0

Beta baja y embarazo

Beta hCG baja: qué pasa cuando no llega a los 100 mUI/ml

Para todas las futuras mamás que se están sometiendo a reproducción asistida llega un momento muy ansiado tras esos días conocidos como betaespera. Días duros, que sumados al tiempo de pruebas, pinchazos y tratamientos, se hacen bastante cuesta arriba…

Pero tras todo esto, llega el gran momento. Te haces el test de embarazo y sale positivo. Tu corazón se dispara y vas a la clínica, te piden la prueba de la hormona Beta hCG en sangre, pero te sale baja. El doctor te felicita, pero con cautela…

Qué hacemos cuando sale baja la Beta hCG

Lo primero que debes saber es que la prueba de embarazo se solicita generalmente a los 15 o 16 días después de la ovulación (o supuesta ovulación). Y el valor de Beta hCG que nos indica que todo va como debe está alrededor de los 100 mUI/ml.

Un valor normal establece un buen pronóstico evolutivo del embarazo. En estos casos se mantiene la medicación y citamos a la futura mamá a su primera ecografía, generalmente dos semanas después del test, y donde los valores de Beta hCG superan ya las 1.000 mUI/ml. Es en esta ecografía donde se confirmará la buena evolución del embarazo, al visualizar el saco gestacional dentro del útero, el embrión y su latido cardiaco.

Sin embargo, cuando el resultado de la Beta hCG es menor a 100 mUI/ml es necesario controlar su evolución, sabiendo que se duplica cada 48-72 horas. Por ejemplo, en URE Centro Gutenberg siempre que el valor de la β-hCG sale por debajo de 80-90, la repetimos a las 48 horas. Si cuando realizamos este primer control el nivel se ha duplicado, nos indicará una adecuada evolución del embarazo, por lo que podremos citar a la paciente a su primera ecografía.

En ciertos casos, cuando el nivel de beta hCG es demasiado bajo, además de controlar su evolución a las 48-72 horas debemos ponernos en lo peor… En estos casos hay que pensar en una posible mala evolución del embarazo, y que nos encontremos ante un embarazo bioquímico, aborto o embarazo ectópico, entre otros.

Por lo tanto, y aunque debes recordar que el valor normal debe Beta hCG en el primer test debe estar alrededor de los 100 mUI/ml, si este es algo inferior no te apures. Entre las 48-72 horas siguientes repetiremos el test de embarazo para comprobar su evolución. Como hemos dicho antes, debes tener presente que un embarazo normal puede tener niveles bajos de β-hCG y, aun así, resultar en un bebé perfectamente sano.

Gonadotropina la hormona del embarazo-hCG

La gonadotropina, ¿para qué sirve?
La hCG es la hormona responsable de todos los síntomas tempranos del embarazo, que hace que millones de mujeres en el mundo se cuestionen acerca de si están
Niveles de hCG durante el embarazo
Los niveles de hCG en el embarazo aumentan consistentemente hasta cerca de la semana 10-12, luego tienen a estabilizarse o incluso disminuir. Ésta es la razón por la cual los síntomas del embarazo en el primer trimestre (3 meses) son más fuertes e intensos.

Usualmente, los niveles de gonadotropina en el embarazo temprano se duplican cada 2-3 días con un incremento de por lo menos 60% cada dos días. De nuevo, esto depende de cada mujer y si ella tiene uno o más embriones. El cómo ella, como individuo, responde al embarazo y cómo su cuerpo reacciona es completamente único.
Niveles de hCG en semanas desde el último periodo menstrual. (UPM)

N.B. es importante recordar que estos valores solo son una guía, por lo que no son definitivos, sólo tienen la funcionalidad de dar una indicación de lo que podría ser un rango promedio del nivel de hCG. Cada mujer y su embarazo es único y lo que se pueda considerar normal para una, puede no serlo para otra. Si tienes alguna duda sobre tus niveles de hCG es importante que busques consejo de tu profesional de la salud.
Lo que es interesante de la hCG es que si las mediciones inician altas, éstas no se continuarán expandiendo a la misma tasa. Para una mujer cuyos niveles de hCG son un poco lentos para iniciar su avance, el incremento es mucho más rápido que en otras. Es como si la naturaleza supiera que el bienestar y la supervivencia del embrión dependiera de la concentración de hCG y por tanto no hay tiempo que perder.
¿De dónde viene la hCG?
La hCG es producida por las células que eventualmente se convierten en la placenta. Mucho antes de que se forme por completo, el tejido placentario envía un mensaje al lugar de los folículos ováricos, donde los óvulos fueron liberados. Ésta área es conocida como cuerpo lúteo y juega un rol muy importante en la producción de estrógenos y progesterona, hormonas responsables de construir el revestimiento vascular en las paredes del útero que alimentará y nutrirá el embrión en desarrollo antes de que la placenta se haya formado. Sin esta realimentación las posibilidades de supervivencia del embrión serían mínimas. Se considera que las limitaciones relacionadas con la función del cuerpo lúteo pueden resultar en problemas de fertilidad para algunas mujeres.
Por supuesto, todo este aumento en los niveles de hCG se ha producido mucho antes de que una mujer haya confirmado su embarazo. La hCG comienza a producirse alrededor de una semana después de que el óvulo ha sido liberado y luego fertilizado por el espermatozoide. Una mujer puede sospechar que está embarazada y hacer los cálculos de la fecha, pero es demasiado pronto para que sea definitivo.
Pero, ¿Cómo puedo saber si estoy produciendo hCG?
La hCG es la hormona que se detecta en la orina y la sangre de una madre embarazada y es la responsable de esas dos líneas positivas en las pruebas de embarazo.
Pero sin importar si la prueba que te acabas de hacer dice que está embarazada o no, en realidad no tendrás ninguna idea de lo que son realmente tus niveles de hCG. Una prueba de embarazo estándar no detectará el nivel exacto de hCG, solo si está presente o no. A menos que, por supuesto tú hayas estado recibiendo asistencia en fertilidad, donde la precisión es la clave, descubrir que ha habido un ligero aumento de la hCG puede causar que los corazones de las parejas que están recibiendo apoyo para la concepción salten.
¿Qué necesito saber de la hCG?

  • La mayoría de las mujeres embarazadas no saben cuál es o será la lectura individual de su hCG.
  • Incluso si descubres tu nivel de hCG, no hagas mucho alarde. Una lectura baja de hCG puede significar un embarazo y un bebé saludable.
  • Una ecografía proporciona un resultado más preciso que una lectura de hCG realizada aisladamente.
  • Una lectura de hCG de menos de 5 mlU / ml es insuficiente para que haya un resultado positivo del embarazo. Una lectura por encima de 25 mlU / ml es lo suficientemente alta como para ser considerada positiva para el embarazo
  • Una mujer con una lectura de hCG que este entre 5 mlU / ml y 25 mlU / ml puede necesitar más exámenes para identificar qué puede estar causando la elevación en sus niveles de hCG
  • Las mujeres pueden realizarse una ecografía transvaginal y análisis de hCG simultáneamente para calcular la gestación exacta de su embarazo. Una comparación de los dos resultados puede proporcionar una evaluación muy precisa de la edad gestacional del embrión.
  • Un análisis aislado de hCG no es útil. Para tener certeza, se debe comparar una serie de análisis de hCG tomados con algunos días de diferencia, a menudo hay variación: un rápido aumento en la concentración, especialmente en las primeras semanas de embarazo.
  • No se debe estimar la fecha del embarazo o el tiempo de gestación a partir del análisis de hCG. Existe gran variación entre mujeres y de lo que se considera normal.
  • Los niveles de gonadotropina no son indicativos de la fuerza, inteligencia o género del bebé, son simplemente un indicador para determinar si se han detectado niveles suficientemente altos de hCG para ser analizados.

Pero, ¿qué es lo interesante de la hCG?

  • Cuando los niveles de hCG al inicio del embarazo son menores de 1.200 mIU / ml, la concentración de hCG generalmente se duplica cada 2-3 días. Normalmente, el nivel de hCG aumenta por lo menos el 60% cada dos días.
  • Cuando la hCG está entre 1.200 y 6.000 mIU / ml en el embarazo temprano, la hCG tarda generalmente 3-4 días en duplicarse.
  • Cuando la hCG es de más de 6.000 mUI / ml, la hCG suele tomar cuatro o incluso más días en duplicarse.
  • Normalmente, después de 9-10 semanas de embarazo, los niveles de gonadotropina disminuyen. Esta es la razón por la que puede haber una mejora general en el bienestar de la madre en ésta etapa del embarazo.
  • No tiene mucho sentido monitorear los niveles de hCG en embarazos tempranos por encima de 6.000 mIU / ml ya que normalmente, en este punto el aumento es más lento y no está relacionado con cómo esté yendo el embarazo. Después de dos a tres meses, los valores de hCG disminuirán aún más y finalmente declinarán, incluso antes de estabilizarse para el resto del embarazo.

Consejos sobre la hCG
No te preocupes por tus niveles de hCG. Hay poco que tú puedas hacer para influenciarlos, preocuparse y agonizar sobre cuál debería ser el nivel, no causará más que stress.
Con el fin de conocer definitivamente tu nivel de hCG es necesario hacerse un análisis de sangre. Los niveles de hCG pueden variar durante el día, entre días y entre semanas. Recuerda, un análisis de hCG cuantitativo no nos dice mucho, sólo el nivel en ese punto específico del tiempo. Es el patrón de concentraciones y niveles lo que da una indicación mucho más precisa de la situación del embarazo y su viabilidad.
Tu trabajo consiste en cuidar bien de ti misma y hacer todo lo posible para mantenerte saludable y en forma. Hacer esto le dará a tu bebé las mejores posibilidades de crecer completamente. Siéntete segura de que tu cuerpo sabe qué hacer. Los niveles de gonadotropina no están bajo tu control.
Esperamos que esta información te haya sido útil. Si tienes alguna duda puedes escribirla como comentario y con mucho gusto te ayudaremos a resolverla.

Los valores de la beta, ¿qué indican?

Si los valores de la beta no se duplican en ese periodo, puede ser que disminuyan -lo que podría ser un indicio de que la gestación no evoluciona correctamente- o bien que se mantengan estables o aumenten sin llegar a duplicar el valor inicial. En este último caso, podríamos encontrarnos ante un embarazo ectópico, es decir, que ocurre fuera del lugar natural, el útero.

La confirmación: la ecografía

Aun cuando los resultados son normales, la confirmación de la correcta evolución del embarazo no es posible hasta la primera ecografía, cuando el valor de la beta ya ha superado las 1.000 unidades Esta ecografía se realiza dos o tres semanas después de la primera determinación de la hormona, o, lo que es lo mismo, tras seis o siete semanas desde la fecha de la última menstruación de la mujer, cuando ya podemos visualizar el saco gestacional y el embrión con latido cardíaco positivo.
“La beta muestra indicios de diferentes aspectos, pero siempre hay que esperar a la confirmación que da la ecografía”, subraya la Dra. Colomé. Es entonces, a partir del momento de la confirmación del embarazo, cuando se abre una nueva etapa en el camino hacia la maternidad.

Embarazo con una beta baja

Ana Heredia Carrasco (psicóloga)

25 de marzo de 2019

Compártenos en tus redes:

  • Cuando realizamos un tratamiento de reproducción asistida el momento de la prueba de la beta es uno de los más esperados. Como sabes, la beta es el análisis de los niveles de hormona beta-hGC en sangre que produce el embrión. La aparición de esta hormona en sangre es la señal de que el embrión ha implantado en el útero de la madre.

    Así que el momento de la prueba de la beta es de los más esperados de todo el proceso pero también, en la misma medida, es de los más temidos. Además, ¿qué pasa si el resultado es positivo pero cuantitativamente bajo?

    Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

    Saber más

    Si has recibido esta noticia, tenemos algunas ideas para ayudarte en este momento.

    El resultado del tratamiento

    Superada la betaespera, vamos a la clínica cargados de emociones para dar el último paso en nuestro tratamiento de reproducción: la beta.

    No hay ninguna receta mágica para hacer desaparecer la incertidumbre entre las horas que pasan desde que realizamos el análisis de sangre hasta que nos informan de los resultados. Sin embargo, es importante planificar con antelación qué haremos ese día independientemente del resultado que obtengamos. Por ejemplo, conviene que estés acompañada cuando recibas la esperada llamada.

    Llegado el momento, podemos recibir un resultado difícil de interpretar: “Estás embarazada pero la beta es baja”. ¿Qué significa esto? En este artículo no hablaremos de datos, ya que el significado de una beta baja depende del profesional que la interprete. En cualquier caso, se espera que el valor aumente exponencialmente desde que se produce la implantación. Por esto, los ginecólogos suelen indicar la repetición de la prueba unos días después para ver si resulta en un embarazo evolutivo, es decir, un embarazo que sigue adelante.

    Afrontar una beta baja

    Si el resultado que recibes indica una beta baja, es completamente normal que vivas unos días bastante difíciles. Tienes tan cerca tu objetivo que la idea de quedarte con la miel en los labios te resulta increíble.

    Date tiempo para asimilar la noticia, ten en cuenta la información que te haya dado tu ginecólogo y sigue sus recomendaciones. La beta, aunque baja, ha sido positiva y hasta que os informen de los contrario, es justo albergar la esperanza de que vuestro embarazo seguirá adelante.

    No se trata de crear falsas expectativas, sino de centrarse en el presente. Seamos realistas, los casos en los que se confirma el embarazo en sucesivas pruebas pueden ser excepcionales pero existen.

    Gestionar la frustración

    Las recomendaciones para el cuidado emocional en este caso son parecidas a las de la betaespera ya que seguimos sin tener una confirmación del resultado de nuestro tratamiento.

    Puede que hayáis llegado hasta aquí emocional y físicamente cansados, así que es importante cuidarse más que nunca. Un resumen de lo que sí está en nuestra mano es preguntar cualquier duda a vuestro médico, practicar alguna técnica de relajación que pueda ayudaros a despejar la mente cuando sentís que os desbordáis, seguir una alimentación sana, intentar dormir bien y compartir entre vosotros o con una persona de confianza vuestras preocupaciones y sentimientos.

    Si vuestros familiares y amigos estaban al corriente de vuestra cita para la beta y no te sientes preparada para hablar de ello, no estás obligada a hacerlo. Puedes indicarles que estáis a la espera de repetir la prueba y que cuando haya algo de lo que informar se lo comunicarás, que agradeces mucho que estén ahí para ti pero que, mientras llega el resultado, preferís estar tranquilos.

    Si finalmente el resultado es negativo

    Si en los sucesivos análisis se confirma que no se ha producido el embarazo, se iniciará un proceso de duelo. Desde su diagnóstico hasta su tratamiento, la infertilidad se caracteriza por la vivencia de diversas pérdidas. En este caso, se inicia un duelo por la pérdida del embarazo esperado y es normal experimentar sentimientos de dolor emocional, shock, negación…

    Es un momento muy difícil, así que permítete sentir estas emociones aunque sean dolorosas y busca apoyo a tu alrededor. Estas emociones te acompañarán durante un tiempo, que puede ir de semanas a meses. Por esta razón, es importante que antes de comenzar un nuevo tratamiento te hayas dado el tiempo suficiente para asimilar lo sucedido y que tus emociones no te resulten paralizadoras.

    Desde ifeel deseamos que este post te dé fuerza para afrontar estos momentos de incertidumbre.

    Descubre cómo la terapia puede ayudarte a mejorar tu bienestar emocional

    Saber más

    Cuando te haces un tratamiento de reproducción asistida y el resultado de la beta HCG es muy bajo, vas a vivir unos días muy complicados.

    Por eso hoy quiero contarte una gran historia.

    He estado esperando a que un embarazo llegara a la semana 12 para contarte de dónde partió.
    Se que puede traer ilusiones que no siempre van a poder cumplirse, pero hay veces que la vida sorprende y quiero compartirlo contigo.

    Si quieres verlo en video:

    Si prefieres escuchar y/o descargar el audio puedes hacerlo desde aquí:

    Embarazo con beta muy baja

    Hace unas semanas me contactó una persona desde Alemania que estaba en su último día de betaespera. Se había hecho una prueba de embarazo casera y le había salido negativo (Ayyyy, cuándo me haréis caso y no os haréis pipitest :)) Debido a la inquietud que esa este presunto negativo y al bajón emocional en el que se encontraba quería empezar un acompañamiento conmigo para sus siguientes tratamientos.

    Al día siguiente cuando fue a hacerse la beta programada a la clínica, resultó que sí estaba embarazada: la Beta HCG dio 14 mUl/ml

    ¿Saldrá adelante una beta tan baja?

    La perspectiva no era muy halagüeña, pero lógicamente ella quería creer. Sabes de qué sensación te hablo, ¿verdad?

    Quería creer a toda costa, aunque lo que tenía delante le indicaba que no iban bienlas cosas. Estaba embarazada, era su momento y no lo iba a dejar escapar.

    Yo, visto desde fuera y por la experiencia de tantos años y tantos casos compartidos, pensé que era muy difícil que aquella beta saliera adelante y de hecho en lo que me enfoqué debido a mi terrible experiencia, es en estar alerta por si era un embarazo ectópico.

    48 h después el embarazo no había progresado según el standard y la beta no se había duplicado bien: 24 mUl/ml

    Pero de repente, ¡oh, sorpresa! 72 horas después sí que lo hizo y el resultado fue 60 mUl/ml. ¡Había más que duplicado!

    Y no solo eso sino que debido a que sangraba un poco, fue al hospital a que le hicieran una ecografía y estaba embarazada de dos embriones ¡Con una beta de 14 en día 14!

    Los días siguientes sigue manchando un poco; lo que estaba pasando era que uno de los embriones se había parado, pero el otro estaba cada vez más afianzado.

    ¡Y hasta hoy! Un embarazo sano de un niño que partió de una beta de 14 mUl/ml.

    Foto de Janko Ferlič en Unsplash

    Una beta para la esperanza

    Yo nunca lo había visto, así es que a partir de hoy aunque sepa que la mayoría de betas tan bajas acaban en un embarazo bioquímico, sé que hay un lugar para la esperanza.

    Ojalá esta historia te de fuerza. No quiero crearte falsas expectativas, pero esto puede ocurrir y yo conozco a la persona. Seguramente sean excepciones, pero ahí están y esta es una nueva situación que me ha enseñado de nuevo a que no debemos dar nada por sentado.

    No creo que haya muchos casos como éste, pero está bien saber que es posible y sobre todo que el que el embarazo haya empezado desde un nivel tan bajo no significa que el niño tenga que venir mal.

    Si te acabas de hacer tu beta y tienes una cifra muy parecida a ésta, has de tener los pies en la tierra, pero sabiendo que como dicen los médicos:

    Beta Baja FiV posiblilidad de embarazo viable?

    Hola rosita29,
    Muchas gracias por tu participación en este foro para compartir tu caso.
    Siempre recomendamos esperar a 14 días desde la fecha de la transferencia para realizar la prueba de embarazo a fin de que haya transcurrido el tiempo suficiente para poder detectarlo. En tu caso, ha sido posible detectarlo unos días antes y en estos momentos lo más importante es que este valor aumente en los próximos días. Por esta razón, te han indicado una nueva analítica de sangre la próxima semana.
    En principio y según nuestras tasas de éxito, tus posibilidades de conseguir un embarazo son de más del 50% teniendo en cuenta tu edad y la técnica de reproducción asistida que has llevado a cabo, en tu caso la de Fecundación in vitro.
    Por otro lado, puedes estar tranquila en lo que se refiere a la ausencia de síntomas o si estos son leves ya que suelen ser muy diferentes de una mujer a otra. Además, tienes que tener en cuenta que muchas mujeres que se quedan embarazadas de forma espontánea no notan ningún tipo de síntoma especial y únicamente el retraso en la llegada de la regla suele convertirse en un primer aviso para ellas.
    Enhorabuena por tu resultado positivo y esperamos que muy pronto puedan confirmarte la correcta evolución de tu embarazo.

    Saludos del equipo eugin Dra. Marta Trullenque Especialista en reproducción asistida de la Clínica Eugin

    Una de las cuestiones a las que se enfrentan las mujeres embarazadas y que más dudas suscita (sobre todo cuando se trata de un primer embarazo) es conocer con fiabilidad cuál son los niveles de la hormona Beta hCG , los cuáles se irán duplicando cada 48 a 72 horas en el caso de estar embarzada. A continuación resolvemos todas las dudas y os damos toda la información sobre los Niveles Beta en el Embarazo | Tabla e interpretación de los resultados.

    Tanto las pruebas de embarazo convencionales como las de sangre se basan en la detección de niveles de hormona beta para determinar el embarazo. A veces cuando se busca embarazo podemos hacernos una prueba de orina, o test de embarazo y salir un resultado confuso, la rayita sale muy tenue.

    Las pruebas de embarazo que usan la orina son menos precisas que los resultados de niveles de beta en sangre, por eso en caso de dudas los médicos realizan pruebas de beta mediante un análisis de sangre que es el puede confirma casi al 100% si estamos o no embarazadas.

    Hormona Beta HCG

    La hormona que nosotros llamamos comunmente, «hormona beta» recibe en realidad el nombre de hormona hCG significa «gonadotropina coriónica humana», la hormona del embarazo, que es producida por la placenta y que se detecta en la sangre unos días después de la implantación. Cuando nos hacemos un test de embarazo en casa, en realidad este lo que busca es la presencia de hCG en la orina. Si hay hCG, la prueba de embarazo será positiva, y eso significa que está embarazada a menos que haya una prueba de embarazo falsa positiva .

    A medida que nuestro embarazo se va desarrollando en la primera etapa, el nivel de esta hormona va aumentando, llegando a unos niveles máximos entre la semana 7 y la 12 de gestación, para luego ir disminuyendo de forma progresiva.

    Cómo se produce la hormona hCG

    La hormona beta la producen las células que forman la placenta y nutren al huevo después de haber sido fecundado y se une a la pared uterina.

    Una placenta nuevo comienza el bombeo de hCG o gonadotropina coriónica humana, pocos días después que el embrión se hay implantado en ciernes en la pared uterina. Aunque el nivel de hCG inicialmente suele ser bastante bajo (está empezando a aparecer en el sistema, después de todo), enseguida va a empezar a elevarse, y de hecho puede llegar a duplicarse cada 30 horas (más o menos). Luego se produce un rápido aumento de los picos en algún lugar entre las 7 y 12 semanas después del último período menstrual (LMP), para comenzar entonces a declinar.

    De este modo, cabe añadir que los primeros niveles de beta ya pueden ser detectados en sangre a los 11 días de la concepción, y sobre los 14 días después de la concepción en una prueba de embarazo convencional.

    Es más, los niveles de hormona Beta se duplican cada 48 a 72 horas, y además si el embarazo es múltiple desde el principio los niveles serán más altos.

    Un nivel de hCG de menos de 5mIU/ml se considera negativa para el embarazo, y algo por encima de 20 mIU/ml se considera positiva para el embarazo. De todas formas a veces hay que repetir la prueba pasados dos días si el resultado es bajo pero está por encima de 5mIU/ml. Los niveles pueden variar mucho y el dato de la fecha de concepción estar equivocado.

    Es más, el médico puede recomendar hacer una ecografía vaginal con la que poder ver po lo menos un saco gestacional una vez los niveles de hGc han alcanzado entre 1.000 y 2.000 mUI/ml. La ecografía en las primeras semanas antes de la quinta apenas muestra nada, por eso las ecografías se realizan a partir de la semana 5 en adelante.

    Los niveles de Beta son valores informativos para el médico pero si hay dudas siempre se recurre a esperar y realizar otra prueba de beta.

    Hay dos tipos de pruebas hCG, la prueba cualitativa de hCG que detecta si hay beta en sangre, y la prueba cuantitativa que mide la cantidad de hCG que hay en sangre.

    Interpretación de los niveles de hCG durante el embarazo

    Los números que os vamos a ofrecer a continuación son sólo una guía, y son lo bastante amplios como para ser casi inútiles en determinados casos. Os los mostramos para ofrecer una pequeña medida de tranquilidad, aunque la única manera verdadera de saber si su nivel de hCG está aumentando adecuadamente es tomar dos pruebas en tres días de diferencia. La razón de la gran distancia entre días para la orientación, es que hemos de tener en cuenta al menoso siete días de descanso en la ovulación. Por mi propia experiencia y con aquellas mujeres que han compartido sus números entre nuestros comentarios, si eres exacta con tu fecha de ovulación, tu número tiende a ser aproximadamente 2/3 del número más elevado de la semana.

    los niveles de hCG en las últimas semanas de LMP (edad gestacional) * :

    * Repetimos cifras son sólo una guía – el nivel de cada mujer de hCG puede aumentar de manera diferente. No es necesariamente el nivel de lo que importa, sino el cambio en el nivel.

    * Es probable que vea las tasas de hCG baja después del primer trimestre, cuando ya no es un factor en el embarazo o aborto involuntario debido a que la placenta se ha hecho cargo. A las 9 semanas, sin embargo, tu bebé será monitoreado por ultrasonido en lugar de los niveles de hCG.

    ¿Me ha salido un nivel de beta bajo, qué puede significar?

    Por desgracia, incluso aunque los niveles estén aumentando, el hecho de no duplicar cada pocos días no es una buena señal. Este tipo de embarazo puede continuar durante varias semanas, pero casi siempre termina en aborto involuntario. De todos modos no debe cundir el pánico ya que siempre deberemos hacer las mediciones bajo control médico y otros factores pueden influenciar para lo que nos ocure..

    Un nivel bajo de hCG puede significar varias cosas, y debe ser revisado al cabo de 48-72 horas para ver cómo el nivel está cambiando. Un nivel bajo de hCG pueden indicar:

    • Error de cálculo en el embarazo que la fecha de concepción está mal calculada.
    • Un posible aborto involuntario.
    • Un embarazo ectópico

    Qué ocurre si mis niveles de hCG son altos

    En cambio un aumento excesivo en los niveles de la hormona del embarazo también puede representar una señal de alarma, un posible síntoma de anomalía en la placenta como el embarazo molar, que se produce cuando la placenta crece de forma anormal durante los primeros meses y se convierte en una masa de quistes (llamada mola hidatidiforme) que impide el buen desarrollo del feto.

    De todos modos, en la mayoría de casos un nivel elevado de hCG no es algo peligroso dado que los niveles pueden variar durante las primeras semanas de embarazo. Si el médico detecta que los niveles son altos desde el principio del embarazo, determinará hacer más analíticas para ir comprobando si los niveles siguen aumentando o en su variación, llegan a disminuir.

    Por otro lado, un nivel alto de hCG podría indicar también otras cosas, la mayoría de las cuales no son relevantes. Podría significar que el cálculo de tu fecha de embarazo es incorrecto y que está más avanzado de lo que pensabas anteriormente. También puede indicar que estás embarazada de más de un hijo, como gemelos o trillizos . Por otro lado, si estás tomando medicamentos para la fertilidad, tus niveles de hCG también aumentarán o no podría significar nada en absoluto si tenemos en cuenta que algunas mujeres tienen un alto nivel de hCG y continúan con un embarazo normal y tienen un bebé sano y saludable.

    Fiabilidad de los niveles de hCG o niveles beta para saber si estoy embarazada

    Por todo lo mencionado debemos relativizar hasta cierto punto los niveles de hCG o niveles beta y más cuando se trata de saber si estamos o no embarazadas. Estos niveles son el indicativo que señalan las pruebas y test de embarazo, pero a veces pueden ser imprecisos debido a los diferentes niveles entre las mujeres. Una sola lectura de hCG no suele ser suficiente para dar un diagnóstico preciso de cualquier condición de embarazo potencial. En cambio, es más aconsejable generalmente tomar dos lecturas con un par de días de diferencia para que podamos hacer una comparación de los niveles. Esto suele hacerse a través de una analítica de sangre en un centro hospitalario o a través de tu médico de cabecera.

    La fiabilidad entonces no es al 100%, ya que lo que es normal para ti, puede que no sea normal para la mujer sentada a tu lado en la sala de espera del médico. Y lo que es normal para un primer embarazo, puede que no sea normal para su segundo embarazo. Los niveles se proporcionan como una guía aproximada, lo importante es el cambio en los niveles cada semana, no el resultado individual en sí, de modo que debes guiarte por la tabla antes señalada y como no, acudir al médico si crees estar embarazada.

    Bibliografía

    • Normal hCG Levels in Early Pregnancy (Babymed.com)
    • hCG Levels (healthdirect.gov.au)

    Si deseas poder seguir leyendo sobre las pruebas de embarazo y todo lo que podemos hacer para saber si estamos o no embarazadas, hemos preparado este otro post que seguro va a ser de tu interés:

    • ¿Te sientes embarazada pero el test es negativo?

    Niveles Beta en el Embarazo | Tabla e interpretación de los resultados 4.42 / 5

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *