0

Busco español para casarme

Decenas de españoles se ofrecen para bodas de conveniencia

Cuando el subsidio de desempleo se acaba y los ahorros se agotan, son muchos los que recurren a vender algunos de sus bienes para ir tirando. Unos venden la moto, otros el cocheo las joyas,… Algunos están llegando incluso a intentar vender su soltería. En los últimos meses, la crisis ha hecho que en las webs y foros de pequeños anuncios en internet se hayan multiplicado los anuncios colgados por españoles que se ofrecen para contraer matrimonios de conveniencia. En la mayoría de casos se trata de individuos en paro que, a cambio de cantidades que van desde los 3.000 a los 6.000, están dispuestos a casarse con un extranjero para que este pueda regularizar sus papeles en España.

Algunas de esas páginas web son auténticos mercados matrimoniales, con decenas de españoles anunciándose y de extranjeros ofreciendo dinero por una boda blanca, que es como ha bautizado la policía a estos enlaces de conveniencia. «Hola, soy un chico que busca una mujer para casarse por conveniencia por una suma de dinero. Si estás interesada, llámame», señala un joven que firma como Mayo 12. Algunos, y amparándose en que el matrimonio homosexual amplía las posibilidades, se ofrecen a casarse tanto con hombres como con mujeres. Es el caso de un joven mallorquín identificado como Adrián. «Soy un chico de Palma de Mallorca y me ofrezco para casarme por conveniencia con chicos o chicas para regularizar su situación. Interesados, contactar», dice en su anuncio.

En otras ocasiones, los españoles contestan los mensajes dejados en los foros por extranjeras que están dispuestas a pagar por casarse y así conseguir los papeles. Es el caso de Luis, un joven de Barcelona, que respondió el post de Karoll, una joven brasileña que se anunció buscando «un chico que sea serio para el matrimonio de conveniencia. Nada de relaciones y mal rollo. Solo busco el matrimonio por los papeles. ¡Precio a negociar!»

En su respuesta, Luis señala: «Hola Karoll. Me gustaría contactar contigo para detallar el caso. Me interesa mucho». Entrevistado por EL PERIÓDICO, Luis se muestra muy claro a la hora de explicar qué le ha llevado a ofrecerse para una boda de conveniencia. «La razón de todo esto –dice este joven– es la crisis. Llevo en paro desde enero, me queda solo un mes de subsidio y no encuentro trabajo por ningún sitio. Y de algún sitio tengo que sacar para pagar el alquiler, que me veo viviendo en la calle».

Otro de los españoles que se anuncian en esas webs es Felipe, un hombre de 40 años, divorciado y en paro, que en su anuncio en internet comenta: «Soy honrado pero la crisis juega malas pasadas». En conversación telefónica con este diario, Felipe reconoció: «Yo sé que esto no es legal. Pero mis hijas tienen que comer y eso no entiende de leyes».

En esas páginas también se anuncian muchas extranjeras. Unas ya están en España, como Carmen, una peruana que ofrece 3.000 euros por la boda y 1.000 más en el momento del divorcio. Eso sí, el matrimonio debe durar hasta que ella obtenga la nacionalidad. Otras, en cambio, desde sus países de origen, buscan un español para trasladarse a España. Es el caso de, entre otras, una joven marroquí de la ciudad de Kenitra, que se ofrece a pagar por la boda pero pone una condición: «Abstenerse quien no esté dispuesto a casarse con la ley del islam».

Noticias relacionadas

Mujeres solteras buscan novio en España. «Hola soy nueva estoy soltera y busco novio»

Hola soy nueva estoy soltera y busco novio: así, de esta manera se ha presentado Nicol Melina Ibañez una señorita en un grupo de las redes sociales.

Existen variedad de grupos en redes sociales donde mujeres solteras buscan novio en España. En la mayoría de los casos son mujeres de los países latinos.

Diana quiere conocer un hombre español mayor para relación seria que sea entre los 40 y 50 años.🇨🇴️ Whatsapp:+57 3127047093

Caty busca un español entre 40-45 años, que sea sincero y romántico, que le guste compartir la vida, que haga deporte y tenga aspecto juvenil, responsable, con estabilidad y que busque a una princesa como ella. 🇨🇴️Whatsapp: +57 3178073373

Busca una amistad para llegar a algo más con chicos de 40 años de España, que sean cariñoso y buena persona. (Si estás interesado deja un like, o un comentario, con una vez es suficiente, ella te contactará por privado si le interesas)

Mujer soltera ,tengo 26 años busco. Hombre soltero para compromiso serio y posible matrimonio Que sea europeo +56991048562

Naira busca un chico español, entre 45 y 50 años. Que sea respetuoso y educado. Que tenga oficio. Cariñoso amable y familiar; para una relación seria. Si estás interesado puedes contactar a través de whatsapp: +57 317 800 5103

Si quieres acceder a estos grupos, puedes hacerlo clicando AQUÍ

También AQUÍ…

Pero, ¿Por qué los españoles prefieren a las latinas?

Las razones son muchas, pero realmente se pueden resumir de manera muy sencilla: carácter, belleza y sexo.

Antes de nada quiero decir que este post está basado en una noticia que me resultó sorprendente, casi escandalosa y que fue la que me inspiró el tema del artículo.

Lo primero, aclarar que en esta vida todo es opinable menos las matemáticas; y las matemáticas dicen que el 90 % de los hombres españoles que llegan con pareja a Colombia, acaban dejando a ésta y sustituyéndola por una colombiana en el primer año de estancia en el país. ¡El 90 %! ¡Qué locura!

Esta cifra me parece realmente increíble. Si bien no es comparable y reconociendo que no disponemos de datos estadísticos, he de decir que en España cada día que pasa se dan más y más casos. Y la pregunta es: ¿Por qué? Qué es lo que tienen las mujeres latinas que tanto gusta a los españoles; qué les ofrecen las latinas que no les dan las españolas.

Si hay una cualidad en la que la mujer española lo tiene muy difícil para competir con una latina es en el modo de ser.

A las latinas se las suele describir como mujeres amorosas, dulces y muy simpáticas. Son conocidas por su alegría. El carácter de la mujer latina es mucho más meloso, más azucarado, almibarado, son más “pegajosas”, más aduladoras…

En una encuesta realizada los hombres españoles las definían como “muchísimo más cariñosas”, mientras que las mujeres españolas en tono despectivo y resentido, (opinión mía personal), las calificaban de “empalagosas”.

Cabe destacar el adjetivo indefinido que utilizaban los hombres: “Muchísimo”. Me llama también poderosamente la atención esa forma de recalcar su opinión.

La mujer latina se preocupa mucho más de mantener a su pareja satisfecha. De cuidarle, de consentirle y de mimarle. A cambio le piden que el hombre cumpla con sus “deberes” en todos los campos: protección, seguridad, economía y sexo.

Pero quizás es el contraste de caracteres donde la mujer española pierde la partida por KO. El hombre español, está cansado de esa forma de ser más rancia, seca, llegando incluso a resultar borde y brusca, insoportable en algunas mujeres. Un carácter que, sin duda, acaba cansando a cualquiera.

Belleza

Siempre se ha dicho que un cuerpo latino es ese cuerpo que tiene una cadera pronunciada. La imagen de la latina se relaciona generalmente con sensualidad, curvas generosas, cabello largo y bien cuidado y un tono de piel más oscuro que el que pueden tener las mujeres caucásicas.

Volviendo a las matemáticas: la mayoría de las Miss Universo son mujeres latinas, ya que su indiscutible belleza vence al resto del mundo.

Muchas veces esto no sólo va relacionado con los rasgos perfectos o el cuerpo escultural, sino también con la forma de ser de la mujer latina, que generalmente busca cuidarse mucho para verse siempre bella.

Sexo

Las mujeres latinas suelen ser catalogadas como más sensuales y juguetonas por los hombres. En general tienen fama de ser mejores en las relaciones sexuales, pero también en la conquista y las relaciones sentimentales. Las latinas son más fogosas.

Desde su forma de bailar hasta su estilo al caminar deja entrever que tienen una sensualidad innata. Evidentemente, lo llevan en la sangre y contra eso no se puede competir.

Además, son reconocidas por ser más dulces y entregadas en las relaciones de pareja, mucho más cariñosas y también más calientes a la hora del amor.

Mujer busca hombre, una página sólo para mujeres que buscan un compañero…

Si coloca un anuncio recibirá los mensajes directamente en su cuenta; sólo de usted dependerá facilitar su correo electrónico si responde a dichos mensajes. No se permiten anuncios cuyo texto sea inapropiado, lo mismo referente a las fotografías.
RECOMENDACIÓN: NUNCA ENVIE DINERO (Si no está muy [email protected] de lo que esta haciendo), no olvide que detrás de una persona aparentemente agradable, puede esconderse un engaño, de usted depende tal compromiso… RedLG no se hace responsable de la veracidad o falsedad de los anunciantes.

VALORAR UN ANUNCIO: Detrás de la redacción de un texto hay una persona, que da forma a su personalidad, expresando lo que brota de su interior. Un anuncio, es como un boceto para el pintor, sin lugar a duda, se puede saber como es en realidad esa persona, inclusive con texto muy reducido, el mensaje está enviado, el lector es el que tiene que analizar si esa persona expresa humildad, sinceridad, la belleza plasmada en su estilo de redacción revelará si es cuidadosa, aplicada, sensible, si desde su alma nace un grito de auxilio lo plasmará en el texto, o por el contrario si es una persona astuta con dudosas intenciones materialistas…

Más información…

Te doy 10.000 € si te casas conmigo: internet es el paraíso de los matrimonios por papeles

Lo haces por necesidad: si eres extranjero, porque en tu país no ves futuro; y si eres español, porque necesitas dinero urgente

La desconexión de Laura con su exmarido es tal que este periódico, aun con su ayuda, ha sido incapaz de encontrarlo para ofrecerle participar en este reportaje. Sin embargo, la venezolana nos permite llegar hasta Paloma (nombre modificado), una almeriense de 38 años que en 2015 se casó con un portorriqueño por 5.000 euros: «Llevaba seis años en paro, no tenía ayudas y no ingresaba un solo euro con contrato de por medio. No me gusta incumplir la ley, pero con una hipoteca, un hijo, sin ingresos… es que ni lo dudé, vamos. Lo vi en un foro de internet y, en cuanto tuve la oportunidad, lo hice».

Para Paloma la ley está clara, pero el debate debería ir más allá: «Está claro que los que incumplimos la ley somos las dos personas que nos casamos, tanto el que paga como el que recibe el dinero, pero yo no conozco casos de gente que haga esto solo por enriquecerse ni por tener unos ingresos extra. Quien recurre a algo así es por necesidad: si eres extranjero, porque en tu país no ves futuro; y si eres español, porque necesitas dinero urgente. Nadie se pone a casarse por echar el rato, y más si estás incumpliendo la ley».

¿Cuántos matrimonios así hay en España?

Pero ¿cuántos matrimonios de conveniencia se producen en nuestro país con el único objetivo de conseguir la ciudadanía? Es difícil saberlo, ya que no hay datos oficiales. Lo más cercano es acudir a las estadísticas generales, que muestran que al inicio de la crisis bajaron los matrimonios de nacionalidad mixta en nuestro país, pero en 2016 volvieron a subir por primera vez en siete años.

Sin embargo, acudir a este índice nos llevaría a un evidente sesgo ideológico, ya que el hecho de que dos personas de distinta nacionalidad se casen en ningún caso implica que se trate de un matrimonio por papeles. Algunos expertos sitúan el fraude en torno a un 2% de los matrimonios de este tipo.

Las investigaciones de cada caso corresponden al Registro Civil español. «Antes, cada Registro decidía cuáles investigaba y cuáles no», nos cuenta el abogado Manuel Nieto», pero hace años el Consejo Europeo estableció los posibles criterios de sospecha de un matrimonio de conveniencia, así que ahora se basan en ellos. Cuando ven que un matrimonio cumple varios de estos requisitos, entrevistan a los cónyuges para comprobar la autenticidad de la relación».

No es cosa de poco. En el mejor de los casos, los cónyuges de un matrimonio de conveniencia se enfrentan a una infracción grave del Código Civil sancionada con multas de entre 601 y 10.000 euros. En el peor, la cosa va a más: en principio, el Código Penal no encuentra punible el matrimonio de conveniencia, pero si hay ánimo de lucro, falsedad documental o usurpación del estado civil, los cónyuges sí se enfrentarán a las consecuencias de los delitos que hayan cometido.

La decisión está en la mano de cada cual, pero hay un hecho evidente: si hace una década este tipo de prácticas estaba en aumento, la popularización y masificación de internet no ha hecho más que ayudar y facilitar la gestión. Ahora, si buscas un matrimonio de conveniencia, igual lo tienes a un clic de distancia.

Los abogados españoles cobran 3.000 euros a los inmigrantes para conseguir esposa o marido y obtener así la residencia legal. Muchos se conocen en el Registro Civil. El problema de los llamados matrimonios de complacencia es un fenómeno muy común en los países sometidos a fuerte inmigración y que comienza a tener bastante importancia en España, que ha pasado de ser “un país de emigración al extranjero”, a ser “un país receptor de ciudadanos que llegan de otros países”. Según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística referentes al año 2004, en España se registraron 30.930 matrimonios en los que al menos uno de los cónyuges era extranjero: Por estado civil, el grupo más numeroso fue el de los solteros de edades comprendidas entre los 28 y 30 años. Por provincia de residencia del matrimonio, el mayor número se situó en: Madrid (5.059), Barcelona (4.489), Valencia (2.536), Alicante (1.716), Málaga (1424) e Islas Baleares (1.367). Siendo española la esposa y extranjero el esposo, los más llamativos fueron los contraídos con originarios de América (3.628), Europa (3.182), África (1.927) y Marruecos (1.098). Siendo el cónyuge español y extranjera la contrayente, destacan respecto de la nacionalidad esta última los celebrados por naturales de América (8.585), Europa (3.652), Colombia (3.040), Ecuador (1.094), África (1.072). En base al principio de buena fe, no siempre que nos encontremos ante un matrimonio mixto, debemos pensar que se trata de un matrimonio de complacencia pues es evidente que existen los matrimonios por amor y en los que la diversidad de culturas supone un gran enriquecimiento para la pareja aunque también es cierto, que es en este grupo donde se sitúan los matrimonios blancos. Mediante este tipo de enlaces, no se busca en realidad contraer matrimonio entre un nacional y un extranjero, sino que se pretende bajo el ropaje de esta institución y generalmente previo precio, que un extranjero se aproveche de las ventajas del matrimonio a los efectos de regularizar su estancia en el país o de obtener de forma más fácil la nacionalidad del que aparecerá formalmente como su cónyuge, siendo bastante frecuente entre los contrayentes, la existencia de un acuerdo -expreso o tácito- de que una vez producido el matrimonio no habrá convivencia marital, no formarán una familia y pasado el tiempo que se estipule, se instará la separación judicial o el divorcio. También, este tipo de matrimonios «son facilitados por redes organizadas que pretenden de este modo retener a sus víctimas en el negocio de la prostitución, a la vez que captan mediante la recompensa de una cantidad de dinero a incautos o personas sin escrúpulos que estén dispuestos a figurar como futuros esposos en el expediente matrimonial seguido al efecto». En mi experiencia como trabajadora social he podido tener conocimiento acerca de cómo se organizan los matrimonios de conveniencia en Marruecos. Entrevisté a varias personas, quienes me informaron de que este tipo de enlaces se paga entorno a cantidades que oscilaban entre las trescientas y las quinientas mil pesetas aunque también hubo quien me contestó, que estas uniones son relativamente frecuentes en Ceuta, donde una parte de la población tiene la nacionalidad española y la otra no, casándose los nacionales españoles con sus familiares y amigos marroquíes, más por hacerse un favor y para que éstos obtengan el beneficio de la nacionalidad que por la existencia propiamente dicha de dinero. Por amigos y conocidos, originarios de distintos países iberoamericanos pero que viven en España, estoy al corriente de que allí los matrimonios de conveniencia son una realidad bastante frecuente, y no sólo con españoles sino también con americanos. Un día, hablando con un amigo cubano, me narró el caso de una chica uruguaya, que hace años pagó por casarse con un conocido suyo de nacionalidad americana la cantidad de 5.000 dólares (unos 5.0000 euros). No se descubrió el fraude de dicho matrimonio pero sé que la contrayente se quejó mucho de la dureza en la investigación que para comprobar la certeza de su matrimonio, realizó el Departamento de Migraciones de los Estados Unidos, incluyendo visitas domiciliarias sin avisar. Este mismo amigo, me informó de otra amiga suya colombiana, que tiene allí una agencia matrimonial y le ha propuesto que busque aquí en España, varones que quieran casarse con chicas colombianas, a cambio de dinero. Por algunas asociaciones de rumanos en España sé que hay hombres españoles de edad bastante avanzada que se acercan en busca de mujeres rumanas jóvenes y guapas con la intención de ayudarlas a regularizar su situación en nuestro país a cambio de que compartan con ellos su vida. También, navegando por internet he podido encontrar distintos foros en los que aparecen anuncios donde se buscan hombres o mujeres para casarse por conveniencia y la página web de Pablo X. de Sandoval, en la que literalmente puede leerse: “Matrimonios por conveniencia con inmigrantes, un negocio para los españoles. Buscar marido para conseguir los papeles. Abogados españoles cobran 3.000 euros a los inmigrantes para conseguir esposa o marido y obtener así la residencia legal. Muchos se conocen en el Registro Civil y después no se vuelven a ver. Antes de los cinco años, con la ciudadanía en la mano, pueden divorciarse”. Existen culturas, como la china o la musulmana entre otras, donde el matrimonio de la mujer, es concertado desde el momento de su nacimiento, con algún familiar o amigo vinculado a la familia y en base a intereses económicos. En el caso de las mujeres marroquíes de ambiente tradicional, resulta que cuanto más tradicional y pobre es el ambiente, más joven se casa la muchacha y así la familia, se libra de cargas económicas. El hecho de casarse tan jóvenes no les resulta extraño, ya que están habituadas a oír hablar de matrimonios precoces, aunque la espera del día de la boda, la viven con angustia porque representa ese momento del que las mujeres hablan con misterio y emoción. La desposada no conoce a su marido hasta la noche nupcial, a menos que se trate de un primo cercano. En la cultura china: «Los padres organizan el matrimonio desde la niñez. Interviene también una casamentera y un adivino para ver las fechas de nacimiento de los novios sean propicias. Las bodas se producían en invierno, cuando la gente descansaba. Luego se hacía una exhibición con la dote que entregaba el marido. El novio iba a buscar a la novia, y la llevaba a su casa en medio de ceremonias de veneración a los antepasados. Allí se celebraba un banquete durante tres días. Había una clara división del trabajo por sexos. Raramente se divorciaban. Los viudos se volvían a casar, a veces recurriendo al matrimonio por rapto». Este planteamiento que hoy en día choca con el existente en los países más avanzados democráticamente, es soportado en España por un determinado sector de la población femenina, me refiero concretamente a la mujer de etnia gitana. Estas mujeres, a quienes se casa casi siendo unas niñas por la ley gitana, no pueden revelarse ante dicha boda si no quieren sufrir el rechazo de su familia. Reflexionando acerca de los hechos anteriormente expuestos, me pregunto: ¿existe un verdadero consentimiento matrimonial en los enlaces contraídos por estas mujeres? y, esta ausencia de consentimiento, ¿es igual que cuando se trata de un matrimonio celebrado entre un extranjero y un español con el propósito de facilitar al extranjero regularizar de una forma más rápida su situación en España?. Es evidente que no. En los dos casos, estaríamos ante un matrimonio nulo por simulación. El extranjero, no simula su voluntad de casarse –dado que sí desea hacerlo–, pero la intención que persigue con dicha boda, no es la de fundar una familia sino adquirir con más facilidad la nacionalidad española y transcurrido un determinado tiempo, separarse. En el caso de las mujeres chinas, árabes o gitanas, es la propia cultura la que potencia y refuerza esta clase de enlaces. Estas mujeres, aceptan la boda y simulan su consentimiento en el momento de la celebración -a pesar de no tener voluntad de emparejarse formalmente con esos hombres-, y lo hacen, más por una presión familiar y el temor de no desagradarles, que por la presencia propiamente dicha de intimidación.

¿Quién quiere casarse con una ciudadana estadounidense y conseguir papeles?

El verdadero amor no tiene fronteras. Eso proclaman los anuncios de ¿Quién quiere casarse con una ciudadana estadounidense?, un nuevo programa de televisión que ayudará a inmigrantes con visados temporales a encontrar una esposa estadounidense.

Algunos detractores dicen que el programa trata de utilizar el caldeado debate migratorio para ganar audiencia, así como aprovecharse del deseo de los participantes de convertirse en ciudadanos de los Estados Unidos.

Adrián Martínez, productor del espacio, señala que el programa no puede repartir permisos de trabajo ni casar a nadie en pantalla. Lo que sí hará Morusa Media, la empresa de Martínez, es pagar los gastos de la boda y la luna de miel si surge un romance y acaba en «sí quiero». «Que nadie se preocupe. No vamos a cambiar la política migratoria», ha asegurado.

Uno ganará y se quedará en el país… Los otros dos serán deportados» Martínez ha grabado ya un programa piloto y ha identificado a los participantes de los primeros seis capítulos, la mayoría de ellos latinos, aunque la idea es que en el futuro haya inmigrantes de otras regiones además de Latinoamérica.

Un vídeo promocional ofrece un adelanto de lo que se avecina. Música latina de fondo y la voz de un cantante que dice: «sabor». A continuación aparecen en pantalla los tres aspirantes hispanos al corazón de una joven estadounidense, que no se decanta por su favorito hasta el final.

«¿Qué dirán para ganar su amor?», inquiere un rótulo en la pantalla. «Soy honesto, soy trabajador, no tengo vicios, no fumo, bebo poco», asegura el primero de los concursantes. «Tengo tanto amor por el mundo y tanto amor para darte», proclama el segundo concursante, a lo que el tercero en liza añade: «Nunca te engañaré».

Tras esa declaración de intenciones, aparece un nuevo mensaje en pantalla: «Uno ganará y se quedará en el país… Los otros dos probablemente serán deportados». Pese a esa afirmación, Angelo Gonzales, primo de Adrián Martínez y futuro presentador del programa, dijo hoy en CBS que el principal objetivo de los concursantes es encontrar «amor» y no la ciudadanía.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *