0

Cenas bebe 18 meses

Prepara ricas recetas para bebés de 18 meses

Yogur con cereales y arándanos para niños

Un desayuno para los niños, con cereales y frutas que les darán la energía necesaria para comenzar el día. Una receta muy nutritiva y equilibrada que a los pequeños les gustará mucho por su delicioso sabor.

Cereales con fresa y plátano para niños

Esta receta la puedes preparar para el desayuno de los niños. Una excelente forma de motivarlos a comer saludablemente. A través de sus ricos ingredientes puedes brindarles una mezcla de frutas dulces y cereales con un alto contenido en fibra.

Crema de espinacas para niños

Las espinacas son fáciles de digerir y contienen un sin fin de nutrientes para los pequeños. Una receta muy recomendable, ya que no hay que olvidar que los alimentos verdes ayudan a la prevención de enfermedades por los componentes de su pigmentación.

Receta de crema de brócoli para niños

El brócoli es uno de los vegetales más nutritivos para los niños. Para introducirlo en su alimentación te sugerimos esta receta de crema de brócoli. Una receta de rica en vitamina C y que además posee vitamina A, ácido fólico y fósforo.

Crema de champiñones para niños

Las sopas son ideales para los niños por su fácil preparación y por ser una forma mucho más sencilla de introducir verduras en su alimentación. Prueba esta rica crema de champiñones, que podrás preparar ¡en tan solo 3 sencillos pasos!

Pastel de arroz y calabacín para niños para niños

Un receta muy sencilla de preparar, con dos ingredientes estrella que a los niños les encantará. Por una parte el calabacín es un vegetal con muchos minerales y por otra el arroz les dará energía necesaria para sus actividades del día.

Arroz a la cubana al estilo tradicional para niños

Una receta muy conocida y querida por grandes y chicos. Prepara este delicioso arroz para los niños e incluye en su alimentación esta nutritiva legumbre. Un platillo dulce y a la vez salado, para que los pequeños prueben sabores diferentes y muy ricos.

Ensalada suave de pollo, manzana y zanahoria para niños

Cuando se incluyen ensaladas en la alimentación de los niños, les estamos aportando alimentos ricos en vitaminas y minerales, además de ser alimentos con grasas saludables muy favorables para elorganismo. ¡Prueba preparar esta rica ensalada que te compartimos!

Receta de albóndigas de pollo para niños

¿A quién no le gustan las albóndigas? Acompañadas de salsa de tomate y un poco de arroz que le darán un sabor exquisito a este platillo. Te aseguramos será todo un éxito si se la preparas a tu niño.

Pollo asado al horno para niños

El pollo es un alimento ideal para que los niños crezcan sanos y fuertes. Es de suma importancia para mantener una dieta sana y equilibrada. Esta receta te muestra cómo preparar pollo de una forma muy saludable, asado y acompañado de nutritivas verduras.

Tortilla francesa con miga de pan para niños

Esta es una receta muy ligera para los niños. Sobre todo si sufren de problemas de estomago como la diarrea. Te contamos cómo preparar este rico platillo en tan solo 4 sencillos pasos. ¡Más fácil imposible!

Tortilla o frittata de espaguetis con espinacas para niños

¿A poco no te antoja esta receta de pasta y espinacas? La frittata es una receta de origen italiano muy parecida al omelet. Si buscas preparar una receta de sabores diferentes y variar el menú de tu hijo, te recomendamos hacer esta tortilla de espaguetis y espinacas.

Bollitos de leche con cereales para niños

Para acompañar la comida de los niños te sugerimos esta receta de bollitos de leche. También los puedes usar para preparar un sándwich de jamón y queso. Prepara un alimento casero, saludable y muy rico para tus hijos.

Menú para bebés de 18 meses: introducción de los alimentos sólidos

Tu bebé ya tiene 18 meses, ya tiene dientes y molares. Su desarrollo y crecimiento en estos últimos meses ha sido espectacular. Al año y medio ya es capaz de andar, y utiliza sus manos para coger objetos y jugar con ellos. Intenta también comer solo y ya es capaz de discernir los alimentos que le gustan de los que no. Por lo que puede sacarse de la boca algún alimento que no sea de su agrado como protesta. El menú de un bebé de 18 meses es más amplio.

Un menú para un bebé de año y medio (18 meses)

Si tu bebé ya ha cumplido 18 meses, es hora de dar nuevos parsos en su alimentación. Ya puede comenzar a comer alimentos en trocitos, como los de algunas frutas. Eso sí, nunca le dejes sin supervisión mientras come, podría atragantarse. Además, puedes seguir estos otros consejos de alimentación para bebés de 18 meses:

Proponle nuevas recetas: a esta edad, al pequeño le gusta mezclar alimentos conocidos con otros nuevos. Los crujientes le encantan. Es el momento de proponerle harinas con cacao, que le encantarán. Comienzan también a gustarle los quesos, que empezará a probar en pequeños trozos. También puede empezar a probar la tapioca y otros cereales en la papilla de la cena.

Cómo darle la comida: a partir de los 15 meses puede empezar a tomar verduras crudas en pequeñas cantidades, con un chorrito de aceite y limón, finamente cortadas. Ya no hace falta servirle la carne mezclada con el puré, sino cortada en pequeños trocitos. Aunque resulte algo impropio al principio, hay que dejarle toquetear su plato porque le encanta comer con los dedos: poco a poco irá utilizando los cubiertos y, mejor o peor, acabará comiendo casi correctamente.

Atención a los rechazos: el niño está entrando en el periodo, normal, del “no”. No hay que ceder, ni caer en su juego, sustituyendo los alimentos que rechaza por otros. Está comprobado que cuando a un niño se le pone varias veces delante el mismo alimento, en cada ocasión come un poco más del mismo. Por lo tanto, no conviene desistir demasiado pronto con aquellos que no parecen gustarle. Con paciencia y buen humor, conseguiremos que coma de todo.

· Desayuno: papilla de cacao o de cereales.

· Comida: verduras crudas de temporada con un chorrito de aceite y limón y entre 40 y 50 g de carne o de pescado, o un huevo entero (dos veces a la semana). El almuerzo también puede consistir en jamón y 200 g de verduras en puré y fruta.

· Merienda: un vaso de leche con galletas; o un yogur o un petit suisse o fruta.

· Cena: 200 g de puré de verduras con fideos.

. Postre: compota o queso o yogur.

Consejos para dar de comer a un bebé de 18 meses

– Si el niño juega con su comida, es mejor que le dejes… A su edad es algo completamente normal.

– Impedir que entre comidas tome chucherías.

– ¿Te preocupa que coma mucho o insuficiente? Como los adultos, los niños pueden tener mucho o poco apetito. ¿Por qué vamos a limitar al tragón o forzar al que come poco? Es mejor que el niño coma lo que le apetezca. Él sabe regular perfectamente su apetito. De hecho, los niños pueden pasar por períodos en los que tienen más apetito y otros en los que se sienten más inapetentes, y es absolutamente normal. Ante la duda, consulta con tu pediatra.

– Qué darle cuando está enfermo: con frecuencia los niños pierden el apetito cuando están enfermos, como los adultos. No hay que insistir, pero conviene asegurarse de que bebe lo suficiente, para evitar riesgos de deshidratación. Se le pueden preparar bebidas nutritivas a base de leche o caldos de pollo o verduras. Además, a sus platos preferidos se le puede añadir un plátano machacado.

Otros menús para el bebé según su edad

Menús para bebés de 6 meses

Menús para bebés de 12 meses

Menús para bebés de 22 meses

Safía Amor. Periodista

La merienda debe aportar el 15% del total del aporte energético diario. Aunque sea la que representa el tanto por ciento más bajo, no implica que no sea una comida importante, ya que ayuda a completar los nutrientes que un niño necesita para crecer adecuadamente. Además, demasiadas horas sin comer no son saludables para el organismoya que puede disminuir el nivel de glucosa en sangre, por lo que situar la merienda a medio camino entre la comida y la cena ayuda a renovar las energías para continuar la jornada.

También es cierto que el sistema digestivo de los niños aún está en proceso de maduración, con lo que su organismo no está preparado para pasar muchas horas sin comer.

Consejos para una buena merienda

– La hora ideal para la merienda es unas tres horas después de la comida del mediodía y otras tres horas antes de la cena.

– Las raciones deben ser moderadas para que el niño llegue con ganas a la cena.

– Los alimentos que formen la merienda deben ser ricos en nutrientes. Evita por lo tanto alimentos muy calóricos o ricos en grasas saturadas y azúcares.

No te puedes perder …

5 razones por las que dar leche de crecimiento a tu hijo de 1 a 3 años

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lactancia materna es la“forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables”; por eso se recomienda mantener la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé y combinarla con otros alimentos hasta los 2 años.

Algunas ideas…

· Lonchas de queso.

· Una pieza de fruta.

· Yogur natural con fresas o con melocotón frescos.

· Tostadas de pan integral o rodajas de manzana con margarina.

· Rebanadas de panecillos integrales con queso en crema o salsa de tomate.

· Compota o puré de manzana sin azúcar añadido.

· Un mini bocadillo o medio sándwich con queso y jamón cocido.

· Un yogur o un tazón de leche con cereales.

· Mini bocadillo de jamón serrano.

Además, combinar estas opciones con un vaso de zumo natural o una taza de leche todos los días.

Alimentos a evitar

– Bollería industrial.

– Patatas fritas y otros aperitivitos de bolsa.

– Chucherías.

– Refrescos.

Te puede interesar:
La cantidad de leche para un bebé de 4 meses debe ser definida por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fecha de actualización: 21-05-2012

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Dentro de nuestro Especial sobre Alimentación infantil en Bebés y más queremos hacer referencia especial a una de las comidas más importantes del día: la merienda.

La merienda tiene un papel muy importante en la correcta alimentación de los niños, quienes, especialmente, deberían hacer cinco comidas al día y repartir en ellas la ingesta de nutrientes equilibrados.

La merienda de los bebés

Se suele aconsejar que a los bebés la fruta se de a la hora de la merienda. Es una buena costumbre, pero no indispensable y más con los pequeños, que siguen necesitando una alimentación a demanda y que deberemos combinarla con la leche materna o artificial que les demos.

Si a cualquier hora tiene ganas de comer algo podemos ofrecerles un plátano, unas rajas de manzana o de pera, o una naranja que rechupetear en cuando dejen de tener problemas con la alimentación sólida.

Si decidimos darles la fruta en la merienda tampoco es necesario optar por la típica papilla de varias frutas a diario. Yo prefiero no enmascarar sabores y darles, en cuanto vayamos introduciendo una y otra paulatinamente, darles una sola en cada ocasión. Las vitaminas están igual ahí.

Lo que debemos evitar, especialmente si toman el pecho y son menores de un año, es cambiar una toma por una comida sólida y ofrecerles la teta de postre. El pecho se da a demanda, favoreciendo el libre acceso del niño para que pueda tomar cuando quiera, sea por hambre, sed o necesidad emocional, lo que le hace sentirse bien y mantiene la producción láctea adecuada a la demanda.

Si no ofrecemos el pecho para que meriende le privamos de una toma que igual no compensa luego por falta de hambre, perdemos el estímulo al pecho y estamos cambiando un alimento calórico y concentrado por otro que, aunque necesario, no es el fundamento de su alimentación. Por eso, merienda por supuesto, pero no a cambio de teta.

Con el biberón la cantidad de leche se suele controlar mejor, pero como unos niños comen más que otros y requieren más leche, pues también habría que seguir priorizando las tomas de leche sobre la alimentación complementaria, siempre dependiendo de como vaya evolucionando el niño y su apetito.

La merienda de los niños: fruta

A media tarde van a necesitar un aporte de energía y líquidos que les permitan llegar a la hora de la cena, tener un buen nivel de azúcar en sangre y estar activos para poder seguir jugando o aprendiendo.

Si los niños se quedan a comer en el cole, a la hora de programarla, deberemos tener en cuenta el menú escolar, igual que si comen en casa lo haremos, pero con especial atención a si en el cole comen bastante o la comida, más bien, es poco atractiva para ellos en el comedor.

Una merienda estupenda sería, en principio, fruta variada. De las diferentes frutas, el plátano es muy socorrido porque además se puede comer tranquilamente mientras juegas o caminas.

Sin embargo, encontrar esa media hora para merendar tranquilamente, charlando del día o contando historias, supone un momento de descanso y comunicacion que, al ser más largo, permite que se coma más pausadamente.

Una buena merienda sería un plátano con fresas, una manzana con nueces, una pera y una mandarina, avellanas y una chirimoya, una naranja y un melocotón… buscando la combinación de una fruta refrescante y con muchas vitaminas y fibra con otra que tenga mayor concentración de grasas o azúcares naturales.

Yo es la merienda que siempre le he dado a mi hijo. Es más, en las comidas no come fruta de postre, ni le gusta, ni le apetece ni le sienta bien, por lo que la fruta la comemos a media mañana y en la merienda, y en las comidas principales incluímos vegetales crudos en ensalada o gazpachos. Muchas veces hacemos dos meriendas, una de fruta y otra con tortitas o galletas con leche, si la comida ha sido muy temprana como suele pasar.

Pero eso ya depende de cada familia, lo importante es que la dieta quede equilibrada a lo largo del día y que si un día nos saltamos alguna cosa, compensemos al siguiente, y repartamos las ingestas haciendo una merienda sana por la tarde.

En el próximo artículo os ofrecemos algunas ideas sobre meriendas sanas con lácteos, proteínas y dulces.

En Bebés y más | Taller de ciencias: merienda para pequeños científicos , La merienda, una obligación, La importancia de la merienda

Las 20 mejores recetas para madres sin tiempo para cocinar

Recetas de cenas rápidas para niños: primeros platos

1. Pasta o arroz con calabacines y queso parmesano

Primero pica los calabacines en trozos pequeños. Después, saltea cebolla picada y los calabacines en una sartén con un poco de aceite. Cuece el arroz o la pasta en agua hirviendo durante unos minutos. En menos de un cuarto de hora, tendrás todo listo en el plato. Añade un toque de sal y una pizca de queso parmesano rallado. ¡Delicioso!

2. Pasta con champiñones

Los champiñones también se cocinan en poco tiempo si se cortan en rodajas finas (en el supermercado los puedes encontrar ya cortados y lavados). Mételos en una olla con aceite, ajo y perejil. Paralelamente, deja hirviendo la pasta. Escúrrela y échala en la olla. Si quieres reforzar todavía más el sabor, añade jamón serrano picado o pequeños trozos de salchicha. Éste es uno de los primeros platos estrella dentro de las cenas rápidas para niños.

3. Pasta con brócoli

El brócoli es, con frecuencia, una verdura difícil de introducir en la alimentación del niño. Sin embargo, su sabor y color intenso lo convierte en un complemento estupendo para la pasta. Córtalo en trozos pequeños y hiérvelo junto con la pasta. Escurre todo junto y si quieres, saltea en la sartén donde habrás calentado previamente un poco de aceite y ajo.

4. Pasta con pesto “original”

Si nunca has preparado pesto, sólo necesitas un poco de paciencia. No te sientas culpable por no prepararlo tú misma, mucho menos cuando no hay tiempo para hacerlo. En el supermercado puedes encontrar pesto de mucha calidad ya preparado. Junto con la pasta, echa en el agua hirviendo judías verdes cortadas en dos o tres partes y patatas en trozos. También aquí conviene darle el toque final a la receta con queso parmesano rallado.

5. Pasta al pesto con tomate natural

Es la reina de las recetas de verano para niños. Mientras se cocina la pasta, mezcla los tomates, albahaca, un poco de menta, almendras, aceite de oliva y queso parmesano rallado. Deja todo preparado y cuando hayas escurrido la pasta ¡voilà! Una cena deliciosa para niños en apenas diez minutos.

6. Fettuccine con salmón

La pasta al huevo se cocina en un momento. No necesitarás más de 5 minutos para cortar además unos cuantos tomates y mezclarlos en el plato con unas tiras de salmón ahumado. Añade perejil al gusto, ¡y el plato estará ya listo!

7. Polenta y queso

Esta es una receta típica italiana, fácil y rápida de hacer. En el siguiente vídeo, un chef italiano profesional te cuenta cómo se elabora. Necesitas: 2 litros de agua, 500 gramos de harina de maíz molido, mantequilla y una cucharada de sal.

Hierve el agua con la harina de maíz en el interior. Utiliza una cuchara de madera para darle vueltas hasta que espese y no queden grumos. Estará listo cuando tenga una textura de puré, añade mantequilla. Después, vierte en una bandeja para hornear la mitad de la polenta, añade el queso cortado en rodajas y cubre con la polenta restante. Una pizca de queso parmesano por encima, unos pocos segundos de gratinado y la cena estará lista.

Recetas de cenas rápidas para niños: segundos platos

8. Atún con guisantes

Este es un segundo plato muy sano y sabroso para niños. Si tienes una bolsa de guisantes congelados en la nevera, aprovecha esta idea. Tendrás que cocinarlos durante unos diez minutos con un poco de cebolla, aceite de oliva y agua hirviendo. Cuando queden pocos minutos para finalizar la cocción, añade el atún cortado en tacos.

9. Tortilla de calabacín

Corta los calabacines en trozos pequeños: se cocinarán en apenas diez minutos en una sartén, con un poco de aceite y sal. A continuación, bate los huevos y añádelos. Un poco de pan y ¡listo!

10. Rollitos de bresaola y queso de cabra

Nos inspiramos de nuevo en la cocina italiana para nuestra selección de recetas de cenas rápidas para niños. La bresaola son finas lonchas de carne de ternera curada. Haz rollos envolviendo con las lonchas el queso de cabra. Sencillo y muy rápido. Lo importante es acompañar los rollos con un poco de pan y ensalada.

11. Rollitos de tortilla

Los huevos son siempre una fantástica idea para las cenas rápidas para niños. Esta vez, en forma de tortilla francesa. Se puede rellenar de queso mozzarella, tacos de jamón, atún en aceite o lo que tengamos en la nevera.

12. Ensalada de pollo y aguacate

Receta gourmet para niños, original y deliciosa donde las haya. Si ya tienes una pechuga de pollo asada o si te ha sobrado de otro día algo de pollo al horno, añádelo a la típica ensalada mixta con aguacate. El sabor es fresco y delicioso. Le puedes añadir un chorrito de salsa de soja y una pizca de sal.

13. Huevo frito, el rey de las cenas para niños

El primer puesto del ránking de cenas rápidas para niños se lo disputan los huevos fritos y los espaguetis con tomate a partes iguales. Si lo acompañas de un poco de tomate frito y un cubito de arroz blanco, además de pan para mojar, los niños se chuparán los dedos.

Recetas de cenas rápidas para niños: platos únicos

14. Pasta con jamón y guisantes

Este primer plato lo hemos incluido en los platos únicos porque es muy completo. Los guisantes se pueden cocinar junto con la pasta. Sirve esta deliciosa receta añadiéndole mantequilla, queso parmesano y tacos de jamón cocido.

15. Burritos o wrap para niños

Los burritos, tacos o wrap para niños le darán a tu cena rápida el toque especial para los más pequeños de la casa. Los puedes rellenar con un sinfín de ingredientes sanos y nutritivos. El queso, la ensalada, tomates, zanahorias en juliana, combinados con tacos de salmón, jamón o pollo cocido, se encuentran entre las muchas opciones para su preparación.

16. Cena aperitivo

A los niños les encanta imitar a los mayores, ¿y qué mejor que hacerlo con un aperitivo variado? Corta tacos de queso, prepara unos rollitos de jamón york o serrano, tomates cherry con aceite de oliva, palitos de zanahoria, aceitunas sin hueso, panes variados, hummus y patatas fritas. Puedes convertir el aperitivo incluso en merienda-cena si llegas un poco antes del trabajo a casa.

17. Minipizzas

Primero, compra las bases de pizzas ya preparadas, todo será más fácil. Cubre la base con tomate, añade un chorrito de aceite y mozzarella para preparar unas estupendas pizzas margarita. Puedes echarle champiñones, jamón o incluso un huevo si los niños tienen mucha hambre. Con tan sólo 5 minutos al horno y unos minutos de gratinado, ya tendrás la cena lista.

18. Pasta fría

¿Quién dijo que la pasta fría sólo puede comerse en verano? La pasta admite casi todo y es uno de los alimentos preferidos por los niños por su versatilidad. Puedes añadir tomates naturales, zanahorias, verduras que hayan sobrado del día anterior, un aguacate, atún, mozzarella, huevos duros. En resumen, en 10 minutos podrás sacar un plato bueno y nutritivo a la mesa.

19. Crostini

Esta es una de las recetas para niños de inspiración italiana de más fácil elaboración. Sólo necesitas: pan, mozzarella u otro queso, jamón o salchichas, champiñones. Introduce las rebanadas de pan al horno para darle un toque de gratinado y ¡listo!

20. Cuscús

Finalmente, el cuscús. La receta de invierno lleva carne y verduras, es un plato para niños exquisito pero demasiado complejo para hacerlo en poco tiempo. Por eso, te ofrecemos una recetas algo más veraniega pero que se puede trasladar al resto del año. La sémola se cocina con muy poca agua, y en apenas dos minutos. Después, añade un poco de atún, algunos garbanzos (también enlatados, si no los has hervido), todas las verduras que tengas disponibles ya cocidas. Voilà, la cena está lista.

Obviamente, todas estas recetas rápidas para niños no estarán completas sin un postre nutritivo. Es conveniente que siempre añadas al final una pieza de fruta.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *