0

Barriga 4 meses embarazo

Tabla de contenidos

4 meses de embarazo: síntomas en la madre y desarrollo del bebé

El cuarto mes de embarazo marca el inicio del segundo trimestre y abarca de la semana 13 a la 16 de gestación. Las probabilidades de que haya un aborto son menores y los síntomas de la madre son más llevaderos, ya que se reducen las náuseas.

El feto seguirá su desarrollo y pasará de medir unos 8 cm a unos 18 cm y aumentará su peso aproximadamente hasta los 100 g. En algunos casos, ya se podrá distinguir si es niño o niña mediante una ecografía.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Síntomas en la madre

En este mes del embarazo, la barriga sigue aumentando su volumen y va cogiendo forma. Es común que la panza ya se note debido a que el útero va creciendo y ascendiendo hacia la cavidad abdominal, llegando hasta debajo del ombligo aproximadamente.

Este crecimiento hace que haya dolores en el abdomen y que la vejiga se comprima, cosa que hace que sea más frecuente la necesidad de orinar. También pueden comprimirse los nervios de las piernas y producirse calambres nocturnos.

El pecho también sufre cambios, ya que el tamaño de los pezones aumenta, la areola se oscurece y se notan más venas por cambios en el flujo sanguíneo de la madre. Estas alteraciones vasculares también pueden provocar el sangrado de las encías y de la nariz, conocidos como gingivorragia y epistaxis, respectivamente.

Si hasta ahora no se ha aumentado demasiado de peso, todo este desarrollo hará que durante el cuarto mes el cambio sea más apreciable, llegando hasta los 4-5 kg de más en estos cuatro meses.

Este mes está caracterizado por una estabilización de las hormonas. En comparación con el mes anterior, los niveles de la gonadotrofina coriónica humana (subunidad beta-hCG) han disminuido y los de estrógenos y progesterona siguen aumentando. Esta estabilización hace que las náuseas y vómitos se reduzcan o incluso desaparezcan.

El aumento de los estrógenos y progesterona provocará, al final de este mes, un aumento en la producción de melanina. Éste vendrá acompañado de la aparición de lunares y de la línea alba, que es un oscurecimiento lineal de la piel que va del pubis al ombligo o, a veces, hasta más arriba.

Los cambios hormonales también son los culpables de que en este momento del embarazo empiecen a ser frecuentes los despistes. Se debe a que se producen cambios estructurales en el cerebro con el objetivo de prepararse para la maternidad.

Las emociones también se estabilizan y suele predominar un carácter más positivo y tranquilo. El miedo a perder el bebé disminuye, ya que los órganos vitales de éste ya están formados y la placenta ha completado su desarrollo.

Algunas madres ya podrán notar los movimientos del feto en su interior, especialmente aquellas que no son primerizas, ya que sus paredes uterinas tienen menor tono muscular.

El segundo trimestre del embarazo frecuentemente es el que más se disfruta, ya que suele haber menos molestias y la tripa no es muy grande todavía.

Cambios en el bebé

Durante este mes suceden importantes cambios en el embrión:

  • Crece desde unos 8 cm de longitud al inicio del cuarto mes de embarazo hasta aproximadamente 18 cm al final.
  • El peso también aumenta y al final del cuarto mes el feto pesa aproximadamente 100 g.

En este mes, el futuro bebé ya es capaz de gesticular y realizar más movimientos. A continuación veremos cómo se va desarrollando el feto semana a semana:

Semana 13 de embarazo

A partir de esta semana, el tejido cartilaginoso empezará a osificarse, es decir, empezarán a endurecerse los huesos. Por otra parte, los riñones del feto ya son funcionales y empiezan a formar orina.

Además, durante la decimotercera semana empieza a extenderse en el feto un vello que acabará cubriéndole casi por completo el cuerpo, conocido como lanugo. Empezará en las cejas y el bigote, le ayudará a conservar el calor corporal y suele caerse antes del nacimiento.

Si quieres mas información sobre esta semana del embarazo, visita el siguiente enlace: ¿Qué pasa en la 13ª semana de gestación?

Semana 14 de embarazo

A las catorce semanas crece una pequeña cantidad de pelo en la cabeza y se forman las cejas.

El oído externo se desplaza hacia arriba, hasta cerca de su posición definitiva en la cabeza. Los ojos son enormes, cerrados y separados entre sí. Sin embargo, éstos se han acercado un poco respecto al mes anterior, el cuello se ha alargado y la forma de su cara ya es casi perfecta. Además, se empiezan a ver algunos pequeños gestos faciales.

Sus brazos también han crecido y ahora están más proporcionados con el resto del cuerpo. En este punto del desarrollo ya tiene uñas en las manos.

Su hígado es muy grande respecto al resto de órganos internos debido a que es el encargado de fabricar células sanguíneas. A partir de esta semana, la médula colaborará en esta función, pero el hígado seguirá siendo imprescindible para llevarla a cabo. Cuando el bebé nazca, será la médula la encargada de realizarla.

El intestino comienza a llenarse de una sustancia espesa denominada meconio, que está formada por bilis, moco y otras secreciones.

En este momento del desarrollo, el feto ya se mueve bastante y tiene mucho espacio en el útero para moverse libremente.

Si quieres profundizar en esta semana del desarrollo, visita este enlace: La semana 14 de gestación.

Semana 15 de embarazo

Con quince semanas, el pelo de la cabeza y las cejas se hace más grueso. Sus movimientos siguen aumentando e incluso se puede apreciar cómo abre y cierra los puños de las manos.

También se identifican muchos gestos, como bostezar o abrir y cerrar la boca. Los músculos de la cara ya ejercitan el movimiento de succionar, por lo que puede empezar a chuparse el pulgar. Así prepara sus músculos para alimentarse de la leche materna cuando nazca.

Si el futuro bebé posee los genes para el pelo oscuro, las células pigmentarias de los folículos pilosos comienzan a producir el pigmento negro.

Todavía tiene los ojos cerrados, pero ya se están formando las estructuras oculares que le permitirán ver cuando nazca.

Los sistemas circulatorio y urinario del futuro bebé ya son funcionales y sus pulmones, aunque no respire aire, también están activos.

Si quieres saber más sobre qué pasa en esta semana, visita el siguiente enlace: El desarrollo fetal en la semana 15 de gestación.

A partir de la semana 16, el cuerpo del feto prosigue su desarrollo y crece mucho. La cabeza y el cuerpo se vuelven más proporcionados y el cuello toma forma.

Cada vez se mueve más y algunos de estos movimientos ya están controlados por el cerebro. El sistema nervioso empieza a ser funcional, y una prueba de ello es que aparece el reflejo de presión, que consiste en agarrarse a cualquier objeto que toque su palma de la mano.

Empieza a desarrollarse el sentido del tacto. Además, aparecen los pliegues epidérmicos en las palmas de las manos y en los dedos, que serán sus huellas dactilares.

Sus ojos siguen cerrados, pero es capaz de moverlos.

Para saber más sobre esta semana, puedes visitar: ¿Qué pasa en la semana 16 de desarrollo?

Amniocentesis

La amniocentesis es una prueba diagnóstica que consiste en aspirar una pequeña muestra de líquido amniótico para analizarla. Permite diagnosticar malformaciones del tubo neural, alteraciones metabólicas o anomalías genéticas del futuro bebé, como el síndrome de Down.

Está indicada en pacientes que presentan un mayor riesgo de defectos de nacimiento o cromosómicos en la descendencia, como las mujeres que son de una edad avanzada o que han tenido embarazos previos con problemas de este tipo.

Se aconseja no realizarla hasta la semana 15 de embarazo, ya que si se realiza antes, el volumen de líquido amniótico todavía es muy pequeño y el riesgo para el feto es mayor.

Si quieres más información sobre esta prueba, puedes encontrarla en el siguiente enlace: ¿Qué es la amniocentesis?

No obstante, en los últimos años cada vez se utiliza menos gracias a la aparición de nuevos métodos diagnósticos que solamente necesitan una muestra sanguínea de la madre. No son invasivos para el feto y, por tanto, son más seguros.

Preguntas de los usuarios

¿Los fetos que vienen de FIV o ICSI se desarrollan a la misma velocidad que los que han sido concebidos de manera natural?

Por Dra. Elena Izquierdo Trechera (ginecóloga).

La velocidad de desarrollo fetal es independiente de si se trata de una gestación conseguida de forma natural o mediante técnicas de reproducción asistida. Otro concepto distinto sería el crecimiento fetal en relación a las semanas de gestación que puede verse influenciado por múltiples factores y se ha descrito una mayor incidencia de retraso de crecimiento intrauterino en gestaciones secundarias a técnicas de fertilidad en relación con gestaciones espontáneas.

Si en mi caso no está indicado que me realice la amniocentesis, ¿puedo hacérmela para quedarme más tranquila?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

La amniocentesis es una prueba invasiva que puede suponer un riesgo para el feto y comprometer su viabilidad. Hay que valorar médicamente si la información que nos proporcionará es suficientemente valiosa como para asumir el riesgo que comporta. Por tanto, si tu obstetra no considera necesario realizarla, lo más recomendable es seguir sus indicaciones.

Estoy en el cuarto mes de embarazo, ¿puedo hacer ejercicio?

Por Rebeca Reus (embrióloga).

Sí, de hecho, en general, se recomienda hacerlo. En este mes, muchas embarazadas vuelven a encontrarse físicamente bien y llenas de energía. Además, el riesgo de aborto ha disminuido. Es un buen momento para iniciar alguna actividad suave, como caminar, yoga o natación.

Puedes leer más sobre los beneficios del ejercicio en el embarazo en el siguiente artículo: ¿Es importante el ejercicio durante el embarazo?

Lectura recomendada

Semana 18 de embarazo

La semana 18 de embarazo, es una semana especial, el futuro bebé puede llorar y también oír.

El bebé

Se han realizado conexiones entre el oído interno y las terminaciones nerviosas del sistema auditivo, lo que le va a permitir oír sonidos como: la sangre al circular por el cordón umbilical o los latidos del corazón de la futura mamá. Dependiendo de la intensidad de los sonidos que perciba puede llegar a estremecerse o asustarse, hasta que vaya asimilando su nuevo sentido.

En esta semana el corazón del feto presenta un agujero denominado foramen oval; se trata de una abertura situada entre la aurícula derecha y la aurícula izquierda que permite la circulación de la sangre, evitando que pase a los pulmones. En el momento del nacimiento, el agujero se cierra y el sistema circulatorio se divide en dos mitades. Ocurre porque durante la permanencia del feto en el vientre de la madre no es necesario utilizar los pulmones, ya que los nutrientes y el oxígeno necesarios son aportados por la madre.

Con respecto a los ojos y a las orejas, ya han alcanzado su posición definitiva, que coincide con el inicio del sentido del oído. También realiza gestos faciales e incluso bosteza. La formación de las cuerdas vocales, que se inició en la semana 15 de embarazo, está prácticamente finalizada y podría emitir sonidos al llorar.

Los pies y las piernas están moldeados y, en su interior, se aprecian sombras oscuras que corresponden a los centros de osificación (porciones gelatinosas que hasta ahora han formado el esqueleto se transforman en tejido óseo), que crecen hacia los extremos de los huesos, junto con el cartílago.

La mamá en la semana 18 de embarazo

En la semana 18 de embarazo, el útero ha crecido considerablemente, se puede notar que llega dos dedos por debajo de la altura del ombligo. La presión ha aumentado y por ello la respiración puede ser algo más fatigada.

Lo normal es que la gestante haya ganado unos 4 o 5 Kg de peso al llegar esta semana.

Algunas molestias como la necesidad frecuente de orinar por la compresión del útero y el estreñimiento, se intensifica. El estreñimiento, además, puede favorecer la aparición de hemorroides, que están relacionadas con el aumento de presión en las venas rectales.

Se aconseja una dieta rica en líquidos, vegetales y fibra, baños de asiento con agua fría y sal gorda y, pomadas locales, siempre bajo la supervisión del médico.

Posiblemente el dolor de espalda se incremente debido al aumento de peso en el embarazo y a la modificación de la postura habitual que adopta para mantener el equilibrio.

Pueden aparecer en la piel de cualquier parte del cuerpo pequeñas zonas rojas con múltiples vasos sanguíneos en su interior. Se denominan arañas vasculares o telangiectasias; se deben al aumento de estrógenos que favorecen la dilatación de las arteriolas.

Alrededor de esta semana 18 de gestación se realiza la segunda ecografía, en la que se podrá analizar la anatomía del bebé y su ritmo de crecimiento.

Semana 18 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (27 de Julio de 2016)

© iStock

En la semana 18 de embarazo el feto mide, aproximadamente, 12 centímetros desde la cabeza hasta las nalgas y pesa, más o menos, 125 gramos. Todavía tiene mucho sitio para moverse y jugar con el cordón umbilical.

En esta semana de gestación, las molestias del embarazo de los primeros meses han desaparecido, de manera que son pocas las embarazadas que aún tienen que luchar contra ellas. Las molestias que pueden sentirse en la semana 18 de gestación se deben al crecimiento del peso del bebé y de la placenta, y pueden minimizarse con gimnasia preparto y ejercicios de entrenamiento de la pelvis.

En la semana 18 de embarazo, el feto tiene unas 16 semanas de vida. La diferencia entre la edad de vida del feto y la semana de embarazo es porque las dos primeras semanas de gestación solo sirven como cálculo. En total, un embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo del embarazo se inicia unas dos semanas antes de la fecundación, es decir, con el primer día de la última menstruación. Se ha demostrado que no siempre se puede determinar el momento exacto de la ovulación en todas las mujeres, por ello, se continúa realizando los cálculos de esta manera.

La madre

En la semana 18 de embarazo, el límite superior del útero de la gestante está casi a la altura del ombligo, y su tamaño es el de un melón. El vientre, los pechos y las caderas empiezan a crecer en perímetro y podrían aparecer las primeras estrías del embarazo. Estas lesiones de la piel solo se presentan en algunas mujeres y si lo hacen es en este momento.

Algunas mujeres gestantes empiezan a padecer en esta semana de embarazo ardor de estómago (pirosis). Esto se produce porque, durante el embarazo, se pierde un poco el tono en el esfínter gastroesofágico del esófago, que limita con el estómago. Al mismo tiempo, el útero en crecimiento presiona el estómago. Como el esfínter gastroesofágico no cierra suficientemente bien la comunicación entre ambas partes del sistema digestivo, puede pasar parte de los ácidos del estómago al esófago produciendo ardor. Este problema aparece principalmente cuando la madre se encuentra tumbada. Para evitarlo, es recomendable que la mujer coma varias veces al día y, cuando se encuentre en esta posición, eleve la parte superior del cuerpo (y no solo la cabeza) quedando más alta que la inferior para evitar el reflujo de los ácidos.

Durante este tiempo, el feto necesita fortalecer sus huesos, y eso puede dar lugar a un déficit de calcio en la madre, que se puede manifestar con calambres en las piernas. Además, estos pueden intensificarse por la presión que ejerce el útero sobre los vasos sanguíneos de la pelvis que dificulta la circulación venosa de las piernas.

Tampoco debemos olvidar el peso en aumento del vientre y los movimientos del bebé que pueden presionar la vejiga y aumentar la necesidad de orinar. Asimismo, el peso somete a un esfuerzo adicional al tejido conjuntivo y muscular de la pelvis. Por eso es conveniente que, en la semana 18 de embarazo, a más tardar, se empiece con los ejercicios de entrenamiento de la pelvis.

El feto

En la semana 18 de embarazo, el feto mide, más o menos, 12 centímetros desde la cabeza a las nalgas y pesa, aproximadamente, 125 gramos.

Durante esta semana de embarazo el futuro bebé todavía carece de ritmo de vigilia y sueño, y suele dormir, aproximadamente, 20 horas al día. La fase de vigila suele ser normalmente la tarde-noche, cuando la madre se mueve menos. Por el día, cuando ella realiza sus movimientos, el feto suele dormir acunado por ellos.

Si el bebé está despierto, suele aprovechar el espacio aún suficiente del útero para girarse, dar volteretas y jugar con el cordón umbilical, manos y pies.

Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.

Segundo trimestre del embarazo

El segundo trimestre del embarazo suele ser el mejor: la madre ya no tiene tantas molestias y puede disfrutar del crecimiento de su bebé. ¡Descúbrelo!

Es cierto que, como se suele decir, cada mujer “es un mundo”. No obstante, una de las principales señas de identidad que tienen lugar durante la semana 16 de embarazo es que ya la barriga se nota. De ahí que muchas féminas estén encantadas y no duden en presumir de la misma en todo momento.

¿Quieres conocer qué otras características y circunstancias se dan en este momento de la gestación? Te lo contamos a continuación:

El feto en la semana 16

El tamaño del feto es el de un aguacate

La completa aparición del lanugo en el feto así como el hecho de que tiene una apariencia casi proporcionada por completo son dos de las situaciones que experimenta el feto en este momento del embarazo. Una semana en la que pesa entre 80 y 100 gramos y en la que tiene un tamaño de entre 11 a 12 centímetros, como el de un aguacate.

Además de todo lo indicado, podemos subrayar otras situaciones que tienen que ver con ese pequeño que viene en camino:

  • Ya puede realizar muecas con su cara porque los músculos de esa parte se han desarrollado considerablemente.
  • También es interesante conocer que realiza sus primeros movimientos oculares, aunque es cierto que aún tiene los párpados cerrados.
  • Su piel es muy suave y empiezan a desarrollarse lo que son los folículos pilosos.
  • Sus riñones funcionan a pleno rendimiento y juega un papel fundamental en lo que es la cantidad de líquido amniótico que posee.
  • De la misma manera, hay que indicar que en la semana 16 el feto comienza a ver cómo aparece en la lengua la glándula tiroidea.

Los cambios que experimenta la futura mamá

Dificultades para dormir

Como hemos mencionado al principio de este artículo, una de las claves fundamentales de este momento concreto de la gestación es que el vientre de la mujer ya es palpable. Es decir, se ve que está embarazada.

De la misma manera, no hay que olvidar que su útero sigue creciendo y que puede notar por eso ciertas molestias en la zona baja del abdomen. No obstante, tampoco hay que olvidar otras particularidades de esta etapa, tales como las siguientes:

  • Precisamente el crecimiento del útero trae consigo que pueda sufrir también desde dolores de espalda hasta ciertas dificultades para poder conciliar el sueño. Esto último se produce como consecuencia de que no encuentra la postura idónea para dormir. ¿Qué hacer? Recurrir al empleo de las llamadas almohadas para embarazadas que alivian de forma contundente la presión y ayudan a descansar como es debido.
  • En el caso de las mujeres que no sean primerizas, es muy habitual que en esta semana empiecen a notar los primeros movimientos del feto.
  • Numerosas son las gestantes que ahora sufren caries e incluso un aumento notable de la salivación. Esta última, en concreto, tiene lugar como consecuencia de la revolución hormonal que se encuentra experimentando.

Además de lo indicado, hay que recordar que es importante que la mujer continúe acudiendo a las citas médicas establecidas. Y es que así es como podrá estar tranquila de que todo está bajo control. Para eso es posible que, si se considera necesario, se le realicen ciertas pruebas o exámenes tales como la amniocentesis.

Consejos sobre la alimentación de la embarazada

Ensalada, plato recomendado

Si importante es conocer cómo se encuentra el feto o qué cambios experimenta la mamá, no lo es menos tener claro que la mujer debe seguir una dieta adecuada para la semana 16. En concreto, siguiendo los consejos que dimos en un artículo anterior sobre la alimentación en esta fase, las principales recomendaciones son las siguientes:

  • En muchos casos, la embarazada siente una mayor necesidad de tomar alimentos dulces. Por eso, una buena alternativa al respecto es que pueda comerse en el desayuno un pequeño bollito. No obstante, no puede ser la tónica general, debe ser algo puntual.
  • La fruta es la mejor alternativa para comer algo a media mañana.
  • A la hora de preparar el almuerzo, puede decantarse por platos tales como una ensalada, cremas de verduras, pescado al horno, pollo a la plancha…
  • En cuanto a la merienda hay muchas alternativas saludables, entre las que están un batido de frutas, un yogur o un sándwich de jamón cocido.
  • La cena tiene que ser ligera, para no provocar problemas de pesadez y, como consecuencia, dificultades para conciliar el sueño. Por eso, nada mejor que proceder a preparar platos tales como revueltos, pescado al horno, un plato de sopa…

A grandes rasgos, estos son los principales datos a tener en cuenta sobre la semana 16 de embarazo. En próximas entregas de nuestra serie “Embarazo semana a semana” iremos dando más cuenta de lo que sucede en cada fase.

¿Qué pasa con mi bebé durante las 16 semanas de embarazo?

¿Puedes sentir cómo se mueve en tu interior? A las 16 semanas tu bebé se está moviendo mucho y ya empieza a desarrollar el reflejo de presión, por lo que empezará a agarrar lo que pueda, así que estará juntando sus manos, tomando sus pies y jugando con su cordón umbilical. Aunque ahora sus movimientos son suaves y te hagan de si se trata del bebé o no, dentro de poco no quedarán dudas de que en efecto son pataditas.

En la semana 16 el cuerpo feto es más parecido al de un bebé pequeño: El cuerpo está cada vez más proporcionado al tamaño de su cabeza, las orejas están casi en su posición definitiva, los ojos aún permanecen cerrados, pero ya los mueve y puede percibir la luz a través de la fina piel de los párpados.

Los brazos y los pies se empiezan a diferenciar cada vez más, de hecho sus piernas son más largas que sus brazos y toma cada vez una forma más parecida a la que tendrá al final del embarazo.

En esta semana los brazos y piernas del bebé se alargan para tener la proporción adecuada con respecto al cuerpo

El corazón de tu bebé en la semana 16 bombea alrededor de 23 litros se sangre al día. Sabemos que es increíble, pero toda esta fuerza en el latido de su pequeño corazón lo hace desarrollarse tan rápidamente. El cerebro por su parte, también está en desarrollo, así como todo su sistema nervioso central, sin embargo su actividad neuronal es todavía muy inmadura y continuará evolucionando.

Aunque el bebé no para de moverse, la amortiguación del líquido amniótico puede dificultar que sientas las pataditas.

Los músculos trabajan con fuerza

En estas semanas el esqueleto y el sistema nervioso del bebé se fortalecen, lo que significa que los músculos de tu bebé comienzan a funcionar. Gracias a este increíble desarrollo muscular, tu bebé está trabajando por levantar su cabeza del cuello y dejarla en una posición inclinada.

Como se han desarrollado los músculos de la cara, tu pequeño ya puede fruncir el ceño y mirar de reojo de forma expresiva ¡todo ello durante esta semana! Asimismo, en la base de los músculos de la lengua se empieza a desarrollar la glándula tiroidea, que produce la hormona tirosina.

¿En las 16 semanas de embarazo cuánto mide el feto?

En tan solo una semana tu bebé está duplicando el tamaño. En las 16 semanas de embarazo el feto pasa de pesar 50 gramos a 100 gramos, y ya tiene un tamaño que alcanza los 11 centímetros de longitud. Su tamaño es similar al de un aguacate.

¿Cómo cambia mi cuerpo en las 16 semanas de embarazo?

Aunque a la mayoría de las mujeres les hace ilusión que les crezca las pancita, a medida que aumentan de peso, son muchas las mujeres que les cuesta aceptar los cambios que produce el estar embarazada en su cuerpo ¡No te desanimes! Cada aumento de peso y talla que experimentes en esta etapa, es una señal de que tu bebé está creciendo de forma sana, por lo que debes tener presente que hay una maravillosa razón detrás de tu aumento de peso.

Sabemos que acostumbrarse a la nueva forma de tu cuerpo es un reto, pero recuerda que mientras lleve una alimentación balanceada, sigas una rutina de ejercicios para embarazadas y aumentes el peso indicado por el médico, podrás recuperar la figura de una forma más saludable después de tener a tu bebé.

No olvides que te encuentras en la mejor etapa de tu embarazo, y que los molestos síntomas del primer trimestre cesaron, así que disfruta al máximo de tu embarazo y toma en cuenta nuestras recomendaciones para sobrellevar mejor los síntomas de las 16 semanas de embarazo, como la congestión nasal, las caries en los dientes y el insmonio.

Síntomas a las 16 semanas de embarazo

En las 16 semanas de embarazo podrás sentir como si un gusanito o una mariposita estuviera bailando en tu barriga, algunas mujeres señalan que sienten como si tuvieran un rujido en el estómago, aunque con el paso de las siguientes semanas lo sentirás más fuerte y mucho más seguido.

A pesar de los kilos de más típicos del embarazo, te empezarás a sentir mucho más atractiva y las personas te dirán lo bien que te ves, esto se debe al aumento de la sangre en tu cuerpo que hace que estés más rozagante que nunca.

Veamos cuáles son los síntomas más comunes que puedes experimentar durante las 16 semanas de embarazo:

  • En la semana 16 de embarazo puedes llegar a sentir más cansancio e hinchazón en los pies, ya que tu barriguita cada vez está más grande. Para aliviar las molestias te recomendamos leer: ¿Cómo aliviar las piernas hinchadas en el embarazo? ¡Trucos, cremas y remedios naturales!
  • El útero y el pecho son cada vez más grandes, de hecho la medida de tu útero puede llegar a unos 14 cm y provocar que los ligamentos de la pared pélvica se estiren y tensen, y generen un poco de dolor o molestia.
  • También tus genitales externos pueden sufrir cambios. Es normal que veas un flujo blanco y espeso que debes chequear para evitar infecciones, ademas la vulva puede cambiar de color e hincharse un poco.
  • ¿Sientes burbujas, mariposas o palomitas de maíz explotando en tu interior? Durante esta semana muchas mujeres comienzan a percibir los movimientos de su bebé. Si se trata del primer bebé es probable que no notes a tu bebé sino hasta las semanas 18 y 20, pero si se trata del segundo o tercer bebé, seguramente comienzas a notarlo desde esta semana ¡qué emoción!
  • Las caries dentales debido a un déficit de vitaminas retenidas entre los dientes son muy frecuentes en esta etapa, así que procura llevar una buena higiene dental.
  • También es posible que estés estreñida. El útero en crecimiento y las hormonas hacen que digestión sea más lenta y se produzca el estreñimiento en el embarazo.
  • El exceso de hormonas y la sangre adicional en tu cuerpo también pueden hacer que experimentes congestión, secreción nasal o hemorragias. En ese caso te recomendamos usar gotas de solución salina, beber abundante agua y humedecer tu nariz con vaselina para proteger la piel.
  • ¿Sientes que te falta aire al realizar movimientos? Las hormonas también pueden provocar que se acumule líquido en tus pulmones y dificulte la respiración profunda. Además el crecimiento de tu útero en las próximas semanas ejercerá presión sobre el diafragma y disminuirá el espacio que tienen tus pulmones para expandirse, y complicará aun más el problema.

Aunque ya te sientes mucho mejor esta semana, es posible que sientas las piernas cansadas debido al peso de la pancita.

Insomnio en el segundo trimestre

Una vez que llevas 16 semanas de embarazo, dormir es más complicado. Aunque tu pancita no es lo suficientemente grande como para impedirte dormir, sí es posible que sufras de insomnio o sueños fuertes que te interfieren en tu descanso. En ocasiones son las preocupaciones y ansiedades típicas de esta etapa las que pueden quitarte el sueño, pero puedes poner en practica algunos sencillos consejos para estar más tranquila y mejorar tu sueño.

Acostúmbrate a comer un snak por la noche que lleve huevos, leche, atún o pavo, ya que son fuente de aminoácido triptófano, el cual ayuda a dormir. También puedes impregnar la almohada con unas gotas de aceite de lavanda, disminuir el consumo de cafeína y tomar una manzanilla o un baño relajante antes de irte a la cama.

Dieta y alimentación en la semana 16

¿Tienes ganas de comer todo el tiempo? ¿Abres el refrigerador todo el día buscando algo rico que comer? ¿Los antojos son cada vez más frecuentes? En estas semanas es posible que tengas un apetito voraz o te apetezca comer más dulces y chocolate, aunque es normal que esto suceda, es importante no perder la perspectiva de llevar una dieta saludable.

La alimentación en el embarazo debe ser equilibrada y aunque es normal sentir antojos de dulces, es importante ser moderados y optar por alimentos saludables

A medida que el embarazo avanza, son muchos los nutrientes, vitaminas y minerales que debes asegurarte de obtener en tu dieta diaria. Para ayudarte a seguir una dieta sana a pesar de los antojos, te compartimos sencillos consejos que puedes poner en práctica para seguir la alimentación que necesitas durante el resto de tu embarazo:

  • Los carbohidratos deben proporcionar más de la mitad de las calorías diarias. Te aportarán la energía que necesitas en la semana 16 de embarazo. Los puedes encontrar en verduras, frutas, fibra, verduras de hoja verde, minerales y vitaminas.
  • Las proteínas también son indispensable en tu dieta, pues ayudan a la creación de células de la sangre y mejoran la composición corporal. Las proteínas están presentes en carnes magras, pollo, pescado, huevos o frutos secos.
  • Las grasas también deben formar parte de tu dieta, pero siempre cuidando de no exceder su consumo. Los pescados son ricos en grasas Omega 3, pero has de tener cuidado con el atún o pez espada ya que contienen mucho mercurio.
  • Las nueces también aportan grasas saludables para el corazón en tu dieta diaria. Un puñado de nueces, como almendras, cacahuetes, nueces, pacanas y pistachos proporcionan proteínas, magnesio, vitamina E y algunas vitaminas B. Aunque las nueces son altas en grasa, son monoinsaturadas, lo cual es bueno para tu corazón.
  • Los suplementos vitamínicos que te recetó el médico también te ayudan a cubrir las necesidades de tu cuerpo en el embarazo pero eso significa que puedes dejar a un lado las frutas, de hecho puedes preparar ricos jugos de fruta. Para ello te recomendamos: Los 5 mejores jugos para embarazadas (Recetas y Recomendaciones)
  • El consumo de cafeína debe ser limitado. Aunque puedes disfrutar de una taza de café por las mañanas, debes limitar las sodas endulzadas con azúcar que contienen cafeína. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda limitar la cafeína a 200 mg por día, que es aproximadamente dos tazas de café de 8 onzas.

A partir de la semana 16 es conveniente que empieces a seguir una dieta rica en nutrientes esenciales para tu organismo.

Recomendaciones y cuidados para las 16 semanas de embarazo

Durante la semana 16 son muchos los cambios que puedes experimentar, entre ellos el crecimiento de la panza, congestión nasal, agitación al respirar, problemas de estreñimiento y un poco de insomnio. Pero en general, te sentirás de maravilla y quizás notes las primeras pataditas del bebé.

En esta semana, te compartimos algunas sugerencias, y recomendaciones que serán útiles para disfrutar al máximo esta etapa ¡toma nota!

  • Aprovecha esta semana y las que vienen de este segundo trimestre para que te relajes y disfrutes de todas las personas que te están consintiendo la barriga que ya empieza a tomar más forma de embarazo.
  • Continúa con tu rutina de ejercicios y consume alimentos ricos en vitaminas.
  • Si tienes muchas cogestión nasal, toma mucha agua para mantener húmedos los pasajes nasales, aplica unas gotitas nasales (con aprobación del médico) y usa un humidificador al dormir seguramente te ayudará.
  • Para evitar el estreñimiento en esta etapa es importante beber mucha agua y hacer ejercicios de forma regular y aumentar la ingesta de alimentos ricos en fibra.
  • Diviértete escogiendo las cosas de tu bebé y de vez en cuando tómate un respiro y permítete un antojo, siempre y cuando no afecte tu salud y no lo hagas todos los días.
  • Esta semana debes visitar a tu médico y es importante que le consultes todas las dudas que tengas en este etapa para que estés mucho más tranquila.
  • Guarda los tacones en el armario, en este momento debes buscar más comodidad para tu cuerpo.
  • Deja que otra persona pinte la habitación del bebé. Algunos químicos presentes en pinturas pueden llegar a ser perjudiciales para a formación de tu pequeño.
  • Si te gustan las manualidades, ten cuidado de que algunos implementos que utilizas para pegar o pintas cosas no sean tóxicos para ti y tu bebé, por lo que tienes que consultarle al médico en todo momento lo que vayas a hacer y los productos químicos que tengas que utilizar.

Embarazo múltiple de gemelos o mellizos

Cuando se trata de un embarazo múltiple, es posible que los movimientos de los bebés se hagan notar mucho antes, incluso días antes a la semana 16. Por lo general, las embarazadas de gemelos suele describir una sensación diferente a la de aquellas embarazadas que sólo esperan un bebé, y es que muchas coinciden en que “tienen un pequeño pulpo» de lo mucho que se mueven y se hacen sentir.

Si estás en la dulce espera de tres o más bebés es recomendable empezar a considerar pedir la baja maternal en el trabajo durante esta semana.

Consultas médicas y pruebas diagnósticas

¿Ya acudiste a la visita ginecológica de control? En el segundo trimestre de embarazo las consultas médicas deben llevarse a cabo cada mes. En la semana 16 de embarazo seguramente harás la segunda o tercer visita al ginecólogo, dónde hará un control del peso y de la tensión arterial. Es una buena oportunidad para compartir tus dudas, miedos y preocupaciones con el ginecólogo, y así desperecer todas las preocupaciones que puedan interferir con el sueño.

Si deseas estar más tranquila, en esta semanas también te realizarán algunos exámenes prenatales para garantizar que todo sigue bajo control. La primera prueba es una analítica de sangre o “prueba triple” o triple screening para medir los niveles de alfa-fetoproteína (AFP) y de las hormonas hCG y estriol, en la sangre de la madre. La segunda es la amniocentesis, la cual ayuda a confirmar de forma más exacta las posibilidades de riesgo de enfermedades genéticas.

Es importante aclarar que si ya se realizó el cribado de primer trimestre para descartar el síndrome de Dwon, no hace falta realizar el screening de segundo trimestre.

Ecografía gestacional

Aunque la ecografía gestacional no está indicada en la semana 16, si por alguna razón el doctor realiza una ecografía, los genitales externos serían reconocibles en la mayoría de los casos y ya podrías saberse ¡el sexo del bebé! Si no es así, no hay nada de que preocuparse, seguramente tu doctor te pedirá que vayas en unas dos o cuatro semanas para determinar o confirmar si tu bebé es niña o niño.

De realizarte una ecografía durante las 16 semanas de embarazo posiblemente conocerás el sexo de tu bebé.

Preguntas frecuentes en las 16 semanas de embarazo

Queremos responder todas las dudas que tengas durante esta semana, por lo que hicimos una selección de las preguntas más frecuentes que se hacen las futuras mamás en las 16 semanas de embarazo.

¿Cuántos meses tengo esta semana?

En las 16 semanas de embarazo estás aún en el cuarto mes y en el segundo trimestre de tu embarazo. Ya tu barriga se empieza a notar, aunque aún no es muy pesada como para que no puedas realizar todo lo que quieras en tu vida diaria.

¿A las 16 semanas de embarazo tengo que realizarme una ecografía?

Aún no. La próxima ecografía pautada para tu embarazo se realizará entre las 18 y 20 semanas de gestación. Esta será la ecografía de tu segundo trimestre y allí se determinará si tu bebé está creciendo correctamente.

Es importante que tengas en cuenta que aunque muchas mujeres quieren realizarse ecografías cada mes, esto no es necesario porque además de ver al pequeño en el monitor, tu médico no podrá detectar nada. De hecho, algunas investigaciones señalan que la exposición a muchas ecografías podría ser contraproducente para el desarrollo del bebé.

¿En la semana 16 como está mi panza?

Creciendo. Ya estás en el segundo trimestre y cada vez se empieza a notar más el abultamiento en tu abdomen, y aunque hace apenas unas semanas podrían confundir tu embarazo con un aumento de peso, realmente en esta semana se empieza a definir un poco más el contorno del vientre, por lo que ocultar tu embarazo no será sencillo.

¿Qué pasa si en las 16 semanas de embarazo tengo la panza dura?

Generalmente en el embarazo sentir la panza dura es sinónimo de que pronto vendrán las contracciones, por lo que generalmente es algo que sucede al final del embarazo, aunque en algunas ocasiones las mujeres sienten la panza dura mucho antes como mecanismo de adaptación para el momento de las contracciones reales.

Sin embargo, si tienes la panza dura en las 16 semanas de embarazo, lo mejor es que llames a tu doctor para que aclares las dudas y chequee que todo vaya bien con el bebé.

¿Qué sucede si no siento al bebé en esta semana?

Si nunca has sentido a tu bebé y en esta semana todavía no lo sientes no hay razón alguna para prender las alarmas. Las mujeres embarazadas pueden empezar a sentir los movimientos de su bebé hasta en las 22 semanas de embarazo, así que tranquila y disfruta de tu embarazo.

¿Cuál es la posición del bebé en la semana 16?

Realmente en este momento tu bebé no tienen una posición fija. Como tiene aún mucho espacio en tu vientre, está dando vueltas y puede colocarse en cualquier posición sin ningún problema. Aunque lo más común es que su cabeza esté hacia arriba la mayor parte del tiempo, y se tenderá a voltear en las últimas semanas del embarazo.

¿Cómo son los movimientos del bebé en este instante?

Si tienes la dicha de sentir ya a tu bebé, notarás que parece que está revoloteando de un lado a otro. Por lo que sus movimientos son muy rápidos y los podrás sentir como una mariposita volando o un pez nadando.

Nota: Es importante destacar que cada bebé se desarrolla a un ritmo diferente, los expertos afirman que incluso esto sucede cuando el bebé está en el útero. Esta página está creada para ofrecerte una guía general de cómo evoluciona un embarazo y como se desarrolla un bebé. Cada embarazo es particular. Ante cualquier duda, pregunta o inconveniente consulta con tú médico.

Siguiendo con la sección del embarazo semana a semana llegamos a la semana 16 de embarazo, en el segundo trimestre de embarazo.

En esta semana muchas mujeres ya han dejado atrás los síntomas más duros de los primeros meses y es, pues, un buen momento para empezar a hacer algo de ejercicio, pasear y en definitiva aprovechar el buen tiempo saliendo de casa.

Como ya hemos hecho en las otras entradas, vamos a echar un ojo a los cambios más importantes que le sucede a la madre y al bebé en esta semana 16 de gestación.

Cambios en el bebé en la semana 16 de embarazo

En la semana 16 ya mide entre 10 y 11 cm. Las piernas ya son más largas que los brazos y empiezan a diferenciarse algunas articulaciones, como las rodillas, los tobillos, los codos y las muñecas. Además de moverse, como ya hacía la semana pasada, ahora también da patadas, aunque es un poco pronto para notarlas, pues apenas pesa 80 gramos. Digamos que como mucho se puede llegar a notar como una sensación de burbujeo, como un cosquilleo que bien puede confundirse con otras sensaciones físicas propias.

Para conocer más sobre sus medidas, deciros que su fémur mide ahora unos 2,1 cm y que la circunferencia de su cabecita mide unos 12,7 cm.

Sobre este tiempo empieza a abrir los deditos de las manos y empieza también a cerrarlas, en lo que parece ser el inicio del reflejo de prensión. Gracias a él empieza a cogerse los pies, el cordón umbilical, o sus manos una con otra. Aparecen también las uñas en manos y pies.

Tiene ya más fuerza en el cuello y ahora lo sostiene mejor, pudiendo estar más erguido. Se empiezan a desarrollar los músculos faciales, pudiendo hacer algunas expresiones ya. A nivel de tórax, parece que empieza a hacer alguno movimientos que podrían ser precursores del ejercicio que hará para respirar una vez nazca.

Cambios en la mujer en la semana 16 de embarazo

Como hemos comentado más arriba, algunas mujeres empiezan a notar los movimientos de sus bebés, aunque no desesperes si no es así, porque aún es muy pronto y porque las sensaciones pueden ser aún confusas.

A nivel de cambios, suele ser la época en que las mamás están más guapas. Al aumentar el flujo de sangre a la piel las mujeres embarazadas parecen estar más deslumbrantes que nunca (entre que la piel reluce más y que el pelo se cae menos, es normal que la gente vea a las mujeres embarazadas muy guapas).

Algunas mujeres pueden notar un aumento de la salivación, que es secundario al aumento de los niveles de estrógenos y que puede tratarse si fuera una sensación muy molesta. Puede ser interesante acudir ya a hacer la revisión odontológica para que el dentista valore la existencia o no de infecciones o alteraciones en las encías: al disminuir los niveles de algunas vitaminas la comida se queda más tiempo en los dientes y el riesgo de caries e infecciones es mayor.

Posibles pruebas diagnósticas: el triple screening

Es posible que a estas alturas ya os hayan hecho la prueba del triple screening. Si no es así, podría ser ahora cuando os la hicieran, porque tanto puede hacerse al iniciarse el segundo trimestre como ahora, entre las semanas 16 y 18 (pese a que a estas alturas es un poco menos fiable).

Se trata de un análisis de sangre en el que se determinan los valores de ciertas hormonas y de una proteína que genera el feto, la alfa-fetoproteína, cuyo objetivo es determinar el riesgo de que el bebé padezca algún defecto del tubo neural (el más típico y conocido es la espina bífida) o bien alguna cromosopatía, siendo la más conocida el síndrome de Down.

No todas las mujeres se la hacen, pues los resultados suelen arrojar muchos falsos negativos que acaban creando ansiedad en los futuros padres (de cada mil mujeres que se hacen la prueba, 50 obtienen resultados positivos, pero de esas 50 mujeres sólo una o dos tiene realmente un bebé con problemas). Otras mujeres deciden no hacerla por decisión propia, al tener claro que aún siendo positivo no abortarían. Es en definitiva una prueba opcional y cada madre debe ser informada de en qué consiste para tomar una decisión responsable.

Siguiente semana: semana 17 de embarazo

Fotos | devinf, Kurt Häusler en Flickr En Bebés y más | Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *