0

Cenas para invitados

¿Tienes invitados? Te enseñamos a preparar la cena perfecta

Nos encanta invitar a gente a casa a cenar cuando llega el fin de semana. Ya sea una divertida cena con amigos el viernes por la noche o una comida familiar el domingo al mediodía, siempre estamos dispuestas a ser unas perfectas anfitrionas y deleitar a todos con nuestros platos estrella. Pues bien, más allá de esa tortilla de patata con cebolla caramelizada o de tu típica selección de quesos, hoy queremos enseñarte que hay un modo muy sencillo (y aún más delicioso) de amenizar una velada. Puedes empezar el aperitivo que te sugerimos en el vídeo… ¡manos a la obra!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Rollitos de paté de berberechos con un toque de lima

Ingredientes (6 u 8 raciones):

  • Una lámina de Hojaldre rectangular
  • 200 g de berberechos en conserva bien escurridos
  • Una cucharada sopera de mayonesa
  • El zumo de media lima

Modo de elaboración:
Para comenzar, vertemos en los berberechos, la cucharada de mayonesa y el zumo de media lima en el vaso de la licuadora y batimos bien hasta conseguir una masa homogénea. Cuando esté listo, probamos y rectificamos de sal si fuese necesario. Después, colocamos el paté en un bol y lo llevamos a la nevera bien cubierto para que adquiera una textura más sólida. Lo mantenemos unos 30 minutos dentro.
Mientras tanto, ponemos el horno a precalentar a 180º. A continuación, extendemos la lámina de hojaldre y la cortamos en tiras finas de aproximadamente 3 cm de ancho. Untamos cada una de las tiras con el paté y las enrollamos sobre sí mismas, sellando los bordes con un tenedor. Cuando los tengamos listos, los barnizamos con yema de huevo y los llevamos al horno durante unos 20 minutos.
Una vez que estén dorados, los sacamos de la bandeja del horno y los dejamos reposar unos 10. Después, ya estarán listos para que disfrutéis de ellos.

Tartaleta de pisto de verduras y huevo

Ingredientes (8 raciones):

  • Una lámina de Hojaldre
  • 3 o 4 tomates
  • Un pimiento verde
  • Una cebolla
  • Medio calabacín
  • 8 huevos
  • Albahaca
  • Unas gotitas de tabasco
  • Aceite de oliva
  • Sal

Modo de elaboración:
En primer lugar, prepararemos el pisto de verduras. Para ello, echamos un chorrito de aceite de oliva en una cazuela y cuando comience a estar caliente, agregamos la cebolla troceada muy pequeña y el pimiento verde en tiras. Bajamos el fuego y esperamos a que se vaya pochando a fuego lento. Cuando la cebolla empiece a estar transparente, agregamos el calabacín en dados y, pasados unos 10 minutos, añadimos el tomate partido en dados también. Añadimos después sal al gusto y una gotitas de tabasco. Dejamos que se haga a fuego lento durante unos 15 minutos sin parar de remover. Después, dejamos reposar.
Una vez que tengamos el pisto hecho, ponemos el horno a precalentar a 200º, extendemos la masa de hojaldre y, con ayuda de un molde de acero inoxidable, cortamos los círculos que vamos a ir colocando en los huecos de una bandeja para horno de cupcakes. Podemos engrasar cada uno de los huecos con un poco de mantequilla para que después sea más fácil desmoldar.
Sobre la masa de hojaldre, vamos a incorporar una base del pisto que hemos preparado, coronaremos con un huevo cada una de las tartaletas y añadiremos una pizca de albahaca. Lo llevamos todo al horno durante unos 20 minutos. Retiramos y dejamos que repose unos minutos aunque tendremos que comérnoslo caliente.

Empanada de foie, manzana y queso de cabra

Ingredientes (para 8 raciones):

  • Dos masas para Empanada
  • Una manzana
  • Dos cebollas rojas
  • 100 g de foie
  • 100 g de queso de cabra
  • Aceite de oliva

Modo de elaboración:
En primer lugar, precalentamos el horno a 200º y, mientras tanto, cortamos las cebollas en tiras muy finas y las vertemos en una sartén con aceite de oliva. La freímos a fuego lento y cuando esté blandita, la ponemos a escurrir sobre papel de cocina absorbente. Después, en esa misma sartén vamos a preparar la manzana sin piel y cortada en daditos.
Una vez que la tengamos, extendemos la masa de empanada y la pinchamos con un tenedor para evitar que suba. Sobre ella agregamos una capa de cebolla, otra de manzana y, a continuación, unas lonchas finas de foie y unos trocitos de queso de cabra. Después, cubrimos con la otra lámina de masa para empanada que previamente hemos pinchado y sellamos los bordes con los dedos.
Antes de llevarla al horno, barnizamos con huevo batido y horneamos durante unos 20 minutos aproximadamente hasta que veamos que está dorada.

Quiche de queso y tomate con un toque de pesto

Ingredientes (para 8 raciones):

  • Una masa Brisa
  • 3 huevos
  • 150 g de tomates cherry
  • 100 g de queso de cabra
  • 100 g de queso gruyer
  • 100 ml de nata líquida para cocinar
  • 4 cucharadas de salsa de pesto

Modo de elaboración:
En primer lugar, precalentamos el horno a 200º. Después, escogemos un molde redondo para tartas y colocamos encima la masa brisa. La pinchamos con un tenedor, cubrimos con papel vegetal y agregamos un puñado de garbanzos para evitar que suba. Llevamos al horno durante unos 10 minutos. Mientras tanto, vamos a elaborar el relleno.
Para ello, mezclamos en un bol los huevos, con la nata, los diferentes tipos de queso y la salsa de pesto. Después, agregamos los tomates cherry cortados por la mitad. Cuando hayamos preparado la mezcla, la agregamos a la masa y lo llevamos al horno de nuevo durante unos 25 o 30 minutos hasta que veas que la superficie está dorándose.

Cuatro entrantes ideales, deliciosos, ligeros y, sobre todo, muy sencillos de hacer para que te olvides de tus la cena y puedas disfrutar al máximo de este momento con tus invitados. No te pierdas estas otras 30 sugerencias para una cena saludable que hemos preparado para ti:

Descubre: 30 recetas fáciles y sanas para mantener tu peso

¿Dónde quieres ir?

¿Tienes invitados en casa este fin de semana y no sabes qué presentarles en la mesa? Invitar a un grupo de amigos para comer o cenar en nuestra casa es tan divertido como trabajo conlleva (si hemos decidido cocinar nosotros, claro). Nos preocupa la idea de ser unos buenos anfitriones y preparar unos platos ricos y variados, pero no queremos (ni tenemos tiempo) de estar todo el día liados en la cocina. Por este motivo, hemos querido recopilar una selección de recetas fáciles y tan buenas, que harán las delicias de los paladares de tus amigos más foodies. Si tenéis peques y van a participar en la elaboración de los platos, no os perdáis nuestra lista de recetas divertidas para hacer con niños.

Rápidas y sabrosas: las recetas más fáciles

Rollitos de tortilla

Foto: clara.es

Qué socorrida es la tortilla pero, a la vez, qué aburrido puede resultar comerla. No hay problema, podemos reinventarla en forma de plato original, rápido y bueno. ¿Cómo? Muy fácil; bastará con preparar una tortilla francesa fina y enrollarla con rúcula y queso de cabra o de untar. El relleno es al gusto, pero este que os proponemos queda de muerte. Aunque también podemos poner espinacas con queso, atún con mayonesa o bacon con queso. Recién cocinada la tortilla, la cubrimos con rúcula, rodajas de queso de cabra y aliño, si queremos. Ahora solo queda hacer el rollito y cortarla en rodajas para que quede más vistosa, añadiendo algunas hojas sueltas al plato, así como espolvoreando la especias que más nos gusten.

Gazpacho de cerezas

El clásico gazpacho con un toque «exótico» y dulce, perfecto para tomarlo como entrante. Es una de las recetas fáciles más rápidas de hacer. Los ingredientes son los mismos que para el gazpacho andaluz tradicional, sumándole las picotas. Cada uno tenemos nuestra forma de preparar esta sopa fría pero, habitualmente, estos son los ingredientes que se necesitan:

  • 500 gramos de cerezas
  • 1,5 kilos de tomates maduros
  • Medio pimiento verde
  • Medio pimiento rojo
  • 1 ajo pequeño
  • 1 cebolleta
  • 200 ml de aceite de oliva
  • Sal
  • Agua

Hay variaciones que incluyen pan y vinagre de manzana o comino. Prepararlo es fácil: lavamos bien todos los ingredientes, quitamos huesos y pepitas y cortamos en trozos medianos las piezas más grandes. Lo trituramos todo con la batidora y pasamos la mezcla por un colador, rectificamos de agua o sal y lo metemos a la nevera para que enfríe. Lo podemos servir en platos hondos o cuencos decorados con perejil y acompañados con pepino o pimiento cortado en trocitos. ¡Riquísimo!

Provolone al horno

Una receta típica del sur de Italia que también puede hacerse al microondas, pero en el horno va a quedar con una textura y un sabor más intenso. Este queso lo podemos encontrar en supermercados, envasado al vacío en rodajas de 2 y 3 cm de grosor. Lo acompañaremos con una salsa de tomate que, según el tiempo del que dispongamos, puede ser casera o de bote. También se puede hacer con trocitos de tomate natural aliñados con aceite y sal.

Lo primero de todo será precalentar el horno a 200º por arriba y por abajo. En una cazuela de barro pondremos una capa de salsa de tomate, encima la loncha de provolone y, como toque final, espolvorearemos orégano, albahaca o pimienta. Lo meteremos al horno hasta que funda y se gratine (unos 20 minutos) y lo sacaremos a la mesa acompañado de unas rebanadas de pan.

Aguacates rellenos

Foto: Platos Fáciles con Tamara – YouTube

Otro plato para chuparse los dedos y fácil de hacer. Hay que prepararlo con poca antelación para que el aguacate no se oxide y se oscurezca. Si compramos piezas grandes, medio por persona estará bien como entrante pero, si son pequeños, se podrá servir uno por comensal. Lo cortaremos por la mitad y retiraremos el hueso. A continuación, dejaremos listo el relleno, que puede ser al gusto, aunque los que llevan surimi de cangrejo resultan deliciosos. Podemos coger parte del aguacate y mezclarlo con el relleno. Aquí van unas ideas:

  • Surimi con salsa rosa, maíz y huevo duro. Todo troceado.
  • Trocear en medio aguacate, aliñar y colocar encima un huevo a la plancha y un langostino.
  • Quinoa y verduritas.
  • Atún, lechuga, huevo duro y mayonesa.
  • Jamón york y roquefort en daditos.

Se puede servir con palitos de pan o rebanadas.

Baguette gratinada

Foto: sevilla.abc.es

Una de las recetas fáciles por excelencia y que gusta a todos. Se conocen también como paninis y se preparan en unos minutos. Compraremos unas baguettes de nuestro pan favorito y, tras abrirlas, las cortaremos por la mitad. Untamos cada rebanada con tomate (natural triturado o frito), ponemos unos trozos de lonchas de queso, unos cuantos champiñones laminados, jamón york en taquitos o tiras pequeñas y aliñamos con aceite de oliva y orégano. Metemos las rebanadas al horno precalentado a 200º y dejamos hasta que se haya fundido y dorado un poco el queso.

Si nos gustan más bien crujientes, podemos quitar parte de la miga del pan. Por supuesto, podemos hacer variaciones: ketchup en lugar de tomate, bacon en lugar de jamón, paninis de 4 quesos, de atún con olivas…

¡Nos ha entrado hambre! Ya estamos deseando tener invitados en casa para poner en práctica estas riquísimas recetas fáciles que podemos hacer en un periquete. ¿Queréis conocer ahora algunas recetas súper sanas? ¡No os perdáis este post!?

El buen tiempo nos anima a organizar reuniones en casa y las terrazas y jardines son los puntos más cotizados en asados y barbacoas. Sin embargo, calor nos tiene cansados y sin muchas ganas de meternos en la cocina a preparar recetas complicadas. Por ese motivo hoy hemos querido hacer un recopilatorio con nueve ideas rápidas para ofrecer a nuestros invitados en el Picoteo del finde, ideas que podéis sacar para un aperitivo informal, que resultan idóneas antes de comer el plato principal o con caracter previo a sacar las primeras piezas de vuestra barbacoa veraniega.

Se trata de recetas rápidas y fáciles que se pueden tener preparadas con antelación para que cuando comiencen a llegar nuestros familiares o amigos, podamos recibirles con pequeños platos, que resulten sencillos de comer y que refresquen en cierto modo la temperatura corporal para hacer más llevadera la ola de calor.

1. Vichyssoise de manzana

Comenzamos con una bebida fresca. Aunque podemos preparar los clásicos vasitos de gazpacho andaluz o de salmorejo cordobés tradicional, hoy os recomiendo una original vichyssoise de manzana, con un toque afrutado que encantará a todos. Lo bueno es que se puede hacer el día anterior y tener lista en la nevera hasta el momento de servir. Más cómodo imposible. La receta de la Vichyssoise de manzana la tenéis aquí.

2. Ensaladilla Biof

Las ensaladillas son platos fantásticos para los días calurosos ya que cada bocado nos refresca. Si estáis cansados de la clásica ensaladilla rusa, os gustará probar la ensaladilla Biof, una ensaladilla rumana en la que se sustituye el atún por pollo y cuyo sabor resulta inolvidable. También se puede tener hecha del día anterior bien guardada en la nevera. En esta época del año es conveniente utilizar mayonesa industrial y no casera para evitar riesgos. La receta de la ensaladilla rumana Biof la tenéis aquí.

3. Trenza de hojaldre de pollo al curry

Esta receta de trenza de hojaldre de pollo al curry me encanta porque está riquísima tanto en frío como en caliente. Además, es muy fácil de compartir cortando pequeñas porciones y siempre aporta un toque exótico a nuestro picoteo del finde. Seguro que será uno de los platos que antes desaparece de la mesa. Si la hacéis el día anterior, podéis darle un toque de horno (10 minutos a 90ºC) antes de sacarla y parecerá que está recién hecha. La receta la tenéis aquí.

4. Huevos rellenos

Los rellenos son un clásico en nuestra cocina veraniega y la razón de esto es que gustan a todo el mundo y son fáciles de hacer y fáciles de compartir. Ya sean unos pimientos rellenos como los que hemos usado para encabezar este post, como unos huevos rellenos son platos perfectos para servir en frío.

Este tipo de recetas admiten muchas farsas o mezclas para rellenarlos, aunque los clásicos huevos rellenos de atún, yema de huevo y tomate y cubiertos con salsa mayonesa son los más habituales. Con la misma recomendación sobre la mayonesa que os decía hace un momento para las ensaladillas, los huevos rellenos son una receta fácil ideal para el picoteo del finde. Los podéis hacer con esta sencilla receta.

5. Hojaldres de tomate seco y queso de cabra

Los hojaldres son platos sencillos que se pueden preparar de mil y una formas y con muchos rellenos para alegrar a todos en una recepción de amigos, una fiesta de cumple o con cualquier motivo de celebración. Una de las recetas más fáciles y rápidas son estos hojaldres de tomate seco y queso de cabra, que son excelentes para ir abriendo boca en cualquier reunión. La receta la tenéis aquí

6. Ensalada de pasta y surimi

Las ensaladas de pasta son excelentes porque refrescan, tienen efecto saciante y se pueden tener listas con antelación, aliñándolas en el último momento. Esta ensalada de pasta y surimi es estupenda para preparar el día anterior y servir en cuencos individuales, y por supuesto es también una buena opción para comer en el trabajo, llevar en tupper a la universidad o para una cena ligera. La receta la tenéis aquí.

7. Ensalada veraniega de arroz basmati

Igual de prácticas y cómodas que las ensaladas de pasta son las ensaladas de arroz, como esta ensalada veraniega de arroz basmati con atún, tomates, huevos y aceitunas que también resulta idónea en pequeños cuencos para servir a nuestros amigos y familiares en un picoteo de verano. La receta de esta sencilla ensalada de arroz veraniega la tenéis aquí.

8. Pinchos de secreto al caramelo

Si os apetece ofrecer un pinchito de carne como aperitivo en el picoteo del finde porque vais a comer a base de pescado o vais a hacer un arroz caldoso de marisco o una paella de verduras, estos pinchos de secreto ibérico con un toque de caramelo resultarán perfectos para la ocasión. Crujientes, con un sorprendente costraste dulce-salado, serán el éxito de vuestra reunión. Hacerlos es muy fácil, tenéis la receta de los pinchos de secreto al caramelo aquí.

9. Crema de yogur y frambuesas

Si os apetece terminar el picoteo con una receta sencilla y resultona para servir de postre, podéis preparar estos vasitos de crema de yogur y frambuesas, que dejarán a todos con un buen sabor de boca. Resulta un postre fresco y ligero, muy apetecible en estos días calurosos en los que comer a base de tapitas y picoteo es lo que nos pide el cuerpo. La receta la tenéis aquí.

Espero que estas nueve ideas rápidas para ofrecer a nuestros invitados en el Picoteo del finde os vengan bien o sirvan de inspiración para vuestras próximas reuniones familiares y de amigos. Son platos fresquitos de los que siempre apetecen, así que guardad esta recopilación, que falta mucho verano y siempre viene bien tener a mano ideas sencillas y refrescantes como éstas. Feliz fin de semana a todos.

En Directo al Paladar | 17 ideas de hojaldre para el Picoteo del Finde
En Directo al Paladar | Tapas. 19 ideas fáciles para comer a base de picoteo

Cómo preparar una cena rápida para invitados

Ahora que oficialmente ha llegado la primavera, es probable que estés pensando en hacer una cena con amigos o en celebrar un día especial. En este post, vamos a darte ideas para que sea muy fácil con seis platos. Cada uno más apetecible que el anterior. ¿Quieres conocerlos?

Cena rápida para invitados con burritos mexicanos

Estos burritos mexicanos pueden ser el plato fuerte de tu cena. Es una receta que suele gustar a todos. Una apuesta segura, que es lo que hay que buscar cuando tenemos muchos invitados en casa. Te explicamos cómo hacerlos.

¿Qué necesitamos?

  • Tortitas mexicanas
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 300 grs. de pollo
  • 250 ml. de nata para cocinar

¿Cómo lo hacemos?

  • ¡Muy fácil! Picamos el pimiento rojo, el pimiento verde y la cebolla con la picadora y las freímos en una sartén.
  • Sazonamos con sal y pimienta las pechugas y las troceamos en trozos pequeños. Añadimos a la sartén y freímos junto a las verduras.
  • Cuando estén hechos todos los ingredientes, añadimos la nata y removemos la mezcla a fuego lento. Podemos añadir también arroz para hacerlos más contundentes todavía.
  • Rellenamos cada burrito con la mezcla y… ¡Ya tenemos listo nuestro plato!

Bolas de carne picada

Este es el aperitivo perfecto para acompañar cualquier plato. Son pequeñas y sabrosas y muy fáciles de hacer.

¿Qué necesitamos?

  • Carne picada de cerdo
  • Ketchup, mahonesa o cualquier otra salsa al gusto
  • Queso mozzarella
  • Huevos
  • Pan rallado
  • Harina

¿Cómo lo hacemos?

  • Sazonamos con sal y pimienta la carne picada. Añadimos un poquito de ketchup o salsa que más nos guste y mezclamos todo bien.
  • Cogemos un poquito de masa y hacemos una capa. Sobre ella colocamos un poco de queso de mozzarella y lo tapamos con otra capa de carne. A continuación, hacemos la forma de bola. Repetimos la operación y, cuando tengamos todas las bolas hechas, empezamos a empanarlas.
  • Pasamos cada bola por huevo, harina y pan rallado. Cuando tengamos todos, ponemos a calentar la sartén con abundante aceite y vamos friendo cada una de ellas.
  • Las sacamos de la sartén y las colocamos sobre papel de cocina para que absorba el aceite restante.

Cruasanes de jamón y queso

En una cena tiene que haber platos clásicos para que gusten a todos y otros, más novedosos, para que no falte la originalidad. Éste es uno de los primeros. Haz la prueba y verás que el plato se queda rápidamente vacío.

¿Qué necesitamos?

  • Cruasanes medianos
  • Mantequilla
  • Jamón York
  • Queso
  • Tomate natural

¿Cómo lo hacemos?

  • Cogemos un cruasán de tamaño mediano, lo partimos por la mitad y untamos un poquito de mantequilla en uno de los dos lados. A continuación, colocamos las lonchas de jamón y queso. Es importante que los cruasanes estén crujientes, para que nos queden deliciosos. Para ello, los colocamos sobre una plancha de asar (previamente untados con un poquito de mantequilla) o en un tostador plano. Para que estén más esponjosos, antes de servirlos, podemos untarlos con un tomate natural.

Sandwiches de salmón y queso

Este plato nos saca de más de un apuro porque es muy fácil de hacer y siempre queda bien en cualquier cena.

¿Qué necesitamos?

  • Pan de molde
  • Crema de queso
  • Salmón ahumado en lonchas

¿Cómo lo hacemos?

  • Cortamos las rebanadas de pan de molde -puedes hacerlo con una panificadora– en diagonal para formar triángulos y separamos los bordes. Untamos crema de queso en uno de los lados y colocamos una o dos lonchas de salmón. ¡Ya están listos!

Entrantes de queso con membrillo

Y pasamos a otro entrante aún más rápido de preparar que el anterior, con dos sabores que combinan a la perfección. Podemos poner dos entrantes por persona y no nos quedaremos cortos.

¿Qué necesitamos?

  • Pan tostado
  • Queso brie
  • Membrillo

¿Cómo lo hacemos?

Tostamos pan con el tostador, colocamos una rebanada de queso brie y, sobre ella, un poquito de membrillo. Es importante poner más queso que membrillo, ya que el sabor de este fruto es muy intenso.

Nachos con salsa de hummus

Esta es una receta más internacional y que le dará también un toque más original a tu cena. En este post, hicimos paso a paso un hummus natural y nos quedó así de bien. Los servimos con unos nachos y ya tenemos otro plato, para disfrutar entre amigos.

¿Cuál es tu plato estrella? ¡Compártelo con nosotros! 😉

Etiquetas:aperitivos

Lo vintage lleva ya mucho tiempo haciéndose un hueco en las tendencias. Pero no solo se adentra en la moda o la decoración, sino también en nuestro estilo de vida. Las yogurteras, con el movimiento eco, sostenible y vegano al alza, vuelven a tener su hueco en la cocina. Comprar a granel es un propósito de año nuevo para muchos. Y recuperar la merienda-cena se antoja como uno de nuestros pequeños grandes placeres.

¿Qué puntos a favor tiene esta fusión de comidas, además de retrotraernos a la infancia y a esos cumpleaños en los que tan pronto mezclábamos crema de chocolate con chorizo como refresco de naranja y cola? Muchos. Por un lado, es la solución perfecta para una visita inesperada, ya sea de los primos con niños o de los amigos que están de paso. Por otro, nos permite disfrutar de nuestro salón al máximo y tener una reunión informal sin complicarnos en exceso. Recetas originales, comodidad y diversión son sus pilares fundamentales.

La distribución del salón, la base del éxito

Lo tenemos bien aprendido: la distribución de los espacios es clave para un buen resultado estético que, además, sea funcional. Así que aprovecharemos la versatilidad de nuestros muebles y los colocaremos para que, lejos de entorpecer a nuestros invitados, los acojan como buenos anfitriones.

Con esto en mente, nos olvidaremos de apuntar con los sofás a la televisión por una tarde, ha llegado el momento de darles la vuelta. Si los sitúas cara a cara, tus invitados podrán sentarse a charlar y merendar.

¿Necesitas más asientos? No dudes en emplear tus butacas, aunque las tengas ubicadas en otra estancia de la casa. Sillones como el REMSTA o el GUBBO son muy cómodos y versátiles, y si los acompañas de algunos pufs conseguirás que todo el mundo pueda acomodarse con libertad total de movimiento.

Un servicio ágil y dinámico

Estamos en una merienda-cena, lo que nos lleva a pensar que nuestros invitados no estarán sentados a la mesa cuchillo y tenedor en mano como en una cita formal. Estarán repartidos por todo el salón, moviéndose, hablando y picando de aquí y allá.

Si bien no vamos a hacer un servicio de cóctel con bandejas como en un aperitivo clásico, sí colocamos cada elemento en un sitio concreto, permanecerá ahí durante toda la merienda y nuestros invitados tendrán claro dónde acudir cuando quieran algo.

Podemos repartir las servilletas, platos y vasos en una mesa auxiliar como la GLADOM (cuya bandeja extraíble nos será de mucha utilidad) y ubicar las bebidas en el centro de la mesa principal, repartidas en jarras y botellas de cristal. Si además presentamos la comida en unas fuentes como las SMAKBIT sobre unos manteles SOARÉ le daremos un toque rústico a la mesa y cada invitado podrá servirse a su gusto y disfrutar de tus preparaciones.

Las recetas: clásicos reinventados

Y aquí llegamos a la gran pregunta: ¿qué cocinamos? Vaya por delante que de una merienda-cena no se espera alta cocina. Pero tampoco mediasnoches preparadas con desgana. ¿Cómo encontrar el equilibrio entre ese punto vintage que estamos persiguiendo y una cocina actualizada?

Adopta las formas noventeras de las meriendas-cenas y dales un aire actual. Por ejemplo, preparando unas mediasnoches que simulen un lobster roll, tan servido en los restaurantes que nos acercan las tendencias gastronómicas neoyorquinas. Es sencillo de preparar: puedes sustituir las langostas por gambas, cocerlas, picarlas en pequeños trocitos y mezclarlas con mayonesa y un toque de cilantro. Rellena los bollitos y tendrás un aperitivo del que no quedarán ni las migas.

También puedes optar por preparar esta mezcla, pero, en lugar de rellenar con ella mediasnoches, colocarla sobre los gofres VÅFFLOR, de IKEA. La combinación de sabores dulce y salado es una apuesta segura.

Tampoco fallan nunca las tostaditas, que nos permiten una gran variedad de propuestas sin complicarnos en exceso. Acompáñalas de crema agria, mermelada de frambuesa y sal gorda, para un contraste delicioso. O con queso cremoso y el arenque marinado SILL INLAGD. ¡Ñam! Otro clásico con el que acertar es el salmón ahumado SJÖRAPPORT: no necesita más que una ligera capa de mantequilla para convertirse en el rey de las tostadas.

Si tienes poco espacio y una mesa pequeña, entonces aprovecha las alturas y coloca las bandejas en un frutero como el FÖRÄDLA.

Para los veggies, nada como un rico hummus de remolacha acompañado de crudités (zanahoria, calabacín, berenjena) cortadas en tiras. Puedes servirlo todo en los cuencos ARV o en los bols RUNDLIG.

¿Y cómo llevar la comida de la cocina al salón? Con la ayuda de un carrito RISATORP: te ahorrarás muchos viajes y evitarás las posibles caídas de platos.

Un toque internacional

Las cenas de picoteo son la ocasión perfecta para experimentar y para ahondar en las propuestas gastronómicas de otros países. ¿O acaso la tortilla de patatas está reñida con un rico sushi? Para tu merienda-cena puedes preparar una original y sorprendente pizza… de lechuga.

Esta propuesta parte de la ciudad de Bragado, en la provincia de Buenos Aires, y es muy sencilla de cocinar. Necesitarás una crujiente masa de pizza, base de tomate natural y mozzarella; con eso horneado y el queso fundiéndose, colocas abundantes hojas de lechuga lavada y ya la tienes lista para servir.

Una opción que suele gustar a todos los paladares es la comida mexicana. Huelga decir que los nachos son un acierto seguro, pero los tacos no se quedan atrás. Los de cochinita pibil son deliciosos, con su carne mechada y su cebolla morada. Tip para anfitriones: deja el picante en un bote junto al menaje, así los fans de este condimento lo tendrán a mano… y evitarás sustos entre los que prefieren prescindir de él.

Si te has rendido a las infinitas opciones de la cocina asiática, cocina para tus invitados unas gyozas japonesas con un toque español. Rellénalas de longaniza y queso curado y gánate el estómago de los más escépticos. Punto extra a favor de esta tapa oriental: se puede comer sin palillos.

Sirve estas raciones en platos grandes, para que tus invitados cojan lo que gusten. Y ayúdate de mesas con ruedas como TINGBY o de carritos como DRAGGAN, para transportarlos de la cocina al comedor.

Un detalle con los más pequeños

Si vas a tener niños invitados en la merienda-cena, no dudes en reservar un espacio en tu salón para ellos. Agradecerán sentirse especiales en su rincón y disfrutarán aún más del encuentro.

Puedes convertir tus mesas nido de café SVALSTA en sus mesas para merendar. Y también servirles la comida en los platos de la vajilla colorida DINERA. Con unas servilletas divertidas como las de la colección SOMMAR 2019 y unos vasos DUKTIG habrás completado el kit infantil. Aunque, seguro, en tu merienda-cena todos disfrutarán como niños.

Imágenes | IKEA, Unsplash – Ingrid Hofstra, Victoria Shes, Maddi Bazzocco

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *