0

Bola en la garganta

¿Qué puede causar nódulos o bolitas en el cuello?

Los nódulos en el cuello pueden ser bolitas o una bola grande que pueden surgir por causa de un ganglio inflamado, por un nódulo en la tiroides o una contractura en el cuello. Estos nódulos pueden ser indoloros o causar dolor y malestar, pudiendo surgir en diversas regiones del cuello como por ejemplo en la nuca, detrás de las orejas o en la región anterior del cuello.

Para tener una idea de las posibles causas que pueden llevar al surgimiento de un nódulo en el cuello, a continuación se presentan algunas situaciones que pueden dar origen a este problema:

1. Nódulo linfático

Cuando los ganglios linfáticos se encuentran inflamados, se manifiestan en forma de nódulos. Estos nódulos puede surgir en la parte de atrás del cuello o en la parte lateral detrás de la oreja, dependiendo del ganglio que se inflama, causando dolor y malestar al tacto.

La inflamación de los ganglios puede ser causada por infecciones o inflamaciones como por ejemplo la inflamación de un diente, gripe, amigdalitis u otitis, y no necesitan de tratamiento específico, ya que acaban curándose cuando la causa del problema es tratada. Se debe consultar al médico para que pueda identificar y tratar lo que está provocando la inflamación en los ganglios linfáticos. Conozca más sobre este problema en: Ganglios inflamados en el cuello.

Sin embargo, si pasado algún tiempo el nódulo linfático no disminuye de tamaño o si deja de sentir dolor, debe consultar al médico ya que puede ser síntoma de algún problema más serio como por ejemplo, Linfoma de Hodgkin o Sarcoidosis. Conozca más sobre la sarcoidosis y sus síntomas.

2. Nódulo tiroideo

Cuando surge un nódulo en la región anterior del cuello puede indicar la presencia de un nódulo en la tiroides, el cual debe ser evaluado por un endocrino. Generalmente los nódulos en la tiroides no causan síntomas, sin embargo, en algunos casos puede causar dolor de garganta, hinchazón en el cuello o dificultad para respirar o tragar.

Cuando estos nódulos surgen es necesario consultar al endocrino para que sean realizados exámenes de diagnóstico, como una biopsia que identifica si el nódulo es benigno o si existe el riesgo de cáncer. Conozca qué exámenes pueden ser indicados por el médico en Nódulo tiroideo.

Si el nódulo es benigno, puede que no sea necesario tratamiento, siendo apenas recomendado monitorizar el nódulo a través de ecografías y exámenes de sangre anuales. Por otro lado, si existe el riesgo de cáncer, el médico iniciará el tratamiento adecuado que puede incluir la ingestión de medicamentos como Levotiroxina o de yodo radioactivo, pudiendo también ser necesario la realización de cirugía para retirar el nódulo.

3. Contractura en el cuello

Las contracturas en el cuello pueden causar el surgimiento de un nódulo doloroso en la parte de atrás del cuello y surge cuando el músculo se contrae de forma incorrecta y no consigue volver a su estado normal cuando se encuentra en reposo. Generalmente este tipo de nódulos son duros y vienen acompañados de dolor y malestar en la región afectada, existiendo también una limitación en los movimientos. Vea cómo identificar una contractura muscular.

Para tratar una contractura muscular en la región del cuello, se recomienda un baño de agua bien caliente, aplicar compresas calientes en la región dolorida, masajear la región con pomadas antiinflamatorias y hacer ejercicios de estiramientos para el cuello. Además de esto, la utilización de medicamentos para relajar los músculos como Fibrox o Dolocam plus también puede ser benéfico para el tratamiento de la contractura.

Cuando las contracturas no pasan, empeoran o cuando provocan dolor persistente durante más de 7 días se recomienda consultar al médico o al fisioterapeuta para tratar el problema.

4. Quiste Sebáceo

Otras posible causa que puede llevar al surgimiento de un nódulo en el cuello son los quistes sebáceos, que se forman sobre la piel debido a la acumulación de sebo.

Este tipo de nódulos o quistes miden generalmente pocos centímetros y no causan dolor, pero cuando se inflaman causan enrojecimiento, dolor y aumento de la temperatura en la región donde surgen. El tratamiento de estos nódulos debe ser hecho por un dermatólogo que podrá indicar la realización de una pequeña cirugía para remover el quiste. Conozca más sobre los quistes sebáceos.

5. Cáncer de cabeza y cuello

En los casos más graves, el surgimiento de un nódulo en el cuello puede indicar la presencia de cáncer y en estos casos viene acompañado de otros síntomas como ronquera, dificultad para tragar, sensación de bola en la garganta, ahogo frecuente, pérdida de peso y malestar general.

En la presencia de estos síntomas se recomienda que consulte al médico tan pronto como sea posible, para que éste pueda hacer el diagnóstico e indicar el mejor tratamiento.

Sensación de bulto o nudo en el cuello

Lo que debe hacer
Una sensación de un nudo en la garganta es un síntoma subjetivo, una historia detallada y un examen meticuloso son absolutamente esenciales para descartar diagnósticos graves. Los pacientes que se presentan con «signos de alarma» (véase cuadro), o síntomas atípicos requieren la derivación para excluir malignidad.

Las señales de advertencia o alarma asociadas con una sensación de un nudo en la garganta son:

  • Pérdida de peso
  • Dolor
  • Síntomas unilaterales o lateralizados
  • Otalgia
  • Cambio en la voz que es constante o que empeora
  • Síntomas sistémicos
  • Factores de riesgo para enfermedad maligna como el tabaquismo o el consumo excesivo de alcohol
  • Examen del cuello anormal, como linfadenopatía o tumor en el cuello
  • Regurgitación
  • Disfagia

En los pacientes que tienen síntomas de dispepsia pueden iniciarse en un curso de inhibidor de la bomba de protones más un preparado compuesto de alginato. Son recomendables consejos como modificar estilo de vida, pérdida de peso, comer más temprano en la noche, evitar la comida picante y el ácido, reducir el consumo de alcohol y cafeína. Es importante que los pacientes se controlen al cabo de cuatro a seis semanas para comprobar la respuesta al tratamiento. Aquellos pacientes que no han mejorado deben ser remitidos a otorrinolaringología para una evaluación adicional.
Si la rinosinusitis es clínicamente evidente y existe un goteo nasal que puede exacerbar los síntomas, el tratamiento también se puede dirigir en esa dirección agregando un esteroide intranasal.
El globus faríngeo es un diagnóstico de exclusión y debe ser considerado sólo una vez que esté seguro de que no hay ninguna otra causa subyacente de los síntomas del paciente. Fue conocida anteriormente como «globo histérico» debido a la creencia de que era de origen psicógeno, pero muchos pacientes tienen una base física para sus síntomas. Es la percepción de un bulto, opresión o sensación anormal en la garganta. Puede representar hasta el 4 % de las derivaciones a ORL.1 Una historia detallada y un examen clínico son esenciales para permitir un diagnóstico de globus.2 En estos pacientes el examen debe ser normal, y no debe haber ninguna historia de disfagia o de odinofagia.3
Aunque la etiología exacta del globus no es clara, se han postulado varias teorías.

Las etiologías potenciales incluyen espasmo cricofaríngeo, reflujo laringofaríngeo,4 enfermedad de reflujo gastro-esofágico,5 y del esfínter esofágico superior. Se han descripto asociaciones con ansiedad, depresión y rasgos obsesivos.
Hay varios factores en la historia del paciente que pueden ayudar. El paciente puede sentirse seguro si el motivo de consulta es intermitente o está asociado con estados de ansiedad manifiesta, la voz ha sido normal, los síntomas son indicativos de dispepsia, no hay odinofagia o disfagia, la sensación se encuentra en la línea media, y el examen es normal.
Hay una falta de consenso en otorrinolaringología en la forma de investigar y gestionar globus faríngeo. Muchos pacientes se preocupan por sus síntomas y la remisión puede ser necesaria para proporcionarles tranquilidad y establecer el diagnóstico definitivo.
Se puede realizar una nasoendoscopia flexible para visualizar la laringe.
La terapia cognitiva conductual puede ser beneficiosa para aquellos con síntomas persistentes o refractarios.7
Finalmente, se debe mantener un índice de sospecha en los pacientes que en repetidas ocasiones se presentan con síntomas después de que el diagnóstico de globus que se ha hecho.

Bulto en el cuello

La causa más común de la aparición de una masa en el cuello es un ganglio linfático agrandado. Los ganglios linfáticos contienen células que ayudan al organismo a combatir infecciones (bacterianas o virales) y deshacerse de células malignas (cáncer). Las infecciones bacterianas del cuero cabelludo, senos paranasales, amígdalas, garganta, dientes o glándulas salivales son causantes comunes para tener ganglios linfáticos agrandados. Las enfermedades autoinmunes, cáncer y otros trastornos de la glándula tiroides como el bocio debido a una deficiencia de yodo, también pueden hacer que la glándula tiroides (o parte de ella) se agrande. El agrandamiento de la glándula salival puede deberse a un virus (paperas) o a cáncer. Una lesión o tortícolis pueden hacer que aparezca un bulto en los músculos del cuello.

En los niños, es más probable que las causas de un bulto en el cuello sean tratables y de origen infeccioso. En adultos, la mayoría de los bultos del cuello son benignos. El riesgo de que un bulto del cuello sea canceroso aumenta con la edad y con ciertos hábitos, como fumar y beber. Otras causas para tener ganglios linfáticos agrandados son:

Cáncer

La mayoría de los cánceres de la cabeza y el cuello son causados por productos con tabaco (fumado o mascado). El consumo de alcohol es otro factor de riesgo. El uso prolongado de tabaco y alcohol es el riesgo más común para sufrir cánceres de boca, garganta, cuerdas vocales y lengua. Para los adultos que no fuman, el factor de riesgo más común para tener cánceres de cuello, garganta y boca es una infección con el VPH (virus de papiloma humano). Esta infección se debe a un virus de transmisión sexual y es muy común.

Entre los niños, la mayoría de los bultos en el cuello son benignos, pero es posible también que sea un cáncer. En adultos, la probabilidad de que un bulto del cuello sea canceroso aumenta después de los 40 años.

Los cánceres que se presentan como bultos en el cuello podrían ser:

  • cánceres de la cabeza y el cuello, que probablemente se diseminen a los ganglios linfáticos del cuello (American Academy of Otolaryngology , 2010).
  • enfermedad de Hodgkin
  • linfoma no Hodgkin
  • leucemia
  • otros tipos de cáncer, como los cánceres de pulmón, piel, garganta y mama

Causas virales

Cuando pensamos en un virus, normalmente pensamos en los virus causantes de resfriados y gripes. Sin embargo, existen otros virus y muchos pueden causar un bulto en el cuello. Por ejemplo:

  • VIH/SIDA
  • herpes
  • mononucleosis infecciosa
  • rubéola
  • faringitis viral

Causas bacterianas

Hay varias afecciones bacterianas que pueden provocar problemas en cuello y garganta, lo cual produce inflamación y la posible aparición de una masa en el cuello. Muchas de ellas se tratan con antibióticos comunes. Por ejemplo:

  • mycobacterium atípica (tipo de bacterias más común en personas con sistema inmunitario comprometido o con enfermedades pulmonares)
  • enfermedad de Teeny
  • absceso peritonsilar (absceso o llaga en las amígdalas)
  • amigdalitis estreptocócica
  • amigdalitis
  • tuberculosis

Otros

  • reacción alérgica a medicamentos
  • alergias a ciertos alimentos
  • cálculo en conducto salivar

Cuáles son las partes de la garganta

Situada en la parte anterior del cuello, la garganta está formada por la faringe y la laringe, además de los órganos linfoides y las amígdalas, cuya inflamación causa las llamadas anginas.
La parte superior de la garganta (faringe) y la inferior (laringe) están inervadas por el llamado plexo cervical.
Los movimientos de la garganta dependen de la presencia de numerosos músculos y algunos huesos como el hioides, situado justo debajo de la base de la lengua y que tiene la particularidad de no estar unido a otros huesos del esqueleto.

Por qué duele la garganta

Numerosas patologías pueden causar molestia en la garganta, incluidos los problemas de ansiedad, por lo que se debe barajar esta posibilidad cuando las causas físicas de dolor hayan sido descartadas.

Siento algo que me estorba en la garganta

Las infecciones, ya sean virales o bacterianas, suelen producir molestias en la garganta. Estas infecciones pueden afectar tanto a la faringe y desencadenar una faringitis como a la laringe, a las amígdalas o a la epiglotis y dar lugar a una epiglotitis.
No obstante, las molestias también provienen de la contaminación atmosférica, los trastornos psicológicos (ansiedad, estrés o crisis de angustia), la exposición a productos irritantes como el tabaco o el consumo excesivo de alcohol y las alergias como la rinitis alérgica causada por la exposición a animales, a polvo, a pólenes o a la humedad.

Por qué siento como si tuviese una bola en la garganta

El edema de Quincke produce la sensación de tener una bola en la garganta. Esta dolencia, además de una reacción alérgica, es una verdadera urgencia médica porque puede llegar a poner en riesgo la vida del paciente. Aunque, por lo general, los nódulos en la glándula tiroides no suelen producir ningún síntoma, sí crean una sensación de tensión en el cuello y dificultad para tragar los alimentos o deglutir la saliva.

Siento una bolita en la garganta cuando trago

El consumo de ciertos alimentos y medicamentos puede provocar una molestia funcional temporal en la garganta. En este caso, el origen es conocido y fácil de determinar, por ejemplo, un cuerpo extraño en la garganta de origen alimentario, al igual que determinadas presentaciones de medicamentos como las tabletas, las píldoras, las cápsulas o el polvo oral que también producen la molesta sensación de tener algo en la garganta.
El reflujo gastroesofágico es una de las causas más importantes y frecuentes de molestia en la garganta. Este trastorno debe descartarse mediante la realización de una exploración complementaria como la endoscopia digestiva alta.

Qué pasa si me molesta la garganta pero no me duele

En raras ocasiones, las molestias de la garganta tienen un origen cancerígeno, ya sea de la faringe o de las cuerdas vocales.
Otras posibles causas de la molestia de garganta son la gastritis, la esofagitis, así como una caries que haya provocado un absceso interno que crezca hacia la raíz de los dientes y llegue a las zonas laterales del paladar.
Las enfermedades de transmisión sexual también pueden causar molestias cuando la infección afecta a la garganta y se ha adquirido practicando sexo oral, aunque suelen provocar dolor de garganta.
Si la molestia se acompaña de sensación de sequedad, se recomendará al paciente una correcta hidratación mediante la ingesta de dos litros de agua al día para aliviar los síntomas.

Por qué siento que algo se ha atorado en mi garganta

Ciertas enfermedades pueden provocar la formación de ampollas en la garganta y la aparición de este síntoma. Es el caso de la varicela, una enfermedad contagiosa que causa dolores de cabeza y una importante erupción cutánea.
El penfigoide bulloso, una enfermedad poco frecuente que afecta únicamente a las personas mayores, también produce ampollas en la garganta.
Mientras que las ampollas de la varicela desaparecen solas, las que aparecen como consecuencia del penfigoide deben tratase con cortisona.
Por último, la infección del espacio periamigdalino, localizado entre las amígdalas y la pared de la garganta, causa inflamación o hinchazón con pus, lo que comúnmente se conoce con el nombre de absceso periamigdalino o flemón.
En definitiva, para poder determinar el origen del malestar en la garganta será necesario acudir a un otorrinolaringólogo para que descarte una patologia urgente y grave con ayuda de una prueba denominada fibrolaringoscopia flexible.

Dificultad con la deglución

El proceso de deglución implica varios pasos. Estos incluyen:

  • Masticar el alimento
  • Llevarlo a la parte posterior de la boca
  • Hacerlo bajar por el esófago

Existen muchos nervios que ayudan a los músculos de la boca, la garganta y el esófago a trabajar juntos. Gran parte de la deglución se produce sin que usted sea consciente de lo que estás haciendo.

La deglución es un acto complejo. Muchos nervios funcionan en un delicado equilibrio para controlar la forma como los músculos de la boca, la garganta y el esófago trabajan juntos.

Un trastorno cerebral o neurológico puede alterar este delicado equilibrio en los músculos de la boca y la garganta.

  • El daño en el cerebro puede ser causado por la esclerosis múltiple, el mal de Parkinson o un accidente cerebrovascular.
  • El daño neurológico puede deberse a lesiones de la médula espinal, esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig) o miastenia grave.

El estrés o la ansiedad puede provocar que algunas personas sientan opresión en la garganta o como si algo estuviera atorado allí. Esta sensación se denomina globo histérico y no está relacionada con comer. Sin embargo, puede haber alguna causa subyacente.

Los problemas que comprometen el esófago a menudo causan trastornos de deglución. Estos pueden incluir:

  • Un anillo anormal de tejido que se forma donde el esófago y el estómago se encuentran (llamado anillo de Schatzki)
  • Espasmos anormales de los músculos del esófago
  • Cáncer de esófago
  • Incapacidad del haz muscular en la parte inferior del esófago para relajarse (acalasia)
  • Cicatrización que estrecha el esófago. Esto puede deberse a la radiación, productos químicos, medicamentos, inflamación crónica, úlceras o infecciones
  • Algo atorado en el esófago, como un pedazo de comida
  • Esclerodermia, un trastorno en el que el sistema inmunitario ataca por error al esófago
  • Tumores en el pecho que ejercen presión sobre el esófago

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *