0

Apio como se come

Tabla de contenidos

¿Conoces todas las posibilidades que tiene el apio?

Seguro que si has ido a un restaurante vegetariano en los últimos meses te habrán ofrecido una tempura con apio o, si has pedido una ración de humus, estos tallos verdes estarían también entre la variedad de crudités con los que dippear en esta salsa que nos encanta. Y es que, ¿quién dijo que el apio debía limitarse a los caldos y purés? Sus posibilidades y beneficios son muchos así que, ¿por qué no comenzar a incluirlo como un habitual de tu dieta?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

¿Sabes cómo limpiarlo? Se recomienda pelar cada una de las ramas para retirar las partes demasiado fibrosas y evitar hilos desagradables en la boca. Se cortan dependiendo de la receta que se vaya a elaborar.

© Pinterest

Modos de cocinarlo. El tallo y el pie se comen crudos en ensaladas de apio rallado con salsa de mayonesa con ajo y mostaza. Asimismo, se puede añadir en otras ensaladas pero con cuidado, ya que su sabor picante y ligeramente amargo y puede destacar en exceso sobre el resto de los ingredientes. Si te decides por consumirlo en crudo, también puedes incorporarlo, como hemos dicho, a una tabla de crudités vegetales con los que dippear en hummus, salsa de yogur o guacamole.
Lo puedes incorporar como acompañamiento cortado en juliana sobre algunos de tus purés favoritos. Encaja a la perfección con la crema de zanahorias y la de calabacín. Nosotras también lo hemos probado como acompañante de la boloñesa que preparamos para nuestros zoodles. ¡Es una delicia!
Su olor es penetrante, amargo y ácido a la vez, con una sensación de frescura anisada y, por ello, resulta ideal para sopas, potajes, fondos de carne, cocidos, etc. Se trata, en definitiva, de un sabor intenso que no convence a todo el mundo. Por eso, te proponemos que lo cocines, ya que conseguirás un sabor mucho más suave. También puedes utilizar las hojas como hierba aromática para acompañar algún plato.
¡Ah! Y que no se te olvide incorporarlo a alguno de tus zumos o smoothies detox, ya que tiene muchos beneficios y combina a la perfección con las espinacas o la manzana, entre otros frutos.

Nuestras apuestas seguras son:

Como guarnición de carnes, aves, caza, pato, pescado
Como puré mezclado con patatas con una pizca de nuez moscada
Como crema con cáscara de naranja
​Asado en el horno y aliñado con salsa de soja
En ensalada con una vinagreta de naranja
Confitado con un poco de miel
En caldo de carnes cocidas
Salteado en un wok con tallarines

¿Te convence a ti también este vegetal?

Esta es la guía definitiva para escoger un buen pan
Todo lo que necesitas saber sobre los aceite vegetales

Apio de monte

Levisticum officinale

Perenne

Descripción

El apio de monte es una planta perenne resistente grande que alcanza entre 4 y 6 pies de altura. Las hojas verde oscuro se parecen a las del apio. En el verano da grandes flores amarillas. El sabor del apio de campo es similar al del apio común pero un poco más fuerte y dulzón. Las hojas, los tallos y las semillas son comestibles.

Cultivo

El apio de campo crece por división o de semillas plantadas en la primavera o en el otoño. Se desarrolla en suelos ricos, húmedos y sombra parcial. El apio de campo es útil como planta ornamental en canteros perennes.

Cosecha

Las hojas y los tallos se usan frescos en todo momento. Coseche las hojas jóvenes ya que son más tiernas. Los frutos se cosechan cuando se tornan de color marrón. Coloque los frutos en bolsas de papel para que se sequen y luego separe los tallos de las semillas entre las manos. Almacene en recipientes cerrados. Las hojas se secan y se utilizan en otro momento. Las raíces se desentierran, se limpian y se almacenan para utilizarse cuando sea necesario.

Uso

Las hojas y los tallos se utilizan para saborizar sopas, ensaladas, salsas y platos a base de carne o pollo. Los tallos se comen blanqueados o acaramelados. Los tallos huecos sirven como sorbetes para tomar bebidas como jugo de tomate. Las hojas también se usan en tés.

  • Introducción
  • Listado de hierbas
  • Conservación de hierbas
  • Recetas
  • Créditos

Los beneficios nutricionales y medicinales del apio

Es remineralizante, estimula la detoxificación del organismo, tiene acción antiinflamatoria, cardioprotectora, previene el estreñimiento… el apio es un alimento muy beneficioso que se haganado por derecho propio que lo incluyamos en nuestra dieta habitual.

Vamos a dedicar este artículo a detallarte las propiedades nutricionales y terapéuticas más detacables de este, considerado por algunos, súper alimento.

.

¿Qué es el apio?

El apio es una hortaliza muy saludable con grandes propiedades nutricionales y medicinales. No puede faltar a la hora de preparar caldos y platos tan completos, nutritivos y tradicionales como los potajes, pucheros y sopas. ¡Incluso se incluye en los Batidos o Jugos Verdes!

El apio, originario de la zona del mar Mediterráneo, es una hortaliza que está clasificada dentro de la familia botánica de las Apiáceas. De esta verdura se aprovecha tanto el tallo como las hojas, que ya se usaban antiguamente como hierba aromática para aportar sabor y aroma a todo tipo de recetas de cocina.

Hipócrates utilizaba el apio por sus propiedades medicinales y los romanos y griegos lo utilizaban tanto por sus usos culinarios como curativos. Desde luego, es una verdura importante a incluir de forma habitual, en especial si estás haciendo dieta para adelgazar y quieres perder peso de forma saludable. Eso sí, si quieres cuidar tu salud, opta siempre por un Apio Ecológico.

¿Cómo se usa el apio?

El apio es muy fácil de consumir. No hace falta que te compliques la vida ni que aprendas nuevas recetas de cocina.

La forma más sencilla y con la que mejor se aprovechan las propiedades del apio es tomarlo crudo (bien lavado previamente) con dips o patés vegetales, como este hummus de habas, esta crema untable, o este paté de alubias o porotos con pimentón, y cómo no, en ensaladas, etc.

Por supuesto, también puedes disfrutar del apio incluyéndolo en sopas y purés, guisos, potajes, asados, etc. Además con las semillas de apio también puedes hacer germinados.

Como puedes ver, es un alimento con una maravillosa variedad de usos en la cocina, así que no tienes excusas para no empezar a tomar apio desde ya y aprovechar sus bondades.

¿Sabías que el apio pertenece a la misma familia botánica que hortalizas como la zanahoria, la chirivía, el hinojo y que plantas arómaticas y medicinales como el perejil, el cilantro o culantro, el eneldo y el anís verde?

.

Propiedades nutricionales del apio

¿Cuáles son las vitaminas del apio? El apio contiene vitaminas A, B1, B2, B6, B9, C y E. Además esta hortaliza es una fuente de minerales como el potasio, sodio, calcio, zinc, magnesio, hierro, azufre, fósforo, cobre y silicio. Otro componente muy importante del apio es la fibra.

El apio es una verdura con acción antioxidante, cardioprotectora, antibacteriana, diurética, antiinflamatoria, expectorante, depurativa, ligeramente sedante, digestiva, inmunoestimulante, analgésica.

Por cada 100 gramos, el apio aporta unas 14 kcalorías.

.

Beneficios para la salud del consumo del apio

Es uno de los diureticos más potentes, estimulando la eliminación de líquidos acumulados en el organismo

Aumenta nuestras defensas naturales

Debido a su accion expectorante, es muy útil para eliminar mucosidad acumulada

Puede ser un remedio natural contra la gota o el ácido úrico alto

Está indicado en dolencias con inflamación (ya sea crónica o puntual)

Puede producir una inhibición en el desarrollo de células cancerígenas

Ayuda a depurar el organismo de toxinas.

Contribuye al buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular

Al ser emenagogo favorece la menstruación regular

La ingesta regular de apio contribuye a reducir los síntomas del síndrome premenstrual

El apio puede ayudar a reducir la tensión arterial en casos de hipertensión

Mejora el peristaltismo intestinal debido a su contenido en fibra

El apio favorece la expulsión de los gases acumulados

Favorece la reduccion de los niveles de glucemia en sangre evitando los picos

El consumo del apio está recomendado en caso de padecer reumatismo

La fibra del apio ayuda a reducir el colesterol en sangre

Es un excelente remineralizante

Puede ayudarnos a aliviar los dolores articulares, en las diferentes articulaciones del cuerpo

El apio combate los daños de los radicales libres y retrasar el envejecimiento de nuestro organismo

Nos ayuda a prevenir el estreñimiento

Puede contribuir a eliminar los cálculos renales y biliares

Acelera la cicatrización de heridas

Es de ayuda en casos de fatiga crónica o de astenia y cansancio

También mejora la calidad del sueño. Toma un agua de apio antes de dormir para tener un buen descanso por la noche.

Si haces dieta para adelgazar, añadiendo apio a tus comidas aportas nutrientes esenciales que nuestro organismo necesita, fibra y agua, siendo un alimento saciante y nutritivo que nos ayuda a perder peso y a tener buena salud.

Apoya el proceso de detoxificación del organismo.

,

Y ahora que sabes que el apio es tan saludable, ¡que no falte en tus platos!. Puedes usar tanto el tallo como las hojas e incluso las semillas germinadas.

Contraindicaciones del consumo de apio

Durante el embarazo no se recomienda consumir las semillas ni en infusión ni germinadas debido a su efecto abortivo.

Tampoco está recomendado su consumo en el caso de patologías renales graves.

.
.

Incorporar el apio a la dieta habitual, sin llegar a la necesidad de consumirlo diariamente, es una pauta recomendada por Vanesa León García, miembro del Comité de Prensa de la Asociación de Dietistas-Nutricionistas de Madrid (Addinma).

Rechaza su ingesta indiscriminada, como sugieren algunas dietas de adelgazamiento que se basan en el consumo casi diario. “Ponen en riesgo la salud al ser el apio un alimento muy bajo en calorías, proteínas, grasas insaturadas y vitaminas liposolubles, entre otros nutrientes vitales”.

Las formas en las que se puede tomar el apio son variadas.

1) Crudo

Carmen del Campo,vocal de Nutrición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real apuesta por el apio crudo. “En cualquier vegetal, la forma más saludable de consumo es en crudo, puesto que es la manera de conservar al cien por cien todos sus componentes, en especial vitaminas, pigmentos y minerales”. León añade que es un clásico de las dietas de control de peso, aunque recuerda que hay que tener cuidado al masticarlo.

Se puede añadir a ensaladas, añadiendo los tallos tiernos y las hojas en pedazos muy pequeños. “Hay que tener en cuenta que su textura es muy dura, con un sabor fuerte y amargo y que resulta más indigesto que si lo cocinamos”. Para compensarlo, “se puede preparar para untar en salsas ligeras de yogur o en humus”, sugiere León.

2) Sopas y cremas

“El apio, como otros vegetales, al calentarlos o cocerlos pierden minerales y vitaminas hidrosolubles”, advierte Daniel de Luis, miembro del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Por lo demás, mantienen sus características nutricionales beneficiosas”

Teniendo en cuenta esto, del Campo considera que el apio puede ser una buena opción para dar sabor a las sopas y guisos.

“La raíz se puede tomar cocida en guisos o en forma de jugos, normalmente en combinación con otros vegetales como la zanahoria, el pepino, la manzana y el tomate. Por su suave aroma se utiliza como aromatizante de sopas y ensaladas”, indica la experta. También es posible tomarlo con unas lascas de queso y una pizca de pimienta para potenciar el suave sabor del apio.

3) Zumos

Otra forma de tomarlo es en zumo. “Gracias a su bajo aporte de calorías y su altísimo contenido en agua, el zumo de apio es una de las preparaciones más famosas en muchas de las dietas de adelgazamiento”, indica León.

Una idea es preparar el zumo en combinación con otras hortalizas e, incluso, con algunas frutas. Al final le da un toque añadir un chorro de limón.

4) Sal de apio

En otros países se utiliza la sal de apio, que no es más que apio desecado y pulverizado. “Se puede usar como sustitutivo del cloruro sódico (sal común) para potenciar el sabor de otros alimentos en dietas bajas en sodio”, sugiere del Campo.

Ver también:

Cinco propiedades del apio que te harán incluirlo en tu dieta

Limpiar el hígado para adelgazar: ¿funciona?

Agua con limón: Mitos y verdades

El agua de avena ayuda a adelgazar, ¿mito o realidad?

Dietas milagro: adelgazar a costa de la salud

La base de una dieta equilibrada necesita un aporte extra de vitaminas. La mayoría de ellas las obtenemos de las frutas y verduras. Una de las hortalizas que mayores beneficios aportan a nuestra salud es el apio. ¿Conoces todas sus propiedades? ¡Toma nota!

Entre sus propiedades destacan su alto contenido en potasio, fibra y vitaminas.

Entre sus propiedades más significativas están las siguientes:

  • Fibra
  • Proteína vegetal
  • Antioxidades (flavonoides)
  • Vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C
  • Minerales: potasio, sodio, hierro, magnesio, fósforo, calcio y selenio
  • Aceites esenciales: limoneno y selineno
  • El aceite de sus semillas contiene ftálidos, que tienen propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias

Beneficios del apio para la salud

El apio es un excelente diurético, ayuda a perder peso y mejora la digestión.

  • Es un gran depurativo

    Gracias a su contenido en potasio, el apio estimula la producción de orina. Por ello es ideal para combatir la retención de líquidos y eliminar toxinas. Para que sea más efectivo ha de tomarse en zumo y en ayunas.

  • Combate el estreñimiento y facilita la digestión

    Ayuda a aliviar el estreñimiento de forma natural. Además, gracias sus minerales elimina la indigestión, la acidez de estómago y alivia los síntomas de la úlcera estomacal.

  • Ayuda a perder peso

    El apio tiene propiedades saciantes que disminuyen las ganas de comer. Por otro lado, activa y mejora el funcionamiento del metabolismo. Además al ser bajo en grasas y calorías, esta hortaliza es ideal para adelgazar.

  • Cálculos renales

    Elimina los cálculos renales y biliares.

  • Relaja

    Gracias su contenido en minerales alcalinos, el apio es un poderoso relajante, que puede tratar problemas de ansiedad, estrés e insomnio.

  • Ácido úrico

    Diluye el ácido úrico de las articulaciones debido a sus propiedades antiinflamatorias. Por ello, es un alimento muy recomendado en caso de reumatismo y gota.

  • Reduce la tensión arterial

    Por lo que se recomienda en caso de hipertensión.

  • Anticancerígeno

    Puede prevenir algunos tipos de cáncer por su contenido en ftálidos, minerales, vitaminas y antioxidantes.

Contraindicaciones y efectos secundarios

En caso de problemas de estómago se ha de consumir cocinado.

  • No se aconseja su consumo en el embarazo ya que puede provocar abortos.
  • En caso de problemas digestivos se recomienda consumirlo siempre cocinado, no crudo.
  • Su consumo excesivo puede causar malestares estomacales.

El apio es una verdura con un sabor muy especial y que puede dar mucho juego en la cocina, no sólo por la cantidad de ingredientes con las que se puede combinar, si no que también se puede cocinar de diferentes maneras. Os contamos cómo prepararlo de forma deliciosa.

El apio es una verdura de esas que se aman o se odian, su sabor es muy particular y puede convertirse en un ingrediente interesante en la cocina. El apio es un alimento que le confiere un sabor intenso y particular, casi como si tuviera carácter propio.

A su vez, el apio se puede preparar de maneras muy distintas, podéis servirlo crudo o podéis cocerlo o hacerlo al horno, veréis que en cualquiera de sus modalidades el sabor es muy curioso.

Imagen fotopedia.com

Apio crudo

Esta verdura puede comerse cruda, simplemente tienes que lavarla muy bien y quitar las hebras, que se pueden quitar con toda facilidad con la ayuda de un cuchillo. Lo mejor es hacer un corte un poco inclinado, pues así resultará mucho más sencillo retirar dichas hebras.

La puedes utilizar como ingrediente dentro de una ensalada y te damos dos ejemplos deliciosos, una ensalada completa con vinagre de frambuesa o Una de las ensaladas más conocidas, la ensalada waldorf. Es importante que tengáis en cuenta que su sabor va a resultar potente y puede difuminar el protagonismo de otros ingredientes, así que graduar cantidad o seleccionar bien con qué combinarlo.

También puedes comértelo como un bastoncillo en el que mojar en diferentes salsas caseras como en la salsa tzatziki.

Apio cocido

El apio es una verdura fácil de cocinar y que se adapta a diversos tipos de cocción; cuando utilizamos este modo de prepararlo su sabor se vuelve más ligero, lo que lo convierte en un ingrediente ideal para aromatizar caldos, guisos o sopas.

El cocido vegetariano también puede ser toda una delicia y el apio es un ingrediente sensacional, le pones un poco de puerro y calabaza para acompañarlo, y el resultado es de 10.
Antes os hablábamos de una salsa griega, cocinado os invito a que lo probéis con salsas cremosas o de queso.

Personalmente me gusta ligeramente hervido: hierves agua y pasas los tallos sólo unos instantes para que se ablanden pero sigan crujientes. Lo pones en una fuente y lo cubres con una salsa de queso o también podéis cubrirlo con salsa bechamel. Si añadís otras verduras (crudas o cocidas) como brócoli, guisantes o lo que os plazca. Lo gratinas en el horno y los sirves caliente como aperitivos o primer plato.

¿Cómo cocinar el apio? 5

Hay veces que en una receta necesitamos usar una ramita de apio, o nos apetece usar las ramas o pencas como elemento crujiente para decorar un bloody Mary o para dipear una crema sabrosa. El problema es que muchas veces compramos un manojo de apio y se nos echa a perder al usar solo esas pencas y no dar salida a las hojas. Por eso hoy os contamos tres formas de aprovechar las hojas de apio para que no se os estropeen nunca en la nevera.

El sabor y aroma tan particulares del apio y su carácter refrescante y textura crujiente, hacen ideal este ingrediente para numerosas recetas, siendo imprescindible en la elaboración de ensaladas, recetas de carne como la auténtica salsa boloñesa, recetas de pescado como el chowder de frutos de mar o de verduras como este delicioso batido verde para el desayuno.

Tres formas de aprovechar las hojas de apio para que no se os estropeen nunca en la nevera

Elaborar un pesto consiste en machacar hojas de albahaca, dientes de ajo, piñones y queso parmesano, dándole la textura óptima agregando aceite de oliva. Si en lugar de hojas de albahaca, sustituimos éstas por su equivalente en hojas de apio, obtendremos un pesto muy aromático y sabroso.

Este pesto, como el de albahaca es ideal para recetas de pasta, ensaladas, tostas etc, ya que nos sorprenderá con su sabor intenso. Las hojas del apio, recuerdan a las del perejil en forma y color, pero tienen el sabor intenso del apio, presente en las pencas.

Para hacer este pesto de apio os recomiendo utilizar nueces o almendras mejor que piñones ya que el delicado sabor de los piñones se pierde con la intensidad del sabor del apio. A veces las hojas del apio son muy amarillas. En ese caso, si queréis un pesto de color verde más intenso, cambiad solamente la mitad de las hojas de albahaca por hojas de apio y os quedará muy bien.

2. Hacer sal de apio casera

Este es un ingrediente muy interesante porque una vez obtenida la sal de apio, podremos utilizarla en muchísimas recetas. Desde usarla para sazonar el Bloody Mary como aprendimos en la receta de Kike de Soda 917 a emplearla para sazonar carnes y pescados dándoles un toque especial, encontraremos muchas aplicaciones para utilizar este producto.

Para hacer la sal de apio, necesitaremos separar las pencas del apio de las hojas. Después tenemos que poner las hojas del apio extendidas sobre una bandeja y llevar al horno a 50°C hasta que estén secas. Esta operación tardará un par de horas aproximadamente.

Una vez deshidratadas, mezclamos una taza de sal gorda en escamas con una taza de hojas secas y las vamos machacando en el mortero como se ve en las imágenes. En pocos minutos obtendremos una sal de color verdoso que podemos guardar en un frasco hermético para utilizarla cuando la necesitemos.

3. Usarlas para hacer una vinagreta con la que aliñar vuestras ensaladas

Esta ensalada de apio, manzana verde, nueces y queso azul es una combinación deliciosa que os animamos a probar. Basta con cortar las pencas del apio bien limpio en taquitos, hacer lo mismo con la manzana verde, cortando trozos de tamaño similar y aliñar con una vinagreta ligera hecha con hojas de apio muy picadas, aceite y vinagre.

Después, decoramos la ensalada con más hojas del apio muy picadas, unas nueces y trocitos de queso azul. Ya veréis como la mezcla y contraste de sabores y texturas es brutal. Probadla porque os aseguro que os sorprenderá el resultado.

Con estas tres ideas para aprovechar las hojas del apio y todas nuestras recetas utlizando este ingrediente, ya veréis como nunca se os queda atrasada una ramita de apio en la nevera ni tenéis que desechar las hojas. Seguro que podréis darle muchas utilidades en vuestra cocina, renovando así vuestro recetario.

Imágenes | .com

Apio, una hortaliza sorprendente para la salud

Tal vez hayas oído hablar de las propiedades depurativas del apio ¿verdad? Pero te aseguro que te sorprenderás al descubrir todos los beneficios para la salud que tiene esta hortaliza. El apio tiene un aporte calórico muy bajo pero es muy nutritivo, por su alto contenido de agua, sales minerales y vitaminas. Es por ello que el apio es desintoxicante y depurativo, gracias a sus propiedades diuréticas.

Justamente por estas propiedades, es indicado para mantener sanos los riñones, tratar la hipertensión y aliviar los dolores articulares. El apio es un alimento ideal si estás tratando de perder peso, y además, al contrario de otras verduras, no pierde sus propiedades si es cocido.

Por todo esto y muchas otras cosas que descubriremos a continuación, ¡comer apio es bueno para tu salud y la de tu familia!

EL APIO, LO QUE TIENES QUE SABER

El Apium graveolens, este es su nombre científico, en una planta perteneciente a la familia de las apiáceas. Es oriundo de la zona mediterránea, y su uso medicinal se conoce ya desde tiempos antiguos.

La mejor época

El apio se puede encontrar en el mercado todo el año, pero tiene dos épocas de siembra: invierno y primavera. Por lo tanto durante estas estaciones está de temporada.

Cómo escoger y conservar el apio

Cuando vamos a comprar apios, debemos escogerlos con sus tallos gruesos y firmes, crujientes y de color verde claro. Las hojas deben ser verdes, frescas o apenas marchitas. No debe tener manchas, y no deben ser blandos.

Se conserva por dos o tres días en la nevera; lo ideal es envolverlo en un papel húmedo. Para refrescarlo podemos sumergir la base del tallo en agua. El apio se puede congelar, escaldándolo previamente durante 3 minutos en agua hirviendo. Pero hay que tener en cuenta que al descongelarlo ya no estará crujiente.

Imagen: Didriks

Desde el punto de vista nutricional, no es una hortaliza que aporte valor energético, pero sí es rica en agua, sales minerales y vitaminas. Por eso es considerada un gran regulador natural del organismo.

Entre las vitaminas del apio mencionamos la vitamina E, el beta-caroteno o provitamina A y la vitamina C, además de los folatos. Hay que decir sin embargo, que el aporte de vitaminas es bastante más bajo que el que pueden aportar otras hortalizas, y de igual modo la fibra.

Pero entonces, ¿de dónde provienen las propiedades medicinales del apio? Se deben a los compuestos presentes en su aceite esencial: apiol, apiina, psoralenos, limoneno, etc. El otro factor determinante por el que esta hortaliza es tan saludable es su riqueza en minerales: el potasio sobre todo, abundante en el apio, es un mineral necesario para el funcionamiento del sistema nervioso y los músculos; también interviene en el equilibrio acuoso dentro y fuera de las células. Además de potasio, nuestro vegetal también es rico en sodio, y contiene discretas cantidades de calcio, magnesio y zinc.

TE PUEDE INTERESAR:

Magnesio, un mineral mágico para la salud

PROPIEDADES DEL APIO PARA LA SALUD

Apio para adelgazar, ¿realmente funciona?

Hemos dicho que se suele hablar del apio para bajar de peso por sus propiedades diuréticas y depurativas, y su insignificante aporte calórico: 14 Kcal cada 100 g de porción comestible.

Pero, ¿de qué manera puede ayudarnos a adelgazar? La gran ventaja es su poder saciante: está compuesto en un 95% de agua, lo que le confiere, además del poder de disminuir la sensación de hambre, una gran efecto diurético y depurativo, lo que sin duda contribuye a perder peso en el marco de una dieta sana y equilibrada.

Los batidos vegetales a base de verduras y frutas con poder saciante y depurativo te pueden ayudar a eliminar la retención de líquidos, desintoxicarte y además reducen los deseos de picotear entre horas. Te dejamos 2 recetas:

Batido de apio, pepino y piña

Batimos en la licuadora 2 0 3 tallos de apio, medio pepino y 2 rebanadas de piña; agregamos agua y licuamos hasta obtener un batido homogéneo. Podemos agregar más agua si resulta muy espeso.

Es ideal para beber en ayunas, podéis agregar 1 cucharada de salvado de avena.

Batido de apio, naranja y kiwi

Exprimimos 2 naranjas; ponemos en el vaso de la licuadora el zumo de las naranjas, 2 kiwis, 3 tallos de apio y unas hojas de perejil. Batimos todo hasta tener un licuado homogéneo.

Perfecto para tomar antes de cenar, reduce el apetito y aporta vitamina C.

Beneficios del apio para la digestión

El apio tiene propiedades digestivas, ya que favorece la secreción de saliva y la producción de jugos gástricos. Estas características favorecen la digestión, lo que lo convierte en un alimento recomendable en caso de digestión lenta. También es un aliado contra la acidez estomacal, gracias a la acción de sus abundantes minerales.

El poder depurativo del apio

Una de las propiedades del apio más conocidas es su potente efecto diurético y depurativo. Esto lo convierte en uno de los mejores amigos de tus riñones. Su aceite esencial dilata los vasos renales, favoreciendo la secreción de orina, y por ende la eliminación de agua en exceso y de sustancias tóxicas.

Gracias a su efecto depurativo, es un aliado para combatir diferentes tipos de enfermedades y malestares como la gota, la hiperuricemia y los reumatismos, ya que elimina el ácido úrico y la urea a través de la orina. Por el mismo motivo -el efecto diurético- se aconseja su consumo en caso de hipertensión y retención de líquidos.

By Suzette – www.suzette.nu from Arnhem, Netherlands (Cooking) , via Wikimedia Commons

TE PUEDE INTERESAR: El poder diurético del diente de león

Apio contra los dolores articulares

Además de las propiedades desintoxicantes que hemos visto anteriormente, que ayudan a eliminar el ácido úrico, el apio contiene flavonoides; estos compuestos tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y vasodilatadoras, entre otras, que combinadas ayudan a fortalecer las articulaciones y el tejido conjuntivo.

Por sus propiedades antiinflamatorias, el consumo de esta hortaliza también se recomienda en enfermedades inflamatorias como la gota o la artritis.

El apio ¿un afrodisíaco natural?

En cuanto a la fama de afrodisíaco y potenciador de la virilidad, hay que decir que nuestro vegetal tiene una alta concentración de androstenona y androstenol, es decir feromonas masculinas. Así que aquí va nuestro consejo: incluye el apio en la dieta familiar, no sabemos si tendrá efectos sobre los hombres de la familia, ¡pero seguro que les ayudará a mantenerse en buena salud!

AGUA DE APIO PARA DEPURAR EL ORGANISMO

El agua de apio tiene fama de ser una bebida milagrosa para depurar y desintoxicar el organismo. Pero en realidad no hay nada de milagroso; se trata de una bebida compuesta casi completamente de agua, que sumado a las propiedades depurativas que hemos visto anteriormente, se convierte en una bomba desintoxicante. Os proponemos la receta de agua de apio y limón, otro alimento con poder desintoxicante:

  • 1 rama de apio
  • el zumo de 1 limón
  • 400 ml de agua

Exprimimos el limón; lavamos bien el apio y lo cortamos en trozos; ponemos el zumo, el apio y el agua en el vaso de la licuadora y batimos hasta obtener una mezcla bien homogénea. Podemos agregar miel para endulzar si lo preferimos. Tomaremos el agua de apio todos los días por la mañana.

¿EL APIO TIENE CONTRAINDICACIONES?

Pues practicamente ninguna. Solo en caso de que crudo os resulte indigesto, se aconseja comerlo cocido. También en casos de afecciones graves a las vías urinarias, es aconsejable consultar al médico antes de consumirlo.

fir0002 | flagstaffotos.com.au , via Wikimedia Commons

CÓMO COMER APIO

El apio puede comerse crudo o cocido; se puede utilizar para hacer ensaladas, guisados, sopas, caldos, cremas y mucho más.

¿Qué se come del apio?

Los tallos se pueden comer tanto crudos como cocidos. En ocasiones, cuando son grandes y más verdes, pueden pelarse para eliminar los hilos exteriores que pueden resultar duros. Las hojas y las partes del tallo más verdes se utilizan para dar sabor a caldos y guisados.

Las mejores recetas con apio

Como hemos visto, para aprovechar los beneficios del apio podemos comerlo ya sea crudo que cocido. En crudo es cuando más disfrutaremos de sus propiedades. Podemos hacer batidos como hemos visto anteriormente, o preparar deliciosas ensaladas, como la famosa ensalada Waldorf:

Ensalada Waldorf

Pero cocido también es delicioso y en caldos aporta todo sus beneficios diuréticos y desintoxicantes. Combinado con otros alimentos con las mismas propiedades, como la cebolla, el tomate y la col, da como resultado una bomba desintoxicante como la sopa quemagrasa de verduras:

Sopa Quemagrasa de verduras, ¡desintoxicante!

PARA QUÉ ES BUENO EL APIO

En resumen, diremos que los beneficios del apio más importantes son:

  • Es un potente depurativo y desintoxicante
  • Protege los riñones eliminando toxinas y ácido úrico
  • Alivia los dolores articulares
  • Ayuda a perder peso
  • Es útil en caso de digestión lenta y acidez estomacal

Hasta aquí llegamos con todos los beneficios y propiedades de esta fabulosa hortaliza… ¿los conocías a todos?

Imagen principal By Marco Verch from Cologne, Germany (Chopped celery) , via Wikimedia Commons

¡Las hojas verdes no se botan!

Producción: Magdalena Mendía Foto: Alejandra González

No es basura

Las hojas de vegetales como la zanahoria, betarraga y apio ayudan a alcalinizar la sangre y aportan nutrientes valiosos y diversos, como las vitaminas K, C, A, potasio, calcio, hierro, magnesio, proteína y antioxidantes, explica la profesora de alimentación viva y crudivegana Belén Dussaubat

(www.chirimoyalegre.cl).

Hojas del apio

Según la nutricionista integrativa Ann Correa (Facebook, NutriPrev: Nutrición Integrativa Preventiva), las hojas del apio son diuréticas, mejoran la digestión, son buenas para el sistema nervioso y ayudan a controlar la hipertensión. Sus propiedades nutricionales son las siguientes:

  • ricas en vitamina A, que previene la pérdida de visión, frena el proceso de envejecimiento celular y aumenta las defensas del organismo.
  • aportan vitaminas del complejo B, esenciales para el crecimiento y metabolismo.
  • poseen vitamina C, necesaria para la síntesis de colágeno.
  • son ricas en minerales como el hierro, para prevenir la anemia; manganeso y calcio, para la salud de los huesos y para evitar calambres musculares; fósforo, para la formación de huesos, dientes y tejido muscular; azufre, para la síntesis de proteínas; y, potasio y sodio, que mantienen el equilibrio de los líquidos en el organismo.

Buen uso: Las hojas del apio son ideales para dar sabor a las comidas como porotos, cazuelas, arroz, etc. Pueden agregarse en las ensaladas y las hojas tiernas son ideales para infusiones tibias o frías y para batidos verdes.

Hojas de la betarraga

La consultora naturista y directora técnica de Bow Spa Paulina Vargas (www.bowspa.cl) enumera los siguientes beneficios de estas hojas:

  • vitamina C: media taza de hojas de betarraga posee el 30% del consumo de vitamina C diario.
  • vitamina A: es vital para la buena visión y la salud de nuestro organismo.
  • vitamina K: ayuda a controlar los factores coagulantes de la sangre
  • su aporte en minerales es variado y completo, entregando propiedades nutricionales para el crecimiento, embarazo, lactancia, etc.
  • se indican especialmente en niños en período de crecimiento y para embarazadas.
  • altamente desintoxicantes por su gran aporte en clorofila.
  • fortalecen el sistema inmune.
  • ayudan a mantener la piel y ojos saludables por su gran aporte en antioxidantes.

Hojas de la zanahoria

Catalina Manríquez, nutricionista de Nutrimet, explica que las hojas de la zanahoria son ricas en minerales, proteínas y vitaminas. Contienen 6 veces más vitamina C que la raíz y poseen también vitamina K, A, B1, B2, B3, B6, B12, P, E, potasio, calcio, hierro y mucha fibra. Además aportan clorofila en abundancia, otorgándole propiedades depurativas.

Cómo integrarlas a la dieta diaria:

  • en la ensalada, bien picada
  • como ingrediente en sopas, caldos o guisos
  • picada con ajo, como aliño
  • en un batido verde, se usan unas cuantas hojas de zanahorias con 2 o 3 frutas ácidas o dulces, agua, estevia o dátiles, todo batido en la batidora
  • en el té: poner agua a hervir y agregar las hojas. Muy bueno para problemas urinarios y gran desintoxicante
  • salteadas con otras verduras

Para tener en cuenta: Las hojas de las zanahorias contienen furocumarinas, que puede causar alergias a la piel. Las hojas no son tóxicas, eso sí.

3 buenas recetas con estas hojas

Para no botarlas a la basura y poder obtener sus beneficios, Belén Dussaubat, experta en nutrición consciente, entrega una receta para cada una de estas hojas:

  1. Crema de betarraga: 3 tazas hojas de betarraga / 1 betarraga / 2 zanahorias / ½ zapallo italiano / 1 trocito de jengibre o ½ diente de ajo. Antes de usar las hojas, se recomienda dejar las hojas en una olla con agua hirviendo por un minuto y retirar, para reducir el sabor amargo. Luego cocinar la betarraga, zanahorias y zapallito italiano, hasta que se ablanden. Licuar las verduras cocidas, con parte de la misma agua de cocción junto a las hojas. Añadir un dado pequeño de jengibre o trozo de ajo. Servir y decorar con orégano y semillas de sésamo y disfrutar!
  2. Zumo verde detox: 2 manzanas verdes / 2 naranjas / 4 tallos de apio / 3 tazas de hojas de zanahoria / 2 tazas de espinaca / un trocito de jengibre. Pasar por un extractor de zumos las manzanas, naranjas, apio y jengibre. Servir y refrigerar. Lo ideal es disfrutarlo como primera comida del día.
  3. Pesto de hojas de apio: 3 tazas compactas de hojas de apio crudas / ¾ tazas de nueces / 2 dientes de ajo3/4 tazas de apio cortado en cubitos (tallo no hojas), ¾ taza de aceite de oliva / sal de mar a gusto. Hidratar las nueces en agua por 16 a 24 horas. Triturar e ir añadiendo el aceite de oliva gradualmente, hasta formar una pasta.

Cómo limpiar, lavar, pelar y preparar el apio para tus celebraciones especiales

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Hay sólo 15 calorías en dos tallos de apio, pero una ración contiene 15% de vitamina C de la dosis diaria recomendada y el 10% de vitamina A, fibra, potasio y ácido fólico. Durante mucho tiempo, el apio ha sido considerado como un calmante nervioso y un afrodisíaco, ya que contiene feromonas masculinas que se producen para atraer a las mujeres, según el sitio web de salud Health Diaries. En la cocina Cajún y de Francia se usa el apio ampliamente como base de guisos, salsas y sopas, porque añade un sabor suave pero característico. Saber cómo limpiar, pelar y preparar el apio para las comidas o celebraciones de días festivos agrega entusiasmo saludable a la ocasión.

Corta ambos extremos del racimo y separa los tallos.

Enjuaga los tallos muy bien en agua fría. Seca los tallos con una toalla de papel o un paño de cocina limpio.

Pela la parte posterior de los tallos o las costillas. Usa un pelador de verduras, igual como lo haces para pelar una zanahoria. No es necesario pelar los tallos, pero si eliminar la parte fibrosa que a veces disuade a la gente de comer los vegetales crudos.

Corta los tallos crudos en tiras para comerlos con aderezo. Rellénalos con crema de cacahuate y pasas, queso azul, gorgonzola, queso crema o cualquier otro relleno que desees.

Corta los tallos en trozos pequeños. Úsalos como parte de una mezcla que lleva igual cantidad de apio, zanahoria y cebolla para que se puedan incorporar en un relleno casero, estofado, sopa o guisado.

Advertencias

Al igual que cualquier otro vegetal, el apio puede traer pesticidas y otros contaminantes indeseables. Lava las piezas correctamente antes de comer.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *