0

Caida pelo verano

¿Se nos cae más el pelo en verano?

Puede que hayas notado que tu pelo se cae más en verano. O en otoño. ¿Quizá en primavera? Bueno, si crees que eso que llaman «caída estacional» del cabello es un mito, te equivocas. Sí, existe la caída estacional. Pero no es algo tan sencillo ni a todos nos afecta igual. Y tampoco hay razón para preocuparse: si el cuero cabelludo está sano, no hay que temer a la calvicie. Al menos por el momento.

Anatomía de un pelo

Philippe Arnès(Wikimedia)

Hagámonos muy pequeños y viajemos al bosque de pelos que es nuestra piel. Como otros mamíferos, el pelo apareció sobre nosotros como protector en una superficie sin agua. Para que nuestra piel adquiriese esta fantástica cubierta tuvo que desarrollarse un tipo de estructuras especiales, los folículos pilosos. Estas se componen de varias partes procedentes de modificaciones de las células de la piel. En los folículos pilosos se generan los pelos, que son fundamentalmente una enorme tira de queratina. En el folículo, donde está la raíz del pelo, se van añadiendo más y más moléculas de queratina, haciéndolo crecer. Bajemos hasta ella. Aquí, la estructura del cabello es más compleja. Podemos ver anillos concéntricos celulares que formarán la vaina interna del pelo. También podemos apreciar las glándulas sebáceas que recubren el filamento de grasa, dándole lustre al cabello. Y, en el fondo, encontramos la papila dérmica, que es de donde sale la primera célula que dará origen al pelo que se va a formar. Esta, muy grosso modo, es la maquinaria que hace que tengamos pelo, lo «alimenta» para que crezca y lo mantiene. Al fin y al cabo, aunque en su mayoría sea una estructura muerta de queratina, la parte principal del cabello está viva.

¿Por qué perdemos el pelo?

La caída del cabello es también un efecto natural de su ciclo. El cabello pasa por tres fases: la anágena, la catágena y la telógena. La primera es la de crecimiento y puede durar muchos años. La segunda es una fase de transición y dura apenas unas semanas; en ella, el pelo se prepara para la última fase, la telógena. En esta, el pelo «descansa» en el folículo, separado de la papila. Por tanto, el pelo deja de crecer. De hecho, en un momento dado se desprenderá, dejando al folículo libre para que otro pelo crezca de nuevo. Como vemos, el ciclo de renovación de pelos es natural. Los pelos se caen y nacen nuevos. Incluso cuando los cortamos no estamos renovando realmente el cabello, sólo la parte más externa del mismo. Por ello, la piel necesita deshacerse de los que más tiempo tienen. En condiciones normales solemos perder unos 100 pelos al día, aunque esto varía mucho entre personas.

¿Cuándo se cae más?

Entonces, ¿qué ocurre cuando, de pronto, nos encontramos con un montón de pelos en el lavabo? Como decíamos, el pelo necesita renovarse, algo que suele durar unos tres meses. Y esto puede ocurrir de manera estacional. Existen muchos y diversos mecanismos. Aunque no todos son bien comprendidos, el fenómeno se denomina efluvio telógeno, que es una forma de decir «caída masiva» del cabello. El efluvio telógeno ocurre cuando sufrimos de estrés o un acontecimiento dramático. Pero también puede ser estrés causado por una agresión al cuero cabelludo. Agresión como el exceso de sol, el cloro de las piscinas, el agua de mar o, sencillamente, el calor. Efectivamente, el calor hace que los folículos pilosos reduzcan su crecimiento. Pero, como decíamos, el efluvio telógeno ocurre cierto tiempo después del estrés, lo que explica que a una gran parte de la población se le caiga el pelo en otoño. Pero podría ocurrir en otras épocas: por ejemplo, ante una primavera muy cálida no sería raro empezar a perder el pelo en verano, cuando la agresión se acentúa. Tampoco sería extraño perderlo en primavera, tras un invierno estresante. El secreto no está en la época, sino en el estrés que sufrimos nosotros y nuestro cuero cabelludo.

Crónicas calvas

Haceos a la idea: todos os quedaréis calvos y calvas, si vivís lo suficiente. Dejando de lado las patologías (que hay varias) el cuero cabelludo tiene los días contados. La epidermis es uno de los tejidos que más sufre los estragos del tiempo, como habréis podido comprobar.** Esto se traduce en folículos que se van dañando con el tiempo** y terminan por resultar inservibles. Pero bueno, todavía existen muchas posibilidades de que nunca nos veamos sin pelo. Lo que nos lleva a otra cuestión ¿por qué hay más hombres calvos? Existen dos cuestiones. La primera es genética.

Aunque no conocemos bien cuáles son las razones por la cuales nuestros genes deciden que perdamos antes el pelo o no, sabemos que el conjunto que lo hace afecta de forma dominante a los hombres. Por tanto, tener a un familiar calvo es un buen pronóstico de nuestro futuro alopécico. Por otro lado, las hormonas son otro factor determinante. Las hormonas como la testosterona, la androsterona y la androstenediona influyen en los folículos pilosos. Estos van miniaturizándose de manera progresiva, perdiendo su capacidad de generar un nuevo pelo. La alopecia androgénica supone el 95% de la alopecia a nivel global. Y afecta también a mujeres, aunque en un caso muchísimo menor. En cualquier caso, al final, la piel se queda sin pelos. Es lo natural. Y si lo hace más en algunas épocas, como decíamos, no debe preocuparnos. O puede que nunca deje de caerse.

👇 Más en Hipertextual

  • Descubren por qué nos salen canas con el estrés
  • Estas son las razones por las que sí se puede morir a causa de la contaminación
  • El cambio climático, más allá del medio ambiente: así afecta este proceso a la salud y la vida cotidiana

El cabello de absolutamente todas las personas, hombres y mujeres, atraviesa un ciclo llamado “Ciclo del pelo”, que está conformado por cuatro fases, en donde se van renovando cíclicamente los cabellos: Anágena, Catágena, Telógena y Exógena. Esta última es conocida como la fase de caída. Luego de esta fase, el folículo capilar vuelve a la fase Anágena y el nuevo pelo empieza a crecer.

Esto completa el ciclo normal del crecimiento de pelo. Sin embargo, existen factores como los genéticos, la edad y enfermedades, que pueden acelerar la caída. Otros factores pueden ser: cuero cabelludo dañado (por tinturas y uso diario de artefactos de calor) y situaciones de estrés.

¡No te duermas! Tu pelo necesita especial atención en verano. Crédito:

Verano, sinónimo de protección

Durante el año, existen períodos en los que el pelo se cae más que de costumbre. El verano y la posterior estación, otoño, son los períodos en donde las mujeres experimentan esta caída con mayor intensidad. Lo importante es que siempre haya un equilibrio entre los pelos que se van cayendo, con los que van creciendo.

En el verano estamos más relajadas con el cuidado del pelo. Si te vas de vacaciones, tu preocupación suele pasar por el cuidado de la piel, la cara, protegerla del sol adecuadamente; y está perfecto. Sin embargo, es importante saber que el pelo y el cuero cabelludo también necesitan protección.

Si vas a la playa, el sol y el agua de mar resecan el pelo. Por lo tanto, el uso de un sombrero será fundamental. Existen unos chic, otros más deportivos. Todo depende del gusto propio. Luego, el lavado con un sistema que remueva todas las impurezas y además lo nutra, es clave.

Nuestro tip: Te recomendamos el Shampoo Bomba Detox de Sedal que ayuda a nutrir tu cabello, dejándolo suave y manejable mientras le devuelve el brillo. Completá el lavado con el Super Acondicionador 1 Minuto Hidratación Máxima de Sedal, cuya fórmula está enriquecida con elastina hidrolizada. Este hidrata y nutre tu cabello seco en solo 1 minuto, dejándolo sedoso. Para darle un boost de suavidad, aplicá la Crema para Peinar Bomba de Argán de Sedal sobre el pelo húmedo, de medio a puntas. La podés llevar en tu bolso de playa y volver a aplicar más tarde.

¿Se te caen 100 cabellos al día?

¡Perder 100 cabellos al día es normal! En nuestra cabeza acostumbramos a tener más de 120.000 cabellos. De media, perdemos hasta 50 o 100 de ellos al día, que luego se reponen. Pero cuidado, porque no toda la caída del cabello es igual.

El tallo capilar crece hasta 1,5 cm al mes durante la fase anágena o de crecimiento, que dura entre 2 y 6 años. En la fase catágena o de transición, el crecimiento del cabello se detiene 2-3 semanas. Y pasa a la fase telógena o de eliminación, que dura de 2 a 4 meses, donde el pelo cae y se libera del folículo piloso para que pueda instalarse un nuevo pelo.

Cuando existe una caída excesiva del cabello, el ciclo de la fase de crecimiento se acorta y pasa más rápidamente a la fase de caída pudiendo derivar en una ausencia del pelo.

¿Cuándo tengo que empezar a preocuparme si noto que se me cae el pelo?

La caída de cabello es normal en todas las personas. La forma más rápida y evidente para notar una caída anormal es en las actividades diarias, si se observa una gran cantidad de cabello en la almohada, el baño, el cepillo o en la ropa y se nota una disminución de la densidad. Ante estos signos es muy importante acudir al dermatólogo cuanto antes y detectar la causa de la caída excesiva.

¿La caída del cabello es controlable?

Sí, en la gran mayoría de los casos esta condición puede controlarse si es tratada adecuadamente desde el inicio de los signos.

¿Es verdad que en otoño y primavera perdemos más pelo?

No está científicamente comprobado que en estas fechas el pelo se caiga más. Pero sí es cierto que, durante el verano, el cabello puede sufrir muchas agresiones externas, como quemaduras solares en el cuero cabelludo, que podrían ser el origen de la mayor caída del pelo en el otoño.

¿Los cabellos vuelven a crecer?

Sí. El cabello deja de crecer sólo cuando el folículo está totalmente muerto y esto ocurre algún tiempo después de manifestarse la calvicie. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mayores serán las probabilidades de frenar el proceso de miniaturización del pelo.

Consejos para frenar la caída

1. Mantén tu cuero cabelludo limpio y sin grasa

El cuero cabelludo puede ser sensible a algunos productos químicos y puede verse empeorado por la fricción diària al usar el producto. Lambdapil Anticaída Champú está formulado con una combinación de ingredientes activos como Serenoa Repenes, Biotina y Vitamina B6, con acciones específicas para el cuidado del cabello en procesos de caída.

2. Sigue el consejo y la recomendación profesional

Cada caso de caída del cabello es diferente. Acude al dermatólogo para que identifique tu causa. Sin un tratamiento adecuado, los primeros signos pueden derivar en caídas más severas hasta llegar a alopecias.

3. Protege el folículo piloso del estrés oxidativo

Es muy importante que el cuero cabelludo esté protegido frente a los radicales libres que aceleran la caída y reducen el crecimiento del cabello. Además, es importante aumentar la irrigación del folículo piloso para mantenerlo oxigenado y nutrido. Lambdapil anticaída Loción, formulado con Melatonina, Ginkgo biloba y Biotina, devuelve la capacidad de estimular el crecimiento de nuevos cabellos.

4. Aporta una nutrición saludable a tu cabello

El cabello está en constante renovación celular y su crecimiento y vitalidad son muy sensibles a los desequilibrios de la dieta. Una mala alimentación puede debilitar el bulbo, centro de fabricación del cabello. Se recomienda seguir una dieta sana y equilibrada que incluya proteínas de origen animal y vitaminas y minerales de las frutas y hortalizas. Las grasas vegetales y los frutos secos también ayudarán a que tu pelo crezca sano. Lambdapil Anticaída Cápsulas es un complemento alimenticio a base de vitaminas, minerales, aminoácidos y Serenoa Repens para ayudar a controlar la caída del cabello y a mantenerlo sano.

¿Es normal que se caiga el pelo en verano?

A continuación vamos a darte algunos consejos que te ayudarán a evitar la caída del cabello y que podrás aplicarlos fácilmente a tu rutina para conseguir una melena abundante y llena de vitalidad. ¡Toma nota!

  • Sigue una buena alimentación: los nutrientes que adquirimos gracias a los alimentos resultan fundamentales para mejorar la salud del cabello y, por este motivo, deberás seguir una dieta rica en nutrientes y evitar la acumulación de toxinas que puede afectar a la apariencia de tu cabellera y que se vea más débil y quebradiza. En este artículo te descubrimos alimentos buenos para el pelo.
  • Aprovecha las propiedades del aloe vera: esta planta medicinal resulta un tratamiento perfecto para lidiar contra la caída de cabello ya que cuenta con propiedades hidratantes y regeneradoras que te ayudarán a fortalecerlo y mejorarlo. En este otro artículo te mostramos cómo usar el aloe vea en el pelo.
  • Vinagre de manzana para el pelo: es perfecto para frenar la caída del pelo puesto que contiene con propiedades ideales para activar la circulación en las cutículas y, por tanto, conseguirá mejorar la asimilación de los nutrientes. Además, también desinfecta la zona y hace que esté libre de grasa.
  • Evita secadores y planchas: es mejor que dejes que tu cabello se seque de forma natural para, así, evitar dañarlo, quemarlo y estropearlo.
  • Masaje el cuero cabelludo cuando te duches: es una práctica sencilla con la que conseguirás activar la circulación en la zona y, así, activar el crecimiento del pelo.
  • Evita fumar y beber alcohol en exceso: ya que contienen toxinas que pueden afectar a la asimilación de los nutrientes y, por tanto, el pelo, la piel y las uñas se verán resentidas.

Aquí te dejamos más consejos para evitar la caída del cabello.

Caída del cabello: cuándo preocuparse (y cuándo no)

Editorial ‘Vaquero deluxe’, Vogue Joyas, Diciembre 2011.

© Hunter & Gatti. Realización: Sara Fernández de Castro

Puede que sea un tema que te preocupe en cualquier época del año, pero la realidad es que cuando más se habla de la caída del cabello es ahora. No en vano, los expertos lo confirman: aunque la caída estacional puede producirse en cualquier momento, en otoño es más común y, por tanto, es cuando más conscientes somos de ella. “De media perdemos entre 100 y 150 cabellos al día. En otoño este número se incrementa. En mujeres de pelo largo lo podemos detectar, sobre todo, en los cabellos que quedan en el cepillo, en los que dejamos en la ducha, en los que quedan en la almohada y en los que se quedan en los hombros ”, nos explica el doctor Miguel Sánchez Viera, director de IDEI ( Instituto de Dermatología Integral

Pero claro, ver todos esos indicios de los que habla el doctor siembra la duda. ¿Es una caída puntual (y normal) o debería ir al médico? Obviamente, no es fácil dar una respuesta cerrada y universal, pero hay unos cuantos signos que pueden hacer saltar las alarmas. De la misma manera que hay otros que pueden tranquilizarnos. “La caída estacional es más intensa durante el lavado del cabello o el cepillado diario. En la mayoría de las patologías que cursan con caída de pelo, ésta es lenta y continua, no existen momentos concretos con más caída ni situaciones que la favorezcan”, explica la dermatóloga Cristina de Hoyos, directora técnica de Clínicas Ceta. Es decir, salvo excepciones en algún tipo concreto de alopecia, notar que tu cabello se cae en un momento determinado no tiene por qué ser síntoma de preocupación porque este tipo de caída puntual y limitada en el tiempo –conocida como efluvio telógeno– no requiere tratamiento y se recupera pasado un tiempo. Otro tipo de caídas puntuales que no suelen necesitar tratamiento son las producidas por situaciones de estrés o tras un embarazo (concretamente a los 3 ó 4 meses de dar a luz, momento en el que disminuyen los niveles de estrógeno responsables del anclaje del pelo al cuero cabelludo).

¿De qué manera podemos saber que nuestra caída es preocupante?
Tal y como nos explica Eduardo López Bran, director de Imema y jefe de dermatología de Hospital Clínico San Carlos, debemos acudir a un dermatólogo al observar “una pérdida de pelo excesiva y mantenida o ante el adelgazamiento del cabello”. Es decir, tal y como explica Viera, si transcurridos entre 2 y 4 meses de esa caída (supuestamente estacional) notamos que la densidad del cabello ha disminuido, que el cuero cabelludo ha empezado a clarear o que el pelo está más fino y débil, “tenemos que empezar a preocuparnos y acudir a un dermatólogo”.

Otras señales de alarma
Puesto que valorar todos los indicativos anteriores no siempre es fácil, hay otros signos visuales que nos pueden dar más pistas sobre la necesidad de ponerse en manos de un médico. Según la experta de Clínicas Ceta, deberíamos preocuparnos si:

-La caída se acompaña de pérdida de pelo en las cejas o las pestañas.
-Si la caída deja calvas circulares por distintas zonas del cuero cabelludo.
-Si existe picor en la zona donde se nota menos densidad.
-Si la pérdida de pelo afecta sobre todo a la línea de implantación frontal.
-Si en la zona donde se está perdiendo pelo existe rojez o inflamación alrededor de los folículos.
-Si la zona donde se ha perdido pelo está bien delimitada y tiene aspecto de cicatriz.

El truco de contar los pelos que se caen, ¿funciona?
Habrás oído hasta la extenuación –así hemos empezado este artículo– que lo normal es perder entre 100 y 150 cabellos al día. Y que por encima de 150 puede existir un problema. Sin embargo, contabilizar el número de cabellos que perdemos al día es casi imposible. Y aunque existe un truco que parece algo más sencillo –el de pasar la mano por tu melena varias veces seguidas, colocar todo el cabello que hayas recogido en un folio blanco y contabilizarlo (si hay más de 15 cabellos estás perdiendo más pelo de lo normal)–, los expertos aconsejan centrarse en otras señales. Tal y como explica De Hoyos, “también hay que tener en cuenta que no todo el pelo que cae en un día corresponde al pelo que debería caer ese día. Parte del pelo contabilizado puede corresponder a días previos en los cuales el cabello no se ha lavado o peinado y han quedado pelos anclados al cuero cabelludo”.

Editorial ‘Vaquero deluxe’, Vogue Joyas, Diciembre 2011.

© Hunter & Gatti. Realización: Sara Fernández de Castro

¿Lavarse el pelo todos los días puede provocar una mayor caída?
No. Lo confirman los tres expertos con los que hemos hablado. “Lavarse el cabello no va a hacer que se caiga más. Debe lavarse según las necesidades de cada persona. Incluso, si se hace deporte, se puede lavar dos veces al día sin problema”, explica el director de IDEI. Es más, el doctor López Bran va más allá y afirma que el ‘no lavado’ puede afectar de forma negativa. «Si no mantenemos una correcta higiene en nuestro cuero cabelludo estaremos poniendo en la balanza más factores para el deterioro de nuestra salud capilar (cúmulo de secreciones y descamaciones, restos de productos capilares…)». Eso sí, aunque el lavado no afecta a la caída, si estamos ante una fase de caída estacional, al lavarlo seremos más conscientes de esa pérdida de pelo puntual. “El lavado favorece que los folículos que estaban para caerse o que no se habían caído en los días previos se desanclen del cuero cabelludo y caigan por el trauma y la tracción que supone esta acción junto con la del cepillado”.

Cuidado con los productos con parabenos, tintes con amoniaco y herramientas de calor
Estos tres viejos conocidos de nuestro cabello –¿quién no ha recurrido a ellos alguna vez?– no son buenos consejeros para el cabello. Pero lo son aún menos cuando se tiene algún problema de caída. Y es que debilitan la estructura capilar, haciendo que el pelo esté más quebradizo y débil. “Todo eso sumado a un problema de caída puede aumentar la sensación de despoblación capilar”, explica Sánchez Viera.

¿La caída que no es estacional tiene solución?
Sí, sobre todo si acudes a un dermatólogo ante los primeros síntomas para un diagnóstico precoz. Eso sí, tal y como recuerda López Bran, con los tratamientos médicos actuales podemos detener el proceso de pérdida de pelo, pero dado que son tratamientos temporales «si los suspendemos se perderán los beneficios conseguidos”.

La dieta anticaída
Tal y como nos explica Eduardo López Bran, “no existen alimentos o complementos nutricionales milagro”, pero para cuidar nuestro cabello y prevenir su caída es fundamental una dieta equilibrada. Por eso el doctor Sánchez Viera insiste en la importancia de no descuidar la ingesta de hierro a través de carnes rojas, espinas y verduras; ni la de zinc, presente en carnes y pescados e “ imprescindible para el crecimiento del pelo ”. También son importantes las vitaminas A y B y evitar hábitos alimenticios basados en hidratos de carbono y azúcares. También debemos minimzar el consumo de alimentos ricos en sal y grasas “ya que pueden hacer que el cabello se caiga, esté más débil, fino y quebradizo”, explica el experto.

Si tengo un problema, ¿qué tratamientos existen?
Entre los tratamientos más nuevos y efectivos destacan los protocolos con plasma rico en factores de crecimiento plaquetarios y la mesoterapia capilar. Para atajar la alopecia desde sus primeros síntomas también se puede recurrir a los microinjertos y para zonas de despoblamiento una solución son los trasplantes de pelo robotizados “con resultados definitivos, naturales y sin cicatrices visibles”, explica el director de Imema.

¿Funcionan los productos anticaída?
Este tipo de productos, tal y como nos explica el dermatólogo de IDEI, “pueden alargar la fase anágena del cabello (la de crecimiento) y retrasar la de reposo y caída”. Por su parte, conviene reparar también en la eficacia de uno de los fármacos más utilizados para frenar la caída: el minoxidil. “Puede actuar como tratamiento preventivo o como tratamiento de la caída persé”, explica Cristina de Hoyos, que nos explica cómo este activo favorece la entrada de los folículos en fase de crecimiento, ayudando a frenar o ralentizar la caída. “Su uso debe ser diario, aplicado sobre la piel del cuero cabelludo que es donde debe actuar y no sobre el pelo, realizando un suave masaje para ayudar a su absorción. Las mujeres deben tener cuidado para que no caiga en otras zonas del rostro ya que puede dar lugar a la aparición de vello en esas zonas”.

Este es el corte de pelo que vas a desear si tienes poco pelo

15 trucos anticaída

La dieta del pelo bonito

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lea nuestra política de afiliación.

El verano afecta a nuestro cabello, haciéndolo más débil debido a las condiciones a las que se expone. La caída del pelo en verano se asocia a la debilitación por la humedad constante que provoca el sudor, el contacto con el cloro de las piscinas y la sal de mar, o por la exposición directa al sol. Otro de los factores que influye en la caída del pelo es la llegada del otoño, que acentúa de forma destacada esta pérdida.

Lo normal en otoño es que perdamos unos 100 cabellos diarios, pero si se observa una caída mayor o que no crece nuevo pelo donde cae, es cuando hay que preocuparse. Para comprobar esto no hace falta ponerse a contar uno por uno los pelos caídos, sino que hay que observar y conocer el volumen de la melena propia. Si al hacer un recogido se observa que el volumen es menor, entonces hay un proceso de caída de cabello que no es normal.

El verano afecta a nuestro cabello, haciéndolo más débil debido a las condiciones a las que se expone

Tratamientos para combatir la caída del cabello y revitalizarlo

Son muchos los tratamientos que se destinan a revitalizar el cabello y evitar su caída, por lo que se escogerá uno u otro en función de los problemas que presente el o la paciente. En función de las necesidades, los tratamientos pueden ser:

  • Infiltración de Vitaminas, oligoelementos y aminoácidos: se trata de una combinación bioestimulante que nutre el cabello desde el cabello desde el folículo capilar. Este tratamiento es más efectivo que cualquier champú anticaída, ya que estos no penetran en el folículo.
  • Carboxiterapia / Ozonoterapia: los dos tratamientos se dirigen a estimular la circulación sanguínea del cuero cabelludo. La ozonoterapia permite eliminar el exceso de grasa, prevenir la caspa y limpiar y restaurar aquellos cabellos que estén maltratados. Con esto se consigue una regeneración de las células, ayudando a combatir la caída del cabello y fortaleciéndolo.

La carboxiterapia consiste en infiltraciones subcutáneas de dióxido de carbono, que estimula la regeneración del cabello. Este tratamiento permite resultados rápidos y eficaces.

  • PRP (Factores Plaquetarios): los factores plaquetarios permiten que se incremente la vascularización de la zona y que se cree más colágeno.
  • Infiltraciones de Antiandrógenos: los andrógenos son hormonas masculinas que influyen en la alopecia androgénica, es decir, en la pérdida de densidad del cabello. Los antiandrógenos se dirigen a inhibir la acción de esas hormonas sobre la raíz del pelo, lo que permite que haya más densidad capilar y se prevé la caída.
  • Láser para estimular la fase de crecimiento del cabello: este tratamiento se dirige a hacer que el pelo salga más fuerte, ya que se trabaja sobre el folículo piloso y se evita su miniaturización.

¿Por qué se cae el cabello durante el verano?

Una persona normal pierde de 100 a 125 cabellos al día, tres mil al mes y al año entre 30.000 y 40.000. Nuestra cabeza tiene 100.000 cabellos y durante el verano las mujeres son las más perjudicadas.

La caída de cabello en esta época se acentúa por distintos factores:

1.- La caída de estrógenos en la mujer genera que cada 14 días se renueven las hormonas (progesterona y estrógenos). En primavera sus niveles aumentan y representa el fin de la hibernación y el inicio de las temperaturas que llaman a la reproducción.

La luz en el ojo actúa sobre el sistema hormonal potenciándolo, lo que permite una elevación de estrógenos en primavera y se reduce al final del verano.

2.- El estrés en primavera aumenta mucho más en esta temporada y permite la caída del cabello.

3.- La radiación ultravioleta acelera la fase de caída.

4.- El cabello cuenta con un ciclo de vida de tres años. El crecimiento (telógeno) ocurre durante dos y dos años y medio. El reposo (telogen) se extiende de cuatro a seis meses, sin embargo, el calor y las hormonas acortan esta fase, lo que favorece a su caída.

5.- La anemia o un sangrado mestrual muy fuerte también provoca la caída de cabello, así como las dietas repentinas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *