0

Bullet journal simbolos

Tabla de contenidos

Un bullet journal (conocido también como bujo) es como una agenda, calendario, planeador, diario, scrapbook, mapamundi… Llamémosle un cuadernito todoterreno. Aquí te daremos unas ideas sobre cómo hacer uno con ejemplos y paso a paso. Pero primero, veamos los pros y cons.

Lo mejor de todo: puedes empezar cuando tú quieras, no como cuando compras una agenda y te sientes con la obligación de iniciar el primer día del año. Time is a social construction, amirite ladies?

Lo “peorcito”: todo es personalizado y empiezas con un cuaderno en blanco, por lo que puede volverse tedioso. Aunque puedes ir a la marcha y tienes completa libertad creativa: tú escoges tu libreta, decides cuáles y de qué tamaño serán las secciones… Posibilidades infinitas. No está tan peorcito.

¿Qué necesitas?

  • Una libreta, duh. La comunidad bujo recomienda muchísimo los cuadernos Moleskine y Leuchtturm, pero puedes encontrar uno más baratito en cualquier papelería departamental o en alguna tienda en línea como Folia o Nusnu.
  • Rotuladores o bolígrafos. Esto es opcional, pero te recomendamos los de Sharpie Pen, Stabilo o Staedler porque no traspasan y son lo suficiente delgados para escribir y no ejercen presión en las hojas.
  • Resaltadores, marcadores, crayones, acuarelas… Tienes completa libertad para elegir.

Get the Party Started

Puedes personalizar la primera página de tu cuaderno como quieras: el año o semestre que vayas a utilizar tu bujo, tu nombre, una frase, una foto de Harry Styles… lo que quieras. Esto te lo puedes saltar, pero está bonito.

  • El índice. Esto también te lo puedes saltar. Lo recomendable es dejarlo para después, pero vamos en orden del cuadernito ¿Ves como todo esto es completamente libre? Te estamos dando ideas, no queremos que no nos vayas a odiar porque no te quedó chido.

Ponle un numerito a todas las páginas para que no te pierdas (ese es el chiste del índice). Puedes clasificar las secciones o solamente indexar páginas que quieras referenciar. No queremos sonar como mamá, pero haz lo que quieras.

  • Claves o leyendas. Esto es súper importante en el sistema del bujo, las viñetitas son básicamente la base de todo. Cada tarea o cosita que vayas a poner en tu planner lleva una viñeta a lado.

Lo más común es dibujar un cuadradito al lado de algún pendiente que tengas y rellenarlo al completarlo. Si quieres turbo organización, puedes clasificar tus pendientes creando diferentes símbolos, incluso usando diferentes colores.

  • Test page. Si eres Capricornio o turbo perfeccionista, seguramente quieres que todo se vea híper cute y uniforme, por lo que tal vez quieras guardar una página para testear las plumas, marcadores o rotuladores que vas a usar, nomás para que sepas qué es qué. A estas alturas ya sabes que igual te puedes saltar este paso.

  • Secciones. Ya se empieza a poner bueno este rollo y te damos algunas ideas:
    • libros por leer, películas por ver, sabores de helado por probar…
    • álbumes o canciones favoritas
    • conciertos a los que quieres ir o a los que ya fuiste
    • episodios por ver o que ya viste de alguna serie
    • metas anuales, mensuales o semanales
    • gastos o ahorros
    • frases faovritas
    • horarios de clase
    • recetas de postres que encuentres por ahí
    • life hacks
    • playlists
    • habit tracker
    • y todo lo que se te ocurra

  • Calendarios mensuales. Otra opcional, no es necesario, no pasa nada, todo va bien. Básicamente si te acomodas mejor teniendo un esquema visual del mes, puedes ocupar una o dos páginas para hacer un calendario e ir poniendo eventos importantes en días específicos.

  • Planeador: La base del bullet journal, aquello que le da vida al cuadernito multiterreno.

Te repetimos como por centésima vez que tienes total libertad de hacerlo como quieras, pero te damos una idea del procedimiento.

    • Pon un título: “semana #” o “Enero 1 a 7”, como mejor te convenga.
    • Escribe los días de la semana
    • Escribe fechas
    • En cada día comienza a planear y escribir tus tareas
    • Puedes crear una sección para pendientes que no tengan un día específico
    • Crea seccinoes extras para metas, fechas importantes, hábitos, etcétera.
    • Puedes decorar con marcadores, boletitos del cine, recortes, chicle, lo que se te ocurra.

Esperamos te sirva de algo para que al menos hacer esto te de la ilusión de que eres una persona organizada y responsable.

Algo que sí te podemos asegurar es que a medida que vayas llenándolo, te enamorarás de cómo se ve y crearás el hábito de mantener orden, aunque sea medio fake en papel, pero a pesar de sonar como viejito que culpa a la tecnología por todos los males, es mejor tener algo tangible a organizar nuestros pendientes en una app.

No tiene que ser perfecto ni todas las páginas tienen que verse hermosas, tampoco tienes que hacerlo todo con caligrafía ni lettering (aunque sí se ve mega hermoso, si tú eres de esas personas, qué envidia). A parte, seguramente la vas a regar varias veces, pero lo más importante de todo esto es empezar y explotar tu lado creativo.

Ya que te chutaste esta guía y te motivaste a empezar pero aún no tienes idea de cómo hacerle y ya te aferraste a la idea de tener un bullet journal, al primo de un amigo le funcionó fusilarse los layouts imprimibles de passionplanner y si te llega la chispa de creatividad, puedes personalizarlos a tu estilo en tu libretita en blanco.

Te puede interesar:

  • Cosas que decirle a tu tía cuando te pregunte por el novio
  • Hacks para guardar tu teléfono cuando usas leggings
  • Lecciones de estilo que aprendimos de Emily Ratajkowski

Qué es un Bullet Journal

Nos gustan las listas porqué no queremos morir
– Umberto Eco

El Bullet Journal es un sistema (framework) que permite organizar las listas de tareas de una forma específica y enfocada a resultados.

A casi todo el mundo le gusta hacer listas, porque así es más o menos como funciona nuestro cerebro, que lo cataloga y categoriza todo.

Las listas nos ayudan a ordenar el mundo, tanto el mundo exterior como nuestro mundo interior, a poner algo de orden en el caos de nuestra existencia, y nos ayudan a encontrarle algo de sentido.

Al mismo tiempo, las listas son algo que no tiene fin, y por eso – según Umberto Eco – nos gustan tanto: nos ayudarían a evitar pensar en la muerte.

Parte del éxito del Bullet Journal radica en que es un sistema que se basa en las listas y otros elementos sencillos y de uso común.

El secreto del éxito del BuJo.

Analizar el pasado, organizar el presente y planificar el futuro

Este es un motto del Bullet Journal (BuJo para los amigos).

Lo que nació como un sistema muy personal de organización desarrollado para superar las limitaciones causadas por el trastorno por déficit de atención que padecía su creador, el joven Ryder Carroll, tuvo inesperadamente mucho éxito.

A la pregunta sobre las razones detrás del éxito, Ryder habla de suerte, de que el método cayó delante de los ojos correctos, cosas así.

Es posible, aunque yo creo que la razón principal es otra: hoy en día, todos sufrimos de un cierto grado de déficit de atención.

Estamos en la era de internet, de los teléfonos inteligentes, el multitasking y la continua distracción.

Google y Apple hacen negocios jugosos gracias a nuestra distracción, son vampiros que chupan nuestra atención para prosperar. Nos prometen ser creadores gracias a las herramientas que ofrecen, pero antes que creadores, lo importante es que seamos consumidores. Mors tua vida mea.

Es aquí donde entran en escena los planificadores – no sé si es correcto hablar de moda pero estoy tentado de hacerlo…

El objetivo de un planificador es el de despejar nuestra mente (“declutter the mind”), y ayudarnos a mantener el foco a lo largo del tiempo, para vivir con intención y no sucumbir a las distracciones: según un estudio (que no conozco de primera mano, estoy citando una citación), tendríamos alrededor de 500.000 pensamientos cada día.

Un buen planificador nos ayuda a evitar caer en el estado que Ryder Carroll llamó “agobio funcional”: cuando tenemos demasiadas cosas en marcha a la vez, y solo conseguimos el mínimo indispensable pero no nos quitamos la sensación de agobio.

Cómo funciona el Bullet Journal

La forma más fácil para aprender cómo se utiliza el Bullet Journal es ver los vídeos creados por el propio Ryder Carroll, que están colgados en su web y en su canal de YouTube.

Cómo usar el Bullet Journal

De todas formas, aquí tienes un resumen con los principales aspectos a tomar en cuenta.

El Bullet Journal es un método más que un planificador específico, y su propósito es algo ambicioso:

“a mindfulness practice that’s disguised as a productivity system”

En la web del mismo nombre puedes comprar una libreta preparada, sin embargo para aplicar este método no hace falta: puedes usar una libreta cualquiera.

Una estructura modular

El corazón del sistema está conformado por estos módulos principales:

  1. The Index
  2. The Future Log
  3. The Monthly Log
  4. The Daily Log.

Antes de empezar a utilizar el método BuJo tienes que crear en tu cuaderno unas secciones específicas:

  1. La primera doble página se utiliza para crear el índice:

2. La segunda doble página es el future log (algo así como «registro del futuro»). Tienes que dividir cada página en 3, para crear 6 meses:

3. Añade el log al índice (lo puedes ver en la primera imagen)

4. La siguiente doble página está dedicada a los meses. La vista mensual se divide en dos: a la izquierda el calendario, a la derecha el listado de tareas. Tendrás que añadir manualmente los meses del año. Luego a la izquierda, escribe el número la letra de cada día del mes. A la derecha apuntarás las tareas a realizar en ese mes. Hay que añadir un bullet antes de cada tarea:

5. Pon los números de página y añade la vista mensual al índice

6. Siguiente página: vista diaria/ daily log. Escribe el día, luego tu lista de tareas. Es importante subdividir las tareas por lo menos en estos 3 tipos principales, cada uno caracterizado por un símbolo diferente. Lo que propone el autor son únicamente sugerencias, ya que puedes usar el símbolo que quieras, a pacto que utilices siempre los mismos:

· Tareas (puntito)

· Eventos (círculo)

– Notas (guión)

7. Si una tareas es prioritaria, se añade una estrellita antes del puntito. La estrellita es un “signifier”, otorga más importancia al elemento al que está asociada, le concede un significado extra. En este caso, la estrella indica prioridad. A este apartado y este método el autor le llama “Rapid Logging”

8. Migración: una piedra angular del método: al final de cada mes tienes que crear otro mes. Revisa las tareas del mes anterior: pon una x encima del puntito para las tareas que hayas completado. Luego revisa y valora las que se han quedado fuera. Si ya no merecen la pena,o estás procrastinando demasiado, táchalas. Si decides retomarla a corto plazo, cambia el puntito por una flecha derecha. A continuación, copia esas tareas en la página derecha de la vista mensual del mes siguiente. Si vas a aplazar una tarea, tienes que “migrarla”: marcarla con una flecha a la izquierda y copiarla en el future log, en el mes correspondiente. Cada mes tienes que volver a apuntar todas las tareas que estás “migrando”: este proceso manual te obliga a reflexionar sobre la importancia de cada tarea, te ayuda a mantener el foco en lo importante y supone la diferencia entre avanzar y simplemente estar ocupado.

9. Colecciones. En la siguiente doble página libre puedes crear un espacio para ítems relacionados entre sí y darle un titular acorde con la temática. Como siempre, hay que añadir los números de página a esta doble página, y añadirla el índice.

«Planner Girls»

El autor asegura que se trata de un método sencillo de aplicar y tan flexible que cualquiera puede adaptarlo a sus necesidades y forma de ser.

Y parece que mucha gente está de acuerdo con Ryder Carroll: alrededor de la web y del proyecto hay una comunidad muy activa, de fans entregados que aman el método y sus versiones personalizadas. Si te apatece, puedes encontrar muchas ideas para tu Bullet Journal.

La web fue renovada en 2014 gracias a una campana en Kickstarter que consiguió recaudar más de 70.000$ (para el restyling web + la edición de la libreta Bullet Journal R) cuando en un principio solo pedía 10.000$.

En la web puedes encontrar muchos consejos, ideas, tutoriales, guías, entrevistas y ejemplos de cómo otros utilizan y personalizan su propio BuJo.

Esta última parte es demasiado para mí: el Bullet Journal pasa de ser un medio a un fin en sí mismo, una forma de expresión artística.

Internet está lleno de blogs, vídeos en YouTube, fotos en Instagram y Pinterest dedicados a enseñar como la peña personaliza su libreta de forma artística.

¿Has visto alguna vez fotos de los Moleskine de algunos ilustradores, con sus sketches e ilustraciones? Pues están haciendo lo mismo con el Bullet Journal.

En realidad, todo eso es paja, que no tiene que ver con productividad, sino más bien es un ejercicio de creatividad personal.

El Bullet Journal es una herramienta para ser más organizado y productivo, y el enfoque del mismo Ryder Carroll es más bien minimalista y funcional.

Sobre este proliferar de Bullet Journal súper currados y artísticos, comparto la opinión de Vassilena Valchanova:

“And then the planner girls came. If you look into bullet journaling now, you’ll get a much different idea of what it entails. You’ll see mood mandalas, popcorn movie collections and monthly log pages that must’ve taken as long as the Sistine Chapel to produce. Frankly, to me, that’s a load of bull. If you need more than one pen and pencil to do your daily spread, then you’re not seeking productivity – you’re after an art project”.

Aún así, el Bullet Journal tiene la flexibilidad en su ADN, así que cada uno es libre de personalizarlo como prefiera, según reconoce su mismo autor:

“Forget about what you see online. It’s not about how it looks, it’s about how it feels and most importantly, how it works for you.»

Si te gustan los planificadores «maximalistas», aquí tienes algunas ideas que podrías aplicar.

Bullet Journal: pros y contra

Yo compré el año pasado el Bullet Journal “original” en la web, e intenté aplicar el método. A continuación, un listado que resume mis impresiones:

Pros

  • Es muy flexible
  • no hace falta nada que no tengas ya en casa: un cuaderno cualquiera y un bolígrafo son todo lo que necesitas
  • El método se apoya en elementos familiares para todo el mundo: números de página, títulos, listas
  • Puede ser barato, ya que puedes elegir la libreta que prefieras
  • Existe una app de acompañamiento para smartphones.
  • No hay un número de páginas prefijado para cada día. Un día se puede extender el número de páginas que sea necesario. Este es un pinto importante, por lo menos para mí. Y tampoco es necesario apuntar todos los días. Hay que crear manualmente cada día, con lo cual no hay espacio malgastado para días vacíos, y hay todo el espacio necesario para los días llenos.
  • Antes del Bullet Journal, no sé cuánto se utilizaban las hojas con las cuadrículas de puntos, y la verdad es que me parece uno de los aciertos del BuJo: ese diseño te permite utilizar cada página de forma muy flexible: para escribir (recto), para dibujos, esquemas, diagramas, lo que quieras. Estas hojas punteadas son la seña de identidad del Bullet Journal. No sé quién fue el primero en sacar página así, pero Ryder Carroll es probablemente el primero en explotar sus ventajas.

Contras

  • Es demasiado flexible
  • El BuJo original de Ryder Carroll es un poco caro: cuesta 24,95$ + 18,87$ de gastos de envío a España. 40€ para una libreta me parece mucho…
  • Tienes que ser muy organizado y ordenado par sacarle realmente provecho
  • El método es un poco engorroso: no se puede empezar enseguida a trabajar, sino que antes hace falta dedicarle tiempo para prepararlo
  • No ayuda a luchar contra los problemas asociados con los listados de tareas (to-do lists). Ryder Carroll recomienda que cada tarea sea una frase corta, pero no hay límite al número de tareas, y esto es uno de principales problemas de las listas: apuntar en nuestra lista de tareas diarias todo lo que nos viene a la cabeza disminuye su eficacia y genera frustración.
  • El Rapid Logging genera en mi experiencia los problemas que quiere resolver: requiere tiempo y esfuerzo la preparación del Rapid Logging, con lo cual se termina por abandonar o infrautilizar, que es lo que me ha ocurrido a mí con el BuJo. Supongo que si logras desarrollar el hábito de usar este sistema, todo se volverá más fácil y rápido. El problema en mi caso es que no he conseguido llegar a ese punto.
  • lo de tener delante una hoja en blanco en mi caso tiene mucho peligro: no puedo estar delante de una hoja en blanco sin terminar por llenarla de garabatos sin darme cuenta, hasta volver la página inutilizable o/e inintelegible.
  • Aunque puedas crear una “coleccion” donde reunir tus ideas, mi impresión es que las probabilidades de que tus ideas queden ahí en el olvido siguen siendo altas. He usado muchas libretas para apuntar ideas, citas y posibles proyectos, y eso es lo que siempre me ha pasado. Debería volver a abrir y recorrer cada libreta para encontrarlas otra vez. Con el Bullet Journal esta tarea es más fácil, pero mi impresión es que no sea suficiente. Yo por mi parte he optado por guardar ese apartado (mis ideas, proyectos, reflexiones,…) en formato digital, utilizando Evernote y otra herramienta de la que hablaré más adelante.
  • El método BuJo original habla de 3 tipos de notas: tareas, eventos y notas. Yo prefiero apuntar los eventos en el calendario de Google, y las notas en una App. Así que para la libreta solo me quedan las tareas. ¿Cuál es aquí la crítica/ el contra? Que el método BuJo me parece eficaz para las tareas, y menos para las otras tipologías de notas.

Bullet Journal App, la Compañera del BuJo

Como acabo de comentar, existe también una app para el móvil que acompaña al BuJo (3,49€ en el App Store en este momento, y 3,09€ en Google Play). Se trata de una aplicación relativamente simple, dividida en los siguientes apartados:

  1. Reflections/Reflection Tracker: permite configurar unos recordatorios mañana y noche para reflexionar sobre lo que hemos apuntado a lo largo del día. En la libreta apuntas lo que tienes que hacer, y en este apartado de la app apuntas el porqué lo tienes que hacer
  2. Library: permite catalogar las libretas ya completas y asignarles etiquetas, para recordar de forma fácil qué contiene cada una y a qué tema iban dedicadas. Es posible almacenar fotos de la portada y del índice (hasta 4 fotos para cada libreta)
  3. Articles: es posible leer los artículos del blog optimizados para el móvil,
  4. Guide: una guía resumida (Vídeo + texto) que explica cómo configurar la libreta según el método “Bullet Journal”.
  5. Store: acceso a la tienda donde puedes comprar la agenda original ya preparada
  6. Log: este apartado, añadido hace poco, permite apuntar en la app las tareas, eventos y notas de forma temporal. Para evitar de que crees listas interminables, lo que apuntes se desvanece en un plazo máximo de 48 horas. ¿Una putada? La idea es que utilices este apartado sólo cuando no tienes tu libreta contigo, y la actualices en cuanto puedas. No está pensado para almacenar notas. Según los horarios que hayas establecido, recibirás una notificación por parte del app que teremotorá al apartado ”Reflection”, donde las notas te aparecerán en orden invertido: más arriba lo que apuntaste primero y que se borrará antes. Deslizando un dedo sobre cada ítem, puedes cambiar su estado: marcar la tarea como hecha, migrarla, eliminarla.

¿Quién está detrás del Bullet Journal? ¿Quién es Ryder Carroll?

Ryder Carroll es un diseñador de Nueva York, donde estudió diseño gráfico y web. Terminó sus estudios en la School of Visual Arts en 2004.

En las primeras entrevistas y artículos se presentaba como diseñador web freelance y Director de Arte. Ahora se presenta como “diseñador de productos digitales”. El Bullet Journal es claramente uno de ellos.

¿Existen otros proyectos firmados por Ryder Carroll?

Ryder Carroll tiene un portfolio desactualizado en Behance. Aparecen trabajos publicados en 2012, 2013 y 2015. Proyectos de Dirección de Arte, diseño web, edición de vídeos, diseño editorial, proyectos diferentes en sectores disparados: moda, arte, editoría, startup: en 2011 fundó junto a otro Paintapic (http://paintapic.com), una plataforma para personalizar fotografías que luego cedieron a otros.

Aquí un vídeo que hizo, un “micro-documental” sobre un artista de Brooklin, Fawad Kahn. De todas formas, ya en la web del Bullet Journal o en su canal de YouTube puedes ver otros vídeos hechos por él:

Me parece digno de mención el diseño que hizo Ryder para las portadas de los libros de Jonathan Carroll: su padre…

Porqué Ryder es hijo de artistas: el padre es escritor, la madre (Beverly Schreiner) artista…. el padre además, es a su vez hijo de artistas: un guionista de cine y una actriz y cantante.

No está mal, ¿verdad?

Según su perfil de Linkedin, hasta abril de 2017 estuvo trabajando como Diseñador Senior en la agencia digital Idean.

Esta es su presentación en Linkedin:

«Ryder Carroll es un Director de Arte que reside en Brooklin, con un background en diseño web e interactivo. Tiene más de 20 años de experiencia creando soluciones digitales innovativas que mantienen un equilibrio entre narración, belleza y usabilidad. Sus clientes y proyectos incluyen Adidas, American Express, Estée Lauder, Macy’s, Ann Taylor, Talbots, White House Black Market, 180 Amsterdam, 1st Ave Machine, y Huge. Es el creador del Bullet Journal y cofundador de Paintapic. Su trabajo ha sido reseñado en el New York Times, Fast Company, Lifehacker, Lifehack.org, y en Mashable «.

¿El éxito del Bullet Journal ha permitido a su autor prescindir de trabajar para otros y dedicarse a tiempo completo a su planificador y sus proyectos personales?

Es posible que no, aunque desde luego ese proyecto personal es el que más visibilidad y autoridad le ha dado, hasta llegar a dar una charla Ted, que viene a ser como el sello definitivo que condena su proyección al estrellato de los grandes creativos. Así que, aunque indirectamente, yo creo que sí le habrá abierto oportunidades interesantes: mejores encargos, charlas, conferencias,…

Charla Ted de Ryder Carroll sobre “vivir con intención”

¿Dónde puedo comprar el Bullet Journal?

En la web del proyecto puedes comprar la agenda Bullet Journal original, que utiliza un bonito cuaderno leuchtturm1917, que ya viene con algunos módulos listos.

En ocasión del 5º aniversario del Bullet Journal ha salido una edición especial limitada (999 ejemplares, a 25,62€), realizada por la diseñadora italiana Federica Santaroni.

En la web de Leuchtturm lo puedes conseguir más barato: cuesta 21,95€ + 5,95€ en gastos de envío. 27,90€ en total (32,40€ si quieres personalizar el texto en portada).

Sin embargo, cualquier libreta te puede valer, así que no tienes excusa: si quieres probar, puedes hacerlo hoy mismo.

El Bullet Journal puede ser para ti si:

  • El GTD te parece demasiado, te aburre o te da pereza y buscas algo más sencillo
  • Te gusta decorar tus libretas
  • Lo de hacer listados te chifla
  • No te importa dedicar tiempo para preparar tu agenda antes de poderla utilizar
  • Eres fan de las hojas con puntitos
  • Quieres un sistema flexible y modular para personalizar a tu antojo

No es para ti si:

  • Buscas una agenda ya lista para empezar a trabajar con ella
  • Organizar tu agenda a partir de unas hojas en blanco no es lo tuyo

#BujoFilm: el documental sobre el Bullet Journal

A lo largo de 2018 se estrenará un documental sobre el Bullet Journal, que explora cómo nació la idea y cómo se desarrolló el proyecto. Éste es el trailer:

«The Bullet Journal Method»: el libro de Ryder Carroll sobre el Bullet Journal

Ryder Carroll ha publicado recientemente un libro, «El Método Bullet Journal», dedicado «a los que luchan para encontrar su sitio en la era digital», que es una guía que explica como utilizar este planificador para «dejar constancia del pasado, ordenar el presente y diseñar el futuro».

El libro ya está a la venta, también en una caja , que incluye además del libro una edición limitada del Bullet Journal.

Y tú, ya conocías este “sistema analógico para la era digital”? ¿O eres más de App y menos de bolígrafo & papel? Cuál es tu opinión sobre el Bullet Journal?

Que una app funciona bien, lo tiene claro todo el mundo; pero que jamás de los jamases será igual de chulo verlo escrito en una pantalla que organizarlo bonito, escrito a mano y bien dispuesto en una hoja entera, también. Partiendo de este axioma básico y palmario para todo devoto del papel –de los post-it y de los rotuladores de colores, llega el bullet journal. ¿Qué es el bullet journal? Pues no deja de ser un simple método para poder organizar mejor todas las tareas, las del día a día y las que están a meses vista. Pero también tiene parte de diario personal, y de recordatorio, y de memorándum con listas de libros, y pelis, y expos imprescindibles que hay que visitar, etc. Todo eso está, junto y bien organizado, en el bullet journal.

Bullet Journal Getty Images

¿Cómo funciona el bullet journal?

Para empezar, hay que decir que el diseñador Ryder Carroll fue la cabecita pensante que dio con la fórmula de la efectividad; algo así como un oráculo o como un flautista de Hamelín para un escuadrón de procrastrinadores a falta de una buena tabla con la que organizarse.

Resumiendo, que para poner en práctica el bullet journal lo único que hace falta es disponer de libreta y boli. Y hay que encontrar «la libreta» porque debe apetecer escribir nada más verla; así que dedica tiempo a la caza y captura del ejemplar idóneo.

Una vez estés en posesión del cuaderno de tus sueños, manos a la obra:

En el bullet journal se pueden anotar tareas, eventos y planes, como propone el señor Carroll. Desde su web, el diseñador insta a los usuarios a optar por sus mismos iconos (un «.» para las tareas, un «o» para los eventos, y un «-» para los planes) pero hay tantas posibilidades de organización como imaginación se tenga. Y en internet se pueden encontrar millones de ideas a poco que se busque. También propone Carroll una serie de iconos para clasificar y tratar esas ideas que hemos volcado en la agenda: una «x» para la tarea realizada, un «>» para la reubicada y un «<» para la pospuesta. Pero insistimos, internet está lleno de tutoriales, imágenes y guías para encontrar diferentes posibilidades.

Bullet Journal Getty Images

Modo de uso:

Las primeras páginas se dejan libres para el índice, para la tabla mensual y para distribuir de modo esquemático las actividades que nos esperan en los siguientes seis meses. Así, de un rápido vistazo, ya tenemos organizadas las páginas y el contenido.

El Future Log (así lo llama Ryder Carroll) es la parrilla donde nos marcamos los objetivos a largo plazo, a medio año vista. Después, en el plan mensual, las tareas principales van listadas en la página de la izquierda mientras que la página de la derecha queda en blanco y por tanto disponible para poder anotar cualquier contenido extra. Por último, tenemos el registro diario, donde caben todas las propuestas del día y de nuevo quedará una página a la derecha para añadir info extra. Todo son ventajas. Lo mires por donde lo mires.

Solo un aspecto más antes de cerrar el tema:

Es parte fundamental del éxito del bullet journal el hecho de que las tareas, eventos y notas aparezcan de un modo resumido y claro. Hay que elaborar una frase concisa y breve y condensar en un enunciado simple todo lo que se quiere decir. Es clave en el bullet journal. Ahora, ¡a organizar la vida!

Seguro que has leído el nombre: bullet journal. Se trata de un sistema de organización desarrollado por el diseñador Ryder Carroll que mezcla las listas de tareas, las agendas y las libretas bonitas. Es posible que te hayas preguntado si merece la pena probarlo. Vayamos por partes.

1. Es un sistema analógico

Lo primero que necesitarás es un cuaderno. En la web de bullet journal venden unos ya preparados, con páginas numeradas y espacio para el índice, pero también te aconsejan que uses los que más te gustan. Se trata de que te apetezca escribir en ellos y llevarlos encima. Aviso: si no sabes cuál es tu libreta favorita, es posible que este método no sea para ti.

El sistema es muy sencillo: solo hay que anotar tareas, eventos y notas, usando una línea para cada una y distinguiéndolas con un símbolo. En la web proponen un punto para las tareas, un círculo para los eventos y un guión para las notas. Si necesitas desarrollar alguna de estas tareas -por ejemplo, con la lista de la compra- puedes hacerlo en la página de al lado.

Hay más símbolos para complementar la información. Por ejemplo, una tarea terminada lleva una X en lugar del punto. También se puede indicar la prioridad (con un asterisco) o la necesidad de buscar más información (con el dibujo de un ojo). Y se pueden añadir notas para eventos futuros y una agenda mensual (dedicando una página a cada mes).

Además, en la esquina superior de la libreta tienes que escribir el “tema”: puede ser la fecha, «tareas pendientes» o «ideas para regalos». Por eso hay que numerar las páginas: para poder elaborar un índice con los temas en las primeras páginas del cuaderno.

Si ya usas listas y cuadernos para organizarte, pasarte a este sistema no te resultará complicado: solo es una forma de darles más estructura.

2. Es personalizable

Este sistema se puede modificar según las preferencias de cada uno: algunos usuarios añaden páginas de objetivos mensuales, cumpleaños o listas de películas que quieren ver. También cambian los símbolos que utilizan. Otros se organizan por semanas y no por días.

Hay mucho ejemplos en Instagram y en Pinterest, donde muchos usuarios comparten las páginas más curradas de sus cuadernos. Porque sí, algunos le dedican el tiempo suficiente como para que sus cuadernos sean dignos de Instagram, al lado de brunches y gintonics. Y Reddit tiene un subforo en el que los usuarios exponen sus dudas, aconsejan marcas de cuadernos y comparten fotografías de sus libretas. La mayor parte son aún en inglés, pero ya se comienzan a ver actualizaciones de usuarios españoles de redes y de bullet journal: el diario Sur apuntaba hace unos días que el grupo de Facebook Bullet journal en español supera ya los 2.000 miembros.

Part 2 of flipping through my bullet journal 😀😀

Un vídeo publicado por 🌸 BREEE 🌸 (@breeeberry) el 23 de Feb de 2016 a la(s) 3:47 PST

Agenda, bullet journal, y Marie Kondo. A ver si logro ser más ordenada y organizada de una vez por todas #resolucion2016

Una foto publicada por Eleonora Aldea Pardo (@aldeapardo) el 20 de Feb de 2016 a la(s) 6:22 PST

3. Combina orden y flexibilidad

¿Funciona? Pues la diseñadora Ariana Escobar explica en Medium su experiencia de un año con el método y asegura estar encantada. Da tres características que son indicativas de si el método te va a gustar o no: a ella le gusta escribir a mano, es ordenada y el método es más flexible que una agenda al uso.

Una de las claves de su éxito es que tomar nota de las tareas pendientes es una forma de “externalizar la memoria”, como escribe Daniel J. Levitin en The Organized Mind. Una vez escribimos nota de lo que necesitamos hacer o recordar, podemos centrar nuestra atención en otro asunto en lugar de darle vueltas al tema mientras intentamos acabar otra tarea.

Eso sí, una vez tomamos nota de una tarea pendiente o de una idea, lo difícil es acceder a la información, motivo por el que Levitin aconseja las fichas. La solución de bullet journal es el índice, que permite buscar por temas.

El sistema recuerda a los cuadernos “commonplace” descritos, por ejemplo, en Where Good Ideas Come From, de Steven Johnson. En estos cuadernos, populares sobre todo en la Inglaterra de los siglos XVII y XVIII, se recogían citas y notas, con la idea de releerlas de vez en cuando. El filósofo John Locke diseñó un sistema que un siglo después se comercializaría siguiendo sus instrucciones y que suponía elaborar un índice en las dos primeras páginas del cuaderno.

Es decir, el método es lo suficientemente flexible como para ir adaptándolo a tus necesidades y preferencias, y además permite hojear el cuaderno y encontrarte con notas e ideas que no recordabas haber apuntado, además de las que estabas buscando.

4. Inconvenientes

El sistema no es perfecto. Ninguno lo es. Las libretas son muy monas, pero llevarlas siempre a cuestas puede ser un engorro. También puede ser un sistema poco práctico si en tu trabajo tienes muchas reuniones y citas (por cierto, lo siento).

Y aunque lo analógico pueda tener un punto más personal, lo digital tiene sus ventajas. En estos cuadernos no hay alertas, ni puedes compartir tareas y eventos con compañeros de trabajo, por ejemplo.

Otro inconveniente puede ser el hecho de mezclarlo todo en un mismo cuaderno. ¿Quiero tener la libreta abierta en la mesa de la oficina y que en la hoja derecha se vea la lista de la compra? O, mucho peor, ¿quiero llegar a casa y abrir el cuaderno para tachar la tarea de preparar la maleta para las vacaciones y encontrarme con un asunto sin resolver del trabajo en la que no quiero pensar en mi tiempo libre?

Este método no me gusta, dame más

Hay infinidad de sistemas de organización. De hecho, y como ya hemos comentado con anterioridad, se suele recomendar personalizar uno o, mejor aún, inventarlo para poder vivir de escribir libros y dar conferencias explicando cómo funciona. Algunos de los más conocidos son:

– GTD, las siglas de Getting Things Done (acabar las cosas), el método de gestión creado por David Allen que sigue cinco pasos:

  • Recopilar: guardamos todo lo que necesitemos en cubos o bandejas, con el objetivo de vaciarlos al menos una vez por semana.
  • Procesar: comenzamos por el principio con una tarea cada vez. Cada tarea se ha de realizar al momento si lleva menos de dos minutos, o se puede posponer o delegar.
  • Organizar en listas las tareas pendientes. (Sí, otra vez listas).
  • Revisar estas listas.
  • Y hacer. Es decir, trabajar en los asuntos pendientes.

– El método Kanban, que consiste en un tablón en el que las tareas se dividen en áreas según su estado. Por ejemplo: en espera, en progreso, en pausa y finalizadas. Cada área ha de tener un número máximo de tareas. Si, por ejemplo, el límite de “en progreso” es cinco, hay que finalizar una de esas cinco antes de poder pasar otra de “en espera” a esa área. No hay un tiempo límite ni se trata de una lista de todas las tareas pendientes, sino que solo tiene que aparecer el trabajo que se ha de llevar a cabo lo antes posible.

– Pomodoro: consiste en dedicar 25 minutos ininterrumpidos a una tarea y después descansar durante otros cinco minutos. Se llama «tomate» (en italiano) porque el creador propone medir esos 25 minutos con un temporizador de cocina con forma de tomate (sí, ya lo sé, los hay con otras formas). Un estudio recomienda 52 minutos de trabajo y 17 de descanso.

– Jerry Seinfeld explicaba que la mejor forma de escribir buenos chistes es escribir cada día. Para obligarse a hacerlo, colgaba un calendario en la pared y tachaba cada día que cumplía con este propósito. «Después de unos días, tendrás una cadena -recogía Lifehacker-. Sigue y la cadena será más larga cada día. Te gustará ver la cadena, sobre todo cuando lleves unas cuantas semanas. Tu único trabajo es no romper la cadena. No rompas la cadena».

– Slack es una herramienta de comunicación que puede ser muy útil en el trabajo. El desarrollador sueco Peter Fjallstrom lo usa con su familia. A él le funciona.

– Y ya que hemos dejado la oficina y nos hemos metido en casa, a lo mejor te apetece conocer el método de organización de Marie Kondo. Es perfecto si te gustan los armarios perfectamente ordenados. Más problemático si eres torpe al plegar la ropa.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

Bullet Journal: Qué es y cómo funciona

El método Bullet Journal o “Bujo” es un sistema analógico de organización personal en plena era digital. Fue desarrollado por Ryder Caroll y sólo se necesita papel y boli para iniciarse. Este sistema fomenta tu creatividad y te permite personalizarlo a tu gusto. Aprender este método es muy fácil, que no te asuste un poco de texto extra en el post. No tiene ningún misterio. Aquí os dejamos una guía básica para entender el método Bullet Journal.

Si, como nosotros, eres un apasionado de las listas, seguro que no termina de convencerte usar agendas. Te atan a un calendario específico. No existe la opción de aprovechar un día perdido donde no hayas tenido eventos o tareas por hacer.

Todos tenemos que trabajar. El ser humano está “condenado” a organizarse para poder aprovechar al máximo su tiempo. Tendemos a listar multitud de cosas. Así es como funciona nuestra cabeza: Tareas que hemos realizado, tareas pendientes por hacer, cosas que nos inspiran, etc. Son muchas todas las cosas que no queremos dejar ir…

El sistema Bullet Journal nos permite recordar el pasado, organizar el presente y planear el futuro. Todo a través de la elaboración de listas. La clave para triunfar con esta metodología consiste en intentar llevar el cuaderno bujo contigo en todo momento, o al menos que esté siempre a mano.

¿En qué consiste un Bullet Journal?

Se trata de un sistema rápido y flexible que se adapta a ti por completo. Lo primero que debes decidir, es si quieres usar un cuaderno por año o por semestre. Nosotros por ejemplo funcionamos mejor estrenando un cuaderno bujo nuevo cada seis meses.

Una vez escogido el cuaderno, éste será nuestro fiel compañero. En el cuaderno vamos a crear un registro anual, un registro mensual y registros diarios anotando todo lo que tengamos que hacer cada día. Gracias a la simbología característica del Bullet Journal, delante de cada una de las tareas añadiremos un símbolo que identificará el tipo de tarea del que se trata. Existen por ejemplo tareas simples, eventos, notas, tareas urgentes…. Es a través de esta simbología donde el método Bullet Journal gana fuerza.

Además de listas de las tareas pendientes por hacer, el cuaderno también puede servirnos para apuntar otro tipo de listas sobre cosas más específicas y que queremos tener en cuenta. Como películas pendientes por ver, libros para leer, etc. La idea es que todo esté recogido dentro del mismo cuaderno.

Pero, ¿cómo se puede organizar uno con todo esto al mismo tiempo? Gracias al índice del Bullet Journal, que deberemos crear siempre en las dos primeras páginas del cuaderno. El índice es clave para poder seguir un orden para todo.

No te preocupes, te explicamos paso a paso como comenzar tu primer bujo.

Guía básica para arrancar tu primer Bullet Journal

Escoge tú cuaderno para el Bullet Journal. Nosotros os recomendamos la Malla de puntos, ya que se trata de una estructura muy flexible, pero puedes usar cuadernos lisos, cuadernos rayados o cuadernos cuadriculados. Recuerda, es un cuaderno que vas a tener por un semestre o un año. Escoge uno vaya mucho contigo.

Esta será la primera estructura que va a contener tu Bujo:

– Página 1 – Leyenda
– Página 2,3 – Índice de tu Bujo
– Página 4,5 – Registro Semestral (o Anual)
– Página 6,7 – Registro Mensual
– Página 8 – Primer Registro diario

Paso 1. Enumera las páginas.

Abre tu cuaderno. Si las páginas no están numeradas, enumera cada una en las esquinas hasta que no queden páginas por enumerar.

Paso 2. La leyenda

Reserva siempre la primera página de tu nuevo cuaderno bujo para apuntar tu nombre y la futura leyenda de símbolos y significantes. Es importante que te aprendas bien la simbología que vas a utilizar para distinguir los distintos tipos de tareas, por lo que para este primer bujo te vendrá bien tenerlo todo apuntado en la primera página.

Ejemplo de Leyenda para tu Bullet Journal

Paso 3. Crea el índice de tu Bujo

Pasa la primera página y reserva el primer pliego de páginas #2 y #3 para crear lo que será el índice de tu Bullet Journal. Titula las páginas como “ÍNDICE”. El índice es muy importante para poder encontrar la información rápidamente (y perder menos tiempo).

Ejemplo índice para tu Bullet Journal

A medida que vayamos creando nuevas listas en las páginas de nuestro cuaderno bujo es importante que vayamos introduciendo las secciones y sus páginas correspondientes en el índice. De esta forma podremos encontrar la información mucho más rápido

Paso 4. Crea tu registro semestral – Anual

Después de las 2 páginas reservadas para índice, nos toca reservar un nuevo pliego de páginas para el registro de los próximos seis meses (Registro a Futuro) o 4 páginas si se quiere realizar un registro anual. Titula ambas páginas como “REGISTRO SEMESTRAL” (o anual si procede). Para crear el registro semestral, divide cada página en 3 secciones e introduce los 6 meses a los que corresponden esas 2 páginas en las nuevas secciones que acabas de crear.

Ejemplo Registro Semestral para tu Bullet Journal

En este registro procederemos a apuntar las pocas tareas que sepamos con antelación que deben de realizarse en esos meses.

Paso 5. Crea tu primer registro Mensual

Tras crear tu Registro Semestral, puedes pasar la página, y realizar tu primer Registro Mensual. En la página de la izquierda crearemos nuestro calendario mensual. Escribe el nombre del mes en el que nos encontramos y dos columnas con todos los días del mes y la primera letra de cada día de la semana (L, M, M, J, V, S y D). Este calendario es muy útil para destacar eventos por venir.

Ejemplo de Registro Mensual en un Bullet Journal

En la página de la derecha vuelve a escribir el nombre del mes. Aquí crearemos nuestras Tareas mensuales. Lista todas las tareas que debes de dejar realizadas este mes. Puedes listarlas sólo con un “punto de tarea” o “·“. Una vez hayas terminado vuelve atrás incluye estas dos nuevas páginas en el índice.

Paso 6. Crea tu primer Registro diario.

Venga, ahora sí, vamos con el Registro diario de tareas. Pasa a un nuevo pliego de páginas y escribe la fecha de hoy. Lista todas las tareas que quieras realizar en el día de hoy, identificando todas las tareas con el símbolo de tarea simple “·“. Si en lugar de una tarea simple, queremos listar un evento, una tarea importante, etc., podremos recurrir al resto de simbología que nos propone el método Bullet Journal. Por ejemplo si se trata de una tarea importante le podeos incluir el significante “*” en la parte izquierda. Si se trata de una cita o evento podremos identificarlo con el símbolo “o“.

Ejemplo de Registros Diarios en un Bullet Journal

Revisa más abajo de este mismo post la sección sobre la Simbología del Método Bullet Journal para tener bien claro el uso de símbolos y significantes. Gracias a ello podrás identificar rápidamente de qué tipo de tarea se trata. Reserva 2 minutos al final de tu jornada, para tachar las tareas que hayas realizado correctamente, y apuntar las del día siguiente. Sigue introduciendo cada día todas tus tareas de ese mes, aprovechando bien los espacios para no desperdiciar las páginas.

¿Cómo funciona un Bullet Journal?

Genial, ya has creado tu índice, tu registro semestral (o anual), tu registro mensual, y tus registros diarios, pero ahora ¿cómo funcionan todas estas secciones juntas? Es muy fácil. Una vez realizada la lista de tareas para el día de hoy, puedes ponerte a trabajar en llevarlas a cabo. Cuando una tarea se complete puedes pasar a tachar su identificador del punto con una “X“.

Al final de cada mes, vuelve a crear en un pliego de páginas nuevo el siguiente Registro Mensual para el mes correspondiente. Repasa después el mes anterior y busca las entradas que no hayan sido completadas (y por lo tanto marcadas con una X). Tomate 5 minutos para analizarlas todas bien y antes de copiar las pendientes por hacer en el nuevo mes, realizate la siguiente pregunta para cada una de las tareas que se hayan quedado sin realizar.

¿Esta tarea realmente vale tu tiempo?

Si la respuesta es no, puedes tachar la tarea completamente. Si por el contrario, la tarea sí merece de tu atención, convierte ese punto de tarea en una “>” (flecha hacia la derecha) y copia esa tarea en el Registro Mensual nuevo para que procedas a realizarla pronto. A este proceso se le conoce como Migración. La Migración nos ayuda a deshacernos de las distracciones y está concebida para concentrar tu tiempo en las cosas que son importantes. Esto nos ayudará a diferenciar entre estar ocupado y ser productivo.

Si alguna de las tareas pendientes de realizar, que estamos repasando del mes anterior, debe posponerse para desarrollarla dentro de unos cuantos meses, tendremos que incluirla en nuestro Registro Semestral (Páginas #4 y #5). Convierte su punto de tarea en una flecha a la izquierda “<“, vuelve atrás y escribe esa tarea en el mes que necesites volver a ella dentro del Registro Semestral.

Algunas veces te encontrarás con notas y actividades muy afines. Cuando así os recomendamos crear un Registro de colección para mantener una organización temática. Desplázate a la siguiente página en blanco que tengas, titula la temática que tendrá tu nuevo Registro de colección (Películas por ver, Compras pendientes, Libros que quiero leer, etc). Migra todas las tareas afines a esa nueva colección y no olvides incluirla en tu índice.

Simbología para el método Bullet Journal. Símbolos y Significantes.

Se han establecido una serie de símbolos para ayudarte a identificar las tareas, pero tú mismo puedes usar la simbología que consideres más acertada. Nosotros os dejamos una propuesta desde Imborrable. Recuerda, hasta que te aprendas bien la simbología que vas a utilizar en tu Bullet Journal, anótalo todo bien en la leyenda de la primera página de tu cuaderno Bujo.

Los símbolos. Son aquellos iconos seleccionados para identificar el tipo de tarea que tenemos que apuntar en nuestro registro diario. Esto nos permitirá distinguir muy bien entre Tareas, Eventos o Notas.

· / Tarea
O / Cita o Evento
– / Nota

Los significantes. Se anotan en la parte izquierda de los símbolos, tienen como propósito sumar un signficado extra a la tarea en cuestión. Por ejemplo el icono * puede ser un significante de prioridad para una tarea importante.

Si después de semejante parrafada aún quieres dar una oportunidad al método Bullet Journal para comenzar a organizar tu día a día, echa un vistazo a nuestra gama de Cuadernos con malla de puntos y las páginas numeradas. ¡Ya están listos para comenzar!

¿Tienes un Bujo? Comparte tus ideas en Facebook

Comparte este post

La leyenda de Bullet Journal es importante porque te permite clasificar qué tipo de entrada haces en el registro diario. Lo veré en sucesivos post, pero el registro diario es lo que más valoro del método. Por una sencilla razón: anotar cualquier tarea, cita, pensamiento, idea con su correspondiente símbolo es determinante para que el método sea ágil, me sirva. Ten en cuenta que el registro diario actúa a modo de “Inbox” y con esto quiero decir que es el cajón donde echas todo lo que tienes en la cabeza y te sale al paso para después ver qué haces con esa tarea que has apuntado, esa cita que has rescatado, esa idea que has tenido, o ese tengo que que no puedes retrasar más. El método, cuando lo practicas, es sencillísimo y ahí está su gracia. Y encima, analógico.

Como veis en la imagen, los símbolos puedes personalizarlos, pero yo he mantenido en gran medida los que propone el creador del método. Eso sí, en mi caso he incluido algunos de mi propia creación, como ese “li” que indica, por ejemplo, que es un libro que he descubierto y que estaría bien fichar, archivar en alguna lista en el Bullet o en Evernote: llegar a él como sea.

Los símbolos de la leyenda “<” y “>” son, al principio del método, los que más tardas en practicar. Quiero decir, los últimos en entender. El símbolo “<” precede a la anotación que has agendado en el registro a futuro o mensual, mientras que el símbolo “>” precede a una anotación que has decidido posponer para el día siguiente. Por ejemplo, si añades hoy “·limpiar biblioteca” y al final del día decides que será una tarea que tienes que hacer en diciembre, pues así lo escribes. Si lo has decidido así, la entrada la trasladarás al registro mensual y en el registro diario donde la habías escrito ya no aparecerá “·limpiar biblioteca” sino “<limpiar biblioteca”. Si por el contrario piensas que mañana podrás limpiar la biblioteca, en el registro del día, y tras quedarte a solas con el bullet, transformarás ese “·limpiar la biblioteca” en “>limpiar la biblioteca”. De esta manera aparecerá en el registro del día siguiente volverá a aparecer como “·limpiar la biblioteca”.

No hace falta alarmarse. Iré escribiendo entradas ilustrando cómo lo hago.

Este proceso parece tedioso, costoso en tiempo y en un primer momento, pensarás que no merece la pena, pero no. Es sencillo, reconfortante y reparador. Y si lo haces al final del día, incluso te prepara una formidable ristra de buenos sueños. Y encima, recuerda, analógico.

A estas alturas de la serie sobre Bullet Journal solo espero que tengas el bolígrafo, el cuaderno y te hayas leído el libro. Lo demás es personalizar el método a tu vida. Por eso pienso, ¿son necesarias más entradas? Sí, habrá más entradas.

En plena era digital, escribir algo de nuestro puño y letra no es lo más habitual, sin embargo, retomar estas “viejas” costumbres no solo es una buena idea sino que, puede ser una de las mejores de las que podamos llegar a pensar. Porque pensar, pensamos y mucho. Según los expertos, nos rondan entre 50 y 70 mil pensamientos al día , por lo que no estaría de más (por nuestro bien) plasmar algunos de ellos. Si además eres de los que disfruta anotándolo todo, ya sea en forma de palabras, garabatos o dibujos, definitivamente, el bullet journal es lo tuyo; un tipo de diario que seguro que te va a gustar por su estilo tan flexible, creativo y funcional. Una manera única de plasmar nuestros objetivos, lista de tareas pendientes o sueños, que podemos personalizar como deseemos.

¿Qué es un Bullet Journal?

Un bullet journal es básicamente una lista de tareas. Un cuaderno a modo de agenda que, en realidad, tiene tantas posibilidades, que podría parecer abrumador incluso empezar a hacer uno de ellos, ya que según te vaya la vida, o te cambie, el formato también puede variar. Quizás estés planeando un viaje de larga duración al extranjero, o bien quieras planear con mimo una escapadita de 4 días, y con ella, las comidas, los lugares a visitar, las personas…, todo tiene cabida en un bullet journal. Así que, para abrir boca, os dejamos con un vídeo explicativo de cómo hacer uno.

data-youtube-vid>

Todo un fenómeno surgido a partir de la idea del neoyorkino Ryder Carrol , que en sus vanos intentos de intentar organizarse con programas, apps y multitud de métodos, decidió crear el suyo propio, el Bullet Journal o Bujo, del cual ha surgido toda una comunidad en Reddit . Os presentamos algunos de ellos que nos han sorprendido y de los cuales os podéis inspirar:

1. Bullet registro rápido de diciembre

El registro rápido de notas es en lo que se basa bullet journal, ya que te permite grabar cosas rápidamente. Se caracteriza por contar con un tema concreto, frases cortas y viñetas. Este de viacalligraphy es toda una obra de arte.

2. Bujo para los artistas

Este original bullet journal se trata de un registro visual de tipos de copos de nieve. Todo un despliegue de creatividad que ayuda, en este caso a, este artista, a ilustrar su imaginación.

3. Bujo decorado con mandalas

Los mandalas son por excelencia el símbolo de la meditación y la sanación. Y para esta empresa, los diseños de distintos bujos es cada día algo diferente, un modo de ver la vida.

4. Bujo de collage y dibujo

Este bujo de maelyna planner es todo un tributo dedicado a la actriz de Hermione Hanger, un rincón de collage y dibujo muy expresivo y llamativo.

5. Bujo para freelancers

Esta idea de Rebeka Arce, quizás un poco radical, no deja de ser otra forma de inspiración a la hora de crear nuestro propio bujo. En este caso, para los freelancers o autónomos, cuya agenda pueda verse mucho más alterada o modificada que la de un “oficinista” común. Tomamos nota.

6. Bujo hábitos saludables

Si deseas realmente llevar una vida más sana, con este bujo ya no puedes tener excusa. Si quiere, puedes llevarlo a rajatabla como los de succesaesthetics en los que, además, va anotando sus progresos.

7. Bujo de colores

Cada cual tiene su forma de expresarse, y desde luego, con estos bujos de bujogenie no nos cabe la menor duda, ni una coma más que añadir. Sorprendente.

8. Bujo ciudad de las estrellas

Este bujo de kirbycat es en sí toda una inspiración para dejar plasmadas tus próximos pasos, ideas y momentos. Una bonita e iluminada hoja de ruta.

9. Bujo fases lunares

Este bullet journal nos ha encantado. Una hermosa forma de saber el momento lunar del día a la vez que tomas nota de tus próximas actividades, una idea también de kirbycat.

Bullet journal

Es un concepto relativamente nuevo, digamos que se está popularizando mucho en estos últimos tiempos pero en realidad su origen data de mucho antes, de hecho existen registros que indican que en la Inglaterra del siglo XVII y XVIII.

Existían este tipo de notas en la antigüedad con el fin de organizarse y con respecto a eso podemos definir el bullet journal como un sistema de organización con el cual las personas pueden llevar un registro de sus actividades, información, notas y cualquier dato relevante tanto en su vida personal como en su vida laboral con el fin de tener una vida mucho más organizada, esto implica que cada persona desarrollará su sistema con la información que más le sea necesaria por lo que es posible encontrar cientos de tipos de cuadernos de este tipo.

Con respecto a su origen hay que mencionar a Ryder Carroll quien ha perfeccionado dicho sistema; el funcionamiento es bastante sencillo y práctico, solo se requiere de un bolígrafo y un cuaderno o incluso una hoja de papel, ese es solo el comienzo ya que cada persona puede empezar de acuerdo a lo que es más prioritario en su vida, una reunión pendiente, algún trabajo que debe presentar, una reunión con los amigos, la familia o la pareja, fechas especiales, cumpleaños y en cuanto al diseño y formato hay grandes posibilidades pues puede ser adornado a gusto de cada quién.

Puede llegar a ser un cuaderno de notas muy colorido, bien organizado y con un contenido muy rico que de hecho puede reflejar mucho sobre la persona.

A pesar de ser un método analógico para crear notas, es decir que se realiza todo de la forma tradicional usando lápiz y papel, es un sistema que puede complementarse con la tecnología actual como pueden ser apps para móviles y programas de escritorio, es en resumen una excelente forma de aumentar y mejorar la productividad creando eventos, calendarios, lista de tareas y otros elementos que facilitan la vida en muchos aspectos.

Ejemplos de bullet journal

  1. Bullet journal para planificar viajes y llevar un registro de los mismos.
  2. Cuaderno para hacer las tareas del hogar como la limpieza y las compras.
  3. Un cuaderno para anotar las reuniones de trabajo y tareas pendientes.
  4. Un cuaderno para llevar un registro de las tareas pendientes y cumplidas en la escuela o la universidad y anotar las fechas de los exámenes próximos.
  5. Un cuaderno para anotar las actividades realizadas en una boda, desde su planificación hasta el día en que se celebra incluyendo datos de los novios e invitados, lugares y demás información importante.
  6. Cuaderno para llevar notas de las compras a realizar para la organización de una actividad o evento.
  7. Planificación de compras y ventas en el negocio o trabajo que se esté realizando
  8. Cuaderno para llevar registro de las actividades realizadas y por realizar en el centro de trabajo.
  9. Planificación de actividades por motivos de viaje o trabajo en el exterior.
  10. Registro y control de labores en el hogar, tales como limpieza, organización de cuartos, entre otros, con los niños en el hogar para las amas de casa.

Bullet journal, una nueva tendencia para organizar y ordenar tu vida

El año 2016 se está posicionando como el año del orden. Si hace unos días te explicábamos en qué consistía el método KonMari hoy te traemos una nueva revolución que nos llega desde Estados Unidos: los bullet journals, agendas que organizan tu vida laboral y personal.

Los bullet journals prometen convertirse en la tendencia del año. Se trata de cuadernos en blanco que iremos rellenando según nos apetezca. Hay tantas variaciones de bullet journals como personas, cada uno personalizará su journal como quiera y con la información que desee.

¿De dónde viene este invento?

Los antecedentes de este sistema se remontan a los cuadernos commonplace. En estos cuadernos, muy utilizados en la Inglaterra de los siglos XVII y XVIII, se recogían citas, notas e información relevante. Por otro lado, el filósofo John Locke también diseñó un sistema que incluía un índice en las dos primeras páginas del journal para encontrar las información rápidamente en los cuadernos de eventos, índice que supone una parte básica y vital en el sitema de los bullet journals.

Todos hemos sufrido en el colegio la intensa tarea de llevar una agenda en la que apuntábamos los deberes, las próximas excursiones, los cumpleaños de nuestros amigos e incluso notas del profesor o profesora para que nuestros padres las firmaran en casa…

Las agendas no son nada nuevo, la mayoría de la gente rige su vida con una donde apunta las tareas que no puede olvidar. Hoy en día con las nuevas tecnologías, la agenda ha migrado a nuestros móviles donde podemos encontrar miles de aplicaciones que ordenen nuestras quehaceres e incluso que nos avisen con una alarma de los acontecimientos más importantes.

Pero, qué pasa con los más desordenados que no se organizarán ni con el móvil y que lo más probable es que apunten las tareas importantes en post-its que estarán perdidos por toda la casa, precisamente para estos los bullet journals comienzan a cobrar un sentido.

El inventor de estas agendas, el neoyorquino Ryder Carroll, ideó este sistema de organización tras años de ensayo-error, esperamos que fuese con cuadernos reciclados… En sus propias palabras este sistema es moldeable a cada persona que decida utilizar el método de organización. A continuación te mostramos el video explicativo de cómo funcionan los bullet journals.

Lo más probable es que estés pensando que Ryder Carroll ha sido el más listo de todos registrando un sistema que muchos ya han utilizado antes que él, y estás en lo correcto… El sistema de organización que Carroll propone no tiene mucho de novedoso. Lo más innovador de su método es la explicación de cómo dividir una agenda de forma productiva y la serie de símbolos utilizados para visualizar la información de un vistazo. Por ejemplo:

□ Tareas

○ Eventos

● Notas

△ Citas

♡ Ideas

> Tareas que pasaremos a otro día

< Tareas programadas con antelación

Otros símbolos utilizados:

* para las tareas importantes

! para aquello que nos inspire

Un dibujo de un ojo para aquellas cosas que tengamos que investigar o buscar.

Pasos para iniciar tu propio bullet journal:

1. Elige un cuaderno que te guste y que tenga las dimensiones correctas para que lo lleves durante todo el día sin sufrir una lesión de espalda.

2. Numera las páginas de tu cuaderno y añade los títulos de cada sección (índice, calendario, meses, cumpleaños, libros que quiero leer, sueños a cumplir… pon tantas secciones como te apetezca).

3. Lo primero que haremos será el índice: en este espacio tendremos anotadas cada sección de nuestro journal y la página en la que está para poder encontrar lo que queramos rápidamente.

4. Registro de tareas preprogramadas: en este capítulo incluiremos tareas como cumpleaños, aniversarios, viajes, etc.

5. Registro mensual: en una página apuntaremos el mes, el número de días y la inicial del día de la semana. Esta parte sirve básicamente para ver de un vistazo rápido qué tareas tenemos ese mes.

6. Registro diario: la agenda como tal. Le dedicamos una página a cada día (o media página o dos… eso depende de cada usuario), ten en cuenta que los días no los pondremos con antelación sino que los iremos escribiendo el propio día. Esta es la parte más personal de cada «agendista», en el video de Ryder Carroll vemos una agenda simple que incluye tareas a realizar pero en las redes sociales podremos ver verdaderas obras de arte con dibujos, frases inspiradoras, pegatinas…

Es más que probable que ya te organices con tu propio método y te funcione a la perfección, pero si quieres volver a lo analógico, a la escritura a mano, o iniciarte en el apasionante mundo agenda, esta es una buena opción para llevar una lista de tareas a tu manera y sin límites prefijados. La mayoría de la gente que ha iniciado un bullet journal explica que el método es muy efectivo.

Puedes desarrollar tu propio sistema, por ejemplo incluyendo otros símbolos como un reloj para fechas topes. Este método es muy flexible y permite que cada usuario personalice su bullet journal adaptándolo a sus necesidades.

Bullet Journal: qué es y cómo empezar

¿Qué es un Bullet Journal y como empezar uno?

Hoy os cuento lo que he aprendido hasta ahora de estas agendas por si estáis pensando en animaros a documentar este año.

Qué encontrarás en este artículo

¿Qué es un Bullet Journal?

Estoy segura de que la mayoría os estáis haciendo esta pregunta.

Moleskine – Set de Escritura Inteligente, Bolígrafo + Ellipse Smart Bolígrafo y Funda para Bolígrafo + Cuaderno con Tapa Dura Negra Apto para Uso con Bolígrafo Moleskine+, Hojas Rayadas, Color Negro

  • El cuaderno te permite fijar tus ideas a mano sobre el papel y gracias a Moleskine Pen + transferir todas…
  • El Pen + combina la practicidad del papel con todas las ventajas de la creatividad digital. Simple de…
  • La tecnología invisible incorporada en cada página permite al Pen + reconocer dónde se encuentra…

La definición de bullet journal sería una agenda de listados por meses, días y otras categorías que nos apetezca documentar en la libreta.

También lo llaman rapid logging o registro rápido y sus ventajas es que normalmente cuando escribimos demasiado en las agendas acabamos desistiendo de llevar un registro diario, pero con este sistema inventado por Ryder Carroll todo es mucho más fácil y apetecible.

Además, el propio autor ha publicado un libro donde te cuenta todos los secretos de este sistema. Puedes comprarlo aquí .

El más robusto Mejor opción Modelo «Diario punteado de Scribbles That Matter – Cree su propio organizador de vida único – Sin tapa del A5 Cuaderno de tapa dura – Bolsillo interior – Papel para bolígrafos, versión icónica – Borgoña » LEUCHTTURM1917 346703 Bullet Journal Libreta, Medium (A5) tapas duras, 240 páginas numeradas, puntos, negro LEUCHTTURM1917 324804 Libreta de notas Medium (A5) tapas blandas, 123 páginas numeradas, puntos, negro Moleskine – Cuaderno Clásico con Páginas Puntinada, Tapa Blanda y Goma Elástica, Verde (Myrtle Green), Tamaño Bolsillo, 192 Páginas Tamaño A5 A5 A5 A6 Papel g/m2 160 90 80 – Tapas Dura Dura Blanda Blandas Envío rápido – El más robusto Modelo «Diario punteado de Scribbles That Matter – Cree su propio organizador de vida único – Sin tapa del A5 Cuaderno de tapa dura – Bolsillo interior – Papel para bolígrafos, versión icónica – Borgoña » Tamaño A5 Papel g/m2 160 Tapas Dura Envío rápido – Modelo LEUCHTTURM1917 346703 Bullet Journal Libreta, Medium (A5) tapas duras, 240 páginas numeradas, puntos, negro Tamaño A5 Papel g/m2 90 Tapas Dura Envío rápido Mejor opción Modelo LEUCHTTURM1917 324804 Libreta de notas Medium (A5) tapas blandas, 123 páginas numeradas, puntos, negro Tamaño A5 Papel g/m2 80 Tapas Blanda Envío rápido Modelo Moleskine – Cuaderno Clásico con Páginas Puntinada, Tapa Blanda y Goma Elástica, Verde (Myrtle Green), Tamaño Bolsillo, 192 Páginas Tamaño A6 Papel g/m2 – Tapas Blandas Envío rápido

El contenido

Podemos registrar cualquier cosa que queramos organizar o controlar de forma habitual: comidas, libros que leemos, series y películas que vemos, los exámenes, el control de gastos…

En las páginas que dediquemos a esos registros incluiremos un titulo o un asunto, por ejemplo, la fecha o la lista sobre la que vamos a escribir y numeramos la página.

Pero antes de empezar a hacer listados hay un par de pasos previos.

Definir los iconos

Para hacer el registro más rápido se incluyen iconos por cada tipo de cosa que vamos a hacer, que a grandes rasgos se dividiría en tareas, eventos y notas.

  • Podemos escoger los iconos como nos gusten, lo ideal sería destinar una de las primeras hojas a la leyenda de iconos, es decir, que significa cada uno.

Por ejemplo, si tenemos que hacer una tarea en concreto, pondremos un cuadrado.

A medida que progresamos en esa tarea ese cuadrado puede modificarse: si lo pintamos a la mitad estará en progreso, si lo pintamos al completo estará finalizada y si incluimos una flecha hacía fuera significará que hemos pospuesto la tarea.

  • Los eventos se suelen poner con un circulo o un triángulo y las notas como una raya.

A esto le podemos añadir unos símbolos: asterisco si la tarea es prioritaria, una exclamación si la nota es una idea o inspiración… aunque yo personalmente en mi bullet lo he puesto como iconos aparte.

Crear un índice

El bullet debería incluir un indice al principio que iremos construyendo a medida que hacemos nuestro registro, y como estamos numerando las hojas podremos incluir el titulo y la página donde lo hemos escrito.

Algunas libretas ya vienen numeradas y con espacio para índice así que ese trabajo que tenemos avanzado.

Las siguientes cuatro paginas al índice pueden prepararse para mostrar un trimestre en cada hoja, dividiendo cada una de ellas en tres apartados, uno por cada mes.

Recibe el nombre de Future Log (traducido registro a futuro), y escribiremos los eventos que nos esperan a lo largo del año para tenerlos a golpe de vista.

El bullet journal como agenda

Llega el momento de empezar a documentar y organizar mes a mes.

Por cada mes que empecemos, se debería apartar una pagina inicial en donde escribimos los números de los días del mes, uno por línea, y escribir en una palabra o frase muy corta lo que nos espera ese día, o la tarea más destacada o a la que queremos hacer hincapié.

Después podemos dedicar las siguientes páginas a cada día del mes, pero llevando el registro día a día, ya que no sabemos cuanto nos va a ocupar el día en cuestión en la agenda. Iremos construyendo el bullet día a día.

Cuando el mes acabe deberíamos llevar al mes siguiente todas esas tareas que no hemos acabado y hemos pospuesto para más adelante.

La gracia de esto es que si una tarea la hemos pospuesto un montón de veces, a través de este método nos daremos cuenta y por lo tanto habría que plantearse eliminar de nuestra lista.

Listas para tu bullet journal: 50 ideas

¿Qué son las colecciones o listas en el Bullet Journal? A veces a medida que vas rellenando tu bullet hay temas que vuelves a ellos una y otra vez y estan dispersadas por tu cuaderno, así que en ese caso lo mejor es crear una colección que las agrupe todas en una sola página.

Es una forma ideal para organizar listas específicas de cosas que iremos repitiendo o «controlando» durante el año.

  • Series que hemos visto organizadas por temporadas, con un cuadrado por cada episodio.
  • Películas que hemos visto durante el año
  • Libros que estamos leyendo.
  • Libros que nos han recomendado leer.
  • Canciones que nos gustan o que queremos volver a escuchar.
  • Lista de deseos o próximas compras que tenemos en mente.
  • Manualidades o DIY que queremos intentar hacer 😉
  • Cosas que queremos vs. cosas que necesitamos.
  • Objetivos o propósitos que queremos cumplir este año.
  • Recordatorio de cumpleaños de nuestros amigos y familiares.
  • Recordatorio de fiestas o eventos a los que queremos asistir.
  • Registro de estados de animo por días.
  • Registro de vasos de agua que bebemos durante el día.
  • Frutas que tomamos durante el día.
  • Sí tenemos alguna meta para bajar de peso, podemos ir registrando los hitos.
  • Registro de ejercicio semanal.
  • Registro de calorias ingeridas diariamente.
  • Progreso de un desafío o reto que nos propongamos.
  • Podemos definirnos una meta de ahorro de dinero y llevar la cuenta por hitos.
  • Registro de los gastos del mes.
  • Lista de recibos o facturas que tenemos que pagar a futuro.
  • Lista de cosas que tenemos por casa y queremos vender de segunda mano.
  • Lugares donde hemos estado o que queremos visitar (en forma de mapa del mundo, por ejemplo).
  • Restaurantes que tenemos ganas de probar.
  • Cosas nuevas que queremos aprender.
  • Vocabulario de palabras desconocidas o en otro idioma diferente al nuestro.
  • Listado de cosas que queremos dejar de hacer.
  • Blogs que seguimos a diario o enlaces de interés para visitar en otro momento.
  • Lista de contactos o teléfonos de interés.
  • Planificador semanal de comidas.
  • Lista de recetas nuevas que queremos probar.
  • Ideas de regalos para dar o autoregalar.
  • Frases favoritas o que nos inspiran.
  • Ideas y dibujos de flechas, lineas divisorias y demás para usar en el registro diario.35. Lluvia de ideas o pensamientos.

Si estás embarazada o tienes hijos:

  • Nombres para el futuro bebé.
  • Lista de cosas que tenemos que llevar al hospital.
  • Lista de regalos o utensilios que necesitamos.
  • Registro de medidas y peso de nuestro bebe por semanas.
  • Los logros de nuestros hijos (primera palabra, primeros pasos, etc)
  • Horarios de las extraescolares de los peques y sus pagos mensuales.
  • Lista de material escolar que necesitan para el curso escolar.

Si tienes un blog:

  • Registro de entradas en las redes sociales o contenido a destacar.
  • Ideas de fotos para Instagram.
  • Línea editorial o ideas para post.
  • Post programados y sus fechas.
  • Registro de estadísticas de las redes sociales o visitantes del blog.
  • Registro de horas diarias o semanales dedicadas al blog.
  • Fechas de entrega o plazos de post acordados con marcas y similares.
  • Registro de ingresos y gastos generados por el blog.

Las posibilidades son infinitas y seguro que después de leer esta colección de ideas os vienen a la mente un montón de ellas más de las que queréis llevar registro;)

¿Está el Bullet journal hecho para mi?

Pregúntate a ti misma: ¿de pequeña (y de adulta) te encantaban las libretas? ¿Las papelerías eran para ti un paraíso?

Si tu respuesta es sí, y además te gusta dibujar y te atrae la idea de escribir tus pensamientos en frases cortas, el bullet journal está hecho para ti.

Hemos hablado de los básicos, pero además puedes incluir otro tipo de listas del estilo «Películas que he visto este año» o «Lugares que he visitado».

Hay una infinidad de opciones y maneras de personalizar el Bullet journal, todo depende de nuestra imaginación. A mi por ejemplo me gusta, de vez en cuando, dedicar un trozo de página a alguna frase o alguna canción que me gusta, o una frase positiva que me anime al verla.

Cual es el mejor bullet journal

Para empezar sólo necesitáis una libreta punteada (importante) y un bolígrafo. He hecho esta selección de básicos y no tan básicos que yo usaría (y de hecho uso) para mi bullet.

El mejor bullet journal depende de tus necesidades. Si te gusta de tapas duras y un tamaño más o menos grande, te recomiendo el Scribbles that matters .

Si, como a mi, te gusta tamaño bolsillo y de tapas blandas, te recomiendo un moleskine como este .

Qué bolígrafo usar

  • Bolígrafo Pilot G-Tect de color negro y tinta líquida. Elegí este bolígrafo porque pense que tenia secado rápido pero hay que esperar un poco a que seque o si no se emborronara un poco. El Pilot es una marca mítica y para muchos es un must.
  • Bolígrafo Faber-Castell de 0.5mm, trazo fino. Si tuviera que comprar un bolígrafo ahora mismo seguramente esta sería mi elección. Faber-Castell es muy buena marca y seguro que es muy duradero también.
  • Bolígrafo Rotring Tikky , de tinta liquida y trazo fino. Este es el bolígrafo por excelencia, aunque quizá un poco caro si no tenemos claro si vamos a continuar con el bullet journal o no.

¡Quiero saber tu opinión!

Últimamente lo leo por todas partes… que si el Bullet Journal por aquí, que si el Bullet Journal por allá…

Era necesario probarlo y contar al mundo cómo funcionaba. Si, el post de hoy va sobre un método de organización que he comenzado a probar hoy mismo. Está basado en listas (cómo a mi no me gustan apenas, ¿verdad?), inspirado en la flexibilidad y genial para aquellos que nos sigue encantando escribir a mano.

Antes de nada, te recomiendo lo primero visitar la página oficial de Ryder Carroll sobre el Bullet Journal® para entender bien el paso a paso.

1 // QUÉ ES EL BULLET JOURNAL?

Es un método de organización desarrollado por Ryder Carroll en el que en un solo cuaderno vas controlando tus tareas pendientes, tu perspectiva anual / mensual, tus notas, tus ideas o cualquier cosa que quieras apuntar. En este enlace encontrarás toda la información en su página oficial.

Una de las claves es su sistema de códigos. Es decir, propone que las notas (un guión), tareas (un punto) o eventos (un círculo) tengan diferentes símbolos para que tú puedas distinguirlos de un vistazo. A su vez, tendrás otros símbolos asociados según lo que harás con cada tarea: prioridad (*), inspiración (!), investigación (un ojo) y tareas migradas.

Yo no lo he seguido al pie de la letra y he elegido lo que a mí me sirve. Esta es la gracia precisamente del sistema, su flexibilidad. Que quieres que tus tareas sean cuadrados, pues cuadrados. O quizás tus tareas de la casa serán en color rosa, pues así serán. Se basa en elegir lo que A TI te sirva.

2 // QUÉ NECESITAS?

Papelería bonita (como siempre) 🙂 Ésta es mi parte favorita, fui corriendo a hacer mis compritas y a elegir cuidadosamente mis artilugios para comenzar. In general, para el Bullet Journal necesitas dos imprescindibles:

  • Un cuaderno. Pero que te encante, con el que te pongas nerviosita al abrirlo, que te de gusto estrenar. Lo vas a utilizar mucho, mucho, durante todo el año, así que no escatimes. Los más típicos son: Moleskine y Leuchtturm 1917. Intenta además que tenga cuadricula o esté punteado, mucho más fácil para realizar tablas o que todo esté alineado. Yo, esta vez me he dado un capricho, ¡y he elegido el cuaderno más bonito ever! Se llama Nuuna y me tiene enamorada ♥ (me costó empezarlo, lo reconozco). Aquí te dejo mi página de herramientas con mi selección completa de cuadernos y libretas.
  • Un bolígrafo cuco: Ya sabes, que escriba suavecito, no emborrone y te guste. Con el que te apetezca dibujar, garabatear y crear cosas nuevas. Yo he elegido unos cuantos de Muji, así que no he sido capaz de quedarme solo con un boli, ya me conoces. En este post te contaba mi selección de bolígrafos preferidos.

Y para que te quede bonito bonito, te recomiendo además que tengas siempre a mano:

  • Bolis de colores
  • Subrayadores
  • Post-its
  • Un toquecito de Washi tape

3 // MANOS A LA OBRA

Te cuento cómo yo lo he personalizado, pero todo depende de ti, ¡de lo que necesites!

Lo primero que necesitas es un índice donde irás apuntando en que página tienes cada apartado. Esto es importante para encontrar rápidamente todo e incluso de vez en cuando revisar las ideas que has ido apuntando.

Luego tendrías que añadir el registro futuro, en el que escribirás en forma de listas con fechas todo lo que hay que hacer separado por meses. Por ejemplo, el 5 de julio tengo un evento o el 20 de mayo ir al dentista.

Luego, cada comienzo de mes, crearás la vista mensual. Para ello, tendrás que pasar los eventos y temas que estén en el registro futuro así como todas las tareas pendientes del mes pasado que veas en el registro diario (y que creas que hay que hacer claro, sino se tacharían).

Para la vista mensual, a la izquierda tengo el listado con el correspondiente día de la semana y a la derecha las tareas generales que me gustaría terminar en abril y sus objetivos.

A nivel diario también lo he dividido en dos hojas. A la izquierda la lista de tareas de ese día con sus símbolos. Como ves, para mi lo urgente es aquello marcado en subrayador amarillo, para poder verlo más rápidamente de un vistazo y las estrellitas son ideas que se me van ocurriendo por el camino. También puedes crear subgrupos de tareas. He incluido además, cositas buenas que me han pasado ese día. 🙂

A la derecha, lo dedico a mi hoja para tomar notas en general. Subtareas que me voy apuntando, una conversación por teléfono que no quiero que se me olvide nada, algún esquema…

En I love Blogging he añadido las tareas rutinarias de esa semana para los posts, otros asuntos a terminar, la programación, ideas que se me van ocurriendo… Este sería un ejemplo de colecciones.

Y además he incluido otro apartado que he llamado Gestión de proyectos. Es decir, he incluido una vista trimestral de los siguientes proyectos en marcha según los clientes y las siguientes tareas. Ah bueno, y he puesto alguna pegatina, que eso siempre viene bien. 🙂

Ya os contaré qué tal me va, si me sirve y cómo voy avanzando en mi nuevo método. No sé si conseguiré pasarme de Filofax a Bullet Jornual en cuaderno, cuál ganara la batalla en la agenda cuki Avellana. Os mantendré informadas. 😉

Lo que más me gusta, es que cuando termine el año realmente tendrás un cuaderno súper especial para ti, donde habrás apuntado todo. Donde tendrás dibujitos, garabatos y pensamientos, en general tu vida en un cuaderno. Esa idea, me gusta, ¡y mucho!

¡Y no dejes de visitar la página oficial de Ryder Carroll para entender bien el paso a paso!

Imágenes: Estudio Avellana

Cómo empezar un bullet journal desde cero

¿Qué es un bullet journal?

Un bullet journal es una forma de organización muy original y creativa en la que únicamente necesitas un cuaderno y tu kit de bolígrafos y rotuladores. Este método de planificación consiste en dar vida a tu cuaderno bullet journal con todos los aspectos que tienes que organizar, planificar, desarrollar o anotar. Vaya, lo que sería una pequeña agenda totalmente personalizada.

Si nunca has hecho por ti misma un bullet journal te animo a dar ese paso, hasta que no te pongas en la piel de hacerlo por ti misma no vas a saber hasta qué punto puedes llegar a crear. Además, si te quedas sin ideas siempre puedes recurrir a las ideas que te damos en este blog o en nuestro Instagram.

Cómo crear tu propio bullet journal desde cero

Los esenciales

Para comenzar tu bullet journal desde cero necesitamos al menos dos materiales súper básicos, elegir un cuaderno para bullet journal y un rotulador.

Ya si te quieres poner en plan súper personalizado, tendremos que añadir diferentes washi tapes, rotuladores de colores, sellos, una regla, ect.

Piensa su función

El bullet journal es totalmente flexible y personal. Por tanto, puedes utilizarlo para múltiples usos diferentes.

Antes de comenzar a escribir crea un índice que todos los puntos clave que incluirá tu cuaderno bullet journal, algunos ejemplos son:

  • Control de finanzas / cómo voy a distribuir el sueldo o paga
  • Calendario de exámenes
  • Organización de tareas domésticas
  • Lista de regalos de navidad

O también puedes organizarlo como si fuera una agenda vista diaria o vista semana, la idea es adaptarlo a tu estilo de vida.

Tamaño

Intenta que tu cuaderno bullet journal no sea más grande que un A5. Así, será más cómodo de llevar a todos sitios. Ten en cuenta que la idea de los bullet journal es utilizarlo como sustituto o como complemento a una agenda, según el uso que hagas de esto.

Si el tamaño es cómodo la usarás más que si es demasiado grande.

Titula las secciones

Una vez tengas claro para que vas a destinar tu bullet journal prueba a dividirlo en diferentes secciones y titularlas. Cuando más organizado tengas el cuaderno más sencillo será estructurarlo y encontrar luego todas tus notas.

Manos a la obra

Ya tenemos lo esencial para ponernos a crear nuestro propio cuaderno bullet journal desde cero. Ahora, solo queda comenzar a desarrollar cada una de nuestras secciones y crear cada vez más.

Te aconsejo que comiences creando un calendario mensual para tenerlo siempre como primera página de cada mes, esto es súper útil para ir planificando los días con antelación.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *