0

Base tarta mercadona

A continuación te explicaré como hacer una Tarta para tu cumpleaños o para sorprender a alguien a quien estimas.
Si puedes hacerla tu mismo ¿porque comprar una hecha? La ventaja es que tendrás una tarta totalmente personalizada y sabrás que ingredientes contiene y lo saludable que es.
Estas tartas están muy de moda y seguro que sorprenderás a todos.
Es muy fácil y rápida de hacer, así que vamos a empezar!!
Ingredientes que debes tener:


– Bizcochos ya hechos que venden en el supermercado
– Un bote de mermelada (la mía es de fresa pero puedes usar la que mas te guste)
– Un bote de nocilla grande.
– Azúcar glass 400 gr
– Manteca o Margarina Vegetal
– 1 lata de Almíbar.
– Nubes o Masmelos 250gr
– Colorantes en gel para fondant.
Paso 1) Hacer la el relleno de la tarta:
Para esto, empezaremos con el bizcocho. Colocamos una capa de bizcocho lo mojamos con un poco de almíbar y le extendemos la primera capa, que en este caso será de nocilla.


Luego continuamos con la segunda capa, que colocaremos una de bizcocho, lo mojamos con almíbar y untamos una capa de mermelada.

La siguiente y última es, otra de bizcocho mojado también y una capa de nocilla que se extenderá por todos los laterales del pastel.


Paso 2) Hacer la Fondant que recubrirá nuestra tarta:
Los ingredientes serán:
– El azúcar glass
– Nubes
– Manteca
– Colorantes en gel.
Comenzaremos derritiendo las nubes en el microondas. Añadimos al recipiente manteca para que no se peguen las nubes. Las cortamos en trozos pequeños y las introducimos 1 minuto.
Sacamos y removemos bien.

A continuación le añadimos azúcar glass, hasta que tengamos una masa homogénea y no se nos pegue a los dedos.
De toda la masa cortaremos un trozo grande para la base y dejaremos otro más pequeño para la decoración.
Con el rodillo y papel de horno lo amasamos hasta tener una masa fina de grosor pero resistente para que no se nos rompa.
Nota: colocar el papel entre la masa y el rodillo porque si no se pega y se hace difícil amasar.
La colocaremos muy suavemente sobre el relleno y extendimos alisamos muy despacio con los dedos para que quede lisa. Los restos los cortamos con un cortapizza.
Y nos quedará así!! Esta es la base de todas las tartas y luego cada uno la podrá decorar como más le guste.
Paso 3) La decoración:
El trozo de fondant restante lo cortaremos en tantos trozos como colores vaya a tener nuestra tarta, para así mezclar cada uno con el colorante. En mi caso usé sólo dos colores.
Con una o dos gotas en suficiente para que la masa adquiera el color que queremos, simplemente hay que amasarla bien.
Luego amasaremos cada trozo por separado con el rodillo y el papel y con los moldes obtendremos las formas que decoraran nuestra tarta.
Finalmente nos quedará una tarta así, que cada uno podrá decorar a su gusto.
Y ahora a disfrutarla!!!
También he hecho otra con motivos de Navidad para la noche buena.

Cómo decorar un pastel para principiantes (II): el relleno

La semana pasada vimos cómo preparar un bizcocho para decorar. Una vez tengamos controlada la receta del bizcocho para decorar, veréis que no hará falta demasiada práctica, seguiremos con el relleno.

Las tartas decoradas suelen llevar relleno para compensar el espesor de los bizcochos, solemos poner más de una capa de bizcocho para la tarta sea más alta y para rellenarla podemos utilizar varias recetas de rellenos.

¿Como se rellena un pastel?

Como decía, las tartas decoradas siempre llevan relleno, hay veces que incluso pueden llevar varias capas de relleno, a esto lo llamamos layer cake (tarta de varias capas).

Lo primero que debemos hacer es tener muy claro con qué vamos a rellenar la tarta. Podemos utilizar nata montada (si lo vamos a consumir enseguida), chocolate, mermelada… Pero el relleno más típico para las tartas decoradas es el buttercream o frosting.

Relleno para tartas

He probado muchos rellenos a lo largo de mi carrera como repostera y creo que puedo decir que he dado con el relleno perfecto. Os explico: las recetas de buttercream (crema de mantequilla) que corren por internet y los libros de tartas americanos son demasiado dulces y no están hechos para nuestros paladares, están buenos pero empalagan demasiado. Así que probando y probando, di con la receta de un frosting mucho más suave y menos pesado.

El buttercream al que estamos acostumbrados a ver en blogs de repostería lleva muchísima más cantidad de azúcar que de mantequilla, lo que hace que sea una bomba de relojería. En proporción suelen llevar un 50% más cantidad de azúcar que mantequilla. Hoy os dejo la receta que he descubierto no hace mucho después de probar y probar con infinitas combinaciones utilizando queso tipo Philadelphia y batirlo para suavizarlo un poco.

Receta de relleno para tartas: cheesecream frosting

250 g de mantequilla a temperatura ambiente (cuanto menos buena sea la mantequilla mejor, sino sabe demasiado a mantequilla y está muy fuerte, yo uso la del Eroski o Mercadona)
250 g de azúcar glas (el de thermomix no sirve, ha de ser icing sugar, lo más fino posible)
1 tarrina de queso crema tipo philadelphia – recién sacado de la nevera
Podéis darle el sabor que queráis y color con pastas de frutas naturales, la marca Home Chef tiene fruta pasteurizada y reducida sin aditivos que da sabor y color a los alimentos.

Cómo preparar el cheesecream frosting

Batimos la mantequilla a velocidad máxima en nuestra batidora de varillas o robot de cocina durante 1 minuto hasta que se blanquee ligeramente.

Añadimos el azúcar y batimos durante 4 minutos más, primero a velocidad muy lenta para que no nos llene la cocina de un polvo blanco, básicamente, y cuando se haya integrado con la mantequilla seguimos batiendo a velocidad máxima.

Añadimos el queso crema (recién salido de la nevera) y batimos durante 30 segundos a velocidad mínima hasta que se haya integrado.

Cómo rellenar un pastel (con una o varias capas)

Colocamos el primer bizcocho, el menos perfecto de los que hayamos hecho, sobre un cartón de tartas, boca abajo.

Colocamos sobre el bizcocho la cantidad de frosting quer queráis. Para esto, podéis utilizar una cuchara del helado. Para que no quede ni demasiado gruesa ni demasiado fina, con dos bolas bastará.

Con la ayuda de una espátula extendemos la crema. La espátula deberá estar o bien paralela a la tarta, o como máximo en un ángulo de 45º.

Colocamos el siguiente piso de la tarta sobre el relleno, boca abajo, así la parte más recta de la tarta está hacia afuera y quedará mejor al decorarlo.

Procedemos a cubrirla (si queremos) aunque suele ser lo normal en las tartas decoradas, sobre todo si va a ser con fondant. Ahora os voy a enseñar a cubrirla para proceder con el decorado posterior, únicamente para crear una base y prepararla para que sea decorada.

Extendemos más capa de frosting sobre el último bizcocho y volemos a esparcir con la espátula. Vamos a crear una primera capa, no importa que tenga migas, lo importante es que quede bien extendida.

Ahora comenzaremos a extender por los laterales el excedente de la crema. Si necesitamos utilizar más crema, la cogeremos con una espátula limpia. Nunca meteremos en el frosting la espátula que estemos utilizando en esta primera capa, puesto que tiene migas y nos mancharía el resto de la crema.

Si fuera necesario, nos ayudaremos con una espátula más pequeña, para ir rellenando con crema e igualar, los huecos entre las capas o las imperfecciones que hubiera en los bizcochos.

Esta primera capa tiene que quedar muy fina y bien alisada. Cuando consigamos que la tarta con su capa tapa migas esté totalmente uniforme, la meteremos en la nevera durante una hora, para que se enfríe y se asiente bien la crema.

La próxima semana os enseñamos a cubrir el pastel con fondant para decorarlo. ¡Esto va cogiendo forma!

Llegados a este punto, podéis congelar vuestro pastel, envuelto en papel film transparente hasta el día en que tengáis que decorarlo.

En Mi Mundo Philips | Cómo decorar un pastel para principiantes parte I – receta de bizcocho

Cómo decorar un pastel para principiantes: el relleno http://t.co/f3DjhH9qFc #recetas

— Philips Hogar (@PhilipsHogar_es) agosto 21, 2013

6 rellenos para tartas ¡riquísimos!

¿Tenéis que preparar una tarta de cumpleaños? Seguro que estáis pensando a cómo hacerlo: qué receta de bizcocho usar y sobre todo cómo rellenarla. Por eso nuestra cita de hoy con la sección cocina fácil de la A a la Z esta dedicada a 6 rellenos para tartas ¡riquísimos! y sencillos de preparar.

Veremos rellenos que os pueden servir para diferentes necesidades, todos deliciosos y con sabores bien variados. ¿Os gustaría saber cómo preparar rellenos para tartas par chuparse los dedos?

Rellenos para tartas: crema pastelera

La crema pastelera es una receta básica de la repostería. Gracias a su consistencia firme, nos servirá para rellenar tartas que no puedan ir a la nevera o que necesiten un relleno de una cierta consistencia. No os perdáis las recetas de la crema pastelera básica y la crema pastelera de chocolate que os dejamos hace un tiempo. Allí encontraréis también la versión con Thermomix, ¡y una sin azúcar!

Rellenos para tartas: nata montada

La nata montada es perfecta para tartas tipo postres ya que tiene una consistencia muy suave y un sabor delicado, y además podemos colorearla usando colorantes alimenticios. Las tartas rellenas o decoradas con nata montada tienen que estar en la nevera y justamente por su consistencia suave, no mantiene muy bien la forma. Os dejamos todos los trucos para montar nata perfecta.

Rellenos para tartas: frosting o cobertura de chocolate

El relleno perfecto para los amantes del chocolate. Tiene una consistencia firme, lo que permite usarla también para decorar las tartas, incluso con manga de pastelero y boquilla. La textura brillante le da un aspecto muy bonito y gracias al agregado de queso Mascarpone, el sabor no es excesivamente dulce y se puede utilizar para tartas que no irán a la nevera. Descubrid nuestra receta de frosting o cobertura de chocolate.

Rellenos para tartas: buttercream o crema de mantequilla

El buttercream o crema de mantequilla es el relleno por excelencia que se usa para decorar los cupcakes y también las tartas de fondant. No necesita ir a la nevera (a menos que fuera tengamos 30 grados o más) y se mantiene firme por mucho tiempo. Hay que decir que es una crema muy dulce y con un sabor a mantequilla pronunciado, por lo que no gusta siempre a todos. Existen muchísimas variantes, nosotros os dejamos la receta del buttercream tradicional.

Rellenos para tartas: buttercream de merengue suizo

El buttercream de merengue suizo es una variante menos empalagosa del buttercream tradicional. Es una crema suave pero con cuerpo, perfecta para decorar y rellenar tartas que no irán a la nevera y tiene un sabor delicado gracias al merengue. También se puede saborizar con cacao o esencias. No os perdáis nuestra receta de crema de merengue o buttercream de merengue suizo.

Rellenos para tartas: crema de queso y mermelada

Esta crema de queso y mermelada es un verdadero manjar. Tiene una consistencia suave y poco firme, por lo que no se presta mucho para decorar con manga y además hay que conservarlo en la nevera hasta el momento de servir. Su sabor es delicado y poco dulce, ya que uno de sus ingredientes principales es el queso Mascarpone. Podéis darle sabor con cualquier mermelada, pero con una de fresas o frutos rojos tendrá ese toque algo ácido que combinará perfectamente con un bizcocho de chocolate. Dejaos tentar por la receta de bizcocho de chocolate con crema de queso y mermelada.

¿Qué os parecen estos rellenos para tartas? A mí me gustan todos, ya que cada uno se presta a un uso diferente, y depende qué bizcocho usemos y cómo decoraremos la tarta, yo creo que todas estas recetas nos pueden venir de perillas. ¿A vosotros qué os parece?

Imagen principal: Karly Gomez

Cuando tenemos que hacer un pastel o una tarta para un apasionado por el chocolate (por ejemplo, para nosotros) lo tenemos claro, normalmente hacemos un bizcocho de chocolate, trufa para rellenar y ganache para hacer la cobertura, algo parecido a la Tarta de trufa que ilustra estas líneas, aunque en esta ocasión hemos utilizado el bizcocho genovés al agua, queda igual de rica y algo más ligera, pues como sabéis, la masa de este bizcocho no lleva mantequilla.

Como la trufa y la ganache ya tienen una buena proporción de grasa, la tarta queda muy jugosa, además hay buena proporción de ambos ingredientes en relación al bizcocho. Siempre está la opción de mojar el bizcocho (ligeramente) con un poco de licor, leche o almíbar, si se quiere proporcionar aún más jugosidad. A continuación explicamos cómo hacer esta tarta o pastel de trufa, es una receta fácil, animaos a prepararla, aunque sea la primera tarta que hacéis, os saldrá bien.

Ingredientes (8 raciones aprox.)

Para la trufa
  • 450 gramos de nata para montar (35% M.G.)
  • 200 gramos de chocolate para fundir (70%).
Para el bizcocho genovés al agua
  • 4 huevos (L) a temperatura ambiente
  • 170 gramos de azúcar
  • 165 gramos de harina de repostería
  • 60 gramos de agua.
Para la cobertura y decoración
  • 200 gramos de chocolate al 70%
  • 100 gramos de nata 35% M.G.
  • 75-125 gramos de almendra picada caramelizada
  • c/n de fideos de chocolate.

Elaboración

Prepara el relleno de trufa, pon la nata en un cazo de fondo grueso y llévala a ebullición. Si el chocolate no tiene azúcar deberás añadir un poco, a tu gusto. Ve moviendo de vez en cuando para que no se agarre al fondo.

Cuando la nata rompa a hervir, retira el cazo del fuego e incorpora el chocolate troceado, bate con una cuchara o espátula para que el chocolate se funda y se integre en la nata, después deja enfriar a temperatura ambiente y a continuación deja reposar en el frigorífico al menos un par de horas, aunque se recomiendan cuatro horas.

Una vez que la nata con el chocolate se ha enfriado bien, puedes montarla con las varillas eléctricas, el chocolate ya le ha aportado densidad, la nata se montará rápidamente, así que no te excedas en el batido para que no se convierta en mantequilla.

Para hacer el bizcocho, pon en un cuenco amplio los huevos y el azúcar, bate con las varillas eléctricas hasta que tripliquen su volumen y tengan la apariencia de una crema muy aireada. Puedes hacerlo más fácil y rápidamente si pones el cuenco al baño maría. Tamiza la harina e incorpórala poco a poco a los huevos, mezcla con movimientos envolventes. Añade el agua, también poco a poco, y bate suavemente.

Cubre una bandeja de horno con papel vegetal y vierte la masa de la genovesa extendiéndola bien y uniformemente. Introdúcela en el horno precalentado a 240º C durante 10 minutos aproximadamente. Cuando el bizcocho esté hecho, córtalo con la forma que desees hacer la tarta, por ejemplo, dos planchas rectangulares. Deja enfriar sobre una rejilla.

Para montar la tarta irá bien un aro o molde desmontable, el nuestro es el molde para tiramisú, mide 26’5 cm. de largo, 16’5 cm. de ancho y 8 cm de alto. Colócalo sobre una hoja de papel vegetal y pon como base una plancha de genovesa. Forra los laterales con acetato y rellena con la trufa, puedes escudillarla con una manga pastelera o repartirla y extenderla con una espátula. Puedes reservar un poco de trufa para después untar los laterales de la tarta y sobre ella decorar con almendra o fideos de chocolate. Cubre la trufa con la otra plancha de bizcocho. Por cierto, la genovesa la puedes emborrachar con un poco de licor o proporcionarle más jugosidad con un poco de leche o almíbar.

Prepara la ganache para la cobertura del pastel, puedes poner la nata y el chocolate troceado en un cazo al baño maría para fundir o proceder de esta forma, pon la mitad de la nata en un cuenco con el chocolate troceado, introdúcelo en el microondas y ponlo 30 segundos a máxima potencia, seguramente no será tiempo suficiente pero es mejor hacerlo en tiempos cortos. Comprueba que el chocolate se empieza a fundir con el calor de la nata, en caso contrario pon 30 segundos más.

Entonces retira el cuenco del microondas y bate con una espátula, el chocolate se fundirá con la nata y obtendrás una crema de chocolate homogénea, fina y brillante. Incorpora poco a poco el resto de nata mientras vas batiendo, así irá bajando la temperatura.

Vierte la ganache sobre el pastel procurando que quede una superficie lisa. No viertas toda de golpe, empieza con la mitad, con la cantidad indicada seguramente te sobrará una parte que podrás gastar haciendo unas trufas.

Antes de que se enfríe totalmente la ganache, reparte la almendra caramelizada, puedes cubrir la tarta totalmente o hacer un marco y dejar el centro de la tarta para escribir, para poner unas velas o algún elemento decorativo.

Introduce el pastel en el frigorífico y deja reposar un par de horas o más. Después desmolda la tarta, retira el acetato de los laterales y extiende la trufa reservada. Decora con almendra caramelizada o con fideos de chocolate y vuelve a refrigerar hasta el momento de servir.

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

En cuanto tengáis una ocasión en la que preparar un pastel o tarta para una celebración, os proponemos que no dejéis escapar esta receta de tarta de chocolate y mascarpone, incluso os recomendamos que busquéis la ocasión cuanto antes para probar esta delicia, rica hasta decir basta. Además, es una tarta fácil de hacer, se puede decir que su elaboración lleva muy poco tiempo, pero lo mejor es cuando se degusta, una voz interior te dice que nunca más volverás a comprar un pastel.

En esta ocasión no hemos podido fotografiar la elaboración paso a paso, aún gracias que rescatamos un trozo antes de que desapareciera (estábamos de celebración), pero como sabemos que una imagen vale más que mil palabras, en cuanto volvamos a hacer la Tarta de chocolate y mascarpone o una tarta del estilo, prometemos mostraros todo el proceso. De todas formas, insistimos en que es fácil de hacer y esperamos que con la explicación que os damos a continuación podáis elaborar la mejor tarta para vuestros invitados.

Ingredientes (6-8 comensales)

Bizcocho
  • 4 huevos (unos 200 gramos)
  • 200 gramos de azúcar
  • 200 gramos de aceite de girasol
  • 20 gramos de cacao puro en polvo
  • 80 gramos de harina
  • 8 gramos de levadura química (en polvo, de repostería)
  • 100 gramos de almendra molida
  • esencia de vainilla
  • una pizca de sal
  • 4-6 c/s de ron negro.

Relleno
  • 250 gramos de queso mascarpone
  • 250 gramos de yogur griego (muy espeso)
  • 90 gramos de azúcar
  • 1 c/s de cacao puro en polvo
  • esencia de vainilla.
Cobertura
  • 200 gramos de chocolate de cobertura
  • 20 gramos de pasta de almendra tostada
  • crujientes de chocolate para decorar.

Precalienta el horno a 180º C con calor arriba y abajo. Pon en un cuenco amplio los huevos y el azúcar, bate con las varillas eléctricas hasta que doblen su volumen. Añade el aceite y la esencia de vainilla, y vuelve a batir hasta que los ingredientes se integren.

Mezcla en otro recipiente la harina, la almendra molida, la levadura, el cacao y la pizca de sal. Finalmente mezcla los ingredientes sólidos con los líquidos, con movimientos envolventes. Cubre la bandeja del horno con una hoja de papel vegetal, que quede totalmente cubierta y vierte la masa extendiéndola en toda la superficie, la masa debe hacer un centímetro de alto aproximadamente.

Hornea el bizcocho de chocolate durante 12 minutos o hasta que esté hecho, puedes hacer la prueba del palillo. Si le falta muy poco después de esos minutos, puedes apagar el horno y dejarlo dentro un par de minutos más. Sobre todo, que no se haga en exceso porque quedaría duro. Deja enfriar antes de retirar el bizcocho de la bandeja.

Para sacarlo entero, lo ideal es poner encima una lámina de silicona o silpat y darle la vuelta, despegar cuidadosamente el papel vegetal levantándolo ligeramente y estirando lateralmente, en lugar de hacia arriba y enérgicamente, puedes ‘llevarte’ alguna porción de bizcocho.

Para hacer una tarta rectangular, corta el bizcocho por la mitad y después pon una sobre la otra para cortar los extremos de ambas partes rectas y del mismo tamaño. Reserva el bizcocho.

Pon en un cuenco el queso mascarpone, el yogur griego, el azúcar, el cacao y la esencia de vainilla, bate con una espátula hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y obtengas una crema densa. Reserva en el frigorífico bien tapada si no la vas a utilizar inmediatamente.

La cobertura de la tarta debe prepararse justo antes de verterla sobre la tarta, es tan sencillo como calentar en el microondas el chocolate de cobertura troceado y la pasta de almendra tostada (puede ser crema praliné, será más dulce). Como siempre que se funde chocolate en el microondas, hay que hacerlo en tiempos cortos, de 30 segundos, e ir controlando que no se funda totalmente para que el chocolate no se queme y pierda sabor y brillo. Cuando buena parte del chocolate esté fundido, batiendo con una espátula conseguirás que se funda al completo obteniendo una crema fina y brillante de chocolate para glasear la tarta.

Montaje

Dispón sobre una bandeja una placa de bizcocho con la parte brillante hacia abajo, cúbrela con el relleno y dispón la otra placa de bizcocho con la parte brillante hacia abajo presionando ligeramente para que el relleno cubra toda la superficie del bizcocho inferior y quede recto, perfila el relleno por los laterales dejándolo recto.

Humedece el bizcocho con el ron negro ayudándote de una cuchara, repártelo de forma homogénea por toda la superficie. A continuación vierte el chocolate de cobertura fundido y alisa la superficie con una espátula de pastelería, ‘pintando’ también los laterales. Decora antes de que se enfríe la cobertura con chocolate crujiente, bolitas de cereales bañadas, o con lo que más te guste y deja enfriar, la cobertura será una fina capa crujiente de chocolate, muy sabroso además con la almendra.

Esta Tarta de chocolate con mascarpone se va a instalar en tu recetario de tartas para fiestas y aniversarios, es fácil de hacer y está tremendamente rica.

Tartas infantiles para celebraciones

Las nuevas tartas infantiles de Mercadona son unas deliciosas elaboraciones a base de trufa, crema de chocolate y crema al cacao con leche, perfectas para cualquier celebración.

Además, puedes elegir diferentes diseños entre algunos de sus personajes de televisión y cine preferidos.

Tartas infantiles de Mercadona: Escoge el diseño que más le sorprenda

En las nuevas tartas infantiles de Mercadona puedes escoger entre varios personajes famosos por sus programas de televisión o sus entretenidas y divertidas películas:

  • Barbie
  • Blaze and the Monster Machines
  • La Liga de la Justicia
  • Los Minions
  • Ladybug
  • Patrulla canina
  • Peppa Pig
  • PJ Masks
  • Shimmer Shine
  • Super Wings
  • Trolls

Los pequeños se sorprenderán al ver a sus ídolos en su tarta de celebración. Además, de cada uno de ellos tienes varios diseños de estos personajes, para que elijas el que más te guste.

¿De qué están hechas las tartas infantiles?

Las tartas infantiles de Mercadona puedes encontrarlas también en dos tamaños diferentes, para que escojas el que te resulte más práctico:

  • Tarta infantil de 750g: Ideal para pequeñas fiestas en las que tengas que repartirla en hasta 8 porciones.
  • Tarta infantil de 1.700g: La opción perfecta para grandes celebraciones, ya que la puedes dividir en hasta 20 porciones.

Estas tartas infantiles están preparadas con bizcocho, trufa, crema de chocolate, crema de cacao con leche y una decoración superior que está disponible en varios diseños con conocidos personajes del cine y la televisión.

Las tartas tienen forma rectangular, perfectas para dividir en las porciones que necesitas. Todas ellas se componen de tres láminas de bizcochos que han sido calados con almíbar.

Como relleno se pone una deliciosa capa de trufa y una segunda e irresistible capa de crema de chocolate. ¡A los pequeños les encanta!

Para hacer la divertida decoración de cada tarta se aplica una fina capa de crema de cacao con leche y, sobre ella, una plancha de azúcar en las que están impresionadas las imágenes infantiles.

Además, todas las tartas infantiles tienen un chocolate con la palabra FELICIDADES y virutas de chocolate decorativas de colores en los laterales.

Ideas para disfrutar de las tartas infantiles

En cualquier celebración infantil, además de una divertida y deliciosa tarta, no puedes olvidarte de refrescos para todos los gustos. Entre los Refrescos Hacendado tienes Cola, Cola Zero y Naranja, en botellas de 2 litros y en cómodos packs divisibles de 2 unidades.

Otras recomendaciones

Si quieres sorprender a todos los pequeños invitados a la fiesta, reparte bolsas de Diverxuxes Hacendado. Son sabrosas golosinas variadas, sin gluten aptas para celiacos, que además se ofrecen en envoltorios individuales, para que sea más fácil guardarlas o compartirlas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *