0

Cena bebe 11 meses

7 recetas para la cena del bebé de 9 a 12 meses

Ahora que tu bebé toma cada vez más alimentos, te preguntas qué tipo de cena prepararle. Decide en función de lo que ha comido a lo largo del día y su estado de ánimo. Si le encuentras cansado y con poco ánimo, decántate por alimentos de sabor dulzón elaborados con leche. Si ha comido poco al mediodía y le notas con hambre, elige algún plato con pescado o carne. Te proponemos 7 recetas sencillas y preparadas con alimentos que aportan energía y favorecen su descanso.

1. Puré de guisantes con trocitos de jamón York

El guisante tiene un sabor dulzón que encanta a los niños pequeños. Aporta energía y se complementa muy bien con el jamón de York o pechuga de pollo o pavo cocido.

Necesitarás:

  • 1 vaso de guisantes congelados
  • 1 poco de la leche del bebé
  • 1 trocito de cebolla
  • 30 g de jamón York o pechuga.

Hierve los guisantes con la cebolla hasta que estén blandos. Elimina la cebolla y tritúralos. Para tener un puré liso y fácil de digerir, elimina la piel de los guisantes pasando el puré por un colador fino. Ayúdate de una cuchara de madera y tira lo que no pasa por la rejilla. Añade un poco de leche del biberón de tu bebé y el jamón York pechuga cortado muy fino.

2. Cuscús con leche

Los hidratos de carbono del cuscús aportan energía y favorecen el sueño. Por la noche, es buena idea prepararlos con leche -contiene mucho triptófano- y zanahoria rica en melanina. Un puré perfecto para dormir de un tirón.

Necesitarás:

  • 1 tacita de cuscús instantáneo
  • 1 poco de canela
  • 1 vaso de la leche del bebé
  • 1 trozo de zanahoria cocida.

Hierve la leche con la canela y viértela sobre el cuscús. Te tiene que quedar una papilla no muy espesa pero con un grano de cuscús que se deshace. Hiérvelo con la leche si es necesario. Añade la zanahoria cocida y machacada con el tenedor.

3. Puré de patata con huevo

La patata también trabaja a favor del sueño nocturno. Si añades leche y huevo duro, tendrás un plato equilibrado y muy digestivo.

Necesitarás:

  • 1 patata mediana
  • 1 poco de la leche del bebé
  • 1 yema de huevo duro

Pela la patata y hiérvela hasta que se quede blanda. Machácala con un tenedor junto con la leche del bebé y la yema de huevo duro. Tiene que quedar un puré ligero con trocitos para que el bebé se acostumbre a las consistencias grumosas.

4. Puré de verduras con pescado

Si lo preparas sin patata, el puré de verduras se conserva congelado sin que se altere su sabor. Así, siempre lo tendrás a mano para una cena rápida.

Necesitarás:

  • 1 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 trozo de calabaza
  • 1 calabacín
  • Leche del bebé
  • 30 g de pescado blanco. Evita los pescado de gran tamaño que contienen más mercurio.

Pela y trocea las verduras. Colócalas en un cazo y echa encima el agua hirviendo para que no pierdan sus vitaminas. Machácalas y añade leche del bebé. Prepara el pescado a la plancha y agrégalo a la ración de puré que vayas a ofrecer al bebé. Congela el resto en porciones. No tires el agua de cocción. Congélalo también y te servirá para preparar otros platos de pasta o arroz.

5. Puré de lentejas y vegetales

Las legumbres son alimentos ricos en triptófano y proteínas vegetales por lo que no necesitas añadir carne. Preparados con vegetales, su sabor se suaviza y endulza.

Necesitarás:

  • 1 vasito de lentejas cocidas
  • 1 vasito de puré de verduras

Tritura las lentejas con el puré de verduras previamente descongelado en el microondas (ver receta puré de verduras con pescado). Hazlo con la batidora porque la piel de las lentejas es gruesa y de momento, un poco indigesta para el bebé. Si ves que el bebé las escupe, pasa el puré por un colador ayudándote de una cuchara de madera para eliminarlas.

6. Sopa de arroz con pollo

El arroz es otro alimento favorecedor del sueño. Prepararás una sopa perfecta si lo añades a un caldo de verduras y agregas algo de pollo.

Necesitarás:

  • 1 vasito de arroz
  • 30 g de pechuga de pollo
  • Caldo de verduras

No uses pastillas ni briks de caldo de verduras. Son preparados industriales que contienen mucha sal. Prepáralo casero como indicamos en la receta del puré de verduras. Cuece el arroz en el caldo hasta que quede blandito y casi se deshaga. Añade el pollo muy picadito. Coloca el arroz con su caldo y el pollo en la batidora hasta conseguir una sopa de consistencia cremosa y ligera.

7. Sopa de leche con pan

Una sopa cremosa y suave que gusta a los niños con más sueño que hambre y a las mamás con pocos recursos en la despensa.

Necesitarás:

  • 1 rebanada de pan de molde
  • 200 ml de la leche del bebé
  • Un poco de canela o fruta madura

Quita la corteza del pan de molde y deshazlo en la leche. Hierve la leche a fuego moderado, removiendo con una cuchara de madera. La harina del pan engordará la preparación hasta obtener una papilla suave y sabrosa. Añade un poco de canela o fruta madura machaca como plátano o pera.

El menú de un bebé de 11 meses

Tu bebé es ya un pequeño comensal con sus gustos propios. Si le has acostumbrado a comer variado, le gustará probar nuevos sabores. Una actitud importante para que su nutrición resulte equilibrada y sana.

Ahora, no hace falta pasar sus purés por la batidora. Basta con chafarlos con un tenedor y añadir la carne picada si es lo que le toca.

Este mes, tu pediatra te dará luz verde para que le des quesos. También te ofrecerá otros consejos sobre su alimentación, de acuerdo con su desarrollo. En líneas generales, su dieta se parecerá a lo siguiente:

Desayuno: una toma de leche si continúas con la lactancia materna o un biberón de leche de continuación con cereales.

Almuerzo: puré de verduras con carne o pescado (unos 40 g), una yema a la plancha o cocida. Puedes alternar la patata del puré con pasta, arroz o legumbres machacadas. De postre, leche, yogur o compota de fruta.

Merienda: alterna la papilla de frutas con trocitos de requesón o queso fresco no graso. También puedes empezar con el yogur si lo deseas. Dáselo natural y entero. Controla el aporte de azúcar.

Cena: ya puedes empezar a variar también su cena con sopa de verduras con fideos o arroz, pescado machacado con algo de puré, etc. Decide el postre según lo que ha tomado al mediodía y merienda: fruta machacada, yogur, un biberón de leche o un trocito de queso fresco.

Primeras cenas de un bebé o niño

Esta es una de las preguntas que más oigo en mi farmacia: «¿Cuándo empieza a cenar un bebé?, ¿qué le puedo ofrecer en las primeras cenas de un bebé?». Cuando tu bebé cumple el primer año aproximadamente, llega el momento de empezar a introducir las cenas en su régimen alimentario. Llegará el momento de quebrarte la cabeza y descubrir qué puede cenar un niño de 12 o 13 meses. Hoy te doy un montón de ideas de cenas para bebés de 1 año.
En mi casa y con mis tres hijos, por ejemplo, la noche del primer cumple de todos ellos fue celebrado con su primera tortilla de quesito.

¡Fue un éxito! y una noche bonita porque empezar con la introducción del sólido por la noche es un paso importante en la alimentación de tu bebé.

A esta edad, en que surge una gran curiosidad por el sólido, la dieta del bebé consiste principalmente en:

  • leche (materna o de fórmula),
  • un puré de verduras (con carne o pescado)
  • y el puré de frutas para merendar.

Además de ésto, probablemente tu bebé toma trocitos de pan, galletas, algunos trocidos de fruta machacada o en caso de que estés practicando BLW (la alimentación en trozo) desde el principio, tu bebé come ya verduras y frutas en trozos.

A los 12 meses, ya muchos bebés no hacen toma nocturna y necesitan comer más antes de dormir.

Y por ello se empiezan a introducir las primeras cenas para bebés.
Las primeras semanas que me tocó hacer cenas para bebés estuve preguntando a todas mis amigas mamás qué daban o habían dado a sus peques de cenar porque me encontraba sin ideas.
Conseguí recopilar varias ideas que combinadas, resultan en cenas variadas y nuticionalmente correctas.
Es importante recordar que, aunque a partir del año se supone que el bebé puede ir incorporando a su dieta todos los alimentos poco a poco, habrá que esperar hasta los 18 meses para introducir mariscos y embutidos.

Y hasta los 3 años para caramelos y frutos secos por el riesgo de atragantamiento.

Os propongo las siguientes ideas para las primeras cenas de un bebé de 12 meses (siempre que el pediatra no os haya dicho que algo de lo siguiente está contraindicado):

  1. Sémola de trigo con salsa de tomate casera (puedes leer aquí mi receta completa de la mejor salsa de tomate casera para niños y mayores). Es una de las primeras cosas que yo les di a mis hijos, recomendada por una mamá médico italiana. Es super rara pero les encantaba. La venden en cualquier super, la hay de la marca gallo, pero de las demás también habrá, es la pasta tipo cuscus. Cuécela bien hasta que esté blandita y puedes presentarla con un poco de tomate frito casero.
  2. Tortilla: francesa, de jamón york, de quesito, de jamón y queso, de jamón serrano partido super pequeño, de atún (a partir de 15-18 meses).Incluso de patata o de verduras será una tortilla ideal para los bebés. De hecho, una de las tortillas que mejor comían mis hijos con 1 año era de trocitos de tomate natural y calabacín bien pochados.
  3. Huevo duro ( a mis hijos les encanta… no logro comprenderlo… no he visto cosa más sosa que un huevo duro… pues a ellos les encanta pelar el huevo y comérselo luego con un poco de salsa de tomate… es un éxito garantizado).
  4. Puré de verduras. En uno de mis posts te cuento cómo hacer un buen puré de verduras, ¿quieres leerlo? Pues el puré de verduras es un plato rico nutricionalmente, saciante y abundante en agua y vitaminas. Es ideal como plato único o para acompañar algun alimento protéico como los huevos que te comentaba antes o un poco de carne o pescado.
  5. Verduras a la plancha o en tempura. Procura conseguir que estén bien blanditas. Yo las pongo todas en un plato y dejo a mi bebé «jugar» con las verduras. Así tu bebé de 1 año irá experimentando con las texturas y sabores además de pasárselo de maravilla.
  6. Ensalada de tomate con queso fresco.
  7. Sopas: de verdura, de carne o de cocido (puedes ver aquí mi receta completa de sopa de cocido para niños y cómo desgrasarla correctamente) Las sopas a mis hijos les gustan con muchos fideos o estrellitas o puntitos, lo que quieras o tengas en casa.
  8. Gazpacho: en verano será una cena refrescante e ideal además de super sana.
  9. Croquetas: mejor si son caseras. Un consejo: cuando hagáis croquetas de pescado, batir el pescado completamente antes de usarlo por si hay alguna espina para que no se la vayan a clavar.

Pescado para cenar un bebé:

  1. Merluza albardada o a la plancha con puré de patatas.
  2. Merluza empanada con puré de verduras.
  3. Gallo o lenguado empanados, al horno o a la plancha acompañados por ejemplo de patatas y zanahorais cocidas.

Carnes para que cene un bebé de 1 año:

  1. Hamburguesa casera con tomate.
  2. Salchichas (mejor si son caseras de carnicería) partirlas en trocitos muy muy pequeños. Te cuento un «truco secreto» para reducir la grasa de las salchichas caseras de carnicería: pincha la salchicha en puntitos, longitudinalmente con la punta de un cuchillo y cuécelas en agua hirviendo durante 10 minutos. Luego las escurres y las fríes. Verás el montón de grasa que se ha quedado en el agua y que has evitado que tus hijos consumieran.
  3. San jacobos caseros. Coges una lámina de jamón york, metes un tranchete o lámina de queso, lo cierras con otra lámina de jamón york y lo empanas. Tras freirlo con poquito aceite, es una cena ligera y resultona. También puedes hacerle formas divertidas como rollitos.
  4. trocitos de pollo guisado en salsa acompañado de verduras. Con el pollo será importante evitar que se quede seco a la hora de guisarlo.

Seguro que tu bebé disfrutará de la rica variedad de cenas que le prepares.

Te recomiendo que leas algunos de nuestros artículos sobre la alimentación infantil y la preparación de los alimentos, por ejemplo:

  • Cómo elaborar un buen puré de verduras.
  • Los purés de carne: buenos, equilibrados y bien hecho
  • Mi receta completa de sopa de cocido para niños y cómo desgrasarla correctamente
  • puedes leer aquí mi receta completa de la mejor salsa de tomate casera para niños y mayores
  • Cómo introducir la alimentación complementaria en los bebés.
  • Introducción del sólido: Todos sobre las redecillas antiahogo.

¿Qué otras cenas se te ocurren? ¡Anímate y cuéntanos !

Si te ha gustado, comparte please.

La introducción de la alimentación complementaria comienza a los 6 meses y debe hacerse de manera gradual para evitar alimentos alergénicos y poder estar atento por si algún alimento produce alguna reacción o intolerancia. Por eso, con 11 meses tu bebé ya tendrá una dieta muy amplia en la que podrá comer:

– Lácteos: tanto leche materna como leche de fórmula tipo 2. Aunque la leche de vaca no se recomienda hasta los 12 meses, hacia el final de este mes ya puedes ofrecérsela ya que en unos días su sistema digestivo no va a cambiar mucho. También puede comer yogures naturales o de sabores (mejor sin azúcar) y empezar a tomar quesos. Asegúrate de que sean quesos pasteurizados bajos en grasas, sal y proteínas, como los quesos frescos o los semicurados.

– Frutas: manzana, pera, plátano, naranja, mandarina, uvas, cerezas, melón, sandía, mango, ciruela… Incluso puedes empezar a darle al final del mes frutas más alergénicas como fresas, piña o kiwi.

No te puedes perder …

¿Qué puede comer un niño con gastritis?

La gastritis es un trastorno de inflamación del estómago que puede existir por distintas causas como una mala alimentación. ¿Tu hijo tiene buenos hábitos alimenticios? ¿Sabes qué puede comer si tiene gastritis?

– Verduras: puede comer todo tipo de verduras y hortalizas (patatas, calabacín, calabaza, puerros, apio, zanahoria…) excepto las verduras de hoja verde que, por su alto contenido en nitratos, no se recomiendan antes de los 12 meses y, una vez cumplida esta edad, no consumirlas nunca más de 2 veces por semana.

– Legumbres: lentejas, alubias o garbanzos.

– Carne: aunque es mejor potenciar en consumo de carne blanca y sin grasa, puede comer también carnes rojas.

– Cereales con y sin gluten: avena, trigo, maíz, arroz, cebada, centeno, etc.

– Huevo: como decíamos, ya puede comer el huevo entero, aunque mejor en forma de tortilla fancesa o cocido. El huevo frito es más graso y no se recomienda hasta más adelante. Es importante que le des el huevo antes de los 12 meses por si tuviera alergia a este ya que la vacuna de la triple vírica contiene trazas de huevo y, aunque puede administrarse igualmente a los niños con alergia al huevo, es mejor estar prevenidos y que el pediatra lo sepa por si hay alguna reacción al inyectar esta vacuna.

Estos son todos los alimentos que tu hijo puede comer pero… ¿cómo dárselos? Lo mejor con 11 meses es que vayas alternando los purés y papillas con los trocitos ya que a esta edad tu hijo ya tiene capacidad de masticar y tragar, por lo que debes darle la oportunidad de hacerlo para que aprenda a comer como un adulto. Así que puedes, por ejemplo, darle de comer un puré de verduras y, de segundo plato, pollo a la plancha. O darle para cenar tortilla francesa. En la merienda también puedes combinar la fruta en papilla con los trocitos de fruta, las galletas o el pavo cocido en lonchas. Igualmente puedes darle pan y empezar a ofrecerle los mismos platos que coméis vosotros para que vaya probando, como macarrones o arroz con tomate, judías verdes cocidas con patata, pescado al horno… Eso sí, procura que sean platos fáciles de masticar y comer y cocinados de manera adecuada para su edad (sin sal o con muy poca, cocidos, al horno o a la plancha, evita las frituras).

También es conveniente que comience a coger los cubiertos él solopara aprender a comer sin ayuda, aunque al principio se manchará mucho y tirará parte de la comida, pero es la forma de aprender.

Por último, si sigues con la lactancia materna no tienes que dejarla ni mucho menos. Puedes seguir dándole el pecho por la mañana, por la noche o cuando te lo pida, es el complemento ideal a su alimentación.

Te puede interesar:
Las dosis de biberón para un bebé de 1 mes deben ser definidas por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fecha de actualización: 01-06-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *