0

Arrancarse una verruga

Cuáles son los tipos de verrugas que existen

¿Amaneces empapada en las mañanas? No le eches la culpa al calor, éstas son algunas posibles causas

Abstinencia de ciertas sustancias. Si pasas por un periodo de desintoxicación de alguna sustancia como alcohol o incluso drogas, es común sufrir de sudores nocturnos. Cortesía: iStock 13/15 DIAPOSITIVAS © salud180.com Tuberculosis. Las infecciones pueden provocarlos, entre éstas la tuberculosis. Entre sus síntomas están la fiebre, que deriva en sudor nocturno y escalofríos. Si además presentas fatiga y tos que dura más de 3 semanas o tiene sangre, acude con tu médico. Cortesía: iStock 14/15 DIAPOSITIVAS © salud180.com Endocarditis. Otra infección que puede dar lugar a sudoraciones nocturnas, es la que ocurre en el endocardio, que recubre las válvulas y cavidades cardiacas. Al ser un tema cardíaco, es muy importante tratarla, por lo tanto, si sientes dolor en el pecho al respirar, hinchazón en los pies y síntomas parecidos a la influenza, ve al doctor. Cortesía: iStock 15/15 DIAPOSITIVAS © salud180.com Como ya viste, si bien no siempre se trata de un trastorno grave, en ocasiones es una señal de alerta, y es importante identificar la causa y darle seguimiento. No dejes pasar tus sudores nocturnos, siempre avísale a tu médico que los estás teniendo. Cortesía: iStock 15/15 DIAPOSITIVAS

Verrugas

Tratamiento de las verrugas

Con frecuencia, las verrugas desaparecen solas, aunque puede llevar muchos meses e inclusive años que la verruga se vaya. Pero algunas verrugas no se irán solas. Los médicos no están seguros de la razón por la que algunas verrugas desaparecen y otras no.

¿Es necesario tratar las verrugas sobre la piel?

En general, sí. Las verrugas comunes son con frecuencia molestas. Pueden sangrar y causar dolor cuando reciben un golpe. También pueden resultar incómodas si, por ejemplo, crecen en la cara. Es posible que el tratamiento reduzca las posibilidades de que las verrugas propaguen a otras áreas del cuerpo o se transmitan a otras personas.

¿Cómo se eliminan las verrugas sobre la piel?

Antes que nada, es importante saber que las verrugas sobre la piel (tales como las de los dedos, de los pies y de las rodillas) y las verrugas en los genitales se eliminan de diferentes maneras. No intente con remedios caseros o con medicamentos de venta libre para eliminar las verrugas de la zona genital. Podría lastimar la zona genital si coloca sobre ella ciertas sustancias químicas. Tampoco deberá tratar las verrugas sobre la cara sin hablar con su médico primero. Las siguientes son algunas maneras de eliminar las verrugas comunes de la piel. Hable con su médico acerca de cuál es el tratamiento adecuado para usted.

  • Aplicar ácido salicílico. Puede tratar las verrugas en lugares tales como las manos, los pies o las rodillas aplicando ácido salicílico (una marca: Compound W) sobre las verrugas. Para obtener buenos resultados, debe aplicar el ácido todos los días durante varias semanas. Después de darse un baño o una ducha, seque la piel dando suaves palmadas con una toalla. Después aplique ácido salicílico sobre las verrugas. El ácido penetra más profundamente y funciona mejor cuando se aplica sobre la piel húmeda. Antes de darse una ducha o un baño al día siguiente, use una lima de cartón o piedra pómez para retirar la superficie muerta de las verrugas.
  • Aplicar cantaridina. El médico podrá aplicar cantaridina sobre las verrugas. Con este tratamiento, el médico “pinta” con el producto químico la verruga. La mayoría no siente ningún dolor cuando se aplica el producto químico sobre la verruga. Experimentará algún dolor o ampollado de la verruga en aproximadamente 3 a 8 horas. Después del tratamiento con cantaridina, el médico cubrirá la verruga con un vendaje. Puede retirar el vendaje después de 24 horas. Cuando se aplica una mezcla de cantaridina con otras sustancias químicas, se puede retirar el vendaje después de solo 2 horas. Cuando vuelva a verlo, el médico eliminará la piel muerta de la verruga. Si la verruga no desaparece después de un tratamiento, el médico podrá sugerirle otro tratamiento.
  • Aplicar nitrógeno líquido. El médico podrá usar nitrógeno líquido para congelar la verruga. Este tratamiento se denomina crioterapia o criocirugía. La aplicación de nitrógeno líquido a la verruga puede producir cierta incomodidad. Es posible que para eliminar completamente una verruga se necesiten tratamientos con nitrógeno líquido cada 1 a 3 semanas, por un total de 2 a 4 veces. Si no se observa mejoría, el médico podrá recomendar otro tipo de tratamiento.
  • Otros tratamientos para las verrugas sobre la piel.El médico también podrá extraer la verruga sobre la piel quemándola, cortándola o eliminándola con láser. Estos tratamientos son efectivos, pero pueden dejar una cicatriz. En general, se reservan para verrugas que no han desaparecido con otros tratamientos.

¿Como funciona la criocirugía?

La criocirugía en un procedimiento de 2 pasos que elimina la verruga sin lastimar la piel que la rodea. El primer paso es preparar la verruga para su extracción. Usted puede ayudar con este paso. El segundo paso es congelar la verruga, lo que llevará a cabo el médico en su consultorio. Es posible que se necesiten varios tratamientos de congelamiento antes de que la verruga se elimine completamente.

¿Qué debo hacer para preparar la verruga para criocirugía?

Usted debe hacer algunas cosas en su casa para preparar la verruga para la extracción. Hacer estas cosas antes de ir al consultorio del médico puede reducir la cantidad de tratamientos de congelación que usted necesita. Tiene que hacer lo siguiente:

  1. Todas las noches, durante 2 semanas, lave la verruga con agua y jabón, y coloque ácido salicílico en gel al 17% sobre ella.
  2. Después de colocar el gel, cubra la verruga con un apósito de ácido salicílico al 40% (una marca: Mediplast). Corte el apósito de manera que sea apenas un poco más grande que la verruga. El apósito tiene un adhesivo en la parte de abajo que ayudará a que permanezca sobre la verruga.
  3. Deje el apósito sobre la verruga durante 24 horas. Si la zona comienza a doler o se pone roja, deje de usar el gel y el apósito y llame al consultorio del médico.
  4. Después de sacar el apósito, limpie el área con agua y jabón, coloque más gel sobre la verruga y coloque otro apósito. Si tiene mucha actividad durante el día y el apósito se sale de la verruga, puede dejar el área descubierta durante el día y solo colocar el apósito durante la noche.

¿Que pasa después?

Después de 2 semanas de este tratamiento, la verruga se habrá puesto blanca y se verá esponjosa. Entonces el médico podrá extraer la capa de piel blanca que cubre la verruga y usar criocirugía para congelar la base (raíz) de la verruga. Si su piel reacciona con intensidad al frío, informe al médico antes de la criocirugía.

La criocirugía puede ser incómoda, pero por lo general no es muy dolorosa. El congelamiento produce cierto adormecimiento. Cuando el médico coloca el instrumento sobre la piel para congelar la verruga, sentirá como si tuviera un cubo de hielo adherido a la piel. Después, podrá sentir una sensación de ardor a medida que la piel se descongela.

En general, no lleva mucho tiempo la curación después de la criocirugía. Posiblemente podrá disfrutar de sus actividades habituales mientras se cura, inclusive podrá bañarse o darse una ducha. La criocirugía no deja cicatriz, o quizás una muy pequeña. Después de que el área se ha curado, el piel tratada podrá tener un color más claro que el de la piel que la rodea.

¿Cómo se tratan las verrugas en la zona genital?

Las verrugas genitales deben ser tratadas por su médico. Las verrugas en la zona genital pueden extraerse, pero no hay cura para la infección viral que las causa. Esto significa que las verrugas podrán volver a aparecer, inclusive después de haber sido extraídas.

gTt-VIH

Se pueden quemar con nitrógeno líquido, con un tipo de bisturí eléctrico o con un láser. También se les puede aplicar productos cáusticos (podofilotoxina) o algún producto que estimule la inmunidad local (imiquimod). Se están realizando estudios sobre el imiquimod en personas seropositivas. Un gel antiviral con cidofovir podría ser muy prometedor, pero el fabricante no parece querer continuar los estudios. [email protected] farmacé[email protected] clí[email protected] preparan un gel con cidofovir que se utiliza para tratar la infección por CMV (citomegalovirus).

Actualmente, quemar las verrugas es más eficaz que aplicar productos cáusticos, pero es también más doloroso y más largo de cicatrizar. Además a veces se necesita una hospitalización de corta duración (una noche). La elección del tratamiento se debe hacer en función del número de lesiones, del lugar de emplazamiento, y de las preferencias del/la mé[email protected] y del/la paciente.

¿Cuáles son los tratamientos para las anomalías celulares (displasias)?

Según el número y la extensión de las lesiones, se emplean los tratamientos mencionados para las verrugas o se extirpan quirúrgicamente. Sin embargo, en las personas seropositivas, es frecuente la aparición de nuevas anomalías en los meses siguientes al tratamiento (sobre todo cuando los CD4 están por debajo de 200). Multiplicar los tratamientos quirúrgicos puede provocar daños en los órganos tratados, en particular en el cuello del útero, lo que puede a veces incomodar un futuro embarazo. Las recomendaciones oficiales para 2002 son preferentemente vigilar con regularidad y reservar la cirugía para las situaciones en que es verdaderamente indispensable.

¿Cómo vigilar las anomalías celulares?

El frotis y la colposcopia permiten conocer la gravedad de las lesiones. Si se trata de una lesión moderada o media, se recomienda actualmente no tratar y vigilar cada seis meses con el fin de localizar con rapidez un empeoramiento.

Por el contrario, si es una lesión más grave, precancerosa, [email protected][email protected] practican controles cada tres meses o proponen tratarlas inmediatamente.

Las lesiones evolucionan muy lentamente: se necesita una media de siete años para pasar de una lesión benigna a una grave (precancerosa), y de cinco a siete años para pasar eventualmente de una lesión precancerosa a un cáncer evolutivo. Por esta razón, se recomienda controlar regularmente las lesiones dos veces al año, someterse a examen más a menudo. Por otro lado, es frecuente que las lesiones desaparezcan espontáneamente.

Los tratamientos antirretrovirales, ¿tienen efecto sobre el VPH?

En la actualidad, se ignora si un tratamiento eficaz contra el VIH, que hace descender la carga viral y remontar los CD4, permite reducir los síntomas de la infección por VPH o el riesgo de progresión hacia cáncer. Algunos estudios parecen mostrarlo así, aunque otros no han encontrado diferencias. En cambio, sí se sabe que las personas que tienen una carga viral baja y CD4 por encima de 350 tienen tipos de VPH menos agresivos y se desprenden mejor de este virus.

¿Qué control médico requieren las personas seropositivas?

Las personas seropositivas deben seguir regularmente las prescripciones de un/a ginecó[email protected] o un/a proctó[email protected] para detectar lo más pronto posible eventuales signos de infección por VPH. Para aquellas personas seropositivas con recuentos de CD4 por encima de 200 y que jamás han tenido síntomas debidos al VPH, un control una vez al año es suficiente (examen de los órganos genitales y el ano, y frotis). Para las personas cuyo recuento de CD4 está por debajo de 200, o aquellas que ya han tenido verrugas o anomalías celulares provocadas por el VPH, se recomienda acudir a la consulta dos veces al año (examen clínico, frotis y colposcopia).

¿Y las personas seronegativas?

Se debe señalar que incluso las personas seronegativas, y en particular las mujeres, así como también los hombres homo- o bisexuales, deberían someterse a un examen anual de detección de verrugas en los órganos genitales y en el ano, con el fin de poder tratarlas lo más pronto posible si es necesario.

Referencia: Stéphane KORSIA-MEFFRE, “Verrues genitales et anales: fréquentes et souvent invisibles”, Remaides n.45, septembre 2002, 14-15.

Por supuesto, las verrugas pueden ser molestas y se te puede perdonar por querer cortar ese crecimiento molesto en tu piel. Aunque cortar una verruga no es una buena idea. Otros métodos de tratamiento eficaces están disponibles. Veamos Qué Pasa si te Arrancas una Verruga.

Las verrugas suelen aparecer en las manos, mientras que otras pueden aparecer en la cara, los genitales y debajo de los pies. Son muy molestas, y aunque generalmente no dolorosas, si incomodan y afectan la psiquis.

¿Qué son las verrugas?

Las verrugas son crecimientos no cancerosos de la piel que a menudo son de color carne y son contagiosas. Las verrugas son crecimientos de la piel que aparecen en el cuerpo y que están infectadas con un virus de la familia del virus papiloma humano (VPH). Hay más de 100 tipos diferentes de VPH.

Verruca es el término médico para verrugas. El principal síntoma de la infección del virus del papiloma humano es que provoca un crecimiento excesivo de las células de la piel. Esto hace que las áreas afectadas parezcan engrosadas, duras y ásperas. Hay diferentes tipos de verrugas.Este virus se puede manifestar en cualquier parte del cuerpo, pero aparecen con mucho más frecuencia en las manos y los pies.

Las verrugas son benignas o sea, no cancerosas, pero son contagiosas. Algunos VPH causan verrugas genitales, y se transmiten por vía sexual. Algunos tipos de VPH causan un mayor riesgo de cáncer cervical.

Morder sus uñas causa heridas en la piel que aumentan la probabilidad de contraer verrugas. Los virus del papiloma humano que causan verrugas son muy contagiosos. Si desarrollas o no una verruga cuando entras en contacto con las verrugas de otra persona depende de una variedad de factores, incluida la fuerza de tu sistema inmunológico.

Es más probable que te contagies si tienes una herida en la piel. Los niños que con frecuencia sufren cortes y rasguños corren el riesgo de contraer verrugas. También lo son las personas que se afeitan o se muerden las uñas.

Verruga en el hombro

¿Qué pasa si te arrancas una verruga?

Cortar una verruga puede tener graves consecuencias y no importa lo que hayas escuchado, evita cortar una verruga por tu propia cuenta. Aquí hay algunos efectos de cortar una verruga.

Dolor y sangrado.

Cortar las verrugas puede causar un dolor excesivo y sangrado. Una verruga está llena de terminaciones nerviosas sensibles y cortarlas puede ser una gran fuente de dolor. Ten cuidado al cortar las verrugas ya que esto puede resultar en un sangrado prolongado, que tiene sus propias consecuencias.

Mala Cicatrización.

La medicación contra las verrugas no solo es suave, tampoco dejará cicatrices en la piel. Una vez que la verruga se quema, ni siquiera notarías que una vez tuviste una verruga. Por el contrario, cortar una verruga puede dejar una cicatriz permanente en la parte afectada del cuerpo.

Infección.

Cortar una verruga crea una herida, que es susceptible a infecciones y podría empeorar las cosas. En muchos casos la infección ha sido tan grande que tratarla fue más problemática y costosa que realizar un tratamiento inicial a la verruga.

Cómo deshacerse de las verrugas.

Existen muchos tratamientos para las verrugas, pero a menudo las verrugas desaparecen por sí solas. A menudo, las verrugas eventualmente desaparecerán por sí solas sin que tengas que hacer nada. Para las verrugas que no causen dolor o vergüenza, dejar que sigan su curso podría ser la mejor opción. Solo ten en cuenta que si no tratas las verrugas, pueden agrandarse o extenderse a nuevas áreas. También puedes infectar a alguien más. A veces, las verrugas, incluidas las causadas por la infección por VPH, desaparecen y vuelven a aparecer más adelante.

Ácido salicílico.

El ácido salicílico actúa disolviendo gradualmente las verrugas. Los tratamientos con ácido salicílico de venta libre disuelven gradualmente las verrugas, pero el proceso lleva tiempo. Siempre debes aplicar el producto diariamente durante muchas semanas.

  1. Remoja la verruga en agua tibia primero. Luego, seca la zona con palmaditas.
  2. Usa una lima desechable para lijar la verruga. Desecha la lima y usa una nueva después de cada uso.
  3. Después de limar la verruga, aplica ácido salicílico. Se consistente.

Puede tomar algunos meses, pero la verruga desaparecerá. Este ácido lo puedes conseguir en forma de crema o líquido.

Cantharidin

Cantharidin es un medicamento que se aplica sobre la verruga. Es un tratamiento de verrugas líquido de venta libre que se aplica en una verruga y estimula la formación de una ampolla. En aproximadamente una semana, la ampolla se seca y se cae, llevándose la verruga. Cantharidin es un buen tratamiento contra las verrugas para los niños porque la aplicación de la medicación es indolora. Las personas tratadas con el medicamento tópico pueden experimentar hormigueo, ardor, hinchazón o picazón en el área unas horas después de la aplicación.

Aplicación de Cantharidin

Cinta adhesiva.

La cinta adhesiva es un tratamiento inusual, pero efectivo para las verrugas. Lo creas o no, algunas personas encuentran que cubrir las verrugas con cinta adhesiva plateada les ayuda a desaparecerlas gradualmente. Los expertos no están de acuerdo sobre cómo o incluso si esto realmente funciona.

Simplemente coloca cinta adhesiva sobre una verruga y déjala durante varios días. Cuando la destapes, puedes eliminar algunas capas de la verruga. Moja el área y lija la verruga con una lima desechable. Vuelve a aplicar una nueva cinta adhesiva sobre la verruga.

Congelación.

La criocirugía utiliza nitrógeno líquido para congelar las verrugas. La crioterapia es un procedimiento que los médicos utilizan para congelar las verrugas comunes con nitrógeno líquido. El procedimiento es apropiado para niños mayores y adultos que tienen verrugas. Dado que puede ser un poco doloroso, la crioterapia no se realiza en niños pequeños.

Es posible que necesites varias sesiones de crioterapia para congelar eficazmente las verrugas. La congelación con nitrógeno líquido funciona mejor cuando se combina con otros tratamientos para verrugas. Permite que el área sane y luego has un seguimiento aplicando ácido salicílico. Las personas con tez oscura pueden tener manchas claras en áreas tratadas con crioterapia.

Cortar y quemar.

Los médicos pueden usar la electrocirugía y el legrado para tratar las verrugas. Algunas verrugas, particularmente las verrugas filiformes, las verrugas plantares y las verrugas comunes, pueden tratarse cortándolas o quemándolas. El nombre oficial de este tipo de tratamiento es electrocirugía (quema) y legrado (raspado). Estos dos procedimientos se usan al mismo tiempo.

Primero, el médico adormece el área a tratar. Luego, usa una herramienta eléctrica para quemar la verruga. A veces se utiliza tratamiento con láser. Y después se realiza el legrado.

Curetaje implica el uso de un cuchillo o una herramienta en forma de cuchara para raspar la verruga. La Escisión se refiere al proceso de cortar una verruga con un instrumento afilado.

Obtén la ayuda de tu médico.

Busca la ayuda de tu médico si necesitas tratamiento para verrugas rebeldes. Las verrugas son lesiones benignas de la piel, pero pueden parecerse a enfermedades de la piel más graves, como el cáncer de piel. ¿Cómo sabes cuándo es hora de ver a tu médico? Haz una cita con tu dermatólogo si te ocurre lo siguiente:

  • Cuando no estés seguro de que una verruga sea una verruga y te preocupa que pueda ser algo más serio.
  • Cuando existan verrugas en tus genitales.
  • Si desarrollas un gran número de verrugas.
  • Cuando tienes verrugas que sangran, hieren, pican o queman.

No intentes automedicarte con una verruga si tienes un sistema inmunológico débil o diabetes. Esto puede ser peligroso y hacer más daño que bien.

Tratamientos tópicos de prescripción.

Las verrugas graves son problemas de la piel que pueden requerir tratamiento con receta. Las cremas tópicas como el ácido salicílico, la tretinoína y el ácido glicólico pueden ayudar a pelar las capas de la verruga. Las cremas estimulantes inmunitarias que contienen imiquimod (Aldara) y diphencyprone (DCP) pueden promover la reducción y desaparición de las verrugas. El 5-fluorouracilo tópico inhibe el crecimiento de células adicionales que forman una verruga. Es un medicamento contra el cáncer que inhibe el crecimiento de tumores.

Consulta a tu médico si tienes verrugas que no responden a tratamientos de venta libre. Es posible que necesites algo más agresivo para tu condición.

Medicamentos inyectables.

Tu médico puede probar las inyecciones cuando otros tratamientos han fallado. La bleomicina es un medicamento inyectable que un médico puede usar para tratar las verrugas rebeldes que no han respondido a otros tipos de tratamientos. La bleomicina es un medicamento contra el cáncer que interfiere con la producción de células infectadas.

El interferón es otro medicamento que puede inyectarse en las verrugas que no responden a otras intervenciones. Puede usarse para las verrugas genitales, por lo que son más capaces de combatir la infección por VPH. Estos medicamentos inyectables se usan generalmente cuando otros tratamientos han fallado. Tu médico puede recomendar el uso de ácido salicílico tópico o cinta adhesiva en una verruga también.

La acupuntura.

La acupuntura puede ser un tratamiento eficaz para las verrugas. Este procedimiento implica la inserción de agujas finas en los puntos meridianos del cuerpo. En un estudio pequeño, poco más de un tercio de las personas que recibieron sesiones semanales de acupuntura de 30 minutos durante 4 semanas experimentaron una eliminación completa de las verrugas persistentes en comparación con las que recibieron tratamiento con placebo (simulacro).

Las personas que experimentaron la eliminación de sus verrugas tampoco experimentaron una recurrencia de la enfermedad durante el período de seguimiento de 3 meses. Los investigadores creen que las propiedades de estimulación inmunológica de la acupuntura son responsables de los beneficios. El estudio fue pequeño y se necesitan estudios más grandes para confirmar la efectividad de la acupuntura para las verrugas.

Reducir el riesgo.

No puedes protegerte contra las verrugas por completo, pero hay cosas que puedes hacer para disminuir el riesgo de contraerlas y diseminarlas.

  • Usa chancletas en la piscina para reducir el riesgo de contraer verrugas plantares.
  • No toques las verrugas, puedes contraerlas de otra persona o diseminarlas a nuevas ubicaciones en tu piel.
  • Lávate bien las manos después de aplicar el tratamiento de verrugas.
  • Si sufres de verrugas plantares, mantén tus pies secos.

Para cerrar.

En general, las verrugas comunes se resuelven permanentemente con tratamientos de venta libre o medicamentos recetados. Con estas opciones de tratamiento de fácil acceso, no tendrás que soportar cantidades increíbles de dolor o correr el riesgo de un sangrado excesivo. Las verrugas genitales requieren tratamiento especializado. Consulta a un médico si notas la aparición de verrugas alrededor de tus genitales.

Las verrugas son lesiones benignas e indoloras de la piel que se achacan a la infección de las células epiteliales por el llamado papilomavirus humano. Son muy frecuentes entre niños y adolescentes aunque en realidad es un problema prácticamente universal ya que se calcula que el 40% de la población mundial tiene o ha tenido verrugas en alguna ocasión. Los expertos dicen que si las verrugas no molestan es mejor ni tocarlas pues en un alto porcentaje de casos acaban desapareciendo espontáneamente. Ahora bien, si no puede o no quiere esperar sepa que hay distintas posibilidades para eliminarlas.

Para quien las sufre son un auténtico calvario, no porque sean dolorosas sino porque -dependiendo de su localización y especialmente si afean la cara- pueden provocar inseguridades y complejos. Y es que la verruga es uno de los defectos estéticos con los que tradicionalmente más se ha ensañado la sociedad. De hecho, incluso la literatura ha colocado feas verrugas en los rostros de quienes se consideran seres monstruosos. ¿O quién no tiene en la mente la imagen de un horrible bulto rugoso en la nariz de ciertas mujeres –también horribles- con puntiagudo sombrero negro y escoba voladora? Afortunadamente en la actualidad se sabe que en un gran porcentaje de casos las verrugas acaban secándose y cayendo solas pocos meses después de haber aparecido. Pero para quienes esa espera pueda ser excesivamente larga existen distintos procedimientos terapéuticos para desterrarlas durante mucho tiempo.

¿QUÉ SON LAS VERRUGAS?

Las verrugas son, en suma, tumores epiteliales hiperqueratósicos, benignos e indoloros –generalmente de la piel- que aparecen cuando las células epidérmicas son infectadas por el papiloma, virus humano del que existen más de cien subtipos diferentes. Externamente se caracterizan por un engrosamiento de las capas de la epidermis que forman una tumoración redonda u oval, dura, áspera y rugosa que se levanta sobre la piel. Por lo general -luego veremos la particularidad de las verrugas genitales- no suponen un problema médico pues ni afectan a órganos internos ni degeneran en enfermedades más graves como el cáncer de piel. Son muy frecuentes en la infancia y la adolescencia si bien pueden desarrollarse a cualquier edad, tanto en hombres como en mujeres. De hecho se las considera un problema prácticamente universal ya que se estima que alrededor del 40% de la población mundial tiene o ha tenido una verruga en alguna ocasión. Y es que al ser de origen vírico es relativamente sencillo el contagio tanto entre personas –especialmente en el caso de las verrugas genitales o plantares, como explicaremos a continuación- como a otras zonas del propio cuerpo del afectado. A este respecto es importante saber que desde el contagio del virus hasta la manifestación visible de la verruga pueden transcurrir meses -incluso años- y que cuando aparecen pueden confundirse con callosidades (si están en el pie o las manos) o con lesiones cutáneas más graves. De ahí que para salir de dudas y obtener un diagnóstico claro lo mejor sea acudir a un dermatólogo que establezca qué tipo de lesión es, cuál es su origen y cómo debe desarrollarse el tratamiento.
Sepa en cualquier caso que el curso clínico de una infección de este tipo es poco predecible ya que una vez aparecidas las primeras verrugas éstas pueden desaparecer, estabilizarse o crecer de forma variable. En muchos casos, y sin que aún se tenga explicación médica para este fenómeno, las verrugas desaparecen sin más, sin ningún tratamiento, especialmente en los niños. Y se le ha puesto cifras a este fenómeno: un 30% de las lesiones se secan y se caen en los primeros seis meses y hasta un 65% en los primeros dos años desde su aparición. Son muy pocas las verrugas que permanecen más de 5 años sobre la piel.
Por otro lado, hay que señalar que existen varios tipos de verrugas. Lo común a todas ellas es que son causadas por uno o varios de los más de 100 genotipos diferentes de papiloma virus humano que se han descrito. Así, algunos de estos virus –que tienen ADN- tienden a causar verrugas en la piel mientras que otros las provocan en los genitales o en el área rectal. La apariencia, tamaño y grado de molestia funcional o estética que provocan depende de dónde se encuentren y del grado de irritación y de trauma que sufran.
Pues bien, una vez descritas las características comunes de las verrugas detallemos los rasgos de sus tipos más frecuentes. Son éstos:

1) Verrugas comunes.

Son de superficie rugosa, consistencia firme y coloración similar a la piel con tendencia a adoptar una forma redondeada. En general su tamaño oscila entre 1 mm. y 1 cm. pero no es raro que confluyan varias formando placas. No suelen causar molestias a menos que estén en áreas de fricción o de presión repetitiva. Generalmente crecen en los dedos, alrededor de las uñas y en el dorso de la mano aunque pueden aparecer en cualquier otra zona del cuerpo, incluido el cuero cabelludo. Son más comunes donde la piel se ha lesionado. Por eso son tan frecuentes en las personas que se muerden las uñas o se arrancan los padrastros. Precisamente las verrugas alrededor o bajo las uñas son mucho más difíciles de curar.
Dentro de este grupo de las verrugas comunes se encuentran también las llamadas verrugas filiformes que son lesiones diminutas, largas y de escaso diámetro que aparecen en los párpados, la cara y el cuello.
Aunque la apariencia de las verrugas comunes es familiar para muchas personas lo conveniente es que sean diagnosticadas por un profesional para que éste descarte que podamos estar confundiendo una inofensiva verruga con otras dolencias más graves como la queratosis actínica o la seborreica, el carcinoma espinocelular (un tipo de tumor maligno), el queratoacantoma, el nevus melanocíticos verrucosos o los fibromas péndulos.

2) Verrugas plantares.

Generalmente aparecen en las plantas de los pies y su contagio suele deberse a caminar descalzo por piscinas o baños públicos. Pueden producirse aisladas o en grupo. En este caso se las llama “verrugas en mosaico”. La mayoría de las verrugas plantares no sobresalen de la superficie de la piel como lo hacen las verrugas comunes porque la presión al caminar las aplasta y las empuja hacia el interior de la piel. Al caminar la persona afectada siente como si tuviera piedras en el zapato por lo que la situación puede resultar muy dolorosa. Son difíciles de tratar porque la mayor parte de la verruga se encuentra bajo la superficie de la piel.

3) Verrugas planas.

Son más pequeñas, lisas y suaves que otras verrugas. Por lo general crecen en grupos de entre 20 y 100 y en cualquier parte del cuerpo pero en los niños son más comunes en la cara. Este tipo de verruga le sale a los hombres comúnmente en el rostro -donde crece la barba- y a las mujeres en las piernas. Su contagio suele ser por autoinoculación.

4) Verrugas genitales.

Usualmente se encuentran en los órganos genitales, en el área púbica y entre los muslos pero pueden aparecer dentro de la vagina y del recto. También se las llama condilomas acuminados y provocan picor, irritación y leucorrea (exudado blanquecino por la vagina en la mujer). Son blandas y la superficie no es áspera como la de las verrugas comunes. Se extienden por contacto sexual y son tan contagiosas que, de hecho, estos condilomas son la más común de las infecciones de transmisión sexual de los países desarrollados. Además se consideran una de las principales causas de displasia del cuello uterino y de cáncer de útero y de pene.
En suma, las verrugas genitales son muy contagiosas. Las demás no suelen diseminarse de una persona a otra sino más bien contagiarse de una parte a otra del propio cuerpo. Por eso los médicos insisten en que la persona afectada no debe tocar o rascarse la verruga para evitar en lo posible que el virus se extienda. Como es obvio, tratar de cortar, romper, quemar o arrancar la verruga es una conducta tan estúpida como irresponsable. El afectado tampoco debe automedicarse o aplicarse remedios caseros porque puede estar tratando como verruga algo que no lo es. No lo dude pues: acuda a un dermatólogo y que sea él quien le ponga a tratamiento.

5) Antíviricos. Algunos productos han demostrado eficacia antivírica notable. Son los casos del Viusid y del Bio-Bac (actualmente comercializado como Renoven). Y no olvidemos las infusiones de anís estrellado, hipérico y equinácea así como la ingesta de própolis.

DISTINTOS TRATAMIENTOS

Ya hemos mencionado que un alto porcentaje de las verrugas desaparecen por sí mismas sin que se sepan exactamente los motivos. Pero las verrugas que no desaparecen de forma espontánea pueden ser eliminadas mediante distintos procedimientos lo cual significa que no hay tratamiento plenamente satisfactorio. Y es que, de hecho, no existe terapia antivírica específica para el virus del papiloma humano. Por tanto, optar entre una técnica u otra dependerá de distintos factores que tendrá que valorar el dermatólogo. Lo común es que se comience con procedimientos poco agresivos y se vaya aumentando la intensidad. Eso sí, como son lesiones benignas sólo se utilizarán terapias agresivas –incluido el láser y la cirugía- en contados casos. La máxima es: si las verrugas no molestan, mejor ni tocarlas porque es muy probable que desaparezcan por sí solas en unos pocos meses y algunos de los procedimientos para eliminarlas pueden dejar cicatrices o manchas en la piel.
Claro que cuando las verrugas sangran, duelen, se complican, crecen, están en zonas de roce constante, son de tipo genital, se multiplican rápidamente, cambian de color o de forma, su localización implica algún riesgo para los tejidos u órganos o, simplemente, molestan por razones estéticas lo conveniente es no esperar a que la verruga se seque sola. En estos casos se puede optar por distintos tratamientos:

-Los ácidos salicílico y láctico. Hacen desaparecer –o empequeñecer- el 70% de las verrugas sobre las que se aplican. Estos ácidos se utilizan para eliminar la porción más superficial de las verrugas comunes y destruyen lentamente las células epiteliales infectadas por el virus. El procedimiento –diario y durante al menos 3 meses- es el siguiente: se humedece la verruga con agua jabonosa, se raspa su superficie con una lija o con una piedra pómez y se aplica el ácido dejando que seque. El ácido penetra más profundamente y funciona mejor cuando se aplica sobre la piel húmeda. Al día siguiente, antes de ducharse, se vuelve a lijar la superficie muerta de la verruga y así se la va haciendo desaparecer poco a poco sin afectar al resto de los tejidos y sin que quede cicatriz. Éste es el único tratamiento para las verrugas del que se ha comprobado su eficacia mediante estudios controlados y muchos dermatólogos lo consideran más efectivo y menos lesivo que cualquiera de las otras técnicas.
De forma similar se utiliza también el nitrato de plata. Los resultados también son buenos pero la piel donde estaba la verruga queda teñida y, además, puede tardarse más de 3 meses en eliminarla.
También funciona el gluteraldehido, un producto disponible en farmacias en forma de gel o de solución acuosa que se aplica sobre la verruga una vez al día. Antes de cada aplicación deberá lijarse el tejido necrótico para que el efecto sea mayor. Se utilizará hasta que desaparezca y a veces deja una hiperpigmentación marrón en la piel donde se encontraba la lesión.

-Crioterapia: La aplicación de Crioterapia es también útil en el tratamiento de las verrugas. Generalmente se aplica cada semana hasta que desaparecen. Se utiliza nitrógeno líquido durante 15 a 30 segundos para coagular la verruga y destruirla luego mediante la congelación de las células infectadas. La congelación produce molestias pasajeras y en muchos casos una pequeña ampolla que desaparece a los pocos días. En cuanto al riesgo de que el tratamiento deje cicatriz éste es mínimo porque las fibras de colágeno son resistentes a la congelación. Eso sí, en algunas ocasiones pueden aparecer manchas porque los melanocitos son muy sensibles. El éxito de esta técnica se sitúa en el 70% tras unos cuatro meses de tratamiento regular.

–Electrocirugía. Como nos explicara el doctor Luis García Cremades, director médico de la madrileña Clínica LongeBell Salud en la que se practica este tratamiento, “bajo anestesia local se coagula la verruga, se extrae y se cauteriza la base mediante un bisturí eléctrico”. Generalmente se requieren unas dos semanas para curar la herida que puede dejar cicatriz. Eso sí, incluso utilizando adecuadamente esta técnica un 20% de las verrugas recidivan –es decir, vuelven a parecer- al cabo de unos meses.

–Inmunoterapia. Se trata de aprovechar el poder del sistema inmune. El método consiste en inducir en el paciente una reacción alérgica en la zona de las verrugas usando un agente químico que haga reaccionar rápidamente al sistema defensivo. Se logra así que las verrugas desaparezcan en poco tiempo. También se puede inyectar directamente interferón en ellas para ayudar al sistema inmune a combatir el virus que lo causa.
Otra buena opción es la Microinmunología que consiste en “potenciar el sistema inmune con un tratamiento especial de Homeopatía”. La practica el ya mencionado doctor García Cremades quien, según afirma, “permite eliminar por sí sólo el virus que provoca las verrugas”. Añadiendo: “Es especialmente útil en los casos de verrugas múltiples, como las filiformes, que suelen aparecer incluso por cientos y que aunque se eliminen con Electrocirugía o cualquier otra técnica vuelven a aparecer. En la mayoría de los casos la Microinmunología las hace desaparecer en un plazo de dos a cuatro meses sin que normalmente vuelvan a aparecer”.

–Láser: puede ser utilizado en caso de verrugas que son difíciles de tratar con otras terapias. Uno de los más empleados es el láser de CO2. Así, el doctor Ángel Martín –director médico del madrileño Centro Clínico Menorca– nos contaría que la eliminación de verrugas con láser es un procedimiento quirúrgico ambulatorio para el que sólo se requiere anestesia local. “El láser –explica el doctor Martín- actúa puliendo suavemente las lesiones hasta alcanzar el nivel del resto de la piel respetando la total integridad de los tejidos que rodean la zona. No son necesarios ni el bisturí ni los puntos de sutura que dejarían una cicatriz estéticamente indeseable”. No obstante, los dermatólogos advierten de que esta técnica puede dejar alguna cicatriz más o menos visible. El tratamiento se lleva a cabo en una sola sesión aunque, según los casos, pueda ser necesario un retoque pasados 2 o 3 meses. “En cuanto a los cuidados posteriores al tratamiento –continuaría diciéndonos el doctor-bastará con aplicar una pomada cicatrizante dos o tres veces al días hasta alcanzar la formación de una pequeña costra que desaparecerá por sí sola al poco tiempo. También habrá que utilizar una crema de protección solar para evitar que se zona tratada se hiperpigmente”.

–Cirugía: es muy raro que se recomiende la extirpación quirúrgica de la verruga ya que en tal caso deja normalmente una cicatriz permanente sin producir mejores resultados que las anteriores técnicas.
En definitiva, ha de quedar claro que ningún tratamiento garantiza su total y permanente eliminación. Los mejores resultados se obtienen en las personas más jóvenes con menor tiempo de duración de la infección pero esos mismos resultados se obtendrían de forma natural sin tratamiento alguno. Lo común es que en un 35% de los pacientes -tratados o no- se produzcan recidivas o aparezcan nuevas verrugas en el primer año después del tratamiento, probablemente a causa de la persistencia de queratinocitos infectados porque las verrugas viejas contagiaran la piel circundante antes de ser tratadas. Por eso ante la alta probabilidad de recidivas se recomienda evitar en lo posible los tratamientos más agresivos o aquellos que puedan dejar manchas o cicatrices -incluso queloides- aunque sí se considera conveniente tratar las verrugas nuevas tan pronto como reaparezcan para intentar limitar la posibilidad de un nuevo contagio. Para evitarlo será necesaria la colaboración del propio afectado que deberá recordar no tocar las verrugas y no intentar librarse de ellas mediante peligrosos procedimientos caseros. Si quiere eliminarlas con seguridad, aunque sólo sea temporalmente, deje que lo haga un profesional.

L. J.
Recuadro:

El tratamiento de las verrugas con ajo

“Uno de los factores que han ayudado a que el ajo se convierta en una estrella de las medicina natural es su gran poder corrosivo y necrosante sobre las verrugas”.Eso es, al menos, lo que plantea Juan T. Copán en su libro La salud por el ajo y la cebolla. Según el autor basta con partir un diente de ajo por la mitad y untarlo todos los días –preferiblemente por la mañana o antes de la ducha- sobre la zona afectada. “La verruga –explica- primero se ablandará, después se secará y finalmente desaparecerá o se caerá por sí sola”. Añadiendo: “El tratamiento es largo pero efectivo ya que evita la nueva formación de verrugas o bien que éstas se reproduzcan una vez finalizado el tratamiento”. Y termina con un consejo: “Si la aplicación del ajo resulta molesta, picante o irritante se puede aplicar junto a una cucharada de aceite de oliva o de almendras para evitar escozores”.

Acuda a un profesional

Las verrugas se pueden confundir con otro tipo de lesiones más graves como la queratosis actínica, la queratosis seborreica, el carcinoma espinocelular, el queratoacantoma, el nevus melanocíticos verrucosos o los fibromas péndulos, entre otras. O con un simple e inofensivo callo. Por tanto, para estar seguros lo adecuado es acudir a un dermatólogo. Y también deberá acudir al médico si se presenta alguna de estas situaciones:

-Un cambio del color o de apariencia de la verruga.
-Dolor asociado a la verruga.
-Si existen signos de infección como pus, fiebre, secreción, etc.
-Si las verrugas no desaparecen por sí solas y el paciente quiere extirpárselas.
-Si las verrugas empiezan a sangrar de forma significativa o si el sangrado no se detiene con una simple presión ligera.
-Si la persona tiene diabetes o el sistema inmune debilitado.

Las verrugas son como la mayoría de los insectos: pueden ser desagradables a la vista, pero son inofensivas. Pero con algunas de ellas hay que tener cuidado, sobre todo si aparecen en los genitales o la zona anal, porque pueden presentar síntomas de cáncer en esas partes del cuerpo.

Las verrugas son infecciones en la piel causadas por el virus del papiloma humano. Las más comunes, las vulgares, presentan forma de coliflor con una superficie con ‘cresta de gallo’, de color ligeramente marrón grisáceo, rosado o del tono de la piel, que aparecen en las manos o en el rostro, aunque también en las rodillas, el cuero cabelludo o los pies.

En estos últimos casos, las verrugas plantares, pueden doler porque crecen dentro de la planta del pie, y aparecen con más frecuencia entre las personas que suelen caminar descalzas. También están las filiformes, que son delgadas y pueden estar unidas a la piel por un delgado pedículo, que suelen localizarse en los párpados. Los niños son los más propensos a generarlas. En cuanto a las anales y genitales, también conocidas como condilomas acuminados, se localizan en el pene o la vulva, así como en las áreas púbica, perianal y entre las piernas.

Verrugas verdaderas y falsas

En muchas ocasiones la gente hablar de verrugas pero que no tienen un origen vírico. “Estas realmente son fibromas o acrocordones, que suelen aparecer en cuellos y axilas debido al roce de ropa u objetos”, dice la doctora Paloma Borregón, dermatóloga de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). “Aquellas personas que suelen llevar camisas apretadas o cadenas suelen ser más propensas a tenerlas”, agrega.

Cuidado, contagio a la vista

Al ser un virus, las verrugas son contagiosas. Puede ser “por contacto directo, piel con piel, o por contacto indirecto a través de objetos”, indica la doctora Borregón. Al contrario de lo que se piensa, las toallas –excepto si están húmedas- no es un vehículo de transmisión eficaz. Los contagios son más probables en zonas húmedas como vestuarios, bordes de piscinas o bañeras, describe esta experta.

Una piel sana no tendría por qué contagiarse. En todo caso, la trasmisión se da cuando hay pequeñas o grandes heridas en la piel, o en personas que padecen de dermatitis atópica. “Hay que pensar que estas heridas o alteraciones de la piel son una puerta de entrada para el virus”, indica Borregón.

Incluso una persona puede autocontagiarse al estar manipulando las verrugas, rascándolas y luego tocándose otras zonas del cuerpo, lo que provoca que estas heridas aumenten de tamaño y número. En el caso de las genitales, su contagio se produce por relaciones sexuales, sean orales, vaginales o anales.

Dejar que se vayan solas

El 30% de las verrugas desaparecen solas en seis meses, y otro 40% puede durar como mucho dos años. Pero por motivos estéticos, o porque puede ser indicador de una enfermedad si aparece en los genitales, muchas personas pueden estar tentadas con tomar justicia por sus propias manos y pretenden quitárselas. Eso sería un grave error.

Por ello lo mejor es evitar esas ‘recetas de la abuela’, como la aplicación de cebolla en la verruga. Mucho menos intentar la tontería de quitarla con un hilo u otro producto casero, ya que se puede infectar con mucha facilidad. De hecho, “no existe ningún tratamiento específico para el virus del papiloma humano, causante de las verrugas”, advierte la doctora Lourdes Navarro miembro de la AEDV.

Cómo quitarlas

Por ello en todos los casos, sobre todo con la aparición de protuberancias en las zonas anal o genital, se recomienda consultar con un dermatólogo. Tanto las verrugas como los fibromas se pueden quitar con crioterapia, y en el caso de estos últimos es el profesional quien puede cortarlas y favorecer la coagulación, para evitar infecciones.

Al ser generadas por un virus, el médico tiene que eliminar todo rastro vírico de las verrugas, “porque sino volverán a aparecer”, advierte la doctora Borregón. Al momento de tratarlas el dermatólogo puede recomendar el uso de agentes queratolíticos, como los ácidos salicílico, láctico o fórmico, que se aplican en la piel hasta la desaparición de la verruga. “También existen preparados con sustancias inmunomoduladoras, destinadas a mejorar las defensas locales, sobre todo en las verrugas genitales”, apunta Navarro.

Otros métodos son el uso del nitrógeno líquido, que produce una quemadura por congelación, o la coagulación con bisturí eléctrico o por medio de un láser, que eliminan a esta protuberancia por calor.

Cómo evitar su aparición

Más allá que algunas personas puedan tener una cierta propensión a desarrollar verrugas, se pueden tomar algunas medidas de precaución para evitar su aparición. Por ejemplo, se sugiere no caminar descalzo en instalaciones públicas, como piscinas, duchas o saunas. El uso de calzado como chanclas es lo más seguro.

Hay que cuidar la higiene de los pies, con el uso de calcetines limpios cada día, y con un intenso lavado entre los dedos y en las plantas. No hay que tocar las verrugas de otras personas, y en ese caso, luego hay que lavarse las manos con intensidad.

Quien tenga una verruga se la podría cubrir con un apósito para disminuir el riesgo de contagio y para evitar la tentación de estar toqueteándola. Si aparece en el pie, se la puede proteger con un apósito almohadillado, que disminuye la presión sobre la herida. Y en el caso de las vaginales, el contagio se reduce si se usa preservativos en el acto sexual.

Las infecciones

(Warts)

Sobre las verrugas

Muchos de nosotros hemos tenido una verruga en alguna parte de nuestro cuerpo en algún momento. Fuera de ser una molestia, la mayoría de las verrugas son inofensivas y desaparecen solas.

Las verrugas son más comunes en los niños que en los adultos, y son infecciones cutáneas provocadas por virus de la familia del virus del papiloma humano (VPH). Pueden afectar cualquier zona del cuerpo, pero tienden a invadir lugares tibios y húmedos, como cortaduras pequeñas o rasguños en los dedos, las manos y los pies. Las verrugas normalmente no causan dolor a menos que se encuentren en las plantas de los pies o en otra parte del cuerpo que reciba golpeteos o que tenga contacto todo el tiempo.

Los niños pueden infectarse del VPH (y desarrollar verrugas) por tocar cualquier cosa que haya usado alguien que tenga verrugas, como toallas y superficies. Los niños que se muerden las uñas o se arrancan padrastros de los dedos tienden a desarrollar verrugas con más frecuencia que los que no lo hacen, porque pueden dejar expuesta piel menos protegida y crear áreas abiertas para que un virus entre y produzca la verruga.

Los tipos de verrugas incluyen:

  • Verrugas comunes. Normalmente se encuentran en dedos de las manos, manos, rodillas y codos, las verrugas comunes son abultamientos pequeños y duros con forma de domo y normalmente de color marrón grisáceo. Tienen una superficie rugosa que puede parecerse a la cabeza de una coliflor, con puntos negros en el interior.
  • Verrugas planas. Tienen el tamaño aproximado de la cabeza de un alfiler, son más lisas que otros tipos de verrugas y tienen la parte superior plana. Las verrugas planas pueden ser de color rosa, marrón claro o amarillo. La mayoría de los niños que tienen verrugas planas las tienen en la cara, pero las verrugas planas también pueden brotar en los brazos, las rodillas o las manos, y pueden aparecer en racimos.
  • Verrugas plantares. Las verrugas plantares se encuentran en la planta del pie y pueden ser muy molestas, como caminar sobre una piedrita.
  • Verrugas filiformes. Tienen forma parecida a la de un dedo de la mano, normalmente son de color carne y, con frecuencia, crecen en la boca, los ojos o la nariz o alrededor de estos.

A veces, las verrugas se transmiten sexualmente y aparecen en la zona genital, pero la mayoría de las verrugas aparecen en los dedos de las manos, en las manos y en los pies.

¿Son contagiosas las verrugas?

El simple contacto con la verruga de alguien no garantiza que aparecerá una también en usted. Pero los virus que provocan las verrugas sí se contagian de una persona a otra a través del contacto físico o con una superficie que haya tocado una persona que tenga una verruga, como el alfombra del baño o el piso de la ducha. (No obstante, usted no puede contagiarse de verrugas si sujeta una rana o un sapo, como creen algunos niños).

Una cortadura pequeña o un rasguño pueden hacer que cualquier área de la piel sea más vulnerable a las verrugas. Asimismo, picar una verruga puede esparcir verrugas hacia otras partes del cuerpo.

El lapso entre el momento en que alguien se ve expuesto al virus que produce las verrugas y el momento en que aparece una verruga varía. Las verrugas pueden crecer muy lentamente y pueden tardar semanas o, en algunos casos, más tiempo en desarrollarse.

Cómo prevenir las verrugas

Aunque no hay manera de prevenir las verrugas, siempre es recomendable estimular a los niños a lavarse bien las manos y la piel con regularidad. Si su hijo tiene una cortadura o un rasguño, limpie la zona con agua y jabón pues las heridas abiertas son más vulnerables a infecciones de verrugas y de otros tipos.

También es recomendable que los niños utilicen sandalias a prueba de agua o chancletas en duchas públicas, vestidores y alrededor de piscinas públicas (ésto puede ayudar a protegerlos de las verrugas plantares y otras infecciones, como el pie de atleta).

Cómo tratar las verrugas

Por lo general, las verrugas no ocasionan problemas, así que no siempre es necesario extirparlas. Sin tratamiento, las verrugas pueden tardar de 6 meses a 2 años en desaparecer. El médico puede optar por extirpar una verruga si ésta produce dolor o interfiere con las actividades a causa de las molestias.

Los médicos tienen distintas maneras de extirpar las verrugas, lo que incluye:

  • aplicar medicamentos de venta sin receta o con receta en la verruga
  • quemar la verruga con una corriente eléctrica de baja intensidad
  • congelar la verruga con nitrógeno líquido (a lo que se denomina criocirugía)
  • usar tratamiento con láser (en las verrugas persistentes)

Luego de unos cuantos días del tratamiento médico, es posible que la verruga se desprenda, pero puede ser necesario aplicar varios tratamientos. Normalmente, los médicos no cortan las verrugas porque pueden provocar cicatrices y pueden volver a crecer.

Si un niño mayor tiene una verruga simple en el dedo, pregunte al médico acerca del uso de un remedio para verrugas de venta sin receta que pueda ayudar a eliminar la verruga. Este tratamiento puede tardar varias semanas o meses en mostrar resultados pero, con el tiempo, la verruga deberá desprenderse de la piel sana. Los medicamentos para las verrugas contienen sustancias químicas fuertes y se deben usar con cuidado, pues también pueden dañar las zonas de piel sana. Hable con su médico antes de usar medicamentos de venta sin receta para las verrugas en la cara o los genitales.

Asegúrese también de que su niño:

  • Remoje la verruga en agua caliente y retire la piel muerta de la superficie de la verruga con una lima (que nunca se vaya a usar para las uñas) antes de aplicar el medicamento. Tenga cuidado de no limar la piel normal alrededor de la verruga.
  • Mantenga la zona de la verruga cubierta mientras el medicamento actúa.
  • Sepa que no debe frotar, rasguñar ni picar la verruga a fin de evitar esparcir el virus a otras partes del cuerpo o que la verruga se infecte.

Es posible que también haya escuchado que se puede usar cinta para ductos para retirar una verruga. Hable con su médico para saber si este tipo de tratamiento doméstico es adecuado para su hijo.

Cuándo llamar al médico

Antes de intentar eliminar una verruga con un remedio adquirido en una tienda, llame a su médico si:

  • tiene un niño pequeño o bebé con una verruga en alguna parte del cuerpo
  • su niño (de cualquier edad) tiene una verruga en la cara, los genitales o el recto

Llame también al médico si la verruga o la piel que la rodea:

  • duele
  • está roja
  • sangra
  • está inflamada
  • supura pus

Aunque pueden ser una molestia, las verrugas son comunes en la infancia y rara vez provocan problemas graves.

Revisado por: Patrice Hyde, MD
Fecha de la revisión: enero de 2014

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *