0

Casa de mario casas

Los hermanos Casas se han convertido en una de las familias de actores más reconocidas de nuestros país. Aunque la estrella es Mario Casas, le siguen Sheila, Óscar y Christian que también se dedican a la interpretación. Se llevan de maravilla como queda patente en sus redes sociales, donde revolucionan a los casi seis millones de seguidores que suman.

Mario confesó en el programa de Bertín Osborne que sus padres y sus hermanos son la espina dorsal de su vida y que con quién tiene mejor relación es con Sheila, ya que se llevan muy pocos años. Siempre que pueden sacan tiempo para pasar tiempo juntos, como pudimos ver el verano pasado que compartieron unos días en familia en el Caribe.

Sheila Casas

Es la única chica del clan Casas, en el que solo falta un hermano – Daniel, de cuatro años-. Era la única de los cuatro hermanos que no se dedicaba a la interpretación hasta que antes del verano se confirmó su participación en la serie de Televisión Española, ‘El Continental’. Sheila era abogada y llevó casos de personajes populares como la defensa del triunfito Álex Casademunt tras ser detenido por una presunta agresión. Dos años después empezó a llevarle los asuntos a su hermano, Mario.

Mario Casas

Es, sin duda, el más conocido de todos los hermanos y se ha convertido en uno de los actores de más renombre de nuestro país. Es uno de los intérpretes favoritos del aclamado director Álex de la Iglesia, con quien ha trabajado en tres ocasiones: en ‘Las brujas de Zugarramurdi’, ‘Mi gran noche’ y ‘El bar’.

Sus padres le tuvieron muy jóvenes, con 17 años su madre y su padre con 19, pero eso no supuso ningún problema para él ni para el resto la familia. En 2006 empezó a sonar su nombre con la serie de adolescentes ‘SMS’, pero no fue hasta ‘Los hombres de Paco’ que su carrera despegó de golpe.

Casas también ha actuado para Banderas en ‘El camino de los ingleses’ y protagonizó ‘El Barco’, la serie donde compartió cartel con Blanca Suárez, y que fue el principio de su historia de amor.

Óscar Casas

Es el más popular después de Mario. Tiene un gran séquito de fans que le siguen en las redes sociales, y su físico recuerda mucho al de su hermano. De hecho, dio los primeros pasos ante las cámaras interpretando el personaje de Mario Casas de pequeño, en la película ‘Fuga de Cerebros‘ o en las series ‘SMS’ y ‘El Barco’. En 2011 afrontó su primer rol protagonista en ‘El sueño de Iván’ y desde entonces no ha parado. También le hemos visto en ‘El Orfanato’ o en ‘Águila Roja’, donde dio vida al hijo de Satur, Gabi.

Christian Casas

Christian compagina su carrera como actor con llevarle las cuestiones administrativas a su hermano Mario. Ha estudiado Derecho y le hemos visto en series como ‘Hospital Central’ y ‘Cuéntame cómo pasó’, así como en películas como ‘En Apatía’ o ‘Promoción Fantasma’.

Daniel Casas

Es el más pequeño de la familia con tan solo cuatro años. Daniel nació en el 2014, cuando Mario tenía 27 años y ya era una estrella reconocida del panorama nacional. El pequeño de los Casas aún no tiene muy claro si se decantará por la profesión familiar. Sus hermanos se deshacen en elogios hacía el pequeñín del clan y comparten numerosas fotos de él en las redes sociales.

Las despedidas no son fáciles. Decir »adiós» a un ser querido sabiendo que estarás una larga temporada sin verle personalmente, abrazarle o poder compartir con él en el día a día es un trago duro. Aunque sea temporal, aunque se tenga la fecha de regreso, el tiempo no cuenta igual sin ellos.

Pero al igual que las despedidas son complejas, las bienvenidas son pura emoción y euforia. La familia Casas ha vivido ambas en un breve periodo de tiempo. Óscar Casas se despidió de su familia el pasado mes de mayo para coger un vuelo y marcharse a Colombia durante 4 meses para grabar una nueva película.

Una publicación compartida por Ó S C A R C A S A S (@oscar_casas_) el 11 de Ago de 2019 a las 3:46 PDT

El momento profesional del joven es de lo más dulce. Mario Casas ya ha contado en varios ocasiones »que hay Casas para rato en la pequeña y gran pantalla» gracias al potencial de sus hermanos, especialmente de Óscar, que comparte pasión con Mario.

Una publicación compartida por Ó S C A R C A S A S (@oscar_casas_) el 30 de Ago de 2019 a las 9:20 PDT

Aunque si algo ha resultado duro para el actor en este tiempo, es el no ver al pequeño Daniel Casas, la debilidad de toda la familia. Ambos han protagonizado uno de los momentos más entrañables de la semana. El co-protagonista de ‘Instinto’ compartió un vídeo en su cuenta oficial de Instagram en el que mostraba cómo había sido el recibimiento del menor a su llegada.

Una publicación compartida por Ó S C A R C A S A S (@oscar_casas_) el 29 de Jun de 2019 a las 7:56 PDT

La familia casas está muy unida. La relación entre los 5 hermanos es muy estrecha y la distancia es algo que no llevan nada bien, pero la mejor parte de regresar de sus respectivos compromisos profesionales siempre son los reencuentros. Y abrazos tan sinceros como el de Daniel, desde luego compensa cualquier ausencia. Un largo abrazo en el que no pudieron reprimir las lágrimas al reencontrarse. Mario Casas, no pudo resistirse a comentar el momento, destacando la unión de sus hermanos pequeños: »Puro», escribió el actor junto a un corazón.

El emotivo reencuentro de Óscar Casas y su hermano pequeño

Óscar Casas, el hermano de Mario Casas, está siguiendo sus pasos hacía el mundo de la interpretación. Y es que es innegable el talento que tiene el joven, tal es así que ya se ha ganado un buen sitio reconocido. Aún así, se ha desplazado durante casi cuatro meses de su casa para recibir formación en interpretación además de disfrutar un verano de lo más divertido.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de (@oscar_casas_) el 30 Ago, 2019 a las 9:20 PDT

El joven, que llevaba casi cuatro meses alejado de su casa, y por lo tanto de su hermano pequeño de 5 años, Daniel, ha querido compartir este emotivo video que ha enamorado a todos sus seguidores.

En el podemos ver como el pequeño Daniel se tira a los brazos de su hermano nada más verle a la salida del aeropuerto, sin ser capaz desprenderse .

«De vuelta en mis brazos después de casi 4 meses. Te quiero», escribía el joven al pie del video. Su hermano Mario y su hermana Sheila no dudaban en comentar en la publicación: «Puro corazón», «Ya te tenemos de vuelta».

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de (@oscar_casas_) el 11 Ago, 2019 a las 3:46 PDT

No es la primera vez que Óscar comparte una imagen con su hermano pequeño, y es que parece que aunque se llevan muchos años, ser los pequeños de la familia Casas le ha hecho estar más que unidos. Que familia tan bonita.

NO ES «EL HIJO DE TU PADRE»… ES TU HERMANO

El primer post de este curso 2017/2018 fue «Reflexiones veraniegas de un letrado al teclado –2017–», un post compuesto de seis «mini post»

1.- Entre dos aguas.

2.- No me acostumbro…

3.- Padres y madres impotentes.

4.- No falla la justicia, fallan las personas.

5.- ¿Qué es lo más frustrante para un abogado?

6.- Hay que perder el miedo a ser llamado «machista».

Sinceramente fueron muchos los que, a raíz de la publicación de ese post, se dirigieron a mí. En unos casos para felicitarme por el post, y en otros casos para decirme que alguno de esos «mini post» les habían conmovido. Sin embargo, entre todos ellos quiero destacar a un padre que compartió conmigo una realidad –su realidad– en la que yo nunca había reparado.

Es curioso, porque en este espacio virtual he hablado, o mejor dicho, he escrito sobre muchos temas: sobre la justicia, la custodia compartida, los hombres maltratados, las segundas mujeres, e incluso más recientemente sobre el amor; pero nunca he escrito sobre los «hermanos». Es precisamente sobre los «hermanos» sobre lo que este padre me habló.

Uno de los «daños colaterales» o, mejor dicho, una de las «víctimas» de muchas de estas rupturas, son los hermanos, hijos de un mismo padre –o madre– pero fruto de distintas relaciones, es decir, hijos de una «primera» y «segunda» relación, niños que, sin comerlo ni beberlo, se ven inmersos en una guerra y que, en muchos casos, crecen sabiendo que tienen uno o varios hermanos con los que, por razones que –nadie en «su sano juicio» puede entender– no tienen ni van a tener ninguna relación.

Me gustaría mucho poder compartir con todos el correo electrónico que este padre me envió, pero por razones obvias no puedo hacerlo, sin embargo sí compartiré algunas pinceladas.

Este padre llevaba divorciado más de una década, tiene tres hijos, dos de una primera relación y uno de una segunda relación. Inicialmente todo trascurrió bien. Sin embargo, un buen día, sin saber por qué, aunque se intuye –huele a SAP–, los hijos de esa primera relación cortaron la comunicación y dejaron de hablarse con su padre y, por extensión, con su hermana, fruto de la segunda relación de su padre.

Me contaba este padre cómo lo más duro para él fue ver el bloqueo que sus hijos de la primera relación hicieron a su hija fruto de su segunda relación, quien, de la noche a la mañana, vio cómo sus hermanos la bloquearon en las redes sociales y se empezaron a alejar…, un alejamiento que la menor empezó a percibir mucho antes.

Tras varios intentos de reunión, un día su hija –repito, fruto de la segunda relación– le pidió a su padre que dejara de intentar reunir a los tres hermanos; le dijo que se tenía que dar cuenta que los dos hermanos los estaban rechazando, a ella y a su padre, y que no sabía si alguna vez les habían querido… Fue la primera vez que la menor empleó la palabra humillación, ante la constante petición de poder quedar y el consecuente rechazo.

Con esto a sus espaldas, la menor ha ido creciendo, con momentos de sollozos y desahogo emocional con su madre y raramente con su padre, para no hacer sufrir más a su padre. Pero no ha sido fácil, porque todavía recuerda, recuerdan todos –la menor y sus padres–, aquellos tiempos en los que no había rechazo y eran eso, tres hermanos, por eso los añora y se emociona.

¿Cómo han afrontado esta situación estos padres? Explicando a su hija que el rencor, el odio y la soberbia son los peores enemigos de uno mismo; explicando a su hija que no puede hacer lo mismo a sus hermanos; explicando a su hija que, seguramente, es la «madre» de sus hermanos la que los ha conducido a esa situación y, sobre todo, diciéndole a su hija que debe aceptar y escuchar a sus hermanos si alguna vez se acercan a ella, decidiendo ella misma libremente lo que estime más oportuno.

Estos padres y su hija han afrontado la situación sabiendo que deben tener paciencia y tiempo para llevar adelante el reto de la buena convivencia, incluso con la capacidad de saber aceptar y perdonar.

Todo ello ha hecho que esta chica, todavía menor de edad, sea consciente de algunos de los problemas de la vida, que algunos están en nuestras manos poderlos arreglar y otros no; que ante los problemas que no está en nuestras manos resolver hay que aplicar resiliencia y, como si se tratara de un tiburón, moverse al son de la aleta del tiburón para que el coletazo no te afecte; intentar ser feliz incluso con estas circunstancias.

Hasta aquí, algunas de las pinceladas de lo que este padre compartió conmigo, una realidad que en los juzgados pasa desapercibida, sobre la que jueces, fiscales, peritos –psicólogos, psiquiatras o trabajadores sociales– y abogados –que nadie piense que me olvido de mi gremio–, nadie repara.

Y lo cierto es que en esta historia, como en otras muchas, hay mucho desgarro, mucho dolor, mucho sufrimiento, pero un sufrimiento del que, sobre todo, son víctimas los más indefensos, los niños.

A raíz de la historia que compartió conmigo este padre, me han venido a la mente muchas otras similares, en las que a los niños de la primera relación se les habla de «el hijo de tu padre» cuando en realidad se les debería hablar de «tu hermano» porque, independientemente de que se sean hermanos de doble vínculo –padre y madre– o solo de padre o madre, SON HERMANOS.

Pero con esa frase tan tonta: «el hijo de tu padre», se empieza a crear distancia, hasta que la distancia se convierte en un abismo y hermanos que debieron crecer juntos y felices acaban siendo unos desconocidos.

Los progenitores que fomentan estas situaciones –digo progenitores porque no merecen ser llamados padres ni madres– no son conscientes del daño que les están haciendo a esos niños, a los hijos de la primera relación y a los hijos de la segunda relación, a todos ellos. Estos progenitores son unos irresponsables y unos malvados, ya que el daño, aunque piensen que se lo hacen a su ex pareja, no se lo hacen a su ex pareja, se lo hacen a los niños, a sus hijos y a los de su ex pareja –fruto de esa segunda relación–.

A estos niños se les está privando de una experiencia única e irrepetible, crecer junto a sus hermanos, que aunque sean solo de padre o madre siguen siendo hermanos. Pero lo más grave es que a estos niños se les están dejando heridas en el alma que nunca curan, heridas que nunca se superan, porque no se pueden superar, son heridas con las que solo se puede aprender a vivir…

Pero en estas dolorosas historias, aunque los culpables principales son los progenitores y los familiares de estos progenitores que toleran y fomentan estas situaciones, no nos debemos olvidar de unos «culpables secundarios», la justicia, pero no como figura abstracta, sino como figura compuesta de jueces, fiscales, peritos y abogados –una vez más, no me olvido de mi gremio–, que no reparan en el dolor que estos niños, por culpa de unos progenitores irresponsables, llegan a padecer.

Estos niños, «el hijo de tu padre», son niños invisibles, invisibles porque «nadie los ve». Una vez más se demuestra que la justicia es «ciega, sorda, muda y estúpida»; esperemos que algún día se le caiga la venda de los ojos y se dé cuenta de que no podemos dejar a tantos niños indefensos ante situaciones que son intolerables.

Y es curioso el tratamiento que, por parte de la justicia, reciben estos «hermanos», porque precisamente en materia de familia rige el principio de no separación de hermanos del que hablé en el post «Separación de hermanos en caso de ruptura de pareja». Sin embargo, no se sabe por qué extraña razón no se aplica este principio en la mayoría de los casos entre estos hijos de primeras y segundas relaciones.

En el mini post «Entre dos aguas…» del post «Reflexiones veraniegas de un letrado al teclado –2017–», concluía diciendo que «A estos progenitores o progenitoras que nos les quepa duda que un día se tendrán que sentar ante un juez, uno muy severo, que quizás nunca les perdone el «daño innecesario» que les hicieron, y ese juez no será uno con toga, sino sus propios hijos.»

Sinceramente, no quisiera estar en su pellejo –en el de estos progenitores– el día que sus hijos les pregunten: ¿por qué no me dejaste relacionarme con mis hermanos? Porque no nos engañemos, se podrá decir que la ex pareja hizo tal o cual cosa, pero ¿qué han hecho estos niños para «castigarlos» sin poder relacionarse con sus hermanos?, ¿qué mal ha hecho «el hijo de tu padre»?

Este padre me pidió que compartiera esta historia, que hiciera visible esta realidad. Aquí está este post, espero que sea útil y, si alguno de estos progenitores lo lee y está a tiempo, no lo piense más, y deje que sus hijos se relaciones con sus hermanos, estoy seguro que algún día se lo agradecerán.

¿Te ha gustado? Suscríbete a nuestro newsletter y semanalmente recibirás nuestras últimas publicaciones en tu correo.

Óscar Casas (20) y Mario Casas (32) han protagonizado estos días su particular Juego de Tronos. Viviendo durante años bajo la sombra de su hermano mayor, el benjamín de la familia ya brilla con luz propia. El hermanamiento de sangre ha pasado también a la ficción, ya que en mayo les veremos juntos en Instinto, la serie erótica en la que el pequeño de la saga de los Casas se erige como un autentico actor, superando con creces en el registro interpretativo a su hermano Mario.

El primogénito de la saga ha sacado a flote estos días ‘el síndrome de patito feo’. «Óscar es mas guapo que yo», no se ha cansado de decir Mario, quien ha asegurado que él siempre ha sido el más feo de su familia de cinco hermanos: «Que es verdad (bromea), que aún recuerdo esos días de colegio cuando los compañeros me linchaban por ser bajito».

Mario Casas ha hablado de su relación con su hermano en el festival de Málaga.

Mario siempre ha tenido claro que quería ser actor. Siempre hacía obras en el colegio y con siete añitos ya empezó a trabajar en publicidad en anuncios de Renfe. Pero la verdadera artífice de la carrera de los dos hermanos es su madre: «Más que una madre es una amiga. Yo nací cuando ella solo tenía 17 años y somos muy colegas. Ella me consiguió mi primer casting y participé en la serie Obsesión de TVE. Con 13 años hice una película, pero a la semana me echaron. Fue uno de mis mayores disgustos», ha abundado Mario. Pero «Óscar lo está teniendo más fácil», ha dicho entre risas.

Los hermanos Casas coincidieron por primera en el celuloide en 2009, con la película Fuga de cerebros. En este rodaje Óscar interpretaba a su hermano: «¡Ojo! Que yo no quiero hacerle sombra a mi big brother”, ha explicado a JALEOS.

Ha enfatizado que Mario es su ejemplo a seguir: «Es mi referente. Veo como es él y uno intenta seguir sus pasos porque creo que son buenos pasos». Así de humilde se ha manifestado, pero lo que el joven no ha podido evitar es tener el ‘ángel’ del que carece su hermano: tanto al mirar una cámara, como cuando te mira a los ojos.

La ‘virginidad’ de Mario Casas

El ‘enmadramiento’ que Mario dice tener no corresponde con el del personaje de la que será su nueva serie, Instinto, ya que los hermanos Casas son abandonados por una mala madre. Óscar interpreta el papel de un chico con autismo al que cuida desde la lejanía su hermano Mario: «Trabajar juntos ha sido estupendo, el papel de cuidador se me aceleró incluso más cuando veía a mi hermano delante», ha explicado Mario.

Los actores de ‘Instinto’, de izquierda a derecha: Óscar Casas, Lola Dueñas, Mario Casas, Ingrid Garcia-Jonnson, Jon Arias y Silvia Alonso.

En esta serie, el protagonista de El Barco hace un desnudo integral. Él no se esconde cuando tiene que hablar de sexo y uno de sus trucos «ha sido usar un calcetín o una media en sus partes». Eso sí, ha reconocido que en alguna ocasión no ha usado nada para cubrirse y que en otras ha tenido algún «arrebato» y ha tenido que pedir perdón: «La naturaleza es así».

A la pregunta de si se trata de otras 50 sombras de Grey, Mario se sale por la tangente: «Nada que ver, el personaje que interpreto es un tipo oscuro, ambiguo, en lo emocional como en lo sexual. Me pareció muy interesante saber dónde empezaba y dónde acababa el personaje. Es lo que tiene el sexo y el morbo y está bien que se vea en esta serie».

La mayoría de las féminas no piensan lo mismo. No se sabe lo que opinará Blanca Suárez (30) al respecto. La actriz coincidió en la semana del festival de cine con Mario en Málaga, pero no se les vio en ningún momento juntos. Preguntada en la alfombra roja por él, «¿Y Mario?», se ha hecho la sorda y no ha contestado a las preguntas.

Óscar, surfero y de cachas al aire

A Mario le gustaría rodar con Scarlett Johansson (34) y siempre recalca que su mayor defecto es la impaciencia. Sin embargo, la paciencia es la mayor virtud de su hermano Óscar. Él es, sobre todo, un chico feliz, todo un fenómeno en las redes sociales.

Viviendo durante años bajo la sombra de su hermano mayor, Óscar es hoy en día uno de los fenómenos españoles en Internet. 16 series y 11 películas figuran ya en la breve carrera de este actor, al que siguen ya más de 1,5 millones de personas: «Y ahora estreno serie. Cuando vi cómo era José, mi nuevo personaje que sacaré a la luz el próximo mes, me enamore de él».

Óscar Casas ha sido uno de los actores más solicitados por los periodistas en el festival de Málaga.

Óscar llegó a Málaga arrasando. Las chicas se le han echado prácticamente encima y le han instado como al «morrito» que enamoró en la serie Cuéntame a la pequeña de los Alcántara.

En la alfombra roja del festival que ha terminado este domingo en la Costa del Sol ha sido uno de los artistas mas solicitados por los periodistas y, sin caérsele la sonrisa de los labios, se atusaba su traje escocés y decía: «¿Qué me queréis preguntar? ¿A que os gusta mi traje? Los cuadros me traen mucha suerte».

A Óscar le encanta que le pregunten sobre su hermano Mario. Es sabedor de que se ha convertido en una de las grandes sensaciones de este año, y está pletórico: «Así da gusto. Es la primera vez que vengo a Málaga al festival, no paran de ser amables conmigo y ya quiero venir todos los años».

Además, ha confesado el pique que tiene con su hermano por atesorar más seguidores en las redes sociales. «Es cierto que nos picamos con eso, a ver si algún día le supero», ha dicho entre risas.

Pero Bromas aparte, Óscar ha asegurado que tiene un gran referente en su hermano a la hora de comportarse. «Le admiro, pero nunca me planteo superarle ni me planteo una rivalidad. Yo veo las cosas que él hace e intento seguir sus pasos. Se deja la piel en las escenas. Me ha aportado mucho trabajar con el».

Ahora mismo, el actor está embarcado en un proyecto que encierra también fantasía con Rodríguez y el más allá’, y otro del que «aún no puedo hablar».

De la que hablan como su novia, solo sonríe cuando le preguntan por Begoña Vargas (19), la actriz, bailarina y modelo que le ha robado el corazón. En diciembre del año pasado se les empezó a ver juntos. Posteriormente llegaron los mensajes cómplices en redes. Pero Óscar es joven y vuela solo. A él le gusta subir imágenes en plan cachas y con el torso al aire para embelesar a las niñas: «Es que los post sin camiseta son un like seguro», se ha excusado entre risas.

Ver esta publicación en Instagram

“No hay una forma correcta de surfear una ola, solo disfrútala”. Jamie O’Brien

Una publicación compartida por Ó S C A R C A S A S (@oscar_casas_) el 13 de Dic de 2018 a las 7:02 PST

Cuando Óscar no está en el plató le gusta cogerse su tabla y marchar a Galicia para surfear, deporte que domina desde niño.

Sheila la hermana ‘repre’ de Mario

Los hermanos Casas están muy orgullosos de todo lo que logran. Sheila, de 30 años, se mantiene más al margen de las cámaras, aunque ha hecho un pequeño papel en la serie El Continental de TVE.

Ha confesado que, a pesar de estudiar derecho, ahora está totalmente centrada en ser la representante de su hermano Mario. Además, ha expresado públicamente estar encantada con su pareja, Blanca Suárez, para la que solo tienen buenas palabras.

Óscar y Mario Casas posando juntos en el Festival de Málaga. Gtres.

En los últimos meses, Mario Casas ha cruzado los extremos: de ser El fotógrafo de Mauthausen (durante el rodaje llegó a bajar de los 70 kilos), al thriller erótico Instinto, una mezcla entre Christian Grey y Bill Harford: «Necesitaba este papel porque de pasar del papel Mauthausen a este fue un cambio de registros bestial. Necesitaba algo carnal como Instinto. A veces, estaba metido en una práctica sexual y salía de mi personaje para verlo desde fuera y decía: ‘No puede ser que esté haciendo esto'», ha comentado.

Las primeras apariciones de Mario Casas fueron siendo un niño en Crónicas Marcianas: «Todavía me acuerdo», y ahora que ve a su hermano Óscar buceando en el éxito dice que «es un orgullo verle tan grande en un personaje tan complejo. Lo hace espectacular. Verlo con tanto talento me emociona».

Por primera vez, Mario Casas ha hecho un desnudo integral frente a las cámaras. Pero, a pesar de esto, él se encarga de insistir que la serie no es porno. «Hay momentos explícitos. El momento sábana ya lo he hecho y me interesaba ir más allá. Pasan cosas muy fuertes». Lo mejor de esta serie para él ha sido, sin duda, el «tête á tête» con Óscar que todos esperan ver en pantalla.

Cuando se le pregunta al clan Casas: «¿Y lo de trabajar todos juntos?», ninguno lo descarta. Confiesan que sería muy divertido. Óscar ironizando ha dicho: «Se lo preguntaremos a nuestros padres. Ellos están muy orgulloso, y una vez al mes tenemos charlas para apoyarnos y mantenernos serenos, seguir nuestro camino y no desviarnos».

Así son y así se llevan los Casas: cinco hermanos guapos por fuera y llenos de talento por dentro

Los hermanos Casas se han convertido en uno de los clanes familiares más populares de nuestro país. El mayor de todos, Mario Casas, fue el primero en saltar a la fama, pero debemos de reconocer que el resto ha ganado su popularidad por méritos propios. Estos cinco hermanos, a excepción del pequeño que tiene tres años, han trabajado duro desde su infancia para labrarse un futuro de provecho. Unos eligieron la interpretación como forma de vida y otros profesiones más anónimas como la abogacía, aunque por unas o por otras no han podido escapar de la fama. Así son y así se llevan los hermanísimos Casas.

Mario Casas

El hermano mayor del clan fue el primero en dar renombre al apellido Casas. Tal y como relató para el programa de Bertín tuvo una infancia feliz. Sus padres le trajeron al mundo bastante jóvenes, su madre con 17 y su padre con 19, pero eso no supuso ningún problema para la familia, de hecho ha sido una ventaja ya que la poca diferencia de edad ha hecho que les sienta como amigos a parte de como padres.

Mario Casas en la premiere de ‘El bar’

Con tan solo siete años comenzó a trabajar como modelo publicitario y con 13 ya rodó su primera película. Esto, lejos de ser una alegría para Mario, fue toda una decepción, ya que a la semana de comenzar el rodaje le echaron del set, lo que fue un duro golpe para el actor, que no sabía que su gran oportunidad llegaría en 2006 con ‘SMS’, una serie adolescente que tuvo un éxito considerable. Ese mismo año actuó para Banderas en ‘El camino de los ingleses’ y poco después podíamos verle debutando en ‘Los hombres de Paco’, la comedia policíaca que terminó por encumbrarle en la fama. Después de participar en dicha producción, el actor protagonizó ‘El Barco’, donde compartió cartel con Blanca Suárez.

Óscar Casas y Mario Casas luciendo torso en las playas de México

El trabajo con Banderas no ha sido la única producción que ha realizado para la gran pantalla, ya que Casas ha protagonizado varios éxitos de taquilla, como ‘Fuga de cerebros’, ‘Tres metros sobre el cielo’, su secuela ‘Tengo ganas de ti’ y ‘Palmeras en la nieve’. Además, es uno de los actores favoritos del aclamado director Alex de la Iglesia, con quien ha trabajado en tres ocasiones, en ‘Las brujas de Zugarramurdi’, ‘Mi gran noche’ y ‘El bar’.

Aunque sus papeles le han encasillado como el «malote mujeriego», Mario se define a sí mismo como tímido y de relaciones estables, de hecho, solo se le conocen dos parejas duraderas, María Valverde, su compañera de rodaje en ‘A tres metros sobre el cielo’ y Berta Vázquez, con quien coincidió en ‘Palmeras en la nieve’. Sobre ambas rupturas han pesado los rumores de terceras personas, pero el actor nunca se ha pronunciado sobre ello.

Sheila Casas

La siguiente en continuar con esta saga familiar es Sheila, la única de los hermanos que no se ha decantado por la interpretación, sino por la abogacía.

Con el sueño de ser fiscal, la hermana pequeña de Mario Casas nunca sintió la llamada del show business, aunque por unas o por otras se ha visto involucrada en él, ya sea por salir en la defensa de Mario o por ejercer como abogada para personajes del mundillo, como Àlex Cassademunt, al que tuvo que defender de unas graves acusaciones de su ex pareja.

Sheila posando junto a su hermano, Mario Casas

Después de ejercer como letrada para el cantante, ambos entablaron una gran amistad, aunque existen rumores que apuntan a que entre ambos pudo existir algo más que una relación de amigos, ya que el ex concursante de OT publicó una foto en su cuenta de Instagram junto a Sheila donde se leía: «Mi razón de ser», «ay te quiero».

A parte, la segunda de los Casas es conocida por arrasar en el programa de televisión ‘Allá tú’, formato presentado por Jesús Vázquez, que ofrecía grandes premios a cambio de escoger la caja correcta.

Christian Casas

A sus veinticinco años Christian Casas cuenta ya en su currículum con varios trabajos televisivos. Su primer papel en la industria fue en ‘Abuela de Verano’, una serie de Televisión Española protagonizada por Rosa María Sardá. Aunque solo duró una temporada, Christian tuvo la oportunidad de desarrollar todo su potencial interpretando a Ernesto. Más tarde, pudimos verle en producciones como ‘Hospital Central’, ‘Cuéntame cómo pasó’ e incluso en algún episodio de ‘La que se avecina’.

Christian Casas disfrutando de unas vacaciones en Riviera Maya

Su estreno como actor fue en una TV Movie, ‘Películas para no dormir: cuento de navidad’, y poco a poco ha ido escalando hasta llegar a la gran pantalla con filmes como ‘Promoción Fantasma’ y ‘En Apatía’, donde coincidió en su estreno con la entonces novia de su hermano, María Valverde, con quien demostró que había muy buena sintonía.

Óscar Casas

Recién estrenada la mayoría de edad, Óscar tiene muy claro que quiere ser actor, y no es para menos, ya que desde pequeño ha tenido la oportunidad de participar en grandes proyectos, como ‘El orfanato’, interpretando nada más y nada menos que a Tomás, el fantasma del saco.

Mario Casas posa con su hermano Óscar para felicitarle por su 18 cumpleaños

Al igual que Christian hizo su debut televisivo en ‘Abuela de verano’. Esta no sería la única producción donde coincidiría con un hermano, ya que en ‘SMS’ volvió a compartir reparto con uno, esta vez con Mario. Sin embargo, ha demostrado que él solito se las arregla muy bien, solo hay que comprobarlo con su trabajo en ‘El sueño de Iván’ o ‘Águila Roja’, donde dio vida al hijo de Satur, Gabi.

Daniel Casas

El pequeño de los Casas aún no tiene muy claro si se decantará por la profesión familiar o seguirá los pasos de su hermana Sheila, aunque aún tiene mucho tiempo para pensarlo, ya que Daniel nació en el 2014, cuando Mario tenía 27 años y ya era una estrella reconocida del panorama nacional. El tiempo dirá.

La relación entre ellos

La sintonía entre estos hermanos no podía ser mejor. Comparten trabajo, vacaciones… Y siempre que pueden sacan tiempo para pasar un rato juntos.

Mario ha confesado en alguna ocasión que sus padres y sus hermanos son la espina dorsal de su vida. Lleva tatuadas sus iniciales y si pudiera lo haría con sus caras, aunque se lo impiden los gajes del oficio. En su entrevista con Bertín confesó tener mejor relación con Sheila, aunque es normal por temas de edad, ya que ambos se llevan muy pocos años. De los dos pequeños también tiene buenas palabras, y además reveló que Christian era un ligón, cualidad que parece salir a relucir también en Óscar.

Al peque de la casa lo tienen todos entre palmitas, y no es para menos, ya que será el encargado de mantener el listón alto en el futuro.

Mario Casas no tiene un hermano guapo, ¡SINO DOS! Conoce a su talentosa familia

Carlos Alvarez/Getty Images

El 10 de mayo de 2019 se estrenará la próxima serie de Mario Casas: Instinto, un thriller erótico perfecto para celebrar el día de las madres. Después de seis años de no verlo en en un papel recurrente en televisión, el actor vuelve a estar en boca de todos. Lo que tal vez no sabías es que él es miembro de una talentosa y abundante familia.

View this post on Instagram

H.E.R.M.A.N.O.S. Felices fiestas 🎄🎁 @cocacola_esp #navidadconcocacola

A post shared by Mario Casas (@mario_houses) on Dec 26, 2018 at 11:03am PST

El mayor de los Casas Sierra es Mario, quien comenzó su carrera con una aparición en la serie Motivos personales en 2005.

View this post on Instagram

Soon…#Instinto @movistarplus @bambuprodu

A post shared by Mario Casas (@mario_houses) on Jan 8, 2019 at 11:13am PST

Los dos títulos que ayudaron a que su carrera despegara hacia la fama nacional y en el extranjero fueron el filme El camino de los ingleses y el programa Los hombres de Paco.

View this post on Instagram

S M I L E.

A post shared by Mario Casas (@mario_houses) on Feb 28, 2019 at 6:52am PST

Sheila Casas es la siguiente en la lista de hermanos y la única mujer entre ellos. Ella también se ha desempeñado como actriz, siendo su trabajo en el show El Continental de 2018 su más reciente.

View this post on Instagram

Y así de feliz voy por las calles de esta ciudad que tiene un color especial 💃🏼!! ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ #hecaidoeneltopicolosé #peroesasíSevillatieneuncolorespecial

A post shared by Sheila Casas (@sheila.casas) on Mar 2, 2019 at 5:57am PST

Sheila trabaja más como modelo y representante de diferentes marcas. Con ese increíble cabello, no nos sorprende que sea uno de los rostros de L’Oreal.

View this post on Instagram

Ya preparada para mi viaje y como buena #embajadoraloreal, dejo mis rizos a punto con #thecurltonic de @lorealhair!! Me esperan unos días increíbles… #YoSoyStylista #LorealParisEspaña

A post shared by Sheila Casas (@sheila.casas) on Oct 7, 2018 at 11:24am PDT

Sigamos con Christian, quien (sorpresa, sorpresa) también ha trabajado delante de las cámaras. Las series de televisión en donde tuvo papeles recurrentes fueron Abuela de verano en 2005 y Cuéntame en 2011.

View this post on Instagram

Smile😀 #Friday – 📸 @jonathanconts

A post shared by Christian Casas (@christian.casass) on Feb 15, 2019 at 5:49am PST

Actualmente, Christian retrata su vida llena de viajes y aventuras en su cuenta de Instagram. Muchas de ellas las vive en compañía de su familia y amigos.

View this post on Instagram

BROTHERS 🙌🔝 #pride2018

A post shared by Christian Casas (@christian.casass) on Jul 10, 2018 at 6:41am PDT

Óscar Casas es de los más populares en redes sociales, con más de millón y medio de seguidores en Instagram (Mario tiene más de cuatro). Óscar tiene un currículo amplio al igual que su hermano mayor. Él fue Tomás en El orfanato y apareció en más de 40 episodios en la serie Águila Roja de 2009 a 2014.

View this post on Instagram

” i love the smell of napalm in the night » . Apocalipsis now – @dieselfragrances #onlythebravestreet

A post shared by Ó S C A R C A S A S (@oscar_casas_) on Dec 3, 2018 at 12:18pm PST

De hecho en Instinto también veremos a Óscar en la pantalla chica. Y dos películas suyas se encuentran en post-producción: Granada Nights y Los Rodríguez y el más allá.

View this post on Instagram

some random hotel 🕠

A post shared by Ó S C A R C A S A S (@oscar_casas_) on Nov 3, 2018 at 7:30am PDT

Para terminar, te presentamos al más pequeño de todos. Daniel nació en 2014, pero el pequeño de apenas cinco años ya roba corazones en Internet.

Content temporarily unavailable: https://www.instagram.com/p/Btvr7toFDfi/

Su perfil es manejado por Sheila, a quien le encanta compartir los momentos que pasa con su hermanito.

Content temporarily unavailable: https://www.instagram.com/p/BqkWONklYbq/

¿No te encantaría ver juntos a todos los «Houses» (como les llama Mario de cariño) en una misma serie o película?

Te invitamos a leer:

  • 10 galanes actuales que te harán decir: «Qué buen gusto tiene esta generación»
  • Sansa volvió a los brazos de Joffrey y Joe Jonas no sabe qué pensar (por eso subió una foto)
  • Channing Tatum confirmó su relación con Jessie J con una felicitación llena de miel

Sin duda muchas mujeres agradecemos a Ramón Casas y Heidi Sierra haber heredado su gran genética a sus hijos, quizá es más conocido el actor Mario Casas pero honestamente sus hermanos forman una familia de guapos actores.

Mario Casas tiene cuatro hermanos que al igual que el joven actor de 32 años son muy guapos, tres hombres y una sola mujer.

Si han declarado que Mario Casas es un hombre perfecto que levanta grandes suspiros, tendrías que conocer a sus hermanos Sheila, Óscar, Christian y Daniel Casas, este último de 4 años.

BROTHERS ���� #pride2018

Una publicación compartida de Christian Casas (@christian.casass) el 10 Jul, 2018 a las 6:41 PDT

Los padres de Mario Casas debutaron como padres a los 19 y 17 años, siendo una familia unida sacaron adelante a su hijos quien se dedican a la pantalla siendo grandes actores.

H.E.R.M.A.N.O.S. Felices fiestas ���� @cocacola_esp #navidadconcocacola

Una publicación compartida de Mario Casas (@mario_houses) el 26 Dic, 2018 a las 11:03 PST

Mario Casas es el mayos con 32 años es todo un galán, una de sus grandes apariciones fue en la película “Tres metros sobre el cielo” donde enamoró a muchas mujeres son esa sonrisa encantadora y ese cuerpo torneado que es el sueño de muchas mujeres.

A smile is never late… but always on time!! #octo #breakthemold @bulgariofficial

Una publicación compartida de Mario Casas (@mario_houses) el 30 Abr, 2019 a las 10:44 PDT

Sheila Casas es su única hermana, tiene 31 años y un cuerpo espectacular, ella habría debutado en la televisión en el 2011, sorprende en redes sociales con bellas fotos en la playa y en su día a día, luciendo su gran melena de rizos, además debes saber que es abogada de profesión y representante de Mario.

Y estando ya el verano a la vuelta de la esquina, indispensable las gafas de sol �� ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Las mias son de @repsol #VeraneaConRepsol #SunPlanetAndRepsol19

Una publicación compartida de Sheila Casas (@sheila.casas) el 30 Abr, 2019 a las 5:57 PDT

“Make it simple, but significant” ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ @bulgariofficial #bzero1 #20años ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ �� @marciano

Una publicación compartida de Sheila Casas (@sheila.casas) el 20 Feb, 2019 a las 5:37 PST

El tercer hijo de la familia Casas es Christian, tiene 26 años y tiene una buena relación con todos sus hermanos también es actor y un gran parecido con sus hermanos hombres, ha realizado algunas series.

Smile�� #Friday – �� @jonathanconts

Una publicación compartida de Christian Casas (@christian.casass) el 15 Feb, 2019 a las 5:49 PST

Yeaaaaaah ����

Una publicación compartida de Christian Casas (@christian.casass) el 20 Jun, 2017 a las 7:23 PDT

Óscar Casas a su 20 años ya es una cara reconocida en la televisión, en estos momentos hace el papel en pantalla de hermano de Mario Casas en la serie Instinto, algo que los tiene contentos ya que trabajar en familia es lo mejor, asimismo hizo la aparición en la película “El orfanato” y verlo nos recuerda mucho a su hermano mayor Mario ya que posee un cuerpo muy atlético.

Gracias a todos los que nos visteis ayer en @elhormiguero presentando @instintolaserie ! Quedan solo 3 días para el estreno en @movistarplus ! Nos vemos hoy en @laresistenciacero ��

Una publicación compartida de Ó S C A R C A S A S (@oscar_casas_) el 7 May, 2019 a las 7:41 PDT

Not bad ��

Una publicación compartida de Ó S C A R C A S A S (@oscar_casas_) el 28 Nov, 2018 a las 6:50 PST

La sorpresa de la familia llegó en el 2014 cuando los padres de Marios Casas luego de 27 años de su primer hijo les notificaron que esperan un nuevo bebé, el pequeño Daniel quien es la adoración de la familia, y una gran felicidad para todos ya que los nietos no llegan aún.

Sin duda aquí se demuestra que la unión familiar hace la fuerza, todos los Casas son muy unidos, demuestran mucho amor y claro heredar talento y belleza no se consigue fácilmente.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *