0

Centro ceme opiniones

El Dr. Griffiths, cirujano de injertos capilares afincado en Madrid, informa de que se ha disparado el número de pacientes que buscan una cirugía correctiva para reparar injertos capilares que, asegura, fueron mal realizados

Durante la crisis ha habido una explosión de anuncios que publicitaban todo tipo de cirugía estética low cost, en algunos casos con precios «disparatadamente bajos», según el Dr. Griffiths, cirujano de injertos capilares afincado en Madrid. El Dr. Griffiths afirma que «lo que estamos viendo ahora es el resultado de esta clase de ofertas y, por desgracia, muchos pacientes han descubierto que low cost también significa reducción de la calidad o, incluso, de los estándares de seguridad. Casi todas las semanas veo en mi consulta personas que se quejan de los malos resultados de los injertos capilares a bajo coste».

A algunos, lo peor que les ha pasado es que tienen mucho menos pelo del que les habían prometido: «eso es algo que se puede arreglar», afirma. Sin embargo, también se está viendo mucha gente con problemas más graves, como exceso de cicatrices o implantes muy poco naturales, que tienen peor solución. El problema de los injertos capilares es que, si se hacen mal, no hay manera de ocultarlos, a no ser que sea «llevando la cabeza cubierta todo el día».

El doctor aconseja a los interesados en hacerse un injerto capilar o cualquier otro tipo de intervención de cirugía estética que no se pregunten «¿Cuánto cuesta?» sino «¿Cuánto vale?». Al hacer una compra importante, normalmente se tiene una idea de lo que debería costar el producto. Si se acude a varios establecimientos, a veces es posible encontrar ofertas y conseguirlo un poco más barato. «No obstante, si se ve que alguien lo vende a la mitad o, incluso, a un tercio del precio habitual, lo normal es pararse a pensar y preguntarse por qué. Entonces, ¿por qué no vamos a ser igual de precavidos en lo que afecta a nuestra salud, que es mucho más importante?», reflexiona el doctor.

Hay que investigar un poco y consultar en varias clínicas con buena reputación para hacerse una idea general de lo que implica la intervención quirúrgica y de su coste. «Si alguien ofrece la misma cirugía con un descuento increíble, hay que intentar descubrir cómo pueden estar ahorrándose esa parte. Quizá el personal tenga menos experiencia, quizá empleen instrumental más barato o lo reutilicen, etc. Estos interrogantes son los que deberíamos plantear», comenta.

También resulta preocupante otra cuestión: la creciente tendencia a intentar ahorrar haciéndose la cirugía estética en el extranjero. «Esto es un problema, sobre todo, con países ajenos a la UE, que pueden tener una normativa menos estricta en cuanto a la formación del personal sanitario, los estándares de higiene o las inspecciones y concesiones de clínicas», explica el doctor. En España, allí donde se realizan intervenciones quirúrgicas estéticas, suele ofrecerse a los pacientes una serie de consultas de seguimiento para monitorizar su progreso y recuperación. Si surgen problemas, pueden contactar fácilmente con el cirujano responsable de la intervención y obtener asistencia. El Dr. Griffiths comenta que «también hemos visto un montón de pacientes con problemas que, tras hacerse un injerto capilar en el extranjero, no han podido contactar con su cirujano una vez de vuelta en España. Además, en caso de que puedan establecer contacto, les resulta imposible volver a viajar para hacerse el seguimiento debido al gasto que supone. El motivo inicial por el que la gente sale fuera es, precisamente, que no dispone de mucho dinero».

Para concluir, «no se apresure a la hora de tomar una decisión. Si está interesado en hacerse un injerto capilar, lo más probable es que lleve varios años perdiendo cabello. Así pues, evite tantas prisas, no tiene que reservar momento y lugar para su injerto capilar esta misma semana. Tómese su tiempo, infórmese bien y elija con cuidado», aconseja Griffiths.

Contacto

Nombre contacto: Dr Peter Griffiths

Descripción contacto: www.drgriffiths.es

Teléfono de contacto: 911012177

Imágenes

En mi cumpleaños número 34, el verano pasado, un amigo me retrató con la cara enterrada en una tarta de chocolate. En primer plano, mi calva, una de esas con flequillo despoblado y coronilla expuesta. Meses más tarde volví a distinguirla en una toma área realizada por un dron que tuvo a mal sobrevolar mi cabeza durante un desfile de moda. Verla desde las alturas me causó vértigo. Y decidí hacer algo al respecto.

Me puse a morbosear en Internet y mi Instagram se inundó con ofertas de trasplantes en Turquía. Algunas opciones incluían, por menos de 1.500 euros, avión, hotel cuatro estrellas, traslados, intérprete y “línea de pelo natural”. Coincidencias de la vida, durante aquellas semanas, me invitaron a un viaje de prensa a Estambul. Allí reparé en todos los hombres que, de dos en dos, visitaban las atracciones de la ciudad con las cabezas rapadas y el cuero cabelludo cubierto por puntitos rojos. Parecían miembros de una secta convalecientes de un lavado de cerebro.

Descarté Turquía y centré mi línea de investigación en Bogotá y Madrid, donde tenía testimonios fidedignos de dos clínicas que ofrecen la misma técnica FUE (Follicular Unit Extraction): consiste en extraer y trasplantar uno a uno los folículos capilares. En Colombia consulté a Giovanni Bojanini, un estetista reconocido por la efectividad de sus remedios contra la calvicie.

«Una semana sin alcohol, ingerir solo alimentos bajos en sal y nada de aspirinas o café. Después de algunas formalidades, entré a un cuarto con un sillón reclinable. Pasé la mañana boca abajo»

En Madrid me recomendaron a Alexandros Seiadatan, un doctor griego al que han acudido un par de amigos actores. El precio era de 2,5 euros por folículo en España; uno menos en Colombia, a lo que había que sumar vuelos y hospedaje. Me decidí por Madrid. ¿Los motivos? La comodidad de dormir en mi cama y que Seiadatan fuera el único que no quiso raparme. Me importa muy poco ir por la vida rapado, pero su razón me pareció genial. Explicó que necesitaba ver el ángulo de crecimiento de cada pelo para injertar los nuevos folículos en la misma dirección.

¿Alguna indicación especial previa a la intervención? Una semana sin alcohol, ingerir solo alimentos bajos en sal y nada de aspirinas o café. Después de algunas formalidades, entré a un cuarto con un sillón reclinable. Pasé la mañana boca abajo. Si me pregunta cuánto duele, lo comparo con el pinchazo dulzón de los tatuajes. No lo puedo evitar, algo tengo de masoquista. Los pelos recolectados se implantaron por la tarde con una herramienta similar a un portaminas. Al día siguiente repetimos la operación. En total fueron 1.200 folículos. A 2,5 euros cada uno, en total 3.000 euros.

Confieso que durante la semana posterior a la operación, mientras procedía con mis curas diarias, revisé minuciosamente mi ducha en búsqueda de folículos desprendidos. Encontré algunos. No pude evitar hacer la suma: ahí van 20 euros por el drenaje.

Un mes después sucedió lo que ya me habían advertido: el cuero cabelludo entró en shock y el pelo que había empezado a brotar se cayó. Me quedé más calvo que antes del trasplante, porque perdí buena parte del “original”. Pero es temporal.

Poco a poco, los folículos han ido despertando y ahora soy un poscalvo en etapa de recuperación. Tengo el cuero cabelludo rasposo y ese tacto significa esperanza: es el pelo que rompe la piel de mi cabeza para nacer áspero y glorioso. Con la cabeza más tupida que hace un año, estoy listo para clavar de nuevo la cara en una tarta y ofrecer mi coronilla a las fotografías de mis amigos. Confío en que esta vez el resultado será mucho más amable con el ego de un hombre que cumple 35 años.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Natalia Isabel, una joven madrileña de 20 años, falleció el pasado 2 de abril tras someterse a una intervención de cirugía estética para aumentarse el pecho. Su familia ha presentado una denuncia ante un Juzgado de Instrucción de Madrid con el fin de aclarar las circunstancias de la muerte e investigar si la clínica en la que practicó la intervención cumple con las condiciones necesarias para realizar ese tipo de operaciones. La Asociación Defensor del Paciente (ADEPA) ha presentado otra denuncia, mientras el centro donde se hizo la intervención, la clínica El Bosque, afirma que sólo alquiló el quirófano a un cirujano que no es de la plantilla y que fue quien la llevó a cabo.

Según ha informado la ADEPA, Natalia Isabel concertó con el centro clínico El Bosque, ubicado en la calle de Alonso Saavedra, una intervención para un aumento mamario con objeto de mejorar su aspecto. La operación se realizó el 30 de marzo, pero en su curso surgieron complicaciones que provocaron daños irreversibles a la paciente, que tuvo que ser trasladada al Hospital Gregorio Marañón en situación crítica, donde falleció dos días después de ingresar. Charo Martínez, madre de la víctima, ha explicado que con esta operación su hija iba a cumplir «un sueño». Además, ha recordado que estaba «muy animada» porque le habían dicho en la clínica, a la que había acudido por recomendación de una amiga, que la intervención iba a ser «muy sencilla y en hora y media iba a estar fuera del quirófano».

Natalia Isabel, que trabajaba como cocinera, «lo tenía todo tan controlado y preparado que a las 19.30 horas de aquel 30 de marzo ya tenía una cita con el médico de cabecera para que le diera la baja, ya que no iba a poder coger peso durante un tiempo». Sin embargo, durante la intervención, la paciente sufrió una arritmia que la llevó a entrar en una parada cardiorrespiratoria. En este sentido, Martínez ha indicado que a día de hoy no tiene «ningún informe médico» de este centro sobre lo sucedido. «No me han dado datos ni me han llamado», ha subrayado la mujer.

Saber si ha habido negligencia

Tras ser recuperada de la parada cardiaca, la joven fue trasladada de urgencia al Marañón, donde le realizaron un escáner que confirmó que Natalia Isabel padecía «un daño cerebral irreversible», el cual, según comentaron los facultativos a la familia, traía de la clínica en la que horas antes había sido intervenida. Este centro público no pudo evitar que Natalia falleciera. Junto a la denuncia, se ha solicitado, sin perjuicio de diligencias posteriores, una autopsia judicial, que determinará las causas del fallecimiento, y un estudio del Instituto Nacional de Toxicología, con el fin de establecer los fármacos que se le administraron.

A la espera de los resultados de esa autopsia, el abogado de la familia, Carlos Sardinero, ha comentado que no puede afirmar que haya habido negligencia médica, porque, en su opinión, su muerte pudo deberse a «una reacción alérgica a los anestésicos». «Ahora se trata de averiguar si ha habido una buena praxis por parte de los médicos. Si no la ha habido, se pedirán que declaren en calidad de imputados el cirujano plástico que atendió a Natalia Isabel y el anestesista», ha concluido. Por su parte, ADEPA, al tiempo que ha dado cuenta de estos hechos y ha presentado su propia denuncia, el pasado domingo en el juzgado de guardia, ha querido poner de manifiesto «los riesgos de este tipo de intervenciones y la necesidad de regular la publicidad engañosa que no advierte de ellos».

Un portavoz de la clínica El Bosque, el doctor Muñoz, ha confirmado a Efe que la paciente fue operada en un quirófano de este centro y que fue allí donde se produjo el paro cardiaco, si bien ni el cirujano ni el anestesista «son de la plantilla de este hospital». Según sus datos, la fallecida «no era paciente del centro ni tenía concertada con él ninguna operación, y la intervención se realizó en un quirófano que había sido alquilado por un cirujano -que aportó también su propio anestesista- que fue quien practicó la intervención» y que «no pasaba consulta aquí ni nada». Muñoz ha precisado que es «habitual» que El Bosque alquile quirófanos a otros médicos, prestación que supone «entre el 5 y el 10%» de la actividad del centro. En su opinión, «no hubo complicaciones quirúrgicas» en este caso y la joven «salió viva del centro y murió dos días después en otro».

La Consejería de Sanidad de Madrid ha ordenado una inspección de la clínica para comprobar si los servicios que presta y, en concreto la intervención realizada en este caso, se corresponden con la autorización que posee. Fuentes de este departamento del Gobierno regional han indicado que la clínica fue autorizada primero como centro para practicar abortos y posteriormente como centro de cirugía mayor ambulatoria, con capacidad por tanto para realizar operaciones de cirugía estética.

Las mismas fuentes han precisado que visitas de oficio a centros sanitarios como la ordenada ahora se hacen «muchísimas», bien de forma aleatoria bien tras tener noticia de algún hecho a través de familiares, de alguien conocedor de una situación o de medios de comunicación.

Injerto capilar en Madrid, Clínicas, técnicas, precios y opiniones

La unidad Clínica Benarroch dispone de las técnicas más avanzadas en cirugía maxilofacial, implantología y estética facial.

Técnica:

FUE y FUI

Opiniones:

No se observan opiniones en su página web, más si se encuentran records fotográficos de las operaciones realizadas a cada uno de sus pacientes, mostrando un antes y un después de cada operación detallando cada una de ellas.

Precio:

Tampoco puede observarse precio de consulta o por cada tipo de operación o tratamiento, más si ofrecen diversos tipos de financiamiento y la opción de obtener una consulta y apartar tu cita ya sea vía telefónica o través de la web en su página principal.

Pagina;

CDG – Gabinete Dermatologico Capilar Madrid

Injerto capilar en Madrid

CDG o Gabinete Dermatológico Capilar es una clínica donde existen 6 dermatólogos que pueden examinar, estudiar y tratar todas las enfermedades de la piel, disponiendo de todos los métodos de diagnóstico que se requieren para ello. Asimismo se puede llevar a cabo todos los tratamientos médicos, quirúrgicos (cirugía convencional o cirugía láser) y estéticos. La presencia continua de miembros de la plantilla, habituados a trabajar en equipo, permite asegurar la atención de posibles consultas a lo largo de todo el día e incluso en los meses de verano durante la habitual época de vacaciones. El equipo se halla constituido por dermatólogos con gran experiencia en todos los campos, médico, quirúrgico y estético de la especialidad.

Cabe destacar que CDG es la primera clínica en toda Europa en realizar trasplantes de pelo con el método ROBOT ARTAS

Técnica:

ROBOT ARTAS

Opiniones:

Se observan opiniones positivas en general, de la página web debido a que muestran fotográficamente todos los equipos que emplean para sus operaciones, así como también fotos de sus instalaciones y de los cirujanos.

En cuanto a los comentarios y opiniones de sus pacientes se pueden observar:

  • “El Dr. López Bran y su equipo son unos auténticos profesionales que me transmitieron confianza y seguridad durante todo el proceso.”
  • “Necesitaba una solución definitiva así que me informé un poco y fui a una consulta con el doctor López Bran. Lo primero que me impresionó fue la rapidez en diagnosticar mi problema y proponerme el trasplante como solución. He de decir que al principio me negué porque me daba mucho miedo, pero después de informarme bien gracias a varias horas de charla con el Dr. y su equipo (cosa que agradecí muchísimo) me decidí a operarme.”
  • “Llevo ejerciendo la medicina en el campo de la Dermatología desde hace más de 20 años, durante los cuales he tenido el gran placer de coincidir en varias ocasiones con el doctor López Bran. Aparte de una persona excepcional en el trato humano, también pude comprobar que se trata de un grandísimo profesional, con amplia experiencia en su campo (más que ningún otro que haya conocido) y con una fama más que merecida. Me puse en sus manos por la confianza que me generó y por su gran prestigio internacional, amén de mi acuciante problema capilar que de otro modo no hubiese tenido solución. Me trasplanté pelo hace más de un año y no podría estar más feliz con los resultados, he pasado de ser un señor calvo a poder pasarme el peine.”

Precio:

No es visible el costo sobre los tratamientos a realzar.

Pagina:

Dermay Clínica Capilar y Estética Madrid

Injerto capilar en en Madrid

Es una clínica capilar y estética la cual tiene como objetivo que te sientas feliz contigo mismo, feliz con los resultados obtenidos y, en definitiva, a gusto con tu imagen. Para conseguirlo, cuentan con un equipo humano totalmente sensibilizado y especialmente formado para tratar cada caso con la aparatología más avanzada del mercado, como el LLLT o Láser Terapéutico de Baja Potencia, la Ozonoterapia y otras técnicas capilares; así como tratamientos de estética facial y corporal. Teniendo como slogan ‘’En Dermay Clínica Capilar y Estética nos ocupamos de tu belleza integral’’.

Técnica:

Laser LLLT, Mesoterapia Virtual, Ozonoterapia

Opiniones:

Entre las opiniones positivas destacan comentarios como:

  • Muy profesionales como siempre
  • Las chicas que me atendieron fueron muy majas y muy amables y estaban pendiente en todo momento.
  • Muy agradables y profesionales
  • Un trato excelente y un servicio inmejorable
  • El trato muy bueno, la chica muy atenta, delicada y explicándome en todo momento cada paso y problemas de mí cabello. Sin dudas, repito

Entre las opiniones negativas destacan los tratamientos de las pestañas donde pueden observarse comentarios como:

  • El trato estupendo y la chica muy profesional explicando cada paso, pero el bono de 140 pestañas en realidad no lo cumplen, ya que solo me pusieron 50 en cada ojo y el efecto no era muy voluminoso.
  • Muy contenta aunque la pena que las cejas no duren más tiempo.

Precio:

Ofrecen las siguientes opciones con las siguientes condiciones:

Tratamiento capilar anticaída unisex:

  • 5 sesiones de por 19,95 € en vez de 300 €
  • 7 sesiones por 24,95 € en vez de 420 €

Revitalización capilar electroporación transdérmica (E.C.T):

  • 5 sesiones por 24,95 € en vez de 600 €
  • 7 sesiones por 29,95 € en vez de 840 €

Condiciones:

  • Válido para nuevos usuarios.
  • Validez: 6 meses desde la fecha de compra.
  • Límite de un Groupon por persona.
  • Cita previa con 24 horas de antelación indicando los datos personales y el código del cupón. Cancelaciones imprescindibles con 24h de antelación por teléfono en el 91 401 33 61 o vía .
  • Horario: L-V de 10h-h-19:30h. Sujeto a disponibilidad del centro.
  • Precio original verificado el 25/01/2016.

Pagina:

Denuncias a centros estéticos en España

La seguridad es, para muchos pacientes, el aspecto más importante antes de realizarse una intervención de cirugía estética. La demanda de las cirugías y tratamientos estéticos está en auge en nuestro país. Esto ha provocado que más clínicas estéticas abran sus puertas y por lo tanto que algunas de ellas incumplan las normativas acordadas, generando un aumento de denuncias a clínicas estéticas en España.

En esta entrada de nuestro blog en CEME vamos a hablar sobre la importancia de escoger un centro estético que proporcione los criterios de calidad, seguridad y confianza necesarias para que no surjan problemas ni denuncias.

¿CUÁLES SON LOS CRITERIOS CORRECTOS PARA DESCONFIAR EN UN CENTRO ESTÉTICO?

Son muchos los motivos por los que una clínica estética es la más indicada para que el paciente se realice su intervención. Los principales criterios son:

EL INTRUSISMO LABORAL

Es imprescindible que el elenco médico esté homologado y tenga renombre en el sector. Por ello en CEME todos nuestro equipo médico disponen de número de Colegiado y una amplia carrera en el sector de cirugía plástica. De esta forma le dan la seguridad al paciente de que son profesionales cualificados en el sector.

El intrusismo laboral en cirugía plástica ha ido aumentando con el paso de los años y por ello es muy importante que el equipo médico sea lo más transparente posible y demuestre su profesionalidad, confianza y cercanía.

DENUNCIAS DE PACIENTES

No es lo mismo hablar de reclamación que de denuncia. Hablamos de reclamación cuando se quiere comunicar para poner en conocimiento unos hechos que consideras que te han perjudicado como consumidor, es decir, que la incidencia se resuelva mediante esta petición (por ejemplo, sustitución de un producto, reembolso, etc.).

Por otro lado, las denuncias sirve para poner en conocimiento de una infracción administrativa. De esta forma, se llevan a cabo sanciones para corregir estas prevenciones. Por ejemplo, las denuncias a centros estéticos se efectúan cuando existe una negligencia médica.

MALOS RESULTADOS O INEXISTENCIA DE CASOS REALES

Los resultados son la carta de presentación de cualquier clínica estética. Es la imagen que los pacientes observan y es decisivo para que acuden a la cita de valoración para informarse de la cirugía.

En CEME compartimos siempre casos reales de antes y después de nuestros pacientes. Con ello confiamos que podemos transmitir seguridad y eficacia a futuros pacientes, resolviendo la duda principal ¿Cómo será mi resultado?

¿QUÉ DEBEMOS TOMAR EN CUENTA SIN SER UN FACTOR DECISIVO?

OPINIONES DE PACIENTES

Las opiniones de experiencias de pacientes pueden ser muy útiles a la hora de elegir una clínica de cirugía estética. No obstante, las opiniones siempre narran una experiencia en primera persona, que puede ser o no 100% fiables. Las opiniones pueden ayudarte a dar el primer paso pero comprueba tu mismo. En CEME contamos con una primera cita de valoración gratuita que te permitirá experimentarlo por ti mismo.

EL PRECIO

Una cirugía con un precio muy alto no implica que sea la mejor opción, y porque los precios sean más bajos y competitivos no implican que la clínica no ofrezcan calidad y que carezcan de servicios de seguridad.

En CEME nuestro objetivo es disponer de la mejor calidad en cirugía plástica, con los mejores resultados y siempre con un precio competitivo y justo para el paciente.

Confiar en CEME es sinónimo de confiar en profesionalidad, cercanía y seguridad. Operamos en dos clínicas de renombre (Hospital Pio XII y Clínica Fuensanta), contamos con un excelente elenco médico y cada paciente cuenta con un asesor personalizado para guiarle a lo largo de su cirugía y resolver todas las dudas que le surjan a lo largo de su cirugía.

Puedes pedir tu cita de valoración gratuita en CEME en calle Castelló 9 y 13, en Madrid. ¡Te esperamos!

La Consejería de Sanidad precintó ayer por ‘ilegal’ el centro de cirugía estética Icema, donde el viernes falleció Débora Catalán, de 36 años, que se había sometido a una mesoterapia (un tratamiento contra la celulitis mediante inyecciones intradérmicas). La Comunidad asegura que Icema era un centro ‘clandestino’, ya que carecía de autorización para tal actividad, y tampoco, según el Ayuntamiento, tenía licencia municipal. El centro lo niega. José Sainz, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, calcula que unos 6.000 médicos ejercen de estéticos sin titulación.

Débora Catalán salió de su casa poco después de las cuatro de la tarde del pasado viernes. ‘Se la veía contenta. Dijo que iba a hacerse una operación, aunque no aclaró cuál’, según un vecino de su casa de la calle de San Lucas (Centro). Una hermana de la fallecida sólo pudo confirmar que ésta seguía un tratamiento estético ‘de los que se hacen simplemente por belleza, para estar bien’. Carmen Ranera, portavoz de Icema, acepta que Débora llevaba ‘entre ocho y 10 sesiones’ de mesoterapia.

Dos horas después, el servicio de emergencias 061 de la Comunidad de Madrid recibió una llamada desde el centro Icema, en la calle de Maldonado 59 (distrito de Salamanca), que informaba de que una paciente presentaba convulsiones. Al llegar al lugar, los facultativos encontraron a la mujer en parada cardiorrespiratoria. ‘Fallecida y sin posibilidad de recuperación’, según indica el parte de incidencias del 061.

Débora Catalán había acudido al centro estético para someterse a una mesoterapia, un tratamiento contra la celulitis mediante inyecciones intradérmicas. Según fuentes sanitarias, este procedimiento no está considerado como una práctica quirúrgica, puesto que no requiere anestesia y lo puede efectuar cualquier médico general que haya realizado un curso en tratamientos de estética.

Las inyecciones que se aplican en las zonas afectadas -con agujas de cuatro milímetros de grosor-, contienen fármacos que el médico receta de acuerdo con las características del problema a tratar. ‘Hay productos para disolver las grasas, para la circulación o vitaminas’, dice Víctor García, presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética.

La paciente, según la portavoz de Icema, comenzó a sufrir convulsiones antes de que se iniciara la sesión que le correspondía el viernes. ‘Con ella se encontraban dos médicos que intentaron reanimarla’, añadió.

Tras revisar el registro de centros sanitarios de la Comunidad, la Consejería de Sanidad descubrió que Icema no aparece inscrito y que carece de licencia para ejercer su actividad. Tampoco, según el Ayuntamiento, poseía autorización municipal, dos requisitos fundamentales que deben cumplir estos centros. ‘Para la Junta Municipal de Salamanca, la clínica Icema es ilegal porque carecía de licencia de actividad. El Ayuntamiento de Madrid no tenía constancia de su existencia, pues no había solicitado el permiso’, señaló un portavoz del Consistorio. Pero Ranera niega ambas afirmaciones oficiales: ‘El centro posee permisos. Lo que no sé es si éstos presentan algún tipo de deficiencia’, señaló.

La Consejería de Sanidad asegura que desconoce qué tipo de actividad se llevaba en el local. ‘No sabemos lo que se hacía dentro, porque no existe en nuestros archivos. Sencillamente, al no tener licencia, nosotros consideramos que es clandestino’, explicó la jefa del servicio de Evaluación y Acreditación Sanitaria de la Consejería de Sanidad, Pilar Calvo.

Técnicos de la consejería se personaron en el centro ayer por la mañana y comprobaron que no había nadie en su interior. Por eso, según Calvo, no ha sido posible precisar con qué equipamientos cuenta el centro.

De momento, el Gobierno regional ha suspendido cautelarmente la actividad de Icema ‘por el riesgo para la salud pública’, en espera de aclarar lo sucedido. El primer paso ha sido abrir un expediente sancionador que podría resolverse con una multa que oscila entre 3.000 y 600.000 euros.

El presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética, Ramón Vila, instó a la Administración sanitaria a poner soluciones a esta situación. El ‘intrusismo’ en la cirugía estética, según dijo Vila a la agencia Efe, ha alcanzado tal envergadura que se ha convertido ‘en un problema de salud pública’.

Desde la consulta ‘más humilde’ hasta el centro médico ‘más especializado’ requieren autorización de la Comunidad de Madrid para ejercer su actividad, según explicó ayer Pilar Calvo, jefe del Servicio de Evaluación y Acreditación Sanitaria de la Consejería de Sanidad. Cualquier establecimiento que no la posea, se considera ‘clandestino’.

En España, según Ramón Vila, presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética, no existe la titularidad de cirujano estético, sino la de cirujano plástico, el cual puede alcanzar la especialidad estética a través de cursos de formación. Para operaciones menores, como por ejemplo la mesoterapia, que no requiere anestesia, Jesús García, portavoz de la Unión de Profesionales Médicos y Cirujanos Estéticos explica que basta sólo con poseer el título de médico general y la formación en estética.

En la región hay inscritos 5.000 establecimientos sanitarios que ofrecen desde consultas de medicina general, odontológicas y psicológicas hasta estéticas. Al no existir esta modalidad como especialidad médica ante el Ministerio de Sanidad, la Comunidad exige una serie de requisitos a quienes quieran abrir este tipo de centros, dependiendo de los servicios que ofrezca.

Si una clínica realiza liposucciones, (operaciones de eliminación de grasa que necesitan anestesia), precisa de un completo equipo médico y quirúrgico que garantice su correcta práctica y sus titulares deben poseer la titulación adecuada. En Madrid hay 35 centros privados de cirugía ambulatoria que hacen este tipo de intervenciones, según Sanidad.

El centro Icema, adscrito a la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética, está inscrito a nombre de Gerardo Senderowicz Hendler, un médico argentino con estudios en la Universidad de Buenos Aires y colegiado en Madrid, según fuentes del sector. Sus especialidades, como figura en la página de Internet www.stetik. com, son la cirugía estética y tratamientos contra la obesidad.

ese establecimiento trabajaban, hasta el pasado viernes, dos médicos generales de plantilla, asistidos por un equipo de auxiliares cuyo número no pudo precisar ayer Carmen Ranera, portavoz del centro. Allí se hacían tratamientos para la piel, depilación con láser, tratamientos antiedad y contra las estrías, las varices y la celulitis, entre otros.

El presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética, Víctor García, defendió la actividad de Senderowicz y aseguró que éste presentó una solicitud de licencia para ejercer la medicina general ante la Consejería de Sanidad con fecha del 13 de noviembre de 1998 y cuyo expediente aparece firmado por la funcionaria Teresa Sánchez Mozo. ‘Lo que no sé es en qué terminó’, señaló García. Según éste, no existen en España criterios unificados para regular la actividad de centros como Icema, que realizan mesoterapia, ‘una práctica muy habitual’ que se puede ejercer en cualquier consultorio médico especializado.

Icema ofrece, además, un tratamiento contra el sobrepeso ‘avalado por el Comité de Salud Pública de la Sociedad Americana de Cirugía de la Obesidad’, consistente en implantar un dispositivo en el estómago para ‘disminuir’ progresivamente su capacidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de enero de 2002

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *