0

Barriga hinchada embarazo o regla

Tabla de contenidos

Barriga hinchada: causas principales y qué hacer

La barriga hinchada también llamada meteorismo o distensión abdominal, es un síntoma relativamente común que suele estar acompañado con la presencia excesiva de gases intestinales, principalmente en personas que sufren de estreñimiento.

Sin embargo, si este síntoma surge asociado a otros síntomas como sangrado anal o al surgimiento de hemorroides, es importante consultar a un gastroenterólogo para evaluar la situación e iniciar el tratamiento más adecuado.

Otra causa común de hinchazón abdominal es la mala digestión, que puede surgir al ingerir alimentos ricos en grasa y/o proteínas, debido a que este tipo de alimentos permanecen más tiempo en el estómago para ser digeridas.

Las principales causas de hinchazón en la barriga son:

1. Gases

Los gases, también conocidos como flatulencias, son la causa más común de distensión abdominal debido a una ingesta elevada de alimentos ricos en grasas o que por su composición producen grasas. Asimismo, el consumo de alimentos muy condimentados, aderezados o sazonados en exceso, también puede provocar muchos gases intestinales que tienden a dilatar la región abdominal inferior. Conozca cómo acabar con la distensión abdominal.

Qué hacer: Comer despacio, no deglutir aire al comer y tomar té de anís son de gran ayuda, ya que posee propiedades que ayudan a calmar la producción de gases, aliviando los síntomas rápidamente. Asimismo, se deben evitar los alimentos que producen gases como: frijoles, maíz, guisantes, lentejas, garbanzos, brócoli, col, cebollas, coliflor, pepino, coliflor, nabo, leche y queso, carnes, mariscos, huevos, refrescos y otras bebidas con gas.

Vea otras formas naturales de combatir los gases intestinales.

2. Menstruación

Es muy común que las mujeres se quejen de tener la barriga o el vientre hinchado durante la menstruación. Esto ocurre debido a la acumulación de líquidos en la región abdominal durante estos días. La hinchazón tiende a desaparecer naturalmente con el fin de la menstruación.

Qué hacer: Para disminuir la distensión abdominal durante la menstruación se puede beber un té diurético como el té verde o comer frutas o alimentos diuréticos como el melón, por ejemplo.

Conozca cuáles son los alimentos diuréticos.

3. Embarazo

Cuando el abdomen comienza a crecer más sobretodo a nivel del vientre y la menstruación está retrasada por algunos días, puede ser un signo de embarazo. Es normal que el abdomen comience a ser más prominente por debajo del ombligo en el 1º trimestre de embarazo, con el pasar del tiempo vaya creciendo de manera uniforme hasta llegar por debajo de los senos.

Si sospecha que pueda estar embarazada conteste las preguntas a continuación:

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Descubre si estás embarazada

Iniciar la pruebaEn el último mes, ¿Tuviste relaciones sexuales sin usar condón u otro método anticonceptivo como DIU, implante o pastillas?

  • No

¿Notaste algún flujo vaginal de color rosado últimamente?

  • No

¿Sientes náuseas y tienes ganas de vomitar por la mañana?

  • No

¿Estás más sensible a los olores y te sientes incómoda con el olor del cigarro, de la comida o del perfume?

  • No

¿Tu barriga parece más hinchada que antes, siendo más difícil mantener los pantalones abrochados durante el día?

  • No

¿Tu piel parece más grasosa y con tendencia a aparecer acné?

  • No

¿Te estás sintiendo más cansada de lo normal y con más sueño?

  • No

¿Tu menstruación está retrasada hace más de 5 días?

  • No

¿Ya te hiciste alguna prueba de embarazo de farmacia o examen de sangre en el último mes, con resultado positivo?

  • No

¿Tomaste la píldora del día siguiente recientemente?

  • No

Durante el embarazo, las mujeres tienden a acumular muchos líquidos, principalmente en los tobillos, manos y nariz. En cuanto a esto, lo que puede realizar es disminuir el consumo de sal y sodio y beber bastante agua. No se recomienda tomar ningún té sin el conocimiento del médico, puesto a que algunas plantas naturales no se deben ingerir durante el embarazo.

4. Estreñimiento

El estreñimiento puede estar relacionado al bajo consumo de fibras, poca actividad física y poca ingesta de agua, pudiendo afectar a personas de todas las edades, aunque es más común en personas sedentarias y en quienes están encamados.

Qué hacer: Se deben consumir alimentos ricos en fibras, debido a que favorecen la formación de heces, disminuyendo el estreñimiento y los gases asociados a él. Algunos ejemplos son la avena, granola, salvado de trigo, alimentos integrales, frutas y verduras crudas o cocidas en agua y sal.

Consumir a diario un vaso de yogur natural licuado con ½ papaya y endulzado con miel puede ayudar a combatir el estreñimiento. Los ejemplos anteriores no tienen contraindicaciones y pueden ser utilizados por personas de todas las edades, inclusive en bebés.

Vea otras formas naturales de combatir el estreñimiento.

5. Exceso de peso

En algunas ocasiones el abdomen no está hinchado solamente, sino que también existe grasa acumulada en esta región y, en este caso, es necesario realizar una alimentación saludable y actividad física para favorecer la pérdida de peso y eliminar esta grasa.

Qué hacer: Realizar actividad física como mínimo 3 veces por semana durante 30 minutos, además de esto se deben realizar algunos cambios en la alimentación como disminuir el consumo de alimentos ricos en grasa y en azúcares.

Vea cómo perder la panza en 1 mes.

¿Barriga hinchada? 10 formas (fáciles y rápidas) de deshacerte de esa sensación

Actualizado 12/07/2019 13:44

Siempre se repite la misma historia. Y es que a veces, los efectos colaterales de tener la barriga hinchada son suficientes para dejarte fuera de juego y mandarte para casa estés donde estés. Y aunque repetimos como mantras los mejores trucos para una tripa plana, hay algunas formas fáciles y rápidas (y no sólo cortar con los carbohidratos y apostar por las proteínas sin probar el azúcar porque aunque sabemos que ayuda, y mucho, no es tan fácil como parece.

Aunque parezca mentira, sí se puede combatir el síndrome de la tripa inflada como un globo o lo que viene siendo una barriga hinchada. Te contamos 10 gestos que puedes poner en marcha a diario para acabar con esta sensación.

1. Customiza tu agua mineral

Las infusiones son tendencia (té matcha, kukicha, menta…) pero si no te gustan demasiado, añade especias o hierbas a tu agua mineral del tiempo o fría en verano que te ayudarán a aliviar la presión y los gases. Desde pimienta de cayena para estimular la digestión y hacerla menos pesada, pasando por la cúrcuma para desintoxicar, o añadiendo unas rodajas de limón y jengibre si tienes náuseas.

2. Respira… Ommm inhala y exhala

No hace falta que vayas a yoga (que también ayuda) para descubrir que una buena respiración profunda abdominal puede aliviar la ansiedad y la tirantez de tu tripa haciendo que vuelva a su ser. Coloca tu mano debajo de tu ombligo y haz respiraciones largas y lentas hacia dentro y hacia fuera. Si tu abdomen no sube ni baja, tu respiración es demasiado superficial así que inténtalo de nuevo. Te saldrá mejor si estás de pie, pero incluso puedes practicar inhalaciones y exhalaciones en la oficina o en casa.

3. Mastica de 15 a 40 veces cada bocado (o por lo menos, ¡inténtalo!)

En cuanto te sientes a la mesa, mantén lejos tu móvil, apaga el televisor, evita pensar en tus correos electrónicos y procura masticar cada bocado unas 20 veces aproximadamente para que su contenido en amilasa, la enzima digestiva, empiece a descomponer la comida que ingieres. No sólo es un método japonés para vivir 100 años sino también un hábito clave para hacer bien la digestión, evitando después problemas como flatulencias, digestiones pesadas o hinchazón. Además, «cuanto más pequeños sean los alimentos que lleguen al estómago, menos trabajo tendrá que hacer el aparato digestivo y podremos evitar pesadez e inflamación», nos asegura Nuria Fernández, nutricionista de Club Metropolitan. Aunque según un estudio de la universidad china de Harbin, lo ideal sería masticar cada porción hasta 40 veces. ¡Así que tómatelo en serio!

4. Piña, papaya y melón: básicos en tus batidos verdes

Aunque la fruta y la verdura que ponemos en los batidos se ha convertido en un verdadero cajón de sastre a la hora de hablar de cuáles se digieren mejor o peor o nos hinchan más. Lo que sí que es cierto es que hay tres frutas antiinflamatorias de tu barriga hinchada: la piña, la papaya (ambas contienen bromelina y papaína enzimas que descomponen las proteínas pesadas para evitar la hinchazón abdominal) y el melón de propiedades diuréticas que evita la retención de líquidos. Los expertos en nutrición de Panaria nos dan una receta deliciosa con dos de estas frutas detox: el batido Carrot Sunny con zanahoria, papaya, piña, bayas de goji y zumo de naranja.

5. ¡Ojo con mascar mucho chicle!

Aunque refrescan tu boca, no son tan buenos si tienes un estómago sensible porque si lo haces constantemente supone que estás tragando más aire de lo que debes. Sí, si por mucho que no tengan azúcar ni apenas calorías te hacen acumular exceso de aire.

6. El tamaño (de tus raciones) sí que importa

Si piensas que la pasta te infla, puede ser por tratarse de un carbohidrato pero también puede ser que hayas comido mucha cantidad. Para contrarrestar este efecto en tu vientre hinchado, reduce el tamaño de tus porciones. Intenta al menos hacerlo uno o dos días a la semana y vete aumentando para dar un respiro a tu intestino.

7. Aliña con cilantro o perejil

Según un estudio en la revista Digestive Diseases and Science, algunos pacientes con el colon irritable que añadieron a los platos de su dieta, se beneficiaron de sus efectos. Y es que esta especia es rica en una mezcla de aceites que relaja los vientres más hiperactivos.

8. Practica HIITS, date un paseo o practica yoga

Con tan sólo 15 minutos que te mueves, tu intestino lo agradecerá. Hacer ejercicios como los HIITS, unas asanas de yoga o darte un paseo que ayudan a contraer tu abdomen con la respiración, conseguirás sin duda una tripa sin hinchazón ni aire acumulado. Según los expertos entrenadores del Fitness Center del hotel Barceló Hamilton Menorca «para evitar que el metabolismo se vuelva más lento es importante mantener la actividad física diaria. Una forma de mantenerse activo es incorporando caminatas diarias o utilizar la bici en lugar de tomar el autobús, por ejemplo. Lo ideal es hacer alguna actividad que acelere el ritmo cardiaco y estimule la quema de grasa durante, al menos 30 minutos al día».

9. Toma lácteos y chocolate con moderación

Alterna el consumo de leche con leche vegetal durante unos días pero no te prives de ellas por completo. Y por supuesto, no te prives de un par de onzas de chocolate (asegúrate que tiene más del 70 por ciento de cacao). Además de ser un gran alimento antioxidante, sus bacterias beneficiosas se transforman en compuestos antiinflamatorios que alisan la tripa hinchada. ¿Sabías que según los expertos en nutrición de Raw Coco el chocolate crudo ecológico contiene más de 300 minerales como el cobre, el zinc, manganeso y el azufre, además es antioxidante y te ayuda a deshincharte?

10. ¡Cuidado con las grasas que ingieres!

Si tienes hinchazón adbominal, los alimentos grasos incluso los que cuentan con grasas saludables como las nueces o el queso pueden empeorar la situación si es tu caso. Pero si no puedes resistirte a ellos, tómate un pequeño bocadillo rico en potasio que neutraliza el sodio en la sal y reduce la retención de líquidos. Apuesta por la sandía, el plátano y los tomates para que no te falte este mineral.

Cómo acabar con la distensión abdominal

Independientemente de tener distensión abdominal por causa de gases, estreñimiento o retención de líquidos en el cuerpo, para aliviar en 3 o 4 días el malestar, algunas estrategias que se pueden aplicar son: evitar el consumo de alimentos con alto contenido de sal, condimentos, el uso de azúcares refinados, pasta, pan, así como disminuir el consumo de leche.

Además de esto, se recomienda el consumo de té de anís, de toronjil o de menta durante el día, debido a que poseen propiedades que evitan la formación de gases, además de ayudar a expulsarlos.

Enfermedades como la gastritis, gastroenteritis, intestino irritable o indigestión pueden causar gases y, en estos casos, cuando la hinchazón está acompañada por dolor abdominal constante, se debe consultar a un gastroenterólogo para que indique la realización de exámenes que ayuden a diagnosticar cuál es el problema para iniciar el tratamiento más adecuado.

1. Hacer una alimentación saludable

Para reducir la distensión abdominal es importante ingerir alimentos ricos en fibras que faciliten la digestión como lo son los vegetales crudos o cocidos.

Además de esto, también es importante reducir el consumo de algunos alimentos que contribuyen a la formación de gases, evitando la ingesta de 2 o más carbohidratos en una misma comida, como pasta con papa, arroz con papa o arroz con frijoles, por ejemplo. Vea cuáles son los alimentos que producen gases.

Además de esto, es importante reducir la ingestión de refrescos, edulcorantes artificiales y bebidas con gas, así como el consumo de alimentos procesados como salchichas, lasaña o pizzas congeladas.

Además de esto, también puede probar interrumpir el consumo de leche durante 4 o 5 días, de forma de verificar si la distensión disminuye. Si esto ocurre, existe la posibilidad de que la persona sufra de intolerancia a la lactosa, una condición que causa gases y diarrea. Además de la leche, la intolerancia al gluten también puede provocar gases, vea cuáles son los síntomas que produce.

2. Practicar actividad física

Además de la alimentación, hay algunos ejercicios que también ayudan a acabar con la distensión abdominal debido a que facilitan la expulsión de los gases, estos son:

Ejercicio 1

Un buen ejercicio para la distensión abdominal es acostarse boca arriba doblando y sosteniendo una rodilla, presionándolo hacia la barriga. Este ejercicio se debe con cada pierna y debe repetirse entre 20 a 30 veces para cada pierna.

Ejercicio 2

Otro excelente ejercicio para acabar con la distensión abdominal consiste en arrodillarse e intentar sentarse sobre el talón, extendiéndose hacia adelante y extendiendo los brazos. Este ejercicio permite la alineación del final del intestino con el esfínter anal, lo que facilita la salida de los gases.

Además de esto, caminar también es un gran ejercicio para ayudar a eliminar el exceso de gases acumulados durante el día.

3. Ingerir probióticos

Para disminuir la formación de gases una excelente estrategia podría ser consumir yogures naturales o con bifidobacterias a diario en el desayuno, por ejemplo. Estos yogures tienen bacterias que regulan la fermentación de alimentos y la producción de gases.

Además de esto, también es posible añadir en la sopa o bebidas, probióticos en cápsula o en polvo, que se compran en las farmacias o en tiendas especializadas en productos naturales. Estos probióticos ayudan a equilibrar la flora intestinal disminuyendo la incomodidad abdominal y la producción de gases. Conozca los beneficios de consumir probióticos.

Cuándo debe acudir al médico

Pero si el problema de distensión abdominal no es causado por alguna dificultad con la digestión, estreñimiento, ni gases, lo mejor es acudir a un gastroenterólogo para que la causa pueda ser diagnosticada y tratada correctamente.

Sin embargo, en algunos casos la distensión puede ser por causa de un embarazo o de alguna enfermedad, y en estos casos es común que estén presentes otros síntomas, siendo recomendado consultar al médico tan pronto como sea posible. Conozca las causas más comunes de distensión abdominal.

Qué es la distensión abdominal

¿Quién no se ha sentido alguna o muchas veces incómodo o molesto por la desagradable sensación de sentir su vientre hinchado? Estas molestias pueden llegar a ser muy frecuentes, incluso tanto que determinadas personas conviven con ellas a diario y ya las padecen como algo habitual. Con frecuencia, la mayoría de las veces que se produce esta sensación se da tras haber realizado una comida excesiva, aunque existen otras causas que veremos a continuación.

La distensión abdominal, también llamada vientre o abdomen hinchado, y que se denomina de manera común barriguita prominente, puede producirse tanto en personas delgadas como en aquellas que son obesas. Sin embargo, la sensación de aumento que se produce en la zona abdominal es más evidente cuando el resto del organismo está dentro de unas medidas saludables. Además, son las mujeres quienes más refieren este problema, aunque no es exclusivo del sexo femenino.

Y no es únicamente un problema estético, ya que este aumento de volumen también nos hace sentir incómodos, pesados, doloridos, provoca que la ropa nos apriete (pantalón, falda, cinturón o incluso ropa interior), estamos más irritables, el ritmo intestinal que lleva nuestro organismo se altera y nos estresa y obsesiona el hecho de que no luzcamos un vientre plano, tal y como los cánones preestablecidos dictaminan.

En muchas ocasiones, la distensión abdominal constituye un síntoma de alguna patología o de algún trastorno digestivo. Sin embargo, en la mayoría de los casos, unas modificaciones en los hábitos dietéticos serán suficientes para acabar con el problema de la tripa inflada. Veamos a continuación sus causas y soluciones.

La Barriga hinchada y dura, y el dolor de tripa abdominal son comunes. Aunque la mayoría de los casos de dolor abdominal no son graves, a veces se necesita ver a un doctor. Vamos a revisar algunos de los síntomas comunes de dolor abdominal y daremos a conocer cuando tendrá que pedir ayuda. En primer lugar, vamos a ubicar el abdomen.

Barriga Hinchada y dura – dolor abdominal

Anatomía del abdomen

Su abdomen se extiende desde debajo de su pecho todo el camino hasta las caderas. El abdomen contiene muchos órganos internos del cuerpo, incluyendo los intestinos, el apéndice, la vesícula biliar, el páncreas y el hígado. Algunas personas erróneamente llaman el abdomen «estómago», pero el estómago es sólo uno de muchos órganos que pueden estar causando el dolor. Dolor en el abdomen puede provenir de cualquiera de los órganos internos.

¿Cuáles son algunos de los principales síntomas de tener Barriga hinchada y dura que requieren ayuda médica? ¿Y qué indican estos síntomas?

Los síntomas de barriga hinchada y dura

Antes de pensar en ir a ver a un médico para el dolor de barriga, lo mejor es aprender cómo describir su malestar. El dolor abdominal puede ser caracterizado como:

  • Aburrido
  • Afilado
  • Calambres
  • Intenso
  • Agudo
  • Crónico

Otros síntomas

Sabemos que el dolor abdominal puede ser incómodo . Pero no puede ser el único síntoma que está experimentando. Ayuda a mantener un seguimiento de los síntomas adicionales que acompañan el dolor abdominal. Algunos de los síntomas posibles que pueden acompañar de dolor abdominal abarcan:

  • Estreñimiento
  • Calambres
  • Diarrea
  • Dificultad para tragar
  • Fiebre
  • Dolor al orinar
  • Gases
  • Vómitos
  • Pérdida de peso

¿Cuándo buscar ayuda?

El dolor localizado agudo comienza repentinamente , pero el dolor crónico puede estar presente durante semanas o meses. Dolor severo en el abdomen no siempre significa un problema serio. Tampoco significa dolor abdominal leve que un problema no es grave. Así que, ¿cómo saber cuándo ver a un médico?

Si usted tiene la barriga hinchada y dura además de dolor abdominal y sospecha que es grave, busque ayuda inmediatamente. En caso contrario, programe una visita con su médico para obtener más información sobre la causa de su malestar. Llame a su médico si se presenta dolor abdominal leve dura una semana o más, o si siente dolor al mismo tiempo que otros síntomas. Busque atención médica de inmediato si:

  • Tiene dolor abdominal que es repentino y agudo
  • También tiene dolor en el pecho, el cuello o el hombro
  • Usted está vomitando sangre o presenta sangre en la orina o en las heces
  • Su barriga esta hinchada y dura además de sensible al tacto
  • No puede mover los intestinos , especialmente si también tiene vómitos
  • Recuerde, el dolor abdominal es común. Pero si el dolor es prolongado o severo , puede necesitar atención médica inmediata.

Diagnóstico de barriga hinchada y dura – Dolor abdominal

El número de órganos en el abdomen y las complejas señales que envían puede hacer que sea difícil determinar la causa del dolor abdominal. Sin embargo, cada tipo de dolor y su ubicación en el abdomen le proporciona pistas y puede ayudar a reducir la lista de diagnóstico. Es por eso que es importante «conocer su dolor «, ya que puede ayudar al médico a diagnosticar la causa del dolor.

Por favor, tenga en cuenta que es muy difícil saber la causa del dolor abdominal únicamente por su ubicación, incluso para un médico experimentado . Por lo tanto, ayudar a su médico a describir las causas que hacen que el dolor empeore o mejore , indicar cuánto tiempo dura , y la lista de otros problemas que ocurren en el momento en que el dolor abdominal se presenta( vómitos , diarreas , etc.). Además, considere las siguientes preguntas acerca del dolor abdominal. Esté preparado para describir el dolor, incluyendo dónde le duele, lo que se siente y cuánto tiempo ha estado experimentando síntomas. Pregúntese a si mismo:

1 . ¿Dónde exactamente le duele?

¿Se siente dolor en el abdomen superior o inferior ?
¿Se siente dolor en el lado derecho o izquierdo del abdomen ?
¿Hay un área particularmente localizada del dolor?
¿Puede localizar el dolor exactamente?

2 . ¿Cómo se siente el dolor ? ¿El dolor abdominal empeorando o mejorando con el tiempo? ¿Es el dolor?:

  • leve
  • moderado
  • grave

3 . ¿Cuánto tiempo ha estado experimentando síntomas?

¿Es el dolor crónico o agudo y repentino ?
¿Cuántas horas, días o semanas ha sentido síntomas de dolor abdominal y si solicitó exámenes médicos?

Si usted necesita ver a su médico sobre el dolor abdominal, debe solicitar pruebas de diagnóstico con el fin de confirmar o descartar posibles trastornos. Los exámenes de diagnóstico para el dolor abdominal son de sangre y de orina, las imágenes de ultrasonido del abdomen, endoscopia, gastrointestinal (GI) superior, serie de radiografías y tomografía computarizada.

  • Análisis de sangre
  • Examen de orina
  • Ultrasonido
  • Endoscopia
  • GI series de rayos x
  • CT scan

Tratamiento del dolor abdominal con barriga hinchada y dura

Algunos tipos de dolor abdominal leve se pueden tratar en casa con el estilo de vida o cambios en la dieta básica. Los casos más graves de dolor abdominal deben ser tratados por un profesional médico.

Si usted está experimentando dolor abdominal leve causado por comer , indigestión o enfermedad que usted y su médico pueden tratar la condición con una variedad de terapias. No tome ningún medicamento para dolores de estómago hasta que haya hablado con un profesional médico. Evite especialmente laxantes, enemas y analgésicos. No se trata de un tratamiento adecuado para el dolor abdominal y pueden empeorar sus síntomas. Aquí hay algunas cosas que usted puede hacer por su cuenta para mejorar el dolor abdominal.

Primero es el descanso. Acuéstese y descanse hasta que se sienta mejor . Una toallita tibia o una almohadilla térmica en el estómago durante 20 minutos puede ayudar a acelerar la recuperación. Cuando el cuerpo está estresado, necesita descanso para recuperarse. Si los síntomas persisten por más de 24 horas, llame a su doctor y programe una visita.

Dieta – Menta o té de jengibre puede ayudar a aliviar las náuseas o dolor de estomago . Aumente su ingesta diaria de fibra para promover un sistema digestivo saludable. También asegúrese de beber suficiente líquido. Los laxantes de volumen también pueden ayudar a aliviar el estreñimiento, pero consulte con su médico primero .

Alivia el estreñimiento – Siéntese en el inodoro para tratar de pasar una evacuación intestinal. Esto puede aliviar el dolor si es debido al estreñimiento o diarrea.

Las técnicas de relajación – Utilice los ejercicios de relajación para los dolores leves. Acuéstese en un lugar tranquilo , tomar respiraciones profundas y lentas, y pensar en algo agradable. Escuchar cintas de audio que enseñan relajación para aprender la respiración relajada, la relajación muscular progresiva y técnicas de relajación autógena.

Su médico le puede ayudar a descubrir qué otros enfoques podrían funcionar mejor para usted en el tratamiento del dolor abdominal leve. Si los síntomas que está experimentando son sensibles o graves, hablar sobre los sintomas que desencadenan los dolores y cómo va a lidiar con ellos. Alternativas de tratamiento son variadas, y cada uno dependerá de su diagnóstico.

Recuerde que debe llamar a su médico si el dolor abdominal no se detiene a las pocas horas. Si usted piensa que su problema es grave, llame de inmediato. Usted siempre debe sentirse libre de pedir una segunda opinión, si eso le ofrece más tranquilidad. Para obtener más información sobre el dolor abdominal, concertar una cita para visitar a su médico. Una onza de prevención vale una libra de cura.*

Probablemente, alguna vez ha sentido incomodidad o molestia en notarse os la barriga hinchada, con la sensación de que está llena de aire. Se trata de un trastorno desagradable y frecuente que se caracteriza por un exceso de gases en el tubo digestivo.

Aunque la hinchazón en el estómago puede producirse por diferentes causas, la más frecuente es la alimentación y para tragar aire al comer o beber. En la mayoría de los casos se puede controlar con un cambio de hábitos, tales como limitar la ingesta de alimentos que producen gases, comer lentamente y masticar bien.

Este documento se dirige a las personas que se sienten hinchadas sin saber por qué y revisa cuáles pueden ser las causas más frecuentes, como se puede prevenir este trastorno y en qué situaciones se debe consultar al médico.

La información proporcionada en este artículo es complementaria a las recomendaciones de su médico y en ningún caso pretende sustituirla. En caso de duda, póngase en contacto con su profesional de salud de referencia o llame al 061 CatSalut Responde.

¿Qué cantidad de gases se considera normal?

Generalmente, se expulsan gases de 14 a 23 veces al día, pero molestan más a unas personas que otras.

¿Cuál es la causa de la hinchazón abdominal?

En la mayoría de casos la sensación de hinchazón se produce por los alimentos que consumimos y porque se traga aire al comer o beber, principalmente si se come demasiado deprisa. Algunas situaciones que frecuentemente se relacionan son:

  • haber aumentado de peso;
  • sufrir estreñimiento;
  • comer más de la cuenta;
  • tener indigestión;
  • consumir algunos edulcorantes artificiales;
  • tomar algunos medicamentos de uso frecuente.

¿Qué alimentos pueden producir gases?

Algunos de los alimentos que habitualmente causan hinchazón son:

  • Legumbres, verduras y frutas: judías, garbanzos, lentejas, col, coliflor, coles de Bruselas, guisantes, brócoli, alcachofas, etc.
  • Alimentos con alto contenido en grasas y con hidratos de carbono: patata, plátano, galletas y tostadas.
  • Alimentos y productos con edulcorantes artificiales, tales como caramelos y chicles sin azúcar.

Hay que tener en cuenta que evitar la leche y los derivados lácteos puede ayudarle a saber si la hinchazón podría estar asociada a una intolerancia a la lactosa. Asimismo, evitar los productos con gluten os puede servir para determinar si se trata de una celiaquía (intolerancia al gluten).

Siempre se recomienda anotar el que coma para identificar qué alimentos no te causan hinchazón y intente adaptar la dieta para que sea saludable.

¿Podría ser consecuencia de alguna enfermedad?

Sí, algunas enfermedades o trastornos frecuentes también pueden estar implicados, tales como:

  • el síndrome del colon irritable;
  • la enfermedad celíaca (intolerancia al gluten);
  • la intolerancia a la lactosa.

También se ha relacionado con otras situaciones, como la menstruación o la menopausia.

¿Qué puedo hacer para evitar los gases y la hinchazón?

Normalmente, la sensación de hinchazón se puede controlar modificando los hábitos alimentarios y limitando la cantidad de aire que se traga. Estas son algunas recomendaciones:

  • Comer despacio y masticar bien los alimentos.
  • Beber poca cantidad de líquido durante las comidas (agua, refrescos o bebidas carbonatadas, zumos y vino).
  • Limitar la ingesta de los alimentos que producen gases.
  • Evitar beber con pajita, de golpe o en porrón.
  • Evitar masticar chicles y lamer caramelos.
  • Dejar de fumar.
  • Hacer ejercicio físico.
  • Consultar con un dietista / nutricionista.

¿Puedo tomar algún medicamento?

Si los síntomas no mejoran con el cambio de hábitos, hay disponibles algunos medicamentos que se pueden comprar sin receta en la farmacia. Los medicamentos que contienen simeticona pueden ayudar a romper el aire en el estómago y facilitar su eliminación, aunque su eficacia es dudosa.

¿Cuando debería ir al médico?

Aunque no es frecuente, esta sensación de hinchazón también puede ser consecuencia de enfermedades más graves. Contacte con su médico si, además de sensación de hinchazón, hay:

  • dolor en el estómago;
  • sangre en las heces;
  • diarrea durante más de 5 días;
  • náuseas y vómitos durante más de 2 días;
  • pérdida de peso o fiebre sin explicación.

Autor del documento

CIM CedimCat
Centre d’Informació de Medicaments de Catalunya

¿Por qué tiene mi bebé la barriga hinchada?

Ver a un bebé con la barriga hinchada suele llamar mucho la atención, ya que pensamos que puede tener algún tipo de trastorno, pero nada más lejos de la realidad. Un bebé con la barriga hinchada no es nada fuera de lo normal ni es ningún signo negativo. De hecho, es bastante habitual que un bebé tenga la barriga hinchada debido a su corta edad. Hasta los 18 meses es normal observar que el bebé tiene la tripa hinchada, así que no hay nada de lo que preocuparse. Aun así, a pesar de que no sea preocupante, sí que conviene saber a qué se debe este hecho. Por ello, en este artículo te explicaremos por qué tiene tu bebé la barriga hinchada.

¿A qué se debe la barriga hinchada de mi bebé?

A pesar de que no sea un hecho preocupante, ¿a qué se debe la barriga hinchada del bebé? Vamos a verlo con más detenimiento:

  • Grasa beneficiosa. La grasa que los bebés acumulan en la zona de la barriga o del cuello, por ejemplo, no explican ningún problema de salud. Esto se denomina como grasa parda y, además de mantener la temperatura corporal de los bebés, ayuda a la producción de energía y evita que los bebés estén débiles cuando están enfermos.
  • Ausencia de músculos abdominales. Cuando el bebé nace, aún no tiene desarrollados los músculos abdominales, de ahí que la tripa esté más abultada. Cuando el bebé comience a andar, correr y saltar, fortalecerá esa musculatura y la barriguita irá desapareciendo poco a poco.
  • Gases. Los gases son habituales en los niños pequeños y es uno de los motivos por los que el bebé puede tener la barriguita hinchada. Ayúdalo a que expulse todos los gases tras las tomas.
  • Estreñimiento. El estreñimiento, que es la acumulación de caca en el intestino del bebé, también puede favorecer esta hinchazón y ser el motivo que explique por qué tu bebé tiene la barriga hinchada. Procura seguir todos los consejos del pediatra para evitar, en la medida de lo posible, esta situación.

Es normal que el bebé tenga la barriga hinchada

Teniendo en cuenta todo esto, no debes preocuparte en exceso por el hecho de que tu bebé tenga la barriguita hinchada. Simplemente deberás seguir cuidándolo como hasta ahora. Eso sí, si ves alguna anomalía en el pequeño, acude al pediatra para una revisión completa.

Cómo lidiar con los gases del bebé

Como hemos adelantado, los gases pueden provocar o acentuar esta hinchazón de la tripa del bebé. Además, son muy molestos para los bebés y pueden causar irritabilidad o malestar, entre otros síntomas. Así que, ¿cómo lidiar con los gases del bebé? Hay que tener en cuenta que el aparato digestivo del bebé aún está en formación, por lo que, aunque aliviemos los gases o el estreñimiento, es posible que no los podamos eliminar del todo hasta pasado un tiempo. Para conocer toda la información al respecto, no te pierdas nuestro artículo sobre el estreñimiento en bebés.

A continuación, vamos a ver cómo evitar la aparición de gases o estreñimiento:

Ayúdale a expulsar los gases después de cada toma

Para lidiar con los gases del bebé es importante que los expulse después de cada toma. Es posible que tu hijo tarde bastante rato en expulsar los gases, pero no lo acuestes sin que lo haya hecho. Si se dejan los gases en su interior, puede crearse una acumulación de gases que no solo le hincharán la tripa, sino que también le resultará muy molesto.

En ocasiones, incluso tendrás que parar de darle de comer para expulsar los gases y seguir después. Tu bebé te indicará cuándo necesita hacerlo.

Aliméntalo en una postura recta

Piensa que, cuanto más tumbado o encogido esté el bebé, más gases puede llegar a acumular. Por este motivo, mantenerlo recto durante la toma es uno de los mejores consejos para expulsar gases en bebés.

Dale masajes en la tripa

Los masajes en la tripa ayudan muchísimo a lidiar con los gases del bebé. Tendrás que darle un pequeño masaje con movimientos circulares y en el sentido de las agujas del reloj. No es necesario presionar durante el masaje, ya que incluso podría molestarle. Es mucho mejor si los movimientos que haces son muy suaves, puesto que, además de aliviar las molestias por gases, es posible que lo calmes y llegue a quedarse dormido.

No esperes a que llore para darle de comer

Es muy importante que no dejes al bebé llorando porque quiere comer. Que un bebé llegue al llanto por hambre no es buena señal. Así que, siempre que muestre síntomas de hambre, incluso antes del llanto, ofrécele su toma. Piensa que si el bebé llega a las tomas muy hambriento, tomará la leche de forma ansiosa, lo que le provocará una gran cantidad de gases en el estómago por haber tragado mucho aire.

Recuerda que si notas algún síntoma extraño o preocupante, lo mejor es que acudas al pediatra de tu bebé para un análisis completo que garantice que la salud del pequeño es la adecuada.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *