0

Cebolla caramelizada receta facil

Tabla de contenidos

La cebolla caramelizada es un buen complemento para un montón de recetas, y prepararla en casa es muy fácil, lo único que necesitas es un pelín de tiempo y cocinar la cebolla a fuego lento. Pero en la receta que te proponemos te ofrecemos un pequeño truco para que puedas disfrutar de esta delicia que surge de las reacciones de Maillard en poco más de media hora.

Con un poco de bicarbonato preparar cebolla caramelizada es más rápido

Ingredientes

> 1 quilo de cebollas.

> 10 mililitros de aceite de oliva virgen extra.

> 1 cucharadita de bicarbonato sódico.

Cómo hacer cebolla caramelizada en media hora

Elaboración

1. Pela, lava y corta las cebollas en tiras finas.

2. Calienta un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén grande, y vierte la cebolla. Añade sal y remueve para que toda la cebolla se impregne bien con el aceite.

3. Pocha la cebolla con el fuego al mínimo durante cinco minutos.

4. Espolvorea sobre la cebolla una cucharadita de bicarbonato. (Ese es el truco, con el bicarbonato se consigue acelerar que los azúcares de la cebolla salgan antes).

5. Sigue pochando la cebolla durante 25 minutos, y remueve de vez en cuando. Verás que se va volviendo de color marrón y va reduciendo.

Ficha técnica

Dificultad: media.

Tiempo: 40 minutos.

Raciones: Medio tarro de mermelada.

Aporte calórico: 190.

La receta completa: Solomillo con queso de cabra y cebolla caramelizada

Rollo loco Hawaiano

Ésta receta es de Jose Enrique, quien nos planteó hacer este tentempié relleno de paté con ingredientes como la cebolla caramelizada en su interior que también se convierte en una forma curiosa y deliciosa de probar esta delicia.

Aquí la receta completa: Rollo loco Hawaiano

Ensalada de espinacas con queso de cabra y cebolla caramelizada

Porque en las ensaladas también podemos utilizar la cebolla caramelizada como un ingrediente más, que le aporta sabor y textura, que combina fácilmente y le da un toque extra a cualquier plato. En este caso, escogimos una ensalada de espinacas y volvimos a repetir con el queso de cabra (soy muy fan) y está tremenda.

La receta completa la tenéis aquí “Ensalada de espinacas con queso de cabra y cebolla caramelizada“

Huevos revueltos con bacon, queso y cebolla caramelizada

Esto es una comida en potencia, de esas que uno necesita cuando tiene que recuperar fuerzas en pocos minutos o necesita una comida deliciosa pero a sabiendas que tiene un importante contenido calórico. Qué os puedo decir, ¡no os la perdáis!

La receta completa: Huevos revueltos con bacon, queso y cebolla caramelizada

Tortilla de patatas con cebolla caramelizada

La tortilla de patatas en cualquiera de sus formas es un absoluto éxito, con cebolla o sin ella, con pimientos o sin ella. En este caso, apostamos por una tortilla de patatas con cebolla caramelizada para hacer esa prueba de contrastes y sabores… Tremenda-

Tenéis la receta completa aquí: Tortilla de patatas con cebolla caramelizada

Cómo hacer cebolla caramelizada | Receta fácil 5

La cebolla caramelizada es un tipo de guarnición que acompaña muy bien a mucho tipos de platos, como por ejemplo quesos. ¿Quién no ha probado un exquisito queso de cabra con cebolla carameliza?. Si no lo habéis probado aún, no esperéis más, es una auténtica delicia.

En esta receta os explico una técnica para acelerar el proceso de la caramelización, y así poder tener esta guarnición lista de forma fácil y rápida, ya que el modo tradicional de hacerla lleva mucho tiempo.

Ingredientes:

  • 1 kg. de cebollas.
  • 1 chorro de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita de bicarbonato.
  • 1 pellizco de sal.
  • 1 chorro de vinagre balsámico (opcional).
  • 2 cucharadas de azúcar blanco/moreno (opcional).

Preparación de la cebolla caramelizada:

Para hacer cebolla caramelizada de forma tradicional, sólo tendríamos que freír la cebolla en aceite a fuego lento y, con paciencia, esperar a que se caramelice por sí sola. Este proceso de caramelización tarda alrededor de una hora u hora y media.

Pero si no queremos esperar tanto tiempo, podemos usar un pequeño truco cocinarla que acelerará el proceso y la tendremos lista en 30 minutos.

Lo primero que haremos será cortar la cebolla en juliana (a lo largo). Es el corte más común, aunque si queremos que nos quede como una mermelada, cortaremos la cebolla en brunoise (en cuadraditos pequeños).

Calentamos un poco de aceite en una sartén amplia a fuego lento y añadimos la cebolla junto a un pellizco de sal. Removemos procurando que toda la cebolla se impregne bien de aceite. En unos 5 minutos comenzará a pocharse.

Agregamos una cucharadita de postre de bicarbonato y removemos. El bicarbonato aumenta la alcalinidad de la cebolla, haciendo que esta sude y expulse su agua mucho más rápido, por lo que se reducirá antes y tardará menos en llegar al punto de caramelización.

Seguimos cocinando hasta que la cebolla tome un color oscuro como la del caramelo. Como comentaba antes, esto nos llevará unos 30 minutos.

Como toque opcional, podemos fomentar su sabor agregando azúcar blanco o moreno y un poco de vinagre balsámico una vez esté caramelizada en sus propios azúcares. Incorporaremos estos dos ingredientes y dejaremos la sartén al fuego unos 3 minutos más, hasta que el azúcar haya desaparecido.

Usos y notas sobre la cebolla caramelizada

La cebolla caramelizada es ideal para crear contrastes de texturas y sabores. Como ya había comentado antes, podemos aplicarla en quesos, tanto de sabores fuertes como suaves. Se suele emplear bastante en platos de carne, como por ejemplo en recetas elaboradas con carne picada, como hamburguesas y albóndigas. También podemos usarla en comidas con hígado (hígado encebollado), bacón o panceta. Podemos usarla para decorar ensaladas, incluso en una tortilla de patatas le portará un toque dulce exquisito. En Siria se emplea en la preparación de un plato de lentejas llamado Mujaddara y en Francia en su popular sopa de cebolla.

Muchos se preguntan cuál es la diferencia entre cebolla caramelizada y confitada. Lo cierto es que las dos tienen bastante similitud entre sí. Ambas se cocinan del mismo modo, usando cebolla, aceite y una pizca de sal. La única diferencia que se podría mencionar es que en la preparación de la cebolla caramelizada se añade azúcar y en la confitada no.

Cómo hacer cebolla caramelizada. La receta más sencilla y rica

La cebolla tiene algunas propiedades curiosas y una de ellas es que contiene sus propios azúcares naturales, por lo que simplemente hay que cocinarla muy lentamente para conseguir que esos azúcares vayan caramelizándola y así obtener una cebolla tierna y dulce que va fenomenal acompañando una gran variedad de platos.

Aprende cómo hacer cebolla caramelizada con mi receta que es muy sencilla y queda riquísima, por algo la suelo repetir varias veces al año en casa. Es ideal para acompañar muchos tipos de canapés, aperitivos, pasteles salados, carnes, verduras… e incluso para hacer una tortilla de patatas con ella, sustituyendo la cebolla que cocinamos para la tortilla por cebolla caramelizada. Las opciones son prácticamente infinitas y una vez que la tienes lista en casa es un vicio porque parece que va bien con casi todo. Y si te apetece utilizar cebollitas de pequeño tamaño puedes optar a preparar las cebollitas francesas glaseadas y caramelizadas, ideales como guarnición de carnes y pescados.

Para acelerar un poquito el proceso a mi me gusta añadir un poco de azúcar moreno y vinagre balsámico de módena, me gusta el puntito que le aporta. Esta cebolla caramelizada puedes conservarla durante varias semanas en la nevera (no se decir cuantas exactamente pero al menos 3 me ha durado a mi) ya que el azúcar es un excelente conservador por lo que te recomiendo prepararla en gran cantidad y así tenerla lista para cualquier preparación que elabores.

Lo más clásico es servirla con aperitivos con queso como el queso de cabra con cebolla caramelizada y nueces, y por supuesto también le iría genial a estos canapés de salmón marinado con queso de cabra y anchoas. También le va fenomenal a muchos de nuestra selección de entrantes, aperitivos y canapés para Navidad, que por cierto no hay que esperar a Navidad para prepararlos ya que están de auténtico… ¡escándalo!

Al hilo de la Navidad, la cebolla caramelizada acompaña fenomenal a recetas ideales para ocasiones especiales como este solomillo de ternera a la plancha con chips de boniato, cebolla caramelizada y foie micuit, pero también es fantástica acompañando otras recetas más informales como este pastel de cebolla y jamón con hojaldre o las hamburguesas caseras con queso de cabra y cebolla caramelizada.

Ingredientes para la cebolla caramelizada:

  • 1 kg de cebollas (ten en cuenta que el resultado final será 1/4 del peso inicial, por lo que esta receta es para obtener alrededor de 250 gr de cebolla caramelizada).
  • 6 cucharadas de azúcar moreno.
  • 50 ml de aceite de oliva.
  • 1 pizca de sal.
  • 2 cucharadas soperas de vinagre balsámico de módena (opcional, para acelerar un poco el proceso y darle un pequeño toque ácido).

Preparación, cómo hacer cebolla caramelizada:

  1. Corta la cebolla en rodajas o tiras muy finitas. Para ello, aunque puedes hacerlo con un cuchillo, por facilidad y seguridad te recomiendo utilizar una mandolina, así cortarás la cebolla de forma muy rápida y todas las rodajas tendrán el mismo grosor.

    Cortamos la cebolla en rodajas finas

  2. Utiliza un cazo u olla en el que te queda la cebolla pero rebosando, como puedes ver en la fotografía. Es mejor que esté bastante apretada para evitar que se dore y conseguir que se cocine poco a poco.
  3. Pon en el cazo el aceite y la sal junto con la cebolla.

    Ponemos la cebolla en el cazo

  4. La temperatura del fuego deberá ser media-baja, de forma que la cebolla se cocine de forma lenta y sin pegarse ni dorarse. Si en algún momento ves que eso ocurre, añade un poco de agua (2-3 cucharadas soperas serán suficientes) y baja el fuego ya que eso significa que lo tenías demasiado fuerte.
  5. Al cabo de 25-30 minutos la cebolla habrá perdido gran parte de su volumen y estará bastante transparente.

    Debes conseguir que la cebolla llegue a estar así

  6. Añade el azúcar y opcionalmente el vinagre y mézclalo todo bien.

    Terminamos de caramelizar la cebolla

  7. Deja que se siga cocinando entre 5 y 10 minutos, hasta que veas que no hay líquido en el cazo y la cebolla tiene este característico color caramelizado brillante.

    Ya está lista la cebolla caramelizada

  8. Espera a que se enfríe y ya puedes guardarla en un recipiente cerrado en la nevera.

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

La cebolla caramelizada se suele utilizar a temperatura ambiente, así que si la acabas de preparar espera a que se enfríe y si la tienes en la nevera sácala una hora antes para que se temple. Aún así, también depende del uso que le des, me refiero al más común que es para servirla sobre canapés o tostadas aunque como habrás podido leer en la introducción hay muchísimas recetas en las que el toque de la cebolla caramelizada es fantástico.

Su textura en forma de hilos queda fenomenal a la vista y es una delicia en boca, con ese sabor dulce pero sin empalagar. Es un acompañamiento de auténtico… ¡escándalo!

Variaciones de la receta de cebolla caramelizada:

Más arriba he contado que se puede caramelizar la cebolla simplemente con aceite y sal, o bien acelerar un poco el proceso añadiendo azúcar moreno y vinagre balsámico como suelo hacer yo. La primera opción es la receta tradicional, que tarda un poco más, y con la segunda opción ahorras unos minutos y ganas un leve toque ácido que le sienta genial.

Consejos:

Puedes preparar mucha cantidad y mantenerla en la nevera durante varias semanas (no se decir exactamente cuanto tiempo pero 2 o 3 semanas seguro) para acompañar todo tipo de platos y preparaciones. Recuerda que la cantidad final es aproximadamente 1/4 del peso inicial de cebollas, así que haz tus cálculos y prepara la cantidad que necesites.

Evita en todo momento que la cebolla pueda pegarse o dorarse ya que la necesitamos totalmente blanquita y tierna así que si eso ocurre echa un poco de agua en el cazo, baja el fuego, remueve y sigue cocinándola.

Cebolla caramelizada, la receta FÁCIL perfecta

La cebolla caramelizada es un auténtico manjar, al menos a mi personalmente me encanta. Al contrario de lo que se suele pensar, para caramelizar cebolla no hace falta necesariamente echar azúcar, ya que la receta original se consigue por la oxidación de los azúcares naturales que contiene la cebolla, de esta forma se carameliza.

El proceso no es complicado pero sí lento, porque para conseguir esa caramelización natural necesitaréis entre 40 minutos y 1 hora, y estar muy pendiente de la cebolla para que no se queme. Para hacer esta receta de cebolla caramelizada natural hay cebollas más adecuadas que otras, porque contienen más azúcares naturales, más abajo os explicamos cuáles son.

Como a veces no disponemos de tanto tiempo (ni paciencia) hoy vamos a ver cómo se hace la cebolla caramelizada de forma natural, y también una segunda receta fácil para hacer cebolla caramelizada añadiendo azúcar, que es mucho más rápida.

Cómo hacer cebolla caramelizada fácil

Ya os explicábamos que hay dos recetas básicas, una que no lleva azúcar y que si tenéis tiempo os recomendamos, y otra que acelera el proceso agregándole azúcar y en nuestro caso vinagre de Módena, que también le aportará un sabor especial.

Os vamos a explicar a continuación las dos recetas y cómo hacerlas paso a paso, y como una imagen vale más que mil palabras, empezamos con un vídeo donde aprenderéis a hacer cebolla caramelizada ¡EN 1 MINUTO! Y después de verlo seguid leyendo hasta abajo, porque os damos trucos y recetas que os van a gustar gusto.

Cebolla caramelizada sin azúcar

Ingredientes para hacer la cebolla caramelizada:

  • 1 kg de cebollas que son 4-5 cebollas medianas (luego se quedarán en apenas 200 g)
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (7 cucharadas)
  • 2 cucharadas soperas de agua
  • sal

Cómo hacer la cebolla caramelizada sin azúcar

Pelamos las cebollas y las cortamos en juliana, es decir en tiras, no demasiado fina (recordad leer aquí nuestros trucos para no llorar con la cebolla).

Ponemos el aceite en la sartén para que cubra el fondo y lo ponemos a fuego bajo. Incorporamos las cebollas, las espolvoreamos con sal y vamos dándoles vueltas con una cuchara de madera para que se hagan bien por todas partes, evitando que se pongan más doradas de un lado que de otro. Veremos que las cebollas empiezan a menguar y a hacerse transparentes, y poco a poco a un dorado suave.

Imagen: Tracy Benjamin

En ese momento echamos dos cucharadas de agua a la sartén y removemos. De esta forma la mezcla adquirirá una textura más cremosa. En este momento es muy importante vigilar la cebolla para que no pase del caramelizado al quemado, lo cual la amargará.

Imagen: Tracy Benjamin

Finalmente la cebolla pasará del dorado al tostado típico de la cebolla caramelizada. Este proceso puede durar entre 40 minutos y una hora, dependiendo de nuestro fuego y de la cantidad de cebollas que usemos ¡Ya tenemos nuestras cebollas caramelizadas listas para consumir!

Cebolla caramelizada con azúcar, receta fácil

Ingredientes:

  • 1 kg de cebollas que son aproximadamente 4-5 cebollas medianas
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (7 cucharadas)
  • 2 cucharadas soperas de agua
  • Un chorrito de vinagre de Módena
  • 6 cucharadas de azúcar blanco o moreno

Cómo se hace la cebolla caramelizada con azúcar

Seguimos el mismo proceso con la cebolla que en la receta anterior, primero cortamos la cebolla en tiras finas o juliana, y la ponemos en una sartén con el aceite de oliva virgen extra a fuego bajo, revolviendo bien para que se queden impregnadas con el aceite.

Cuando esté transparente añadimos el azúcar moreno y movemos, dejándola a fuego lento hasta que el azúcar se caramelice, unos 20 minutos.

Imagen: Tracy Benjamin

Finalmente añadimos un chorrito de vinagre balsámico de Módena, y removemos bien dejándola otros 5 minutos más hasta que este se evapore.

Imagen: Tracy Benjamin

Cebolla caramelizada con Thermomix

Ingredientes:

  • 1 kg de cebollas dulces
  • 100 g de aceite de oliva virgen extra
  • 120 g de azúcar moreno
  • 150 g de vinagre de manzana
  • 1 cucharadita de sal

Cómo hacerla:

  • Cortamos la cebolla en juliana. Calentamos el aceite, 6 minutos Varoma, velocidad 1. Añadimos la cebolla y la sal y pochamos 25 minutos Varoma, giro izquierda, velocidad 1.
  • Pasado el tiempo agregamos el azúcar moreno y caramelizamos 25 minutos, Varoma, velocidad 1, giro a la izquierda, y en los últimos 15 minutos quitamos el cubilete para que evapore.
  • Agregamos el vinagre de manzana y ponemos 20 minutos, Varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

Trucos para hacer cebolla caramelizada

  • Tipos de cebolla: Para hacer la cebolla caramelizada sin azúcar es mejor utilizar las variantes de cebolla con más azúcar natural, arriba os explicamos cuáles son.
  • Sartén: Utilizad una sartén amplia para que toda la cebolla pueda estar en contacto con la sartén.
  • Cuánto azúcar poner: Lo normal es poner una cucharada y media aproximadamente por cada cebolla mediana.
  • Si queremos acelerar el proceso podemos añadir al principio una pizca de bicarbonato, solo una pizca, lo cual hará que la cebolla sude antes y por lo tanto se caramelice más rápido, ya que es en ese momento cuando comienza a caramelizar.

Cómo conservar la cebolla caramelizada

Imagen: Tracy Benjamin

Si has hecho cebolla caramelizada y te ha sobrado puedes guardarla sin problema, no la tires porque dado que se tarda en hacer seguro que encuentras otra receta a la que poder añadirla. La cebolla caramelizada se puede congelar para utilizarla en otro momento, o bien podéis guardarla en un tarro hermético de cristal durante varios días en el frigorífico.

Qué cebollas son más dulces para caramelizar

Si os lo habíais preguntado, la respuesta es sí, hay algunos tipos de cebolla para caramelizar mejores que otros, así que cuando en el supermercado os enfrentéis a la decisión de qué cebolla escoger entre todas las variedades que existen, debéis atender a estos puntos:

  • Las mejores cebollas para caramelizar son aquellas que tienen una alta proporción de azúcares.
  • La cebolla que se recoge en primavera y se pone a la venta desde Marzo hasta Agosto, son cebollas cuyo sabor suele ser más suave y dulce. Las cebollas que se cosechan en otoño o invierno en realidad proceden de la misma planta, pero se dejan madurar bajo del suelo más tiempo, y su piel se vuelve más gruesa y tienen un sabor más picante. Al ser una piel con menor grado de humedad, las hace ideales para almacenar ya que se estropean menos.
  • Dentro de las variedades comunes más recomendables para hacer cebolla caramelizada está la cebolla blanca. Hay una variedad de cebolla blanca común que es un poco picante y fuerte de sabor, y otra variedad dulce, que es más suave de sabor y con un toque dulzón, y esta es la que debemos buscar si queremos caramelizar cebolla. También la cebolla roja o morada es bastante dulce y apropiada para hacer cebolla caramelizada. La cebolla amarilla española, especialmente en verano y principios de otoño, cuando es más dulce, también es muy apreciada para caramelizar. Finalmente las cebollas cippolini, que son cebollas pequeñas y achatadas, también so perfectas para caramelizar porque son muy dulces, aunque son más difíciles de pelar y nos llevarán más trabajo.

Recetas con cebolla caramelizada

Por lo general la cebolla caramelizada suele ser un acompañamiento para otro tipo de recetas a las que aumenta el sabor. El solomillo con cebolla caramelizada o incluso unas hamburguesas caseras se convertirán en un plato de lujo. Por supuesto hay algunas recetas donde es un ingrediente fundamental del plato, como el atún encebollado.

¿Habéis probado también a hacer sopa de cebolla, o unas tostas con queso de cabra y cebolla confitada de aperitivo?… ¡veréis qué ricas!

Las opciones para incluir la cebolla caramelizada a vuestros platos son infinitas, probad sin miedo ¡y ya nos contaréis!

La técnica de cómo hacer cebolla caramelizada bien merece la pena que le dedique una entrada.

  • Porque la cebolla caramelizada no se hace agregando azúcar, ni siquiera caramelo líquido, a unas humildes cebollas pochadas. Que no. No es necesario porque la cebolla tiene azúcares naturales. Ella es así.
  • Cierto es que se ha abusado tanto de la cebolla caramelizada y pseudocaramelizada en los últimos años para pasar por alta cocina cualquier truño que le hemos tomado bastante manía.
  • Pero una cebolla bien caramelizada es un acompañamiento estupendo para un montón de cosas, desde carnes a la parrilla hasta hamburguesas pasando por tablas de queso. Solo hay que hacerla con cariño y sabiendo lo que se hace.

Cliquea en los apartados del índice para acceder directamente a ellos.

Caramelizar cebolla como es debido solo tiene una objeción: se tarda un rato largo de estar más o menos pendiente de las cebollas y de remover de vez en cuando, alrededor de 3 horas. El que algo quiere, algo le cuesta.

Por contra, puedes preparar la cebolla en grandes cantidades y congela estupendamente. Ya traté este tema de la caramelización de las cebollas en mi receta de la sopa de cebolla gratinada. Os lo resumo a continuación.

Cómo y por qué de la cebolla caramelizada

  • Cuando se ponen las cebollas en la sartén caliente con aceite, inmediatamente empiezan a sudar, es decir, a perder el agua (alrededor del 75% de su peso), que se evapora y rompe las paredes celulares. Por ello se ablandan.
  • Por esto al final de la elaboración han reducido su volumen casi a la cuarta parte.
  • Al romperse las paredes celulares se liberan los aromas y otros componentes, como los azúcares de la planta, y empieza a oler de maravilla.
  • Mientras hay agua en la cebolla la temperatura se mantiene en 100º (su temperatura de ebullición). Cuando se ha evaporado toda, la temperatura empieza a subir y puede comenzar la caramelización. Los azúcares naturales de la cebolla producen entonces distintos compuestos que dan sabor y aroma.
  • Tienen lugar igualmente reacciones de Maillard o de pardeamiento, por la presencia de azúcares reductores, proteínas y enzimas (en ausencia de agua). Para quien no lo sepa, las reacciones de Maillard producen montañas de compuestos con aromas y sabores que nos encantan a los humanos y que identificamos con un alimento sabroso.
  • Estas reacciones de Maillard se pueden manipular aumentando el pH; si añadimos una pequeña cantidad de bicarbonato sódico aceleramos el pardeamiento sin que se note en el sabor. Aunque la cantidad debe ser realmente muy pequeña (una punta de cuchillo, que dicen los franceses) porque un exceso ablanda las cebollas.

La receta de la cebolla caramelizada

Esto lo podría hacer un niño de seis años. Pues que traigan uno, como decía Groucho.

Vídeo: cómo hacer la cebolla caramelizada

Vamos con ella:

5.0 from 3 reviews Cómo hacer cebolla caramelizada Preparación 5 min Cocinado 60 min Total 1 hora 5 min Cómo hacer cebolla caramelizada como es debido, con sus propios azúcares naturales y sin añadidos Autor: Miriam García Tipo de receta: Guarnición Cocina: Francesa Raciones: 2 Ingredientes

  • 6 cebollas medianas
  • 50 ml de aceite de oliva virgen
  • Sal al gusto

Instrucciones

  1. Pelamos las cebollas.
  2. Las cortamos primero por la mitad y luego en juliana en el sentido que se ve en las fotos, paralelo al corazón de la cebolla. Atención: es importante respetar el sentido de la fibra de la cebolla para que luego los trozos se mantengan en tiras y no se hagan puré (Alberto Chicote dixit).
  3. Ponemos el aceite en una sartén grande de fondo grueso (si es de hierro, mejor que mejor) y calentamos a fuego medio-alto, pero sin que llegue a humear (si tenemos termómetro de cocina podemos controlarlo, que no pase de unos 210º. Yo lo hago. Qué bien me lo paso con mi termómetro de infrarrojos).
  4. Cuando el aceite esté listo echamos la cebolla, removemos un poco para que se impregne toda la cebolla de aceite y dejamos sin tocar unos 2-3 minutos, que empiece a sudar.
  5. Removemos. Bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se vaya reduciendo, dando la vuelta de vez en cuando.
  6. El objetivo es que vayan perdiendo agua en una primera etapa y una vez perdida toda el agua posible empiezan a caramelizar y tostarse. El sudado dura como mínimo 60-90 minutos (1) en función de la cantidad de cebolla que hayamos puesto.
  7. Se nota bastante bien la diferencia entre la etapa en que la cebolla está perdiendo agua únicamente (no se pone realmente transparente y lacia hasta que no se ha perdido toda) y cuando ya no queda agua y solo se ve aceite en el fondo de la sartén. Cuando el agua se ha evaporado hay que tener más cuidado con que se pegue y se tueste la cebolla.
  8. Si la cebolla se tuesta en exceso en algún momento, como ocurre casi siempre en los bordes de las tajadas más finas, añadiremos algo de agua, que baja la temperatura localmente y disuelve parcialmente los compuestos del tostado. Lo haremos tantas veces como sea necesario, no pasa nada.
  9. Pochamos la cebolla hasta que tenga un bonito color, puede tardar hasta otros 90 minutos, no hace falta que sea muy oscuro para que la cebolla esté rica. En cualquier caso mi experiencia es que el color final depende también de la variedad de cebolla, como es lógico. Todas no son igual de dulces de partida.
  10. ¿Véis cuánto se reduce el volumen de la cebolla en la foto anterior? Por toda el agua que se elimina.
  11. Salamos un poco, aunque encuentro que no hace falta mucha sal porque queda muy sabrosa.
  12. Una vez caramelizada la cebolla podemos escurrirla un poco en un colador si queremos quitarle algo de aceite, aunque perderemos también algo de sustancia, así que ojo.

Notas (1) Por eso mucha gente toma atajos como añadir azúcar o el mencionado bicarbonato, que acelera la caramelización. 3.5.3226

Preguntas sobre la cebolla caramelizada

  1. —¿Merece la pena hacer así la cebolla caramelizada?— Y respondo… ¿merece la pena hacer bien las cosas en la vida o chapuceramente? Claro que merece la pena, aunque a mí me interesa especialmente hacer así la cebolla para eliminar azúcares innecesarios por mi prediabetes. Que el recurso de echarle azúcar a todo es muy fácil, pero poco saludable. Y os aseguro que la cebolla sale rica, rica.
  2. —¿En serio se tarda tres horas en tenerla lista?— Más o menos. Pero tened en cuenta que no es necesario estar removiendo todo el rato. Si usamos una buena sartén que difunda bien el calor por el fondo y una fuente de calor no muy localizada (por eso prefiero en este caso usar la vitrocerámica en lugar del fuego de gas), podemos dejar la cosa a fuego muy bajo por lo menos 20 minutos seguidos entre removido y removido, sin tener que mirar fijamente las cebollas durante tres horas.
  3. Y si no tengo sartén de hierro, ¿qué hago? Conviene usar una sartén o cazuela que mantenga muy bien el calor y que lo difunda lo más uniformemente posible; yo uso mi estupenda sartén de hierro De Buyer. Una buena cocotte también nos sirve, por ejemplo. Usad lo más parecido que tengáis a un recipiente de fondo grueso, aunque si no es de hierro puede que tengáis que remover más a menudo y estar más pendientes, pues se puede recalentar localmente con mayor facilidad y tender a requemar la cebolla.
  4. No conviene usar sartenes ni cazuelas de fondo relativamente fino, como un wok, cuyo objeto es exactamente el contrario del que perseguimos aquí, hacer llegar un calor intenso y directo al alimento, en lugar de un calor suave y sostenido.

Sugerencias de uso

Y ¿para qué uso esta cebolla? Por ejemplo:

  • Para acompañar una buena carne como un solomillo Wellington o incluso un cordero.
  • En una buena tosta con queso fundido o morcilla.
  • Como acompañamiento de terrinas y pâtés, por ejemplo esta terrina de campo.

Cebolla caramelizada. El caramelizado se debe al efecto del calor sobre el azúcar de la cebolla

La cebolla caramelizada, no es una salsa propiamente dicha. Pero es una guarnición excelente para echarle a nuestras hamburguesas, perritos calientes, a una tortilla de patatas o cualquier otro plato que os apetezca. se puede hacer empleando como único ingrediente la cebolla, pochándola en un recipiente amplio,a fuego medio durante una hora. Pero aquí vamos a echarle un par de ingredientes más que van a acelerar el proceso y,en mi opinión,darle mejor sabor.

INGREDIENTES para dos personas:

  • Una cebolla
  • Aceite de oliva
  • Una cucharadita de azúcar
  • Un chorrito de vinagre

RECETA DE LA CEBOLLA CARAMELIZADA:

1.- Cortamos la cebolla. Podemos cortarla como queramos. Creo que en tiras finas, esta bien. Si no,podemos cortarla en cuadraditos. Como más os apetezca pero os aconsejo no picarla muy fina porque,en encontrarse unos trozos mas o menos grandes está la gracia. Aunque si lo hacéis, tampoco pasa nada.

2.- echamos un chorrito de aceite a una sartén con el fuego medio-bajo. Y echamos la cebolla,con un poco de sal para que comience a sudar y se cocine antes.

3.- removemos constantemente con una cuchara de palo. Pasados unos 5 minutos, echamos el azúcar. Dejamos unos 10 minutos más que caramelice y se integre con la cebolla. Seguimos removiendo. Es importante remover porque si no la cebolla se va a tostar y eso no interesa.

4.- Es el momento de echar el vinagre. Una vez echado, dejamos que evaporen los líquidos y,¡listo! Ya tenemos una guarnición para echarle a lo que queramos.

Como ya decía, la cebolla caramelizada es muy buena guarnición para ponerle a nuestros platos favoritos como una hamburguesa. En vez de ponerle la cebolla cruda o salteada que ponemos convencionalmente, podemos ponerle la cebolla caramelizada. O también puede ser la base de una buena tosta, con carne o foie. Las posibilidades son infinitas.

Si te ha gustado esta cebolla caramelizada, puedes seguirme en las diferentes redes sociales en las que estoy como Facebook, Twitter e Instagram

MÁS RECETAS:

Cebolla Caramelizada para Hamburguesas

Receta de Cebolla Caramelizada para Hamburguesas

Haz de forma sencilla en casa una cebolla caramelizada para hamburguesas, ya verás que rápido la prepararas y que útil te resulta. A continuación te explicamos de forma detallada todos los pasos e ingredientes necesarios.

Ingredientes de Cebolla Caramelizada para Hamburguesas:
– Una cebolla de tamaño grande
– Una cucharada de azúcar
– Un chorreón de vinagre
– Un chorreón de aceite de oliva virgen
– Una pizca de sal

Preparación de Cebolla Caramelizada para Hamburguesas:
Esta receta es ideal para preparar una cebolla caramelizada para hamburguesas, ya que con ella les vamos a dar un toque de sabor realmente sabroso, y una textura muy agradable al comerla. Vamos con la preparación de la misma de forma detallada, por si te animas a prepararla.
Pelamos la cebolla y la vamos a trocear luego en tiras más bien gruesas, para que queden de un buen tamaño a la hora de comerlas junto a la hamburguesa. Si necesitas más cantidad de cebolla ten en cuenta que debes usar más cantidad del resto de ingredientes, así que mantén la proporción que te indicamos de forma aproximada. La puedes cambiar un poco según te guste con más o menos azúcar o más o menos vinagre, pero la base debe ser más o menos la indicada.
Ponemos una sartén a calentar a fuego medio, y le echamos un chorreón de aceite de oliva virgen extra, que cubra bien el fondo de la misma. Cuando esté caliente el aceite, agregamos la cebolla cortada, y la vamos a pochar agregando una pizca de sal. Tenemos que dejarla hasta que se ponga tierna y se vuelva casi transparente.
En ese momento añadimos un chorreón de vinagre y el azúcar, del que puedes emplear o bien azúcar moreno o azúcar blanco, el que prefieras. Mantén a fuego lento durante unos 20-25 minutos, tiempo tras el cual se habrá consumido el vinagre y el azúcar, y se habrá formado una salsa espesita junto a la cebolla.
Puedes preparar las hamburguesas mientras tanto, así podrás servirlas con la cebolla caramelizada recién hecha, que es lo ideal, aunque no pasa nada si se recalienta un poco después. Cuando la cebolla se haya hecho bien consumiendo el resto de ingredientes, ya la tienes lista para servir. Esperamos que esta receta de cebolla caramelizada para hamburguesas os resulte de interés y os guste el resultado.

Raciones / Unidades: 2
Tiempo Aproximado de Preparación: 30M
Calorías Aproximadas: 230

La cebolla caramelizada es una preparación riquérrima que puede utilizarse en múltiples platos.

Yo en particular las uso mucho para ensaladas a las cuales quiero dar un ligero toque dulce (como esta), o como complemento de la guarnición en diferentes platos, por ejemplo, carne + puré + little montañita of cebolla caramelizada.

Cuando me puse a investigar cómo caramelizar cebolla correctamente apareció, como no, Gente Pesada.

Según dicen ellos, la caramelización no es necesariamente agregar azúcar sino más bien procurar la oxidación de la propia azúcar del alimento (de la cebolla en este caso), mediante la cocción lenta.

Pregunté si se podía utilizar ayudita de azúcar refinada y me miraron con mala cara.

Cuando estuve sola consulté en el librito de la gente pesada (ya saben, ese que dice los castigos correspondientes a cada acto poco ortodoxo en la cocina) y cumplí mi castigo por caramelizar con un poco de azúcar: desayuné café de Mc. Donalds por una semana, tengo el estómago a la miseria.

Aquí les dejo el paso a paso de cómo caramelizar cebolla (los dos: con y sin azúcar).

Prepararlas correctamente lleva su tiempo y vale la pena. Pueden conservarse hasta 1 mes en un frasco bien cerrado… y un poquito más si llevan azúcar.


son muy sencillos

  • 2 Cebollas
  • 1 cda. de aceite de oliva
  • 2 cdas. de aceto balsámico
  • 2 cditas. de azúcar

Cómo caramelizar cebolla

la forma ortodoxa y la que seguro vas a hacer 😉

1) Cortar la cebolla en tiras finas. También puede ser otro corte.

2) Colocar las cebollas en una sartén bien caliente sin nada en el fondo por 1 ó 2 minutos, esto ayudará en el proceso.

3) Cuando las cebollas se vean ligeramente tostadas, agregar el aceite. Bajar el fuego y cocinar muy lentamente, moviendo de vez en cuando con cuchara de madera. De a poco, las cebollas irán oxidando su azúcar y tomando ese color (y dulzor) tan característico de la cebolla caramelizada. Si no vas a agregar azúcar, este tipo de cocción continúa hasta el final (unos 30′-45′). Solo hay que tener cuidado de sacarla antes de que se ponga negra, que es cuando el azúcar natural finalmente se quema.

4) Si vas a agregar azúcar (acelera el proceso): cuando estén tostadas, de un marrón no muy intenso, agregar el azúcar y el aceto (que también tiene azúcar) y remover. Llegaran al color marrón oscuro más rápido y quedarán riquísimas. Si te bancás lo del café de Mc. Donalds este método vale la pena.

La cebolla caramelizada o confitada es un tipo de guarnición que liga con una infinidad de platos. Podemos hacerla con azúcar o sin azúcar, está es una receta de cebolla caramelizada con azúcar.

Para hacer cebolla caramelizada tenemos que usar cebollas dulces, las blancas, las de toda la vida. Actualmente tenemos en el supermercado una gran cantidad de tipos de cebollas pero las dulces son las especificas para esta guarnición.

En realidad para caramelizar cebolla no necesitamos azúcar pero a mi me gusta hacerla con azúcar ya que le aporta, como es lógico, un toque más dulce y eso a mi me gusta mucho la verdad. Cuando se mezcla con queso de cabra (un clásico) está de vicio.

Truco para que salga la cebolla caramelizada

En realidad no es un truco, es que a veces no llegamos a cocinar de verdad la cebolla del todo y se disuelve el azúcar en el agua que ha soltado, por lo que se nos crea una especia de cebolla con “almíbar” sin ningún tipo de color. Si seguís esta receta al dedillo os saldrá una cebolla caramelizada perfecta, os lo garantizo.

Algunos cocineros prefieren usar azúcar moreno para darle un toque diferente. También hay quien echa un chorrito de vino dulce (oporto o jerez) durante el proceso de caramelización, lo cual le agrega un plus de sabor extra. Pequeños trucos para cocinar la cebolla al gusto de cada cual.

Medida de azúcar para cebolla caramelizada

Las medida perfecta es usar 1 cucharada y media (sopera) de azúcar por cada cebolla grande. He probado mil veces y es la que más se ajusta a la realidad.

Ingredientes

  • 3 Cebollas dulce
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de Módena (un chorrito)
  • Un chorrito de agua (opcional)
  • 4 cucharadas y media de azúcar blanco

Cómo hacer cebolla caramelizada

1.- Comenzamos cortando la cebolla en juliana. Ponemos aceite en una sartén, incorporamos la cebolla, un poco de sal y cocinamos a fuego muy lento con la tapadera puesta. Para que os hagáis una idea yo estas 3 cebollas las tuve 45 minutos a temperatura 2 (tengo 10 niveles en mi vitro). Prácticamente a fuego bajo bajo.

2.- Pasado todo ese tiempo, veréis que queda totalmente brillante y transparente la cebolla. Es hora de dar el siguiente paso.

3.- Agregamos el azúcar y subimos a fuego muy fuerte para caramelizar la cebolla.

4.- Vamos dando vueltas sin parar y poco a va cogiendo color dorado. Es el momento de ponerle un chorrito de vinagre de Módena. Le aportará sabor y color a la cebolla. Tened cuidado de que no se queme. Si veis que se está apelotonando podéis ponerle un chorrito de agua también.2015

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *