0

Anchoas en el embarazo

Tabla de contenidos

Cuales son los beneficios de las anchoas y sus propiedades

Hoy vamos a descubrirte cuales son los beneficios y propiedades de las anchoas. El principal, que seguro que ya conoces, es que las anchoas del Cantábrico son una buena fuente de proteínas y omega-3. Son uno de los pescados azules que no deberían faltar en una dieta saludable. Los pescados azules vienen de aguas mas profundas y tienen más contenido de lípidos saludables, que son indispensables en cualquier dieta equilibrada. Las anchoas son ricas en Omega 3, fundamental para prevenir accidentes cerebro vasculares, problemas de hipertensión o riesgos de infarto.

Además las anchoas son beneficiosas para el aparato circulatorio y la prevención de la artritis. Pero bueno, antes de de conocer un poco mas sobre las cualidades de la anchoa, vamos a empezar por el principio:

Anchoas, boquerones y bocartes ¿qué son cada uno y qué diferencias tienen?

Las anchoas no son un pez. Eso debes tenerlo muy claro. La anchoa es una elaboración. El pescado del que proviene la anchoa es el bocarte. Se trata de un pescado azul. El bueno, el idóneo para elaborar las auténticas anchoas de Santoña, es el conocido como Engraulis encrasicolus. A partir del pescado fresco, se obtienen dos elaboraciones diferentes: el boquerón y la anchoa.

Por tanto, la anchoa es el bocarte limpio, curado y madurado en salazón durante al menos 6 meses. Una vez pasado el tiempo de maduración se vuelve a sobar manualmente y se envasa con un conservante como puede ser el aceite de oliva, de girasol o en mantequilla. Originalmente la anchoa era una forma de conservación originaria de Italia. Los italianos establecidos en Santoña, trajeron consigo este método de elaboración. Y es en Santoña donde, durante años, la anchoa ha evolucionado hasta convertirse en el manjar que es ahora mismo.

El boquerón es otra elaboración distinta a la anchoa. Ambos, anchoa y boquerón, como hemos dicho, provienen del bocarte. Los boquerones, en este caso, son bocartes macerados en vinagre.

Mito: las anchoas engordan

¿Alguna vez te han contado que las anchoas engordan? Pues no, las anchoas no engordan. Siempre y cuando no empecemos a mojar pan en el deliciosos aceite que las conserva. Y no engordan porque apenas contienen calorías, como verás un poco más adelante. Además el mayor porcentaje de las calorías que aportan las anchoas a tu dieta procede de su alto contenido en proteína.

7 propiedades de las anchoas

Estos son los principales beneficios de la anchoa que os enumeramos a continuación:

  • Como ya te hemos contado, tienen muy pocas calorías. La anchoa tiene unas 250 calorías por cada 100 gramos. Cada uno de los filetes aporta tan solo unas 8 calorías.
  • Muchas proteínas, por eso, las anchoas del Cantábrico se recomiendan especialmente para el desarrollo muscular. Son altamente aconsejables durante las etapas de infancia, adolescencia y embarazo dada la mayor necesidad de aporte proteico en estos períodos.
  • Además están especialmente indicadas para embarazadas por su alto contenido en ácido fólico.
  • Carne sabrosa. La anchoa presenta un sabor fuerte. Contienen un 12 % de grasas saludables con apenas hidratos de carbono y son fuente de hierro, potasio, fósforo, calcio y vitaminas A y B.
    Ese sabor destaca especialmente en la anchoa de Santoña. Al tratarse de bocarte capturado en la costera de primavera, presenta una mayor cantidad y calidad de músculo. A más músculo, menos grasa, lo que hace que la carne sea aún mas sabrosa.
  • Son compatibles con dietas de adelgazamiento ya que las anchoas combinan a la perfección con otros alimentos bajos en grasas como los pepinillos, los pimientos o los mismos boquerones. Así que ya sabes: son buenas las anchoas para adelgazar. Sin mojar pan.
  • Ayudan a frenar el colesterol: las proteínas de las anchoas son de gran valor biológico, ya que ayudan a disminuir las grasas de la sangre, principalmente el colesterol.
  • Contribuyen al fortalecimiento de los huesos, debido a que contienen una gran cantidad de vitamina D. Ese alto contenido de vitamina D convierte a las anchoas en un gran aliado para fortalecer el sistema inmunitario y prevenir ciertos tipos de cáncer.

Contraindicaciones

Como todo, el consumo de anchoas en exceso, tampoco es bueno. Si sufres de gota o ácido úrico no deberías abusar de las anchoas. Por otro lado, las anchoas, dado su proceso de elaboración, tienen un alto contenido en sal. Concretamente entre 13 y 17 por cada 100 gramos. Por lo que no se recomiendan en personas con hipertensión o sigan dietas bajas en sodio. No obstante, las anchoas del Cantábrico, no suelen alcanzar los 10 gramos de sal por cada 100 gramos de filetes. Y, por si fuera poco, en DiFERENTE, disponemos de unas anchoas del Cantábrico reducidas en sal, con tan solo 2,5 gramos por cada 100 de producto.

Las anchoas y el embarazo

Otra duda que siempre se plantea es si se pueden consumir las anchoas durante el embarazo. A priori, la respuesta es NO, por dos motivos:

  • Su alto contenido en sal. Las consecuencias directas del consumo excesivo de sal son: hipertensión, retención de líquidos y afecciones renales
  • El riesgo de anisakis, ya que el bocarte, para convertirse en anchoa no ha sido sometido a ningún proceso de cocción que elimine la posibilidad de contagio

Pero claro, en relación con el embarazo, las anchoas tienen una serie de propiedades beneficiosas para el mismo:

  • Las anchoas aportan al organismo una gran cantidad de calcio. El calcio que contienen las anchoas es muy beneficioso para los huesos, por lo que ayuda al desarrollo del feto. También son aconsejables, por su contenido en calcio, para personas de edad avanzada.
  • Las anchoas tienen un alto contenido en yodo, el cual ayuda al desarrollo del feto
  • Por último, las anchoas tienen una alta concentración de ácido fólico, tan relevante en el embarazo.

¿Estas embarazada y no puedes resistirte a unas deliciosas anchoas? Ya sabes que tenemos unas anchoas bajas en sal y, por otro lado, debes meterlas en el congelador durante 48 horas para eliminar todo riesgo de contagio de anisakis.

¿Como conservar las anchoas?

Las anchoas del Cantábrico son una semiconserva. Las auténticas anchoas de Santoña y del Cantábrico tienen un abanico de fechas de caducidad que abarca desde los 6 hasta los 12 meses. No llevan ningún tipo de conservante artificial. No las pasa nada a las anchoas de Santoña por estar un corto período fuera de la nevera (hasta siete días si no está expuesta a a altas temperaturas o impacto directo del sol u otra fuente de calor artificial) Por eso, si no son para consumo inmediato debe conservarlas en el refrigerador. Desde que abandonan nuestras instalaciones hasta que llegan a sus manos , las anchoas de Santoña y del Cantábrico de nuestra tienda gourmet online apenas pasan 12 horas. Además, al igual que nuestros quesos de Cantabria, van colocadas en un envase térmico diseñado especialmente para proteger el producto de las temperaturas exteriores.

Esta horquilla de fechas de caducidad de las anchoas de Santoña y del Cantábrico depende de dos factores:

  • La cantidad de sal empleada en el proceso de curación
  • Y el tiempo que la anchoa ha pasado curando en salmuera.

En el primer tramo de esa horquilla se encuentran las anchoas de la Reina del Cantábrico, su anchoa se caracteriza por usar una menor cantidad de sal en el proceso de curación, que tiene una duración de seis meses, lo que hace que tenga esa suavidad y equilibrio en el sabor.

En el otro extremo se encuentra la Anchoa Reserva de Catalina, que ha pasado curando en barril hasta 18 meses. Esta es la única anchoa del Cantábrico de las que vendemos que tiene un año de caducidad, debido al largo tiempo de curación. Ese largo proceso de curación en barril aporta potencia y amplitud de matices a la anchoa. El tiempo normal de curación en barril es de entre 6 y 9 meses.

Le garantizamos que puede estar tranquilo en cuanto a la fecha de envasado de las anchoas de Santoña y del Cantábrico que va a recibir, ya que el 99% de las marcas con las que trabajamos, limpian, filetean y envasan en el momento en el que se las pedimos. Es decir, apenas habrán pasado unos 15-20 días desde que sus anchoas del Cantábrico se colocaron en la lata.

En cuanto a anchoas con dos años de caducidad, desconfíe y mucho, solo podemos indicarle que, con toda probabilidad, se trata de un producto al que se le han añadido conservantes artificiales. Pueden denominarse anchoas, pero están muy lejos de la calidad, aroma, sabor y cualidades de las verdaderas anchoas de Santoña y del Cantábrico

Elaboración de las anchoas

Uno de los productos más preciados de la gastronomía cántabra es la anchoa y, más concretamente, las anchoas del Cantábrico. Este año, en plena costera, tuvimos la oportunidad de acercarnos a Santoña de la mano de Conservas Mingo, para conocer cómo hacer las verdaderas anchoas del Cantábrico.

Pesca del bocarte del Cantábrico

En Santoña el olor a salitre es inconfundible, así como la bocina de la Lonja. Escuchamos como suena una vez, esto significa que un pesquero acaba de llegar al puerto. Viene cargado del maravilloso bocarte del Cantábrico. La bocina es la señal de que el proceso de elaboración está a punto de comenzar

Vamos a la Lonja para ver qué mercancía nos llega hoy y, para nuestra sorpresa, es una excelente remesa de bocartes, con un tamaño y aspecto ideal para que se conviertan en futuras anchoas de del Cantábrico. Ya sabes que el origen del bocarte es uno de los dos puntos clave de la calidad de este tipo de anchoas. El otro pilar radica en que debe ser capturado en la costera de Primavera.

Todo esto porque la especie idónea para la elaboración de la anchoa es el Engraulis encrasicolus, la especie de la familia del bocarte que está presente en el Mar Cantábrico. Y es idónea no porque lo digamos nosotros, sino porque es la que presenta mejores condiciones por su acumulación ácidos grasos Omega-3 para convertirse en anchoas en aceite. La otra característica fundamental para la obtención de la mejor anchoa del Cantábrico es que la pesca proceda de la costera de Primavera. Es en este momento cuando el pescado está en su punto óptimo de tamaño para entrar en salazón y maduración.

Vuelve a sonar la bocina, pero en esta ocasión dos veces. El pescado ya está descargado y listo para ser subastado. Los mayoristas lidian en pocos minutos por llevarse los lotes a los mejores precios, nosotras estamos pujando por los mejores pescados. Una vez disponemos de la mejor pesca, llega el momento de comenzar la elaboración.

Descabezado y salazón del bocarte

Primero nos explican cómo preparar el pescado para la salazón y cuándo es el momento óptimo en el que la anchoa llega a su punto de maduración exacto. Nos cuentan que tienen un pequeño secreto que hace que su anchoa sea única. Y es que regulan la temperatura durante este proceso para que la maduración se haga a un ritmo adecuado. De esta manera los filetes de anchoas del Cantábrico siempre tendrán el sabor y textura característicos de la marca.

Limpieza y desespinado del bocarte

Una vez alcanzado el grado de maduración deseado, es entonces cuando uno a uno se limpian los bocartes en salazón. Nos dan unos guantes y una red y Loli, una de las trabajadoras, nos ayuda a descubrir el que será el filete de anchoa del Cantábrico. Este proceso se hace con mucho mimo, de la cabeza hacia la cola, y una vez finalizado lavamos el pescado para eliminar el exceso de sal.

Para quitar la humedad a la anchoa, Loli nos ayuda a envolverla en un trapo que, después, introducimos en la secadora en la que, con sumo cuidado, quitamos toda la humedad al pescado. De ahí a las manos expertas de las delicadas conserveras.

Fileteado y envasado de la anchoa

Así, nos ponemos manos a la obra y, con ellas, preparamos los filetes de la anchoa, los desespinamos e introducimos en la lata. Por último, y una de las cosas que podría decirse que es seña de identidad de Conservas Mingo, las anchoas se envasan con un aceite de oliva de sabor suave, que no impregne el pescado para que éste conserve intacto su sabor. Así finaliza el proceso y las anchoas están listas para ser enlatadas y, por supuesto, enlatamos nuestra propia producción de la que hemos disfrutado mucho en familia.

Un poco de historia

Conservas Mingo es una empresa que comenzó su andadura el 11 de octubre de 2013. Y lo hizo de la mano de una familia de gran tradición hostelera encabezada por Anselmo Domingo Ortiz Quintana. Él es el padre de una gran familia de cinco hijos que están plenamente involucrados en la actividad empresarial del Grupo Hotelero Hoteles de Cantabria, que dirige el Hotel Isla Bella Spa, el Hotel Olimpo y el Asador Restaurante Mi Abuelo Lipe, en Isla, el Hotel Milagros Golf en Mogro y el Asador Restaurante La Lonja, en Santoña.

En 2015, el Gobierno de Cantabria hizo a Mingo un encargo muy especial: anchoas del Cantábrico para regalar a la Casa Real y al Consejo Ministerial. La empresa elaboró estas anchoas exactamente con el mismo trato que da a toda su producción. Precisamente, la idea de crear Conservas Mingo, derivó de esta actividad hostelera. Decidieron empezar a elaborar sus propias anchoas del Cantábrico para ofrecer a sus clientes un producto excelente y de máxima calidad y, en poco más de tres años, lo han conseguido plenamente, por lo que desde alimentación especializada DIFERENTE les damos la enhorabuena.

Esperamos que hayas disfrutado de este artículo en el que te contamos como se elaboran las anchoas. Como habrás podido ver el proceso de elaboración de la anchoa es laborioso y muy especializado. Si quieres probar en casa, no te lo vamos a impedir. Pero si solo quieres disfrutar de este manjar, recuerda que tenemos las mejores anchoas de Santoña para comprar online.

Información nutricional de las anchoas

Continuamos este recorrido por las cualidades de las anchoas con una tabla comparativa de sus calorías y valores nutricionales en función del fabricante. Los tiempos de maduración, el calibre de la pesca, el momento de captura y el aceite usado en el envasado afectan de una manera u otra a la composición nutricional del producto final.

Calorías de las anchoas por marcas

Proseguimos con este repaso a los atributos de las anchoas con un desglose comparativo de los valores nutricionales de las distintas marcas de anchoas. Estamos seguros que te servirán de ayuda para conocer un poco más sobre este producto gourmet.

Fraude en las anchoas del Cantábrico. ¿Cómo evitar que te engañen?

Seguro que has oído hablar del estudio de la OCU en el que se afirma que un alto porcentaje de las anchoas del Cantábrico que se venden como tal, no lo son. Por desgracia es cierto. En el estudio la OCU nos cuenta que puedes encontrarte anchoas elaboradas en Madrid con bocarte procedente de Marruecos y que en su lata se anuncian como anchoas del Cantábrico. Con dos narices.

¿Porqué ocurre esto en un producto como las anchoas?

Por una sencilla razón, no existe una normativa que regule la denominación anchoa del Cantábrico. Ni siquiera una IGP o Indicación Geográfica protegida que determine qué anchoas pueden etiquetarse como tal. Al considerar las anchoas del Cantábrico un producto gourmet y de gama alta, la tentación de cobrar un sobreprecio es muy grande.

¿Que consecuencia tiene este fraude con las anchoas del Cantábrico?

Pues que, seguramente, mucha gente se haya sentido defraudada con su compra de anchoas del Cantábrico en cualquier sitio guiada tan solo por el precio. Y cuando ha abierto la lata se ha encontrado con la desagradable sorpresa de una pesca sucia, elaborada de manera industrial y que carece de todas las características que debe reunir la auténtica anchoa del Cantábrico:

  • Debe estar elaborada con bocarte del Cantábrico (engraulis encrasicolus)
  • Para que la anchoa sea de la mayor calidad, debe proceder de la costera de Primavera.
  • Además, tiene que estar madurada en sal y elaborada en Cantabria o Pais Vasco.

Quizás por eso hayas probado anchoas y no te hayan parecido tan buenas como realmente debían ser, al menos por el precio que has pagado por ellas.

¿Cómo evitar ser engañado con las anchoas del Cantábrico?

Lo primero que debes hacer es encontrar un sitio de confianza para adquirir tus anchoas del Cantábrico. Está mal que lo digamos nosotros, pero nuestra tienda online es un lugar perfecto. Tenemos más de 30 años de experiencia en la venta de productos de gourmet en general y de anchoas de Santoña y del cantábrico en particular. Trabajamos codo con codo con los mejores fabricantes de anchoas del Cantábrico, de manera que solo te ofrecemos las auténticas anchoas del Cantábrico.

Solo elegimos productores pequeños, que usan los métodos de elaboración tradicionales. Con largos tiempos de maduración del bocarte controlados en todo momento. Al ser conserveras de tamaño pequeño, tienen controlada toda la producción y, cuando se agota, simplemente no hay mas. No arriesgan su nombre y su nivel de calidad adquiriendo pesca de dudosa procedencia o semielaborada de manera industrial. Todo el bocarte procede de la Costera de Primavera del Cantábrico (zona FAO 27). Y todo él, capturado al alba, para que pase el menor tiempo posible entre su pesca y el descabezado y eviscerado. Solo así conserva todas sus propiedades. Así que si te encuentras con pesca del Cantábrico elaborada lejos de la zona de captura, desconfía. ¿Cuanto tiempo ha esta viajando ese bocarte desde que ha sido pescado hasta que se comenzó a elaborar?

Todo el pescado se trabaja a mano. Se filetea y soba de manera artesana. Uno a uno. Y se envasa en el momento del pedido, para garantizar la frescura del producto.

Solo si el producto que adquieres reúne todas esas características que te hemos mencionado estarás comprando las verdaderas anchoas del Cantábrico. Sin miedo a que te engañen. Y solo así disfrutaras de un producto de calidad garantizada.

7 claves para acertar en la compra de tus anchoas

Vamos a resumir en 7 puntos la mejor manera de que no te engañen en tu compra de anchoas. Además, al final de estos 7 puntos entenderás los motivos por los que las verdaderas anchoas tienen un precio superior a lo que te encuentras en cualquier supermercado.

Para entender todo, debemos remontarnos al año 2005. En aquella época, y hasta 2010, la pesca del bocarte en el Golfo de Vizcaya estuvo prohibida para recuperar los niveles del caladero. En ese lustro, todas las empresas conserveras se vieron en la obligación de comprar anchoas del Mediterráneo que, aunque sean de la misma especie, no reúnen las mismas características, debido a lo opuesto que resultan las condiciones del Cantábrico en comparación con las del Mediterráneo.

Si la cosa se hubiese quedado allí, no habría supuesto mayor perjuicio. Pero hubo empresas que fueron más allá. Empezaron a comprar la pesca en países sudamericanos. Además, abarataron costes de mano de obra, llevando la producción fuera también. Y, cuando por fin se levantó la veda, algunas conserveras volvieron a la elaboración tradicional. Pero otras se quedaron definitivamente en el lado oscuro.

Así que, sin más dilación, vamos a ver, los siete puntos clave que te permiten diferencias las verdaderas anchoas del Cantábrico de las que no lo son:

  1. Las verdaderas anchoas caducan pronto. A pesar de pasar uno o dos años en salazón, una vez se lavan y se envasan en aceite, su período de caducidad es de seis meses a un año. Así que fíjate bien en la fecha de envasado y en la de caducidad. Si entre ambas existe más de un año de diferencia es que se han añadido otras sustancias conservantes. Se recomienda guardarlas siempre en la nevera. No obstante, no les pasa nada a las anchoas si, estando cerradas, pasan un par de días fuera del frío. Puedes estar tranquilo si las compras cuando vienes a Cantabria y te las llevas a casa. Cómpralas el día antes de salir o, pídelas online.
  2. Tienen que ser bocartes pescados en el Cantábrico. No nos cansamos de repetirlo. Aunque las del Mediterráneo y del Cantábrico sean de la misma especie (Engraulis Encrasicolus) y tengan un sabor prácticamente idéntico, se diferencian en un aspecto primordial: la textura. La anchoa del Cantábrico se pasa el día luchando contra bajas temperaturas y fuertes corrientes. Se mueve mucho más, por lo que su carne es más dura y tersa. Por contra la anchoa del mediterráneo tiene una vida más tranquila y su carne es más blanda. Y ya, si ni siquiera se trata de la misma especie, no hay punto de comparación posible.
  3. Las anchoas del Cantábrico son más grandes, pero no del tamaño de una pescadilla. Para que te hagas una idea, el bocarte que usan las conserveras que elaboran anchoas de Santoña es de un calibre que permite que en cada kilo haya entre 25 y 40 piezas, lo que se conoce como granos. Sin embargo, hay otras empresas que, para simular una anchoa más ancha, pasan los filetes por rodillos que los aplanan y ensanchan. Además de lo dudoso de la maniobra, los rodillos hacen que la anchoa expulse unos jugos muy preciados que le dan su característico sabor. Así que cuando veas términos como “anchoas 00” o “extra grandes”… puede que el pescado se haya llevado un buen rodillazo
  4. Todo el proceso se realiza en Cantabria, no es casual que la distancia que separa las fábricas de las lonjas en Santoña sea de apenas unos cientos de metros. Cuanto menos sufra el bocarte en su transporte mucho mejor. Incluso se aprecia diferencia de calidad entre aquellos que son pescados por la tarde noche y los que se capturan al alba, justo antes de volver a la lonja. Estos últimos son más frescos y han sufrido menos en el transporte.
    A mayor tiempo transcurrido desde la captura hasta el procesado, mayor sufrimiento del pescado y mayor peso soportado durante el transporte. Por eso si ves anchoas con la marca de la espina, tendrás una señal inequívoca de que ese bocarte sufrió durante más tiempo los problemas de transporte.
    Todas las anchoas del Cantábrico que vendemos en nuestra tienda gourmet online, se elaboran íntegramente en Cantabria con bocarte capturado al alba. Comienzan a transformarse en anchoas prácticamente vivos.
  5. El bocarte se pesca en primavera, porque es en esta época del año cuando está en perfecto estado para convertirse en anchoa de Santoña. Los primeros bocartes aparecen por los puertos del País Vasco en el mes de marzo, pero aún no tienen el tamaño idóneo. Es en mayo, cuando alcanzan la talla perfecta. En este mes se encuentran a la altura de Cantabria. Luego ya en Junio, se realizan las últimas capturas en Asturias. Y aquí finaliza la costera de Primavera. Cuando en Agosto reaparece por Galicia y en noviembre ya en las costas de Bretaña, el bocarte acumula demasiada grasa. Si se usase esa pesca habría que alargar sensiblemente el proceso de curación en el salazón, lo que daría como resultado, una anchoa mucho más harinosa con una textura que nada tiene que ver con la carnosidad de las auténticas anchoas.
  6. Las verdaderas anchoas del cantábrico se soban a mano. De nada sirve tener el mejor producto del mundo si se no se sabe procesar y elaborar correctamente. Y el sobado manual de las anchoas del cantábrico es un verdadero arte. Disfrutar de la habilidad con la que las expertas manos de las mujeres de las conserveras separan los filetes y los limpian completamente es un espectáculo. Para que te hagas una idea, con toda su experiencia, se tarda aproximadamente un minuto en limpiar y sobar a mano perfectamente un filete de anchoa. Para elaborar tan solo cinco latas que contengan 12 filetes cada una, se tarda una hora, sin tener en cuenta el tiempo de envasado y llenado de la lata.
  7. Las anchoas de Santoña de verdad valen más de dos euros. Aquí tienes la clave de todo esto. El porqué del precio de las verdaderas anchoas del cantábrico. Estamos hablando de la mejor materia prima del mercado y eso hay que pagarlo. El bocarte utilizado para convertirse en anchoa de Santoña se subasta en lonja en torno a los 4-5 euros por kilo. Incluso ha habido años que, por su escasez, se han pagado casi a 15 euros por kilo. Elaborar una lata en condiciones lleva aproximadamente un cuarto de hora. Añadamos a estos costes, el hecho del tiempo que pasan en salazón en unas condiciones totalmente controladas de temperatura y humedad. Si lo ponemos todo junto tenemos la clave del precio de las famosas anchoas del Cantábrico. Así que, si estás buscando anchoas del Cantábrico y las encuentras a menos de 10 euros los 100 gramos de producto… Desconfía. Y esos tarros de 2 euros, ya ni te cuento, ya no es que no se pescaran ni elaboraran en Cantabria, es que ni siguiera se ha hecho en España.

¿Cuales son las mejores anchoas?

Gran pregunta. Cada persona tiene su marca de anchoas favorita. Nosotros también tenemos la nuestra. Pero contamos con la ventaja de disponer de miles de clientes que consumen anchoas habitualmente. Y confiamos en su criterio. Por eso dejamos que sean ellos los que decidan.

Las mejores anchoas 2020 por su relación calidad/precio

Uno de los factores determinantes a la hora de realizar una compra es la relación calidad/precio sin duda. Por ello, con los datos que nos aportan nuestros miles de clientes diarios, elaboramos y actualizamos periódicamente el ranking de las mejores anchoas de Santoña. En él tenemos en cuenta la marca, el formato y el precio. Uniendo estos tres factores podemos determinar cuáles son realmente las mejores anchoas de 2020. Y para que puedas comprobarlo personalmente, las hemos agrupado en un pack ahorro con el 10% de descuento

  • ¡Oferta! 10 % de descuento ENVÍO GRATIS

    🥇 Las 3 mejores anchoas de Santoña 2020

    75,04€ 67,54€

    La unidad por solo 67.54 €

    Ahorra 7.50 €

Las mejores anchoas 2020 a juicio de nuestros clientes

Y si sacamos el precio y el formato de la ecuación, ¿cuales son las mejores anchoas del Cantábrico 2020? Esa es la misma pregunta que nos hicimos nosotros. Por eso realizamos una cata ciega con un grupo de clientes consumidores habituales de anchoas. Los reunimos en nuestra sala de catas y evaluaron varias marcas de anchoas. Puntuaron una serie de parámetros, como aroma, color, sabor, limpieza… y determinaron las 5 mejores anchoas del cantábrico 2020. Y para que te asegures una magnífica compra, las hemos reunido en un pack ahorro. Así las puedes probar con un sensacional descuento

  • ¡Oferta! 10 % de descuento ENVÍO GRATIS

    🥇 Las 3 mejores anchoas del Cantábrico 2020

    77,29€ 69,56€

    La unidad por solo 69.56 €

    Ahorra 7.73 €

Así que ahora que ya sabes que las anchoas no engordan y que tienen un montón de propiedades y beneficios, ¿A qué esperas para probar las anchoas de Santoña que hemos seleccionado para tí en Diferente.?

¿Se pueden comer anchoas durante el embarazo?.

La recomendación de no consumirlas durante el embarazo se relaciona con la posibilidad de que contenga larvas de Anisakis (y sus posibles consecuencias).
En éste tema hay defensores del no comerlas, mientras que hay detractores que afirman que el proceso de salazón y conserva los elimina.
Las complicaciones por ingerir Anisakis suelen presentarse en poco tiempo; desde una reacción alérgica a las pocas horas (por alergia al Anisakis), hasta íntomas gastro-intestinales severos en las siguientes 24-72h tras la ingesta (por Anisakiasis, o Anisakidosis).
Si las comistes, y no te sentiste mal, tranquila, no hubo problemas de Anisakis.
Busca información sobre ello /hay mucha en la red), y valóralo por ti misma: personalmente creo que se llega a exagerar mucho sobre lo que podemos o no podemos comer en el embarazo (sobretodo los que vivimos en países considerados «del primer mundo», o «desarrollados»), pero el embarazo es tan importante que tal vez preferimos sacrificar nuestros deseos alimentarios durante esos pocos mesecillos…
Por el Omega3 no tienes que preocuparte; lo encuentras en toda la variedad de pescado azul, y una vez bien cocinado (o incluso congelado a -20ºC, o menos, durante más de 24h) ya no hay riesgo de Anisakis.
Sobretodo intenta disfrutar de tu embarazo, ¡Os lo merecéis tu y tu bebé! 😉

¿Por qué hay alimentos prohibidos en el embarazo?

Pues cuando yo estaba embarazada de ti comía de todo y mira qué bien has salido. ¿Qué embarazada no ha oído esa frase de boca de su madre? Y es que los alimentos prohibidos en el embarazo son un «invento» relativamente reciente. Sin embargo, que en el pasado no se tomaran ciertas precauciones con la alimentación o con los hábitos durante el embarazo no significa que estuviera bien hecho (sólo tenemos que echar un vistazo a los anuncios de los años 50 en la que las enfermeras eran el reclamo publicitario del tabaco).

Vaya por delante que no soy partidaria de prohibir alimentos en general ni en el embarazo en particular. Como veremos a continuación, hay salvoconductos para tomar casi todos ellos, sin embargo, por desconocimiento o temor se opta por eliminarlos de la dieta. La consecuencia (además del evidente fastidio en la preñada) es la atribución a este estado fisiológico de buena esperanza cierto matiz innecesario de enfermedad.

Por dos razones:

1- Porque tienen bichos. Los bichos pueden ser parásitos como en el jamón y la famosa toxoplasmosis o bacterias como en el caso de algunos quesos y la listeriosis.

2- Porque tienen algún componente maligno. Es el caso de la cerveza que contiene alcohol o del paté que contiene vitamina A cuyo consumo en exceso puede ser perjudicial.

¿Cuáles son los «alimentos prohibidos» durante el embarazo?

El alcohol es el único «alimento» cuyo consumo debería estar restringido totalmente en la gestación. ¿Qué pasa si me tomo una cerveza durante el embarazo? ¿Puedo tomar una copa de vino estando embarazada? No hay ningún estudio que indique un límite inferior aceptable de alcohol ni confirme la manida expresión de «por una copita de vino no pasa nada».

Aunque a todas luces no tiene los mismos efectos negativos sobre el feto un consumo puntual de alcohol que el alcoholismo de una madre embarazada, no hay motivos que justifiquen el consumo de alcohol en ningún grado. Los tan cacareados «beneficios nutricionales» de la cerveza, por ejemplo, pueden obtenerse sencillamente mediante otros alimentos.

Es importante recordar que aunque para el 90% de los camareros de España no hay distinción cuando se pide, la cerveza SIN y la cerveza 0,0 no son iguales siendo esta última la única que se puede tomar sin riesgo durante el embarazo (y la que no suelen tener en los bares). El hecho de que sepa a pis, con perdón, ya es otra historia.

2. Jamón serrano y toxoplasmosis

No poder comer jamón serrano durante el embarazo es quizá la mayor penitencia de la embarazada moderna. Eso sí, si se ha pasado la enfermedad previamente (la seropositividad se detecta en un análisis rutinario) la embarazada se libra de esta terrenal tortura.

No sólo de jamón vive el toxoplasma. En este grupo se incluye el lomo, el chorizo, el salchichón, los carpaccios, los tartares y toda carne cruda que no haya pasado un proceso térmico que mate al bicho. A pesar de que hay estudios recientes (muchos de ellos patrocinados casualmente por la industrua cárnica) que indican que por encima de 24 meses (incluso de 14 meses) el proceso de curado hace imposible la supervivencia del toxoplasma, es necesaria una evidencia mayor.

Por otro lado, aunque esto sea cierto, ¿sabemos cuánto tiempo de curación tiene el jamón que estamos comprando en el supermercado? Como la línea entre jamón del bueno y jamón del malo es complicada (y tampoco nadie nos asegura que en un cinco jotas no haya toxoplasma), hasta que se demuestre lo contrario no hay razón para arriesgar. Sobre todo existiendo una solución: congelar.

¿Cuánto tiempo se debe congelar el jamón serrano para que pueda comerlo una embazada?

Teóricamente, con 24 horas a -20º es suficiente para matar al bicho. Como no tenemos equipos de congelación demasiado precisos en casa y suelen rondar los -18º, se recomiendan tres días previos de congelación previo a su consumo.

Y no, no sabe exactamente igual, pero a las reticentes les sorprendería saber lo muchísimo que se parece su sabor. Infinitamente más que la cerveza 0,0 a la cerveza normal…

En este vídeo Juanolo y yo explicamos la cuestión del jamón y el embarazo… ¡no se lo pierdan!

3. Sushi, ahumados y anisakis

Si la carne cruda no se puede comer en el embarazo, el pescado crudo tampoco. Los carpaccios o tartares de pescado están tan desterrados como los de carne, y en este caso el salmón ahumado es el jamón serrano del mundo pez: el ahumado no garantiza la eliminación de anisakis.

En la Comunidad de Madrid recomiendan la congelación de todo el pescado a -18º durante al menos 48 horas. Y esta recomendación es para la población en general, no sólo en embarazadas. Y la última recomendación, desde julio de 2018, es que al menos se congele durante cinco días.

4. Quesos, embutidos, patés y listeriosis

La listeria es una bacteria que no suele hacer de las suyas en los humanos pero se ceba con las embarazadas particularmente. En este caso no sirve la trampa de congelar, la listeria es muy puñetera y resiste la congelación. Sin embargo, si los quesos están hechos con leche pasteurizada o se han calentado por encima de los 75º (salsa de roquefort a la que vemos hervir, por ejemplo) su consumo es apto.

Además de los quesos, la listeria campa a sus anchas en los fiambres (sobre todo en los que no vienen envasados al vacío y se cortan en el supermercado o la charcutería) y especialmente en las salchichas. En Estados Unidos se hace especial hincapié en que no se tomen perritos calientes si no se está segura de que la carne se haya recalentado a la temperatura adecuada. Otros paraísos de la listeria son los patés y pastas de carne.

¿Qué quesos no puedo tomar estando embarazada?

No se deben tomar durante la gestación todos aquellos quesos realizados con leche sin pasteurizar como feta, camembert, brie o los que tienen «moho» como el roquefort. En el etiquetado de todos ellos se indica si están fabricados a partir de leche pasteurizada o no.

5. Pescado azul y metilmercurio

A pesar de que el consumo de omega tres es muy recomendable durante el embarazo y de que su mayor fuente en la alimentación es el pescado azul, hay que tener precaución porque el metilmercurio se puede acumular en los peces y su consumo en exceso puede llegar a ser perjudicial para el feto.

¿Cuáles son los pescados azules más peligrosos y que se deben evitar en el embarazo?

Los más grandes, ya que en ellos la acumulación es mayor. Aquí lo de atún grande, ande o no ande, no nos sirve. El pez espada, el tiburón, el atún rojo o el lucio son aquellos que debemos evitar.

Por otro lado, el consumo de otro tipo de pescado azul como el salmón, atún en lata durante dos veces por semana es más que recomendable. Si no podemos asegurar esta ingesta, son convenientes los suplementos vitamínicos durante el embarazo con omega tres.

6. Patés y vitamina A

La vitamina A se acumula en el hígado y no se elimina su exceso por la orina (como sucede con la vitamina C, por ejemplo, que por muchas naranjas que tomemos nunca será dañina).

El exceso de vitamina A puede ser perjudicial para el feto y por ello se debe limitar el consumo de foie. Esto no quiere decir que el foie esté prohibido en el embarazo. Si nos encontramos frente a un paté que nos apetece podemos tomar algunas tostadas sin problema (sabiendo parar a tiempo y no comiéndonos media tarrina, o la tarrina entera).

7. Ensaladas.

Tanto la verdura como la fruta sin lavar pueden contener infinidad de bichos (uno de los más peligrosos es listeria, el de los quesos). Su consumo es más que recomendable en el embarazo pero debemos asegurarnos de una limpieza previa adecuada lavándolas a conciencia. Puede ser recomendable el uso de desinfectantes como el clásico Amukina.

8. Café y refrescos excitantes

Hay estudios que recomiendan un máximo de cafeína diario de 300 mg durante el embarazo. Un café (en función de los infinito tipos de cafés que tomamos y nuestras particulares formas de prepararlo) puede llegar a tener 200 mg de cafeína por cada 100 g. Por su parte, los refrescos pueden tener en torno a 40 mg de cafeína.

Lo que es cierto es que la cafeína es una sustancia con propiedades estimulantes que no beneficia al bebé y por tanto las bebidas que la contienen deben ser evitadas en la medida de lo posible.

Los grandes olvidados: dulces y comida basura

No podemos negar que suena mucho más exótico decir:

– Estoy embarazada y no puedo comer roquefort y foie de oca.

Que decir:

– Estoy embarazada y no debo comer donuts y precocinados.

Generalizar está feísimo pero es un hecho que en el embarazo las mujeres tienden a darse caprichos y atacar sin piedad las heladerías en base a tres sólidos argumentos:

1- Los socorridos antojos como causa de fuerza mayor (no vaya a ser que al niño le salga una mancha o a saber qué).

2- El consabido «tengo que comer por dos» al que, medio en broma medio en serio, se sigue recurriendo a pesar de saber que es falso.

3- La resignación: «como ya estoy gorda, un poco más da igual» o «ya me lo quitaré después todo junto».

El exceso de azúcar y de las maravillosas grasas que nos ofrece la industria del bollo o de la comida rápida no son perjudiciales solo para la madre sino también para el futuro niño. Varios estudios muestran que la alimentación durante el embarazo podría influir en el desarrollo físico e intelectual del bebé y estar relacionado con posteriores enfermedades en la etapa adulta.

¿Qué puede comer una embarazada en un restaurante?

Pues de todo… y de nada. Me explico. Siendo puristas, al no tener la certeza de que la verdura se ha lavado convenientemente, por ejemplo, no se deberían tomar ensaladas y al no tener la certeza de que el pescado se haya congelado tampoco se debe tomar sushi. Pero si nos ponemos puristas de verdad, tampoco tenemos la certeza de que la persona que está emplatando se haya lavado las manos después de ir al baño.

Debemos tener sentido común y no convertir la comida fuera de casa en una obsessión. Sin embargo, comer fuera de casa siempre tiene sus riesgos y por ello, especialmente estando embarazada, se deben elegir establecimientos de confianza (yo me olvidaría de los food-trucks, ya sabéis, aunque esto es personal) y elegir alimentos que estén cocinados preferentemente.

El consejo de la Boticaria

1- Agua: Litros de agua que no falten (sin malgastarla) para lavarnos las manos previamente a la comida y a la manipulación de los alimentos. También para lavar la fruta y la verdura.

2- Frío y calor: Frío para congelar a los bichos y calor para achicharrarlos. Los alimentos que estén cocinados o congelados previamente siempre serán de elección (excepto en el caso de la fruta y la verdura a la que, como hemos comentado, someteremos a infructuroso proceso de limpia y enjuague previo).

3- Una pizca de sensatez: No tiene sentido hacer el gran drama del metilmercurio mientras comemos palmeras de chocolate sin ningún tipo de remordimiento. Con alimentos de calidad, las adecuadas técnicas culinarias y siguiendo una alimentación equilibrada el riesgo de que exista algún problema se minimiza.

Si tenéis alguna duda en concreto sobre alimentos prohibidos en el embarazo, os animo a que la compartáis en los comentarios puesto que probablemente alguien más la tenga o la haya tenido en alguna ocasión. Podéis encontrar otros consejos para esta etapa en este post sobre como evitar estrías en el embarazo.

EL MOCO RADIACTIVO: UN LIBRO PARA PADRES PRIMERIZOS

Si sois padres primerizos, os recomiendo echar un vistazo al único e inigualable libro sobre cuidados del bebé en un tono ameno y con sentido del humor «El Moco Radiactivo». En él encontraréis información sobre las dudas más frecuentes durante el primer año del bebé: ¿qué hago con ese alien llamado cordón umbilical? ¿el color de la caca importa? ¿y el de los mocos? ¿me puedo tomar una cerveza si estoy dando el pecho? ¿cuál es la mejor leche de fórmula para el bebé? ¿y la mejor papilla? ¿es tan malo el azúcar como lo pintan? ¿cuáles son las vacunas que no están incluidas en el calendario y por qué debo ponerlas al bebé? Cuando llega el verano… ¿cuál es el mejor protector solar? ¿y el mejor antimosquitos?

La respuesta a todas estas preguntas y otros cientos más, en El Moco radiactivo. Y además, con ilustraciones más que chulas. Lo sé, se me nota, estoy enamorada de mi niño…

¡ATENCIÓN!

Fuentes:

Fuentes:

Swedish National Food Agency. Food and Nutrition Dietary Guidelines

FDA: Food Safety for Moms-To-Be: While You’re Pregnat -Listeria

FDA: Food Safety for Moms-To-Be: While You’re Pregnat -Toxoplasmosis

FDA: Food Safety for Moms-To-Be: While You’re Pregnat- Metilmercurio

Anisakis SaludMadrid www.madrid.org

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *