0

Besos con lengua largos

Tabla de contenidos

5 cosas que nunca debes hacer en un beso con lengua

Un beso, es un momento de intimidad marcada por la entrega y la señalización de afecto. No existe, por lo tanto, un camino previo para llegar a él, y, por lo tanto, ni para ejecutarlo tampoco: su surgimiento y sus características van a depender de la pareja involucrada y del momento. Algunos consejos, sin embargo, pueden ser muy útiles.

Comenzando por lo principal

El beso se inicia con suavidad, por lo que esos labios que se besan desagradables endurecido, seco, agrietado no son de buen gusto. Beba agua regularmente lo que, por cierto, es bueno para su salud general, use hidratante labial especialmente en los días más secos, preferentemente más de una hora antes del beso, para que su pareja sienta sus labios blandos.

Una buena idea puede ser ir a dormir después de aplicar la pomada para hidratar la piel en los labios. El mal aliento y otros indicios de falta de higiene son otras desagradables situaciones en el momento: cepillarse los dientes regularmente, bañarse regularmente, arreglarse bien, esto si es bueno. Si tiene problemas con su aliento, busque un dentista.

Sea suave

No se trata de una carrera o una guerra, movimientos muy bruscos o mover la lengua muy rápido, esas cosas pueden echar todo a perder. Lo mejor es explorar los labios y la lengua de la pareja con calma, con movimientos circulares en los sentidos horario y anti horario, con algunos movimientos aleatorios entremezclados.

No exagere

Mover la lengua muy rápido y bruscamente, como si estuviera en un duelo con la otra persona, abrir la boca, comportándose como si estuviera queriendo tragar al otro individuo participante no son buenas ideas. Además, besos de lengua largos e ininterrumpidos suelen ser contraproducentes: si el beso dura mucho, mezcle algunos sellos en el procedimiento y dé algunas pausas, para recuperar el aliento.

El beso no se queda solo en los labios

El beso es una demostración de cariño, afecto. ¿Por qué no unirlos a unos cariños aplicados en los cabellos y en el cuerpo de la pareja? Además, ¿para qué fijarse sólo en los labios cuando vas besar? Hay también cuello, mejillas, frente, etc.

Sea creativo

Como se dijo arriba, no hay un guion para un beso, y menos si es un beso con lengua, justamente porque es, o debería ser, producto espontáneo del momento, de la interacción entre los dos.

Variación, improvisación e interacción son los reyes en ese momento ningún beso es igual al otro. Es necesario sentir el compañero e ir combinando sus movimientos con los suyos. Una buena idea puede ser entremezclar ligeras mordiscadas durante el beso.

Para muchas personas, el no saber cómo besar bien en la boca es un hándicap. Los nervios y el hecho de no preparar bien la situación pueden arruinar un momento que debe ser bonito, cálido y excitante.

Si no tienes mucha experiencia besando o crees que no lo haces correctamente, es posible que necesites algo más de preparación en el arte de besar. Al igual que ocurre con otras muchas cosas, besar bien es cuestión de práctica, debemos controlar nuestra respiración y no dejarnos llevar por los nervios o las prisas. En el caso de que sea tu primer beso con alguien, te vamos a dar unas indicaciones para que todo salga de cine y, posteriormente, vamos a darte unas pautas para besar bien con los labios cerrados y con los labios abiertos. ¡Nada saldrá mal si sigues estos consejos!

Prepárate para el beso

Mantén tus labios preparados: lo primero que se debe hacer es tener cuidados los labios y bien limpia la boca. Es importante tener los labios cuidados con un protector labial. Los dientes deben estar bien cepillados y el aliento debe ser agradable. A ninguna persona le gusta besar a alguien que tenga mal aliento, ¿no crees?.

Aliento fresco: nunca está de más llevarse un caramelo para refrescar el aliento. Si vais a cenar, procura que la cena no sea demasiado picante o tenga ajo, cebolla, pescado o quesos fuertes porque hacen que el aliento huela mal.

Nervios fuera: hay que confiar en uno mismo. Es lógico que, al dar un beso, tengamos nervios, sobre todo si es la primera vez. Se debe intentar estar lo más relajado/a posible.

El primer beso

Un primer beso es un momento importante, puede ser el comienzo de algo muy bonito y por ello prepararlo para que todo salga de película es altamente recomendable. Si vas a tomar la iniciativa de dar un primer beso, puedes seguir los consejos que te vamos a dar a continuación para que todo salga perfecto.

Elige un lugar romántico: un ambiente romántico puede ayudar mucho. Si es un espacio público evita que haya mucha gente cerca, ya que pueden estropear el momento. Lo mejor es buscar un lugar que ofrezca intimidad, os sentiréis más cómodos y estaréis más concentrados el uno en el otro.

Prepara el momento: busca el momento adecuado, una vez lo tengas, no debes lanzarte sobre el chico o la chica para dar el beso. Tómatelo con calma, empieza por conseguir algo de contacto físico, una caricia en el brazo o acercarte al cuello de tu compañero/a para oler su perfume pueden ser unas ideas para tener un contacto más cercano antes de besarle.

Consigue contacto visual: una vez hayas conseguido acercarte más a tu pareja, puede ser el momento de dar el beso, pero antes debes establecer contacto visual. Normalmente y según establecen ciertos estudios del lenguaje no verbal, si mira tus labios, es que también está deseando besarte.

El momento del beso: es el momento del beso, acércate lentamente hacia sus labios con cuidado de que no haya choque de nariz. Para ello, ladea tu cabeza ligeramente hacia el lado que te resulte más cómodo besar. Cuando vuestros labios se junten, cierra los ojos.

Labios relajados: a veces, las ganas de besar y los nervios del momento pueden hacer que lo echemos todo por la borda juntando demasiado los labios, con demasiada fuerza. Debes tener los labios relajados y entreabiertos. Deja que el momento fluya por sí solo.

Respira: no tener un buen control de la respiración puede echar al traste todo el momento. Es fundamental que respires por la nariz. Puedes entrenar la respiración unos días antes del momento del beso, para ello puedes simular el que besas a tu chico o chica, besando tu mano a la par que controlas la respiración.

Controla el tiempo: no debes dar un beso ni demasiado largo ni demasiado corto, intenta que no dure más de 30 segundos, os quedaréis con ganas de más y… ¡Esa es la idea!.

Finaliza el beso con una sonrisa: aléjate suavemente de tu pareja mientras vas abriendo los ojos y recibe su mirada con una sonrisa, de este modo le estás diciendo que te ha encantado. Puedes aprovechar para decirle algo bonito.

Besar con los labios cerrados

Tómatelo con calma: las prisas no son buenas y cuando vamos a besar tampoco. Acércate suavemente a tu pareja y dale un par de besos suaves y lentos con los labios cerrados. Mantén los ojos cerrados cuando pongas en contacto tus labios con los suyos.

Segunda ronda: tras los primero besos iniciales, sepárate un poco de tu pareja, abre ligeramente los ojos y aprovecha para introducir tus manos en escena. Tócale la cara o acaríciale el pelo mientras te acercas suavemente para volver a besarle.

Rodéale con los brazos: si todo va bien, es el momento de aumentar más el contacto físico, rodéale con los brazos mientras le besas. Es posible que llegados a este punto aumente la pasión entre vosotros y sea un buen momento para dar un beso con los labios abiertos.

Besar bien con los labios abiertos

No empieces directamente un beso con los labios abiertos, ya que suele ser una muestra de no controlar la situación. Si besas directamente con la boca abierta, puede que tu pareja interprete que estás yendo demasiado rápido, por lo que es mucho mejor comenzar este tipo de beso tras haberos besado previamente con los labios cerrados.

Abre la boca ligeramente: no abras la boca demasiado, sólo lo justo para poder acariciar suavemente el labio inferior de tu pareja con los tuyos.

La lengua quieta: al menos de momento, céntrate primero en juguetear con los labios, no hay prisa para que la lengua entre en el juego.

Juguetea con la lengua: es el momento de comenzar a usar la lengua. Comienza juntando de forma muy suave la punta de tu lengua con la suya, haz movimientos lentos para que sea fácil seguir a tu pareja o para que tu pareja te siga a ti.

Usa las manos: no olvides acariciar la cara o el cuerpo de tu pareja con las manos a la par que le besas, añadirá mucha más pasión al momento.

Un beso más apasionado: si todo va bien, puedes dar más juego a tu lengua e introducirla más en la boca de tu pareja jugueteando con su lengua con movimiento lentos. Haz movimientos en círculo siguiendo un ritmo moderado.

Esperamos que los consejos te hayan resultado útiles y que disfrutes de la situación cuando llegue el momento de besar a esa persona que deseas.

Como aprender a besar con lengua por primera vez a un hombre romántico

Besar con lengua en el primer beso es muy arriesgado, olvídate. Primero gana confianza. Hay una forma segura como aprender a besar con lengua. Si realmente te gusta ese hombre y quieres todo tu amor con él sigue leyendo.

… 9 pasos, como saber cuando besar con lengua, qué tan buen besador eres

Ten en cuenta que atreverse a poner la lengua en un beso denota un acto de confianza muy explicita. Al beso con lengua también se le llama beso francés. Hay que tener mucho cuidado de que no se convierta en una experiencia desagradable.

Lo mas importante para aprender a besar con lengua es tu autoconfianza y respeto a tu pareja. Te debe importar mucho lo que ese chico sienta.

1.- Si no tienes cuidado puedes hacer que se incomode

… 8 formas, como besar con lengua paso a paso, lo que realmente atrae

Un beso con lengua es lo mas emocionante al que una pareja puede llegar. Muchas parejas recuerdan mas algún beso que cualquier otra circunstancia. Pero ese recuerdo no siempre es el mejor.

… 14 consejos de como besar por primera vez en la boca a una persona

Tu primer beso con un hombre nunca debe ser un beso con lengua. A menos que los dos sean amantes de los deportes de riesgos. En las relaciones de pareja siempre es mas romántico ir lento pero apasionados.

Lo que realmente quieres con ese hombre es disfrutar de la vida. Además debes saber que a los hombres les gusta tomar la iniciativa, quieren estar a cargo del asunto. Obvio, hay excepciones.

2.- Para aprender a besar con lengua hace falta confianza

… Cuando un hombre esta enamorado te saluda con estas palabras, siempre

La mejor forma como besar con lengua es que tengas paciencia con tu pareja. Cada persona tiene sus gustos he ideas sobre el amor, los besos y las relaciones.

La mejor manera de ganar confianza con tu pareja es con besos simples, miradas y conversaciones. Pero sobre todo con besos y caricias en confianza. Cuando lo beses también acarícialo y siente como lo toma.

En la medida que observes sus reacciones a tus besos iras captando por donde ir. Por ejemplo tienes que aprender a sentir cuanto se emociona cuando lo besas. Todo poco a poco.

3.- Mira tutoriales de como besar con lengua

… Para atraer y conquistar a un hombre, míralo de esta forma muy sutil

Lo mas importante en el amor es pasar mas tiempo de calidad con tu pareja. Así que, para qué apurarse. No quiero decir que no seas autentica y apasionada, simplemente que seas consciente de todo.

… Mostrando interés solo con la mirada puedes conquistar a un hombre

Los malos entendidos son muy frecuentes en los primeros contactos de pareja. Por eso es mejor moverse en el respeto mutuo e ir ganando confianza paso a paso. Los primeros besos son para conocerse mejor mutuamente.

En el siguiente video de tips de belleza, tienes un tutorial de Como besar por primera vez, qué hacer con la lengua. Ahora aprende paso a paso como besar y que hacer con tu lengua.

4.- Un beso bien dado es el comienzo del buen amor

… 10 consejos, como besar a tu enamorado por primera vez para que le guste

La mejor forma como aprender a besar con lengua es ir a la practica. Pero ten claridad de lo que realmente quieres, de lo que estas dispuesta a aceptar y hasta donde llegar.

El mejor momento emocionante de una pareja comienza con la mirada y continua con un beso. Si los besos que comparten no se sienten bien, si no te dan confianza, será difícil continuar.

Aprender como besar con lengua significa entregarte a ese momento, totalmente atenta. Como en un baile donde todo es armonioso. Uno y otro se sigue las sensaciones.

En el siguiente video, Como besar rico, aprende a besar bien con lengua.

5.- Como besar con lengua por primera vez

… Como besar a una mujer en el cuello, 9 formas, demostrarle que te gusta

En las relaciones de pareja es muy importante comprenderse desde el primer beso. La forma como sientes ese primer beso puede ser el final o el comienzo de tu relación con ese hombre.

Muchas parejas se casan sin siquiera darse un autentico beso con lengua. Luego con la convivencia del matrimonio se dan cuenta que ni siquiera el beso les gusta con ese hombre.

El amor de tu vida es aquel que sabe besar, hacerte sentir preciosa y deseada. Entonces como besar con lengua por primera vez?

Se optimista, coqueta y juguetona. Con tus dedos delicados toma el labio inferior de tu hombre. Ahora míralo con amor a sus ojos, sonríe, vuelve a mirar a sus labios y con suavidad rózalo con tu lengua.

Luego presiona tus labios contra los suyos. Juega con sutileza con tus labios y sus labios sin ir tan rápido, siempre atenta a sus reacciones. Cuando es un buen beso, tu piel comienza a erizarse.

6.- Se intensa, apasionada pero delicada, femenina

… 9 pasos, como aprender a besar por primera vez al chico que me gusta

Puedes ser muy intensa tomando la iniciativa. Con seguridad pero con delicadeza. Acerca tus labios a los de el y ponlos encima, aprieta un poco tu rostro y succiona un poco su labio.

Cuando sientas que hay un poco mas de confianza usa un poco de lengua. Tu lengua no debe quedarse quieta, siempre debe moverse. Como aprender a besar con lengua por primera vez:

— Si estas decidida por un beso francés toma su cuello y acércate a su rostro

— Si esta sentado colócate en sus piernas, bésalo y juega con tu lengua

Una forma como besar con lengua por primera vez es no jugar demasiado con la lengua. No es bueno que te entusiasmes con demasiados experimentos.

No seas muy impulsiva, no lo sorprendas con tu lengua pues puede dar ganas de vomitar. Pon atención al lenguaje corporal, observa si lo esta disfrutando. Un beso con la lengua es mucho mejor si lo haces lento, suave.

A una mujer le gusta el romance, que su hombre sea muy cariñoso. Pero el hombre quiere obviar todas esas cosas, ir al grano. Así que siempre ten en cuenta que un beso con lengua es entre dos personas que se deben respetar.

Enlaces henrimeilhac, joanna, sirbusorin

Besar a alguien es uno de los actos más maravillosos a la disposición del ser humano. No importa si es por amistad, cariño familiar o amor. La inmensa mayoría de los besos que damos a lo largo de nuestras vida están asociados a situaciones con una gran carga emocional, pero hay mucho más detrás.

La ciencia se ha encargado de estudiarlos para averiguar qué nos impulsa a darlos, por qué provocan las reacciones que entrañan y por qué son un fenómeno universal. Algunas de estas preguntas tienen respuesta, otras siguen siendo un romántico enigma.

No somos los únicos besucones

Sí, el ser humano es de las pocas especies con la capacidad de besar. Pero no es la única. Se ha observado cómo otros primates juntan los labios para expresar emociones como el afecto o la reconciliación.

En busca de la razón evolutiva

No está claro el origen antropológico de los besos, aunque se cree que puede tener que ver con la asociación del acto de mamar. También con la costumbre de los padres de algunas culturas de masticar la comida y pasarla a la boca de sus hijos.

Por otro lado, algunos investigadores consideran que la costumbre de dar besos en la mejilla puede deberse a la acción de oler la cara, utilizada en peldaños evolutivos anteriores para reconocer a un ser querido.

Besar es como una droga

Según diversas investigaciones, el acto de besar promueve la liberación de dopamina, un neurotransmisor que también se asocia al consumo de drogas.

Como resultado, las pupilas se dilatan, aumenta la sudoración, se acelera el ritmo cardíaco y crece una profunda necesidad de seguir besando a la otra persona.

No besamos a cualquiera

Según un estudio de mediados de los años 90, las mujeres tienden a besar a aquellos hombres cuyo olor corporal se asocia a genes inmunológicos complementarios a los suyos, que promoverían una descendencia con defensas muy fortalecidas.

Para realizar el estudio un grupo de mujeres tuvieron que oler las camisetas de un grupo de hombres desconocidos, que previamente se habían duchado con el fin de que su olor corporal fuese lo más tenue posible.

Besar calma

Los besos, especialmente si se llevan a cabo de forma regular, disminuyen los niveles en sangre del cortisol, también conocido como hormona del estrés, por lo que se asocian a una profunda sensación de relajación.

La relación entre los besos y el amor

Dejando a un lado el beso protocolario de algunas culturas, el acto de besar se asocia por normal general al apego emocional, ya sea de cariz amoroso, familiar o amistoso.

Por eso, no es extraño que los besos generen un aumento de los niveles de oxitocina, conocida como la hormona del amor, tanto en hombres como en mujeres.

Tanto es así que el número de besos en una pareja ha llegado a relacionarse directamente con el estado de la relación, en contraposición al sexo. En muchos casos las relaciones sexuales pueden ser escasas aunque la relación emocional esté profundamente consolidada.

Hay quien teme a los besos

La filemafobia es la fobia de los que temen irracionalmente los besos de amor, llegando a entrar en pánico si alguien intenta darles uno.

Por qué besamos con lengua

Las encuestas suelen manifestar la preferencia de los hombres por los besos con lengua frente a los simples «piquitos», que no producen intercambio de saliva.

Al parecer, esto se debe a que la saliva contiene pequeñas cantidades de testosterona que pasan a la otra persona durante el beso, generando un aumento de su libido muy útil de cara a la reproducción.

Muchos músculos, pero uno indispensable

En un beso participan 34 músculos faciales, junto a otros 134 músculos del resto del cuerpo, que favorecen que la postura sea la más adecuada.

Sin embargo, el músculo principal en este tipo de movimientos es el orbicularis oris, conocido comúnmente como el músculo besador.

Casi todos tuercen la cara hacia la derecha

Según un estudio de psicólogos de la Universidad Ruhr de Bochum, dos tercios de las personas tuercen la cabeza hacia el lado derecho cuando besan en lo que podría ser una imitación inconsciente de la postura fetal, también observada en los bebés.

Mejor con los ojos cerrados

Casi todo el mundo cierra los ojos al dar un beso, pero pocos saben por qué lo hace. De hecho, no hay una razón clara, aunque un estudio de 2016 arrojó como posible causa la búsqueda de una sobreestimulación del sentido del tacto. Esto se debe a que los sentidos se perciben mejor de uno en uno, al no tener el cerebro que procesar varios mensajes a la vez.

Por eso, la placentera sensación táctil del beso es más profunda si se cierran los ojos, al impedir que cualquier estímulo visual distraiga a los besadores durante el proceso. Desde luego, sobran las razones para besar. Nunca dejen de hacerlo.

El beso erótico, ese que provoca sensaciones encontradas (escalofríos–calor) y acelera el corazón, esconde un complejo mecanismo. Un proceso que comienza en los labios, la zona del cuerpo que, a pesar de sus reducidas dimensiones, es junto con la yema de los dedos, la que mayor densidad de terminaciones nerviosas contiene, es decir, en su interior se esconden múltiples receptores con gran capacidad para percibir, explorar y transmitir información al cerebro. «En los labios se nota con mucha precisión la temperatura corporal de la otra persona, el tono muscular y hasta el estado de su sistema inmunitario a través de los anticuerpos y otras proteínas de este sistema. Además, durante el beso, especialmente con lengua, hay un importante intercambio de saliva que hace que el hombre pase testosterona a la mujer y actúe como una especie de afrodisíaco que activa la receptividad sexual de la mujer. Cuando toda la información llega al cerebro, este valora si le gusta o no, si lo rechaza o lo acepta», explica David Bueno i Torrens, biólogo e investigador de genética en la Universidad de Barcelona.

El beso sirve entonces como un primer examen del otro, un examen del que no somos conscientes. Lo confirma un estudio de la Universidad de Oxford, realizado por Rafael Wlodarski y Robin Dunbar, que sugiere que ayuda a evaluar la idoneidad de la pareja. También la científica Sheril Kirshenbaum, de la Universidad de Texas, una de las mayores expertas en la materia y autora del libro La ciencia del besar, aporta datos interesantes, como por ejemplo que las mujeres se sienten atraídas por el olor de los hombres que portan un código genético distinto del de ellas porque, de esa manera, se aseguran mejor descendencia.

Las feromonas son unas hormonas que se excretan a través de la piel e influyen en la atracción sexual y como consecuencia en el emparejamiento. Su presencia en los humanos ha sido discutida, sin embargo, hay estudios que dicen que sí existen. Uno de ellos, publicado en la revista Science, demuestra que los hombres que huelen las lágrimas de una mujer ven reducido su apetito sexual. Y otro más reciente, publicado en la revista Current Biology, muestra que la nariz puede detectar estas secreciones corporales incluso cuando pensamos que no estamos oliendo nada a nivel consciente. «Actualmente hay coincidencia mayoritaria de que existen unos receptores en la parte más interna de la nariz que las detecta, aunque la persona no lo sepa», afirma el biólogo David Bueno i Torrens, de la Universidad de Barcelona.

Pero no todo es química, la experiencia previa de la persona ocupa un lugar relevante en el proceso: «Las interacciones de hormonas en el cerebro dependen también de la experiencia previa de la persona en sus relaciones sociales, aunque no se dé cuenta. Hay estudios con ratas dónde se ha comprobado que cuando un macho es rechazado por las hembras le cuesta más trabajo acercarse de nuevo a ellas. Otro ejemplo de la importancia de la experiencia previa es que cuando se besa a una persona conocida, las reacciones químicas son diferentes que cuando el sujeto es desconocido», apunta el biólogo.

Una cascada de hormonas

Cuando el cerebro, tras analizar toda esa información sensible, dice sí, en décimas de segundo, comienza a segregar una serie de neurotransmisores (sustancias químicas que comunican unas neuronas con otras) y los protagonistas del beso empiezan a notar sus efectos. «Lo que percibimos de todas estas reacciones químicas depende del tipo de neurotransmisor, del porcentaje o equilibrio entre ellos y de las neuronas sobre las que actúan», señala David Bueno. Es decir, dependiendo de cuál de ellos domine, sentiremos unos efectos u otros. Este experto describe cuatro neurotransmisores básicos que se despiertan con el beso: dopamina, que nos hace sentir placer y bienestar; serotonina, con la que sentimos excitación y optimismo, aunque también puede tener un efecto de ira y agresión («en este caso lo que ocurre es un rechazo a la pareja», subraya Bueno); epinefrina, que aumenta la frecuencia cardiaca, el tono muscular y la sudoración, por eso sentimos calor y que el corazón se acelera; y la oxitocina, que genera apego y confianza.

Pero, además, se liberan otras sustancias, como el óxido nítrico, que relaja los vasos sanguíneos, provocando un incremento en el flujo sanguíneo del pene y, por tanto, la erección. O la feniletilamina, «una anfetamina potente y rápida que estimula el sentimiento de placer, por eso el primer beso de los adolescentes suele ser más intenso y apasionado», explica el doctor Jesús de la Gándara, jefe de Psiquiatría del Hospital Universitario de Burgos y autor del libro El planeta de los besos. Aunque el psiquiatra destaca que no solo ocurre en los adolescentes, según Gándara, también puede darse en adultos, «la clave reside en encontrar a la persona que despierte ese neurotransmisor».

Tras la tormenta, llega la calma

Besarse en bueno. Hay estudios que han demostrado que las personas que besan más viven más porque todo lo que hay a su alrededor es positivo (compañía, ayuda, apoyo emocional)

Jesús de la Gándara, psiquiatra

Pero la pasión no es eterna. La química del beso parece cambiar con el paso del tiempo dentro de una misma relación. De manera que el enamoramiento inicial donde todo es energía y vitalidad se va desvaneciendo paulatinamente y deja paso a una segunda etapa más sosegada. Para el biólogo David Bueno, la razón de este cambio reside en la saturación de los receptores del cerebro, «se pasa a otra etapa en la que no se siente la pasión inicial pero se está a gusto con esa persona. Aunque no todas las parejas realizan el paso del primer estadio al segundo», aclara. El psiquiatra Jesús de la Gándara señala incluso que existe un cambio en la química cerebral, «al principio de la relación hay gran estimulación hormonal donde dominan los andrógenos (testosterona) y la dopamina, pero con el paso del tiempo cambia y se estimula más la vasopresina y la oxitocina; se besan con menos frecuencia e intensidad pero de manera más cariñosa y estable». Algo que parece confirmar un estudio realizado en la Universidad Bar llán, en Israel, y que mostró el importante papel de la oxitocina, la hormona que genera apego, en las relaciones estables.

No hay que olvidar que a través del beso también compartimos enfermedades, por ejemplo la mononucleosis (también conocida como la enfermedad del beso, muy frecuente en adolescentes). De hecho, con cada beso de 10 segundos intercambiamos 80 millones de bacterias, según un estudio realizado en Holanda. ¿Esto quiere decir que es malo besarse? «No, besarse en bueno. Hay estudios que han demostrado que las personas que besan más viven más porque todo lo que hay a su alrededor es positivo (compañía, ayuda, apoyo emocional). No hacerlo significa que no se tiene buena relación con seres humanos», afirma el psiquiatra, quien concluye que lo difícil no es que te besen, sino tener a alguien que se deje besar.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

¿Solo sabes el francés? 12 tipos de besos hot para encender a tu pareja

¿Habrá alguien que pueda decir que no le gustan los besos? Y así como hay incontables y variadas tipos y formas de besar, hay algunos cuyo efecto garantiza el éxito a la hora de seducir. Acá te entregamos 12 infalibles para [email protected] [email protected]:

Beso Lo que el viento se llevó: Este tipo de beso requiere de cierta puesta en escena y dramatismo. Cark Gable ejemplifica perfecto cómo dar besos así: bajaba bastante el hombro derecho con el fin de poder abrazar fuertemente a la víctima, es decir, besaba y abrazaba. Conviene, entonces, realizar una gran preparación. No cierres los ojos ya que como tratarás de ser ”impactante“, con los ojos abiertos causarás mayor efecto. Tampoco te mojes los labios con la lengua antes del beso ya que hay que imprimirle el sabor de la ”dureza“. Este beso es un ataque en picada, un huracán.

Beso sensual: Aquí la lengua juega un papel decisivo. Mientras besas la lengua va dando vueltas suaves, se abre camino lentamente a través de la boca del otro. Eso querrá decir que no tienes apuro. El tiempo será tu mejor aliado.

Beso sensual con efectos especiales: Este beso resulta perfecto si el anterior tuvo éxito ya que tu pareja querrá más y más. No puedes demostrar cansancio y tendrás que echar a volar la imaginación con caricias en el pelo o en distintas partes del cuerpo. Trata de matizar con descansos que te servirán para respirar y reponerte y cuando vuelvas a la carga asá[email protected] salvajemente. [email protected] dejarás [email protected]

Beso tímido: Puede ser el primer paso para encender la pasión. Comienza recorriendo poco a poco sus labios, y más tarde deja que tu lengua haga lo mismo. Acaricia, recorre, siente, pero siempre de forma suave y lenta.
Beso húmedo: Antes de empezar humedece ligeramente tus labios, de esta forma lograrás trasmitir una grata sensación de calor. Recorre toda su boca con tu lengua en busca de la suya y disfruta con la mezcla de sensaciones.

Beso apasionado: Una vez que la situación se ha dado, el beso apasionado puede ser el conductor perfecto para dejar fluir la pasión para llegar al sexo. Entra en su boca, descubre cada rincón, junta las lenguas y muévanse al mismo ritmo.

Beso ardiente: Probablemente es el de más difícil ejecución. Se trata de un beso rápido, directo y con un efecto demoledor. Entra en su boca y alcanza tu objetivo. Tienes que ser capaz de marcar tu territorio y salir [email protected] en pocos segundos.

Beso devorador: La lengua es la protagonista, arrastrándose por el cuello y mejillas , hasta llegar a la boca donde se comienza con un beso a conciencia.

Beso on the rock: Muy apropiado para refrescarse en medio de un encuentro hot. Hay que introducir, previamente, en la boca un cubito de hielo. Luego hay que realizar un trabajo parecido al que se hace en el beso sensual.

Beso burbujeante: Es un beso de efecto para situaciones que así lo requieran. Cierras los labios fuertemente y luego ábrelos con un sonido similar al que produce al descorchar una botella champagne. Esto se logra apoyando la lengua al paladar. Una vez realizado el sonido das el beso con mayor intensidad.

Beso Filipino: Es un beso suave que mientras se da, se acompaña con caricias con la punta de la nariz. Es un beso de gran sensibilidad al que los europeos no están muy acostumbrados. Si lo das es mejor darlo junto a otros tipos de besos para que él sepa que tienes mucho más que ofrecer.

Beso glacé: Busca un poco de azúcar flor y ponla en un papel. Luego mójate los labios con la lengua y espolvoréate el azúcar. Sorpréndelo con este dulce beso juguetón. También puedes utilizar otras escencias que a él lo derritan, como canela, vainilla, anís, coco o menta.

Bonus track: Lluvia de besos para encender o prolongar la pasión. Son ráfagas de besitos que van cubriendo zonas de la cara hasta el cuello. Se recomienda darlos luego de un beso intenso y apasionado para mantener el calor del encuentro. No es bueno darlo como tarjeta de presentación, pero sí como confirmación del amor que se supone sientes por él.

Vía Publimetro Chile

“NOTAS RELACIONADAS”

¿Te gustan los besos? Conoce 7 razones por las que darlos es beneficioso

Príncipe Harry y Meghan Markle rompen el protocolo con beso en evento

Caries en bebés: Cinco consejos de un odontólogo para prevenirlas

Los tipos de beso que vuelven locos a los hombres

Redacción.

Un beso está lleno de sensaciones, emociones, sentimientos que pueden ser distintos para cada persona; sin embargo, aun cuando en gustos se rompen géneros, existen ciertos tipos de besos que pueden hacerlos inolvidables.
Al respecto, de acuerdo con un estudio realizado por la antropóloga Helen Fisher, de la Universidad de Rutgers, ‘‘el beso perfecto para un hombre debe ser húmedo, cargados con saliva y con la boca bien abierta por parte de las mujeres’’, según información de bbc.co.uk .
Además, en su investigación indica que ellos, de forma inconsciente, desean traspasar sus hormonas, como la testosterona, a la mujer, con el fin de despertar su deseo sexual al besarlas.
Aquí un par de detalles que demuestran si besas bienAsí que ya lo sabes. Si quieres dejar huella en un chico, bésalo de forma húmeda.¿Sabes qué tipos de besos ponen a mil a un hombre?
A continuación te desvelamos las formas de besar más excitantes para ellos:
1. Beso inclinado: uno de los dos echa la cabeza hacia atrás y el otro que lo sujeta por el mentón, lo besa. Es un beso dulce y tierno, apropiado para los preliminares.
2. Beso ladeado: ambas cabezas se inclinan en direcciones opuestas para besarse.Es una de las formas tradicionales de besarse y es ideal para encender la llama de la pasión.
3. Beso al pecho: son besos muy pícaros para estimular una zona erógena un tanto olvidada a veces, los pezones.Se acarician suavemente aunque luego se va intensificando la presión.
4. Beso directo: ambos labios se unen directamente y se chupan como si de una fruta madura se tratara. Las caricias con la lengua y mordiscos, son indispensables para expresar un momento de pasión irrefrenable.
5. Beso presión: se presionan los labios fuertemente con la boca cerrada. Es un beso de inicio o fin de la relación.
6. Beso superior: se trata de un beso juguetón, en el que uno de los dos toma con sus dientes el labio superior y el otro le devuelve el beso besándole en el labio inferior.
7. Beso broche o lucha de lenguas: en el beso broche uno de los dos sujeta con sus labios los de su amante, pero cuando en el beso, se toca la lengua, los dientes, las encías… entonces interviene la llamada lucha de lenguas.
8. Beso palpitante: es un beso muy romántico en el que uno de los dos deposita sobre los labios de su pareja miles de besos muy pequeños recorriendo toda la boca y las comisuras.
9. Beso para encender la llama: cuando se quiere sexo y no se sabe cómo, es ideal recurrir a este tipo de beso, que se da en las comisuras de los labios.
10. Beso para distraer: para la llamar la atención cuando esté viendo el futbol…, recorre a este tipo de beso. Puede ser directo, en la comisura… pero siempre en la boca. Si quieres arriesgarte, puedes besarle también en el cuello, en el pecho…
11. El Beso del recuerdo: se da cuando la pareja está descansando después de una sesión de sexo. Satisfechos, uno de ellos deposita su cabeza sobre el muslo del otro y la deja caer, como si tuviera sueño, besándole en el muslo o en el dedo gordo del pie.
12. Beso viajero: aunque se crea que los besos suelen centrarse en la boca, no es así. Besar otras partes del cuerpo es una forma de excitar garantizada.
13. Beso al pecho: son besos muy pícaros para estimular una zona erógena un tanto olvidada a veces, los pezones. Se acarician suavemente aunque luego se va intensificando la presión.
14. Beso sin reloj: la magia de este beso es que el tiempo se detiene. La clave está en prestar total atención al cuerpo de tu pareja, acariciarlo y besar cada rincón, por oculto que sea. El placer para ambos estará garantizado.
El beso es el único de todos los actos en los que se utilizan los cinco sentidos al mismo tiempo, explica el psicólogo norteamericano David Coleman, autor del libro «Inteligencia emocional».De esta manera, “cuanto más tiempo pasas besando, más preparado estarás para el sexo, lo que resulta en una experiencia más intensa».

¿Recuerdas tu primer beso? Sí, te metió la lengua hasta la garganta. Un segundo más y tendrían que haberte practicado la respiración asistida. Pero te gustaba tanto ese chico que esa escena vive en tu memoria rodeada de corazones, un violinista y Sergio Dalma cantando Bailar pegados.

Han pasado siglos de aquello y la experiencia te debería haber curtido. Pero, seamos sinceros, sigues igual. Tropezando en la misma piedra una y otra vez, como todo ser humano que se precie. Ya tendrías que haberte doctorado en este terreno, pero aún estás a tiempo. Solo has de eliminar algunos detalles de esa técnica que adoptaste a los quince años y que está más pasada que las hombreras. ¿Quieres aprender a besar por fin?

El beso es parte esencial en las relaciones personales. Desencadena una tormenta hormonal en nuestro organismo.

Un beso activa unos 30 músculos faciales, 17 de ellos relacionados con la lengua, se transfieren 9 miligramos de agua, otros 0,18 de sustancias orgánicas, 0,7 de materias grasas, 0,45 de sales minerales, además de millones de gérmenes, bacterias y microorganismos, y se queman, a lo largo de tres minutos, unas quince calorías.

¿Deseas que no te olvide? Prueba a…

1. Dejar de pensar en la lista de la compra

Como te pares a repasar todos los ingredientes que necesitas para hacer ensaladilla rusa, el desastre será mayúsculo. ¿Crees que resulta posible besar con delicadeza si tu lengua en realidad está diciendo “mayonesa“?

2. No te pases con los mordiscos

Posar tus dientes sobre sus labios de manera tierna aporta sensualidad a la situación. Ahora bien, ni se te ocurra hincar tu dentadura como si su boca fuera un chuletón de ternera. Se supone que estás demostrándole que te gusta, no que te lo comerías con patatas de manera literal.

3. Las bromas están bien, pero sin abusar

Las cobras se permiten una vez. Los pellizcos y las cosquillas, también. Si se vuelve constante, parecerá que en lugar de intentar besarle, estás jugando como si de tu sobrino se tratara. Esas bromitas acabarán por cortarle el rollo. Y no queremos eso, ¿verdad?

4. No descontroles tu saliva

Los fluidos son otra parte obligatoria en este acto, por supuesto. Pero el exceso propiciará que aquello parezca un naufragio. No permitas que se ahogue. Si no puede respirar, la magia se disipará. Cuando percibas que tu saliva va a desatarse como un huracán, para un poco.

5. No abras los ojos

Suele decirse que mantenerlos abiertos es una señal de falta de sinceridad. Así que, echa el cerrojo, te ayudará a concentrarte y la atracción se multiplicará. La otra persona también mantendrá esta postura, con lo que el momento resultará inolvidable.

6. No te centres exclusivamente en sus labios

La boca no es la única implicada. ¿Qué tal si pruebas a besarle la punta de la nariz? ¿Y a acariciarle el cabello? Seguro que la otra parte se siente encantada de que le tomes la mano con fuerza. Hazlo mientras coges aire justo antes de reiniciar el beso.

7. No aumentes la pasión si el deseo no es mutuo

No te pases de la raya si tu acompañante no está por la labor. Recuerda: un beso con lengua es cosa de dos. El desenfreno surgirá sin provocarlo.

8. No estés rígido

La espontaneidad es la reina. Así que, déjate llevar. La otra persona hará lo propio y sacaréis un sobresaliente en besos.

Y no te olvides de…

Acudir a tu cita con los dientes bien limpitos. Si os conocéis de fiesta y el beso surge después de ingerir la típica empanada de chorizo de madrugada, mala suerte. Eso sí, como os gustáis, os sabrá igual de rico. Antes de entrar en faena, lánzale miradas cómplices y sonríe. Ya en pleno apogeo, inclina la cabeza, susúrrale al oído, acaríciale la cara… Recuerda que los gestos que acompañan son los que convierten a un simple beso en el más especial de su vida. Y si el momento culmina con un abrazo sincero, mejor que mejor.

Sigue estos consejos y estarás preparado para besar como todo un profesional.

Suscríbete a la Newsletter de Cadena Dial ¡y sé el primero en enterarte de todo lo que pasa con tus artistas favoritos! Además, consejos de salud, nutrición, estilo de vida, deporte, redes sociales y especiales sobre nuestros premios, conciertos y concursos.

También te va a interesar:

¿Conoces el motivo por el que nos besamos?

Labios preciosos todo el año

Entra en CadenaDial.com y súmate al boletín más completo de lo mejor de nuestra música. ¡Únete aquí mismo!

Exprime la vida y lo mejor de nuestra música con Cadena Dial. Emoción, sentimiento, pasión, corazón, afecto, amistad… todo lo que te mueve en tu vida, en tu emisora de radio favorita, Cadena Dial.

Y adéntrate en el Universo Dial en nuestra web. Ponte al día de las novedades musicales, cómo están tus artistas favoritos, entrevistas, exclusivas… Además, consejos de salud, nutrición, estilo de vida, deporte, redes sociales y especiales sobre nuestros premios, conciertos y concursos.

¿Por qué nos gusta dar besos con lengua?

Probablemente nunca se te ocurriría acercarte a un extraño atractivo en mitad de un club y, después de intercambiar un par de sonrisas y otro par de frases, por aquello de romper el hielo y medir primeras compatibilidades, soltarle un… ¿me dejas que use tu cepillo de dientes, ahora?

No lo harías, porque sabes que sonaría fatal. Porque sabes que, lo de usar el cepillo de dientes de otra persona es, objetivamente, una guarrada, una práctica poco higiénica y potencialmente peligrosa. La idea de llevarse a la boca algo que ha estado hurgando en las simas de la boca de otro provoca gestos de asco seguro en el 90% de la población. Pero ¿acaso un beso profundo no es exactamente eso?

Si lo piensas bien, lo de meter tu lengua en la boca del otro es una práctica asquerosa. Saliva, caries, restos de comida, bacterias, flemas, heridas… Entonces, ¿por qué lo hacemos? ¿Es simplemente un comportamiento social aprendido? ¿Nos mueve únicamente la búsqueda de placer sensual?

La respuesta a esas dos preguntas es no. Existe otra razón, más profunda. Una razón que llevamos grabada en nuestro ADN. Una razón evolutiva.

LEER MÁS: Esto es lo que pasa en tu cerebro cuando rompes con alguien. O los dolores del desamor, explicados por la ciencia

“Besar, como tocar u oler, es una acción conducida por las emociones que nos permite identificar a las parejas más compatibles y ventajosas desde el punto de vista evolutivo”, explica Fulvio D’Acquisto, profesor de inmunología de la Universidad de Roehampton, a The Independent.

Cuando habla de parejas más compatibles, D’Acquisto no se refiere a que puedan coincidir con nosotros en gustos, o en carácter, y mucho menos a que besen de una manera que nos guste. El doctor habla de procesos bioquímicos y compatibilidades genéticas.

Otros animales recurren al olfato para obtener pistas sobre esa información. Pero los humanos somos malos con la nariz. Los besos, el chuparnos los labios, el revolcar las lenguas en un batido de salivas, es, en cierto sentido, un sustituto para un olfato atrofiado.

“Los humanos no tenemos habilidades olfativas fuertes. Besar nos permite oler y saborear a la otra persona y ver si tenemos reacciones inmunes”, explica Sarah Johns, experta en psicología evolutiva, desde la Universidad de Kent. “Nos solemos sentir más atraídos hacia alguien con una respuesta inmune diferente a la nuestra”, añade la doctora.

LEER MÁS: Este es el verdadero origen del orgasmo femenino

John habla de lo que en términos científicos se conoce como el complejo mayor de histocompatibilidad (CMH), una familia de genes que participan en la activación de procesos críticos para la generación de la respuesta inmunitaria. “El CMH es detectable a través del olor corporal, así que el besar y saborear a alguien nos da una cierta oportunidad de evaluar cómo de similares o diferentes somos de esa persona en términos bioquímicos”.

Desde una doble perspectiva evolutiva e inmunológica, a la hora de besar estaríamos buscando a potenciales compañeros que nos pudieran proporcionar un set de genes que den lugar a respuestas inmunes diferentes a la nuestra porque eso significaría que, a la hora de procrear, la personita resultante estaría mejor ocupada para combatir la enfermedad, tendría un sistema inmunológico más completo.

LEER MÁS: Estudios niegan que la carne fuese relevante para la evolución de la especie humana

Sin llegar a pensar en pequeños monstruos corriendo por la casa en pañales, el beso también funciona de manera parecida a un nivel individual. Cuando le comemos la boca a otro, estamos intercambiando patógenos. “Esos microorganismos constituyen nuestra microbiota, nuestro mix de ‘bacterias amigas’ que nos definen como individuos únicos desde un punto de vista inmunológico”, explica D’Aquisto. “Enriquecer nuestra microbiota a través del besar puede servir para testear la habilidad de nuestra pareja para afrontar la amenaza de patógenos dañinos y así favorecer la propagación de la especie”.

Esa aspiración evolutiva sería la que nos impulsa a chuparnos las lenguas, a pesar de lo asqueroso que eso pueda ser sobre el papel. El calor sexual que acompaña a un buen beso también parece jugar un rol aquí: existen estudios que muestran que la excitación sexual reduce los sentimientos de asco y repulsión.

La próxima vez que te líes con alguien, piensa en esto.

Cómo dar un beso apasionado perfecto

iStockphoto/Thinkstock

Para que un beso apasionado, también conocido como beso francés, sea un buen beso, de esos inolvidables y que nos ponen los pelos de punta, debemos estar relajadas y tranquilas para poder disfrutarlo, sobre todo si es la primera vez. En un beso tímido, la ansiedad y los nervios quizás pasan, pero si queremos dar un beso apasionado seguro nos van a jugar a contra: lenguas descoordinadas, choques de narices… ¡seguro no quieren eso!

Para dar un beso apasionado perfecto, como el de las películas románticas, trata de poner toda tu atención en el buen momento que estás disfrutando con tu compañero y simplemente déjate llevar por la atracción y el deseo; el apasionado beso llegará como consecuencia.

Tips para dar un buen beso

Posición de los rostros

Inmediatamente antes de besarse, uno de los dos debe inclinar un poco su rostro hacia un lado. De esta forma, sus labios se encontrarán en el punto justo para fundirse cómodamente en un beso. Esto es muy importante también para que sus narices no colisionen.

Sus cabezas pueden permanecer en la misma posición, o moverlas siguiendo el ritmo de los besos; lo importante es que uno tenga el rostro apenas más inclinado que el otro para no chocar.

Fuse/Thinkstock

Abrir la boca

Cuando van a besarse, separa tus labios y abre un poco tu boca para que la lengua de tu hombre pueda entrar y la tuya pueda entrar a la boca de él. El encuentro de las lenguas es la base de un beso francés.

Cuando las lenguas se han encontrado es que se viene lo interesante. Recuerda mantener tu lengua siempre en movimiento alrededor de la punta de la lengua de tu chico. Debe ser un movimiento suave, sutil y ¡sin usar demasiada saliva!

Lo mejor es comenzar siguiendo el ritmo y acompasando los movimientos de su lengua para luego tomar confianza y sorprenderlo tú con algo diferente para hacerlo más excitante. Uno de los secretos para besar mejor es practicar, así que siéntete libre de experimentar técnicas y «juegos» mientras se están besando. Simplemente recuerda no dejar tu lengua inmóvil.

Design Pics/Thinkstock

¿Qué hacer con las manos al besar?

Mientras sus lenguas y sus labios hacen los suyo, ¿qué hacemos con nuestras manos? Lo ideal es colocar una de tus manos en la mejilla o en el cuello de tu compañero para estar más cerca, aumentar la intimidad entre ambos y darle más intensidad al beso.

Otros sitios para posar tus manos pueden ser su cintura y su espalda, sobre todo si la idea es pasar al siguiente nivel… Ahora que ya están bien situados, solo hay que permitir que la química entre ambos deje fluir las cosas.

¿Has tomado nota de todos estos consejos? ¡Averigua si eres buena besando!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *