0

Anemia y menstruacion

[INVESTIGACIÓN] La ilegítima ruta de los desechos humanos que el ISSS avaló

Es normal que durante la menstruación tengamos más apetito y un gusto particular por comidas grasosas y azucaradas, sin embargo, debemos vencer la tentación, conocer qué se puede comer y qué no.

  • ¡Que no te pase factura! 5 señales de que el estrés está causando estragos en tu cuerpo

Según la ginecóloga y obstetra Roselby Ramírez, es necesario mantener una dieta balanceada rica en frutas, cereales y grasa natural para el buen funcionamiento del organismo. El ciclo menstrual de la mujer no solo se le atribuye a los días que se presenta el sangrado, sino que es todo un proceso de 28 a 32 días, aproximadamente, en donde se debe tener cuidado con el consumo de ciertos alimentos, realizar ejercicio y controlar el estrés. Los siguientes grupos de alimentos son los que no debes consumir, puesto que agravan los síntomas premenstruales y propios del período, como cólicos, cansancio, irritación, inflamación y fatiga.

No puedes comer durante la menstruación

• Cafeína. Asociada principalmente con el café, esta sustancia la podemos encontrar en chocolates, bebidas energizantes y refrescos artificiales. La cafeína estrecha los vasos sanguíneos y deshidrata el cuerpo más rápido debido a que es un diurético por excelencia, lo cual puede causar dolor de cabeza e irritabilidad.

• Alimentos fritos. Al comer tanta grasa, el cuerpo aumenta los niveles de estrógeno, lo que provoca alteraciones hormonales, causando calambres, sangrado atípico y dolor.

• Azúcares. Al consumir mucha azúcar durante el periodo menstrual, el cuerpo la quema rápido, convirtiéndola en energía. Luego el funcionamiento del cuerpo entra en una etapa de aletargamiento, volviéndolo más pesado y dando paso a la fatiga, cansancio y sueño excesivo.

Aléjate de estos elementos, y ten en cuenta que hay otras alternativas que te ayudarán a sobrevivir durante esos días “catastróficos”.

  • «Papá, ¿qué es la menstruación?»

Sí puedes comer durante la menstruación

• Frutos secos. Contienen altos niveles de magnesio y grasa natural que te ayudan a reforzar el sistema nervioso, relajar los músculos, regulan la presión arterial y fortalecen los huesos.

• Frijoles y guisantes. El alto contenido de fibra y hierro que poseen te ayudará no solo al buen funcionamiento del sistema digestivo, sino a controlar los cólicos y calambres que propios de la menstruación.

  • Cómo es el calzoncito reutilizable de estilo brasileño para la menstruación

• Salmón y camarones. Los ácidos grasos como el omega 3 los puedes encontrar en varios pescados y mariscos, y con mayor concentración en el salmón.

• Té de jengibre. Puede ser de gran ayuda para el dolor menstrual, no solo por el confort de algo caliente, sino por las propiedades desinflamatorias que posee el jengibre. Te ayudará para aliviar náuseas y la distensión abdominal.

• Bananas. Esta fruta contiene vitamina A y ácido fólico que te ayudan al incremento de serotonina en el cerebro, produciendo así un efecto de buen humor y calma.

  • Cómo se produce la menstruación y por que a algunas mujeres le duele más que a otras

Tags:

  • Menstruación
  • Alimentos
  • Nutrición

Si tienes un viaje importante que hacer o un evento al que no puedes faltar, puede que tener la menstruación sea una auténtica molestia, de modo que siempre tenemos la opción de intentar retrasar la regla. Así, llegará un poco más tarde de lo previsto o fuera del periodo regular en el que siempre la tienes. Veamos a continuación, algunos de los remedios caseros que son más efectivos para retrasar la regla de forma natural.

Si alguna vez has pensado que ojalá no hubieras tenido la regla para evitar sus molestias, debes saber que existen medicamentos hormonales que siempre deben ir prescritos por un médico, con los que podemos alterar nuestro ciclo menstual. De este modo, sí que es posible retrasar la regla ya sea por motivos médicos (quizás debas someterte a un tratamiento médico específico) o también puede ser por algo personal y es aquí donde entra en juego que apliquemos remedios naturales o caseros, aunque hemos de tener en cuenta el riesgo que supone retrasar el periodo.

La menstruación ocurre 14 días después de la ovulación. Es decir, si el ciclo es de 30 días, la ovulación no ocurrirá en el número 14, sino en el día 16. El sangrado comienza con una disminución significativa en los niveles de progesterona. Por lo tanto, para que la regla llegue más tarde se deben alterar estos niveles de hormonas.

Si decides retrasar la regla, puede que alteres tu proceso de ovulación como deseas, pero de alguna manera esto te podría afectar a nivel físico (puede que alargues dolores o calambres si sueles tenerlos), o a nivel emocional.

De todos modos, si es tu decisión veamos de qué modo puedes retrasar la regla, tanto con medicamentos como con remedios naturales.

Retrasar la regla con medicamentos

Si usas anticonceptivos orales u hormonales u otros, no es muy complicado retrasar voluntariamente uno o dos días de sangrado. Los anticonceptivos son anovulatorios que previenen la ovulación. La «regla» que se obtiene al usar estos métodos se induce químicamente. Por lo tanto, puedes cambiar su ciclo si tomas algunas píldoras, más o menos.

La píldora del día siguiente también altera químicamente la regla. Esta droga hormonal causa un fuerte impacto en el cuerpo, por lo que es extremadamente desaconsejable como método.

Remedios caseros para retrasar la regla de forma natural

Si bien los métodos anteriores son dos formas muy directas para alterar el curso del periodo, pero también son peligrosas (en su justa medida) también podemos encontrar remedios naturales o caseros con los que retrasar la regla y son estos:

  • Ejercicio: Se dice que el ejercicio intenso puede retrasar el ciclo menstrual. No sé en qué base científica se basa esta información, menos que se relacione con una pérdida de peso exagerada en un corto período de tiempo a través del deporte. En este caso, la regla se retrasa al someter al cuerpo a un estrés adicional. Con esto conseguimos retrasar la regla, sin duda, pero también generarte un grave problema de salud.
  • Una ducha fría: La ducha fría es un método tradicional de retrasar un poco el ciclo. No está probado al 100% y ciertamente lo ayuda a retrasarlo solo unas pocas horas o un día, pero si tu necesidad está ligada solo a un día en particular, puede ser el método más adecuado. En verano está bien, pero en invierno no es tan agradable. ¡Atención, no hacerlo después de comer, si no quiere sufrir un corte de digestión!
  • Evita los alimentos picantes: Se dice que alimentos como el chile o los pimientos picantes son capaces de adelantar la regla, de modo que si haces lo contrario y los evitas quizás consigas retrasar la menstruación.
  • Acetato de noretisterona: El último método que te ayuda a retrasar la menstruación es un medicamento. La noretisterona se ha utilizado durante muchos años y se usa para regularizar el ciclo menstrual. Te permite hacerlo tanto desde el punto de vista de duración, cantidad y dolor. Por lo tanto, puede, bajo estricta supervisión médica, utilizarlo para anticipar o retrasar un poco el ciclo. Incluso si no tiene contraindicaciones importantes, es bueno estimar cada riesgo de acuerdo con su caso específico.

Inconvenientes de retrasar la regla

Al margen de haberos dado remedios para retrasar la regla, tenemos que advertir de nuevo que existirán siempre consecuencias, en especial si lo haces de un modo regular. Estos son los «peligros» de retrasar la regla.

  • Cambios en los niveles hormonales con graves consecuencias a largo plazo.
  • Trastornos de tu estado de ánimo
  • Problemas psicológicos
  • Una alta probabilidad de retención de líquidos, inhalación y desarrollo de flebitis.

¿Por qué se me retrasa la regla si no estoy embarazada?

Hay varias causas que explican que la menstruación no sea puntual. Antes de ponerte a buscar en Google como una posesa y ponerte de los nervios, revisemos algunas.

1. Has ganado peso. Un cambio importante de peso es una de las razones más comunes para que la regla se desestabilice. Si recientemente has ganado o perdido un 10% de tu peso corporal no sería tan raro que el ciclo menstrual se alargara, y por tanto la regla se retrase o incluso no aparezca ese mes. Los cambios de peso producen desequilibrios hormonales, particularmente en los niveles de estrógeno, puede ser que un mes no liberes óvulos y eso explicaría que ese mes tampoco tuvieras la regla.

2. Estás entrenando demasiado en el gimnasio. El ejercicio extremo también puede dañar la sincronización de las hormonas reproductivas. Es habitual en las personas que corren maratones o en las bailarinas profesionales. Si el cuerpo está sometido a un gran estrés físico, sobre todo si se produce una pérdida significativa de peso, la menstruación desaparece.

3. Estás muy estresada. No solo el estrés físico puede ser responsable de que la regla se retrase, el estrés mental también. Si estás pasando por una temporada de mucho trabajo y tensión o por una situación personal delicada no te sorprendas si la regla no aparece cuando la esperas. La buena noticia es que cuando el factor estresante desaparezca todo volverá a la normalidad.

4. Los efectos secundarios de alguna medicación. Algunos fármacos son culpables de la irregularidad menstrual, sobre todo los antidepresivos y otros psicotrópicos. También se ha observado este efecto cuando se recibe determinados tipos de tratamientos de quimioterapia.

5. Influye tu método anticonceptivo. A veces el DIU o la píldora pueden desequilibrar el ciclo menstrual. Dejar de tomar la píldora también puede tener ese efecto secundario.

Los cambios bruscos de peso influyen en los retrasos

6. Problemas en la tiroides. Una glándula tiroides hiperactiva o hipoactiva puede tener un impacto sobre el ciclo menstrual. La tiroide ayuda a regular el metabolismo y la temperatura corporal. Cuando se desequilibra, todo el organismo se desordena.

7. La perimenopausia. Es el período durante el cual el cuerpo está en tránsito natural hacia la menopausia. Para la mayoría de las mujeres esta fase comienza en torno a los 40 años, pero a veces empieza antes. Los síntomas son los sofocos y los cambios de humor. También una regla irregular.

8. Eres muy joven, casi adolescente y tu cuerpo está aún en desarrollo. En las adolescentes es normal que haya saltos en los ciclos menstruales. Las hormonas están cambiando rápidamente y al cuerpo le cuesta estar a la altura de esos cambios.

Además, cabe destacar que los expertos aseguran que es completamente normal tener un par de ciclos irregulares al año.

Retraso de la regla y otras alteraciones del ciclo menstrual, ¿a qué se deben?

El retraso de la regla, conocido técnicamente como amenorrea, es la ausencia temporal o permanente de la menstruación. Aunque normalmente la primera causa en la que pensamos es el embarazo, existen otros muchos motivos físicos y psicológicos que pueden provocar estas alteraciones. Se considera retraso de la regla a partir de tres días desde la fecha en que tendría que aparecer la regla, ya que antes de este periodo son solo variaciones normales, siempre contando con el ciclo individual de cada mujer.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

​Uno de los factores más importantes es el de la edad. Los primeros meses en los que se tiene la menstruación la mujer es muy joven, y es común que se presenten desajustes. Durante la adolescencia, es frecuente que la regla aparezca incluso dos veces al mes y con una cantidad de flujo abundante y variable. Conforme va pasando el tiempo, los ciclos menstruales se van regularizando y adecuando a las características de cada mujer hasta los 40 o 50 años en los que vuelven a aparecer irregularidades debido al inicio de la menopausia.

Descubre: 50 alimentos con fibra que deberías comer regularmente

© Getty

Posibles causas del retraso de la regla

Existen muchos factores que pueden influir en la alteración del ciclo menstrual y por tanto, el retraso de la regla en una mujer. A continuación, te mostramos algunas de las causas más comunes:

– Embarazo: es el primer motivo en el que se sospecha ante un retraso de la regla. Podemos descartarlo realizando un test de embarazo, el cual podrá darnos un resultado muy fiable. Además del test de orina, también puedes realizarte un análisis de sangre, pues sin duda es la prueba más fiables. Si el resultado del test fuera negativo sería aconsejable consultar con tu ginecólogo sobre otros posibles motivos del retraso menstrual.

– Estrés: también puede ser una causa del retraso de la menstruación, ya que afecta directamente al organismo. Las situaciones de ansiedad pueden provocar que la regla desaparezca durante un periodo de tiempo, pero en el momento que se vuelve a un estado anímico habitual se suele recuperar el ritmo normal de la menstruación.

– Ovario poliquístico: un síndrome que implica un desequilibrio de las hormonas sexuales femeninas, lo que puede provocar cambios en el ciclo menstrual además de otros problemas, como la aparición de quistes en los ovarios o la dificultad para quedarse embarazada.

Descubre: 80 alimentos para favorecer la fertilidad

© iStock

– Exceso de actividad física: en ocasiones, practicar deporte con alta frecuencia o someter a nuestro cuerpo a un gran esfuerzo físico puede hacer que la regla se retrase, ya que puede no producirse la ovulación.

– Medicamentos: es posible que algunos fármacos provoquen que la menstruación se retrase. Es bueno que a la mínima duda consultes a tu médico si los efectos secundarios pueden influir en posibles desajustes hormonales…

– Anemia y falta de hierro: en ocasiones, una dieta desequilibrada y una mala alimentación, pueden provocar anemia y falta de hierro, lo que pueden conllevar un retraso en el ciclo menstrual. Es muy importante comer equilibrado, evitar los cambios bruscos de peso y realizarse análisis de sangre regulares para un mayor control.

– Otras causas: enfermedades crónicas, problemas de tiroides y quistes en los ovarios, afectan directamente a los ciclos menstruales de las mujeres. Estas causas, pueden ser orientativas para intuir el motivo del retraso de la regla, pero aun así es muy importante consultar al ginecólogo y que realice las pruebas necesarias para dar un diagnóstico y tratamiento adecuado a cada caso.

Descubre: ¡Pásate a lo natural! 30 superalimentos para una vida más saludable

Anemia en los niños

  • Gotas o píldoras de vitaminas y minerales

  • Cambios en la dieta de su hijo

  • Suspensión del tratamiento con un medicamento que causa anemia

  • Medicamentos

  • Cirugía para extirpar el bazo.

  • Transfusiones de sangre

  • Trasplantes de células madre

¿Cuáles son las complicaciones de la anemia?

Las complicaciones de la anemia dependen de su causa. Algunos tipos tienen pocas complicaciones, pero otros tienen complicaciones frecuentes y graves. Algunas anemias pueden causar:

  • Problemas con el crecimiento y el desarrollo

  • Dolor e inflamación en las articulaciones

  • Síndrome de falla medular

  • Leucemias u otros cánceres

¿Se puede prevenir la anemia?

Algunos tipos de anemia se heredan y no se pueden prevenir. La anemia con deficiencia de hierro, una forma común de anemia, se puede evitar asegurándose de que su hijo reciba suficiente hierro en su dieta. Esto se hace a través de lo siguiente:

  • Cuando el bebé recibe lactancia materna obtendrá suficiente hierro de la leche materna.

  • La leche de vaca no proporciona suficiente hierro. No se debe administrar a los bebés hasta después de 1 año de edad, cuando está comiendo suficiente cantidad de otros alimentos.

  • Si su hijo toma la fórmula, use fórmula con hierro añadido.

  • Elija alimentos que son buenas fuentes de hierro como por ejemplo: cereales enriquecidos con hierro y cereales, yema de huevo, carnes rojas, patatas, tomates y uvas pasas.

¿Cuándo debo llamar al proveedor de atención médica?

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si nota que su niño tiene cualquiera de los síntomas de la anemia. Y, si su hijo no se ha sometido una prueba de detección de la anemia, hable con el proveedor sobre el riesgo de hacérsela a su hijo.

Puntos clave sobre la anemia

  • La anemia es un nivel bajo de recuento de glóbulos rojos o de hemoglobina.

  • Hay muchas causas diferentes de anemia.

  • Los niños suelen someterse a pruebas de detección para la anemia. A menudo no hay síntomas.

  • El tratamiento de la anemia depende de su causa.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.

  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.

  • Pregunte por qué se se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.

  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.

  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.

  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.

  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.

  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la deficiencia de hierro se considera el primer desorden nutricional en el mundo. Y es que el hierro es fundamental para nuestro organismo ya que participa en muchos procesos metabólicos, especialmente en la formación de la hemoglobina (Hb) contenida en los glóbulos rojos.

En palabras de Salvador Tranche, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc): “La hemoglobina es el principal responsable del transporte de oxígeno a los tejidos y es además esencial para la síntesis del ADN, la respiración celular y para que se lleven a cabo reacciones metabólicas claves, así como para un adecuado funcionamiento del sistema inmunitario”, de ahí la importancia del hierro, cuyo déficit además provoca que aparezca la anemia, enfermedad que afecta a más del 30 por ciento de la población mundial.

Si nos centramos en saber cuáles son los niveles adecuados, y aunque varían en función del laboratorio, Tranche especifica que los niveles normales de hierro en suero sanguíneo, es decir, el hierro circulante, oscilan entre 50 y 150 mg/dl. “Pero también nos interesa conocer cuáles son los depósitos de hierro, es decir, la ferritina que es la principal proteína de almacenamiento de hierro, siendo sus concentraciones normales de 15 a 300 ng/ mL. En ausencia de inflamación, es el test que mejor se correlaciona con los depósitos de hierro (1 ng/mL = 8 mg de hierro)”, apostilla el presidente de Semfyc.

¿Quién y por qué tenemos los niveles bajos?

El déficit de hierro y la anemia se dan principalmente en mujeres. Las causas son varias, tal y como especifica Guadalupe Blay, responsable de Endocrinología y Nutrición de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), y van desde una mala alimentación (seguir una dieta vegetariana muy estricta, no consumir carne roja, beber mucho té o mucha fibra), tomar medicamentos que impidan su absorción, estar embarazada o tener insuficiencia para absorber hierro, que se debe principalmente a pasar por una cirugía intestinal o a enfermedades del intestino, como la enfermedad de Crohn o la celiaquía, según Blay.

El presidente de Semfyc añade que la dieta occidental normal contiene unos 15-20 mg de hierro, de los que diariamente son absorbidos de 1 a 2 mg. “Son alimentos ricos en hierro las ostras, almejas, legumbres, carne, pescado, huevos… Además de que los alimentos sean ricos en hierro es importante que la absorción que se puede alcanzar sea buena y así puede oscilar el 1-5 por ciento de los vegetales y el 20-30 por ciento de las carnes y pescados”, especifica, y hace hincapié en que en los países desarrollados el factor alimentario es excepcional como causa de anemia excepto en aquellos que realizan dietas vegetarianas estrictas.

Sin embargo, la causa principal del déficit de hierro y de la anemia es la pérdida de sangre. “En los países desarrollados mayoritariamente se debe a pérdidas menstruales en las mujeres premenopáusicas y al sangrado digestivo en los hombres y las mujeres posmenopáusicas”, añade Tranche.

Ambos coinciden en que si las causas de la pérdida de sangre son ginecológicas o están vinculadas exclusivamente a la mujer, la menstruación, el parto o el aumento de las necesidades de hierro durante el embarazo suelen ser los principales motivos.

Respecto al sangrado digestivo, indican que puede deberse a una úlcera sangrante, un pólipo en el colon o un cáncer del colon, esofagitis o toma de antiinflamatorios, entre otros.

Por último, el sobreesfuerzo deportivo también puede ser una causa de este descenso de los niveles de hierro.

¿Qué síntomas notamos cuando tenemos el hierro bajo?

Para la OMS, la carencia de hierro y la anemia reducen la capacidad de trabajo de las personas, e incluso de poblaciones enteras, entrañando graves consecuencias económicas y obstaculizando el desarrollo de los países.

Si nos centramos en los síntomas generales que podemos notar cada persona, Blay describe que puede aparecer cansancio, astenia, taquicardia, sensación de falta de aire, palidez, dolor precordial, calambres e hipotensión.

“En general a nivel individual los síntomas más habituales son cansancio, debilidad e intolerancia al ejercicio. Lo más frecuente es que la persona presente palidez mucotánea (de la conjuntiva, cara y palmas de las manos). Si la anemia es moderada-grave, puede haber caída de pelo, fragilidad de las uñas, sudoración, inflamación de la lengua, lesiones en los labios, irritabilidad, disminución de concentración, trastornos del sueño, dificultad respiratoria y deterioro general”, apostilla el presidente de Semfyc.

Debido a que los síntomas son comunes a muchas otras enfermedades, las personas no suelen consultar al médico hasta que se presentan varios de golpe, por lo que Tranche recomienda que se debería acudir al médico ante menstruaciones muy abundantes o frecuentes, o ante la presencia de cansancio sin explicación aparente. “Dado que hemos comentado que la causa más habitual en varones y mujeres postmenopáusicas es el sangrado digestivo debería consultar si presenta dolor abdominal, ardor o dolor de estómago, si toma habitualmente antiinflamatorios o si presenta heces de coloración muy oscura (negruzca)”, añade.

¿Qué puede ocurrir si tengo falta de hierro?

Muchos de los síntomas de la falta de hierro son en sí mismos la consecuencia, pero si profundizamos más vemos que en general disminuye la inmunidad de nuestro organismo, tal y como señala Blay. En las mujeres y niños las consecuencias de la falta de hierro y/o anemia tienen un gran impacto en su vida.

Las principales complicaciones que conlleva son desenlaces poco satisfactorios del embarazo, problemas de desarrollo físico y cognitivo, mayor riesgo de morbilidad en los niños y reducción de la productividad laboral en los adultos.

“La anemia en los países en desarrollo puede ser responsable de un 20 por ciento del total de muertes maternas y de múltiples complicaciones durante el embarazo, incluyendo un mayor riesgo de retraso en el crecimiento, ceguera, enfermedades graves, disminución del rendimiento cognitivo, defectos espinales y cerebrales. La anemia en el embarazo también aumenta el riesgo de aborto involuntario, mortinato y bajo peso al nacer aumentando así el riesgo de mortalidad infantil, así como complicaciones en el parto causando hemorragias que corresponden a un aumento del riesgo de depresión y mortalidad materna”, señala Tranche.

¿Qué podemos hacer?

En primer lugar el médico debe diagnosticar si existe anemia mediante un sencillo análisis de sangre (hemograma) El siguiente paso es buscar la causa de la anemia.

“Además de tratar la causa, debe aportarse hierro puesto que existe un déficit del mismo”, afirma Tranche. “Ningún alimento contiene suficiente concentración de hierro por lo que se hace necesario indicar tratamiento farmacológico con alguno de los múltiples preparados existentes en el mercado. Este tratamiento deberá mantenerse hasta tres meses después de normalizar los valores”.

Respecto a la alimentación, el presidente de Semfyc especifica que para que sea adecuada y variada tiene que incluir carnes, pescados, huevos, legumbres, etc., evitando dietas vegetarianas estrictas. “También hay que realizar tratamiento preventivo en aquellas situaciones conocidas que van acompañadas de dificultades de absorción como ocurre con los pacientes hemodializados, operados del estómago o con problemas de malabsorción o los que presentan pérdidas aumentadas como se produce en los casos de menstruaciones muy abundantes».

Es importante también «realizar adecuadamente el tratamiento, como por ejemplo en el caso del sulfato ferroso, donde conviene tomarlo en ayunas con vitamina C (zumo de naranja) para facilitar su absorción y durante 3 meses más después de haber alcanzado los valores de normalidad”, concluye.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *