dosage
  • Professional
  • Interactions
  • More

¿Qué es clomipramine?

Clomipramine es un antidepresivo tricíclico. Éste afecta a los químicos en el cerebro que pueden estar desequilibrados.

Clomipramine se usa en el tratamiento de los síntomas del trastorno obsesivo- compulsivo (OCD, por sus siglas en Inglés) como pensamientos repetitivos o la repetición de ciertos comportamientos.

Clomipramine puede también usarse para fines no mencionados en esta guía del medicamento.

¿Cuál es la información más importante que debo saber sobre clomipramine?

No use esta medicina si usted ha usado un inhibidor de MAO en los últimos 14 días, como isocarboxazid, linezolid, inyección de azul de metileno, phenelzine, rasagiline, selegiline, o tranylcypromine.

Algunos jóvenes tienen pensamientos de suicidio cuando comienzan a tomar un antidepresivo por primera vez. Mantenerse alerta a los cambios en su humor o síntomas. Informe a su médico de algún síntoma nuevo o que empeora.

¿Qué debería discutir con el profesional de la salud antes de tomar clomipramine?

Usted no debe tomar esta medicina si es alérgico a clomipramine, o antidepresivos similares (amitriptyline, amoxapine, desipramine, doxepin, imipramine, nortriptyline, protriptyline, o trimipramine).

No use clomipramine si usted ha usado un inhibidor de MAO en los últimos 14 días. Una interacción peligrosa de medicamentos puede ocurrir. Los inhibidores de la MAO incluyen isocarboxazid, linezolid, inyección de azul de metileno, phenelzine, rasagiline, selegiline, tranylcypromine, y otros.

Antes de tomar clomipramine, dígale a su médico si usted ha usado en las últimas 5 semanas un antidepresivo SSRI, así como citalopram, escitalopram, fluoxetine (Prozac), fluvoxamine, paroxetine (Paxil), sertraline (Zoloft), trazodone, o vilazodone (Viibryd).

Para asegurarse que clomipramine es seguro para usted, dígale a su médico si alguna vez ha tenido:

  • enfermedad del hígado;

  • enfermedad del riñón;

  • trastorno bipolar (maniacodepresivo), esquizofrenia u otra enfermedad mental;

  • alcoholismo;

  • convulsiones o una herida en la cabeza;

  • enfermedad del corazón;

  • presión arterial baja;

  • glaucoma de ángulo cerrado;

  • tiroides sobre activa o tumor de la glándula adrenal (feocromocitoma o neuroblastoma); o

  • problemas al orinar.

Algunos jóvenes tienen pensamientos de suicidio cuando comienzan a tomar un antidepresivo por primera vez. Su médico tendrá que evaluar su progreso en visitas periódicas mientras usted esté usando clomipramine. Su familia o quienes lo cuidan también deben mantenerse alerta a los cambios en su humor o síntomas.

Algunas medicinas pueden interactuar con clomipramine y causar una condición seria llamada el síndrome de la serotonina. Asegúrese que su médico sepa si usted también toma medicina estimulante, medicinas opioides, productos herbarios, o medicina para la depresión, enfermedad mental, enfermedad de Parkinson, dolores de cabeza por migraña, infecciones graves, o la prevención de la náusea y el vómito. Pregúntele a su médico antes de hacer cualquier cambio de cómo o cuándo usted toma sus medicamentos.

No se conoce si esta medicina causará daño al bebé nonato. Dígale a su médico si usted está embarazada o planea quedar embarazada.

Clomipramine puede pasar a la leche materna y causarle daño al bebé lactante. Usted no debe amamantar mientras está usando esta medicina.

No le dé clomipramine a nadie menor de los 18 años sin la aprobación de un médico.

¿Cómo debo tomar clomipramine?

Siga todas las instrucciones en la etiqueta de su prescripción. Tal vez su médico en ocasiones cambie su dosis. No tome esta medicina en cantidades mayores o menores, o por más tiempo de lo recomendado.

Tome clomipramine con comida para reducir el malestar estomacal.

Puede tomar hasta 4 semanas antes de que sus síntomas mejoren. Siga usando el medicamento como indicado y dígale a su médico si sus síntomas no mejoran después de 4 semanas de tratamiento.

Llame a su médico si sus síntomas no mejoran, o si empeoran.

Si necesita cirugía, dígale al cirujano por adelantado que usted está usando clomipramine. Quizás necesite dejar de usar la medicina por un breve tiempo.

No deje de usar clomipramine de forma repentina, o podría tener síntomas desagradables de abstinencia. Pregúntele a su médico como dejar de tomar clomipramine de forma segura.

Guarde a temperatura ambiente lejos de la humedad y el calor.

¿Qué sucede si me salto una dosis?

Tome la dosis que dejó de tomar tan pronto se acuerde. Sáltese la dosis que dejó de tomar si ya casi es hora para la siguiente dosis. No use más medicina para alcanzar la dosis que dejó de tomar.

¿Qué sucedería en una sobredosis?

Busque atención médica de emergencia o llame a la línea de Poison Help al 1-800-222-1222. La sobredosis de clomipramine podría ser fatal.

Los síntomas de una sobredosis pueden incluir vómito, latido cardíaco rápido o desigual, pérdida del balance o la coordinación, somnolencia extrema, fiebre, sudoración severa, rigidez muscular, aumento o disminución en la orina, labios o uñas azules, respiración débil o superficial, desmayo, convulsiones, o estado de coma.

¿Qué debo evitar mientras tomo clomipramine?

Evite consumir alcohol. Efectos secundarios peligrosos pueden ocurrir.

Esta medicina puede perjudicar sus pensamientos o reacciones. Tenga cuidado si usted conduce un vehículo o tiene que hacer algo que demande se mantenga alerta.

¿Cuáles son los efectos secundarios posibles de clomipramine?

Busque atención médica de emergencia si usted tiene síntomas de una reacción alérgica: ronchas; dificultad para respirar; hinchazón de la cara, labios, lengua, o garganta.

Busque atención médica de inmediato si tiene síntomas del síndrome de la serotonina, como: agitación, alucinaciones, fiebre, sudoración, sacudidas, latido cardíaco rápido, rigidez muscular, espasmo, pérdida de coordinación, náusea, vómito, o diarrea.

Informe a su médico de algún síntoma nuevo o que empeora, como: cambios del humor o del comportamiento, ansiedad, ataques de pánico, dificultad para dormir, o si se siente impulsivo, irritado, agitado, hostil, agresivo, inquieto, hiperactivo (mentalmente o físicamente), más deprimido, o piensa en suicidarse o hacerse daño.

Llame a su médico de inmediato si usted tiene:

  • visión borrosa, visión de túnel, dolor o hinchazón de los ojos, o ver halos alrededor de las luces;

  • latido cardíaco rápido, temblores o sacudidas;

  • confusión, miedo extremo, pensamientos de hacerse daño a sí mismo;

  • orinar con dolor o dificultad; o

  • convulsiones.

Efectos secundarios comunes pueden incluir:

  • boca seca, náuseas, malestar estomacal, pérdida del apetito, estreñimiento;

  • sentirse ansioso, inquieto, mareado, somnoliento, o cansado;

  • problemas para dormir (insomnio);

  • cambios en el apetito o el peso;

  • problemas de la memoria, dificultad para concentrarse;

  • aumento de la sudoración, entumecimiento o hormigueo;

  • cambios en la visión; o

  • disminución del deseo sexual, impotencia, o dificultad para tener un orgasmo.

Esta lista no menciona todos los efectos secundarios y puede ser que ocurran otros. Llame a su médico para consejos médicos relacionados a efectos secundarios. Usted puede reportar efectos secundarios llamando al FDA al 1-800-FDA-1088.

¿Qué otras drogas afectarán a clomipramine?

Tomar clomipramine con otras drogas que le causen sueño o respiración lenta puede aumentar estos efectos. Pregúntele a su médico antes de tomar clomipramine con una pastilla para dormir, narcótico para el dolor, relajante muscular, o medicina para la ansiedad, depresión, o convulsiones.

Muchas drogas pueden interactuar con clomipramine. No todas las interacciones posibles se enumeran aquí. Dígale a su médico todas las medicinas que usa, y cualquiera que comience o deje de usar, especialmente:

  • cualquier otro antidepresivo;

  • cimetidine (Tagamet);

  • clonidine;

  • guanethidine;

  • medicinas para la vejiga o el sistema urinario, como darifenacin, fesoterodine, oxybutynin, tolterodine, solifenacin;

  • broncodilatadores como aclidinium, ipratropium, tiotropium, o umeclidinium;

  • medicinas para el resfriado o alergias;

  • pastillas de dieta, estimulantes, medicamento del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH; ADHD por sus siglas en inglés), como Adderall o Ritalin;

  • medicamentos para la enfermedad de Parkinson;

  • medicamentos para tratar el exceso de ácido en el estómago, la úlcera gástrica, el mareo causado por movimiento, o el síndrome del intestino irritable; o

  • medicinas para las convulsiones como phenytoin o phenobarbital.

Muchas drogas pueden interactuar con clomipramine. Esto incluye las medicinas que se obtienen con o sin receta, vitaminas, y productos herbarios. No todas las interacciones posibles aparecen en esta guía del medicamento. Dígale a su médico acerca de todos los medicamentos que usted esté usando, comience a usar o deje de usar. Dele una lista de todas sus medicinas a cualquier profesional de la salud que lo atienda.

¿Dónde puedo obtener más información?

  • Su farmacéutico le puede dar más información acerca de clomipramine.
  • Recuerde, mantenga ésta y todas las otras medicinas fuera del alcance de los niños, no comparta nunca sus medicinas con otros, y use este medicamento sólo para la condición por la que fue recetada.
  • Se ha hecho todo lo posible para que la información que proviene de Cerner Multum, Inc. (‘Multum’) sea precisa, actual, y completa, pero no se hace garantía de tal. La información sobre el medicamento incluida aquí puede tener nuevas recomendaciones. La información preparada por Multum se ha creado para uso del profesional de la salud y para el consumidor en los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) y por lo cual Multum no certifica que el uso fuera de los EE.UU. sea apropiado, a menos que se mencione específicamente lo cual. La información de Multum sobre drogas no sanciona drogas, ni diagnóstica al paciente o recomienda terapia. La información de Multum sobre drogas sirve como una fuente de información diseñada para la ayuda del profesional de la salud licenciado en el cuidado de sus pacientes y/o para servir al consumidor que reciba este servicio como un suplemento a, y no como sustituto de la competencia, experiencia, conocimiento y opinión del profesional de la salud. La ausencia en éste de una advertencia para una droga o combinación de drogas no debe, de ninguna forma, interpretarse como que la droga o la combinación de drogas sean seguras, efectivas, o apropiadas para cualquier paciente. Multum no se responsabiliza por ningún aspecto del cuidado médico que reciba con la ayuda de la información que proviene de Multum. La información incluida aquí no se ha creado con la intención de cubrir todos los usos posibles, instrucciones, precauciones, advertencias, interacciones con otras drogas, reacciones alérgicas, o efectos secundarios. Si usted tiene alguna pregunta acerca de las drogas que está tomando, consulte con su médico, enfermera, o farmacéutico.

Copyright 1996-2018 Cerner Multum, Inc. Version: 10.01.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

More about Anafranil (clomipramine)

  • Side Effects
  • During Pregnancy or Breastfeeding
  • Dosage Information
  • Drug Images
  • Drug Interactions
  • Support Group
  • Pricing & Coupons
  • 73 Reviews
  • Generic Availability
  • Drug class: tricyclic antidepressants
  • FDA Alerts (1)

Consumer resources

  • Anafranil
  • Anafranil (Advanced Reading)

Professional resources

  • Anafranil (AHFS Monograph)
  • … +1 more

Related treatment guides

  • Depression
  • Irritable Bowel Syndrome
  • Obsessive Compulsive Disorder
  • Panic Disorder
  • Sleep Paralysis

ANAFRANIL Comp. de liberación prolongada 75 mg   

1. QUÉ ES Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados Y PARA QUÉ SE UTILIZA

Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados se presenta en forma de comprimidos laqueados ranurados. Cada envase contiene 28 comprimidos.
Anafranil pertenece al grupo de medicamentos denominados antidepresivos tricíclicos, medicamentos para tratar la depresión y los trastornos del estado de ánimo. Anafranil puede también utilizarse para el tratamiento de los trastornos obsesivo – compulsivos, fobias y crisis de angustia.

2. ANTES DE TOMAR Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados

– ha sufrido alguna reacción inusual o cualquier reacción alérgica a clomipramina (DCI) (principio activo de Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados) o a cualquier otro antidepresivo tricíclico u otro componente de Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados
– está tomando cualquier otro tipo de medicación para el tratamiento de la depresión y comuníqueselo a su médico.
– ha sufrido recientemente un ataque al corazón o si padece de alguna enfermedad grave de corazón
Si la respuesta fuera SÍ en alguno de los casos anteriormente indicados, probablemente Anafranil no sea adecuado para usted.
Consulte a su médico, si cree que puede ser alérgico a Anafranil.

Tenga especial cuidado con Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados

– si tiene ideas suicidas,
– si tiene ataques epilépticos,
– si tiene trastornos en el ritmo del corazón,
– si tiene esquizofrenia,
– si tiene glaucoma (presión intraocular elevada),
– si tiene enfermedad de hígado o riñón,
– si tiene cualquier trastorno sanguíneo,
– si tiene dificultad al orinar (ej. como consecuencia de enfermedades de la próstata),
– si tiene hipertiroidismo,
– si sufre estreñimiento frecuente,
– si tiene desmayos.
Su médico lo tendrá en cuenta antes y durante el tratamiento con Anafranil.
Antes de tomar Anafranil consulte a su médico si cualquiera de las circunstancias anteriormente mencionadas le hubieran ocurrido alguna vez.

Información para familias y cuidadores

Debe controlar si el paciente deprimido muestra signos de cambios de comportamiento como ansiedad inusual, agitación, agresividad, trastornos del sueño, irritabilidad, agresividad, sobre-excitación u otros cambios inusuales en el comportamiento, empeoramiento de la depresión o pensamientos suicidas. Debe informar inmediatamente al médico del paciente de cualquiera de estos síntomas, especialmente si son graves, aparecen bruscamente o no formaban parte de los síntomas previos del paciente. Usted debe evaluar la aparición de estos síntomas día a día, especialmente al principio del tratamiento con antidepresivos y cuando se aumenta o disminuye la dosis, ya que estos cambios pueden ser bruscos.
Síntomas como los descritos pueden estar asociados a un aumento del riesgo de sufrir pensamientos y comportamientos suicidas y pueden indicar la necesidad de un control estricto y de posibles cambios en la medicación.

Información adicional sobre seguridad

Es importante que su médico controle el tratamiento en visitas periódicas y le haga un análisis de sangre, medición de la presión sanguínea y función cardiaca, al principio del tratamiento y de forma regular a lo largo del mismo, para descartar la aparición de alteraciones de la sangre, de la función de su hígado o corazón.
Anafranil produce sequedad de boca, que puede incrementar el riesgo de caries dental, lo que significa que en tratamientos de larga duración deben realizarse controles dentales regulares.
Los pacientes que usen lentes de contacto y experimenten una irritación ocular deben consultar con su médico.
Antes de someterse a cualquier tipo de cirugía o intervención dental, informe a su médico o dentista que está tomando Anafranil.
Anafranil puede ser causa de que la piel sea más sensible al sol. No tomar directamente el sol y protegerse con ropa y gafas de sol protectoras.
Si usted sufre normalmente trastornos de angustia, al principio del tratamiento con Anafranil puede sufrir un aumento de los síntomas de la ansiedad que suelen desaparecer en el plazo de 2 semanas después del inicio del tratamiento.

Uso en ancianos

Los pacientes de edad avanzada normalmente necesitan dosis más bajas que el resto de los pacientes adultos. Los pacientes de edad avanzada pueden ser más sensibles a los efectos adversos. Su médico le dará información especial acerca de las precauciones, dosis y seguimiento necesarios.

Uso en niños

No se recomienda el uso de Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados en niños ni en adolescentes si no está específicamente prescrito por un médico. Su médico le dará información especial acerca de las precauciones, dosis y seguimiento necesarios.

Embarazo

Informe a su médico si está embarazada o está amamantando.
Anafranil sólo debe ser administrado a mujeres embarazadas si, a juicio del médico, el beneficio esperado para la madre es mayor que cualquier posible riesgo para el feto.
Las mujeres que potencialmente puedan quedar embarazadas, deben emplear un método anticonceptivo si están recibiendo Anafranil.
Su médico le informará de los beneficios y de los posibles riesgos que conlleva el tratamiento durante el embarazo.

Lactancia

Debido a que el principio activo de Anafranil pasa a leche materna, no está recomendado amamantar a su hijo durante el tratamiento con Anafranil.

Conducción y uso de máquinas

Anafranil puede producir mareos, disminución de la atención y visión borrosa. Si esto le sucede a usted no deberá conducir, manejar maquinaria y deberá evitar situaciones que precisen un estado especial de alerta. El consumo de alcohol puede potenciar estos efectos.

Información importante sobre algunos componentes de Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados

Los comprimidos laqueados de Anafranil 75 mg por contener aceite de ricino como excipiente pueden producir nauseas, vómitos, cólico y, a altas dosis, purgación grave.

Toma de otros medicamentos:

Antes de tomar cualquier medicamento al mismo tiempo que Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados hable de ello con su médico o farmacéutico, ya que puede ser necesario variar la dosis o interrumpir alguno de los tratamientos. Esta advertencia es válida para medicamentos adquiridos con y sin receta médica y especialmente en el caso de:
– consumo diario de alcohol o si se cambia el consumo de tabaco
– medicamentos utilizados para tratar la tensión arterial y la función cardíaca
– otros antidepresivos, sedantes, tranquilizantes, anticonvulsivantes (p.ej. barbitúricos) y antiepilépticos
– medicamentos para el asma o alergias
– medicamentos para prevenir coágulos sanguíneos (anticoagulantes)
– medicamentos para el asma o alergia
– medicamentos para la enfermedad de parkinson
– medicamentos tiroideos
– cimetidina, metilfenidato, anticonceptivos orales, estrógenos y medicamentos denominados diuréticos
(utilizados para ayudar a los riñones a eliminar la sal y el agua, aumentando la producción de orina).

3. CÓMO TOMAR Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados

Siga estrictamente las instrucciones que le haya dado su médico. No sobrepase la dosis recomendada.
Su médico decidirá la dosis más adecuada para su caso en particular. Para el tratamiento de la depresión, trastornos del estado de ánimo, trastornos obsesivo – compulsivos y fobias, la dosis diaria es entre 75 mg y 150 mg. Para crisis de angustia y agorafobia, el tratamiento se inicia con 10 mg diarios, y tras pocos días la dosis se incrementa lentamente hasta 100 mg.
El tratamiento con Anafranil debe realizarse bajo la dirección de su médico. No tomar más dosis, ni con mayor frecuencia, ni durante más tiempo de lo que el médico prescriba. En algunos casos el médico puede decidir el tratamiento con Anafranil inyectable.

Efectos que se producen cuando se interrumpe el tratamiento con Anafranil

Depresiones, síndromes obsesivos-compulsivos y estados de ansiedad crónica requieren un tratamiento a largo plazo con Anafranil.
No cambie ni interrumpa el tratamiento sin previo aviso a su médico, que puede indicarle una reducción gradual de la dosis antes de interrumpir completamente la medicación. Ello sería para prevenir un empeoramiento del estado general y reducir el riego de síntomas debidos a la retirada repentina del medicamento, tales como dolores de cabeza, nauseas y malestar general.

Cómo tomar Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados

Los comprimidos laqueados ranurados se tomarán enteros o partidos, sin masticar junto con líquido.

Cuándo y durante cuánto tiempo debe tomar Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados

Tome su medicamento exactamente como le ha indicado su médico o farmacéutico. No cambie la dosis ni interrumpa el tratamiento sin hablarlo antes con su médico.

Si usted toma más Anafranil del que debiera:

En caso de sobredosis por Anafranil comuníqueselo a su médico o vaya inmediatamente al servicio de urgencias del centro hospitalario más cercano. Los síntomas de sobredosis suelen aparecer a las pocas horas y son: mareos graves, poca concentración, pulso lento o rápido o irregular, inquietud y agitación, pérdida de coordinación muscular y rigidez muscular, dificultad respiratoria, convulsiones, vómitos y fiebre.
En casos de sobredosis o ingestión accidental, consulte al Servicio de Información Toxicológica. Teléfono 91
562 04 20.

Si olvidó tomar una dosis:

Si olvida una dosis, tómela tan pronto pueda, luego vuelva a la pauta de administración habitual. Si casi coincide con la siguiente toma, salte esta dosis y siga con su pauta de administración normal. Si tuviera alguna duda al respecto, consulte con su médico.

4. POSIBLES EFECTOS ADVERSOS

Como todos los medicamentos, Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados puede provocar efectos indeseados. Normalmente no necesitan atención médica, y pueden producirse durante el tratamiento mientras el cuerpo se acostumbra al medicamento.
Consultar con el médico si alguno de estos efectos continúa o son molestos.
Los más comunes incluyen somnolencia, cansancio, mareo, cansancio, aumento del apetito, sequedad de boca, estreñimiento, visión borrosa, temblores, dolor de cabeza, palpitaciones, náuseas, sudoración, aumento de peso y trastornos de la libido y de la potencia. Al inicio del tratamiento Anafranil puede provocar un aumento de la ansiedad, pero este efecto desaparece después de dos semanas.
Otros efectos secundarios pueden ocurrir, tales como desorientación, agitación, falta de concentración, trastornos del sueño, hiperexcitación, irritabilidad, agresividad, pérdida de memoria, sensación de irrealidad, empeoramiento de la depresión, pesadillas, bostezos, sensación de hormigueo , adormecimiento en las extremidades, fiebre, sofocos, dilatación de las pupilas, disminución de la presión sanguínea al ponerse de pie rápidamente, aumento de la presión sanguínea, vómitos, molestias abdominales, diarrea, sensibilidad cutánea a la luz solar, edema (hinchazón de tobillos, manos u otra parte del cuerpo), pérdida de cabello, aumento del tamaño de los pechos, y producción de leche, trastornos del gusto y zumbido en los oídos.

Algunos efectos pueden ser graves:

Si se observa cualquier otra reacción adversa no descrita anteriormente, consulte a su médico o farmacéutico.
Los siguientes síntomas han ocurrido habitualmente tras una retirada repentina o una reducción de la dosis:
náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, insomnio, dolor de cabeza, nerviosismo, y ansiedad.
Si se observa cualquier otra reacción adversa no descrita anteriormente, consulte a su médico o farmacéutico.
Si toma Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados durante bastante tiempo, acuda al médico para que realice controles regulares y se asegure que no se producen reacciones adversas no descritas.

5. CONSERVACIÓN DE Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados

– No se precisan condiciones especiales de conservación.
– No utilice Anafranil si el envase está dañado o muestra signos de manipulación
– No utilice Anafranil después de la fecha de caducidad indicada en el envase.

Mantenga Anafranil 75 mg comprimidos laqueados ranurados fuera del alcance y de la vista de los niños.

Este prospecto ha sido aprobado en: DICIEMBRE 2005

Posología y Formas de Administración:
La dosis y el modo de administración deben ser adaptados al cuadro clínico de cada paciente. Se procurará alcanzar el efecto óptimo con la dosis más baja posible, para ir incrementándola con cuidado, especialmente en pacientes de edad avanzada o adolescentes quienes en general muestran una respuesta más marcada a la clorimipramina.

Depresión, Trastorno Obsesivo-compulsivo, Fobias:

a) Vía oral: iniciar el tratamiento con 50 a 75 mg (1 gragea de 25 mg 2 a 3 veces al día ó 1 comprimido Retard de 75 mg una vez al día –preferentemente por la tarde-, ó 1 comprimido recubierto divisible de liberación controlada de 75 mg una vez al día –preferentemente por la tarde-), considerando que en situaciones especiales se podrá comenzar con dosis menores (por ej. 25 mg por día). Elevar la dosificación diaria gradualmente (de acuerdo a como se vaya tolerando la medicación), por ej. Agregar 25 mg cada lapso de algunos días, hasta llegar a 100-150 mg por día (4-6 grageas de 25 mg ó 2 comprimidos Retard de 75 mg ó 2 comprimidos recubiertos divisibles de liberación controlada de 75 mg por día) en la primera semana de tratamiento. En los casos severos este régimen puede ser aumentado hasta un máximo de 250 mg por día. Una vez observada una mejoría, ajustar la dosis diaria hasta un nivel de mantenimiento de 50-100 mg por día (2 a 4 grageas de 25 mg ó 1 comprimido Retard de 75 mg ó 1 comprimido recubierto divisible de liberación controlada de 75 mg por día).

b) Intramuscular: comenzar con 25 a 50 mg (1 a 2 ampollas de 25 mg), luego aumentar la dosis agregando 1 ampolla por día hasta alcanzar los 100 a 150 mg diarios (4 a 6 ampollas por día). Una vez lograda una mejoría, reducir gradualmente el número de inyecciones al mismo tiempo que se pasa al tratamiento por vía oral (dosis de mantenimiento).

c) Infusión intravenosa: iniciar con 50 a 75 mg (2 a 3 ampollas) 1 vez al día, diluidas y bien mezcladas en 250-500 ml de solución salina isotónica o solución glucosada. La infusión durará entre 1,5 y 3 horas.
Los pacientes deberán ser cuidadosamente controlados por la posibilidad de que presenten efectos adversos durante el transcurso de la infusión. Se controlará especialmente la presión arterial ya que puede producirse hipotensión postural. En general, la dosis terapéutica óptima es de aproximadamente. 100 mg, pero se pueden requerir mayores dosis en depresiones más severas o en estados obsesivos o fóbicos.
Después de alcanzada una evidente mejoría, generalmente en la primera semana, el tratamiento en infusión debe continuarse por 3 a 5 días más. La medicación debe ser continuada por vía oral, 2 grageas de 25 mg son generalmente equivalentes a 1 ampolla de 25 mg. El pasaje gradual del tratamiento con infusión a la terapéutica oral de mantenimiento puede efectuarse con inyecciones intramusculares.
No se recomienda la utilización de ampollas en los niños.

Ataques de pánico, agorafobia: se iniciará el tratamiento con 25 mg al día (1 gragea) posiblemente en combinación con una benzodiacepina. Según como sea tolerada la medicación, se aumentará la dosis al mismo tiempo que se suprime gradualmente la benzodiacepina. La dosis diaria requerida varía entre los pacientes, oscilando entre 25 y 100 mg. Si es necesario, la dosis puede aumentarse a 150 mg por día.

Se recomienda no interrumpir el tratamiento antes de los 6 meses y reducir lentamente la dosis de mantenimiento durante dicho período.

Cataplejía asociada a la narcolepsia: la dosis diaria oscila entre 25 y 75 mg.

Estados dolorosos crónicos: la dosis debe adaptarse a cada caso individual (25 a 150 mg diarios), teniendo en cuenta la medicación analgésica concomitante que pueda recibir el paciente (y la posibilidad de reducir la utilización de los analgésicos).

Pacientes de edad avanzada: se comienza el tratamiento con 25 mg al día (1 gragea de 25 mg) y se aumenta gradualmente hasta 50 mg diarios (nivel óptimo) que deberá haberse alcanzado al cabo de unos 10 días. Mantener esta dosis hasta el final del tratamiento.

Pediatría / Enuresis nocturna (solamente en niños a partir de 10 años de edad): 0,5 mg a 1 mg/kg/día. La posología será adaptada según la respuesta del paciente, procurando no superar la máxima dosis recomendada. Las grageas se tomarán de una sola vez después de cenar; los niños que miccionan en forma temprana en la cama deberán ingerir previamente una parte de la dosis (a las 4 de la tarde). Cuando se haya conseguido la respuesta deseada, se proseguirá el tratamiento (durante 1-3 meses) reduciendo gradualmente la dosis.

Efectos colaterales y secundarios:

Los efectos secundarios más comúnmente observados son: trastornos gastrointestinales (incluyendo sequedad de boca, constipación, náuseas, dispepsia y anorexia), trastornos del sistema nervioso (incluyendo somnolencia, temblor, mareos, nerviosismo y mioclono), trastornos genitourinarios (incluyendo alteraciones de la libido, trastornos en la eyaculación, impotencia y trastornos de la micción) y otros trastornos incluyendo fatiga, sudoración, aumento del apetito, aumento de peso y trastornos visuales.
Si se producen manifestaciones neurológicas o psiquiátricas graves, se deberá suspender la clorimipramina.
Los pacientes de edad avanzada son particularmente sensibles a los efectos anticolinérgicos, neurológicos, psiquiátricos o cardiovasculares. Su capacidad de metabolizar y eliminar drogas puede estar reducida, con el consecuente riesgo de presentar concentraciones plasmáticas elevadas a dosis terapéuticas.
– Estimación de frecuencia: frecuentes > 10%, ocasionales > 1-10%, raros > 0.001%, casos aislados < 0.001% –

Sistema nervioso central
Efectos psíquicos – Frecuentes: somnolencia, fatiga, inquietud, aumento del apetito. Ocasionales: confusión, desorientación, alucinaciones (en especial en pacientes de edad avanzada y en pacientes con enfermedad de Parkinson), estados de ansiedad, agitación, alteraciones del sueño, manía, hipomanía, agresividad, alteraciones de la memoria, despersonalización, agravación de la depresión, disminución de la concentración, insomnio, pesadillas, bostezos. Raros: activación de síntomas psicóticos. Efectos neurológicos – Frecuentes: mareos, temblor, cefaleas, mioclonías. Ocasionales: delirio, alteraciones en la palabra, parestesias, debilidad muscular, hipertonía muscular. Raros: convulsiones, ataxia. Casos aislados: alteraciones en EEG, hiperpirexia. Efectos anticolinérgicos – Frecuentes: sequedad de boca, sudoración, constipación, alteraciones de la acomodación, visión borrosa, trastornos de la micción. Ocasionales: sofocos, midriasis. Casos aislados: glaucoma. Sistema cardiovascular – Ocasionales: taquicardia sinusal, palpitaciones, hipotensión postural, cambios en el ECG clínicamente irrelevantes en pacientes con función cardíaca normal (por ej. cambios en T y ST). Raros: arritmias, aumento de la presión arterial. Casos aislados: trastornos de la conducción (por ej. ensanchamiento del complejo QRS, cambios en el PQ, bloqueo de rama). Sistema gastrointestinal – Frecuentes: náuseas. Ocasionales: vómitos, trastornos abdominales (por ej. Dolor abdominal, dispepsia, eructos, flatulencias, halitosis), diarrea, anorexia, elevación de las transaminasas. Casos aislados: hepatitis con o sin ictericia. Piel – Ocasionales: reacciones alérgicas cutáneas (erupciones, urticaria), fotosensibilidad, prurito. En casos aislados: edema (local o generalizado), alopecia, reacciones locales después de la inyección intravenosa (tromboflebitis, linfangitis, sensación de quemazón, reacciones alérgicas cutáneas). Sistema endocrino – Frecuentes: aumento de peso, alteraciones de la libido y de la potencia sexual. Ocasionales: galactorrea, agrandamiento mamario. Casos aislados: síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética (SIADH). Hipersensibilidad – Casos aislados: alveolitis alérgica (pneumonitis) con o sin eosinofilia, reacciones sistémicas anafilácticas/anafilactoides incluyendo hipotensión. Sangre – Casos aislados: leucopenia, agranulocitosis, trombocitopenia, eosinofilia, púrpura. Organos sensoriales – Ocasionales: alteraciones del gusto, tinnitus. Otros – Los siguientes síntomas pueden presentarse ocasionalmente después de la suspensión o reducción abrupta de la dosis de clorimipramina: náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, insomnio, cefalea, nerviosismo, y ansiedad.

Contraindicaciones:

  • Hipersensibilidad a la clorimipramina y/o a cualquiera de los excipientes, o reactividad cruzada a los antidepresivos tricíclicos del grupo de las dibenzoacepinas.
  • La clorimipramina no deberá ser administrada en combinación o dentro de los 14 días antes o después del tratamiento con inhibidores de la MAO (ver «Interacciones»). También está contraindicado el tratamiento concomitante con inhibidores selectivos de la MAO-A, como la moclobemida.

Advertencias

Se deberán evaluar los riesgos y beneficios antes de utilizar clorimipramina en pacientes con epilepsia y otros factores predisponentes, por ej. lesión cerebral por diversas etiologías, uso concomitante de neurolépticos, supresión de alcohol o drogas con propiedades anticonvulsivantes (por ej. benzodiacepinas). Aparentemente la ocurrencia de crisis es dosis dependiente. Por lo tanto, no se deberá exceder la dosis diaria máxima recomendada. Se deberán evaluar los riesgos y beneficios antes de utilizar clorimipramina en pacientes con antecedentes de aumento de la presión intraocular, glaucoma de ángulo estrecho o retención urinaria (por ej. enfermedades de la próstata). La clorimipramina deberá ser administrada con especial preocupación en pacientes con enfermedades cardiovasculares, especialmente aquellos con insuficiencia cardíaca, alteraciones de la conducción (por ej. bloqueo auriculoventricular de grado I a III) o arritmias. En estos pacientes, al igual que en los pacientes de edad avanzada, está indicado el monitoreo de la función cardíaca y la realización de ECG. Se tendrá precaución en pacientes con enfermedad hepática severa y tumores de la médula adrenal (por ej. feocromocitoma, neuroblastoma), en quienes puede provocar crisis hipertensivas. Muchos pacientes con trastornos de pánico experimentan un aumento de la ansiedad al iniciar el tratamiento con clorimipramina. Este aumento inicial paradojal de la ansiedad es más pronunciado durante los primeros días de tratamiento y generalmente revierte dentro de las dos semanas. En pacientes esquizofrénicos tratados con antidepresivos tricíclicos ha sido observada ocasionalmente una activación de la psicosis. En pacientes con trastornos afectivos cíclicos tratados con antidepresivos tricíclicos también se han informado episodios hipomaníacos o maníacos durante la fase depresiva. En estos casos puede ser necesario reducir la dosificación de clorimipramina o suspender el medicamento y administrar un agente antipsicótico. Después de superar estos episodios se podrá reiniciar la terapia a bajas dosis con clorimipramina, de ser necesario. Se tendrá cuidado al administrar clorimipramina por vía endovenosa, ya que se han informado casos aislados de shock anafiláctico. La efectividad del uso por largo tiempo (superior a 10 semanas) no ha sido sistemáticamente evaluada en estudios controlados con placebo.

Precauciones

Antes de iniciar el tratamiento con clorimipramina es aconsejable controlar la presión arterial, porque los individuos con hipotensión postural o con labilidad circulatoria pueden experimentar un descenso tensional. Se tendrá precaución en los pacientes con hipertiroidismo o que reciban preparados tiroideos, debido a la posibilidad de producirse toxicidad cardíaca. En los pacientes con enfermedad hepática se recomienda el control periódico de los niveles de enzimas hepáticas. En los pacientes con insuficiencia renal se aconseja utilizar dosis menores a las usuales, considerando que los efectos del deterioro renal sobre la farmacocinética de la clorimipramina no han sido determinados. Si bien cambios en los recuentos de la serie blanca al utilizarse clorimipramina han sido informados en forma aislada, durante el tratamiento se deben realizar recuentos hematológicos periódicos y se deberá alertar ante la presencia de síntomas como fiebre y dolor de garganta especialmente durante los primeros meses del tratamiento y durante los tratamientos prolongados. El tratamiento con clorimipramina (al igual que con los antidepresivos tricíclicos relacionados) concomitantemente con terapias electro-convulsivas, debe ser realizado solamente bajo una cuidadosa vigilancia. En los individuos predispuestos y en pacientes de edad avanzada, los antidepresivos tricíclicos pueden provocar psicosis farmacógenas (delirios) especialmente por la noche, las cuales desaparecen unos pocos días después de suspendida la medicación. El riesgo de suicidio es inherente a la depresión severa y puede persistir hasta que se produzca una remisión significativa. Puede indicarse al inicio del tratamiento una terapia combinada con benzodiacepinas o neurolépticos (ver «Advertencias» e «Interacciones»). Se tendrá precaución en los pacientes con constipación crónica. Los antidepresivos tricíclicos pueden causar íleo paralítico particularmente en pacientes de edad avanzada y pacientes postrados. Antes de realizar anestesia general o local el anestesista debe ser notificado de que el paciente ha estado recibiendo clorimipramina (ver «Interacciones»). Se ha informado sobre un aumento de la incidencia de caries dentales durante el tratamiento a largo plazo con antidepresivos tricíclicos. En los pacientes que utilizan lentes de contacto se puede producir daño a la córnea por disminución del lagrimeo y acumulación de secreciones mucoideas debido a las propiedades anticolinérgicas de los antidepresivos tricíclicos. Se deberá evitar la suspensión o reducción abrupta de la dosis de clorimipramina debido a la posibilidad de que se presenten ocasionalmente los siguientes síntomas: náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, insomnio, cefalea, nerviosismo, y ansiedad.

Embarazo y lactancia

: La clorimipramina, al igual que otros antidepresivos tricíclicos, está considerado como fármaco categoría D del embarazo. La experiencia de clorimipramina en el embarazo es limitada. Debido a que han habido informes aislados de una posible relación entre el uso de antidepresivos tricíclicos y efectos adversos (alteraciones en el desarrollo) en el feto, el tratamiento con antidepresivos debe ser evitado en el embarazo, a menos que los beneficios esperados justifiquen el riesgo potencial para el feto. En caso de decidir utilizar clorimipramina, ésta debe, si es posible, ser gradualmente suspendido al menos 7 semanas antes de la fecha probable del parto, para prevenir los síntomas de suspensión de la droga tales como disnea, letargia, cólicos, irritabilidad, hipotensión o hipertensión, temblor o espasmos, observados durante las primeras horas o días en algunos recién nacidos cuyas madres habían tomado antidepresivos tricíclicos hasta el parto. Debido a que la sustancia activa pasa a la leche materna, se deberá suspender gradualmente la medicación o se dejará de amamantar. Efectos sobre la capacidad de conducir o manejar máquinas: La clorimipramina puede provocar visión borrosa, somnolencia y otros síntomas del sistema nervioso central (ver «Efectos colaterales y secundarios»), por lo que se advertirá a los pacientes que presenten estos síntomas que no conduzcan vehículos, manejen máquinas o realicen cualquier actividad que exija un estado alerta.
También se advertirá a los pacientes sobre la posibilidad del alcohol y otras drogas de potenciar estos efectos (ver «Interacciones»).

Interacciones:

Inhibidores de la MAO (no selectivos y selectivos de la MAO-B, como deprenil): No administrar clorimipramina hasta al menos dos semana de suspender el tratamiento con inhibidores de la MAO (por el riesgo de padecer síntomas graves como crisis hipertensiva, hiperpirexia, mioclonías, convulsiones, delirio y coma). La misma precaución debe ser toma si se ha de administrar un inhibidor de la MAO después de un tratamiento previo con clorimipramina. En ambos casos, tanto la medicación con clorimipramina como con IMAO deben ser iniciadas con dosis pequeñas y aumentadas gradualmente controlando la respuesta. Existe evidencia que sugiere que la clorimipramina puede ser administrada desde las 24 horas después de suspender la medicación con un inhibidor reversible de la MAO-A como la moclobemida. En forma inversa, si se ha de utilizar un inhibidor de la MAO-A después de haber administrado clorimipramina se deberá esperar dos semanas desde la suspensión del mismo. Bloqueantes de la neurona adrenérgica: Debido a que la clorimipramina puede reducir o suprimir los efectos antihipertensivos de la guanetidina, betanidina, reserpina, clonidina y alfa-metildopa, los pacientes que requieran una co-medicación para la hipertensión deberán recibir antihipertensivos con un diferente modo de acción (ej.: diuréticos, vasodilatadores o beta-bloqueantes). Drogas simpaticomiméticas: La clorimipramina puede potenciar los efectos cardiovasculares de la adrenalina, noradrenalina, isoprenalina, efedrina, y fenilefrina (ej.: anestésicos locales). Depresores del S.N.C.: los antidepresivos tricíclicos pueden potenciar los efectos del alcohol y otras sustancias depresoras centrales (ej.: barbitúricos, benzodiacepinas o anestésicos generales). Agentes anticolinérgicos: los antidepresivos tricíclicos pueden potenciar los efectos de estos fármacos (ej.: fenotiazinas, antiparkinsonianos, antihistamínicos, atropina, biperideno) sobre el ojo, S.N.C., intestinos y vejiga. Quinidina: los antidepresivos tricíclicos no deben ser empleados en combinación con agentes antiarrítmicos del tipo de la quinidina. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina: la medicación concomitante con estos fármacos puede producir efectos aditivos sobre el sistema serotoninérgico. La fluoxetina y la fluvoxamina pueden además aumentar las concentraciones plasmáticas de clorimipramina, con los correspondientes efectos adversos. Inductores de enzimas hepáticas: los fármacos que activan el sistema enzimático hepático de la monooxigenasa (ej.: barbitúricos, carbamacepina, fenitoína, nicotina y anticonceptivos orales) pueden acelerar el metabolismo y disminuir la concentración plasmática de la clorimipramina, y reducir así su eficacia. Los niveles plasmáticos de fenitoína y carbamacepina pueden aumentar, con los consecuentes efectos adversos, por lo cual puede ser necesario ajustar la dosificación de estos fármacos. Neurolépticos: la medicación concomitante con estos fármacos puede producir un aumento de los niveles plasmáticos de antidepresivos tricíclicos, disminución del umbral convulsivo y crisis convulsivas. La combinación de clorimipramina con tioridazina puede producir arritmias cardíacas graves. Anticoagulantes: los antidepresivos tricíclicos pueden potenciar el efecto anticoagulante de las cumarinas debido a la inhibición del metabolismo hepático, por lo tanto se recomienda realizar un control cuidadoso de la protrombina plasmática. Cimetidina, metilfenidato, estrógenos: estos fármacos aumentan las concentraciones plasmáticas de los antidepresivos tricíclicos, por lo cual se deberá reducir la dosificación de los antidepresivos.

Sobredosis

Los síntomas aparecen generalmente dentro de las cuatro horas de ingestión del producto y alcanzan su máxima gravedad después de las 24 horas. El paciente puede estar en riesgo durante 4 a 6 días debido al enlentecimiento de la absorción (efecto anticolinérgico), prolongada vida media, y circulación enterohepática de la droga. Se pueden presentar los siguientes signos y síntomas: Sistema nervioso central: inquietud, agitación, reflejos vivos, rigidez muscular, movimientos coreoatetoides, convulsiones, confusión, alucinaciones, delirio, ataxia, somnolencia, estupor, coma. Sistema cardiovascular: hipotensión, taquicardia, arritmias, alteraciones de la conducción, shock, insuficiencia cardíaca; en casos muy raros, paro cardíaco. Pueden producirse, además, sequedad de mucosas, piel seca y enrojecida, midriasis, sudoración, depresión respiratoria, cianosis, vómitos, fiebre, y oliguria o anuria. Tratamiento: no existe un antídoto específico; el tratamiento es esencialmente sintomático y de sostén. Cualquier paciente en que se sospeche una sobredosis de clorimipramina, especialmente niños, deberá ser hospitalizado y mantenido bajo estricta vigilancia durante por lo menos 72 horas.
Ante la eventualidad de una sobredosis concurrir al Centro de Salud más cercano y/o cominicarse con un centro de toxicología.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *