0

Carta certificada agencia tributaria

Tabla de contenidos

Las notificaciones de Hacienda son avisos que nos llegan de la Agencia Tributaria con la intención de informarnos, pedirnos que entreguemos algún documento o avisarnos del inicio de algún proceso.

Es muy típico exagerar cada vez que vemos una notificación de Hacienda. Lo más típico es pensar mal e ir directamente a la suposición de que es algo malo. No perdamos los nervios. ¿Quieres saber qué hacer en estos casos? Vamos a ver los diferentes tipos de notificaciones que podemos recibir, con la intención de aclarar las dudas que puedan surgir al respecto de cada uno de ellos.

¿Qué NO debo hacer?

Antes de nada, veamos qué hay que evitar hacer. Tal y como vimos la semana pasada con los requerimientos de Hacienda, una de las cosas más importantes es no hacerse el loco. En el caso de las notificaciones, el mensaje no va a ser necesariamente negativo. De todos modos, abrirlo y leer las pautas que nos da Hacienda siempre es la mejor opción.

¿Qué tipos de notificaciones nos podemos encontrar?

En primer lugar, cabe destacar de nuevo que las notificaciones no tienen por qué contener un mensaje negativo. En muchos casos, las cartas que nos envían no requieren respuesta, y son simplemente documentos informativos, con notificaciones pertinentes.

Podemos distinguir entre seis tipos de notificaciones. Cada una tiene una naturaleza y un propósito distinto. Veamos cada una de ellas.

  1. Carta Comunicativa

Este tipo de cartas son las que no requieren ningún tipo de intervención por nuestra parte. Son meramente informativas. No obstante, debemos tener en mente que al ser correo certificado, tiene que figurar que la hemos recibido. Si este no es el caso, la notificación aparecerá en el BOE.

  1. Comprobación limitada

Bajo esta categoría podemos encontrar tres sub-categorías: Notificaciones de requerimiento, notificaciones de propuesta de liquidación y notificaciones de resolución del procedimiento. En todos estos casos, la Agencia Tributaria está haciendo una comprobación de los datos (tal y como indica el nombre de la categoría).

En el primer caso nos pide que presentemos cierta información. El segundo caso nos pide que corrijamos o aclaremos algún dato. En el tercero nos encontramos con un documento que establece que las peticiones de Hacienda han sido realizadas. Es una especie de comprobante.

Esta notificación se envía si tenemos alguna deuda tributaria. Este documento intenta que la pagues lo antes posible, y establece un interés por el retraso que ha tenido lugar.

  1. Diligencias de embargo

Esta notificación tiene lugar cuando tienes una deuda con el Tesoro Público. Hacienda te notifica del importe de dicha deuda, y te urge que devuelvas la cantidad establecida. Este tipo de notificaciones son bastante serias, por lo que es importante que contestemos lo antes posible y no lo dejemos pasar.

  1. Notificación de inspección fiscal

Ahora sí que te puedes asustar un poco más. Este tipo de notificaciones son las que más imponen, aún así, no pierdas la calma y veamos lo que implica.

Si recibes esta documentación, Hacienda te está avisando de que va a revisar toda la información que posees en relación a este organismo. Puede ser que la inspección te haya tocado de modo aleatorio o puede que la Agencia tenga algunas dudas que quiera resolver. En cualquiera de los casos, si no tienes nada que esconder, no tienes nada que temer.

  1. Notificación de inicio de expediente sancionador

Bien, llegamos al final. Este es el último recurso de la Agencia Tributaria. Esta notificación te hace saber que efectivamente, hay ciertas normas tributarias que han sido infringidas, y por tanto Hacienda te abre un expediente sancionador. En este caso, si las alegaciones no son ciertas, puedes abrir un procedimiento para aclarar el asunto. Aún así, si no se resuelve a tu favor, deberás abonar la cantidad establecida.

La tramitación de notificaciones puede ser un tanto complicada, requiere tiempo y en ocasiones conocimiento previo. Si no dispones de ambos, recurrir a un asesor fiscal especializado puede ser la solución más adecuada. Así te dejarás de preocuparte por posibles efectos legales derivados de un pequeño descuido.

Desde Finutive tenemos la clara intención de facilitar la comprensión y la gestión de las finanzas para los negocios, no solo con el proyecto de diccionario de Finanzas sino con un Curso de Finanzas para Empresarios y Emprendedores completamente gratuito.

Recibes una notificación de Hacienda. Que no cunda el pánico

Llegas a casa y al abrir el buzón descubres un resguardo de Correos en el que se indica que debes acudir a tu oficina a recoger una notificación proveniente de Hacienda. Horror!!! El mundo se abre bajo tus pies!!!

¿Qué podrá ser? Una inspección, una multa? Y piensas…, las dos cosas, seguro. Me han inspeccionado y “han sacado algo”. Me toca pagar.

Bien, pues no tiene por qué ser así. Ante todo mantén la calma y lee este artículo donde explicamos de qué tipo de comunicación puede tratarse y qué hacer en cada caso.

Lo primero que debes saber, es que si el cartero ha dejado el aviso en tu buzón, es porque ha intentado dos veces entregarte la notificación y no ha sido posible. Entonces dispones de un plazo (normalmente 7 días) para ir a recogerlo.

Si no acudes en ese plazo, la notificación es devuelta a Hacienda, que la publica. Si transcurridos 15 días no compareces, la notificación se entiende como realizada. Por lo tanto, Hacienda da por hecho que has sido informado y ya nada te exime.

Cuáles son las principales notificaciones que puedes recibir:

1. Carta comunicativa

Se trata de una notificación meramente informativa, que no es necesario que respondas. Tu obligación se limita a firmar su recepción al tratarse de una carta certificada.

En esta carta te pueden informar de muchos asuntos, como la resolución de un expediente que tuvieses abierto, la concesión de una solicitud presentada a Hacienda…. Es decir, no tiene por qué ser algo negativo, al contrario, por ejemplo, te informan de que te han concedido la deducción por maternidad. Es algo bueno!!! Y tú pasando nervios……

2. Comprobación limitada

Esto ya asusta un poco. Se trata de una notificación de Gestión Tributaria en la que ya sabemos que nuestros impuestos están siendo comprobados.

En este caso existen 3 tipos:

Requerimiento:

Hacienda nos requiere documentación porque ha comprobado que los datos que posee no coinciden con los que tú has declarado. Así que en el plazo que te marca la notificación, deberás presentar los justificantes que te soliciten. Si no lo haces en plazo, tendrás una sanción.

Por lo tanto responde siempre. Es posible que con la entrega de esta documentación, Hacienda se de por satisfecha y aquí se acaba el susto

Propuesta de liquidación:

Nos informa de que se procede a modificar alguna declaración presentada. Ha constatado algún error y ellos mismos hacen el cálculo del impuesto.

Si estás de acuerdo, ya no debes hacer nada más. En caso contrario debes alegar en el plazo que te marquen.

Resolución del procedimiento

Hacienda te comunica el final de todo lo anterior y cómo se ha resuelto. También puedes recurrirlo en plazo.

3. Providencia de apremio

Esto es porque tienes una deuda que no has pagado dentro del plazo de pago voluntario. Al no haberlo hecho, te incluye un recargo y unos intereses.

4. Diligencia de embargo

Este caso lo explicamos con un ejemplo: Un proveedor tuyo tiene una deuda con la Agencia Tributaria. A su vez, tú le debes dinero a tu proveedor. Entonces se te solicita ingreses a Hacienda el importe de tu deuda con el proveedor. De esta manera, Hacienda cobra.

Solo te pueden exigir el pago de tus deudas vencidas desde la fecha de la comunicación y que se encuentren pendientes. Aunque tu proveedor deba más dinero a Hacienda, de lo que le debes tú a él.

5. Inspección fiscal

Aquí ya hablamos de temas mayores porque Hacienda inicia una investigación exhaustiva de tus impuestos. No tiene por qué ser debida a una denuncia, o porque hayas hecho las cosas mal…. Puede ser aleatoria. Es decir, “tu número ha salido en el bombo y te ha tocado”.

Te informan del inicio del procedimiento y te citan para comparecer y presentar la documentación que se solicite.

Tampoco hay que rasgarse las vestiduras de momento, porque Hacienda puede tener tus datos erróneos y estar equivocada. Sólo tienes que demostralo.

Una vez acudas y presentes tus documentos, se tramita una diligencia y se finalizan los hechos investigados, informándote a través de un acta.

6. Expediente sancionador

Ya no hay escapatoria. Hacienda confirma que existe infracción y se inicia un expediente sancionador.

Te comunican toda la información sobre el expediente, sobre qué impuesto es, el importe…. y entonces si, a pagar.

Conclusión y recomendación

Estas notificaciones las puedes recibir por correo postal. En alguna ocasión, un cliente nos ha transmitido que ha pasado el fin de semana sin poder dormir, porque ha recogido el aviso de su buzón un sábado por la mañana, y hasta el lunes no ha podido comprobar de qué se trataba.

Esto se puede evitar, con las notificaciones electrónicas. En el mismo momento en que recibes un sms o un email informando de una notificación pendiente, puedes consultarla desde tu ordenador o smartphone mediante certificado electrónico o clave pin.

Si necesitas información de cómo obtener tu certificado electrónico o clave pin, no dudes en consultarnos. Por supuesto, si has recibido una notificación y no sabes cómo proceder o quieres presentar alegaciones…., contacta con AyJ Asesoría.

Queda poco tiempo para que prescriba el derecho de Hacienda a comprobar las declaraciones de IRPF presentadas hace cuatro años. Sin embargo, siguen llamando a nuestro despacho infinidad de contribuyentes que acaban de recibir de Hacienda, la notificación del inicio de un procedimiento de comprobación de dicho ejercicio, y se lamentan de los pocos días que faltaban para su prescripción. Sin embargo, este tipo de disgustos puede evitarse… (Publicado en Idealista)

Hemos de comenzar aclarando que el presente post se refiere a las notificaciones realizadas por correo ordinario, y no a las notificaciones electrónicas. No obstante, estas últimas notificaciones también pueden ser impugnadas y declaradas defectuosas, como ha reconocido el TEAC en una resolución que comentamos en una entrada anterior de este blog.

En las notificaciones realizadas por correo ordinario, el empleado de Correos viene obligado a realizar al menos dos intentos de notificación. Si dichos intentos han sido infructuosos, el cartero dejará un aviso de llegada, y el contribuyente tendrá un plazo (normalmente de siete días) para recoger la notificación en la oficina de correos más cercana a su domicilio.

Pero, ¿qué pasa si no lo hace? ¿Cuál es el itinerario que seguirá dicha notificación?

Una vez transcurre el plazo para recoger la notificación en la oficina de correos, y si el contribuyente no ha comparecido, Hacienda recibirá la devolución de la notificación y la publicará en el nuevo Tablón Edictal Único (vigente desde el 1-6-2015). La notificación así publicada, se entenderá realizada una vez transcurridos quince días desde su publicación, haya o no comparecido el contribuyente en la sede de la Administración Tributaria a recogerla.

Es evidente, que los avatares de la notificación que acabamos de describir, pueden ser utilizados por el contribuyente para eliminar (o al menos reducir) el efecto sorpresa que toda notificación de Hacienda lleva implícito.

De hecho consideramos que, en algunos casos, debe ser labor de asesores y abogados comenzar a asesorar a nuestros clientes desde el momento en que el cartero les deje el aviso de llegada en su buzón, y no esperar inocentemente a que reciban la notificación, y el inicio de un procedimiento tributario (si fuera el caso) ya sea irremediable.

A los contribuyentes que consideren que se les puede estar exigiendo un ejercicio a punto de prescribir, les interesará retrasar lo máximo el momento de la notificación, llegando si es preciso a apurar los quince días naturales que se le concedan, una vez realizada la publicación edictal, y hasta que la misma se entienda notificada.

En el resto de casos, la propia publicación en el Tablón Edictal Único brinda tanta información al contribuyente sobre el procedimiento que Hacienda le pretende notificar, que éste podrá, si lo considera conveniente, regularizar su situación en el plazo de los quince días que le restan hasta que la notificación se entienda realizada.

Consideramos en definitiva, que las notificaciones tributarias deben recibirse siempre, ya que la conocida como «táctica del avestruz» solo trae a la larga problemas y perjuicios para el contribuyente.

Sin embargo, si el contribuyente dispone de la posibilidad de decidir cuándo quiere recoger la notificación, si al día siguiente de recibir el aviso de llegada, o más adelante, esta opción debe ser convenientemente valorada. Ya hemos visto que, en determinados supuestos, el contribuyente puede evitarse muchos disgustos.

Qué es un requerimiento de Hacienda y qué hacer si nos llega

Hacienda manda cartas, y no precisamente de amor. Si alguna vez has recibido un requerimiento de Hacienda sabes lo que se siente, a la mayoría de las personas les genera inseguridad. Tal vez está todo correcto, pero el simple hecho de que Hacienda nos investigue suele ser motivo de preocupación.

En este post vamos a repasar los pasos a seguir en caso de recibir un requerimiento de Hacienda para que puedas gestionarlo tú o si se lo encargas a un profesional de la asesoría fiscal, opción que te recomendamos para evitarte quebraderos de cabeza si no conoces el procedimiento.

Cómo llegan las notificaciones y requerimientos

Las notificaciones de la Agencia Tributaria se envían por correo certificado o a través del buzón electrónico, en ambos casos hay que firmar el acuse de recibo por su recepción. Desde la fecha de firma empieza a contar el plazo que tienes para atender el requerimiento.

¿Y si estoy de vacaciones? Aunque agosto es un mes para disfrutar del tiempo libre y mucha gente está de vacaciones, la Agencia Tributaria no cierra, así que debes saber que esos días puede enviarte una notificación. Para la Administración los días de agosto son días hábiles a efectos de notificaciones, exactamente igual que el resto del año. Si recibes las notificaciones por vía electrónica, existen los «días de cortesía». Son 30 días al año que las empresas pueden escoger en los que Hacienda no envía notificaciones. Este trámite debe hacerse como mínimo, 7 días antes del primer día que queramos empezar ese descanso de notificaciones.

Ten en cuenta que si recibes una notificación electrónica tienes 10 días hábiles desde la recepción para dar una respuesta. Si pasa ese plazo se dará la notificación por leída y si no se ha contestado el trámite seguirá su curso.

Si tienes un asesoría que te ayuda con los trámites, puedes darle apoderamiento para que reciban las notificaciones en tu nombre.

Me ha llegado un requerimiento de Hacienda, ¿Qué hago?

    1. Lo primero, no esconderse. Aunque no quieras coger la notificación, te van a acabar notificando si o si.
    2. Apunta la fecha de recepción de la notificación, ya que a partir de ahí comienza a contar el plazo de los diez días hábiles.
    3. Lee atentamente. La redacción de las notificaciones de Hacienda suele ser enrevesada y a veces no queda claro lo que están pidiendo. Si no entiendes el requerimiento lo mejor es consultar con un profesional de la asesoría fiscal para que te ayude a gestionarlo y ahorrar tiempo y preocupaciones.
    4. Contestar requerimiento hacienda. Tendrás que presentar la documentación que te piden o depende de lo que sea si no estás conforme, presentar alegaciones.

En la sede electrónica de la AEAT, en la sección de “Trámites destacados”, apartado “Contestar requerimientos o presentar documentación relacionada con una notificación recibida de la AEAT”. Para continuar los trámites necesitas lo siguiente:

      • El certificado digital , sistema [email protected] o DNI electrónico, o;
      • el Código Seguro de Verificación (CSV)

Con esa identificación puedes consultar la notificación o notificaciones pendientes así como responderlas y presentar la documentación necesaria. Esta documentación se puede adjuntar con ficheros de documentos con formato pdf o word. Si los medios telemáticos no son lo tuyo, tienes la opción de responder por correo convencional o pedir una cita personal.

¿Qué pasa si no respondo?

La falta de contestación de un requerimiento tiene efectos irrevocables. Si nos piden documentación, el no aportar la misma puede acarrearnos una multa de 150 euros. Si lo que nos mandan es una propuesta de liquidación y no alegamos, la propuesta de la Agencia Tributaria se entenderá firme, por lo que directamente nos remitirán una carta de pago para abonar lo que proceda, sin admitirnos alegaciones una vez llegado a ese punto. Por lo tanto, siempre debemos contestar requerimientos agencia tributaria.

El último paso. Esperar a que la Agencia Tributaria se pronuncie. ¡Paciencia!

¿Necesitas más información? ¡No dudes en ponerte en contacto con nosotros!

¿Qué tipos de notificaciones y requerimientos existen?

  • Comunicación: El documento o es simplemente informativo y no requiere de ninguna respuesta.
  • Requerimiento respecto de otra persona o empresa: Hacienda solicita información o documentación para contrastar. Siempre debes responder, aunque no tengas esa información, debes responder diciendo que no la tienes.
  • Diligencia de embargo de créditos: Son instrucciones respecto a la deuda de una tercera persona o empresa con Hacienda, no de tu propia empresa. Desde que la recibes si le debes algo a esa tercera persona no debes pagar nada, e informar a la Agencia Tributaria de los créditos pendientes que se encuentran embargados.

Procedimientos de comprobación limitada

El departamento de Gestión Tributaria puede comprobar nuestras declaraciones de impuestos, y enviar varios tipos de notificaciones.

– Notificación de requerimiento. Consiste en presentar a la Agencia Tributaria la documentación que requiera en el lugar y plazo que se indique.

– Notificación de propuesta de liquidación. En esta comunicación la Agencia Tributaria nos anuncia que modifica alguna declaración que hayamos presentado. Si no estamos de acuerdo, se pueden presentar alegaciones en el plazo establecido para hacerlo.

– Notificación de resolución del procedimiento. Una vez se han presentado alegaciones, la Agencia Tributaria nos contesta con la resolución y acuerda una liquidación si procede. Si no estamos conformes, se puede recurrir dentro del plazo establecido.

  • Providencia de apremio: Esta notificación procede en el caso de que exista una deuda tributaria y haya pasado el plazo voluntario para ingresarla. Hacienda aplica un recargo sobre la deuda y se generan además unos intereses por el retraso en el pago de dicha deuda.
  • Notificación de inicio de inspección: Es la peor notificación que puedes recibir. Puede ser que esté todo bien, pero sólo por el tiempo que vas a invertir en preparar papeles desearás no haberla recibido. A veces las inspecciones son aleatorias, pero otras veces se promueven ante indicios de fraude fiscal. Esta notificación avisa del inicio del procedimiento y cita a la empresa para presentar toda la documentación requerida. El inspector irá tramitando diligencias mientras investiga los hechos, que finalizarán con un acta de inspección. Los órganos de inspección pueden pedirte información de facturas, documentos bancarios, contratos… y todo lo que consideren para probar que todo está en orden.
  • Notificación de expediente sancionador: Esta notificación se refiere a una sanción que se impone, informando del expediente al que se refiere, por ejemplo imaginemos una revisión de renta en la que nos hemos dejado de ingresar una cantidad. Pues al margen de la conclusión de ese procedimiento, se inicia un expediente sancionador para que abonemos la sanción correspondiente a no haber hecho las cosas bien en su día. Se pueden presentar alegaciones si no se está de acuerdo con la sanción.

¿Necesitas más información?

Estamos para ayudarte. No dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario:

Guía práctica para leer, entender y responder a Hacienda

­­La primera reacción al recibir una carta de Hacienda, suele ser de preocupación. Es lógico y habitual sentir nerviosismo o impaciencia cuando se desconoce el procedimiento a seguir, o cuáles son los derechos y obligaciones que tenemos.


La finalidad de este artículo es proporcionar algunas pautas para entender y responder correctamente a las notificaciones de la Agencia Tributaria; es importante aclarar que aunque no se firme o se rehúse la carta, el procedimiento seguirá adelante, la normativa ha previsto esta situación; así que generalmente es mejor firmar las cartas de Hacienda y así te evitarás problemas.Hay que tener en cuenta que la notificación es el instrumento mediante el cual Hacienda comunica formalmente al contribuyente aquellos actos que le afectan, y constituye a la vez una garantía tanto para la Administración como para el obligado tributario, ya que al tener conocimiento concreto del acto administrativo que le afecta, podrá cumplirlo o bien ejercer su derecho a recurrirlo.


A continuación vamos a identificar aquellos elementos de la carta necesarios para poder comprender y en su caso contestar a Hacienda:

• En la parte superior izquierda del encabezamiento, aparece la Administración y la oficina (Gestión, Inspección o Recaudación) que ha iniciado el procedimiento notificado y será a quién debemos remitir la documentación requerida y/o efectuar las alegaciones o manifestaciones que consideremos.

A la derecha, en la parte superior aparece el número de certificado y el destinatario de la notificación.

• Le sigue, en mayúsculas y negrita el acto que se notifica: Requerimiento, Tramitación de Alegaciones, Propuesta de Liquidación Provisional o Definitiva, Concesión Aplazamiento, etc.

• Identificación del Documento; donde consta el N.I.F del destinatario, la referencia del expediente, el concepto tributario (IVA, IRPF, etc.) y el ejercicio fiscal. Se debe hacer constar estos datos en la contestación ya sea en papel o telemática.

• En el punto siguiente es donde Hacienda explica la razón de la notificación. Son muy diversas las causas por las que Hacienda se dirige al contribuyente por ejemplo: aclarar discrepancias entre la información en poder de la Administración y la declarada, comprobar que las operaciones declaradas se ajustan a la normativa o recabar información sobre terceros. Hay que tener en cuenta que todo acto administrativo debe contener el texto integro con la motivación y en el caso de tratarse de una liquidación, además de la identificación del obligado tributario, debe constar los elementos determinantes de la cuantía de la deuda tributaria, los hechos que se han tenido en cuenta para dictar la resolución y la norma que la fundamenta jurídicamente.
También indicará la documentación que el destinatario debe aportar, y se hará constar si el acto es o no definitivo en vía administrativa.

• La expresión de los recursos que procedan, órgano ante el que hubieran de presentarse y plazo para interponerlos.

• Lugar y plazo para aportar la documentación y formular las alegaciones. Para el cómputo de los días debemos tener en cuenta el día en el que se recibió la notificación, y cerciorarse de si se trata de días hábiles o naturales.

La contestación se podrá realizar por Internet, en el Registro de cualquier oficina de la Agencia Tributaria o por correo certificado.

• Información Adicional, acerca del procedimiento y su tramitación, posibles sanciones documentación del expediente, etc.

• Anexos, junto a notificación y según el acto notificado, se remite el modelo para efectuar alegaciones, la carta de pago en el caso de liquidaciones definitivas, modelo de representación

Por lo tanto, como decíamos, el primer paso es mantener la calma y leer con conocimiento qué es lo que Hacienda quiere. Si no tenemos claro lo que nos pide o intuimos que el tema puede complicarse, por ejemplo en el caso de una Inspección, lo mejor es acudir a un asesor fiscal de confianza.

Un requerimiento de Hacienda siempre hay que atenderlo, no sólo porque no hacerlo implicará una sanción, sino porque Hacienda no siempre tiene razón, y ello por diversos motivos (datos erróneos sobre el contribuyente, un acto, interpretación diferente de una norma, etc.). Recuerda que como contribuyente, además de obligaciones también tienes derechos.

Inmaculada Domingo Torres, Versis Consulting

¿Qué pasa si recibo una notificación de Hacienda cuando estoy de vacaciones?

Share 11 Tweet 0 Google Plus 0 Share 0 Save0

Hacienda no coge vacaciones y puede enviarte una notificación cuando no estés. Descubre qué puede pasar.

Seguro que muchos de vosotros cogéis vacaciones hoy pero eso no quiere decir que durante este tiempo no puedas recibir una notificación de Hacienda. La administración no descansa pese a que la mayoría de las empresas cierran en agosto o bajan mucho su volumen de actividad porque las obligaciones tributarias se deben cumplir cada mes del año.

¿Pero cómo vas a responder a una notificación cuando ni siquiera sabes que las has recibido porque estás de vacaciones? Hoy te damos la respuesta y la solución a estos requerimientos de la Agencia Estatal cuando no podemos responder a tiempo.

Contenidos

¿Por qué se siguen enviando notificaciones en agosto?

Aunque la mayoría de personas y empresas esperan el mes de agosto para olvidarse de las preocupaciones y disfrutar del tiempo libre, la Agencia Tributaria no echa el cierre. Por una parte, porque puede surgir alguna irregularidad que no puede esperar y se tiene que notificar durante este tiempo y, por otra, porque para la administración los días de agosto son días hábiles a efectos de notificaciones, exactamente igual que el resto del año.

No hay ninguna ley que marque el mes de agosto como el mes oficial de vacaciones porque, según los expertos, si así fuera las personas que cogen las vacaciones en otro no estarían en igualdad de condiciones. Tanto es así, que ni siquiera baja el número de envío de notificaciones durante el mes de agosto e, incluso, en ocasiones aumenta.

Cómo actuar cuando se nos ha pasado el plazo

Notificaciones físicas

Imagínate que llegas a casa después de unas relajantes vacaciones y al abrir el buzón ¡sorpresa! te están esperando varios avisos de correos para recoger una notificación de Hacienda, obviamente todos caducados porque muchas veces te los reparten en dos días seguidos. Si han pasado pocos días, puedes probar de acudir a la Delegación de la Agencia Tributaria para explicar tu situación y quizá acepten tu argumento, pero si han pasado muchos días y no haces nada, Hacienda te va a poner la sanción correspondiente. Hasta 2015 no había manera de recurrir esta injusticia para el contribuyente lo que suponía multas y demás sanciones por retraso de respuesta, pago o la imposibilidad de recurso.

Por suerte, el Tribunal Supremo aprobó el 13 de Mayo de 2015 una sentencia que establece que si se entiende que el contribuyente está de vacaciones esa comunicación no tendrá validez y se tendrá que volver a intentar más adelante antes de imponer una multa. Esto quiere decir que, en teoría, se deberá notificar con tiempo suficiente para que el contribuyente pueda dar respuesta cuando tenga conocimiento de que ha recibido esta notificación.

Por tanto, la Agencia Tributaria puede podrá enviar notificaciones en agosto pero si se demuestra que el contribuyente no ha tenido conocimiento de su recepción, no serán válidas a efectos legales.

Notificaciones electrónicas y días de cortesía

A partir del Real Decreto 1363/2010 se establece que Hacienda también puede notificar, tanto a contribuyentes como a empresas, notificaciones en formato electrónico por correo electrónico. Los particulares no están obligados a tener esta vía de comunicación pero las empresas sí e, igual que con las notificaciones físicas, agosto no está exento para recibirlas.

Por tanto, si estás de vacaciones y recibes una notificación electrónica tienes 10 días hábiles desde la recepción para dar una respuesta. Pasado este plazo se dará la notificación por leída y si no se ha contestado, se empezarán los trámites pertinentes sin posibilidad de que puedas recurrir.

La solución en este caso es hacer uso de los llamados días de cortesía que son 30 días naturales al año que las empresas pueden escoger para que Hacienda no pueda enviarles notificaciones. Este trámite se debe hacer, como mínimo, 7 días antes del primer día que queramos que dejen de llegarnos notificaciones. Por eso, si tu empresa cierra en agostos puedes pedir a Hacienda que durante 30 días de este mes no te envíe nada.

Para solicitar estos días de cortesía, debes entrar en el apartado “Mis notificaciones” de la web de la Agencia Tributaria y escoger la opción “Solicitud de días en los que no se pondrán notificaciones en Dirección Electrónica Habilitada“. Para acceder a estos servicios tendrás que tener un identificador digital, como lo haces cuando presentas los impuestos de forma telemática.

Otorgamiento de apoderamiento

Recuerda que en caso que tengas una asesoría también puedes hacerle responsable de que conteste a tus notificaciones cuando no estés disponible a través del otorgamiento de apoderamiento para que responda en tu nombre o el de tu empresa.

Si recibes una notificación de Hacienda seguramente tengas que justificar algún gasto, movimiento o petición de algún documento, recuerda que hay motivos frecuentes para recibir una inspección de Hacienda. Por eso, es imprescindible que siempre tengas todos tus ingresos y gastos al día en Quipu, de forma que en todo momento sabrás cuántos impuestos acumulados tienes, cuánto te queda para presentar los modelos tributarios y una visión general de tu negocio ¿Aún no lo has probado? Recuerda que tenemos una prueba gratuita de 15 días sin ningún compromiso 🙂

Consulta de notificaciones y comunicaciones

Mediante esta opción puede acceder a un buscador que permite localizar tanto las notificaciones como las comunicaciones del contribuyente con las que está vinculado en el momento de la emisión por ser el titular de la notificación, el destinatario o un apoderado para acceder a las notificaciones y comunicaciones del titular.

El acceso a esta consulta está habilitado tanto con certificado electrónico y DNIe, como con [email protected] PIN.

Estos son los criterios de búsqueda que puede utilizar para acceder a las notificaciones y comunicaciones:

  • «En nombre de», permite filtrar los resultados de la persona o entidad seleccionada, que puede ser el propio contribuyente, una entidad a la que sucede o una persona o entidad apoderada por el contribuyente a acceder a sus notificaciones y comunicaciones. Este criterio también muestra todas las notificaciones y comunicaciones cuyo titular es el tercero, incluso aquellas que fueron emitidas antes de recibir el poder o de ser otorgada la sucesión. Para facilitar la búsqueda del tercero puede pulsar sobre el icono de nueva ventana y activar la ventana de búsqueda. Puede buscar por NIF, nombre, tipo y trámite, pulsando el enlace «Mostrar Filtros» o seleccionar directamente al contribuyente. Para localizar las notificaciones y comunicaciones de terceros, es imprescindible que en este campo indique el NIF del poderdante o de la entidad a la que sucede.
  • «Tipo», filtra los resultados a notificaciones sí o no notificadas y comunicaciones.
  • Rango de fechas, permite acotar la búsqueda a las fechas indicadas, sin rango mínimo ni máximo.
  • «Leída», para filtrar notificaciones o comunicaciones leídas o no. La marca «Leída» se activa cuando el contribuyente, ya sea el titular, destinatario o apoderado al acceso a las notificaciones, accede a dicha comunicación o bien cuando le es entregada por Correos, en mano o por un agente tributario. Además, para evitar que notificaciones o comunicaciones antiguas dificulten la identificación de los envíos más recientes que no han sido revisados por el contribuyente, se adopta el convenio de considerar leídas las notificaciones emitidas antes del último año, así como las comunicaciones emitidas por correo postal antes de tres semanas. 

Una vez seleccionados los criterios, pulse el botón «Buscar». Se ofrecerán los 10 primeros resultados que cumplan las condiciones seleccionadas.

Si hay más, se habilitará el botón «Más» para poder acceder a ellos. Los datos que se ofrecen sobre cada notificación o comunicación son el número de certificado, que es un enlace para acceder a la misma, el concepto, el tipo, el titular, el destinatario, las fechas de emisión y de notificación, el modelo de notificación y si ha sido o no leída. A continuación se visualizarán otros 10 resultados más y se permitirá paginar para poder localizar el resto e incluso exportar los resultados a un documento Excel.

En función de si se trata de una notificación o una comunicación, y de si ya está notificada o no, y leída o no, se mostrará un botón de acceso distinto a su descarga o visualización.

Desde el buscador, en la parte superior, dispondrá de un enlace para acceder al resumen de las notificaciones y comunicaciones no leídas.

Enlaces de interés:

Las notificaciones e inspecciones de Hacienda

Hacienda se comunica con el autónomo o la pyme, y en general con el contribuyente, a través de notificaciones emitidas bien por carta o por el buzón de notificaciones electrónicas o incluso realizadas de forma presencial a través de Inspección. En general, las notificaciones de Hacienda son recibidas por autónomos y pymes con temor pero conviene relativizar la gravedad de una notificación de Hacienda ya que todo depende del objetivo de la misma.

En las próximas líneas abordamos el tipo de notificaciones de Hacienda y cómo actuar frente a las mismas.

Qué actos son notificables por Hacienda

Hacienda envía notificaciones a sus contribuyentes con el objetivo de solicitar información, verificar o comprobar datos, iniciar un expediente sancionador, una inspección o un procedimiento relacionado con tributos. Es decir, cualquier actuación de Hacienda de la que deba tener conocimiento un contribuyente en particular conlleva el envío de una notificación. Partiendo de esta premisaa bordamos los actos administrativos que se notifican habitualmente:

La notificación está sujeta a un procedimiento legalmente establecido y dependiendo del tipo de procedimiento debe tener un contenido mínimo específico (datos del contribuyente, concepto, motivación, plazos y medios de impugnación…). Lo más conveniente en caso de recibir una notificación es ponerse en contacto con tu asesoría fiscal para conocer los pasos a seguir.

Requerimiento

En esta comunicación Hacienda solicita información al contribuyente para casar datos. Se trata pues de notificaciones de comprobación sobre la actividad del propio destinatario o respecto a un tercero con quien haya tenido relación mercantil, esto es, un proveedor, un cliente, un deudor, un arrendador…En este caso el autónomo o la pyme han de proporcionar en los plazos indicados por Hacienda en la notificación (generalmente diez días hábiles) la información requerida.

El requerimiento puede ser la antesala de una propuesta de liquidación.

Propuesta de liquidación

A través de este acto administrativo Hacienda corrige o modifica la declaración inicial presentada por el contribuyente (aunque puede derivar de otro tipo de procedimientos). Esta notificación irá acompañada de una propuesta de regularización que mostrará las diferencias con la declaración inicial. En caso de desacuerdo puedes realizar alegaciones en un plazo que suele ser de diez hábiles. Se puede ampliar el plazo por un periodo equivalente a la mitad de días señalados en el plazo inicial siempre que:

  • Solicites la ampliación antes de la finalización del plazo.

  • Justifiques las razones por las que solicitas la ampliación.

  • Que la ampliación solicitada no suponga perjuicio ni a la Administración ni a terceros.

Esta propuesta será la antesala de la resolución del procedimiento de comprobación.

Resolución del procedimiento de comprobación

Mediante esta comunicación Hacienda informa sobre la liquidación definitiva de una declaración anterior en caso de que corresponda. Es la notificación que sigue a la de propuesta de liquidación y pone fin al procedimiento. El contribuyente puede recurrir en el plazo indicado dando inicio a un procedimiento de revisión. Este recurso no exime de la obligación de realizar el ingreso de la cantidad mientra se resuelve el recurso (salvo que suspendas la ejecución del acto para lo que se suele exigir garantías económicas).

Inicio de expediente sancionador

Puede darse el caso en que un procedimiento de comprobación o verificación de datos conlleve el inicio de un procedimiento sancionador en el que se abre un periodo de alegaciones que irá seguido de un propuesta de sanción y de una resolución del expediente sancionador. Estos trámites serán similares a la propuesta de liquidación y a la resolución a los que hemos hecho alusión con anterioridad pero la deuda a la que se refieren es una sanción.

Providencia de apremio

Hacienda envía una notificación para reclamar el pago de una deuda tributaria a la que se suma el recargo por el retraso en el pago. Tras esta notificación puedes efectuar el pago en el plazo que señala la providencia de apremio, en cuyo caso el recargo será del 10%, o hacerlo tras el plazo señalado en la notificación, en cuyo caso será del 20% más los intereses de demora. Si lo has pagado antes de recibir la notificación el recargo será del 5%.

Comunicación de diligencia de embargo

Estrechamente relacionada con la notificación anterior está la diligencia de embargo. Si no estás al corriente con Hacienda y no has pagado la deuda en periodo voluntario ni en el periodo ejecutivo (el que te ha concedido Hacienda en la providencia de apremio), además de perder el derecho a ayudas y subvenciones de la Administración, Hacienda podrá dirigirse a aquellas personas que te deban dinero o que tengan a su disposición bienes o derechos tuyos (banco, clientes, registro de la propiedad…) y exigirle el pago de la deuda en tu nombre. Paralelamente Hacienda enviará una comunicación donde te informará sobre ello.

Carta comunicativa

Se trata de una notificación meramente informativa que no exige respuesta al destinatario y no forma parte de ningún procedimiento tributario.

¿Te ayudamos a reducir tu gasto fiscal?

Paga por lo que contratas. Tenemos un plan
adaptado a las necesidades de tu negocio

desde 29,99 €/mes

Inspección de Hacienda

Generalmente un procedimiento de Inspección tiene mayor envergadura y requerirá de varias comparecencias ante la Administración Tributaria y su inicio puede comunicarse con el envío de una notificación en la que se detallarán los siguientes datos:

  • Lugar, la fecha y hora de la primera comparecencia

  • Nombre, apellidos y razón social del contribuyente

  • Impuestos y ejercicio a revisar

  • Alcance de la actuación (parcial o general)

  • Plazo para presentar la documentación requerida

  • Lugar, fecha y datos del inspector

La notificación aclara si el aporte de la información que va a ser objeto de comprobación se puede enviar de forma telemática o si para ello vas a recibir la visita de un inspector.

Cuando andes inmerso en una inspección te recomendamos tener una actitud colaborativa y proporcionar la documentación solicitada por el inspector, subinspector o agente tributario. Has de tener en cuenta que es obligatorio la conservación de facturas durante al menos cuatro años.

¿Qué tipos de notificaciones de Hacienda existen y debes conocer?

De manera habitual, se tiene miedo a recibir notificaciones de Hacienda, ya sea por carta, vía telemática o en una visita realizada por un Agente Tributario. Pero una comunicación de Hacienda no siempre implica malas noticias.

Por eso, en el artículo de hoy te explicamos qué tipos de notificaciones puede mandar la Agencia Tributaria y cómo se debe actuar ante su llegada.

Tipos de comprobaciones de la Agencia Tributaria

Actualmente Hacienda puede realizar dos tipos de comprobaciones de nuestros impuestos:

  • En primer lugar, podemos encontrarnos ante una documentación de Gestión Tributaria, que implica la comprobación limitada de nuestros impuestos.
  • Y por otra parte, podemos directamente encontrarnos con una Inspección, lo que supone una comprobación exhaustiva de nuestros impuestos.

Ante cualquiera de estas comprobaciones, la Agencia Tributaria puede comunicarse con nosotros de diferentes formas, que pasamos a enumerar.

Principales notificaciones

1. Carta comunicativa

La Agencia Tributaria puede enviar cartas que no requieran respuesta ni intervención. Se trataría entonces de una simple notificación informativa.

No obstante, las cartas de la Agencia Tributaria son certificadas, por lo que debe firmarse su recepción.

Tiene gran importancia recibirlas y que éstas no sean rechazadas, pues que si intentan mandarla a una persona y ésta no la recibe, se hará constar la notificación en el Boletín Oficial del Estado.

Una vez que la persona haya recibido la comunicación, se procederá a su lectura. En el caso de que no se entienda la información reflejada en la notificación, es aconsejable contar con el consejo de un asesor fiscal especializado.

2. Comprobación limitada

Dentro de las comprobaciones, podemos encontrar hasta 3 tipos de notificaciones:

  • Notificaciones de requerimiento: Es la notificación más leve que se puede recibir. Solamente consiste en presentar en la Agencia Tributaria la documentación que ésta requiera.Esto sucede cuando los datos que posee Hacienda no coinciden con los expresados por el cooperador. Por consiguiente, la persona deberá justificar que lo presentado por ella es lo exacto y que es la Administración la que se equivoca.

    Toda la documentación que hay que presentar tendrá que realizarse en el lugar y el plazo que indique la notificación. Si se retrasa su presentación o no se hace, supondrá una sanción.

    Ante ésta comunicación, debemos siempre responder y aportar la información/documentación que se nos solicite, en el plazo establecido. Si todo está en orden, se termina el procedimiento; y si hubiese algún tipo de error, se empezaría uno nuevo para corregirlo.

  • Notificaciones de propuesta de liquidación: en este tipo de notificaciones Hacienda nos señala que modifica o corrige, según su criterio, alguna declaración que hayamos presentado.

Si no estamos de acuerdo con estos cambios, se deben presentar “alegaciones” a esta notificación para poder actuar, y siempre dentro del plazo establecido para hacerlo.

  • Notificaciones de resolución del procedimiento: este tipo de notificaciones, viene a ser la comunicación final a las dos anteriores. Una vez hemos presentado las alegaciones correspondientes, Hacienda nos envía una notificación con la resolución y acuerda una liquidación (en caso de que así corresponda).

Si no estamos conformes con ésta resolución, podemos recurrir dentro del plazo establecido.

3. Providencia de apremio

La providencia de apremio es una notificación de la Agencia Tributaria que se realiza en caso de que exista una deuda tributaria. Los organismos de gestión de Hacienda, utilizan este procedimiento para cobrar dicha deuda una vez finalizado el plazo correspondiente de pago voluntario.

La providencia de apremio conlleva un recargo sobre la deuda y genera además, unos intereses por el retraso en el pago de dicha deuda.

4. Notificación de diligencias de embargo

El procedimiento de embargo es un aviso en el cual la Agencia Tributaria requiere información sobre el importe que se adeuda a un proveedor.

El objetivo es ingresar el importe a la Agencia Tributaria con el propósito de cubrir el valor de la deuda que tiene el proveedor con el Tesoro Público.

Es muy importante saber actuar ante una diligencia de embargo. Es necesario que se conteste, ya que si no se hace es posible acarrear consecuencias graves.

Solo se exigirá el desembolso de las deudas vencidas desde la fecha de la comunicación y que se encuentren pendientes de retribución. La persona que reciba la diligencia solo tendrá que ingresar lo que le debe a su abastecedor.

5. Notificación de inicio de investigación: inspección fiscal

Es probablemente la notificación más temida de las que se pueden recibir. Se trata de la revisión de la documentación que está vinculada con Hacienda.

Esta inspección puede ser aleatoria, debiéndose simplemente a un proceso de selección de todos los tributarios. Además, puede deberse al origen de ciertas dudas argumentadas por los inspectores, afectando a la situación monetaria debido a un fraude.

En esta notificación, se informa del inicio del procedimiento y de la citación del tributario para comparecer ante la Administración del fisco.

De esta manera, deberá presentarse toda la documentación que sea necesaria y, si el error ha sido de la Administración, deberán presentarse aquellos documentos que verifiquen que Hacienda tenía los datos erróneos sobre la renta o circunstancia fiscal.

Una vez aportada la documentación requerida, se tramitará una diligencia. Con la certificación, el inspector decretará y finalizará los hechos que han sido investigados y concluirá la situación de la misma, aclarándola a través de un acta que informará al interesado.

6. Notificación de expediente sancionador

Este caso supone la confirmación de un determinado tipo de infracción que no está justificada. Por esta razón, se recibe una notificación que comunica el comienzo de un expediente sancionador.

Este procedimiento se inicia cuando no se ha cumplido debidamente con las normas tributarias.

El expediente sancionador se comunicará a través de un mensaje que contendrá determinada información sobre el expediente que se incoa, a qué tipo de impuesto pertenece la proposición de la sanción y la cantidad que se formula.

Este mensaje se recibe por correo electrónico, donde se informa acerca de la apertura del documento, indicando que la sanción no es fija aún.

Por eso, brinda la oportunidad de comparecer la defensa del expediente en caso de que no se esté de acuerdo con las acciones que Hacienda expresa.

Para hacerlo, es necesario entregar en la Agencia Tributaria un manifiesto que incluya el desacuerdo así como los documentos que puedan reforzar la explicación.

Conclusión

Ante la aparición de alguno de estas notificaciones, es aconsejable ponerse en contacto con un profesional experto en la materia, dado que podrá recomendar cómo actuar en cada caso.

Resumimos a continuación los tipos más comunes de notificaciones de la Agencia Tributaria, que usted puede recibir y como debe actuar en cada caso:

1.Comunicación o carta:

Son informativas, no forman parte de ningún procedimiento y no requieren de respuesta específica.

Verifique lo que le indican y actúe en consecuencia.

2.Notificación de Requerimiento de información, respecto de otra persona o empresa:

Le solicitan información de alguien que ha tenido relación profesional con usted (clientes, deudores, proveedores, etc.).

Siempre debe responder con la información de que disponga y si no la tiene, decir que no dispone de la misma.

Respete el plazo que la Agencia Tributaria le da para responder, que suele ser de 10 días hábiles.

Si quiere que le ayudemos con las notificaciones de la Agencia Tributaria puede hacerlo a través del siguiente enlace—} Quiero contactar con un asesor fiscal para comentar una notificación de la Agencia Tributaria

3.Diligencia de embargo de créditos:

Es una instrucción que usted recibe, pero que está relacionada con una deuda que otra persona o empresa tiene con Hacienda (no usted).

Desde su recepción usted no debe pagar nada a dicha tercera persona.

Además, en el plazo máximo de 10 días, usted debe informar a la Agencia Tributaria si usted tiene alguna cantidad pendiente de pago con esa persona y, en su caso, del importe de dicha deuda. Estos créditos se consideran embargados por Hacienda, a quien usted deberá pagar.

Es muy importante que usted responda a esta notificación, en el plazo de 10 días. En caso contrario la Agencia Tributaria puede hacerle responsable solidario (usted tiene que pagar) de la deuda de la otra persona o empresa.

También es importante que, desde la recepción de la Diligencia de Embargo, no pague nada al deudor de Hacienda, ya que ésta podrá volver a reclamarle la misma cantidad.

No realice ninguna operación de ocultación, obstrucción, levantamiento de bienes o similar, ya que podría hacerle a usted responsable de la deuda de la otra persona o empresa frente a hacienda.

4.Procedimientos de comprobación:

4.1 Notificación de Requerimiento:

Le solicitan información/documentación en referencia con alguna declaración suya. Es muy común cuando las declaraciones presentadas previamente dan como resultado un importe a devolver por parte de la administración. En estos casos suelen realizar una comprobación, antes de devolver el dinero, lo cual no implica que usted haya cometido ningún error.

También puede deberse a alguna incongruencia o discordancia de los datos declarados, con respecto a la información que tiene la Administración.

Siempre debe responder y aportar la información/documentación requerida. Respete el plazo que la Agencia Tributaria le da para responder, que suele ser de 10 días hábiles.

4.2 Notificación de la propuesta de liquidación provisional y trámite de alegaciones:

La Agencia Tributaria corrige alguna declaración presentada previamente por usted. Suele ir precedida de un Requerimiento, a partir del cual y según la información/documentación que usted haya aportado, la Agencia Tributaria modifica, según su criterio, la declaración inicial presentada por usted.

Si no está de acuerdo con dicha corrección usted tiene un plazo, que suele ser de 10 días hábiles, para efectuar “Alegaciones” en su defensa.

4.3 Notificación de la resolución del procedimiento de comprobación limitada:

Tras leer sus alegaciones, la Agencia Tributaria toma una decisión y acuerda una liquidación definitiva.

Usted puede presentar un recurso contra esta resolución, para lo que suele tener plazo de 1 mes.

En cualquier caso, deberá ingresar la cantidad que le reclaman. Si gana el recurso la Agencia Tributaria le devolverá la cantidad ingresada más los intereses de demora correspondientes.

5.Comunicación de inicio de actuaciones de comprobación e investigación (Inspección de Hacienda):

Est es otra de las notificaciones de la Agencia Tributaria que podria recibir; le informa del inicio de la Inspección de Hacienda. No implica que usted haya cometido un error. El Plan de Inspección no solo incluye a contribuyentes cuyos datos resultan sospechosos para la Agencia Tributaria, sino que también incluye contribuyentes de manera aleatoria, que pasan un control rutinario.

En cualquier caso, le recomendamos que no acuda usted mismo a las visitas de la Inspección y que consulte con un profesional antes de realizar cualquier trámite.

6.Inicio de Expediente Sancionador:

Siempre en relación con un procedimiento previo de comprobación o inspección, en el que se ha corregido alguna declaración.

Se puede recurrir en el plazo concedido, que suele ser de 1 mes. En este caso, la sanción no deberá ingresarse hasta que se resuelva el recurso. Si finalmente, tiene que pagar la sanción, deberá añadir a la misma los intereses de demora.

Definiciones:

Cuando recibimos un requerimiento de la Agencia Tributaria, una notificación certificada de Hacienda muchos tienen la tentación de no recogerla y no darse por enterados. Esto tiene importantes consecuencias ya que los plazos, aunque no las recojamos empiezan a contar igualmente.

En caso de no recoger el certificado, se suele publica en el Boletín Oficial de nuestra Comunidad o si estamos suscritos a las notificaciones telemáticas, nos llegarán por esta vía. En todo caso si no hacemos nada, transcurridos diez días hábiles, caducando nuestro derecho a realizar alegaciones.

Lo primero que tenemos que saber con las notificaciones es qué nos están pidiendo, ya que estas cartas suelen ser estándar, con un lenguaje técnico y muchas veces no nos aclaramos después de finalizar que tenemos que aportar. Lo ideal es consultar con nuestro asesor fiscal, para nosotros puede que sea la primera notificación, pero ellos ya están acostumbrados a leer el idioma de la AEAT y saben rápidamente lo que nos solicitan.

Si nos piden documentación para revisión, el no aportarla puede acarrearnos una multa de hasta 150 euros. Si nos mandan una paralela de un impuesto y no alegamos, la propuesta de la Agencia Tributaria se entenderá firme y tendremos que pagar la cantidad consignada. Si alegamos en plazo y la administración no está conforme, cosa habitual, nos lo comunicarán de nuevo.

En este caso se puede presentar recurso de reposición y, si el procedimiento nos sigue siendo desfavorable, podemos acudir al Tribunal Económico Administrativo o acudir a la vía judicial. Por todo ello siempre es mejor recoger con tiempo la notificación para, por lo menos preparar bien el recurso.

En Pymes y Autónomos | Contestar requerimientos de hacienda

Imagen | automobileitalia]

NOTIFICACIONES DE HACIENDA POR E-MAIL

Hacienda ya no va a llamar a tu puerta, sino a tu email¡¡¡¡ desde hace ya muchos meses las comunicaciones de Hacienda, ya sea por declaraciones paralelas, falta de información en algún impuesto/declaración, o sanciones varias… ya no llegan en papel, sino por email, y es responsabilidad del empresario leer y actuar en consecuencia. ¿Sabías que aunque no leas la comunicación se da por leída a los 10 días de haberla recibido?

Desde el 1 de enero del 2011 está en vigor la gestión de las notificaciones de la Agencia Tributaria por vía electrónica, que viene a desplazar la responsabilidad a los contribuyentes, haciéndolos responsables de su recepción en tiempo y forma.

La gestión de las notificaciones se realizará en colaboración con la compañía Correos y Telégrafos, como se venía haciendo hasta ahora en papel, mediante la habilitación de un buzón electrónico (a través de la Dirección Electrónica Habilitada) al que se tendrá acceso a través de www.notificaciones.060.es o de la sede electrónica de la AEAT: www.agenciatributaria.gob.es.

  • El acceso a este “buzón” sólo se puede realizar con disposición de “Certificado/Firma Electrónica” propia o por apoderamiento a un tercero que disponga de la misma.
  • En el funcionamiento del nuevo sistema, será el contribuyente quien tenga que velar por la gestión de sus propias notificaciones, de forma que la Agencia Tributaria se limitará a poner a disposición las notificaciones en el “buzón” habilitado al efecto, donde estará visible durante 10 días naturales.

1.- ¿En qué momento, como contribuyente, está obligado a gestionar las notificaciones mediante el nuevo sistema electrónico?:

Desde enero de 2011 todas las empresas de nueva creación se les da de alta automáticamente.

Por lo que respecta al alta de oficio, para empresas que ya estuviesen constituidas con anterioridad, se recibirá una comunicación de Hacienda por correo certificado, una vez recibida, tendrá el “buzón” habilitado desde el día siguiente a la recepción de dicha notificación, pero como le informábamos antes, solo podrá acceder si posee “Certificado/Firma Electrónica”.

En ese momento -recepción de la Carta de Hacienda comunicándole el Alta de Oficio -, podrá tomar 3 decisiones alternativas, siempre que no tenga previamente la firma digital, gestionadas todas ellas en Hacienda con solicitud de cita previa gestionada por Internet desde www.aeat.es :

Obtener su propio “Certificado/Firma Electrónica”: una vez tramitado, configurar su “buzón” en notificaciones.060.es y gestionar usted mismo sus propias notificaciones.

  • Apoderar a un tercero para que le gestione sus notificaciones (en este caso, estamos a su disposición).
  • Gestionar simultáneamente las dos acciones anteriores, es decir, obtener su propio “Certificado/Firma Electrónica” y apoderar a un tercero.

El alta voluntaria tiene una tramitación similar con la única diferencia de que es usted el que inicia el proceso.

2.- ¿Qué es un “Certificado/Firma Electrónica” y como se obtiene?

Es un Certificado Electrónico que identifica inequívocamente a la persona que lo utiliza en relaciones con terceros, como en este caso la Agencia Tributaria. La obtención del Certificado o Firma Electrónica tiene tres fases, siendo importante resaltar que el inicio y el final del proceso han de tramitarse desde el mismo ordenador:

1º Fase: Solicitud del “Certificado/Firma Electrónica”. Se gestiona a través de la web www.fnmt.es . Una vez realizada la solicitud recibirá un código que se presentará en la Oficina de Registro habilitada, en la siguiente fase junto al resto de documentación que se indica en la misma.

2º Fase: Acreditación de Identidad en Oficina de Registro. En esta fase, el administrador de la mercantil o el empresario persona física deberá acudir a uno de los Organismos Colaboradores (consultar en cada población, aunque lo es siempre la Administración de Hacienda que le corresponda) con la siguiente documentación:

Certificado/s del Registro Mercantil donde conste datos de constitución de la mercantil y vigencia del órgano de administración (es importante señalar que este certificado tiene una validez temporal muy limitada de diez días).

  • N.I.F. original del firmante.

3º Fase: Descarga del “Certificado/Firma Electrónica”. Desde el mismo ordenador que hizo la solicitud y desde la página www.fnmt.es, con el código obtenido en la primera fase, podrá acceder a la descarga del mismo.

3.- ¿Cómo puedo apoderar a un tercero para que gestione mis Notificaciones”

Existen dos opciones diferentes, en función de si se posee previamente el “Certificado/Firma Electrónica” o no.

Así, para el caso de que se tenga la “Firma Digital” el trámite es muy sencillo, otorgando el apoderamiento desde la página web de la Agencia Tributaria, www.aeat.es.

En el caso de no tener “Certificado/Firma Electrónica”, el apoderamiento se puede realizar alternativamente de dos formas:

  • Sin necesidad de visita a la Agencia Tributaria a través de un formulario específico, que una vez cumplimentado y firmado, se ha de llevar a legitimar en Notaría, para después, acompañado de los Certificados del Registro Mercantil informados anteriormente, presentar en Hacienda.
  • Con visita a la Agencia Tributaria, donde acudirá a firmar en presencia de los funcionarios el representante de la entidad, ese formulario específico al que se adjuntarán los documentos mencionados anteriormente.

4.- ¿Puedo pedir vacaciones de las notificaciones electrónicas?

Se permite a los contribuyentes incluidos en el sistema marcar, hasta un máximo de 30 días al año, aquellos días naturales en los que NO desean recibir electrónicamente notificaciones de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Para realizar este trámite tendrá que entrar en Sede Electrónica y activar el periodo en Trámites.

En respuesta a esta nueva obligación que obliga al contribuyente a estar pendiente de sus notificaciones los 365 días del año, C.E. Consulting Empresarial ha desarrollado un nuevo servicio que pone a su disposición y que le garantiza la recepción de sus Notificaciones Tributarias durante los doce meses del año

Las notificaciones electrónicas de la Agencia Tributaria

Con el sistema de notificaciones electrónicas de Hacienda se sustituyen las notificaciones por carta y se transforman en correos electrónicos.

Mediante este sistema cualquier persona física o jurídica dispone de una dirección electrónica donde recibir notificaciones administrativas de las distintas Administraciones Públicas. Se puede acceder desde la sede electrónica de la Agencia Tributaria o mediante una Dirección Electrónica Habilitada (DEH).

Días de cortesía

Si tienes una DEH (Dirección Electrónica Habilitada) para recibir notificaciones electrónicas de la Agencia Tributaria y te vas de vacaciones, puedes pedir unos días de cortesía y suspender las notificaciones de Hacienda durante ese periodo.

Hay que hacerlo con un mínimo de 7 días de antelación al periodo de vacaciones deseado.

El periodo máximo de cortesía que puedes solicitar para no recibirlas es de 30 días naturales al año.

Cómo gestionarlas en vacaciones

La Agencia Tributaria habilita los días de cortesía durante los cuales no recibirás ninguna notificación a tu correo electrónico. Cada año puedes pedirlas un máximo de 30 días naturales.

Lo recomendable es que comuniques a Hacienda los días que vas a estar de vacaciones y pedirlos, como mínimo, una semana antes.

Te recomendamos no coincidir el período de cortesía exactamente con el de tus vacaciones. Actívalo varios días antes para evitar recibir notificaciones en el último momento. También te aconsejamos desactivarlas unos días antes para tener más para leerlas.

Activación

  1. Accede a la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria: solicitud de días de cortesía de notificaciones electrónicas de la Dirección Electrónica Habilitada.
  2. Cuando te aparezca el calendario, haz clic en ‘Modificar’.
  3. Selecciona los días que quieres no recibir notificaciones hasta que queden marcados en color verde.
  4. Haz clic en ‘validar’ y a continuación ‘Firmar y Enviar’.

Como gestores, te recomendamos no hacer coincidir exactamente el periodo de cortesía con el de vacaciones, y así evitarás recibir notificaciones de última hora.

Quiénes están obligados

Los siguientes casos están obligados a recibir las notificaciones electrónicas:

  • Personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica, incluyendo comunidades de bienes y de propietarios.
  • Quienes ejerzan una actividad profesional que les exija colegiarse para los trámites que realizan con las Administraciones Públicas, como pueden ser notarios y registradores de la propiedad y mercantiles.
  • Sociedades Anónimas y de Responsabilidad Limitada.
  • Sociedades mercantiles inscritas en el Registro de Grandes Empresas.
  • Contribuyentes que tributen en el Régimen de Consolidación Fiscal del Impuesto sobre Sociedades o por el Régimen especial del Grupo de Entidades IVA.
  • Quienes estén inscritos en el Registro de Devolución Mensual de IVA (REDEME) o al sistema de transmisión electrónica de datos (EDI).
  • Establecimientos Permanentes y sucursales de entidades no residentes en territorio español.
  • Entidades con NIF empezado por “V”: Agrupación de interés económico, Agrupación de interés económico europea, Fondo de Pensiones, Fondo de capital riesgo, Fondo de inversiones, Fondo de titulización de activos, Fondo de regularización del mercado hipotecario, Fondo de titulización hipotecaria, Fondo de garantía de inversiones.
  • Representantes de aquellos que estén obligados.

Las personas físicas y los autónomos no están obligados a tener un DEH y recibir las notificaciones de forma electrónica.

Delégalo en tu gestoría

Como titular de una DEH, eres responsable de leer y gestionar las notificaciones que te envíe Hacienda.

Si eres cliente de Acompany, te recordamos que nuestros planes de gestoría y asesoría para empresas o autónomos no incluyen la gestión de las notificaciones.

Si tienes dificultades para hacer un seguimiento de las notificaciones que te envía Hacienda, contacta con tu asesor y contrata el servicio de gestión de las notificaciones electrónicas.

11. La práctica de notificaciones

11.1. LUGAR DE PRÁCTICA DE LAS NOTIFICACIONES (ART. 110 DE LA LGT)

Si se trata de procedimientos iniciados a solicitud de los interesados, la notificación debe practicarse en el lugar señalado a tal efecto por el obligado tributario o, en su caso, por su representante o, a falta de tal indicación expresa, en el domicilio fiscal de uno u otro.

Si se trata de procedimientos iniciados de oficio, la Administración tributaria puede optar entre practicar la notificación en cualquiera de los siguientes lugares, para cuya elección la ley no impone ningún orden de preferencia: el domicilio fiscal del obligado tributario o, si existe, de su representante, en el centro de trabajo, en el lugar donde se desarrolle la actividad económica o en cualquier otro lugar adecuado a tal fin.

El artículo 114.2 del RGGI prevé que el interesado pueda designar como lugar a efectos de las notificaciones un apartado postal.

11.2. PERSONAS LEGITIMADAS PARA RECIBIR LAS NOTIFICACIONES (ART. 111 DE LA LGT)

En principio, la notificación de los actos administrativos debe practicarse al obligado tributario interesado o a su representante. No obstante lo anterior, en el supuesto específico de que la notificación se practique en el lugar señalado expresamente a tales efectos por el obligado tributario o por su representante o en el domicilio fiscal de uno u otro, de no hallarse estos presentes en el momento de la entrega, también quedan legitimados para recibir las notificaciones:

  • Cualquier persona que se encuentre en dicho lugar o domicilio siempre que haga constar su identidad.
  • Así como los empleados de la comunidad de vecinos o propietarios donde radique el lugar señalado a efectos de notificaciones o el domicilio fiscal del obligado interesado o de su representante.

11.3. NOTIFICACIONES REHUSADAS (ART. 111.2 DE LA LGT)

Para entender rechazada una notificación es preciso siempre que el rehúse sea realizado por el propio interesado o por su representante. Ello implicará que la notificación se tenga por efectuada a todos los efectos legales, continuándose la tramitación del procedimiento.

Si el rechazo fuera realizado por persona distinta, estaríamos ante un mero intento de notificación.

11.4. NOTIFICACIÓN POR COMPARECENCIA (ARTS. 112 DE LA LGT Y 115 DEL RGGI)

La Administración tributaria queda habilitada para recurrir a la notificación por comparecencia cuando no haya sido posible efectuar la notificación al obligado tributario o a su representante, por causas no imputables a la Administración e intentada al menos dos veces en el domicilio fiscal, o en el designado por el interesado (si se trata de un procedimiento iniciado a solicitud del interesado), debiendo constar en el expediente las circunstancias de dichos intentos de notificación.

No obstante la regla general anterior, la ley precisa que será suficiente un solo intento cuando el destinatario conste como desconocido en su domicilio fiscal o en el lugar expresamente designado a efectos de notificaciones (posibilidad esta ahora no contemplada).

En este supuesto se citará al interesado o a su representante para ser notificados por comparecencia por medio de anuncios que se publicarán, por una sola vez para cada interesado, en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La publicación en el BOE se efectuará los lunes, miércoles y viernes de cada semana. Estos anuncios podrán exponerse asimismo en la oficina de la Administración tributaria correspondiente al último domicilio fiscal conocido. En el caso de que el último domicilio conocido radicara en el extranjero, el anuncio se podrá exponer en el consulado o sección consular de la embajada correspondiente.

En la publicación constará la relación de notificaciones pendientes con indicación del obligado tributario o su representante, el procedimiento que las motiva, el órgano competente de su tramitación y el lugar y plazo en que el destinatario de las mismas deberá comparecer para ser notificado.

En todo caso, la comparecencia deberá producirse en el plazo de 15 días naturales, contados desde el siguiente al de la publicación del anuncio en el correspondiente boletín oficial. Transcurrido dicho plazo sin comparecer, la notificación se entenderá producida a todos los efectos legales el día siguiente al del vencimiento del plazo señalado.

Otra cuestión es la extensión de los efectos de la notificación efectuada por comparecencia, de forma tal que cuando el inicio de un procedimiento, o cualquiera de sus trámites subsiguientes, se entiendan notificados por no haber comparecido el obligado tributario o su representante, se le tendrá por notificado de las sucesivas actuaciones y diligencias de dicho procedimiento.

Únicamente quedan fuera de esta regla de la extensión de los efectos de la notificación por comparecencia las liquidaciones y los acuerdos de enajenación de los bienes embargados.

11.5. NOTIFICACIÓN ELECTRÓNICA

De conformidad con el artículo 41 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, de procedimiento administrativo común de las Administraciones públicas (LPACAP), las notificaciones se practicarán preferentemente por medios electrónicos y, en todo caso, a quienes estén obligados a relacionarse por medios electrónicos con las Administraciones públicas.

Según el artículo 14, en todo caso, estarán obligados a relacionarse a través de medios electrónicos con las Administraciones públicas los siguientes sujetos:

  • Las personas jurídicas.
  • Las entidades sin personalidad jurídica.
  • Quienes ejerzan una actividad profesional para la que se requiera colegiación obligatoria, para los trámites y actuaciones que realicen con las Administraciones públicas en ejercicio de dicha actividad profesional.
  • Quienes representen a un interesado que esté obligado a relacionarse electrónicamente con la Administración.
  • Los empleados de las Administraciones públicas para los trámites y actuaciones que realicen con ellas por razón de su condición de empleado público.

Por su parte el artículo 43 de la citada ley señala que:

«1. Las notificaciones por medios electrónicos se practicarán mediante comparecencia en la sede electrónica de la Administración u organismo actuante, a través de la dirección electrónica habilitada única o mediante ambos sistemas, según disponga cada Administración u organismo.

2. Las notificaciones por medios electrónicos se entenderán practicadas en el momento en que se produzca el acceso a su contenido».

Cuando la notificación se realice por medios electrónicos se entenderá rechazada cuando hayan transcurrido 10 días naturales desde la puesta a disposición de la notificación sin que se acceda a su contenido.

En desarrollo de la normativa anterior, el Real Decreto 1363/2010, de 29 de octubre, regula las notificaciones electrónicas de la AEAT.

11.5.1. Obligados a recibir notificaciones electrónicas de la Agencia Estatal de Administración Tributaria

Tienen obligación de recibir por medios electrónicos, comunicaciones y notificaciones, las personas y entidades que se relacionan a continuación:

  • Sociedades anónimas (NIF letra A) y de responsabilidad limitada (NIF letra B).
  • Personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica que no tengan nacionalidad española (NIF letra N).
  • Establecimientos permanentes y sucursales de entidades no residentes (NIF letra W).
  • Uniones temporales de empresas (NIF letra U).
  • Agrupaciones de interés económico, agrupaciones de interés económico europeas, fondos de pensiones, fondos de capital riesgo, fondos de inversiones, fondos de titulización de activos, fondos de regularización del mercado hipotecario, fondos de titulización hipotecaria y fondos de garantía de inversiones (todos ellos, NIF letra V).
  • Contribuyentes inscritos en el Registro de Grandes Empresas.
  • Contribuyentes que tributen en el régimen de consolidación fiscal del IS.
  • Contribuyentes que tributen en el régimen especial del grupo de entidades del IVA.
  • Contribuyentes inscritos en el Registro de Devolución Mensual de IVA (REDEME).
  • Contribuyentes con autorización para presentar declaraciones aduaneras mediante el sistema de transmisión electrónica de datos (EDI).

11.5.2. Notificaciones a realizar por la Agencia Estatal de Administración Tributaria por medios electrónicos

Las personas y entidades citadas anteriormente estarán obligadas a recibir por medios electrónicos todas las comunicaciones y notificaciones que efectúe la AEAT de esta forma en sus actuaciones y procedimientos tributarios, aduaneros y estadísticos de comercio exterior y en la gestión recaudatoria de los recursos de otros entes y Administraciones públicas que tiene atribuida o encomendada.

Por tanto, la notificación electrónica pasa a ser la forma habitual de notificación de las actuaciones de la AEAT.

No obstante, existe una serie de excepciones.

11.5.3. Posibilidad de notificación no electrónica

La AEAT podrá practicar notificaciones por los medios no electrónicos tradicionales en los siguientes supuestos:

  • Cuando la comunicación o notificación sea por comparecencia espontánea del obligado tributario o su representante en las oficinas de la AEAT y solicite la comunicación o notificación personal en ese momento.
  • Cuando la comunicación o notificación electrónica sea incompatible con la inmediatez o celeridad que requiera la actuación administrativa para asegurar su eficacia.
  • Cuando las comunicaciones y notificaciones hubieran sido puestas a disposición del prestador del servicio de notificaciones postales para entregar a los obligados tributarios antes de la fecha en que la Administración tenga constancia de la comunicación al obligado de su inclusión en el sistema de dirección electrónica habilitada (DEH).

Si la AEAT practicara la comunicación o notificación por medios electrónicos y no electrónicos, se entenderán producidos todos los efectos a partir de la primera de las comunicaciones o notificaciones correctamente efectuada.

11.5.4. Materias que no serán objeto de comunicación y notificación en la dirección electrónica habilitada

  • Aquellas en las que el acto a notificar vaya acompañado de elementos no susceptibles de conversión en formato electrónico.
  • Las que deban practicarse mediante personación.
  • Las que efectúe la AEAT en la tramitación de reclamaciones eco­nó­mico-administrativas.
  • Las que contengan medios de pago a favor de los obligados tributarios (cheques).
  • Las que deban practicarse con ocasión de la participación telemática en procedimientos de enajenación de bienes desarrollados por los órganos de recaudación de la AEAT.

11.5.5. Notificaciones en procedimientos iniciados a solicitud del interesado

En este tipo de notificaciones, si el interesado o su representante hubieran señalado un lugar para realizarlas distinto de la DEH de cualquiera de ellos, se practicarán en el lugar señalado para ello.

Tras dos intentos de notificación, si no es posible practicarla por causas no imputables a la Administración, la notificación se enviará a la DEH del interesado (si este no actuase por medio de representante o el representante no dispusiera de una DEH) o, en su caso, a la del representante.

11.5.6. Inclusión obligatoria en el sistema

La AEAT notificará por carta a los obligados a recibir comunicaciones y notificaciones electrónicas su inclusión de oficio, asignándoles una DEH.

En los supuestos de nuevas altas en el censo de obligados tributarios, la notificación de la inclusión en el sistema de DEH se podrá realizar junto a la comunicación de asignación del NIF definitivo.

11.5.7. Acceso a la dirección electrónica habilitada

El acceso a la DEH puede ser realizado directamente por el obligado tributario o mediante un apoderado con poder expreso para recibir notificaciones telemáticas de la AEAT.

En ambos casos es necesaria la autenticación de los interesados mediante los certificados electrónicos que se admitan conforme lo establecido en la normativa vigente.

Cumplidos los requisitos indicados, el contribuyente incluido en el sistema de DEH accederá a su buzón electrónico por internet a través de la dirección http://notificaciones.060.es, pudiendo ver su buzón si hace clic en Entrar. Previamente el sistema nos solicita la selección del certificado electrónico, o documento nacional de identidad electrónico (DNIe) si se trata de una persona física.

Asimismo, siempre será posible el acceso al contenido de las comunicaciones y notificaciones de la AEAT, tanto pendientes de notificar como ya notificadas, por comparecencia electrónica en la sede electrónica de la AEAT a través de la dirección https://www.agenciatributaria.gob.es.

La Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos, SA, entidad prestadora del servicio, contempla la posibilidad, al configurar el perfil del buzón electrónico, de consignar una cuenta de correo electrónico personal en la que, de forma no vinculante, se informará al obligado tributario de las entradas de las nuevas comunicaciones y notificaciones realizadas por la AEAT.

11.5.8. Efectos de las notificaciones electrónicas

Los efectos de la notificación en la DEH se producen en el momento del acceso al contenido del acto notificado, o bien, si este acceso no se efectúa, por el transcurso del plazo de 10 días naturales desde su puesta a disposición en dicha dirección electrónica. Transcurrido el plazo indicado, la notificación se entiende practicada y así constará en el buzón electrónico.

El plazo comenzará a contar a partir del día después de su puesta a disposición. Por ejemplo, las notificaciones que se pongan a disposición el día 1 entre las 00:00 y las 23:59 y no hayan sido recogidas, se entenderán notificadas automáticamente el día 11.

Todas las comunicaciones y notificaciones estarán 30 días naturales en el buzón de la DEH. Durante ese periodo, si han sido leídas, se podrá visualizar por completo su contenido cuantas veces se precise.

Con posterioridad a este plazo, solo se podrán consultar en la sede electrónica de la AEAT.

En el caso de que fueran rechazadas expresamente o hubiera expirado el plazo de 10 días sin haber accedido, la consulta completa de las comunicaciones y notificaciones solo podrá realizarse a través de la sede electrónica de la AEAT.

No obstante, el documento completo en el que consta el acto notificado estará disponible mediante el acceso a la sede electrónica de la AEAT, seleccionando los expedientes del interesado que consten como ya notificados.

El sistema de notificación electrónica acredita la fecha y hora en que se produce la puesta a disposición del interesado del acto objeto de notificación, que tendrá lugar mediante la recepción en la DEH asignada al destinatario del aviso de la puesta a disposición de la notificación. Igualmente, el sistema acredita la fecha del acceso del destinatario al contenido del documento notificado o en la que la notificación se consideró rechazada por haber transcurrido el plazo legalmente establecido.

Si con anterioridad a la fecha de recepción de la comunicación de la notificación, se hubiera accedido a la sede electrónica de la AEAT y hubiera sido practicada la notificación por comparecencia electrónica, la fecha que prevalece a todos los efectos es la de la primera de las notificaciones correctamente practicada.

11.5.9. Días de cortesía

El Real Decreto 1615/2011, de 14 de noviembre, regula de forma expresa la posibilidad de señalar días en los que no se pondrán notificaciones en la dirección electrónica habilitada («días de cortesía»), que permitirá a los obligados tributarios que estén incluidos en el sistema de dirección electrónica habilitada señalar un máximo de 30 días en cada año natural durante los cuales la AEAT no podrá poner notificaciones a su disposición en la citada dirección electrónica.

La Orden EHA/3552/2011, de 19 de diciembre, regula los términos en los que los obligados tributarios pueden ejercitar la posibilidad de señalar días en los que la AEAT no podrá poner notificaciones a su disposición en la dirección electrónica habilitada.

  • Se pueden señalar un máximo de 30 días naturales por año natural, siendo los mismos de libre elección, sin ser necesario agrupar un mínimo de los mismos.
  • Se deberán solicitar con una antelación mínima de 7 días naturales al primer día en que vaya a surtir efecto.
  • Se pueden modificar mediante solicitud expresa, dejando sin efecto el periodo inicialmente elegido, pero con los mismos límites respecto al número máximo de días anuales por obligado tributario y antelación mínima antes mencionada.
  • Se podrá disfrutar de la totalidad de los 30 días naturales del año natural en curso sin necesidad de prorrateo de días por el periodo del año natural restante, en el caso de ser incluido a lo largo del año natural con carácter obligatorio en el sistema o de darse de alta voluntariamente.
  • El retraso en la notificación derivado del señalamiento de los días en los que no se pondrán notificaciones en la dirección electrónica habilitada se considerará dilación no imputable a la Administración.
  • El señalamiento de los días afectará exclusivamente a las notificaciones que pudieran haberse efectuado en los días señalados, no pudiéndose descontar en ningún caso del cómputo de los plazos que se hayan iniciado por haberse producido la notificación con anterioridad al primero de los días señalados.
  • El señalamiento de los días deberá realizarse obligatoriamente en la sede electrónica de la AEAT, en la dirección electrónicahttp://www.agenciatributaria.gob.es.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *