0

Buñuelos de cuaresma receta

Una de las frutas de sartén que más gustan y más se consumen en estas fechas son los buñuelos de Cuaresma, y es la receta que tenemos en vuestra sección Hoy Cocinas Tú, y la comparte con nosotros Vanessa Ruíz. Nos cuenta que es la receta de buñuelos que su madre aprendió de su abuela, y que espera seguir transmitiendo en su familia y también entre todos los amantes de la cocina tradicional, pues la cultura culinaria hay que respetarla y disfrutarla, y evitar que se pierda. Nos comenta también que estos buñuelos de Cuaresma no llevan alcohol, pero que se podría añadir un poco de licor de anís para potenciar su sabor, tan típico de estos dulces.

Los buñuelos de Cuaresma no son como los buñuelos de viento. En este caso se elabora un tipo de masa de panadería, con levadura panificable, con sus tiempos de reposo para fermentar… Son unos buñuelos más entretenidos de hacer pero que merecen mucho la pena, de hecho, hay familias que no conocen otros tipos de buñuelos de Semana Santa. Si estáis con los preparativos de los dulces de Pascua, tomad nota de esta receta de buñuelos, a continuación podéis leer la receta de Vanessa paso a paso.

Ingredientes

  • 250 gramos de harina panificable
  • 10 gramos de levadura de panadero
  • 40 gramos de azúcar
  • 5 gramos de sal
  • piel rallada de limón
  • 3 yemas de huevo
  • 120 gramos de leche
  • 35 gramos de mantequilla fría cortada en dados
  • 1-2 c/p de matalahúva (anís en grano).
Otros ingredientes
  • Aceite para freír
  • azúcar para rebozar.

Elaboración

En el recipiente de la amasadora vertemos la harina, la levadura disuelta en un poco de leche tibia, el azúcar, la sal y la piel rallada de limón. Amasamos hasta que se integren los ingredientes y añadimos las yemas de huevo y la leche. Amasamos de nuevo hasta que los ingredientes se hayan integrado y para terminar añadimos la mantequilla fría y la matalahúva.

Seguimos amasando hasta que la masa sea homogénea y un poco pegajosa. La pasamos a un bol grande formando una bola, para que repose. Para que no se pegue en las manos podemos untarnos un poco de aceite. Tapamos el bol con papel film y dejamos reposar media hora.

Después del reposo formamos los buñuelos, vamos cortando la masa en porciones pequeñas y hacemos bolas, las vamos dejando sobre una superficie engrasada con aceite, para que no se peguen, y dejando espacio entre ellas, porque van a crecer. El agujero se lo haremos a cada bola justo antes de introducirla en el aceite caliente para freír. Fermentamos unos 40-50 minutos tapadas con un trapo o con más papel film engrasado.

Calentamos una sartén alta con aceite de girasol sin que supere los 170º C y vamos incorporando los buñuelos haciendo previamente el agujero con el dedo. Doramos por un lado, le damos la vuelta para dorar por el otro, y retiramos a una bandeja con papel de cocina absorbente. Para finalizar, rebozamos los buñuelos, estando calientes, con azúcar que tendremos en un plato.

Vanessa Ruíz

Receta fácil para hacer buñuelos de cuaresma

Los buñuelos del Empurdà son una de las recetas dulces más tradicionales de la Semana Santa que podemos hacer en casa. Sus ingredientes principales son harina (de fuerza para que crezca), leche y huevo, sin olvidar la levadura fresca.

Para preparar estos buñuelos del Empurdà sólo necesitamos unos cuantos ingredientes que encontraremos fácilmente en casa o en el supermercado. Un aspecto importante a considerar es que la masa tiene que descansar hasta crecer, en así que conviene empezar a prepararlos al menos tres horas antes. Mientras la masa crece podremos aprovechar para ir preparando el resto de platos.
Ingredientes
400 g. de harina de fuerza
10 g. de levadura fresca
5 g. de semillas de anís
1 huevo
55 g. de azúcar
Ralladura de medio limón
150 ml. de leche entera templada / leche de soja
100 ml de licor de anís
75 ml. de agua
un poco de sal
Azúcar blanco para rebozar
Preparación
Ponemos la harina en un bol o un cuenco grande. Desmenuzamos la levadura con los dedos, sobre la harina.
Mezclamos bien con la ayuda de una varita manual, asegurándonos de que no quedan grumos.
Añadimos el anís en grano, el azúcar y un poco de sal.
En otro bol , batimos 30 ml. de anís con la leche y el huevo.
Incorporamos el líquido batido a la harina.
Empezamos mezclando con una espátula o una cuchara de madera y acabamos amasando con las manos. Seguimos hasta tener una mezcla homogénea y elástica.
Embadurnamos un cuenco con aceite de oliva y ponemos la masa con la ayuda de una espátula. Tapamos con un trapo seco y dejamos que crezca durante una hora y media o hasta que su tamaño se haya multiplicado por dos.
Después, hacemos pequeñas bolas con los dedos y las colocamos sobre una bandeja untada con aceite o tapada con una hoja de silicona.
Cubrimos las bolas con un trapo seco y dejamos que fermenten una hora más.
Ponemos a calentar a fuego medio una sartén con abundante aceite neutro (de girasol o de oliva suave) para que no le aporte más sabor en la masa.
Hacemos un agujero en cada bola con la ayuda de los dedos y freímos los buñuelos por los dos lados.
La dificultad de estos postres está en la temperatura del aceite. Ya que si está poco caliente la masa cae al fondo y tiene que procurarse que se mantenga a flotación. Pero si está demasiado caliente se forma un envoltorio seco en torno al buñuelo que impide que este crezca.
Los buñuelos de viento pueden ser rellenos con dulces de crema, o chocolate. Es difícil que nadie pueda resistirse a este tradicional postre casero.

Buñuelos de Cuaresma

Los buñuelos de Cuaresma son dulces elaborados a partir de una base de harina que se fríe en aceite y después se azucara. También son denominados buñuelos de viento, porque tienen una masa especialmente esponjosa, como si estuvieran vacíos por dentro.

Se suelen comer por Cuaresma y Semana Santa. Antes, se encontraban en las pastelerías el miércoles y el viernes de este periodo, pero hoy podemos encontrarlos cada día. Aun así, como son de elaboración muy sencilla, siempre han sido dulces sobre todo caseros.

Existen más recetas de los buñuelos de Cuaresma, y una muy extendida es la del Empordà, que tiene una masa consistente y sazonada con matalahúva y cilantro.

Elaboración

Ingredientes: una taza de aceite, una taza de agua, harina, miel y aceite.

Pon una taza de aceite en un cazo con agua hirviendo y remuévelo.
Déjalo enfriar y añade harina, removiendo siempre con la mano hasta conseguir una masa que puedas trabajar.
Con la masa, elabora formas redondas y muy delgadas y fríelas con aceite caliente abundante.
Rocía los buñuelos con miel cuando salgan del fuego.

Variante ampurdanesa

Ingredientes: 1 kg de harina, 7 huevos, 25 g de levadura prensada, 300 g de azúcar, 30 g de matalahúva, 30 g de cilantro, 10 g de sal, 3 peladuras de limón rayadas, 10 cl de anís, 5 cl de leche, una pizca de sal, aceite.

Deshaz la levadura en la leche tibia. Coloca la harina encima de un mármol hasta formar un volcán y ve incorporando todos los ingredientes, menos el aceite y 50 g de azúcar. Amasa la mezcla un buen rato hasta que la pasta sea elástica y fina, de modo que al estirarla no se rompa. Forma una bola con la masa, ponla en un recipiente, tápala con un trapo y déjala reposar en un lugar templado durante unas dos horas, hasta que haya doblado su volumen. Ve cogiendo trozos de pasta y, con los dedos untados de aceite, dales una forma redonda, hazles un agujero en medio y ve friéndolos en aceite bastante caliente. Cuando estén dorados por un lado, gíralos. Escurre los buñuelos y empólvalos con azúcar.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *