0

Blog de sexualidad

Podcasts eróticos, el placer sexual femenino que entra por los oídos

LEA TAMBIÉN

Una nueva generación de mujeres está creando podcasts y plataformas de audio con contenidos eróticos más en sintonía con el deseo femenino.
El punto de partida fue darse cuenta de que había un espacio sin ocupar en el paisaje del erotismo: el que está entre la literatura, no suficientemente sensorial, y el video, que deja muy poco lugar a la imaginación.

“Prefiero escuchar contenido erótico que verlo”, dice Yves, que solo da su nombre y es usuaria de Dipsea, una de las tres grandes plataformas lanzadas desde hace cerca de un año, junto con Ferly y Quinn, todas dirigidas por mujeres.
“Como con los libros”, dice, “yo prefiero imaginarme en una situación en lugar de mirar a alguien”.
Para Billie Quinlan, cofundadora de la plataforma británica Ferly, ya es hora de explorar el erotismo de otra forma, tanto en relación con los medios como con el contenido.

Ver esta publicación en Instagram

Now that we’ve made Ferly offish on the App Store, we thought it was about time to introduce our co-founders Anna + Billie in our first ever IGTV! Learn more about who we are, what we do and why we started Ferly 🌶

Una publicación compartida de Ferly, Womxn’s Sexual Wellness (@weareferly) el 4 Jun, 2019 a las 1:37 PDT

“La estimulación sexual es un sector históricamente dominado por hombres”, explica en un correo electrónico, y “no ha priorizado el placer femenino y, en consecuencia, ha creado narrativas perjudiciales e inútiles” para las mujeres.
Y menciona, por ejemplo, gritos o gemidos exagerados y algunas posiciones supuestamente apreciadas por las mujeres.
Ferly se ha propuesto la “misión de reinventar estas historias siendo reflexiva, honesta y abierta a la diversidad”, dice.
Ferly es solo para mujeres. En cambio, Quinn y Dipsea se ofrecen como abiertos a un público masculino.
Casi todos los podcasts duran entre 5 y 35 minutos, con escenarios a veces sofisticados, que incluyen, en algunos casos, cambios de lugares y múltiples personajes.
La intensidad erótica del programa se indica de antemano en muchos de ellos, así como la configuración inicial, “Ella + Él”, por ejemplo, a veces con categorías, como “en público”, “fantasía” o “voyeurismo”, en el caso de Ferly.

– “Bienestar sexual” –
Ferly y Dipsea han dedicado recursos significativos a la escritura y la producción de sonido, distinguiéndose de contenidos más aficionados como GoneWild Audio, en la plataforma participativa Reddit.
“Cuando creas contenido erótico, provocas una sensación muy frágil que puede verse perturbada si una respuesta no funciona o si la voz no suena bien”, dice Gina Gutiérrez, 29, cofundadora de Dipsea, que dice tener más de 325 000 descargas.
“Realmente sientes que estás en la habitación con una persona, teniendo sexo con ella”, dice Caroline Spiegel, fundadora de Quinn.
Gina Gutiérrez rechaza el término “audio porno” usado a veces, que para ella corresponde a algo “transaccional y frío, cuando el erotismo es más amplio”, con “una conexión humana”.
“Es difícil encontrar contenido erótico que valore a las mujeres, o al menos que trate al personaje femenino con respeto”, explica una usuaria de Dipsea, desde el anonimato. “Me siento respetada y valorada como mujer cuando escucho Dipsea”.
Los USD 5,5 millones invertidos en Dipsea y los USD 1,5 millones en Ferly han puesto a Estados Unidos y a Reino Unido a la vanguardia, pero el género también se está volviendo popular en otros países, como Francia con Les Chemins du désir (Los caminos del deseo) en Arte Radio.

Este auge de sonido erótico es parte de un movimiento general que, en los últimos años, propone abordar el sexo de una manera más moderna, menos estereotipada, especialmente para las mujeres.
“Estamos viviendo en un período que corresponde al deseo de las personas de conocerse mejor”, dice Gina Gutiérrez.
Aunque no ha desaparecido, el prejuicio históricamente asociado con el consumo de contenido erótico tiende a disiparse.
Yves, la usuaria de Dipsea, asegura que habla de ello con sus amigos y ya ha publicado un enlace a un podcast erótico en su cuenta de Twitter.
Tanto para Dipsea como para Ferly, la ambición va más allá del entretenimiento, como lo demuestra su oferta de audioguías (masturbación, cunnilingus, juegos sexuales) y de podcasts más teóricos («decir no», «deseo y libido»).
Billie Quinlan y su pareja, Anna Hushlak, han sido ambas víctimas de violencia sexual y ven Ferly como una forma para que quienes han sufrido lo mismo que ellas reconquisten su sexualidad.
“Comprender lo que el placer significa para ti es la esencia del bienestar sexual”, dice Quinlan. “Cuando lo consigues, eso se extiende a todos los aspectos de tu vida”.
Aunque la mayor parte de las escuchas se hacen en solitario, explica Gutiérrez, personas que actualmente están en pareja “nos explican que esto tiene un fuerte impacto en su relación” .
Las mujeres “pueden tener más ganas de tomar la iniciativa”, dice la cofundadora de Dipsea. “Ellas tienen una mejor idea de cómo hacerlo, un nuevo lenguaje en la cama, prueban cosas (…). Y esto le da fuerza a las mujeres mucho más allá del dormitorio”.

  • El erotismo está ligado a lo vital
  • Un ciclo de teatro breve indaga en la sexualidad
  • ‘Yo sexteo’: Mexicanas aprenden y defienden el erotismo on-line

Cada vez que hablo de juguetes sexuales pienso en Álex Grijelmo. Al pobre le dará muchísimo apuro cuando sepa que empiezo un artículo sobre juguetes sexuales hablando de él, pero pienso en Grijelmo porque el verano pasado leí un artículo en el que el periodista y escritor proponía no llamar consolador a los masturbadores para mujeres. Lo amaré toda la vida por haber metido mano a eso. Si hubiéramos llamado gozadores a lo que hoy son dildos, sería más fácil meterlos en nuestra cama y tener algo más claro lo que es la sexualidad femenina. Pocas cosas tan machistas, como señala Grijelmo, que tratar de darle al hombre la virtud de consolar por el simple hecho de ser hombres.

Tener gozador a solas no resulta tan complicado. Una vez superadas las reticencias, fruto de una educación que cercenaba el placer femenino, cada vez nos atrevemos más con los juguetes. Ocho de cada diez compradores de los artilugios eróticos son mujeres, y seis de cada diez ya han sucumbido a ellos. La historia es convencer a nuestra pareja. Si es hombre, puede que la cosa se complique. Solo un 12% de los varones reconoce masturbarse acompañado de juguetes sexuales, frente al doble en mujeres que lo hace. Sin embargo, según datos facilitados por la empresa LELO, el 70% de los usuarios de sus productos, los usan en pareja. Así que, parece que lo que triunfa es compartir el momento.

Falos extra en nuestras camas, ¿cómo se gestiona eso? Me juran y perjuran que es lo más habitual del mundo, pero yo siempre me encuentro a candidatos más proclives a que seamos dos mujeres las que estemos con él, en vez de que se busque un amigo y acudan ambos a mis sábanas. Será mala suerte, no lo sé. Pero, si no conseguimos candidatos… ¿qué tal si jugamos como si hubiera alguien más con nosotros? Bienvenidos al maravilloso mundo de la juguetería erótica para dos. «Cuando vamos a elegir un juguete es preciso pararnos a pensar para qué lo queremos, pues hay tantos y tan variados en el mercado que podemos encontrar un juguete ideal para cada momento». María Ramos, psicosexóloga y responsable junto a su socia Laura de Toledo de Psicoasexoria, admite que se buscan más juguetes versátiles, que valgan un poco para todo. «Para sorprender a la pareja no es necesario elegir el último modelo y más caro, pues un simple aceite puede hacernos vivir la mejor de las experiencias sexuales si el entorno es el adecuado y, sobre todo, si hay deseo». Y los juguetes también hay que desearlos.

Convenzamos a nuestros machos de que con esas manitas (y el aparatito) serán los reyes del mambo.

«Llevaba fatal cuando sacaba aquel vibrador y quería que le practicara sexo oral al tiempo que la masturbaba. Por la posición, era imposible que pudiera hacérselo yo, pero siempre pensé que con mis dedos era suficiente, ¿A qué venía sacar una polla de plástico?». Eduardo se siente intimidado por los artilugios que su mujer quiere usar. «Ataca su masculinidad o a su virilidad», explica Ignasi Puig Rodas, psicólogo y sexólogo, «el hombre tiene integrado que debe tener grandes competencias sexuales y eso implica que ellos solitos son capaces de hacerlo todo. El placer de sus parejas es su responsabilidad y si hay algo o alguien que pueda satisfacerlas (puede que hasta mejor) lo ven como una amenaza».

Por eso, para conseguir que pasen por el aro, no queda otra que hacer las presentaciones oportunas. «Esos juguetes tendrán que dejar de ser una amenaza. Si conseguimos que los vean como una herramienta que ellos mismos controlan para dar placer a su pareja, ya no se sienten amenazados. ¡Hasta el famoso succionador de clítoris puede ser un arma deliciosa para un hombre que quiere a su chica!», remata Puig Rodas. «Que te succionen el clítoris mientras te penetran es una de las sensaciones más fuertes que he tenido nunca. Ni dos minutos aguanto», corrobora Adela, compradora del aparato y con pareja. «Comunicarse ya forma parte de ese juego llamado erotismo», remarca Laura de Toledo. «Tenemos la oportunidad de comunicarnos con nuestra pareja «eligiendo» lo que más nos apetece probar, lo que fomenta conocerse mutuamente», completa su socia, María Ramos.

Piensen por un momento en lo que más les gusta en la cama. Con detalle, recreándose. Pensando en por qué les gusta que le hagan eso y cómo hay que hacerlo para que les guste mucho. Ahora piensen que pueden tenerlo por partida doble. Si no con personas, al menos con artilugios.

¿Se lo van a perder? ¿En serio?

Sígueme en Twitter y Flipboard y escúchame en la cadena SER en el programa ‘Contigo dentro’

Qué debe saber una mujer sobre sexo para sacarle partido (según una madre)

14/12/2015 05:00 – Actualizado: 14/12/2015 09:41

El sexo es una parte muy importante de nuestras vidas pero sigue generando muchísima confusión. Décadas de supuesta liberación no han sido suficientes para acabar con el tabú que rodea al sexo, y aunque es un asunto que nos interesa a todos, nos cuesta mucho hablar sobre él en público (y, en ocasiones, también en privado).

Teniendo en cuenta toda la información de que disponemos, es trágico que muchas personas sigan teniendo una vida sexual insatisfactoria (algo que, probablemente, arruina también su vida amorosa), por no tener algunos conceptos claros.

Tracey Cox. (Facebook)

Por este motivo, Tracey Cox, la experta en relaciones más mediática de Reino Unido, se ha propuesto recopilar aquellas cosas que toda mujer debería saber sobre el sexo. Una información que servirá también a los hombres. La columnista, explica, ha elaborado esta lista para ‘The Daily Mail’ pensando en que su hija, hoy adolescente, la lea cuando cumpla 25 años. A partir de esa edad, todas las mujeres deberían tener estos conceptos muy claros:

1. Tu primer orgasmo lo tendrás tú misma. Muy poca gente tiene la suerte de comenzar su vida sexual con alguien que sea capaz de enseñarte cómo es tu propio cuerpo. Siempre es más fácil alcanzar un orgasmo sola que con un compañero, sobre todo si es nuevo.

2. Usar un vibrador es la forma más rápida, fácil y efectiva de estimular tu clítoris. Usarlo no te volverá una “adicta” sino todo lo contrario. Las mujeres que usan juguetes sexuales de forma regular tienen una mayor libido, alcanzan el orgasmo más fácilmente y tienen menos disfunciones sexuales.

3. Sólo el 20% de las mujeres pueden alcanzar el orgasmo mediante el coito. El intercurso por sí mismo no suele ser suficiente.

4. Si tu amante no sabe besar será un inútil en la cama.

5. El sistema sexual masculino es sencillo, el femenino es complejo y no está muy bien pensado.

Tu vida sexual será mucho mejor si sales con alguien con una libido similar a la tuya. Tras la pasión inicial, debemos ajustarnos a nuestras necesidades reales

6. Todo el mundo puede ser bueno en la cama, pero se necesita cierta experiencia y estar dispuesto a dar y aceptar críticas y consejos. Nadie nace siendo un buen amante.

7. Las posibilidades de que tú y tu pareja alcancéis el clímax al mismo tiempo son muy pequeñas, así que no malgastes tiempo en intentarlo.

8. Si quieres probar a hacer un trío, hazlo con alguien del que no estés enamorado. De lo contrario te será muy difícil evitar los celos y la paranoia.

9. Tu vida sexual será mucho mejor si sales con alguien con una libido similar a la tuya. Tras la pasión del inicio de toda relación, debemos ajustarnos a nuestras necesidades reales de sexo, y no todo el mundo tiene las mismas.

El coito no es siempre la mejor forma de alcanzar un orgasmo. (iStock)

10. Si tu pareja te pide probar algo nuevo no significa que seas una aburrida. La variedad es necesaria en toda relación.

11. Los preliminares le gustan a hombres y mujeres y son necesarios en todo encuentro sexual.

12. No debes confundir amor y lujuria. Sólo estamos practicando sexo una pequeña parte de nuestra vida, pero el amor está siempre presente.

13. Por lo general, a los hombres les gusta que les toquen el doble de duro que a las mujeres. Ni más ni menos.

14. El sexo oral es poco efectivo si no usas también tus manos, y puede no ser satisfactorio.

Los hombres se preocupan mucho menos por tus michelines que tú, y cuando los ven no piensan que estás gorda, sólo piensan en agarrarlos

15. Cuántas más formas tengas de alcanzar un orgasmo más orgasmos tendrás, así que te conviene investigar y probar cosas nuevas.

16. La primera vez que haces el amor te marca para siempre. Si tu experiencia no fue satisfactoria, y sigues pensando en ella, un terapeuta puede ayudarte.

17. La erecciones van y vienen durante el acto sexual y esto no quiere decir que el hombre no esté disfrutando, lo más probable es que se está centrando en ti y, mientras, no está recibiendo ninguna estimulación física.

18. Todos los hombres ven porno. También muchas mujeres. Y no tiene nada de malo.

19. Deja de preocuparte por tu peso. Los hombres se preocupan mucho menos por tus michelines que tú, y cuando los ven no piensan que estás gorda, sólo piensan en agarrarlos.

Es importante que, de vez en cuando, tomes tú la iniciativa. (iStock)

20. Todas las posiciones sexuales son variaciones de las cinco básicas: él encima, ella encima, de lado, por detrás y de pie.

21. Si nunca eres tú la que da comienzo al acto sexual tu pareja pensará que sólo haces el amor para complacerle, no porque te apetezca.

22. Las mujeres quieren hacer más el amor en unos días que otros. Su libido fluctuá en función del ciclo menstrual, y es algo que es conveniente explicar a la pareja.

23. Los problemas de erección son habituales entre los hombres y pueden sufrirlos por muchos motivos: estrés, medicación, edad, alcohol… Suele ser un asunto temporal y, en cualquier caso, pueden hacerte llegar al orgasmo sin necesidad de una erección.

24. Los genitales masculinos varían enormemente de tamaño, pero por lo general los de las estrellas porno son exageradamente grandes. No puedes compararlos con ellos.

Tu pareja no puede leerte la mente. Sólo tú sabes cómo te sientes en cada momento. Si tienes problemas, comunícalos

25. Hacer el amor sólo para que te abracen al acabar no es sano. Eso es lo que haría un amigo o tu madre, no un amante.

26. Muchos hombres dicen buscar sexo cuando en realidad lo que buscan es amor. Las mujeres no son las únicas que hacen el amor para buscar afecto. Todos lo hacen.

27. El sexo con tu pareja cambia en el tiempo y nunca es igual que hacerlo con alguien por primera vez, pero eso no significa que sea peor.

28. Tu pareja no puede leerte la mente. Sólo tú sabes cómo te sientes en cada momento. Si tienes problemas, comunícalos. La boca sirve para muchas cosas en el sexo, pero su papel principal es comunicar lo que quieres a tu amante.

29. Nunca te sientas culpable por tus fantasías. Lo que está en tu imaginación no es asunto de nadie, pero piénsatelo dos veces antes de compartirlas con cualquiera.

Las mujeres no son las únicas que practican sexo para encontrar el amor. (iStock)

30. El sexo es ruidoso, oloroso, sudoroso y poco favorecedor. Pierde la vergüenza: remplaza tu ego por humor.

31. No pasa nada por pasar una temporada sin hacer el amor. Es normal si tienes mucho trabajo o acabas de tener hijos (hasta que tienen dos años es casi imposible retomar la actividad sexual normal). Sólo ten una cosa clara: esta situación no será permanente.

32. Si puedes hablar de tus problemas sexuales podrás también resolverlos.

33. Si te sientes mal después de hacer el amor, no tes estás acostando con la persona adecuada.

34. El sexo consiste en dar y tomar. No siempre el esfuerzo debe ser recíproco pero si te limitas a tumbarte y recibir es que eres un amante egoísta, y eso no es sexy ni atractivo.

Diez cosas que las mujeres deben saber sobre el sexo y las relaciones

Que tu chico tenga una erección cada vez que está contigo no significa que esté interesado; todos (hombres y mujeres) se sienten vulnerables y un poco inseguros al desnudo; el entusiasmo en la cama es altamente valorado por los hombres… Esas son algunas de las cositas que el sexo femenino no debería ignorar. Conoce aquí el resto de ellas:

¡Un orgasmo es un orgasmo! Así sea auto provocado o lo alcances a través de la penetración. Ph.

1. “La ex lo volvió loco y por eso no quiere compromisos.” “Tiene muchos problemas en el trabajo y no puede concentrarse en una relación”. Con excusas como esas las mujeres buscamos justificar a un hombre cuando no nos presta atención, ¡o hasta cuando nos hace comer el plantón del siglo! ¿Verdad? Pues, ¿no se te ocurrió que puede ser simplemente que no le gustes lo suficiente? Debemos aceptar que no siempre vamos a caerle bien a todo el mundo, y que no gustarle puedes ser una opción.

2. Cuando una relación comienza es casi imposible determinar si se trata de amor o de enamoramiento hasta que pasa un buen tiempo. Es mucho más fácil darse cuenta de ello si miramos en retrospectiva.

3. Quizás alcanzar el orgasmo a través de la penetración pueda tener un mayor valor para ti que uno logrado gracias a la propia masturbación, pero debes saber que ninguno es mejor que el otro. Un orgasmo es un orgasmo. ¡Salud!

4. Muchos hombres aún no quieren usar preservativo durante las relaciones sexuales. ¡Esos hombres no son para nosotras! Pero si te encuentras con uno de ellos en el camino y te gusta mucho, mucho, mucho dile que tu se lo pones. Verás que ya no encontrarás tanta resistencia. ¡Ni hablar si se lo colocas con la boca!

5. Una de las cosas que los hombres valoran durante el sexo es el entusiasmo que demostramos las mujeres en la cama. No sientas que ese chico con quien sales te juzgará porque eres una loba en la habitación. Todo lo contrario; ¡le encantará! Además, tu la pasarás mucho mejor si te dejas llevar por el momento y te animas a probar lo que él propone, ¡y a proponer tu también!

6. Todos, absolutamente todos, sentimos un poquito de pudor cuando nos encontramos con nuestro cuerpo al desnudo. Así que, durante el encuentro sexual, relájate porque él está en la misma situación que tu. Concéntrate en hacer cosas para reconfortarlo en lugar de enfocarte en tus inseguridades. Verás cómo poco a poco pasan a un segundo plano, ¡y todo lo que disfrutarás!

7. Los hombres altruistas sí existen y nosotras, las mujeres, deberíamos aprender un poco más de ellos. Demos gracias por esos hombres que aman practicarle sexo oral a su pareja y no buscan otro favor sexual a cambio, ¡y tratemos de hacer lo mismo! No te cuesta nada darle una felación a tu chico cuando recién se está despertando, ¡y él comenzará su día feliz de la vida! Piensa que el sexo oral para los hombres es como estar protagonizando una película porno; todo está sucediendo ante sus narices sin que él haga nada.

8. Que un hombre tenga una erección cuando te encuentras cerca suyo o con él no significa que realmente le atraigas. No es un punto de referencia. Debes prestar más atención a cómo te trata fuera de la cama. ¿Se pone en contacto contigo para saber cómo estás aunque ese día no vayan a verse? ¿Se muestra interesado por compartir otras cosas contigo además de la cama? ¿Te ha presentado a sus amigos o quiere conocer a las tuyas? Esas son algunas preguntas que puedes hacerte.

9. No es una buena idea demandarle a tu chico un mayor compromiso de manera explícita porque lo que cuenta es que lo asuma con sus hechos. ¿Pero cómo hacer que se de por enterado sin que sea tan explícito? Podrías pedirle cosas puntuales. Por ejemplo, que quieres hablar con él por teléfono todos los días.

10. Aunque te estés comiendo las uñas por mandarle un mensajito, no lo hagas si te ha pedido tomar distancia porque será contraproducente. Piensa cómo te sentirías tu si la situación fuera al revés y tienes a alguien que te está llamando o enviando mensajes dos veces al día ya que necesita entender cosas que ni tu tienes claras. Entonces, déjalo aclarar sus ideas que solito volverá a buscarte. Es cierto que también puede salirte mal y que no vuelva –hay que evaluar todas las posibilidades-. En ese caso, trata de hablar con él para entender qué ha sucedido y darle un cierre, aunque sea temporal, a la historia.

8 curiosidades sobre el sexo en diferentes lugares del mundo

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption El acto de la conquista sexual, y la forma de llegar a tener sexo, cambia de país en país.

El acto sexual es probablemente la práctica más antigua y universal del mundo. Pero la forma en la que cada uno lo hace difiere bastante de país en país.

El programa de la BBC Crossing Continents realizó una investigación y descubrió hechos fascinantes en torno a la cultura y el sexo.

Y es que cuando de tener sexo se trata, hay un poco de todo: desde personas que practican el celibato, hasta quienes bailan con manzanas en las axilas como parte de la conquista sexual.

  • «Lamento no haber tenido sexo hasta los 37 años»

Aquí tienes algunas de las costumbres más llamativas.

1. Nombres propios para los genitales

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Los indígenas hawaianos tienen hasta una canción para hblar de los genitales.

Los antiguos hawaianos acostumbraban darle nombres cariñosos a sus genitales. Pero no solo eso.

Tanto la realeza como los plebeyos tenían además su propio mele ma’i, un canto genital personalizado.

Estas odas líricas describirían, de manera bastante abierta y con cierto detalle, las regiones inferiores del individuo.

El doctor Milton Diamond, un experto en comportamiento sexual hawaiano, cuenta cómo el canto de la Reina Lili’uokulani habla de sus genitales «retozando, subiendo y bajando».

2. Hacia el celibato

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Los japoneses practican cada vez menos sexo según revelan diferentes encuestas.

La tasa de natalidad en Japón está en declive, pero también lo están los métodos anticonceptivos como el condón o la píldora. Además han bajado los abortos y las enfermedades de transmisión sexual.

«La única explicación es que los japoneses están teniendo menos relaciones sexuales», dice Kunio Kitamura, jefe de la asociación de planificación familiar de Japón.

Un informe reciente reveló que hay un número récord de parejas vive en matrimonio sin practicar sexo y que un tercio de los hombres dice estar demasiado cansado para tener relaciones sexuales.

El mismo documento señala que una cuarta parte de las mujeres dice que considera que el sexo es algo problemático.

Otra encuesta, que examinó a personas de entre 18 y 34 años, encontró que la proporción de personas vírgenes se había disparado durante la última década: casi el 45% dijo que nunca había tenido relaciones sexuales.

3. Un día marcado para concebir

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption En una región de Rusia hay recompensa por tener sexo… y tener hijos. Si puedes demostrar que lo haces en la fecha señalada.

En Rusia quieren evitar que la natalidad siga en descenso, así que en una región del país ha introducido una forma ingeniosa de lograr que la población procree.

El gobernador de Ulyanovsk, justo al este de Moscú, declaró el 12 de septiembre como el Día de la Concepción: un día de vacaciones en el que se alienta a las parejas a quedarse en casa con el único propósito de producir descendencia.

Las parejas que tienen un bebé nueve meses después reciben premios tales como cámaras de video, heladeras y lavadoras.

4. El pez de la conquista

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Díselo… con un pez.

En el pequeño pueblo de Mehinaku, en el centro de Brasil, las mujeres han ideado una forma simple de decidir entre sus pretendientes.

Ahí, los hombres que compiten por el afecto de una mujer le tiene que llevar un pez como regalo.

Aquel que logre la pieza más grande, se lleva a la chica.

5. Manzanas con fragancia

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption ¿Cuál es tu veneno?

En la Austria rural, era tradición que las mujeres asistieran a un baile con rodajas de manzana debajo de las axilas.

Después de inspeccionar a los hombres de la habitación, ofrecían al elegido un pedazo de la manzana sudada.

Si los sentimientos eran recíprocos y al hombre también le gustaba ella, le daría un mordisco a la manzana… que sin duda tendría una esencia «especial».

6. Caer rendido al suelo

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Este es el baile donde la falta de destreza te ayudará a conseguir a la chica.

Esta es una comunidad donde ser torpe en la pista de baile realmente puede ayudarte en la conquista.

Los hombres y mujeres de una tribu de la Guajira colombiana participan en unbaile ceremonial especial, donde si una mujer hace tropezar a un hombre durante el baile, entonces ambos deben tener relaciones sexuales.

Esta práctica le da un nuevo significado a la frase caer rendido por alguien.

7. Vacaciones… «activas»

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Los daneses procrean más durante las vacaciones.

Según una investigación realizada por la compañía de viajes Spies Travel, los daneses tienen un 46% más de sexo en vacaciones.

Y no solo eso, sino que el 10% de los bebés daneses se conciben durante el periodo vacacional de sus padres.

A modo de recompensa por tal actividad en días de asueto, en 2014 esta agencia de viajes ofreció tres años de suministros para bebés y unas vacaciones aptas para niños a cualquiera de sus clientes que pudieran demostrar que habían concebido durante sus vacaciones.

8. Los que más practican

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Eros es el dios griego del amor.

Según una encuesta global realizada por el fabricante de condones Durex, que incluyó a casi 30.000 personas mayores de 16 años en 26 países diferentes, Grecia es el lugar por excelencia para tener sexo.

Es en este país donde las personas tienen más relaciones sexuales: alrededor de 164 encuentros sexuales en promedio cada año en el momento que se realizó la encuesta.

Tal vez es el clima, o tal vez es algo en el agua, pero ¿quién puede culparlos?

Su herencia también debe jugar un papel: los antiguos griegos eran famosos por ser sexualmente tolerantes, abiertos y experimentales.

Todo suma.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

La vida es un proyecto, nuestra vida íntima también lo es, necesita tener propósitos y metas. Siempre es necesario dar algunos empujoncitos para recuperar el deseo y la pasión en las relaciones sexuales. Es hora de ser una mujer un poco más atrevida para acabar con la rutina y conquistar nuevas fronteras en el sexo. Aquí van 10 consejos muy calentitos para volver a tener momentos inolvidables con tu pareja.

1 Olvídate del estrés

Los peores enemigos del sexo son el estrés, las responsabilidades, la falta de sueño y el cansancio. Y las mujeres sufrimos todos estos problemas con mucha frecuencia. No olvides que el sexo es uno de los mejores relajantes naturales. Si gastas tanta energía en el trabajo, ¿por qué no hacer un pequeño esfuerzo más para tener un bonito momento sexual? Todos los días y a cualquier edad, estamos a tiempo de despierta el erotismo, no dejes que tu vida sea como la de una robot que solo trabaja y duerme.

No es porque llevas años con tu pareja que dejas de ser mujer con deseos y atractiva. No hace falta tener unas medidas de modelo para despertar la pasión de tu pareja. Refuerza tu autoestima, eso te hará más receptiva al sexo. Prueba alguno de los tratamientos de belleza o un masaje. Y repita conmigo: ¡Soy sensual!

2 Toma la iniciativa en el sexo

Demostrar tus deseos es la mejor manera de calentar los deseos de tu pareja. La rutina siempre nos hace inventar una disculpa tipo «mejor mañana». Sorprende a tu hombre con un actitud especial, un cariño íntimo cuando menos lo espera. Tomar la iniciativa reforzará tu imagen de amante ante los ojos de tu compañero. Por ejemplo, dile que pare el coche cuando vayáis de viaje y pídele que te haga el amor, agárrale en el ascensor o en el baño de un local público. No limites tus deseos sexuales, es hora de cometer locuras de amor.

3 Haz el amor más veces

Viejos tiempos aquellos, sexo en el coche, en casa, en la playa, de noche, de día… ¿Y por qué no aumentar ahora la frecuencia de tus relaciones sexuales? Recupera tu espíritu sexual de cuando eras joven y sorprende a tu compañero renovando tu apetito sexual. No es pecado decir «¡Quiero más sexo!». No estás muerta.

4 Cumple los deseos sexuales de tu pareja

¿Hay algún deseo sexual que tu compañero te haya pedido muchas veces y no has querido hacerlo? ¿Por ejemplo, una felación o el sexo anal? Piénsalo mejor, no te dejes frenar por la vergüenza o ciertos prejuicios, si te apetece, adelante.

5 Confiesa tus fantasías sexuales

Acércate al oído y confiesa a tu amante tus fantasías sexuales, seguro que con un poco de seducción él estará listo para hacerlas realidad. Lo fácil y divertido que es cumplir deseos en la cama.

6 Sé una mujer que piensa en sexo

Pensar en sexo te hará desear tener más relaciones sexuales. La imaginación es libre para soñar con situaciones sexuales maravillosas. Es bueno también recordar grandes momentos de amor. Si deseas, no te cortes y mastúrbate, al contrario de lo que muchas piensan, eso te hará tener más deseo de sexo con tu compañero. Si tu libido ha disminuido, impúlsala, imaginando nuevas situaciones, alquila películas eróticas…

7 No hagas el amor siempre de la misma manera

Busca más información sobre el sexo y encontrarás muchas posturas diferentes para tener relaciones sexuales. Posturas, técnicas, trucos nuevos van a mejorar tu vida sexual. Hacer lo mismo todos los días es aburrido. Busca leer el Kamasutra, conocer el sexo tántrico, hay miles de posibilidades de abrir nuevas fronteras en el sexo.

8 Dos orgasmos es mejor que uno

Tener un orgasmo es mucho más fácil de lo que imaginas. El cuerpo femenino esta bendecido y preparado para ser multiorgásmico. Es sólo cuestión de práctica: cuando llegues a los clímax, no pares, sigue estimulándote, tal vez descubras que eres una súper mujer multiorgásmica.

9 Cómprate juguetes sexuales

Los juguetes sexuales son muy divertidos y un son una arma muy recomendable para reactivar tu vida sexual y alcanzar cotas más altas de placer. Olvídate de prejuicios, dos personas adultas tienen el derecho de disfrutar más de sus relaciones sexuales. Visita un sex shop con tu pareja, hay cosas muy apetecibles tanto para él como para ti. Volverás de la compra muy animada.

10 Paseos y viajes sexuales

Una escapada sorprendente para estar solos es muy afrodisíaca. ¿Cuándo has estado sola con tu pareja en un lugar idílico por última vez? Prepara un pequeño viaje donde el primero objetivo sea el sexo, y el segundo objetivo sea sexo, el tercero también. Elije un buen hotel, con jacuzzi en la habitación y enciérrate con tu amado para hacer el amor. Sin hijos, sin prisas, sólo los dos.

Cómo optimizar su vida sexual en 7 pasos

Estos no parecen ser tiempos fáciles para el corazón; sin embargo, la época luce sorprendentemente rica en términos de exploración sexual. Nunca tuvimos tanta información disponible sobre el modo como funcionan nuestros cuerpos y sobre las maneras de estimularlos. En pocas palabras, nunca tuvimos una visión tan técnica sobre nosotras mismas.

Este enfoque pragmático, preciso, de nuestra sexualidad, permitió que algunos autores se atrevan a sugerirnos el ejercicio de pensarnos como computadoras. Eso es exactamente lo que hace Felicia Zopol en su ‘Manual de instrucciones para la optimización de la vida sexual’, un libro que se encuentra en cada librería (¡y sex shop!) de Europa. Esta guía busca sistematizar los aspectos que debemos considerar para asegurarnos de desplegar nuestro potencial sexual.

1. Inicio de sesión: el chequeo del equipamiento

El primer paso para comenzar el ejercicio consiste en chequear si el ‘hardware’, es decir, el cuerpo, y el ‘software’, la mente, están operando como deberían. El lema es que no puede haber buen sexo si no hay buena salud física y mental, y que no sirve demasiado buscar al mejor amante del mundo si nuestros bloqueos físicos o psicológicos no nos permitirán responder. Si está cansada, estresada, pasada o en falta de peso, anémica o fumando demasiado, por dar algunos ejemplos, no espere que su sexualidad resplandezca. Su estilo de vida marca su estilo de cama.

2. Instalación y preparación

El espacio de desarrollo de su sistema, es decir, el lugar en el que está emplazado su cuerpo, hace posible o puede obstaculizar el desarrollo del deseo. ¿En dónde está instalada? ¿Es su contexto un espacio que le da ganas? En lo concreto y en lo metafórico ¿está en un lugar en el que le gusta estar? No es que se precise tener el hogar o la vida soñada para desplegar su brillo más íntimo, pero, según Zopol, conectar con la belleza en nuestros entornos y con los objetos que nos hacen sentir sexis, aceita todos los procesos, en especial, los de la seducción y la excitación. Tomarse el tiempo para preparar los ambientes y lo que hace a nuestro aspecto sexual constituye un eje de autoestima, aún cuando esté solísima y sin grandes chances (¡aparentes!) de dejar de estarlo.

3. Inicialización. El arranque paulatino del sistema

¿Qué tanto sabe de técnicas de calentamiento para un funcionamiento óptimo? Muchas mujeres nos quejamos de los encendidos bruscos de nuestros compañeros, pero pocas veces nos damos cuenta de que, a través de la palabra, la gestualidad y la iniciativa, tenemos un gran poder para marcar el compás de lo que sucede entre las sábanas. Usted puede frenar a un acelerado y también darle marcha a un dormilón; lo importante es que entienda que una buena inicialización puede cambiar resultados tan fundamentales como ¡la intensidad de un orgasmo! Aprenda sobre masajes, sobre jueguitos sexuales y a garantizarle a su sistema el tiempo que necesita para encenderse, en el auténtico sentido.

4. La conexión básica

Resulta gracioso conceptualizar la penetración como una conexión usb/plug genital, pero si lo piensa bien, es en ese preciso momento del sexo cuando dos personas tienen más posibilidades de transmitirse información: buena, como la que termina en un embarazo deseado, o no tan buena, como enfermedades sexuales. Hay quienes aseguran que existen además intercambios kármicos y energéticos. El punto es que para una vida sexual divertida es imprescindible, paradójicamente, que no quede ningún rastro de esa diversión. Saber cuidarte con métodos que no le hagan daño a tu cuerpo y sumar además el siempre imprescindible preservativo, es parte del ‘check-list’ obligado.

5. La conexión avanzada

Conectar con una persona no es lo mismo que conectar con muchas, que zambullirse al poliamor o entrar al universo de las prácticas alternativas. Cuando se sumerge en mundos sexuales desconocidos, lo que hace es, básicamente, explorar nuevos tipos de conexiones que desafían de otra forma a su sistema. Como aquella época de la web en la que entrar a ‘páginas raras’ podía ser peligroso, abrirse a otros puertos la obliga a estar un poco más alerta. Cada componente de su sistema debe estar listo para responder con el mejor nivel de rendimiento.

No puede haber buen sexo si no hay buena salud física y mental. De nada sirve buscar el mejor amante del mundo si nuestros bloqueos físicos o psicológicos no nos permitirán responder

6. Interrupciones. Cortocircuito. Se colgó

Cuánto más se exija y más le exija a su sistema, más probable es que haya alguna falla. Es posible y frecuente perder la libido y también el orgasmo, alguna temporada, por causas tanto físicas (un simple agotamiento por ejemplo) como psicológicas (el miedo a confiar puede ser una). En estos casos, es probable que un simple reseteo, enchufar y desenchufar, no alcance para restablecerlo y deba mirar más de cerca algunos de sus procesos internos. Los cortocircuitos con la conexión con el otro también son frecuentes y, lamentablemente, en las relaciones no salta ningún fusible protector que evite que las cosas pasen a mayores.

7. Servicio técnico

Nuestras vida sexuales serían mucho más placenteras si acudiéramos a sexólogos y psicólogos especializados con la frecuencia, el desprejuicio ¡y la urgencia! con la que acudimos al servicio técnico cuando nuestro PC falla. Nuestras cabezas y corazones no son tan fáciles de formatear como un computador y muchas veces necesitamos ayuda para dar con la clave del error. Aunque pensarnos como computadoras, puede deshumanizarnos; también puede ayudarnos a deshacernos del drama y volvernos más racionales, prácticos y efectivos en algo tan humano y natural como nuestra vida sexual.
DENISE TEMPONE
LA NACIÓN (Argentina) – GDA

Tuve sexo con mi sobrino

Buenas noches, acudo a este foro porque por lo que visto es, serio antes, les pido el favor a las personas que vayan a criticar, insultar o a argumentar, morales, religiosos o genéticos se abstengan a opinar , disculpen la cantidad de información pero es necesario para que entiendan la situación, necesito ayuda, no se cómo interpretar esta situación
Mi situación es la siguiente:
Soy una chica de 22 años y tengo una niña pequeña de año y medio, vivo en colombia y mi padre de su primer matrimonio tuvo tres hijas, son mis hermanas mayores, una de ellas tiene tres hijos y su hijo mayor de 18 años es la persona con la cual ocurrió la situación.
El siempre ha vivido en españa y en 2007 ellos vinieron al colombia, el tenía 6 años y yo 9 años, pasó que nos dábamos besos, todos lo sabían pero éramos niños. de 1-2 meses volvieron a españa y todo quedó como sin importancia de dos niños. En el año 2013 mi hermana viajó a colombia pero no trajo a mi sobrino, ella me sorprendió mucho cuando me nombro que el todavía pensaba en mi, vaya yo tenía 16 y el unos 12-13 pero lo que más me sorprendió fue que ella todo se lo tomo muy enserio y me dijo “me gustaría que algún día fueras para el”. Como si ella no le viera nada de malo a aquella situación, pero yo a los 16 no pensaba en un niño de 12-13 años que vivía al otro lado del mundo ni mucho menos. Luego hace un par de años. Fui yo a españa y en el aeropuerto sucedió que el estaba detrás de mi como una sombra, yo no me percaté hasta que mi propia hermana me reclamó que porque lo ignore? Vaya… eso me hizo querer hablar con él. Resultó que era un niño muy inmaduro de apenas 15 años pero me dijo que desde que tenía 6 años estaba enamorado de mi, que yo era el amor de su vida y yo 19 los había acabado de cumplir. Y al otro día de haber llegado a españa, fui a un bar con una familiar y bebimos. En ese momento se me ocurrió la idea de irme a la casa de mi hermana a esa hora y quedarme allá. Dormí junto a él pero, el se me acercó mucho y quedamos de cucharita, yo le pregunté si el había estado alguna vez con alguien y me dijo que solo una vez. El me penetro y bueno hubo el sexo pero fue algo corto porque todos estaban durmiendo y el no parecía tener mucha experiencia. Luego de eso , no me quiero extender en esta parte pero, todos se dieron cuenta y algunos lo tomaron a mal, pero mi hermana como siempre no le vio lo malo y pensé quedarme allá en españa con el, trabajar y esperar unos años a que él fuera mayor de edad y poder vivir junto a él aparte pero no. No se, me emocione mucho y consultamos una abogada y no se pueden formalizar en españa ese tipo de relaciones de tercer grado consanguíneo. Así que nunca podría tener un matrimonio. Para mí no era importante, nunca pensé en el matrimonio como opción, nunca fui una niña que soñara con casarse algún día. Pero en el causo el efecto contrario y ya cuando íbamos a tener relaciones yo sentía cómo si lo estuviera obligando, sentía que su cuerpo emanaba una energía que me rechazaba, empezó a hacerme desplantes. El padre de él me trato como una degenerada y otras cosas también. Las personas notaban todo y creían obviamente que yo era la culpable. No quise seguir sintiéndome así y aliste todo para regresar a colombia. El me pidió disculpas y que empezáramos de nuevo pero yo no quise y volví. Luego de eso, a una semana de estar en colombia, me agarro la ansiedad y le escribí y me trato de estupida, que todo había sido un error garrafal y que no le volviera a hablar en la vida. Así lo hice por 2 años. Yo tuve una relación corta y nació mi hija, a los 5 meses de nacida ella se colocó grave de salud y mi hermana me envió dinero para ayudarme con las cuentas, en eso el me escribe y me felicita por mi hija. Luego cuando pasó la enfermedad de mi hija, seguimos hablando pero la conversación se tornó sexual pero el me volvió a rechazar. Luego hubo un problema porque se supo que un tío de él me había intentado violar a los 13 años y parte de la familia se puso en contra mío, como si yo me hubiera buscado que un tipo de 22 años me intentara violar a mis 13, otros no me creyeron. Yo le pregunté a él que pensaba de ello y me dijo dio a entender que si el me quisiera aún, le importaría pero que no siente nada por mi, y que no le importa en absoluto que me hayan intentado violentar de niña. No lo voy a negar, eso me dolió. Y luego no se cómo rayos al tiempo como que estaba caliente y me escribió cosas sexuales y lo ignore. Odio eso. Siento que el juega conmigo, me insinúa que yo lo obligue a cosas, pero luego me busca, y luego se porta despotas conmigo. Es un niño. Apenas tiene 18. Yo pienso ir a irme a vivir a españa en otro año pero se me quitan las ganas al saber que viviré esa situación de sus juegos mentales. Creo que nunca me creyó y me utilizo. No me haré tampoco la victima porque yo tengo gran parte de culpa, y sexualmente yo era la que lo
Otra cosa que olvide mencionar es que cuando sucedió lo de la enfermedad de mi hija el me pidió perdón por como me había dicho de que no le volviera a hablar en la vida y se refirió a eso como algo “sadico” de su parte. También es que me estoy premeditando. Mi familia es muy unida y no soportaría que los otros estén pendientes de cómo nos comportamos el y yo cuando nos volvamos a ver, y si vuelve a pasar algo que me haga sentir como la victimaria, me deje, me restriegue una novia por la cara. Porque se que es así de inmaduro.

“Casi todas las personas tenemos un mundo interior sexuado y sentimos curiosidad por saber qué y cómo fantasean los demás”, asegura la psicóloga y sexóloga Georgina Burgos en su libro Proyecto Tabú (Editorial Fundamentos) para el que recogió los testimonios de más de 5.000 personas acerca de sus fantasías eróticas. Burgos puntualiza: “La fantasía sexual es un recurso erótico como lo puede ser una película pornográfica o un juguete. Mientras fantaseamos, en la imaginación no existen las consecuencias que pudiera tener esa acción en la realidad. Tampoco tenemos que dar la talla ni vamos a ser juzgados. Si imaginamos que realizamos una práctica sexual que en la realidad puede causar dolor, por ejemplo, en nuestra imaginación resulta que no es dolorosa y por lo tanto, fantaseamos con ella con absoluta libertad”. Es, al fin y al cabo, una herramienta al alcance de cualquiera para disfrutar de unos minutos 100% placenteros.

Sin embargo, lo que en un principio suena positivo también puede ser un arma de doble filo que nos haga sufrir. Primero porque en caso de llevarla a la práctica, podría acabar siendo una mala experiencia. “De la fantasía a la realidad hay una distancia. Tú puedes imaginar que tienes sexo con 17 hombres y te puede parecer súper excitante. Pero a la hora de la verdad, ya veríamos si serías capaz de aguantarlo y si al cuarto te seguiría apeteciendo tanto”, cuenta en tono humorístico la periodista y sexóloga Sylvia de Béjar, autora de los libros Tu sexo es tuyo (Planeta) y Deseo (Planeta).

En las fantasías de las mujeres hay una tendencia a añadir elementos y adornar las escenas de forma detallista. Esto es una diferencia con respecto a los hombres

“Nancy Friday, que ha escrito uno de los mejores libros que existen sobre fantasías sexuales femeninas, Mi jardín secreto, habló con cientos de personas durante horas y dijo, literalmente, que ‘por cada persona que me ha hecho partícipe del goce que le produjo hacer realidad sus fantasías sexuales, hay tres o cuatro que sabían de antemano que el intento no daría resultado o habiéndolo probado se llevaron un desengaño”, añade De Béjar.

Las fantasías, a su vez, también pueden ser causa de conflictos internos, incluso si no llegan a materializarse. “A algunas personas, ciertas fantasías les pueden generar malestar porque les provocan una gran excitación y consideran que no deben permitirse ese tipo de imágenes. Si nosotros les damos una connotación negativa, las vamos a percibir como algo molesto”, comenta la sexóloga Burgos.

Independientemente de cómo nos alteren o nos ayuden, está claro que tanto los hombres como las mujeres, sin distinción, tenemos unas mentes eróticamente hiperactivas ya que según las investigaciones de Proyecto Tabú, el 95% de las personas fantasean con sexo. La pregunta es: ¿hay diferencia entre lo que imaginan ellos y lo que sueñan ellas? “Entre hombres y mujeres hay más puntos en común que en discordia. Aún así, hay algunos matices que les separan. Por ejemplo, en las féminas hay una tendencia a añadir elementos y adornar las fantasías con más detalles”, aclara Georgina Burgos.

A través de las fantasías también podemos estar sacando fantasmas, miedos o cosas que nos han podido suceder en algún momento y que todavía coletean en el subconsciente

La sexóloga De Béjar, por su parte, complementa esta afirmación con lo que ha podido ver a lo largo de los años: “Es en cómo imaginamos en lo que a lo mejor hay más diferencia con respecto a ellos. Nosotras somos más imaginativas, románticas y proclives a añadir más emoción en el argumento de nuestras fantasías. Probablemente somos más de recrear la historia. Eso nos resulta excitante aunque en nuestra ficción no esté pasando nada físico todavía”.

Otra pequeño matiz es el qué. “Hay de todo, pero es cierto que durante muchas generaciones las mujeres han elegido un papel bastante pasivo en las fantasías. Lo de dominar era algo que no nos autopermitíamos, porque nos habían educado en que eso es sucio y hay que ser discretita. Esto ha llevado a muchas mujeres a elegir fantasías donde se veían en un papel pasivo. Mientras que los hombres han tendido siempre a lo visual y a la acción. Haciendo o dejándose hacer algo, pero de acción”, dice la propia Sylvia.

Lo que sí saben las expertas, como indica Georgina Burgos después de su investigación Proyecto Tabú, es el tipo de fantasía sexual recurrente en las mujeres. “La más frecuente es la que involucra lugares que tienen un sentido erótico o que aportan un plus de erotismo, como hacerlo sobre el capó de un coche, en la playa, en un ascensor o en un probador de una tienda. Es decir, el lugar como centro y componente erótico. Las otras más habituales son los tríos y tener una relación sexual con un desconocido. Esta última, por ejemplo, se presenta en el 12% de las mujeres, mientras que en ellos el porcentaje solo llega al 5%”, describe la psicóloga-sexóloga.

Para las mujeres es importante el lugar como centro y componente erótico: hacerlo sobre el capó de un coche, en la playa, en un ascensor o en un probador de una tienda

Sin embargo, que sean las más frecuentes no significa que sean las únicas, porque las hay para todos los gustos, como especifica De Béjar: “Hay algunas muy inocentes, de gente que tiene fantasías muy simples, y otras muy complicadas”. ¿Y las hay que sean más perversas que otras? “Pues sí, la zoofilia es una perversión para muchas personas, pero hay que recordar que la perversión está en los ojos de quien mira. Es decir, que si a una persona que se dedica al BDSM (bondage, sumisión y masoquismo) le cuentas que tienes una fantasía donde te atan y te dan cachetes en el culo te dirá que menuda cosa tonta sin importancia. En cambio, si se lo dices a una persona que esto ni sabe lo que es, ni lo vive, te dirá que qué horror. Tú creas las fantasías a partir de muchas cosas, pero en cualquier caso, sea lo que sea lo que pensemos, salvo que nos horrorice lo que pensamos, que a veces pasa, todo vale”, afirma De Béjar.

Sylvia de Béjar subraya: “Recrearse en una fantasía no es sinónimo, en ningún caso, de querer llevarla a la práctica”. Lo que sucede es que, como explican las sexólogas, a través de las fantasías también podemos estar sacando fantasmas, miedos o cosas que nos han podido suceder en algún momento y que todavía palpitan en el subconsciente.

Estudios y libros, como Confesiones sin vergüenza, de Valérie Tasso (Grijalbo), o Dímelo al oído, de Sonsoles Fuentes y Laura Carrión (Temas de Hoy), confirman que el universo erótico femenino de las españolas es tan amplio como el masculino.

En un artículo ya publicado en ICON, nos preguntábamos qué fantasías sexuales tienen los hombres en la cabeza. Esta vez les toca a ellas, y este es el resultado que una treintena de mujeres han compartido con ICON. Los apellidos se han omitido por deseo de las participantes:

1. Almudena (contable, 27 años): “Me excito pensando en la idea de que mi novio aparezca por sorpresa en el dormitorio, me agarre por detrás y comience a hacerme el amor de pie con el balcón abierto de par en par. Yo no le veo la cara, pero le siento intensamente, mientras sé que todos los vecinos nos observan y pueden ver las expresiones de placer de mi rostro y cuerpo”.

2. Irene (delineante, 37 años): “Una de mis fantasías de los últimos meses es tener un trío con mis dos últimos ex. Me entrego a ellos por igual sin hacer comparaciones después de que estuve mucho tiempo comparándoles. Y también siento que ellos dejan de comportarse con celos después de que siempre estuvieran compitiendo por mí. Me excita y, a la vez, me deja con la conciencia tranquila”.

3. Silvia (funcionaria, 30 años): “Es algo que Woody Allen plantea muchas veces en sus películas y yo también en mis fantasías: lo de enrollarme con el psicoanalista”.

4. María (reponedora de gasolinera, 24 años): “Un intercambio de parejas con mi mejor amiga y su novio es una de esas visiones que de vez en cuando se apodera de mi imaginación. La verdad es que tanto su chico como el mío son estupendos, y creo que estaríamos a gusto. Pero, por ahora, prefiero que siga siendo una fantasía, por si las moscas.” .

5. Luisa (comercial, 41 años): “Vestirme de doncella, con cofia, faldita y delantal. Sin ropa interior y armada con un potente vibrador de los de tamaño real. En mi fantasía recreo la escena de que voy a servir a un hombre, al tiempo que soy yo quien usa el juguete y tiene el control”.

6. Idoia (profesora, 35 años): “Tener sexo con el secretario de mi colegio a espaldas de mi novio. Sé que parece un mero pensamiento de infidelidad, pero el punto de que sea el secretario de mi colegio es lo que me pone, porque en la realidad sé que jamás querría nada con él”.

7. Carmen (enfermera, 44 años): “Todo lo que percibo como prohibido por la educación que he recibido, en mi imaginación es lo que más me excita. Como flirtear, seducir y acabar teniendo sexo oral con un hombre casado al que he visto solo un par de ocasiones. En plan American beauty, pero al revés”.

8. Justina (funcionaria, 47 años): “No soy de fantasías muy rebuscadas, pero sí confieso que de vez en cuando me excita pensar en mi marido cuando está en el gimnasio y se desnuda para irse a las duchas. Y está ahí, desnudo, entre tanto hombre macizorro. Uff…”.

9. Esther (química, 32 años): “Después de que mi mejor amiga me confesara que era lesbiana, descubrí que me excitaba mucho ir a los bares de chicas con ella y que me mirara la camarera. Sé que no tendría una relación física con otra mujer, pero el hecho de ser un objeto de deseo para una de esas chicas monas que están atendiendo en una barra me da bastante morbo cuando estoy a solas en casa”.

10. Alessandra (gestora cultural, 35 años): “Tener sexo con alguien más inexperto, un jovencito universitario, para enseñarle y que se dejara hacer de todo”.

11. Chus (odontóloga, 40 años): “Pienso mucho en un celador del hospital donde trabaja mi marido: es negro y mi marido me cuenta los chismes que corren acerca de la masculinidad de la que presume. Y, entonces, me imagino que en una de las tardes que me acerco al hospital, me lo encuentro en los pasillos, nos saludamos, flirteamos y, en una de las salas privadas, me seduce hasta demostrarme que, efectivamente, lo que se cuenta de él es cierto”.

12. Beatriz (periodista, 29 años): “Ir de compras con mi pareja y acabar en el probador haciendo un rapidito es una de las cosas que más me pueden poner. Ya conocemos el de Zara y el de Mango”.

13. Marta (dependienta, 24 años): “Me encantan los uniformes. Y cuando necesito un extra de excitación pienso que estoy haciéndomelo con dos azafatos de compañías aéreas, luego aparecen vestidos de militares y, por último, se enfundan el traje de bomberos. La repera”.

14. Elena (policía, 31 años): “Soy más de lugares que de acciones. Lo de imaginarme con un hombre debajo de la ducha ya me resulta muy morboso”.

15. Diana (esteticista, 36 años): “Lo de tener una relación sexual al aire libre, entre dunas, es el no va más de mis fantasías. La posibilidad de que me vean, pero sobre todo la sensación de sentir el calor, el mar, la arena, el sudor, los jadeos, el cuerpo de mi pareja, el mío… Sin palabras”.

16. Ana (masajista, 27 años): “Me gustaría, en algún momento, saber qué pasa y qué se siente cuando entras en la ducha del vestuario del gimnasio con otra mujer. De pronto imagino que la sorprendo, entro sin avisar, comienzo a besarla, ella se extraña pero se deja, mientras el agua corre por nuestras cabezas, seguimos besándonos y vamos a más”.

17. Juncal (empresaria, 43 años): “Aunque pueda sonar típica, lo de verme vestida de dominatrix, con látigo y corsé de cuero, es algo que me pone a mil. Y más cuando imagino que a quienes someto son cuatro de los empleados más fornidos que tengo a mi cargo, semidesnudos, cachas y lamiéndome como perrillos”.

18. Paloma (arquitecta, 45 años): “Una vez tuve un lío con un chico más joven que yo. En su dormitorio tenía unas esposas y un látigo. Nunca los usamos, pero imaginar que me hacía el amor después de haberme atado al cabecero de la cama y golpeaba el suelo con el látigo me excitaba mucho”.

19. Paula (profesora, 31 años): “Estoy en el dormitorio de mi novio, comenzamos a besarnos y a desnudarnos, y hacemos el amor. De pronto, aparece el guapo y encantador de su primo, cámara en mano, y nos graba. Todo es muy normal y dulce, y yo comienzo a moverme de forma sensual, más para el deleite del primo que para el de mi novio. Y eso nos excita mucho a los tres”.

20. Iciar (abogada, 33 años): “Hacer un trío con mi novio y otra mujer”.

21. Lola (artista, 28 años): “Me gustaba fantasear con un cantante que me encantaba. En mi historia, yo iba a uno de sus conciertos, él me veía en la cola para entrar, me cogía de la mano, me llevaba hasta dentro, a los camerinos, me invitaba a una copa y dejaba que viera cómo se cambiaba. Se quedaba en slip y se sentaba enfrente de mí. Y ahí estábamos, simplemente mirándonos. Poco a poco observaba cómo se excitaba y tenía una erección. No pasaba nada más, porque aparecía su mánager diciendo que quedaban minutos para salir a escena. Él se iba a cantar y yo me quedaba ahí, muy excitada”.

22. Sara (economista, 34 años): “Mi marido me confesó que él fantaseaba con la idea de hacerlo en un lugar semipúblico. Lo cual encajaba perfectamente con una de las imágenes eróticas que más me ponen: tener sexo con él en el palco de un teatro”.

23. Mónica (socióloga, 41 años): “Masturbarme y llegar al orgasmo en el coche, en mitad de un atasco monumental”.

24. Ángeles (filóloga, 24 años): “Ser un objeto sexual para un hombre con mucho dinero, que me guste físicamente. Yo me despreocupo de todo. No tengo que pensar en nada, salvo en darle placer y sucumbir a sus caprichos y sus deseos”.

25. Cristina (reponedora, 20 años): “Insinuarme a un chico delante de mi novio, mientras estamos tomando una copa en una terraza, por ejemplo. Y cuando voy al baño, él se da cuenta, me sigue y tenemos un rollo pasional mientras mi novio espera fuera”.

26. Adela (enfermera, 29 años): “Una de las fantasías que me excita, pero que a su vez me da cierto respeto, es que estoy esperando el autobús y se para un coche con un caballero apuesto que se ofrece para llevarme donde quiera. Acepto, subo al auto y en mitad del camino, me propone sexo. Acabamos haciéndolo en la parte trasera del coche de una forma extraordinariamente delicada”.

27. Vicky (administrativa, 21 años): “Me excita imaginar que entro al despacho de mi jefe, aterrorizada porque me ha llamado y creo que los informes que le he pasado están mal o no son de su gusto. Entonces, una vez ahí, él cierra la puerta, me dice que me ponga cómoda, me mira con calma y me sonríe. Se acerca, me acaricia y, sin preguntar, comienza a desabrocharse el cinturón lentamente. Estoy tan excitada y él es tan delicado en sus movimientos y en la forma de proponérmelo, que yo continúo… Lo malo es que cada vez que me llama de verdad, en la realidad, entro a su despacho temblando y debe de pensar que soy una tipa muy rara”.

28. Patricia (diseñadora gráfica, 31 años): “Me encantaría tener un encuentro ocasional y muy sexi con alguno de los pasajeros bien vestidos, de traje y chaqueta, que están esperando mi mismo vuelo en la sala de embarque”

29. Sonia (traductora, 28 años): “Una vez estaba cocinando en casa. La ventana da a un patio de luces al que dan las ventanas del cuarto de baño de los vecinos. En una casa, entró un hombre a la ducha. Después otro. Y me quedé ahí, mirando durante bastante tiempo viendo cómo tenían sexo. Desde entonces, lo recreo en mi imaginación y me excito mucho”.

30. María (camarera y estudiante, 18 años): “Una de las cosas que aún no hemos hecho mi chico y yo, y desearlo me excita mucho: estar comiendo con sus padres y que él me esté metiendo mano por debajo de la mesa”.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

La sexualidad y el placer femeninos siempre han supuesto un tabú social, así como las empresas farmacéuticas y los laboratorios se han volcado mucho más por encontrar productos que solventasen los problemas de disfunción eréctil de los hombres. No obstante, cada día aumenta tanto el léxico como la manera de identificar y tratar los problemas que sufren miles de mujeres en relación al deseo, la excitación y el orgasmo, factores fundamentales para tener una vida sexual saludable.

“La sexualidad ha pasado a formar parte de la salud de las personas, aún así falta mucha investigación y más en el caso de la femenina”, sentencia Francisca Molero, directora del Instituto Iberoamericano de Sexología y codirectora del Institut de Sexología de Barcelona.

La experta asegura que es muy importante romper este tipo de prejuicios y estereotipos hasta ahora establecidos, muchos de ellos fruto del desconocimiento, que permitan a las mujeres acabar con la vergüenza a la hora de pedir ayuda a profesionales cuando padecen este tipo de problemas.

“Hasta hace poco se calificaba como disfunción sexual femenina, pero ahora solemos referirnos al trastorno de la excitación femenina, pues es un término muy amplio que puede afectar tanto al deseo y la excitación como al orgasmo”, explica la experta. También insiste en que hay que saber diferenciar entre una falta de apetencia y una vulvodinia – trastorno que provoca dolor en las relaciones-, ya que son problemas distinto.

La sexualidad ha pasado a formar parte de la salud de las personas, aún así falta mucha investigación y más en el caso de la femenina”

Francisca Molero Directora del Instituto Iberoamericano de Sexología y codirectora del Institut de Sexología de Barcelona

“Las mujeres no deben tener miedo ni vergüenza a pedir ayuda, pero también corresponde a los profesionales la obligación de ‘dejar la puerta abierta’ y preguntar con naturalidad ‘¿tiene algún problema cuando mantiene relaciones sexuales?’”, asegura Molero.

Aunque este tipo de dificultades son más comunes en mujeres maduras, que a raíz de la menopausia experimentan desajustes hormonales, también pueden padecerlas chicas de todas las edades por otros motivos como la lactancia, el post parto, el uso de anticonceptivos…

Damiana

La prevalencia de la disfunción sexual femenina se estima entre un 25% a un 63%, siendo casi un 86% en las mujeres posmenopáusicas, lo cual perjudica su calidad de vida. El problema es que muchos tratamientos se basan en soluciones químicas y algunas personas buscan terapias más naturales. Existen productos como Libicare que, a través de la fitoterapia, tratan de promover el deseo sexual femenino con extractos de plantas naturales como:

– Trigonella. Mejora el deseo y la excitación, con incremento en la concentración de testosterona libre.

– Damiana. Se ha usado como afrodisíaco, pues posee un efecto inhibitorio de la aromatasa que puede producir un aumento de la testosterona.

– Tribulus: También ayuda a aumentar el interés sexual y la excitación.

– Fitosomas de Ginkgo biloba. Facilita el flujo sanguíneo y aportan un efecto relajante sobre el músculo liso, procesos importantes para la respuesta sexual en las mujeres.

Las mujeres no deben tener miedo ni vergüenza a pedir ayuda, pero también corresponde a los profesionales la obligación de ‘dejar la puerta abierta’”

Francisca Molero Directora del Instituto Iberoamericano de Sexología y codirectora del Institut de Sexología de Barcelona

La clave de estas plantas es que ayudan a estimular la producción de testosterona, hormona que siempre se asocia al hombre, pero que también es muy importante para las féminas. Según el Dr. Santiago Palacios, el papel de la testosterona en la mujer ha estado equivocado a lo largo de la historia, pues es fundamental para el deseo sexual, mientras que el estrógeno ayuda a mejorar el flujo sanguíneo y por tanto, la excitación.

Palacios considera que no podemos seguir escudándonos en afirmaciones arcaicas y machistas como el tópico que tilda la sexualidad femenina de ‘extremadamente compleja’ para así, justificar la falta de investigación o de conocimiento sobre ella o sobre los problemas de falta de libido.

Por su parte, Molero asegura que, si ya la OMS habló en el 75 de ‘sexualidad’ como algo parte de una vida sana, tenemos que darle importancia y no obviar estas cuestiones. “Si te preocupa tus niveles de colesterol o tu peso, por qué no tu salud sexual”, sentencia la experta.

100 juguetes eróticos para aumentar la pasión, ¡que suba la temperatura!

100 juguetes eróticos para aumentar la pasión, ¡que suba la temperatura!

Febrero es el mes del amor por excelencia. San Valentín se celebra durante este mes y aumentan los regalos para parejas como lencería un poco más sexy o juguetes sexuales que nos saquen de la rutina. Y es que no cabe duda que el mundo del sexo ofrece muchas posibilidades para poder salir de la rutina y disfrutar con tu pareja. Si quieres encender la pasión y aumentar el placer solo tienes que comprar algunos de estos artículos que te hemos dejado en nuestra selección.

El mundo de los juguetes sexuales es tan amplio que, si quisieras, podrías vivir una experiencia totalmente nueva prácticamente cada día del año. Y es que si hace unos años los antiguos vibradores y otros juguetes eróticos eran un tema tabú, hoy en día tener algún juguete o participar en tupper sex está de lo más extendido.

Sola o en pareja, los juguetes sexuales pueden ser el complemento perfecto para alcanzar el placer de diferentes maneras. Incluso hoy en día podrás encontrar online un sinfín de tiendas que venden este tipo de productos como Bijoux Indiscrets o Lelo. Y es que los juguetes sexuales son beneficios, así que no te de verguenza tener uno. Estos productos ayudan a mejorar las relaciones sexuales, a aumentar el placer sexual y descubrir nuevas técnicas que nunca habíamos probado antes en la cama.

Discretos, provocativos, seductores, suaves, para ella o para él… ¡Nos encantan todas las opciones! Todos de los juguetes sexuales que te proponemos darán un punto picante a tus relaciones sexuales, haciéndote vivir una experiencia nueva con cada una de ellos ¿A qué esperas para probarlos?

Esposas, aceites corporales, vibradores, anillos, velas de masaje comestibles, lubricantes… Hay todo un mundo por descubrir. Antes de que descubras las imágenes con todos los productos, vamos a contarte un poco más sobre los diferentes juguetes sexuales que existen:

Vibradores
Probablemente se trata de uno de los juguetes sexuales más populares y conocidos. Sin embargo, es posible que no conozcas sus orígenes. Aunque puedas creer que se trata de algo muy actual y moderno con pocos años de historia, lo cierto es que este juguete sexual se diseñó a finales del siglo XIX. ¿Quién fue su creador? Quizá te resulte extraño, pero fue, ni más ni menos, que un doctor inglés llamado Joseph Montimer Granville. Y sí, en un principio los vibradores tenían un objetivo terapéutico.

Al parecer, en esa época muchas mujeres fueron diagnosticadas con un síndrome o enfermedad que se denominaba histeria femenina. Este problema de salud tenía síntomas como desfallecimientos, irritabilidad, pérdida de apetito o espasmos musculares, entre otros. Otra de las cosas que tenían en común todas estas mujeres era la incapacidad para alcanzar el orgasmo. Por eso, el tratamiento de la época era la masturbación. Es decir, los médicos las estimulaban hasta que alcanzaban el orgasmo. Fue en 1880 cuando el médico Montimer creó el primer vibrador para facilitar el tratamiento. Al principio, este se utilizaba en la consulta del médico en presencia de sus maridos u otros familiares, pero poco a poco comenzó a utilizarse en casa para permitir que fuera un momento más personal. Pronto se hizo popular y aunque resulte algo extraño para la época, se veía como algo bastante natural que, incluso, se publicitaba en carteles y periódicos. Esto era así porque se consideraba parte de un tratamiento.

En la actualidad, a pesar de que su uso no es terapéutico, lo cierto es que tiene muchísimos beneficios para la salud: aumenta la sensibilidad en la zona genital, puede ayudar a liberar estrés y, por supuesto, produce muchísimo placer. Lo mejor de todo es que no solo tiene por qué ser a nivel individual, sino que se pueden utilizar en pareja. Este juguete sexual puede enriquecer y mejorar la calidad de las relaciones sexuales y contribuir a romper la monotonía.

Bolas chinas

Seguro que has escuchado muchas cosas sobre ellas, ¿verdad? Aunque se trata de un juguete sexual que ayuda a aumentar el placer en la zona del clítoris, también tiene muchos beneficios para la salud femenina.

Su uso es muy sencillo, se introducen en la vagina suavemente, de forma similar a la forma en la que se coloca el tampón, dejando fuera el rabito de las bolas. Una vez dentro la clave es moverse con ellas, es decir, hacer las actividades habituales. Lo habitual es llevarlas durante unos 20 minutos, tres veces a la semana. Aunque al principio pueda resultar algo incómodo, si lo colocas correctamente, pronto te acostumbrarás y olvidarás que están ahí.

¿Qué beneficios tienen? El peso de cada una de las bolas y su choque, al moverte, provocará pequeñas contracciones en el suelo pélvico. Esto ayudará a fortalecerlo y, con ello, a evitar la incontinencia urinaria, mejorar la lubricación y evitar el riesgo de prolapso (deslizamiento o caída del útero). Por supuesto, como ya hemos comentado, otro de los beneficios añadidos será el aumento del placer en la cama.

Aceites corporales, esposas, velas y otros accesorios sexuales

En nuestra selección, aparte de una gran variedad de vibradores y bolas chinas, encontrarás diferentes accesorios o juguetes sexuales perfectos para utilizar durante tus relaciones sexuales. Los aceites corporales, por ejemplo, son ideales para aumentar la temperatura en los preliminares. ¿A quién no le apetece que su pareja le de un placentero (y sensual) masaje? Esto os ayudará a relajaros y crear un clima más íntimo y perfecto para lo que viene después. Aparte de oler genial, muchos de ellos son comestibles, así que los besos por toda la piel serán mucho más apetecibles. Si te suelen gustar este tipo de productos, tampoco puedes perderte los polvos de sabores para la piel.

Otro de los estimuladores más populares son los lubricantes ya que ayudan a que las zonas erógenas lleguen al placer mucho antes. Si prefieres emociones más fuertes también hay otros accesorios como las esposas o los azotadores que os permitirán disfrutar al más puro estilo Cincuenta sombras de Grey. Asimismo encontrarás antifaces, plumas para caricias y muchos otros productos.

Seguro que si eres nueva en esto, encuentras un juguete erótico que se adapte perfectamente a tus expectativas. Aunque creas que no necesitas utilizarlos o que no son para ti, desde aquí te animamos a que des una oportunidad a los juguetes sexuales. Lo más probable es que te sorprendan y te preguntes por qué no los habías probado antes. Hay muchísima variedad, así que no te limites y prueba para dar con aquel que más se ajuste a tus gustos y preferencias.

Si por el contrario ya eres más experimentada en este tema y te resultan familiares algunos de los juguetes que te proponemos… ¿Por qué no pruebas con uno nuevo? Entre nuestros 100 juguetes sexuales seguro que hay más de uno que todavía no has probado. ¡Pasa las páginas de nuestro álbum y haz mucho share con tus amigos o tu pareja!

Puede interesarte:

6 motivos por los que todos deberíamos usar juguetes sexuales

Las mejores películas eróticas: ¿te atreves a verlas con tu pareja?

Estas son las posturas sexuales que más calorías queman

Una de las claves de éxito de Amazon es que puedes comprar todo aquello que muchas veces no encuentras en ninguna otra parte. La otra es que puedes comprarlo, además, sin que nadie se entere.

Eso incluye desde los libros que no quieres que nadie sepa que lees, hasta los artículos sexuales que prefieres que lleguen en una caja cerrada a tu casa.

No se trata de juguetes eróticos, sino de ese tipo de artículos entre bizarros y horteras que todo el mundo dice que compró para una despedida de soltero o de soltera. Ya, claro.

Por si apetece caer en la tentación, aquí van algunas sugerencias:

Juego de memoria sobre pechos:

Para echar una partida en las tardes tontas de piscina. Se trata de una copia del típico juego infantil en el que hay que encontrar parejas de cartas recordando cuál era el sitio de cada una. Pero en vez de emparejar al perro con su caseta o a la abeja con la flor, se emparejan pares de pechos, el derecho con el izquierdo. Conste que también existe la versión masculina.

Blanqueador anal:

En Amazon pueden encontrarse diferentes productos que prometen blanquear la zona anal sin pasar por un centro de estética. Aunque, según las opiniones, no siempre son muy efectivos. Los usuarios advierten de que «no espere resultados de inmediato, ya que funciona con el tiempo», teniendo en cuenta además que «va alrededor de dos tonos más ligero».

Anos de chocolate belga:

Siguiendo con la obsesión anal, al más puro estilo de Freud, encontramos una nueva versión de los bombones de chocolate belga, pero con forma de ano (que no de culo), en tres sabores, chocolate blanco, con leche y puro (quizás enlazando con los tonos del blanqueante anal).

En la mayoría de opiniones destacan que el chocolate es realmente bueno, pero que la forma de algunos anos puede variar si se derriten en el transporte. Y aseguran que fue el producto estrella de más de una fiesta, y que puede ser incluso el regalo ideal para despedirse de algún jefe.

Máscara de pene:

Si hubo una temporada en la que las redes sociales se llenaron de fotos de personas, generalmente hombres, con una máscara de caballo, esta puede llegar a ser una nueva moda. Entre las opiniones de los usuarios destaca que es «muy realista», aunque «más pequeña que la de la fotografía».

Las imágenes muestran que puede servir incluso para ir a la oficina. Sin embargo, un comprador comenta: «Llevé esto para trabajar en Halloween el año pasado. Pensé que era divertido, pero mi jefe estaba muy enojado».

Guante masajeador:

Aunque podría utilizarse en pareja, en realidad está pensado sobre todo para el masaje masculino y viene calificado como un juguete de baño. Respecto a las opiniones de los compradores, destaca que es demasiado pequeño «incluso para la mano de mi novia» y que el «caucho es demasiado blando», aunque no especifica qué consecuencias tiene eso.

Y hay quien ha visto más funciones para el juguete y comenta que «se siente muy bien para masajes de espalda». A ver qué otros usos estaban pensando.

Apliques de baño con formas sexys:

Si se quiere dar un nuevo toque al baño, en vez de reformarlo, se puede optar por poner apliques algo más arriesgados, que incluso pueden ir a juego. Es el caso del portarrollos de papel higiénico con forma de culo femenino, que se puede combinar con el dispensador de jabón con forma de senos de mujer. Como pega, los usuarios avisan de que «la ventosa no es lo suficientemente fuerte y tiene fugas».

Libro de baño para mujeres:

Siguiendo con la decoración del baño y para que haya para todos los gustos, este libro tiene una edición para cada uno de los sexos. Se trata de la versión sofisticada de las revistas porno arrugadas y acartonadas del cuarto de baño, aunque se le supone un uso similar. Las fotografías son mucho más artísticas y cuidadas, al menos en la imagen seleccionada.

Bolsa de agua caliente con pene incluido:

«A una casa no se le puede llamar hogar hasta que no tiene este cacharro», atestigua un comprador de este producto. Se trata de la bolsa tradicional de agua caliente, pero con un toque picante, sin dejar de ser suave y reconfortante. Por algo está calificada con cinco estrellas.

Pistola de agua con forma de pene:

Su diseño es tan obvio que uno se plantea cómo no se ha inventado antes. Un regalo que parece ideal para despedidas de soltero y soltera sin distinción de sexos, si observamos las compras relacionadas y su buen precio. En la descripción sugieren que puede llenarse de agua o también de su bebida favorita.

Almohada con forma de brazo:

Hay quien duerme mejor solo y quien duerme mejor acompañado, pero el problema es que no siempre se puede elegir. Por eso, para buscar ese abrazo a la hora de dormir que no siempre llega, esta puede ser la solución perfecta. Según Juan, el único comprador que ha dejado una opinión en la web, parece un producto bastante recomendable: «Me sentía solo y me ha venido muy bien. Ahora tengo más confianza en mí mismo».

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *