0

Calorias caqui unidad

  • 1 de 10

    Azúcares y fibra, combinación positiva

    Cuando hablamos de frutas, las calorías son lo de menos. Estos alimentos están totalmente recomendados para las personas que siguen dietas de adelgazamiento. Normalmente, las frutas crudas se consumen en desayunos, postres y entre horas. Son alimentos muy versátiles y ricos en fibra, un componente que los hace especiales. En primer lugar, la fibra es buena para la salud intestinal y ésta, a su vez, contribuye a una buena salud general.

    Además, la fibra de la fruta es la que les otorga su efecto saciante. Es decir, una pequeña cantidad de fruta reduce el hambre en mayor medida que otros productos que no contienen fibra. De esta manera, las personas que consumen fruta tienen menos ganas de comer un producto no saludable tras consumir una de estas piezas.

    Finalmente, la fibra acompaña al azúcar de la fruta en su digestión. Esta característica provoca que su absorción se produzca de manera más lenta. Esto evita picos de insulina en la sangre, lo que es positivo para la salud.

  • 2 de 10

    La sandía

    De la sandía siempre se ha dicho que es toda agua. Aunque también tiene otros componentes, se puede decir que, prácticamente, es cierto. Por cada 100 gramos de porción de sandía comestible, 94,6 gramos son agua. Esto es lo que provoca que la sandía sea la fruta menos calórica de todas: 21 calorías en 100 gramos. Pero también es una de la que menos nutrientes posee. Destaca su contenido en vitamina A y en potasio, sin embargo, no puede decirse que sea una fuente de estos compuestos.

    La principal virtud de la sandía es, precisamente, su capacidad hidratante. Se trata de una manera alternativa de consumir agua muy interesante en el verano. En esa estación es importante evitar la deshidratación. También tiene función diurética, por lo que está indicada para personas que padecen retenciones de líquidos o cálculos renales.

  • 3 de 10

    El melón

    Con 28 calorías por cada 100 gramos, el melón es una de las frutas que tienen menos calorías. Al igual que la sandía, una gran proporción de su contenido es agua. Concretamente, el 92,4% de la fruta. Se considera una fuente de potasio y de vitamina C. Además, también destaca su contenido en ácido fólico, una sustancia perteneciente a las vitaminas del grupo B que interviene en la división celular.

    El melón también es una fuente importante de agua y, como la sandía, se trata de una fruta de verano. Por esta razón, es interesante su consumo para mantener los niveles de hidratación corporal adecuados en el cuerpo.

  • 4 de 10

    El pomelo

    Este es el cítrico con menos calorías. En 100 gramos comestibles de esta fruta existen alrededor de 35 calorías. Tiene una cantidad escasa de fibra, pero un gran aporte de vitamina C: 36 miligramos en la cantidad anteriormente señalada. Los que son de color anaranjado-rojizo y rosados contienen carotenoides como el betacaroteno y el licopeno y que aportan vitamina A.

    La inmensa mayoría de la composición del pomelo es el agua. Ocupa un 90,7% del total de la parte comestible del alimento. También contiene un ácido fólico y minerales como el magnesio y el potasio.

  • 5 de 10

    La fresa

    Esta fruta de primavera es una de las más sabrosas y menos calóricas. En 100 gramos de este alimento se obtienen 40 calorías. Tienen poco menos de un 90% de agua y un 7% de hidratos de carbono en el que se encuentran sus azúcares naturales. Contiene más proporción de vitamina C que una naranja. En concreto, 58,8 miligramos por cada 100 gramos, comparados con los 50 del cítrico más famoso.

    Las fresas contienen ácidos orgánicos como el cítrico o el salicílico, este último es conocido por sus efectos antiinflamatorios y anticoagulantes. Por su contenido en vitamina C y alguno de esos ácidos, esta fruta es considerada como un buen antioxidante.

  • 6 de 10

    El melocotón

    Pisándole los talones a la fresa, se encuentra el melocotón. Esta fruta de finales de primavera y verano contiene 41 calorías por cada 100 gramos comestibles. Sorprende que, al tratarse de una fruta tan dulce, su contenido en hidratos de carbono, entre los que se encuentran los azúcares, equivalga a un 9%. El agua, sin embargo, forma casi el 90% de la fruta.

    De todas formas, a pesar de que el melocotón contiene vitamina C y potasio, no se trata de una fuente de ninguna sustancia en especial. Tampoco se puede destacar su contenido en fibra frente a otras frutas.

  • 7 de 10

    La mandarina

    Una de las frutas más populares y cuyo consumo se extiende durante más tiempo a lo largo del año. En 100 gramos de este producto se pueden encontrar 43 calorías. Las mandarinas son ricas en vitamina C, sin embargo, no llegan a contener tanta como la naranja. De todas formas, la mandarina tiene más contenido en vitamina A que el otro cítrico.

    Tienen un 88,3% de agua en su composición y, además, una serie de minerales como son el potasio, el calcio y el fósforo. La mandarina también aporta un 2% de fibra en cada una de sus piezas.

  • 8 de 10

    El albaricoque

    Es una fruta típica del verano. A pesar de que tiene un sabor dulce su aporte en hidratos de carbono es bajo: no llega al 10% de la composición de la fruta. El 87,6% es agua. Por esta razón, el albaricoque es una de las frutas menos calóricas que hay. Concretamente, contiene 45 calorías por cada 100 gramos de producto comestible.

    El albaricoque no es fuente de ningún componente en concreto, pero sí destaca su contenido en vitamina C y en potasio. Además, su color rojo-anaranjado es señal de la presencia en ellos de betacaroteno, una sustancia que pigmenta la fruta, pero que en el cuerpo se transforma en vitamina A.

  • 9 de 10

    La ciruela

    La ciruela es otra de las frutas con menos calorías gracias a su gran contenido en agua: 86,3%. Tiene 50 calorías por cada 100 gramos. Su contenido en hidratos de carbono se cifra en, aproximadamente, un 11% de su peso total. El 2 por ciento de esta fruta se corresponde con el contenido de fibra.

    El efecto laxante que tienen las ciruelas se asocia al contenido que posee en sorbitol. Además, las ciruelas contienen bastantes sustancias con capacidad antioxidante y que, normalmente, se sitúan en la piel. Las ciruelas también cuentan con vitamina E y con potasio.

  • 10 de 10

    La pera

    Al igual que la ciruela, la pera también cuenta con 50 calorías por cada 100 gramos de producto comestible. El 10,6% del contenido de estas frutas son hidratos de carbono y, el 86,7%, de agua. La cantidad de fibra es superior al 2 por ciento y destaca la que es de tipo insoluble. Sin embargo, la pera no puede considerarse fuente de ninguna sustancia en particular.

    A pesar de ello, de ella destaca el contenido en vitamina C y en potasio. Además, también tiene sustancias con efecto antioxidante como los flavonoides. También contiene ácido fólico y de fósforo.

¿Sabes cuántas calorías tiene la fruta que comes?

¿Quieres saber cuántas calorías tiene la fruta que comes? Seguro que en más de una ocasión te los has preguntado.

Aunque la fruta es uno de los alimentos más sanos y recomendables que puedes consumir, lo cierto es que no está exenta de calorías.

Antes de que comiences a hiperventilar, te explicamos. La fruta contiene una gran cantidad de vitaminas, minerales, antioxidantes, fibra y agua, pero también tiene azúcares como la fructosa.

Aquí te mostramos cuáles son las frutas que más y menos calorías tienen y cómo deberías comerla para evitar engordar.

Las frutas que más calorías tienen

Las uvas, el plátano, el aguacate, el mango, el coco, la chirimoya, el caqui, las cerezas, los higos, las brevas, el acai, el lichi y el tamarindo son algunas de las frutas que más azúcares (y calorías) contienen.

Si quieres perder peso o tienes diabetes es mejor que reduzcas su consumo lo máximo posible.

Además, si no quieres engordar, opta mejor por la fruta natural. La almibarada, deshidratada, asada o en zumo déjala para esos momentos de debilidad en los que te quieras dar un capricho.

Macedonia de frutas, una merienda ideal.

Las frutas que menos calorías tienen

La sandía, la granada, la papaya, los frutos rojos (arándano, grosellas, moras, frambuesas y fresas), la manzana, la naranja, el kiwi, el melocotón, el melón son las frutas que menos calorías tienen.

Algunas como la papaya o la piña son, además, muy digestivas. Si te gusta comer fruta de postre o tienes digestiones pesadas, son una excelente alternativa.

Cuánta fruta debes comer

Se recomienda comer tres piezas de fruta al día. Procura tomarlas siempre en el desayuno, a media mañana y en la merienda y evítalas por la noche. La fruta contiene azúcares simples que se absorben rápidamente y que no quemas fácilmente mientras duermes.

Si quieres beneficiarte de su efecto saciante, tómalas en el desayuno, a media mañana o antes de comer.

Cuadro resumen de las calorías de las frutas

Puntuación:

¿Cuántas calorías tiene la fruta fresca? Calorías de los alimentos

Con mucha frecuencia nos surgen dudas a la hora de planificar nuestra dieta, ya sea de adelgazamiento, para aumentar masa muscular, recuperarnos de enfermedades o simplemente mantener nuestro cuerpo en forma, ya que no tenemos claro cuántas calorías tiene cada alimento.

La fruta aporta nutrientes (vitaminas, minerales, etc.) esenciales para la vida. Además, su contenido en agua es alto (previene y/o corrige la deshidratación y ayuda al control y equilibrio de los líquidos del organismo. Además, su alto contenido en fibra es muy eficaz para ayudar a regular el tránsito intestinal.

Es muy habitual pensar que la fruta no engorda (o, incluso, que “adelgaza”). Sin embargo, no todas las frutas son iguales y el aporte en calorías de cada fruta puede variar enormemente.

En este artículo analizaremos la cantidad de calorías que aportan los diferentes tipos de fruta, información muy útil y, en ocasiones, sorprendente, que todos deberíamos conocer y utilizar a la hora de seleccionar las frutas con las que vamos a enriquecer nuestra dieta diaria.

Calorías de la fruta fresca

Los valores de calorías que aporta cada tipo de fruta son un promedio, ya que la cantidad exacta de calorías depende parcialmente del grado de maduración de la fruta, ya que las frutas más maduras tienen una mayor proporción de azúcares (generalmente fructosa) en su composición, lo cual aumenta las calorías de dicha fruta).

Frutas analizadas: (calorías por 100 gramos)

El contenido de esta información, expresada en forma de tabla de calorías individualizada por cada tipo de fruta va dirigido a nuestros amigos, fans y seguidores de nuestras redes sociales. Por favor, emplea los botones situados a continuación para difundir el contenido.

Aguacate: 160 cal./100g

Albaricoques: 48 cal./100g

Arándano: 41 cal./100g

Carambola: 31 cal./100g

Cereza: 58 cal./100g

Chirimoya: 82 cal./100g

Ciruelas: 46 cal./100g

Coco: 354 cal./100g

Frambuesa: 66 cal./100g

Fresas: 33 cal./100g

Granada: 67 cal./100g

Grosella: 37 cal./100g

Higo: 62 cal./100g

Kiwi: 61 cal./100g

Limón: 29 cal./100g

Mandarina: 53 cal./100g

Mango: 73 cal./100g

Manzana: 52 cal./100g

Melocotón: 39 cal./100g

Melón: 44 cal./100g

Mora: 35 cal./100g

Naranja: 47 cal./100g

Nectarina: 64 cal./100g

Níspero: 44 cal./100g

Papaya: 43 cal./100g

Pera: 57 cal./100g

Piña: 50 cal./100g

Plátano: 89 cal./100g

Pomelo: 42 cal./100g

Sandía: 30 cal./100g

¿Cuántas calorías contiene cada fruta?

Estamos acostumbrados a calificar los alimentos como buenos, malos, que engordan, que no engordan… sin saber muy bien cómo encuadrar la variedad en nuestra dieta diaria. En algunas ocasiones cuando una paciente a la hora de pesarse no ha perdido peso, indago un poco en cómo ha seguido el plan que le di, y aparentemente lo ha hecho todo bien, hasta que, preguntando e investigando, llegamos a la conclusión en que en lo único que se ha pasado ha sido en que se ha “hartado de fruta” para satisfacer su ansiedad por comer.

¡Y entonces lo comprendo todo! En ese batiburrillo de ideas y mitos que las personas que andan siempre dieta para acá, dieta para allá, tienen en la cabeza, existe el convencimiento de que la fruta no engorda y que el pan engorda mucho (tema que tocamos en un post anterior). Pues amigas mías, eso no es así. La fruta, como casi todos los alimentos, tiene calorías y lo que hemos de aprender es a conocer los alimentos por su aporte calórico y por su aporte nutricional, para aprender a valorarlo y poder encuadrarlo en nuestro plan alimenticio de forma coherente. Es la única manera posible de poder comer de todo y de una forma equilibrada. ¿La fruta engorda? La fruta está compuesta en su mayor parte por agua, normalmente entre un 75-95% de la fruta es agua, el resto es fibra, antioxidantes, minerales, vitaminas y azúcar. Fijaos bien en lo que he dicho: ¡azúcar! Y el azúcar, aunque sea en fructosa, que es el azúcar de la fruta, tiene calorías. Es por eso que se recomienda no sobrepasar las 3 o 4 piezas de fruta al día, y por supuesto tampoco prescindir de ella.

De hecho, si tomamos como ejemplo el aguacate, veremos que su aporte calórico es muy alto (232 Kcal/100 g.), es decir, que a pesar de que es una fruta, es un alimento que debemos tomar moderadamente. Creo que ahora entenderéis un poco mejor la necesidad de conocimiento de los alimentos que consumimos para insertarlos en nuestra dieta de una forma coherente y saludable. Salvando excepciones, podemos dar por sentado que la fruta es una buena aliada para ayudarnos a perder peso, ya que la fibra que aporta ejerce un efecto saciante y su gran cantidad de agua nos ayuda a eliminar toxinas y evita la retención de líquido. Es por eso que voy a pasaros una lista con las calorías de las frutas más consumidas, para que a partir de ahora tengáis unas armas fiables con las que aprender a equilibrar el consumo de fruta.

El caqui también llamado palosanto o persimón (el caqui duro) es una fruta originaria de China y Japón. El caqui tiene un sabor dulce, es de color naranja o rojizo y de pulpa carnosa, y por su alto valor nutritivo y su alto contenido en agua lo hacen ideal para desintoxicar el organismo.

Los caquis se pueden consumir con la pulpa blanda y madura, o con la pulpa dura, los llamados persimón. La variedad de caquis rojos reciben el nombre de persimón tras ser sometidos a un tratamiento que consiste en recolectar los frutos aún sin madurar y conservarlos en torno a 20 °C entre 2 y 4 días en cámaras con una atmósfera controlada. El persimón presenta un color anaranjado y su textura es más firme, lo que permite su comercialización y exportación.

Caqui

Ayuda a combatir el estreñimiento y a mantener la piel sana

Los caquis aportan una cantidad importante de hidratos de carbono, poseen una elevada concentración de calorías respecto a otras frutas, son ricos en fibra por lo que ayudan a combatir el estreñimiento, ayudan a mantener la piel sana, refuerzan los huesos por su alto contenido en calcio, ayudan a la formación de colágeno por sus niveles de concentración de vitamina C…

La tabla nutricional de la OMS recomienda el consumo al día de 3 frutas y 4 vegetales, y un sólo caqui cubre las necesidades de fruta de nuestro organismo. El caqui puede comerse tal cual, en zumos o combinarse con otras frutas. El mejor momento para disfrutar del caqui es en otoño, junto con la chirimoya o la granada.

Valor nutricional

-Calorías 127

-Grasas totales 0,4 g

-Potasio 310 mg

-Hidratos de carbono 34 g

Sodio 1 mg

-Proteínas 0,8 g

-Vitamina C 66 mg

-Calcio 27 mg

-Hierro 2,5 mg

Propiedades y beneficios

>El caqui nos ayuda a combatir el estreñimiento y mejora el tránsito intestinal debido al efecto laxante del fruto cuando está maduro.

>Por su contenido en potasio, es una fruta beneficiosa para personas con hipertensión arterial. La composición del caqui o persimón lo convierten en un buen aliado para cuidar nuestro sistema cardiovascular.

>Su aporte en antioxidantes mejora nuestras defensas naturales.

>El caqui aumenta la absorción del hierro, contribuyendo a la prevención o disminución de la anemia ferropénica.

>Esta fruta nos aporta excelentes cantidades de betacarotenos, que se convierten en vitamina A en nuestro organismo y participa en multitud de funciones: en el sistema inmunológico, cuida de nuestra vista, mantiene nuestro cabello y piel en buen estado. Además su contenido en vitamina C favorece la formación de colágeno.

>La vitamina A del caqui es muy beneficiosa para mantener unos huesos y dientes fuertes, por lo que es una fruta estupenda especialmente durante las etapas de crecimiento.

Beneficios y curiosidades del caqui

Beneficios y curiosidades del caqui

El caqui es una fruta rica en vitaminas, hidratos de carbono y minerales. Con sabor dulce, muy suave y delicado. Con grandes cualidades anti cancerigenas y múltiples beneficios para la salud. Dada su riqueza nutritiva son muy aptos para ser consumidos por multitud de personas, además de encerrar muchas curiosidades. Incluso de el se dice el siguiente refrán «el consumo de un caqui al día mantiene al doctor ausente».

Propiedades del caqui

Se trata de una fruta dulce, fácil de comer; con un alto contenido en agua lo que la hace ideal para purificar y renovar el cuerpo.

Su contenido moderado en fibra soluble, los hace adecuados:

– En situaciones de estreñimiento (pectina y mucílagos retienen agua, aumentando el volumen de las heces facilitando su evacuación), para conseguir tal efecto se debe consumir el caqui en su punto de sazón ya que en tal estado de madurez ejerce su efecto laxante, al haber disminuido su contenido en taninos.

– En caso de padecer diarrea, para conseguir tal efecto el caqui no se debe consumir maduro, con objeto de tener su máximo contenido en taninos y poder ejercer así su efecto astringente. En tal caso se pueden consumir hasta 6 piezas diarias.

– En caso de padecer niveles elevados de colesterol, porque retiene el colesterol colesterol que está en el tracto digestivo, procedente de alimentos de origen animal, haciendo que una parte de el se elimine por las heces.

Pero sin lugar a dudas el efecto más inmediato de la pectina y los mucílagos del caqui es en el conducto digestivo, especialmente en los últimos tramos del intestino grueso.

Destaca por su contenido en beta caroteno o provitamina A, que se transforma en vitamina A conforme el organismo lo necesita, y esta vitamina es esencial para el buen estado de los huesos, piel, cabello, mucosas, así como para un correcto funcionamiento del sistema inmunológico.

Por todo ello podemos indicar que el caqui como fuente de provitamina A, está recomendado a toda la población, y más concretamente en aquellas personas que tienen mayor riesgo de padecer carencia en dicha vitamina, como son: personas que siguen dietas bajas en grasa, en situación de necesidades nutritivas aumentadas (periodos de crecimiento, embarazo, lactancia materna),así mismo el tabaco, el alcohol, el empleo de ciertos medicamentos, el estrés, actividad física intensa, el cáncer, sida y enfermedades inflamatorias crónicas.

También el caqui es fuente de vitamina C, la cual interviene en la formación de los huesos, dientes, colágeno, glóbulos rojos, favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

Las dos vitaminas anteriormente citadas presentan un efecto antioxidante, contribuyendo así a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer (neutralizan sustancias cancerigenas como las nitrosaminas).

Presentan también un buen aporte de vitamina B1 y B2, las cuales favorecen un correcto funcionamiento del sistema nervioso.

El potasio, es necesario para la transmisión del impulso nervioso y para una actividad muscular normal, implicado en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Su contenido en potasio y bajo aporte de sodio, hace del caqui una fruta muy recomendada para las personas que sufren de hipertensión arterial y afecciones cardiovasculares.

¿Quiénes deben tomarlo?

Después de conocer todas las propiedades que encierran los caquis podemos deducir que interesa consumirlas :

– Para jóvenes, adultos, personas mayores y deportistas.
– En caso de colesterol elevado. · Hipertensión y riesgo cardiovascular.
– Periodos de crecimiento .
– Embarazo .
– Personas con riesgo de sufrir carencia de vitamina A (personas que deben llevar una dieta pobre en grasa, en caso de necesidades nutritivas aumentadas, cáncer, sida, tabaquismo, consumo elevado de alcohol, estrés, etc.)
– Estreñimiento (consumir en su punto de sazón) .
– Diarreas (consumir no maduro).
– Retención de líquidos.
– Personas que no toleran la vitamina A y C, e incluso para personas que no pueden tomar pimientos.
– Anemia (el caqui estimula la formación de glóbulos rojos).

Precauciones para su consumo

Dado su alto contenido en potasio hace que deban tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieran de dietas especiales controladas en dicho mineral.

Las personas que padecen diabetes deberán tener en cuenta su contenido en azúcares, y consultar a su médico para saber si deben consumirlos.

Expertos conocedores de esta fruta, explican que el caqui no debe ser consumido en exceso por personas sometidas a una operación de úlcera estomacal, ya que puede causar obstrucciones intestinales.

Curiosidades

Su nombre era Diospyros, que proviene del griego (Dios = divino y Pyros = fruto), lo que hace alusión a lo sabrosos que son los frutos de algunas especies.

La denominación de caqui, procede de Kaki, que es el nombre japones de este fruto.

En algunas comarcas se les conoce como «palo de santo», ya que suelen madurar por la festividad de «Todos los Santos» en noviembre.

Además de su interés nutricional cabe destacar que el caqui es muy apreciado como ornamental.

Por su semejanza, el matiz parduzco que presentan en ocasiones, le han dado el nombre al color de las prendas militares usadas para el camuflaje.

La astringencia del fruto se debe a la presencia de taninos en la pulpa que van disminuyendo con la maduración.

En los últimos años se ha descubierto que las hojas del caqui tienen numerosas propiedades, tales como bajar la tensión, prevenir la arteriosclerosis, purificar la sangre y lubricar el intestino.

Las flores se usan según la tradición popular para tratar el sarampión, mientras que la corteza del árbol se usa para las quemaduras.

Es ideal para la belleza de la piel y nos permite mantener el morenito veraniego durante más tiempo.

La pulpa madura del caqui es un excelente suavizante del tubo digestivo.

Es ideal para calmar los cólicos de los niños causados por tomar muchas chucherias.

Es posible hacer con el una mascarilla para pieles secas, basta con sacar la pulpa de un caqui maduro (una cucharada pequeña) reducirla a puré y añadirle una cucharada de postre de aceite de oliva y moverlo todo hasta que se mezcle. Una vez que tengamos la cara lavada aplicamos esta mezcla en rostro y cuello y evitando la piel que hay bajos los ojos. Nos tumbamos y relajamos durante media hora. Posteriormente procederemos a lavarnos con nuestra leche limpiadora.

La madera se utiliza para fabricar instrumentos musicales y en ebanistería. El árbol del caqui americano posee una madera pesada, dura, veta fina, que es utilizada para fabricar lanzaderas, bobinas de telar, cabezas de palos de golf y otros accesorios deportivos.

Se puede obtener un licor por destilación de la infusión fermentada. Las semillas asadas se utilizan como substituto del café.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *