0

Cenas bebe 14 meses

Para bebé de 14 meses: cuidados y alimentación

El bebé de 14 meses cada vez es más independiente. Se desenvuelve con más fuerza y controla mejor sus movimientos. El bebé ya era un explorador, pero cuanto menos esfuerzo le cuesta caminar y coger objetos, más ganas tiene de descubrir cosas nuevas.

Tu bebé ya es capaz de ponerse de pie sin apoyarse en ninguna superficie. También es capaz de agacharse y todo le llama la atención. Salir de excursión al parque o al campo con el niño a esta edad puede ser una experiencia muy enriquecedora para él y para vosotros.

Se comunica cada vez más, ha aprendido nuevos sonidos y vocablos. Está en ese momento de imitación y de reproducir los sonidos de los animales. Ahora se despide con la mano para decir adiós y le gusta mucho saludar y despedirse de la gente que conoce.

Tanto le gusta caminar que intentará subir escaleras. Aquí todavía necesitará ayuda, pero se sentirá muy satisfecho cuando, con tu ayuda, pueda llegar arriba.

Puede ser un buen momento para que tu bebé empiece a pintar. Puedes probar a hacerlo con él. La pintura de dedos está recomendada para niños pequeños y bebés, precisamente para que puedan mancharse las manos y pintar.

Cuidados del bebé de 14 meses

Probablemente tengas que estar pendiente del calendario de vacunas que te haya dado el pediatra, sobre todo con vistas a las vacunas que le tocan entre los 12 y los 18 meses.

Si a tu bebé le cuesta dormir por las noches, no dejes de insistir en las rutinas para que identifique la hora de dormir de noche y la diferencie de la siesta. Las rutinas siguen siendo muy importantes para el bebé de 14 meses.

El bebé ya tiene mucha movilidad y es capaz de jugar él solito con sus juguetes. Puedes comenzar a guardarlos en cajas de plástico para que se acostumbre a sacarlos cuando quiera jugar y a meterlos de nuevo dentro al terminar el juego.

Bañarle a diario sigue siendo uno de los cuidados fundamentales. Cada vez está más acostumbrado a este momento y le encanta jugar en el agua.

Puede empezar a usar cepillo de dientes de forma autónoma y el cepillo blando es el indicado para su edad.

Tu bebé camina mucho más que hace un mes así que tendrás que comprarle unos zapatos adecuados para su actividad. Deben ser flexibles y cómodos, y es mejor que no le queden ajustados.

Si estamos en verano, ponle protección solar en toda la piel, aunque solo vayáis a salir a la calle a pasear. Es importante proteger la piel del bebé a la exposición del sol, tiene una piel muy sensible. También es importante cubrirle la cabeza con un sombrero o gorrito.

El bebé es cada vez más sociable pero eso no quiere decir que se vaya a sentir cómodo en presencia de muchas personas. Algo que le dará seguridad es llevar alguno de sus peluches preferidos. Esto le hará sentir como en casa en caso de que hayáis salido y se sienta tímido al conocer a personas nuevas.

Alimentación del bebé de 14 meses

Al bebé de 14 meses le gusta mucho más comer con las manos que usando la cuchara. Esto es algo que tendrás que aceptar por ahora. La hora de la comida será, además de algo necesario, un momento de juego para el bebé. Se divertirá cogiendo la comida con las manos y ensuciándose con las cremas. Aunque lleve mucho más tiempo, será una experiencia gratificante para él.

Puedes colocar un mantel de plástico sobre la mesa donde come para que pueda explayarse con tranquilidad, además del babero habitual.

A esta edad ya puede comer prácticamente cualquier alimento y los platos que vosotros comáis en casa. Esto, siempre y cuando sea una dieta equilibrada, sin exceso de grasa, ni azúcar, tampoco sal ni picante.

A los 14 meses, el agua es fundamental en la dieta. El bebé necesita estar hidratado y es conveniente que pueda tener una botella de agua cerca para que puedas darle agua cuando te la pida.

En cuanto a otro tipo de bebidas, evitar los refrescos, tienen gas y mucho azúcar, nada recomendable para un bebé de esta edad.

Es recomendable tener unos horarios para las comidas, sobre todo ahora que tiene que puede comer a la misma hora que el resto de miembros de la familia. Es conveniente cumplir con esos horarios y respetar unas cuatro comidas diarias.

Procura no darle pan, galletas u otros alimentos entre horas, que podrían desequilibrar los horarios al quitarle hambre.

Algunas recetas que podéis preparar para comer todos juntos pueden ser tortilla de patata, crema de calabacín u otra hortaliza, pasta con tomate, tortitas… Siempre teniendo cuidado con el azúcar o la sal que añadís a las recetas.

A los 14 meses el bebé absorbe todo como una esponja. Ayúdale motivándole a que aprenda y que experimente todo lo que pueda. Visitar diferentes lugares o conocer a otras personas pueden ser experiencias muy satisfactorias.

Una de las mayores dudas de los padres en lo que a alimentación se refiere es el tema de las cenas. Lo es, porque cuando empiezan a comer los diferentes alimentos se van repartiendo a lo largo del día y por la noche suceden dos cosas: o el bebé tiene mucho sueño y es imposible darle de cenar o la costumbre es la de darle el pecho (o en su defecto el biberón) para que coja el sueño.

Pero claro, en algún momento tiene que empezar a cenar como los mayores, y por eso vamos a hablar de ello hoy: ¿Cuándo se les empieza a dar de cenar?

Repartiendo los alimentos a lo largo del día

Como he explicado, cuando un bebé empieza hacia los seis meses con la alimentación complementaria los alimentos empiezan a distribuirse a lo largo del día. No es así como lo hace todo el mundo, pero sí es algo que hace bastante gente: por la mañana se le dan los cereales, hechos con agua o leche materna en el caso de que sea amamantado o hechos con leche artificial en el caso de que tome biberón. Hay quien no da cereales y directamente da comida más sólida, como pan, un poco de fruta, y lo acompaña del pecho o un biberón.

A mediodía, cuando toca la comida, le dan las verduras con la proteína, que tanto puede ser carne como pescado. ¿Pescado? Sí. Muchas veces se recomienda esperar con el pescado hasta los 9 o 12 meses, pero las nuevas recomendaciones dicen que no hace falta. De hecho, pueden comer hasta huevo, que antiguamente estaba prohibidísimo hasta el año y que ahora se puede dar desde los seis meses (la gracia del asunto es añadir solo un ingrediente nuevo por día y observar en las horas siguientes, hasta el día siguiente, para ver si existe algún tipo de reacción).

Para merendar, la fruta, ya sea en compota o a trozos, y para cenar, leche de nuevo. Los de leche materna seguro que a lo largo del día han ido mamando varias veces. Esto es lo deseable, porque es la manera de que sigan recibiendo la suficiente leche materna. Los de leche artificial tienen que intentar llegar a los 280-500 ml de leche diaria, sumando la que han utilizado en los cereales.

La leche sigue siendo el principal alimento

Hasta el año de vida, la leche sigue siendo el alimento principal de los bebés, así que hay que tratar de priorizar esos 280-500 ml.

El orden que he explicado antes es orientativo, se hace así al principio porque parece más cómodo y fácil, pero cuando ya empieza a comer más cantidad, lo ideal es empezar a mezclar los ingredientes: juntar en una comida, por ejemplo, verdura, carne, un poco de pan y un poco de fruta. De este modo la absorción de los nutrientes es mejor.

Ahora bien, lo de los 280 a 500 ml es una regla que debe tratarse de seguir, porque muchos niños se quedan en la mitad, precisamente porque comen muy bien. Entonces lo que hay que hacer es limitar la comida y volver a añadir tomas de leche durante el día. Por eso los bebés que toman leche materna tienen que seguir mamando a demanda, porque ya me dirás si no cómo van a tomar cerca de medio litro con solo dos o tres tomas como sugieren algunos profesionales (que por otra parte le produciría unas ingurgitaciones de miedo y quizás alguna mastitis en pocos días).

¿Cuándo empezar con la cena?

Parece que no iba a contestar nunca a la pregunta, pero es que para contestarla debía explicar antes todas las razones. Se empieza a dar comida a los bebés en la cena cuando de ese momento no dependa el llegar a los 280-500 ml de leche diaria.

Si el bebé mama muy poco por el día porque apenas ve a la madre o porque simplemente lo hace así, es mejor no darle cena, o darle poca cosa, para que mame mucho. Si el bebé no ha tomado mucha leche artificial por el día, porque come mucho y llega a la cena habiendo tomado unos 180-220 ml de leche, hay que darle otro biberón para intentar que llegue.

Intentar que llegue significa ofrecerlo, por si lo quiere. Si algún día no se llega y se queda en menos, no pasa nada, pero mejor que no sea una norma.

¿Y si por la noche se despierta y se toma un biberón?

Entonces hay que contarlo también. Si lo hace todos los días, si se toma un biberón por la noche, eso también hay que contarlo. Lo sumas al total del día y si entre el de la noche anterior y el día llega ya a la cantidad recomendada (o se queda cerca, o los pasa), puedes darle de cenar sin ningún remordimiento.

De hecho, muchas veces se les da la cena e igualmente te piden un poco de biberón para coger el sueño.

¿Y si por la noche mama?

Pues lo mismo, no hay manera de contarlo, pero si por el día ha ido mamando y por la noche también lo hace, pues se le da cenita y luego, para dormir, la teta. Como siempre.

¿Qué le puedo dar de cenar?

Esa es otra duda, qué darles de cenar. Hasta al menos los 12 meses, lo ideal es darles cualquier cosa, menos proteínas. El riñón de los bebés es aún inmaduro, así que si ya les hemos dado carne, pescado o huevo a mediodía es mejor no repetir a la noche (a menos que hayan comido muy poca proteína a mediodía, entonces sí se puede). Podemos darles verdura otra vez, añadirle un poco de pan, hacerles una sopa de pasta con caldo, un poco de arroz también, etc., y para acabar, un poco de leche para dormir.

No sé, tampoco hay reglas en este sentido, lo ideal es darles cosas que comáis también vosotros. Algo así como hacer la misma cena para todos, por eso de que así ya come de lo vuestro y no hay que andar haciendo comidas de más.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Cómo distribuir las comidas en la alimentación infantil, Alimentos que ayudan a los niños a dormir mejor, ¿Darle cereales por la noche para que duerma más?

Guía para alimentar a tu hijo de los 12 a 24 meses

En este artículo

  • Alimentos y porciones
  • Recetas

Usa esta guía para averiguar qué y cuánto darle de comer a tu hijo de 12 a 24 meses. (Consulta nuestro artículo sobre bebés para ver la guía sobre la alimentación de niños menores de 12 meses. Si tu hijo es más gradencito, consulta la guía para niños de 24 a 36 meses).
No te preocupes si tu hijo come más o menos de lo que dice en la guía: son solo pautas generales. De hecho, es posible que tu niño incluso coma menos de lo que antes comía, lo cual es perfectamente normal para su edad.
Si te preocupa que tu hijo no consuma una cantidad adecuada de calorías, sigue este cálculo básico de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés): tu niño deberá ingerir aproximadamente 40 calorías diarias por cada 2.5 centímetros (1 pulgada) de estatura.

Alimentos y porciones

Señales de que tu hijo está listo para alimentarse solo

  • Puede empezar a usar una cuchara solo (¡aunque tardará en hacerlo con eficacia!).

Qué darle de comer

  • Leche entera.
  • Otros productos lácteos (queso suave pasteurizado, yogur y requesón hechos con leche entera).
  • Cereales enriquecidos con hierro (arroz, cebada, trigo, avena y cereales mixtos).
  • Otros granos (pan de trigo integral, pasta y arroz).
  • Frutas: melón, papaya, albaricoque (chabacano) y toronja.
  • Verduras: «arbolitos» de brócoli y de coliflor cocidos hasta que estén suaves.
  • Proteínas (huevos; carne, pollo o pescado sin espinas, cortados en trocitos muy pequeños o molidos; tofu; frijoles; mantequilla de cacahuate , sin trocitos, untada formando una capa delgada).
  • Ya le puedes dar miel de abeja.

Cuánto por día

  • 1 a 1 y 1/2 taza de leche, 1 taza de yogur, o unos 28 a 40 gramos (1 a 1 y 1/2 onzas) de queso.
  • 85 gramos (3 onzas) de cereales y otros granos, la mitad de estos preferentemente cereales enteros (1 onza = 1 taza de cereal, 1/2 de taza de pasta o arroz y 1 rebanada de pan).
  • 1 taza de fruta (fresca, congelada o enlatada, en trocitos muy pequeños).
  • 1 taza de verduras (muy bien cocidas y cortadas en pequeños pedazos para evitar que se atragante).
  • 56 gramos (2 onzas) de proteínas (1 onza = 1 rebanada de carnes para sándwich, alrededor de 1/3 de una pechuga de pollo, 1/4 de una lata de atún,1/4 de una taza de frijoles cocidos, o un huevo).

Consulta nuestra galería de fotos ¿Cuánto tiene que comer al día? Esta contiene porciones para niños de 1 año.
Consejos para alimentarlo

  • Algunos expertos recomiendan no incluir huevos o pescado o derivados de cacahuate por riesgo de alergias. Sin embargo, los estudios más recientes de la Academia Estadounidense de Pediatría encontraron que no hay evidencia que demuestre que los bebés desarrollen alergias por introducir dichos alimentos a una temprana edad. Habla con el pediatra de tu hijo si en tu familia hay antecedentes de reacciones alérgicas a los alimentos.
  • Todavía puede ahogarse con ciertos alimentos. Averigua los alimentos con los que hay que tener cuidado.

Recetas

Aquí tienes cuatro recetas para tu niño de 12 a 24 meses de edad:

  • Papas con huevo duro
  • Souflé de pizza
  • Pastel de coliflor
  • Omelette campera

Revisado en diciembre 2018

Referencias

AAP. 2015. Feeding and nutrition: Your one-year-old. American Academy of Pediatrics. www.healthychildren.org/English/ages-stages/toddler/nutrition/Pages/Serving-Sizes-for-Toddlers.aspx
AAP. 2015a. Feeding and nutrition: Your two-year-old. American Academy of Pediatrics. www.healthychildren.org/English/ages-stages/toddler/nutrition/Pages/Feeding-and-Nutrition-Your-Two-Year-Old.aspx
AAP. 2015b. Serving sizes for toddlers. American Academy of Pediatrics. www.healthychildren.org/English/ages-stages/toddler/nutrition/Pages/Serving-Sizes-for-Toddlers.aspx
USDA. 2016. MyPlate. U.S. Department of Agriculture. www.choosemyplate.gov/MyPlate

Consejos alimentación bebé 14 meses y medio

Ante todo muchas gracias por ofrecer un foro como este donde poder exponer las dudas y sentir el apoyo que a veces no muestra la sociedad.

Tengo un bebe de 14 meses y medio que se ha alimentado hasta ahora de lactancia materna exclusiva y AC.

Actualmente me saco leche en el trabajo (llevo sacandome desde que me incorporé cuando tenía 4 meses, asi que tengo una relación de amor-odio con el sacaleches) para que se lo den en la guardería para desayunar. Antes llegaba a sacarme (me voy de casa a las 7 de la mañana y llego a las 6 de la tarde) unos 350 – 400 ml pero ahora consigo unos 250 – 300 ml. En la guardería, al ir unicamente 4 horas, me hacen el favor de darle el biberon ya que favorece la continuación de la LM (a los niños que van esas 4 horas y que toman LA tienen que ir desayunados de casa). A la 13.30 h toma el pure de verdura, hacia las 17.30 h la papilla de fruta y de noche le doy verdura y de postre pecho. De noche suele despertarse una vez, toma pecho y vuelta a dormir. A las 7, antes de irme a trabajar, le doy pecho sin que se despierte.

El caso es que estoy ya un poco cansada del sacaleches, mas que nada porque ahora que empieza a tomar menos pecho, hay veces que voy justa en las extracciones para el desayuno y me estreso.

Si mi marido le diera papilla de cereales antes de ir a la guarde (esa es otra porque tarda una eternidad en comerla, se distrae con una mosca) tendría que seguir sacandome leche para hacerla?

Si dejo de sacarme leche por las mañanas, me bajara en picado la produccion, verdad? lo que comerá el mientras estemos juntos sera suficiente? porque al succionar, si saca poco igual pierde el interes….

Soy un mar de dudas. Gracias por vuestras respuestas!

Alimentos que no pueden faltar en la dieta de los niños de 1 a 3 años

Después del estirón que experimentan los niños desde el nacimiento hasta el año edad, la etapa que va desde que el niño tiene 1 año y hasta los 3 años se caracteriza por un crecimiento lento pero constante. Ya desde estas edades, cambios en la dieta, especialmente en lo que se refiere a consumo de ciertos tipos de grasas y de vitaminas, pueden ayudar a prevenir algunas enfermedades y a que crezcan sanos y fuertes.

A estas edades necesitan 500 mg de calcio cada día para formar sus huesos y dientes

Es muy importante sentar las bases de una alimentación adecuada desde el principio. Por eso no debemos olvidarnos de:

Leche. Es el alimento básico en los niños a esta edad. Desde el año hasta los 3 años, las necesidades de calcio son muy elevadas y la leche es la principal fuente de este calcio de la dieta diaria. Las leches de continuación son la mejor alternativa a la leche de vaca, ya que ésta tiene gran cantidad de proteínas.

Se deben consumir de 3 a 4 raciones diarias (500-700 ml).

Carnes. En esta etapa, las necesidades de hierro son elevadas para el desarrollo intelectual y las carnes aportan hierro de fácil absorción. La carne aporta proteínas de calidad y cinc necesario para el crecimiento de los tejidos; además de vitamina B12, necesaria para la formación de las células de la sangre y para el desarrollo del sistema nervioso. En estas edades lo ideal son carnes de sabor suave como pollo, pavo, cerdo, conejo o ternera. Se recomienda limitar el consumo de embutidos y eliminar la piel de las aves y la grasa visible.

Se recomienda consumir carne de tres a cuatro veces a la semana (raciones de 40-60 gr). Cuando se introduzca por primera vez, a los 6 meses, conviene empezar con 10 o 15 gr y aumentar de forma progresiva hasta los 40 gr al año de edad.

Pescado. El pescado es también fuente de proteínas de calidad. Destaca su aporte en vitaminas solubles en grasa como las vitaminas A y D, que se concentran en las partes más grasas (músculos e hígado) y vitamina B12, entre las vitaminas hidrosolubles. Aporta además yodo, fósforo, hierro, magnesio y selenio. Tiene especial importancia por ser la principal fuente de ácidos grasos poliinsaturados Omega 3, que son lípidos estructurales necesarios para el desarrollo del sistema nervioso central y de la retina.

Se recomienda consumir más pescado que carne, tomando cuatro raciones a la semana y preferiblemente pescados magros como lenguado, merluza, pescadilla, gallo… El pescado no debe introducirse antes del año de edad y las raciones deben ser de 50 a 70 gr, aumentando 10 gr por año. Es muy importante ofrecer el pescado siempre libre de espinas.

Grasas vegetales. Aunque todos los tipos de grasas son necesarias para el correcto funcionamiento del organismo, debe priorizarse el consumo de grasas monoinsaturadas como las que provienen de aceites vegetales. La mejor es el aceite de oliva, aunque son adecuadas todas las grasas vegetales, excepto las de coco y palma.

Huevo. La proteína de la clara del huevo, además de ser fácil de digerir, contiene todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita y en la proporción óptima, lo que la sitúa como la proteína de mayor valor biológico, esto es, la que mejor se adapta a nuestras necesidades nutricionales. El huevo aporta además vitaminas del grupo B, y vitaminas A, D, E y K. Además aporta hierro, fósforo, cinc, yodo, manganeso y selenio.

Se recomienda un consumo de 3 huevos a la semana, preparado en tortilla, pasado por agua o cocido.

Frutas y verduras. Esta etapa es un buen momento para acostumbrar a los niños al consumo diarios de frutas y verduras. La verdura puede tomarla tanto cruda como cocida. Lo ideal es jugar con las texturas y colores de estos alimentos para llamar su atención y que aprendan a comerlos. Las frutas y verduras son fuente importante potasio o magnesio, de vitaminas como la C, la A o la B y de fibra.

Se recomienda consumir 2 ó 3 piezas pequeñas de fruta cada día, eligiéndolas maduras, ya que son más fáciles de digerir. En cuanto a la verdura el consumo recomendado es de 2 ó 3 raciones diarias.

Legumbres. Son ricas en vitaminas y minerales, aportan hidratos de carbono de absorción lenta, no tienen grasa, son baratas, ricas, variadas y permiten la elaboración de una gran variedad de platos. Mezclándolas en puré con carne, pescado o arroz se obtiene platos muy nutritivos y completos para los niños y que, además, son fáciles de comer.

Se recomienda consumir legumbres de 2 a 3 veces a la semana, en raciones de 30 o 40 gr si van como plato principal o de 20 gr si van como guarnición.

Cereales y pastas. Aportan gran cantidad de energía por la cantidad de hidratos de carbono que contienen. Son ricos en proteínas, vitaminas del grupo B y fibra. Por ello, son considerados los alimentos más completos después de la leche. Deben formar parte de la alimentación diaria de los niños. Dar los cereales en papilla es una buena opción.

Se recomienda consumir entre 4 y 6 raciones diarias.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *