0

Bulto en la rodilla

Quiste de Baker o Quiste Poplíteo

¿Qué es el quiste de Baker?

El quiste de Baker también se conoce como quiste poplíteo o quiste sinovial. Es un bulto suave, lleno de líquido que se forma en la parte posterior de la rodilla. El bulto se confunde a veces con un coágulo de sangre, pero no lo es. EL quiste de Baker normalmente se desarrolla debido a algún daño causado a la rodilla. Cuando las estructuras en o alrededor de la articulación se dañan, la rodilla produce más líquido.

¿Cuáles son los síntomas del quiste de Baker?

A veces sólo se nota un poco de dolor como señal del quiste de Baker. Todavía puede haber dolor en la rodilla debido al daño inicial que luego causó el quiste de Baker. Puede que notes un bulto suave que sobresale por la parte posterior de la rodilla. Cualquier esfuerzo puede causar que este bulto o la rodilla se hinchen.

Es posible que el quiste de Baker desaparezca. El quiste puede disminuir en tamaño por sí mismo o explotar debajo de la piel. Cuando el quiste explota debajo de la piel, el cuerpo vuelve a absorber el líquido. A menudo el quiste vuelve a aparecer poco después de haber desaparecido. A menudo es mejor tratar el origen del problema de la rodilla para solucionar el que desaparezca por completo el quiste de Baker.

¿Qué causa el quiste de Baker?

El quiste de Baker es el resultado de daño que ha causado hinchazón en la rodilla. Algunos ejemplos de estos daños incluyen:

  • Artritis (osteoartritis o reumatoide)
  • Un daño directo a la rodilla
  • Inflamación
  • Gota

¿Cómo se diagnostica es quiste de Baker?

Necesitas que te hagan un examen médico profesional para poder diagnosticar el quiste de Baker. Aquí tienes las maneras en las que un médico te diagnosticaría un quiste de Baker:

  • Tomaría el historial médico, incluyendo la información en lesiones previas de la rodilla.
  • Tomaría unos rayos-X : no se podrá ver el bulto a través de rayos-X, pero ayudará a determinar si hay artritis en la rodilla. La artritis puede ser la causa del quiste de Baker.
  • Te harán una resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés) – una resonancia magnética usa hondas magnéticas en vez de rayos-X para mostrar las imágenes.
  • Harán una prueba de ultrasonido: el ultrasonido usa hondas de sonido para determinar si el bulto es sólido o está lleno de líquido.

¿Cómo se trata el quiste de Baker?

El tratamiento del quiste de Baker suele comenzar con las opciones no quirúrgicas. Se puede sugerir la cirugía si es que no mejora.

Tratamientos no quirúrgicos

Aquí hay algunas maneras de tratar el quiste de Baker sin necesidad de cirugía:

  • Descanso y elevación de la pierna
  • Hielo y medicamentos anti-inflamatorios como el iboprufeno
  • Evitar actividades que esfuerzan la rodilla
  • Tratar el daño inicial a la rodilla
  • Ir a fisioterapia
  • Drenar el quiste con una aguja
  • Que te pongan una inyección de esteroides

Tratamiento quirúrgico

Cuando tienes un dolor serio en la rodilla, o no puedes moverla mucho, tu médico puede sugerir una cirugía. El cirujano puede que necesite hacer tan solo un pequeño corte en la rodilla. La cirugía solo aliviará el problema si la causa inicial del quiste de Baker se trata también.

¿Cuál será mi tiempo de recuperación después de la cirugía?

Tu capacidad de recuperación y cuanto tiempo tardas en recuperarte pueden ser diferentes de paciente a paciente. Aquí hay algunas cosas que puedes esperar:

  • Puede que sientas sensibilidad y dolor pulsante en la rodilla después de la cirugía.
  • Puedes volver al trabajo y continuar con tus actividades diarias cuando te sientas capaz, y cuando tu médico te lo permita.
  • Asegúrate de mantener la rodilla elevada durante los siguientes días después de la cirugía para disminuir el hinchazón o el dolor.
  • Evita actividades extenuantes.
  • Habrá una cita de seguimiento con tu médico varios días después de tu cirugía.
  • Puede que te den medicamentos para el dolor después de tu cirugía. Toma los medicamentos como te lo indique tu cirujano.
  • Podrás volver a conducir dos semanas después de tu cirugía.
  • Puede que tu médico te pida que vayas al fisioterapeuta para que continúes el proceso de curación de tu rodilla.

¿Cuáles son las complicaciones asociadas con el quiste de Baker?

Puede que sientas que el dolor es demasiado leve y dejes el quiste de Baker sin tratar. Si se deja sin tratar:

  • El dolor puede empeorar o el quiste puede aumentar de tamaño
  • El quiste puede reventar y causar moratones en la parte inferior de la pierna
  • El quiste puede de hecho ser un tumor o un aneurisma arterial. Es importante que consigas el diagnóstico adecuado por parte de un profesional de la medicina.

¿Se puede prevenir el quiste de Baker?

La mejor manera de prevenir el quiste de Baker es evitando las lesiones de rodilla. Aquí tienes algunas maneras de prevenir las lesiones de rodilla:

  • Lleva zapatos adecuados.
  • Usa las bolas de tus pies para girar en vez de tus rodillas.
  • Haz un buen calentamiento antes de hacer ejercicio y un enfriamiento después.
  • Cuando tengas una lesión de rodilla, para y cuida tu rodilla de inmediato.
  • Ve a ver a un médico si no mejora rápido.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica. ©The Cleveland Clinic 1995-2020

index#s15183

Last review date: 10/25/2016 Translated: 09/17/2013

Quistes en las rodillas: causas y tratamiento natural

Los quistes en las rodillas pueden tener diversos orígenes. No obstante, esta pequeña hinchazón llena de líquido tiene su causa más común en problemas asociados a la artrosis.

Cuando una articulación está dañada se llena de líquido sinovial.En cada movimiento producimos aire en la articulación y ese aire acumula el líquido.

En vista de que hay un problema articular, este líquido no puede volver a su lugar debido a un mecanismo de válvula que genera el mismo tejido blando de la rodilla.

Este líquido acumulado presiona otras estructuras y ocasiona molestias, dolor y dificultad para ejecutar cualquier movimiento, cualquier paso. En este artículo podrás conocer más sobre los quistes en las rodillas y sobre tratamientos naturales para combatirlos.

Tipos de quistes de rodilla

Los quistes de Baker

Los quistes de Baker se originan a raíz de una ruptura de ligamentos cruzados, por el desgaste de los mismos y por lesiones del cartílago. Se da una acumulación de líquido dentro de una bolsa situada entre los músculos de la propia rodilla. Es necesario estar atento a algunas señales de posible quiste de Baker:

  • Notarás su formación tras una inflamación y un bulto. Este puede crecer, sobre todo, en la parte de detrás de la rodilla.
  • Al principio no duele, solo notarás cierta molestia al doblar la pierna.
  • Puede darse si sufres de artritis reumatoide.

Para tratar el quiste de Baker lo más adecuado son los antinflamatorios y el uso de rodilleras de compresión. Además la terapia física de rehabilitación. Sin embargo, este tratamiento debe ser indicado por un médico.

Descubre 7 tips para cuidar de tus huesos y evitar la osteoporosis

Quistes de menisco

Los meniscos tienen una finalidad muy concreta: actúan como los “amortiguadores de la rodilla”. El quiste de menisco es común en las personas más jóvenes, sobre todo en las que practican un deporte intenso. Esto se debe a que sufrenroturas a causa de golpes o torsiones de la rodilla.

Las personas que llevan una vida más sedentaria tampoco están exentas de experimentar este problema por la simple degeneración por el paso del tiempo. Cuando el menisco se rompe por la causa que sea, el líquido sinovial se escapa para formar la bolsa o el quiste.

El tratamiento para el quiste de menisco se basa en una artroscopia de la articulación. Es decir,en la reparación del propio menisco.

Quistes de los ligamentos cruzados

Otro de los quistes en las rodillas son los que afectan los ligamentos cruzados. Pueden aparecer delante, en medio o en la parte trasera de los propios ligamentos de las rodillas.

A pesar de no ser muy comunes, cursan con dolor y son complicados de diagnosticar, a no ser que nos hagan una resonancia magnética de la rodilla.

Al igual que en el caso de los quistes de menisco, es necesaria una intervención quirúrgica.A esta le seguirá, sin duda, una adecuada rehabilitación física.

Tratamiento natural para los quistes en las rodillas

Terapia frío-calor

Al igual que ocurre con cualquier dolencia articular donde aparece el dolor y la inflamación, la terapia frío-calor siempre será muy adecuada.

Puedes aplicar una compresa fría o un par de cubitos de hielo envueltos en un paño de algodón durante unos minutos en la rodilla afectada. Más tarde, ten preparada una bolsa de agua caliente para favorecer el efecto contrario: la adecuada vasodiltación de la zona.

Aceite esencial de romero

El agua o el aceite esencial de romero es un antinflamatorio natural muy poderoso. Puedes encontrarlo en cualquier tienda natural o en una parafarmacia.

La aplicación es muy sencilla: solo tendrás que ejercer unmasaje circular suave, sin oprimir, en esa área donde se haya formado el quiste.

Descubre los: 9 alimentos que combaten la inflamación

Bebida de jengibre y cúrcuma para calmar el dolor y la inflamación

Al tratamiento médico que te prescriban a base de antinflamatorios le puedes añadir, si lo deseas, esta bebida de jengibre y cúrcuma. Es un remedio natural rico en antioxidantes y unos compuestos específicos que calmarán el dolor y la inflamación de los quistes en las rodillas.

Se a demostrado que la curcumina, un componente de la cúrcuma, es un excelente analgésico para los dolores de rodilla. Además, te ayudará a reforzar tu sistema inmunitario.

Así tus defensas te ayudarán a reducir ese exceso de líquido acumulado o la infección asociada a la artrosis. Basta con que la tomes una vez al día. Nunca te excedas de esta dosis en caso de que padezcas hipertensión.

Ingredientes

Preparación

  • Primero, pon a hervir el agua.
  • Una vez llegue a ebullición, añade todos los ingredientes, excepto la miel.
  • Retira del fuego y deja que repose 10 minutos.
  • Después, sirve en tu taza favorita y endulza con un poquito de miel.

Como pudiste leer, existen remedios naturales que te pueden ayudar a combatir los quistes en las rodillas y a calmar las dolencias que estos ocasionan. Sin embargo, es importante consultar a tu doctor primero. Él será quien podrá diagnosticar los quistes en las rodillas e indicarte un tratamiento, si así lo requieres.

RESUMEN

Fundamento:

los tumores afectan el tejido sinovial de la rodilla se presentan de forma muy similar independientemente de su tipo histológico por lo que en ocasiones su diagnóstico preciso es muy difícil. Desarrollo: se realizó una revisión bibliográfica sobre los tumores benignos y malignos que afectan el tejido sinovial de la rodilla. Se mostraron los aspectos más importantes de cada tipo de tumor como aspectos generales, presentación clínica, exámenes diagnósticos y tratamiento, comenzando por los benignos como el hemangioma sinovial, lipoma arborescens, condromatosis sinovial, sinovitis vellonodular pigmentada y concluimos con el sarcoma sinovial. Conclusiones: el tratamiento definitivo de estos tumores esta en dependencia de su tipo histológico y diagnóstico oportuno.

DeCS: SINOVITIS PIGMENTADA VELLONODULAR; ESPECTROSCOPÍA DE RESONANCIA MAGNÉTICA; NEOPLASIAS, QUISTES SINOVIAL; TRAUMATISMOS DE LA RODILLA; LITERATURA DE REVISIÓN COMO ASUNTO

ABSTRACT

Background: tumors affect synovial tissue of the knee, they are presented independently in a very similar way of their histological type for what in occasions their precise diagnosis is very difficult. Development: a bibliographical review on benign and malignant tumors that affect synovial tissue of knee was carried out. The most important aspects in each tumor type were shown as general aspects, clinical presentation, diagnostic examination and treatment, beginning with the benign ones as the synovial hemangioma, lipoma arborescens, synovial chondromatosis, pigmented villonodular synovitis and we conclude with synovial sarcoma. Conclusions: the definitive treatment of these tumors depends on their histological type and opportune diagnostic.

DeCS: SYNOVITIS, PIGMENTED VILLONODULAR; MAGNETIC RESONANCIA SPECTROSCOPY; NEOPLAMS; SYNOVIAL CYST; KHEE INJURIES; REVIEW LITERATURE AS TOPIC

INTRODUCCIÓN

Los tumores del tejido sinovial son lesiones infrecuentes en la práctica médica diaria, pueden ser tanto benignos como malignos, estos últimos muy raros.1 La rodilla constituye una de las articulaciones más afectadas por estas enfermedades, por lo que es necesario conocer algunas características fisiológicas del líquido sinovial para poder identificar de manera oportuna esta enfermedad. 1, 2

Las cantidades de liquido sinovial en un paciente normal en la rodilla es de uno a dos mililitros, las concentraciones de electrolitos y glucosa son muy similares a la del plasma. La viscosidad del líquido sinovial es proporcional a la concentración de ácido hialuronico. Por otra parte, el tejido sinovial es más abundante en la articulación de la rodilla, comienza en el borde del cartílago articular, cubre todas las estructuras intra-capsulares y la porción central de los meniscos. 3, 4

Los síntomas y signos de estas enfermedades son muy similares en todos los pacientes afectados entre ellas tenemos: dolor, aumento de volumen de la articulación, limitación del movimiento articular y en muchas ocasiones bloqueo articular. La forma de presentación más común es de un paciente con síntomas y signos de una sinovitis crónica. 1, 5

Debido a la importancia de este tema, su escasa bibliografía los autores se proponen realizar la siguiente revisión bibliográfica con el objetivo de profundizar en estas enfermedades tanto benignas como malignas.

Los tumores benignos que afectan con mayor frecuencia el tejido sinovial son: Hemangioma, Lipoma, Condromatosis Sinovial, Sinovitis Vellonodular Pigmentada (SVP). 1

Hemangioma Sinovial: puede presentarse de forma localizada, pediculada o difusa. Los niños y adultos jóvenes son los más afectados. Las mujeres son más afectadas que los hombres. Al examen físico encontramos dolor, limitación del movimiento articular, aumento de volumen y atrofia del cuadriceps. Es muy frecuente encontrar hemartrosis espontánea o recurrente. La radiografía simple es normal no así la Resonancia Magnética Nuclear (RMN) que muestra una masa lobulada intra-articular. El diagnóstico diferencial debe ser realizado con la hemofilia, SVP, desgarros de menisco y menisco discoide. 6, 8

El tratamiento consiste en la resección quirúrgica que puede ser por vía artroscópica en hemangiomas bien localizados y pediculados, sin embargo es frecuente observar sangramiento después del proceder lo cual requiere de artrotomia. En caso de afección difusa es necesario además de la resección de la tumoración realizar sinovectomia para disminuir el riesgo de recurrencia. En pacientes con lesiones difusas alimentadas por vasos arteriales importantes la embolización pre-operatoria es importante para disminuir el sangramiento. El diagnóstico temprano es de vital importancia para evitar cambios osteoartriticos e infiltración de hueso, músculos y grasa lo cual dificulta en mayor medida la extirpación. 9, 11

Lipoma Arborescens: es un tumor raro, en la literatura se reportan menos de 100 casos. Se caracteriza por la proliferación difusa del tejido sinovial el cual se re-emplaza por adipositos maduros. 12

Aunque la causa es desconocida la hipótesis más aceptada esta relacionada con una reacción inflamatoria crónica no especifica lo cual es confirmado por histología.13, 14

Los pacientes de la quinta década son los más afectados en igual proporción hombres y mujeres. Generalmente es monoarticular y se localiza en la bursa suprarotuliana, aunque puede afectar varias articulaciones simultáneamente. 15, 16

El Lipoma Arborescens esta asociado a traumatismos, diabetes mellitus, artritis reumatoide, osteoartritis y psoriasis. 14 El cuadro clínico se caracteriza por la inflamación progresiva de la rodilla, limitación del movimiento articular, bloqueo y dolor, todos los mismos pueden tener años de evolución. 15, 16 La radiografía simple muestra aumento de la densidad de las partes blandas en la región suprarotuliana acompañado de erosión ósea y cambios osteoartriticos. La RMN es el medio diagnóstico de mayor utilidad. 15

Con respecto al tratamiento, a la administración de esteroides locales puede mejorar transitoriamente los síntomas. Sin embargo, el tratamiento definitivo es la sinovectomia a cielo abierto, aunque algunos autores muestran buenos resultados hoy en día con la sinovectomia artroscópica. 14, 17

Condromatosis Sinovial: se caracteriza por la formación de nódulos cartilaginosos localizados en el tejido sinovial, los cuales se liberan convirtiéndose en cuerpos libres sufriendo posteriormente calcificación y osificación secundaria. 18, 19

Esta enfermedad afecta dos veces más a los hombres que a las mujeres y se presenta desde la tercera a la quinta década de la vida. Puede ser de causa primaria o secundaria como consecuencia de la Osteoartritis de la Rodilla. 20, 21 Los síntomas y signos se componen fundamentalmente de dolor, aumento de volumen, limitación del movimiento articular, bloqueo articular, crepitación y la presencia de masas tumorales palpables. 22

La radiografía simple muestra cuerpos libres intra-articulares calcificados. En la Condromatosis Sinovial primaria los cuerpos libres son numerosos, pequeños, redondos y de tamaño uniforme. Sin embargo, en la Condromatosis secundaria son menos numerosos y de tamaño variable. En los estadios más avanzados de la enfermedad podemos observar estrechamiento del espacio articular, osteofitos y esclerosis lo cual hace muy difícil en este estadio el diagnóstico diferencial con la Osteoartritis de la Rodilla. 21, 22

La RMN es el método imagenológico de mayor ayuda en el diagnóstico de esta enfermedad. El tratamiento debe ser lo antes posible para aliviar los síntomas y evitar las complicaciones, el cual consiste en la extracción de todos los cuerpos libres articulares con o sin sinovectomia. Cuando no realizamos sinovectomia el índice de recurrencia es más alto, por lo que el tratamiento más recomendado es la extracción de los cuerpos libres articulares y la realización simultanea de sinovectomia. La sinovectomia puede ser realizada por artrotomia anterior y posterior o por vía artroscópica. 23 El índice de complicaciones como la artrofibrosis es más alto cuando realizamos artrotomia. Sin embargo, el índice de recidiva utilizando estas dos vías son muy similares el cual puede ser de hasta un 31%. 19

Sinovitis Vellonodular Pigmentada (SVP): consiste en la proliferación nodular con depósitos de grasa y hemosiderina, puede presentarse de forma localizada o difusa, afecta a hombres y mujeres por igual principalmente en la tercera y cuarta década de la vida. Generalmente la SVP es monoarticular pero se ha reportado de forma poliarticular. 24, 26

Los síntomas más encontrados son dolor, aumento de volumen, inestabilidad, bloqueo y limitación del movimiento articular. Los pacientes que presentan la forma localizada refieren mayor bloqueo articular e inestabilidad que los de la forma difusa. 27-29 A la aspiración del líquido sinovial observamos el mismo teñido de sangre, lo cual en ausencia de un traumatismo previo es altamente sugestivo de SVP. La presencia de líquido sinovial normal no excluye el diagnóstico de SVP. 30 En el examen radiográfico simple en los estadios iniciales es normal. En los estadios avanzados observamos la presencia de quiste subcondral y estrechamiento del espacio articular. La Tomografía Computarizada y la RMN son de gran ayuda para el diagnóstico de esta entidad, pero solo la biopsia confirma el diagnóstico. 31, 32

El tratamiento definitivo es el quirúrgico, aunque la administración de esteroides locales puede aliviar la sintomatología de forma transitoria. 33

La presencia o ausencia de daño articular es el factor determinante para seleccionar el tipo de tratamiento a utilizar. En pacientes que no presentan daño del cartílago articular, esta indicada la sinovectomia tanto por artrotomia como vía artroscopia, esta última esta contraindicada en pacientes con lesiones inaccesibles; por ejemplo aquellas que se sitúan por detrás del ligamento longitudinal posterior, en la existencia de quistes subcondrales que necesitan de curetage e injertos óseos, en pacientes con osteoartritis avanzada y en aquellos con coagulopatías ya que las mismas predisponen a la hemartrosis post-operatoria. 32, 34

La sinovectomia artroscópica tiene la ventaja de disminuir significativamente la morbilidad post-quirúrgica lo cual permite una más rápida recuperación. 28 En pacientes con SVP que presentan daño del cartílago articular la sinovectomia como único proceder se acompaña de un elevado índice de recidivas, algunos autores reportan hasta un 35%. Por esta razón, el tratamiento indicado en estos enfermos es la sinovectomia más la artrosplastia total de la articulación. 29-31

Algunos autores plantean el uso de la radioterapia post-operatoria para disminuir el índice de recidivas, pero en nuestra opinión esta modalidad puede presentar complicaciones como: cambios de coloración de la piel, trastornos de la cicatrización de la herida, rigidez articular, neuropatía y la posibilidad de desarrollar degeneración sarcomatosa. 35

Tumores Malignos de la Sinovial: son muy infrecuentes, pueden originarse del hueso y tejidos blandos vecinos por contigüidad pero su origen sinovial es muy raro. Los dos tipos histológicos más frecuentes son el sarcoma sinovial y el condrosarcoma mixoide. 36-38

El sarcoma sinovial se origina de los tejidos vecinos cercanos a la articulación y afecta generalmente al adulto joven. La radiografía simple muestra una masa calcificada en la región de la rodilla y tejidos blandos vecinos a la articulación, lo cual se confirma con la RMN la cual es de gran ayuda en el diagnóstico ya que define tamaño, localización y la invasión o no a los tejidos vecinos. 39, 40

El sarcoma sinovial es un tumor agresivo que produce metástasis. El tratamiento consiste en la resección amplia en combinación con radioterapia y/o quimioterapia. En algunos casos esta indicada la amputación. 41

CONCLUSIONES

Los tumores del tejido sinovial de la rodilla pueden ser benignos o malignos, afortunadamente predominan los primeros. La forma de presentación es muy similar independientemente de la variedad histológica, el pacientes refiere síntomas y signos clásicos de una sinovitis crónica de la rodilla caracterizada por dolor, aumento de volumen y limitación del movimiento articular. El tratamiento es generalmente quirúrgico mediante la extirpación de la masa o masas tumorales asociados generalmente a sinovectomia en caso de los tumores histológicamente benignos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.Adelani MA,Wupperman RM,Holt GE.Benign Synovial Disorders.J Am Acad Orthop Surg 2008;16(5):268-75.

4.Nassim A.Bilateral knee pain.Am Fam Physician 2006;74(8):1377-8.

5.Knöss P,Knöss M,Otto M,Kriegsmann J,Krukemeyer MG,Krenn V.Diagnostic spectrum of synovitis.Z Rheumatol 2008;67(1):10-4.

6.Barakat MJ,Hirehal K,Hopkins JR,Gosal HS.Synovial hemangioma of the knee.J Knee Surg 2007;20(4):296-8.

7.Carroll MB,Higgs JB.Synovial haemangioma presenting as a recurrent monoarticular haemarthrosis.Arch Dis Child 2007;92(7):623-4.

9.Silva RT,deSouza Laurino CF,Moraes VY. Intraarticular synovial hemangioma of the knee:an unusual cause of chronic pain in a sportsman.Clin J Sport Med 2007;17(6):504-6.

10.Tzurbakis M,Mouzopoulos G,Morakis E,Nikolaras G,Georgilas I.Intra-articular knee haemangioma originating from the anterior cruciate ligament: a case report.J Med Case Reports 2008;28:254.

11.Yercan HS,Okcu G,Erkan S.Synovial hemangiohamartomas of the knee joint.Arch Orthop Trauma Surg 2007;127(4):281-5.

12.Bennani L,Amine B,Aktaou S,Hajjaj-Hassouni N.True intra-articular lipoma in a rheumatoid knee.Press Med 2008;37(1):610-3.

13.Davies AP,Blewitt N.Lipoma arborescens of the knee.Knee 2005;12(5):394-6.

15.Oni DB,Oni G.Inflammatory synovitis due to underlying lipoma arborescens.Clin Rheumatol 2008;27(8):1079.

17.Bernardo A,Bernardes M,Brito I,Vieira A,Ventura F.Synovial lipoma arborescens.Acta Med Port 2004;17(4):325-8.

18.Bozkurt M,Urlu M,Doan M,Tosun N.Synovial chondromatosis of four compartments of the knee:medial and lateral tibiofemoral spaces, patellofemoral joint and proximal tibiofibular joint.Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc 2007;15(6):753-5.

20.Pengatteeri YH,Park SE,Lee HK,Lee YS,Gopinathan P,Han CW.Synovial chondromatosis of the posterior cruciate ligament managed by a posterior-posterior triangulation technique.Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc 2007;15(9):1121-4.

25.Brenner JS.Pigmented villonodular synovitis causing painless chronic knee swelling in an adolescent.Clin Pediatr (Phila) 2007;46(3):268-71.

28.Kakarala G,Peddu P,Lahoti O.Localized pigmented villonodular synovitis:arthroscopic treatment of a lesion arising from the quadriceps tendon sheath.Arthroscopy 2007;23(4):448.

32.Garner HW,Ortiguera CJ,Nakhleh RE.Pigmented villonodular synovitis.Radiographics 2008;28(5):1519-23.

33.Yotsumoto T,Iwasa J,Uchio Y.Localized pigmented villonodular synovitis in the knee associated with locking symptoms.Knee 2008;15(1):68-70.

34.Wu CC,Pritsch T,Bickels J,Wienberg T,Malawer MM.Two incision synovectomy and radiation treatment for diffuse pigmented villonodular synovitis of the knee with extra-articular component.Knee 2007;14(2):99-106.

35.Berger B,Ganswindt U,Bamberg M,Hehr T.External beam radiotherapy as postoperative treatment of diffuse pigmented villonodular synovitis.Int J Radiat Oncol Biol 2007;67(4):1130-4.

36.Armb AV,Aedo A,Phelps S.Synovial sarcoma:a case report.Clin Podiatr Med Surg 2008;25(2):167-81.

37.Eilber FC,Dry SM.Diagnosis and management of synovial sarcoma.J Surg Oncol 2008;97(4):314-20.

39.Bui-Mansfield LT,O’Brien SD.Magnetic resonance appearance of intra-articular synovial sarcoma:case reports and review of the literature.J Comput Assist Tomogr 2008;32(4):640-4.

Cuando el otro día colgué en Facebook mi último artículo publicado en este medio, un paciente me instó a hablar sobre una lesión que no sólo él mismo ha padecido sino alguno de sus hijos. El nombre de la misma supone un reto para el que quiere intentar recordarla, Osgood Schlatter. En el año 1903, el cirujano norteamericano Robert Osgood y el suizo Carl Schlatter describieron la inflamación que a continuación se describe y que lleva su nombre.

Otras similares son la de Server (talón) y de Iselin (base del quinto dedo del pie)

¿Por qué se produce?

El tendón rotuliano, que es el encargado de extender la rodilla y de saltar. Cuando realizamos alguna de estas actividades deportivas, el tendón se estira y encoge como una goma.

Hay muchas causas que provocan dicha tendinopatía. Lo más frecuente es que sea el resultado de prolongadas y repetidas sobrecargas mecánicas. Los cambios que se producen en el espesor del tendón son debidas, al comienzo del proceso, a microrroturas que provocan el deterioro del colágeno y conllevando a la producción de la fibrosis (tejido de cicatrización). El colágeno es un elemento fundamental del tendón y es responsable de la mayoría de las propiedades de los tendones como es la capacidad de adaptación al esfuerzo y la elasticidad. Si se produce la fibrosis, el tendón deja de ser una «goma elástica» para convertirse en una «cuerda», con la consiguiente peor adaptación al esfuerzo que en su estado natural. La lesión se suele producir con más frecuencia en la unión del tendón con el polo inferior de la rótula, aunque la parte fundamental del tendón quede intacta. Esto se denomina entesis del polo inferior de la rótula y supone el 90% de la patología que asienta sobre el tendón rotuliano. No hay que olvidar la tendinitis que afecta a los jugadores jóvenes que es la que asienta en la unión del tendón anterior de la rodilla con la tibia, lo que fue descrito hace años como el síndrome de Osgood-Schlatter, y en ocasiones se aprecia un «bulto» en la parte inferior de la rodilla, correspondiente a la unión del tendón-hueso que se hace muy prominente y dolorosa sobre todo en períodos de crecimiento, pasando a ser asintomática cuando el crecimiento cesa tras la adolescencia. Suelen ir asociadas a la frecuencia e intensidad de ejercicio y ocurren en el 50% de los niños que practican deporte. Además cuando se produce un pico de crecimiento entre los 6 y 14 años, los tendones y músculos no se adaptan de la misma manera, provocando una tensión importante en la unión tendón-hueso. Las más frecuentes son la enfermedad de Osgood-Schlatter o inflamación del tendón rotuliano en la rodilla, enfermedad de Sever que es el dolor en el talón de los corredores o futbolistas, y de Iselin, que es la inflamación de la base del quinto dedo del pie. Esa zona en crecimiento suele ser más blanda y por tanto más sensible a las tracciones de tendones tan importantes como el rotuliano o el Aquiles. Si debido al ejercicio, se producen continuas tensiones en la inserción del tendón, es como si esa unión tendón-hueso se despegara del hueso, dando lugar a un dolor que en ocasiones es muy limitante y la aparición de un «bulto» justo debajo de la rodilla, signo típico del Osgood Schlatter.

Las causas por las que se producen estas lesiones van estrechamente relacionadas con las características del entrenamiento, la frecuencia, duración, intensidad, el tipo e idiosincrasia de la competición y a superficie de juego, entre otros se consideran los factores extrínsecos o que no dependen del jugador. Pero hay otras particularidades que dependen del propio jugador y su morfología como, por ejemplo, las alteraciones del eje del aparato extensor como cuando las rodillas se encuentran en posición de X o genu valgo, o cuando la forma de las piernas tiene aspecto de «paréntesis» o genu varo. Rótulas grandes o rótulas demasiado altas hacen que los tendones de la rodilla estén demasiado alargados y sufran latigazos y movimientos rotatorios forzados cuando se realiza el salto o los giros.

En los últimos años la frecuencia de este tipo de lesiones se ha disparado debido al incremento de frecuencia e intensidad de los entrenamientos y un ritmo de competición más exigente y extenuante. Las roturas del tendón rotuliano no son tan infrecuentes durante la práctica del fútbol y el mecanismo para que esto suceda es el mecanismo de la impulsión cuando el jugador va a saltar; en este caso, el tendón se rompe limpiamente. Pero cuando hay una caída o un traumatismo sobre la rodilla, se produce un arrancamiento del tendón con la pastilla ósea correspondiente.

Prevención

Se puede prevenir la aparición de la tendinitis de rodilla. Es importante la realización de ejercicios excéntricos con goma elástica para que el tendón se acostumbre de una manera más progresiva y fisiológica a las tracciones. Puede ser interesante el uso de una cincha infrapatelar. Es como un brazalete que se sitúa alrededor de la rodilla para que las cargas se trasmitan justo hasta dicha cincha y la zona inflamada no reciba impactos.

Tratamiento

En el caso de la lesión Osgood Schlatter, recomendamos sobre todo paciencia a los padres y a los niños. El primer paso es el cese de las actividades que han provocado la lesión. Sin embargo, esto no implica hacer otros deportes que no sobrecarguen el tendón. Recomendamos la elíptica como máquina o ejercicio de poco impacto y no queremos perder la forma física, la piscina pero siendo muy cuidadoso con los ejercicios, por ejemplo, evitando la braza. Lo normal es que la sintomatología ceda pero que pueda reactivarse al retomar los entrenos con intensidad. Es importante saber que la clínica desaparece cuando el crecimiento óseo esté más desarrollado y cercano al cierre. En el caso de los adultos, puede haber detrás una tendinitis rotuliana en toda regla.

El frío local y los antiinflamatorios, ya sean locales u orales, están indicados durante al menos 7 días. Es importante continuar con tratamiento rehabilitador. Este debe ir orientado, básicamente, a reducir la inflamación y el dolor. Se pueden utilizar diferentes tratamientos como EPI, TECAR, onda corta… Además, el fisioterapeuta nos indicará una rutina de ejercicios excéntricos destinada a readaptar el tendón rotuliano a los nuevos esfuerzos, a preparar el tejido para que responda sin sobrecargas.

En el caso que con este tipo de tratamiento, la situación no mejore y, en cuanto comenzamos la actividad física se produce una recaída, estaría indicada la realización de infiltraciones con plasma rico en factores de crecimiento. Esta terapia biológica muy de moda, consiste en la extracción de sangre al paciente, centrifugarla separando las células sanguíneas que reparan, las plaquetas, del resto de células como las que transportan oxígeno, activarlas mediante la aplicación de cloruro cálcico, e infiltrarlas en los alrededores del tendón. De esta manera se consigue activar la reparación completa del tendón por tejido de cicatrización de calidad. Esto debe ser repetido en un par de ocasiones durante dos o tres semanas. Se suele conseguir una remisión completa de la sintomatología y el deportista debe ir progresando, poco a poco, en su disciplina deportiva.

La enfermedad de Osgood-Schlatter

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

Empecemos con una buena noticia: la enfermedad de Osgood-Schlatter da mucho menos miedo que su nombre. Aunque es una de las causas más frecuentes del dolor de rodilla durante la adolescencia, en el fondo, no se trata de una enfermedad, sino de una lesión por sobreuso (uso excesivo o repetitivo). La enfermedad de Osgood-Schlatter puede resultar bastante dolorosa, pero se suele resolver en un plazo de 12 a 24 meses.

Sobre la enfermedad de Osgood-Schlatter

La enfermedad de Osgood-Schlatter es una inflamación del hueso, cartílago y/o tendón de la parte superior del hueso de la canilla (tibia), el lugar donde se adhiere el tendón de la rótula. Lo más frecuente es que solo afecte a una rodilla.

La enfermedad de Osgood-Schlatter suele afectar a adolescentes activos en torno al principio del estirón, el período de aproximadamente 2 años durante el cual crecen muy deprisa. Los estirones pueden empezar en cualquier momento entre los 8 y los 13 años en las niñas, y entre los 10 y los 15 en los niños. La enfermedad de Osgood-Schlatter antes era más frecuente en los niños que en las niñas pero, como cada vez hay más niñas que hacen deporte, esto está cambiando.

El riesgo de que un adolecente desarrolle la enfermedad de Osgood-Schlatter se incrementa con la practica de deportes que implican correr, hacer giros y saltar, como el baloncesto, el fútbol americano, el voleibol, el fútbol, el tenis, el patinaje artístico y la gimnasia. No existe un acuerdo general entre médicos sobre cuál es el mecanismo que origina la lesión pero todos ellos coindicen en que participa el sobreuso (uso excesivo o repetitivo) y la sobrecarga.

Los niños son más vulnerables durante el estirón porque en esta fase sus huesos, músculos y tendones crecen muy deprisa y no siempre al mismo ritmo. Con el ejercicio, las diferencias en tamaño y fuerza entre los distintos grupos musculares ejercen una sobrecarga excesiva sobre la placa epifisaria de la parte superior de la canilla. (La placa epifisaria es una capa de cartílago próxima al extremo del hueso donde ocurre la mayor parte del crecimiento óseo. Es más débil y más vulnerable a las lesiones que el resto del hueso).

La mayoría de los padres llaman al pediatra cuando su hijo lleva varios meses quejándose de dolor de forma intermitente. El dolor puede ser de débil y sentido solo durante la actividad a intenso y constante.

Entre los síntomas de la enfermedad de Osgood-Schlatter, también se incluyen los siguientes:

  • el dolor empeora con el ejercicio
  • el dolor se alivia con el descanso
  • hinchazón y/o sensibilidad a la presión y el tacto debajo la rodilla y sobre la parte superior de canilla
  • cojera después de hacer ejercicio
  • tensión en los músculos que hay alrededor de la rodilla (los isquiotibiales y el cuádriceps)

Síntomas que no son propios de la enfermedad de Osgood-Schlatter son el dolor en reposo, dolor en el muslo o un dolor muy fuerte que despierta al niño por la noche o que lo hace llorar. Si su hijo tiene cualquiera de estos síntomas, hable con su pediatra.

¿Cómo se trata?

La enfermedad de Osgood-Schlatter se suele resolver cuando los huesos del adolescente dejan de crecer, generalmente entre los 14 y los 18 años. Hasta entonces, solo es preciso tratar los síntomas. El descanso es fundamental para que se alivie el dolor. Los padres encuentran una cruel ironía el hecho de que los niños más activos sean los que más tienden a desarrollar la enfermedad de Osgood-Schlatter y también los menos proclives a dejar descansar el área afectada.

En los casos leves, los pediatras recomiendan a sus pacientes que limiten las actividades que les causan dolor. Podrán seguir practicando deporte siempre y cuando el dolor sea leve. Cuando los síntomas se exacerben, es posible que se deban tomar un breve descanso con respecto al deporte.

Cuando su hijo pueda volver al campo de juego, las plantillas absorbentes de impactos pueden reducir la sobrecarga en la rodilla. Aplicar calor húmedo durante 15 minutos antes de la actividad o hielo durante 20 minutos después de la actividad son pautas que permiten minimizar la hinchazón. Las almohadillas de gel que se utilizan en la lucha libre y las rodilleras que se utilizan en el baloncesto (disponibles en los buenos establecimientos de artículos deportivos) permiten proteger una canilla sensible de golpes y moretones. Es importante disponer de un buen programa de estiramientos, centrado principalmente en los isquiotibiales y los cuádriceps y practicado antes de la actividad. Es posible que el pediatra de su hijo también le recomiende analgésicos de venta sin receta médica, como el ibuprofeno, o antiinflamatorios de venta con recete médica.

Los casos más graves requieren más tiempo de descanso y suelen implicar detener por completo todos los deportes y actividades físicas. Los niños que sean muy activos pueden encontrar esta recomendación sumamente difícil de seguir, pero una rodilla gravemente afectada por la enfermedad de Osgood-Schlatter no se puede curar sin reposo. Algunos niños hasta acaban necesitando yesos o férulas para seguir las recomendaciones de sus pediatras. Después de pasar un tiempo prolongado sin hacer deporte, los niños deberán retomar la actividad física con mucho cuidado, generalmente teniendo que seguir un programa de fisioterapia donde aprenderán a estirarse y a practicar ejercicios de estiramiento.

Las consecuencias a largo plazo de la enfermedad de Osgood-Schlatter suelen ser muy poco importantes. A algunos niños les queda un bulto permanente pero indoloro debajo de la rodilla. En contadas ocasiones, algunos pacientes pueden desarrollar un crecimiento óseo doloroso debajo de la rótula que se debe extirpar quirúrgicamente. En torno al 60% de los adultos que padecieron la enfermedad de Osgood-Schlatter cuando eran niños experimentan cierto dolor al arrodillarse.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD Fecha de revisión: enero de 2014

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *