0

Cantajuegos cantantes nombres

“Hay quien dice que los Cantajuegos somos los Rolling de los niños”

La azpeitiarra lleva una década poniendo rostro y voz al grupo de música infantil que ha pulverizado todos los registros. Nos cuenta cómo ha llegado donde está ahora, su amor por los pequeños, el trabajo que hay detrás de la fórmula…

Quien tenga un niño pequeño cerca sabe de qué estamos hablando, al menos de oídas. El proyecto CantaJuego, que cumple 15 años este 2019, nació minúsculo y pronto se convirtió en gigante. Su ronda de actuaciones por todo el estado parece no tener fin y, por segundo año, además ha cruzado el charco: ahora mismo, los chicos de la camiseta roja y el peto vaquero están en México, entreteniendo a los más pequeños con sus populares y pegadizas canciones, que también suenan allí.

Su propuesta, en apariencia sencilla, ha alcanzado cifras inauditas. Según la web oficial, han lanzado al mercado una veintena de DVD+CD. Presumen de más de 1,5 millones de copias vendidas y más de 40 Discos de Platino, así como de haber acumulado más de un millón de espectadores en los mil y pico espectáculos en directo que han ofrecido de forma prácticamente ininterrumpida “desde 2007”. Han trabajado con Disney, para la que grabaron la serie Plaza EnCanto. Y, en 2017, su obra ¡Viva mi planeta 2! fue nominado a los Grammy Latino en la categoría de mejor álbum de música infantil.

Lo que quizá no sepan tantos gipuzkoanos es que una de las protagonistas más reconocibles del grupo EnCanto –quienes ponen cara a CantaJuego- es azpeitiarra. Se llama Ainhoa Abaunz, el personaje que interpreta conserva su nombre de pila y, desde el primer vistazo, la reconocerán por su caracterización: “La rubia de las trenzas”. Pese a sus 32 años, lleva ya una década en el elenco, es la intérprete de muchos de los temas musicales y se mueve repleta de energía y magnetismo por los escenarios. Se trata de una verdadera pop star para el público infantil hispanohablante, y no solo el ibérico.

DonostiTik ha charlado con Ainhoa en Madrid, donde vive por razones de trabajo, aunque ella se encarga de recordar que jamás olvida sus orígenes. No obstante, de momento no va a volver a Gipuzkoa, porque “también estoy superagradecida de estar donde estoy. Y seguiré hasta que la gente me quiera ver ahí, y hasta que me dejen”.

“Estoy viviendo mi sueño”, un trabajo que le permite combinar sus dos vertientes, la pedagógica y la artística. Quizá por eso, la conversación de esta gipuzkoana militante transmite entusiasmo, felicidad y agradecimiento. Y lo hace conservando su acento euskaldun de cuna, aliñado con algún deje madrileño (“¡es que son muchos años aquí, ya!”).

GIGANTE DEL BOCA A BOCA. CantaJuego nació en 2004 como invento del productor y músico argentino Pedro Zaidman (“le llamamos nuestro papá”). Afincado también en la capital de España, empezó a grabar vídeos musicales destinados a los niños de hasta 7 años, mezclando versiones de temas tradicionales y otros propios. Los repartía en los colegios sin compromiso, para que estos y los propios padres contaran con coreografías de referencia que sirvieran para su educación psicomotriz.

“Empezó como herramienta de trabajo para guarderías, no había mayor visión”, describe Ainhoa, que no se incorporaría hasta 2009. “Pero, de boca a boca, empezó a crecer”. Y se enorgullece de que ese método ancestral de comunicación sigue más o menos vigente. Porque, aunque en pocos años ‘los cantajuegos’ saltaron al estrellato, lo lograron “siempre sin publicidad, aparte de Internet” y alguna actuación televisiva.

“NO SÉ SI HAY OTRAS GIRAS ASÍ”. Y ahí siguen, sacando nuevos trabajos cada año o dos, aunque siempre conservando la misma vocación. De rebote, continúan embarcados en una loca gira que empezó en 2007, a golpe de taquillazo cada fin de semana: “Algún amigo me ha dicho que somos los Rolling Stones de los niños”.

Elenco actual del grupo EnCanto, las caras y voces de CantaJuego.

Sus directos saltaron al plano internacional el año pasado, con conciertos en Argentina, Colombia y Perú. Y ahora, como parte de su Gira SuperÉxitos -con la que están celebrando este 15º cumpleaños-, actuarán en México DF, Monterrey, Toluca y Querétaro, poblaciones a las que quieren “abrazar con nuestra música. Siempre nos habían demandado allí, pero hemos tenido mucho trabajo aquí en España. En Chile, Uruguay… nos están demandando también, y ojalá lleguemos”.

Está claro, apenas tienen tiempo de descansar: algo después de Navidades y alguna semana del verano, comenta Ainhoa. “No sé si hay otras giras así, no lo sé. Y llevamos años. Pero, que haya trabajo en estas fechas, es como para dar gracias, y gracias, y gracias”. En cada ciudad “hacemos como mínimo dos actuaciones cada día, y a veces tres: una por la mañana y dos por la tarde”.

“No nos podemos quejar, nunca nos hemos quejado. Tenemos un público superfiel, y el más sincero de todos, que son los niños. Son pureza y son amor en estado puro, y todo lo que recibimos es agradecimiento”. Sin embargo, “nuestra música es tanto para niños como para adultos, que pueden revivir la parte infantil que todos llevamos dentro”. Lo comprueban en cada actuación, asegura, donde algunos padres entran ‘como acompañantes’ y terminan saltando más que sus retoños.

LA AINHOA ANTERIOR. Es muy de Azpeitia: “He crecido allí”, en su pueblo, epicentro de su vida en sus primeras dos décadas. Se diplomó en Magisterio por la Universidad de Mondragón, así que también es “profesora de niños”, especializada en Inglés. “Pero siempre tuve muy presente que quería desarrollar mi parte artística, que es mi pasión, mi vocación”.

“Y, obviamente siempre me he formado cantando, o bailando, con José María Orbegozo”. También actuó varias veces en ETB: en la serie Go!azen, en homenajes a músicos, en sketches musicales de Vaya semanita… Se especializó asimismo en teatro musical, primero en Londres y después en Madrid. A la gran urbe del estado acudió “a ver un poco lo que es la gran ciudad, las oportunidades que podía encontrar aquí, porque soy una persona que realmente cree en los sueños, y creo que hay que probar, intentar, dar un paso más allá” por conseguirlos.

Ya durante la carrera, “a mis amigas les decía, yo quiero hacer un musical, quiero ser cantante”. Efectivamente, en Madrid empezó con “pequeños musicales para nenes en el cole”. Pero, “gracias a dios”, cuando solo llevaba dos años en la Meseta, se cruzó con el tren y saltó encima.

“TE HEMOS HECHO UN HUECO”. Confiesa la gipuzkoana que, antes de entrar, ni sabía lo que era CantaJuego. Como muestra, recuerda una anécdota relacionada con “una de las canciones más populares nuestras. Cuando estaba en la universidad, un compañero me dijo, ‘jolín, Ainhoa, qué pena que no viniste ayer, porque pusieron La taza (tetera, cuchara, cucharón…) y no paramos de bailar’. ¡Y yo no la conocía! ¡Cómo es la vida…!”.

Pocos años después de aquello, en 2009, la veinteañera Ainhoa ya vivía en Madrid, y CantaJuego había ido creciendo, pero aún le quedaba mucho. Ese mismo año, el proyecto dio un paso más: apostó por incluir artistas circenses en sus representaciones en directo en el Teatro Circo Price de la capital española. Según su web, la idea “agotó todas las entradas de cada uno de los conciertos”, los sábados entre enero y junio.

Estas previsiones desbordadas invitaron a los impulsores a llevar el espectáculo a otras plazas, para lo que necesitaban fichajes. Mientras, nuestra intrépida azpeitiarra vio un póster sobre el grupo y, como se refería a niños, investigó a ver qué era aquello. “En un canal de anuncios vi que necesitaban a gente”, y llamó a la puerta. “Al principio me dijeron que no, porque los casting habían empezado”. Pese a todo, consiguió que miraran su currículum “y, al minuto ya tenía la llamada: ‘te hemos hecho un hueco’…”.

A, B, C y Z. En las pruebas “fui a por todas, obviamente. Canté, bailé, interpreté… y, hasta el día de hoy. Era una niña de 22 años, pero que venía con muchísima ilusión”, algo que ella considera decisivo en cualquier campo: “Dime A, que yo te hago A, B, C y Z”. Así que comenzó como “un apoyo para ciertos conciertos”, pero “la vida ha querido que siga aquí”, ahora con protagonismo máximo: desde 2011 ya es perpetua en las portadas de cada nuevo disco.

“He crecido como persona, porque ahora asumo responsabilidades de otra manera. Y también como artista”, a partir del contacto con compañeros de distintas especialidades y procedencias, y “con los que pasamos las 24 horas juntos, somos una gran familia. Ha sido un proyecto siempre muy en equipo, y cuento con unos compañeros muy generosos, donde lo que tú das es un aporte para ellos, y viceversa”.

FAMOSA, PERO ANÓNIMA. Una vez dentro, para configurar la Ainhoa-caracterización, la Ainhoa-artista tuvo que pensar, “¿cómo me siento de niña?”. Y escogió sus famosas y largas trenzas, un peinado “que en diez años también ha ido evolucionando: las he llevado laterales, pegadas, con o sin flequillo…”. Pero, sobre todo, está la actitud: “De pequeña ya era ‘muy Ainhoa’, como el personaje: quería que fuera risueña, jovial, inocente, atrevida, acrobática y de mucha energía”. Funcionó: “Los niños nos ven como niños”, y a veces les preguntan, “¿a qué cole vas…? ¡Es fascinante!”.

Los ‘cantajuegos’ son verdaderas celebrities para su público. “Pero es verdad que luego, cuando nos ven vestidos de adultos, los niños tienen que mirarnos dos veces, y ves que piensan, ¿es ella…? Nos suelen reconocer más cuando vamos en grupo, porque, si no es por uno, reconocen al otro”. Por eso, en su vida cotidiana al margen del grupo pasa más desapercibida.

¿La reconocerían?

“Eso, por otra parte, también es mucha tranquilidad. Es muy bonito sentir ese amor en los conciertos”, porque tras cada actuación se pasan un buen rato repartiendo besos y abrazos entre los asistentes, “recibiendo su feedback, que para nosotros es fundamental. Somos gente muy cercana, cosa que creo que el público agradece mucho”, y lo entiende porque “yo he estado también en el otro lado. Pero también está bien poder tener luego una vida en anonimato, como quien dice”.

SI AL NIÑO NO LE GUSTA, “SE LEVANTA Y SE VA”. “Disfruto todo, porque realmente estoy recordando mi infancia, con el mismo entusiasmo”, subraya Ainhoa, y actuando en lugares donde ella fue público. Pero también quiere dejar claro que, detrás de los éxitos de CantaJuego, hay una implicación máxima, y no solo de quienes saltan al escenario. Hay mucha gente “trabajando y pensando en lo que se quiere transmitir, cuidando detalle a detalle cómo se quiere hacer”.

“Es curioso, porque muchas veces dicen: lo que hacen estos es cosa de niños, ¡qué fácil, los niños se conforman!”. Y en su opinión es todo lo contrario, “es lo más difícil y lo más crítico que hay. Un niño, cuando no le gusta algo, ¡adiós! Se levanta y se va, y va a ser el primero que te lo va a decir”. Por eso, piensa que su ocupación requiere de “una filosofía de vida”, más allá de lo laboral.

Tras cada disco “también hay un trabajo pedagógico. Todas las canciones están dirigidas a trabajar la psicomotricidad” y el bienestar de la persona. Hay muchos mensajes positivos en cada tema que, “a simple vista, pueden ser un simple baile o un juego”, pero que en realidad representan “la manera más divertida, natural y automática para que un niño aprenda”. También deben “adaptarse a las exigencias del momento, siempre sin perder nuestra esencia, porque la música y los gustos de los niños van cambiando”.

Y para llegar a perfilar las nuevas publicaciones, “se necesitan reuniones”. Quien dirige es Pedro Zaidman, “y es quien decide qué canciones hacemos y cómo quiere que las desarrollemos. Nosotros ponemos nuestro granito de arena, aportando lo que sabemos, pero él es quien tiene la respuesta final, y quien te hace crecer”. Después, es la hora de los ensayos: “Tenemos entrenamientos vocales, físicos tanto de baile como de acrobacia, actorales…”. Por no hablar de las promociones, las entrevistas…

Hasta hoy, los resultados de este proceso han ido mejor que bien. Y, ya ante los espectadores, “a mí me gustan en especial las canciones en las que tiene protagonismo el público. Son todas, pero hay algunas en que pedimos colaboración, como que en mitad de la canción aplaudan, griten o soplen. Hay una que canto yo y es de mis preferidas, Chindolele. Me encanta hacerla, porque es de interacción”.

“MI TIERRA”, SIEMPRE PRESENTE. “Yo siempre vuelvo cuando puedo porque, para mí, mi tierra es muy importante. Son mis orígenes, de los que nunca me olvido. Allí están mis amigos, mi familia”, sin perder de vista “la riqueza de nuestra tierra, lo bien que se vive, ¡lo bien que se come, que también…! A mi tierra y a mi gente les tengo un amor incondicional”.

Sin embargo, dejarse ver por casa “siempre es un tema complicado”, porque “gracias a dios, tenemos mucho trabajo. Suerte que en Semana Santa he tenido cuatro días, me he escapado y he tenido un break bonito, pero tampoco puedo planear con mucha antelación mis viajes”. No obstante, “ya me he acostumbrado a vivir de esta manera, y vuelvo cuando puedo, dándole el mismo valor y más, con los años. Y no me arrepiento nada: estoy viviendo mi sueño”.

A veces, claro, también regresa a sus pagos como artista. “Cuando voy a Donosti, Bilbao o Vitoria, lo disfruto como una enana. Quizá allí hemos estado menos”, pero opina que tienen tirón, “cada vez lo siento más”. Es cierto que en Euskadi puede haber más variedad de grupos enfocados al público infantil, “como los payasos, pero creo que hay espacio para todos. Creo que nosotros también tenemos nuestro lugar” en Euskadi, “y siempre que hemos ido nos han recibido con muchas ganas y cariño”.

“QUE LA GENTE ME RECUERDE”. ¿Retornará a Gipuzkoa? “¡Quién sabe”, es todo lo que puede responder hoy. “Ahora mismo estoy involucrada al 100% en el proyecto, pero voy a seguir creciendo. Me encanta trabajar con niños, pero también trabajar con adultos. Y yo voy a seguir desarrollándome”: le gustaría profundizar en materias como fotografía o publicidad.

“Lo único que quiero”, resume, “es ser feliz con lo que hago, y que la gente me recuerde, de alguna manera. Cuanto te dicen que un niño ha aprendido a cantar contigo, a decir su primera palabra, o que un niño que tiene dificultades a la hora de moverse y que gracias al grupo ha podido mejorar… ese es el regalo más bonito que me llevo de todo este proyecto”.

¿PARA CUÁNDO UNA CANCIÓN EN EUSKERA? “¡Uy, me encantaría, me encantaría…! Yo sigo hablando en vasco con mi familia y mis amigos, he estudiado en la universidad en vasco, he cantado desde pequeña en vasco, y sigo haciéndolo… tengo el idioma muy presente”. No lo descarta, porque ya han editado DVD en inglés, italiano o catalán: “La música no entiende de idiomas”. Y, cuando los ‘cantajuegos’ se acercan a los dominios de Ainhoa, “a mis compañeros les pongo Maite zaitut, para que vayan conectando”, ríe.

Archivado en: musica

Una tarde con los Cantajuegos, que llegan a Disney

Todavía no se ha encontrado el ingrediente secreto de su éxito hipnotizador, pero todos los padres buscan la razón de que a sus pequeños les fascine un grupo musical llamado Cantajuegos, que han pasado a convertirse en un referente en todas las fiestas infantiles (e incluso en las de mayores, porque una amiga me cuenta que en las fiestas de su pueblo “Soy una taza, una tetera…” es uno de los temas estrella de la discoteca).

Oí hablar de ellos antes de que naciera Olivia porque a mi sobrino Pablo le volvían loco cuando tenía poco más de un año y mi cuñada buscaba los DVD’s hasta en los clasificados online. Ahora estos seres vestidos con petos vaqueros y camisetas rojas, también han entrado en mi casa en forma de canciones populares pegadizas. Y la semana pasada pudimos verlos en persona en un evento al que nos invitó Disney, ya que la compañía del ratón Mickey Mouse les ha fichado para su aventura televisiva.

Los niños podrán ver a los Cantajuegos, un auténtico fenómeno nacional que ha vendido más de 1.200.000 copias de DVD logrando más de 40 Discos de Platino y han estado durante 270 semanas entre los diez discos más vendidos en nuestro país, en Disney Junior y en Disney Channel a través del programa “Plaza Encanto”. El pasado lunes fue el estreno en Disney Junior (a las 8:00 horas, para que desde por la mañana prontito estén en marcha a ritmo de “Chuchugua” o “Los pollitos dicen pio, pio, pio”) y llega a Disney Channel el próximo sábado a las 9:00.

Además de sus típicas canciones la serie también tendrá espacios interpretados en los que buscan que los pequeños “desarrollen la psicomotricidad, potencien el mundo afectivo y aprendan sobre relaciones sociales”, según Disney. Seguro que los Cantajuegos ganan mucho con esta nueva alianza.

Aunque a Olivia todo lo que sea bailar y cantar le gusta, la entrada en las oficinas de Disney la volvió loca de alegría no por los Cantajuegos, sino por Peppa Pig que estaba justo en emisión en una de las pantallas de la recepción. Lo que siente por esta cerdita y su familia es devoción. Cuando llegaron los chicos de Cantajuegos estuvo un ratito en brazos de la rubia de las trenzas y la hice una foto con la morena de las dos coletas, pero yo creo que les miraba un poco sorprendida como si no fueran reales. ¿Lo son?

Letra: El ratón Pérez
Se me cayó un diente
Me mire al espejo
Me dio mucha risa
Parecía un viejo
Pero esa misma noche
Mi diente yo lo puse
Debajo de la almohada
y mira lo que paso
¿que paso?
¿Que paso?
Que vino el ratón Pérez y se lo llevo
Vino el ratón Pérez y se lo llevo…
y mucho dinero él me dejo,
Porque el ratón Pérez le compra los dientes
A los niños buenos, buenos y obedientes.
Y entonces Vino el ratón Pérez y se lo llevo…
y mucho dinero, él me dejo,
Porque el ratón Pérez le compra los dientes
A los niños buenos, buenos y obedientes.
Si se te cae un diente no te desesperes
si eres un buen niño viene el ratón Pérez
Levanta tu almohada
tu diente se lleva
Te deja el dinero y se vuelve a su cueva
¿Y entonces que paso?
¿Qué paso???
que vino el ratón Pérez y se lo llevo
Vino el ratón Pérez y se lo llevo…
y mucho dinero, él me dejo,
Porque el ratón Pérez le compra los dientes
A los niños buenos, buenos y obedientes.
Y entonces vino el ratón Pérez y se lo llevo
y mucho dinero, él me dejo,
Porque el ratón Pérez, le compra los dientes
A los niños buenos, buenos y obedientes.
Y entonces vino el ratón Pérez y se lo llevo
y mucho dinero, él me dejo,
Porque el ratón Pérez, le compra los dientes
A los niños buenos, buenos y obedientes.

Son cifras incontestables: más de medio millón de copias vendidas de sus ocho CDs/DVDs, 15 discos de platino, uno de oro, 350.000 espectadores sólo en la gira de 2009, doble sesión de diez fines de semana con su espectáculo Una granja con encanto en la Gran Vía de Madrid con el papel agotado…

Números enormes fraguados a base de entusiasmar a los más pequeños. Cantajuego, la propuesta educativa y musical creada por el argentino Pedro Zaidman, de 55 años, no admite puntos intermedios: o se ama o se odia.

En el primer grupo se sitúan, evidentemente, los niños. Al otro lado, muchos padres, hartos de escuchar las mismas melodías una y otra vez. Y otra vez. Y otra… ‘Padrecabreado’ es uno de ellos: «Pensé que no se podría coger a nadie mas manía que a Torrebruno, pero estos lo han conseguido… espero que pronto le empiece a gustar al niño otra cosa, aunque sea bakalao».

Un padre: «Espero que le empiece a gustar al niño pronto otra cosa, aunque sea bakalao»

Quejas que no comparten los pequeños de entre 0 y 6 años, que escuchan los temas de forma obsesiva.

Cantajuego es un éxito que, con las cifras en la mano, nadie cuestiona. Y muchos envidian. Porque es un ejemplo paradigmático de cómo darle la vuelta a lo existente para revenderlo: entre su catálogo figuran clásicos infantiles como Tengo una muñeca vestida de azul, Dónde están las llaves o Al corro de la patata. Temas que se readaptan, se reinterpretan, se graban (en disco y vídeo), se empaquetan y se venden. Éxito a bajo coste.

Durante los más de seis años que han transcurrido desde el lanzamiento del primer volumen, la cosas han cambiado. Lo suficiente como para que muchos padres se quejen, fundamentalmente en foros de Internet, de que ese «proyecto pedagógico-musical en formato audiovisual» sea ahora sólo un gran negocio.

El constante cambio de artistas en la formación figura como principal queja. El productor Pedro Zaidman es el ‘alma’ de Cantajuego. Y, como tal, el que decide cuántos discos se lanzan al año, dónde se actúa, qué productos de marketing se venden, qué artistas caen y quiénes continúan. En un ejercicio encomiable de rotaciones, en estos seis años han pasado más de una decena de personas por el Grupo EnCanto, formación que pone cara y voz a Cantajuego. «Esto no es una empresa que despide y contrata, es una producción artística que requiere de un artista o de otro en función de las necesidades específicas del proyecto», justifica. Que los niños se encariñen con uno u otro de los componentes y luego no vuelvan a saber de él «son cosas de los papas y de las mamás», defiende.

Elena Chica, que actualmente forma parte del Grupo EnCanto, encuentra un paralelismo en el colegio: «Cuando un niño pasa de curso le cambian el profesor. En la vida hay cambios. Y en Cantajuego llegan porque tienen que venir».

Nacho y su bombín fueron una referencia en los cuatro primeros volúmenes. En el quinto desapareció. Año y medio después justifica el abandono por «un importante asunto familiar». Intentó que fuera un paréntesis, no una decisión definitiva: la empresa no quiso asumir su vuelta pese a «las facilidades ofrecidas y mi compromiso durante los casi cinco años previos», lamenta.

Desde su salida, Nacho, que ahora dirige junto a un socio Desmesura, una compañía de teatro y espectáculos audiovisuales para niños, ha optado por cubrir con un tupido velo todo lo que concierne a Cantajuego: «La verdad es que no lo he visto desde el volumen 4 y tampoco sé con exactitud quiénes forman el grupo en la actualidad», responde vía correo electrónico. No volvería al Grupo EnCanto: «Todo en la vida tiene su etapa», sentencia.

Jimena sufrió un problema de salud tras una presentación del volumen tres. Terminó ingresada en la UVI del Ramon y Cajal y regresó a su país, Argentina, para recuperarse junto a su familia. Cuando intentó volver al proyecto no pudo. «Sólo me daban la posibilidad de manejar uno de los títeres, creo que el burro Pepe. Ya no tenía mi lugar», rememora. Pedro Zaidman se limita a comentar que Jimena «no pudo continuar». E incluso la sitúa entre las tres salidas que más lamenta, junto a la de Noemí Gallego y Miguel Antelo.

El balance de Jimena no, es ni mucho menos, tan positivo como el de su antiguo jefe: sí en lo artístico y profesional, «pero en lo personal-afectivo sólo rescato el cariño y la respuesta del publico hacia mí. No puedo decir lo mismo de los directivos», sentencia.

«Las personas son muy importantes, pero los proyectos también tienen vida propia», rubrica Zaidman. «Lo que valoramos es la actitud, y cuando consideramos que hay una persona que no va con nuestra manera de encarar nuestro proyecto preferimos que esté lejos».

Mucho más polémica fue la salida de JuanD. La ruptura degeneró en un intercambio de comunicados entre sus abogados y la empresa que dirige Zaidman. Éste prefiere ignorar tanto a JuanD como a su nuevo proyecto, Ciudad Arcoiris, una propuesta muy similar a Cantajuego que ha puesto en marcha junto a Beatriz, otra de las antiguas integrantes. «Yo hablo de mi proyecto y espero que los otros no hablen del mío», advierte Zaidman. «Esto es como cuando una pareja se separa. Lo ético es no hablar. El resto son programas rosa de personas que se dicen estupideces», zanja. JuanD también prefirió no hablar para este reportaje y remitió al comunicado (en PDF) que redactó al poco de su salida.

JuanD: «La empresa busca el máximo beneficio posible a costa de reducir los costes»

En él subraya que «la empresa busca el máximo beneficio posible a costa de reducir los costes de honorarios percibidos por los profesionales», a los que se les exige «completa dedicación en exclusiva». De esta contradicción surgen, desde su punto de vista, importantes diferencias entre los artistas y la empresa que derivan en «continuas rupturas y en una continua renovación del elenco». «Los artistas tenemos muy difícil mantenernos en mínimos de subsistencia vital bajo las condiciones económicas impuestas por la empresa», asegura.

Y concluye con una recomendación al propio Zaidman: dejar de tratar a los artistas «como a meros peones» y «retribuirles como a tales». Es la forma de que evitar «un continuo ir y venir de profesionales que les obliga de modo irremisible a una permanente renovación».

En el comunicado oficial de Zaidman, que ha sido eliminado de la web, se acusaba a JuanD de haber utilizado Cantajuego para lanzar su propio proyecto.

Jimena detalla cuánto ingresó por grabar los tres DVD en los que participó: 70, 150 y 180 euros, respectivamente. La cantante que puso voz a los temas del volumen 1 y 2 fue menos concreta. Lo dejó escrito en un foro: «Los cantantes no se llevan una mierda. Podría hablar largo y tendido, pero no merece la pena».

Jimena cobró 70 euros por grabar el primer DVD y 150 por el segundo

«Siento que la parte humana de esta empresa tiene muchos agujeros», remacha Jimena. No es la única que lo piensa. En Facebook hay, por ejemplo, un grupo llamado ‘Cantajuego sí, pero sin la explotación de artistas’ .

Jimena denuncia que, además de ganar poco, Pedro Zaidman se negó a contratarles. «Cobrábamos en negro», un factor que contribuyó a que las reclamaciones para recuperar el puesto tras su enfermedad carecieran de todo tipo de valor. «Sin contrato no tuve derecho alguno», lamenta.

Son las consecuencias del crecimiento desaforado de un proyecto que nació minoritario, fundamentalmente en guarderías, y que ha crecido hasta llenar plazas de toros y palacios de deportes. «Pedro Zaiman al principio todavía era un artista, no un empresario, tenía la sensibilidad que tenía los artistas. Luego todo cambió», sentencia Jimena. «Así es», corrobora Nacho. «Al fin y al cabo Cantajuego no deja de ser un ‘negocio’ que funciona muy bien y que busca una mayor rentabilidad aún si cabe».

Elena Chica disiente desde su posición actual, dentro del grupo. «Nosotros no hemos perdido la sensación de ‘es para este niño solo'», asevera, y valora de forma positiva que, a partir del tercer volumen, entrara una multinacional como Sony en el proyecto. «No se ha perdido el encanto de Cantajuego con Sony, al contrario, nos ha permitido estar en más casas». Jimena, sin embargo, hace corresponsable del cambio de rumbo a Pedro Zaidman y a la discográfica. Nacho apunta al mismo objetivo: «A los que mandan y toman decisiones sobre su funcionamiento».

Belén, que fue despedida a mediados de 2010 por no contar a la dirección que mantenía otros proyectos educativos al margen de Cantajuego, es más comprensiva: «Ha crecido como nadie, pero la respuesta del público es la que ha permitido el crecimiento del proyecto hasta lo que es hoy en día», explica.

Cualquiera que vea el primer volumen y el sexto de Cantajuego puede corroborar que la evolución es evidente. Un padre definió en su blog a la primera entrega como «el proyecto de la Bruja de Blair de los vídeos infantiles». El simplismo y en ocasiones hasta el ‘descuido’ en la filmación ensombrecían la propuesta. Jimena defiende que por aquel entonces no importaba tanto el fondo como la forma: la intención era transmitir a los más pequeños, lograr que interactuasen. Ahora, sostiene, interesa menos el fondo que la forma.

Zaidman: «Si hoy no hubiera superproducciones en 3-D a lo mejor lo nuestro sería una obra de Van Gogh»

Como es previsible, Pedro Zaidman defiende su propuesta sin reservas. Considera que los que critican los primeros volúmenes no entienden de lo que hablan, que no se fijan en pequeños detalles (mezclas de la voz, duración de los temas…) para atacar. «Hay muchas cosas que no son el dibujo y los decorado», responde. «Hemos hecho un trabajo con los medios y las posibilidades que teníamos y a la gente le pareció bien. Si hoy no hubiera superproducciones en 3-D a lo mejor lo nuestro sería una obra de Van Gogh», asegura.

Otra de las quejas de los padres son los espectáculos en directo: muchos se quejan de que pagan una cantidad no pequeña por ver un actuación en playback. Zaidman lo desmiente categóricamente: “No hay playback». Y abunda: «Los actores cantan siempre en todas las actuaciones. Está todo cantando».

Elena Chica le respalda: «Sí es en directo», aunque reconoce que parte de la música está grabada. Afirmación que corrobora Zaidman: «En los espectáculos en directo no llevamos músicos porque si no lo entrada costaría muchísimo más».

El hecho de que los artistas canten no significa que sea lo habitual: «En alguna canción en la que los actores se están revolcando por el suelo y, mientras tanto, tienen que cantar, necesitan un apoyo grabado de voz, eso lo entiende cualquiera», explica Zaidaman, que atribuye las críticas a la «mala intención» de los que prefieren fijarse en esas cuestiones y no en que «los actores se están dejando la vida encima del escenario».

Sin embargo, varios de los miembros del Grupo EnCanto entrevistados reconocen que sólo algunos cantan, y de forma muy puntual. El resto es playback, afirman.

Ajenos a todo, los niños siguen escuchando las canciones. La máquina no para: hace unas semanas se puso a la venta otro volumen, Que lo baile todo el mundo, Cantajuego sigue actuando hasta finales de noviembre en el teatro Compaq Gran Vía y ya hay anunciada una gira de Navidad que recorrerá las principales ciudades de España.

«Empezamos en los colegios y ya tenemos cinco discos de Platino»

El popular festival llega mañana al polideportivo Pisuerga con las canciones infantiles de toda la vida Rodrigo Puertas Miembro del grupo de artistas del espectáculo Cantajuego

PAULA CARRIBAVALLADOLID. Martes, 22 diciembre 2009, 11:35

¿Quién no conoce la canción ‘Al corro de las patatas, comeremos ensaladas, naranjitas y limones…’? Hoy en día, estas canciones perviven entre los más pequeños gracias a la labor que hacen los miembros del grupo Cantajuego, así como a los cánticos con los que padres y abuelos deleitan a los niños durante su infancia.

Este singular compendio de artistas está compuesto por 13 profesionales de distintos puntos de España y otros países como, por ejemplo, Suecia. Los nombres de los componentes son Puli, Mónica, Elena, Jonaf, Belén, Beatriz, Juan, Ernesto, Bastián, Eugenia, Ainhoa, Jazmín y, el vallisoletano Rodrigo Puertas. Este último, cursó los estudios de Bellas Artes en su ciudad natal, Valladolid, y, tras otros trabajos, terminó formando parte de este proyecto lúdico-educativo que lleva funciona desde el 2004. Ahora, en estas fechas, Rodrigo vuelve a casa por Navidad para realizar, junto al grupo al que pertenece, un festival musical mañana, domingo, a las 18.00 horas, en el Polideportivo Pisuerga.

-¿Cómo surgió la idea de formar este grupo?

-Hace cuatro años comenzamos como una iniciativa de apoyo pedagógico en las aulas para potenciar los conocimientos que iban aprendiendo los más pequeños. Poco a poco, y gracias al éxito que tuvimos, ha ido creciendo y ahora hemos extendido nuestro trabajo al ámbito nacional y hacemos galas con nuestras canciones para que los niños puedan asistir y divertirse en cada actuación.

-¿Cuántos profesionales integran Cantajuego?

-Los trece artistas que componemos Cantajuego somos profesionales de muy diversos ámbitos para poder dar un espectáculo que llame mucho la atención a los niños. Tenemos acróbatas, bailarines, actores…, en definitiva, todos pertenecemos al mundo del arte y de los musicales, pero nos une un factor común: la ilusión con la que hacemos nuestro trabajo.

-¿Los niños conocen sus canciones cuando van al espectáculo?

-Claro que sí, y eso nos gusta mucho porque así vemos cómo disfrutan con nuestras canciones. Se nota porque les vemos entregados. Cuanto más las conocen, más participan, y eso nos ayuda a desempeñar nuestro trabajo mejor.

-¿Qué tipo de canciones se pueden disfrutar en sus ‘shows’?

-Canciones de toda la vida y de las que nos hemos encontrado siempre en los patios de los colegios. Pero también hemos incluido canciones modernas y novedosas. Los niños pueden disfrutar de músicas muy dinámicas con las que jugar y disfrutar, y también canciones entrañables y tranquilas que fomentan el conocimiento del cuerpo, de los colores o de los animales, siempre teniendo en cuenta la estimulación psicomotriz y psicopedagógica.

-¿Qué otras iniciativas llevan a cabo desde Cantajuego?

-Cuando el grupo empezó a crecer nos dieron la posibilidad de grabar nuestros trabajos en DVD y discos, y no hubo dudas. Fue una gran oportunidad y eso ha contribuido a que nuestros temas sean más conocidos. Ya hemos editado cinco DVD y hemos vendido más de 250.000 copias. También gozamos de cinco Discos de Platino y uno de Oro Promusicae.

-Desde su punto de vista, ¿qué hace especial al ‘show’ de Cantajuego?

-Lo que remarcaría es que con nuestras canciones los niños aprenden jugando y cantando. Además lo que pretendemos es poner en funcionamiento la imaginación.

1No hay padre de hoy día que no sepa lo que son los CantaJuego. Algunos los veneran: no es fácil logr

No hay padre de hoy día que no sepa lo que son los CantaJuego. Algunos los veneran: no es fácil lograr una tarde apacible cuando se tienen niños pequeños, más aún con la tranquilidad de conciencia que da pensar que se están dedicando a algo educativo. Otros tienen pesadillas con ellos: sus ritmos machacones se meten en la cabeza y la invaden sin remedio. Especialmente cuando el niño en cuestión quiere escuchar siempre el mismo tema…Pero cuando se trata de CantaJuego los protagonistas no son los padres, sino los niños, y ellos son sus mayores fans. Las cifras lo dicen todo: más de 1.500.000 copias vendidas de sus discos desde su creación en 2004. Cualquiera de sus temas en Youtube suma por cientos de miles sus reproducciones. El día de mañana nuestros hijos echarán la vista atrás y Cantajuegos formará parte de su memoria sentimental.El grupo, que este año grabará un nuevo DVD, se encuentra todavía en plena gira del décimo aniversario. Repasamos las claves de su historia y de su éxito:Factura casera:El alma de la idea de CantaJuego y su productor es el argentino Pedro Zaidman. Según cuenta Nacho Bombín, que estuvo en aquellos primeros tiempos, “entonces no se tenía una expectativa comercial”. De hecho, según cuenta, “los vídeos los editaba Pedro Zaidman en su casa”. Esa factura casera, lejos de perjudicarles, se convirtió en una seña de identidad de los Cantajuegos.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *