0

Baja por operacion varices

Tratamiento quirúrgico de varices

Inicialmente el tratamiento de varices se centra en el objetivo de aliviar los síntomas, evitar posibles complicaciones y, en la medida de lo posible, mejorar su aspecto a la vista. Para ello se recomiendan cambios en el estilo de vida y el uso de medias de compresión. Sin embargo, puede llegar un momento en que el dolor sea intenso, que las varices se hagan demasiado grandes y presentes riesgos de complicaciones o que su aspecto sea antiestético y cause problemas de autoestima en el paciente. Es entonces cuando se plantea la posibilidad de llevar a cabo una intervención quirúrgica con el fin de eliminar las varices. Y para ello existen diferentes técnicas:

  • Flebectomía o stripping: es la técnica más antigua, aunque en la actualidad está cayendo en desuso al haberse desarrollado otras menos invasivas y con menores riesgos de complicaciones. Se realiza bajo anestesia (local, epidural o general, en función de su tamaño) y básicamente consiste en el arrancamiento y extracción de las varices mediante una agujas a través de unas incisiones. Puede llegar a tener que eliminarse las venas safenas (interna y externa) y requiere por lo general de dos a tres días de hospitalización, 5-10 días de reposo absoluto y entre 15 días y un mes de baja laboral. En un 20% de los casos las varices vuelven a reproducirse.
  • CHIVA: su denominación responde al acrónimo de conservación hemodinámica de la insuficiencia venosa ambulatoria. La cirugía se centra en los puntos que originan las varices y que previamente se han identificado mediante una prueba de ecodopler, lo que permite una cirugía mínimamente invasiva en la que se preservan las venas safenas para asegurar el drenaje venoso. En este caso se recomienda caminar inmediatamente después de salir del quirófano, mientras que el momento de reincorporación al trabajo dependerá de la extensión de las varices y el número de incisiones que se hayan realizado para su extracción. El paciente deberá someterse a revisión al menos una vez al año.

  • Escleroterapia: esta técnica consiste en inyectar una espuma especial en el interior de la vena varicosa para ocluirla mediante un proceso de irritación causando una trombosis y un espasmo que hace que las paredes se contraigan y se sequen, quedando selladas y sin función. La intervención no requiere anestesia y puede completarse el tratamiento en diferentes sesiones, tras las cuales el paciente debe llevar unas medias de compresión durante unas semanas.
  • Endoláser o radiofrecuencia: tras realizar una pequeña incisión se introduce en la vena varicosa un catéter en cuyo extremo se encuentra un dispositivo de luz láser o de radiofrecuencia cuya liberación de energía quema la parte interior de la vena, provoca la coagulación de la sangre y posteriormente la retracción de las paredes, causando así su oclusión o su fibrosis.

Extirpación de venas varicosas

Las venas varicosas son venas hinchadas, retorcidas y dilatadas que se pueden ver bajo la piel. A menudo son de color rojo o azul. Por lo general aparecen en las piernas, pero se pueden presentar en otras partes del cuerpo.

Normalmente, las válvulas en las venas mantienen la sangre circulando hacia el corazón, de manera que no se acumule en un lugar. En las venas varicosas, las válvulas están dañadas o ausentes. Esto provoca que las venas resulten llenas de sangre, especialmente cuando uno está de pie.

La extirpación venosa se utiliza para extraer o ligar una vena grande en la pierna llamada vena safena superficial. Esto ayuda a tratar las venas varicosas.

La extirpación venosa por lo general tarda de 1 a 1 ½ horas aproximadamente. Usted puede recibir ya sea:

  • Anestesia general, con la cual estará dormido y no podrá sentir dolor.
  • Anestesia raquídea, la cual insensibilizará la mitad inferior del cuerpo. A usted también le pueden dar un medicamento para ayudar a que se relaje.

Durante la cirugía:

  • El cirujano hará 2 o 3 cortes quirúrgicos pequeños en la pierna.
  • Los cortes estarán cerca de la parte superior, media e inferior de la vena dañada. Uno estará en la ingle. El otro estará más abajo en la pierna, ya sea en la pantorrilla o en el tobillo.
  • El cirujano pasará luego un cable plástico flexible y delgado hasta la vena a través de la ingle y lo guiará a través de la vena hacia el otro corte más abajo en la pierna.
  • Luego, se ata el cable a la vena y se hala hacia afuera a través del corte inferior, con lo cual se extrae la vena.
  • Si usted tiene otras venas dañadas cerca de la superficie de la piel, el cirujano también puede hacer incisiones pequeñas sobre ellas para extirparlas o ligarlas. Esto se denomina flebectomía ambulatoria.
  • El cirujano cerrará las incisiones con suturas (puntos de sutura).
  • Usted usará vendajes y medias de compresión en la pierna después del procedimiento.

Operación de Varices Postoperatorio

El postoperatorio de varices, es unos de los temas más consultado en nuestra clínica. Vamos a dar unos consejos claros y breves para una correcta recuperación después de este tratamiento.

Recuperación operación de varices

La cirugía de varices ha cambiado de forma radical en los últimos años. Con las nuevas técnicas ambulatorias, podemos dar de alta a nuestros pacientes sabiendo que prácticamente no deben presentar dolor y pueden caminar y reincorporarse de forma rápida a la vida laboral habitual.

Recuperación Intervención Varices. Antes de sacar apósitosmore Recuperación Intervención Varices. Tiritas secas y pintadas con Betadinemore Recuperación Intervención de Varices. Usaremos la media una semana más.more

Cuidados postoperatorios de Varices

Para ello es conveniente seguir estos breves consejos una vez nos hayan dado el alta

Cuidados después de cirugía de varices

  • Es recomendable realizar reposo relativo las primeras horas, manteniendo la pierna operada un poco elevada.
  • A partir de las 24h, debemos caminar al menos durante una hora al día.
  • Mantener la media y los apósitos de quirófano, sin tocar, durante 48 horas, tras las cuales podremos ducharnos, secar después las tiritas blancas con el secador y pintarlas con Betadine o Topionic.
  • No es extraño la aparición de hematomas en la zona donde hemos extirpado la variz.
  • Una vez curadas las heridas, las cubriremos con gasas limpias y nos pondremos la media otra vez, que deberemos llevar todo el día durante, una semana.
  • Seguir el tratamiento indicado, que consiste en ibuprofeno o antiinflamatorios para el dolor y inyección de heparina para prevenir las trombosis, si así ha quedado indicado en el informe de alta quirúrgica.
    Habitualmente, acudir a control a la semana para retirar puntos.

En caso de dolor intenso, fiebre, sangrado de una herida o cualquier otra incidencia, es recomendable ponerse en contacto con la Dra. a través del teléfono que se indica en el informe de Alta.

Se realiza cuando por estudio ecodoppler venoso color se diagnostica la vena safena interna o externa insuficiente con reflujo a nivel del cayado de las misma , además de presentar el paciente venas tortuosas superficiales visibles.

En el caso de la vena safena interna, (vena perteneciente al sistema venoso superficial cuyo trayecto va del pie a la ingle) el reflujo ocurre en su desembocadura en la vena femoral común del sistema venoso profundo, o en alguna de sus ramas que comunican con el sistema venoso profundo llamadas: perforantes.

El paciente se interna el mismo día de la cirugía, ingresando al SERVICIO DE CIRUGIA MAYOR AMBULATORIA- con las condiciones protocolizadas para integrarse a una práctica quirúrgica dentro de este servicio (Adecuada selección del paciente, estudios pre quirúrgicos , visita pre anestésica ).

El paciente de pie en el quirófano y con control de historia clínica electrónica y estudios de ecodoppler dentro del quirófano, es marcado en todos sus trayectos varicosos de las piernas.

Luego se procede a la anestesia, en general se utiliza anestesia peridural previa sedación del paciente para minimizar sus molestias.

Esta cirugía convencional se realiza con el paciente en posición de decúbito dorsal, incisión en maléolo interno, que es donde comienza la vena a nivel del pie, y otra incisión en su desembocadura a nivel de la ingle. Luego de disecar planos, se identifica la vena, se coloca reparo, se identifican y ligan cada una de sus ramas (subcutánea abdominal, pudenda externa, circunfleja ilíaca superficial, epigástrica superficial y safena interna accesoria), se liga la vena safena interna en su extremo proximal a su desembocadura en la vena femoral y en el cabo restante se coloca un fleboextractor que se hace progresar hasta el maléolo interno donde se liga al extremo distal. Se procede así al arrancamiento por invaginación de la vena sobre el fleboextractor de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba según los casos.

Luego de realizar una adecuada compresión hemostática, se procede a la resección de todas las varices superficiales colaterales de la vena safena, que son las varices visibles de las piernas, por técnica de MICROCIRUGIA.

Terminada la resección de todas las venas enfermas se procede a la ligadura por planos de la incisión en la ingle y maléolo, y cierre de la piel con sutura intradérmica. El resto de las incisiones se cubren solo con gasa, y doble vendaje de las piernas con vendas de gasa y vendas elásticas.

POST-OPERATORIO: El paciente es dado de alta el mismo día de la cirugía, con control telefónico a las 24 horas y primer control de la cirugía por consultorio externo a las 36 horas. El paciente debe estar en reposo el primer día, luego inicia la deambulación con cuidado y algunas restricciones, usando vendas elásticas durante los primeros 10 a 15 días.

El tiempo de recuperación depende de la severidad de la patología venosa y de la inflamación post-quirúrgica que se genere, (reabsorción de los hematomas). La recuperación es individual para cada paciente con un tiempo promedio de desaparición de hematomas entre 30 y 60 días, en los cuales no se debe exponer al sol.

Modalidades:

  • Unilateral | Bilateral

Especialistas en Fleboextracción de la vena safena

  • Buenas noches, me han operado hace seis años de extraccion de safena miembro inferior izquierdo luego de ello han aparecido dolores constantes, comezon la vena se ve pronunciada, aun con la presion elastica a que se debe ello podrian ayudarme? El doppler veneso no resuelve nada?
  • Hace 7 días me operaron de cirugía de varices. Actualmente tengo muchos calambres ¿Es normal? ¿Cuánto puede durar?
  • Hola tengo varices en la pierna derecha en estado diagnosticado CEAP2 que método menos doloroso se pueden tratar?
  • Buenas noches por cuanto tiempo debo utilizar la venda deapues de la cirugia de vena varis
  • Tengo dos safenectomias interna y externa hace muchos años y insuficiencia venosa profunda que pasaria si se obtruye las venas profundas?
  • Hola, el 22 de octubre me operaron de safenectomia, es normal que se me corte la circulación cuando llevo calcetines que no aprietan nada? Y sigo teniendo molestias, sobre todo en la parte interna de la rodilla.
  • Mi marido se operó hace un mes de la safena y hoy se levantó con una reacción como alergia de la parte del glúteo hacía la cicatriz de la ingles pero la reacción es rojiza y despareja, que puede ser ?
  • El 13 Noviembre me hicieron una safectonomia y ligadura colateral de ambas piernas. Ahora me sale un líquido amarillo de la pierna izquierda, no está cerrada la herida. Hasta cuándo estaré así?
  • Buenos dias . me operaron de safena en la pierna derecha hace 28 dias. Aun tengo moratones. Una contestura dura donde me extrajeron la varice y el tobillo adormecido eso es normal ?
  • Es normal tener dureza alrededor de mi cicatriz de laparoscópica de apendice?

endovasculares.es

Complicaciones

  1. Las várices pueden causar un problema llamado tromboflebitis superficial. Se trata de la formación de un coágulo de sangre en una vena cercana a la piel. Este tipo de coágulo puede causar dolor y otros problemas en el sector afectado de la vena, pudiendo llegar a provocar una migración de parte del coágulo, llamado trombo, hacía el pulmón.
  2. La hipertensión venosa de larga evolución puede causar problemas en los tejidos circundantes y afectar a planos superficiales.
  3. Las varices pueden causar dermatitis. La dermatitis puede acabar favoreciendo la aparición de úlceras o heridas. En ocasiones también puede aparecer el sangrado venoso, al presentarse una erosión de la piel en una zona ocupada por una variz.
  4. Finalmente puede coexistir un componente infeccioso lo cual provoca cuadros de celulitis cutánea y tromboflebitis.

Tratamiento de las varices

El objetivo general del tratamiento son aliviar los síntomas, prevenir las complicaciones y mejorar el aspecto físico de las varices.

Su médico puede simplemente recomendar cambios en su estilo de vida en el caso que sus síntomas sean moderados.

  • Cambios en el estilo de vida: evitar permanecer sentado o de pie por mucho tiempo, realizar ejercicio físico, hacer dieta en caso de sobrepeso, etc..Estos cambios pueden disminuir el dolor, evitar que las várices empeoren o la formación de más várices.
  • Uso de medias de compresión: su médico puede recomendarle que estas medias que ejercen una suave presión en la pierna, evitando que la sangre se acumule y disminuyendo su inflamación. Sin duda, esta medida es la más efectiva.

Cuando las varices provoquen síntomas, cuando las varices sean de gran tamaño y puedan ser peligrosas, o cuando el paciente se sienta acomplejado estéticamente, las varices pueden eliminarse.

La tendencia general es buscar el procedimiento menos invasivo posible.

Tratamiento quirúrgico: STRIPING

El tratamiento se basa en una operación quirúrgica clásica, también llamada cirugía convencional porque es el tratamiento que se ha venido realizando durante más tiempo.

La técnica consiste en que un cirujano vascular efectúa la extirpación de todas las venas varicosas visibles además de la vena safena interna o externa. La vena safena interna y la vena safena externa están situadas en la superficie de la pierna, resultando ser el origen de la mayoría de las varices.

Se trata de un tratamiento cada día más en desuso por parte de muchos cirujanos vasculares debido a que técnicas menos invasivas están igualando resultados clínicos con planteamientos menos agresivos.

El tipo de anestesia empleado esraquídea o intradural, por mediación de un pequeño pinchazo a través de la columna se consigue la anestesia de la extremidad. Permite al cirujano vascular trabajar con comodidad y al paciente le evita las molestias de los continuos pinchazos de la anestesia local.

En cuanto a la recuperación, el paciente podrá empezar a caminar muy precozmente (de dos a tres horas tras la intervención). Sin embargo conviene seguir un postoperatorio de varios días durante los cuáles se deben seguir una serie de consejos médicos.

La incorporación a la vida laboral se calcula entre 7 y 15 días.

Imagen de cirugía de varices (cortesía Dr. Enric Roche)

Tratamiento quirúrgico: CHIVA

La técnica CHIVA por sus siglas ( Conservación Hemodinámica de la Insuficiencia Venosa Ambulatoria) se basa enpreservar la vena safena interna y/o externa y mantenerla con flujo para asegurar el correcto drenaje venoso. Por tanto se trata de una estrategia terapéutica menos agresiva, conservadora y que reduce el periodo de recuperación del paciente.

Mediante una prueba diagnóstica indolora y rápida llamada Ecodopler, que muestra a su médico el funcionamiento venoso en condiciones reales. Gracias a ese estudio, su médico, procederá al marcaje o cartografía del sistema venoso donde se identificarán los puntos conflictivos que dan lugar a las varices e intervendrá con una cirugía mínima exclusivamente es esos puntos.

El tipo de anestesia empleado eslocal simple o local con sedación. Consiste en inyectar el anestésico local realizando diferentes punciones con una aguja fina . Su médico podría complementar esta anestesia con la sedación para evitar molestias.

Se considera que parte del tratamiento de recuperación consiste en caminar inmediatamente después de la operación. La incorporación a la vida laboral dependerá de cada caso y de la extensión de las pequeñas heridas. Pueden darse casos de incorporación en 1 día hasta 10-15 días

En ocasiones, su médico considerará oportuno realizar el tratamiento en dos tiempos.

Este tipo de procedimiento obliga a realizar controles frecuentes (como mínimo una vez al año).

ESCLEROTERAPIA

La escleroterapia consiste en inyectar una sustancia química, normalmente espuma, en el interior de una vena varicosa para que cause una irritación y la formación de una cicatriz para ocluir esa vena. Con el tiempo esta vena ocluida puede ser absorbida por el organismo y desaparecer.

De esta manera la vena al recibir la sustancia química esclerosantesufre un proceso de irritación que acaba produciendo una trombosis seguida de espasmo, que hace a la vena contraer sus paredes y secarse, quedando la vena sellada. Por tanto por el interior de las venas enfermas ya no circula sangre y otras venas sanas se encargarán de realizar correctamente la función del retornar la sangre al corazón y los pulmones.

Este procedimiento es de mucha utilidad en el tratamiento de las varices recidivadas, es decir, de aquellas varices que una vez tratadas vuelven a aparecer.

No es necesaria anestesia ya que las infiltraciones se realizan con una aguja de muy fina.

El tratamiento puede ser aplicado en varias sesiones de escleroterapia. Estas sesiones pueden variar dependiendo de la gravedad de las varices a tratar y de su longitud.

Al finalizar cada sesión se coloca una media de compresión que el paciente deberá llevar durante las semanas siguientes.

No requiere interrumpir los hábitos de vida del paciente. Únicamente su médico le puede recomendar no bañarse en la playa o en la piscina los días posteriores al tratamiento y no realizar deportes intensos.

Imagen de escleroterapia ecoguiada por espuma (cortesía Dr. Enric Roche)

Tratamiento ENDOVASCULAR o ENDOVENOSO:Endoláser o Radiofrecuencia

Estos tratamientos se basan en la oclusión (esclerosis) o fibrosis del interior de la vena safena interna o externa mediante la aplicación de un sistema de bloqueo, ablación o sellado endovenoso (dentro de la pared delvaso).

Tanto el tratamiento mediante Endoláser como el tratamiento de por Radiofrecuencia pretenden evitar el arrancamiento de la vena safena interna,

Mediante este procedimiento, su médico realiza un corte diminuto en la piel, cerca de las venas varicosas. Posteriormente inserta en la vena un tubo pequeño llamado catéter. Un dispositivo que se encuentra en el extremo del catéter libera energía en forma de calor, provocando la quemadura del interior de la vena, la coagulación de su sangre y posteriormente el retraimiento de sus paredes. Finalmente se colapsan sus paredes y se fibrosa.

Una vez finalizado el procedimiento de la ablación de la safena, su medico procederáa la extirpación de los paquetes venosos acompañantes, por lo que son técnicas parcialmente poco invasivas.

Este tratamiento es un equivalente a la terapéutica por cirugía convencional aunque con ella se evita la agresión por extirpación de la vena safena y además se evitan determinadas heridas.

Tratamiento con Endoláser

En este procedimiento, el dispositivo que se encuentra en el extremo del catéter libera calor proveniente de un láser. La luz del láser bloquea la vena enferma.

Imagen de tratamiento mediante endoláser (cortesía Dr. Enric Roche)

Tratamiento por Radiofrecuencia

En la ablación endovenosa por Radiofrecuencia se utilizan ondas de radio para generar calor y conseguir el bloqueo de las venas varicosas.

El tipo de anestesiaempleada en estos procedimientos puede ser anestesia local-tumescente y sedación o con anestesia raquídea.

La incorporación a la vida laboral depende de cada caso y de la extensión de las pequeñas heridas. Pueden darse casos de incorporación en 1 día hasta 10-15 días.

No a todos los pacientes se les puede practicar estos tratamientos endovenosos ya que es necesario reunir una serie de requisitos de tamaño de las venas que permitan la correcta navegación del catéter por el interior de la vena.

Imagen de tratamiento mediante radiofrecuencia (cortesía Dr. Enric Roche)

Animación de tratamiento por radiofrecuencia.
Cortesía de la compañía de dispositivos médicos Covidien.

Links de interés

Información detallada sobre las varices www.varices.tv Capítulo Español de Flebología de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular. www.capitulodeflebologia.org

Material educativo para paciente

Folletos informativos:

Una solución para el dolor de piernas y las varices (versión PDF)
ccortesía de la compañía fabricante de dispositivos médicos Covidien.

Contenido revisado por:

Dr. Enric Roche, Director del Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular del Hospital Plató de Barcelona.

En nuestro servicio, donde ya disponemos de una amplia experiencia en ecografía anorrectal, introducimos la EDC hace 1 año y, tras una pequeña curva de aprendizaje hemos constatado su enorme utilidad. Hemos pasado de operar varices con una EDC realizada por un radiólogo externo, que sólo informaba del cayado, a poder realizar una cartografía preoperatoria de estos pacientes.

¿Cuál es la situación actual de los CGD y la cirugía de varices?

En nuestra opinión, la situación es pobre, ya que pese a ser los responsables del tratamiento de la mayoría de los pacientes, no estamos en el lugar que nos correspondería en el ámbito asistencial, científico, organizativo y formativo.

En cuanto a la asistencia, y según los datos de la encuesta, observamos que:

  • Sólo un 7,6% de los servicios de cirugía general cuentan con una unidad de flebología, aunque en el 33% hay algún CGD-flebólogo.

  • En 1/3 de los servicios que operan varices, esta cirugía la realizan todos los CGD por igual, mientras que en los 2/3 restantes sólo la hacen algunos de los cirujanos del servicio.

  • La técnica más utilizada es la ligadura del cayado más safenectomía larga; sólo un 5% de los servicios realizan sistemáticamente safenectomía corta, y un 13,5% realiza safenectomía invertida.

  • Sólo el 22% de los servicios que habitualmente operan varices tienen alguna experiencia con SEPS, y un 24%, con CHIVA.

Tampoco estamos a buen nivel científico. En los últimos 10 años sólo encontramos 5 trabajos sobre flebología en Cirugía Española85,96–99.

En cuanto a la organización, los CGD hemos dejado todo el protagonismo en manos de los vasculares. En el seno de la AEC hay una sección de angiología, cuya junta está formada exclusivamente por ACV. El órgano que representa a España en todos los foros flebológicos internacionales es el Capítulo Español de Flebología, dependiente de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV). Aunque admite a CGD, ya somos varios, sólo lo hace como miembros agregados (con voz pero sin voto).

Pero, posiblemente, el principal problema venga reflejado en la ausencia de formación continuada. Mientras que la SEACV organiza cursos para sus residentes, a los que difícilmente tienen acceso los residentes de cirugía general, la AEC no ofrece formación flebológica. Si en muchos hospitales no se operan varices, y no hay formación continuada, ¿cómo se formarán los futuros residentes? Lo mismo ocurre con la formación en EDC. La SEACV organiza cursos propios a los que los CGD no tenemos acceso.

En nuestra encuesta, cuando preguntamos sobre formación, obtenemos los siguientes resultados:

  • Respecto a la formación flebológica durante el MIR, el 71% de las respuestas la consideran pobre; el 20%, regular, y sólo un 9%, buena.

  • Respecto a si considera suficiente la formación continuada actual sobre flebología ofrecida por la AEC o la industria, el 88% de las respuestas son negativas, y un 83% opina que debería mejorarse.

Tan importante como saber lo que hacemos es saber qué queremos para el futuro. A la pregunta sobre si los CGD debemos tener un papel más importante. Sólo el 47% responde afirmativamente, mientras que el 40% responde negativamente y el 13% se abstiene. Esta dualidad se refleja en los comentarios adjuntos a la encuesta. Mientras que algunos hospitales nos dicen «gracias a Dios ya nos hemos librado de tener que operar más varices», otros se lamentan de la situación actual y nos animan a mejorar la formación flebológica. Llama la atención que las opiniones favorables a un mayor protagonismo provienen mayoritariamente de hospitales pequeños sin servicio de ACV.

Reflexión

La flebología es un área quirúrgica de gran relevancia sociosanitaria, sometida a importante cambios al introducirse nuevos procedimientos, sobre los que ya existe una evidencia clínica demostrada y cuya demanda por parte de los pacientes va en aumento. Los CGD, aunque tenemos una gran responsabilidad asistencial, tenemos un pobre papel investigador, organizativo y formativo. Aunque reconocemos que la situación es mejorable, no acabamos de tener claro cuál debería ser nuestra posición en cuanto a esta enfermedad.

En nuestra opinión, los servicios de cirugía general en los que se realizase esta actividad deberían disponer de unidades de flebología, tal y como ya hay consolidadas otras UF (mama, cirugía bariátrica, pared abdominal, proctología, endocrino, etc.). Con respecto a la formación, la AEC debería asegurar que nuestros residentes, que en muchos casos van a acabar trabajando en un hospital sin ACV, obtengan una correcta formación, tanto en técnicas quirúrgicas como en la exploración básica en estos pacientes, la EDC.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *