0

Chistes de navidad cortos

Los cuentos de Navidad son mágicos. Desde la primera hasta la última letra están impregnados de ilusión y esperanza. Leerlos junto a tus hijos puede ser una actividad muy divertida y navideña, ideal para mantenerlos entretenidos durante las vacaciones de diciembre. Pero, además, los cuentos infantiles son una buena manera de hacer reflexionar a tus hijos.

Aquellas historias que hablan sobre valores o que incorporan una valiosa enseñanza son muy útiles para que los más pequeños aprendan y sepan cómo reaccionar cuando se produzcan las mismas circunstancias que han leído en los libros.

Qué aprenden los niños en los cuentos cortos de Navidad

Por eso, en Guiainfantil.com hemos seleccionado algunos cuentos cortos de Navidad con moraleja que te ayudarán a que tus hijos comprendan ciertos valores y enseñanzas. ¡Que los disfrutéis mucho!

1. El hombre de jengibre
En Navidad no pueden faltar las galletas de jengibre y una de ellas es, precisamente, la protagonista de este bonito cuento para niños inspirado en la Navidad. A los niños les suele gustar mucho porque es una historia divertida y a los padres también porque ayuda a sus hijos a entender que no siempre se puede ganar.

Cuenta la historia de un muñeco de jengibre que, tras ser cocinado, sale corriendo mientras se burla de todos los que se cruzan en su camino. Sin embargo, el astuto zorro le tiende una trampa…

2. Una lección para Jaime
A menudo, los niños se olvidan de que la Navidad es mucho más que los regalos del árbol. Hacerles reflexionar sobre los valores navideños es vital para evitar conductas caprichosas como la del protagonista de esta historia.

Jaime quiere que Papá Noel le traiga muchos regalos este año, aunque eso cause que otros niños del mundo se queden sin juguetes. Sus padres hablan con Santa Claus para darle una lección al niño, que no tardó en aprender que es más importante disfrutar con la familia y amigos que tener muchos regalos en Navidad.

3. La niña de los fósforos
Este bonito cuento tradicional de Hans Christian Andersen encierra una triste moraleja: debemos ser compasivos con las personas que tienen menos suerte que nosotros. Cuenta la historia de una niña que, tratando de resguardarse del frío invierno, enciende todas las cerillas que tiene hasta que se le acaban.

4. Cambio de planes
A veces, las cosas no salen como las teníamos planeadas y hay que cambiar los planes… Eso es lo que les pasó a la familia de Carla y Daniel en el día de Navidad. Gracias a que su coche se averió, pudieron conocer a Javier y Ana, dos niños que no tenían dinero para comprarse abrigos nuevos. Este cuento para niños enseñará a tu hijo que hay que ser siempre generoso.

5. Caos mágico
Antes de que llegue el día de Navidad, Papá Noel y todo su equipo de elfos, hadas y demás seres mágicos tienen que trabajar muy duro para que todo esté listo. No quieren que ningún niño del mundo se quede sin sus regalos y eso exige mucho esfuerzo. Por eso, a veces se cansan de tanto trabajar y se olvidan de lo que es verdaderamente importante en Navidad: la felicidad de los niños.

La moraleja de este cuento hará a tus hijos reflexionar sobre la importancia del verdadero espíritu navideño. ¡Que la magia de la Navidad llegue a todos los rincones del planeta!

6. Cuento de Navidad
Uno de los cuentos de Navidad más populares es el escrito por Charles Dickens. La historia del avaro Mr Scrooge hará reflexionar a tu hijo sobre la necesidad de ser buenos y de ayudar a la gente que nos rodea.

Este personaje tuvo que ser visitado por distintos fantasmas, que le llevaron a su pasado, a su presente y a su futuro, para comprender esta moraleja. Solo cuando empezó a comportarse con bondad, pudo ser realmente feliz.

7. Castañas pasadas por agua
Este cuento de Navidad tan bonito transmite una enseñanza muy bonita y necesaria a los niños de todo el mundo: hay que aprender a ponerse en la piel de otros y ayudarles cuando lo están pasando mal. Cuenta la historia de la señora Rabbit, la castañera de la aldea de Animaland.

Un día empezó a llover tanto, tanto, tanto que sus castañas corrieron el peligro de echarse a perder. ¡Cómo iba a dejar a todos sus vecinos sin castañas en Navidad! Menos mal, que la familia Bird pasaba por allí y le pudo ‘echar un ala’…

8. El arbolito de Navidad
Este cuento tan navideño ofrece una lección a los niños sobre la bondad y esperanza. Trata sobre una familia muy pobre que para poder celebrar la Navidad decide cortar unos árboles del bosque y venderlos. Nadie quiso comprarlos, por lo que decidieron regalárselos a otras familias sin dinero.

Qué grande fue su sorpresa cuando vieron que alguien les había regalado a ellos un precioso abeto navideño y les había dado mucha comida navideña. Y es que al final, las personas buenas siempre son recompensadas.

Lee más cuentos de Navidad con moraleja junto a tus hijos.

Hoy os presentamos 10 cuentos de Navidad ¡que os encantarán! La Navidad está muy cerca y para empezar a sentir el espíritu navideño, en Pequeocio os traemos un sinfín de manualidades de Navidad. Pero eso no es todo, porque ya sabéis que nos gustan mucho, mucho los cuentos infantiles y los de hoy son 10 preciosos cuentos infantiles de Navidad.

Se trata de 10 cuentos de Navidad para niños muy variados: tenemos historias de Navidad de nuestras amigas de Cuento a la Vista; tenemos historias clásicas como el Cuento de Navidad de Dickens; y también tenemos cuentos navideños en vídeo, para poder escuchar la historia y ver bonitas animaciones. Si no los habéis leído, ¿a qué esperáis? Y si ya los conocéis, entonces sabéis que son preciosos ¡y que vale la pena repetir!

Cuento de Navidad: el clásico de Dickens

El señor Scrooge era un hombre mayor, rico, solitario y sin amigos. Era un hombre muy serio, que no hacía más que ir de su casa a su oficina, sin siquiera mirar a la gente que lo rodeaba.

Cuando se acercaba la Navidad, Scrooge se volvía aún más huraño. Creía que era todo una gran pérdida de tiempo, ¡para él la Navidad era un día como cualquier otro! Era víspera de Navidad y el señor Scrooge estaba, como siempre en su despacho, revisando papeles, mientras su secretario trabajaba en el recibidor. Sintió un murmullo que provenía desde la puerta de la oficina y de repente, sin darle tiempo a esconderse como hacía siempre, vio entrar a su sobrino con una gran sonrisa. Venía a desearle felices navidades y a invitarlo a pasar la noche con él y su familia.

El anciano lo despidió de malas maneras, diciéndole que estas fiestas eran solo paparruchas. Su secretario, que seguía trabajando aunque ya era tarde y todo el mundo estaba llegando a sus casas para pasar la Nochebuena en familia, le pidió permiso para retirarse. Scrooge se lo concedió, pero le dijo que el día después de Navidad tendría que llegar más temprano para recuperar el día festivo.

Una visita inesperada

Cuando ya era de noche y no quedaba alma viva por la calle, el anciano se marchó a su casa, un edificio frío y lúgubre. Se preparó para irse a dormir, pero cuando estaba a punto de acostarse, sin poder salir de su asombro vio un fantasma que se apareció frente a él: lo reconoció al instante, era su antiguo socio Marley, muerto unos años antes. Marley le dijo que estaba allí para hacerle abrir los ojos, que todavía estaba a tiempo de cambiar su vida. El espectro le contó que su alma no descansaba en paz por culpa de la vida que había llevado, y que Scrooge iba por el mismo camino. Le dijo que en las siguientes noches, tres espíritus vendrían a visitarlo. Al terminar de pronunciar estas palabras, el fantasma de Marley desapareció.

Los espíritus

La primera noche, llegó a visitarle el espíritu de las navidades pasadas; lo llevó consigo a visitar el lugar donde había crecido, y Scrooge pudo verse a sí mismo de niño y de joven, siempre triste y solo. También pudo ver su hermana, que había muerto hace muchos años, y recordó lo mucho que la quería.

Llegó la segunda noche, y mientras el anciano esperaba al segundo espíritu, pudo ver una luz provenir desde el cuarto de al lado. Entró y vio una mesa vestida para fiesta repleta de platos con diferentes comidas. Junto a la mesa, había un hombre con una antorcha: era el espíritu de las navidades presentes. Juntos fueron al centro del pueblo, y vieron cómo la gente entraba y salía de las tiendas, compraba regalos y deliciosos manjares para la cena de Navidad.

Luego fueron a la casa del secretario, y el viejo pudo verlo con su familia, riendo felices a pesar de la pobreza en la que vivían, y de que el niño más pequeño estaba enfermo. Desde allí fueron a casa del sobrino de Scrooge, y pudo ver cómo la familia disfrutaba de la noche de Navidad riendo y jugando. Luego el espíritu llevó al anciano de nuevo a su cuarto.

A la noche siguiente se presentó el espíritu de las navidades futuras. Salieron a la calle y encontraron gente que hablaba de alguien que había muerto. Luego vieron a otras personas vendiendo las posesiones del difunto, y también le enseñó la casa de su secretario, donde todos lloraban porque el hijo pequeño había muerto. Por último, fueron a ver el cadáver de el hombre muerto que estaba en su cama cubierto por una sábana: el anciano la levantó y pudo ver que la persona muerta era él mismo, el sr. Scrooge.

Un despertar feliz

A la mañana siguiente, Scrooge despertó y se dio cuenta que todo había sido un sueño. No habían pasado 3 días, era Navidad, y este descubrimiento lo hizo saltar de la cama loco de contento. Salió a la calle corriendo y entró a una tienda de alimentos, le pidió al negociante que le vendiera el pavo más grande que tuviera y que lo llevara a casa de su secretario. Luego se vistió con sus mejores galas y fue a casa de sus sobrino, saludó a todos abrazándoles y pasó el día con ellos, riendo y jugando. A la mañana siguiente, cuando el secretario llegó a la oficina, le dio un aumento y le prometió encontrar a los mejores médicos para que su hijo pudiera curarse. Desde entonces fue un hombre honesto y feliz, al que todos querían. Y sus navidades nunca más fueron tristes y solitarias.

Cuento de Navidad en vídeo

Si queréis ver este bonito cuento que hemos compartido en versión animada, os dejamos el vídeo para ver en familia:

4 cuentos de Navidad de «Cuento a la vista»

El árbol de Navidad sin Navidad

La Navidad es el momento ideal para pasar rodeado de la familia y aquellos a quienes queremos, ¿verdad? ¿Qué pasaría si un árbol de Navidad descubriese esta gran verdad y se diese cuenta de que estar con la gente amada es más importante que estar rodeado de regalos? Descubrámoslo en este cuento de Navidad.

Leer el cuento aquí.

El rincón de la nieve

Tartán es una simpática ardilla que tiene un amigo muy pero muy especial. Tanto que sólo lo puede ver cada Nochevieja… ¿De quién se tratará? ¡Hay que leer el cuento para descubrirlo!

Ver el cuento El rincón de la nieve.

El reno Moritz y su extraña nariz

Mucho se ha hablado de Rudolf y su nariz roja pero… ¿conocéis al reno Moritz? Moritz es un reno muy presumido y coqueto, tanto que los duendes de la Navidad deciden gastarle una broma… aunque no todo saldrá como estaba planeado. ¿Qué pasará?

Leer El reno Moritz y su extraña nariz.

Darío y la nieve

Un relato dedicado especialmente a todos los niños y las niñas que están malitos, resfriados, que tienen fiebre y no pueden salir de la cama. Quizá ellos, como Darío, descubran también cómo llegar al lugar donde se guarda la nieve cuando desaparece de las ciudades y de las montañas.

Leer Darío y la nieve

Cuentos cortos de Navidad en vídeo

Por último os dejamos 5 cuentos de Navidad animados, para ver y escuchar en familia:

La verdadera historia del árbol de Navidad

¿Cuál fue el primer árbol de Navidad? En esta bonita historia lo descubrirás.

Papá Noel salva la Navidad

Timy en un niño que de mayor quiere ser astrónomo, y solo quiere pedirle una cosa a Papá Noel…

El niño descalzo

Pierre es un niño muy pobre que no tiene zapatos, hasta el día de Navidad…

Rudolph el reno

¿Conoces la historia de Rudolph el reno? Mira qué bonita…

El taller de Santa Claus

Para terminar, te dejamos un bonito corto animado de Disney…

¿Qué os parecen estos cuentos de Navidad? Estamos seguros de que os gustarán…

También te pueden gustar:

  • Poemas de Navidad
  • 10 cuentos cortos para dormir felices
  • Los tres cerditos
  • El Patito Feo
  • La ratita presumida
  • 15 cuentos infantiles cortos para leer a los niños

Imagen: Freepik

¿Quieres conocer algunos chistes que puedes contar en clase? Eres un padre o madre y quieres chistes aptos para los niños. Pues aquí te dejamos una colección de los mejores chistes cortos especialmente seleccionados para niños en edad escolar.

¿Por qué tienen los gorilas tan grandes los agujeros de la naríz?
Por que tienen los dedos muy grandes.

¿Qué ruido hacen los erizos cuando se besan?
Ouch!

¿Por que cruzó el pavo la carretera?
Para demostrar a todo el mundo que no era una gallina.

¿Por qué estaba fría la computadora?
Porque se dejó las ventanas abiertas.

¿Por qué a los franceses les gusta comer caracoles?
Porque no les gusta la comida rápida.

¿Qué le dice el número zero al número ocho?
Bonito cinturón.

¿Qué le dice una luciernaga a otra?
Tu tienes luz propia nena.

¿Qué le dice el mar Atlántico al mar Caribe?
Hola!

¿Cómo se llama a una oveja sin patas?
Nube.

¿Por qué Micky Mouse se fue al espacio?
Porque estaba buscando a su amigo, Pluto.

Suena el teléfeno: ring…ring
– Hola, ¿está agusting?
– No, estoy incomodin.

Le dice un niño a otro:
– ¿Qué haces con un bote de ketchup en la oreja?
– Estoy escuchando salsa.

Jaimito le dice a su padre:
– Papá, si coche en inglés es car, y hombre en inglés es men, ¿la abuelita Carmen es un transformer?

– Doctor todo el mundo me ignora.
– Que pase el siguiente por favor.

– Jaimito, ¿que planeta va después de marte?
– Ese es fácil profesora, miércole.

Le dice Jaimito a su madre:
– Mamá mamá en el colegio me llaman distraído.
– Jaimito, tu casa el de enfrente.

Llega un profesor nuevo a la escuela y se presenta:
– Buenos días, mi nombre es Largo.
A lo que dice Jaimito:
– No importa, tenemos tiempo.

Jaimito, dime si funcionan los intermitentes.
Ahora, sí. Ahora, no. Ahora, sí. Ahora, no?

Dos animales se cruzan por el bosque y se presentan:
– Yo soy un perro lobo porque mí padre era perro y mí madre una loba. ¿Y tu?
– Pues yo soy un oso-hormiguero.
– ¡¡¡ Anda yaaaaa!!!

En una parada de tren hay una fresa que está esperando al tren y se acerca una ciruela y le dice:
– ¿Hace mucho que espera?
A lo que la fresa contesta:
– ¡No soy una pera! Soy una fresa.

Si conoces algún otro chiste para niños y crees que es el más gracioso del mundo déjalo en la sección de comentarios. Los mejores chistes se incluirán en el listado de los mejores chistes cortos para niños. Sólo deben cumplir las siguientes condiciones: el chiste tiene que ser apto para niños, si no es apto el comentario será borrado y tu usuario baneado. El chiste tiene que ser corto, dos o tres líneas. Si pones un chiste que sea de un párrafo no lo borraremos pero tampoco será incluído en la lista. Y si te gusta alguno de los chistes de los comentarios dale a like, los que más like tengas serán los incluídos.

Para inteligentes: los 15 chistes más tontos

¿Cómo se ríe el ojo?
-Ojojojojojojo
¿Cómo suena el teléfono de un carpintero?
-Aserrín

¿En qué se parece un sauce a un zapato?
-En que el sauce llora, y el zapato consuela.
¿Por qué un elefante no puede viajar?
-Porque la huella digital no le entra en el pasaporte.
-¿Se acuerda de mí, doctor? Usted me operó del dedo…
-Pero claro, ¡choque esos cuatro!
Un avión está llegando al aeropuerto:
-Aquí torre de control torre de control… ¿cuál es su posición?
-Pues, aquí estamos con José sentados delante de los relojitos
-Mi papá vive de las letras.
-Ah, ¿es escritor?
-No, sufre de diabetes y vive tomando vitaminas A, B, C, D.
-Mira, me compré un reloj.
-¿Qué marca?
-Pues la hora, hombre

-Quería plantar un árbol y tuve que cavar tres pozos para enterrarlo.
-¿Por qué tres?
-Porque los primeros dos no eran lo suficientemente profundos.
-Mi hijo anda muy bien con el curso de japonés.
-¿En serio?
-Sí, ya sabe escribir todos los números.
Un señor llega a una ferretería y pide:
-¿Me da un pote de veneno para matar cucarachas?
-¿Para llevar?
-¡Noooo! ¡Si quiere le traigo las cucarachas acá!
Un día un señor se fue a una embarcación y el capitán le pregunta para ver su grado de conocimiento:
-A ver, ¿Cuántas anclas hay en un barco?
Y el señor responde:
-Once
-¿Cómo que once?
Y el señor le dice:
-Sí, porque siempre en un barco dicen, «eleven anclas».
Un tipo lee en el diario:
-ALUD MATA A 100 PERSONAS
y el tipo dice:
-¡Qué árabe más malo!
-¿Me das tu teléfono?
-Si hombre, pero después, ¿con qué llamo a mis amigos?
¿Por qué los animales de la jungla se esconden?
-Porque los elefantes están recibiendo clases de paracaidismo.
Suena el teléfono en la comisaría: Atienden y una voz con mucho miedo sale del teléfono.
-¡Socorro! ¡Auxilio! ¡Vengan pronto! ¡Un gato entró en mi casa!
-Pero señor –contesta el oficial de guardia- ¿Cómo va a molestar a la policía por semejante pavada? ¿Quién habla?
-¡Un loro!
-Mi papá puso una escuela de estafadores, pero le fue mal.
-¿Por?
-¡Todos sus alumnos se escaparon sin pagar!
En un juicio el juez le pregunta al acusado:
-¿Y usted ¿por qué no devolvió la pulsera ?
-¡Porque decía «tuya para siempre!
Le dice el sargento al recluta:
-¡Usted ayer faltó a la clase de camuflaje!
-¿Está seguro?
-Señor, a su encendedor le falta chispa.
-¡Con razón me aburro tanto cuando fumo!
El policía detiene el auto de la mujer y le pide los papeles.
-Señora, su documento venció.
-¿En serio? ¿Y en qué compitió?
En el aeropuerto, el inspector de Aduanas le dice a la mujer:
-¿Qué lleva ahí?
-Tres docenas de huevos.
-Muy bien. Ábralos
El policía de tránsido para al matrimonio que venía con el auto. Le dice al hombre:
-Permiso para conducir.
Y el hombre dice:
-Querida, córrete que el señor quiere manejar
-¿Conoces el chiste del pescado?
-No.
-¡Te quedaste con la espina!
Estaban dos amigos caminando por la calle, y de repente que se encuentran tres granadas y uno le pregunta al otro:
-¿Qué hacemos?
-Llevémoslas a la comisaría.
-¿Y si nos explota una?
-Pues diremos que sólo encontramos dos.
-¿Papá, qué pasaría si la capa de ozono es destruida?
El padre le responde:
-Pues hijo, ozono ya no podría volar.
Un hombre va a la comisaría a llevar un papel para hacer un trámite que le encomendó su padre. Mientras se encuentra en la sala de espera nota con sorpresa que hay muchas fotos sobre la pared, y entonces le pregunta al policía:
-¿Quiénes son los que están en las fotos?
-Son delincuentes que estamos buscando.
-¿Y por qué no los pusieron presos cuando les sacaron las fotos?
Dos hombres estaban arriba de un árbol cuando los ve un policía y les dice:
-Pero bueno, ¿Ustedes qué hacen ahí? ¡Vengan hombres, bajen, no sea que se caigan y se rompan algo!
Y cuando llegan al suelo.
-A ver, ¿Quienes son ustedes?- pregunta el oficial.

-¡Pero hombre! ¡Que memoria! ¡Somos los del árbol!
Sí, son más de 15 pero somos tan tontos… ¡que ni sabemos contar!
(Extractado del libro “Chistes tontos” de Aníbal Litvin, V&R Editoras)
www.chistesparaelrecreo.blogspot.com

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Este recopilatorio de chistes largos para niños está pensado para los que son un poquito más grandes y pueden leer por su cuenta. Tienen un nivel de humor adaptado a su edad, pero buscando que también trabajen la lectura y la comprensión lectora.

Los chistes crean confianza, para ellos y para con la familia, pues una tanda de chistes entre padres e hijos crea lazos muy fuertes. Aumenta en gran medida la autoestima de los niños, desarrollando un carácter alegre, y su disposición a desenvolverse en grupos, ya que, al contarle chistes a ellos, podrán percibir lo divertido que es, lo grabarán, y consecuentemente lo contarán a sus amigos, los principales jueces de este importante factor, la autoestima personal.

Un elemento a destacar sería la creatividad, que en este caso se traduce en una forma amena de contar chistes para niños, sobre todo un chiste largo, pues la manera elocuente y vivaz de relatar estos, va de la mano con esa expectativa de generar una buena risa al final. Literalmente un chiste largo, por más bueno que sea su contenido, si no es bien contado, no servirá de nada.

Los chistes largos para niños, por sobre los cortos, generan una disposición a mantener un ambiente adecuado, por sobre muchos factores. Si contamos un chiste largo a un pequeño, y este no reacciona de la mejor manera, sabremos que no lo hicimos nada bien, y tendremos que desistir en nuestra meta de divertirlo.

Chistes largos y su importancia en los niños

Lo complejo de un chiste largo son sus variables. Es como un navegar con kayak en un río turbio, si no sabemos cómo llevarlo, con seguridad y destreza, chocaremos y nos hundiremos, y no queremos quedar mal frente a nuestros niños.

Como una historia de suspenso, o una anécdota increíble, un chiste largo debe tener una trama bien elaborada, si queremos contarle un chiste largo a un niño, debemos transmitir esta trama, en conjunto con ese sentimiento de intriga, que genere esas ganas de querer saber más, y que esperen con entusiasmo el final del relato.

De igual manera, al contar chistes largos para niños se debe mantener ese nivel de simpleza que caracteriza la edad. Un chiste largo y complejo los dejará confundidos, y no comunicaremos los sentimientos más importantes que queremos hacer ver a los pequeños.

Lo más significativo, como cualquier otro chiste que contemos a chicos, es que se diviertan, y puedan y quieran ir a contárselos a sus amigos u otras personas ya que, desde nuestro punto de vista, es nuestra meta, que salgan y puedan desenvolverse contando un buen chiste largo, y que termine en una buena carcajada.

El factor humor, junto con buenos valores, respeto y confianza que inculquemos a nuestros hijos, hará que atraviesen una adolescencia sin problemas. Contar siempre un buen chiste largo a nuestros niños, adolescentes o ya adultos, siempre caerá bien y mantendrá esa unión familiar, de gran importancia en todas las familias.

Chistes largos

– ¿Por casualidad usted ha visto alguna vez un pingüino?
– No.
– ¡Al despacho del director!- le dice.
Cuando llega le dice al director:
– El subdirector me ha mandado aquí porque nunca he visto un pingüino.
– ¿Que no has visto un pingüino? ¡¡¡¡¡¡¡Despedido!!!!!!!- le dice el director.
Cuando llega a su casa le pregunta su mujer:
– ¿Qué te pasa?
– ¡Me han despedido!
– ¿Por qué?
– Mira, el subdirector me ha mandado al despacho del director, el director me ha despedido y todo porque no he visto un pingüino.
– ¿Que no has visto un pingüino? ¡¡¡¡¡Divorcio!!!!!!
Su hijo cuando le ve le pregunta:
– Papá, ¿qué te pasa?
– Pues que el subdirector me ha mandado al despacho del director, el director me ha despedido, tu madre me ha pedido el divorcio y todo porque no he visto un pingüino.
– ¿Que no has visto un pingüino? ¡¡¡¡¡Ya no te quiero!!!!!!
Un policía le ve por la calle y le pregunta:
– ¿Qué le pasa señor?
– Mire, el subdirector me ha mandado al despacho del director, el director me ha despedido, mi mujer me ha pedido el divorcio y mi hijo ya no me quiere y todo porque no he visto un pingüino.
– ¿Que no ha visto un pingüino? ¡¡¡¡¡A la cárcel!!!!!!
En la cárcel le pregunta otro policía:
– ¿Qué le pasa señor?
– Mire, el subdirector me ha mandado al despacho del director, el director me ha despedido, mi mujer me ha pedido el divorcio, mi hijo ya no me quiere, un policía me ha mandado aquí y todo porque no he visto un pingüino.
– ¿Que no ha visto un pingüino? ¡¡¡¡¡Le mato!!!!!!
– En el cielo un ángel le pregunta:
– ¿Qué le pasa señor?
– Mire, el subdirector me ha mandado al despacho del director, el director me ha despedido, mi mujer me ha pedido el divorcio, mi hijo ya no me quiere, un policía me ha mandado a la cárcel, otro me ha matado y todo porque no he visto un pingüino.
– ¿Que no ha visto un pingüino? ¡¡¡¡¡Al infierno!!!!!!
En el infierno un diablo le pregunta:
– ¿Qué le pasa señor?
– Mire, el subdirector me ha mandado al despacho del director, el director me ha despedido, mi mujer me ha pedido el divorcio, mi hijo ya no me quiere, un policía me ha mandado a la cárcel,
otro me ha matado, en el cielo un ángel me ha mandado aquí y todo porque no he visto un pingüino.
– ¿Que no ha visto un pingüino? ¡¡¡¡¡Al piso bajo!!!!!!
– En el piso de abajo un señor le pregunta:
– ¿Qué le pasa señor?
– Mire, el subdirector me ha mandado al despacho del director, el director me ha despedido, mi mujer me ha pedido el divorcio, mi hijo ya no me quiere, un policía me ha mandado a la cárcel, otro me ha matado, en el cielo un ángel me ha mandado al infierno, el diablo me ha mandado aquí y todo porque no he visto un pingüino.
– ¿Que no ha visto un pingüino? ¡¡Yo tampoco!!

Alex Pro

Chistes para niños de preescolar

Bienvenidos y bienvenidas a chistesparaniños.org

Somos la página más especializada en chistes para niños, con una gran cantidad de apartados. Nos enorgullecemos de poder decir que tenemos la patente de risas aseguradas. Si navegas por nuestras páginas y no llegas a reírte ni siquiera sonreír, te mandaremos un regalo a tu correo electrónico.

En chistesparaniños.org clasificamos los chistes en diversas secciones. Destacan los chistes cortos y los largos, para niños de preescolar, para niños de primaria, niños pequeños, los directos y los indirectos. Chistes educativos, de frutas, con doble significado, de Jaimito y de Pepito, de animales y de risa. Chistes buenos, blancos y graciosos.

Los chistes específicos para el público infantil se caracterizan por un sentido del humor blanco e inocente, donde apenas entran en juego las dobles lecturas o el vocabulario salido de tono , propio de los adultos.

¿Cómo son los chistes para niños?

Reír junto a nuestros hijos es una de las cosas más maravillosas de ser padre.

Unos niños que crezcan con un correcto sentido del humor conseguirá que crezcan mucho más inteligentes, más sanos y con una mayor capacidad para enfrentarse a su problemas cotidianos.

A veces, pensamos que hay niños que se ríen más que otros, como si lo llevasen en su ADN, pero no es verdad. El sentido del humor en los niños es una cualidad que aprenden de los padres y que puede comenzar a desarrollarse desde el momento en que vienen al mundo.

Los niños que desde pequeño aprenden cómo deben reírse tendrán en su favor la siguiente serie de ventajas:

  • Verán los problemas desde otros puntos de vista más claros y nítidos.
  • Serán personas espontáneas y alegres.
  • Desarrollarán el pensamiento lateral para lograr ideas poco convencionales.
  • Disfrutarán de una manera mucho más satisfactoria de la vida.
  • No se tomarán las desgracias tan en serio, por lo que serán más felices.

Por lo tanto, los niños que aprendan a reírse adecuadamente con los chistes crecerán más sanos y más optimistas, con una autoestima más reforzada que les sirva para sobrellevar sus diferentes etapas de desarrollo.

Los niños que se ríen en compañía de otros niños son más valorados y apreciados por el grupo en general. Lo que será sumamente importante para conseguir buenas relaciones sociales en el futuro.

Recientes estudios han determinado que los niños que se ríen más, son mas sanos, y tienen menos probabilidades de sufrir enfermedades mentales cuando crezcan, tales como la ansiedad o la depresión.

Experimentan menos estrés, y tienen, por lo general, una menor presión sanguínea, mejor digestión y ritmos cardiacos regulares.

Chistes para niños pequeños:

Al nacer, los bebés no entienden nuestro lenguaje, pero si que comprenden cuando sus padres sonríen o cuando están enfadados. Los gestos, las muecas y las sonrisas, rápidamente entran en sus retinas para formar parte de su primera educación.

Los que sois padres, seguro que más de una vez os habéis entretenido con bebés de más de 9 meses, que se parten de risa cuando nos colocamos un pañal sobre la cabeza, o jugamos a escondernos detrás de un cojín.

El humor en niños de preescolar:

Con estas edades, los niños encuentran graciosas situaciones e imágenes fuera de lo establecido hasta entonces, como por ejemplo, un perro con gafas de sol, un autobús con las ruedas cuadradas, o cualquier otra cosa incongruente.

Posteriormente, comenzarán a reír con los diferentes juegos de palabras. Las ropas diferentes, con estilos extravagantes, zapatos grandes y trajes de colores, como los que llevan los payasos.

Los mejores chistes para niños 5 (100%) 1 vote

10 chistes cortos. Los mejores chistes para niños son aquellos que tienen un lenguaje adaptado al suyo, un humor sencillo y fácil, y que no son excesivamente largos. Guiainfantil.com nos ofrece 10 chistes cortos infantiles para que padres e hijos disfruten y ríanse a carcajadas. Con este recopilatorio de chistes para niños que hemos preparado, reiréis un montón.

Chistes de Traposo. Los chistes divierten a los niños y les ayudan a desarrollar su agilidad y agudeza mental. Por eso hemos recopilado en un vídeo algunos chistes cortos para los niños contados por nuestra mascota, el oso Traposo.

Chistes de médicos. GuiaInfantil.com publica chistes para hacer reír a toda la familia. Los chistes fomentan el buen humor, estimula la comunicación y la diversión de los niños. Chistes de niños, de animales, de comida, de Navidad, colmos, profesores, de Jaimito, y muchos otros.

Chistes de películas. Chistes para niños de películas. Guiainfantil.com te ofrece chistes de se abre el telón. Los chistes estimulan el buen humor, fomentan la risa, desarrollan el vocabulario, y divierten a los niños. La risa es un ingrediente básico para la salud de los niños.

Chistes de profesores. Selección de chistes de profesores para los niños. Los chistes estimulan el buen humor y la risa de los niños, además de favorecer a su vocabulario y a la diversión. Los chistes de profesores provocan buenas y grandes sonrisas en tus hijos.

Chistes de colmos. Te ofrecemos una selección de chistes de colmos cortos para que os divirtáis con vuestros hijos. Los chistes estimulan el buen humor y la risa de los niños, además de favorecer a su vocabulario y a la diversión. Los chistes infantiles de los colmos provocan buenas y grandes sonrisas en tus hijos.

Chistes de mamá y papá. Te proponemos pasar un rato divertido con tu hijo con los chistes de mamá y papá para niños más divertidos. Los chistes pueden ser una buena herramienta para despertar la risa en los niños. ¡Reírse es muy bueno. Estimula el buen humor, la diversión y el vocabulario de los niños.

Chistes variados. Chistes de varios temas para reírse con los niños. Los chistes infantiles estimulan el buen humor y la risa de los niños, además de favorecer a su vocabulario y a la diversión. Los chistes provocan buenas y grandes sonrisas en tus hijos. En Guiainfantil.com te ofrecemos chistes cortos variados.

Chistes de libros. Los chistes pueden ser una buena herramienta para despertar la risa en los niños. Sus benefícios son incalculables. Invita a tu hijo a reírse contándole algunos chistes.

Chistes sobre niños. Selección de chistes sobre niños y para niños. A los niños les encantará escuchar o contar chistes en los que los niños son los protagonistas. Guiainfantil.com ha seleccionado los mejores chistes de niños porque considera que la risa es un gran beneficio para la salud de los niños. Buen humor para niños.

Chistes de animales. Te contamos los mejores chistes de animales para hacer reír a los niños. Los chistes es una buena herramienta para despertar el buen humor y la risa en los niños. Guiainfantil.com ha seleccionado los mejores chistes de animales para niños, especialmente a partir de los 6 años de edad, cuando ingresan en el curso de Primaria.

Chistes de comidas. Los mejores chistes de comidas para niños. Chistes de verduras, de frutas y otros alimentos. Los chistes son una buena herramienta para despertar la risa en los niños. Invita a tus hijos a reírse contándoles algunos chistes. Los chistes fomentan el buen humor, la risa y despiertan la serotonina.

Chistes de Navidad para niños

¿Queréis pasar un buen rato? ¿Estáis dispuestos a reíros hasta tener agujetas? Conmishijos te presenta una selección de chistes infantiles con los que disfrutaréis padres e hijos. Tenemos un montón de chistes para niños con los que tus hijos disfrutarán de lo lindo. Podréis incluso hacer concursos de chistes para ver quién los cuenta mejor. Ríete un rato con esta selección de chistes de Navidad para niños.

Chistes para pasar un buen rato en Navidad

¿Qué tipo de coches lleva Santa Claus? Un Renol.

En Navidad Luis va al Polo norte con Santa Claus y le pide:
– Quiero una mama buena.
Al dia siguiente Luis toca a la puerta y le abre su mamá. Entonces Luis regresa al Polo norte y le reclama a Santa:
– Yo pedi una mama buena, y Santa responde:
– tu mama ya es buena.
Entonces Luis dice:
– si claro, tú lo dices por que a ti no te regaña.

¿Cómo se llaman los habitantes de Belén?
– Figuritas

Se encontraban dos argentinos hablando y uno le dice a otro:
– Fíjate che, como es cierto que Dios es muy humilde, según dicen las Escrituras: nació en Belén, pudiendo haberlo hecho en Buenos Aires.

¿En que se parece la frontera de EEUU con Canadá, a pasar la Nochevieja en la Plaza Mayor de Valladolid en bañador?
En que en la frontera entre Canadá y EEUU, están las CATARATAS DEL NIAGARA, y en la Plaza Mayor de Valladolid, en Nochevieja en bañador, no me NIEGARAS QUE TE ACATARRAS.

Llaman a la puerta de una casa, sale el niño a abrir y su madre le pregunta quien es. Y el niño contesta:
– Papá Noel Y su madre.
– Pues si no es papa no le abras.

Esto es un catalán que, desde 15 días antes del sorteo de la Lotería de Navidad, está en la iglesia diciéndole a Dios:
– Mira señor. Tú me tienes que ayudar. Tienes que hacer que gane el gordo de la Lotería completo. Y ese año, no le toca nada. Al año siguiente, lo mismo. Y al siguiente… y al siguiente… y al siguiente.
Así que a Dios se le hinchan los cataplines, y se le aparece al catalán con una luz muy grande y un trueno muy gordo:
– Hijo mío. Yo te quiero ayudar. Pero compra el décimo por lo menos.

¿Por qué llaman al Atlético el equipo Papá Noel?
Porque es rojo y blanco y va cargado de paquetes.

¿Qué le regaló Batman a su mamá para navidad?
Una BatiDora

Como el juez prometió ser tolerante esta Navidad, le pregunta a un acusado:
– Hombre, ¿De qué se le acusa?
– De haber hecho mis compras navideñas con anticipación.
– Hombre, pero eso no es un delito, ¿Con cuánta anticipación las compró usted?
– Antes que abrieran la tienda.

Los chistes son un recurso excelente para proporcionar momentos divertidos y graciosos en reuniones, especialmente si son familiares o con amigos. Son la excusa perfecta para echarse unas buenas risas en la mejor compañía, y cuando llegan fechas como la Navidad, en todas las casas hay alguien que se pone a contar chistes.

Está claro que para contar un chiste hay que saber hacerlo y tener gracia para ello, porque el mismo chiste puede ser soso en una persona o increíblemente gracioso en otra. Por supuesto, el contenido del chiste también es importante, e indudablemente ha de tener chispa para que la gente pueda reírse al escucharlo. ¡Veamos algunos de los chistes de Navidad graciosos con los que puedes triunfar!

¡Chistes navideños para desternillarse!

¡Rubias en busca de un pino!

Dos rubias se van al bosque en busca de un pino para Navidad. Después de dos horas de búsqueda, una le dice a la otra: “Bueno, ¡ya es suficiente! El próximo pino que veamos nos lo llevamos, ¡tenga o no tenga bolas de Navidad!”.

Habitantes de Belén

¿Cómo se llaman los habitantes de Belén?
– Figuritas

¿Quién es tu padre?

Llaman a la puerta de una casa, sale el niño a abrir y su madre le pregunta quién es.
Éste contesta: <>
Y su madre : Pues si no es papá no le abras.

¡Solteronas navideñas!

¿Qué es una solterona?
– Una mujer que ha pasado muchas navidades pero ninguna nochebuena.

Parecidos razonables

¿En que se parece la frontera de Estados Unidos con Canadá, a pasar la Nochevieja en la Plaza Mayor de Valladolid en bañador?

En que en la frontera entre Canadá y EEUU están las CATARATAS DEL NIAGARA, y en la Plaza Mayor de Valladolid, en Nochevieja en bañador, no me NIEGARAS QUE TE ACATARRAS.

¡Viva Santa Claus!

¿Quien es Santa Claus?

– Santa no trabaja personalmente, sino que dirige a montones de subalternos.
– Tú nunca llegas a ver a Santa, sólo a sus empleados.
– Santa no llega a las 40 horas semanales de trabajo ni de lejos.
– Santa viaja un montón.
– Santa tiene trabajo hasta que quiera retirarse.
Obviamente, Santa es un político.

¡Esperando la Navidad!

Un niño esperaba impacientemente que llegara navidad para ver que le iba a regalar su padre. No aguantó más y se lo preguntó:
Papá, papá, ¿Qué me vas a regalar para navidad?
El padre le dice:
¿Qué te regalé el año pasado?
Un globo.
Pues, este año te lo inflo.

¿Siempre las compras?

¿Sabes cúal es el letrero mas leido en Navidad?
“No incluye baterias”.

Un matrimonio en Navidad

Un matrimonio en casa se dispone a preparar la cena navideña. La esposa dice al marido que ella tiene que salir, así que le pide que se encargue de matar al pavo. El hombre se queda asombrado sin saber qué hacer y va a la biblioteca, en la sección cocina, encuentra un libro de aves y busca pavo, lo encuentra y lee: “1ero. emborrachar al pavo”, se dirige al bar y toma una botella de whisky y le da un bocado al pavo, y piensa: “son pascuas y yo también voy a tomar un trago”, así transcurre la tarde entre trago y trago. Cuando llega la mujer a casa, encuentra al marido en tremenda borrachera y le dice “Qué fue?? mataste al pavo??” y el responde “Le tocas -hip- una pluma -hip- a mi compadre y te pego”

¿Quieres un topoto?

Había una vez dos niños uno pobre y uno rico. Era época de navidad, y el niño rico recibió muchos juguetes. El niño rico le preguntó al pobre:

¿Y a tí que te trajo Santa?
Un topoto, le contestó el niño.

¿Qué es eso?, preguntó el niño rico.
No te puedo decir, le contestó.

Horas después el niño rico va con su papá y le dice:
Papá, papá, quiero un topoto.
¿Qué eso?, preguntó el papá.

El niño le contesta:
No sé, pero mi amigo lo tiene y no me dijo lo que era.

El papá va con el niño pobre y le dice:
Te doy todo lo que recibió mi hijo si me enseñas tu “topoto”.

Está bien, pero primero traiga los juguetes, contesta el niño pobre.

15 minutos después llega el señor con los juguetes y le dice al niño pobre:
Aquí están los juguetes, ahora ve por tu mentado topoto.

El niño le contesta:
Esta bien, ahorita voy por mi “topoto”.
El niño se va caminando y se mete al baño, agarra el tubito de cartón del rollo de papel, camina hacia afuera y le dice al papá y al niño rico:
Aquí está, esto es un topoto.
El señor le contesta:
¡Eso es un tubo de cartón!
Deje, le muestro, dijo el niño pobre, y se puso el tubo en la boca y empezó a cantar:
To-po-to-,topo-to-topo.

Estos son solo algunos de los chistes más graciosos que puedes contar en Navidad… ponle gracia y alegría ¡y verás que todos se parten de risa!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *