0

Bebes de 13 meses

Tabla de contenidos

Cómo estimular el desarrollo de tu bebé de 5 meses

El desarrollo del bebé es uno de los temas más importantes para muchos padres y madres, especialmente cuando el pequeño alcanza los 5 meses de edad. En este momento, necesitamos estimular de la mejor manera el cerebro de nuestro hijo.

En este artículo explicamos las claves del desarrollo cognitivo del bebé cuando cumple 5 meses y cómo podemos estimular su cerebro.

Cómo es el cerebro de un bebé de 5 meses

Con 5 meses el cerebro del bebé se sigue desarrollando, aunque a un ritmo un poco más bajo que hasta los 3 meses. Continúa creando nuevas conexiones neuronales que permiten la comunicación entre las diferentes regiones del cerebro. Las neuronas, además, pasan por un proceso de mielinización, el cual permite garantizar que sobrevivan y se unan.

La mielinización comienza en el embarazo y sigue completándose hasta, al menos, los dos años, por lo que, hasta esa edad, el cerebro del niño se encuentra en pleno crecimiento, tanto físico como biológico.

Cómo ayudar al desarrollo del cerebro del bebé

Al llegar al quinto mes, notarás que el progreso cognitivo del bebé, es decir, el desarrollo comunicativo del cerebro, está mucho más evolucionado. El bebé habrá realizado unos avances cada vez más sorprendentes y nuestra misión como padres es ayudarlo a seguir estimulándose y desarrollándose con una buena alimentación, juegos estimulantes y mucha paciencia.

¿Qué hacer para estimular el desarrollo cognitivo de un bebé de 5 meses?

Estimular a un bebé de esta edad puede parecer un proceso complicado, pero nada más lejos de la realidad. Tan solo tienes que seguir una serie de pautas y trucos para favorecer el correcto desarrollo del cerebro de tu bebé de 5 meses.

Una de las principales formas de estimular el desarrollo cognitivo de un bebé a esta edad es llevando una alimentación muy completa, con la leche materna como principal sustento alimenticio, ya que ayudará al bebé a crear un vínculo comunicativo muy sólido con la madre.

Otra de las formas para estimular el desarrollo cognitivo de un bebé de 5 meses es creando juegos adaptados a su nivel para que pueda seguir aprendiendo y desarrollándose correctamente. En esta etapa mostrará un gran interés por investigar y explorar lo que hay a su alrededor. Apóyalo y déjalo que marque su propio ritmo. Eso sí, siempre tendrás que estar pendiente para ofrecerle ayuda en aquello que no pueda realizar por sí mismo. Esto, además, fortalecerá el vínculo y la comunicación entre el bebé y tú, un vínculo que, si se trabaja, os ayudará a mantener una buena relación durante toda su infancia.

Hablar con el bebé para desarrollar el lenguaje

Hacia los 5 meses, el bebé mostrará su deseo de empezar a hablar moviendo la boca de forma constante. Algunos bebés, incluso, “charlan” casi continuamente, por lo que una buena forma de seguir estimulando el desarrollo del lenguaje es hablando con él, repitiendo sonidos y nombres. Casi al finalizar los 5 meses, el bebé podrá comenzar a balbucear o a decir sílabas seguidas como ma-má o pa-pá, pero recuerda que cada bebé tiene su ritmo y no siempre es el mismo.

Juegos y actividades para estimular su cerebro

Estimular su cerebro con juegos y actividades es fundamental para que su desarrollo sea satisfactorio. Vamos a conocer algunos trucos para desarrollar el cerebro del bebé de 5 meses:

  • Acuesta a tu bebé boca arriba, sujétale las manos y levántalo lentamente hasta quedar sentado. Luego vuelve a la primera posición.
  • Ayúdalo a perseguir un juguete, así estimularás el gateo.
  • Estimúlalo para que comience a voltearse de boca abajo hacia boca arriba.
  • Juega al “cucútras”.
  • Si tu bebé gatea, pon algunos obstáculos por el camino y deja que él lo resuelva. Ayúdalo si es necesario.
  • Usa monosílabos en las conversaciones con el bebé. “Ma”, “pa”, “da” o “te” son algunos de los monosílabos que más usarán en esta etapa de su vida.

Cómo preparar al bebé para la Etapa 2, a partir de los 6 meses.

Los 5 meses del bebé son muy importantes, ya que se acerca a los 6 meses, que es cuando puede empezar a experimentar cambios en su dieta. Es importante fomentar el desarrollo del bebé de la mejor forma posible para que cuando empiece a ingerir nuevos alimentos sus estímulos respondan de la mejor manera.

A partir de los 6 meses de edad, algunas mamás optan por la leche de continuación como parte de una dieta diversificada. Estas leches de continuación proporcionan minerales como el hierro, que contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños y al funcionamiento normal del sistema inmunitario, además de las vitaminas requeridas en la alimentación del pequeño como, por ejemplo, la vitamina C o la vitamina D, como es por ejemplo la leche Enfamil Premium Complete 2.

Comprar ahora

¡Cuenta con la experiencia nutricional de Enfamil!

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo

¡Hola Amigas XXI! Continuamos en ésta oportunidad con los articulos dedicados a la estimulación temprana. Es importante no obsesionarse ni preocuparse demasiado con lograr la estimulación, sino vivirlo a través del juego, mimos caricias y mucho amor, quédate tranquila que tu hijo recibirá todo el estimulo que necesita. No obstante, hay algunas actividades y ejercicios que puedes hacer a modo de guía y esa es la idea de esta serie de post que te brindamos semana a semana.

Los bebés de cinco meses ya controlan muy bien sus movimientos de cabeza. Se dan vuelta con facilidad cuando están boca abajo y viceversa. En algunos casos ya comienzan a quererse sentar aunque recien a los 6 meses lo lograrán. Les encanta tocar todo, investigar..Esa capacidad no la pierden..es algo innato del ser humano..sólo al llegar a adultos muchas veces nos olvidamos de esa posibilidad de ser como niños y redescubrir el mundo a cada instante.

Volviendo al tema de hoy, los pequeños de 5 meses encuentran los objetos muy atractivos por eso debes tener cuidado con lo que dejas a su alcance, resguardándolo de los peligros.

Cada día se esfuerzan mas por aprender, llamar la atención con grititos y escuchan muy atentamente como conversan los adultos. Les gusta tirar objetos y ver cómo caen o hacia donde se dirigen. Les sigue gustando mucho mirarse las manos y tambien los pies. Empiezan a llevarse estos últimos a la boca cuando están acostados.

Ya reconoce el rostro de sus padres y demás seres queridos y los puede diferenciar. Presta mucha atención a las expresiones humanas: risa, llanto, morisquetas, estornudos, tos, etc.

Para estimularlo, puedes dejarlo descalzo si el clima lo permite, y colocarlo en el piso. Es mejor que los pies esten al aire y sin medias ya que el contacto de sus piecitos con el suelo o alguna manta permite que siga tomando conciencia de su cuerpo y del mundo que lo rodea.

Para ejercitar su agudeza visual enséñale objetos coloridos y acércaselos a sus ojos hasta que estén a 15 cm de distancia. Despúes llevalos lo mas lejos que puedas de su vista. Repite moviendo el objeto en diferentes direcciones.

No dejes de estimularlo con los sonidos, ya sea hablándole, cantándole, haciendo ruiditos graciosos. Permite que abolle un papel asi disfruta de ese extraño sonido. Eso también permitirá que mejore sus habilidades manuales.

Espero que estas actividades te hayan gustado. Compartelas con quien la necesite y cuéntanos qué actividades realizabas o realizas con tu pequeño bebé. ¡Hasta la próxima!

  • Fuente consultada: 50 actividades para estimular a tu bebé de Clara Sumbland.
  • Crédito de la foto: Photopin.

El principal juguete del bebé son sus padres y en los primeros meses y siempre que sea posible, especialmente su madre. Estar en brazos de mamá y papá, escuchar su voz, reconocer su olor, recibir sus mimos y arrumacos… son juegos de estimulación que despiertan la curiosidad del bebé por el mundo.

No tengas miedo de tener a tu bebé en brazos demasiado tiempo: nunca es suficiente. Mecerle suavemente, acariciarle, darle el pecho, ofrecerle tu dedo para que lo sujete con su manita son algunas de las actividades que estimulan las sensaciones táctiles del bebé.

Cantarle suavemente, reírte cerca de él, hablarle y contarle lo que tiene alrededor o lo que vais a hacer a continuación sirve para desarrollar el oído y la inteligencia del recién nacido y ayuda a los padres a fortalecer el vínculo con él.

Sonríele y hazle gestos graciosos mientras le tienes en brazos, con tu rostro cerca del suyo, a unos 25 ó 30 centímetros: es la distancia a la que mejor pueden ver hasta que cumplen tres meses, ya que antes no enfocan la vista.

En la cuna

En los primeros meses de vida, los bebés pasan muchas horas en la cuna. La mayoría de los recién nacidos pasan entre 16 y 17 horas al día durmiendo, y poco a poco van aumentando su tiempo de vigilia.

Los móviles de cuna les entretienen y les proporcionan estímulos visuales y auditivos. Los muñecos blanditos y los peluches estimulan su sentido del tacto, así como los gimnasios de cuna, que emiten sonidos cuando el bebé les da pataditas y les ayudan a empezar a descubrir las relaciones de causa-efecto.

Cámbiale los juguetes de cuna de vez en cuando, para que siga descubriendo nuevos estímulos. Hasta los tres o cuatro meses, los niños no son capaces de fijarse en los objetos, pero sí perciben el movimiento, las formas y los colores.

Tumbados boca abajo

La postura adecuada para que el bebé duerma es boca arriba, ya que se ha demostrado que esta posición previene la muerte súbita del lactante. Sin embargo, los bebés necesitan cambiar de postura a diario para prevenir deformaciones de su cabecita y mejorar su tono muscular.

Por eso es tan importante colocar al bebé boca abajo varias veces a diario. Les ayuda a conseguir una buena extensión de la columna y es la fase previa imprescindible para que más adelante puedan darse la vuelta o gatear. A partir de los cuatro o seis meses, nuestro pequeño tendrá la fuerza suficiente para sujetar un pequeño sonajero o un juguetito. Pon a tu bebé boca abajo, con juguetes y objetos de colores y que hagan sonidos que llamen su atención. Se fijará en ellos e intentará cogerlos.

Túmbate con él en el suelo o en la cama, al alcance de su vista y a su altura, y hazle mimos y carantoñas. El cucú-tras, mostrarle un juguete y cubrirlo con una tela o un cojín y volver a mostrárselo, hacer rodar un juguete sonoro para que lo siga con la vista o mover un sonajero cerca de su cabecita para que la gire en esa dirección son otras actividades que puedes hacer con él en el suelo desde muy pequeño y que despertarán su curiosidad.

En el baño

El baño es un ritual fantástico previo al sueño, ya que les relaja y les divierte. Sentir el agua obre su piel, seguros en manos de mamá o papá, el aroma del jabón y la crema, el sonido del agua al chapotear, observar la espuma o los juguetes que flotan e intentar atraparlos es todo un festival para los sentidos de los bebés, también en los primeros meses de vida.

No es necesario que el baño sea muy largo, ni siquiera que sea diario si nuestro hijo no disfruta en exceso en el agua, pero pronto se convertirá en uno sus momentos favoritos del día, y más si acompañamos el ratito en la bañera con un masaje relajante antes o después del baño.

De paseo

Los niños necesitan tomar el sol a diario para sintetizar la vitamina D, imprescindible para la correcta asimilación del calcio y para que este mineral se deposite en sus huesos. Pero además, al pasear en su carrito o en una mochila o fular el bebé percibe otros sonidos, olores y colores, siente variaciones de temperatura y nos escucha en una situación diferente de la habitual. Se mueve de una forma diferente, se balacea…

Siempre que se posible, saca a tu bebé a la calle y, si ya es capaz de mantenerse sentado y el tiempo lo permite, deja que experimente en el parque con las texturas de la arena, las hojas o las plantitas y disfrute en los columpios adaptados para bebés.

En la mesa

El principal alimento de los bebés en el primer semestre de vida es la leche materna. Pero a partir de los 5 ó 6 meses comienzan a probar otros alimentos para acostumbrarse a nuevos sabores.

Permite que tu bebé toque la comida con las manos y se la lleve a la boca, que experimente y se divierta con los alimentos, la cucharita y su plato. ¿Frío o caliente? ¿Duro o blandito? ¿Dulce o salado? ¿Se hunde el dedo o puede sujetarse con la mano? ¿Qué pasa si mezclamos los ingredientes que nos ha puesto papá en el plato? ¿Y si lo escupo todo?

La comida es un juguete maravilloso que puedes compartir con tu hijo. Lo disfrutará especialmente dentro de unos meses, pero al final del primer semestre ya empieza a divertirle mucho.

Cuando el bebé llega a los 13 meses, es normal que ya haya dado sus primeros pasitos y eso significa que él ya podrá explorar rincones de la casa que antes no podía. Todo le llama la atención, tanto es así que necesidades como comer y cambiar los pañales, no despiertan tanto su interés.

En esta etapa, los bebés suelen rechazar los brazos de sus padres y comunicarse con más facilidad con los suyos. Es una etapa en la que el bebé empezará a conquistar más autonomía. Por esta razón, hay que seguir vigilando los pasos del bebé, así como la seguridad en casa, en las ventanas, armarios, puertas, muebles, etc. También es importante que los padres sigan las recomendaciones del pediatra. Habrá vacunas como la sarampión, papera y rubéola, que administrar al bebé.

Cuánto pesa y mide un bebé de trece meses

Cuando el bebé llega al 13º mes de vida, su crecimiento suele ser más despacio. Su peso medio suele ser de 10.000 g y su talla puede llegar a unos 80 cm. En esta etapa los bebés suelen adelgazar un poquito, ya que se mueve mucho más que en los demás meses. Es un gran explorador.

Los reflejos del bebé con un año y un mes

Cuando llegan a los 13 meses de vida, los bebés, además de poder mover y controlar de una mejor manera a sus piernas, también van desarrollando otras habilidades con sus manos. Suelen agarrar, tirar y manipular objetos, incluso la cuchara, los lápices,… y ya pueden hacer garabatos más definidos y con sentido. Todavía falta mucho para que él sujete bien los objetos y los controlen, pero poco a poco, dependiendo del interés que tenga y de sus capacidades, el bebé avanza menos o más en su equilibrio.

El físico del bebé de trece meses

A los trece meses de vida, la postura del cuerpo y los movimientos del bebé son más controlados, aunque no del todo estables. El bebé empieza a experimentar más fuerzas en sus piernas, lo que le ayuda a mantenerse cada vez más de pie, aunque sea sosteniéndose en los muebles o en las manos de sus padres. En esta etapa, su carita suele quedar más alongada y seguramente tendrá mucho más pelo. Las manitas no paran de querer agarrar y tirar de las cosas que llaman su atención. Algunos bebés ya podrán agarrar el biberón solitos y beber agua, por ejemplo.

Cómo se alimenta un bebé de trece meses

Por lo general, los bebés de trece meses empiezan a comer menos. En esta etapa, el índice de crecimiento será más lento y el bebé empezará a perder grasa. El pequeño ya sabrá lo que le gusta y lo que no, para comer. Su dieta en esta etapa será a base de frutas, de carnes, más legumbres, cereales, y el azúcar debe seguir alejado de él. Aparte de eso, el bebé tendrá días que comerá más y otros menos.

El lenguaje de un bebé de trece meses

La mayoría de los bebés a los trece meses de vida, sabrá decir “papá”, “mamá”, aparte de otras palabras. Su vocabulario es aún limitado pero en este segundo año de vida y gracias a su curiosidad, el bebé va conociendo más y más palabras, relacionándolas con los objetos y personas de su entorno. El bebé ya sabrá pedir algunas cosas, apuntando o hablando. Lo cierto es que él se hará entender cuando le surja alguna necesidad, aunque sea solo para llamar la atención.

Estimular a bebés de trece meses

A los trece meses de vida, el bebé empezará a desarrollar nuevas habilidades. Los juegos interactivos despertarán más su interés. Se puede empezar a estimular el interés del bebé por los libros. Hay libros que ofrecen experiencias como probar distintas texturas de telas, de pelos, incluso diferentes olores. En esta etapa a los bebés les encantará ver qué ocurre cuando metes el dedo en un agujero o qué hay por detrás de una página, o qué ruido escuchará cuando apriete algún objeto. Le divierte y le entretiene mucho. En resumo, el bebé no tendrá motivos para aburrirse.

Desarrollo del bebé mes a mes

Primer año Segundo año
Mes 1 Mes 7 Mes 13 Mes 19
Mes 2 Mes 8 Mes 14 Mes 20
Mes 3 Mes 9 Mes 15 Mes 21
Mes 4 Mes 10 Mes 16 Mes 22
Mes 5 Mes 11 Mes 17 Mes 23
Mes 6 Mes 12 Mes 18 Mes 24

¿Cómo va el desarrollo de tu bebé? ¿Verdad que crecen rapidísimo? Vamos ahora a tratar sobre el niño de 1 año 1 mes. En esta etapa tu niño se mueve más, te cansas al cuidarlo ya que tienes que andar detrás de el porque es la etapa en que comienza a caminar. La edad promedio oscila entre los 10 y 18 meses.

En esta época, puede ser que tu niño, debido a que esta con mucha actividad, baje su apetito, no te preocupes, es normal, no lo hagas comer a la fuerza, tu niño comerá cuando su cuerpo lo necesite, “la naturaleza es muy sabia”, tu niño te pedirá que lo alimentes en el momento que lo requiera. Si lo obligas a comer puede ser que hasta vomite, ten calma, compréndelo, forma parte de su desarrollo. Hay un dicho “un niño no se muere de hambre”, júralo que cuando lo necesite te lo hará saber.

En lo que concierne a sus dientes, dale frutas en ves de dulces, lava sus dientes en la noche, usa pasta especial para niños, que son suaves, ya que la pasta de adultos, puede quemarle las encías y formarle “aftas”.

Desarrollo motor:

* Puede mantenerse de pie por corto tiempo.

* Camina deteniéndose de la pared, muebles o agarrado de la mano de alguien mas.

* Crece su actividad, ya que comienza a explorar todo lo que hay a su derredor.

* Va a combinar el caminar con el gateo. Comienza a incorporarse.

* Va a poder dar algunos pasos solo.

* Te va a tirar todo lo que vea, se meterá debajo de muebles, se trepara donde pueda.

* Subirá escalones con ayuda de otra persona.

* Para tu niño es una experiencia nueva el caminar, le agrada y es por eso que su actividad y el deseo de descubrir su mundo es mayor.

* Va a querer comer solo, comenzara a llevarse la cuchara a la boca.

* Le gusta jalar juguetes, meter y sacar objetos de diferentes recipientes

* Golpea dos objetos, uno con el otro,

* Si le das un cepillo o peine, tratara de peinarse.

* Le gusta hacer rayones en una hoja, puedes darle crayones gruesos.

* Le agrada hacer pequeñas torres y tirarlas.

Desarrollo de tu bebé de 13 meses, desarrollo cognoscitivo:

* En esta etapa aprende por imitación.

* Si escucha el timbre de la puerta, ya sabe que alguien llegó, y se dirige hacia ella. Te recomiendo dejar la puerta que va hacia la calle asegurada, ya que si llega primero tu niño a ella, podría abrirla y salirse.

* Ya entiende y puede obedecer ordenes, por ejemplo: “trae la pelota por favor”, “ven conmigo”, etc.

* Comienza a diferenciar entre lo bueno y lo malo.

* Comienza a entender que hay reglas que debe seguir.

* Tu niño comienza a asociar actitudes que tengas con hechos. Por ejemplo: si tomas tu bolsa; sabe que vas a salir; si tomas la toalla, sabe que te vas a bañar;

si ve que tomas su toalla, shampoo, esponja etc, sabe que estas preparando su baño, etc.

* Es importante que le dejes un espacio sin riesgo, donde tu niño pueda realizar libremente las actividades, que debido a su creciente curiosidad y movilidad debe llevar a cabo.

* Debido a su curiosidad, explorara todo, tomara, tirara, sacara, meterá, aventara, etc., por lo que hay que tener mucha paciencia y comprender que esto forma parte esencial en su desarrollo.

Desarrollo del lenguaje:

* En esta etapa, el aprendizaje del lenguaje ira mas lento, porque su interés esta mas enfocado hacia la continua exploración de su derredor y en caminar.

* Esto no quiere decir que no va a aprender nuevas palabras, sino que va a ir un poco mas lento.

* Usa palabras, que solo tu las vas a entender, ya que usara sonidos para nombrar las cosas, por ejemplo: a mi, mi nieta me dice “babu” y sabemos que para ella significa abuelita.

* Puede estar utilizando entre 5 y 8 palabras en forma cotidiana.

Desarrollo visual:

* Puede visualizar y recordar, lugares. Por ejemplo, cuando vamos mi nieta y yo al súper (tienda), sabe perfectamente, donde están los juguetes.

* Se fija en objetos que están a unos 2 metros de distancia.

Desarrollo auditivo:

* Escucha y localiza los sonidos, suaves o fuertes, no importa si están arriba, abajo o a los lados.

Desarrollo socio-afectivo:

* En esta etapa, es muy importante el juego, a través de ello se comunica, desarrolla, explora, experimenta, comprende, aprende e integra a la familia.

* Es muy importante que juegues con el, que sienta tu compañía, puedes aventarle una pelota y que vaya por ella, enseñarle a jalar un carrito, contarle cuentos, cantar juntos, bailar etc., aprovecha a tu niño, convive con el, eso le da confianza, autoestima, seguridad.

* Debe jugar con los otros miembros de la familia.

* En esta época tu niño jugara mas tiempo solo, puedes ponerlo en un lugar seguro y llenarlo de juguetes.

¿Te gustó el artículo? ¡Regálanos un like o compártelo a tus conocidos!

Compartir en WhatsApp Tweet

También te puede interesar:

Tu bebé ya tiene 12 meses

Una vez cumplido el año de vida, tu hijo ya es más autónomo desde el punto de vista emocional. ¿Cómo lo demuestra?

– Ha comprendido que puede estar tranquilo, aunque su mamá no esté.

– Los períodos de separación pueden ser vividos por el niño como una ocasión para conocer personas nuevas, que pueden representar para él una fuente de diversión y de aprendizaje.

Cuando tengas que separarte del niño, puedes:

– Experimentar breves separaciones, dejándole (por poco tiempo) con las personas que tendrán que cuidarle (familiares, canguro, etc.).

– Favorecer los contactos con otras personas (tranquilizándole, para que confíe en ellos).

– Intentar no instaurar una relación exclusiva demasiado asfixiante.

– Avisarle siempre que te vayas (aunque te parezca que es demasiado pequeño para entenderlo), comunicándole cuándo piensas volver y prometiéndole que jugarás con él cuando vuelvas, pero sin acostumbrarle a traer regalos. ​

– La risa será la mejor garantía de que tu bebé se queda a gusto con alguien de confianza y será, asimismo, un síntoma de que responde positivamente a los estímulos y de que está desarrollando su sentido del humor, un sentido del humor que, a veces, demostrará incluso con carcajadas.

Tu bebé ahora es más independiente y puede entretenerse solo durante más espacios de tiempo. Los primeros signos de su personalidad han aflorado y si tu bebé ahora se muestra tranquilo, contento, sensible, etc. es probable que siga siendo así de niño e incluso de adulto.

………

¡CONSEJO! Tanto si dejas a tu peque con los abuelos, como con un canguro o en la guardería, debes tener la máxima confianza en las personas a las que confías el cuidado de tu bebé. Si no es así, lo mejor es cambiar de opción.

Qué hace un bebé de 12 meses

A los 12 meses, su curiosidad se intensifica y le atraen más los juegos de acción. Se concentra mucho tiempo encendiendo o apagando la luz, o tocan un interruptor. Le encanta todo lo que se desplaza.

Hacia finales de este mes, aumenta su sentido del humor. Cuando nosotros nos reímos por algo que ha hecho, le gusta que lo hagamos y tiende a repetirlo en otras ocasiones.

El niño ya distingue lo que está bien de lo que está mal. En su interior, empieza a desarrollarse una rudimentaria forma de conciencia.

El pequeño también empieza a llamar a las cosas y a los animales por su nombre.

Psicomotricidad

– Con un año, se desplaza rápidamente, a gatas o de rodillas, caminando si se le coge de un brazo, o bien apoyándose en las paredes. Aunque con menos frecuencia, también puede ser capaz de caminar solo, si bien durante breves momentos y con escaso equilibrio.

Visión

– El niño ya es consciente de su propia identidad. Sabe cuáles son sus dimensiones, qué necesita o lo que más le gusta. Y es que ya es capaz de ver en tres dimensiones: ve las imágenes con los contornos bien definidos, los colores vivos y los relieves tridimensionales. El mundo ya no es plano, tiene relieve.

Cómo estimular a tu bebé de 12 meses

Tu bebé aprenderá a concentrarse con las construcciones, una habilidad muy necesaria para su futuro. Esta es una etapa mágica e irrepetible de nuestra vida, que solo se produce en este periodo: hasta los 3 años.

Los beneficios de estimular el oído del pequeño con música en este período son múltiples:

– El contraste entre las notas de los distintos ejercicios de lenguaje musical adaptado hará que tu bebé piense musicalmente.

– Este tipo de estimulaciones afectivas son muy eficaces y generan un gran número de neurotransmisores.

– Hacer construcciones es un gran reto para los bebés. Desarrollará muchas habilidades gracias a los juegos con piezas y a las reproducciones musicales.

¿Probamos una sesión mientras hacemos una torre?

– Con las sesiones de estimulación sensorial a través del lenguaje, puedes reforzar el vínculo con tu pequeño. Poco a poco, irá memorizando todo tipo de patrones melódicos y rítmicos. Así, mejorará su capacidad lingüística y de aprendizaje.

– Los beneficios de la estimulación sensorial a través del lenguaje musical se obtienen con la repetición de las audiciones.

– Aprovecha esta actividad que tanto gusta a los pequeños de la casa para que puedan disfrutarla al máximo.

– Fíjate en cómo se concentra para que no se le caiga la torre o construcción que esté haciendo. ¡Los niños se sienten orgullosos de hacerlo!

Experiencia para esta sesión: hacer construcciones de piezas

– Para realizar esta actividad, el bebé necesita concentrarse. Para ello, hay que evitar distracciones como el televisor y poner al bebé en un sitio en el que esté cómodo, con poca luz.

– Busca el máximo silencio en el ambiente. Reproduce el audio que encontrarás al final de este artículo.

– Dale al play y, simplemente, relajaos. El bebé se concentrará y podrá disfrutar de un momento en el que necesita su máxima concentración y habilidad, para hacer una torre o construcción.

– Una vez tengas al bebé preparado para empezar las construcciones, dale al play y deja que todo fluya. Enséñale, si lo necesita, cómo colocar las piezas. ¡Notarás cómo reacciona visiblemente a los ejercicios y los disfruta!

– Puedes escuchar tantas audiciones de ejercicios al día como desees. ¡En ocasiones, podrás observar reacciones preciosas en tu bebé!

– Recuerda: los tres primeros años de vida del bebé son importantes para sus futuras capacidades. ¿Los aprovechamos?

Your browser does not support the audio element.

¿Qué tal ha ido?

¿Te has fijado en el grado de concentración que tienen los bebés al hacer esta actividad, y qué contentos y motivados están cuando ven los resultados y les dices lo bien que lo han hecho? ¡Fantástico!

La estimulación o atención temprana es un conjunto de actividades demostradas científicamente, y que aplicadas de forma sistemática, fomentan y aprovechan al máximo las capacidades físicas y mentales de tu bebé.

¿Cómo funciona?

El crecimiento del cerebro de tu bebé depende de los estímulos que reciba. Si esos estímulos son los adecuados respecto a cantidad y calidad, fomentarán un ritmo adecuado en la adquisición de las diferentes funciones cerebrales.

La repetición de los ejercicios, refuerza las áreas neuronales de tu bebé, lo que le permite ir adquiriendo nuevos conocimientos.

Los ejercicios le ayudarán a desarrollar su psicomotricidad, sus habilidades cognitivas y del lenguaje, su independencia y autonomía, así como aspectos emocionales y sociales.

¿Cuándo se realiza?

Desde el nacimiento de tu bebé hasta los seis años de vida, porque en este periodo es cuando más conexiones neuronales se establecen en su cerebro y cuando tu bebé desarrolla la estructura de su pensamiento.

Por eso se recomienda realizar las actividades a partir de los 45 días de vida.

¿Cómo se realiza?

  • Las actividades se realizan como un juego, un rato divertido junto con tu bebé.
  • Debes respetar las horas de sueño o hambre.
  • No debes forzar a tu bebé a que realice los ejercicios ya que debe ser algo divertido para él
  • No es aconsejable sobreestimularle. Comienza por sesiones de 5 minutos y poco a poco ve ampliándolas hasta 10 minutos.
  • Felicítale después de cada ejercicio independientemente de si lo ha logrado o no.
  • Intenta realizarlas un mínimo de tres veces por semana, aunque lo ideal sería realizarlas a diario.

¿Qué ejercicios puedo realizar los primeros 3 meses?

  • Acuéstale boca abajo, extiende sus brazos y motívalo para que levante la cabeza y el tronco acariciándole la espalda.
  • Boca arriba, háblale y ponle juguetes de colores o con sonido en los lados para estimularlo a girar la cabeza hacia los lados. También puedes acariciarle suavemente la mejilla.
  • Boca arriba, levántale suavemente hasta sentarle, sujetándolo firmemente de sus muñecas.
  • Acostado boca arriba, extiende y encoge sus piernas suavemente
  • Masajea suavemente todo su cuerpo desde la cabeza a los pies con un aceite adecuado.
  • Cuélga en su cuna juguetes de colores o con sonido para que cuando este despierto capten su atención y fije la mirada en ellos.
  • Abrázale, sonríele y háblale mucho y con cariño.

La estimulación temprana engloba una serie de ejercicios y actividades que fomentan el desarrollo psicomotor del bebé, así como su desarrollo cognitivo. En este artículo veremos diferentes ejercicios de estimulación temprana para bebés hasta los 12 meses.

En cada mes de vida, los ejercicios deberán adaptarse a las capacidades y habilidades del pequeño. Vamos a conocer algunos de estos ejercicios, organizados por etapas y meses.

  • Artículo relacionado: «Los 4 tipos de llanto de los bebés y sus funciones»

Estimulación temprana

La estimulación temprana (también llamada atención temprana) se basa en una serie de ejercicios mediante los cuales los bebés y los niños pueden divertirse y a través de los cuales se potencia su desarrollo cognitivo y psicomotor. Estos ejercicios, además, facilitan aprendizajes futuros.

La estimulación temprana se puede empezar a realizar des del nacimiento y hasta los 6-7 años aproximadamente, ya que es en este período donde se va desarrollando la estructura del pensamiento y la personalidad del niño.

Este tipo de estimulación permitirá aprovechar las capacidades mentales y físicas del bebé al máximo; por ello la labor como madre, padre o profesional, será determinante, a través de actividades adecuadas con objetivos concretos que faciliten su desarrollo óptimo.

Ejercicios de estimulación temprana para bebés

Cuando un bebé nace, una de sus necesidades básicas es el contacto físico, además de comer, beber, dormir, defecar y orinar.

Los bebés reciben los primeros estímulos a partir de sus figuras de referencia (principalmente de la madre y del padre). Es importante que desde que nazcan, se estimulen sus sentidos a través del juego, del habla y de diferentes ejercicios que podemos hacer con ellos.

  • Quizás te interese: «¿Qué debería hacer mi bebé al primer mes tras el nacimiento?»

Estimulación temprana en los primeros 6 meses

En las primeras etapas (de 0 a 6 meses), los ejercicios de estimulación temprana para bebés ayudarán a que estos ganen flexibilidad, fortalezcan su tono muscular y se preparen para explorar el entorno.

Es recomendable que se realicen los ejercicios en una hora del día en que el bebé esté receptivo y tranquilo, y que se respeten sus horas de sueño y alimentación. Se puede empezar con sesiones de cinco minutos y progresivamente ir aumentando el tiempo, aunque no deberían durar más de 10 minutos.

Ejercicios de 0 a 3 meses

Hay diferentes tipos de ejercicios de estimulación temprana para bebés. Vamos a hablar ahora de los que se pueden realizar durante el primer trimestres de vida (de 0 a 3 meses). Estos ejercicios deberán ser suaves, e irán enfocados a ayudarles a ganar movilidad, a descubrir sensaciones nuevas y a que se familiaricen con sus primeros estímulos. Algunos de ellos son:

  • Tomar sus manos y pies y jugar con sus dedos, uno a uno.
  • Realiza masajes en manos y pies.
  • Tumbado boca arriba, coge las plantas de sus pies y llévale las rodillas al pecho. Repite 5 veces con cada pierna y poco a poco ve aumentando la frecuencia.
  • Tumbado boca arriba, coge sus manos y realiza movimientos en círculo con sus brazos.
  • Tumbado boca arriba, enséñale un juguete de colores a una distancia de 30 cm de sus ojos y muévelo de un lado al otro para que lo siga con su cabeza.
  • Tumbado boca arriba, lleva la mano derecha del bebé hacia el hombro contrario con mucha suavidad. Repite con la mano izquierda. Luego cruza ambos brazos sobre el pecho.

Ejercicios de 3 a 6 meses

Los ejercicios irán cambiando a medida que el bebé crezca, ya que éste irá adquiriendo habilidades motrices. Así, añadiremos progresivamente ejercicios más complejos.

Se puede empezar por ejercicios boca abajo para que gane fuerza en la musculatura del cuello; los haremos poco a poco y respetando su disposición a realizarlos. Algunos de estos ejercicios pueden ser los siguientes:

  • Tumbado boca arriba, haz suavemente el movimiento de la bicicleta con sus piernas.
  • Tomar sus manos y jugar a dar palmadas.
  • Tumbado boca arriba, dóblale una pierna mientras extiendes la otra y ayúdale girar hacia el lado de la pierna extendida. Repite con la otra pierna.
  • Tumbado boca arriba, cógelo de los brazos y súbelo lentamente hasta la posición de sentado.
  • Tumbado bebé boca abajo coloca algunos juguetes delante para que trate de alcanzarlos.

Ejercicios de 7 a 10 meses

A medida que el bebé crece, los objetivos y ejercicios se irán adaptando al mismo. Así, los ejercicios de estimulación temprana para bebés siempre deberán adaptarse a las características físicas y psicomotoras del niño o niña. Algunos ejercicios que se pueden hacer entre los 7 y 10 meses son:

  • Traza diferentes dibujos de animales, haz el sonido que corresponda para cada uno, y dile que lo llame como le enseñaste. Por ejemplo, cuando le señales el gato, haz “miau, miau”.
  • Deja que el niño, toque con sus manos la comida. Haz que se lleve a la boca uno de los alimentos que toco, para que relacione la textura con el sabor.
  • Ponte a gatear por toda la casa junto a él, te ayudará muchísimo, realiza esta actividad gateando hacia adelante, hacia atrás, dando vueltas, e incentivándolo a seguirte.
  • Coloca varios objetos en fila y dile: “dame el coche”; guía la mano hacia el juguete y una vez que lo haya tomado, quítale el objeto suavemente y alábalo por dártelo.
  • Enséñalo a llamar a un familiar, ejemplo, “llama a tu tía”, cuando esto suceda, aplaudelo, y continúa haciéndolo, hasta que él llame y busque a su tía.

Ejercicios de 11 a 12 meses

De los 11 meses al año, algunos de los ejercicios de estimulación temprana recomendados para esta etapa son esta etapa:

  • Coloca sus manos sobre un radio o parlante encendido, para que perciba las vibraciones de la música.
  • Enséñale al niño a alisar la arena en un cubo aplanándola y dándole palmadas.
  • Divertirse en el espejo le enseñará a distinguir la imagen de la realidad. Haz que se mire en el espejo, pronto empezará a reírse y tocar su retrato.
  • Estimula las actividades con un mismo juguete, diciéndole: “Abraza al nene”, “Mece al nene”, “dale de comer al nene”.
  • Dale la oportunidad de unirse a ti cuando hagas la limpieza, por ejemplo, puedes darle un trapo para que te ayude en cualquier otra actividad que lo creas capaz.

Referencias bibliográficas:

Un puñado de lentejas o macarrones, una esponja, almohadas, aceites, pelotas y retazos de tela, son elementos fáciles de conseguir en casa que se pueden convertir en herramientas útiles para estimular el desarrollo psicomotriz en los bebés entre 0 y 12 meses.

La fisioterapeuta Mayra Yolima Peñaranda Ramírez le habló a La Opinión sobre la importancia de la estimulación temprana y cómo podemos cumplir con esta tarea desde la casa, haciendo ejercicios sencillos y prácticos que además de fortalecer el desarrollo del bebé, permiten afianzar lazos y vínculos entre padres e hijos.

Tarjetas y tapas para estimular

En los primeros tres meses de vida es indispensable la estimulación visual y auditiva. Los colores básicos para estimular la visión son rojo, negro y blanco, por lo que la fisioterapeuta recomienda a los padres combinar estos tres tonos en tarjetas que se pueden hacer en casa.

“Podemos utilizar papel, cartón, marcadores o foami, integrando estos colores. Luego empezamos a acercárselos a los niños, siguiendo patrones como: izquierda-derecha, arriba y abajo, con el fin de que los estimulemos a seguir con la mirada estos elementos”, explicó Peñaranda.

Este tipo de ejercicios permitirán que el bebé empiece a mover su cabeza. Con una maraca o una tapa metálica, se repetirá esta acción, ya que el sonido lo estimula aún más a girarla.

La fisioterapeuta recomendó además acompañar estos ejercicios con masajes por todo el cuerpo, los cuales se deben hacer con aceite o cremas, de arriba hacia abajo, para estimular al bebé y crear vínculos.

“A través de los masajes y las caricias le estamos comunicando a nuestro hijo nuestro afecto, esto es clave para su óptimo desarrollo y nos sirve además para que vayan dejando el patrón flexor que traen al nacer y que hace que vivan encogidos todo el tiempo”, precisó.

Entre los 3 y 6 meses se debe empezar a estimular el gateo en los bebés con arrastre de manos y pies.

Balones y tapetes

Cuando el bebé cumple los 5 meses podemos empezar a sentarlo, indicó Peñaranda; para ello recomendó utilizar un balón grande para empezar a desarrollarle lo que se denomina ‘protectoras’, que es la capacidad del bebé de utilizar sus manos como apoyo para no dejarse caer.

“Podemos sentar y sostener a los bebés sobre un balón grande, que les genere cierta inestabilidad para que ellos empiecen a utilizar sus protectoras, y sientan la necesidad de poner las manos para mantener el equilibrio”, detalló la fisioterapeuta.

Cuando los niños no desarrollan las ‘protectoras’ pueden demorarse un poco más en aprender a caminar porque con la primera caída sentirán miedo, y probablemente se abstengan de intentarlo de nuevo, argumentó.

“En esta misma etapa se sebe seguir reforzando la estimulación visual y auditiva. Esta vez, los juguetes o las tarjetas con las que los estimulemos debemos ponerlas alrededor de él para estimularlo a girar y a tener mayor control de tronco”, agregó.

Peñaranda resaltó la importancia de estimular la motricidad fina (pequeños movimientos realizados con la lengua, labios, dedos, manos, muñecas, dedos de los pies y los pies mismos), con tapetes sensoriales que se pueden realizar con elementos que encontramos en la casa.

Este tipo de tarjetas con tonalidades rojas, negras y blancas, son ideales para la estimulación visual. Se pueden elaborar en cartulinas, hojas de papel, cartón o foami.

Lo ideal es ofrecerle al niño diferentes texturas: lisa, corrugada, áspera, suave, dura, entre otras, para que aprenda a diferenciar cada una. Estos tapetes se pueden elaborar con tablas, cartón o pedazos de tela. Para las texturas se puede utilizar lana, esponjas, algodón, tapas plásticas, arena, legumbres, pastas, o cualquier otro material que tengamos a la mano.

“Si vamos ha utilizar elementos pequeños como granos o tapas, debemos cerciorarnos de que queden bien adheridos a los tapetes para evitar el riesgo de asfixia, pues los niños están en una etapa donde exploran todo con la boca”, recomendó Peñaranda.

Estos ejercicios le permitirán además mejorar el agarre en pinza, es decir, con dos dedos, a los pequeños. Esta estimulación ayuda además a desaparecer la flexión plantar, indispensable para que el niño no camine en puntas.

“Desde los tres meses debemos empezar a estimular los pies del bebé pasandole plumas, permitiéndole el contacto con arena, pasto, hielo, entre otros elementos. No debemos tenerle miedo a dejar al niño descalzo, ellos necesitan esta sensación para sentir las diferentes texturas”, indicó Peñaranda.

Almohadas y sillas para gatear y caminar

Entre los siete y ocho meses, cuando los niños empiecen a tomar la posición de gateo, las almohadas o las sábanas pueden ser unas herramientas útiles para reforzar esta postura.

“Podemos poner al bebé sobre una almohada en forma de rollo, o rodear parte de su torso con una sábana y ejercer un poco de presión desde arriba para impulsarlo a tomar la posición de gateo”, explicó la fisioterapeuta.

Peñaranda explicó que aunque no todos los bebés llegan a gatear y en algunos casos pasan del arrastre a caminar, es recomendable que no se salten esta etapa porque les permite conocer mejor el mundo a través de la exploración que hacen al gatear por toda la casa.“Es importante que los niños no se salten etapas y cumplan todos sus ciclos. Tampoco hay que forzarlos a pararse antes de tiempo”, indicó.

Aseguró que los caminadores están mandados a recoger por las afectaciones físicas que pueden acarrear, y recomendó facilitarles a los niños sillas plásticas para que aprendan a dar sus primeros pasos arrastrándolas por toda la casa. La fisioterapeuta enfatizó además la importancia de estimular el lenguaje de los bebés hablándoles claro todo el tiempo. “No debemos llamar al perro guau o al gato miau, debemos reforzar un lenguaje claro porque esa es la forma como mejor aprenden”, finalizó.

¡Vamos a jugar! Tu bebé de 5 meses

En este artículo

  • El aterrizaje de la cuchara
  • Cara a cara

El aterrizaje de la cuchara

Incluso antes de que empiece a comer alimentos sólidos, tu bebé te observa cuando usas cubiertos, y eso le causa mucha curiosidad.
Ayúdale a acostumbrarse a la cuchara temprano, jugando estos juegos con su leche de fórmula o materna. Si ya empezaste a darle cereal, este juego puede también ser divertido para salir de la rutina.
Edad apropiada: 5 a 10 meses.
Habilidades desarrolladas: ser alimentado con cuchara.
Qué necesitas: una cuchara para bebé.

Cómo hacerlo

Aunque quizás tu bebé ya conozca el viejo truco del «avión que va a aterrizar», hay muchas alternativas que puedes probar. Para sorprenderlo un poco, di: «¡Un cohete va a aterrizar en la luna!». Sostén la cuchara debajo de la mesa o de la charola de su silla alta, súbela rápidamente, pero con cuidado (tan vertical como puedas sin que se caiga el alimento) y métela suavemente a la boquita de tu bebé justo cuando digas «luna».
También podrías usar un movimiento horizontal para llevar la cuchara al campo de visión de tu bebé al decir: «¡Aquí viene la lancha rápida!». O podrías mover la cuchara hacia arriba y hacia abajo para anunciar una «ballena nadando en el mar».
Algunos bebés prefieren los trenes (así que puedes hacer sonidos de tren: «chucu-chucu-chucu-chucu ¡chu-chu!» al llevar la cuchara a su boca) o a los delfines (haz un dramático movimiento en forma de arco con la cuchara como si fuera un delfín saltando fuera del agua, y métela a la boca de tu bebé ¡sin salpicar, claro!).

Cara a cara

La naturaleza preparó a los bebés para fijar la vista en las caras desde el instante de su nacimiento, y no hay nada tan cautivador para un bebé como unos ojos, nariz y boca expresivos.
Algunos estudios han encontrado que los bebés reconocen y recuerdan los rostros mejor que los adultos. (Fijan su atención por más tiempo en una representación estandarizada de un rostro humano que en cualquier otra forma. Es por eso que hay tantos juguetes para bebés con caritas).
Edad apropiada: 5 a 9 meses.
Habilidades desarrolladas: reconocimiento visual.
Qué necesitarás: un espejo (puede ser de mano) y una cara dispuesta a hacer varias expresiones.
Crea un juego basado en la fascinación de tu bebé por las caras haciendo algunas carotas expresivas tú misma. Ponte frente a él cuando esté en su silla infantil para el auto, su sillita mecedora, su carriola (cochecito) o cuando esté acostado boca arriba.
Si está en su silla para el auto o carriola, colócate al nivel de sus ojos. Si está acostado, inclínate sobre él o recuéstate a su lado de manera que estén cara a cara.
Empieza cambiando lentamente tu expresión de una sonrisa a una cara sorprendida o confundida. Después haz las mismas expresiones otra vez, con una pausa entre cada una, y espera a ver si tu bebé trata de imitarte. (Cuando esté un poco más grandecito, tu bebé tratará de imitarte).
Usa un espejo (puede ser de mano) para mostrarle su propia expresión, describiéndola: «¡Mira qué carita de sorpresa!» o «¡Qué bebé tan contento!». O haz una cara al espejo, ladeándolo para que tu bebé te vea y vea también la imagen en el espejo.
Recuerda que cada bebé se desarrolla a un ritmo diferente, así que si el tuyo aún no está listo para las actividades de esta semana, no te preocupes. Pruébalas de nuevo en unas cuantas semanas. Más juegos y actividades

  • ¡Vamos a jugar! Tu bebé de 4 meses y 3 semanas
  • ¡Vamos a jugar! Tu bebé de 5 meses y 1 semana
  • Actividades y juguetes para tu bebé

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *