0

Bultos en el ano

Tabla de contenidos

Bultos en el ano por quiste pilonidal

La formación de un quiste pilonidal se produce en la zona situada entre los glúteos. Visualmente, es un bulto en el ano. Incluso este quiste puede derivar en una infección, agravándose el cuadro. En principio no hay síntomas importantes, a no ser la presencia de un bulto pequeño en las cercanías del ano.

Una vez que se detecta el quiste pilonidal, para evitar que la zona se infecte hay que drenar bien y tomar antibióticos.

Bultos por un absceso Ano-Rectal

Otra razón muy frecuente de aparición de bultos en el ano es la de los abscesos ano-rectales. Normalmente estos abscesos se originan a causa de una acumulación de pus en la zona del ano. De esa forma se va desarrollando un pequeño bulto . El origen de estos abscesos suele ser de infeccioso o porque las glándulas del recto se han obstruído.

Entre los síntomas de un abceso ano-rectal, está la fiebre, el estreñimiento, dolores y molestias en el acto, la aparición visual del bulto, etc.

Los antibióticos y analgésicos servirán para tratar la infección, en caso de que se produzca. En casos graves hay que recurrir a la cirugía.

Artículo relacionado: Consejos para depilarse el ano

Fuentes imágenes: CuidatePlus.com / Natursan / YouTube / cultivarsalud.com

Uno de los motivos más frecuentes de consulta en nuestra unidad de patología mamaria es la aparición de un nódulo o bulto en el pecho. Esto preocupa mucho a las mujeres y supone un gran número de visitas médicas y de urgencias. ¿Están justificadas estas consultas? La respuesta es SÍ.

Cuando aparece un nódulo en el pecho hay una gran posibilidad de que no sea nada o de que sea alguna patología benigna, pero hay que estudiarlo

Llevar un control de la salud mamaria es algo, que actualmente, está a la orden del día, y con ello un mayor seguimiento de la salud por la patología mamaria.

Dolencias y enfermedades como el cáncer de mama entre otros hace que tenga más importancia frente al aumento de casos que prevalecen en la población femenina. Cuidar la asistencia inmediata y saber qué se debe hacer en cada momento, es algo que debe de estar, de forma intrínseca, en cada una de las mujeres, y de aquello que pueden sufrir este tipo de patologías.

¿Tienes un bulto en el pecho?

La mayoría de patologías mamarias benignas son causadas por la involución del tejido mamario después de cada ovulación. La función principal de la glándula mamaria es la lactancia, y ésta se prepara en cada ciclo ovulatorio por si se produjera un embarazo. En la mayoría de ovulaciones esto no ocurre y el tejido mamario involuciona.

Existen muchísimas afecciones o patologías mamarias de carácter benigno, muy frecuentes, como la asimetría mamaria, el dolor en los pechos, la mastitis, los nódulos benignos o la secreción de leche por el pezón.

Cuando notamos un bulto en el pecho lo más probable es que sea una placa fibrosa o un fibroadenoma, que se trata de un nódulo benigno formado por tejido fibroso bien delimitado y móvil.

¿En qué debemos fijarnos del bulto en el pecho?

Principalmente en si el tacto es duro o blando, el tamaño, si la superficie es lisa o rugosa, si afecta la piel, si es doloroso y si produce secreción en el pezón.

Se suele decir que “si duele, no es malo”. Esto no es del todo cierto, ya que en un pequeño porcentaje de casos el dolor mamario podría ser el primer síntoma de un tumor maligno.

Normalmente los nódulos benignos suelen ser dolorosos, de consistencia blanda y móviles. Si se notan estos síntomas es recomendable una consulta médica pero no de manera urgente.

En cambio si notamos un tumor duro, adherido, con retracción de la piel o que produce secreción por el pezón deberemos acudir al médico de forma urgente ya que se podría tratar de un nódulo maligno.

En cualquier caso, siempre es útil acudir a la consulta de tu ginecólogo para realizar una exploración mamaria y pedir las pruebas complementarias que sean necesarias.

Bultos en los niños

¿Cuáles son las causas más frecuentes de los bultos en niños?

Una de las consultas más frecuentes en consultas Pediatría y hospitales infantiles es la aparición de bultos en los niños, bien sea de manera brusca o que vayan creciendo de forma lenta. Hablaremos en primer lugar de los más frecuentes: adenopatías (ganglios) y hernias.

1. Bultos en niños por adenopatías (ganglios)

En el cuerpo humano existen alrededor de 500 ganglios linfáticos o adenias y están formados por tejido linfático, que es el que fabrica los linfocitos, los cuales intervienen en las labores de defensa contra las infecciones.

Estas pequeñas masas de tejido, que parecen unas bolitas, están repartidas por distintas partes del cuerpo y contienen células de gran importancia que combaten las infecciones.

Estas defensas están repartidas muy estratégicamente, en las ingles, en las axilas, el cuello. Los ganglios cervicales (del cuello) pueden resultar fácilmente visibles en niños delgados.

Lo más frecuente es que estos ganglios aumentados de tamaño sean normales y reflejen una infección reciente, siendo en casos más raros originados por causas hematológicas o tumorales.

Es fundamental explorar bien los ganglios para registrar cuidadosamente su localización, tamaño, consistencia, dureza, movilidad y fijación a planos superficiales o profundos.

La persistencia de adenopatías cervicales suele originarse por amigdalitis agudas. Aunque ésta remite con rapidez, los ganglios que drenan la región suelen tardar mucho más en regresar a su tamaño normal.

En cualquier caso, ante la presencia y persistencia de ganglios aumentados de tamaño, es necesaria la valoración por el pediatra.

1.1. ¿Cuándo consultar al pediatra?

Se recomienda consultar en las siguientes ocasiones:

  • Si se socian con fiebre alta.
  • Si los bultos están rojos, calientes y son dolorosos al presionarlos.
  • Si son grandes (más de 2 cm. de diámetro)
  • Si siguen creciendo de tamaño más allá de dos semanas de su inicio, o no empiezan a disminuir de tamaño pasadas 4 semanas.
  • Si son muy duros de consistencia.
  • Si además de los ganglios agrandados tienen otros síntomas, tales como adelgazamiento, cansancio persistente, palidez, hematomas diversos por el cuerpo o sangrado por encías y nariz, tos seca irritativa o dificultad para respirar, o tiene el abdomen hinchado.

2. Bultos en niños por hernias

Son bultos que contienen partes del organismo que se han salido de su lugar habitual a partir de un orificio herniario, generalmente proyectándose hacia el exterior, bajo la piel. Estos orificios son debidos a pequeños defectos en la formación de la pared abdominal. En Pediatría las más comunes son las umbilicales y las inguinales.

2.1. Hernias umbilicales

Son bolsas de contenido abdominal que salen, por debajo de la piel, a nivel del ombligo.

Son relativamente frecuentes durante el primer año de vida. Suelen tener una consistencia muy blanda y, en contra de la opinión de muchos padres, no suele originar molestia alguna.

Son fácilmente reductibles dentro del abdomen, aunque con facilidad también vuelven a salirse hacia fuera, especialmente con los esfuerzos: la tos, el llanto, la defecación, lo cual no supone ningún peligro ni hace más grande la hernia.

Habitualmente cuando los músculos del abdomen van cobrando más fuerza solucionan el problema sin necesidad de ningún tratamiento. No se debe poner un esparadrapo o una faja.

Las pocas hernias que son muy voluminosas o que no se han cerrado a los 3-4 años de edad se solucionan quirúrgicamente.

2.2. Hernias inguinales

Es la salida de algunos órganos abdominales a través de un orificio situado a nivel de la ingle.

Suelen aparecer en el primer año de la vida y se detecta en las primeras exploraciones que se realiza al recién nacido, como hallazgo casual de un bulto en la ingle o en el caso de los varones en la bolsa escrotal (bolsa en la que están localizados los testículos) de volumen variable.

No siempre están presentes y pueden hacer su aparición en situaciones de: llanto, tos, defecación.

En pocos casos producen episodios de llanto e irritabilidad.

Sólo en casos de estrangulación (la hernia se pone dura, amoratada y muy dolorosa, y a parecen vómitos) requerirá valoración urgente.

El tratamiento es quirúrgico y si no es urgente, se programa dicha intervención en las semanas o pocos meses tras el diagnóstico.

3. Otros bultos en los niños

La localización más frecuente es a nivel del cuello:

  • Agrandamiento de una glándula salivar submandibular, como resultado de una infección.
  • Bultos en los músculos del cuello -casi siempre enfrente del cuello e implicando el músculo esternocleidomastoideo- pueden ser el resultado de una lesión o tortícolis.
  • Bultos en la piel o debajo de la piel están a menudo causados por quistes, incluyendo quistes sebáceos.
  • La glándula tiroides puede también producir un bulto, múltiples bultos o hinchazón en el cuello como resultado de una enfermedad de tiroides. La mayoría de los cánceres de la glándula tiroides son extremadamente de lento crecimiento y a menudo curables con cirugía incluso si han estado presentes durante varios años.
  • Los quistes del conducto tirogloso constituyen las lesiones cervicales congénitas más frecuentes en los niños. Habitualmente son detectados entre los 2 y 10 años de edad aunque un porcentaje importante no son identificados sino hasta después de los 20 años. No existe una predilección por sexo.

Bolita en el ano: principales causas y cómo tratar

Existen varias causas que pueden provocar la aparición de una bolita o pápulas en el ano, alguna de ellas son la presencia de hemorroides, las cuales generalmente no son graves y pueden necesitar o no tratamiento, sin embargo, otras causas como absceso anal o cáncer, son mucho más graves y necesitan de tratamiento médico.

Por lo que en caso de sentir la presencia de un nódulo en el ano debe acudir a un proctólogo o médico general, especialmente si la bolita es muy dolorosa e impide realizar actividades como sentarse o caminar, si aumenta de tamaño o si tarda más de 1 semana en disminuir su tamaño.

1. Hemorroides

Las hemorroides son la causa más común de la aparición de un nódulo en el ano, ya que surgen debido a la dilatación de una vena, por lo que es común la aparición de una pequeña bolita suave en la región anal. En estos casos, pueden surgir otros síntomas asociados como comezón, dolor al evacuar y la presencia de sangre en las heces. Conozca otros síntomas de las hemorroides.

Generalmente, las hemorroides con más comunes en personas que tienen antecedentes en la familia, padecen diarrea o estreñimiento crónico, permanecen mucho tiempo de pie durante el día o que realizan esfuerzos físicos pesados frecuentemente.

Cómo tratar: en la mayoría de los casos se debe tener una alimentación que facilite la eliminación de las heces como comer alimentos ricos en fibra y beber 2 litros de agua al día. Sin embargo, realizar baños de asiento con agua tibia y evitar el uso de papel higiénico también son excelentes opciones para aliviar el malestar.

En algunas situaciones en las que los cambios en la dieta no sean suficientes, el médico podrá indicar la utilización de alguna pomada como el Proctoacid para tratar las hemorroides y en casos más extremos cirugía para su remoción. Conozca más consejos sobre cómo aliviar el malestar:

Cómo curar las HEMORROIDES NATURALMENTE

27 mil visualizaciones

2. Verruga anal

Las verrugas son pequeños nódulos en la piel de color rosado o blanquecino que pueden surgir en la región anal y que, normalmente no producen dolor ni molestias, siendo causadas por la infección del virus del VPH en la zona. Sin embargo, en algunos casos, las verrugas anales puede causar comezón así como un ligero sangrado que puede observarse en el papel higiénico o incluso producir sensación de cuerpo extraño en el ano.

Generalmente este tipo de infección es más común en los casos en el que se practica sexo anal sin condón, especialmente cuando existe más de una pareja sexual.

Cómo tratar: es necesario colocar pomadas específicas para eliminar las verrugas como Cidofovir o Ácido tricloroacético, recetadas por un proctólogo. Sin embargo, el virus sólo se elimina del organismo después de varios años y, por lo tanto, las verrugas pueden volver a surgir. Conozca más sobre las verrugas genitales y cómo tratarlas.

3. Absceso anal

Aunque sea más raro el absceso anal puede causar el desarrollo de un nódulo al lado del ano. Esto ocurre porque el absceso es una acumulación de pus que surge debido a una infección en la región, que puede ser causada por una glándula bloqueada o una enfermedad de transmisión sexual.

Normalmente, además de la presencia de un bolita en ano, el absceso también puede producir síntomas como dolor intenso, hinchazón en la región anal y enrojecimiento de la zona.

Cómo tratar: casi siempre es necesario retirar el pus acumulado dentro del absceso y, por esto, se debe acudir al proctólogo. Sin embargo, en los casos más graves, en los que el absceso es muy grande, puede ser recomendado una cirugía, para retirar el pus y facilitar la cicatrización de la zona afectada.

4. Molusco contagioso

El molusco contagioso también conocido como Molluscum contagiosum es un problema de piel causado por el virus poxvirus, que genera la formación de pequeñas pápulas en la piel y que pueden afectar la región perianal, especialmente cuando existe contacto íntimo sin protección.

Cómo tratar: el tratamiento es similar al de las verrugas genitales, pudiendo hacerse con la aplicación de pomadas recetadas por el proctólogo, que pueden contener ácido salicílico o un antiviral. Además de esto, en algunos casos, también es posible optar por el uso de crioterapia o láser para destruir las lesiones. Entienda mejor cómo se hace el tratamiento.

5. Cáncer anal

Esta es la causa más rara de surgimiento de un nódulo en el ano, pero también es la más grave, que necesita ser identificada lo más rápido posible por el proctólogo de manera que el tratamiento posterior pueda ser exitoso. En estos casos, además de la bolita puede aún aparecer dolor constante en el ano, picazón, dificultad para defecar o presencia de sangre en las heces.

Cómo tratar: el tratamiento necesita ser discutido con un proctólogo pero normalmente es hecho con quimioterapia o radioterapia. Sin embargo, si el tumor es pequeño puede que el médico opte por realizar una cirugía para removerlo.

Absceso Anorectal Y Fístula Anal

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

Medically reviewed by Drugs.com. Last updated on Sep 24, 2019.

  • Care Notes

¿Qué es el absceso anorrectal y la fístula anal?

Un absceso anorectal y una fístula anal son condiciones que comúnmente ocurren en conjunto. Una fístula anal es un túnel anormal del ano o recto hacia la piel u otro órgano. Típicamente se forma cuando hay un absceso anorectal. Un absceso anorectal es una colección de pus formada a causa de una infección en el ano o recto.

¿Qué causa un absceso anorrectal y una fístula anal?

Usted pudo haber nacido con una fístula anal. Un absceso anorrectal comúnmente es causado por diferentes tipos de bacteria. La bacteria podría entrar a la piel a través de una cortada o glándulas tapadas en el ano a causa de estreñimiento o un trauma. El uso de un enema rectal para vaciar sus intestinos puede causar un desgarre. Condiciones que debilitan su sistema inmune, tal como cáncer, podrían aumentar su riesgo. Una fístula anal podría formarse de un absceso que ha estallado o que se ha drenado. Es probable que ocurra en condiciones que afectan el intestino o después de una lesión.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un absceso anorrectal?

  • Un bulto duro, enrojecido, sensible o hinchado en el área cerca de la apertura del ano.
  • Fiebre o escalofríos
  • Dolor en la parte inferior del abdomen o ano
  • Dolor durante una evacuación intestinal

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fístula anal?

  • Secreción de pus o sangre del ano.
  • Dolor alrededor del ano que se alivia con el aumento de la secreción.
  • Dolor durante una evacuación intestinal

¿Cómo se diagnostica un absceso anorrectal y una fístula anal?

Su médico buscará cualquier hinchazón, enrojecimiento o apertura de una fístula en su área anal. Su médico podría revisar su recto metiendo un dedo protegido con un guante en el ano. El médico también podría buscar tejido anormal con su dedo. Es posible que usted necesite hacerse alguno de los siguientes estudios:

  • Anoscopia: Aplican una crema transparente a un tubo corto de metal o de plástico. El tubo es luego empujado cuidadosamente a través del ano hacia arriba del recto. Su médico podría tomar muestras de sus evacuaciones intestinales y enviarlas al laboratorio para examinarlas.
  • Fistulografía: Este es un tipo de radiografía que muestra la profundidad de la fístula y dónde empezó. Un ámbito o catéter (tubo) será introducido por la apertura de la fístula. Es probable que administren un tinte en el trayecto (camino) de la fístula antes de tomar la radiografía para destacar las imágenes en los rayos X.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): Esta máquina utiliza ondas magnéticas para ver su intestino. Esto ayudará a los médicos a ver el tamaño de la fístula. Usted tendrá que permanecer acostado y quieto durante la resonancia magnética. Nunca entre a una habitación de resonancia magnética con algún objeto de metal. Esto puede causar lesiones graves.
  • Sigmoidoscopía: Una sigmodoscopia es un examen en el que se buscan cambios en la pared intestinal (intestino) que pueden ser causados por una enfermedad o una afección. Ambas partes están en la región inferior del intestino cerca del ano. Un instrumento especial llamado sigmoidoscopio equipado con un lente de aumento y una luz en el extremo, es insertado cuidadosamente en su ano. También va a la parte de su intestino llamado sigmoideo. Los médicos buscarán problemas en el recto y colon. Se podría tomar una pequeña cantidad de tejido de la pared intestinal y mandarse a examinar. Siga las instrucciones de su médico para saber que hacer antes, durante y después de la prueba.
  • Ultrasonido Transanal: Esto es un estudio que ve dentro de su recto para buscar una fístula grande. Colocan un tubo pequeño en su ano. Utilizan ondas sonoras para mostrar imágenes de sus órganos y tejidos en un monitor. Es probable que inyecten peróxido de hidrógeno en el trayecto de la fístula antes del estudio.

¿Cómo se trata un absceso anorrectal y una fístula anal?

  • Medicamentos:
    • Antibióticos: Este medicamento se administra para ayudar a tratar o prevenir una infección causada por bacteria.
    • Analgésicos: Estos medicamentos podrían ser administrados para aliviar su dolor.
    • Laxantes: Este medicamento le hace más fácil tener una evacuación intestinal. Es posible que deba tomar este medicamento para tratar o para prevenir el estreñimiento.
  • Procedimientos:
    • Incisión y drenaje: Su médico puede romper el absceso para drenar la pus. Hacen una incisión en o cerca del área afectada. Es posible que inserten un catéter (tubo) para permitir que drene el pus restante.
    • Cirugía: Usted podría necesitar una cirugía para drenar un absceso muy grande. Podrían realizar una cirugía para abrir y limpiar el trayecto de la fístula existente. Es posible que dejen la lesión abierta hasta que sane por sí misma.

¿Cuáles son los riesgos de un absceso anorrectal o una fístula anal?

La cirugía para tratar un absceso o una fístula anal podría causarle mucho sangrado. Usted podría contraer otra infección a causa de la cirugía. Una fístula podría formarse después del tratamiento del absceso. Es posible que la cirugía para tratar una fístula, lesione otras partes corporales incluso los músculos del esfínter. Esto puede llevar a problemas para controlar sus evacuaciones intestinales. Si no es tratada, la infección puede propagarse a otras partes de su cuerpo, provocando que se enferme gravemente. Si un absceso no es tratado, es probable que reaparezca.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

Comuníquese con su médico si:

  • Tiene fiebre.
  • Usted tiene más dolor, enrojecimiento, inflamación, secreción o sangrado en el área.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

  • Usted tiene sangre, pus o un aroma desagradable que proviene de su ano o vagina.
  • Usted tiene un dolor severo en el recto o vagina que no se desaparece.
  • Usted tiene dificultad repentina para respirar.
  • Sus evacuaciones intestinales son negras o contienen sangre.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Learn more about Absceso Anorectal Y Fístula Anal

Associated drugs

  • Abdominopelvic Fistulas
  • Infection

5 síntomas del cáncer de ano, la enfermedad silenciosa

3. Aparición de verrugas

El cáncer de ano suele cursar muchas veces con la aparición de verrugas en la región anal. Pueden hallarse en el interior del propio intestino o en el exterior, causando molestias.

Muchos pacientes los suelen confundir con simples forúnculos, pero es importante hacer un seguimiento de ellos. No hay que tener miedo o pudor a la hora de consultar este problema con el médico. Nos quedaremos más tranquilos.

4. Cambios en tu tránsito intestinal

Todos sufrimos pequeños cambios en el tránsito intestinal de vez en cuando. Pasamos por épocas de estreñimiento, diarrea… Es algo normal.

  • Lo que no es habitual es experimentar ciertas pérdidas al no poder controlar una adecuada retención o al notar que los músculos intestinales fallan.
  • Cuando los tumores ya están más avanzados se producen este tipo de alteraciones en las que el paciente experimenta la aparición de flujo en la zona del ano.

Descubre: El uso de hierbas para el cáncer: ¿una ayuda o un peligro?

5. Picazón

La parte baja del cuerpo se percibe de otro modo. Sentimos cansancio en el área lumbar, cierta presión abdominal y, sobre todo, picazón en la zona del recto.

  • Es común asociarlo con las hemorroides. De ahí, que muchas personas recurran a las clásicas cremas o tratamientos para aliviar esa molestia íntima que no solemos compartir con nadie.
  • Sin embargo, incidimos una vez más en la necesidad de consultar con los médicos cualquiera de estos síntomas.

A tener en cuenta

Si obtenemos un diagnóstico precoz, las probabilidades de éxito del tratamiento pueden aumentar significativamente. de allí la importancia de acudir al médico en caso de tener inquietudes, molestias y presencia de signos inusuales.

Una pequeña parte de los casos suelen tener su diagnóstico en la etapa más avanzada y cuando el tumor ha alcanzado a los ganglios linfáticos. En este caso los tratamientos suelen ser más agresivos.

No obstante, hay que tener en cuenta que en materia de cáncer, los investigadores no dejan de buscar formas de mejorar los tratamientos ya existentes y, a su vez, dar con mejores opciones para ayudar a los pacientes.

Cuidados personales – el prurito anal

Para tratar el prurito anal en casa, debe mantener el área tan limpia y seca como sea posible.

  • Limpie suavemente el ano después de las deposiciones, sin frotarse. Utilice una botella comprimible de agua, toallitas para bebé sin perfume, una toalla húmeda o papel higiénico húmedo y sin perfume.
  • Evite jabones con colorantes o fragancias.
  • Séquese dando palmaditas con una toalla limpia y suave o papel higiénico sin perfume. No frote el área.
  • Pruebe con cremas, ungüentos o geles con hidrocortisona u óxido de zinc de venta libre, hechos para aliviar la picazón anal. Asegúrese de seguir las instrucciones de uso en el paquete.
  • Use ropa interior de algodón y ropa suelta para ayudar a mantener el área seca.
  • Trate de no rascarse el área. Esto puede causar inflamación e irritación y empeorar la picazón.
  • Evite alimentos y bebidas que pueden provocar heces sueltas o irritar la piel alrededor del ano. Esto incluye el alcohol, la cafeína y las comidas picantes.
  • Utilice suplementos de fibra, si es necesario, para ayudar a tener deposiciones regulares.

Especialistas en Absceso del ano y el recto

  • Hola hace 15 días dreno solo mi abceso perianal Pero sigue saliendo líquido con una pus verde, es normal eso ??
  • ¿Qué alimentos puedo comer después de mi cirugía de un absceso anal?
  • Hola me drenaron un absceso perianal hace dos semanas pero me sigue saliendo una moquillo de color crema o poco verdoso es normal
  • Me operaron de un absceso perianal hace casi una semana es normal que a la hora de evacuar sangre un poco?
  • Me drenaron un absceso en la parte interna del ano, me siento muy bien. Acerca de mi dieta, tengo prohibido el alcohol y picante?
  • Hace casi 2 meses me intervinieron por un absceso perianal en urgencias. Llevo puesto un drenaje y ya lo tengo infectado que me acaban de mandar otra caja de antibiótico ¿Es normal estar tanto tiempo con un drenaje?
  • Mi nieta de 22 años la operaron de un absceso perianal ya hace 4 meses,y aún le sangra y a veces siente dolor.Es normal esto?
  • Buenos días, me diagnosticaron un abceso perianal hace 2 semanas. Me mandaron antibióticos pero se me puso más grande. Me abrió estando de viaje , me lo drenaron y me dijeron que a la vuelta tendría que operarme, ya que es bastante grande. Me han dicho que no se puede operar aún, porque es muy grande…
  • Me salió un absceso en la ingle ya reventó pero tengo como 6 días y al 5to día me inyectaron antibiótico pero aún no se me seca y sigue saliendo pus pero ya poca y donde mejor inyectaron se me inflama y duele ¿es normal?
  • Hace cuestión de más de dos semanas me salió un absceso perianal muy pequeño. Me lo drenaron en urgencias, pasada una semana tuve q volver porque cerró en falso y esta vez me lo drenaron en quirofano.. Ya han pasado 11 días desde entonces, estuvo drenando los 3 – 4 primeros días algo de pus y luego un…

El ano es una de las partes más sensibles del cuerpo. Cualquier lesión, a tanto alzado, absceso o impactación fecal en el canal anal pueden provocar un dolor agudo que conduce a la infección.

Causas de las protuberancias anal

La historia clínica del paciente juega un papel importante en hacer el diagnóstico correcto. Esto se debe a que los bultos no suelen aparecer de repente, sino que son más bien el resultado de un trastorno gastrointestinal leve sin diagnosticar, como el estreñimiento crónico. Las personas que tienden a evacuar las heces una vez cada 3 a 4 días puede pensar que esto es normal para su cuerpo, pero en realidad están sufriendo de estreñimiento sin ningún síntoma.

Hay varios trastornos que pueden causar los bultos en el ano. A continuación se enumeran los principales trastornos causan un bulto en el ano.

Absceso anal: La acumulación de pus cerca del ano. Esta es una condición dolorosa que es causada por una fisura anal infectada. Las glándulas anales bloqueados y el sexo anal también son algunas de las principales causas de los abscesos anales. Las personas que sufren de estreñimiento crónico son propensos a desarrollar abscesos anales. Esta condición puede ser repentino de inicio.

El área infectada por lo general tiene una temperatura elevada. Los pacientes también pueden desarrollar una fiebre. El examen físico es suficiente para diagnosticar esta condición, sin embargo, un análisis de sangre (conteo sanguíneo completo – CSC) puede confirmar el diagnóstico.

Esta condición no debe ser ignorada, ya que puede dar lugar a complicaciones graves. Debe consultar a su médico tan pronto como sea posible. Un médico general por lo general se puede tratar esta condición con bastante facilidad, pero los casos más complicados se hace referencia a un cirujano colorrectal.

Hemorroides: Una inflamación de las venas en el canal anal. Las hemorroides pueden ser internos o externos. Este trastorno por lo general se produce debido a la constipación crónica o enfermedad inflamatoria intestinal. Las hemorroides tienen diferentes presentaciones, pero por lo general los pacientes se quejan de un bulto en el ano o, a veces, se quejan de algo que sale de su ano. Esta condición no es tan grave como un absceso anal, pero las hemorroides sin tratar puede causar daños graves.

La fisura anal: Un desgarro o rotura en la continuidad del canal anal se llama una fisura anal. Grandes heces duras, estreñimiento crónico, diarrea repetida, y de dar a luz son las causas más comunes de este trastorno. El examen digital rectal, el coito anal, o un objeto extraño también son conocidos por causar desgarros en la pared del canal anal.

Los pacientes que tienen una fisura anal se quejan de una sensación de picazón, ardor y comezón alrededor del ano en particular durante los movimientos intestinales. La queja principal es por lo general de sangre con las heces.

El desgarro en la pared se puede producir sangrado de la parte dañada del canal. A veces, el sangrado puede ser interno que puede resultar en la aparición de un pequeño bulto alrededor del ano que es a menudo doloroso. Ejerciendo presión sobre el ano, por ejemplo, sentarse, exagera el dolor. Es fácil de diagnosticar y tratar esta enfermedad; Sin embargo, es necesario recibir un tratamiento tan pronto como sea posible.

Algunas otras causas que están asociados con una masa dolorosa en el ano incluyen:

  • El carcinoma colorrectal (cáncer)
  • Fístula anal

Independientemente del trastorno que causa estos síntomas, se le aconseja que visite a su médico tan pronto como sea posible. Estos bultos no deben ser ignorados.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *