0

Beneficios de natacion

Tabla de contenidos

Ocho beneficios de la natación en tu cuerpo… y en tu mente

Siempre hemos oído que la natación es el deporte más completo, y lo es porque es un ejercicio aeróbico en el que se ven implicados dos tercios de los músculos del cuerpo, potenciando la fuerza, la resistencia y la flexibilidad. Además, se puede practicar a cualquier edad, el riesgo de lesiones es menor y su práctica habitual tiene beneficios para el cuerpo a medio y largo plazo. Lo mejor es que se adapta a los distintos niveles de forma, ideal para quienes están empezando y ejercicio muy completo para deportistas habituales, ya sea en piscina o en aguas abiertas.

Vamos a ver algunos de estos beneficios:

1. Produce bajo impacto sobre los huesos y articulaciones

Al sumergir nuestro cuerpo en el agua para la práctica deportiva, éste “pesa menos”, se rige por el principio de la flotabilidad y no recibe el impacto del asfalto o superficies duras al que hace frente en otros deportes. De esa forma, las articulaciones se desgastan menos y se preservan mejor.

2. Mayor flexibilidad y elasticidad

Al nadar utilizamos la mayoría de los grupos musculares de nuestro cuerpo, tanto el tren superior como el inferior además de tronco y cabeza, por lo que las articulaciones están más flexibles y los músculos se tonifican y fortalecen, sobre todo los de la espalda. Por eso es un ejercicio muy recomendado para quienes sufren hernias, lumbalgias o problemas de caderas.

3. Quema grasas

En óptimas condiciones y según la intensidad a la que se practique, con la natación se pueden quemar entre 500 y 600 calorías por hora. Por ello es habitual que se incorpore en las rutinas de quienes comienzan un programa de pérdida de peso.

4. Combatir enfermedades crónicas como el asma, la diabetes o el colesterol

Al ser un ejercicio aeróbico, de intensidad baja pero que se desarrolla durante periodos de tiempo más largos, ayuda a bajar los niveles de colesterol en sangre y produce mayor sensibilidad a la insulina, disminuyendo los niveles de glucosa en sangre.

5. Mejora del sistema respiratorio y aumento de la capacidad pulmonar

Aprender a respirar es el primer paso para disfrutar de la natación, con cada brazada y con cada toma de aire se favorece al sistema respiratorio.

6. Beneficios neuronales y cognitivos

Al nadar ponemos en marcha los dos hemisferios cerebrales y los cuatro lóbulos del cerebro lo que parece que conllevar a mayor cognición, además, se producen enlaces neuronales y mayor activación del cerebro que recibe más oxígeno.

7. Beneficios cardiorespiratorios

La natación mejora el consumo de oxígeno hasta un 10% y el corazón puede impulsar la sangre hasta un 18% más. Esto revierte en una mejor circulación ya que disminuye la frecuencia cardíaca, mientras que los ejercicios respiratorios implican un aumento de la resistencia cardiorespiratoria.

8. Beneficios psicológicos

Al sumergirnos en el agua y concentrarnos en la respiración se produce un efecto inmediato: el cuerpo se relaja y se reduce la sensación de estrés, además mejoran los síntomas de la depresión.

‹ › World Health Design

La natación se suele considerar como uno de los deportes más completos debido a la gran cantidad de zonas del cuerpo que trabaja y lo importante que es para la resistencia física para cualquier persona e incluso es uno de los mejores ejercicios para embarazadas. A continuación profundizamos un poco más en estos aspectos y te mostramos los principales beneficios de la natación en mujeres, niños y para adelgazar.

Beneficios de la natación

¿Cómo no puede ser bueno nadar si incluso desde antes de nacer parece que estamos destinado a ello? ¿Si los bebés recién nacidos son capaces de nadar casi como si fueran pequeños ositos de mar? Hablando ya en serio, la natación tiene una gran cantidad de beneficios que la hace recomendable para todo tipo de personas, desde niños a personas de edad avanzada. Veamos algunos de ellos para comenzar.

Acelera el metabolismo

Nadar regularmente, al menos 2 o 3 veces por semana, te permite mantenerte en forma, mejorar algunos parámetros específicos de entrenamiento y, entre todos los beneficios de la natación, no podemos dejar de mencionar y tener en cuenta aquellos que se refieren al consumo de calorías, la aceleración de metabolismo y pérdida de peso, así como el hecho de que es una actividad que tiene lugar en el agua y, por lo tanto, no tiene sobrecarga en las articulaciones, y obviamente mejora la condición cardiovascular. Todos los aspectos que a la larga pueden reducir el riesgo de enfermedades crónicas.

Aumenta la capacidad pulmonar

También hay que tener en cuenta que la natación es un deporte que requiere esfuerzo pulmonar, por lo que también es beneficioso para nuestra resistencia y capacidad pulmonar. Asimismo, el estar en constante movimiento en una superficie como el agua también favorece a la correcta circulación de la sangre.

Aumenta la coordinación

Otro de los grandes beneficios de la natación es que requiere una técnica específica a la hora de acompasar los movimientos y la respiración, lo cual es muy útil para mejorar la coordinación.

Aumenta la elasticidad

Como ya mencionamos, al nadar trabajan muchos músculos a la vez. Estos músculos aumentan de esta forma su fuerza y capacidad de resistencia a los esfuerzos. Esto hace que nadar sea también beneficiosos para mejorar nuestra elasticidad y flexibilidad de movimientos.

Del mismo modo, la natación es uno de los deportes más recomendados a la hora de tratar problemas óseos, sobre todo en la espalda. Estos son solo algunos de los beneficios que tiene la natación. Pero hay otros muchos con los que seguro que estáis de acuerdo. Por ejemplo, lo divertido que es nadar en la playa o la piscina, y lo relajado y a gusto que se queda uno después.

Beneficios de la natación para mujeres

Los beneficios de la natación son universales, no distinguen entre sexo y edad, y cualquiera puede disfrutar de ellos, siempre y cuando lo haga dentro de unas condiciones de seguridad adecuadas. Pero también es cierto que hay casos en los que la natación está especialmente indicada para ellas. Hablamos del caso de las mujeres embarazadas.

Beneficios durante el embarazo

El ejercicio físico no está contraindicado, ni mucho menos, durante el embarazo, a no ser que existan riesgos de caídas o golpes. En este sentido, la natación es uno de los deportes más recomendables ya que no hay riesgos en ese sentido pero sí muchas otras ventajas.

Por ejemplo, nadar ayuda a fortalecer los músculos de la pelvis, y también los músculos de la espalda, lo que nos ayudará a sobrellevar mejor el peso del bebé durante el parto. Además, nadar provoca esa sensación de ser más ligera y de estar más relajada. También sirve para aliviar el calor durante unos momentos y también para dormir mejor.

Beneficios para adelgazar

No olvidemos además el hecho de que a veces da la sensación de que son las mujeres las que más desean poder adelgazar, algo que podemos conseguir más fácilmente gracias a la natación.

Como todas las actividades de resistencia , la natación quema calorías . Es difícil calcular con precisión cuántas calorías quema en 1 hora de natación , porque esto depende del metabolismo y el peso del nadador, así como de la distancia, la velocidad y el estilo de natación. Incluso la temperatura del agua de la piscina puede afectar la cantidad de calorías quemadas, teniendo en cuenta que el agua fría, y el frío en general, obligan al cuerpo a quemar más calorías . Sin embargo, en una línea general e indicativa, en 1 hora de natación es posible quemar de 400 a 500 Kcal.

Si quemas calorías, pierdes peso. No necesariamente, porque también depende de cuánto comas y cuántas calorías tomes, pero sí que podemos decir que si es cierto que la natación quema calorías, entonces también es cierto que la natación te hace perder peso y no solo eso que al no suponer un ejercicio con sobrecarga (algo que sí sucede cuando corremos o cuando cogemos pesas), la natación permite perder peso para las personas con sobrepeso y poco tono muscular., dos factores que combinados pueden tener un fuerte impacto en las articulaciones, particularmente en las rodillas y también en los tendones y la espalda.

Beneficios contra la celulitis

Por otro lado, las mujeres son las que más sufren el problema de la celulitis, y aunque algunos hombres también tienen, son ellas las que verdaderamente notan su presencia.

Para contrarrestar la celulitis, se necesitan actividades que promuevan la circulación sanguínea y, por lo tanto, cardio como la natación. Sin embargo, la natación también contrarresta la celulitis gracias a la acción de drenaje del agua, que «masajea» y comprime los músculos durante la actividad en el tanque y contrarresta los efectos de la retención de agua.

Tonifica los senos

Al entrenar la parte superior del cuerpo, los músculos pectorales también se tonifican, con el consiguiente efecto también en el seno que adquiere un mayor tono. El masaje con agua también es muy beneficioso para contrarrestar la tensión mamaria típica de los períodos que preceden al ciclo.

Reduce el estrés

La natación es sin duda uno de los deportes más adecuados para aquellos que desean relajarse tomando un descanso de los problemas cotidianos. Por esta razón, es especialmente adecuado para mujeres que desean darse un momento para sí mismas. También es el deporte perfecto para mitigar los trastornos premenstruales, como la retención de agua y la irritabilidad.

Beneficios de la natación para niños

En lo que respecta a la natación para niños, también tiene todos los beneficios para el cuerpo y la salud que hemos citado ya. Pero en el caso de los niños cobra más importancia si cabe los beneficios para la coordinación y la motricidad.

Hay que tener en cuenta que los niños que no saben nadar deben aprender de forma progresiva, siempre son supervisión. Normalmente el aprendizaje se basa en tres fases, una primera en la que se aprende a los niños a respirar y flotar, una segunda en la que se empieza a trabajar con circuito cortos y progresivamente más largos y una tercera fase ya mas avanzada que se centra en pulir la técnica para nivel de competición.

Por supuesto, hay que tener en cuenta también en cuenta que a la mayoría de niños les encanta el agua y que la natación, al igual que cualquier otro deporte, también puede ser un importante foco de socialización. Eso sí, hay que tener en cuenta que no se puede forzar a un niño de repente a nadar si tiene miedos. Superar ese miedo será precisamente otro de los beneficios de la natación.

Beneficios sí, lesiones no

La experiencia de los recién nacidos en el agua es maravillosa. Sin embargo, la natación se puede aprender a cualquier edad (incluso la tercera) porque es un deporte que no desgasta ni daña las articulaciones .

La natación, a diferencia de otros deportes, minimiza el riesgo de lesiones. También es una disciplina divertida que ayuda a fortalecer todo el cuerpo. ¡Cómo no hacerlo! Estas en el agua!

La natación previene enfermedades respiratorias y, si el niño las padece, las alivia, ya que al nadar aprende a respirar correctamente, lo que aumenta su capacidad pulmonar.

La natación también beneficia al sistema cardiovascular, mejora la resistencia física y todo el sistema circulatorio.

Otro de los beneficios de la natación es la disminución de los niveles de glucosa en sangre, debido al ejercicio aeróbico que causa una mayor sensibilidad a la insulina. Por lo tanto, en niños con diabetes, la necesidad de insulina es menor.

Consejos para disfrutar los beneficios de nadar con los niños

Es recomendable que el niño comience a nadar gradualmente y que la duración de las lecciones aumente poco a poco, para evitar sobrecargar demasiado los músculos.

Una vez que ha pasado la fase inicial, es aconsejable que el niño tenga una clase de natación al menos tres veces por semana y que cada lección dure al menos 30 minutos.

También es recomendable que el niño se duche antes y después de estar en la piscina y usar pantuflas para prevenir infecciones fúngicas en los pies .

Otro consejo que queremos dar es usar un protector solar en caso de que se practique la natación al aire libre, usar la gorra cuando esté en el agua y las gafas para evitar que los cloro irriten los ojos.

Por otro lado y para que te convenzas del todo de los beneficios que tiene la natación para los niños, podemos enumerar los siguientes que son mucho más específicos a todo lo comentado hasta ahora.

  • Ayuda a controlar el peso corporal , lo que a su vez previene la obesidad infantil (el 80 por ciento de los niños obesos también serán adultos)
  • Ayuda a mantener baja la presión arterial.
  • Reduce el nivel de colesterol en la sangre: reduce el riesgo de arteriosclerosis desde la infancia
  • Disminuye los niveles de glucosa en sangre ya que el ejercicio aeróbico causa una mayor sensibilidad a la insulina. Esto reduce la necesidad de insulina en niños diabéticos.
  • Ayuda a mejorar cualitativamente la capacidad de esfuerzo físico en los niños, causando una mejor respuesta cardiovascular.
  • Poder nadar promueve la socialización y la solidaridad . Tener conceptos de rescate y poder ayudar en una situación real es un valor agregado en la educación de una persona.
  • El uso del bañador nos muestra nuestra imagen real. Esto les permite conocerse y respetar a los demás. Además, el contacto con los demás promueve las relaciones interpersonales y ayuda a superar los miedos .
  • En niños con problemas neurológicos y parálisis cerebral, el agua a una temperatura de 28 grados hace que los músculos y el sistema nervioso pasen de un estado de tensión a uno de relajación.

Beneficios de la natación para adelgazar

La natación es un ejercicio que combina lo mejor de los entrenamientos para quemar grasa y tonificar y de los entrenamientos para ganar masa muscular. Si hablamos de sus beneficios para adelgazar, es una práctica más que recomendable, siempre y cuando lo acompañemos de una dieta adecuada.

La natación ayuda a que nuestros músculos trabajen y a quemar calorías y grasas, controlando así también lo niveles de colesterol del cuerpo. Puede que la natación no sea uno de los ejercicios o deportes que queman más calorías, pero sí es uno de los que mejor combina el quemar calorías y grasas, tonificar músculos y mejorar nuestra salud.

Eso sí, para perder peso nadando hay que tener en cuenta que se debe seguir una rutina de trabajo adecuada. Los primeros 20 o 30 minutos el cuerpo tira de la energía acumulada en los músculos, mientras que a partir de ese punto el organismo empieza a tirar de las grasa de reserva. En todo caso, hasta llegar a este punto el resto de beneficios de la natación están intactos.

En definitiva, la gran ventaja de la natación es que se puede ajustar a cualquier tipo de objetivo y de persona. Se puede nadar por salud, para mejorar la circulación o simplemente pasar un rato, o se puede nadar a nivel de competición. ¿Qué más se puede pedir?

Enlaces de interés:

  • Los mejores ejercicios para embarazadas
  • El ejercicio es bueno para los niños siempre y cuando los padres sean cuidadosos

Beneficios de la natación en mujeres, niños y para adelgazar 5

Mejora tu cuerpo con la natación

Nadar resulta generalmente mejor para el cuerpo que los ejercicios de tierra, ya que la capacidad natural de flotar en el agua ayuda a evitar los inevitables golpes que pueden provocar lesiones.

En el agua, el peso de una persona es aproximadamente el 10% de su peso normal, y el margen de movilidad es mucho mayor, sobre todo para las personas que más necesitan ponerse en forma y tienen limitada su movilidad ya que el agua soporta el peso de los miembros.

Por lo tanto, es una buena elección para los que quieren hacer ejercicio, y pudieran tener problemas con la práctica de ejercicios en tierra. Por ejemplo, nadar puede ser ideal para embarazadas, para aquellos que sufren artritis, o para quienes padecen problemas de espalda y de peso.

Por otro lado, las personas con afecciones pulmonares como el asma, al ser el ambiente de una piscina normalmente muy húmedo, respiran más fácilmente.

Hay que añadir a todo ello, los beneficios para la salud mental que produce. Nadar relaja de las tensiones diarias, disminuye el aumento de tono muscular producido por el estrés, genera estados de ánimo positivos y ayuda a dejar momentáneamente “en blanco” la mente y asilarnos de los problemas.

Otros beneficios de la natación

  • Nadar es uno de los pocos ejercicios físicos que benefician al cuerpo globalmente ya que potencia la fuerza, la resistencia y la flexibilidad al mismo tiempo.
  • Tiene todos los beneficios cardiovasculares de correr, a la vez que algunos de los beneficios musculares del ejercicio de pesas y otros de los efectos potenciadores de la resistencia física vinculados a las clases de danza o aerobic.
  • La natación utiliza la mayoría de los grupos musculares y es un exigente ejercicio físico que ayuda a mantener el corazón y los pulmones saludables.
  • Nadar también ayuda a mantener flexibles las articulaciones, especialmente el cuello, los hombros, y la pelvis. Los grupos musculares que particularmente se utilizan al nadar varían según el movimiento que se escoja.
  • Practicar las variedades de nado a espalda, crowl y braza involucrará a un mayor número de músculos: abdominales, bíceps y tríceps, glúteos, poplíteos, y cuadriceps.
  • Al nadar incrementas el nivel de actividad física y así aumentas la cantidad de energía que quemas, lo que hace de este deporte un componente ideal para cualquier programa de control de peso.
  • Con respecto a las personas mayores, aparte de mantener la fuerza física, la natación tiene como beneficios la mejora de la coordinación motora y la reducción del riesgo de sufrir caídas y roturas de caderas.

Potenciar los beneficios de la natación
Pero aquellos que desean potenciar al máximo los beneficios saludables de la piscina deberían escoger un programa de ejercicios más enérgico.

Si estás empezando un programa de natación debido a que no estás muy en forma, empieza por nadar una longitud determinada y tomándote a continuación un descanso de entre 30 y 60 segundos de duración. No te fatigues intentando batir récords de velocidad o resistencia nada más meter el pie en el agua. Tómatelo con calma.

Después de algunas semanas puedes incrementar el tiempo que pasas nadando. Cuando hayas desarrollado cierto nivel de forma, puedes adoptar un programa de calentamiento de 5 a 10 minutos, seguido de entre 20 y 40 minutos de natación con diferentes estilos, y finalizar con un período de cinco minutos de vuelta a la calma con un nado más lento y relajado.

Nadar entre 3 y 5 veces a la semana te proporcionará una gran capacidad aeróbica que fortalecerá la salud de tu corazón y pulmones. Sin embargo, este ejercicio no tendrá efecto en la fortaleza de tus huesos. Por ello, es una buena idea caminar, correr o hacer algún otro ejercicio en tierra debido a la presión que han de soportar los huesos, ayudando a éstos a mantener o incrementar su masa ósea.

Redactado por BUPA.COM y adaptado por www.sanitas.es bajo la supervisión médica del Dr. Ignacio Orive

10 beneficios de nadar para la salud

Una de las zonas más beneficiadas al respecto es la espalda: nadar constantementepuede disminuir o curar dolores de espalda y aumentar su flexibilidad.

Asimismo, nadar también se utiliza en terapias para personas con problemas motrices. Los beneficios de nadar hacen que muestren avances en poco tiempo.

9. Mejora la circulación

Nadar también tiene beneficios para el sistema circulatorio. Cuando nadamos, cada órgano de nuestro cuerpo recibe un ligero masaje, lo que activa la sangre y nos hace sentir mejor.

Por lo tanto, la natación es un ejercicio perfecto para aquellas personas que sufren de problemas circulatorios como varices.

En este sentido, nadar tiene efectos rápidos en nuestras extremidades inferiores, permitiéndonos incluso ser más ágiles y tonificar esa parte de nuestro cuerpo.

10. Relaja

Finalmente, nadar es una actividad o ejercicio relajante. Cuando nadamos, nuestros músculos realizan un gran esfuerzo, por lo que se tensan.

Al final, este proceso provoca que los mismos músculos se relajen y descansen, dándonos una sensación de ligereza y bienestar. Pero nuestros músculos no son los únicos beneficiados.

Los beneficios de nadar, como hemos visto, son numerosos. Si queremos aprovecharnos de ellos, empecemos a practicar esta divertida actividad. Nadar es uno de los ejercicios más completos que podremos realizar.

Beneficios de nadar para el cerebro

Como bien se sabe, el agua es vital para la supervivencia humana, pero no solo su consumo es el causante de todos los beneficios que nos aporta. Y es que la natación es un complemento fundamental para desencadenar tanto mejoras físicas como mentales.

Esta práctica siempre ha formado parte de nuestra historia, pues alejada de la actividad deportiva, el dominio del agua ha sido el gran reto perseguido por las antiguas civilizaciones. Por ejemplo, en Grecia y Roma la natación formaba parte del entrenamiento militar y además, concedía una distinción social entre el resto de la población. Para los egipcios, la natación era parte de la educación. De hecho, estos reflejaron la importancia sobre el conocimiento de las propiedades terapéuticas del agua en sus milenarios jeroglíficos.

Sin embargo, todo esto cambió cuando, durante la Edad Media, en Europa se extendió el pensamiento de que el agua era el principal portador de enfermedades y que, incluso la mera introducción en ella, podría transmitir epidemias.

No fue hasta finales del siglo XVIII cuando se instituyó como un deporte de competición. La primera organización de este tipo nació en Gran Bretaña en 1837 bajo el nombre de la National Swimming Society. A partir de este momento, se crearon diferentes agrupaciones, como por ejemplo, la Metropolitan Swimming Clubs Association, que posteriormente se conocería como la Amateur Swimming Association (ASA). En 1908, con una representación de 8 federaciones de distintas nacionalidades, se fundó Federación Internacional de Natación (FINA). Su trabajo consistió básicamente en la regularización de este deporte y en la organización periódica de eventos y competiciones que a día de hoy siguen vigentes.

Desde entonces, la natación ha crecido como deporte profesional, así como actividad para una vida saludable. Los beneficios físicos de la natación son evidentes en atletas, lo que llamamos “cuerpo de nadador”. Sin embargo, hay una característica que la mayoría de los nadadores (tanto profesionales como amateurs) poseen y no podemos apreciar de un simple vistazo: la salud del cerebro. En esta galería, repasamos los más destacados.

¡Al agua! Los beneficios de la natación para tu salud

Al contrario que muchos otros deportes, la natación está recomendada para todo el mundo sin importar la edad o la condición física. Es un deporte en el que el aprendizaje es muy sencillo y el riesgo de tener lesiones es bajo. Todo esto es debido a que la natación no afecta a las articulaciones como lo hacen otros ejercicios, puesto que al flotar el propio peso del cuerpo no recae en ellas.
¿Sabes por qué es buena idea decantarse por este deporte si estás buscando una forma de ponerte en forma? ¿Quieres conocer todos los beneficios de la natación? ¡No te pierdas este artículo!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Beneficios de la natación para la salud

La natación es la actividad de resistencia por excelencia. Y lo es porque te obliga a moverte continuamente. Y es que tanto si avanzas como si te quedas suspendido en el agua, estás en continuo movimiento, por lo que se realiza ejercicio aeróbico constantemente, lo cual es beneficioso para los sistemas cardiovasculares y respiratorios.

  • Ejercita el corazón con suavidad: esto es así porque los movimientos en el agua no son bruscos.
  • Favorece la circulación de la sangre: especialmente la de las piernas gracias a la alternancia de contracciones y descontracciones musculares.
  • Ejerce acción de drenaje: esto evita los edemas y las piernas cansadas.
  • Se mejora la respiración: especialmente cuando llevas un tiempo entrenando. Esto se debe a que fortalecemos los músculos que se encargan de llenar y vaciar de aire los pulmones, de modo que cada vez se puede coger más aire en una sola inspiración. Optimizamos la utilización de nuestros pulmones, haciendo la respiración más eficiente.
  • Reduce o previene el dolor de espalda: con la natación se fortalecen todos los músculos y esto mejora la postura corporal.
  • Previene lesiones: es beneficiosa tanto para los músculos como para las articulaciones, por lo que previene lesiones. Además, también es un ejercicio adecuado para tratarlas

Descubre: ¡A entrenar! 25 beneficios de practicar algún deporte

© iStock

Beneficios de la natación para la mente

Como veníamos diciendo, debido a sus beneficios para la salud, hacer natación mejora la calidad de vida. Por tanto, nuestra autoestima aumenta.
Como todos los deportes, nadar segrega endorfinas, conocidas como las hormonas del placer, las cuales después de algunos minutos de esfuerzo, provocan una natural sensación de felicidad. Por otro lado, y esto es más obvio, al practicar natación de forma regular se empiezan a notar pronto los cambios físicos. Por lo tanto, te verás mejor a ti misma y eso también da un plus de felicidad.

Si hablamos de la natación de forma más específica, está de​mostrado que el contacto con el agua en una piscina se asocia a la diversión lo que reduce el estrés. Además, es un deporte óptimo para conocer gente, ampliar tu círculo social y, al ver personas con cuerpos imperfectos, también ayuda a disminuir los complejos.

En resumen, los beneficios de la natación para la mente son los siguientes:

  • Reduce el estrés
  • Mejora el estado de ánimo
  • Ayuda a relajarse
  • Favorece la concentración
  • Mejora la memoria
  • Aumenta la sensación de bienestar

© Istock

Beneficios de la natación para la figura

Al nadar ejercitamos todo el cuerpo:

  • las piernas,
  • los brazos,
  • el torso,
  • las caderas.

No obstante, el tren superior es la zona que más se fortalece ya que la mayor parte del ejercicio se concentra en ​

  • tríceps,
  • dorsales,
  • pectorales,
  • músculos de la espalda.

Si quieres conocer cuáles son los beneficios de la natación para la figura, debes tener en cuenta que estos dependerán del estilo de nado que realicemos.
Crol y espalda.
Estas modalidades hacen que los brazos trabajen y empujen bajo el agua. También debemos mantener el cuerpo firme sobre el agua por lo que ejercitamos:

  • bíceps,
  • tríceps,
  • deltoides,
  • glúteos,
  • intercostales,
  • abdominales,
  • pectorales.

​El movimiento de pies en estos estilos es rápido por lo que tonificaremos los cuádriceps e isquiotibiales y, en menor grado, la pantorrilla y los músculos del pie.
​Braza y mariposa.
Estos dos estilos requieren elevar la cabeza del agua para respirar, es por ello que la potencia del movimiento se encuentra en brazos y piernas. En estas modalidades se trabajan:

  • los pectorales,
  • los deltoides,
  • los bíceps en el tronco superior,
  • los cuádriceps e isquiotibiales en el tronco inferior.

La diferencia de estos estilos con respecto a los otros reside en la fuerza que se emplea en el movimiento, que requiere mayor energía y potencia para elevar el cuerpo hacia la superficie.
​Otras disciplinas. Además de las modalidades propias de la natación, en los últimos años, han surgido nuevas formas de combinar el ejercicio aeróbico con los beneficios que aporta el deporte en el agua. Dos ejemplos de ello son: el aquabiking (spinning en el agua) y el aquagym.

La natación: un deporte apto para todo el mundo

Uno de sus puntos fuertes de la natación es que es un deporte ideal para todo el mundo. De hecho, está especialmente indicado para aquellos grupos de población más delicados como las embarazadas, los bebés o los ancianos.

​Además, es recomendable para personas que padecen enfermedades como la escoliosis (o cualquier problema de espalda) y asma. Es importante elegir el estilo de nado que más se adecue a nuestras capacidades, pero sea cual sea no hay excusa para no echarse al agua.

¿Quieres practicar natación? Si te está entrando el gusanillo, seguro que conseguimos que te apetezca más con esta galería con algunas de las piscinas más increíbles del mundo. Paraísos acuáticos en los que, sin duda, apetece darse un buen chapuzón (o dos, o tres…). ¡Ya no habrá quien escape de este deporte!

Descubre: Las piscinas más increíbles del mundo

Consigue el cuerpo (perfecto) de un nadador en tan sólo 8 semanas

08/10/2013 06:00 – Actualizado: 11/10/2013 15:49

A diferencia de otros deportes aeróbicos como la carrera o la bicicleta, que solo desarrollan el tren inferior, la natación es el más completo al entrenarse todos los grupos musculares. Probablemente es el deporte que construye uno de los cuerpos más equilibrados y compensados. Cada deporte desarrolla un tipo atlético. El cuerpo de un nadador es uno de los más fácilmente reconocibles; es musculado y esculpido en V, con músculos largos, espalda y torso ancho y bien formado, cintura estrecha, muslos bien tonificados, gemelos afinados y sin un gramo de grasa. La piel parece que es casi transparente.

Evidentemente no vamos a transcribir ni recomendarte seguir las pautas y rutinas de entrenamiento de monstruos como Michael Phelps o Ryan Lochte. Dos iconos de la natación de la última década que, entre piscina, gimnasio y ejercicios de fuerza, entrenaban un promedio de 6 horas diarias hasta caer rendidos. Además de consumir unas 12.000 calorías diarias, necesarias para aguantar tanto desgaste y conseguir mantener los músculos bien tonificados.

Sin tener que llegar a esos extremos, si sigues un entrenamiento adecuado, tal y como te sugerimos aquí, es posible moldear tu cuerpo para conseguir la musculatura y la apariencia de un nadador en tan sólo 8 semanas.

Cuerpo en V, musculado y sin grasas

Como afirma la fundación Livestrong, ejercitarse en las cuatro técnicas o disciplinas de natación (crol, braza, mariposa y espalada) te ayuda a trabajar la mayor parte de los grupos musculares. Con el crol y la mariposa se trabajan los hombros y tríceps. La técnica de espalda fortalece los músculos de la espalda, pectorales, bíceps y tríceps; mientras que la braza trabaja fundamentalmente los pectorales, bíceps y dorsales. En todas estas disciplinas se ejercita y desarrolla la musculatura de las piernas, al estar pateando continuamente mientras nadas. En cualquiera de sus cuatro disciplinas, cuando nadas, el ejercicio de piernas trabaja constantemente los abductores, cuádriceps, glúteos y gemelos.

«EjercitarsePara construir un cuerpo en V, musculado y sin grasas, es necesario combinar altos niveles de actividad aeróbica con la actividad muscular específica, necesaria para construir musculatura, algo que la natación combina a la perfección. Para conseguir una base aeróbica adecuada es recomendable realizar al menos unos 150 minutos semanales de ejercicios en el agua. La natación tiene una característica que la hace una disciplina única: trabajar en apnea, con déficit de oxígeno, lo que hace más eficiente nuestra resistencia y la capacidad de trabajar cerca del límite cuando te encuentres en esta situación al practicar cualquier otro deporte.

Esta es parte de la rutina que realizaba Michael Phelps y que adaptamos para que la pueda practicar el resto de los mortales:

1.- Para calentar, comienza realizando 3 series de 25 rotaciones de cintura a cada lado, ayudado de un palo o barra. Este ejercicio te ayuda a ampliar la flexibilidad y rotación de la columna y así permitir al hombro trabajar con mayor facilidad y menor resistencia al realizar la brazada.

2.- Incluye ejercicios de remo, para trabajar simultáneamente dorsales, bíceps, hombro, cuádriceps y glúteos. El remo es muy útil para desarrollar y potenciar tus capacidades aeróbicas a la vez que fortalece tus músculos base, abdominales superiores e inferiores, oblicuos y los músculos de la espalda baja, básicos en un cuerpo tonificado. Realiza este ejercicio durante 20 minutos poniendo cierta resistencia.

3.- Dominadas con agarre exterior. Es el mejor ejercicio para trabajar los hombros y la espalda. Agarra la barra de dominadas con las manos hacia el exterior y a la altura de los hombros. Realiza 3 series de 12 elevaciones.

4.- Elevaciones laterales de peso. Agarrando un peso, una mancuerna con la que notes resistencia, pero que puedas levantar fácilmente. Agárrala manteniéndolo en el lateral del cuerpo y lánzala hacia el hombro contrario, como si estuvieras dando un drive de tenis y luego alterna con el otro brazo. Realiza 3 series de 12 repeticiones.

5.- Sentadillas. Es probablemente el mejor ejercicio para fortalecer tus piernas. Realiza 3 series de 15 repeticiones.

6.- Fondos con brazos alternos, para fortalecer pectorales y brazos. Tumbado boca abajo, con las manos a la altura de los hombros y los pies apoyados en una silla o en un escalón, realiza 3 series de 25 fondos, colocando un brazo más adelantado en su posición normal y otro más atrasado a la altura de la cintura y altérnalos. Al subir impúlsate lo más explosivo que puedas y controla la bajada, realizándola más lentamente.

7.- Una buena rutina de abdominales es básica para construir una zona media bien cincelada. En la barra de dominadas eleva las piernas hasta que las rodillas estén lo más cerca posible del pecho. Mantén apretados los abdominales durante todo el ejercicio, luego gira las piernas hacia un lado y al otro. Haz 3 series de 20 repeticiones.

8.- Piscina. Métete en el agua después de haber realizado los ejercicios de fuerza. Calienta durante 200 metros, nadando lentamente. Después realiza 4×200 metros, al 80% de tu capacidad; una serie a cada estilo, descansando 45 segundos entre cada serie. Descansa un minuto y medio y realiza 4×50 metros a máxima velocidad también una en cada estilo. Descansa 30 segundos entre cada serie.

9.- Estiramientos. Los nadadores son unos de los deportistas con más elasticidad y flexibilidad. Siempre que acabes tus rutinas debes realizar una tabla completa de ejercicios para devolver los músculos a su situación natural, dándoles de nuevo su elasticidad original.

10.- Y sobre todo, descansa, es la parte más importante del entrenamiento; debes dejar que el cuerpo se recupere y asimile el entrenamiento.

9 señales que te dicen que tienes un cuerpo de nadador

Este pequeño artículo fue originalmente publicado en yourswimbook.com. Suscríbete a los Boletines de motivación y de noticias semanales de Olivier para nadadores competitivo al hacer clic aquí.

Hay un montón de beneficios cuando escoges la natación como tu deporte preferido, pero probablemente no hay otro deporte que nos de ese cuerpo que muchos desean.

Después de todo, ¿cuántas veces has oído decir a alguien, “Ese muchacho tiene cuerpo de jugador de Football!”

Un cuerpo de un nadador recibe mucha admiración porque tenemos mucha definición de los músculos, pero no demasiada. Por lo general, los nadadores son altos, con extremidades largas, flexibles, con hombros anchos y la mayoría del tiempo, con abdominales bien definidos. El “look” del nadador competitivo es uno de los que está de moda en cualquiera temporada.

Aquí hay 9 de señales de que te dicen que tienes un cuerpo de nadador:

1. Eres alto. (En su mayoría)

Los nadadores competitivos son excesivamente altos.

Por ejemplo, el promedio de altura de los nadadores profesionales que han batido el récord Mundial de los 100m Libres (Crol) es de 6 pies 4 pulgadas (1.93m). Si nos vamos al pasado, exactamente 1976, Rowdy Gaines, de los Estados Unidos, ha sido el más pequeño entre el grupo de nadadores con 6 pies 1 pulgada (1.85m) (la cual, es la altura de Missy Franklin y la velocista australiana Cate Campbell).

Pero no teman mis amigos más pequeños, todavía hay espacio para aquellos que no nacieron con padres de tamaño de jugadores de Basketball de la NBA.

La leyenda de la natación de distancias largas, Janet Evans, su altura era de 5 pies 5 pulgadas (1.65m). David Berkoff, el hombre con una de las mejores patadas de delfín debajo del agua, que hizo historia en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, era 5 pies 8 pulgadas (1.73m). Y actualmente, el japonés y super estrella, Kosuke Hagino es 5 pies 8 pulgadas (1.73m). Esto muestra que normalmente la tendencia general de los nadadores es de ser altos, no hay nada que te impida ser bueno, si eres más pequeño.

2. Eres flexible.

Antes de que Michael Phelps comenzara a nadar, en el partidor (bloque de salida) entrelazaba las manos estirándose y terminaba golpeándose en sus laterales con sus brazos y las manos detrás de la espalda.

Phelps tiene tobillos muy flexibles como también rodillas y codos.

Los nadadores tenemos que tener laterales, hombros y espalda flexibles para realizar movimientos generales y necesarios para poder nadar rápido. Después de todo, mover nuestros brazos por encima de nuestros hombros por miles de metros, nos obliga a ser al menos ligeramente flexibles.

3. Eres fuerte.

No estoy hablando de ser capaz de levantar cantidades excesivas de peso en el gimnasio, sino de fuerza. (Aunque el velocista estadounidense de Libre (Crol), Nathan Adrian, levanta 160 libras de Dummbell Press por brazo, podríamos referirnos acerca de esto). Michael Phelps podía hacer más de 30 “Pull ups” sobre la barbilla a la vez.

Natalie Coughlin destruía las pesas en términos de fuerza.

Mientras no nos ven levantando y empujando coches, seguro nos verás elevándonos a nosotros mismos con “Pull ups” sobre la barbilla con relativa facilidad.

4. Tienes grandes laterales.

Con todo los ejercicios que haces sobre los hombros y cabeza, los laterales se van a desarrollar más de lo normal. Tus laterales van a través de la totalidad de tu espalda (latissumus dorsi significa espalda más amplia en Latín), que va desde la columna hasta los hombros.

Después de miles de metros que realizamos al nadar en el transcurso de nuestros carreras en la natación, estos músculos se vuelven más grandes.

El tamaño de la espalda es un sello de un nadador competitivo, independientemente de su carrera o distancia. Este pequeño detalle, no tan sutil, indica de que eres un nadador.

5. Tienes Hombros de Nadador.

O como los llamamos…hombros.

Son tan pronunciados que tienen un nombre específicamente para nosotros, los nadadores.

Tener la forma de “V” es común para los nadadores por lo ancho que tenemos los hombros.

El efecto de tener un espalda y hombros anchos significa que comprar ropa es algo difícil. Sentarse en el asiento del pasillo de un avión significa que estarás en el camino del carrito con bocadillos y bebidas o si estás cerca del baño, estarás en el camino de las personas que van en esa dirección sin importar que tanto te acomodes en tu asiento para no molestar a los demás.

No importa dónde estés por el mundo, de seguro pudieras reconocer un nadador por la comparación de sus hombros con relación a su cintura.

6. Eres como un torpedo.

A pesar de todos nuestra fuerza y la cantidad de tiempo, tanto en la piscina como en el gimnasio de pesas, tenemos mucha definición muscular.

Después de todo, tener éxito en la natación lo demanda.

A diferencia de nuestro hermanos y hermanas de otros deportes, los nadadores competimos en un medio que trata de hacernos lentos en cada brazada.

El agua tiene un densidad de casi 800 veces más que el aire al estar a nivel del mar.

Nadadores que tienen menos masa muscular son recompensados con mucho menos arrastre que los atletas musculosos. El resultado final de este detalle dentro del agua es que es más eficiente y rápido en la natación.

7. El cabello siempre está húmedo y deteriorado.

No es demasiado difícil distinguir nadadores, de la población en general, con tan sólo mirar su cabello.

Durante el invierno, la mayoría de los nadadores son los que tienen el cabello y cabeza mojada las primeras horas del día, con la parte posterior de sus camisas y suéteres súper mojados.

Durante el verano, cuando se nada al aire libre, los rayos ultravioleta más el cloro de la piscina, pone el cabello súper deteriorado. Rígido y a la vez súper frágil, si le das vueltas o trenzas tu cabello con mucho entusiasmo, seguro quedarás con cabello en tu mano.

Aunque existe la idea errónea de que el cloro cambia el color de tu cabello natural a verde (en realidad los culpables son los sprays de cabello, rastro de cobre en el suministro de agua o residuos de cobre en el alguicida que se disuelve en el agua y otros factores); lo que nos distingue es lo húmedo, los enredos y el casi “look de Surfer” que nos identifica a nosotros.

8. Tienes demasiados tríceps.

Por un momento imagínate…un nadador con hombros anchos y una extensa latissumus dorsi con… pequeños tríceps??

Sería algo extraño, ¿cierto?

Con todos los asombrosos músculos de la espalda de los nadadores, también están dotados con grandes tríceps.

Para todo los nadadores con excepción de aquellos nadadores de braza (estilo pecho) (sólo les llamó a ustedes extraños porque nunca he aprendido a ese estilo. Así que tal vez estoy un poco celoso…) que utilizan sus tríceps para terminar la brazada. Lo que significa que en el transcurso de su carrera profesional en la natación, los nadadores de braza (pecho) hacen alrededor de 3.2 millones de extensiones de tríceps.

Con ese tipo de trabajo, están obligados a tener enormes tríceps.

9. La cantidad de vello corporal que siempre tienen que quitarse.

Los vellos son parte del cuerpo, ¿verdad? Así es!

Esto significa largas horas de tortura de afeitado para algunos de los hombres más desarrollado y lamentable también para algunas mujeres que tienen mucho vellos en las piernas.

No importa cuántas veces nos pregunten – “pero, ¿en verdad, hace realmente alguna diferencia?” – todo los nadadores sabemos que sí, en realidad hace la diferencia.

Es imposible reemplazar lo que se siente cuando te lanzas al agua después de afeitarte. Es como si alguien te diera un apoyo extra para nadar más rápido.

Y no importa cuántas veces nos cortemos al afeitarnos ni cuántas veces nos afeitamos contra algunos granitos que tengamos. Siempre vale la pena cuando nos sentimos increíble al lanzarnos a la piscina.

La natación es un deporte recomendado para todos nosotros, ya que se puede practicar a cualquier edad debido a lo poco agresivo que es para nuestro organismo y articulaciones. Pero debemos tener en cuenta que la natación tiene un efecto u otro en cada época de la vida, por ello es preciso que conozcamos mucho mejor lo que podemos conseguir nadando con una edad u otra.

Como ya sabemos, la natación se desarrolla en un medio diferente. El agua nos permite una mayor movilidad, ya que el impacto que reciben nuestras articulaciones es mucho menor que al practicar un deporte en la tierra. Pero no solamente eso es lo que conseguimos, sino que nuestro cuerpo se adapta al medio y sufrimos diferentes cambios. Por eso vamos a ver lo que podemos conseguir practicando natación a diferentes edades.

Antes de nada debemos tener en cuenta que la natación nos permitirá desarrollar la musculatura, pero en ningún caso los resultados serán similares a los que se obtienen con el entrenamiento en salas de musculación, ya que simplemente la natación nos permitirá realizar una tonificación total de los diferentes músculos del cuerpo, además de ser un ejercicio muy bueno para trabajar nuestra resistencia y realizar una completa actividad cardiovascular. Al nadar conseguiremos simplemente la fuerza necesaria para poder afrontar las rutinas de entrenamiento.

Pero los resultado no son los mismos a cada edad. Si practicamos este deporte durante la niñez y la adolescencia estaremos acostumbrando a nuestro cuerpo a moverse en un medio que no es el habitual. Justamente coincide con la época de desarrollo del organismo, por lo que el cuerpo se moldeará y conseguiremos unos hombros más marcados y una espalda con forma de triángulo invertido, además de lograr una correcta postura que nos ayudará a evitar posibles problemas óseos.

A partir de los veinte años la cosa cambia, ya que estamos formados y apenas podemos moldear nuestra estructura ósea. Lo que sí conseguiremos con la natación será mejorar la tonificación general de los músculos. Además, al tratarse de un ejercicio cardiovascular lograremos quemar calorías y acabar con la grasa que nos sobra. Por lo que es una actividad muy completa para las personas de esta edad.

A partir de los treinta la natación es una de las mejores maneras de mantener el tono muscular y conseguir que todo el organismo esté activo, ya que si no practicamos deporte a partir de estos años entraremos en un proceso degenerativo de pérdida de masa muscular. Nadar es una de las mejores maneras de mantenernos y conseguir que nuestro cuerpo esté joven por más tiempo. Ni que decir tiene que la natación es un completo ejercicio aeróbico para mantener nuestros pulmones en perfectas condiciones.

Para las personas que tienen más de cincuenta años es fundamental el ejercicio para mantener las articulaciones en perfectas condiciones. La natación es una buena forma de conseguir mejorar nuestra salud a esta edad. Los efectos del agua son muy beneficiosos para las articulaciones y los huesos ya que mejoran las condiciones de nuestro aparato locomotor. A esta edad la natación es una de las mejores maneras de conseguir una mayor calidad de vida, pues la actividad física es fundamental y qué mejor manera que hacerlo con una actividad suave y respetuosa con nuestro cuerpo como lo es la natación.

Imagen | jana_koll

En Vitonica | Trucos para mejorar la técnica de natación En Vitonica | La natación es una buena alternativa para los corredores En Vitonica | Matronatación o natación para bebes

Beneficios de tener una piscina en casa

Cuando llegan los primeros días de calor del año, la subida de la temperatura en primavera o el inicio del verano, un pensamiento recurrente recorre nuestra cabeza: ojalá disponer de una piscina en mi casa. Se trata de cubrir una necesidad primaria: hace calor y necesitamos refrescarnos. Y no hay mejor manera que lanzarnos a la piscina y darnos un buen baño.

Un sueño factible y que puedes hacer real. Sin embargo, en ocasiones te asaltan las dudas antes de comprarte una piscina: si le sacarás partido, si encajará en el jardín, si su mantenimiento es demasiado costoso, etc. Por ello, desde el blog de cubiertas planas para piscinas de Cupoola, queremos ayudarte mostrándote los beneficios y ventajas de disponer de una en tu casa. ¿Te interesa?

Mayor valor añadido a tu casa y mejor jardín

Una piscina hace más bonito cualquier jardín, el que sea. Es un hecho innegable. Se suele decir sin rubor que un jardín no está completo sin una piscina, y tienen razón. Además, si en el futuro piensas en vender tu inmueble, piensa que al disponer de una piscina hace que este se revalorice, con un retorno de la inversión sobre el 50%. Una ventaja económica que para nada es baladí.

¿Y qué hacemos con el espacio que ocupa? Muy sencillo. Puedes utilizar una cubierta plana para piscina ya que su diseño te permite ganar espacio al jardín debido a su cerramiento. O lo que es lo mismo: puedes cerrarla y caminar o saltar sobre ella. De esta forma, tienes la posibilidad de utilizar la superficie del jardín como si fuera una terraza en los meses más fríos del año, ganando espacio. Una forma elegante, discreta y que combina a la perfección con tu jardín.

Fortalece las relaciones sociales

Tendrás la excusa perfecta para organizar un piscolabis con tus amigos. Una piscina tiene el suficiente magnetismo para convertir tu espacio en un centro de reuniones y celebraciones. ¿Quién diría que no a pasar una calurosa tarde de verano en una piscina? Nadie en su sano juicio.

Y cuando caiga la noche, con una cubierta plana para piscina puedes organizar la cena mientras disfrutáis de la luna veraniega. Pocos placeres mejores que pasar una velada de risas entre amigos y familiares.

A los más pequeños les encanta

Si a los mayores nos encanta tirarnos al agua, a los más pequeños les divierte todavía más. Chapotear, nadar o jugar a la pelota son algunas de las actividades que pueden hacer en ella. Lo pasarán en grande y más acompañados por sus padres. Una ventaja que siempre debes considerar.

Privacidad, sin horarios y sin desplazamiento

Cuando tienes una piscina en tu casa la puedes disfrutar cuando quieras, los 365 días del año y las 24 horas del día. Tú marcas el tiempo, la privacidad, la compañía, lo decides todo. Puedes levantarte temprano con el alba y disfrutar de un baño refrescante, o refúgiate en la magia de la lectura y darte de vez en cuando un remojón. Sin aglomeraciones, sin agobios, sin chillidos ajenos. Sólo tú y los tuyos en tu piscina.

Práctica deporte

Puedes realizar multitud de ejercicios en ella. Natación, aquafitness, voleibol o salto con trampolín. Una piscina es para relajarse, pero también es un buen motivo para moverte y quemar calorías. Todo ellos sin moverte de tu casa y sin pagar la cuota de un centro deportivo.

Estos son algunos de los beneficios y ventajas de tener una piscina en tu casa. Tú decides con cual te quedas. Y si necesitas una buena cubierta plana para piscina aquí estamos para ayudarte.

Nadar, el deporte que transforma tu cuerpo más de lo que pensabas

El poder de las aguas mineromedicinales

El Palacio del Agua del Balneario de Mondariz (Pontevedra), es un SPA medicinal que apuesta por la flotación como uno de los remedios naturales contra el estrés y los dolores crónicos. En sus diferentes espacios de piscinas interiores y exteriores, el cuerpo se abandona al ritmo de un agua repleta de gran cantidad de sales minerales que aumentan la capacidad de flotación, perdiendo la noción del peso del cuerpo. «Al sumergirte en estos baños, tu cuerpo consigue una profunda relajación física y mental gracias a la eliminación de estímulos externos como la gravedad, la luz, el sonido y el tacto», recomienda Amalia Gallego, directora de comunicación del Balneario.

Según la hidróloga, Lorena Vela (directora médica del Balneario Caldes de Boí, Lérida), las actividades en el agua reducen el estrés, la tensión muscular, el ritmo cardiaco y respiratorio, la ansiedad, la fatiga o los dolores crónicos. «Además, se refuerza el sistema inmunológico y se acelera la recuperación física, aumentando la sensación de bienestar».

Más allá del Aquagym, esta es la última carta de clases en el agua

Aquaphysical

Aunque el spinning en el agua se sigue practicando en muchos gimnasios, la nueva disciplina acuática recién llegada desde Reino Unido se llama Aquaphysical.

«Los ejercicios se realizan sobre una esterilla flotante que ha derivado de la combinación entre surf y el paddle surf. Esta nueva modalidad puede realizarse tanto al aire libre, como en piscina interior y mezcla ejercicios típicos del fitness (sentadillas, abdominales…) con Pilates o yoga. Todo ello ejecutado en equilibrio sobre una colchoneta específica. ¡Gastarás entre 700 y 800 calorías por sesión!», dice Marta Rico Nicolás, directora del área de natación del club deportivo David Lloyd (Aravaca, Madrid).

Art of swimming

Este método traslada al agua la Técnica Alexander, creada a principios del siglo XX, basada en la educación corporal para ganar facilidad de movimientos.

Un siglo después, el nadador Steven Shaw, tras una grave lesión en cuello y espalda, ideó el Art of Swimming, que enseña que lo importante no es nadar más rápido sino mejorar la calidad de cada movimiento. Así se consigue un correcto alineamiento corporal, respirar mejor y ganar en resistencia y velocidad. Su madre fue una de sus mejores alumnas y así mejoró su salud. Con 67 años aprendió a nadar a crol y, ahora, con 75, nada 1,5 kilómetros diarios.

Los gimnasios Holmes Place recomiendan practicar esta técnica durante 6 semanas (2 días/semana) para alcanzar resultados óptimos. Mejora la postura y calidad de tus movimientos dentro y fuera del agua, reduces el estrés, puedes superar dolores de espalda y aumentar la capacidad pulmonar.

Aquahiit

En esta modalidad de gimnasia en piscina, se realiza un entrenamiento interválico de alta intensidad que consta de trabajo cardiovascular, fuerza y resistencia.

La ventaja de realizarlo en el agua frente a hacerlo en seco es que así se reduce el riesgo de lesiones pero la resistencia del agua hace que sea más intenso. Además, la compresión del agua favorece la circulación y reduce el esfuerzo por parte del corazón.

En una clase se consumen alrededor de 500 calorías y se alterna el trabajo interválico de alta intensidad, con periodos de recuperación más cortos. Los Clubs Metropolitan ofrecen clases.

Si pasas horas en el agua, no olvides…

Cuidar tu alimentación

Eulalia Vidal, experta en nutrición y profesora de Farmacia, aconseja no ingerir muchas proteínas, grasa o fibra antes de hacer deportes acuáticos porque ralentizan la digestión. Después, recupera la energía consumida con pasta, atún o pollo, fruta y bebidas isotónicas o batidos de proteínas (si entrenas a diario). «Al salir del agua notarás que tienes más sed, bebe agua y zumos de frutas naturales».

Descartar enfermedades

Hazte un chequeo médico para comprobar que no padeces ninguna infección (cistitis, sinusitis) o alguna dolencia de oídos que podrían empeorar en el agua.

No hay duda de que la natación ha ido ganando adeptos en los últimos años, y no sólo por sus beneficios para la salud, sino también porque es una de las prácticas deportivas que mejor se adapta a las cualidades de cada persona y está indicada para cualquier edad. Desde cursos de iniciación para bebés, hasta gimnasia acuática para personas mayores, pasando por ejercicios de preparación al parto para embarazadas o terapias en el agua para discapacitados intelectuales, la natación es un deporte que no tiene edad ni barreras para su práctica.

Crol, braza, mariposa o espalda. Cuatro estilos que se adaptan a cada tipo de persona y sus necesidades. Los beneficios comunes de la natación pasan desde el aumento de la resistencia cardiorrespiratoria hasta la rebaja de la frecuencia cardiaca y la consecuente estimulación de la circulación sanguínea. El crol el estilo que más ayuda a aumentar nuestra capacidad pulmonar, ya que al exigirnos una mayor deuda de oxígeno se incrementa la producción de glóbulos rojos en nuestro organismo, lo que favorece la circulación del oxígeno en nuestra sangre y limpia nuestros pulmones.

Por otro lado, hacer unos cuantos largos al día también ayuda a mejorar el estado de ánimo, ya que contribuye a reducir el estrés.

Además, nadar exige que nuestro cuerpo utilice más de dos tercios de los músculos que tiene el cuerpo humano: los tonifica, los fortalece e, incluso, ayuda a prevenir las lesiones de las articulaciones que se producen con la edad. Para ello, claro, debemos nadar un mínimo de 20 minutos.

Con la natación, los niños aprenden, de forma natural, a adoptar una postura corporal correcta. Además, contribuye al desarrollo psicomotor, por lo que también es un deporte especialmente indicado para personas mayores o que padecen algún tipo de enfermedad degenerativa de las vías motoras.

Natación

Entre las principales ventajas de la natación se encuentran:

1º Deporte barato: no es necesario para su práctica un material caro.

2º Mejora las articulaciones: ayuda a mantener flexibles las articulaciones.

3º Disminuye el estrés: su práctica hace reducir la ansiedad, la tensión y el estrés.

4º Aumenta la resistencia física: practicar natación hace aumentar la resistencia física.

5º Mejora el aparato respiratorio: armoniza y mejora el aparato respiratorio y pulmonar.

6º Fortalece las articulaciones: las articulaciones se vuelven más fortalecidas y reforzadas.

7º Quemar calorías: es un deporte muy completo ideal para quemar calorías y bajar de peso.

8º Pocas lesiones: el movimiento en el agua hace que no existan tantas lesiones como en otros deportes.

9º Todo el año: es posible practicar la natación en cualquier época del año ya sea en piscinas abiertas o cerradas.

10º Estimula la circulación sanguínea: se reduce el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares porque se estimula la circulación sanguínea.

Desventajas de la natación (hay muy pocas desventajas)
Entre las principales desventajas de la natación se encuentran:

1º Tendinitis: la práctica exagerada de la natación puede afectar a las articulaciones y provocar tendinitis.

2º Micosis: es posible contraer micosis u hongos si no se lleva a cabo una 3º buena ducha tras salir de la piscina.

3º Aire libre: para disfrutar de este deporte en una piscina abierta, lago, mar, etc. es necesario que haya altas temperaturas.

4º Ahogamiento: para practicar este deporte es muy importante practicarlo en un lugar vigilado para evitar un ahogamiento.

5º Corte de digestión: antes de entrar en el agua es necesario dejar pasar el tiempo necesario de la digestión para evitar un corte de digestión.

EDITADO: 22/09/16

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *