0

Bultito cabeza bebe

¿Los bultos en la cabeza pueden ser tumores?

Por norma general se forman por la obstrucción de las glándulas sebáceas que se localizan en todo el cuerpo (incluyendo el cuero cabelludo). Todavía se desconocen las causas y los factores de riesgo que pueden favorecer tal situación. La grasa que producen estas estructuras es capaz de nutrir y proteger el tejido que forma la piel.

También se puede apreciar distinta consistencia si el bulto crece desde el cráneo (es duro y posee poca movilidad) o desde la zona más próxima al cuero cabelludo (son más blandos y se pueden desplazar ligeramente).

Existen casos clínicos en los que ciertas enfermedades provocan la formación de quistes de grasa (en raras ocasiones). Este es el caso del síndrome de Gorlin, el síndrome de Gardner o la panoquinia congénita.

Siempre consulta a tu médico

El principal problema de los quistes sebáceos reside en quepueden alcanzar un gran tamaño, suelen ser varios y si no se tratan correctamente tienen tendencia a infectarse. Generalmente se produce un sobrecrecimiento de la flora bacteriana que habita de manera natural en la piel.

Sin embargo, cuando esta situación se vuelve grave o el paciente tiene un sistema inmunitario que no es capaz de funcionar correctamente, es decir, si el paciente presenta inmunodeficiencia, existe un riesgo mayor para la colonización de agentes patógenos oportunistas.

Estos microorganismos aprovechan una situación especial de «defensas bajas» para reproducirse y anidar en el lecho del quiste. En general, se trata de bacterias que se alimentan del sebo y es necesario realizar un tratamiento antibiótico.

¿Se trata de un tumor cerebral?

Actualizado miércoles 17/10/2007 17:19 (CET)

PREGUNTA.- La consulta trata sobre un bulto que me noto en la cabeza. Está más o menos un poco a la derecha de la coronilla. La verdad es que no sé explicarle exactamente el lugar, porque desconozco los nombres de las zonas de la cabeza. Lo que sí puedo decirle es que el bulto es como si fuera un chichón y bastante duro.

Por otro lado tengo cefaleas habituales y siempre he dado por hecho que esas cefaleas eran causadas por mi hipertensión. También tengo bastante a menudo como orzuelos en los ojos.

Como anteriormente le he dicho, estoy bastante preocupado, por si es un tumor cerebral o algo parecido. Ya sé que usted no me puede contestar al cien por cien, simple y llanamente porque como es lógico para ello tendría que ver y tocar para dar un diagnóstico en firme. Pero me gustaría, si fuera posible, que me dijera si un bulto así pudiera ser un tumor.

Un tumor cerebral o algo parecido en la cabeza ¿se puede palpar desde el exterior de la cabeza, o da otros síntomas?

Prevención de la aparición del lipoma en la cabeza

Como hemos mencionado la etiología de los lipomas no está del todo aclarada, existen circunstancias que parece favorecen la aparición, como puede ser los traumatismos, obesidad, diabetes, intoxicaciones, entre otros procesos. Esto sugiere que las agresiones del medio externo sobre el terreno biológico predisponen a una respuesta inflamatoria con inhibición de los mecanismos de apoptosis y perpetuación de los ciclos de división celular del adipocito lesionado. Debemos tener en cuenta, que el tejido graso es una fuente de acúmulo de sustancias tóxicas, ya sea de fármacos lipofílicos como disruptores endocrinos, pudiendo interferir, en la correcta función molecular en respuesta a la agresión. Siendo importante entender que todo aquello que ingerimos alcanzará el medio interno y desde este se distribuirá a los órganos y tejidos, siendo importante entender que la relación que se da entre nosotros y nuestro exterior es mucho más estrecha de lo que podemos pensar. En particular, en el caso de las sustancias que tiene tropismo por el tejido graso, es todavía más fina, ya que debido a que las membranas celulares están compuestas fundamentalmente por lípidos, estos tóxicos penetran fácilmente en nuestro organismo almacenándose en el tejido graso, donde producirán sus interferencias.

Terapia Marina en el equilibrio del medio interno

El agua de mar gracias a sus similitudes con el medio interno favorece el equilibrio celular, de modo y manera que las disrupciones a las que se puede enfrentar la célula son mejor toleradas, gracias a los efectos antiinflamatorios, inmunorreguladores y estabilizadores de membrana. La idea que tenemos que conservar, es la de saber que, el mantenimiento de las constantes que nos dieron la vida, son condición fundamental para el equilibrio y la correcta función de nuestras células. Con el correcto uso del agua de mar le ofrecemos a la célula su medio original del que puede extraer los microelementos tan fundamentales para tan diversas funciones enzimáticas, favoreciendo la homeostasis del medio interno.

(13 votos, promedio: 3,38 de 5)

Estamos peinando a nuestro hijo o nuestra hija, o haciéndole un poco de masaje o caricias en la cabeza, y de repente nos damos cuenta de que detrás, por encima de la nuca y detrás de las orejas, tiene unos bultitos. Puede ser uno a cada lado o puede ser sólo en uno de los lados, pero aparecen las dudas, no sabemos si los tenía antes y no sabemos tampoco si pasa algo porque los tenga.

Pues bien, si no es que se trata de alguna protuberancia ósea, que también podría ser (un saliente en el hueso), lo más probable es que sean ganglios linfáticos, unas estructuras que tenemos en nuestro cuerpo cuya misión es actuar de defensa ante posibles infecciones.

Qué son los ganglios

Los ganglios están por todo el cuerpo. Tenemos cerca de 500 y están situados en lugares estratégicos para actuar de zona defensiva. Los hay en las axilas, en el cuello, en la cabeza, en las ingles,… y según dónde estén se encargan de defender la zona circundante.

Me he centrado en los de la cabeza porque, aunque suele ser más habitual que se inflamen los del cuello (los que se palpan por debajo de los laterales de la mandíbula), los que más notamos los padres, normalmente de casualidad, son los de la cabeza, por detrás, y solemos preguntar por ellos.

Los ganglios son pequeños, tienen forma redonda y no se notan a menos que estén luchando contra alguna infección. Ahora pensaréis eso de «pues a mi niño se lo noté y no tenía ninguna enfermedad», a lo que respondo que es totalmente normal por dos razones: no todas las infecciones llegan a manifestarse abiertamente (a veces están luchando contra virus y no nos damos cuenta) y los niños cuando no tienen una cosa, tienen otra. O sea, que en los niños es habitual notarle los ganglios un poco inflamaditos a menudo, porque casi siempre están luchando contra algo.

¿Pueden ocasionar algún problema?

Normalmente no, pero puede suceder que un virus o germen sea más fuerte que las defensas y que, no siendo capaz de superarlo, se produzca la infección del ganglio. Esto hace que el ganglio aumente de tamaño, duela al palparlo y que el niño pueda tener incluso fiebre (que puede darse también por la misma infección circundante contra la que el ganglio trata de luchar).

En caso de que sea así, es mejor que el pediatra lo valore, siendo recomendable ir en caso de que suceda algo de lo siguiente: que duela al tocarlo, que mida más de un centímetro, que esté duro y no se mueva o que esté enrojecido, pues el niño podría estar teniendo una adenitis (inflamación de un ganglio linfático).

Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Los ganglios en el niño, adenopatías

¿Qué debemos observar en la cabeza del bebé?

Orejas de soplillo

Las orejas despegadas (o de soplillo), tienen tendencia a hacerse más discretas a medida que el niño se va haciendo mayor. En todo caso, pueden corregirse a partir de los cinco años por medio de una sencilla operación. El clásico remedio casero de adherirlas con esparadrapo al cráneo no sirve para nada.

Perlas de Epstein

En la encía y en el paladar del recién nacido se observan con cierta frecuencia unos nódulos blanquecinos o amarillentos del tamaño de un grano de arroz, llamados nódulos de Bohn o perlas de Epstein, según se hallen en encías o paladar. Son pequeños quistes de queratina, que desaparecen antes de quince días. Una perla de Epstein puede confundirse ocasionalmente con un auténtico diente. Es algo muy raro pero posible, pues un bebé puede nacer ya con un diente o le puede crecer uno durante el primer mes de vida. Como en estos casos están mal anclados, deben ser extraídos para evitar que el bebé los trague.

Cándida Albicans

Después de una toma, pueden quedar restos de leche en el interior de la boca del bebé, pero si están fuertemente adheridos y no se pueden desprender con facilidad pasando la yema del dedo, lo que ocurre es que tiene una infección de la mucosa bucal causada por un hongo llamado Cándida Albicans, conocida en muchos lugares como muguet, por el color blanco y el aspecto moteado que las flores de esa planta tienen.

Aunque algunos niños no parecen tener molestias por su causa, puede dificultar su alimentación, por lo que deben ser tratados, habitualmente con un gel antifúngico y mojando el chupete (si lo usan) en agua bicarbonatada después de hervirlo. El pediatra comprobará también que el área del pañal se halle libre de signos de infección por cándidas, porque los hongos crecen con mucha facilidad en las zonas húmedas. Si está mamando, es recomendable que también la madre se ponga una pomada antifúngica en los pezones, que, con toda probabilidad, también estarán infectados.

RSS. Sigue informado

RSS sobre cabeza+bebé

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

Síntomas de los ganglios neonatales

Tras el parto y el embarazo, llegan los cuidados del bebé. Hoy te hablamos de la inflamación de los ganglios en bebés recién nacidos que es una de las señales de alarma, ya que suelen significar posibles problemas mayores. En general, no hay razón para preocuparte porque suele ser una reacción normal ante una posible infección. Por este motivo, es importante palpar siempre la zona del cuello y la nuca del pequeño para observar posibles inflamaciones. Aquí te mostramos cuáles son los síntomas de los ganglios neonatales.

Africa Studio ||

¿Qué son los ganglios neonatales?

Los ganglios están por todo el cuerpo. Tenemos cerca de 500 y están situados en lugares estratégicos para actuar de zona defensiva. Los hay en las axilas, en el cuello, en la cabeza, en las ingles, etc. Y, según dónde estén, se encargan de defender esa zona.

La presencia de ganglios linfáticos palpables es común en la edad pediátrica, ya que el sistema inmune se activa con gran frecuencia por los microorganismos patógenos ambientales. Esto es especialmente frecuente en los niños más pequeños que están expuestos por primera vez a los agentes infecciosos más habituales.

Es esencial que como madre conozcas cuáles son los cuidados del bebé más básicos, y así puedas detectar cualquier problema de salud en el recién nacido con una mayor facilidad.

Afectan a casi todos los niños y, en el 80% de los casos, los ganglios inflamados están relacionados con infecciones que no revisten importancia, como faringitis, amigdalitis, rinitis y conjuntivitis. No hay que olvidar que el organismo del niño es muy rico en tejido linfático. Por lo tanto, es inevitable que los ganglios en niños inflamados sean un fenómeno frecuente, también porque los pequeños presentan respuestas inmunitarias más evidentes y tienden a enfermar más que los adultos. Por lo tanto, los ganglios en neonatos suele ser una patología totalmente normal.

Si eres madre por primera vez, no dudes en leer los trucos para mamás primerizas con bebés recién nacidos y embárcate en la maternidad.

Sintomatología de los ganglios en bebés

Para vigilar esta circunstancia tan común en los recién nacidos es importante conocer los síntomas de los ganglios en bebés. Los más evidentes son notar los ganglios en el cuello del bebé. Estos son unos pequeños bultos que se perciben al tacto cuando pasas la mano por el cuello de tu hijo. Suelen ser también visibles y del tamaño de una lenteja. De esta manera, también podrás notar si existen ganglios inflamados en la nuca del bebé.

Oksana Kuzmina ||

¿Cuándo es preocupante la inflamación de los ganglios linfáticos en los recién nacidos?

  • La inflamación es dolorosa al tacto. Si cuando pasas la mano por el cuello del bebé este se remueve o se queja es síntoma de dolor.
  • El bebé está inquieto, con calor y sudoración.
  • Existen episodios febriles sin causa aparente.
  • Si el ganglio tiene un tamaño mayor a 2 cm de diámetro.
  • Cuando aparecen líneas rojas que van hacia el ganglio o la piel que lo cubre está enrojecida.

Hay que consultar al pediatra obligatoriamente si al niño le duelen cuando los tocamos, cuando tiene fiebre, si los ganglios están duros y no se mueven o vemos unas manchas rojas en la piel, sobre el ganglio, de esta forma evitaremos posibles males mayores.

Especial sobre la salud de los niños

En ocasiones los ganglios pueden estar inflamados como secuela de una anterior infección sin que esto suponga ningún problema, también hay niños que son más propensos a tenerlos ligeramente más grandes que otros, incluso hay niños que pueden tener los ganglios inflamados a menudo, sobre todo si van a la guardería, pues están más expuestos a los gérmenes, pero esto les ayuda a reforzar su inmunidad.

Los tratamientos para este tipo de infecciones suelen durar unos 15 días y es el pediatra el que evalúa la gravedad de los ganglios y la posibilidad de tratarlos con antibióticos.

Ahora que ya conoces mejor los síntomas de los ganglios neonatales o ganglios en bebés de un mes te será mejor identificarlos para una mayor prevención y cura de los mismos.

Problemas de salud en el recién nacido

  • ¿Te ha servido de ayuda?

Licenciada en Periodismo y Comunicación, llevo más de 3 años trabajando y redactando sobre temas de maternidad. Me considero una persona organizada, creativa, perfeccionista y amiga de las palabras, por lo que escribir es mi pasión y el mundo de la maternidad y la comunicación mi devoción.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *