0

Calamares tiernos truco

Mucha gente cree que disfrutar de un buen calamar frito es comer algo tierno, rozando lo blandurrio, y eso no es así. Pero también es cierto que si al morder el calamar queda muy correoso no es nada agradable, por no decir horripilante. No obstante alguien me dijo una vez que en el calamar siempre debe notarse un poco en la mordida, si no se pierde cierta naturalidad, y es verdad. Pero conseguir el punto perfecto con este cefalópodo en una fritura se nos antoja complicado en una casa con los medios habituales. Por regla general salen duros, por mucho que los congeléis o los compréis a precio de millón. Hay que tener en cuenta otros aspectos para que el bocado sea como cuando los comes por Galicia o por el sur de España.


Sin duda clave es la frescura del producto y la cocción, y sobre esto último tener en cuenta los dos puntos de cocción de estos invertebrados, algo de lo que ya os hemos hablado en varias ocasiones. Pero también hay algunos métodos para que el calamar quede un poco más tierno sin restarle naturalidad. Vamos a contaros un pequeña técnica muy popular por ahí con la que asegurar una ternura extra que lo convertirán en un bocado excelso. ¿A quién no le gustan los calamares fritos?
Esto que os vamos a recomendar no sirve si los vais a preparar a la plancha ya que en ese caso si el calamar es de calidad, insistimos mucho en eso, se trata de cocinarlo vuelta y vuelta en una parrilla a fuego muy fuerte y servir. O si los calamares son cocinados en un guiso, en este tipo de cocción siempre os vamos a recomendar dejarlos ‘sobrecocer’, es así como quedarán naturalmente muy tiernos y creemos que a la gente más les gusta.
Y destacar que siempre hemos creído que cuando los comíamos muy tiernos por ahí era porque eran muy frescos, pero para nada. Es porque los compran ‘tratados’ y les añaden enzimas o productos para disolver totalmente el colágeno del animal. Un asco. En cambio hay una técnica que creemos que es bastante interesante, el marinado de leche, y con un detalle que vemos que a veces se pasa por alto en algunas webs, usar algo de sal. Hemos hecho algunas pruebas solo con leche y no se obtiene el resultado esperado. La mejor forma dicen que es dejarlos con leche y sal toda una noche. Una sal necesaria para que la leche penetre en el calamar por el famoso proceso de la impregnación, así, éste se hidrate y se suavice su textura sin interferir en el sabor. Además la leche se debe de usar por el suero que contiene enzimas naturales y ácidos que suavizan la carne no solo del calamar sino de cualquier otro animal.

Los resultados son los que son, ocurre algo en el calamar que lo hace más tierno y, para nosotros, perfecto, pero cuidado, no busquéis una ternura excesiva porque ya os hemos contado que no se consigue y tampoco sería natural. Vamos con ello, para un calamar fresco de 800 g utilizaremos 400 ml de leche entera y 1/2 cucharada de sal, que quede una leche ‘sabrosa’. Harina de trigo duro (para frituras) y aceite de oliva virgen para freír.


Aquí el calamar eviscerado y sin piel, como gusta en casa. El cuerpo lo cortamos en anillas y las aletas en 2-3 trozos. La cabeza en dos trozos.

Los desechos, veréis la bolsa de la tinta en el plato justo arriba. Podéis guardar solo eso.

Listo.

Lo sumergimos en la leche con la sal ya mezclada y reservamos en la nevera 12 horas.

Los escurrimos sobre un colador durante un buen rato para que además cojan temperatura.

Los secamos con papel de cocina, los pasamos por harina y a freír. ¿Qué tipo de harina? La que usamos ahora es de trigo duro.
Freímos con el aceite muy caliente, unos 170º, pero vamos, cuando veáis que empiece a humear. Y los echaremos de poco en poco y bien sacudidos de harina.
Los colocamos sobre papel absorbente y al plato a comer.
Si conocéis alguna técnica mejor, o pistas sobre como conseguir que queden más tiernos de una forma más rápida, no dudéis en decírnoslo.
Salud.

Una de las variantes de mariscos que existen en el estado y que no está mayormente difundido como lo es el pescado, es el “Ceviche de Calamar”, el cual es también muy delicioso y económico, por lo que a continuación los invitamos a preparar esta receta al estilo sudcalifornio.

INGREDIENTES PARA CEVICHE

1 kg de Calamar (lo puedes comprar en trozos en la Pescadería, Centro Comercial o Mercado Municipal).

¾ de un vaso de jugo de limón

1 manojo de cilantro

1 Cebolla blanca o Morada

3 Jitomates medianos

1 Chile Serrano

1 cucharada de sal

Una pisca de pimienta

2 chiles jalapeños en rajas en escabeche y 1 cucharada de su jugo

1 taza de Clamato

Salsa de Tomate

Salsa Marisquera

Salsa Huichol

Tostadas o Galletas saladas

INGREDIENTES PARA COCER EL CALAMAR

2 hojas de laurel

1 cucharada de vinagre

2 Cucharadas de sal

PREPARACION DEL CALAMAR

De preferencia compra el calamar en trozos y así será más rápido, pones en agua a hervir en un olla con aproximadamente 1 litro de agua, agregas todos los ingredientes, sal laurel y vinagre, déjalo hervir por cinco minutos y agrega el calamar, deberá estar listo en unos dos minutos, sabrás que está listo cuando pinches el calamar con un tenedor y se introduzca sobre el suavemente. Deja enfriar y retírale la pielecita de arriba que seguramente ya se ha desprendido en la mayor parte.

Una vez listo empieza a picarlo en cubos pequeños del tamaño de un bocado. Reserva en el refrigerador.

Recuerda que hay formas diferentes ingredientes para la cocción del calamar, además los calamares tienen dos puntos de cocción. Uno es rápido, a los 2 minutos de estar cocinándose, un ejemplo de esto son las rabas. Pasado este punto el calamar se endurece, y vuelve a estar tierno recién después de 40 minutos o más de cocción, este último es utilizado para los caldos, este no es nuestro caso.

PREPARACION:

Corta la cebolla blanca o morada según prefieras, de manera que quede muy fina y Reserva.

Coloca en un recipiente el calamar picado y agrega la cebolla fina, ½ cucharadita de sal, una pisca de pimienta y báñalo uniformemente con el jugo del limón. Mezcla los ingredientes deja reposar esta preparación en el refrigerador aproximadamente 30 minutos, de manera que se logre la cocción de la cebolla con jugo del limón y los sabores se adhieran al calamar.

Una vez pasados los 30 minutos saca el calamar del refrigerador, mezcla nuevamente y prueba un bocado del calamar para que te cerciores de que su sabor ya se mezcló con los ingredientes y la cebolla esta lista.

Una vez listo el calamar, pica finamente el cilantro, jitomate y chile serrano, y agrégaselos al igual que el jugo y los chiles jalapeños en escabeche y el clamato. Mezcla nuevamente los ingredientes y deja reposar unos minutos más para que se adhieran los sabores.

PARA SERVIR:

El ceviche está listo para servirse, lo puedes consumir en un plato hondo tipo bowl o copa, acompañando con galletas saladas, totopos o tostadas.. También se le agrega según el gusto de cada persona, la salsa de tu preferencia, marisquera, de tomate o huichol y está listo para saborearse en un día soleado..

El calamar es ya un platillo famoso, principalmente por ser considerado un manjar de la cocina oriental. Lentamente, ha pasado a formar parte de la cocina occidental. Pero, ¿Qué hay detrás de este delicioso platillo? El calamar contiene un alto contenido en proteínas, muy bajo en calorías, alto en vitaminas y minerales tales como: potasio, zinc, y otros. También, al igual que el pulpo, favorece un incremento de las defensas del sistema inmunológico y además, contribuye a la recuperación de dientes, cartílago y huesos.

En esta ocasión, les daremos unos sencillos pasos para preparar este delicioso platillo a la mantequilla. Para ello, necesitaremos:

(Porción para 3 o 4 personas)
-1/2 barra de mantequilla (o 120g aprox.)
-1kg de calamar en filete
-unas hojas de cilantro
-250gr de queso para gratinar
-sal y pimienta al gusto

Para preparar este sencillo platillo, sólo debemos poner a hervir el calamar previamente picado en cuadros. El tiempo de cocción es de aproximadamente 40 minutos.
NOTA: Hay que tener cuidado y revisar cada 10 minutos, hasta que el calamar quede blando; si se excede el tiempo de cocción, puede quedar muy duro.
Una vez hervido el calamar, se derrite la barra de mantequilla POCO A POCO en un sartén y se adiciona el calamar. Conforme el calamar absorba la mantequilla, se debe agregar un poco más. No es recomendable agregar la barra completa o se corre el riesgo de que nuestro calamar quede seco. Si este fuera el caso, se puede solucionar agregando ¼ de taza del agua con el que hervimos el calamar.
Por último, se recomienda preparar un poco de arroz para acompañar al calamar. El queso se coloca por encima una vez servido el calamar, junto con las hojas de cilantro previamente picadas. ¡Listo, es todo lo que necesitamos para este manjar! Adicionalmente, cabe destacar que el calamar contiene únicamente 80 calorías x 100gr.

Consejos para que las rabas salgan tiernas

Para los costeños comer y preparar rabas es cosa de todos los días, pero para aquellos que vivimos alejados del mar es un platillo que solamente consumimos al ir a un restaurante o de vacaciones en la playa. Las rabas son muy fáciles de preparar y económicas, dado que en todas las pescaderías venden calamares y ese es el ingrediente principal de esta preparación. Sin embargo, hay algunos consejos que deberías tener en cuenta a la hora de cocinar rabas para que te salgan tiernas y no gomosas.

Ingredientes

  • 4 calamares

  • ½ de leche tibia

  • Sal

  • Pimienta

  • Limones

  • Aceite para freír

  • Harina

  • 3 huevos

  • 1 cucharada de perejil fresco

  • 1 diente de ajo

Elaboración paso a paso

  1. Para hacer las rabas primero tendrás que limpiar los calamares quitándole a cada uno de ellos el cartílago, las extremidades, la tinta (que es la zona más oscura) y la piel marrón para que quede el tubo vacío.
  2. Corta los tubos de calamares en aros transversales de un centímetro de ancho y colócalos en un recipiente con leche tibia durante ½ hora para que las rabas no queden gomosas.
  3. Mientras haz una mezcla con los huevos batidos, el perejil picado, la sal, la pimienta y el diente de ajo machacado.
  4. Ya transcurrida la ½ hora, escurre los anillos de calamar y colócalos dentro de la mezcla de los huevos y posteriormente pásalos por harina. Tip: si fuera necesario quitar el exceso de harina, pon las rabas crudas en un tamiz y sacúdelo.
  5. Calienta abundante aceite en una sartén y cuando esté burbujeando echa las rabas de a poco, ya que no es necesario llenarla por completo, pues esto disminuiría la temperatura y haría que absorban mucho aceite.
  6. Una vez que estén doradas, retira las rabas con la ayuda de una espumadera y colócalas sobre papel de cocina absorbente para quitar el exceso de aceite y queden tiernas por dentro y crocantes por fuera.

Consejos

Antes de servirlas en la mesa, prueba una raba para saber si está bien de sal y en caso de faltarle échale un poco de sal al resto. Sirve con gajos de limón y dip de tomate con albahaca o salsa tártara.

Los secretos de los calamares

Calamares fritos. M. LLANO / ELCOMERCIO.ESGijón Lunes, 2 marzo 2015, 19:13

Calamares fritos

Ingredientes Calamares frescos de entre 800 y 1.200 gramos/ Harina/ Aceite de oliva virgen extra/ Rayadura de limón Preparación Limpiamos los calamares dejando la piel. Cortamos y pasamos por harina. Freímos en abundante aceite de oliva virgen extra y, una vez fritos, a la hora de emplatar, rayamos la cáscara de limón sobre ellos. Receta de Edgar de Miguel (180 grados (Oviedo)

Calamar con patatinas

Ingredientes Tres calamares de 600 gramos cada uno/ Medio kilo de patatas/ Un kilo de cebollas/ Dos dientes de ajo / Aceite de oliva virgen/ sal Preparación Lavamos los calamares y los picamos en trozos. Picamos la cebolla y la añadimos a la pota. Sobre ésta, ponemos el calamar, añadimos aceite hasta cubrir unos dos dedos y echamos el vino blanco. Añadimos el ajo picado y guisamos a fuego lento durante una hora aproximadamente. Disolvemos la tinta del calamar y se la añadimos. A continuación, freímos las patatas en trozos y las añadimos al guiso, terminándolo cuando éstas cojan la salsa. Si hiciera falta durante el guiso añadiremos fumé de pescado. Servimos caliente y caldoso. Receta de Ramona Menéndez (Casa Belarmino. Manzaneda (Gozón)

Arroz con calamares

Ingredientes 250 gramos de calamares/ 150 gramos de almejas/ Media cebolla/ Medio pimiento verde/ Cien gramos de arroz/ Perejil picado/ 300 gramos de caldo de pescado/ 100 ml de vino vino/ 80cl de aceite de oliva virgen/ 1 diente de ajo/ sal Preparación Hacemos un fondo con la cebolla, el pimiento verde y los calamares, guisando durante 30 minutos. Añadimos el vino y dejamos hervir cinco minutos. Se saltea el arroz con el ajo y el aceite y se le añade el caldo de pescado. Después, añadimos el fondo de calamares y las almejas. Añadimos el perejil y cocemos 15 minutos. Receta de Juan Carlos Marquijano. (Las Delicias. Gijón)

Calamar hasta el fondo

Ingredientes Un calamar de potera de 500 gramos/ Aceite extra virgen/ Un pimiento verde/ Una cebolla picada fina / 500 gramos de caldo de bogavante/ Vino blanco/ Jerez/ 5 gramos de mantequilla/ Cebollino picado y estragón. Preparación Envasamos al vacío los tentáculos más largos con los interiores, aceite y estragón. Cocemos dos horas a 54 grados. Salteamos violentamente el resto de tentáculos. Desglasamos con el vino y el fino. Incorporamos el guiso y montamos con mantequilla. Hacemos el calamar en fina juliana y lo confitamos en fuego directo, añadiendo callena molida. Añadimos salteado de cebollino y hierbas frescas. Receta de José Antonio Campoviejo. (El corral del Indianu. Arriondas)

Basta probar un calamar fresco para darse cuenta de la capacidad de hacer disfrutar que lleva dentro este cefalópodo. No necesita más que ser pasado por la plancha, salado y servido al comensal, para desbordarlo de sabor. Claro, lo difícil es que el calamar sea fresco y no congelado o semicongelado, pero eso ya es la batalla de cada día, en un sector tan amplio como es el de la hostelería, en el que de todo hay.

No es cosa del precio que, si no es de potera, (una técnica y utensilio de pesca) no es tan alarmante como se puede creer: «Nosotros como compramos siempre y compramos cantidad, tenemos un precio de calamar fresco bastante estable, claro no vale lo mismo que si es congelado», explica Marta Aguilera, responsable de Las Delicias, en Gijón.

¿Y cómo sé si están frescos?

A la hora de adquirirlos hay que tener en cuenta que la piel de los frescos es transparente, dejando ver un color blanco nacarado. Es importante que su tinta no tenga gránulos y que su carne esté dura y lisa.

¿Solo a la plancha?

No, claro. El calamar, el cefalópodo más consumido enEspaña, tiene un buen número de preparaciones para disfrutarlo. Desde un guiso con patatas hasta en fritura, pasando por el arroz con calamares o los platos de alta cocina como el que propone en estas páginas José Antonio Campoviejo, de El Corral delIndianu: Calamar hasta el fondo. En un guiso tradicional, de guisandera como es Ramona Menéndez, de Casa Belarmino, «importa mucho el fuego lento». Este restaurante de Manzaneda, en Gozón, en el que sobre todo en época veraniega es complicado encontrar sitio para comer si no se reserva, lo hacen por encargo y se prepara «afogao o en guiso de patatas». Si se opta por la segunda fórmula, bien para tomarlo allí o bien para hacer la receta en casa, «hay que cuidar que el caldo del guiso sea abundante y que la cebolla esté bien pochada». La cocina de Casa Belarmino se basa, precisamente, en eso: «Para nosotros lo fundamental es el guiso y que este sea lento.Para un bonito en rollo, por ejemplo, pochamos durante tres horas la cebolla».

Para hacerlos fritos, un truco con el limón

¿Y fritos? Fritos pueden estar muy buenos. Unos de los que llaman la atención son los del restaurante 180º de Edgar de Miguel, enOviedo, que los prepara con limón, pero saltándose lo que para él son los problemas del limon.El primero «que el limón es ácido» y el segundo, que, cuando salen recién fritos, si se les añade el limón, «acabas con lo crujiente». La técnica clave del cocinero de 180 Grados, es «rayar corteza de limón después de freir.Así aromatizamos con el limón pero evitamos el ácido del zumo y que al servirlos y echarle limón acabe con el crujiente del rebozado, que es la gracia». Además, claro,de usarlos frescos:»Yo, al limpiarlos no les quito la piel, no me parece que quitársela aporte».

Las leyes de las rabas

El cefalópodo rebozado y frito, la raba, es toda una seña identidad cántabra. Para preparar los mejores calamares fritos, algunas claves que señalan los expertos en rabas son tres de la vecina comunidad autónoma son tres:

1. La calidad del producto

Para las rabas se puede emplear cualquier cefalópodo. No importa que haya estado congelado, si es de buena calidad, el proceso de congelación puede contribuir incluso a que estén más tiernos y que ayuda a romper las fibras.

2. El tipo de harina

En el mercado existen decenas de tipos de harinas. Para preparar las rabas lo más importante no es el tipo de cereal con el que esté hecho la harina, es el grado de molienda. Para las rabas se aconseja una harina poco refinada, similar o igual que la que se necesita para la elaboración de la masa del pan. De este modo al estar el grano menos molido este crujirá después de frito. Fundamental para que unas rabas estén crujientes es que antes de freirlas se encuentren bien frías. Cuanto mayor sea mayor sea el contraste de temperatura entre la rabas con la harina y el aceite, más crujientes quedarán.

3. El aceite

El aceite para freír las rabas debe de ser un aceite limpio, sin usar, esto es fundamental ya que al freír la harina absorbe parte del aceite y si este es deficiente, tiene sabores de frituras anteriores ó está quemado arruinará los calamares.

Trucos de un cocinero

El chef Fernando Canales también ha elaborado algunos consejos para elaborar los calamares fritos:

Para la tempura: importantísimo dejarla reposar y agregar cerveza en vez de agua porque así tendrá un color más bonito, más tostado.

Para el calamar o pota: congelarla, una vez descongelada hacer cortes en la tela casi invisible que tiene, cortar más o menos del mismo grosor y luego remojarla en leche porque la proteína que contiene esta las reblandecerá aún más.

Para freír: preferible que sea en abundante de aceite de girasol, porque la raba se fríe bien cuando se sumerge en el aceite. «Lo freímos con aceite de girasol porque su sabor es más neutro y no queremos que el aceite de oliva le robe protagonismo al sabor del calamar o chipirón», explica este cocinero.

Inexorablemente pasa el tiempo.

Los días se alargan. Los azahares florecen y poco a poco vamos notando la llegada del verano. La estación tan temida por muchos. La esclavitud y irrealidad de las modas actuales hacé entrar en pánico a mas de uno tras los excesos invernales. Pero no hay que desesperar. Con algo alimentación correcta y un poco de ejercicio, recobremos el peso anterior. Quedaron atrás polvorones, mantecados y torrijas. Pero se avecinan retos igual de difíciles para los amantes del buen comer. Cervezas con sus tapitas, helados y todo tipo de excesos.

Que nos cuidemos un poco a la hora de comer no quiere decir que tengamos que renunciar al placer de un plato sabroso. No todo son ensaladas sosas y aburridas. Hay mucho de donde elegir. Los calamares son una buena opción, ya que solo aportan 170 kcal por cada 100 g.

En la receta de hoy vamos a utilizar todos productos que son bastante bajos en calorías y con un método de cocción ideal para cualquier dieta. Pero recuerden que para llevar una dieta equilibrada, lo recomendable es visitar a un nutricionista. Las dietas que normalmente suelen popularizarse en los meses previos al estío prometen resultados rápidos y generalmente son poco sanas. Lo ideal es cuidar nuestra alimentación durante todo el año y no solo los meses previos a lucir el bikini.

Receta:

Calamar a la plancha estilo mediterráneo sobre una cama de verduras grille

Ingredientes (4 porciones):

4 calamares grandes

2 zucchini (calabacines)

2 berenjenas medianas

1 pimiento rojo

1 pimiento amarillo

4 tomates pequeños no muy maduros

8 espárragos trigueros tiernos

Para la salsa verde al estilo sardo:

1 un puñado pequeño de perejil

10 hojas de albahaca fresca

1 diente de ajo

1 guindilla pequeña

Zumo de 1 limón

AOVE c/n

Elaboración:

Comenzamos por limpiar los calamares. Para ello separamos los tentáculos del cuerpo. Retiramos el pico que se encuentra entre los tentáculos haciendo una leve presión en torno a el. Se desprende fácilmente. Enjuagamos con abundante agua y reservamos. Tomamos el cuerpo y con cuidado retiramos todas las vísceras. Las desechamos. Una vez vacío el tubo o cuerpo del calamar retiramos la pluma. Parte cartilaginosa que hace de sostén a la estructura del calamar. Una vez eliminada la pluma, damos vuelta el tubo para limpiarlo mejor. Para ello nos ayudamos con el cabo de un tenedor o cuchara. Bajo el chorro de agua eliminamos la piel. Esta se remueve con bastante facilidad bajo el agua. Reservamos.

Lavamos bien las verduras. Las cortamos los zucchinis, las berenjenas y los pimientos en rodajas de aproximadamente 1 cm y reservamos. Los tomates los partimos a la mitad y reservamos.

Para preparar la salsa verde al estilo sardo usaremos un mortero.

Colocamos en el mortero primero la guindilla y el perejil. Damos unos golpes de mortero antes a añadir el ajo y la albahaca. Mixturamos bien a golpe de mazo a medida que vamos añadiendo poco a poco el AOVE. Por ultimo incorporamos el zumo del limón y un poco de sal gorda o gruesa. Llevamos al frigorífico para que repose al menos media hora antes de consumirla. El reposo potenciara los sabores y los aromas.

Para grillar las verduras calentamos muy bien la plancha. Antes de poner las verduras en la plancha bien caliente la pintamos con un poquito de aceite de oliva, solo como para que no se peguen. Cocinamos cada rodaja 2 minutos de cada lado aproximadamente hasta que tengan un bonito color dorado. Los tomates los colocamos primero ya que tardaran mas en cocinarse. Se colocan con el corte sobre la plancha, una vez listos por ese lado podemos dar la vuelta. Las puntas de espárragos trigueros se colocan a último momento por que están enseguida.

Antes de la cocción de los calamares los secamos muy bien con papel de cocina. Esto facilitara que tomen el color dorado característico. Precalentamos la plancha. Una vez que se encuentre bien caliente pintamos la plancha con aceite de oliva, sólo para evitar que se pegue. Cocemos un minutos de cada lado y retiramos. Hacemos unos cortes sobre el cuerpo del calamar como si quisiéramos cortar unos anillos. Los cortes se realizan sin cortar del todo, evitando así que se separe el anillo del resto del tubo. Llevamos nuevamente a la plancha y cocinamos un minuto mas por cada lado.

Emplatado:

Sobre un plato fuente colocamos la cama de verduras grilladas. El calamar lo ponemos en forma de aro sobre las verduras grilladas. Rociamos todo con un poco de la salsa verde estilo sardo. También es posible acompañar todo con un puñado pequeño de papas fritas artesanales. Bien crujientes por fuera y cremosas por dentro. Acompañamos todo con una salsera con mas salsa verde estilo sardo.

Podemos acompañar con una copa de vino blanco.

Espero que esta receta sea del gusto de todos aquellos que quieran disfrutar de un plato sano y sabroso.

Imagen gentileza de Arroceria El Hatillo

Calamares fritos, trucos y consejos

Si sigues los consejos de esta receta de calamares fritos te quedarán siempre a punto, tiernos, doraditos y crujientes.

Aunque es importante seguir estos consejos, el principal secreto del plato es el producto, un calamar fresco y tierno ya casi te asegura el éxito. De todas formas te conviene entrar a ver nuestros trucos para una fritura perfecta.

Trucos y consejos previos para hacer calamares fritos

  • Aunque pueda parecer lo contrario, cuanto más grande sea el calamar, más tierno estará al freír.
  • Los calamares para fritura y plancha llevan muy poca cocción, pero en los guisos admiten cocciones más largas. En la fritura nos basta 1 minuto, si seguimos friendo se pondrán duros.
  • Es efectivo el truco que nos envió nuestra amiga Elena Acedo desde Huelva y ha funcionado: sumerge los calamares una vez limpios y troceados en leche durante al menos media hora y quedan siempre tiernos.
  • Hay que seguir dos reglas: el aceite debe estar bien caliente, empezando a humear, y el calamar debe tener la harina justa. Te explicamos cómo conseguirlo.

INGREDIENTES para una ración

  • Un calamar grande
  • Harina de trigo especial para freír (puedes sustituirla por harina de garbanzo con lo que tendrás una fritura SIN GLUTEN)
  • Sal (muy poquita porque los calamares aportan mucha)
  • Aceite de oliva suave

ELABORACIÓN de los calamares fritos

  1. Limpiamos muy bien el calamar de pieles y aletas. En algunas zonas del Mediterráneo no le quitan la piel buscando que quede más tierno.
  2. Lo cortamos en anillas gruesas, de algo más de 1 cm de anchas y lo cubrimos de leche, y esperamos un mínimo de media hora. Lo escurrimos bien y secamos con papel de cocina.
  3. Salamos con un poquito de sal fina y removemos.
  4. En una bolsa de plástico ponemos bastante harina y vamos echando los calamares de poco en poco. Movemos la bolsa de arriba a abajo para que cojan la harina justa. De todas formas al sacarlos los ponemos en un colador para sacudir el exceso de harina.
  5. Los sumergimos en aceite caliente en el que hemos puesto una tira de piel de limón sin nada de blanco. La temperatura en freidora es de de 175º. En sartén podemos comprobar la temperatura añadiendo al aceite un trocito de pan: si se queda en la superficie sin hundirse y burbujeando, está a la temperatura correcta.
  6. Freímos un minuto hasta que doren ligeramente y escurrimos el exceso de aceite sobre papel de cocina antes de servir.

Hoy cocinamos Calamares a la Romana, una receta clásica y tradicional, en la que además te doy unos trucos para que los Calamares queden tiernos y muy esponjosos.
Los Calamares a la Romana son una tapa típica española que sirven en muchos bares, ó restaurantes, bien calentitos y esponjosos. Para conseguir que los calamares queden super tiernos, hay un pequeño truco que consiste en poner las anillas de calamar limpias a remojo en leche durante al menos 1 hora antes de su fritura.
Para que los calamares a la romana queden esponjosos, hay otro truco que me enseñó mi madre que consiste en añadir un poco de levadura en polvo en la harina de trigo donde vamos a rebozar los calamares.
Aquí os dejo la vídeo receta de los Calamares a la Romana para que veáis que tiernos y esponjosos quedan¡¡

INGREDIENTES DE CALAMARES A LA ROMANA PARA CUATRO PERSONAS:

  • 500 Gramos de Anillas de Calamar ó Pota
  • 250 Mililitros de Leche
  • 2 Huevos
  • 60 Gramos de Harina de Trigo
  • 1 Cucharadita de postre de Levadura en Polvo ó Polvos de Hornear (6 g)
  • 400 Mililitros de Aceite especial para freír

Para decorar/servir:

  • Medio limón
  • Perejil fresco

ELABORACIÓN PASO A PASO DE LOS CALAMARES A LA ROMANA:

  • Teniendo bien limpias las anillas de calamar, la ponemos a remojo en un bol con leche hasta que las cubra. Tapamos con film plástico e introducimos en el frigorífico al menos una hora antes de su cocinado.

  1. Tras el remojo oportuno, escurrimos muy bien los calamares a través de un escurridor los dejamos unos minutos.
  2. Ponemos un cazo pequeño y profundo al fuego y vertemos el aceite al menos que sobrepase la mitad del mismo y dejamos que se caliente.
  3. Mientras secamos con papel de cocina absorbente las anillas de calamar.
  4. En un bol ó recipiente pequeño y hondo ponemos la harina y la levadura en polvo y mezclamos bien.
  5. A continuación, y uno a uno, vamos rebozando el calamar por la harina de manera que se impregne bien por todos los lados.
  6. En otro bol, cascamos los huevos frescos y batimos ligeramente sin que lleguen a espumar.
  7. Trasladamos el calamar rebozado de harina al huevo y lo impregnamos de él por todos los lados.
  8. Volvemos al cazo del aceite, y para asegurarse que el mismo está a la oportuna temperatura para freír, ponemos un palillo y si el mismo flota y burbujea, es el momento de empezar a freír los calamares.

  1. Ponemos el fuego a temperatura media e introducimos el calamar pasado por el huevo.
  2. Esperaremos unos segundos en añadir el segundo calamar para que no baje la temperatura del aceite en exceso.
  3. Así lo haremos con todos, primero pasamos el calamar por la harina, después por el huevo, y directamente freiremos.
  4. Iremos dándoles la vuelta y dorándolos a nuestro gusto.
  5. Los iremos retirando a un plato con papel absorbente conforme los vayamos sacando.
  6. Tendremos la precaución de retirar los restos de huevo que queden en el aceite entre tanda y tanda de fritura.


Servimos bien calientes acompañados de unas rodajas de limón y/o mayonesa.


Ummm sencillamente deliciosos¡¡
Aquí te dejo otra tapa clásica y deliciosa como la Sepia a la Plancha con Ajo y Perejil:

Puedes Suscribirte gratis a nuestro Canal de Youtube para no perderte ningún truco y/o receta.
Para no perderte las próximas recetas ó trucos de cocina, puedes seguirme en mi página de Facebook, Twitter, Pinterest ó YouTube. Os espero¡¡¡

Los calamares a la andaluza creo que es el frito que más me apasiona. La gente que me conoce lo sabe. Además sigo pensando que están infravalorados, creo que unos buenos calamares a la andaluza son una comida de lujo.

El calamar es uno de los moluscos más versátiles que tenemos en nuestra gastronomía. Grandes recetas de nuestro país están hechas con este grandioso ingredientes. Por ejemplo otra de mis preferidas son los calamares en su tinta, acompañados de arroz blanco o patatas fritas son una delicia. A parte de esta receta de calamares, podemos hacer unos deliciosos calamares en salsa, otra maravilla.

Cómo hacer para salgan los calamares tiernos

Es un truco genial y os garantizo que la diferencia con no hacerlo es abismal. Simplemente para que tengamos unos calamares a la andaluza tiernos debemos sumergirlos en leche durante 1 hora. Luego los secamos bien y listo. Os garantizo que quedan genial.

Ingredientes para hacer calamares a la andaluza

  • 2 calamares limpios
  • Harina
  • Sal
  • Leche

Cómo hacer calamares a la andaluza

1.- Limpiamos bien los calamares, fuera tripas y piel. Si tenemos un buen pescadero que nos los limpie perfecto, si no poco a poco y con paciencia los limpiamos debajo del grifo.

Los cortamos en anillas y los dejamos en leche durante 1 hora.

2.- Los sacamos de la leche y los secamos bien con un papel absorbente.

3.- Los pasamos por harina. Yo uso un método muy útil que es enharinarlo dentro de una bolsa. Es decir, cogemos una bolsa limpia, metemos los calamares y un par de cucharadas de harina. Cerramos y movemos bien la bolsa. Saldrán los calamares perfectamente enharinados, un truco muy útil.

Deleitar el paladar con unos calamares blandos y jugosos que no tengan la textura propia de un chicle y no requieran de una larguísima masticación antes de ser ingeridos es algo que todos los cocineros ansían.

Sin embargo, conseguir que nos queden unos calamares blandos y deliciosos no siempre es fácil, ya que este animalito marino acostumbra a endurecerse bastante si no lo preparamos del modo adecuado.

¿Quieres conocer un truquito súper sencillo para reblandecerlo? Aquí tienes un truco de hogar fantástico.

Ingredientes

Un litro de agua

Un puñado de sal marina

Un chorrito de aceite de oliva

Pasos a seguir

¡No te marches aún! Esto también te puede interesar:

  1. En primer lugar, limpia muy bien las anillas y los tentáculos del calamar antes de cocinarlo.
  2. Una vez que todo esté perfecto, pon a calentar el litro de agua y añádele la sal.
  3. Cuando el líquido entre en ebullición, introduce los calamares en su interior para escaldarlos.
  4. Deja que reposen dentro de la olla durante 5 minutos.
  5. Transcurrido ese tiempo, retira el producto del recipiente y escúrrelo muy bien hasta eliminar todos los restos de agua.
  6. Hecho esto, coloca un chorrito de aceite de oliva dentro de una sartén y, cuando esté caliente, úsalo para freír este rico alimento.
  7. Sofríelos durante un rato hasta que veas que están hechos.
  8. Gracias a este remedio casero, no solo podrás degustar unos calamares blandos y llenos de sabor, sino que, además, conseguirás que estén listos en muy poco tiempo.
  9. Cuando estén en su punto, colócalos en un plato y acompáñalos por unas patatas, una ensalada o cualquier otro tipo de guarnición que te guste. ¿Has visto qué fácil y rápido es preparar un sabroso plato de calamares?

Los beneficios de este remedio casero para cocinar calamar y que quede blandito son los siguientes:

  • Es muy fácil de preparar.
  • Recurre a ingredientes económicos y naturales.
  • Nos ayuda a reblandecer los calamares y a elaborar deliciosas recetas de cocina.

Anímate a descubrir más trucos caseros relacionados con el mundo de la cocina y la alimentación accediendo a nuestro post titulado Ablandar carne con limón.

Receta de Chipirones a la plancha tiernos

Chipirones a la plancha – Calorías, trucos y consejos

100 gramos de chipirones a la plancha contienen entre 80 y 90 calorías, dependiendo de la cantidad de aceite utilizada y de si se añade o no el aliño propuesto. Para una receta más ligera, lo ideal es cocinar los chipirones en muy poco aceite y condimentarlos simplemente con ajo y perejil.

Cómo hacer chipirones a la plancha sin que se encojan

Lo cierto es que esto no es posible, ya que el chipirón se encoge con el calor sin que podamos evitarlo. Lo que sí podemos tener en cuenta es cómo hacer chipirones a la plancha sin que se peguen. Para ello, recomendamos tener en cuenta los siguientes trucos:

  • La plancha o sartén debe estar muy caliente antes de añadir los chipirones. De lo contrario, se quedarán pegados.
  • El aceite de oliva siempre ayuda a evitar que se peguen los alimentos, de manera que recomendamos agregar un hilo y distribuirlo por toda la superficie. Para ello, podemos coger papel absorbente y repartirlo. De todas formas, es importante tener en cuenta que los chipirones soltarán su propio jugo durante la cocción.
  • Una vez colocados los chipirones, es aconsejable mantener el fuego alto, ya que estos productos se cocinan muy rápido y no es necesario bajar la temperatura.

Otras recetas

Si la receta de chipirones a la plancha te ha gustado, te animamos a hacer tus propias modificaciones para elaborar aliños distintos. De todas formas, si necesitas algo de inspiración, siempre puedes revisar esta otra receta: «Chipirones a la plancha con limón». Así mismo, hacer chipirones a la plancha con patatas también es un acierto. Para ello, simplemente debes cocinar las patatas al horno o al microondas y servir los chipirones sobre ellas, ¡así de fácil!

Calamares a la Andaluza con” Truqui”, para que os salgan tiernos y suaves siempre y tengáis el entrante o la tapa perfecta.

Creo que serán muy pocas las personas que no les gusten los Calamares a la Romana o a la Andaluza, yo los prefiero a la Andaluza, ya que son menos pesados, el rebozado al ser solo harina es mucho más ligero y no llena tanto.

El calamar sabe más a calamar, coge menos aceite y son más sanos, así que para mí, todos los puntos se van para lo Calamares a la Andaluza con “Truqui”, que es la receta que os traigo hoy.

Con esta receta participo en el Reto de Enero en el apartado de salado de la Comunidad de Google+ Comer Especial

Y ahora vamos a cocinar.

Ingredientes para nuestros Calamares a la Andaluza con “Truqui” :

1 calamar grande. 800 gr. a 1 kg. cuanto más grande más tierno, tenerlo en cuenta.

Sal.

Leche.

Aceite de Girasol o de Oliva abundante para freír.

Receta paso a paso de Calamares a la Andaluza con “Truqui”

Como veréis en el paso a paso, el secreto de una buena fritura, solo es el aceite bien caliente, yo he usado la freidora con aceite de girasol, que no les da un sabor tan fuerte como el de oliva, y mira que me gusta el de oliva, pero según para qué, y que tengan la harina justa.

Esto es, que una vez bien salados y rebozados, que suelten toda la harina restante, y que los pongamos en el aceite de uno en uno, para que no se nos peguen, y no nos quede un mazacote de harina y calamares.

¿Cómo ablandar calamares?

Normalmente, los calamares no necesitan que les preparemos para cocinarlos, si el calamar es bueno la textura es la idónea. No obstante, algunas veces es posible que encontremos los calamares un poco duros. Esto puede ocurrir bien porque no han terminado de descongelarse del todo o bien porque al tenerlos en la nevera, la textura de la piel se ha enfriado y no le he hemos dado el tiempo suficiente como para volver a estar tan frescos como estarían si los acabáramos de comprar.

Uno de los trucos más comunes para ablandar los calamares es, ablandarlos en leche. Dejarlos la noche anterior entera sumergidos en una taza de leche. Este proceso puede llevarse a cabo, tanto con los calamares recién sacados de la bolsa como si los sumergimos cuando están ya limpios y troceados. Cuanto más tiempo los dejes sumergidos en leche, más tiernos se pondrán. No obstante, si tienes prisa, en unas tres o cuatro horas sumergidos en agua, estarán más que óptimos para cocinar.

Otro truco menos extendido pero bastante efectivo, consiste en que antes de cocinarlos, los remojes en zumo de limón. Si careces de él, puedes exprimir un limón natural encima en un plato. Los cítricos reactivan las texturas del calamar.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *