0

Bebe 4 meses cereales

Alimentación complementaria: Cereales sin gluten

La leche (lactancia materna o artificial) es el alimento básico del bebé hasta los 6 meses.

Entendemos por alimentación complementaria la introducción de los alimentos de forma lenta pero progresiva a partir de los 4-6 meses de vida. A partir de los 6 meses la alimentación con leche exclusiva no cubre las necesidades de nuestro hijo/a, por esta razón antes se introducen poco a poco nuevos alimentos.

El momento y orden de introducción de los alimentos te lo aconsejará tu Pediatra y dependerá de distintos factores: Si la lactancia es materna o artificial, si la madre ha de incorporarse al mundo laboral, si el niño/a tiene una base atópica… Con frecuencia, pero no necesariamente, empezamos la alimentación complementaria introduciendo los cereales sin gluten.

Los cereales sin gluten (arroz, maíz, soja, tapioca) aportan básicamente hidratos de carbono y suelen introducir-se en el desayuno o cena. Empezaremos añadiendo una pequeña cantidad de cereales sin gluten en el biberón, si el bebé toma lactancia artificial, (recuerda cambiar la tetina, ha de ser de alimento). Posteriormente cuando veamos que tolera estas pequeñas cantidades en el biberón podemos hacer una papilla con parte de la leche del biberón mezclada con los cereales sin gluten y se lo ofreceremos con cuchara. Intenta que las primeras papillas no sean muy espesas, su alimentación hasta ahora ha sido líquida. No fuerces nunca a comer con la cuchara, irá aprendiendo poco a poco y es importante que sus primeras experiencias con la cuchara sean agradables. Cuando se canse de comer con la cuchara complementa la toma con la leche que tienes en el biberón.

Si su alimentación es leche materna exclusiva y tu Pediatra te recomienda introducir cereales sin gluten puedes sacarte la leche con un sacaleches y preparar una papilla con tu leche. En este caso pon primero los cereales sin gluten y añade posteriormente la leche materna hasta obtener la textura adecuada (sí lo haces al revés comprobaras que has de añadir muchos cereales a la leche materna para que esta espese). No fuerces al bebé a comer con la cuchara, cuando se canse finaliza la toma dándole el pecho.

(Revisado y actualizado en Enero del 2011)

Trabajo elaborado en Marzo de 2009

Dra. Josefina Llagostera
Servicio de Pediatría. Hospital de Nens de Barcelona

Judith Sánchez, Enfermera
Servicio de Pediatría. Hospital de Nens de Barcelona

Noelia Béjar, Enfermera
Servicio de Pediatría. Hospital de Nens de Barcelona

Alicia Jou, Enfermera
Servicio de Pediatría. Hospital de Nens de Barcelona


Tu hijo no para de llorar. Lo único que quieres es que se duerma para poder dormir aunque sea 30 minutos más. La solución para muchos padres es añadir cereal al biberón. Añadir papilla o cereal a la botella de tu bebe es una práctica común e inclusive recomendada por algunos proveedores de salud.Sin embargo añadir cereal antes de los 4 meses tiene consecuencias negativas que pueden afectar el bienestar de tu bebe.

De acuerdo a los estudios, añadir cereal al biberón antes de los 4 meses está asociado con mayor índice de alergias de comida, obesidad y problemas gastrointestinales. Los bebes que reciben cereal a la leche antes de las 17 semanas (4 meses y medio) tienen mayor propensidad a desarrollar alergias a la comida antes de los 2 años, de acuerdo a la Dr. Kate E.C. Grimshaw, Ph.D de University of Southampton, Inglaterra.

El sistema digestivo de los bebes a los 4 meses está diseñado a tolerar la leche materna. La leche materna es la comida preferida de los recién nacidos ya que tiene las proteínas pre-digeridas. Antes de los 4-6meses, los bebes no tienen el sistema inmunológico desarrollado para aceptar comidas solidas. Lo cual puede causar problemas de indigestión o interferir con su sistema digestivo e inmune. Adicionalmente, el cereal de bebe aporta más calorías ya que cada cucharadita de cereal añade calorías sin mucho valor nutricional.

El razonamiento detrás de este mito es que el cereal hace que la leche este más densa, lo cual causa que el bebe este lleno y así pueda dormir mejor o “aguantar más en la noche” –FALSO! No existen estudios para comprobar que dar cereal al biberón antes de dormir mejora el sueño en los bebes. Inclusive un estudio comparo a 106 bebes y los dividieron en dos grupos: un grupo añadió cereal al biberón y el otro solo tenía leche. Después se evaluaron las horas que durmieron los dos grupos. Los resultados fueron iguales entre los dos grupos. Es decir, no hubo diferencia en horas de sueño con los bebes que añadieron cereal al biberón.

Usualmente, los bebes se despiertan instintivamente durante la noche para comer ya que aun no tienen el sistema nervioso desarrollado para dormir 6hrs continuas. Claro, cada bebe es diferente. Ya quieiseramos todos tener a unbebe que duerma 8 horas seguidas de recien naciod. Pero ten en cuenta que cada bebe se desarrolla diferente. Para los 2-3 meses los bebes ya tienen la capacidad de durar 6 horas sin comer ni despertarse.

Cuando debes introducir cereales?

A partir de los 4-6 meses ya puedes empezar a introducir cereales con una cucharita y no en biberón.

Antes de empezar la alimentación complementaría, asegúrate que tu bebe esté listo para iniciar. Busca las siguientes señales de desarrollo en tú bebe y contesta las siguientes preguntas:

  • ¿Puede detener su cabeza en alto?
  • ¿Puede sentarse sin apoyo o muy poco apoyo?
  • ¿Se coloca las manos o juguetes a la boca?
  • ¿Puede mover su lengua de lado a lado?
  • ¿Se interesa por la comida que tu comes?

Si respondiste SI a estas preguntas entonces tu bebe está listo!

Puede ser que tu pediatra te recomendo empezar a dar cereal de arroz como primer alimento. El cereal es un alimento que suele recomendarse como primera comida, pero no debe ser el unico. La razon que mucho medicos lo recomiendan, es porque esta fortificado en hierro –un mineral muy importante durante el primer ano de vida. Considera introducir otros alimentos altos en hierro aparte del cereal en las primeras comidas. Elige cereales de grano individuales, integrales (avena, trigo) y fortificados con hierro. Añade 1 cucharada de cereal y mézclala con 4 cucharadas de leche matera o formula. Empieza con 1 a 3 veces al día y lentamente empieza a cambiar la textura del cereal haciéndolo mas espeso cuando veas que tolere una cucharadita.

CONCLUSION:

Añadir cereal al biberón NO ES RECOMENDADO, indroducir cereal en cucharita SI lo es. Espera después de los 4-6meses en introducir cereal de arroz/trigo para disminuir el riesgo de alergias, obesidad y problemas gastrointestinales. Introduce el cereal siempre en cucharadita y NO EN EL TETERO.

Si estas interesada en saber más de cómo y que introducir de comidas a tu bebe, te invito a que participes en nuestro nuevo taller: Empezando Solidos: Como, Cuando y Que? Aquí obtendrás guías de alimentación, recetas, comidas recomendadas y una explicación detallada para empezar esta nueva etapa libre de confusión.

En la revisión de los seis meses los pediatras y las enfermeras (o las pediatras y los enfermeros) deben explicar a las madres las recomendaciones para que empiecen a dar a sus bebés otros alimentos, además de leche, entre los que encontramos los cereales, que suelen recomendarse con leche artificial en un bol o echando uno o dos cacitos en el biberón.

Esto es lo que se dicho siempre porque como la mayoría tomaban leche artificial era una recomendación válida para todas las madres. Sin embargo, ahora muchos bebés llegan a los seis meses sin haber chupado una tetina y sin haber probado la leche artificial. Ante un bebé que solo toma pecho, ¿cómo darle los cereales?

¿Cereales a los seis? ¿Pero no son a los cuatro?

Es posible que ahora mismo estéis pensando que los seis meses es muy tarde, porque a vosotras os dijeron que se empezaba a los cuatro meses. Pues no, no puede ser tarde porque si lo que se recomienda es dar leche materna en exclusiva hasta los seis meses, no tiene sentido dar cereales a los cuatro, porque entonces la leche materna dejará de ser exclusiva.

Si hablamos de un bebé que toma leche artificial, pues lo mismo: a partir de los seis meses. Los bebés son crías, pequeños animalitos que necesitan leche, así que durante seis meses debe ser ese su alimento.

Pero hay madres que empiezan a trabajar…

Cierto. La recomendación es perfecta para el bebé: seis meses tomando solo leche. El problema es que las bajas maternales solo son de tres meses y medio y en ese momento una madre que amamanta debe tomar la decisión de qué alimento dejar para que otra persona se lo dé al bebé.

Lo más recomendable es leche materna extraída, que quien esté con el bebé deberá calentar y ofrecer. Si no es posible o si la madre ha decidido no extraerse leche, lo siguiente sería dar fruta y cereales y la tercera opción sería leche artificial, que es peor opción por el riesgo de alergia o intolerancia a alguno de sus componentes (es la primera causa de alergia infantil).

Prepararlos con agua, por ejemplo

Pongamos entonces que decidimos darle cereales al bebé y hablamos de un bebé de 4 meses. Podemos preparar los cereales con agua. Puede sonar raro y habrá quien diga que no puede hacerse así. La realidad es que obviamente, sí se puede hacer con agua (¿por qué no iba a poderse?). Los cereales a los 4 meses son los que no tienen gluten, que contienen arroz y maíz.

¿Cómo cocináis el arroz, normalmente? Pues eso, con agua. Con leche también, pero para hacer postre. Así que ponemos agua, la calentamos un poco y echamos cereales sin gluten. Removemos con las varillas (las de montar la nata) y una vez preparada la papilla le damos con una cuchara.

Sacándose la madre leche para preparar los cereales

Otra opción es que la madre se saque leche para preparar los cereales. La madre se saca leche, la guarda en la nevera y el mismo día, o al día siguiente, la persona que va a preparar los cereales echa la leche en un bol, mezcla los cereales y se los da al bebé.

El único «pero» es que los niños no siempre tienen hambre, o no siempre se tomarán la papilla, y lo que sobre hay que tirarlo. Además, la mezcla no siempre sale perfecta, y si un día nos pasamos con los cereales y queda una pasta incomible, incomible se queda…

Vamos, que yo personalmente, para preparar una papilla de cereales teniendo la opción del agua, no haría la extracción de leche.

¿Y si el bebé tiene ya seis meses?

Vale, pongámonos en la situación ideal. La madre amamanta al bebé durante seis meses de lactancia exclusiva (porque está con él o porque se ha extraído leche y en su ausencia se la han dado) y ahora, a los seis meses, le recomiendan que empiece con los cereales.

Hay quien dice eso de «dos cacitos en el biberón», que no tiene demasiado sentido. La alimentación complementaria se ofrece para que los niños empiecen a comer comida y vayan dejando la leche, poco a poco, como un alimento más. Si la madre amamanta y el bebé no toma biberón, a ver cómo lo hace para dar un biberón con dos cacitos de cereales. ¿Con qué los mezcla, con agua? ¿Con leche artificial? No, que ya hemos dicho que la madre amamanta. Es ilógico decirle a una madre que da el pecho que compre leche artificial para dar los cereales. Tiene que darle una leche peor, más alergénica y acostumbrarle a un biberón que luego tendrá que dejar.

Para eso es mucho más sencillo decirle que haga una papilla y le dé con cuchara. Y si el bebé toma leche artificial lo mismo. Un niño no aprende demasiado tomando dos cacitos de cereales en su biberón habitual, y a nivel nutricional, tampoco cambia mucho la cosa. Lo lógico es hacer una papilla y que empiece a comer con cuchara, para que a partir del año vaya dejando el biberón si no lo ha dejado ya.

Entonces, como decimos que el bebé tiene seis meses, los cereales pueden hacerse con agua, como a los cuatro meses, pero también pueden hacerse con el caldo de las verduras que le preparamos al bebé o incluso con leche de avena.

La leche de avena contiene avena, que es un cereal con gluten. A partir de los seis meses los bebés tienen que empezar a probar el gluten, un poquito cada día durante un mes, más o menos, y luego ir aumentando la cantidad. Esto es así porque parece que haciéndolo de manera controlada el riesgo de celiaquía es mucho menor. Así que si decidimos hacerlo así (yo lo hice así porque con agua no les gustaban demasiado), yo ya no añadiría gluten a la papilla (la haría con cereales sin gluten), o como mucho le pondría una cucharada de cereales con gluten durante el primer mes.

¿Y si no le damos cereales?

A partir de los seis meses los niños pueden comer prácticamente de todo. Pueden comer pan, galletas, pasta italiana, arroz, etc. Las tres primeras cosas que he dicho llevan gluten, así que sería dar muy poquito las primeras semanas, pero el arroz por ejemplo no lleva, y los niños pueden comer sin problemas. Pasadas tres o cuatro semanas se puede aumentar la cantidad de gluten y entonces los niños pueden comer esos alimentos sin problemas.

Un niño que come arroz, pasta, pan, galletas… ¿necesita comer cereales de bebé? Pues no. No lo necesita porque ya está comiendo cereales al comer esos alimentos, del mismo modo que lo hacemos nosotros los adultos. Todo depende de qué tal acepte nuestro hijo los alimentos que comemos los mayores.

Si los acepta bien, podemos obviar el uso de cereales en papilla, pero es que además podemos evitar los triturados, purés y potitos. Si en cambio no los maneja bien, se atraganta mucho y los escupe un día sí y otro también (a mí me pasó con dos de mis tres hijos), no queda otra que tirar de comida semisólida, y entonces sí, hacer uso de los cereales.

Resumiendo

Me doy cuenta de que para dar cuatro ideas he escrito mucho, así que a modo de resumen, decir que cuando un bebé toma pecho los cereales se pueden hacer con agua, con leche extraída (para una toma al día no lo haría) y a partir de los seis meses con caldo o con leche de avena.

Añadir que lo lógico es hacerlos en papilla, tenga la edad que tenga, y que los coma con cuchara, porque si mama no toma biberón, y es absurdo acostumbrarle a algo que nunca ha probado sólo para dar un alimento, y que si el bebé es capaz de comer comida sin triturar, los cereales son optativos.

Fotos | Thinkstock En Bebés y más | ¿Papillas de 8 cereales?: no hacen falta, ¿Darle cereales por la noche para que duerma más?, Encuentran sustancias «poco aconsejables» en papillas de cereales

Alimentar a su hijo de 4 a 7 meses de edad

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

En esta etapa, a la mayoría de los bebés les empiezan a introducir los sólidos en la dieta. Los expertos recomiendan introducir los alimentos sólidos de forma gradual cuando el bebé tiene unos seis meses de edad, en función de lo preparado que esté el bebé y de sus necesidades nutritivas.

Asegúrese de hablar con su médico antes de empezar a darle cualquier alimento sólido a su bebé.

¿Mi bebé está preparado para comer alimentos sólidos?

¿Cómo puede saber si su bebé está listo para ingerir alimentos sólidos? He aquí algunas pistas:

  • ¿Ha desaparecido por completo o se ha reducido el reflejo de sacar la lengua en su bebé? Este reflejo, que sirve para prevenir los atragantamientos y las asfixias por aspiración, hace que los bebés saquen hacia fuera los alimentos de la boca.
  • ¿Puede su bebé sostener la cabeza? Para comer alimentos sólidos, los bebés necesitan tener un buen control de la cabeza y el cuello y deben ser capaces de sentarse.
  • ¿Le interesan los alimentos a su bebé? Un bebé de 6 meses que mira fijamente y acepta la comida a la hora de la cena está claramente preparado para algo más de variedad alimenticia.

Si el médico de su hijo le dice que comience a darle alimentos sólidos pero su bebé parece frustrarse o no le interesan estos alimentos que usted le intenta introducir, espere unos cuantos días o, incluso, varias semanas antes de volverlo a probar. Puesto que en esta etapa los sólidos solo son un suplemento, la leche materna y/o la leche artificial seguirán siendo las que colmen las necesidades nutritivas básicas de su pequeño.

Cómo empezar a darle alimentos sólidos

Cuando su bebé esté listo y su médico le haya dado el visto bueno para introducirle los sólidos, escoja un momento del día en que su hijo no esté cansado ni inquieto. Le interesa que su bebé tenga un poco de hambre, pero no que esté desfallecido o muerto de hambre; tal vez prefiera que su bebé mame durante un rato o que se tome una parte de su biberón habitual.

Haga que su hijo se siente en su regazo mientras usted lo sostiene o que se siente erguido en su silla. Los niños que se sientan bien, lo que suele ocurrir en torno a los 6 meses de edad, se pueden sentar en sillas provistas de correas de seguridad.

El primer alimento sólido de la mayoría de los bebés es un poco de papilla de un solo cereal enriquecida con hierro y elaborada con leche materna o artificial. Coloque la cucharita cerca de los labios de su bebé y deje que el bebé huela y pruebe la papilla. No le extrañe si rechaza la primera cucharadita. Espere un minuto y pruébelo otra vez. La mayor parte de la comida que ofrezca a su bebé en esta etapa acabará en la mejilla, la barbilla, el babero o la bandeja de la silla. De nuevo, solo se trata de una introducción.

No añada cereales al biberón del bebé a menos que el médico de su hijo se lo indique, ya que esta forma de proceder puede hacer que los bebés desarrollen sobrepeso y no les ayuda a prender a comer alimentos sólidos.

Cuando su pequeño se acostumbre a tomar papilla de cereales con cucharita, puede ser el momento de introducir la papilla o el puré de verdura, fruta o carne que conste de un solo ingrediente. El orden en que se introducen los alimentos no importa, pero a la hora de introducir nuevos alimentos, se debe proceder con lentitud. Introduzca un alimento cada vez y espere varios días antes de probar con un alimento nuevo. Esto permite identificar aquellos alimentos a los que su bebé puede ser alérgico.

Su bebé puede tardar cierto tiempo en «aprender» a comer sólidos. Durante estos meses, usted seguirá dando a su bebé las tomas habituales de leche materna o artificial; por lo tanto, no se preocupe si su bebé rechaza ciertos alimentos al principio o no parece interesado en ellos. Todo es cuestión de tiempo.

Alimentos a evitar

Es más probable que un niño desarrolle alergias alimentarias si uno o más de sus parientes cercanos tiene alergias o afecciones relacionadas con la alergia, como las alergias alimentarias, el eccema o el asma. Hable con el médico de su hijo sobre cualquier antecedente familiar de alergias alimentarias.

Entre los posibles signos de alergia alimentaria o de reacciones alérgicas, se incluyen los siguientes:

  • erupción
  • hinchazón abdominal o aumento de gases y ventosidades
  • diarrea
  • vómitos

En las reacciones alérgicas graves, como la urticaria o las dificultades para respirar, pida ayuda médica de inmediato. Si su hijo tiene cualquier tipo de reacción a un alimento en concreto, no se lo vuelva a ofrecer otra vez hasta que haya hablado con su médico.

Así mismo, no le de miel a su bebé hasta después de que cumpla 1 año. La miel puede contener ciertas esporas que, aunque son inocuas para los adultos, puede causar el botulismo en los bebés. Y no le dé leche de vaca hasta que el bebé supere los 12 meses de edad porque carece de las propiedades nutritivas que necesitan los bebés.

Consejos para introducir los alimentos sólidos

Con el timo frenético y vertiginoso de la vida familiar de hoy en día, la mayoría de los padres optan, al principio, por alimentos infantiles de fabricación industrial. Viene en recipientes pequeños y fáciles de usar, y los fabricantes deben cumplir unos criterios de seguridad y de nutrición estrictos. Evite las marcas que utilicen rellenos y/o azúcares añadidos.

Si piensa preparar sus propias papillas en casa, utilizando una batidora u otro tipo de procesador de alimentos, he aquí algunos aspectos que deberá tener en cuenta:

  • Proteja a su bebé y al resto de su familia de enfermedades trasmitidas por los alimentos siguiendo las normas de seguridad alimentaria (como la de lavarse las manos bien y con frecuencia).
  • Intente conservar los nutrientes de los alimentos de su bebé utilizando métodos de preparación que retengan la mayoría de las vitaminas y de los minerales. Pruebe a hacer al vapor o al horno las frutas y las verduras, en vez de hervirlas, método en que se pierden muchos nutrientes.
  • Congele las porciones que no vaya a consumir de inmediato, en vez de ponerlas en conserva.
  • No sirva remolacha, espinacas, judía verdes, calabacín ni zanahorias preparadas en casa a bebés menores de 4 meses de edad. Pueden contener concentraciones elevadas de nitratos, que pueden provocar anemia en los lactantes. En su lugar, utilice variedades enlatadas de estos tipos de verduras.

Independientemente de que compre las papillas del bebé o que se las prepare en casa, recuerde que la textura y la consistencia son importantes. Al principio, los bebés deben tomar purés finamente tamizados y de un solo ingrediente. (Solo compota de manzana, por ejemplo, en vez de pera y manzana mezcladas.)

Después de probar los alimentos por separado, está bien que ofrezca a su hijo puré de dos alimentos que ha haya probado con éxito. Cuando su hijo tenga unos 9 meses de edad, podrá tolerar sin problemas texturas más gruesas, porque ya se estará preparando para una dieta que contenga más comida para adultos.

Si utiliza papillas de preparación industrial que se venden en frascos, coloque el alimento en un bol antes de dárselo al bebé. No alimente al bebé directamente desde el frasco, porque las bacterias procedentes de su boca podrían contaminar la comida que quedara en el frasco. Si guarda en la nevera frascos abiertos de papillas infantiles, es mejor que se deshaga de cualquier resto no comido al cabo de uno o dos días.

El jugo se puede introducir a partir de los 6 meses, también una buena edad para introducir la taza. Compre una taza provista de un asa grande y de tapa (una «tacita de entrenamiento»), y enseñe a su bebé a agarrarla y a beber con ella. Tal vez necesite probar con varias tazas distintas hasta encontrar la que le vaya bien a su bebé. Pruebe con agua al principio para evitar estropicios.

Sírvale solo jugo de frutas al 100%, no bebidas elaboradas con jugo ni mezclas hechas a base de polvo. No le dé jugo utilizando un biberón y recuerde limitar la cantidad de jugo que beba su hijo a menos que 4 onzas en total (120 ml) al día. Un exceso de jugo añade calorías sin aportar el valor nutritivo de la leche materna o de la leche artificial. Beber un exceso de jugo puede contribuir a una ganancia excesiva de peso y puede causar diarrea.

Su meta durante los próximos meses consistirá en introducir una amplia variedad de alimentos, como los cereales enriquecidos con hierro, la fruta, la verdura y la carne en forma de papilla o puré. Si a su hijo parece no gustarle una comida en concreto, vuélvasela a introducir más delante. Puede costar unas cuantas pruebas hasta que su hijo acepte algunos alimentos.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD Fecha de revisión: enero de 2017

Ideas de cereales para bebés de 4 meses

iStockphoto/Thinkstock

Tu bebé ya tiene 4 meses. ¡Felicitaciones! Ya es tiempo de que empiece a ingerir alimentos lentamente, para pasar a un período de transición de la leche a otro tipo de alimentos. Por esto, en EntrePadres te presentamos los cereales para bebés de 4 meses que puedes prepararle a tu hijo, con lo que ayudarás a su sistema digestivo a ir adaptándose.

¿Por qué cereales a los 4 meses?

A los cuatro meses de edad tu bebé ya está desarrollando la coordinación para movilizar el alimento sólido de la parte delantera de la boca a la parte posterior, para deglutirlo. Al mismo tiempo, el control de la cabeza de tu bebé va mejorando y ya está aprendiendo a sentarse con apoyo, con lo que podrá ir incorporando alimentos sólidos, lentamente, a su dieta.

La incorporación de alimentos sólidos a esta edad es un complemento a la leche materna y para saber que ya es momento de hacerlo puedes contestarte las siguientes preguntas:

  • ¿Tu bebé puede sostener la cabeza en una posición estable, vertical?
  • ¿Puede sentarse con apoyo?
  • ¿Está interesado en lo que estás comiendo?

Si es así, y tu pediatra te lo aconseja, ya podrás empezar a complementar la dieta de tu bebé.

¿Qué puede empezar a comer?

La primera dieta, además de la leche materna, que probará tu bebé es el cereal para bebés. Puedes hacer una mezcla de 1 cucharada (15 ml) de un cereal para bebés, con 4 o 5 cucharadas de leche materna o fórmula y se lo das en un biberón los primeros días. También puedes darle cereal de arroz.

Lo mejor es que vayas acostumbrando a tu bebé a sentarse verticalmente y darle su cereal con una cuchara pequeña, dos veces al día. Para variar, puedes ofrecerle un grano de avena o cereales de cebada. Algunos bebés comen su cereal con mucho entusiasmo, y otros no se convencen fácilmente, así que debes tener paciencia y seguir intentándolo.

Cuando tu bebé consuma correctamente sus cereales puedes ir introduciendo, poco a poco, un puré de carne, verduras y frutas. Lo ideal es que ofrezcas un solo ingrediente al principio, y en unos tres a cinco días más agregues otro alimento. Así, si tu bebé tiene una reacción a un alimento en particular (como diarrea, erupción cutánea), sabrás cuál fue el culpable.

iStockphoto/Thinkstock

Algunas recetas

Acá tienes algunas ideas de cereales para bebés de 4 meses que le puedes preparar a tu pequeño:

Cereal de arroz con arroz integral

  • 1 / 2 taza arroz (o arroz integral)
  • 1 taza de agua

Instrucciones:

  • Hierve el agua en una cacerola. Añade el arroz y revuelve.
  • Cocina a fuego lento por 20 minutos, o según las instrucciones del paquete. Ve mezclando durante la cocción.
  • Cuando el arroz esté terminado, déjalo enfriar un poco y añade 1/2 taza de un líquido de tu elección (leche materna, fórmula, agua, etc). Ten cuidado con que no te quede el arroz como una pasta.
  • Ya está listo para que se lo sirvas a tu bebé.

Cereales de avena

  • 1 / 4 taza de avena molida (no uses la avena instantánea)
  • Licuadora o procesador de alimentos
  • 3 / 4 taza – 1 taza de agua

Instrucciones:

  • Pon a hervir el agua en una cacerola. Agrega la avena sin dejar de mezclarla.
  • Cocina a fuego lento durante 10 minutos, revolviendo constantemente hasta que esté cocida.
  • Mezcla en la leche materna o de fórmula. Puedes agregarle frutas.
  • Sírvela tibia, con una cuchara, a tu bebé.

Así el proceso de transición de tu bebé será el adecuado para él y será realizado con un alimento muy nutritivo como los cereales.

¿Qué otro cereal has probado?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *