0

Beneficios de yoga

Tabla de contenidos

Qué es el yoga y para qué sirve

El yoga es una de las disciplinas físicas más populares y practicadas de los últimos años. Esta filosofía se originó en la India y está fuertemente relacionada a prácticas como la meditación y el budismo, entre otras. El objetivo del yoga es que el practicante logre un equilibrio perfecto entre su mente y cuerpo.

¿Qué es el yoga?

Se trata de una serie de ejercicios muy antigua que se practica mucho en la actualidad; el objetivo de la misma es lograr un nivel superior de concentración a través de la meditación. Se busca el bienestar espiritual por encima del material: la conexión de la mente con el yo interno y lograr esa anhelada paz interior.

La mente es el objetivo principal del yoga, incluso más que las posturas y el bienestar físico. De hecho, algunos investigadores explican que el yoga moderno, el que es practicado por millones de personas alrededor del mundo, es una evolución de la antigua filosofía.

¿Cuál es el origen de los ejercicios? Se cree que la gran mayoría de las posturas tienen su origen en la gimnasia sueca que se desarrolló en la segunda mitad del siglo XIX.

Lo cierto es que el yoga que se practica en la actualidad persigue dos objetivos fundamentales. El primero es lograr un equilibrio mental y el segundo un equilibrio físico a través de la meditación y conexión del cuerpo con el espíritu y la mente.

Se trata, como vemos, de una disciplina rigurosa, en la cual se requiere de mucha constancia y paciencia para obtener excelentes resultados; hay que ir incrementando los niveles de dificultad de las posturas.

Beneficios de practicar yoga

Pérdida de peso

Pese a lo que muchas personas puedan pensar, el yoga es una de las mejores disciplinas para perder peso de forma paulatina. Las prácticas más recomendadas para alcanzar este objetivo son la Pranayama Kapalbhati o respiración abdominal y Surya Namaskar o saludo al sol.

Bajar los niveles de ansiedad

El yoga es buscado por muchas personas como una ventana de escapatoria a la ajetreada vida y estrés cotidiano. Esta filosofía centra su objetivo en la meditación, la cual a su vez está asociada a un mejor control del estrés y ansiedad.

Una de las mayores ventajas de practicar yoga es lograr conectarse y concentrarse en el yo interno, con nuestra parte espiritual; con ello se podrá alcanzar un estado de paz y armonía perfecto.

Mejorar la salud

La combinación entre las posturas y la mente es ideal para alcanzar un óptimo estado de salud. La principal razón para ello es que la persona aprenderá a respirar de forma correcta, mejorará su postura y logrará alcanzar un estado de bienestar general. En este sentido, el sistema inmunológico se verá beneficiado al lograr controlar los niveles de estrés.

Estabilidad emocional

Sin lugar a dudas, uno de los grandes beneficios del yoga es alcanzar la estabilidad emocional. Esto se logra mediante la meditación y el autoconocimiento. La persona que practica esta disciplina comienza un viaje de autoexploración, lo que a su vez le permite conocerse mejor y controlar sus emociones de una forma más positiva.

Razones para practicar yoga

Alivio de contracturas

A través de la práctica de diferentes posturas es posible no solo mejorar la flexibilidad, sino también encontrar alivio duradero a diferentes lesiones y contracturas. Se trata de un método completamente natural para deshacerse de las tensiones acumuladas en el día a día.

Más energía

Esta práctica milenaria sirve también para que la persona logre alcanzar altos niveles de energía. Está comprobado que al hacer ejercicio diariamente se logra liberar el estrés, así como también las endorfinas que llenan de energía y vitalidad al deportista. El yoga, además de conseguir estos beneficios, también logra un estado de bienestar y paz interior.

Desarrolla la intuición

A través de la meditación, el yoga logra desarrollar de forma natural la intuición de las personas, así como también la confianza en sí mismos. Estos dos aspectos son claves para la toma de decisiones en el día a día, especialmente en situaciones de gran importancia.

El yoga es, sin lugar a dudas, una de las disciplinas más completas que existen en la actualidad. La principal razón para ello es que logra una combinación ideal entre el cuerpo y la mente, lo cual se traduce en bienestar general. Sus beneficios son múltiples, lo único que se requiere es de constancia y mucha concentración para irlos alcanzando poco a poco.

Para qué sirve el yoga

El yoga es una de las técnicas de relajación más famosas y más practicadas. Se realiza con el fin de disminuir el estrés y la ansiedad, ya que sus posturas permiten relajar los músculos, de una forma pausada, donde se respira lentamente a la vez que la mente se va despejando.

La mezcla entre meditación y ejercicios de relajación hace que el yoga sea tan popular, al mezclar la relajación mental con la de los músculos de nuestro cuerpo.

En OtraMedicina te contamos para qué sirve el yoga y por qué deberías considerarlo como una gran opción para incorporar a tu vida.

La comprensión del yoga

El yoga se considera una práctica de medicina alternativa o complementaria, donde se trabaja con la mente y con el cuerpo reuniendo disciplinas físicas y mentales para permitir la relajación total de las personas. La filosofía del yoga tradicional requiere que los estudiantes se adhieran a esta misión a través del comportamiento, la dieta y la meditación.

El yoga tiene muchos estilos, formas e intensidades. El hatha yoga, en particular, puede ser una buena opción para el manejo del estrés: es la forma más fácil para comenzar ya que se caracteriza por movimientos lentos y posturas más fáciles.

El yoga sirve para:

  • Reducir el estrés: con sus movimientos silenciosos y precisos, el yoga te lleva lejos de tu día ajetreado, a enfocarte con los movimientos de tu cuerpo.
  • Mejorar la flexibilidad: a medida que aprendes y perfeccionas nuevas poses, puedes disfrutar de un mejor equilibrio, de la flexibilidad, la amplitud de movimiento y fuerza. Esto significa que estás menos propenso a lesionarte en otros esfuerzos físicos o en tus actividades diarias.
  • Evitar y/o combatir enfermedades: el yoga puede ayudar con una variedad de condiciones de salud, como cáncer, depresión, dolor, ansiedad e insomnio, así como también en los problemas del sueño, fatiga y de estado de ánimo. El yoga también puede ayudar a reducir la frecuencia cardíaca y la presión arterial.
  • Perder peso: si tienes sobrepeso, el yoga puede ayudarte a realizar los cambios de estilo de vida necesarios para controlar tu alimentación y perder kilos.

Muchos son los beneficios del yoga, tanto físicos como mentales, por lo que es absolutamente recomendable realizarlo, aunque debes ir de a poco para que tus músculos se vayan elongando y tu cuerpo se vaya acostumbrando. Si nunca has realizado esta actividad, debes tener en cuenta ciertos consejos del yoga para principiantes.

¿Qué esperas para comenzar a practicar yoga?

La pérdida de peso es lo que muchas personas persiguen a la hora de comenzar a realizar ejercicio en un gimnasio. Junto a esto la mejora paulatina de la salud es otro de los objetivos que se persiguen a la hora de decidirnos a realizar deporte. Pero muchas veces las personas que empiezan no saben qué tipo de actividad es la mejor para aclimatar a su cuerpo al ejercicio. Por ello nosotros vamos a recomendar el yoga para perder peso y comenzar a realizar ejercicio.

Al principio, cuando comenzamos a practicar deporte nuestro cuerpo debe aclimatarse a las actividades que vamos a llevar a cabo. No es suficiente con realizar ejercicio sin más, sino que debemos saber cómo lo vamos a hacer, ya que de otra manera podemos hacernos daño o provocarnos una lesión, además de poner a nuestro organismo en un riesgo que no es necesario. Por ello debemos recurrir a actividades más suaves que nos ayuden a aclimatarnos, y el yoga para principiantes puede ser una de ellas.

El yoga es un tipo de actividad que puede realizar cualquier persona, ya que existen diferentes niveles e intensidades, por lo que se adapta perfectamente al momento y a las necesidades de cada uno de los que lo practicamos. Por este motivo es una actividad que nos sirve para comenzar a practicar deporte, ya que al marcarnos el ritmo y no ser una actividad brusca podemos hacerlo sea cual sea nuestro estado físico.

Beneficios para el organismo

El yoga no solo nos ayudará a iniciarnos en el deporte, sino que nos aportará una serie de beneficios para el organismo. El primero de ellos es la pérdida de peso que poco a poco iremos experimentando, ya que el cuerpo pasará de un estado de inactividad a realizar una actividad en la que involucramos todos los músculos. Esto nos ayudará a quemar calorías y a conseguir perder kilos poco a poco de manera saludable.

La realización de yoga no solamente nos ayudará a perder peso, sino que la activación de los músculos del cuerpo por medio de los estiramientos que vamos a realizar nos ayudará a conseguir una mayor circulación sanguínea y con ello una mayor actividad metabólica que nos llevará a consumir más calorías de manera habitual. Esto poco a poco, unido a una alimentación sana y un cuidado de nuestra salud nos ayudará a perder peso y mejorar el estado general de nuestro cuerpo.

Pero no solo la práctica de yoga mejora el estado muscular y su activación para quemar más calorías, sino que además mejorará la flexibilidad del cuerpo y acabará con el estrés. Este último punto lo debemos tener en cuenta, ya que el estrés es en muchos casos la causa de la ansiedad que sentimos y que nos hace comer más de lo que realmente necesitamos. Al realizar un deporte que nos calme, conseguiremos mantener un estado de tranquilidad que nos evitará los episodios de ansiedad y con ello los de hambre desmedida.

No debemos olvidar que la práctica de yoga puede ser una aclimatación al ejercicio y a la constancia que supone cualquier tipo de actividad de este tipo, una buena manera de acostumbrarnos a la práctica deportiva y de acostumbrar al organismo a realizar deporte. Por ello poco a poco podemos aumentar la intensidad del yoga y conseguir realizar otros ejercicios como la carrera a medida que vamos perdiendo peso y nos encontramos mucho más ágiles y capaces.

Imagen | domestictimes

Tags

Practicar yoga con regularidad genera beneficios físicos. Aquí mencionamos seis de los más importantes.

Son tantos los beneficios que aporta el yoga a nivel físico, mental y emocional, que se dice que su práctica habitual puede cambiarnos la vida. Basta dedicar diez minutos al día antes de acostarnos para que mejoren nuestros hábitos de sueño. Además, a medida que practiquemos durante más tiempo, alcanzaremos un profundo estado de bienestar y empezaremos a notar los beneficios que nos servirán de estímulo para seguir avanzando.

Poco a poco empezaremos a ser más conscientes no solo del cuerpo y la mente, sino de sus necesidades, lo que nos ayudará a comprender cuáles son las asanas (posturas) que nos vienen mejor en cada momento.

Practicar yoga con regularidad es una excelente forma de aliviar el estrés y las tensiones que acumulamos y que nos pasan factura tanto a nivel físico como mental. Hoy nos centraremos en los beneficios físicos que podemos conseguir:

Mejora la respiración.

El yoga enseña a respirar correctamente. La respiración conocida como abdominal o diafragmática, que en la inspiración se inicia en el abdomen para continuar en la zona intercostal y terminar en la clavícula, y en la espiración sigue el recorrido a la inversa, incrementa la oxigenación de las células. Las asanas, combinadas con una respiración adecuada, mejoran la circulación sanguínea, lo que incide positivamente en el cerebro, órganos vitales y extremidades. Respirar de manera profunda y a un ritmo pausado equilibra el sistema nervioso, ralentiza el ritmo cardiaco y relaja los músculos.

Refuerza el sistema inmunológico

El yoga ayuda a reducir el nivel de cortisol, (la hormona relacionada con el estrés); está demostrado que unos niveles de cortisol elevados pueden provocar cambios de humor, aumento de peso, presión arterial alta, y problemas de sueño y digestivos, entre otros. Además, unos niveles altos de cortisol en sangre provocan cambios en el sistema inmunológico. Al incidir directamente en esta hormona, la práctica del yoga aumenta nuestra resistencia a enfermedades e infecciones.

Aumenta la flexibilidad

Uno de los primeros cambios positivos que se perciben al empezar a practicar yoga es el aumento de la flexibilidad, muy importante porque, entre otras cosas, ayuda a evitar lesiones. Es probable que en un principio el cuerpo esté rígido, lo que se percibe con más claridad en las torsiones, pero, con la constancia, estas posturas son las mejores aliadas para aumentar la flexibilidad. También es importante aumentar poco a poco el tiempo en el que se mantienen las asanas. Es fundamental cuidar la alimentación, que debe ser rica en minerales como el azufre y el magnesio y en grasas Omega 3.

A medida que aumenta la flexibilidad, desaparecen muchos de los dolores musculares provocados por las tensiones y por las malas posturas.

Mejora el equilibrio

Para conseguir equilibrio en las posturas, es necesario ejercitar es la conciencia sobre el cuerpo. Solo con una buena alineación se puede mantener un asana que requiera un cierto nivel de equilibrio. Cuando se practica yoga, es importante mantener la concentración en las sensaciones que produce cada postura, estando presentes en todo momento, y realizando las correcciones que sean necesarias para mejorar. A medida que se adquiera experiencia, el cuerpo aprenderá cómo con un pequeño ajuste se puede recuperar el equilibrio en una postura. A medida que mejora el equilibrio, también lo hace nuestra flexibilidad, ya que las articulaciones se benefician de este tipo de ejercicios.

Fortalece músculos y huesos

Tener una musculatura definida no solo mejora el aspecto físico, también protege los huesos, evita lesiones y previene enfermedades como la artritis; por si fuera poco, al mejorar la coordinación, se reducen las caídas en las personas mayores. El yoga ayuda a fortalecer los músculos pero, a diferencia del trabajo de musculación de los gimnasios, evita que se acumule ácido láctico en el cuerpo, lo que provoca fatiga y dolor, y no reduce la flexibilidad, tan importante para la práctica del yoga.

En cuanto a los huesos, esta demostrado que el yoga ayuda a reforzarlos y a frenar la pérdida de masa ósea. Además, es fundamental para prevenir lesiones y fracturas, sobre todo en personas con osteoporosis. Con el yoga se consigue mejorar la postura; además, incide en la salud de la columna vertebral, al obtener los discos que separan las vértebras los nutrientes necesarios.

Equilibra el Sistema Nervioso

Por último, el yoga estimula la relajación, hace más lenta la respiración y ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo, compuesto por el sistema nervioso simpático (SNS) y el sistema nervioso parasimpático (SNP). El yoga activa el SNP, que favorece la relajación, reduciendo el ritmo cardiaco y la presión sanguínea, y facilita la recuperación en situaciones de estrés. Uno de los secretos del yoga documentado en numerosos estudios es que, al combinar posturas dinámicas con la relajación, resulta mucho más eficaz como herramienta para combatir el estrés que cualquier ejercicio de relajación que no vaya acompañado de ninguna otra práctica dinámica. De esta forma, además, se consigue mantener un equilibrio en el sistema nervioso.

Beneficios del Yoga

La pérdida de peso, la obtención de un cuerpo fuerte y flexible, evidenciar una piel saludable y aquietar la mente son algunos de los objetivos que muchas personas se plantean alcanzar en diferentes etapas de la vida. Todos ellos, sin embargo, pueden ser conseguidos en forma conjunta y natural a través de la práctica diaria de yoga.

A menudo, el yoga es parcialmente comprendido como una disciplina limitada a la realización de posturas físicas (asanas). Desde esta perspectiva, su utilidad se percibe únicamente a nivel físico, pasando por alto los beneficios que ofrece en el plano mental-espiritual. Es evidente que cuando el equilibrio se vivencia en todos los aspectos de la vida, el camino se vuelve más sencillo y placentero.

A continuación, la Fundación El Arte de Vivir destaca los diez beneficios principales de la práctica regular.

1 Aptitud física y salud

La salud no sólo se da al alcanzar una buena condición física, sino que se complementa con un equilibrio mental y emocional, según la Organización Mundial de la Salud. Sri Sri Ravi Shankar coincide al señalar que la salud no es la mera ausencia de enfermedad, sino la expresión dinámica de la vida. Aquí es donde esencialmente recaen los beneficios del yoga, mediante la realización de asanas, pranayamas (técnicas de respiración) y meditación.

2 Pérdida de peso

La práctica del Surya Namaskar (“Saludos al sol”) y el pranayama Kapalbhati (respiración abdominal) son dos de las diferentes técnicas que el yoga brinda para la pérdida de peso. Además, con el tiempo, los practicantes tienden a volverse más sensibles acerca de la clase de alimentos que consumen y el momento adecuado para hacerlo. Esto también ayuda a mantener un control del peso.

3 Alivio de tensiones y contracturas

El yoga es un método natural para deshacerse de la tensión acumulada a diario, tanto en el cuerpo físico como mental. En efecto, las posturas y los pranayamas son técnicas eficaces para liberar el estrés, muchas veces manifestado como contracturas en el cuello, la espalda y las articulaciones.

4 Paz interior

Millones de personas anhelan visitar lugares serenos y conectar con la belleza natural. No obstante, pocas veces toman consciencia de que la verdadera paz se encuentra en el interior, al acallar el torbellino de pensamienos y vivir el momento presente. Junto con la meditación, el yoga es una de las herramientas más efectivas para apaciguar una mente perturbada. De hecho, después de una serie de posturas corporales, la mente está más aquietada y preparada para la meditación.

5 Fortalece el sistema inmunológico

El ser humano es una combinación perfecta de cuerpo, mente y espíritu. Una irregularidad a nivel físico afecta el plano mental. Del mismo modo, cualquier inquietud presente en la mente puede manifestarse como una enfermedad en el cuerpo. Las posturas de yoga no sólo masajean los distintos órganos del cuerpo, sino que además fortalecen el sistema muscular. Complementariamente, las técnicas de respiración y los pranayamas ayudan a liberar el estrés, lo que se traduce en una mejora en el sistema inmunológico, comprobado científicamente.

6 Vivir con mayor conciencia

La mente está constantemente involucrada en diversas actividades y pensamientos, oscilando entre el pasado y el futuro; sólo unos pocos instantes logra permanecer en el único momento que existe: el presente. Tomar conciencia de esta tendencia natural de la mente es el primer paso para revertirla. Y el yoga y los pranayamas, a través de la respiración consciente, ayudan a traer la mente al momento presente, lo que aporta un mayor estado de alerta y concentración.

7 Mejores relaciones

Resulta sorprendente, pero el yoga puede incluso contribuir a mejorar la relación con el entorno social, ya sea una pareja, los padres o amigos. Una mente relajada y feliz es capaz de afrontar de manera sensible y sensitiva las relaciones diarias. Es más, la energía y positividad de un practicante pueden contagiar a las personas cercanas.

8 Aumento de la energía

Pasar de una tarea a otra, o tener varias actividades simultáneas, puede resultar agotador. Pero a diferencia de lo que muchos podrían pensar, unos pocos minutos de estirar el cuerpo y relajar la mente permiten recuperar la frescura y el brillo, aun después de una jornada de trabajo arduo. A veces el cansancio ocurre en el plano mental, por lo que el yoga contribuye a restablecer la energía perdida.

9 Mejor flexibilidad y postura

Un cuerpo fuerte, flexible y saludable es el resultado de una práctica continua. Además de mejorar la postura de aquellos que tienen problemas de espalda, el yoga estira, tonifica y fortalece los músculos del cuerpo.

10 Más intuición

El yoga y la meditación tienen el poder de mejorar la capacidad intuitiva, sin esfuerzo. Es un estado que ocurre naturalmente luego de una práctica ininterrumpida, fundamental para la toma de decisiones y el manejo de situaciones diarias y trascendentales.

DESCARGAR APP

La práctica de yoga aporta increíbles beneficios a nivel físico, mental y emocional. Para los tiempos que se viven, donde todos están a las corridas y haciendo más de una cosa a la vez, el espacio de yoga propone encontrarse con uno mismo a través de la respiración y la postura.
Cualquier momento del día es oportuno para practicar esta disciplina. Lo recomendable para obtener sus maravillosos beneficios sería practicarla al menos 2 veces por semana, pero en caso de no poder, se puede asistir a una sesión y en casa practicar lo realizado en clase, con música de meditación y ambientando el cuarto con luz tenue para acompañar a la mente a entrar en contacto con cuerpo y espíritu.
A continuación mencionaremos los beneficios del yoga en sus 3 pilares: mente, cuerpo y espíritu:
BENEFICIOS PARA LA MENTE

  • Nos permite un mayor nivel de concentración a través de las posturas y ejercicio de respiración.

  • Estabilidad emocional a través del contacto con nuestro ser interior, aislando la mente de las alteraciones del día a día.

  • Tolerancia y paz interior, el contacto con nuestra propia respiración tranquiliza y calma la ansiedad.

BENEFICIOS PARA EL CUERPO

  • La práctica de las diferentes posturas tonifican el cuerpo.

  • El trabajo físico conjunto con la respiración ofrece una gran flexibilidad y elongación.

  • Mejora la circulación sanguínea.

  • Grandes beneficios sobre el funcionamiento glandular llevan a un estado de energía regulado y calmo, reduciendo el estrés.

BENEFICIOS PARA EL ESPÍRITU

  • La práctica sostenida en el tiempo ofrece gran sabiduría sobre uno mismo y para con el otro.

  • Mayor descanso durante las noches.

  • Calma para afrontar los problemas que se presentan día a día.

Anímate a probar el yoga y goza de sus hermosos beneficios para llevar una vida más equilibrada, productiva y en armonía con quienes nos rodean.

Usted está sobre la esterilla haciendo sus asanas (las posturas de yoga). Todo fluye lento, ni se desplaza ni pega saltos. Incluso puede que haya dejado la mente en blanco. Pero su corazón se ha acelerado como si estuviera subiendo una montaña. ¿A son de qué? “La alternancia de contracción y estiramiento de los músculos aumenta el flujo sanguíneo e incrementa por ello el ritmo cardíaco a través de la compresión y expansión de las venas”, explica Macarena Cutillas, directora de Californian Hot Yoga, y maestra del estilo vinyasa. “Si además lo practicamos en una sala caldeada a 42⁰, como el hot yoga o bikram, la frecuencia cardíaca será superior: no solo hay que hacer frente a las demandas musculares, sino también a la refrigeración corporal”, previene. Usted sudará más y su pulso se acelerará más. No se alarme, la cosa no llega a taquicardia y es muy improbable que ese ajetreo cardíaco acabe en drama. “Cualquier postura en la que separemos los brazos o las piernas del tronco obliga al corazón a bombear más sangre. Sucede, por ejemplo, cuando levantamos los brazos por encima de la cabeza y juntamos las palmas. También, cuando situamos el corazón por debajo del resto del cuerpo porque le obligamos a bombear la sangre desde una posición de desventaja. Lo notamos, por ejemplo, en el arco en el suelo (postura: tumbados bocabajo levantamos los gemelos y agarramos los talones con las manos)”.

Llegado a este punto de agitación de su músculo cardíaco puede que usted se plantee si su clase de yoga cuenta como actividad cardiovascular. Pues todo dependerá del tipo de disciplina que siga. Si es muy estático, hará poca cosa. En cambio, si es más vigoroso, como el vinyasa o el power flow, irá bien encaminado. La clave la da el American College of Sports Medicine. Según este organismo, encargado de llevar la voz cantante a la hora de marcar las pautas en la medicina deportiva, se considera fitness cardiovascular aquella actividad que lleva a un sujeto a desarrollar entre el 65% y el 90% de su rimo cardíaco máximo, que dura al menos 20 minutos e involucra a grandes grupos musculares y se realiza de tres a cinco días a la semana.

«La alternancia de contracción y estiramiento de los músculos aumenta el flujo sanguíneo e incrementa con ello el ritmo cardíaco a través de la compresión y la expansión de las venas» (Macarena Cutillas, maestra de yoga)

El profesor Juan del Coso, responsable del laboratorio de Fisiología del Ejercicio de la Universidad Camilo José Cela, apunta: “Una persona sana tiene entre 60 y 80 latidos por minuto en reposo. Al realizar cualquier tipo de actividad se acelerará para satisfacer las demandas energéticas que se producen en los músculos. En este sentido, el yoga sí es en cierto modo una modalidad de fitness cardiorespiratorio suave. Ahora bien, siempre debe considerarse como una práctica complementaria, nunca como única actividad, ya que rara vez se van a superar las 100 pulsaciones por minuto”.

Menos lesiones

Si en su primera sesión nota que el corazón le late como una locomotora desbocada, pero un par de meses después empieza a doblarse como un junco en medio de un llevadero trajín cardiovascular, enhorabuena. Su músculo cardíaco empieza a ponerse a tono y necesita latir menos para bombear la misma cantidad de sangre. Además, estará ganando flexibilidad, una cualidad que escasea en la musculatura occidental. Del Coso apunta otra ventaja de practicar yoga: “Dado que el estrés cardíaco es limitado, las posibilidades de sufrir un infarto en una persona sana son también remotas”. Entonces, ¿no hay ningún riesgo? Como con las meigas, haylos. “Al no haber impacto ni contacto físico, la prevalencia de las lesiones es inferior a la de otras modalidades deportivas”. Dicho esto, practicarlo en el salón de casa con un DVD sin tener ninguna noción, puede acabar mal. Así lo corrobora el estudio Epidemiology of yoga-related injuries in Canada: el 73% de los osados sufrió algún daño articular, sobre todo, esguinces (34%) y lesiones de distinto grado en las extremidades inferiores (42%).

Cero estrés

¿Por qué ayuda a relajarse? “En el yoga o la meditación predomina la respuesta del sistema parasimpático , se reduce la presencia de adrenalina y cortisol y como resultado llega esa ansiada relajación”, explica Tomás Fernández, jefe de la Unidad de Medicina Deportiva de la Clínica Cemtro. Mili Lazcano, instructora en Shambala Yoga Urbano, añade: “Al concentrarnos en cada inhalación y espiración calmamos la mente y conectamos con nosotros mismos”. Lo que Buda da por hecho, lo demuestran la neuropsicóloga Shirley Telles y científicos de Patanjali Research Foundation y del Instituto de Ciencias Médicas de Nueva Delhi: si al hacer yoga uno se concentra en la respiración o entra en un estado de meditación puede bajar hasta 19,6 pulsaciones por minuto. Y, de paso, barrer las reacciones vinculadas al estrés y la ansiedad. De ahí que Cesáreo Fernández Alonso, del Servicio de Urgencias del Hospital San Carlos, en el Libro de la salud cardiovascular (Fundación BBVA), señale que para que el estrés no acabe malogrando el corazón, además de tomar fármacos, no está de más apuntarse a técnicas de relajación, meditación o yoga.

Pero, ¿adelgaza o no adelgaza?

Es posible que a mitad de la clase su gurú diga (siempre hablan de tú a tú) aquello de “nota cómo masajeas tus intestinos, tu hígado, tu estómago”. ¿Sabe por qué? “Cada ‘asana’ afecta a un meridiano diferente (un canal por el que circula la energía o ‘prana’ hacia un determinado sector de órganos). Por ejemplo, en ‘anahatasana’, o ‘postura que derrite el corazón’, ese estiramiento suave del pecho beneficia los meridianos del corazón y el pulmón”, explica Lazcano. En otras palabras, usted se pasa todo el día hecho un siete en su despacho y la sangre le fluye como buenamente puede. “Al retorcernos, creamos ‘torniquetes’ por todo el cuerpo. Al soltar, la circulación fluye con fuerza irrigando lugares a los que no estaba llegando bien, y con sangre bien oxigenada (de ahí la matraca de los profesores con la respiración)”. Recuerde: masajear los intestinos favorece su regularidad. Pero no se esfumarán sus kilos de más. La Universidad de Harvard cifra que en una hora de hatha yoga una persona de 70 kilos quema unas 298 kilocalorías frente a las 600 que gasta pedaleando en ese mismo tiempo. “La actividad muscular del yoga es superior a la del reposo, pero siempre dentro de un rango bajo. Para perder toca recurrir a actividades de mayor gasto energético como el ciclismo, natación o correr”, apunta Del Coso. El yoga, añade, será un excelente complemento porque ayuda a estirar los músculos que en esos otros deportes suelen ir contraídos, mejora la oxigenación y contribuye a la concentración. Otra cosa es que al introducirse en esta disciplina se adopten hábitos de alimentación saludable (el mindful eating está muy vinculado a la relajación y la meditación) y menos calórica, y esto sí lleve a una reducción de peso”, matiza Del Coso. Tampoco tire la toalla: unas asanas al día le ayudarán a tonificar y esculpir los músculos.

Yoga para adelgazar: por qué es buena para perder peso

Todos asociamos la práctica de esta disciplina milenaria con la relajación y la flexibilidad. Te contamos porqué también ayuda a tener un peso saludable.

Cuando nos hablan de yoga, de inmediato asociamos su práctica a la meditación, la relajación y la flexibilidad del cuerpo. Conocemos sus beneficios y sabemos que es lo primero que nos recomiendan cuando estamos pasados de estrés y necesitamos bajar un cambio. Pero pocos sabemos que tiene otros beneficios: podés recurrir al yoga para bajar de peso y para tonificar el cuerpo. Te contamos cómo y por qué.

Yoga para adelgazar

Hay distintos tipos de clases y, si bien muchos de ellos apuntan a la relajación y están menos asociadas a lo que solemos entender por actividad física, hay otros que son más intensos y que exigen un esfuerzo físico que tiene excelentes resultados si buscás tonificar el cuerpo y perder peso.

Podés leer: Cómo empezar a correr: sumate a la movida runner

Justamente, por la intensidad de algunas clases y posturas, tiene efectos que a veces subestimamos:

  • Ayuda a desarrollar y tonificar la musculatura, demandando esfuerzo a ciertas partes del cuerpo en los que se concentra mayor cantidad de grasa.
  • Acelera el metabolismo: sobre todo en las posturas intensas, que elevan el ritmo cardíaco de una manera muy saludable.
  • Quema calorías.
  • Reduce la ansiedad y el estrés, que son factores asociados al sobrepeso.
  • Permite controlar la respiración y favorece la circulación sanguínea.
  • Mejora la digestión, permitiendo que el organismo aproveche al máximo los nutrientes de los alimentos y evitando la acumulación de grasas.

Yoga para perder peso

Lo primero que debemos entender es que, al ser una disciplina que enseña a calmar la mente y transitar mejor las emociones, permite controlar las situaciones de hambre emocional y sostener mejor hábitos saludables de alimentación, lo cual contribuye en gran medida a bajar de peso.

Tan es así que, tras avanzar en diversos estudios, el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos concluyó que, por sus beneficios físicos, mentales y sociales, el yoga es una herramienta integral para perder peso.

Podés leer: Secretos para limpiar la casa de malas energías

Pero vayamos a lo concreto. ¿Por qué adelgaza el yoga? Por diversos motivos. Uno de los principales tiene que ver con las asanas o posturas, que tonifican los músculos y permiten que el organismo funcione mejor, promoviendo la liberación de toxinas y mejorando la circulación. Al oxigenarse más y mejor, el organismo funciona mejor y tenemos más energía física y psicológica para controlar las ganas de comer.

Además, ayuda a comer conscientemente, lo que se llama “mindful eating”. A medida que ganamos conciencia sobre nuestros cuerpos y emociones, podemos reconocer las señales de hambre verdaderas y nutrirnos con lo que realmente necesitamos. Aprendemos a comer cuando tenemos hambre y a parar cuando estamos satisfechos.

Podes leer: Los distintos tipos de yoga: clases, posturas y beneficios

Posturas de yoga para adelgazar

Hay algunas variantes que queman más calorías y posturas que, por ser exigentes, contribuyen más con un peso saludable:

  • Bikram: es una práctica que se realiza en una sala calefaccionada, durante 90 minutos. Se hace un serie de 26 posturas exigentes que aumentan el ritmo cardíaco y demandan fuerza y exigencia física. Quema tantas calorías como correr.
  • Ashtanga o Vinyasa: en ambos todo se mueve con bastante intensidad y rapidez, con lo cual la práctica de este estilo es prácticamente como salir a correr en cuanto a calorías consumidas.
  • Hatha o Iyengar: son menos intensas, pero ayudan a bajar de peso a largo plazo porque incrementan la masa muscular y eso hace que el cuerpo queme más calorías, incluso en reposo.

Podés leer: Qué ejercicio quema más calorías

Asanas para adelgazar

Hay diversas posturas que los maestros recomiendan a aquellas personas que, además de armonizar su cuerpo, su mente y su espíritu, buscan para perder peso:

  • Postura del pez o Matsyasana.
  • Postura de la cobra.
  • Postura de la Vela.
  • Postura del Guerrero.
  • Postura del Saludo al Sol.

Cada una de las posturas o asanas permite trabajar unos músculos específicos y, por lo tanto, ayuda a reducir las grasas acumuladas en las diferentes partes del cuerpo.

Podes leer: Para qué sirve el yoga: bondades de una disciplina milenaria

Beneficios del yoga en general

Si te quedan dudas, te detallamos otras ventajas de practicar esta disciplina milenaria en forma regular.

  • Alivia tensiones y contracturas: la práctica periódica es un método natural para deshacerse de la tensión acumulada a diario, tanto en el cuerpo físico como mental.
  • Aumenta la paz interior: la verdadera paz se encuentra en nuestro interior. Junto con la meditación, es una de las herramientas más efectivas para “calmar los demonios” y lograr un equilibrio entre cuerpo y mente. Es un camino seguro hacia vivir más liviano.
  • Fortalece el sistema inmunológico: cuando algo nos preocupa demasiado o tenemos mucho estrés o períodos de depresión, nuestro sistema inmune se desequilibra y puede gatillar enfermedades. Recuperar la estabilidad suma salud.
  • Ayuda a vivir con mayor conciencia y a habitar el presente: muchas veces nuestra mente es como un mono enrejado y va y viene al pasado y al futuro, con poco o nulo registro del presente. Las disciplinas meditativas nos conectan con el hoy y mejoran la calidad de vida cotidiana.
  • Mejora las relaciones sociales: los practicantes suelen cargarse de energía y positivismo en las clases, porque logran tener una mente más relajada. Ese bienestar interior tiene un claro impacto en los vínculos y suele contagiar a los que nos rodean.
  • Ayuda a renovar la energía: si nos tomamos unos minutos para estirar el cuerpo, respirar de manera consciente y relajar la mente, podremos reponer la energía perdida a lo largo de un día intenso.
  • Mejora la flexibilidad y la postura: ayuda a lograr un cuerpo fuerte, flexible y músculos más tonificados.

Podes leer: Yoga en casa: consejos para principiantes y avanzados

Recordá que la manera de mantener un peso adecuado es llevar adelante una alimentación saludable y que lo ideal es combinar este tipo de actividades con algunas que tengan mayor exigencia aeróbica, como caminar o correr en cinta o usar un caminador elíptico o una bicicleta fija. De esa manera, podrás perder peso rápido y cuidar mejor tu salud.

Te puede interesar:

  • Medicina ayurveda: qué es y en qué se basa
  • Alimentos para aumentar la masa muscular
  • Dolor de cervicales: cómo se origina y cómo aliviarlo
  • Ejercicios de elongación para un cuerpo sano y flexible
  • Cuál es el mejor tratamiento para celulitis
  • Cómo perder grasa abdominal: menos centímetros, más salud
  • Beneficios de la caminata que seguro desconocés
  • Cómo adelgazar las piernas: menos centímetros, más salud
  • Beneficios de zumba: la diversión que adelgaza
  • ¿Es buena la natación para bajar de peso?
  • Beneficios del masaje: una técnica para cada problema
  • Para qué sirve el aloe vera: todos sus beneficios
  • Beneficios del boxeo: por qué se volvió el deporte de moda
  • Beneficios del caminador elíptico: perdé peso, sumá salud
  • Cómo combatir la celulitis: olvidate de la piel de naranja
  • Para qué sirven los electrodos: estética y salud
  • Ejercicios en casa para mujeres
  • Para qué sirve el aloe vera: todos sus beneficios

¿El yoga adelgaza?

Que hacer ejercicio es lo mejor para la salud, eso ya lo sabemos, y que si tienen algo de exceso de peso lo mejor es hacer alguna variante cardiovascular, también; pero ¿qué pasa si descubres el yoga y quieres saber si con el adelgazarás o simplemente ganarás elasticidad y como mucho la musculatura? Y es que comúnmente el yoga se conoce como una práctica tranquila, que relaja tu mente y tu cuerpo para entrar en un estado de conocimiento interior y paz mental, pero la realidad es que es mucho más que eso, aunque no lo creas.

Gracias al yoga podemos eliminar todo el estrés acumuldo en el día

Si de repente, mientras estas en tu esterilla practicando este deporte, dejas que todo fluya y realizas tus ejercicios con total tranquilidad, pero cuando te das cuenta el corazón te va a mil por hora; no te extrañes mucho. Según Macarena Cutillas, director de California Hot Yoga, «La alternancia de contracción y estiramiento de los músculos va a aumentar el flujo de la sangre y, por ello, va a incrementar el ritmo cardíaco por la comprensión y expansión que se produce en las venas». Por lo tanto, aunque no lo creas, una clase de yoga puede concebirse como deporte cardiovascular, aunque dependiendo del tipo que se realice y la frecuencia del mismo.

Más ejercicio y menos lesiones

Al ser un ejercicio que realiza sus posturas de una forma lenta pero fluida, es mucho más improbable sufrir algún tipo de lesión con el yoga que con otro deporte, ahora, tampoco es imposible. Puedes notar, quizá, que en tu primera sesión el corazón late tan deprisa que crees que se va a salir; pero después de unos meses de práctica esto empieza a calmarse. Esto se debe a que el corazón ya se empieza a poner fuerte y tonificado y no necesitar latir tanto para hacer fluir la misma sangre para realizar la misma cantidad de ejercicio.

Lo bueno de es que al mismo tiempo estarás ganado flexibilidad, lo que es muy beneficioso para enfermedades de avanzada edad como la artrosis o el reuma que tanto afecta a personas de la parte occidental del planeta, además que al tener el corazón en forma tendrás menos posibilidades de sufrir un infarto o algún fallo cardiovascular.

El yoga es un deporte en el que también se pierdern calorías

Ahora no quiere decir que no se vayan a sufrir lesiones nunca practicando yoga, pero si que al ser un deporte de bajo impacto y no tener contacto físico, es menos probable. Ahora todo puede cambiar si lo realizas en casa con vídeos de internet o un DVD, sin tener a un profesor o monitor que te corrija y ayude a realizar los asanas correctamente.

Se trata de un tipo de práctica que ayuda a relajarse muchísimo y a sentirse muy bien con uno mismo, ¿por qué? Pues simplemente por el hecho de que la meditación es una de las partes fundamentales de su rutina. Predomina la respuesta del sistema parasimpático, que trabaja el estado de calma y tranquilidad, reduciendo la adrenalina y el cortisol (la hormona que predomina en el estrés).

Trabajo a fondo en la ansiedad

Otra razón es el hecho de que cada postura tiene un momento de inhalación y exhalación, y al concentrarnos en ello y en realizarlo correctamente, conectamos con nosotros mismo y olvidamos todo lo demás. Los problemas y preocupaciones desaparecen en ese momento, ayudando esto a que el estrés del día a día y la ansiedad se puedan reducir considerablemente.

Con la ayuda de sus estiramientos puede llegar ha relajar incluso los órganos internos, produciendo una mayor fluidez del flujo sanguíneo y haciendo que éstos se regulen mucho más. Por ello esa frase del profesor (o gurú como se llama en este tipo de disciplinas), cuando habla de sentir como se masajean los intestinos, el hígado o el estómago; y es que cada postura puede afectar a un canal por el que circula la energía hacía un grupo de órganos en concreto.

El yoga tiene múltiples beneficios a nuestro organismo interno

Esto quiere decir que todas esas horas que pasamos trabajando puede hacer que la sangre corra por nuestro cuerpo como pueda, pero que al realizar una clase de yoga rompemos esos nudos y hacemos que todo vaya como debe ir, de ahí también que nos sintamos mucho más relajados. Pero, aunque el hecho de masajear el aparato digestivo, favorezca que se regule, no quiere decir que se vayan a perder kilos de una forma rápida y milagrosa. De hecho, una persona con unos 70 kilos de media, puede quemar alrededor de unas 300 calorías realizando un ejercicio completo de yoga, sin embargo, puede perder 600 en otro tipo de deporte más activo.

Otro aspecto diferente, es que al mismo tiempo que se realice este deporte también se produzca un cambio en la alimentación, haciéndola más saludable y con un aporte calórico menos; entonces si que puede ayudar a tonificar los músculos al mismo tiempo que vamos perdiendo esos kilos de más. Una combinación de buena dieta y yoga, si puede hacer notar resultados después de algún tiempo

Uno de los motivos que año tras año atrae a miles de personas hacia la práctica del yoga son los numerosos beneficios físicos que proporciona esta disciplina milenaria. Muchos de estos beneficios que el yoga nos regala están avalados por estudios científicos y, en consecuencia, médicos y terapeutas de diversas disciplinas recomiendan una práctica habitual y progresiva, adaptada a cada persona y a cada momento de su vida.

Evidentemente, el yoga no es una pócima mágica ni la solución a todos nuestros problemas de salud, pero existe un consenso generalizado acerca de sus efectos positivos sobre el organismo humano, que contribuyen a que alcancemos una mayor calidad y esperanza de vida. A continuación resumimos algunos de los más importantes:

Fortalece músculos y huesos

El yoga ayuda a fortalecer los músculos pero evita que se acumule ácido láctico en el cuerpo y no reduce la flexibilidad. Tener una musculatura definida protege los huesos, evita lesiones y previene enfermedades como la artritis.

En cuanto a los huesos, está demostrado que el yoga ayuda a reforzarlos y a frenar la pérdida de masa ósea. Además, es fundamental para prevenir lesiones y fracturas. Con el yoga también se consigue mejorar la postura corporal, algo que incide directamente en la salud de la columna vertebral.

Aumenta la flexibilidad

Más allá de avanzar en las posturas, la flexibilidad nos ayuda enormemente a evitar lesiones. Al empezar en el yoga, la falta de flexibilidad es uno de los aspectos que más dolores de cabeza provoca en el practicante, especialmente entre los hombres. Pero con constancia y aumentando progresivamente la presencia en las posturas, iremos mejorando de manera muy notable. A medida que aumenta la flexibilidad, desaparecen muchos de los dolores musculares provocados por las tensiones y por las malas posturas.

Alivia el dolor

Con una práctica bien adaptada, el yoga es muy efectivo al aliviar la mayoría de los dolores crónicos como el dolor de cuello, la artritis reumatoide, dolor de rodillas, lumbalgia, dolor de espalda crónico, ciática o fibromialgia, entre otros.

Nos mantiene jóvenes

Hay estudios recientes que sugieren que el yoga y la meditación pueden afectar al ADN, protegiéndolo del daño y también evitando y revertiendo los cambios negativos que afectan al proceso de envejecimiento del cuerpo, ya que tiene una incidencia directa sobre la actividad de la enzima telomerasa, clave para la proteger los telómeros en cada división celular. Estos beneficios también podrían evitar el deterioro cognitivo relacionado con la edad, especialmente cuando se combina con meditación.

Quema calorías

Probablemente este sea uno de los beneficios del yoga que más atrae al público general. Pero más allá de la estética, lo que más nos interesa es que en un estilo de vida saludable es importante mantener un cuerpo libre de sobrepeso. Algunas investigaciones han consensuado que la práctica del Vinyasa Yoga implica un gasto calórico promedio de 7 kcal/min, lo que equivale a quemar unas 507 calorías por hora.

Mejora la respiración

Uno de los puntos fundamentales del yoga es que nos enseña a respirar, más que correctamente, conscientemente. Sin contar con las diversas técnicas que presenta el pranayama, solo la práctica de asanas ya implica un control permanente de la respiración y, en consecuencia, una mejora sustancial en la oxigenación de todo el organismo. La respiración conocida como abdominal o diafragmática, que en la inspiración se inicia en el abdomen para continuar en la zona intercostal y terminar en la clavícula, y en la espiración sigue el recorrido a la inversa, incrementa la oxigenación de las células. Además, respirar de manera profunda y a un ritmo pausado ralentiza el ritmo cardiaco y relaja los músculos.

Refuerza el sistema inmunológico y equilibra el sistema nervioso

El yoga ayuda a reducir el nivel de cortisol, la hormona relacionada con el estrés, que como sabemos está íntimamente ligado a problemas de salud de todo tipo. Al incidir directamente en esta hormona, la práctica del yoga aumenta nuestra resistencia a enfermedades e infecciones.

Uno de los secretos del yoga documentado en numerosos estudios es que, al combinar posturas dinámicas con la relajación, resulta mucho más eficaz como herramienta para combatir el estrés que cualquier ejercicio de relajación que no vaya acompañado de ninguna otra práctica dinámica. De esta forma, además, se consigue mantener un equilibrio en el sistema nervioso.

Promueve la salud cardiovascular

Diversos estudios sostienen que el yoga combate la hipertensión y reduce los niveles de colesterol en sangre, lo que a la larga disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. También desciende la acumulación de grasa en las arterias y reduce la concentración sanguínea de interleucina-6, una molécula ligada a la respuesta inflamatoria del organismo y que parece estar implicada en los infartos, la diabetes tipo 2, la artritis y otras patologías.

Mejora el estado de ánimo en pacientes con cáncer

Aunque no hay estudios suficientes que demuestren un impacto determinante del yoga en pacientes oncológicos, sí que existe evidencia que indica que el yoga puede mejorar el humor y reducir la ansiedad, la depresión o el estrés emocional, así como aliviar el nerviosismo de personas con cáncer. Además, puede ayudar a reducir la fatiga en pacientes con cáncer de mama y supervivientes.

Para más información detallada, te recomendamos visitar la web del doctor Timothy McCall, especializada en explicar el yoga como medicina.

Ya hemos hablado de la importancia del yoga en mantener una postura correcta. Tal y como contábamos antes, el yoga se ha convertido en una disciplina muy recomendada como tratamiento eficaz para el dolor de espalda crónico e incluso para otras dolencias como dolores y contracturas musculares.

Varios estudios han vuelto a confirmar que las posturas de yoga, junto con la respiración y la meditación, alivian el dolor de la espalda, de artritis, fibromialgia, tendinitis, contracturas, y un montón de dolencias más.

Así que, el beneficio del yoga de aliviar el dolor es uno de los más útiles para todos aquellas personas que quieran realizar un deporte mientras se recuperan de alguna lesión o alivian los dolores de alguna enfermedad ósea o muscular.

2. Beneficios del yoga a nivel emocional o mental

Estos son los beneficios que más rápido se notan ya que con una sola clase de yoga puedes empezar a notarlos.

Dentro de los beneficios del yoga en la mente destacan los siguientes:

2.1 Reduce el estrés y facilita la relajación

Tener estrés en nuestra vida cotidiana se ha tomado como algo normal, pero nada más lejos de la realidad.

Hacer yoga a diario, aunque solo sean unos minutos, es el mejor remedio natural para aliviar tensiones y reducir e incluso eliminar el estrés.

No olvides que el yoga no es solo hacer posturas y ejercicio. Gracias a las asanas, las técnicas de respiración y la meditación llegaremos a un estado de relajación y tranquilidad que irán conquistando todo nuestro día para combatir el estrés tanto físico como mental y eliminarlo de una vez por todas.

No hace falta que lo leas aquí para que lo creas, se ha comprobado con varios estudios, como en las personas que cuidan enfermos de Alzheimer y cuidadores psiquiátricos que son muy propensos al estrés crónico. Pero sin duda, la mejor forma de comprobarlo es practicar yoga uno mismo.

Desde un punto de vista más biológico, el estrés es un proceso mental que afecta a nuestro cuerpo provocando una sensación de tensión (de lucha o huída) gracias a la liberación de cortisol (la hormona del estrés).

La práctica del yoga se encarga de disminuir los niveles de cortisol en la sangre de forma prolongada lo que lleva a la reducción del estrés incluso horas después de acabar la sesión de yoga.

Por lo tanto, si tienes una vida ajetreada, puedes practicar unos minutos de yoga antes de irte a dormir o incluso antes de empezar el día para conseguir la eliminación del estrés. No obstante, con la práctica y la rutina, conseguirás llevar una vida sin estrés.

2.2 Mejora nuestra concentración

Otro de los principales motivos por los que el yoga es bueno para nuestra vida es porque aumenta nuestra capacidad de concentración.

Practicar los diferentes asanas mientras se mantiene la respiración adecuada nos ayuda a focalizar y concrentarnos en nuestros movimientos y en mantener cada postura y respiración.

Y por supuesto, no solo para focalizarse en las posturas de yoga, sino para concentrarse en el Yo y en el presente mejorando así nuestra capacidad de atención y meditación.

La concentración sobre nuestra mente y cuerpo permite incluso controlar los centros neurálgicos. Estudios han demostrado que algunos yoguis avanzados pueden controlar su ritmo cardiaco, sus ondas cerebrales e incluso ligeramente su temperatura corporal gracias a la concentración en su cuerpo inducida por la meditación en el yoga.

Esto no solo sirve para relajarse, sino para llegar a un nivel de relajación mucho más profundo y en menos tiempo gracias a este gran control interior.

Por último, pero no menos importante, mejorar la concentración también es útil fuera del yoga: para focalizar nuestra atención en el estudio o en el trabajo, o para resolver problemas y conseguir un objetivo evitando distracciones.

2.3 Estabilidad emocional

El yoga y la meditación nos pone en contacto con el “yo” interior. Esto intensifica nuestra autoconsciencia y nos da una perspectiva de la vida diferente que nos libera de las emociones más destructivas como la envidia, la ira, la ansiedad, el estrés…

La estabilidad emocional es algo que viene solo con la práctica rutinaria del yoga y, como hemos visto, además de eliminar el estrés, nos sirve para manejar la hostilidad en nuestro día a día y ver cada situación desde una perspectiva más amplia.

2.4 Aumenta nuestra autoestima y mejora las relaciones

Aunque lo hemos puesto en el apartado de beneficios del yoga a nivel emocional, la falta de autoestima afecta tanto a nuestro cuerpo (dejándonos de cuidar) como a nuestra mente (queríendonos menos).

Y esto forma un bucle infinito que te puede sumergir en un pozo sin fondo.

Por suerte, hacer yoga también sirve para confiar más en ti y mejorar tu autoestima.

Más allá de la práctica, toda la filosofía del yoga nos enseña a centrarnos en mejorar cuerpo, mente y espíritu y esto se notará en nuestra autoestima como consecuencia directa.

¿Y en qué deriva tener una buena autoestima?

En empatizar con los demás, en tener sentimientos de gratitud con el resto, compasión y en saber pedir y aceptar el perdón.

¿Conoces el dicho “antes de querer a alguien quiérete a ti mismo”? Gracias a tener mejor autoestima podremos mejorar las relaciones con todo nuestro entorno.

Una persona relajada, feliz, que confía en sí misma y con estabilidad emocional es capaz de generar mucha más confianza en nuestras relaciones diarias.

Pero estos beneficios del yoga no solo te afectan a ti, sino que tú harás que otras personas se contagien de tu actitud.

2.5 Descanso

¿Quién no se ha tirado a la cama después de un duro día de trabajo o de ejercicio?

Y a pesar de estar agotados muchas veces nos cuesta conciliar el sueño.

Varios estudios han demostrado que uno de los beneficios de practicar yoga a cualquier hora del día (aunque especialmente por la noche) es que mejora tu descanso.

Gracias al yoga tenemos dos factores que nos ayudarán a tener un descanso mayor durante toda la noche: haces ejercicio; y la respiración y la meditación.

Por un lado practicar posturas de yoga quema caloría y te cansa como cualquier otro ejercicio. Pero por otro lado, la respiración (pranayama), la meditación e incluso algunas posturas como el Savasana, te ayudan a relajarte e irte a la cama con un estado de calma perfecto para conciliar mejor el sueño y dormir más profundamente.

Esto te ayudará a levantarte con mucha más energía y de mejor humor, retroalimentando así el resto de beneficios del yoga.

3. Beneficios del yoga a nivel espiritual

3.1 Paz interior

La paz interior o la paz mental se puede entender como un estado de profunda calma y tranquilidad en nuestro interior que se mantiene constante en el tiempo (o al menos durante un gran periodo de tiempo).

No es de extrañar que muchísimas personas encuentren en el yoga la forma de llegar a la paz interior y conseguir esa sensación de plenitud y de ser parte de un todo que ninguna otra disciplina te da.

La parte del yoga que se encarga de llegar a este estado de calma absoluta es la meditación. La cual también es la base para que otros beneficios del yoga se manifiesten.

3.2 Expansión de la conciencia

Aunque uno de los beneficios del yoga es el autorreconocimiento, también nos ayuda a vivir con mayor conciencia.

Muchas veces nos reconcome el pasado o nos preocupamos demasiado por el futuro. El yoga nos ayuda a centrarnos en el presente, que es el único momento en el que vivimos.

Simplemente estando en conexión con el presente nos damos cuenta de todo el entorno que nos rodea y del mundo en general. El yoga no solo nos permite tener una conciencia mayor de nosotros mismos en el tiempo y lugar actuales, sino que nos hace ser conscientes de que formamos parte de un todo: la conciencia colectiva.

3.3 El concepto de Karma y Dharma

El karma y el dharma son dos conceptos que no hay que confundir.

En el hinduismo el Dharma hace referencia a aquellas acciones que debemos hacer para estar en armonía con el universo o con el todo. Engloba conductas, leyes y normas, deberes, etc.

El concepto de Karma es complicado de explicar; es una reacción o acción al dharma que tengas. Popularmente se entiende el karma como una especie de ley universal “causa y efecto” y que se puede tener buen karma o mal karma.

En realidad el Dharma es lo que se tiene bueno y el karma es la reacción a ese dharma.

A pesar de la dificultad de comprender estos conceptos, de la filosofía del yoga surge el Karma Yoga.

El karma yoga está enfocado en el servicio a los demás. En hacer algo por los demás sin esperar nada a cambio.

Ser altruista da un significado espiritual nuevo a tu vida que te hará ser consciente de los problemas de otros ayudando a los demás también te ayudas a ti mismo.

Varios estudios, como el estudio de la Universidad de Michigan con gente mayor que hace voluntariado, han demostrado que ayuda a tener una mejor calidad de vida.

3.4 Integración de cuerpo y mente con todo tu ser

Hasta ahora habíamos hablado de los beneficios del yoga por separado. Pero sin duda alguna el auténtico beneficio del yoga en la salud es la unión de todos ellos.

La integración de las emociones, los pensamientos, el cuerpo físico y el espiritual provocan un desarrollo de cuerpo, mente y espíritu que provocan un estado de armonía más allá de tu cuerpo físico.

Es decir, sentirás un estado de plenitud que no cabe dentro de ti.

Ya has podido comprobar las ventajas de hacer yoga.

Ahora que ya sabes qué es el yoga y sus beneficios, solo te queda ponerte manos a la obra con los diferentes tipos de yoga y decantarte por el que más te guste o incluso hacer varios a la vez.

Ah, ¡y no te olvides de pasar por nuestra tienda de yoga online!

¡Námaste!

Distintos tipos de yoga: clases, posturas y beneficios

Las bondades de esta actividad física y mental hacen que cada vez más gente se sume a su práctica. Clases, posturas y todo lo que debés saber para sumarte a la movida yogui.

El yoga está de moda y personas de todas las edades empezaron a mirarlo con interés en Occidente. Las razones son muchas: quienes crean que es sólo una actividad física se pierden muchas cosas que integran el enorme poder de esta milenaria disciplina. Conocer los distintos tipos de yoga te puede ayudar a elegir cuál es el ideal para vos.

Te puede interesar: Yoga en casa: consejos para principiantes y avanzados

Es que no hablamos de un mero ejercicio físico. Practicar yoga genera beneficios mucho más amplios de lo que podés imaginar porque se trata de un estilo de vida integral, que sana, cuida y fortalece el cuerpo, la mente y el espíritu mediante la práctica de las asanas, la respiración y la meditación.

Justamente, el objetivo es aprender a expresarse con el cuerpo emocional, mental y espiritual a través de las posturas. Hay clases muy diversas para las distintas edades e intereses.

Podés leer: Para qué sirve el yoga: bondades de una disciplina milenaria

Beneficios del yoga

  • Mejora tu flexibilidad: Durante una clase se realizan varias posturas conocidas como asanas, y la flexibilidad es clave para poder realizarlas correctamente. Estirás todos los músculos del cuerpo, volviéndote cada vez más elástico.
  • Mejora tu postura: los asanas, aparte de flexibilidad, nos otorgan una mejor postura. Tanto es así que el yoga se ha convertido en un tratamiento eficaz para el dolor de espalda crónico producido por una mala postura.
  • Aumenta la concentración: uno de los principales beneficios del yoga es el aumento de la claridad mental, una virtud clave a la hora de concentrarse. Es más: un estudio realizado por la Universidad de California reveló que la práctica frecuente de yoga tiene beneficios aún mayores para la memoria y otras funciones cognitivas que el Sudoku y otros ejercicios para la memoria. Según sus resultados, el yoga fortalece el cerebro, estimula el bienestar emocional y la flexibilidad psíquica y mejora la armonía entre los dos hemisferios.
  • Ayuda a perder peso: aún en las variantes menos intensas, el yoga ayuda a cuidar el peso porque hace que seas más consciente de tu cuerpo y de su cuidado, algo que te encamina hacia una dieta más sana. Además, algunas posturas mejoran el tránsito intestinal. Podés leer: Yoga para adelgazar: por qué es buena para perder peso.
  • Mejora tu descanso: hay posturas de yoga que ayudan a dormir mejor, como Balasana o Savasana, que se usa para eliminar las preocupaciones del día.
  • Aumenta tu paz interior: es lo que buscan muchas personas que empiezan a practicar yoga y es un beneficio que llega con la práctica frecuente. El yoga mejora el control emocional, permitiendo alcanzar un estado de bienestar y armonía.

Podés leer: Ejercicios de elongación para un cuerpo sano y flexible

  • Mejora la respiración: una de las claves del yoga es la respiración. Aunque suene raro, la mayoría respiramos mal (a través de la boca en vez de por la nariz). Al respirar correctamente, logramos un mejor transporte de oxígeno en la sangre, entre otros beneficios.
  • Elimina el estrés: practicar unos minutos de yoga antes de irse a la cama es una buena forma para liberarse de la tensión acumulada durante todo el día.
  • Mejora la vida sexual: diversos estudios han mostrado que el yoga puede mejorar el deseo y la satisfacción sexual tanto en mujeres como en hombres. La explicación está en la mayor afluencia de sangre a la zona genital.

Posturas de yoga

Las posturas de yoga, llamadas asanas, son ejercicios de yoga que unen el cuerpo con la mente. Hay algunas muy sencillas, accesibles para todo el mundo, y otras a las que se llega con mucha práctica. Muchas ya forman parte de la jerga popular, como la postura del guerrero, el árbol, la cobra, el saludo al sol y el águila, entre otras.

Lo importante es saber que las asanas no consisten en imitar una postura de yoga determinada, sino en conseguir el equilibrio y la concentración en ese punto, con una respiración adecuada.

Tipos de yoga

  • Hatha Yoga: es la más común. Abarca muchas posturas e incluye un gran rango de métodos de purificación, mantras y meditación. En principio, trabaja con el equilibrio del cuerpo físico a través de las posturas o asanas. Es muy común en Occidente y no es tan demandante físicamente, por eso se avanza al mantener más tiempo las posturas.

Podés leer: Cómo adelgazar las piernas: menos centímetros, más salud

  • Ashtanga Vinyasa o Yoga de los Guerreros: es una práctica vigorosa, recomendada para aquellos que tienen o desean desarrollar una buena condición física. Proporciona fortaleza y flexibilidad a quien lo practica. Es ideal para aquellos que, para relajarse, buscan una práctica demandante, intensa y profundamente purificadora y desintoxicante. La respiración es clave en toda la serie de posturas. Genera paz y autoconocimiento. Es perfecta para adolescentes y jóvenes, o para aquellos de mente inquieta, a los que les cuesta trabajo sentarse a meditar y prefieren trabajar fuerte con el cuerpo.
  • Kundalini: se lo llama el yoga de la conciencia. Su práctica incluye posturas de yoga (asanas), respiraciones energéticas (pranayama), canto de mantras y meditación. Se practican kriyas (secuencias de asanas) específicas para fines terapéuticos. Las meditaciones duran al menos 11 minutos. La clase permite conectar con el espíritu y la devoción; es dinámica y trabaja todos los aspectos del ser humano. Es una técnica y también una filosofía de vida. Incluye enseñanzas sobre salud, nutrición, relaciones humanas, psicología práctica y ofrece una visión del ser humano en relación al universo y a sí mismo. Es excelente en casos de ansiedad, depresión, desequilibrios emocionales, vacío existencial.
  • Bikram Yoga: es una variante muy intensa que incluye una serie de 26 posturas, que se realizan a lo largo de 90 minutos en una sala calefaccionada a 42 grados de temperatura. La idea es calentar los músculos para lograr mayor flexibilidad y desintoxicar el cuerpo a través del sudor. Bikram Yoga está indicada para personas que poseen buena condición física y buscan tener flexibilidad y fuerza.
  • Acroyoga: es una práctica que reúne acrobacia, yoga, danza y, en algunos casos, masaje tailandés. Se trabaja mucho el contacto con el suelo y permite que brazos y piernas tengan máxima estabilidad y apoyo. También se trabaja con otro en posturas más “voladoras”. Es una práctica bastante extrema.

Podés ver mats para yoga en Mercado Libre

  • Iyengar Yoga: se centra en el correcto alineamiento del cuerpo en las posturas, con la particularidad de que éstas se sostienen mucho tiempo. Son clases estructuradas en las que se enfatiza la biomecánica y anatomía del cuerpo. Es una variante ideal para quienes desean aprender a realizar de forma correcta las posturas antes de avanzar hacia variantes más exigentes. Es ideal para personas con problemas de cuello y/o espalda, para aliviar un dolor o mejorar su estado de salud en general. Se usan elementos para apoyar la realización de las posturas y poder mantener el cuerpo alineado.
  • Power Yoga: es una práctica fuerte, que reta al cuerpo a un esfuerzo que termina resultando muy beneficioso en todos los planos. Diseñado para las personas que viven en el agitado mundo y desean transformar cuerpo y mente, mejora salud y la calidad de vida. La clase Power Yoga incluye series de posturas con las que se sanan y fortalecen el cuerpo y el alma. Es una combinación dinámica de esfuerzo, sudor y espiritualidad; cura, desintoxica y electrifica el cuerpo y la mente de forma profunda. Las clases hacen énfasis en aspectos psicológicos y en cómo desarrollar un estilo de vida que transforme desde el interior y el entorno.

Podés leer: Cómo descontracturar el cuello y disminuir el dolor

  • Anusara Yoga: combina el correcto alineamiento del cuerpo, la realización de posturas de forma fluida y la conexión con la divinidad. Recomendado para quienes buscan algo vigoroso, correcta alineación del cuerpo y conexión espiritual. Es muy demandante físicamente. Es una variante optimista y celebra la vida.

Te puede interesar:

  • Beneficios del caminador elíptico: perdé peso, sumá salud
  • Medicina ayurveda: qué es y en qué se basa
  • Dolor de cervicales: cómo se origina y cómo aliviarlo
  • Beneficios de la actividad física: ganá salud y bienestar
  • Beneficios de pilates: un gran aliado de la salud
  • Ejercicios en casa para mujeres
  • Cómo combatir la celulitis: olvidate de la piel de naranja
  • Beneficios de zumba: la diversión que adelgaza
  • Beneficios del sauna: el calor que cuida la salud
  • Cómo andar en rollers: consejos para subirte a los patines
  • Running: lo que debés saber para empezar a correr en cinta
  • Cuáles son los beneficios de la bicicleta fija
  • Cómo hacer un huerto en casa: paso a paso y súper fáci
  • Cómo hacer una huerta orgánica en casa
  • Qué son los alimentos orgánicos y qué opciones hay
  • Consejos para una alimentación saludable
  • Beneficios del entrenamiento funcional que podés aprovechar
  • Beneficios de la caminata que seguro desconocés

21 de Junio de 2016 – 14:35 CEST by hola.com

¡No podíamos dejar pasar el Día Internacional del Yoga, que se celebra hoy 21 de junio, sin contarte algunos de los beneficios que su práctica aporta al bienestar de tu cuerpo! Fortalece los huesos, mejora el tono muscular, la flexibilidad, aumenta la vitalidad y la energía… Y, además, cualquiera puede iniciarse fácilmente sin necesidad casi de equipamiento, tan sólo se necesita ropa cómoda, una esterilla y por supuesto ¡muchas ganas y constancia! Apunta las razones que nos dan los expertos del hotel Barceló Montecastillo para comenzar a disfrutar de esta disciplina.

  1. Reduce el estrés, gracias a que ayuda a bajar los niveles de estrés de la hormona cortisol y la presión en la sangre. Pero no solo relaja; sino que también mejora el humor, la autoestima, reduce la ira, aumenta la ecuanimidad y nos ayuda a adquirir hábitos de vida y de alimentación más saludables. Lee: ¡Olvídate del estrés practicando yoga!
  2. Calma el dolor. Hay estudios que demuestran que la práctica de esta disciplina ayuda a disminuir el dolor a los pacientes con cáncer, esclerosis múltiple, artritis o hipertensión. Y es que roduce un masaje profundo en los órganos y glándulas del organismo, lo que mejora el funcionamiento de todos los sistemas corporales, circulación sanguínea, digestión, respiración, eliminación, sistema endocrino, y cómo no, el sistema nervioso. Lee: Posturas de yoga que alivian el dolor menstrual
  3. Mejora la respiración, ya que la práctica de esta disciplina enseña a respirar correctamente. Lee: Aprende a controlar tu respiración de yoga y pilates
  4. Aumenta la flexibilidad y el equilibrio. Aunque al principio ni siquiera se llegue a tocar la punta de los dedos con las manos, los avances con cada clase son muy notables. Lee: Posturas de yoga para mejorar el equilibrio
  5. Potencia la fuerza. En yoga se trabajan todos los músculos del cuerpo en tan solo una postura, ayudando literalmente a muscular todo el cuerpo de la cabeza a los pies. Lee: El yoga que más te conviene
  6. Ayuda a controlar el peso, porque la filosofía de vida yogui potencia hábitos saludables. Lee: ¿Sabías que el yoga te ayuda a mantener tu peso ideal?
  7. Mejora la circulación en todo el cuerpo, especialmente en las áreas más complicadas como muslos y piernas. Lee: Ejercicios para mejorar la circulación de las piernas
  8. Es bueno para el corazón porque al controlar la respiración, practicar deporte y reducir el estrés, se está previniendo enfermedades cardiovasculares.
  9. Ayuda a focalizar. Un nuevo camino a la concentración, la coordinación, tiempo de reacción y memoria.
  10. Paz mental. Muchas personas que practican esta disciplina se vuelven yogi-addicts ya que no solo es visto como un deporte sino como una filosofía de vida. Lee:’Mindfullness’ para principiantes: cómo comenzar a meditar

Yoga: 21 motivos por los que practicar esta saludable disciplina

Todo lo que escuchamos y leemos sobre yoga es positivo, y no es para menos. Esta disciplina es una de las más completas ya que no solo ejercitas el cuerpo sino también la mente. La paz y la calma están muy asociadas al yoga, lo que se traduce en beneficios directos para nuestro cuerpo. Si todavía no estás convencida, ¡sigue leyendo! Te vamos a demostrar que el yoga es el mejor entrenamiento del mundo.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

​Fortalecer tu cuerpo no es, ni de lejos, lo mejor que puede hacer el yoga por ti. Tener paz mental repercute en muchos sentidos de tu vida, te hace ir con más calma ante los problemas, te ayuda a valorar lo que realmente es importante e incluso puede ayudar a mejorar tu vida sexual. Si todavía no te has iniciado, ¿a qué estás esperando? Practicar deporte solo tiene ventajas para la salud, así que te proponemos diferentes posturas aptas para todos los niveles con las que podrás empezar hoy mismo.

1. El yoga ayuda a apreciar tu cuerpo

El yoga es un ejercicio progresivo, el primer día no podrás tocarte la punta de los pies con los dedos, pero a medida que sigas entrenando verás como cada vez tu flexibilidad es mayor y estás mucho más cerca. Un día lo conseguirás y esto permitirá que aprecies todo lo que tu cuerpo es capaz de hacer, ¡no subestimes tus capacidades!

2. Te fortalece por dentro y por fuera

El yoga es un deporte perfecto si tu objetivo es fortalecer los músculos, pero también ayuda al sistema inmunológico a hacerse más fuerte. Muchas de las posturas o asanas de esta disciplina fomentan el buen funcionamiento del metabolismo y del sistema circulatorio.

Descubre: 20 posturas de yoga para todos los niveles

© iStock

3. El yoga es un entrenamiento completo

No hay músculo que no se ejercite con el yoga. Los brazos, las piernas, glúteos… Todo tiene su postura para ser trabajado con esta disciplina. Como has podido ver en el vídeo, con algunos ejercicios de yoga incluso podrás trabajar el suelo pélvico, ¿qué más se puede pedir?

4. Es un ejercicio de bajo riesgo

Si eres runner, por ejemplo, sabes que tus articulaciones se pueden ver afectadas por el impacto contra el suelo. En cambio el yoga, como se hace de forma gradual, la elasticidad y flexibilidad de los músculos se va consiguiendo poco a poco, por lo que el riesgo a sufrir una lesión se reduce al mínimo. Esto convierte al yoga en un ejercicio perfecto para diferentes estados físicos.

5. Puedes hacerlo en cualquier lugar

No existe un sitio perfecto para practicar yoga, ¡todos los lugares valen! Lo mejor es que encuentres el tuyo, donde te sientas cómoda y estés tranquila. La playa es un lugar ideal, pero el salón de tu casa también, no tiene ningún tipo de restricción ya que no es necesario un material concreto ni unas condiciones especiales.

6. Aumentará, con creces, tu flexibilidad

Las posturas o asanas del yoga combinadas con todos los estiramientos que esta disciplina nos ofrece, harán que tus músculos tengan una flexibilidad mucho mayor.

7. Puede ayudarte a controlar los antojos

El yoga no solo es una práctica física, ¡es todo un estilo de vida! Tomar conciencia de tu cuerpo y de que hay que cuidarlo es otro de los beneficios que aporta. Por eso cuando te conviertes en una yogui, mantener a raya todos esos alimentos que no te benefician es más sencillo. Lo mejor es llevar una alimentación saludable, por eso, si te entra algún antojo, mejor comer alimentos bajos en calorías.

Descubre: Perfectos y deliciosos: 50 alimentos bajos en calorías

© Unsplash

8. Reduce los dolores menstruales

Varias posturas o asanas de yoga reportan muchos beneficios en esos días del mes. En primer lugar porque favorecen la calma del sistema nervioso, y ,en segundo, porque fortalecen y relajan los músculos del vientre.

9. Alivia la tensión

Es cierto que todos los deportes ayudan a combatir el estrés, esto se debe a que cuando ejercitamos nuestro cuerpo se liberan endorfinas. Con el yoga pasa lo mismo pero además, combinado con la filosofía de esta disciplina, hará que veas los problemas desde otra perspectiva.

10. Te ayuda a aclarar la mente

¿Cuántos pensamientos te agobian cada día? La práctica de yoga puede ayudarte a olvidarlos durante un tiempo, ya que te ayuda a despejar la cabeza y a centrarte en tu cuerpo. Deja la mente en blanco y preocúpate solo de hacer bien los movimientos y las posturas de yoga. De esta forma lograrás combinar los beneficios de las posturas a nivel físico y de la meditación para liberar la mente de todo lo negativo.

11. Aumenta la confianza en nuestro cuerpo

No solo verás que tu cuerpo es más fuerte día a día sino que además todos los complejos que puedas tener dejarán de tener importancia. Estás sana y tu cuerpo es capaz de hacer todo lo que te propongas, ¿qué más necesitas?

12. Ayuda con dolores y molestias

Esta disciplina hace maravillas con los dolores de cuello y espalda. Ejercitando los músculos de estas dos partes del cuerpo hacemos que sean más flexibles.

13. Nunca es aburrido

Hay mil maneras de practicar yoga, es imposible caer en la rutina con esta disciplina. No solo hay infinidad de lugares dónde practicarlo sino también varias modalidades: Hatha, Vinyasa, Kundalini… Con calor (hot yoga), encima de una tabla de surf o con diferentes intensidades, ¡vas a querer practicarlas todas! Además, puedes practicarlo con quien quieras.

14. Abre la mente

Hacer yoga es un momento de liberación, por lo que ser comedida no es lo más adecuado. Si eres tímida te ayudará a desinhibirte. Ten en cuenta que los sonidos de relajación y las posturas un tanto imposibles no son aptas para vergonzosas, así que antes de entrar a las clases, ¡deja las inseguridades fuera!

15. Mejora el funcionamiento del organismo

La respiración en yoga es un pilar fundamental de esta disciplina, no solo porque ayuda con la concentración y a la meditación, sino también porque reduce el estrés y además favorece la correcta oxigenación de la sangre. Esto es muy bueno para el organismo ya que mejora su funcionamiento.

16. Formas parte de una comunidad

El yoga es todo un movimiento que ha acogido a un montón de personas diferentes de todo tipo. Por lo que vayas a donde vayas encontrarás a alguien con el que compartir la pasión por este deporte.

17. Mejora tus hábitos alimenticios

Cuando adoptas este nuevo estilo de vida no solo vale hacer las posturas, hay que meterse de lleno. Esto conlleva cambiar tus hábitos alimenticios y comer de la forma más saludable posible. Tu cuerpo es un templo al que debes rendir culto, y para conseguir una sintonía entre él y tu mente tendrás que añadir una buena alimentación, además de ejercitar tu cuerpo.
Una buena forma de mejorar tu dieta es haciendo cenas poco pesadas, si necesitas inspiración te dejamos 30 ideas perfectas para terminar el día.

Descubre: 30 recetas fáciles y sanas para mantener tu peso

© Getty

18. Ayuda a dormir mejor

De la misma forma que el yoga ayuda a combatir el estrés, también ayuda con el insomnio. El yoga ayuda a nuestra mente a desconectar por lo que es más fácil dormir mejor. Además hay una serie de ejercicios conocidos como panyarama y relajación que alivian la tensión en el cerebro y facilitan la conciliación del sueño. Además, también aumenta la calidad del mismo, por lo que tu nivel de energía será mayor.

19. Es un deporte económico

El yoga es un deporte muy económico. Una vez conocidas todas las posiciones solo necesitas una esterilla y ponerte a practicar. Hay muchas aplicaciones gratuitas para smartphones o vídeos de YouTube que te ayudarán con tus progresos en esta disciplina. Eso sí, es cierto que para determinadas posturas o asanas es muy recomendable la supervisión de profesores expertos en esta disciplina para evitar lesiones.

20. Cualquier momento es bueno para practicarlo

Si eres de las que les gusta hacer deporte nada más levantarse el yoga es estupendo, pero si solo tienes tiempo para hacerlo por la tarde tampoco pasa nada, es buen momento también. Y si lo que te gusta es hacerlo antes de ir a dormir, ¡perfecto! No hay horarios fijos, ya que ningún momento del día es mejor que otro para ponerlo en práctica.

21. Ayuda a mejorar tu vida sexual

Con unos músculos más fuertes, mayor flexibilidad y la mente más despejada… ¡El sexo es mucho mejor!

Descubre: Vientre plano: posturas de yoga para fortalecer el abdomen

LOS 10 PRINCIPALES BENEFICIOS DE YOGA

Perder peso, poder tener un cuerpo fuerte, flexible y saludable, evidenciar una piel suave y brillante, y aquietar la mente, son algunos de los diferentes objetivos que bien podría haberse planteado alcanzar, y que se logran en forma conjunta, sencilla y natural a través de la asidua práctica del yoga. Sin embargo, a menudo, el yoga es parcialmente comprendido como una práctica limitada a la realización de posturas físicas (asanas). Desde esta perspectiva, su utilidad se percibe únicamente a nivel físico, pasando desapercibidos los beneficios que ofrece el yoga al buscar la unión y el equilibrio entre el cuerpo, la mente y la respiración. Es evidente que cuando uno está en armonía, el camino de la vida se vuelve más sencillo de transitar, se es feliz y se disfruta plenamente.

Entonces, como se advierte, los beneficios del yoga se manifiestan en el plano físico, mental y emocional. A continuación destacaremos, a nuestro entender, los principales diez beneficios de la práctica regular del yoga.

1 Buena Condición Física Durante Todo el Año.

Se está saludable no sólo cuando se tiene una buena condición física, sino que se complementa con un equilibrio mental y emocional. Como plantea Sri Sri Ravi Shankar: «La salud no es una mera ausencia de enfermedad. Es una expresión dinámica de la vida -en términos de cuán alegre, cariñoso y entusiasta eres-«. Aquí es donde esencialmente recaen los beneficios del yoga, mediante la realización de asanas (posturas físicas), pranayamas (técnicas de control de la energía vital) y meditación, todo lo cual conforma un conjunto con una visión holística.

2 La Pérdida de Peso.

¡Lo que muchos ansían! Otro de los beneficios del yoga. La práctica del Surya Namaskar (“Saludos al sol”) y el pranayama Kapalbhati son dos de las diferentes técnicas que el yoga brinda para la pérdida de peso. Además, con la práctica regular del yoga tendemos a volvernos más sensibles acerca de la clase de alimentos que nuestro cuerpo debe ingerir y el momento adecuado para hacerlo. Esto también ayuda a mantener un control del peso.

3 El Alivio de la Tensión.

La práctica diaria de unos pocos minutos de yoga pueden ser un método para deshacerse de la tensión acumulada a diario (tanto en el cuerpo como mental). En efecto, las posturas que plantea el yoga, los pranayamas y la meditación son efectivas técnicas para liberarnos del estrés acumulado a lo largo de nuestra vida. Puede experimentar cada uno de estos beneficios –y otros tantos- al participar en el curso de Yoga El Arte de Vivir Nivel 1 y posteriormente Nivel 2.

4 La Paz Interior.

Todos anhelamos visitar y sentirnos conectados con lugares serenos, tranquilos y rodeados de una belleza natural. No obstante, pocas veces tomamos consciencia que la verdadera paz se encuentra en nuestro interior, motivo por el cual es recomendable un breve recreo diario para experimentar esta maravillosa sensación, mediante las prácticas del yoga y la meditación. El yoga también constituye una de las herramientas más efectivas –al igual que la meditación- para apaciguar una mente perturbada.

5 Mejora la Inmunidad.

Nuestro organismo es una combinación perfecta de cuerpo, mente y espíritu. Por ello, una irregularidad a nivel físico afecta el plano mental; del mismo modo, cualquier inquietud presente en la mente puede manifestarse como una enfermedad a nivel físico. Las posturas de yoga no sólo masajean los distintos órganos internos, sino que además fortalecen el sistema muscular; complementariamente, las técnicas de respiración, los pranayamas y la meditación ayudan a liberarnos del estrés y mejoran nuestro sistema inmunológico.

6 Vivir con Mayor Conciencia.

La mente está constantemente involucrada en diversas actividades y pensamientos -oscilando entre el pasado y el futuro-, y sin nunca permanecer en el único momento que existe (el presente). Simplemente siendo conscientes de esta tendencia mental, podemos liberarnos del estrés y relajar nuestra mente. El yoga y los pranayamas ayudan a esta toma de conciencia y a traer nuestra mente al momento presente, donde puede permanecer feliz y concentrada.

7 Mejores Relaciones.

¡Resulta sorprendente, pero el yoga puede incluso ayudar a mejorar su relación con su pareja, sus padres, amigos o seres queridos! Una mente que está relajada, feliz y contenta es capaz de afrontar de manera sensible y sensitiva nuestras relaciones diarias. El yoga y la práctica de la meditación ayudan a mantener la mente feliz y en paz; beneficios de los cuales se verán alcanzados las personas cercanas a usted.

8 Aumento de Energía.

¿Se siente completamente agotado al final del día? Pasar de una tarea a otra durante todo el día puede ser bastante agotador. Tan sólo unos pocos minutos diarios de yoga nos ofrecen el secreto para sentirnos frescos y llenos de energía, incluso después de un largo día. Asimismo, diez minutos diarios de meditación guiada otorgan beneficios inconmensurables, dejándonos renovados y revitalizados a pesar de un día agitado.

9 Mayor Flexibilidad y Mejor Postura.

Tan sólo tiene que incluir la práctica de yoga en su rutina diaria para poder beneficiarse de un cuerpo fuerte, flexible y saludable. Además, el yoga colabora en estirar, tonificar y fortalecer los músculos del cuerpo. También ayuda a mejorar la postura del cuerpo, ya sea al momento de pararnos, sentarnos, dormir o caminar, lo que a su vez, producirá un alivio en el cuerpo físico como consecuencia de una postura incorrecta.

10 Mejor Intuición.

El yoga y la meditación tienen el poder de mejorar tu capacidad intuitiva, para que sin esfuerzo te des cuenta de lo qué hay que hacer, cómo y cuándo, obteniendo de ese modo el mejor provecho posible. Realmente funciona, simplemente tienes que experimentarlo por ti mismo.

Recuerde, el yoga es un proceso continuo. Así que continúen practicando! Cuanto más profunda sea su práctica de yoga, mayores serán sus beneficios.

Si bien la práctica diaria del yoga otorga beneficios inconmensurables, no significa que se pueda considerar un sustituto de la medicina tradicional. Es importante aprender y practicar técnicas de yoga bajo la supervisión de un maestro Sri Sri yoga. Sepa que en caso de cualquier prescripción médica, deberá realizar sus prácticas de yoga después de consultar a un médico y a un maestro Sri Sri Yoga.

Encuentra tu curso de Yoga El Arte de Vivir en cualquier sucursal del Arte de Vivir cercano a tu domicilio.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *